Está en la página 1de 13

1.

- Nombrar y explicar con ejemplos 6 fallas tipos que ocurren


en elementos de hormigón armado debido a un sismo.

1.1.- Falla por flexión:

Elemento: Muro estructural.

Causa: Cuando la capacidad de resistencia a la fuerza cortante (proporcionada


por el refuerzo horizontal y el concreto) supera a la flexión (generada por el refuerzo
vertical y la carga axial). Se caracteriza por el balanceo del muro entorno a sus
extremos.

Se transmite gran parte de la carga vertical del muro.


Hacia uno de los extremos comprimidos (flecha azul, fig.
1) lo que provocaría el tritura miento de dicho extremo
comprimido, en el posterior pandeo. Una vez formadas
las grietas debido a la flexión en el borde del muro, el
refuerzo vertical al trabajar en tracción y compresión, va
expulsando en concreto. A través de las continuas
aberturas y cierres de las grietas se va
Fig. 1

triturando el hormigón del extremo del muro con falta de confinamiento.

Solo en los bordes libres, que no presenten muros transversales necesitan tener
estribos a corto espaciamiento en su confinamiento, los muros transversales le
brindan confinamiento de por sí.

1.2.- Falla por corte:

Elemento: Muro estructural.


Causa: Cuando la capacidad resistente a fuerzas cortantes es inferior, a la de
flexión, se caracteriza por la presencia de grietas diagonales, en este tipo de falla
igual podrían presentarse tritura miento de los talones del muro.

Fig.2 Fig.3 Fig.4

Al confrontarse a la fuerza del sismo, se genera un choque entre la fuerza generada


por la masa del edificio ( fig.2 flecha roja) y la del movimiento sismico (fig.2 flecha
azul).

Esto provoca que el muro se pande y se generen 2 diagonales en el marco total del
muro. Se genera una diagonal que trabaja empujando generando compresion (fig.3
diagonal azul), y en sentido contrario la diagontiende a jalar el muro, trabajando a
tension (fig.3 diagonal roja). Y debido a la capacidad resistente a fuerzas cortantes
es inferior a la flexion, se generan grietas en diagonal en el muro. (fig.4)
1.3.- Falla por delizamiento:

Elemento: Muro estructural.

Causa: Por lo general, este tipo de falla es una derivación de la falla por flexión,

producida al conectarse las dos grietas formadas por flexión en ambos extremos del
muro. Esta falla se genera por lo general en las juntas de construcción del muro,
empeorando cuando existe trituración del concreto, o cuando las juntas son lisas o
cuando los traslapes del refuerzo vertical se realizan en la misma sección
transversal. En ocasiones ocurre cuando se diseña al refuerzo vertical solo por las
cargas de flexión, sin considerar la fuerza cortante.

Una vez formada esta falla, la losa de techo arrastra

al muro en la dirección trasversal a su plano (fig.5),

haciéndolo girar en torno al borde longitudinal del

plano de falla, con lo cual la carga de gravedad se

concentra en ese borde triturándolo y formando

una falla en forma de reloj de arena, generando una Fig.5

reducción de la sección transversal, y el pandeo del refuerzo vertical interno.

1.4.- Falla por conexión viga-columna:

Elemento: Vigas-columnas.

Causa: Constantemente entre las uniones de elementos de hormigón armado se


presentan elevadas concentraciones y complejas condiciones de esfuerzo. Esto se
debe a la escasez de anclajes entre la unión de columna y vigas. Esta falla por
adherencia se genera por la fluencia requerida ante solicitaciones cíclicas propias
de la acción sísmica.
Durante el evento sísmico las barras
longitudinales de las vigas son traccionadas por
una cara de la junta y empujadas por la cara
opuesta de la misma junta. De manera que puede
resultar excesivamente fisurado el concreto,
siendo incapaz de transferir las tensiones de
adherencia que se le exige al acero de refuerzo
que sobrepasa las tensiones de cadencia.

1.5.- Falla por Comprensión:

Elemento: Columnas.

