Está en la página 1de 2

Pedro Sánchez invita a Cs y PP a

abstenerse: «No hay ningún obstáculo»


El presidente en funciones rechaza la interpretación de
Rivera y dice que ya cumple con lo que pide Cs

Seguir Víctor Ruiz de


Almirón@vic_almironMadridActualizado:16/09/2019 16:01h39

Noticias relacionadas

 Rivera propone al PP abstenerse con tres condiciones a Sánchez: indultos,


política económica y Navarra
 Podemos critica que el «insistente llamamiento a la derecha demuestra» que
Sánchez busca pactar con PP y Ciudadanos

Esta misma mañana Pedro Sánchez demandaba «responsabilidad» al resto de partidos


políticos para que faciliten su investidura. Desde el mes de junio el presidente del
Gobierno en funciones viene reclamando a PP, Cs y Podemos que desbloqueen la
legislatura.

Pese a ello el presidente del Gobierno rechaza el marco que plantea Albert Rivera para
establecer unas condiciones que harían posible su investidura porque interpreta que ya
cumple con lo que le demanda por lo que «no hay ningún obstáculo real para que PP y
Cs se abstengan».

Rivera ha ofrecido la abstención conjunta de PP y Cs si Sánchez fomenta la ruptura del


Gobierno en Navarra de los socialistas con Geroa Bai que preside María Chivite por un
gobierno de la coalición de UPN-Cs-PP, la planificación de la aplicación nuevamente
del artículo 155 y la puesta en marcha de reformas económicas sin subidas de
impuestos.

La respuesta de Sánchez es rechazar las exigencias de Rivera y seguir reclamándole su


abstención. Pero no porque diga estar en contra de las mismas sino porque dice que ya
cumple con las demandas planteadas hoy por el presidente de Ciudadanos.

Respecto a Cataluña, Sánchez ha dicho que «es evidente que el Gobierno de España
garantiza el cumplimiento de la Constitución». En una rápida valoración durante su
visita a las zonas afectadas por el temporal, el presidente del Gobierno en funciones ha
recordado que ya pactó con el PP la aplicación del 155 estando en la oposición y que
podría volver a hacerlo si se llega a ese escenario: «Actuaría con la misma contundencia
y proporcionalidad al desafío que se le pudiera plantear. No habría ningún tipo de duda
al respecto. Lo hicimos desde la oposición y lo haríamos desde el Gobierno de España».

Sobre la reivindicación de Rivera en materia de impuestos ha replicado que «la


intención es aliviar la carga fiscal», por lo que tampoco cree que haya problemas.
Aunque su propuesta reciente de 370 medidas planteada con Undias Podemos presenta
subidas fiscales y los puntos en los que plantea alguna bajada de impuestos son
minoritarios. Además, desde el PSOE se ha puesto el grito en el cielo por la intención
de los Gobiernos regionales de la Comunidad de Madrid y Andalucía. Planteando
incluso limitar la capacidad fiscal de las autonomías.

Respecto a Navarra Sánchez ha planteado que «no ha habido pacto con Bildu» y que el
Gobierno de María Chivite «garantiza el cumplimiento de la Constitución». Pero lo
que ha pedido Rivera es algo muy distinto: que sea la coalición Navarra Suma, como
fuerza más votada, la que gobierne con el apoyo de los socialistas navarros. Antes de la
constitución del Gobierno navarro Ferraz dijo "desentenderse" de las negociaciones de
Chivite pero sin impedir que formase un Gobierno con los nacionalsitas y que requiere
del apoyo de Billdu para cada votación.

«Engañoso»

Aunque su voluntad negociadora, sea esta mucha o poca, se centraba en el partido de


Pablo Iglesias para alcanzar un acuerdo. Pero de igual modo reclamaba la abstención de
Pablo Casado y Albert Rivera para poder empezar la legislatura.

Rivera ha planteado esta mañana la abstención conjunta de PP y Cs si Sánchez decide


romper el Gobierno en Navarra con Geroa Bai preside la socialista María Chivite y que
requiere el apoyo externo de Bildu. También plantea preparar la aplicación del artículo
155 en previsión de que el independentismo no acepte la sentencia del juicio al proceso.
Y por último reformas económicas con la premisa de no subir impuestos.

Pese a ello, desde La Moncloa no ven con buenos ojos la oferta realizada esta mañana
por Albert Rivera de pactar con el PP una abstención a cambio de tres condiciones. Pero
los socialistas consideran que los planteamientos de Rivera son «engañosos, cuando
no mentira directamente», en palabras de un dirigente.

Desde el Gobierno niegan el marco de Rivera porque insisten en que «en Navarra no se
da lo que él dice, no gobernamos con Bildu», dice una persona de la cúpula. Desde
Moncloa manifiestan que «en Navarra hay un gobierno que defiende la Constitución, en
Cataluña también el gobierno de España vela por el cumplimiento de la Constitución y
queremos bajar los impuestos a la clase media».