Está en la página 1de 22

UNIVERSIDAD NACIONAL

JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN

FACULTAD : INGENERIA.

E. A. P : INGENERIA INDUSTRIAL.

CURSO : gestión de recursos humanos

TEMA : resumen libro “club bilderberg”

DOCENTE : Chávez Zavaleta, Raúl

CICLO : ix

ALUMNO : CUEVA DIONICIO, SILVER MARX

HUACHO – PERU

2013
EL CLUB BILDERBERG

CAPÍTULO 1:

El autor del libro, narra al principio de este capítulo, cómo es asaltado por dos
personas en el vestíbulo de un hotel, quienes lo invitaron a que dejase de
investigar sobre Bilderberg, a lo que él se negó; motivo por el que sabe, que desde
ese momento su vida está en continuo peligro.

Si nadie quiere oponerse y divulgar la información sobre ese Club, es porque éste
es demasiado peligroso como para oponerse a él, ya que sus miembros son
sumamente poderosos y omnipresentes.

“Según Denis Healy, ex ministro de Defensa británico: ‘Lo que pasa en el mundo
no sucede por accidente: hay quienes se encargan de que ocurra. La mayor parte
de las cuestiones nacionales o relativas al comercio están estrechamente dirigidas
por los que tienen dinero’”.

Los socios del Club, son los que deciden cuándo empieza y acaba una guerra, y
dónde y quiénes participan; si alguno quiere cambiar esto, le ocurrirá las más
diversas cosas (ej: Nixon y Ford fueron defenestrados por acabar antes de lo
planificado por los socios la guerra contra Vietnam).

Los socios poseen los bancos más importantes, por lo que hacen y deshacen lo
que quieren ya que ellos tienen el dinero y el poder.

El Club está formado por los poderosos y ricos del mundo, desde jefes de
gobierno hasta la realeza europea. También los grandes de los medios de
comunicación, motivo por el que se oye tan poco hablar de este Club (y eso que
este año se reunió aquí, en España y sobre lo que, efectivamente, se comentó
muy poco -el paréntesis es una aclaración mía).

Este Club está rodeado de un total secretismo, cuyas reuniones son siempre a
puerta cerrada, por la razón de que no quieren que se sepa de lo que hablan y no
como dicen, que es porque no es de interés general lo que allí se trata.

El Club se constituyó del 29 al 31 de mayo de 1.954, en un hotel de una localidad


holandesa, el Bilderberg, de ahí su nombre.

En la primera reunión, se acordó que se fundaba, para tratar las complejas


relaciones del mundo, ya que se descubrió que USA y Europa Occidental no
estaban trabajando coordinadamente, de ahí que se acordaran debates regulares
y confidenciales en pro de un mejor devenir de occidente, tras el difícil periodo de
posguerra.
El fundador fue el príncipe Bernardo de Holanda. El sacerdote jesuita y masón de
grado 33, Joseph Rettinger, uno de los miembros más importantes del Club, se
dice que fue en realidad, su verdadero fundador.

Miembros claves “de dos de las familias más poderosas del mundo, escogieron
personalmente 100 participantes procedentes de la élite mundial con el secreto
propósito de cambiar Europa”.

De estos debates se salen con unas ideas de consenso comunes para todos, de
ahí que las políticas de los países, a pesar de ser de distintos signos ideológicos,
sean las mismas para todos.

Aunque alguien quiera comprar una invitación para asistir a una sesión de este
Club, es totalmente imposible.

El asistente debe ir solo, sin familiares ni nada, y los de su seguridad, no pueden


asistir a las conferencias y deben comer en una estancia aparte. Está prohibido
que los asistentes ofrezcan entrevistas a los periodistas.

Para cada reunión se alquila un hotel completo, el cual es revisado por agentes de
la CIA y el Mossad; se revisan también los planos del edificio y a los sospechosos
se les envía a sus casas durante los 3-4 días que dura el congreso…

El país donde se realiza la reunión, despliega militares, servicios secretos, policía


local y nacional y guardias privados; cualquier cosa para la seguridad de los más
poderosos, es poco.

Todos los gastos de los asistentes, están incluidos, pues los paga el Club. Según
se lee, “en 2.003 la factura telefónica de David Rockefeller ascendió a 14.000 € en
3 días”.

Los cocineros, son los mejores del mundo.

Una de estas reuniones de 4 días cuesta unos diez millones de euros, o sea, más
de lo que cuesta pagar un viaje del Papa o un presidente de EEUU, claro que
éstos dos, son menos importantes que los socios del Club.

El Grupo organiza cuatro sesiones diarias, 2 cada jornada, menos el sábado que
sólo es una temprano, pues por la tarde hay actividades de ocio como el golf, viaje
en helicóptero, etc.

“Cada país envía normalmente una delegación de 3 representantes: un industrial,


un ministro o un senador y un intelectual o editor”; quien más envía es USA, pues
es el país más grande; países pequeños envían menos delegados.
El número máximo de delegados es de 130, dos tercios de Europa y el resto de
EEUU y Canadá. La mayor parte de los delegados hablan inglés, aunque la
segunda lengua de trabajo es el francés.

“La regla de Chatham House consiste en que los participantes de una reunión
pueden divulgar la información que se ha generado en ella, pero deben guardar
silencio acerca de la identidad o afiliación de quienes la han facilitado…”, con ello
la gente puede hablar a nivel individual, sin tener que decir dónde lo han oído, ni
quién lo ha dicho.

Los participantes dicen que asisten como ciudadanos privados, y no como


representantes con un cargo determinado.

En USA y Canadá existe la llamada ley Logan, que prohíbe a un funcionario


elegido por el pueblo, que se reúna con personas no elegidas por el pueblo, con el
fin de diseñar la política pública.

Los miembros del Club, pueden vender armas y drogas a otros países e interferir
en las políticas de otros países.

El Bilderberg siempre ha sido administrado por un reducido número de personas,


nombradas por un comité de sabios del propio Club.

Los miembros no siempre están de acuerdo en los temas que tratan, así por
ejemplo en la guerra contra Irak, hay controversia, pues el verdadero motivo era la
gratuidad del petróleo y del gas natural para USA y algunos decían que no
debieron decir lo que dijeron del por qué lo invadían, sino el auténtico motivo.