Causa: La falla por compresión es muy común en columnas de hormigón

armado, esto se debe a que en ellas recaen las cargas de compresión desde el
último piso hasta el suelo. Esta hace presencia cuando las propias columnas
tienen una carga axial (fuerza actuando a lo largo del eje longitudinal), lo que
genera que el acero de refuerzo y el hormigón experimenten tensión. En la
circunstancia en que las cargas son altas en comparación con el área de sección
transversal de la propia columna, el concreto y el acero llegan a la tensión de
influencia y la columna falla sin sufrir ninguna deformación lateral. Triturándose
el hormigón y colapsando, esto debido a fallas en el propio material. Las
columnas cortas son comúnmente sometidas a cargas axiales y cargas laterales.
Como caso más común en que esta falla se presenta es en el elemento que se
llama columna corta, que ocurre cuando se trabaja con albañilería o muros de
hormigón armado y no llegan hasta la siguiente losa dejando un vano, y
generando el acortamiento de la columna. Esto genera que cuando sean
sometidas a cargas laterales, como es el caso de un sismo, se someten a la
desviación lateral y a la flexión. Incluso en casos en que son cargadas
axialmente. Este tipo de fallas se les denomina compresión combinada y fracaso
hacia la flexión.

1.6.- Falla por falta de coincidencia entre el centro de masa y


el centro de rigidez:

Elemento:

Causa: Es recomendado tener simetría en la distribución de las plantas, por

lo cual cuando se presenta asimetría en la distribución en planta desde los


elementos estructurales resistentes de un edificio debido a esto se genera una
vibración torsional ante la acción sísmica y genera grandes fuerzas en elementos
periféricos del edificio.

La vibración torsional ocurre cuando el centro de masa de un edificio no coincide


con su centro de rigidez. Cuando esto ocurre, el edificio tiende a girar respecto
a su centro de rigidez, lo que causa grandes incrementos en las fuerzas laterales
que actúan sobre los elementos perimetrales de soporte de manera proporcional
a sus distancias al centro de rotación.
2.- Nombrar y explicar con ejemplos 3 fallas tipos que ocurren
en elementos de acero.

2.1.- Falla en los conectores:

2.1.1.- Falla por corte en los pernos: Se produce cuando el desplazamiento entre
las planchas origina elevados esfuerzos de corte en uno o más planos del
conector La condición de deslizamiento crítico implica que el deslizamiento está
impedido, es decir que no puede existir ningún tipo de desplazamiento relativo
entre las planchas conectadas, debido a la gran fricción producida por el estricto
ajuste de los pernos con las llaves calibradas (fig 8)

2.1.2.- Falla por tracción en el área neta: Esfuerzos en la sección transversal de


un miembro traccionado aumentado por la presencia de una perforación, aun
cuando en ella se haya colocado un conector (perno) ajustado.

Esto se debe a la reducción del área sobre la cual se debe distribuir la carga y a la
concentración de tensión en los bordes perforados. Donde se designa por área
neta resultante de una sección transversal definida por una trayectoria recta o
quebrada que atraviesa una o mas perforaciones y de la cual se elimina el área de
las perforaciones caóticas. (fig 9)

(fig 8)

(fig 9)
2.2.- Falla conexiones atornilladas:

2.2.1.-Los tipos más comunes de fallas en las conexiones atornilladas entre trabe
columna durante los sismos, se resumen en: cortante y aplastamiento, ya
explicado más arriba. Y luego aparecen las fallas por desgarramiento y sección
insuficientes de las placas de conexión.

La falla por desgarramiento es originada por una escasa distancia del tornillo al borde de
la placa la cual se puede fracturar si se presenta una tensión elevada en ella.

