Está en la página 1de 5

RADIONICA

Existen numerosos criterios de abordaje para dar una definición acerca de la Radiónica, pero
intentaremos dar una comprensión sencilla citando las palabras de algunos insignes radiónicos.

Según David Tansley, uno de los principales pioneros e investigadores: "Es un método de
sanación a distancia a través de un instrumento o cualquier otro medio, que utiliza las facultades
de percepción extra-sensorial (PES). De este modo, un practicante entrenado y competente
puede descubrir la causa de la enfermedad de cualquier sistema viviente, sea éste humano,
animal, planta o la tierra misma. Entonces se pueden aplicar al sujeto las energías terapéuticas
apropiadas para ayudarle a restaurar su salud a un nivel óptimo".

Leonardo Olaizabal del El Centro de Radiónica Darjeeling dice: La Radiónica no es una


medicina en el sentido clásico de tomar fármacos y ya está, sino una curación por “vibración
multidimensional Célula-Mente”. Es la Ciencia Psicoenergética y Mental, que busca diagnosticar
y curar a distancia al paciente. Se utilizan unos instrumentos realizados para tal fin y se procede
a la emisión de “patrones de energía” que representan los diferentes remedios, ya sean
homeopáticos, de color, plantas u oligoementos, piedras o gemas, sales o flores, mantras o
comandos.

El doctor Merino de la Fuente afirma que el campo de aplicación de la radiónica es tan extenso
como las manifestaciones de la vida misma, siendo sus limitaciones aquellas que la mente del
practicante radiónico le quiera poner. Principalmente suele estar asociado con la detección y
tratamiento de enfermedades en humanos y animales, pero también puede aplicarse para
restaurar el equilibrio en la tierra por un lado, y la eliminación de enfermedades del terreno –
como eliminación de plagas- por otro.

Para Juan Ribaut, doctor en psicología y física en Brasil e investigador radiónico, “la magia (el
prefiere llamar psicoradiónica) y la radiónica funcionan porque se dan los mismos elementos
desencadenantes: un operador, energía mental y un vehículo que la transporta que puede ser
cualquier tipo de ondas”.

Breve historia de la Radiónica

El doctor Albert Abrams, distinguido médico americano nacido en San Francisco en 1863, fue
quien dió origen a la radiónica. Sus padres habían planeado que completaría su educación en
el Balliol College, Oxford, pero una visita a Heidelberg lo decidió a continuar sus estudios en la
Universidad de esa ciudad. Se graduó como Doctor en Medicina con matrícula de honor y la
medalla de oro de la Universidad. En América, Abrams ejerció como Profesor de Patología y
fue Director del Cooper Medical College (Dept. de Medicina, Universidad Leland Stanford de
California); ocupó también el cargo de Presidente de la Sociedad Quirúrgica Médica de San
Francisco. Escribió varios libros de textos médicos y gradualmente ganó una gran reputación
nacional como especialista en enfermedades del sistema nervioso.

En el curso de sus investigaciones, Abrams ideó un instrumento con indicadores graduados que
le permitía medir las reacciones e intensidad de las enfermedades de sus pacientes. De este
proyecto, que Abrams llamó ERA o Reacción Electrónica de Abrams, surgió la Radiónica. La
labor pionera de Abrams obtuvo la crítica de sus colegas de profesión, que hicieron todo lo
posible por desacreditarlo. Con el tiempo, sus instrumentos llegaron a Inglaterra y en 1.924, año
de la muerte de Abrams, una Comisión bajo la Presidencia de Sir Thomas investigó sus
hallazgos. Para asombro de la profesión médica, la Comisión tuvo que admitir a regañadientes
y después de llevar a cabo pruebas exhaustivas, que las afirmaciones de Abrams sobre el valor
diagnóstico de su método estaban probadas. Otros médicos adoptaron la técnica de Abrams y
entre ellos, Sir James Barr, quien escribió un libro que trataba sobre los trabajos de Abrams y
su gran contribución a la medicina.

En los Estados Unidos, Ruth Drown (quiropráctica) añadió nuevas perspectivas a la Radiónica
con el desarrollo de nuevos y más sofisticados instrumentos y nuevas técnicas de diagnóstico
y tratamiento. En el curso de sus investigaciones, la Doctora Drown descubrió que no sólo era
posible diagnosticar la enfermedad del paciente a distancia, sino que también podía tratársele
a distancia usando una muestra de sangre del individuo en cuestión.