Por ejemplo, como Tony Blair no incluyó a Gran Bretaña en la moneda única, fue
cambiado por otro más maleable: John Major.

John Williams dijo que algunos de la élite occidental van para hacer presión en lo
de: “lo que es bueno para los bancos y los grandes empresarios, es bueno para
todo el mundo. Es inevitable y revierte en beneficio de la humanidad.”

A uno de los fundadores del Club, Otto Wolff von Amerongen, se le reconoce el
mérito de empezar relaciones comerciales entre Alemania y la antigua Rusia, pero
también tiene vínculos nazis y participó en el robo de acciones a los judíos durante
la Segunda Guerra Mundial; de él se decía que fue espía nazi en Portugal; su
trabajo consistía en vender el oro saqueado de los bancos centrales y las acciones
robadas a los judíos; también comerciaba con tungsteno, que se usaba para
fabricar rifles y artillería.

Existen una serie de normas para participar en las reuniones, como el número de
asistentes de cada grupo y el tiempo de participación de cada uno (5 ó 3 ó 2
minutos). Se aconsejan a los participantes que se preparen sus intervenciones; los
pocos documentos que el Club distribuye (precisamente para que no quede
constancia de lo que se trata en estas reuniones) ponen: “Personal y estrictamente
confidencial. Prohibida su publicación”.

Existen aproximadamente 80 miembros activos que asisten cada año de forma


continua a las reuniones, y luego un número variable de personas invitadas;
algunos son por ejemplo, expertos en alguna materia sobre la que se desea saber,
etc.

Bill Clinton, Tony Blair, Romano Prodi y George Roberston, asistieron al Club y
poco después fueron nombrados presidentes de sus países.

Otros asistentes han sido Esperanza Aguirre y Jordi Pujol (quien no cuajó en la
reunión y se le apartó definitivamente del mismo).

Miterrand, después de fracasos continuos, fue resucitado por orden del “Comité de
los 300” (el hermano mayor de Bilderberg); le cambiaron la imagen y lo auparon al
poder, y eso que pocos días antes fue rechazado por el partido de Le Pen y gran
parte de su propio partido.

Intervienen en los grandes movimientos y cambios de presidente y de gobierno,


como en Turquía en 1.996, en Italia en 2.004, etc. Antes de esos cambios, se
produjeron reuniones de los líderes en las conferencias del Club.

Hay una relación grande entre los secretarios generales de la OTAN, ahora el
Ejército Mundial, y el Club Bilderberg (en adelanteClub o Bilderberg).

“Nuestro trabajo es dar a la gente no lo que ellos quieren, sino lo que nosotros
decidimos que deben tener”, según palabras de un ex presidente de la CBS News.

Un conjunto de entes pertenecientes al Club, como OTAN, Club de Roma,


masones, etc, controlan toda la información que por los distintos medios se dan en
el mundo.

Los grandes del mundo, conspiran con la connivencia de los medios de


comunicación.

Por ejemplo, el Club obligó al secretario de Defensa americano, Donald Rumsfeld,


a que dijera lo que hacía, que fuera al Club que en ese momento estaba reunido y
le obligaron a que pospusiera el inicio de la guerra contra Irak, hasta febrero o
marzo de 2.003. Esto lo supo el autor de este libro por sus contactos, con
antelación, y sin embargo, ningún medio de comunicación, lo dijo, ni los asistentes
a la reunión.

Esta noticia sólo fue publicada por el periódico de un compañero del autor, Jim
Tucker; sin embargo, los directores de medios como el New York Times y el
Washington Post, no lo nombraron, pues sus directores pertenecen al Bilderberg,
y lo tenían prohibido.

Los medios de comunicación más importantes, dictan de qué temas se van a


hablar los próximos días, y si quieren encumbran a una persona o bien, si quieren,
la hacen parecer un cretino o un paranoide peligroso.

“Con todo su dinero, los Rockefeller han conseguido el control de los medios de
comunicación. La opinión pública ya no es un problema para ellos. Con el control
de la opinión pública, a su vez, han conseguido las riendas de la política.
Controlando la política, tienen a sus pies a la nación entera.”

Gracias al silencio de los grandes medios asistentes al Club, éste ha podido actuar
a la sombra y ha preparado al mundo para formar un Gobierno Mundial,
gobernado por una élite intelectual y los principales banqueros, lo que “es
preferible a las ansias de autodeterminación nacional de los siglos pasados.”

El Club manipula los medios de comunicación para crear opiniones favorables a


sus objetivos. Los medios de comunicación que manipula, son los grandes de
USA y Europa.

Medios de comunicación que en teoría son de ideas opuestas, resulta que están
asociados por medio de distintas empresas y organizaciones que se encargan de
que toda la información esté sesgada a su gusto.

Las tres televisiones más importantes de USA, están controladas por el Instituto
Tavistock de Relaciones Humanas y el M16 (el instituto de inteligencia más
sofisticado del mundo).

“Las familias Rothschild y Rockefeller son las familias líderes en el férreo control
sobre las comunicaciones y responden directamente ante Bilderberg.”

Todos los medios de comunicación tienen a sus dirigentes que pertenecen a


distintas organizaciones y entes; al final, todos están interrelacionados, y por
decirlo mal y pronto, lo de la publicidad es una merienda de negros total, que hace
que nos traguemos lo que los grandes quieren.

Los objetivos de Bilderberg, son aterradores, el control absoluto de todo, desde la


política, a la educación, por supuesto el mercado, así como diezmar a la población
hacia el 2.050; también con una Iglesia universal (por lo que las otras religiones
serán destruidas), manipulación mental, de tal forma que sólo habrá señores y
esclavos, y nada de prosperidad para el pueblo (crecimiento cero), pues esto
conlleva progreso, lo que hace más difícil la represión.

En cuanto a diezmar la población, cito textualmente (como siempre que uso


comillas): “Muerte de 4.000 millones de personas, a las que Henry Kissinger y
David Rockefeller llaman bromeando ‘estómagos inservibles’, por medio de
guerras, el hambre y las enfermedades”.

