Está en la página 1de 863

REGLAMENTOS

2017
E C L E S I Á S T I C O - A D M I N I S T R AT I V O S

I G L E S I A A D V E N T I S TA D E L S É P T I M O D Í A
DIVISIÓN SUDAMERICANA

Asociación
Casa Editora Gral. José de San Martín 4555, B1604CDG
Sudamericana Florida Oeste, Buenos Aires, Rep. Argentina.
Dirección: Walter E. Steger y Uesley Peyerl
Diseño del interior: Carlos Schefer
Diseño de tapa: DSA
Ilustración de tapa: DSA

IMPRESO EN LA ARGENTINA
Printed in Argentina

Segunda edición
MMXVI – 0,657M

Es propiedad. © 2016 Secretaría de la División Sudamericana. © 2016 ACES.


Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.

ISBN 978-987-701-602-4

Iglesia Adventista del Séptimo Día - Secretaría de la División Sudamericana


Reglamentos eclesiástico-administrativos / Dirigido por Walter E.
Steger / Uesley Peyerl. – 2ª ed. – Florida : Asociación Casa Editora
Sudamericana, 2017.
864 p. ; 20 x 14 cm.

ISBN 978-987-701-602-4

1. Reglamentos. 2. Iglesia Adventista. I. Steger, Walter E., dir. II. Uesley,


Peyerl, dir.
CDD 267

Se terminó de imprimir el 04 de enero de 2017 en talleres propios (Gral. José de


San Martín 4555, B1604CDG Florida Oeste, Buenos Aires).

Prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación (texto, imágenes y


diseño), su manipulación informática y transmisión ya sea electrónica, mecánica,
por fotocopia u otros medios, sin permiso previo del editor.

-109608-
INTRODUCCIÓN
Dios nos está permitiendo presentarles una nueva versión de los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día, conocido en la Iglesia Adventista por su
sigla REA. Para este período de 2017, el Reglamento consta de cuatro partes:
La primera contiene las “Creencias fundamentales de los Adventistas del
Séptimo Día”, y la “Constitución” y el “Reglamento interno de la Asociación
General de los Adventistas del Séptimo Día”, con las enmiendas y modificaciones
aprobadas en el 60° Congreso Mundial de la iglesia realizado en el 2015 en San
Antonio, Texas, Estados Unidos, además de algunas modificaciones votadas
por las Juntas Plenarias de la División Sudamericana en sus sesiones de mayo
y noviembre del 2016.
La segunda incluye la “Declaración de Misión de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día” y la declaración de “Compromiso total con Dios”, tal como fue-
ron aprobadas en el Concilio Anual de la Asociación General de 2014, y que
solicitamos dar a conocer siempre en las primeras reuniones generales de cada
institución al iniciar el año.
La tercera comprende los reglamentos eclesiástico-administrativos de la Di-
visión Sudamericana de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo
Día, adoptados por su Junta Directiva en virtud de la disposición C 10 05 del
Working Policy de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, que
textualmente dice: “La Junta Directiva de cada División preparará y publicará un
reglamento eclesiástico-administrativo para la División, sus departamentos y las
organizaciones e instituciones existentes dentro de su territorio, en armonía con la
Constitución y los Reglamentos eclesiástico-administrativos de la Asociación General”.
La cuarta y última es la sección Apéndices. Esta parte incluye: I-Siglas DSA
(con su significado, el cual facilita el uso de las nomenclaturas utilizadas en el
mundo y, principalmente, en la DSA); II-Modelos de Credenciales y Licencias;
y III-Siglas IASD (con su significado, el cual describe las distintas entidades
que componen la Iglesia Adventista en sus diversos niveles).
Este libro de Reglamentos es la voz autorizada de la Iglesia Adventista del Sépti-
mo Día en todo el territorio de la División Sudamericana, en lo que tiene que ver
con la organización y administración de la Obra de la iglesia, por lo que debe ser
estrictamente observado y cumplido por todas las organizaciones denominacionales.
Estos reglamentos son revisados periódicamente por la Comisión de Regla-
mentos de la División Sudamericana, y pueden ser modificados en cualquier

3
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

sesión plenaria de su Junta Directiva. La presente edición reemplaza a todas las


anteriores.
Queremos resaltar a los usuarios de este libro que ha sido agregada una “S”
al número de código de algunos reglamentos; esta sirve para indicar que estos
son propios de la División Sudamericana.

Brasilia, 25 de noviembre de 2016.


Secretaría de la División Sudamericana de la Asociación General
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

4
ÍNDICE

Introducción pág. 3
Preámbulo pág. 20

Parte I–CONSTITUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN GENERAL


Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día pág. 24
Constitución de la Asociación General pág. 36
Reglamento interno de la Asociación General pág. 47

Parte II–DECLARACIÓN DE MISIÓN


Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A 05
Declaración de valores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A 10
Compromiso total con Dios A 15
Guía para la misión A 20

Parte III–REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS


DE LA DIVISIÓN SUDAMERICANA
Reglamentos eclesiástico-administrativos generales B
Estructura orgánica de la Iglesia Adventista del Séptimo Día B 05
Reglamentos eclesiástico-administrativos B 10
Congresos de la Asociación General B 15
Responsabilidad y vínculos entre los administradores B 25
Capacitación y entrenamiento de administradores B 26 S
Elección de obreros retirados para cargos electivos B 27 S
Procedimientos para organizar nuevas Misiones, Asociaciones y Uniones B 30
Procedimientos para realizar cambios territoriales B 40
Procedimientos para fusionar Asociaciones, Misiones,
Uniones y Uniones de Iglesias B 45
Procedimientos para disolver Asociaciones, Misiones y Uniones B 50
Procedimientos para elevar una Misión al estatus de Asociación B 55
Procedimientos para elevar una Unión-misión al estatus
de Unión-asociación B 60

5
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

División del territorio de una Unión-asociación/misión B 65


Vínculos y relaciones administrativas B 70
Manual de la iglesia B 85
Guías de estudio de la Biblia para la Escuela Sabática B 90
Relaciones humanas B 95
Las relaciones personales y la autoridad de la Organización B 100
Procedimiento de conciliación y resolución por quejas personales B 102 S
Entidades legales B 115
Asesoría legal B 120
Consecuencias financieras de una demanda B 125
Instituciones B 130
Procedimientos relacionados con las juntas directivas
y los administradores de las instituciones B 135
Viajes dentro de la División B 145 S
Control y preservación de documentos B 150
Protección de la marca registrada “Adventistas del Séptimo Día” B 160

Plan administrativo de la División Sudamericana C


División Sudamericana–Propósito y miembros C 03 S
Territorios de la División C 05 S
Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División C 10
Junta Directiva de la División–Atribuciones, constitución y acuerdos C 12 S
Comisiones de la División C 13 S
Sesiones plenarias y concilios de la División C 15
Administradores y equipo de la División C 16 S
Procedimientos para el reemplazo de los administradores de la División C 17
Congresos de las Uniones-asociación, Uniones-misión y Uniones de Iglesias C 25
Congresos de las Asociaciones/Misiones C 30
Juntas directivas y comisiones internas C 35 S
Iglesia de la Asociación/Misión C 45
Revisión anual de la manutención de los obreros C 60
Programa denominacional de aviación C 90
Programa denominacional de lanchas y clínicas rodantes C 91 S

Modelos de Estatutos y Reglamento Interno D


Naturaleza constitutiva y representativa de la Iglesia Adventista D 05
Modelos de Estatutos y Reglamento Interno D 07 S

6
Índice

Estatutos y Reglamento Interno para las Uniones-asociación D 10


Reglamento Interno para las Uniones-misión D 15
Reglamento Interno para una Unión-misión de Iglesias D 19
Estatutos y Reglamento Interno para las Asociaciones D 20
Reglamento Interno para las Misiones D 25
Estatutos y Reglamento Interno para las entidades legales D 30

Licencias/credenciales, estatus, llamados,


registro de servicios, vacaciones y finanzas personales
de los obreros E
Clasificación de quienes sirven a la iglesia E 01 S
Licencias y credenciales eclesiásticas E 05
Licencias y credenciales E 10
Protección de licencias, credenciales y honorabilidad de los obreros E 12 S
Estatus denominacional de los obreros E 15
Estatus de los obreros en caso de cambios territoriales E 16 S
Traslados independientes entre Divisiones E 20
Traslados independientes dentro de la División Sudamericana E 22 S
Estatus de División adoptiva para quienes nunca fueron obreros
en su División de origen E 30
Opciones de estatus para los obreros que nacieron en el campo misionero E 35
Llamados, conceptos y procedimientos E 37 S
Procedimiento para cursar llamados dentro del territorio de la División E 45
Procedimientos para llamar a obreros interdivisión E 46
Ingreso de obreros E 47 S
Reingreso de ex obreros E 48 S
Jubilación, en caso de enfermedad, de obreros en cargos electivos E 55
El presidente de una Asociación/Misión debe ser pastor E 60
Preservación de los registros de servicios E 70
Vacaciones anuales y días feriados E 75
Autorización para ausentarse del territorio de labor E 77 S
Finanzas personales de los obreros E 80
Conflicto de Intereses y/o Compromisos E 85 S
Voto de dedicación exclusiva del obrero E 90 S
Reglamento para el área de informática E 100 S

Departamentos, Ministerios y Servicios F

7
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Ministerio de Capellanía Adventista (MCap) FA


Filosofía FA 05
Misión FA 06 S
Propósito FA 07 S
Objetivos FA 10 S
Ministerio en el Área de Salud FA 12 S
Ministerio para estudiantes adventistas de nivel superior/universitario
en instituciones no adventistas FA 15
Ministerio en las instituciones de educación adventistas FA 16 S

Ministerio del Niño (MN) y Ministerio del


Adolescente (MA) FB
Filosofía FB 05
Misión FB 06 S
Propósito FB 07 S
Objetivos FB 10
Áreas de énfasis FB 15
Personal FB 20
Responsabilidad para la implementación del currículo FB 25

Departamento de Comunicación (DCom) FC


Filosofía FC 05
Misión FC 10
Propósito FC 12 S
Objetivo FC 15
Responsabilidad en alcanzar el objetivo FC 20
Funciones y servicios FC 25

Departamento de Educación (DEd) FE


Filosofía adventista de la educación FE 05
El papel de las escuelas, facultades y universidades adventistas FE 10
Departamento de Educación de la División FE 15 S
Evaluación de las instituciones educativas FE 16 S
Cómo establecer instituciones, elevar la categoría de las ya existentes
y autorizar nuevos cursos y carreras FE 20
Manutención del sistema educativo adventista FE 22 S
Profesores de Enseñanza Religiosa FE 40

8
Índice

Admisión de alumnos no adventistas en nuestras escuelas primarias FE 45


Excursiones de alumnos y/o profesores FE 90
Ministerio en el campus público FE 95

Ministerio de la Familia (MF) FF


Filosofía FF 05
Misión FF 10 S
Propósito FF 15 S
Objetivos FF 20
Áreas de énfasis FF 25

Ministerio de la Salud (MS) FH


Filosofía FH 05
Misión FH 10 S
Propósito FH 15 S
Objetivos FH 17 S
Principios operativos para las instituciones médicas FH 20
Plan de operación de las instituciones médicas FH 25
Especialización de los administradores hospitalarios FH 30
Comisiones hospitalarias obligatorias FH 32 S
Evaluación de las instituciones médicas FH 35

Asuntos Públicos y Libertad Religiosa (APLR) FL


Filosofía FL 05
Misión FL 07 S
Propósitos FL 10
Objetivos FL 12 S
Responsabilidades FL 15
Asociación Internacional de Libertad Religiosa FL 20
Litigios relacionados con la libertad religiosa FL 25

Asociación Ministerial (AM) FM


Filosofía FM 05
Misión FM 10
Propósito FM 15 S
Objetivos FM 20 S
Responsabilidades del secretario ministerial FM 25 S

9
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Deberes del secretario ministerial FM 30 S


Área Femenina de la Asociación Ministerial FM 35
Comisión Ministerial FM 40
Revista Ministerio Adventista FM 45
Revista del Anciano FM 50

Evangelismo (Ev) FN
Filosofía FN 05
Misión FN 10
Propósitos FN 15

Ministerio de las Publicaciones (MP) FP


Filosofía FP 01
Misión FP 02 S
Propósito FP 03
Objetivos FP 04 S
Principios básicos para el funcionamiento de las casas editoras FP 05
Nombramiento de redactores FP 10
Himnario adventista FP 15
Aprobación de originales FP 20
Casas editoras FP 25
Derechos de autor FP 45
Agencias de distribución FP 50
Colportaje evangélico FP 55
Evangelistas de la página impresa FP 60
Voto del colportor evangélico FP 65

Ministerio Personal y Escuela Sabática (MiPES) FR


Filosofía del Ministerio Personal FR 05 S
Misión del Ministerio Personal FR 10 S
Propósito del Ministerio Personal FR 15 S
Objetivos del Ministerio Personal FR 20 S
Filosofía de la Escuela Sabática FR 25 S
Misión de la Escuela Sabática FR 30 S
Propósito de la Escuela Sabática FR 35 S
Objetivos de la Escuela Sabática FR 40 S
Funciones editoriales de la Escuela Sabática FR 45

10
Índice

Ministerio de Mayordomía Cristiana (MMC) FS


Filosofía FS 05
Misión FS 10 S
Propósito FS 15 S
Objetivos FS 20 S
Áreas de énfasis FS 25
Relación con las Uniones FS 30

Servicio de Testamentos y Legados (TL) FT


Propósito FT 05

Ministerio de la Mujer (MM) FW


Filosofía FW 05
Misión FW 10 S
Propósito FW 15 S
Objetivos FW 20 S

Ministerio Joven (MJ) FY


Filosofía FY 05 S
Misión FY 10 S
Propósito FY 15 S
Objetivos FY 20
Programas y actividades FY 25
Ministerio en los campus universitarios FY 30

Ministerio de Conquistadores y Aventureros (MCA) FZ


Filosofía FZ 05 S
Misión FZ 10 S
Propósito FZ 15 S
Objetivos FZ 20 S
Programas y actividades FZ 25 S

Servicio del Espíritu de Profecía (SEP) GE


Escritos de Elena G. de White GE 05
Reproducción de los escritos de Elena G. de White GE 10

11
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos


Asistenciales (ADRA) HA
Identidad, Misión, Visión, Valores, Principios Operativos y Antecedentes
de ADRA HA 05
Organización y procedimientos de ADRA-DSA HA 10
Bases para la filosofía de ADRA HA 15

Misión Global (MG) HC


Filosofía HC 05 S
Misión HC 10 S
Propósito HC 15 S
Objetivos HC 20 S
Estrategias HC 25 S

Acción Solidaria Adventista (ASA) HD


Filosofía HD 05 S
Misión HD 10 S
Propósito HD 15 S
Recursos HD 20 S

Producción de Alimentos Saludables HI


Fundamentos del Servicio HI 05
Fábricas de alimentos HI 25 S
Orientaciones financiero-operativas HI 30 S

Seminario Adventista Latinoamericano de


Teología (SALT) HS
Identificación HS 01
Estructura administrativa y organización HS 02
Cursos, programas de estudio y títulos académicos HS 03
Administración académica HS 04
Biblioteca HS 05
Administración financiera HS 06
Cuerpo docente y profesores HS 07
Alumnos HS 08
Cláusulas generales HS 09
Organigrama administrativo del SALT HS 10

12
Índice

Comisión de Investigación Bíblica HS 40


Comisión de Educación Ministerial y Teológica HS 45

Ministerios de Apoyo K
Criterios para definir los ministerios de apoyo K 05 S

Ministerio Adventista L
Formación ministerial L 05
Plan de práctica ministerial L 10
Plan para aumentar el número de obreros ministeriales L 12 S
Procedimientos aplicables durante la práctica ministerial L 15
Facultades teológicas L 20
Funciones eclesiásticas de los obreros con licencia ministerial L 25
Pastores de otras iglesias que aceptan el mensaje adventista L 30 S
Calificaciones para la ordenación al ministerio L 35
Ordenados para la iglesia mundial L 40
Procedimiento para autorizar la ordenación L 45
Examen de los candidatos a la ordenación L 50
El servicio de ordenación L 55
Protegiendo la reputación del ministerio L 60

Servicio de obreros interdivisión M


Servicio de obreros interdivisión M 05

Servicio de obreros interunión N


Filosofía N 05
Definiciones N 10
La familia del obrero interunión N 15
Llamados y períodos de servicio interunión N 20
Preparativos para el embarque y arreglos financieros N 25
Reembolso de los gastos de mudanza N 30
Vacaciones regulares y vacaciones especiales N 40
Manutención de los obreros interunión N 45
Seguridad/Previsión social de los obreros interunión N 50
Obreros que se casan mientras están en servicio interunión N 55
Retorno permanente de los obreros interunión N 60
Estudios de los hijos de un obrero interunión N 65

13
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Reincorporación de obreros con retorno permanente N 70


Discontinuidad de los obreros interunión N 75
Traslados independientes y reincorporación de obreros N 80
Financiación del servicio de obreros interunión N 85
Plan de intercambio de obreros interunión N 90 S

Servicio Voluntario Adventista (SVA) R


Filosofía R 05
Objetivos R 10
Responsabilidades R 15
Evacuación temporaria a causa de desastres naturales o inestabilidad política R 17
Planes de servicio R 20
Procedimientos R 25

Reglamentos financieros generales S


Operaciones y ambiente financiero S 04
Planeamiento financiero y Proceso presupuestario S 09
Informes financieros S 19
Normas de responsabilidad financiera S 20 S
Índices financieros S 24
Preparación y aprobación de los presupuestos S 27
Auditorías financieras S 29
Subvenciones generales y de emergencia S 30
Comisiones de supervisión financiera S 34
Fondos de la Asociación General S 37
Protección de los recursos y las inversiones de la Organización S 40
Límites y pautas para la solicitación de fondos S 55
Registro de propiedades S 60
Reglamentos sobre seguros S 70
Depreciación de activos fijos S 75
Otorgamiento de fianzas para entrar a Estados Unidos S 80
Reglamentos fundamentales de la Asociación General para la prueba
de conformidad con el reglamento S 90

Auditoría SA
Auditores y Auditoría SA 05
Servicio de Auditoría Interna SA 40 S

14
Índice

Tecnología de la Información SB
Tecnología de la información SB 05 S

Sostén financiero de la Organización T


Sostén financiero de la Obra T 05
Fondos de la División Sudamericana T 10
Reglamento de tipos de cambio monetario T 25
Obrero nacional que retorna T 45

Finanzas relacionadas con las instituciones educativas U


Sostén de las instituciones educativas U 05
Obreros enviados a realizar estudios avanzados U 14
Obreros becados para estudios de posgrado en el territorio de la División U 16 S
Obreros becados para estudios de posgrado fuera del territorio de la División U 18 S
Obreros que cursan posgrados con un patrocinio parcial
o sin el patrocinio de la Organización U 19 S
Estudios de posgrado para médicos misioneros U 25

Uso del diezmo V


Principios y procedimientos con respecto al diezmo V 05
Compartiendo el diezmo V 10
Uso del diezmo V 15

Recolección Anual X
Propósito y objetivos X 05
Administración y uso de los fondos de la Recolección X 17 S
Responsabilidad de ADRA en la Recolección X 30

Plan de manutención y beneficios del obrero Y


Filosofía de la manutención Y 05
Escala móvil de la División Sudamericana Y 10 S
Viáticos y reembolso de los gastos de viajes oficiales Y 15
Auxilios concedidos a los obreros Y 20
I - Ayuda de vivienda Y 20 05
II - Asistencia médica Y 20 15
III - Reembolso de los gastos de mudanza Y 20 25 S
IV - Plan de becas educativas Y 20 30

15
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

V - Auxilios para gastos de adopción de hijos Y 20 39


VI - Ayudas para gastos de sepelio Y 20 40
VII - Ayuda por hijos Y 20 45 S
VIII - Ayuda para gastos de climatización Y 20 50 S
IX - Ayuda para literatura y/o equipo profesional Y 20 55 S
X - Ayuda para smartphone Y 20 56 S
XI - Ayuda de costo cuota socio Y 20 60 S
Ayudas para contingencias (seguros) Y 25 S
Reglamento para el uso de vehículos Y 30
Indemnización o auxilio de reinstalación Y 40 S
Compensaciones sobre el impuesto de renta Y 45 S
Concesión de un auxilio complementario de manutención a los
obreros participantes del Plan BETA Y 55 S

Plan Pensión de Gracia (PPG-BD) Z


Plan Pensión de Gracia de la División Sudamericana Z 00
Plan PPG-BD Z 05
Conceptos, definiciones y terminología del PPG-BD Z 10
Estructura financiera y fuentes de costeo del PPG-BD Z 20
Crédito de Tiempo de Actividades o de Servicio Reconocidos (TASR)
y de Tiempo de Contribución (TC) Z 25
Beneficio diferido para participantes que se desvincularon
formalmente de las actividades o el servicio Z 27
Carencias Z 30
Beneficios del PPG-BD Z 40
Beneficios del PPG-BD otorgados a los participantes
que se trasladaron independientemente a otras Divisiones Z 50
Responsabilidad de la División Sudamericana relacionada
con obreros que fueron llamados a servir en otras Divisiones Z 60
Enmiendas y modificaciones a este reglamento Z 70

IAJA/PPG-CDC ZZ-C
Características de los participantes ZZ-C 05
Características de los beneficiarios ZZ-C 10
Inscripción de participantes y beneficiarios ZZ-C 15
Cancelación o suspensión de la inscripción
de participantes o beneficiarios ZZ-C 20

16
Índice

Reinscripción ZZ-C 25
Beneficios ZZ-C 35
Beneficio programado ZZ-C 40
Beneficio por invalidez ZZ-C 45
Beneficio de pensión por muerte ZZ-C 50
Contribución y costeo ZZ-C 55
Cuotas, cuentas y fondos ZZ-C 60
Cambios en el reglamento del IAJA/PPG-CDC ZZ-C 65
Disposiciones generales ZZ-C 70