En los años 40 se inició en los Laboratorios De la Warr de Inglaterra una gran labor de
investigación. De nuevo los instrumentos y las técnicas se refinaron y mejoraron y se
emprendieron investigaciones en el campo de la fotografía radiónica. Hoy en día, la radiónica
se mantiene al paso de los recientes progresos científicos y el moderno practicante, sin perder
de vista el axioma científico de que "Todo es Energía", considera a sus pacientes no sólo en
términos físicos sino como un serie de campos de energía compenetrados. Encuentra
conceptos en filosofías antiguas que definen al hombre como un sistema de energía multi-
concéntrico, conceptos que concuerdan con hallazgos modernos, por lo cual puede decirse que
la radiónica es un campo de actividad donde la física y la para-física, la ciencia y la espiritualidad
confluyen y se funden.

¿Cómo actúa la Radiónica?

“La energía sigue al pensamiento”

El concepto básico de la radiónica es que el hombre y todas las formas de vida comparten un
campo común que los une en el campo de energía electromagnética de la tierra, y además cada
forma de vida tiene su propio campo electromagnético que si se distorsiona trae como
consecuencia una enfermedad del organismo.

La Radiónica considera que los órganos, las enfermedades y los remedios poseen una vibración
particular cada uno de ellos; esta vibración puede expresarse en valores numéricos y de allí que
muchas radiónicas utilizen estos índices (a través de diales graduados) para hacer diagnósticos
o tratamientos energéticos.

A pesar del considerable número de investigadores, médicos y terapeutas que utilizan


habitualmente la Radiónica, ésta no puede considerarse estrictamente como medicina ya que
aunque también actúa sobre el cuerpo físico, su campo de acción fundamental se centra en
modificar y equilibrar los campos sutiles que influyen sobre el cuerpo físico y tienen una
consecuencia directa sobre el mismo. En el sentido más estricto la radiónica es un instrumento
de sanación bioenergético.

Parafraseando a Deepa Chopra:

“Hasta ahora sólo se tenía en cuenta el concepto químico de los mecanismos biológicos en el
estudio de los fenómenos de la vida. Se consideraba que el funcionamiento de un organismo y
los sucesos celulares, que son la manifestación de la vida, se regían exclusivamente por
reacciones bioquímicas. Toda la farmacología se basa en esta norma. Sin embargo con esta
explicación en ocasiones muy profunda de los hechos biológicos, hay elementos que faltan o
que incluso se contradicen: la exploración de un fenómeno celular cualquiera aislado, desde su
origen, no tiene una explicación plausible y racional.
En este momento son, la física de las ondas electromagnéticas y la física cuántica, las que nos
aportan una nueva visión de las cosas; una visión más inmaterial, menos tangible en el plano
de la materia y que traen la semilla de una inmensa revolución cultural que marcará nuestra
época.
La Física cuántica ha apoyado y ampliado los postulados de Albert Einstein sobre materia y
energía, presentándonos la realidad del ser humano como un conjunto de sistemas de diferente
nivel vibratorio en constante interacción de los que el cuerpo físico sólo ocuparía el nivel más
denso, siendo los otros niveles los correspondientes al plano energético, al mental y al espiritual.

La Bioenergética se basa en el principio de que todo cuanto es, es conciencia o energía en


diversas manifestaciones. Considera al ser humano como una unidad de conciencia en
evolución, producto de la integración de diferentes campos de energía o niveles: físico,
emocional, mental y espiritual, y concibe la enfermedad como una consecuencia de la fricción
entre estos niveles de conciencia.
Con muchísima frecuencia, el cuerpo físico es el lugar donde se manifiesta la enfermedad, pero
muy rara vez se puede localizar su origen en el cuerpo físico. Como trastorno energético la
enfermedad se origina en nuestro campo energético. En este contexto, las terapias
vibracionales sutiles ejercen su mecanismo de acción fundamental sobre el campo de energía,
lo que desencadena una acción o efecto secundario sobre el cuerpo físico. El cuerpo energético,
el "molde" o arquetipo sobre el cual se construye el cuerpo denso, rodea al cuerpo físico como
si fuese una especie de envoltura imperceptible a los ojos físicos porque vibra en una frecuencia
más alta. El cuerpo energético es sensible, entre otros estímulos vibratorios sutiles, a la luz, el
color, el sonido, las formas y figuras, los campos electromagnéticos y las imágenes mentales, a
los cuales reacciona sin necesidad de que haya un contacto físico directo. Estos estímulos son
las herramientas básicas de la terapia energética sutil, que reconoce la capacidad del organismo
de curarse a sí mismo.”