Crean crisis artificiales, para tener a la gente en continua tensión y


desequilibrarnos física, mental y emocionalmente.

El Club domina a todos los gobiernos y distintos entes de éstos; desde jefes de
estado a los bancos centrales, a todos. Tienen el poder y el dinero, con lo que
tienen todo para cambiar al mundo a su gusto.

Según el autor, a los defensores del medio ambiente, financiados por las grandes
multinacionales, no les interesa que se extraiga electricidad de la energía nuclear,
pues ésta es más abundante y barata, lo que haría que por ejemplo el Tercer
Mundo, se independizara con relativa prontitud, de otros países, con lo que no
estarían sometidos a los que éstos les impongan.

La guerra contra las Malvinas y posterior caos de Argentina, la idearon Kissinger


Associates junto con lord Carrington.

Si atacaron a Argentina, fue para darle un ejemplo a Sudamérica, pues éste era el
país más rico de América del Sur, quien proporcionaba tecnología nuclear a
Méjico; y no es lo mismo tener al lado a un igual, que a una fuente de mano de
obra barata. USA exporta de todo a Sudamérica, lo que supone mucho dinero y
trabajo para los norteamericanos.

Son muchas las intervenciones del Club sobre política internacional, lo que incluye
nombramientos y dimisiones de presidentes según convenga a los bilderbergers.

A Ronald Reagan, lo nombraron por ser obediente, aunque hicieron de él


barrabasadas. Su gabinete estaba formado por gente aconsejada por Bilderberg y
Rockefeller. Si alguna vez Reagan se opuso a ellos, le hicieron que rectificase y
volviera a seguir obediente a los grandes en la sombra.

El autor dice que Aldo Moro, primer ministro italiano, fue asesinado por los
masones porque estaba en contra del “crecimiento cero” y la disminución de la
población planeada para su país, y por tanto no estar de acuerdo con los del Club.
Cuenta cómo Aldo Moro fue amenazado por Kissinger, aunque se deduce, que no
como alto representante de USA, sino que seguía instrucciones del Club.

Ésta y otras noticias corrieron como la pólvora en Europa Occidental, aunque en


USA, no se publicó en ningún medio, pues no la consideraron importante a pesar
de la gravedad de la acusación a un alto personaje norteamericano.

Todo fue un complot para asesinar a Moro, por no seguir las recomendaciones del
Club.
Por el estilo a Moro ocurrió con Ali Bhutto, quien fue condenado a la horca en
circunstancias muy extrañas, y se sospecha que fue por ir contra los consejos de
Kissinger, porque Bhutto quería “desarrollar armas nucleares, como elemento
disuasorio contra ‘las continuas agresiones israelitas en Oriente Próximo.’”

“Si su programa de energía nuclear hubiera tenido éxito, en pocos años Pakistan
se habría convertido en un estado industrializado moderno”, lo cual no interesaba
a los Bilderberg con su teoría de crecimientos cero, para que todos sean esclavos
de los grandes.

Por eso no quieren que se desarrollen los países (crecimiento cero), para que
todos sean esclavos de los ya poderosos, y no compartir las riquezas con los
demás…

Dice el autor, que a pesar del poder de Kissinger, éste es un lacayo de los
Rockefeller.

Según el periodista Jim Tucker “Bilderberg se halla en lo más alto de la pirámide.


Es el ojo que todo lo ve, encargado de construir un Nuevo Orden Mundial”, vuelvo
y repito, eso de la Aldea Global que ellos quieren, no es más que unos pocos
gobernando al resto del mundo.

Según parece, el ayatolá Jomeini, fue una creación del M16 (VI División de
Inteligencia Militar británica), quien permitió que siguiera el tráfico de opio tan
lucrativo para Inglaterra, y que Reagan (a pesar de toda la droga que entraba en
su país desde Irán) siguiera vendiendo armas a Irán a pesar de las tensiones entre
ambos.

También dice, aportando gran cantidad de datos, que “el Watergate fue una
mentira diabólica de principio a fin”, cuya finalidad era desbancar a Nixon, quien
quería hacer de USA un país hegemónico absoluto, lo cual va contra las ideas del
Club, pues son ellos los únicos amos del mundo y por tanto, no puede haber un
estado hegemónico sobre los demás. Este caso lo explica bastante
detalladamente, pero he de confesar que yo me pierdo entre tanta profusión de
datos.

Tras la caída de Nixon pusieron en la presidencia a Ford, quien seguía los


dictados del Club, a través principalmente de Kissinger.

Bill Clinton, igual, pasó de ser un desconocido, a tras una asistencia al Club, ser
elegido presidente. Después de esa asistencia, fue a Rusia en visita privada, con
el fin de que el KGB olvidara su juventud, en la que estuvo contra la guerra del
Vietnam.

Yeltsin con Clinton, hizo que “los barcos de guerra rusos obtendrían combustible y
otros privilegios portuarios en todas las zonas navales estadounidenses”.
En efecto, un Nuevo Orden Mundial, se está gestando, con los realmente
poderosos a la sombra.

El Club domina tanto en todo el planeta, que casi nada de él sale a la luz, y lo que
se ve, son buenas maneras y gente muy educada, como la aristocracia europea, y
en realidad son unos despiadados que se dedican al tráfico de todo, con tal de
mantener su elevadísimo ritmo de vida.

Mucha gente oye hablar de conspiradores como los del Club, pero como son
cosas inciertas y sobre las que no se hace propaganda, pues terminan por no
creerlo, que es justo lo que ellos quieren.

Muchas investigaciones de inteligencia, salen de sus centros directamente al Club,


y de esos sitios no salen.

Los que gobiernan el mundo, son las grandes transnacionales.

CAPÍTULO 2

El Consejo de Relaciones Exteriores:

Este capítulo empieza narrando cómo detienen a Estulin en el aeropuerto, y le


advierten de que está vigilado y que no se meta en líos. Estulin iba a esa ciudad a
intentar obtener información de una reunión que iba a tener el Club Bilderberg en
dicha ciudad.