2.2.2.-Falla por tracción en el área gruesa: Generalmente las estructuras metálicas


fallan en sus condiciones. Por lo tanto, el diseño de estas debe prever que su
resistencia sea igual o mayor que la de los miembros que conectan. Cuando la
falla se produce por tracción en el área total o el área gruesa(fig 9). Si bien este
tipo de falla no es muy usual, ocurre con mayor frecuencia cuando el ancho de las
planchas disminuye

(fig 9)
2.3.- Falla por fatiga:

La fatiga se define como un proceso de un localizado, permanente y progresivo


cambio estructural sufrido por un material sujeto a condiciones que le producen
tensiones y deformaciones en uno o varios puntos y que puede conducir a la
producción de fisuras o a la rotura después de un número suficiente de
fluctuaciones. Se identifican tres etapas en la falla por fatiga: 1) el inicio de la
fisuración, 2) la propagación y ensanchamiento en la cual la grieta es visualmente
reconocible y 3) finalmente se produce la fractura súbita causada por el
crecimiento inestable de la grieta. En las Figuras 2a y 2b se aprecia a simple vista
el patrón característico de una falla por fatiga. La región donde se formó la
microgrieta inicial (concentración de tensiones), aparece bruñida, brillante y lisa, y
la zona donde se produce la falla repentina, frágil, cuando la grieta alcanza su
tamaño límite, de aspecto mate y áspero. La sección neta es tan reducida que no
tiene capacidad resistente. La zona intermedia de propagación y crecimiento de la
grieta, ciclo a ciclo, se puede seguir observando las llamadas marcas de playa
(por la similitud de cómo queda la playa cuando se retira la marea). La Mecánica
de Fractura muestra que, para un mismo recorrido y concentración de tensiones,
la velocidad de crecimiento de una fisura es proporcional a la raíz cuadrada de su
longitud. Esto plantea un reto para la inspección de estructuras en servicio, porque
las fisuras de fatiga pasan la mayor parte de su vida en forma de fisuras muy
pequeñas difíciles de detectar. Tan sólo en las últimas etapas de su vida comienza
la fisura a causar una pérdida significativa del área resistente
3.-Nombrar y explicar con ejemplos, 2 tipos de fallas que
ocurren en el suelo debido a sismos.

3.1.- Falla tipo Licuefacción del suelo:

Es el comportamiento de suelos, que, estando sometidos a la acción de una fuerza


externa, pasan de un estado solido a uno liquido o adquieren la consistencia de un
liquido pesado. Es uno de los fenómenos más destructivos y dramáticos que pueden
ser inducidos por acciones sísmicas. Por lo general ocurre en suelos granulados
sueltos saturados o moderadamente saturados con un drenaje pobre, tales como
arenas sedimentadas o arenas y gravas que contienen vetas de sedimentos
impermeables.

Durante el proceso en que actúa la fuerza exterior, por lo general una fuerza cíclica
sin drenaje, tal como una carga sísmica, las arenas sueltas tienden a disminuir su
volumen, lo cual produce un aumento en la presión de agua en los poros y por lo
tanto disminuye la tensión de corte, originando una reducción de la tensión efectiva.

La deformación durante cargas cíclicas dependerá de la densidad del terreno, la


magnitud y duración de la carga cíclica, y la magnitud de inversión de la tensión de
corte. Si es que ocurre una inversión de la tensión, la tensión de corte efectiva
puede ser nula, en cuyo caso puede ocurrir el fenómeno de licuefacción cíclica. Si
no ocurre inversión de las tensiones, no es posible que la tensión efectiva sea
nula, en cuyo caso puede ocurrir el fenómeno de movilidad cíclica.
3.2.- Falla tipo fisuraciones en suelos:

Por lo general los suelos o radieres, tienen un relleno controlado de base, ya sea
grava compactada o el mismo terreno compactado. Pero hay casos en que esto no
ocurre y al momento de ocurrir sismos, estos presentan fisuraciones de grandes
dimensiones, debido a asentamientos diferenciales en el pavimento presentando
fisuras.

