Está en la página 1de 2

Niveles de calificación del proceso de software

Alumnos: Segovia Hinojosa James


Flores Gonzalo Renato
El CMMI (capability Maturity Model Integration o Integración de sistemas modelos de madurez
de capacidades) es un modelo para la mejora y la evaluación de procesos de desarrollo de
software.

Fairley en su libro “Managing and Leading Software Projects”, define que es un enfoque de
mejora de procesos que proporciona a las organizaciones los elementos esenciales de
procesos efectivos. Se puede utilizar para guiar la mejora del proceso en un proyecto, una
división o una organización completa. CMMI ayuda a integrar funciones organizativas
tradicionalmente separadas, establecer objetivos y prioridades de mejora de procesos,
proporcionar orientación para procesos de calidad y proporcionar un punto de referencia para
evaluar los procesos actuales.

Se divide en: Modelo CMMI continuo y el modelo CMMI por etapas.

El CMMI continuo muestra la madurez de la organización en los procesos. Califica los


diferentes procesos de una empresa y organización de desarrollo de software en 6 niveles que
se relacionan con el nivel de madurez. Indica que mientras más maduros sean los procesos, el
desarrollo de software será más óptimo.

Según Sommerville(2011), una ventaja del modelo CMMI continuo es que las compañías
pueden elegir procesos para mejorar de acuerdo con sus necesidades particulares.

La escala que usa el CMMI es la siguiente:

Nivel de capacidad Nombre


Nivel 0 Incompleto
Nivel 1 Realizado
Nivel 2 Gestionado
Nivel 3 Definido
Nivel 4 Gestionado cuantitativamente
Nivel 5 Optimizado

 Incompleto: Este nivel indica que el proceso no se realiza o se ha realizado


parcialmente por ende no se cumplen los objetivos del área de procesos.

 Realizado: Este nivel indica que se han cumplido los objetivos del proceso, pero no
necesariamente teniendo un rendimiento óptimo y eficiente.

 Gestionado: En este nivel indica que el proceso ha sido administrado, planificado,


realizado y controlado para el desarrollo del software. Las métricas resultantes son
utilizadas para todos los niveles del CMMI.
 Definido: Indica que es un proceso que está basado en estándares de la organización
de acuerdo con la adaptación de la organización y contribuye productos de trabajo,
medidas, y otras de la mejora de procesos información de los activos de los procesos
de la organización.

 Gestionado cuantitativamente: En este nivel se utilizan técnicas estadísticas y


cuantitativas. De esta manera se puede entender la calidad y rendimiento del proceso
en términos estadísticos que se administraran a lo largo de la vida de este.

 Optimizado: Es el nivel más alto donde se estudia los resultados que se obtuvieron al
realizar las mediciones de proceso. Se centra en mejora continua del rendimiento de
los procesos mediante mejoras incrementales e innovadoras y encontrar causas
comunes de los problemas de cómo se realiza el proceso, y cómo arreglarlos.

El modelo CMMI en etapas define una clara ruta de mejora para las organizaciones y ofrece
una valoración de los procesos de software de la organización en uno de cinco niveles. Este
supone que todas las metas y prácticas en un nivel se implementaron antes de la transición al
siguiente nivel.

Los niveles del modelo CMMI por etapas consisten en un conjunto predefinido de áreas de
proceso. Los niveles de madurez se miden por el logro de los objetivos genéricos y específicos
que se aplican a cada conjunto predefinido de áreas de proceso.

1. Inicial: Describe a un proceso impredecible y al controlado.

2. Gestionado: El proceso cumple sus funciones, pero no eficazmente.

3. Definido: Proceso caracterizado por la organización y es proactivo.

4. Gestionado: cuantitativamente: Es medido por técnicas cuantitativas y estadísticas

5. Optimización: Mejora los procesos y elimina los problemas de estos para que sean
más eficaces.

Según Sommerville (2011), la principal diferencia entre ambos modelos es que el modelo
CMMI por etapas se usa para evaluar la capacidad de la organización como un todo, mientras
que el modelo continuo mide la madurez de áreas de proceso específicas dentro de la
organización.