Hay partes del libro que son realmente interesantes; en serio les aconsejo su
lectura entera, pues yo, que no soy un amante de la política, sino más bien lo
contrario, aquí leo partes realmente curiosas e instructivas. Mis resúmenes, sólo
dan una idea de lo que el autor cuenta en este libro de casi 300 páginas. Ahí va el
tercer resumen de este libro:

A nivel internacional existe una organización equivalente al Bilderberg, el Council


on Foreign Relations (CFR) (Consejo de Relaciones Exteriores, en español); forma
parte de la Round Table (Mesa Redonda) y tiene varias sucursales en distintos
países de Europa, África, América, etc.

Su cuartel general está en Nueva York, en el edificio Harold Pratt House. El CFR,
“se compone de aproximadamente tres mil miembros de la élite del poder
estadounidense”. La mayor parte de los americanos no lo conocen, y menos aún
su auténtico propósito.

El CFR, estuvo los primeros 50 años de su existencia, en que no salió en ningún


medio de comunicación, y eso que ejecutivos de grandes medios, eran miembros
del mismo.
El gobierno de la Casa Blanca, casi en su totalidad, está formado por miembros
del CFR. Estas cosas salen en su web, pero la información está tan sesgada, que
uno piensa que es por el bien común lo que hacen y dicen.

El autor irá narrando cosas escabrosas del citado CFR.

También sale en su página web que “262 de sus miembros son ‘periodistas,
corresponsales y directivos de empresas de la comunicación’”.

El hombre clave del CFR es Henry Kissinger.

Desde 1.952, casi todos los candidatos a la presidencia de EEUU, son miembros
del CFR; muchas veces los dos candidatos lo son, y si alguno no lo es, como
ocurrió con Ronald Reagan, lo primero que hizo “en calidad de presidente fue
nombrar rápidamente en su gabinete a 313 miembros del CFR”.

“Desde 1.928 a 1.972, el vencedor en las elecciones presidenciales siempre ha


sido un miembro del CFR”, excepto uno, y éste nombró en puestos claves del
gobierno a varios miembros del CFR.

Así, sea el gobierno del signo que sea, siempre está formado por miembros del
CFR, o sea, el engaño es absoluto.

El presidente del CFR, siempre es David Rockefeller, de tal forma que los
presidentes del gobierno cambian, pero no el del CFR, ni sus objetivos.

En el 50 aniversario del CFR, en su publicación oficial trimestral: “Foreign Affaire”,


el artículo principal lo titularon, “Reflexiones sobre nuestro propósito nacional”, el
cual no es otra cosa que la globalización en que USA pierde su soberanía y su
ejército en pro de una “‘Fuerza de Paz’ del Gobierno Global de la ONU”.

Kissinger, en una reunión en 1.992, dijo que si las tropas de la ONU entraran en
Los Ángeles para restaurar el orden, los norteamericanos se revelarían contra
ellos, pero si se les dice que están ahí para su defensa, porque hay sospecha de
una amenaza externa, entonces estarían muy satisfechos de ser asediados por
dichas tropas, o sea, cederían “sus derechos individuales para que un Gobierno
Mundial les garantice el bienestar”.

Los conspiradores del CFR, saben que los norteamericanos no quieren perder su
libertad, por lo que han estado tramando todo poco a poco, pues saben que “la
libertad no es gratuita. Cuesta tiempo, dinero y esfuerzo. La esclavitud sí lo es”.

Se puede uno preguntar por qué la familia Rockefeller quiere que USA pierda su
autonomía, si ellos ya son los dueños de ella; es fácil, lo que quieren es el
Gobierno Mundial, con una Moneda Única y un Mercado Global, de los que ellos
sean los que controlan todo esto. Desestabilizan incluso a su país, para ellos tener
el control de todo, incluido todo lo que se lee, la educación, las compras, todo.

El CFR trabaja en contacto íntimo con el gobierno; en ambos hay gente de ambos.
El CFR, está financiado mayormente, por las fundaciones Rockefeller, Carnegie y
Ford, o sea, todo queda en casa.

También cuenta, como algunos dicen que instituciones secretas como la CIA,
deben trabajar con más secretismo.

El mundo debería desarmarse en pro de una resolución de los conflictos de forma


pacífica. El único armamento disponible sería custodiado por la ONU; a los países
sólo se les permitiría tener armamento y militares en número justo para mantener
el orden interno del país.

La ONU tendría un ejército disuasorio; el autor titula al apartado que trata este
tema: “Esclavitud global”.

El autor consiguió los papeles sobre los que ahora habla (los que yo ahora
resumo), gracias a sus contactos, pues son secretos; están elaborados en
septiembre de 1.9661.

Habría una ley imperante internacional común para todos los países, y las
disputas se resolverían de acuerdo a esa ley; todo esto estaría coordinado por
Naciones Unidas.

La llamada “Trama de la Operación Jardín”, aunque se desclasificó como secreta,


el autor tardó 3 años en obtenerla; quien lo cedía eran las Fuerzas Aéreas de
Estados Unidos (USAF), quienes a pesar de estar descatalogada, no la enseñan a
cualquiera, sino sólo es para uso oficial, y está hecha para “controlar los disturbios
civiles”.

A aquellos que disientan del gobierno y actúen como “elementos perturbadores”,


se autorizará al “secretario de Defensa que use las Fuerzas Armadas para
restaurar el orden en Estados Unidos”.

Esto sirve para facilitar “apoyo militar a las autoridades civiles en respuesta a
emergencias civiles”. Con esto se “pone a todas las fuerzas armadas bajo
jurisdicción de las Naciones Unidas”.

Planes secretos:

Bajo este epígrafe el autor habla de distintas cosas con las que concluiré este
tercer resumen del libro que ahora resumo y que lleva el título del principio del
resumen.
En principio, se tendió al desarme y cierre de las bases militares estadounidenses
y canadienses, pero de repente, se tendió otra vez al rearme.

Con Kennedy en 1.962 y siguientes, se intentó (y se tiende ahora) a que nadie


tenga un arma letal, a excepción de la policía o los militares.

También se tiende a un Ejército Mundial, que estará bajo las normas del Nuevo
Orden Mundial, al cual, si lo desobedecemos, seremos juzgados por ello todos los
habitantes del planeta; el sistema se reserva su derecho a castigarnos en
determinados casos.