El origen principal de un siniestro por asiento diferencial es el desconocimiento, al


inicio de una obra, de la existencia de una capa de arcilla compresible que
afectará directamente a la construcción. En construcción de viviendas, la razón
puede ser simplemente la ausencia total de estudio del suelo, pero también puede
ser una apreciación errónea del comportamiento de la arcilla, sobre todo cuando
se quiere ahorrar los honorarios de un especialista en geotecnia.

La ausencia de la malla acma seria una de las principales causas, puesto que, sin
la presencia del acero, el radier no resistiría a las altas cargas de tensión que
generaría un sismo, y debido a la vibración misma del sismo, este tendería a fallar
y fisurarse.

Los daños por asientos diferenciales de edificaciones no constituyen un fenómeno


de carácter excepcional (por ejemplo, climático, como una fuerte sequía
prolongada, o geológico, como un deslizamiento de tierra), sino una patología
frecuente, cuya reparación puede implicar una enorme gama de soluciones
técnicas y, por tanto, de costes muy variables.
4.- Explicar los nuevos cambios sísmicos que dejo el
terremoto del 2010 en la norma NCh 433 of 96.

En noviembre del año 2010 se modifica la norma sísmica NCh 433 of 96 con el
decreto n° 117, en el cual se definen:
1. Un nuevo ensayo de suelos, evaluando la rigidez de los suelos para bajas
deformaciones, para todos los estratos del suelo en los primeros 30 mt de
terreno.
2. Se modifica el espectro de diseño, principalmente en estructuras más flexibles
(T> 0,8 seg).
3. Se define el espectro elástico de desplazamiento, con el fin de aportar al
desarrollo del diseño de muros de hormigón armado (NCh 430) en base a la
armadura de desplazamiento de techos.

En noviembre de 2011 se aprueba el decreto N° 61, que revoca al decreto N°117.


Este último decreto, junto a la NCh 433.OF 96 Modificada en 2009, conforma la
actual norma sísmica chilena para edificios. Los principales cambios de esta norma
son:

1. Se crea un nuevo tipo suelos entre los suelos II y III (fig.6), ahora definidos
como B y D (fig.7) respectivamente. Con esto se busca reducir la diferencia
que entregan los diseños basados en los suelos tipo II y III, los que a veces
presentan hasta un 50% de diferencia en las armaduras de una estructura.

Se agrega un tipo 6 suelo intermedio que soluciona Fig.7


Fig. de la diferencia de las
propiedades geotécnicas que existía entre los suelos Tipo II y III, y que aumentaba
innecesariamente los requerimientos estructurales para las edificaciones cuyos
suelos de fundación eran cercanos a tipo II. Para evitar confusión se crea una nueva
Clasificación, usando letras.
Clasificación de suelos modificado:
Suelo tipo B: Para suelo Tipo B se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas
y en el caso de suelo finos. En los suelos granulares gruesos, donde no resulta
posible el uso del Índice de Penetración, se deberá proporcionar una detallada
descripción estratigráfica del terreno hasta una profundidad de 30 m, medidos a
partir de la superficie natural.

Suelo tipo C: Para suelo Tipo C se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas,
y en el caso de suelo finos. En los suelos granulares gruesos, aplica el criterio
anterior.
Suelo tipo D: Para suelo Tipo D se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas,
y Su en el caso de suelos finos.

Se elimina el espectro del decreto N°117 y se vuelve al espectro original de la NCH


433.OF 96. Esta conclusión se toma con los resultados obtenidos del 27 F, donde
la mayoría de los edificios que sufrieron daños de importancia, fueron víctimas de
la clasificación de los suelos contenida en las normas anteriores al sismo.

2. Se calibra el espectro de la norma del 96 por un factor “S”, factor que depende
del tipo de suelos y que varía entre 0.9 para suelos Tipo A y 1.3 para suelos
Tipo E.
3. Se calibra el espectro de desplazamiento mediante un factor de amplificación
Cd. Las ecuaciones obtenidas para este factor Cd* son resultados de un
ajuste analítico de los valores del espectro elástico de desplazamiento
obtenidos con los registros del sismo del 27 de febrero del año 2010.