La vida nace de la radiación y es mantenida por ella

La radiónica es una técnica terapéutica basada en la manipulación de la interacción de las


energías de los seres vivos con las de su entorno para prevenir o restablecer el equilibrio y la
salud y en la que intervienen dos elementos: los instrumentos radiónicos y la mente del
operador actuando sobre el paciente en presencia de éste o a distancia por medio de un
“testigo” del mismo (uñas, pelo, saliva, fotografía…)

El fenómeno de la oscilación celular (descubierto por el biólogo ruso Lakhovsky en 1923) explica
la relación entre las radiaciones y la vida. Para este científico eran fundamentalmente las
radiaciones cósmicas las responsables de los fenómenos vitales, las que debido a su enorme
poder de penetración invaden completamente el medio en el que vivimos, bombardeando
continuamente nuestros tejidos y nuestras células. Demostró que las células vivas se comportan
como verdaderos “Circuitos Oscilantes de Hertz”, capaces por tanto de oscilar y resonar a
frecuencias muy altas –debido a su pequeño tamaño- en la banda de las ondas extremadamente
cortas -cuya vibración es mantenida por la energía radiante de las ondas del espectro
electromagnético existentes en la atmósfera-. Las emisiones radiónicas son captadas por la piel
del ser vivo, llegando a producir una excitación celular que a su vez inducen en el agua de las
células microcorrientes de alta frecuencia. Estas microcorrientes después se transmiten por vía
nerviosa (nervios periféricos y centros nerviosos rectores) a través de los puntos de acupuntura
y meridianos. Después son los centros nerviosos rectores los que corrigen las patologías,
reprogramando todo aquello que esté alterado en el cuerpo físico. Además del biosoma físico
(estructura biológica organizada que es soporte de las funciones vitales), las emisiones
radiónicas actúan sobre el cuerpo etérico y ha podido comprobarse su repercusión a través de
técnicas como la fotografía Kirlian, GDV (Dr. Konstantin Korotkov) o Quantum SCIO (William
Nelson) y aparatos de biorresonancia similares.

Radiónica: Tratamiento a distancia

Los campos de energía, movimiento y vibración que existen en el Cosmos y en la Tierra se


reproducen en cada uno de los seres vivos, que a su vez vibrarán en resonancia y armonía con
ambos.
Cada uno de nosotros poseemos nuestros propios códigos vibracionales, y en este sentido
también cada órgano, enfermedad y remedio tiene su propio código vibracional. Como hemos
dicho, el campo etérico o vital del planeta es el vehículo de unión de todos ellos, siendo ésta la
razón por la que es posible la curación a distancia con emisiones radiónicas. Sólo hace falta
tener una muestra del paciente (pelo, saliva, uña, fotografía,…).

Aplicaciones de la Radiónica

En realidad, las aplicaciones de la radiónica es tan extensa como las manifestaciones de la vida
misma, y sus limitaciones están en aquellas que la mente del practicante le quiera poner.

En la salud humana es el terreno donde más se ha estudiado y aplicado la Radiónica desde los
tiempos de Abrams.

Es de ayuda inestimable en las llamadas terapias alternativas y sus aplicaciones son múltiples,
tanto para el ejercicio propio de la técnica que se emplee o como complemento a la misma:

En cualquier técnica de sanación energética o terapia vibracional (Reiki, Arquetipos,


Reconexión, etc…)

Flores de Bach (y cualquier otra técnica con esencias florales): Es muy usada por terapeutas
que pueden enviar a distancia flores de bach, así como en la duplicación de preparados.

Homeopatía: También muy usada en esta disciplina para enviar preparados a distancia así
como en la duplicación de los mismos.

En Gemoterapia, Cristaloterapia: enviando a distancia la vibración de las gemas.

En veterinaria, para tratamiento de enfermedades de los animales.

En Agricultura (empleada desde los años cuarenta del siglo pasado) es otro de los campos
donde este arte-ciencia obtiene sus mejores resultados; de hecho, desde hace muchos años se
recurre a él con gran éxito para mejorar la calidad de los productos agrícolas, aumentar el
rendimiento de las tierras, ahorrar en fertilizantes y agua, y combatir las plagas de insectos,
hongos y malas hierbas que asolan las cosechas. Además, su interés para la agricultura
biológica no tiene parangón.

También en Geobiología, donde se ha mostrado como una técnica importantísima para


neutralizar las radiaciones nocivas para la salud humana que existen en viviendas y lugares de
trabajo.
MAQUINA DE RADIONICA