El nuevo sistema será un socialismo, no porque los Rockefeller amen el


socialismo, sino que ellos dominarán a toda una sociedad común, un monopolio
gobernado por unos pocos, quienes por supuesto no planean compartir sus bienes
con todos, sino lo contrario, o sea, que todos compartamos nuestros bienes con
ellos.

La cosa consiste en unir el capitalismo americano con el socialismo ruso.

Gran parte de las Fuerzas Armadas de EEUU, están actuando como “Policía
Mundial”. EEUU, tiende al desarme y eliminación de sus Fuerzas Armadas propias
en pro de una Policía Mundial.

En Canadá y USA, se están registrando de forma obligatoria, y si no lo hace la


persona incurre en un grave delito, todas las armas de fuego, se sobreentiende
que con la intención de su posterior confiscación.

Se crean leyes que confundan, más que nada para pacificar a objetores y demás,
pero al final EEUU está bajo los mandatos de la ONU o del Congreso, al menos en
esta materia.

Para manipular a la opinión pública, se ha hecho asociar “Paz” con “Naciones


Unidas”, de tal forma que sean casi intercambiables.

Una ley, desde el principio, dice que el vicesecretario general del Departamento de
Asuntos de Política y Seguridad, el importantísimo cargo de la ONU, debe ser
ruso, y así ha sido durante los primeros 50 años, hasta que en 1.997 lo ocupó uno
de Reino Unido, miembro del Club Bilderberg.

El ejército de la ONU actuará con dureza ante todo el que se oponga al sistema
para “restaurar el orden bajo un Nuevo Orden Mundial”.

El Gobierno Mundial, toma varias decisiones, sobre las cuales no pregunta ni


su sí o su no a los gobernados, sino que “las decisiones las toman los cuerpos
administrativos o los cuerpos de delegados ‘asignados’ o las organizaciones
civiles secretas ‘acreditadas’”.
Se quiere que la educación sea en beneficio del grupo y no del individuo, o sea,
que no habrá sitio para los que no se acomoden a las ideas del grupo; según el
autor “¡esto es lo mismo que decir que sólo habrá esclavos, borregos y ninguna
persona libre!”

Los estados dejan de ser independientes, siendo el gobierno ejercido por la ONU,
a no ser que ésta quiera compartir la gobernanza.

Si algún país se sale de esto, será invadido por la Policía del Mundo, para
reestablecer el Orden Mundial.

Como dije, la ley será común, y nadie podrá salirse de ella; si uno es un “disidente,
un rebelde, un fuera de la ley”, será juzgado por una ley formulada por una Corte
Mundial.

La propiedad privada individual, desaparecerá, menos las de los grandes, quienes


no comparten lo suyo, aunque uno sí debe compartir lo de cada uno, como señalé.

La “Fuerza de Paz” de la ONU, cuando el plan se cumpla, será tan poderosa, que
ninguna nación existente, podrá hacerle frente.

Y vuelve y dice que quienes controlarán la Aldea Global, serán un puñado de


sujetos elegidos a dedo.

Estados Unidos empezó antes el desarme, con la intención de que Rusia lo


alcanzara más tarde y así ser más fácil de que se aceptara el monopolio
Bilderberg-CFR-Rockefeller, por ambas partes.

“Prácticamente, desde hace ochenta años, todos los consejeros clave de


Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores de Estados Unidos han sido miembros
del CFR.”

En la Corte Suprema, sus miembros han sido nombrados por presidentes


miembros del CFR o presidentes cuyas decisiones estaban influidas por 100 o
más miembros del CFR.

Cuando un juez del Tribunal Supremo se retira, éste es elegido por el presidente
del gobierno, pero en realidad, los del CFR le indican a quién escoger, con lo que
siempre, sea del partido que sea, la Corte Suprema está manejada por el CFR.

El CFR y las operaciones psicopolíticas:

Un exitoso sociólogo, Hadley Cantril, escribió en un libro suyo: “Las operaciones


psicopolíticas son campañas de propaganda que usa el CFR y el Club Bilderberg y
que están diseñadas para crear tensiones perpetuas y manipular a los diferentes
grupos de personas para aceptar el particular clima de opinión que quieren
imprimir en el mundo.”

Lo que muchos norteamericanos creen que es la opinión pública en realidad es un


tejemaneje hecho ex profeso, para crear unas determinadas conductas en el
público. Es decir, que la gente se comporta como ellos quieren, y que encima
creen que es por su interés.

Estudian al ser humano para manipularlo con técnicas de control mental; y la cosa
es que mucho de estas cosas se hacen con dinero de los contribuyentes.

Controlan y financian organizaciones, para saber qué es lo que mueve a las


personas de todo el mundo, de distintas razas, ideologías, ideales, con tal de “…
acabar con la fuerza psicológica del individuo e incapacitarlo para oponerse a los
dictadores del Orden Mundial”.

Investigan por todos lados, valiéndose incluso de doctores nazis, con el fin de
conocer al hombre y su punto máximo de aguante, para poder manipularlo.

La forma de controlar al mundo, es por un lado, manipulando a los grupos de


personas como académicos o expertos en distintas materias, que influyen sobre la
masa; y por otro lado sobre esa masa a través de los distintos medios de
comunicación (p.e. periódicos, radio, televisión, libros de texto, arte, etc). Así
gobiernan a toda la opinión pública.

“El ‘Equipo Secreto’ del CFR, sigue las mismas pautas organizativas que todas las
organizaciones secretas”, o sea, en capas concéntricas, de la que la más externa,
es el Equipo Secreto, el cual muchas veces, no conoce las identidades de las
capas más internas, o sea, de los dirigentes; a la vez, muchas veces tampoco
saben todos los planes ni los fines de los dirigentes, a quienes no se les puede
acusar, ya que pueden decir que ellos no participan en ello.

Aunque el Club Bilderberg es más exclusivo, también opera por el estilo.

El CFR cree que “es inminente el control absoluto de la conducta”; existen tres
grandes reglas para influir en la conducta, 1) el engaño debe contener algo de
verdad, 2) no se deben hallar pruebas, ni hechos tangibles respecto a ello, 3) no
debe negar un hecho posible en el futuro; por ejemplo, los medios de
comunicación han hecho creer que “‘el resurgir del nacionalismo, el crecimiento
del fundamentalismo y la intolerancia religiosa’, constituye una amenaza global.”

