Está en la página 1de 4

SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL JORGE EDUARDO LOAYZA PÉREZ

GASES COMPRIMIDOS Y MEDIDAS DE SEGURIDAD

¿Qué son gases comprimidos?

Los “gases comprimidos” son gases o mezcla de gases almacenados bajo presión en
cilindros. Según criterios técnicos internacionales (WHMIS - Workplace Hazardous
Materials Information System, Canadá).

¿Cuáles son los grupos principales de gases comprimidos?

Existen tres grupos principales de gases comprimidos almacenados en cilindros:


gases licuados, gases no licuados y gases disueltos. En cada caso, la presión del gas
en el cilindro se da comúnmente en unidades de kiloPascales (kPa) o libras por
pulgada cuadrada manométrica (psig).

Presión manométrica = Presión total del gas dentro del cilindro - Presión atmosférica.

Pm = P – Pa (1)

P = Pm + Pa (2)

La presión atmosférica es normalmente de cerca de 101.4 kPa (14.7 psi). Es


importante tener en cuenta que un cilindro de gas comprimido con una lectura del
manómetro de presión de 0 kPa o 0 psig no está realmente vacío, todavía contiene
gas a presión atmosférica.

P = 0 + Pa ; P = Pa (3)

Gases Licuados (Gases líquidos)

Los gases licuados son gases que pueden convertirse en líquidos a temperaturas
normales cuando están dentro de cilindros a presión. Existe dentro del cilindro un
balance de vapor- líquido. Inicialmente el cilindro está casi lleno de líquido, y el gas
llena el espacio arriba del líquido. Conforme el gas se saca del cilindro, suficiente
líquido se evapora para remplazarlo, manteniendo la presión del cilindro constante.

Ejemplos de gases que se almacenan líquidos:

Amoníaco anhidro, cloro, propano, óxido nitroso y dióxido de carbono.

Gases no licuados (Gases no-líquidos)

Los gases no líquidos se conocen también como gases permanentes, presurizados o


comprimidos. Estos gases no se vuelven líquidos cuando están comprimidos a
temperaturas normales, incluso a muy altas presiones.

Ejemplo de gases no-líquidos:

Oxígeno, nitrógeno, helio y argón.

1
SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL JORGE EDUARDO LOAYZA PÉREZ

Gases Disueltos

El acetileno es el único gas disuelto común. El acetileno es químicamente muy


inestable, incluso a presión atmosférica el gas acetileno puede explotar. Sin embargo,
el acetileno se almacena rutinariamente y se utiliza de manera segura en cilindros a
altas presiones (hasta 250 psig. a 21°C). Esto es posible porque los cilindros de
acetileno están completamente empacados con rellenos porosos e inertes. El relleno
está saturado con acetona u otro solvente conveniente. Cuando el gas acetileno se
agrega al cilindro, el gas se disuelve en la acetona, ya que el acetileno en solución es
estable.

¿Cuáles son los riesgos de presión asociados con cilindros de gases


comprimidos?

Todos los gases comprimidos son peligrosos debido a la presión dentro de los
cilindros. El gas puede liberarse de forma deliberada al abrir la válvula del cilindro, o
accidentalmente por una válvula defectuosa o quebrada, o por la actuación de un
dispositivo de seguridad. Incluso a presiones relativamente bajas el gas puede fluir
rápidamente de un cilindro que gotea o que está abierto.

Se han presentado muchos casos en los que los cilindros dañados se han convertido
en cohetes sin control, provocando daños y lesiones severas. Este peligro se da
cuando los cilindros no cubiertos y sin seguro fueron golpeados haciendo que la
válvula del cilindro se quebrara y el gas de alta presión escapara rápidamente. La
mayoría de las válvulas de los cilindros están diseñadas para quebrarse en un punto
con una abertura de alrededor de 0.75 cm (0.3 pulgadas). Este diseño limita la
proporción del gas que se libera y reduce la velocidad de salida del gas desde el
cilindro. Este límite puede evitar que cilindros más grandes y más pesados sean
"lanzados" como un cohete (“rocket”), aunque cilindros más pequeños o más livianos
puedan despegar también.

La liberación de gases comprimidos deficientemente controlada en sistemas de


reacción química puede provocar que los recipientes estallen, creen derrames en
equipos o mangueras, o produzcan reacciones de salida.

¿Cuáles son los riesgos de incendio y explosión asociados con gases


comprimidos?

 Gases Inflamables

Gases inflamables, tales como el acetileno, butano, etileno, hidrógeno, metilamina y


cloruro de vinilo, pueden combustionar o explotar bajos ciertas condiciones:

Concentración de gas dentro de un rango inflamable:

La concentración del gas en el aire (o en contacto con gas oxidante) debe de estar
entre el límite de inflamabilidad más bajo o inferior (LFL, siglas en inglés) y el límite de
inflamabilidad más alto o superior (UFL, siglas en inglés) [a veces se les llama los
límites inferior de explosividad o superior de explosividad (LEL y UEL, siglas en
inglés)]. Por ejemplo, el LFL del gas hidrógeno en el aire es 4 por ciento y su UFL es
75 por ciento (a presión y temperatura atmosférica). Esto significa que el hidrógeno
puede encenderse cuando su concentración en aire esta entre 4 y 75 por ciento. Una
concentración de hidrógeno debajo del 4 por ciento es demasiado "pobre" para

2
SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL JORGE EDUARDO LOAYZA PÉREZ

quemarse. Los niveles de gas hidrógeno por encima del 75 por ciento son muy "ricos"
para quemarse.

