Está en la página 1de 2

¿PUEDE UN CATÓLICO CELEBRAR HALLOWEEN?

El miércoles, 31 de octubre, se celebrará en muchos países la popular fiesta de Halloween.


En paralelo, la tradición católica, señala en el calendario la Festividad de Todos los Santos,
cada 1 de noviembre

Cercanos a la víspera de todos los santos, aparecen nuevamente los


anuncios para celebrar Halloween con la fiesta de disfraces, los niños
pidiendo dulces en las casas y las películas de terror. Toda una festividad
aparentemente “inofensiva”, pero ¿puede un católico celebrar Halloween?

Halloween es la abreviación del inglés antiguo “All hallow’s eve” que significa “Víspera de todos los
santos” y nació refiriéndose a esta gran fiesta cristiana, pero con el tiempo fue tomando un
sentido poco santo y propagando imágenes o símbolos demoníacos.

“Nos proponemos comenzar una transformación cultural: cambiar la celebración pagana que
representa una aberración para la fe católica, por una fiesta que rinda honores a Jesucristo”, dijo
el P. Zúñiga.

El Papa Francisco, en su homilía del 11 de abril, comentó sobre las tácticas del demonio para tentar
al hombre y alejarlo de Dios.

“¿Cómo hace el demonio para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza levemente,
pero crece y contagia a otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria.

Lo mismo pasa con Halloween, al perder su sentido cristiano. Se comienza con golosinas, máscaras,
disfraces que parecen atractivos y contagian, pero que a la larga fomentan el “consumo del terror”
y valores contrarios a la fe.

La columnista Alejandra Sosa Elízaga advirtió en un reciente artículo que


no es coherente que un católico celebre Halloween, una fiesta que resalta
“todo lo opuesto a Dios”, sino que más bien debe festejar la vida, “el amor
y la paz de Dios”.

Alejandra Sosa indicó que “En ‘Halloween’, se disfrazan los niños (as) de diablos y brujas y decoran
algunas casas con calabazas de siniestra sonrisa, gatos negros, vampiros,”, señaló, que en
Halloween se celebra “la muerte, las tinieblas, el miedo, lo monstruoso, lo repulsivo, el diablo, todo
lo opuesto a Dios”.

Sosa recordó que el diablo “no es un personaje simpático y mucho menos un invento. Su existencia
es dogma de fe de la Iglesia Católica, que afirma de él que es un ser personal espiritual, enemigo
de Dios, promotor del mal, que sólo busca nuestra condenación”.

Por ello, alentó a los fieles a “celebrar la vida, no la muerte; el bien, no el mal; el amor y la paz de
Dios”, e imitar a los santos.

“Expresemos nuestra fe en que, con ayuda de Dios, el bien siempre triunfa sobre el mal, los buenos
le ganan a los malos y la luz derrota la oscuridad. el 1 de noviembre, hay que celebrar a los santos.
Disfrazarse de santos, organizar juegos y concursos (lotería de los santos, sopa de letras)
Preguntas para el iniciar la sesión

¿Qué harás el 31 de octubre?

1) ponerse disfraz,

2) salir al vecindario,

3) llamar a las casas,

4) pedir dulces,

5) Temas: terror (en el disfraz) y amenaza (travesura si no hay dulce)

6) Fiesta de disfraces

¿Cómo debiera celebrarse el 31 de octubre?

• De susto, miedo o destrucción?

• Celebrar, disfrazarse y compartir “en buena” ¿cómo sería?

• ¿De recordar a los Santos sus vidas o ejemplos? ¿Qué Santos conocen?

Actividad: hacer el distintivo para la puerta recordando a todos los Santos.