Como el CFR controla los sistemas legales, legislativos y judiciales, no se


preocupa de posibles “investigaciones oficiales”.

Para sus metas hacen lo que sea, como financiar fundaciones que enseñan a
manipular a la opinión pública con el uso inteligente del lenguaje.
El CFR y el Plan Marshall

Este plan fue ideado para sacar de la crisis a Europa tras la Segunda Guerra
Mundial; por él se aliviaba el hambre existente en el continente, se repararía la
devastación, y se metería en un plan cooperativo a Europa para su reconstrucción
económica.

Lo que no se sabe es que a cambio, Europa tomaría el modelo económico de


USA, y ningún dirigente de países de Europa, podría desarrollarse
económicamente o políticamente sin la aprobación de USA.

Este plan, supuso un beneficio económico increíble para las empresas


norteamericanas con vocación internacional, que fueron quienes propusieron y
desarrollaron el plan; ejemplo, William Clayton (CFR), subsecretario de economía
y defensor del plan, obtuvo del mismo, un beneficio de 700.000 dólares al año, y
su propia compañía, “consiguió 10 millones en pedidos hasta el verano de 1.949”;
otras empresas norteamericanas, también se enriquecieron con este plan, que era
la finalidad de las empresas norteamericanas respecto al mismo.

Marshall presentó su plan en Harvard y su discurso fue dirigido por un equipo del
CFR, y el prestigioso abogado Charles M. Spofford, junto con David Rockefeller.

Este plan pretendía la unificación de Europa, para luego la unificación con USA, y
de aquí, lo dicho en todos los resúmenes de este libro.

Dice el autor, que el CFR, tiene también, al igual que el Bilderberg, la obligación
de no decir nada de lo que aquí se dice y que sea secreto; aparte de estas cosas,
el CFR, publica cosas en distintos medios, pero son cosas ‘para la galería’.

CAPÍTULO 3

La conspiración de los Rockefeller y la Comisión Trilateral:

En 1.996, la conferencia Bilderberg, se celebró en Canadá, y ahí se iba a tratar la


futura disgregación de Canadá, con la intención de una posterior Unión
Continental con Estados Unidos, cosa que tuvieron que postergar durante unos
años (este libro se publicó en 2005); el autor daba para ello, la fecha de 2007
(cosa que no ha ocurrido).

Estas reuniones, que nunca se hacen públicas, pues los medios están controlados
por los pertenecientes al Club, la de Canadá ,debido a los avisos del amigo del
autor, Jim Tucker y del autor mismo, en distintos medios, al final acabó
haciéndose pública; así pues, el 30 de marzo de 1.996, un periódico de gran
prestigio en Canadá, publicó la noticia de que lord Conrad Black, no sólo se había
hecho con el control de la mayor cadena de periódicos canadienses, pagando
altas sumas de dinero, sino que ahora era el anfitrión de una reunión secreta, de
las personas y monarcas más influyentes del mundo, elegidos todos a dedo en
todo el mundo.

A partir de esa noticia, gran cantidad de medios canadienses no controlados por el


Club, difundieron la noticia, y cuando la gente se enteró que lo que pretendían era
la descomposición de Canadá y someter a los canadienses, quitándoles su
libertad, hizo que los medios escribieran infinidad de noticias sobre ello y el Club.
Fue la primera gran derrota del Bilderberg, por lo que en las siguientes reuniones
(hasta una en Portugal), las medidas de seguridad se extremaron; todo ello causó
gran furia a Kissinger, con lo que se retrasó la disgregación de Canadá.

Cuando el autor se reunió de nuevo con su contacto (en esos días de euforia, por
la batalla ganada al Club), de forma secreta, en un sitio ‘seguro’, cuando se iban a
ir, el autor casi se mata al entrar en el ascensor para salir a la calle, pues le habían
quitado el suelo al ascensor, lo que según le dijo uno de seguridad, eso sólo se
podía manipular manualmente y sólo se podía hacer en caso de emergencia. Otro
policía le dijo que eso era un método que solía usar la mafia cuando querían matar
a alguien.

Poco antes que llegara al lugar la policía, la gente de los alrededores dijo que
habían visto salir de dicho lugar, a un hombre fornido y de unos cuarenta años. El
autor contaba por aquel entonces 30 años, y casi termina ahí su vida.

Si lucha tanto Estulin, es porque piensa que se lo debe a su padre, un científico


relevante, que por defender la libertad de expresión en Rusia, fue brutalmente
torturado, y tras 17 días de atroces torturas, murió. Por ello persigue sin tregua
este autor la corrupción del Club.

Digo yo (el que esto resume), y todo lo que sigue, si tanto sabe esta gente, si no
podrían usar las influencias y tanto esfuerzo, en lugar de para tanto dinero y
poder, para aliviar las penas de los más débiles; yo creo que si tuvieran voluntad
para ello, como mínimo, algo más se podría hacer.

No sólo gastan en manipular a las personas (aunque como muchas veces cuenta
Estulin, con dinero del contribuyente, el cual se podría usar para aliviar el hambre
en el mundo), sino también el trabajo que se invierte en ello… si todo esto se
usara en cosas de cooperación, otro mundo más justo sería éste…

Piensen, que en el mundo en desarrollo, el dinero vale mucho más que en nuestro
primer mundo, con lo que con lo que se gasta en las cosas dichas, daría para
aliviar mucha hambre, problemas de salud, educación, etc.

Repiensen que, si todo lo que se gasta en influencias y manipulaciones, se


gastara en cooperación, yo creo que la cosa cambiaría radicalmente.
El Club Bilderberg, es la entidad secreta más importante de poder, aunque
también la Comisión Trilateral desempeña un gran papel en el desarrollo del
Nuevo Orden Mundial.

Esta Comisión Trilateral, se creó en 1.973, y su fundador fue David Rockefeller,


con un primer encuentro en Tokio; 65 personas eran de USA, y de ellos, 35 tenían
relaciones cruzadas con el CFR.