PPG-CDO ZZ-O
Características de los participantes ZZ-O 05
Características de los beneficiarios ZZ-O 10
Inscripción de participantes y beneficiarios ZZ-O 15
Cancelación o suspensión de la inscripción
de participantes o beneficiarios ZZ-O 20
Reinscripción ZZ-O 25 S
Valor base de contribución ZZ-O 30
Beneficios–Disposiciones generales ZZ-O 35
Beneficio de renta de la pensión de gracia por edad ZZ-O 40
Beneficio de renta de la pensión de gracia especial ZZ-O 45
Beneficio de renta de la pensión de gracia por invalidez ZZ-O 50
Beneficio de renta de pensión por muerte ZZ-O 55
Forma y fecha de cálculo, de la forma de pago y del reajuste de los beneficios ZZ-O 60
Costo ZZ-O 65
Fondos de cuotas ZZ-O 70
Alteraciones del reglamento del PPG-CDO ZZ-O 75
Disposiciones generales ZZ-O 80

Normas generales aplicables a los sistemas del PPG y el IAJA ZZZ


Planes de pensión de gracia de la División Sudamericana ZZZ 05
Conceptos, definiciones y terminología que regulan la extensión
y las restricciones de las ayudas ZZZ 10
Fondo Colectivo de Ayudas y Participaciones (FONCAP) ZZZ 15
Ayudas asistenciales ZZZ 20
Condiciones para la concesión de las ayudas asistenciales ZZZ 25
Ayudas complementarias temporarias provistas por la organización

17
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

o institución a la cual el obrero, con más de 15 años de TASR o TC,


estaba vinculado en el momento de la percepción del beneficio ZZZ 30
Continuación de la subsistencia temporaria por hasta 6 meses
en el caso de los obreros que se incapacitan por razones de salud ZZZ 35
Exclusiones expresas ZZZ 37
Ayuda especial a los participantes que se incapacitaron
teniendo menos de 15 años de TASR y/o TC ZZZ 40
Ayuda de mudanza al obrero retirado o jubilado ZZZ 45
Oportunidad de actividad o servicio para viudos no obreros ZZZ 50
Servicio pospensión de gracia ZZZ 55
Previsión o seguridad social oficial ZZZ 60
Enmiendas y modificaciones a este Reglamento ZZZ 65

Índice alfabético (letras A-Y) pág. 796


Índice temático del Plan Pensión de Gracia (letras Z, ZZ-C, ZZ-O y ZZZ) pág. 825
Apéndices
I - Siglas vigentes de la DSA pág. 839
II - Modelos de Credenciales y Licencias pág. 858
III - Siglas oficiales de la IASD en la DSA pág. 862

18
ACLARACIÓN
Cuando aparezcan los vocablos “obrero”, “delegado”, “hermano”,
“miembro”, “viudo”, etc., debe verificarse el contexto para determinar
si se refiere a la persona indistintamente de su género (hombre o mujer).
Editorialmente se ha establecido así para no tener que colocar “el/la”,
“o/a”, “los/las”, etc., antes o después de cada una de las palabras ante-
riormente señaladas y para que todo sea más fluido.
PREÁMBULO
La Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, llamada en ade-
lante “Asociación General”, es la organización gobernante central de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día en todo el mundo.
La Asociación General abarca al cuerpo total de creyentes de la iglesia en
el mundo entero, junto con todas sus organizaciones. Está compuesta por las
“Uniones” y las Asociaciones/Misiones adjuntas, que han sido o sean debida-
mente aceptadas por voto de la iglesia mundial reunida en un Congreso de
la Asociación General.
La Asociación General es la entidad máxima o superior de la iglesia en lo
que se refiere a su administración mundial, porque es el cuerpo unido y orga-
nizado de todas las “Uniones” del mundo. Está autorizada por su Constitución
a crear organizaciones subordinadas para promover sus objetivos específicos
en cualquier parte del globo.
La Asociación General es, al mismo tiempo, la mayor entidad de la iglesia,
porque engloba a todas las otras, en todas las partes del mundo.1
La Asociación General conduce la Obra mundial de la iglesia a través de
las “Divisiones”, que son secciones o sucursales de ella que operan subordi-
nadamente y en armonía con los reglamentos eclesiástico-administrativos
de la Asociación General, dentro de un territorio específico,2 aunque tienen
autonomía administrativa.
Una División abarca todas las Uniones, Asociaciones, Misiones e institu-
ciones ubicadas en el área del mundo que le ha sido asignada.
La División Sudamericana de la Asociación General de los Adventistas del
Séptimo Día, llamada en adelante la “División Sudamericana” o, simplemente,
la “División”, es la sección de la Asociación General que gobierna a la Iglesia
Adventista del Séptimo Día en ocho países sudamericanos. Incluye todas las
Uniones y las Asociaciones/Misiones adjuntas que han sido o fueren debida-
mente organizadas dentro de su territorio y recibidas posteriormente en la
hermandad mundial de Uniones, en un Congreso regular de la Asociación
General.

1 Ver la estructura orgánica de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en B 05.


2 Ver la jurisdicción administrativa de la Asociación General en el Artículo I del Reglamento interno
de la Asociación General.

20
Preámbulo

La Junta Directiva de la División Sudamericana funciona en nombre de la


Junta Directiva de la Asociación General en todo el territorio de la División,
y su autoridad debe ser acatada por las Uniones y las organizaciones locales
en todo lo referente a administración y consejo.3

Brasilia, 25 de noviembre de 2016


Secretaría de la División Sudamericana
de la Asociación General
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

3 Ver el Artículo XIV del Reglamento interno de la Asociación General.

21
Reglamentos
eclesiástico-administrativos
de la División Sudamericana
de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día

PARTE I

Creencias fundamentales
Constitución
Reglamento interno
de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día

23
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Creencias fundamentales de los


Adventistas del Séptimo Día
(Con las enmiendas y modificaciones aprobadas en el 60º Congreso de la
Asociación General, realizado en San Antonio, Texas, EE. UU., del 02 al 13
de julio de 2015.)

Los Adventistas del Séptimo Día aceptamos la Biblia como nuestro único
credo y sostenemos una serie de creencias fundamentales basadas en las ense-
ñanzas de las Sagradas Escrituras. Estas creencias, tal como se presentan aquí,
constituyen la forma en que la iglesia comprende y expresa las enseñanzas de las
Escrituras. Se pueden revisar estas declaraciones en un Congreso de la Asociación
General, si el Espíritu Santo lleva a la iglesia a una comprensión más plena de
la verdad bíblica o encuentra un lenguaje mejor para expresar las enseñanzas
de la Santa Palabra de Dios.

1. Las Sagradas Escrituras


Las Sagradas Escrituras, que abarcan el Antiguo Testamento y el Nuevo
Testamento, constituyen la Palabra de Dios escrita, transmitida por inspiración
divina. Los autores inspirados hablaron y escribieron impulsados por el Espíritu
Santo. Por medio de esta Palabra, Dios comunica a los seres humanos el cono-
cimiento necesario para alcanzar la salvación. Las Sagradas Escrituras son la
revelación suprema, autoritativa e infalible de la voluntad divina. Son la norma
del carácter, el criterio para evaluar la experiencia, la revelación definitiva de
las doctrinas, un registro fidedigno de los actos de Dios realizados en el curso
de la historia (Sal. 119:105; Prov. 30:5, 6; Isa. 8:20; Juan 17:17; 1 Tes. 2:13; 2
Tim. 3:16, 17; Heb. 4:12; 2 Ped. 1:20, 21).

2. La Trinidad
Hay un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, una unidad de tres personas
coeternas. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y
omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana, aunque se lo puede
conocer por medio de su autorrevelación. Dios, que es amor, es digno, para siempre,
de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación (Gén. 1:26; Deut.
6:4; Isa. 6:8; Mat. 28:19; Juan 3:16; 2 Cor. 1:21, 22; 13:14; Efe. 4:4-6; 1 Ped. 1:2).

24
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

3. El Padre
Dios el Padre eterno es el Creador, Originador, Sustentador y Soberano de
toda la creación. Es justo y santo, misericordioso y clemente, tardo en airarse,
y abundante en amor y fidelidad. Las cualidades y las facultades del Padre se
manifiestan también en el Hijo y en el Espíritu Santo (Gén. 1:1; Deut. 4:35;
Sal. 110:1, 4; Juan 3:16; 14:9; 1 Cor. 15:28; 1 Tim. 1:17; 1 Juan 4:8; Apoc. 4:11).

4. El Hijo
Dios el hijo Eterno se encarnó como Jesucristo. Por medio de él se crearon
todas las cosas, se reveló el carácter de Dios, se llevó a cabo la salvación de la
humanidad y se juzga al mundo. Aunque es verdadero y eternamente Dios,
llegó a ser también verdaderamente humano, Jesús el Cristo. Fue concebido por
el Espíritu Santo y nació de la virgen María. Vivió y experimentó la tentación
como ser humano, pero ejemplificó perfectamente la justicia y el amor de Dios.
Mediante sus milagros, manifestó el poder de Dios, y aquellos dieron testimonio
de que era el prometido Mesías de Dios. Sufrió y murió voluntariamente en la
cruz por nuestros pecados y en nuestro lugar, resucitó de entre los muertos y
ascendió al cielo para ministrar en el Santuario celestial en favor de nosotros.
Volverá otra vez en gloria, para librar definitivamente a su pueblo y restaurar
todas las cosas (Isa. 53:4-6; Dan. 9:25-27; Luc. 1:35; Juan 1:1-3, 14; 5:22; 10:30;
14:1-3, 9, 13; Rom. 6:23; 1 Cor. 15:3, 4; 2 Cor. 3:18; 5:17-19; Fil. 2:5-11; Col.
1:15-19; Heb. 2:9-18; 8:1, 2).

5. El Espíritu Santo
Dios el Espíritu eterno desempeñó una parte activa, con el Padre y el Hijo,
en la creación, en la encarnación y en la redención. Es una persona, de la misma
manera que lo son el Padre y el Hijo. Inspiró a los autores de las Escrituras.
Infundió poder a la vida de Cristo. Atrae y convence a los seres humanos, y
renueva a los que responden y los transforma a la imagen de Dios. Enviado por
el Padre y por el Hijo para estar siempre con sus hijos, concede dones espirituales
a la iglesia, la capacita para dar testimonio en favor de Cristo y, en armonía con
las Escrituras, la guía a toda la verdad (Gén. 1:1, 2; 2 Sam. 23:2; Sal. 51:11; Isa.
61:1; Luc. 1:35; 4:18; Juan 14:16-18, 26; 15:26; 16:7-13; Hech. 1:8; 5:3; 10:38;
Rom. 5:5; 1 Cor. 12:7-11; 2 Cor. 3:18; 2 Ped. 1:21).

6. La creación
Dios reveló en las Escrituras el relato auténtico e histórico de su actividad

25
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

creadora. El Señor creó el universo y, en una creación reciente de seis días, hizo
“los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay”, y reposó en el
séptimo día. De ese modo, estableció el sábado como un monumento perpe-
tuo conmemorativo de la obra que llevó a cabo y completó durante seis días
literales que, junto con el sábado, constituyeron la misma unidad de tiempo
que hoy llamamos semana. Dios hizo al primer hombre y a la primera mujer
a su imagen, como corona de la creación, y les dio dominio sobre el mundo
y la responsabilidad de cuidar de él. Cuando el mundo quedó terminado, era
“bueno en gran manera”, proclamando la gloria de Dios (Gén. 1, 2; 5; 11; Éxo.
20:8-11; Sal. 19:1-6; 33:6, 9; 104; Isa. 45:12, 18; Hech. 17:24; Col. 1:16; Heb.
1:2; 11:3; Apoc. 10:6; 14:7).

7. La naturaleza de la humanidad
Dios hizo al hombre y a la mujer a su imagen, con individualidad propia, y
con la facultad y la libertad de pensar y obrar. Aunque los creó como seres libres,
cada uno es una unidad indivisible de cuerpo, mente y espíritu, que depende
de Dios para la vida, el aliento y todo lo demás. Cuando nuestros primeros
padres desobedecieron a Dios, negaron su dependencia de él y cayeron de su
elevada posición. La imagen de Dios en ellos se desfiguró y quedaron sujetos
a la muerte. Sus descendientes participan de esta naturaleza caída y de sus
consecuencias. Nacen con debilidades y tendencias hacia el mal. Pero Dios, en
Cristo, reconcilió al mundo consigo mismo y, por medio de su Espíritu Santo,
restaura en los mortales penitentes la imagen de su Hacedor. Creados para la
gloria de Dios, se los llama a amarlo a él y a amarse mutuamente, y a cuidar
del ambiente que los rodea (Gén. 1:26-28; 2:7, 15; 3; Sal. 8:4-8; 51:5, 10; 58:3;
Jer. 17:9; Hech. 17:24-28; Rom. 5:12-17; 2 Cor. 5:19, 20; Efe. 2:3; 1 Tes. 5:23;
1 Juan 3:4; 4:7, 8, 11, 20).

8. El gran conflicto
Toda la humanidad está ahora envuelta en un gran conflicto entre Cristo y
Satanás en cuanto al carácter de Dios, su ley y su soberanía sobre el universo. Este
conflicto se originó en el cielo cuando un ser creado, dotado de libre albedrío,
se exaltó a sí mismo y se convirtió en Satanás, el adversario de Dios, y condujo
a la rebelión a una parte de los ángeles. Satanás introdujo el espíritu de rebe-
lión en este mundo cuando indujo a Adán y a Eva a pecar. El pecado humano
produjo como resultado la distorsión de la imagen de Dios en la humanidad,
el trastorno del mundo creado y, posteriormente, su completa devastación en

26
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

ocasión del diluvio global, tal como lo presenta el registro histórico de Génesis
1 al 11. Observado por toda la creación, este mundo se convirtió en el campo
de batalla del conflicto universal, a cuyo término el Dios de amor quedará
finalmente vindicado. Para ayudar a su pueblo en este conflicto, Cristo envía al
Espíritu Santo y a los ángeles leales para guiarlo, protegerlo y sostenerlo en el
camino de la salvación (Gén. 3; 6-8; Job 1:6-12; Isa. 14:12-14; Eze. 28:12-18;
Rom. 1:19-32; 3:4; 5:12-21; 8:19-22; 1 Cor. 4:9; Heb. 1:14; 1 Ped. 5:8; 2 Ped.
3:6; Apoc. 12:4-9).

9. Vida, muerte y resurrección de Cristo


Mediante la vida de Cristo, de perfecta obediencia a la voluntad de Dios,
y por medio de sus sufrimientos, su muerte y su resurrección, Dios proveyó
el único medio para expiar el pecado humano, de manera que los que por
fe aceptan esta expiación puedan tener vida eterna, y toda la creación pueda
comprender mejor el infinito y santo amor del Creador. Esta expiación perfecta
vindica la justicia de la ley de Dios y la benignidad de su carácter; porque no
solo condena nuestro pecado, sino también nos garantiza nuestro perdón. La
muerte de Cristo es vicaria y expiatoria, reconciliadora y transformadora. La
resurrección corpórea de Cristo proclama el triunfo de Dios sobre las fuerzas
del mal, y asegura la victoria final sobre el pecado y la muerte a los que aceptan
la expiación. Ella declara el señorío de Jesucristo, ante quien se doblará toda
rodilla en el cielo y en la tierra (Gén. 3:15; Sal. 22:1; Isa. 53; Juan 3:16; 14:30;
Rom. 1:4; 3:25; 4:25; 8:3, 4; 1 Cor. 15:3, 4, 20-22; 2 Cor. 5:14, 15, 19-21; Fil.
2:6-11; Col. 2:15; 1 Ped. 2:21, 22; 1 Juan 2:2; 4:10).

10. La experiencia de la salvación


Con amor y misericordia infinitos, Dios hizo que Cristo, que no conoció
pecado, fuera hecho pecado por nosotros, para que nosotros pudiésemos ser
hechos justicia de Dios en él. Guiados por el Espíritu Santo, sentimos nuestra
necesidad, reconocemos nuestra pecaminosidad, nos arrepentimos de nuestras
transgresiones, y ejercemos fe en Jesús como Salvador y Señor, Sustituto y Ejem-
plo. Esta fe salvífica nos llega por medio del poder divino de la Palabra y es un
don de la gracia de Dios. Mediante Cristo, somos justificados, adoptados como
hijos e hijas de Dios y librados del dominio del pecado. Por medio del Espíritu
nacemos de nuevo y somos santificados; el Espíritu renueva nuestras mentes,
graba la ley de amor de Dios en nuestros corazones y nos da poder para vivir una
vida santa. Al permanecer en él, somos participantes de la naturaleza divina, y

27
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

tenemos la seguridad de la salvación ahora y en ocasión del Juicio (Gén. 3:15;


Isa. 45:22; 53; Jer. 31:31-34; Eze. 33:11; 36:25-27; Hab. 2:4; Mar. 9:23, 24; Juan
3:3-8, 16; 16:8; Rom. 3:21-26; 8:1-4, 14-17; 5:6-10; 10:17; 12:2; 2 Cor. 5:17-21;
Gál. 1:4; 3:13, 14, 26; 4:4-7; Efe. 2:4-10; Col. 1:13, 14; Tito 3:3-7; Heb. 8:7-12;
1 Ped. 1:23; 2:21, 22; 2 Ped. 1:3, 4; Apoc. 13:8).

11. El crecimiento en Cristo


Por su muerte en la cruz, Jesús triunfó sobre las fuerzas del mal. Él, que du-
rante su ministerio terrenal subyugó a los espíritus demoníacos, ha quebrantado
su poder y asegurado su condenación final. La victoria de Jesús nos da la victoria
sobre las fuerzas del mal que aún tratan de dominarnos, mientras caminamos
con él en paz, gozo y en la seguridad de su amor. Ahora, el Espíritu Santo mora
en nosotros y nos capacita con poder. Entregados continuamente a Jesús como
nuestro Salvador y Señor, somos libres de la carga de nuestras acciones pasadas.
Ya no vivimos en las tinieblas, ni en el temor de los poderes malignos, ni en la
ignorancia y falta de sentido de nuestro antiguo estilo de vida. En esta nueva
libertad en Jesús, somos llamados a crecer a la semejanza de su carácter, mante-
niendo diariamente comunión con él en oración, alimentándonos de su Palabra,
meditando en ella y en su providencia, cantando sus alabanzas, reuniéndonos
juntos para adorar y participando en la misión de la iglesia. También somos
llamados a seguir el ejemplo de Cristo al ministrar compasivamente las nece-
sidades físicas, mentales, sociales, emocionales y espirituales de la humanidad.
Al darnos en amoroso servicio a aquellos que nos rodean y al dar testimonio
de su salvación, Cristo, en virtud de su presencia constante con nosotros por
medio del Espíritu, transforma cada uno de nuestros momentos y cada una de
nuestras tareas en una experiencia espiritual (1 Crón. 29:11; Sal. 1:1, 2; 23:4;
77:11, 12; Mat. 20:25-28; 25:31-46; Luc. 10:17-20; Juan 20:21; Rom. 8:38, 39; 2
Cor. 3:17, 18; Gál. 5:22-25; Efe. 5:19, 20; 6:12-18; Fil. 3:7-14; Col. 1:13, 14; 2:6,
14, 15; 1 Tes. 5:16-18, 23; Heb. 10:25; Sant. 1:27; 2 Ped. 2:9; 3:18; 1 Juan 4:4).

12. La iglesia
La iglesia es la comunidad de creyentes que confiesan que Jesucristo es Señor
y Salvador. Como continuadores del pueblo de Dios del Antiguo Testamento, se
nos invita a salir del mundo; y nos reunimos para adorar, para estar en comunión
unos con otros, para recibir instrucción en la Palabra, para la celebración de la
Cena del Señor, para servir a toda la humanidad y para proclamar el evangelio
en todo el mundo. La iglesia recibe su autoridad de Cristo, que es la Palabra

28
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

encarnada revelada en las Escrituras. La iglesia es la familia de Dios; adoptados


por él como hijos, vivimos sobre la base del Nuevo Pacto. La iglesia es el cuerpo
de Cristo, es una comunidad de fe, de la cual Cristo mismo es la cabeza. La
iglesia es la esposa por la cual Cristo murió para poder santificarla y purificarla.
Cuando regrese en triunfo, él presentará a sí mismo una iglesia gloriosa, los fieles
de todas las edades, adquiridos por su sangre, una iglesia sin mancha, ni arruga,
sino santa y sin defecto (Gén. 12:1-3; Éxo. 19:3-7; Mat. 16:13-20; 18:18; 28:19,
20; Hech. 2:38-42; 7:38; 1 Cor. 1:2; Efe. 1:22, 23; 2:19-22; 3:8-11; 5:23-27;
Col. 1:17, 18; 1 Ped. 2:9).

13. El remanente y su misión


La iglesia universal está compuesta por todos los que creen verdaderamente
en Cristo; pero, en los últimos días, una época de apostasía generalizada, se
llamó a un remanente para que guarde los mandamientos de Dios y la fe de
Jesús. Este remanente anuncia la llegada de la hora del Juicio, proclama la sal-
vación por medio de Cristo y pregona la proximidad de su segunda venida. Esta
proclamación está simbolizada por los tres ángeles de Apocalipsis 14; coincide
con la obra del Juicio en los cielos y, como resultado, se produce una obra de
arrepentimiento y reforma en la Tierra. Se invita a todos los creyentes a parti-
cipar personalmente en este testimonio mundial (Dan. 7:9-14; Isa. 1:9; 11:11;
Jer. 23:3; Miq. 2:12; 2 Cor. 5:10; 1 Ped. 1:16-19; 4:17; 2 Ped. 3:10-14; Jud. 3,
14; Apoc. 12:17; 14:6-12; 18:1-4).

14. La unidad en el cuerpo de Cristo


La iglesia es un cuerpo constituido por muchos miembros, llamados de entre
todas las naciones, razas, lenguas y pueblos. En Cristo, somos una nueva crea-
ción; las diferencias de raza, cultura, educación y nacionalidad, y las diferencias
entre encumbrados y humildes, ricos y pobres, hombres y mujeres, no deben
causar divisiones entre nosotros. Todos somos iguales en Cristo, quien por un
mismo Espíritu nos unió en comunión con él y los unos con los otros; debemos
servir y ser servidos sin parcialidad ni reservas. Por medio de la revelación de
Jesucristo en las Escrituras, participamos de la misma fe y la misma esperanza,
y damos a todos un mismo testimonio. Esta unidad tiene sus orígenes en la
unicidad del Dios triuno, que nos adoptó como hijos suyos (Sal. 133:1; Mat.
28:19, 20; Juan 17:20-23; Hech. 17:26, 27; Rom. 12:4, 5; 1 Cor. 12:12-14; 2
Cor. 5:16, 17; Gál. 3:27-29; Efe. 2:13-16; 4:3-6, 11-16; Col. 3:10-15).

