Está en la página 1de 4

Transmisión variable continua CVT

DEFINICIÓN
Una transmisión variable continua o CVT es un tipo
de transmisión semiautomática que puede cambiar la relación de cambio a
cualquier valor dentro de sus límites y según las necesidades de la marcha.
Es una "caja de velocidades" automática que no utiliza engranes sino una
marcha con infinitas posibilidades y así para siempre estar en la marcha
perfecta. banda metálica que conecta dos poleas. Una de las poleas cuenta
con un diámetro variable, lo cual permite que la transmisión ajuste el radio de la

FUNCIONAMIENTO
Las cajas de cambio continuamente variables emplean el mismo principio de
relación de cambio que acabamos de explicar, relacionado con la diferencia de
diámetro entre una rueda dentada y otra (y por tanto diferencia en la velocidad
de giro), y además otro principio que se conoce desde hace siglos de
transmisión del giro entre dos ruedas que giran, a través de una cuerda o
correa, en lugar de mediante el contacto directo o engranaje de las ruedas. Una
transmisión continuamente variable de hoy en día suele emplear una correa
metálica o una cadena.

Tenemos igualmente un eje que gira con el motor y otro eje que gira con las
ruedas del vehículo. El eje del motor es el que se conoce como entrada y hace
girar una polea dentada que "envía la fuerza" (que a veces es llamada polea
conductora o primaria). El eje que transmite el giro a las ruedas del automóvil
se conoce como salida y gira gracias al giro de otra polea dentada que "recibe
la fuerza" (y que a veces también se puede llamar polea conducida o
secundaria).

Entre una polea y la otra está la cadena que transmite el giro de una a la otra
(de manera muy parecida a cómo funciona la cadena de una bicicleta entre el
plato del pedalier y el piñón). Lo que sucede es que, si el diámetro de las
poleas es siempre el mismo, solo tendríamos una relación de cambio, pero
como hemos dicho antes necesitamos diferentes relaciones de cambio para
poder utilizar mejor el motor y para poder circular en un rango muy amplio de
velocidades.

En una transmisión continuamente variable no hay diferentes ruedas dentadas


ni se cambia de una rueda dentada a otra. Su propio nombre lo indica: la
transmisión es continua, y por tanto no se interrumpe nunca, y es a la vez
variable. La variabilidad se consigue haciendo que el diámetro efectivo de las
poleas cambie en tiempo real.

Para ello se recurre a un diseño de la polea ingenioso: se divide en dos partes


que se pueden alejar o acercar ligeramente, normalmente con un sistema
hidráulico, y las paredes de cada parte, que sirven de calle para la cadena, no
son verticales, sino cónicas.

De este modo cuando las paredes se acercan y la calle se estrecha, aumenta


el diámetro de la polea y la cadena "sube". Cuando las paredes se alejan y la
calle se ensancha, el diámetro de la polea se reduce y la cadena "baja".

Así, al variar el diámetro de la polea conductora y el de la polea conducida, se


tienen múltiples relaciones de cambio (podríamos decir que casi infinitas). El
sistema de control electrónico del cambio se ocupa de elegir la relación de
cambio más adecuada en cada momento dependiendo de diferentes factores,
como la velocidad que lleva el coche, el nivel de presión sobre el acelerador, el
esfuerzo que tiene que hacer el motor, el modo de conducción seleccionado,
etcétera.

ELEMENTOS

Los elementos que conforman este sistema son bastante sencillos,


dos poleas que pueden variar su diámetro y una correa de goma de alta
resistencia o en su defecto una cadena metálica. La correa de goma en
forma de “V” era típica en los modelos CVT antiguos, pero su rendimiento
distaba de ser perfecto ya que el material de alta densidad resbalaba y cedía,
con la consecuente pérdida de eficacia
.

Nuevos materiales fueron introducidos para mejorar las contrapartidas de las


correas de goma, aquí es donde entran en juego las cadenas de metal
flexibles, que ganan en eficiencia y durabilidad. Además, este material
permite entregar un mayor par motor acompañado de una operación más
silenciosa.

VENTAJAS

Después de comprender un poco más sobre el funcionamiento de una


transmisión CVT, hay que hablar de las ventajas que ésta tiene sobre otras.
Una de estas es su costo más bajo, el cual se debe a que una CVT utiliza
menos componentes que una caja manual o automática. Este costo puede
reflejarse en el precio final del auto y beneficiar al consumidor, quien termina
pagando menos por un auto que la use. La CVT es capaz de mantener la
potencia y torque del auto siempre óptimos, esto no sólo se traduce en una
mejor aceleración sino también en un menor gasto de combustible. Esto se
debe a que la caja cuenta con infinito número de radios de marcha.

DESVENTAJAS

La mayor razón más importante para las carencias de la transmisión CVT es


que esta tecnología relativamente nueva para el mundo de autos personales y
que al mismo tiempo la percepción del consumidor de una caja eficiente y no
de desempeño han logrado que esta se desarrolle sólo para un nicho. Esto es
más evidente cuando hablamos de su falta de capacidad para aguantar con
potencias elevadas, aunque en otros segmentos sea aplicada en motores de
más de 1,000 hp.

Otras desventajas de las CVT incluyen sus costos elevados de mantenimiento.


Una descompostura puede salir muy cara, en el mejor de los casos, ya que es
su reparación es muy difícil y en muchas ocasiones es mejor cambiar toda la
caja. También no podemos dejar de mencionar el sonido que emiten cuando se
acelera y la lentitud de respuesta al acelerar a fondo en algunas ocasiones.
Ésta última más presente en versiones más antiguas que cuentan con una
banda metálica que se desliza cuando la potencia es muy alta.