La misión de la Comisión Trilateral (CT), es hacer cumplir el deseo de los


Rockefeller y conseguir una uniformidad ideológica en el mundo.

El propósito aparente de la CT, desde el principio, fue “crear y mantener la


asociación entre las clases dirigentes de Norteamérica, Europa Occidental y
Japón”; los de la CT, se empeñan en que se debe pensar de forma global, y no en
un mundo formado por naciones.

Alguno llamó a la CT, como “la última conspiración internacional de David


Rockefeller”, cuyo “objetivo es consolidar, a nivel multinacional, los intereses
comerciales y financieros de las grandes empresas a través del control de la
política del gobierno de Estados Unidos”.

Auparon a Carter, quien pasó de sólo tener el 4% de apoyo del Partido


Demócrata, a ser el elegido por el pueblo, a base de comprar a todos y por sus
influencias en, por ejemplo, los medios, a los que dieron órdenes desde el CFR y
la CT; así fue elegido Carter, que siguió los dictados de Rockefeller.

En sus discursos durante la campaña, Carter decía cosas como “ha llegado el
momento de reemplazar la política de equilibrio de poder con la política del Orden
Mundial”.

Lo mismo ocurrió con Felipe González, Mitterrand, Clinton, etc, quienes fueron
aupados por esas tres asociaciones citadas.

No importa quién gane, el fin es que el mundo esté en manos de los


globalizadores con un Gobierno Único Mundial, regido a la sombra.

Si también financiaron a los comunistas rusos, es porque al final, eso también es


un monopolio, el cual, ellos pretendían también obtener; o sea, que todo el mundo
trabaje para ellos.

O sea, son mercados monopolistas que pueden explotar sin miedo a la


competencia, que es lo que buscan varios millonarios sin escrúpulos.

Los Rockefeller subvencionaron y ayudaron a los líderes comunistas, bien


directamente, bien por medio de otras personas y organismos pues éstos
compartían la idea de Internacionalismo.
Ejemplos que detalla el libro, son que ayudaron a gente como Lenin y Trosky, o
sea, que el socialismo es para los Rockefeller una forma de controlar a la gente y
a la competencia.

A modo de anécdota, Trosky se casaría con la hija de uno de los banqueros más
ricos, quien también respaldó la revolución bolchevique.

El autor dice que aunque uno no sepa estas cosas, eso no quita para que los
protagonistas las sepan.

También habla de las transacciones entre varios bancos rusos y los organismos
de los Rockefeller, incluida su propia banca.

La tecnología, la maquinaria de guerra, hierro, etc., fue ofrecida y financiada por


USA: si no hay un enemigo visible, no se puede uno armar hasta los dientes para
defenderse del mismo. Al ser Rusia un gigante enemigo, la población cede
voluntariamente sus derechos y sus libertades individuales…

De todas maneras, los Rockefeller no actúan solos, sino que forman parte de
organizaciones, en las cuales, si la sociedad quiere, incluso el más adinerado, de
la noche a la mañana, se puede ver en bancarrota; todas las decisiones se
deciden en esas organizaciones.

La Comisión Trilateral, en 2.004, entre sus miembros, tenía 8 ex presidentes y 2


ex directores de la CIA. “Todos [los miembros] forman parte de las altas esferas de
la élite política, económica y mediática”.

El Club Bilderberg, pide que los militares de la ONU ejerzan un mayor papel
militar, y así se conviertan en Policía Global.

CAPÍTULO 4

Hacia una sociedad sin dinero en efectivo:

Si usamos dinero en efectivo, mantenemos el anonimato e independencia, pues


compramos y no se sabe dónde ni cómo… en definitiva, nos proporciona libertad.

Ya no solo quieren que usemos las tarjetas de crédito plásticas, con la intención
de que estemos todos controlados por los ordenadores de los bancos, sino que
van lanzando, poco a poco, lo “cómodo” que sería tener insertado en el cuerpo un
microchips, que nos identifique, y con el cual podamos ir de compras sin dinero,
sólo exponiendo la zona del chips al lector del ordenador.

Con el pretexto de que es para evitar que se cuele dinero para blanquear,
procedente de las drogas, es por lo que los bancos hacen que las operaciones de
unos pocos miles de dólares, se haga por medio de las tarjetas de crédito; en
realidad los grandes bancos, que hacen transacciones internacionales, están
exentos de esto; es por ello, que ellos son los son los que más fácilmente pueden
blanquear el dinero de las drogas.

Primero empezarán con las tarjetas inteligentes, que almacenarán nuestros datos
identificativos, nuestro estatus laboral y nuestro dinero; con ello el dinero irá
desapareciendo, y todo se hará a base de esa tarjeta.

Luego, dirán que esas tarjetas, se pueden extraviar o robar con facilidad e incluso
dar lugar a posibles problemas informáticos, etc; al final se dirá, que para acabar
con todos los problemas que conlleva tener tarjetas inteligentes, se introducirá por
medio de una inyección un chip bajo la piel, que sustituirá también nuestros
actuales carné de identidad: “Sin él, no se permitirá a nadie comprar o vender
nada”; y ya empieza el control total de todo el mundo por el microordenador chip
implantado bajo la piel.

La implantación del microchip, al principio será voluntaria, pero cuando todos


empiecen a decir las virtudes del mismo, usted se lo insertará gustoso; y se
acabará en ese momento el dinero en metálico; todos estaremos conectados a un
ordenador central, que sabrá todo sobre nosotros, incluso nuestras andanzas y
compras por todo el mundo.

Esto está diseñado por los bilderbergers, “preparado por Tavistock y ejecutado por
los medios de comunicación con un esfuerzo de colaboración por parte de las
corporaciones multinacionales”.

En España, Esperanza Aguirre, presentó el brazalete contra los maltratadotes…


según dice el autor, esta personalidad, también es miembro del Club Bilderberg.

En principio se pondrá a los delincuentes, al igual que se empezó con registrar la


huella dactilar, que sólo se hacía a los delincuentes, lo que ahora se hace a
todos…

Ya empiezan también en ciertos lugares a implantar el chip; por ejemplo, en una


sala de fiestas barcelonesa, se introduce de forma voluntaria, a sus clientes, un
chip por el cual no deben usar dinero en efectivo y “pueden saltarse las colas de
entrada, reservar una mesa y utilizar el salón VIP de dicho club…” Y la gente lo ve
muy chic, y no piensan que es el control total de las personas.