29
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

15. El bautismo
Por medio del bautismo, confesamos nuestra fe en la muerte y la resurrección
de Jesucristo, y damos testimonio de nuestra muerte al pecado y de nuestro
propósito de andar en novedad de vida. De este modo, reconocemos a Cristo
como nuestro Señor y Salvador, llegamos a ser su pueblo y somos recibidos como
miembros de su iglesia. El bautismo es un símbolo de nuestra unión con Cristo,
del perdón de nuestros pecados y de nuestro recibimiento del Espíritu Santo.
Se realiza por inmersión en agua, y depende de una afirmación de fe en Jesús
y de la evidencia de arrepentimiento del pecado. Sigue a la instrucción en las
Sagradas Escrituras y a la aceptación de sus enseñanzas (Mat. 28:19, 20; Hech.
2:38; 16:30-33; 22:16; Rom. 6:1-6; Gál. 3:27; Col. 2:12, 13).

16. La Cena del Señor


La Cena del Señor es una participación en los emblemas del cuerpo y la
sangre de Jesús como expresión de fe en él, nuestro Señor y Salvador. Cristo
está presente en esta experiencia de comunión, para encontrarse con su pueblo
y fortalecerlo. Al participar de la Cena, proclamamos gozosamente la muerte
del Señor hasta que venga. La preparación para la Cena incluye un examen de
conciencia, el arrepentimiento y la confesión. El Maestro ordenó el servicio del
lavamiento de los pies para denotar una renovada purificación, para expresar la
disposición a servirnos mutuamente en humildad cristiana y para unir nuestros
corazones en amor. El servicio de Comunión está abierto a todos los creyentes
cristianos (Mat. 26:17-30; Juan 6:48-63; 13:1-17; 1 Cor. 10:16, 17; 11:23-30;
Apoc. 3:20).

17. Los dones y los ministerios espirituales


Dios concede a todos los miembros de su iglesia, en todas las épocas, dones
espirituales para que cada miembro los emplee en amante ministerio por el bien
común de la iglesia y de la humanidad. Concedidos mediante la operación del
Espíritu Santo, quien los distribuye entre cada miembro según su voluntad, los
dones proveen todos los ministerios y las habilidades que la iglesia necesita para
cumplir sus funciones divinamente ordenadas. De acuerdo con las Escrituras,
estos dones incluyen ministerios –tales como fe, sanidad, profecía, predicación,
enseñanza, administración, reconciliación, compasión, servicio abnegado y
caridad–, para ayudar y animar a nuestros semejantes. Algunos miembros son
llamados por Dios y dotados por el Espíritu para ejercer funciones reconocidas
por la iglesia en los ministerios pastorales, de evangelización y de enseñanza,

30
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

particularmente necesarios con el fin de equipar a los miembros para el servi-


cio, edificar a la iglesia con el objeto de que alcance la madurez espiritual, y
promover la unidad de la fe y el conocimiento de Dios. Cuando los miembros
emplean estos dones espirituales como fieles mayordomos de la multiforme gra-
cia de Dios, la iglesia queda protegida de la influencia destructora de las falsas
doctrinas, crece gracias a un desarrollo que procede de Dios, y se edifica en la
fe y el amor (Hech. 6:1-7; Rom. 12:4-8; 1 Cor. 12:7-11, 27, 28; Efe. 4:8, 11-16;
1 Tim. 3:1-13; 1 Ped. 4:10, 11).

18. El don de profecía


Las Escrituras dan testimonio de que uno de los dones del Espíritu Santo
es el de profecía. Este don es una señal identificadora de la iglesia remanente
y creemos que se manifestó en el ministerio de Elena de White. Sus escritos
hablan con autoridad profética y proporcionan consuelo, dirección, instrucción
y corrección a la iglesia. También establecen con claridad que la Biblia es la
norma por la cual debe ser probada toda enseñanza y toda experiencia (Núm.
12:6; 2 Crón. 20:20; Amós 3:7; Joel 2:28, 29; Hech. 2:14-21; 2 Tim. 3:16, 17;
Heb. 1:1-3; Apoc. 12:17; 19:10; 22:8, 9).

19. La Ley de Dios


Los grandes principios de la Ley de Dios están incorporados en los Diez Man-
damientos y ejemplificados en la vida de Cristo. Expresan el amor, la voluntad
y el propósito de Dios con respecto a la conducta y a las relaciones humanas,
y son obligatorios para todas las personas en todas las épocas. Estos preceptos
constituyen la base del pacto de Dios con su pueblo y son la norma del Juicio
divino. Por medio de la obra del Espíritu Santo, señalan el pecado y despiertan
el sentido de la necesidad de un Salvador. La salvación es totalmente por la
gracia y no por las obras, y su fruto es la obediencia a los mandamientos. Esta
obediencia desarrolla el carácter cristiano y da como resultado una sensación
de bienestar. Es evidencia de nuestro amor al Señor y de nuestra preocupación
por nuestros semejantes. La obediencia por fe demuestra el poder de Cristo para
transformar vidas y, por lo tanto, fortalece el testimonio cristiano (Éxo. 20:1-17;
Deut. 28:1-14; Sal. 19:7-14; 40:7, 8; Mat. 5:17-20; 22:36-40; Juan 14:15; 15:7-
10; Rom. 8:3, 4; Efe. 2:8-10; Heb. 8:8-10; 1 Juan 2:3; 5:3; Apoc. 12:17; 14:12).

20. El sábado
El bondadoso Creador, después de los seis días de la creación, descansó el

31
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

séptimo día, e instituyó el sábado para todos los hombres, como un monumento
conmemorativo de la creación. El cuarto mandamiento de la inmutable Ley
de Dios requiere la observancia del séptimo día, sábado, como día de reposo,
adoración y ministerio, en armonía con las enseñanzas y la práctica de Jesús, el
Señor del sábado. El sábado es un día de agradable comunión con Dios y con
nuestros hermanos. Es un símbolo de nuestra redención en Cristo, una señal de
nuestra santificación, una demostración de nuestra lealtad y una anticipación
de nuestro futuro eterno en el Reino de Dios. El sábado es la señal perpetua
del pacto eterno entre él y su pueblo. La gozosa observancia de este tiempo sa-
grado de una tarde a la otra tarde, de la puesta del sol a la puesta del sol, es una
celebración de la obra creadora y redentora de Dios (Gén. 2:1-3; Éxo. 20:8-11;
31:13-17; Lev. 23:32; Deut. 5:12-15; Isa. 56:5, 6; 58:13, 14; Eze. 20:12, 20; Mat.
12:1-12; Mar. 1:32; Luc. 4:16; Heb. 4:1-11).

21. La mayordomía
Somos mayordomos de Dios, a quienes se nos ha confiado tiempo y oportu-
nidades, capacidades y posesiones, y las bendiciones de la tierra y sus recursos.
Y somos responsables ante él por el empleo adecuado de todas esas dádivas.
Reconocemos el derecho de propiedad por parte de Dios mediante nuestro
servicio fiel a él y a nuestros semejantes, y mediante la devolución del diezmo y
las ofrendas que damos para la proclamación de su evangelio, y para el sostén
y el desarrollo de su iglesia. La mayordomía es un privilegio que Dios nos ha
concedido para que crezcamos en amor, y para que logremos la victoria sobre
el egoísmo y la codicia. Los mayordomos se regocijan por las bendiciones que
reciben los demás como fruto de su fidelidad (Gén. 1:26-28; 2:15; 1 Crón.
29:14; Hag. 1:3-11; Mal. 3:8-12; Mat. 23:23; Rom. 15:26, 27; 1 Cor. 9:9-14;
2 Cor. 8:1-15; 9:7).

22. La conducta cristiana


Somos llamados a ser un pueblo piadoso, que piense, sienta y actúe en armo-
nía con los principios bíblicos en todos los aspectos de la vida personal y social.
Para que el Espíritu recree en nosotros el carácter de nuestro Señor, nos involu-
cramos solo en aquellas cosas que producirán en nuestra vida pureza, salud y gozo
cristiano. Esto significa que nuestras recreaciones y nuestros entretenimientos
estarán en armonía con las más elevadas normas de gusto y belleza cristianos.
Si bien reconocemos las diferencias culturales, nuestra vestimenta debe ser
sencilla, modesta y de buen gusto, como corresponde a aquellos cuya verdadera

32
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

belleza no consiste en el adorno exterior, sino en el inmarcesible ornamento de


un espíritu apacible y tranquilo. Significa también que, siendo que nuestros
cuerpos son el templo del Espíritu Santo, debemos cuidarlos inteligentemente.
Junto con la práctica adecuada del ejercicio y el descanso, debemos adoptar un
régimen alimentario lo más saludable posible, y abstenernos de los alimentos
inmundos, identificados como tales en las Escrituras. Como las bebidas alcohó-
licas, el tabaco, y el uso irresponsable de drogas y narcóticos son dañinos para
nuestros cuerpos, debemos también abstenernos de ellos. En cambio, debemos
empeñarnos en todo lo que ponga nuestros pensamientos y nuestros cuerpos
en armonía con la disciplina de Cristo, quien quiere que gocemos de salud, de
alegría y de todo lo bueno (Gén. 7:2; Éxo. 20:15; Lev. 11:1-47; Sal. 106:3; Rom.
12:1, 2; 1 Cor. 6:19, 20; 10:31; 2 Cor. 6:14-7:1; 10:5; Efe. 5:1-21; Fil. 2:4; 4:8; 1
Tim. 2:9, 10; Tito 2:11, 12; 1 Ped. 3:1-4; 1 Juan 2:6; 3 Juan 2).

23. El matrimonio y la familia


El matrimonio fue establecido por Dios en el Edén, y confirmado por Jesús
para que fuera una unión para toda la vida entre un hombre y una mujer, en
amante compañerismo. Para el cristiano, el matrimonio es un compromiso con
Dios y con el cónyuge, y debería celebrarse solamente entre un hombre y una
mujer que participan de la misma fe. El amor mutuo, el honor, el respeto y la
responsabilidad constituyen la estructura de esa relación, que debe reflejar el
amor, la santidad, la intimidad y la perdurabilidad de la relación que existe entre
Cristo y su iglesia. Con respecto al divorcio, Jesús enseñó que la persona que
se divorcia, a menos que sea por causa de relaciones sexuales ilícitas, y se casa
con otra persona, comete adulterio. Aunque algunas relaciones familiares estén
lejos de ser ideales, el hombre y la mujer que se dedican plenamente el uno al
otro en matrimonio pueden, en Cristo, lograr una amorosa unidad gracias a la
dirección del Espíritu y a la instrucción de la iglesia. Dios bendice a la familia
y quiere que sus miembros se ayuden mutuamente hasta alcanzar la plena ma-
durez. Una creciente intimidad familiar es uno de los rasgos característicos del
último mensaje evangélico. Los padres deben criar a sus hijos para que amen y
obedezcan al Señor. Deben enseñarles, mediante el precepto y el ejemplo, que
Cristo es un guía amante, tierno y que se preocupa por sus criaturas, y que quiere
que lleguen a ser miembros de su cuerpo, la familia de Dios, que engloba tanto
a personas solteras como casadas (Gén. 2:18-25; Éxo. 20:12; Deut. 6:5-9; Prov.
22:6; Mal. 4:5, 6; Mat. 5:31, 32; 19:3-9, 12; Mar. 10:11, 12; Juan 2:1-11; 1 Cor.
7:7, 10, 11; 2 Cor. 6:14; Efe. 5:21-33; 6:1-4).

33
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

24. El ministerio de Cristo en el Santuario celestial


Hay un Santuario en el cielo, el verdadero Tabernáculo que el Señor erigió
y no el ser humano. En él ministra Cristo en favor de nosotros, para poner a
disposición de los creyentes los beneficios de su sacrificio expiatorio ofrecido una
vez y para siempre en la cruz. Cristo, en su ascensión, llegó a ser nuestro gran
Sumo Sacerdote y comenzó su ministerio intercesor, que fue tipificado por la obra
del sumo sacerdote en el lugar santo del Santuario terrenal. En 1844, al concluir
el período profético de los 2.300 días, inició la segunda y última fase de su mi-
nisterio expiatorio, que fue tipificado por la obra del sumo sacerdote en el lugar
santísimo del Santuario terrenal. Esta obra es un Juicio Investigador, que forma
parte de la eliminación definitiva del pecado, prefigurada por la purificación del
antiguo Santuario hebreo en el Día de la Expiación. En el servicio simbólico, el
Santuario se purificaba mediante la sangre de los sacrificios de animales, pero
las cosas celestiales se purifican mediante el perfecto sacrificio de la sangre de
Jesús. El Juicio Investigador revela, a las inteligencias celestiales, quiénes de entre
los muertos duermen en Cristo, siendo, por lo tanto, considerados dignos, en
él, de participar en la primera resurrección. También pone de manifiesto quién,
de entre los vivos, permanece en Cristo, guardando los mandamientos de Dios
y la fe de Jesús, estando, por lo tanto, en él, preparado para ser trasladado a su
Reino eterno. Este Juicio vindica la justicia de Dios al salvar a los que creen
en Jesús. Declara que los que permanecieron leales a Dios recibirán el Reino.
La conclusión de este ministerio de Cristo señalará el fin del tiempo de prueba
otorgado a los seres humanos antes de su segunda venida (Lev. 16; Núm. 14:34;
Eze. 4:6; Dan. 7:9-27; 8:13, 14; 9:24-27; Heb. 1:3; 2:16, 17; 4:14-16; 8:1-5; 9:11-
28; 10:19-22; Apoc. 8:3-5; 11:19; 14:6, 7, 12; 20:12; 22:11, 12).

25. La segunda venida de Cristo


La segunda venida de Cristo es la bienaventurada esperanza de la iglesia, la
gran culminación del evangelio. La venida del Salvador será literal, personal,
visible y de alcance mundial. Cuando el Señor regrese, los justos muertos re-
sucitarán y, junto con los justos que estén vivos, serán glorificados y llevados al
cielo, pero los impíos morirán. El hecho de que la mayor parte de las profecías
esté alcanzando su pleno cumplimiento, unido a las actuales condiciones del
mundo, nos indica que la venida de Cristo está cerca. El momento cuando
ocurrirá este acontecimiento no ha sido revelado y, por lo tanto, se nos exhorta
a estar preparados en todo tiempo (Mat. 24; Mar. 13; Luc. 21; Juan 14:1-3;
Hech. 1:9-11; 1 Cor. 15:51-54; 1 Tes. 4:13-18; 5:1-6; 2 Tes. 1:7-10; 2:8; 2 Tim.

34
Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día

3:1-5; Tito 2:13; Heb. 9:28; Apoc. 1:7; 14:14-20; 19:11-21).

26. La muerte y la resurrección


La paga del pecado es la muerte. Pero Dios, el único que es inmortal, otorgará
vida eterna a sus redimidos. Hasta ese día, la muerte constituye un estado de
inconsciencia para todos los que han fallecido. Cuando Cristo, que es nuestra
vida, aparezca, los justos resucitados y los justos vivos serán glorificados, y todos
juntos serán arrebatados para salir al encuentro de su Señor. La segunda resurrec-
ción, la resurrección de los impíos, ocurrirá mil años después (Job 19:25-27; Sal.
146:3, 4; Ecl. 9:5, 6, 10; Dan. 12:2, 13; Isa. 25:8; Juan 5:28, 29; 11:11-14; Rom.
6:23; 16; 1 Cor. 15:51-54; Col. 3:4; 1 Tes. 4:13-17; 1 Tim. 6:15; Apoc. 20:1-10).

27. El milenio y el fin del pecado


El milenio es el reino de mil años de Cristo con sus santos en el cielo, que se
extiende entre la primera y la segunda resurrección. Durante ese tiempo, serán
juzgados los impíos; la Tierra estará completamente desolada, sin habitantes
humanos con vida, pero sí ocupada por Satanás y sus ángeles. Al terminar ese
período, Cristo y sus santos, y la Santa Ciudad, descenderán del cielo a la Tierra.
Los impíos muertos resucitarán entonces y, junto con Satanás y sus ángeles,
rodearán la ciudad; pero el fuego de Dios los consumirá y purificará la Tierra.
De ese modo, el universo será librado del pecado y de los pecadores para siempre
(Jer. 4:23-26; Eze. 28:18, 19; Mal. 4:1; 1 Cor. 6:2, 3; Apoc. 20; 21:1-5).

28. La Tierra Nueva


En la Tierra Nueva, en que habita la justicia, Dios proporcionará un hogar
eterno para los redimidos, y un ambiente perfecto para la vida, el amor, el gozo
y el aprendizaje eternos en su presencia. Porque allí Dios mismo morará con su
pueblo, y el sufrimiento y la muerte terminarán para siempre. El gran conflicto
habrá terminado y el pecado no existirá más. Todas las cosas, animadas e ina-
nimadas, declararán que Dios es amor; y él reinará para siempre jamás. Amén
(Isa. 35; 65:17-25; Mat. 5:5; 2 Ped. 3:13; Apoc. 11:15; 21:1-7; 22:1-5).

35
Constitución de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día1
(Con las enmiendas y modificaciones aprobadas en el 60º Congreso de la
Asociación General, realizado en San Antonio, Texas, EE. UU., del 02 al 11
de julio de 2015.)

A RTÍCULO I–NOMBRE

Esta organización se conocerá como la Asociación General de los Adventista


del Séptimo Día.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de la Asociación General es enseñar a todas las naciones el evan-


gelio eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y los mandamientos de Dios.

A RTÍCULO III–DIVISIONES DE LA A SOCIACIÓN GENERAL

La Asociación General realiza mucho de su trabajo a través de las Divisiones


que, a su vez, están formadas por Uniones-Asociaciones y Uniones Misiones en
áreas específicas del mundo. Cada División es una unidad administrativa de la
Asociación General con autoridad delegada para cumplir las responsabilidades
en el territorio a ella asignado. No es un nivel separado de la Organización.
Debe actuar en plena armonía con la Constitución y el Reglamento interno de
la Asociación General, con el libro General Conference Working Policy y con los
votos de la Junta Directiva de la Asociación General.
Con el propósito de mantener la autoridad de la Asociación General, y con

1
Esta Constitución tiene sólo valor y efectos denominacionales o eclesiásticos, es decir, no tiene valor jurídi-
co-legal. La agencia o entidad legal a través de la cual actúa la Asociación General es la General Conference
Corporation of Seventh-day Adventists [Corporación de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo
Día] (ver el Art. XX, inciso 2, y el Art. XXII del Reglamento interno de la Asociación General).

36
Constitución de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

los votos de la Junta de la División deberán, necesariamente, estar en armonía y


ser complementarios con las decisiones del Congreso de la Asociación General,
y con los votos de la Junta Directiva entre congresos.

A RTÍCULO IV–MIEMBROS

Inciso 1. Los miembros de la Asociación General serán:


a. Todas las Uniones-asociación, Uniones-misión y Uniones de Iglesias
que han sido o sean debidamente organizadas y aceptadas por voto de
un Congreso de la Asociación General.
b. Todas las siguientes entidades que dependan directamente de la Aso-
ciación General o de sus Divisiones:
1) Las Asociaciones locales.
2) Las Misiones locales y las entidades equivalentes, siempre que
tengan dos (2) o más oficiales y una Junta Directiva, observen
un cronograma de congresos regulares y hayan sido debidamente
organizadas.

