Está en la página 1de 3

Cómo el naturalismo pudre la ciencia de

la cabeza hacia abajo


LINK : https://evolutionnews.org/2017/05/how-naturalism-rots-
science-from-the-head-down/
Denyse O'Leary
12 de mayo de 2017, 2:10 a.m.

" Post-verdad " fue la palabra del año de los Diccionarios Oxford para 2016. El
término "post-hecho" también se escucha con más frecuencia ahora. Oxford nos
dice que "post-hecho" se relaciona o denota "circunstancias en las que los hechos
objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que las
apelaciones a las emociones y creencias personales".

El post hecho ciertamente ha afectado a la ciencia. Los expertos culpan a todos


menos a ellos mismos por su creciente presencia. Pero un mundo posterior a los
hechos y posterior a la verdad está implícito e inevitable en la visión naturalista
metafísica (la naturaleza es todo lo que hay) que ahora se equipara con la
ciencia y a menudo la sustituye.

Comencemos desde arriba, con la cosmología. Algunos dicen que hay


una crisis en cosmología; otros dicen que solo hay desafíos . Décadas de
evidencia acumulada no han producido el universo que el naturalismo metafísico
espera y necesita. El Big Bang no ha dado paso a una teoría con menos
implicaciones teístas. Hay una gran cantidad de evidencia para afinar este
universo; peor, la evidencia de alternativas es fantasiosa o simplemente
ridícula. Dicho caritativamente, ni siquiera se consideraría evidencia fuera de la
ciencia actual.

Una respuesta ha sido simplemente desarrollar teorías cada vez más


fantasiosas. Peter Woit, un matemático de la Universidad de Columbia, es un
crítico ateo de ideas de moda pero sin apoyo como la teoría de cuerdas ( Not Even
Wrong, 2007) y el multiverso que apoya. Recientemente, Woit calificó a 2016
como el peor año de la " física falsa " (como en " noticias falsas "). Como le dijo a
Dennis Horgan recientemente en Scientific American, se refiere a "historias
engañosas y sobrevaloradas sobre física fundamental que promueven ideas
teóricas vacías o sin éxito, con un titular de clickbait".

La física falsa (se vincula a una serie de ejemplos en su blog ) presenta la


cosmología esencialmente como una forma de arte. Utiliza los adornos de la
ciencia como una mera decoración (el universo es una simulación por
computadora, el multiverso significa que la física no puede predecir nada ...). Los
conflictos con la realidad exigen una revolución en nuestra comprensión de la
física en lugar de vaciar la papelera.

Woit culpa a la Fundación Templeton por financiar estas cosas. Pero Templeton
atiende, como debe ser, a una audiencia. Quizás una cuestión más apremiante es
esta: la necesidad de defender el multiverso sin evidencia ha llevado a una
creciente incomodidad con las herramientas tradicionales de toma de decisiones
de la ciencia, por ejemplo, la falsabilidad y la navaja de afeitar de Occam. Y el
naturalismo metafísico, no la religión tradicional, está patrocinando esta guerra
contra la realidad.

¿Puede la ciencia sobrevivir a la idea de que la naturaleza es todo lo que hay? Los
resultados iniciales son preocupantes. Cuando se puede ignorar la evidencia, la
teoría solo necesita una relación tangencial con los métodos y herramientas de la
ciencia. El físico Chad Orzel expresó su decepción con la nueva versión
del Cosmos 2014 y dijo: “Encuentro la opción de priorizar material
tremendamente especulativo pero vagamente inspirador como la panspermia y
todo el material del 'futuro calendario cósmico'. Hay tanto de lo que aún no han
hablado que se basa en evidencia buena y sólida, pero estamos obteniendo una
vaguedad vertiginosa ”. Pero, ¿qué sucede si una cantidad inquietante de la
evidencia disponible no es deseada?

La idea cada vez más popular de que la conciencia es una ilusión fluye
naturalmente junto con la nueva cosmología. Las teorías contradictorias no entran
en conflicto porque cualquier resolución sería simplemente otra ilusión del
usuario. Los lectores notan lo extraño que suena la nueva literatura científica pero,
en la medida en que aceptan el naturalismo metafísico, pueden basar sus
objeciones solo en la incomodidad personal.

¿Qué pasa si una teoría, como el diseño inteligente, desafía el naturalismo


metafísico? Sin duda se destacará. Y se destacará porque es una amenaza para
todas las demás teorías en todo el sistema. Las teorías meramente contradictorias
o incoherentes que chocan entre sí no son una amenaza de manera similar; hay
tantos más esperando la boquilla.

¿Podría la teoría del diseño inteligente ofrecer ideas? Sí, pero tienen un
costo. Primero debemos reconocer que el naturalismo metafísico es la muerte de
la ciencia. Los naturalistas metafísicos actualmente están poniendo las
afirmaciones de la ciencia que las están fallando más allá del alcance de la
desconfirmación por evidencia y arrojando dudas sobre nuestra capacidad de
comprender la evidencia de todos modos.

La identificación es ante todo una exigencia de evidencia importante, respaldada


por una convicción de que el pensamiento basado en la razón no es una
ilusión. Eso significa, por supuesto, aceptar el ajuste fino como un hecho como
cualquier otro, que no debe explicarse igualando especulaciones vívidas sobre
universos alternativos con hechos observables. En segundo lugar, los teóricos de
la identidad insisten en que el contenido de información de nuestro universo y
formas de vida es el factor que falta en nuestro intento de comprender nuestro
mundo. Comprender la relación entre la información por un lado y la materia y la
energía por el otro es un próximo descubrimiento esencial. Eso es trabajo, no
ensayos elegantes.

Llegaremos allí eventualmente. Pero quizás no en esta cultura; quizás en una


posterior. La ciencia puede arrojar tantos recursos para proteger el naturalismo
metafísico que comienza a declinar. Los períodos de gran descubrimiento a
menudo son seguidos por siglos de depresión. Estas disminuciones se basan
generalmente en disminuciones filosóficas. La prevalencia de, por ejemplo, la
física falsa, muestra que estamos en medio de tal declive filosófico. Es una gran
elección para nuestro día.