Está en la página 1de 2

LA LEYENDA DE LA VIRGEN DE LA PIEDAD DE ALMENDRALEJO

El historiador Francisco Zarandieta nos habla en uno de sus libros que hace muchos años Almendralejo tenía en
su haber varias ermitas. Cada una de ellas servía de pórtico de entrada a la ciudad. Así, entre otras muchas por
ejemplo estaba la de los Mártires, ubicada en la calle del mismo nombre. Por el Oeste estaría la de San Marcos.
Los peregrinos que venían de Mérida o zona Norte accedían a la ciudad por la actual ermita de Santiago y los
que provenían de Villafranca realizaban sus oraciones en la Ermita de la Piedad. Ahí ofertaban sus
agradecimientos por parte de los caminantes que llegaban con bien a nuestra ciudad.
. Hoy nos paramos, precisamente, en la ermita de la Piedad. Para ello hay que remontarse al año 1507,
entonces, la villa de Almendralejo contaba con algo menos de 2.000 habitantes dedicados, en su inmensa
mayoría, a la ganadería y agricultura.
. Cuenta la leyenda que a media legua y algunas varas de la ciudad ( una legua equivale a 4 ,4 Kilómetros y vara
es una antigua medida española y portuguesa que equivale a 0,83 metros) se encontraba un agricultor labrando
sus tierras. El calor sofocante del mes de agosto hacía mella en sus rudos brazos, pero el trabajo agotador no
permitía descanso. Mientras seguía avanzando en el recorrer de sus tierra y a la altura donde hoy se encuentra
la actual ermita de la Piedad, su azadón se hundió en la tierra chocando violentamente con un objeto de piedra.
En ese momento escuchó una voz divina que le decía ¡piedad, piedad! El agricultor receloso y con cierto miedo
hincó sus rodillas en el suelo, apartó unos matojos y desenterró ávidamente el objeto. Su sorpresa fue
mayúscula al encontrar la imagen de una virgen antigua tallada en piedra.
. El agricultor, tras finalizar la jornada se llevó a casa el hallazgo y le comentó a su esposa lo ocurrido. María
tomó los hechos por una alucinación o confusión debido al impacto del sol de agosto en la cabeza de su tosco
marido. Dejaron la imagen en la alacena y tras cenar se fueron a descansar.
. Al día siguiente, ambos observaron sorprendidos que la imagen había desaparecido, atribuyéndolo a un
milagro más que a un robo que difícilmente podían realizar en su humilde morada. Ambos se arrodillaron y
rezaron varias oraciones.
. Como cualquier otro día, el hortelano volvió a su trabajo en la misma zona del día anterior . Anselmo no salía
de su asombro... La imagen apareció como por arte de magia en el mismo sitio que él la encontró el día anterior.
La cogió entre sus brazos y corriendo se desplazó de nuevo al pueblo. Una vez más le contó lo sucedido a
María, su mujer, y ambos decidieron llevar la imagen al párroco del pueblo y explicarle el extraño suceso.
. El párroco, mientras escuchaba el relato de los dos fieles de la villa, esbozaba una sutil sonrisa que denotaba
una cierta incredulidad por los hechos relatados. Más tarde, ya con gesto serio, calmó a la longeva pareja y le
dijo que depositaría la imagen en un lugar privilegiado de la sacristía.
.Al día siguiente era el párroco el que no daba crédito a lo que veían sus ojos. La imagen, una vez más, había
desaparecido. Creyendo entonces la historia de Anselmo y Maria, se fue rápidamente a casa de estos y
preguntó dónde había encontrado la imagen exactamente .
. Anselmo y el párroco encaminaron sus pasos y tras recorrer media legua y algunas varas llegaron al lugar
señalado. Efectivamente una vez más, semienterrada, estaba la imagen de la Piedad en el mismo lugar de la
aparición del primer día. Achacándolo a un milagro y entendiéndolo como un mensaje divino, el párroco decidió
que había que construir una ermita en ese lugar bajo el nombre de la Piedad. Para ello puso en marcha una
colecta popular.
. El primer real (cuyo valor era de tres maravedíes) fue el del propio Anselmo. A este le siguieron muchos más,
hasta conseguir los peculios necesarios para la construcción de la ermita.
.La virgen de la Piedad se convierte en Patrona de Almendralejo en 1657. En 1696 se adquieren los terrenos
anexos a la ermita. Y ya en el siglo XX, concretamente en 1987, siendo alcalde D. José García Bote es
nombrada Alcaldesa Perpetua de Almendralejo, años más tarde el 29 de mayo de 2008 se procede a la
Coronación Canónica de la Virgen coincidiendo con el final del rectorado de D. Tobías Medina Cledón.
. La verdadera imagen de la Piedad es la que se encuentra actualmente en la hornacina de entrada a la Ermita
de su nombre en Almendralejo.
. Debido a la importancia y gran valor de esta imagen, se ha realizado para el culto y devoción de los habitantes
de Almendralejo, otra de mayor tamaño y con menos valor histórico. Conservándose el original en el interior de
la ermita.
. ( transcrito literalmente del blog, Sueños, Deseos, Ilusiones, Leyendas, Mitos..., de Fernando Sierra Elias.)