A RTÍCULO V–CONGRESOS DE LA A SOCIACIÓN GENERAL


Inciso 1. La Asociación General realizará congresos quinquenales en la
fecha y el lugar que la Junta Directiva designe, anunciándolo a través de una
convocatoria publicada en tres meses consecutivos de la Adventist Review o la
Adventist World con, por lo menos, cuatro meses de anticipación a la fecha de
apertura del congreso. En el caso de que el mundo pase por situaciones especiales
que hagan imperativo que se posponga la convocatoria del congreso, la Junta
Directiva, reunida en un concilio regular o extraordinario, tendrá autoridad
para decidir tal postergación, que no debe exceder a dos años, notificándolo
debidamente a todas las organizaciones que la integran.
Inciso 2. La Junta Directiva puede convocar congresos extraordinarios de la
Asociación General en la fecha y el lugar que juzgue conveniente, notificándolo
como lo determina el inciso 1. Las decisiones de tales congresos tendrán la misma
validez que las de los congresos regulares.
Inciso 3. Al menos un tercio (1/3) del total de los delegados nombrados
bajo el inciso 5, del Artículo V, debe estar presente en la sesión de apertura de

37
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

cualquier Congreso regular o extraordinario de la Asociación General para cons-


tituir quorum para las deliberaciones del orden del día. Luego que el Congreso
haya sido declarado abierto, el quorum estará constituido por los delegados que
estén presentes.
Inciso 4. La elección de los administradores y la votación de todos los asuntos
tratados se hará a viva voce, o como lo indique el presidente de la sesión, salvo si
la mayoría de los delegados presentes pide otra forma de votar.
Inciso 5. El cuerpo de delegados al Congreso de la Asociación General
estará constituido por:
a. Delegados regulares.
b. Delegados generales.
c. En el caso de que haya exigencias financieras u otra gran crisis en la
iglesia o en el campo internacional, la Junta Directiva puede decidir
reducir el número máximo de delegados de un determinado Congreso
de la Asociación General. Tal reducción se aplicará tanto a los delegados
regulares como a los delegados generales.
Inciso 6. Los delegados regulares representarán a las Uniones-asociación y
a las Uniones-misión miembros de la Asociación General; y a las Asociaciones,
Misiones y Uniones de Iglesias mencionadas en el Artículo IV, como sigue:
a. Los delegados que representen a las Uniones-asociación afiliadas a
una División serán designados por la respectiva Junta Directiva de la
Unión-asociación.
b. Los delegados que representen a las Uniones-misión y a las Uniones de
Iglesias afiliadas a una División serán designados por la Junta Directiva
de la División en consulta con las organizaciones afectadas.
c. Los delegados que representen a las Asociaciones y Misiones afiliadas
a una Unión-asociación serán designados por las respectivas juntas
directivas de las Uniones en consulta con las organizaciones afectadas.
d. Los delegados que representen a las Asociaciones y Misiones afiliadas
a una Unión-misión serán designados por la Junta Directiva de la
División, en consulta con las organizaciones afectadas.
e. Los delegados que representen a las Asociaciones y Misiones directa-
mente dependientes de una División serán designados por la Junta
Directiva de la División, en consulta con las organizaciones afectadas.
f. Los delegados que representen a las instituciones de las Divisiones, el
número de los cuales coincidirá con el número de instituciones que

38
Constitución de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

cada División tenga, serán designados por las juntas directivas de las
respectivas Divisiones en consulta con las respectivas instituciones.
g. Los delegados que representen a las Uniones-asociación directamente
dependientes de la Asociación General serán designados por la respec-
tiva Junta Directiva de tales Uniones-asociación.
h. Los delegados que representen a las Uniones-misión, Asociaciones,
Misiones y a las Uniones de Iglesias que dependan directamente de
la Asociación General serán designados por la Junta Directiva de la
Asociación General en consulta con las organizaciones afectadas.
Inciso 7. Los delegados regulares se distribuirán sobre la siguiente base:
a. Cada Unión-asociación tendrá derecho a dos delegados además de su
presidente (que es delegado general), independientemente de cuánta
sea su feligresía.
b. Cada Unión-misión tendrá derecho a un delegado además de su presidente
(que es delegado general), independientemente de cuánta sea su feligresía.
c. Cada Asociación local tendrá derecho a dos delegados, independiente-
mente de cuánta sea su feligresía.
d. Cada Misión local tendrá derecho a un delegado, independientemente
de cuánta sea su feligresía.
e. Cada Unión de Iglesias tendrá derecho a dos delegados, independien-
temente de cuánta sea su feligresía.
f. Cada División tendrá derecho a delegados adicionales sobre la base del
porcentaje que su feligresía represente en relación con la feligresía de
la iglesia mundial. El total de delegados de todas las Divisiones bajo
esta provisión no excederá de 400.
g. Los delegados de cada División, previstos bajo el inciso 7. f., se distri-
buirán entre las Uniones-asociación y Uniones-misión adscritas a la
División, sobre la base del porcentaje que la feligresía de cada Unión
represente en relación con la feligresía de la División. Cualquiera de
estos delegados que no sea distribuido bajo este proceso, será asignado
a discreción de la Junta Directiva de la División.
h. Los cupos de delegados regulares asignados a las Uniones que no sean
usadas pueden ser reasignadas por las Divisiones.
Inciso 8. Los delegados generales representarán a las instituciones de la Aso-
ciación General, a las Divisiones de la Asociación General y a las instituciones
de las Divisiones, y serán asignados sobre las siguientes bases:

39
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a. Todos los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General.


b. Los directores/secretarios asociados de los departamentos y Asociaciones
de la Asociación General.
c. Veinte (20) delegados de entre el equipo de la Asociación General. Éstos
serán escogidos por la Junta Directiva teniendo en cuenta la recomen-
dación de la Junta Administrativa de la Asociación General.
d. Veinte (20) delegados de cada División.
e. Cada División tendrá derecho a delegados adicionales, correspondientes
al número de instituciones de División que haya dentro de su territorio.
f. Los representantes de las instituciones de la Asociación General y de las
Divisiones y otras entidades, y los obreros, secretarios de campo, laicos
y pastores seleccionados por la Junta Directiva de la Asociación General
y sus Divisiones, a través de un proceso y una distribución definidos
por la Junta Directiva de la Asociación General. El número de estos
delegados será de trescientos (300).
Inciso 9. Las administraciones de las Divisiones consultarán a las Uniones
con el propósito de asegurarse de que toda la delegación de la División esté com-
puesta por adventistas del séptimo día en plena comunión con la iglesia, de los
cuales por lo menos el cincuenta por ciento (50%) deberán ser laicos, pastores,
docentes y otros obreros, e incluirá hombres y mujeres que no pertenezcan al área
administrativa, y que representen a los diferentes grupos de edad y nacionalidad.
La mayoría del mencionado 50% deberá estar constituida por miembros laicos.
Los delegados de las instituciones de la Asociación General y de las instituciones
de las Divisiones, y aquellos elegidos bajo el inciso 8.d, mencionado arriba, no
necesitan satisfacer el cupo de laicos.
Inciso 10. La Asociación General emitirá las credenciales a los delegados
nombrados de acuerdo con las disposiciones de este artículo.
Inciso 11. Los cálculos para determinar la cantidad total de delegados
mencionados en este artículo se basarán en:
a. Los miembros al 31 de diciembre del segundo año anterior al Congreso
de la Asociación General.
b. El número de entidades denominacionales elegibles para inclusión en la
determinación de cuotas y que existan al 31 de diciembre del segundo
año anterior al Congreso de la Asociación General.

40
Constitución de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

A RTÍCULO VI–ELECCIONES
Inciso 1. En cada congreso regular de la Asociación General se elegirán:
a. Un presidente, vicepresidentes, un secretario, un subsecretario, secre-
tarios-asociados, secretarios para las Divisiones, un tesorero/CFO, un
subtesorero, tesoreros/CFO-asociados, tesoreros/CFO para las Divi-
siones, un director y directores-asociados del Servicio de Auditoría de
la Asociación General y un director/secretario y un director/secreta-
rio-asociado (directores/secretarios) de cada uno de los departamentos
y Asociaciones debidamente organizadas de la Asociación General, tal
como se especifica en el Artículo X, inciso 1, del Reglamento Interno
de la Asociación General.
b. La Comisión del Servicio de Auditoría de la Asociación General con-
forme a la previsión en el Reglamento Interno de la Asociación General,
Artículo VIII, inciso 2.a.
Inciso 2. Las siguientes recomendaciones deberán ser aprobadas por voto
de la Junta Directiva en una sesión posterior al congreso, a propuesta de las
Divisiones:
• Otras personas para servir como miembros de la Junta Directiva, tal como
se especifica en el Artículo VIII, inciso 1.b.

A RTÍCULO VII–NOMBRAMIENTOS

Los siguientes cargos serán nombrados en el primer Concilio Anual de la


Junta Directiva luego de un Congreso regular: un director de Archivos, Es-
tadísticas e Investigación, un director y directores asociados del Instituto de
Investigación Bíblica y los editores y editores asociados de las principales revistas
denominacionales publicadas por la Asociación General.

A RTÍCULO VIII–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. La Junta Directiva de la Asociación General estará constituida por:


a. Miembros ex officio:
1) Las personas elegidas de acuerdo con el Artículo VI, inciso 1, excepto

41
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

el director y los directores-asociados del Servicio de Auditoría de


la Asociación General, y los directores/secretarios-asociados de los
departamentos y Asociaciones de la Asociación General.
2) Los presidentes de las Uniones-asociación, de las Uniones-misión y
de las Uniones dependientes de la Asociación General.
3) El presidente/director ejecutivo de cada una de las siguientes orga-
nizaciones, siempre que la organización continúe siendo clasificada
como una entidad patrocinada por la Asociación General: Agencia
Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales, Instituto Adven-
tista Internacional de Estudios Avanzados, Adventist Risk Manage-
ment, Universidad Adventista del África, Radio Mundial Adventista,
Andrews University, Christian Record Services [Servicio Adventista
de Registro], Hope Channel, Loma Linda University Health, Review
and Herald Publishing Association.
4) El editor de cada una de las siguientes publicaciones: Adventist Review,
Adventist World, Adult Sabbath School Bible Study Guide, Ministry.
5) El director de cada uno de los siguientes institutos: Archivos, Esta-
dística e Investigación; Instituto de Investigación Bíblica; Geoscience
Research Institute.
6) El presidente y el director de la Comisión del Patrimonio Elena G.
de White.
b. Miembros electivos:
1) Tres (3) laicos y un pastor distrital de cada División, independiente-
mente de cuánta sea su feligresía, y un pastor distrital u otro obrero
de la línea del frente por cada 500.000 miembros o fracción mayor
de la mitad, luego de los primeros 500.000 miembros. Los laicos,
pastores y los otros obreros mencionados arriba serán escogidos por la
Junta Directiva de cada División de entre los nombres recomendados
por las Juntas Directivas de las Uniones.
2) No menos de quince (15) y no más de veinte (20) miembros adicio-
nales elegidos por la Junta Directiva de la Asociación General de
entre obreros jubilados y activos de la denominación, incluyendo
pastores, maestros y otros obreros de línea de frente.
3) No menos de quince (15) y no más de veinte (20) miembros elegidos
por la Junta Directiva de la Asociación General de entre los laicos,
incluyendo a adultos jóvenes.

42
Constitución de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

A RTÍCULO IX–LOS ADMINISTRADORES Y SUS RESPONSABILIDADES


Inciso 1. Los administradores de la Asociación General serán: un presidente,
vicepresidentes, un secretario, un subsecretario, secretarios-asociados, un teso-
rero/CFO, un subtesorero y tesoreros-asociados. Es deber de estos administra-
dores, en consejo los unos con los otros, llevar adelante la Obra de acuerdo con
los planes y programas votados por el congreso de la Asociación General y en
armonía con los planes y los reglamentos eclesiástico-administrativos aprobados
por la Junta Directiva.
Inciso 2. Los administradores ejecutivos serán: El presidente, el secretario
y el tesorero/CFO, que llevarán adelante la Obra en consulta mutua.
Inciso 3. El presidente: El presidente es el primer oficial de la Asociación
General, y rendirá cuentas a la Junta Directiva en consulta con el secretario y
el tesorero/CFO. Él, o la persona designada por él, presidirá los congresos de la
Asociación General, actuará como presidente de la Junta Directiva, trabajará en
favor de los intereses generales de la Asociación General según las indicaciones
de la Junta Directiva y desempeñará los otros deberes generalmente reconoci-
dos como inherentes a su cargo. El presidente de la Asociación General será un
ministro ordenado de experiencia.
Inciso 4. Los vicepresidentes: Cada vicepresidente asistirá al presidente en
la administración general de la obra de la Asociación General o presidirán sobre
el territorio de una División.
Inciso 5. El secretario, el subsecretario y los secretarios-asociados: El secre-
tario, en el desempeño de sus responsabilidades ejecutivas, rendirá cuentas a
la Junta Directiva después de consultar con el presidente. Será responsable de
registrar en las actas las resoluciones de los congresos de la Asociación General
y de las reuniones de la Junta Directiva, de mantener correspondencia con las
organizaciones de la iglesia y de cumplir los otros deberes generalmente reco-
nocidos como inherentes a su cargo. El subsecretario y los secretarios-asociados
asistirán al secretario en esta tarea.
Inciso 6. El tesorero/CFO, el subtesorero y los tesoreros-asociados: El
tesorero/CFO, en el desempeño de sus responsabilidades ejecutivas, rendirá
cuentas a la Junta Directiva después de consultar con el presidente. El teso-
rero/CFO será el responsable de darle el adecuado liderazgo financiero a la
Asociación General, lo cual incluye, pero no se limita, a recibir, resguardar y
desembolsar todos los fondos en armonía con las decisiones de la Junta Direc-
tiva, proporcionar información financiera al presidente y a la Junta Directiva

43
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

y desempeñar los otros deberes generalmente reconocidos como inherentes


a su cargo. El subtesorero y los tesoreros-asistentes o asociados asistirán al
tesorero/CFO en sus actividades.

A RTÍCULO X–PERÍODO DE SERVICIO

Inciso 1. Todos los administradores de la Asociación General y aquellos


cuya elección está prevista en el Artículo VI, inciso 1, ejercerán sus funciones a
partir del momento en el que sean elegidos y, excepto por renuncia, rescisión o
por otras razones, servirán hasta el fin de su mandato, o hasta que se elijan sus
sucesores. Una persona que no es elegida para un nuevo período de mandato
durante una sesión, no pierde en ella el estatus de delegado en la sesión. A no ser
que se hagan otros acuerdos en consulta con la administración, tales individuos
deberán cumplir durante la misma sesión cualquiera de las responsabilidades
relacionadas con la sesión que les haya sido atribuida. En situaciones donde las
responsabilidades oficiales no pueden ser transferidas inmediatamente a un indi-
viduo recién elegido, el individuo cuyo período expiró puede recibir la solicitud
del individuo recién elegido, y siempre con la aprobación de la Junta Adminis-
trativa de la Asociación General, a realizar responsabilidades limitadas, por un
período de tiempo definido hasta que se finalicen los arreglos de transición. El
período de servicio actual para aquellos elegidos bajo el Artículo VI, inciso 1, o
elegidos por la Junta Directiva entre las asambleas de la Asociación General para
ocupar dicho cargo, será hasta el final de un período. A menos que las exigencias
del gobierno dicten lo contrario, no están sujetos a las políticas de jubilación de
la División, que pueden determinar edades específicas para jubilaciones obliga-
torias. Esta disposición no sustituye las limitaciones de créditos de servicios, si
hubieran, de un plan de jubilación en el que la persona participa. Aquellos que
hayan pasado la edad de jubilación obligatoria, según lo determinado por su
División o Legislación, no deben ser elegibles para un nuevo período, para las
posiciones indicadas en el Artículo VI, Párrafo 1, en esa División.
Inciso 2. Los miembros de la Junta Directiva indicados en el Artículo VIII
servirán desde el momento de su elección hasta el siguiente congreso regular.
Inciso 3. Todas las personas nombradas para servir en la Asociación General
mencionadas en el Artículo VII servirán desde el momento en que asuman su
función, hasta que sus sucesores sean nombrados y asuman sus deberes, o hasta
que la posición termine. Los nombramientos hechos en virtud del Artículo VII

44
Constitución de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

serán revisados en el primer Concilio Anual de la Junta Directiva luego del


congreso de la Asociación General.
Inciso 4. El servicio de las personas mencionadas en los incisos 1 al 3 de
este artículo puede terminar por las causas mencionadas en el Artículo XIII,
inciso 1, del Reglamento interno de la Asociación General.

A RTÍCULO XI–ENTIDADES LEGALES

Inciso 1. El establecimiento de corporaciones legales para servir a la Asocia-


ción General será autorizado por el Congreso de la Asociación General o por el
Concilio Anual de la Junta Directiva de la Asociación General.
Inciso 2. La “Corporación de la Asociación General de los Adventistas del
Séptimo Día” es una entidad legal formada para servir a la Asociación General
en el cumplimiento de sus propósitos.
Inciso 3. En cada congreso regular de la Asociación General los delegados
elegirán los fideicomisarios de la Corporación de la Asociación General.

A RTÍCULO XII–R EGLAMENTO INTERNO

Los delegados pueden, en cualquier congreso regular o extraordinario de


la Asociación General, sancionar, enmendar o revocar el Reglamento interno.
Tales decisiones pueden abarcar cualquier medida que no esté en contradicción
con esta Constitución.

A RTÍCULO XIII–DISOLUCIÓN

En la eventualidad de la disolución de la Asociación General, todos los fon-


dos o activos remanentes, después de satisfechas todas las obligaciones, serán
transferidos a una entidad religiosa adventista del séptimo día que esté exenta
de impuestos, recomendada por la Junta Directiva de la Asociación General. El
proceso de disolución estará en armonía con todos los requisitos aplicables de
las leyes federales y estatales.

45
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XIV–ENMIENDAS
Tanto esta Constitución como el Reglamento interno pueden ser enmenda-
dos por el voto favorable de las dos terceras partes de los delegados presentes y
votantes en cualquier congreso, entendiéndose que si se pretende enmendar la
Constitución en un congreso extraordinario de la Asociación General, se notifi-
cará tal propósito al convocarlo.

46
REGLAMENTO INTERNO DE LA
ASOCIACIÓN GENERAL DE LOS
ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA
A RTÍCULO I–JURISDICCIÓN ADMINISTRATIVA

Inciso 1. La Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, en


adelante llamada “Asociación General”, conducirá normalmente su Obra mun-
dial a través de sus Divisiones, que operarán dentro de un territorio específico
en armonía con los reglamentos eclesiástico-administrativos de la Asociación
General.
Inciso 2. Las Divisiones debidamente organizadas son: División Africana
Centro-Occidental, División Africana Centro-Oriental, División del Pacífico
Sur, División Euroasiática, División Interamericana, División Intereuropea, Di-
visión Norasiática del Pacífico, División Norteamericana, División Sudafricana
y del Océano Índico, División Sudamericana, División Sudasiática, División
Sudasiática del Pacífico y División Transeuropea. Los límites territoriales de
estas Divisiones podrán ser modificados en los concilios anuales de la Junta
Directiva de la Asociación General.
Inciso 3. Si es necesario hacer un ajuste territorial durante un Concilio
Anual, podrá realizarse únicamente si las Divisiones y otros territorios afecta-
dos estuvieren representados por lo menos por uno de sus administradores o,
en el caso de un territorio no organizado todavía, por el oficial más antiguo
de la iglesia en ese territorio. Se podrá hacer una excepción a los requisitos de
tal representación en el caso de una situación de emergencia. En este caso, la
Junta Directiva hará los ajustes que sean necesarios para conducir la Obra en
los territorios afectados.
Inciso 4. Las Uniones-asociación y las Uniones-misión, juntamente con
todas las demás organizaciones e instituciones dentro del territorio de una Di-
visión, serán responsables ante la Junta Directiva de la respectiva División; las
instituciones de la Asociación General y los campos que no dependan de una
División responderán ante la Junta Directiva de la Asociación General.

47
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO II–COMISIONES TRANSITORIAS


Inciso 1. En cada congreso regular de la Asociación General se nombrarán
las comisiones transitorias que fueren necesarias para considerar los asuntos que
les sean referidos y para presentar sus informes y recomendaciones al congreso.
Entre dichas comisiones estarán:
a. La Comisión del Manual de la iglesia.
b. La Comisión de Constitución y Reglamento interno.
c. La Comisión de Nombramientos.
d. La Comisión de Planes.
Inciso 2. Comisión del Manual de la iglesia. El presidente de la Comisión
del Manual de la iglesia será un oficial de la Asociación General.
Inciso 3. Comisión de Constitución y Reglamento interno. El presidente de
esta comisión será un oficial de la Asociación General.
Inciso 4. Comisión de Nombramientos.
a. La Comisión de Nombramientos se compondrá de la siguiente forma:
1) Las Divisiones y cada una de las Uniones directamente dependientes
de la Asociación General tendrán derecho a elegir al diez por ciento
de su delegación para formar parte de la Comisión de Nombramien-
tos, después de descontar cualquier otro delegado general que esté
sirviendo en la Asociación General o sus instituciones y cualquiera de
los delegados seleccionados por la Junta Administrativa de la Asocia-
ción General y designados por la Junta Administrativa para reunirse
con la delegación de la Asociación General y de las instituciones.
2) Los delegados generales excluidos según el ítem anterior tendrán de-
recho a tener una representación en la Comisión de Nombramientos
equivalente al ocho por ciento de su número total.
b. Los miembros de la Comisión de Nombramientos serán elegidos de la
siguiente manera:
1) La delegación de cada División y de cada Unión-dependiente actuará
como una unidad al elegir a los miembros a los cuales tienen derecho.
Se excluirán de este proceso cualquier otro delegado general que
sirva como obrero en la Asociación General o sus instituciones y
cualquiera de los delegados seleccionados por la Junta Administrativa
de la Asociación General y designados por la Junta Administrativa
para reunirse con la delegación de la Asociación General y de las
instituciones.

48
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

2) Los delegados generales que estén sirviendo en la Asociación General


o en sus instituciones, junto a cualquiera de los delegados seleccio-
nados por la Junta Administrativa de la Asociación General y desig-
nados por la Junta Administrativa para reunirse con la delegación
de la Asociación General y de las instituciones, actuarán como una
unidad al elegir a los miembros a los cuales tengan derecho.
3) La elección de los representantes para la Comisión de Nombramien-
tos indicados más arriba será hecha por el método de votación que
cada delegación considere más conveniente y efectivo, tomando en
cuenta el número de delegados y otras circunstancias.
c. La delegación de cada División y la de cada Unión-dependiente selec-
cionará sus representantes para la Comisión de Nombramientos pro-
curando que, hasta donde sea posible, representen las diferentes áreas
geográficas, los diversos segmentos de la Organización y los diferentes
tipos de actividades del territorio.
d. Los delegados elegidos como miembros de la Comisión de Nombramien-
tos deben ser delegados debidamente acreditados y que estén presentes
en el Congreso.
e. Los delegados elegidos de acuerdo con lo establecido en el Artículo VI,
inciso 1, de la Constitución, no podrán ser miembros de la Comisión
de Nombramientos.
f. Ningún delegado podrá proponer a más de una persona para integrar
la Comisión de Nombramientos.
g. La Comisión de Nombramientos elegirá su propio presidente y secreta-
rio, bajo la dirección temporaria del presidente de la Asociación General
cuyo cargo está terminando.
h. La Comisión de Nombramientos limitará sus nombramientos a aque-
llas posiciones para las que se haya hecho provisión en el presupuesto.
i. Con el fin de facilitar el trabajo del plenario de la Comisión de Nom-
bramientos se dará un tiempo razonable a los representantes de cada
División ante dicha comisión para reunirse y considerar las necesidades
de personal en sus respectivas Divisiones y presentar sus recomenda-
ciones al plenario de la Comisión de Nombramientos. Las decisiones
de estos grupos no se considerarán como obligatorias para la Comisión
de Nombramientos, sino que serán presentadas como recomendaciones
para su consideración. La Comisión de Nombramientos también re-
comendará que los siguientes oficiales de la División Norteamericana

49
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

sirvan en la Asociación General:


• El secretario de la División Norteamericana, que servirá como secreta-
rio-asociado de la Asociación General.
• El tesorero/CFO de la División Norteamericana, que servirá como teso-
rero-asociado de la Asociación General.