El rango inflamable de un gas incluye todas sus concentraciones en el aire entre el


LFL y UFL. El rango inflamable de cualquier gas se amplía en presencia de los gases
oxidantes como oxígeno o cloro y por presiones a temperatura más altas. Por ejemplo,
el rango inflamable del hidrógeno en gas oxigeno es 4 a 85 por ciento y el rango
inflamable del hidrógeno en gas cloro es 4.1 a 89 por ciento.

Fuente de ignición

Para que un gas inflamable dentro de sus límites de inflamabilidad en el aire (o gas
oxidante) genere una llama, debe haber una fuente de ignición presente. Existen
muchas fuentes de ignición posibles en muchos lugares de trabajo incluyendo llamas
al aire libre, chispas y superficies calientes.

La temperatura de auto ignición de un gas es la temperatura mínima en la que el gas


se auto enciende sin fuentes de ignición obvias. Algunos gases tienen temperaturas de
auto ignición muy bajas. Por ejemplo la temperatura de auto ignición de la fosfina de
100°C (212°F) es suficientemente baja. Algunos gases comprimidos como el silano y
diborano son pirofóricos, es decir, se pueden encender espontáneamente en el aire.

Lo inverso puede ocurrir con gases inflamables, ya que muchos gases comprimidos
inflamables son más pesados que el aire. Si un cilindro gotea en un área
deficientemente ventilada, estos gases pueden fijarse y recogerse en alcantarillas,
pozos, zanjas, sótanos u otras áreas bajas. La estela del gas puede difundirse muy
lejos del cilindro; si la estela de gas entra en contacto con una fuente de ignición el
fuego producido puede retroceder al cilindro.

 Gases Oxidantes

Los gases oxidantes incluyen todos los gases que contienen oxígeno en
concentraciones atmosféricas más altas que las atmosféricas (por encima 23-25 %),
óxidos de nitrógeno y halógenos como el cloro y flúor. Estos gases pueden reaccionar
rápidamente y violentamente con materiales combustibles, resultando incendios o
explosiones. Son ejemplos de sustancias y materiales oxidantes:

 sustancias orgánicas (que contienen carbón) como la mayoría de los gases


inflamables, líquidos combustibles e inflamables, aceites, grasas, muchos plásticos
y telas.
 metales finamente divididos
 otras sustancias oxidables como la hidracina, hidrógeno, híbridos, compuestos de
azufre o sulfuros, silicón, y compuestos de amoniaco o amoniaco.

El contenido normal de oxígeno en el aire es aproximadamente 21 %. En


concentraciones de oxígeno ligeramente superiores, por ejemplo 25 %, los materiales
combustibles, incluyendo telas, se encienden más fácilmente y se queman mucho más
rápido. Los fuegos en la atmósfera enriquecida con gases oxidantes son muy difíciles
de extinguir y se propagan rápidamente.

 Gases Peligrosamente Reactivos

Algunos gases puros comprimidos son químicamente inestables. Si se exponen a


aumentos de presión o temperatura ligeros, o a shock mecánico, fácilmente pueden

3
SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL JORGE EDUARDO LOAYZA PÉREZ

sufrir ciertos tipos de reacciones químicas como polimerización o descomposición.


Estas reacciones pueden convertirse en violentas, resultando en incendio o explosión.
A algunos gases peligrosamente reactivos se les agrega otras sustancias químicas,
llamadas inhibidoras, agregados para prevenir estas reacciones peligrosas.

Los gases comunes peligrosamente reactivos son acetileno, 1,3-butadieno, acetiluro


de metilo, cloruro de vinilo, tetrafluoroetileno y fluoruro de vinilo.

Riesgos de la salud asociados con los gases comprimidos

Muchos gases comprimidos son tóxicos o muy tóxicos y pueden provocar varios
problemas de salud dependiendo del gas específico, su concentración, la duración de
la exposición y la ruta de exposición (inhalación, contacto con los ojos o piel). El
contacto entre la piel (o el ojo) con gases licuados puede congelar el tejido y resultar
en una lesión de tipo quemadura.

¿Cuál es el peligro de un gas inerte?

Los gases inertes tales como el argón, helio, neón y nitrógeno, no son tóxicos y no se
queman o explotan. Aunque pueden provocar lesiones o muerte si están presentes en
concentraciones suficientemente altas. Pueden desplazar suficiente aire para reducir
los niveles de oxígeno. Si los niveles de oxígeno son suficientemente bajos, la gente
que entra al área puede perder el conocimiento o morir de asfixia. Bajos niveles de
oxígeno pueden particularmente ser un problema en áreas mal ventiladas y en
“espacios confinados”.

¿Cuáles son los riesgos corrosivos de gases comprimidos?

Algunos gases comprimidos son corrosivos y pueden destruir los tejidos corporales por
contacto dérmico. Los gases corrosivos pueden también atacar y corroer metales. Los
gases corrosivos comunes incluyen amoníaco, cloruro de hidrógeno, cloro y
metilamina.

Fuente: Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional (www.ccss.ca).


Fecha de recuperación de la información: 09-09-2016
Revisado por Jorge Loayza: 20-04-2019.