Los de alguna compañía telefónica, hacen propaganda con el chip en el cuerpo de


los jóvenes, es el principio de lo dicho. El máximo representante de esa compañía,
también pertenece a dicho Club.

Ya se están haciendo propaganda en varios medios de las virtudes de implantarse


un chip bajo la piel, cuyo prototipo, es del tamaño de un grano de arroz. Estos
medios de comunicación que cita el autor, pertenecen al Club Bilderberg, la
Comisión Trilateral y el CFR.

También crean inestabilidad en las personas, al informar sobre hechos aislados,


pero dándoles tintes sensacionalistas, de tal forma que parezca que la sociedad
está en peligro; otras veces, crean ellos mismos bandas de delincuentes, para lo
mismo, para que la sociedad tema por su seguridad.

Lo mismo efectuando (también mandándolos ellos) secuestros infantiles, dándoles


gran publicidad, hasta que de pronto dejan de ser noticia, cuando el público actúa
de la forma esperada, o sea, creando inseguridad, con lo cual se piensan mejor
cómo controlar en cada momento a sus hijos; la solución está en los chips
personales, que los medios de comunicación controlados por el Club, promueven
de forma frenética.

Así, poco a poco, irán poniéndoselos en los distintos segmentos poblacionales; al


final quedarán los rebeldes, los que luchan contra eso, también los hippie, etc., a
los que no intentarán los gobernantes del Gobierno Mundial Único obligar, sino
que será la sociedad, el rebaño, los que tras grandes lavados de cerebro por los
medios, discriminarán a quienes no se los pongan, los cuales deberán luchar
contra la inmensa mayoría.

Sigue aquí el autor hablando acerca de las Tarjetas Inteligentes y cosas por el
estilo.

El microchip para humanos, según las fuentes del autor, “almacenará nueve datos
esenciales: el nombre y el retrato digital, los datos digitalizados de la huella
dactilar, la descripción física, su dirección actual y las precedentes, el historial
familiar, la ocupación laboral y los ingresos actuales, información fiscal y todas las
deudas, sus antecedentes penales si tiene alguno y su nuevo número de la
Seguridad Social consistente en 18 dígitos…” En 1.995, ya se pensaba en poner
un chip GPS, tan pequeño, que se pudiera implantar en un humano, para poder
encontrar las personas por medio del GPS en cualquier parte del mundo.

Con las tarjetas para transporte de abono mensual o anual de Londres, se piensa
en poco tiempo, tener un control total de los movimientos exactos de las personas
que los utilizan, y que vivan o trabajen en Londres.

Los organismos de Seguridad del Estado, pueden tener acceso a esos datos. Si
estos organismos tienen acceso a todos nuestros datos, los cuales pueden ser
usados en juicios, quién nos asegura que si estamos contra el sistema, esos datos
no pueden ser manipulados para convertirnos en criminales.

En cuanto a las “Tarjetas de Fidelidad”, que ofrecen los comercios a sus “mejores”
clientes, son para estudiar sus gustos, así le recompensan con productos a bajo
precio, el cual van subiendo poco a poco; si usted sigue comprándolo, es que está
enganchado a dicho producto, con lo cual le podrán subir el precio de forma
escandalosa… utilizan los mismos métodos que los traficantes de drogas, para
que se conviertan las personas en adictas.

Algunos comercios le ponen chips a sus productos para ver qué tipo de clientes
compran sus productos y seguirle los pasos.

El seguir el rastro por todo el mundo de los productos que se venden, sería
cuestión de un acuerdo entre las naciones, pues la tecnología para ello, ya existe
desde hace años. “¿Hasta qué punto sería más fácil todo esto si los diferentes
países estuvieran bajo el paraguas ‘protector’ de un Gobierno Mundial Único?”.

Por ejemplo (otra forma de dominio), para diseñar los nuevos documentos de
conducir, el gobierno norteamericano contrató a dos ex directores de diferentes
servicios secretos; estos documentos van a tener una cantidad de información de
cada uno que realmente parece que nos tienen a todos controlados; como ven,
cada vez el control de nuestros actos y afiliaciones es mayor.

Alegando que es para luchar contra el terrorismo, están intentando hacer de todos
los norteamericanos, unos informadores domésticos al servicio del Estado; incluso
de hermano contra hermano, como dice el autor que hizo Lenin.

Lo que pasa es que “la palabra terrorismo es un eufemismo para designar a


cualquiera que esté en contra del Nuevo Orden Mundial”.

Así, si todos forman una Sociedad Global, una vez seamos indeseados por algún
gobierno, bien por causas justas o bien injustas, seríamos rechazados por toda
esa Sociedad Global, y no podríamos trabajar, ni ir a ningún sitio, pues
estaríamos marcadosen todos.

Lo mismo con las actuales Tarjetas de Identidad, con las cuales se está llegando,
a que no podamos salir nunca de casa sin ellas.

Están saliendo sistemas en que por la foto escaneada de la cara o de la huella


dactilar, podemos acceder a una serie de servicios, y ellos, los proveedores de
esos servicios, pueden saber todo sobre nosotros al acceder por esos medios a
nuestra información.

Lo que ya se hace con los animales de compañía, que al viajar deben estar bien
identificados por un chip o un tatuaje, ya se puede también aplicar fácilmente a
humanos.

Algunas sociedades cristianas ven en grabarse en la frente o en la mano, una


marca, una seña inequívoca de La Bestia.

Pero no todo está perdido, hay gran cantidad de organizaciones en contra de los
deseos de los bilderbergers, que están ganando la batalla a éstos.
Tienen numerosos aliados en varios sitios, incluso en los controlados por los del
Club Bilderberg, que aunque están en escalas inferiores, son los ojos de los que
están contra el tipo de Nuevo Orden Mundial, planteado por dicho Club.

Los bilderbergers desprecian también el patriotismo, porque es la antítesis de la


esclavitud.