A RTÍCULO III–VICEPRESIDENTES GENERALES


Y VICEPRESIDENTES PARA LAS DIVISIONES

Inciso 1. Se elegirán vicepresidentes generales de la Asociación General para


asistir al presidente en las funciones administrativas de la Asociación General.
Además, se elegirá un vicepresidente para servir como presidente de cada Divi-
sión de la Asociación General.
Inciso 2. Las reuniones de la Junta Directiva serán presididas, en ausencia
del presidente, por un vicepresidente general o por el presidente de la División
Norteamericana.
Inciso 3. El papel de los vicepresidentes generales de la Asociación General,
en relación con las Divisiones, es el siguiente:
a. Servir como elemento de enlace entre el presidente de la Asociación
General y las Divisiones.
b. Servir como consejeros administrativos.
c. Fortalecer los lazos de Unión de la iglesia mundial.
Inciso 4. Los vicepresidentes de la Asociación General elegidos para las
Divisiones actuarán como presidentes de la Junta Directiva de sus respectivas
Divisiones; supervisarán la Obra en ese territorio, bajo la dirección de la Junta
Directiva de la División; y serán reconocidos dentro del territorio de su respectiva
División como presidentes de la División que presiden.
Inciso 5. En caso de que sea necesario, las juntas directivas de las Divisiones
pueden nombrar vicepresidentes para asistir a los presidentes en sus responsa-
bilidades administrativas.

A RTÍCULO IV–SUBSECRETARIO Y SECRETARIOS-ASOCIADOS

Inciso 1. Se elegirá un subsecretario y secretarios-asociados para compartir con el


secretario las responsabilidades propias de su cargo. Deberán ejercer sus deberes co-

50
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

nectados con la Secretaría en las tareas que les asigne el secretario o la Junta Directiva.
Inciso 2. El secretario de la División Norteamericana, en virtud de su elección
para esa responsabilidad, será también secretario asociado de la Asociación General.
Inciso 3. El papel a desempeñar por el subsecretario de la Asociación General
y los secretarios-asociados, en relación con las Divisiones, incluye lo siguiente:
a. Servir como elemento de enlace con los secretarios de las Divisiones,
según lo señale el secretario de la Asociación General.
b. Facilitar el proceso de llamados para obreros interdivisión.
c. Reclutar personas para el servicio interdivisión con el objeto de suplir
las necesidades de las Divisiones.
d. Asistir a las Divisiones en asuntos relativos a personal y a reglamentos
administrativos.

A RTÍCULO V–SECRETARIOS DE LAS DIVISIONES

Inciso 1. Se elegirá un secretario para cada División, que se conocerá como


“secretario de la División”.
Inciso 2. Los secretarios de las Divisiones trabajarán de acuerdo con los pla-
nes y programas votados por el congreso de la Asociación General y los planes y
reglamentos administrativos aprobados por la Junta Directiva de su respectiva
División. El secretario de la División servirá como vicepresidente de la Junta
Directiva de la División, y rendirá cuentas a ella en consulta con el presidente.
Será deber del secretario de la División redactar y conservar las actas de las reu-
niones de la Junta Directiva, reunir la información y preparar los informes que
le sean solicitados, y ejecutar cualquier otra tarea generalmente reconocida como
perteneciente a su cargo.
Inciso 3. Las juntas directivas de las Divisiones podrán nombrar tantos secreta-
rios-asociados y secretarios-asistentes como sea necesario para llevar adelante la Obra.

A RTÍCULO VI–SUBTESORERO Y TESOREROS-ASOCIADOS

Inciso 1. Se elegirá un subtesorero y tesoreros-asociados para compartir con


el tesorero/CFO el trabajo de la oficina. Cumplirán los deberes relacionados
con la Tesorería tal como les sea indicado por el tesorero/CFO o por la Junta
Directiva. Podrán ser autorizados por la Junta Directiva a firmar cheques bajo

51
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

las indicaciones del tesorero/CFO.


Inciso 2. El tesorero/CFO de la División Norteamericana, en virtud de su elección
para esa responsabilidad, será también tesorero asociado de la Asociación General.
Inciso 3. El papel del subtesorero y de los tesoreros-asociados de la Asocia-
ción General, en relación con las Divisiones, incluye lo siguiente:
a. Proporcionar consejo, información y análisis en cuestiones financieras.
b. Conducir comisiones de evaluación financiera cuando les sea solicitado.
c. Responder las cuestiones especiales presentadas por los tesoreros/CFO
de las Divisiones.
d. Invertir los activos de las Divisiones tal como las Divisiones pidan.
e. Ayudar con respecto a las disposiciones bancarias internacionales.

A RTÍCULO VII–TESOREROS/CFO DE LAS DIVISIONES

Inciso 1. Se elegirá un tesorero/CFO para cada División, conocido como


“tesorero/CFO de División”.
Inciso 2. Los tesoreros/CFO de las Divisiones trabajarán de acuerdo con
los planes y programas votados por el congreso de la Asociación General y los
planes y reglamentos administrativos aprobados por la Junta Directiva de la
División, y responderá ante dicha Junta Directiva después de consultar con
el presidente. Será responsable de darle el adecuado liderazgo financiero a la
División, lo cual incluye, pero no se limita a, recibir, resguardar y desembolsar
los fondos en armonía con los acuerdos de la Junta Directiva, remitir los fondos
correspondientes a la Asociación General en armonía con los reglamentos de la
Asociación General y darle al presidente y a la Junta Directiva la información
financiera requerida. El tesorero/CFO será también el responsable de enviar
copias de los estados financieros a los oficiales de la Asociación General.
Inciso 3. Las juntas directivas de las Divisiones podrán nombrar un subte-
sorero y tantos tesoreros-asociados y tesoreros-asistentes como sean necesarios
para llevar adelante la Obra.

A RTÍCULO VIII–SERVICIO DE AUDITORÍA Y AUDITORÍAS

Inciso 1. En cada Congreso regular de la Asociación General, la Asociación


General elegirá un director del Servicio de Auditoría de la Asociación General,

52
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

cuyos deberes serán:


a. Administrar un programa para brindar garantía y servicios relacionados
como parte de un programa de supervisión financiera mundial para la
Iglesia Adventista del Séptimo Día;
b. Monitorear los seguros y los servicios relacionados provistos por la
Iglesia Adventista del Séptimo Día, incluyendo donde esos servicios
son prestados por un proveedor externo;
c. Recomendar a la Junta Directiva de la Asociación General, o a la Junta
Directiva de las divisiones, las normas o directrices para la utilización
y selección de auditores externos; e
d. Informar a la Junta Directiva de la Asociación General, por medio de
la Junta del Servicio de Auditoría, sobre todo el programa de seguros y
servicios relacionados en la Iglesia, y también acerca de las cuestiones
actuales y las tendencias emergentes que lleguen a surgir en el pano-
rama global de las informaciones financieras y la conformidad con los
reglamentos de la organización.
También en cada Congreso de la Asociación General se elegirán los direc-
tores asociados. El director y los directores asociados serán recomendados por
la Comisión del Servicio de Auditoría de la Asociación General a la Comisión
de Nombramientos después de tomarse en consideración su desempeño y el
feedback de varias fuentes.
Las referencias que aparecen en este Reglamento interno a los directores y
directores-asociados no se aplicarán al director y a los directores-asociados del
Servicio de Auditoría de la Asociación General, excepto lo previsto en el Artículo
XIII, inciso 1.c.
Inciso 2.
a. En cada Congreso regular de la Asociación General se elegirá una
Comisión del Servicio de Auditoría de la Asociación General que es-
tará formada por: presidente de la Asociación General, vicepresidente
de la Asociación General, seguidamente nombrado por el presidente,
secretario de la Asociación General, tesorero/CFO de la Asociación
General, director del Servicio de Auditoría de la Asociación General,
un miembro no obrero de la Denominación de cada División escogido
entre auditores adventistas del séptimo día calificados y/u otros profe-
sionales con conocimientos en áreas afines. El presidente de la comisión
será un miembro laico, elegido por la comisión de entre sus miembros.
El vicepresidente será el vicepresidente de la Asociación General que

53
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

actúa como miembro de la comisión. El secretario de la comisión será


el director del Servicio de Auditoría de la Asociación General.
b. El quorum de la Comisión del Servicio de Auditoría será de la mitad más
uno, siendo la mayoría de los miembros no obreros de la Denominación.
Inciso 3. El Servicio de Auditoría de la Asociación General, aunque sensible
a las reglamentaciones específicas que gobiernan las auditorías de las entidades
denominacionales en un país en particular, sirve como proveedor de seguros y
servicios relacionados de preferencia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
La base de clientes incluye todas las organizaciones denominacionales, como
instituciones de la Asociación General, todas las Divisiones del mundo y sus
instituciones, las Uniones/Asociaciones/Misiones/Campos/Regiones/Puestos
misioneros y sus instituciones, las Asociaciones/Misiones locales y sus institu-
ciones de educación de nivel secundario o superior, las oficinas nacionales de
la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), y los
proyectos no revisados por auditores externos. Las excepciones a estos requisitos
se harán sólo por acuerdo específico de la Junta Directiva.

A RTÍCULO IX–SECRETARIOS-DE-CAMPO GENERALES DE LA


ASOCIACIÓN GENERAL Y SECRETARIOS-DE-CAMPO DE LASDIVISIONES
Inciso 1. El término “secretario de campo” será empleado para designar la
función de personas elegidas/nombradas para ayudar a los oficiales de la Aso-
ciación General o de la División en una variedad de responsabilidades generales
o específicas.
Inciso 2. Un “secretario de campo” de la Asociación General normalmente
carga otro porfolio de responsabilidades, que por su naturaleza involucra una
interacción frecuente con los líderes mundiales de la iglesia. En la función de
secretario de campo, esa persona trabaja bajo la dirección del presidente o de
otro oficial designado. Los secretarios de campo deberán ser elegidos por la Junta
Directiva de la Asociación General después de haber sido nombrados para su
responsabilidad primaria por su respectiva junta, la Junta Directiva de la Aso-
ciación General o la Junta Administrativa de la Asociación General, según sea
el caso. Su período de servicio como secretario de campo depende del período
de servicio del individuo en su principal responsabilidad.
Inciso 3. Se usará el término “secretario-de-campo de División” para desig-
nar a los líderes de campo nombrados por las juntas directivas de las Divisiones,

54
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

los cuales oficiarán para servir en diversas tareas del campo, o en proyectos
especiales o responsabilidades específicas. Pueden ser nombrados tantos como
sea necesario, para servir bajo la dirección del presidente o persona designada.

A RTÍCULO X–DEPARTAMENTOS Y A SOCIACIONES MINISTERIALES -


DIRECTORES/SECRETARIOS, ASOCIADOS Y ASISTENTES
Inciso 1. Los directores/secretarios y los directores/secretarios-asociados de
los departamentos y Asociaciones ministeriales serán elegidos por el Congreso
de la Asociación General, y los asistentes serán nombrados tal como lo determine
la Junta Directiva de la Asociación General, para servir a la iglesia mundial a
través de la Asociación Ministerial y de los siguientes departamentos: ADRA,
Comunicación, Asuntos Públicos y Libertad Religiosa, Educación, Escuela
Sabática y Ministerio Personal, Evangelismo, Ministerio de Capellanía Adven-
tista, Ministerio de Mayordomía Cristiana, Ministerio del Niño y Ministerio
del Adolescente, Ministerio de la Familia, Ministerio de la Mujer, Ministerio
de la Salud, Ministerio de las Publicaciones, Ministerio Joven, Ministerio de los
Conquistadores y Aventureros, Misión Global, Servicio del Espíritu de Profecía,
y Testamentos y Legados.
En caso de que sea necesario hacer cambios en la estructura de los departa-
mentos de la Asociación General, tales cambios podrán ser aprobados por voto
de la Junta Directiva reunida en el Concilio Anual, sujeto a la ratificación del
siguiente Congreso de la Asociación General.
Inciso 2. Los directores/secretarios de los departamentos, Asociaciones,
agencias y servicios actuarán bajo la dirección del presidente y de la Junta Di-
rectiva, en calidad de consejeros para el campo mundial.
Inciso 3. El término “director/secretario-asociado” será usado para designar
a aquellas personas que sean elegidas para asociarse con el director/secretario de
un departamento, Asociación, agencia o servicio de la Asociación General en la
tarea de llevar adelante las responsabilidades del departamento. Tales personas,
que servirán bajo la dirección del respectivo director/secretario del departamento,
Asociación, agencia o servicio, deberán tener la experiencia, el conocimiento y
la capacidad necesarias para llevar adelante las funciones que les sean asignadas
no sólo en la sede de la Asociación General, sino también en el campo mundial.
Algunas actividades especializadas pueden ser desempeñadas principalmente sin
necesidad de extensa actividad en el campo.

55
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 4. El término “director/secretario-asistente” será usado para designar


a aquellas personas nombradas por la Junta Directiva para asistir al director/
secretario y a los directores/secretarios-asociados de cualquier departamento,
Asociación, agencia o servicio en la tarea de llevar adelante la obra de la Asocia-
ción General, generalmente en uno o más asuntos o tareas especiales. Actuarán
bajo la dirección de los respectivos directores/secretarios de los departamentos,
Asociaciones, agencias o servicios, cumplirán esas asignaciones especiales prin-
cipalmente en la oficina y servirán para hacer expedita la obra del personal del
departamento, Asociación, agencia o servicio. Las invitaciones para que los
asistentes visiten el campo serán de naturaleza muy limitada.
Inciso 5. Los directores/secretarios, los asociados y los asistentes de los de-
partamentos y Asociaciones asistirán a los oficiales ejecutivos de la Asociación
General en su tarea de liderar y nutrir la iglesia, promoviendo los planes y pro-
gramas de la iglesia tal como sean aprobados por la Junta Directiva, y facilitando
la participación de la feligresía en la misión de la iglesia. Esto se llevará a cabo
a través de la producción de materiales y de procesos de promoción, consulta,
coordinación y liderazgo. Los planes y programas de los departamentos debe-
rán ser desarrollados y coordinados por los departamentos bajo la dirección
de un administrador, ser procesados a través de la administración y recibir la
aprobación de la Junta Directiva, siempre que se lo juzgue conveniente, antes
de implementarlos y promoverlos en el campo.

A RTÍCULO XI–DIRECTORES/SECRETARIOS, ASOCIADOS Y ASISTENTES


DE LOS DEPARTAMENTOS DE LAS DIVISIONES

Las Divisiones nombrarán directores/secretarios de los departamentos, Aso-


ciaciones, agencias y servicios, para prestar servicios bajo la dirección de sus
respectivos presidentes y juntas directivas. Nombrarán también los directores/
secretarios-asociados y los asistentes que sean necesarios, para servir en tareas
especiales bajo la dirección de sus respectivos directores/secretarios.
Estos nombramientos se harán normalmente en ocasión del Congreso
regular de la Asociación General pero, en cualquier caso, nunca después del
31 de diciembre del año en que se celebre el Congreso regular de la Asociación
General.

56
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

A RTÍCULO XII–DIRECTOR DE ARCHIVOS, ESTADÍSTICAS


E INVESTIGACIÓN

La Asociación General nombrará en el primer Concilio Anual de la Junta


Directiva, después del Congreso regular, un director de Archivos, Estadísticas e
Investigación, que servirá bajo la dirección del secretario de la Asociación General
y de la Junta Directiva, y cuyos deberes serán administrar los Archivos de la
Asociación General y compilar y publicar las estadísticas de la Obra mundial.

A RTÍCULO XIII–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1.
a. Durante los intervalos entre los Congresos de la Asociación General se
delega en la Junta Directiva la autoridad para actuar en nombre de la
Asociación General en Congreso. Los miembros de la Junta Directiva
incluyen representantes de todas las Divisiones mundiales y los presi-
dentes de las Uniones-asociación y Uniones-misión, que de ahora en
adelante hablan en nombre de la iglesia mundial. Los principales puntos
que afectan a la iglesia mundial son considerados en la reunión del
Concilio Anual de la Junta Directiva, cuando todos sus miembros son
invitados a estar presentes. Por tanto, la autoridad de la Junta Directiva
es la autoridad de la iglesia mundial.
b. La Junta Directiva tendrá también autoridad para conceder o retirar
credenciales o licencias, nombrar comisiones tales como una Junta
Administrativa con sus atribuciones y emplear al personal que sea
necesario para realizar sus actividades eficazmente.
c. La Junta Directiva tendrá poder para elegir o destituir, con causa, a los
administradores, directores/secretarios y directores/secretarios asocia-
dos de los departamentos, Asociaciones y servicios, y miembros de la
Junta Directiva; para cubrir cualquier vacante que se produjo en las
oficinas, juntas directivas, juntas o agencias, ya sea por muerte, renuncia
u otras razones. Cuando la frase “con causa” se usa en conexión con
la separación o destitución de personas elegidas/nombradas, incluirá,
mas no limitará, 1) incompetencia; 2) persistencia en no cooperar con
la autoridad debidamente constituida en asuntos fundamentales y con
los principales reglamentos denominacionales y laborales; 3) acciones

57
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

que puedan estar sujetas a disciplina eclesiástica de acuerdo con el


Manual de la iglesia.
d. La Junta Directiva tendrá poder para jubilar, antes de la expiración del
período de servicio para el cual han sido designadas, a las personas ele-
gidas bajo las disposiciones del Artículo VI, inciso 1, de la Constitución,
cuya salud haya sido afectada hasta el punto de no poder desarrollar
apropiadamente los deberes de su cargo.
e. La remoción de su cargo por la Junta Directiva de cualquier persona
elegida bajo las provisiones del Artículo VI, inciso 1, de la Constitución,
o el retiro de sus credenciales o licencias, será por voto afirmativo de
dos tercios de los miembros presentes y votantes en cualquier reunión
regular de la Junta.
f. La Junta Directiva de la Asociación General tendrá la autoridad para
remover, por causa, en cualquiera de sus reuniones regulares y por el
voto afirmativo de dos tercios de los miembros presentes con derecho
a voto, a los miembros de la Junta Directiva o de cualquier comisión
que dependa de ella.
Inciso 2.
a. Anualmente se realizará una reunión de la Junta Directiva, conocida
con el nombre de Concilio Anual, con el propósito de considerar las
solicitudes de fondos y conceder subvenciones, considerar cualquier
otro asunto y adoptar los reglamentos que sean necesarios para operar
la Obra mundial.
b. Anualmente se realizará una reunión de la Junta Directiva que será
conocida con el nombre de Concilio de Primavera, con el propósito de
recibir los informes financieros auditados de la Asociación General, y
para despachar los asuntos regulares de la Junta Directiva, de acuerdo
con las provisiones de los Reglamentos eclesiástico-administrativos (Wor-
king Policy) de la Asociación General en relación para los concilios de
primavera.
Inciso 3. La mitad más uno del total de los miembros de la Junta Directiva,
incluyendo al presidente o a un vicepresidente general, tendrá autoridad para
resolver los asuntos denominacionales de cualquier naturaleza, en cualquier
tiempo y lugar.
Inciso 4. Cualesquiera quince miembros de la Junta Directiva, incluyendo
a un oficial de la Asociación General, podrán, después de la debida notificación
a los miembros disponibles, constituir quorum de la Junta Directiva y sesionar

58
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

en el lugar designado para ella, conforme se indica más adelante, para disponer
sobre los asuntos de rutina, con autoridad para tramitar aquellos asuntos que
estén en armonía con los planes bosquejados por la Junta Directiva. Se requiere
un quorum de cuarenta miembros para disponer de asuntos no rutinarios, tales
como decisiones financieras importantes, la destitución de obreros elegidos o
nombrados y la elección de presidentes de Divisiones y de los vicepresidentes
generales.
Inciso 5. Todas las sesiones de la Junta Directiva se realizarán en la sede
de la Asociación General, o en algún otro lugar acordado previamente por la
Junta Directiva.
Inciso 6. El oficial de la Asociación General de mayor rango que esté presente
en la sede de ella puede convocar en cualquier momento sesiones de la Junta
Directiva, y él, o cualquier otro miembro de la Junta Directiva designado por
él, actuará como presidente de la sesión.
Inciso 7. Los presidentes de las Asociaciones/Misiones locales de la División
donde sesione el Concilio Anual serán invitados a asistir a él. A tales invitados
se les concederá el privilegio de participar con voz y voto en las discusiones y
en el proceso de la toma de decisiones.
Inciso 8. Las Divisiones pueden enviar presidentes de Uniones de Iglesias
para asistir a las sesiones del Concilio Anual de la Junta Directiva. Tales invita-
ciones les concede los privilegios de plena participación en todas las discusiones
y en el proceso de votación de la Junta.

A RTÍCULO XIV–JUNTAS DIRECTIVAS DE LAS DIVISIONES

Inciso 1. En cada División se constituirá una Junta Directiva, de acuerdo con


lo que se indica más adelante, para la transacción de los asuntos concernientes a
ella. La Junta Directiva de la División funciona en nombre de la Junta Directiva
de la Asociación General en dicha División, y su autoridad será reconocida por
las Uniones y los campos locales, tanto en lo que se refiere a las decisiones que
tome en asuntos administrativos, como en las orientaciones y consejos que emita.
La División puede establecer, para uso, beneficio y propósito de la iglesia en los
países de esa División, varias entidades legales; y puede confiarle a éstas o a otras
entidades previamente establecidas la responsabilidad total por la propiedad,
el gobierno y otras funciones con tal de que tal responsabilidad sea ejercida en
armonía con los reglamentos y valores denominacionales.

59
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 2. Los miembros ex officio de una Junta Directiva de División serán


el presidente, el secretario, el tesorero/CFO, otros oficiales de la División, los
vicepresidentes y los secretarios-de-campo de la División; los administradores
generales de las instituciones de la División; los presidentes de las Unio-
nes-asociación; los presidentes de las Uniones-misión; los presidentes de las
Uniones de Iglesias; los presidentes de las Asociaciones/Misiones dependientes
de la División; los directores/secretarios de los departamentos, Asociaciones
y servicios de la División; y cualquier miembro de la Junta Directiva de la
Asociación General que esté presente. Serán nombrados otros miembros de la
Junta Directiva de la División de acuerdo con los reglamentos de la División.
Dichos miembros incluirán una representación de obreros denominacionales y
de miembros de iglesia que estén en plena comunión y que no sean empleados
de la Denominación. La representación de obreros incluirá a algunos pastores
y obreros de instituciones.
Inciso 3. Los acuerdos tomados por la Junta Directiva de las Divisiones,
referentes a la administración de los asuntos propios del territorio de la Divi-
sión, serán considerados finales, siempre que estén en armonía con los planes
y reglamentos de la Asociación General tal como aparecen en la Constitución
y el Reglamento interno, y con los acuerdos tomados por su Junta Directiva en
sus concilios anuales.
Inciso 4. Cinco de los miembros de la Junta Directiva de una División,
incluyendo al presidente, constituirán quorum para una reunión de rutina.
Cuando el presidente no pudiere estar presente, el secretario puede convocar
una sesión de la Junta, en la sede de la División, y actuará como presidente.
Podrán realizarse sesiones en minoría de la Junta Directiva de la División con
menos de cinco miembros, para estudiar asuntos de rutina, pero los acuerdos
tomados en tales reuniones no se considerarán definitivos hasta que sus actas sean
aprobadas en una sesión donde haya quorum. Para tratar asuntos no rutinarios
–tales como decisiones financieras importantes, destitución de obreros elegidos
y/o nombrados y la elección de los administradores de una Unión-misión– se
requerirá un quorum de diez (10) miembros o el 25% de los miembros de la
Junta, el número que sea mayor.

A RTÍCULO XV–AUDITORÍA DE LA A SOCIACIÓN GENERAL

La Junta Directiva requerirá, al menos una vez cada año calendario, una

60
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

auditoría de los estados financieros de la Asociación General y de los de la


Corporación de la Asociación General, conducida por un auditor externo. El
auditor externo realizará también una auditoría anual de las inversiones de estas
organizaciones e informará los resultados de estas auditorías a la Junta Directiva
y a la Asociación General en sus sesiones regulares.

A RTÍCULO XVI–R EMUNERACIONES Y GASTOS

Inciso 1. La Junta Directiva designará anualmente a un mínimo de ocho


personas, ninguna de las cuales puede ser obrera de la Asociación General, para
que, junto con los administradores de la Asociación General y no menos de siete
presidentes de Uniones-asociación, constituyan una comisión para revisar las
remuneraciones, ayudas y gastos de sus obreros.
Inciso 2. La Junta Directiva tendrá autoridad para hacer, periódicamente,
los reajustes que sean necesarios en la remuneración de sus obreros.

A RTÍCULO XVII–FONDOS

Inciso 1. Los fondos de la Asociación General estarán formados por:


a. Un porcentaje de los diezmos recibidos por las Asociaciones locales/
Misiones/Campos/Regiones/Puestos misioneros será enviado a través
de la Unión y la División de acuerdo con el Working Policy de la Aso-
ciación General.
b. Un porcentaje de los diezmos recibidos por las Uniones de Iglesias será
enviado a la División de acuerdo con el Working Policy de la Asociación
General.
c. Las ofrendas regulares para las Misiones.
d. Donaciones especiales. Procedentes de los resultados de las inversiones
de donaciones planeadas destinadas a la Asociación General.

A RTÍCULO XVIII–PLANES DE RETIRO DE LAS DIVISIONES

Inciso 1. Las Divisiones adoptarán un plan para el sustento de los obreros


retirados y/o incapacitados y para las esposas dependientes y los dependientes

61
REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

directos de tales obreros, en armonía con los principios que aparecen en el Re-
glamento eclesiástico-administrativo de la Asociación General.
Inciso 2. Tales planes serán financiados por las contribuciones de las or-
ganizaciones participantes, de acuerdo con la decisión de la Junta Directiva de
cada División.

A RTÍCULO XIX–SUBVENCIONES

Inciso 1. La Junta Directiva concederá subvenciones al campo mundial en


ocasión de los concilios anuales. Estas subvenciones se basarán en los pedidos
presupuestarios de los campos.
Inciso 2. Las subvenciones dependerán del total de las entradas de los fondos
previstos en el presupuesto de la Asociación General. En caso de una disminu-
ción, la distribución se hará generalmente sobre la base de prorrateo con todas
las organizaciones representadas en el presupuesto.
Inciso 3. Las subvenciones destinadas a los proyectos mayores se guardarán
en custodia para el propósito para el cual fueron designadas. En caso de que el
proyecto no se realice, los fondos revertirán a la Asociación General. Los otros
fondos concedidos a las Divisiones serán administrados por Junta Directiva de
cada División.
Inciso 4. Todos los fondos recaudados en el territorio de las Divisiones,
excepto los fondos regulares que pertenecen a la Asociación General tal como se
indica en el Artículo XVII, serán usados para el avance de la Obra en el propósito
para el cual fueron recaudados, y serán administrados por la entidad eclesiástica
respectiva en armonía con los reglamentos denominacionales.
Inciso 5. Los fondos de la Asociación General en todo el mundo estarán
disponibles para hacer frente a las subvenciones anuales concedidas por la Aso-
ciación General.

A RTÍCULO XX–FINANZAS

Inciso 1. La Asociación General mantendrá un capital operativo de acuerdo


con lo definido y especificado en el Working Policy, para tener un fondo desti-
nado a las operaciones regulares y protegerse contra una posible emergencia o
depresión financiera.

62
Reglamento interno de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

Inciso 2. La Junta Directiva, actuando a través de su agencia legal, la Cor-


poración de la Asociación General [General Conference Corporation], tendrá
poder para firmar contratos de inversión financiera; pero toda la renta obtenida
de esta manera será reinvertida en valores, y no podrá disponer de ella para
subvenciones hasta que las inversiones financieras hayan vencido.
Inciso 3. Los diezmos y las ofrendas misioneras recibidas por la Asociación
General se usarán para subvencionar la Obra de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día. Por tanto, no será prerrogativa de la Junta Directiva de la Asociación Ge-
neral, ni de la Tesorería, ni de ningún otro agente o agencia de la Organización,
prestar estos fondos a particulares, avalar notas de crédito, firmar bonos u otros
valores, o en cualquier otra manera desviar los fondos de la Asociación General
del propósito para el cual fueron destinados.
Inciso 4. La base para computar los blancos y los fondos per cápita será la
feligresía al 30 de junio del año anterior, conforme lo haya registrado oficialmente
el servicio de Archivos, Estadísticas e Investigación de la Asociación General.

A RTÍCULO XXI–COMPENSACIÓN

Inciso 1. La Asociación General reembolsará, hasta donde lo permita la ley,


todo gasto en que haya incurrido cualquier persona que fue o es parte o es ame-
nazada de ser hecha parte de una demanda, litigio o proceso legal conminativo,
pendiente o juzgado, ya sean procedimientos civiles, penales, administrativos
o investigativos, en virtud de ser o haber sido miembro de la Junta Directiva
de la Asociación General, o de ser o haber sido administrador, obrero o agente
de ella. El reembolso incluirá los honorarios de los abogados, costos, multas y
valores pagados como arreglo final en que haya incurrido la persona en conexión
con tales demandas, litigios o procesos, siempre y cuando dicha persona haya
actuado de buena fe y en alguna manera haya creído estar en favor de, o no en
contra de los mejores intereses de la Asociación General y cuando, con respecto
a cualquier acción o procedimiento penal, no haya evidencia para creer que su
conducta fue ilegal.
Inciso 2. Este derecho de compensación será en adición a, y no exclusivo de,
todos los otros derechos que le puedan corresponder a la persona como miembro
de la Junta Directiva de la Asociación General.

63
Reglamentos
eclesiástico-Administrativos
de la División Sudamericana
de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día

PARTE II

Declaración de misión
Declaración de valores
Compromiso total con Dios
Guía para la misión

65
A
Declaración de misión
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A 05 DECLARACIÓN DE MISIÓN
DE LA IGLESIA A DVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA
A 05 05 Nuestra Misión–La Misión de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día es llamar a todas las personas a que sean discípulos de Jesucristo, proclamar
el evangelio eterno en el contexto de los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis
14:6-12), y preparar al mundo para el pronto regreso de Cristo.

A 05 10 Nuestro Método–Guiados por la Biblia y el Espíritu de Profecía,


los adventistas del séptimo día llevan adelante su misión a través de una vida
semejante a la de Cristo, comunicando, haciendo discípulos, enseñando, curando
y sirviendo.

A 05 15 Nuestra Visión–En armonía con las grandes profecías de las Escri-


turas, entendemos que el clímax del plan de Dios es restaurar toda su creación
a la completa armonía con su perfecta voluntad y justicia.

A 09 IDENTIDAD E IMPLEMENTACIÓN DE NUESTRA MISIÓN

A 09 05 Nuestra identidad–La Iglesia Adventista del Séptimo Día se ve


a sí misma como la Iglesia remanente de la profecía bíblica para el tiempo del
fin. Los miembros de la Iglesia, individual y colectivamente, entienden su papel
especial como embajadores del reino de Dios y mensajeros del pronto regreso de
Jesucristo. Los adventistas del séptimo día se han alistado como colaboradores
de Dios en su misión de recuperar el mundo del poder y la presencia del mal,

66
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
como parte del Gran Conflicto entre Cristo y Satanás.
De esta manera, cada aspecto de la vida del miembro de iglesia está in-
fluenciado por la convicción de que estamos viviendo los últimos días que se
describen en la profecía bíblica y que el regreso de Jesucristo es inminente.
Los adventistas del séptimo día son llamados por Dios a vivir en este mundo,
donde cada acción de la vida cristiana se hace “en el nombre de Jesús” y para
el avance de su reino.

A 09 10 Aplicación de nuestra misión–Los adventistas del séptimo día


afirman que la Biblia es la revelación infalible de la voluntad de Dios, y aceptan
su autoridad en la vida de la Iglesia y de cada creyente, y su papel fundamental en
la fe y la doctrina. Los adventistas del séptimo día creen que el Espíritu Santo es
el poder que transforma vidas y capacita a las personas con dones para el avance
del Reino de Dios en este mundo.
Llamados por Dios, guiados por la Biblia y asistidos por el poder del Espíritu
Santo, los adventistas del séptimo día, en el lugar del mundo en el que vivamos,
nos dedicamos a:
1. Vivir como Cristo: ilustrando el señorío de Jesús en nuestras vidas a través
de comportamientos morales, éticos y sociales que sean consistentes con las
enseñanzas y el ejemplo de Jesús.
2. Comunicar como Cristo: conscientes de que todos somos llamados a ser
testigos activos, compartimos a través de la conversación personal, las predi-
caciones, las publicaciones y las artes, el mensaje de la Biblia sobre Dios, la
esperanza y la salvación ofrecida en la vida, el ministerio, la muerte expiatoria,
la resurrección, y el ministerio sumosacerdotal de Jesucristo.
3. Discipular como Cristo: afirmando la importancia vital del crecimiento
espiritual continuo y del desarrollo entre todos los que aceptan a Jesús como
Señor y Salvador, nos nutrimos e instruimos unos a otros para una vida justa,
brindamos capacitación para testificación efectiva, y animamos a la obediencia
responsable a la voluntad de Dios.
4. Enseñar como Cristo: reconociendo que el desarrollo de la mente y el carác-
ter es esencial en el plan de redención de Dios, promovemos el crecimiento de una
comprensión madura y una relación con Dios, su Palabra y el Universo creado.
5. Curar como Cristo: afirmando los principios bíblicos de bienestar del ser
humano integral, priorizamos la vida saludable y la cura de enfermos y, a través
de nuestro ministerio a los humildes y oprimidos, cooperamos con el Creador
en su obra compasiva de restauración.

67
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

6. Servir como Cristo: siguiendo el ejemplo de Jesús nos comprometemos a un


servicio humilde, ministrando a los individuos y las poblaciones más afectadas
por pobreza, tragedia, desesperanza y enfermedad.

A 10 DECLARACIÓN DE VALORES DE
LA IGLESIAA DVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA
A 10 05 Nuestros valores–Los valores adventistas del séptimo día están ba-
sados en la revelación de Dios provista a través de la Biblia y la vida de Jesucristo.
Nuestro sentido de identidad y llamado proviene de una comprensión de las
profecías bíblicas, especialmente de aquellas relativas al tiempo que precede in-
mediatamente al retorno de Jesús. Consecuentemente, toda la vida llega a ser una
creciente experiencia y demostración de compromiso con Dios y con su reino.
Nuestro sentido de misión está impulsado por la seguridad de que cada perso-
na, independientemente de las circunstancias, es de infinito valor para Dios y por
tanto merecedora de respeto y dignidad. A través de la gracia de Dios, cada persona
recibe dones y es necesaria en las diversas actividades de la familia de la iglesia.
Nuestro respeto por la diversidad, individualidad y libertad está equilibrado
con nuestra consideración por la comunidad. Nosotros somos una familia mun-
dial de fe comprometida a representar el reino de Dios en nuestro mundo a través
de una conducta ética, de mutua consideración y de amante servicio. Nuestra
fidelidad para con Dios incluye el compromiso y sostén de su cuerpo, la iglesia.

A 15 COMPROMISO TOTAL CON DIOS-


DECLARACIÓN DE LA RESPONSABILIDAD ESPIRITUAL
DE LA FAMILIA DE LA FE

Cada miembro y cada organización de la Iglesia Adventista del Séptimo Día


es compelido, bajo la unción divina, a encontrar las maneras más eficaces para
cumplir la misión de la iglesia, tal como está bosquejada en la Declaración de
misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Esta declaración de Compromiso
total con Dios expresa en términos prácticos lo que significa el compromiso total
para el miembro individual y para las organizaciones de la iglesia. Provee un
proceso de orientación para la misión de la iglesia.
Está colocada entre las declaraciones de misión y de valores de la Iglesia

68
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
Adventista del Séptimo Día y el Libro de reglamentos eclesiástico-administrativos
para servir como un puente, recordándole a la iglesia su propósito en el mundo,
y manteniendo una clara dirección para la iglesia al aplicar y administrar las
muchas directivas encontradas en el Libro de reglamentos.

A 15 05 El mandato divino–La historia de la Iglesia Adventista del Sépti-


mo Día está llena de ejemplos de personas e instituciones que han sido, y son,
testigos vibrantes de su fe. Debido a su apasionado compromiso con su Señor y
al profundo aprecio por su ilimitado amor, todos tienen el mismo blanco: com-
partir las Buenas Nuevas con los demás. El texto bíblico clave que los motivó,
texto que inflama a los adventistas en todas partes, conocido como la Comisión
Evangélica, el mandato del Señor mismo, está registrado en Mateo 28:19 y 20,
y dice: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en
el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden
todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo”. Otras versiones, como la Nácar-Colunga, traducen:
“Id, pues; enseñad a todas la gentes...”
Esta orden del mismo Señor es sencilla, hermosa y cautivante, y es para to-
dos sus seguidores, sean miembros, pastores o administradores: Id... enseñad...
bautizad... haced discípulos. Este principio es la chispa de encendido de la
misión de la iglesia y establece la norma para toda evaluación y toda medición
del éxito. Afecta a todos, cualesquiera sean sus responsabilidades, sean laicos u
obreros, abarca todos los aspectos de la vida de la iglesia, desde la iglesia local
hasta la Asociación General, y alcanza a las escuelas, colegios y universidades,
casas editoras, instituciones de salud, y organizaciones de alimentos saludables.
Este compromiso está implícito, incorporado, como encapsulado, en los votos
bautismales, en las declaraciones de misión, en las metas y objetivos, y en los re-
glamentos y estatutos de la iglesia: “Para dar testimonio de su amante salvación”,
“para ayudar en la proclamación del evangelio eterno”, “para proveer el pan de
vida a las multitudes” y para “fortalecerlos en su preparación para su pronto
retorno”. La cuádruple orden de ir... enseñar... bautizar... hacer discípulos resuena
en todos los lugares donde los adventistas del séptimo día trabajan o se reúnen.
A medida que la iglesia crece en tamaño y complejidad, más y más feligre-
ses, pastores y administradores se han hecho serias preguntas acerca de cómo
la iglesia está cumpliendo la Comisión Evangélica. Las ruedas y los engranajes
de la iglesia, ¿producen apenas productos y servicios que, aunque están sobre
el promedio, no pueden fácil y rápidamente distinguirse de sus contrapartidas

69
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

seculares? ¿O está la iglesia asegurándose de que sus productos y servicios básicos


revelen al mundo el camino hacia la vida eterna? Nada debe ser excluido de
estas preguntas, no importa si se trata de los servicios de adoración de la iglesia
local o de los programas y productos de los campos e instituciones de la iglesia.
Ha llegado el tiempo para que la iglesia como un todo se pregunte y responda
las difíciles cuestiones sobre cómo está relacionándose con el principio guiador
de la Comisión Evangélica. ¿Cómo puede ese principio guiador ser una realidad
en las vidas de los feligreses, los pastores y las congregaciones? ¿Cómo pueden
ellos medir su progreso en el cumplimiento de este mandato? ¿Cómo pueden las
universidades de la iglesia, los colegios secundarios y superiores, las fábricas de
alimentos, las clínicas, las instituciones médicas de alta complejidad, las casas
editoras y los centros de comunicaciones cumplir su responsabilidad tomando
como base la Comisión Evangélica?
Este desafío requiere una aproximación franca y analítica para determinar
dónde está la iglesia en relación con el mandato del Señor. No es suficiente medir
el éxito por las normas seculares, ni es suficiente darles prioridad a esos están-
dares. El compromiso total para con Dios incluye, esencialmente, la aceptación
total de los principios del cristianismo tal como están bosquejados en la Biblia
y en el Espíritu de Profecía. Las congregaciones, las instituciones, los obreros
y los feligreses pueden fácilmente encontrar satisfacción en alcanzar blancos,
reunir recursos, completar edificios, equilibrar presupuestos, obtener o renovar
acreditaciones y, sin embargo, dejar de cumplir su responsabilidad ante Dios
con respecto a la Comisión Evangélica. La primera y constante prioridad de la
iglesia debe ser esta orden del Señor: Id... enseñad... bautizad... haced discípulos.
Aunque la Comisión Evangélica no cambia, su cumplimiento se demuestra
de diferentes formas. Por ejemplo: Un pastor trabaja en un contexto diferente
del de un profesor en el aula, o del de un médico o un administrador de ins-
titución. Pero, ya sea que se trate de un rol personal o institucional, cada uno
es responsable ante el mandato de Dios. Entre los grandes beneficios que se
derivan cuando se evalúa la efectividad del cumplimiento de esta misión está
la creciente confianza que se desarrolla cuando cada feligrés, cada pastor, cada
administrador y cada institución de la iglesia toma en cuenta esta prioridad y
le presta la debida atención.
La familia de Dios reconoce que cada persona es individualmente responsable
ante Dios. Al mismo tiempo, los creyentes son amonestados a examinarse a sí
mismos (ver 2 Cor. 13:5). Así como un proceso de evaluación espiritual tiene
su lugar en la vida personal, así también, y seguramente, tiene su lugar en la

70
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
vida organizacional.
Una evaluación espiritual, aunque es apropiada, es también un asunto muy
delicado, porque los humanos vemos sólo en parte. El marco de referencia
terrenal siempre está limitado a lo que es visible y al breve período que rodea
al presente. A pesar de eso, podemos ganar mucho mediante una evaluación
cuidadosa y meditada de nuestra vida personal y de la vida organizacional.
Es posible descubrir e identificar varios principios que pueden guiarnos en
tal evaluación y, aunque cualquier intento será incompleto, las siguientes áreas
de evaluación específica nos ayudarán a concientizarnos de la responsabilidad
que tenemos para con Dios y para con la misión, que es, precisamente, una parte
integral de la relación y el compromiso del cristiano con él. La siguiente lista no
agota todas las áreas que necesitan atención, pero los principios bosquejados aquí
se aplican también a otras personas, organizaciones e instituciones.

A 15 10 Qué implica “Compromiso total con Dios” para cada feligrés


individualmente–A cada adventista del séptimo día, sea obrero o laico, se le
promete el don del Espíritu Santo, que le permitirá crecer espiritualmente en
la gracia del Señor y le dará poder para desarrollar y usar los dones espirituales
en el testimonio y el servicio. La presencia del Espíritu Santo en la vida del
creyente se demuestra al:
1. Mantener un hogar cristiano en el que las normas y los principios de
Cristo se enseñan y se ejemplifican.
2. Vivir una vida que se goza en la certeza de la salvación, impulsada por
el Espíritu Santo, para dar un testimonio personal efectivo a los demás y de-
sarrollar con Cristo un carácter amable, consecuente con la voluntad de Dios
revelada en su Palabra.
3. Usar los dones espirituales que Dios ha dado a cada uno.
4. Dedicar el tiempo, los dones espirituales y los recursos, con oración y en
forma sistemática, para proclamar el evangelio y, ya sea individualmente o como
parte de la familia de la iglesia, llegar a ser la sal y luz del Señor al compartir su
amor en la vida de familia y en el servicio a la comunidad, motivado siempre
por el sentido del pronto regreso del Señor y por su mandato de predicar su
evangelio tanto en el hogar como fuera de él.
5. Participar en un plan sistemático de crecimiento espiritual y evaluación de
la forma en que uno camina con Dios, formando parejas de socios espirituales
mutuamente responsables, cuyo principal objetivo sea el de ayudarse unos a los
otros con oraciones.

71
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A 15 15 Qué implica “Compromiso total con Dios” para un pastor de


iglesia–Un pastor adventista del séptimo día, llamado y capacitado por el Es-
píritu Santo e impulsado por el amor a los seres humanos, dirige los pecadores
hacia Cristo como Creador y Redentor y les enseña cómo compartir su fe y llegar
a ser discípulos eficaces. Comparte regularmente una dieta espiritual equilibrada
y fresca, resultado de su comunión con Dios y con su Palabra. El pastor muestra
la gracia salvadora y el poder transformador del evangelio, al:
1. Empeñarse en que su familia sea un modelo de lo que el Señor espera del
matrimonio y la familia.
2. Predicar sermones basados en la Biblia, sermones cristocéntricos, que ali-
menten a los miembros y apoyen a la iglesia mundial, enseñándoles las creencias
fundamentales con un sentido de urgencia basado en la comprensión adventista
de las profecías tal como las enseña la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
3. Invitar a todos a someterse al poder transformador del Espíritu Santo
con el fin de que el evangelio pueda ser manifestado en la vida compasiva del
creyente dirigido por la fe.
4. Conducir a la iglesia local en una vigorosa actividad evangelizadora que
dé como resultado no sólo un incremento de la hermandad sino también el es-
tablecimiento de nuevas congregaciones, manteniendo, sin embargo, un fuerte
apoyo tanto a la Obra local como a la Obra mundial de la iglesia.
5. Dar evidencias de un ministerio eficaz, al aumentar numéricamente la
feligresía y al hacerla crecer en experiencia espiritual y en la adoración, apresu-
rando así el regreso del Señor.
6. Priorizar el crecimiento espiritual personal y la eficacia en la misión al
participar regularmente en procesos de evaluación de los resultados espirituales.
La División desarrollará un modelo de evaluación para ser aplicado en cada
Unión/Asociación/Misión, que incluya un módulo de autoevaluación, como
también aspectos que se refieran a la responsabilidad del pastor para con la(s)
congregación(es) y hacia la Organización mundial de la iglesia.

A 15 20 Qué implica “Compromiso total con Dios” para una iglesia


local–Una congregación adventista del séptimo día actúa creativamente y con un
sentido de autocrítica, como una comunidad que testifica y edifica, facilitando la
proclamación del evangelio, tanto en el ámbito local como nacional y aun global.
Una congregación tal vive en el mundo como “el cuerpo de Cristo”, mostrando
la misma preocupación y acción positiva para con aquellos con quienes entra en
contacto como la que mostraba el Señor en su ministerio terrenal, al:

72
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
1. Demostrar una absoluta seguridad en la gracia salvadora de Cristo y un
compromiso con las enseñanzas distintivas de su Palabra.
2. Comprender y aceptar su papel como parte de un movimiento final que
tiene la responsabilidad de propagar el evangelio en el ámbito local, nacional
y global.
3. Desarrollar planes estratégicos para compartir las Buenas Nuevas en su
comunidad, con el objeto de asegurarse que las personas comprendan cómo
puede Jesús cambiar sus vidas y prepararlas para su pronta venida, y al ayudar
a establecer nuevas congregaciones.
4. Edificar la vida de los feligreses y sus familias con el fin de que crezcan
espiritualmente y prosigan confiadamente en la misión y en las verdades expre-
sadas por medio de la iglesia remanente.
5. Reconocer el privilegio de ser una congregación adventista del séptimo
día y su correspondiente responsabilidad para con la familia mundial de igle-
sias adventistas del séptimo día, tal como está bosquejada en el Manual de la
iglesia, al aceptar e implementar planes amplios que permitan la difusión del
evangelio en contextos cada vez más abarcadores y al participar en el sistema
organizativo, financiero y representativo de la iglesia, destinado a facilitar la
acción misionera mundial.
6. Participar en un plan de evaluación que lleve a la congregación a descubrir
cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles, y cuáles son los avances hechos
en su misión de enseñar, bautizar y hacer discípulos. El plan de evaluación será
normalmente un programa de autoevaluación realizado anualmente por toda
la congregación en pleno, aunque periódicamente deberá incluir una evalua-
ción de la participación en, y la responsabilidad para con la Organización más
amplia a la que pertenece. Cada División ayudará en el desarrollo del proceso
de evaluación, en consulta con las Uniones y las Asociaciones/Misiones locales,
para ser usado dentro de su territorio.

A 15 25 Qué implica “Compromiso total con Dios” para los colegios


primarios y secundarios–Un colegio de nivel primario o secundario crea un
clima que nutre a los alumnos mental, física, social y espiritualmente, e instila
en ellos confianza en la pertinencia, el papel, el mensaje y la misión de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día. Los colegios proveen excelencia en la educación
adventista, al:
1. Desarrollar, para la institución, un plan maestro espiritual abarcador y
un currículo para todas las materias que, además de la excelencia académica,

73
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

apoye la visión mundial de los Adventistas del Séptimo Día e integre la fe con
la enseñanza.
2. Emplear profesores adventistas del séptimo día, totalmente comprometi-
dos y profesionalmente competentes, que integren la fe con el conocimiento al
nutrir a sus alumnos para que sean buenos ciudadanos y miembros de iglesia.
3. Trabajar con los padres y las congregaciones locales para asegurar que cada
alumno conozca las demandas de Cristo y tenga la oportunidad de decidirse en
favor de él y ser bautizado.
4. Transmitir a los alumnos una comprensión de la razón bíblica de la exis-
tencia del pueblo de Dios en los últimos días, y de cómo pueden participar en
el cumplimiento de la misión de la iglesia.
5. Involucrar al personal y a los alumnos en actividades de extensión del
evangelio en formas que sean apropiadas a la edad de ellos, planificando opor-
tunidades para la testificación en la comunidad.
6. Participar sistemáticamente en un proceso de evaluación espiritual de-
sarrollado por la División, y puesto en práctica por las Uniones/Asociaciones/
Misiones, que proporcionen informes anuales para presentar a la Junta Directiva
de la institución y a los delegados al congreso del campo local.

A 15 30 Qué implica “Compromiso total con Dios” para las institu-


ciones superiores y las universidades–Una institución superior o universidad
adventista del séptimo día ofrece a los jóvenes adventistas, y a otros jóvenes de
las localidades circundantes que deseen tener la oportunidad de estudiar en un
ambiente adventista, una educación de nivel terciario y/o de posgrado, acadé-
micamente sólida, demostrada al:
1. Desarrollar un plan maestro espiritual amplio, propuesto por el per-
sonal de la institución y aprobado por su Junta Directiva, que identifique las
verdades y valores espirituales, tanto de conocimiento como de relación, que
la institución se ha comprometido a compartir con sus alumnos; e indique en
qué oportunidades de un período determinado y mediante qué medios serán
transmitidos esos valores.
2. Mantener un ambiente, tanto en el aula como en todo el campus, que
asegure oportunidades tanto para la instrucción académica como para encuentros
evangélicos, con el objeto de producir graduados que sean reconocidos por la igle-
sia y por la sociedad por la excelencia académica y espiritual de sus vidas; hombres
y mujeres que sean bien equilibrados mental, espiritual y socialmente; hombres
y mujeres que amen a su Señor, que mantengan en alto las normas divinas en su

74
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
vida diaria, que ayuden a formar congregaciones locales sólidas y prósperas, y que
actúen como la sal y la luz de sus comunidades, sean laicos u obreros.
3. Afirmar inequívocamente en el aula, y en la vida diaria del campus, las
creencias, las prácticas y la visión mundial de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, compartiendo el gozo del evangelio, demostrando confianza en el papel
divinamente establecido para el movimiento adventista y en su continua signifi-
cación dentro del plan de Dios para estos últimos días, facilitando las actividades
para que los profesores, el personal y los alumnos puedan testificar y realizar
servicio cristiano; y estimular a profesores y empleados a vivir un estilo de vida
consecuente, que se manifieste por medio de relaciones positivas y formativas
con los estudiantes.
4. Emplear profesores adventistas del séptimo día totalmente comprometi-
dos y profesionalmente competentes, que sean activos en su iglesia local y que
integren la fe y el conocimiento en el contexto de la formación de sus alumnos
para que lleguen a ser miembros productivos tanto de la sociedad como de la
iglesia del Señor, y que interactúen con los padres de los alumnos y otras personas
interesadas en la educación, con el fin de comprender y poner en práctica las
elevadas expectativas académicas y espirituales que tiene este programa educativo
al servicio de la juventud.
5. Evaluar el cumplimiento de los objetivos bosquejados en el plan maestro
espiritual mediante un programa de evaluación amplio, preparado por el mismo
personal docente, y aprobado por la Junta Directiva respectiva, diseñado de
forma suficientemente específica como para que permita evaluar cada aspecto de
la vida en el campus; que sirva para guiar a la administración de la institución
educativa superior o universidad a tomar las medidas afirmativas o correctivas
que sean necesarias, que sirvan de base para los informes anuales acerca de la
salud espiritual de la institución presentados a la Junta Directiva y a los delegados
al congreso del campo local.
6. Someter el plan maestro propuesto para el área espiritual, y su programa
de evaluación, a un panel internacional de educadores altamente calificados,
nombrado por la Asociación General, el que a su vez entregará a la Junta Direc-
tiva de la institución educativa superior o universidad la evaluación escrita del
plan maestro en el área espiritual y su programa de evaluación.

A 15 35 Qué implica “Compromiso total con Dios” para los hospitales


y otras instituciones médicas–Un hospital o institución médica adventista
del séptimo día ofrece, en la comunidad donde sirve, atención de la salud de la

75
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

más alta calidad, dirigida a la persona total, desarrollando un plan amplio de


evaluación espiritual que incluya:
1. Crear una atmósfera positiva, bien planificada, que se concentre en la
presencia sanadora del Señor.
2. Desarrollar un equipo de médicos y enfermeros profesionalmente com-
petentes, orientados hacia la misión y que sean compasivos; que ministren con
sensibilidad a los pacientes desde el contexto de su fe cristiana como también
de las creencias distintivas de los adventistas del séptimo día.
3. Asegurarse de que todos los que estén dentro de la esfera de influencia
de la institución perciban que las instalaciones para el cuidado de la salud son
parte de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, para lo cual la institución debe-
rá desarrollar programas de orientación para el personal y de testificación a la
comunidad que representen positivamente, tanto al hospital como a la iglesia,
ante las personas a quienes sirve la institución.
4. Estimular con sensibilidad las inquietudes espirituales de los pacientes y
responder a ellas de forma sistemática.
5. Aplicar los recursos financieros y humanos que sean posibles para parti-
cipar en la misión local, nacional y global de la iglesia en las áreas del cuidado
de la salud y la educación para la salud.
6. Demostrar responsabilidad en el cumplimiento de la misión, mediante
la participación, por lo menos una vez cada tres años, de un proceso amplio de
evaluación, desarrollado, planificado y supervisado por la Junta Directiva de
la División, para evaluar el progreso en la obtención de resultados misionales
específicos y mensurables.

A 15 40 Qué implica “Compromiso total con Dios” para las institucio-


nes de comunicación masiva: casas editoras, centros de comunicaciones,
servicios educativos Hogar y Salud, y estaciones de radio–Las instituciones
de comunicación masiva adventistas del séptimo día proporcionan productos de
calidad que refuerzan la misión de la iglesia y el compromiso de sus miembros
con dicha misión, al:
1. Estimular iniciativas y distribuir sólo los productos que contribuyan a la
proclamación del evangelio y a la formación de los feligreses, dentro del contexto
del mensaje del tiempo del fin.
2. Planificar y apoyar actividades evangelizadoras, que puedan llevar a con-
tactos personales involucrando a las congregaciones locales, donde sea posible.
3. Usar la tecnología y los medios de comunicación dentro de las posibili-

76
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
dades de los recursos financieros disponibles, de modo tal que dichos recursos
sean maximizados para el cumplimiento de la misión de la iglesia.
4. Coordinar iniciativas con otras entidades de la iglesia para asegurar una
adecuada interacción entre ellas, con el objeto de apoyar los programas y pro-
yectos relacionados.
5. Asignar personal, en la medida de las posibilidades, para ayudar a los
pastores y a las congregaciones en los programas de seguimiento de las personas
alcanzadas, y para operar un sistema de retroalimentación con el objetivo de
desarrollar o modificar productos.
6. Establecer, bajo la dirección de las juntas administradoras correspondien-
tes, revisiones periódicas de los materiales y programas, tanto para los feligreses
como para el público en general, con el fin de proporcionar a las administraciones
un análisis de la eficacia en el logro de las metas misioneras, asegurar la armonía
de dichos materiales con las creencias y prácticas de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día, y preparar informes para presentar a cada reunión regular de los
cuerpos legales correspondientes y a las juntas directivas.

A 15 45 Qué implica “Compromiso total con Dios” para las industrias


de alimentos saludables–Una fábrica de alimentos adventista del séptimo día
desarrolla productos que contribuyen positivamente a la salud y que, además,
proporcionan recursos que ayudan a proclamar el mensaje del evangelio en
estos últimos días, al:
1. Fabricar y vender únicamente aquellos productos que sean consistentes
con los principios divinos de la dieta y la salud.
2. Adiestrar personal para informar al público acerca de las prácticas de vida
saludable y ayudar a la iglesia a desarrollar una mejor salud entre los feligreses.
3. Proveer alimentos vegetarianos de bajo costo para los países en desarrollo.
4. Implementar programas mediante los cuales, quienes hayan recibido la
influencia del mensaje de salud, puedan recibir información adicional acerca
de la iglesia.
5. Incluir en el presupuesto financiero ayuda para la misión de la iglesia
sobre la base que la División haya establecido.
6. Evaluar periódicamente los logros obtenidos en términos de eficiencia,
retorno de las inversiones y contribución a la misión de la iglesia, con base en
un sistema administrado por la Junta Directiva y la industria, y aprobado por
la Junta Directiva de la División, en consulta con la Asociación Internacional
de Alimentos Saludables.

77
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A 15 50 Qué implica “Compromiso total con Dios” para una Unión o


un campo local–Una Unión o campo local de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, con un liderazgo que tenga una relación personal con Jesús y esté sometida
a la conducción del Espíritu Santo, motiva a los feligreses, pastores, profesores
y todos los demás obreros denominacionales a presentar a sus vecinos y a sus
comunidades la verdad salvadora para estos días finales, supervisando y esta-
bleciendo prioridades en sus planes, iniciativas y finanzas, para dar el primer
lugar a un testimonio continuo en favor de la ganancia de seres humanos para
Cristo y su edificación espiritual, al:
1. Identificar y promover los objetivos espirituales, tanto de evangelización
como de crecimiento, de la Unión, la Asociación o la Misión y, mediante un
proceso de planificación estratégica y financiera, involucrar la participación
colectiva de sus miembros y organizaciones.
2. Demostrar, mediante el ejemplo personal de los líderes, que la iglesia
continúa sin vacilaciones llevando adelante su papel divinamente asignado como
testigo a este mundo necesitado y moribundo.
3. Alimentar espiritualmente y apoyar a los pastores, a los miembros y a las
congregaciones, con el objetivo de que puedan crecer como discípulos y expe-
rimentar con diversas formas de cumplir con la Comisión Evangélica.
4. Ejercer el liderazgo administrativo de las instituciones y entidades bajo
su dirección, con el fin de asegurar que la misión de la iglesia se mantenga
claramente en foco, y desarrollar y poner en práctica iniciativas para establecer
nuevas congregaciones en comunidades y regiones donde sean necesarias.
5. Asegurar que las provisiones presupuestarias para las actividades evan-
gelizadoras locales, nacionales y globales sean cuidadosamente balanceadas en
relación con los recursos destinados para el alimento espiritual de los creyentes,
y que se les dé a ambos la más alta prioridad.
6. Cooperar con la División en el desarrollo y puesta en práctica de procesos
de evaluación, revisados por una comisión designada por la Asociación General,
mediante la cual, los miembros, los pastores, las congregaciones, las institucio-
nes, las Asociaciones y Misiones y las Uniones puedan graficar su compromiso
y eficacia al llevar adelante la Comisión Evangélica, informando los resultados
a las respectivas juntas y congresos.

A 15 55 Qué implica “Compromiso total con Dios” para la Asociación


General y las Divisiones–La Asociación General de los Adventistas del Sép-
timo Día y sus Divisiones mundiales, con un cuerpo de líderes que tienen una

78
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
relación personal con Jesús y que se someten a la dirección del Espíritu Santo,
proporcionan la dirección general y global para la vida espiritual y la misión
de la iglesia, desarrolla planes y reglamentos estratégicos, genera iniciativas y
programas, y asigna recursos financieros y humanos, de formas que demuestran
la urgencia en completar la misión de la iglesia y la subordinación al mandato
de ir... enseñar... bautizar... hacer discípulos, al:
1. Dar prioridad, en los concilios anuales y de primavera de la Asociación
General y en las juntas directivas de la División, al desarrollo de la vida espiritual
de una iglesia en crecimiento con la clara misión de predicar el evangelio eterno,
en el tiempo del fin, y llevar el mensaje de los tres ángeles a todo el mundo.
2. Nombrar pequeñas comisiones con representación internacional, según
se vea necesario, para evaluar y hacer recomendaciones a las juntas apropiadas
con respecto a la evaluación de los programas que se están desarrollando.
3. Asegurar que las administraciones y juntas directivas de las instituciones
bajo su dirección establezcan procesos de rendición de cuentas en el área espi-
ritual que den evidencia de su dedicación a la misión en estos días finales de la
iglesia, y demuestren su efectividad en lograrla.
4. Exigir que las iniciativas y actividades de alcance limitado, aunque ten-
gan algún mérito en sí mismas, estén realmente subordinadas a las metas más
amplias y coordinadas de la misión de la iglesia, disponiendo el desembolso de
los presupuestos con el propósito de promover la promulgación del evangelio
a todo el mundo.
5. Asegurar que la misión de la iglesia sea claramente comprendida y puesta
en práctica mediante procesos de evaluación para ver el progreso en el cum-
plimiento de los objetivos misionales, que involucran tanto el desarrollo de los
feligreses como las actividades evangelizadoras.
6. Desarrollar un plan maestro espiritual y un programa de evaluación, su-
pervisados por una comisión nombrada, en cada nivel, por la Junta Directiva de
la Asociación General/División con el fin de evaluar la eficacia de la Asociación
General/División en relación con la misión de la iglesia, y asistiendo a todas las
organizaciones de la iglesia e instituciones en la evaluación de su plan maestro
espiritual y en sus programas de evaluación.

A 15 60 La verdadera medida del éxito–Realmente, el mandato espiritual


es sencillo: Id... enseñad... bautizad... haced discípulos. Los feligreses respon-
sables en la Iglesia Adventista del Séptimo Día y todos los obreros de la iglesia
deben recordar que cada uno tendrá que rendir cuentas ante Dios en relación

79
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

con este mandato. Algún día, en el gran tribunal, el Señor preguntará: “¿Qué
has hecho, apoyado en mi gracia, con tus dones, tus talentos y con las oportu-
nidades que te di?”
Como lo hizo hace dos mil años, el Señor manda a su iglesia hoy: “Por tanto
id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre,
y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Id... enseñad... bautizad... haced discípulos. El
compromiso total con Dios exige el cumplimiento de esta comisión, que sigue
siendo la base de la única y verdadera medida del éxito.

A 20 GUÍA PARA LA MISIÓN

A 20 05 Fundamentos–La misión de Dios para este mundo motiva y mo-


dela nuestra misión. Por esta razón, la misión es la sangre vital de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día. La misión está entretejida en nuestra identidad;
la misión define quiénes somos y por qué existimos. Motivados por la visión
del evangelio eterno alcanzando a toda nación, tribu, lengua y pueblo (Apoc.
14:6-12), temprano en nuestro movimiento asumimos la Gran Comisión (Mat.
18:18-20) como nuestro mandato divino. La búsqueda genuina de Dios en las
religiones del mundo provee un sendero para la proclamación del evangelio.
Nuestra iglesia ha crecido bajo la bendición del Señor y ha alcanzado los
rincones más lejanos de la Tierra. Cuando comenzamos, nuestra misión nos puso
en contacto con personas que tenían tradiciones de cristianismo. Sin embargo,
hoy la misión nos lleva a poblaciones que están enraizadas en otras religiones.
Además, en algunas áreas del mundo la conversión al cristianismo es mal vista e
incluso corre el riesgo de ser una amenaza para las personas y la vida. La historia
del cristianismo indica que, prácticamente, ese ha sido siempre el caso.
Al mismo tiempo, el espíritu de esta era estimula la aceptación de todas las
religiones del mundo como expresiones válidas del espíritu humano y desalienta
los esfuerzos para persuadir a las personas a cambiar de religión. Incluso algu-
nos teólogos cristianos argumentan que la tarea de las Misiones es afirmar a las
personas en su propia religión: hacer a los hindúes mejores hindúes, a los musul-
manes mejores musulmanes, a los budistas mejores budistas y así sucesivamente.
Entre los adventistas del séptimo día se encuentra una variedad de iniciativas
y metodologías orientadas hacia personas de diferentes religiones y culturas. Si
bien la preocupación por la misión es encomiable, la proliferación de enfoques
torna más imperativo que la iglesia organizada articule simple y claramente la

80
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
naturaleza de nuestra misión –lo que ella es y cómo la cumplimos–, firmemente
establecida en la autoridad de las Escrituras.
Según el registro de las Escrituras, podemos encontrar una guía para la mi-
sión en las instrucciones y los hechos específicos de Jesús y los apóstoles. En su
soberanía, el Señor toma la iniciativa de revelarse a los hombres y a las mujeres
a través de varios medios. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento leemos acerca
de personas que estaban fuera del círculo de los escogidos y que eran seguidoras
de Dios: Melquisedec (Gén. 14:18-20), Jetro (Éxo. 18:1-27), Naamán (2 Rey.
5:1-19). De la misma manera, el Nuevo Testamento habla de los magos (Mat.
2:1-12), los gentiles “piadosos” (Hech. 13:43, 50; 16:14; 17:4, 17) y de otros que
obedecieron la ley de Dios al seguir su conciencia (Rom. 2:14-16). Sin embargo,
estos ejemplos no ofrecen una estructura para la misión adventista del séptimo
día; simplemente proveen ejemplos loables del trabajo del Señor.

A 20 10 La misión–La misión adventista del séptimo día está centrada en


la dádiva amante de Dios en su Hijo para ser el Salvador del mundo. Debemos
compartir esta buena noticia con todas las personas, diciéndoles que “en ningún
otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres,
en que podamos ser salvos” (Hech. 4:12), para que “todo aquel que en él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).
En esencia, misión es testificar mediante la palabra y la vida y en el po-
der del Espíritu Santo. Así como Dios le ordenó a Israel: “Vosotros sois mis
testigos... que yo escogí” (Isa. 43:10), así el Señor resucitado nos ordena:
“Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me
seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de
la tierra” (Hech. 1:8).
La misión adventista del séptimo día es extensa en su objetivo. Involucra
la proclamación de las buenas nuevas a todo el mundo (Mat. 24:14), hacer
discípulos de todas las naciones al ir, bautizar y enseñar a las personas (Mat.
28:18-20), e invitarlas a la ekklesía (iglesia): la comunidad de creyentes del
tiempo del fin, en Jesús, que adora a Dios como el Creador y Redentor (Apoc.
12:17; 14:6, 7).
Esa comunidad, la iglesia, es el cuerpo de Cristo (1 Cor. 12; Efe. 1:21, 22;
4:4-6). En esta comunidad donde Jesús es confesado como Salvador y Señor, y
donde las Escrituras proveen el fundamento para la instrucción, los miembros
experimentan el poder transformador de la nueva vida en Cristo. Ellos se aman
unos a otros (Juan 13:34, 35); están unidos, a pesar de las diferencias de raza,

81
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

cultura, género o estatus social (Efe. 2:12-14; Gál. 3:28); y crecen en la gracia
(2 Ped. 3:18). Salen a hacer discípulos a todas las personas y llevan adelante el
ministerio de Jesús de compasión, ayuda y sanidad al mundo (Mat. 10:7, 8).
Aunque los demás cristianos también prediquen el evangelio, los adventistas
del séptimo día comprenden su llamado especial como proclamadores de las
buenas nuevas de la salvación y la obediencia a los mandamientos de Dios. Esa
proclama ocurre durante el tiempo del juicio de Dios y en la expectativa del pron-
to regreso de Jesús, poniendo fin al conflicto cósmico (Apoc. 14:6, 7; 20:9, 10).
Por tanto, la misión adventista del séptimo día involucra un proceso de
proclamación que construye una comunidad de creyentes que “guardan los
mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:12). Ellos viven para servir a
los demás y esperan ansiosos la segunda venida del Señor.

A 20 15 Cumplimiento de la misión–Nuestra misión sigue siendo la mis-


ma dondequiera nos encontremos en el mundo. Pero el cómo cumplirla –cómo
llevarla a cabo– adquiere una variedad de formas, las cuales dependen de las
diferencias culturales y las condiciones sociales. Muchas veces el cumplimiento
de la misión en lugares donde prevalecen las religiones no cristianas representa
cambios significativos en la manera de encarar la tarea. Encontramos diferentes
manifestaciones culturales, otros escritos que se consideran sagrados y a veces
restricciones a la libertad religiosa.
1. El ejemplo de los apóstoles: Las condiciones enfrentadas por los adventistas
del séptimo día para compartir el mensaje de Jesús a personas de otras religiones
son similares, en gran medida, a las que enfrentaron los apóstoles. Por tanto,
cómo cumplieron la misión nos sirve de instrucción hoy.
Los primeros cristianos enfrentaron un mundo repleto de divinidades. Era
también un mundo peligroso a medida que los césares en Roma fueron exigien-
do cada vez más no sólo respeto, sino ser adorados como divinos. No obstante,
ellos arriesgaron todo lo que poseían, inclusive hasta la propia vida (y muchos
la perdieron), en un compromiso indestructible con su Salvador.
En ese ambiente los apóstoles siempre enaltecieron a Jesucristo como la única
esperanza de la humanidad. Ellos no evadieron la proclamación de lo que él
era y qué había hecho. Anunciaban el perdón y una vida nueva únicamente a
través de él, y convencían a las personas de todas partes a que se arrepintiesen
en vista del juicio venidero y el regreso de Jesús (Hech. 2:38; 8:4; 1 Cor. 2:2). Y
proclamaron que sólo una persona podía ser rectamente adorada como Señor:
Jesucristo. Pues, “aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo o en

82
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo,
sólo hay un Dios, el Padre... y un Señor, Jesucristo” (1 Cor. 8:5, 6).
Aunque modificaban su aproximación según la audiencia, nunca se desvia-
ron de proclamar la singularidad de Jesús como la esperanza del mundo. Jamás
sugirieron que venían para ayudar a sus oyentes a encontrar una experiencia
espiritual más profunda en sus propias religiones; por el contrario, los desafia-
ban a aceptar la salvación provista por Cristo. Así, el apóstol Pablo en Atenas
comenzó su discurso en la Colina de Marte haciendo mención a los dioses que
adoraban las personas, pero guiándolas hacia el mensaje de Jesús y su resurrec-
ción (Hech. 17:22-31).
2. Escritos de otras religiones: Pablo hizo referencia a los escritos no bíblicos
en su discurso en Atenas y en sus cartas (Hech. 17:28; 1 Cor. 15:33; Tito 1:12),
pero dio prioridad a las Escrituras (al Antiguo Testamento) en su proclama e
instrucción a las nuevas comunidades cristianas (Hech. 13:13-47; 2 Tim. 3:16,
17; 4:2).
Al dar el testimonio adventista del séptimo día se pueden usar los escritos
de otras religiones con el fin de construir puentes, señalando elementos de la
verdad que encuentran su más pleno y rico significado en la Biblia. Esos escritos
deberían ser usados en un intento deliberado por presentar a las personas la Biblia
como la Palabra inspirada de Dios, y ayudarlos a transferir su fidelidad hacia las
Escrituras como la fuente de fe y práctica. Pero el fortalecimiento y crecimiento
espirituales de los nuevos creyentes debe realizarse sobre la base de la Biblia y
su autoridad exclusiva (ver “Instrucciones para participar en Misión Global”).
3. Contextualización: Jesús, como nuestro modelo, fue el ejemplo perfecto
de amor en su relación con los demás. Al imitarlo en nuestra misión deberíamos
abrir nuestro corazón en compañerismo honesto y amante. El apóstol Pablo
describió cómo se adaptó al enfrentar la audiencia: “Siendo libre de todos, me
he hecho siervo de todos para ganar al mayor número. Me he hecho a los judíos
como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo
no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a
la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley
de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. Me he
hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo,
para que de todos modos salve a algunos” (1 Cor. 9:19-22). Los apóstoles no
crearon dificultades para que las personas aceptaran el evangelio y se unieran al
compañerismo de la comunidad cristiana, pero no dejaron de declarar el pleno
propósito de Dios para ellos (cf. Hech. 15:19; 20:20-24).

83
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Del ejemplo de Pablo surge la contextualización: el esfuerzo intencional y


distintivo de transmitir el evangelio en una forma culturalmente significativa.
Para la misión adventista del séptimo día, la contextualización debe ser fiel a las
Escrituras, guiada por el Espíritu Santo y relevante para esa cultura, recordando
que todas las culturas son juzgadas por medio del evangelio.
A medida que la iglesia busca adaptar su manera de encarar la misión en un
mundo de diversidades, el peligro del sincretismo –la mezcla de verdad y errores
religiosos– es un desafío constante. La contextualización debería hacerse dentro
de un lugar cultural específico, cerca de donde viven las personas; es un proceso
que debería involucrar a los líderes, los teólogos, los evangelistas, la gente local
y los ministros de la iglesia.
4. Apertura e identidad: Pablo buscó ser abierto y honesto en su presentación
del evangelio: “Renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astu-
cia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad
recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios” (2 Cor. 4:2).
Asimismo, nosotros debemos cumplir nuestra misión e identificarnos como ad-
ventistas del séptimo día de una manera que evite crear barreras infranqueables.
Al buscar conectarnos con personas de otras religiones, el tema del conflicto
cósmico, que se cimenta en diversas expresiones, puede ser un provechoso punto
de partida. Otras áreas que pueden ser de ayuda son las profecías, la modestia,
la sencillez y la vida saludable.
5. Grupos de transición: En algunas situaciones la misión adventista del
séptimo día puede incluir la formación de grupos de transición (normalmente
llamados Grupos de Afinidades Especiales) que llevan a las personas de una
religión no cristiana a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Al establecerse esos
grupos, debe seguirse un plan claro que enfatice el resultado final. Esos grupos
deberían ser establecidos y nutridos solamente con la aprobación y la colaboración
de la administración eclesiástica. Aunque algunas situaciones puedan requerir
un prolongado período de tiempo para completar la transición, los líderes de
esos grupos deberían hacer todo esfuerzo posible por guiar a las personas a ser
miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día dentro de un plan de tiempo
determinado (ver también Working Policy B 10 28 y B 10 30).
Todo ministerio o grupo, que se forme con el propósito de representar a la
Iglesia Adventista del Séptimo Día en cualquier parte del mundo, se empeñará
en promover la unidad teológica y organizacional de la iglesia. Aunque la di-
mensión teológica pueda ser el énfasis principal en la etapa inicial del grupo, el
líder del grupo debería intencionalmente conducir a sus miembros a un sentido

84
Declaración de misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día A
de identidad adventista del séptimo día y a tener conciencia de la organización
eclesiástica, con una participación creciente en el estilo de vida, las prácticas y
la misión de la iglesia.
6. Bautismo y membresía eclesiástica: Los candidatos al bautismo confesarán a
Jesucristo como Salvador y Señor (Rom. 10:9), aceptarán el mensaje y la misión
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día conforme se encuentra resumida en las
Creencias Fundamentales, y entenderán que se están uniendo a una comunidad
mundial que es leal a Dios y espera la segunda venida de Jesús.
7. Oportunidades y necesidades: Hoy, debido a la inmigración y a otros facto-
res, los adeptos de las religiones del mundo se encuentran en todas partes. En ese
contexto, los líderes en todas las Divisiones mundiales deberían desarrollar planes
específicos para llevar el mensaje adventista del séptimo día a esas personas.
Para cumplir globalmente la misión, la iglesia necesita ayudar a las personas
a desarrollar pericia en los escritos de otras religiones, junto con la literatura y el
programa de entrenamiento de pastores y laicos para alcanzar a los adherentes de
esas religiones. Los Centros de Estudios de Misión Global deberían desempeñar
papeles principales pero no exclusivos en esos emprendimientos.
Nuestros pastores y miembros de todo el mundo necesitan que se los instruya
para aceptar a los nuevos miembros de otras religiones. Eso requerirá el desa-
rrollo de la capacitación entre los líderes, ancianos locales, pastores, misioneros
y obreros de la línea de frente.
En la obtención de recursos humanos y financieros, las necesidades de mi-
sionar a las personas de otras religiones deberían formar parte de la planificación
estratégica.
8. Donde la libertad está restringida: Nuestra misión a veces nos lleva a so-
ciedades donde la libertad religiosa se encuentra severamente restringida. Esas
áreas del mundo no deben ser abandonadas; al contrario, deben intentarse nuevos
métodos para cumplir la misión. Eso incluye el enfoque de “tenderos”, donde los
individuos usan su ocupación para sostenerse financieramente, normalmente en
un área misionera desafiante, con el fin de realizar el trabajo misionero cristiano.
Otra manera es que a las personas de esos países, que se hicieron adventistas
del séptimo día en otra sociedad, se los incentive a volver a su tierra natal como
embajadores de Cristo. Inclusive donde la presencia humana es imposible, el
testimonio a través de la radio, la televisión o Internet –a semejanza de los
altares que Abrahán iba dejando tras su peregrinación (Gén. 12:7)– puede ser
usado por el Espíritu para llevar a hombres y a mujeres a aceptar el mensaje del
segundo advenimiento.

85
A REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A 20 20 Conclusión–La misión para alcanzar a los seguidores de las re-


ligiones del mundo tiene desafíos sustanciales. No obstante, la misión en sí
misma permanece inmutable porque es la misión de Dios. Cualquiera que sea
la forma que empleemos, su fin redundará en llevar a hombres y a mujeres a
ser miembros junto con quienes confiesan a Jesucristo como Salvador y Señor,
abrazan las Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día,
demostrando el poder transformador del Espíritu Santo y anhelando el pronto
regreso de Cristo. Ellos se identificarán con la Iglesia Adventista del Séptimo
Día mundial en doctrina, valores de vida, esperanza y misión.
Dios, el Señor de la misión, es libre y soberano. Él puede, y de hecho inter-
viene, para revelarse de diversas maneras, atrayendo a las personas a sí y dándoles
a conocer su majestad y soberanía. Pero le confió la misión a su iglesia (2 Cor.
5:18-20). Es una misión de gran alcance pero única. Él no trazó huellas paralelas
o diversas para que las sigamos; o sea, todos debemos estar sometidos a las mis-
mas creencias, estar organizados y trabajar en armonía con la iglesia mundial.

86
REGLAMENTOS
ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS
DE LA DIVISIÓN SUDAMERICANA
DE LA ASOCIACIÓN GENERAL
DE LOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA

PARTE III

Reglamentos
eclesiástico-administrativos generales
B
Reglamentos eclesiástico-
administrativos generales

B 05 ESTRUCTURA ORGÁNICA DE LA IGLESIA A DVENTISTA


DEL SÉPTIMO DÍA

B 05 02 Nomenclatura y estatus de las unidades de la organización–La


estructura global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día incluye estratos de
organización que prestan sus servicios sucesivamente a un territorio geográfico
mayor. Estos incluyen la iglesia local, la Asociación o Misión, la Unión y la
Asociación General y sus Divisiones (ver B 05 20 punto 2 para más explicaciones
en cuanto a las Divisiones).
En el establecimiento de presencia adventista en un nuevo territorio, podría
ser necesario de vez en cuando formar unidades de organización no basadas en
una asamblea o cuerpo constituyente. Ejemplos de ello pueden ser: Grupos de
miembros y conglomerados de iglesias dentro de un área geográfica relativamente
pequeña, administradas directamente por una Unión, en vez de por una Aso-
ciación o Misión. Tales arreglos son generalmente etapas de transición antes de
convertirse en iglesia local (en el caso de grupos) o en una Asociación o Misión
(en el caso de grupos de iglesias administradas directamente por una Unión).
En ciertos niveles de organización dentro de la denominación se les puede
dar una de dos clasificaciones: estatus de Misión o estatus de Asociación. En la
estructura de la denominación, la familia de iglesias locales puede ser clasificada
como Misión local (campo local), Asociación local, o Unión de Iglesias con esta-
tus de Asociación o Misión. De la misma manera, la familia de Misiones o Aso-
ciaciones locales puede ser clasificada como Unión Misión o Unión Asociación.
El estatus de Misión le da derecho a una organización a identificarse
como parte oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Además, el esta-
tus de Misión indica que una organización recibe apoyo directo (financiero o

88
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
administrativo) de la organización inmediata superior. Los administradores de
una organización con estatus de Misión son nombrados por la organización
inmediata superior; en el caso de las Misiones locales son nombrados por la
Unión en congreso o por la Junta Directiva de la Unión entre congresos de la
misma; y en el caso de Uniones Misiones, por la Junta Directiva de la División.
Las organizaciones con estatus de Misión celebran reuniones del cuerpo cons-
tituyente en armonía con el Reglamento Interno (basado en el Working Policy de
la Asociación General) para el nivel de organización correspondiente.
Cuando los niveles de organización superiores consideran que una organiza-
ción con estatus de Misión ha demostrado su capacidad para una mayor respon-
sabilidad y participación en la vida global de la iglesia (ver B 30 10 y B 30 20), se
le puede conceder estatus de Asociación. El estatus de Asociación le da derecho
a la organización a identificarse como parte oficial de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día. Representa también el más alto nivel de autogobierno disponible
para una organización. Por consiguiente, los administradores de organizaciones
con estatus de Asociación son elegidos por el congreso del cuerpo constituyente
o Junta Directiva de esa organización. Las organizaciones con estatus de Aso-
ciación tienen constituciones y estatutos (basados en documentos modelo del
Reglamento Interno de la Asociación General) que sirven como documentos
rectores en las reuniones del cuerpo constituyente.

B 05 05 Iglesia local–Es la unidad básica de la estructura orgánica de la


Iglesia Adventista del Séptimo Día. Es un grupo específico de feligreses ad-
ventistas del séptimo día que se reúnen en un determinado lugar y que ha sido
organizado en armonía con el Manual de la iglesia. Las nuevas iglesias locales
organizadas son aceptadas dentro de la hermandad de iglesias a través de un
voto formal en el siguiente congreso de la asamblea o cuerpo constituyente de
la Asociación, Misión o Unión de Iglesias correspondiente.
El cuerpo constituyente de una iglesia local está formado por todos los
miembros de dicha iglesia que están en plena comunión y viven en armonía
con las normas y los principios de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, tal
como están expresados en el Manual de la iglesia. Este cuerpo constituyente se
reúne, con las formalidades dispuestas por el Manual de la iglesia, tantas veces
como sea necesario que la iglesia local tome una decisión sobre algún asunto
de su incumbencia, como decidir el programa misionero de la Iglesia, definir
los asuntos administrativos, dar y recibir cartas de traslado, aceptar miembros
previo bautismo o por profesión de fe, administrar disciplina eclesiástica, elegir

89
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

los oficiales de la iglesia para el nuevo año eclesiástico y elegir los delegados al
congreso del campo local.
Las iglesias locales son parte integrante de la hermandad de iglesias locales
conocida como “Asociación/Misión”.

B 05 10 Asociación/Misión local–También llamada “Campo local”, está


compuesta por un conjunto de iglesias locales, en una determinada área geo-
gráfica, que fue organizada en armonía con los reglamentos de la Asociación
General y de la División y cuyo estatus de Asociación/Misión le fue conferido
por voto de la División en la Junta Directiva Plenaria, en el Concilio Anual,
o en el Concilio Quinquenal, y subsecuentemente aceptado en la hermandad
de las Asociaciones/Misiones por los delegados reunidos en el congreso de la
Unión-asociación/Unión-misión debidamente convocado.
El cuerpo constituyente de una Asociación/Misión está formado por los
delegados nombrados y enviados al respectivo congreso por las iglesias que la
componen, en la forma y proporción establecida en el Reglamento Interno de la
Asociación/Misión, llamados delegados regulares, más los delegados generales
indicados también en dicho reglamento.
Las Asociaciones/Misiones son parte integrante de la hermandad de Asocia-
ciones/Misiones conocida como “Unión-asociación/Unión-misión”.
Las Asociaciones y Misiones locales son responsables ante la Unión de la
cual forman parte, y son administradas en armonía con los Reglamentos eclesiás-
tico-administrativos de la División, los cuales son los que gobiernan dicha Unión.

B 05 15 Unión-asociación/Unión-misión–Está compuesta por un conjunto


de Asociaciones o Misiones, dentro de un área geográfica definida, que ha sido
organizado en armonía con el reglamento de la Asociación General y al que se le
ha otorgado, por voto de la Junta Directiva de la Asociación General, el estatus
oficial de Unión-asociación o Unión-misión. Las nuevas Uniones organizadas
son aceptadas dentro de la hermandad de las Uniones a través de un voto formal
del siguiente congreso de la Asociación General
El cuerpo constituyente de una Unión-asociación/Unión-misión está for-
mado por los delegados nombrados y enviados al respectivo congreso por las
Asociaciones/Misiones que la componen, en la forma y proporción establecida
por el Reglamento Interno de la Unión, llamados delegados regulares, más los
delegados generales indicados en el mismo reglamento.
Las Uniones son parte integrante de la hermandad mundial de Uniones de

90
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
la Iglesia Adventista del Séptimo Día, conocida como “Asociación General”.
Las Uniones, sean Unión-asociación o Unión-misión, son responsables ante
la División Sudamericana, de la cual forman parte, y son administradas en
armonía con los Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División.

B 05 17 Unión de Iglesias–Está compuesta por un conjunto de iglesias


locales, en una determinada área geográfica, que ha sido organizado en armonía
con el reglamento de la Asociación General y al que se le ha otorgado, por voto
de la Junta Directiva de la Asociación General, el estatus oficial de Unión de
Iglesias adventistas. Las nuevas Uniones de Iglesias organizadas son aceptadas
dentro de la hermandad de las Uniones, a través de un voto formal del siguiente
congreso de la Asociación General.
Las Uniones de Iglesias son responsables ante la División Sudamericana,
de la cual forman parte, y son administradas en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División.

B 05 20 Asociación General–Es la familia mundial de todas las Uniones, jun-


tamente con las Asociaciones, Misiones y campos locales directamente adjuntos a la
Asociación General más todas las instituciones de la Asociación General. Constituye
la voz global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. La Asociación General actúa
a través de sus congresos de constituyentes, la Junta Directiva de la Asociación Ge-
neral y el personal elegido para cumplir responsabilidades específicas de liderazgo.
1. Es la unidad mayor. La Asociación General con sus Divisiones es el
mayor organismo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, porque incluye
toda la estructura organizacional en todas las partes del mundo. Teniendo
como objetivo facilitar su actuación mundial, la Asociación General estableció
oficinas regionales denominadas Divisiones de la Asociación General. Estas
unidades administrativas fueron establecidas, por voto de la Junta Directiva
de la Asociación General reunida en el Concilio Anual, para las responsabili-
dades administrativas y de supervisión generales de grupos de Uniones y otras
unidades de la iglesia en áreas geográficas específicas. (Ver C 05 S, Territorios
de la División.) La Junta Directiva de la División actúa en nombre de la Junta
Directiva de la Asociación General en el territorio de esa División en particu-
lar. En áreas donde las circunstancias geopolíticas dificulten, en parte de su
territorio, el papel supervisor de la División, la Junta Directiva de la División
podrá solicitar a la Junta Directiva de la Asociación General disposiciones
apropiadas con el fin de atender esa situación.

91
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

2. Divisiones. La Asociación General conduce la Obra en todo el mundo a


través de las Divisiones, conforme lo establecido en su Constitución y el Regla-
mento interno de la Asociación General. Cada División abarca todas las Uniones,
Asociaciones, Misiones e instituciones (que no sean instituciones de la Asociación
General) existentes en el área específica del mundo que le ha sido asignada. (Ver
B 70 25; B 70 30; C 03 05.)
3. Es la organización superior. La Asociación General es la organización su-
perior en lo que se refiere a la administración de la Obra mundial de la iglesia,
y está autorizada por su Constitución y su Reglamento interno a crear organiza-
ciones subordinadas para promover intereses específicos en las diferentes partes
del mundo; se entiende, por tanto, que todas las organizaciones e instituciones
subordinadas en todo el mundo reconocerán a la Asociación General, reunida
en Congreso mundial, como la mayor autoridad entre todas las organizaciones
e instituciones adventistas en el mundo después de Dios.
Si surgen diferencias entre dos o más organizaciones, o entre una organi-
zación y una institución sobre asuntos no definidos en la Constitución, en el
Reglamento interno, en el Reglamento eclesiástico-administrativo de la Asociación
General o en los votos tomados en sus concilios anuales, dichas organizaciones
podrán apelar a la organización inmediata superior no involucrada directamente
en el asunto. La decisión de la organización a la que fue referido el asunto será
de carácter final, a menos que la organización misma elija referir el asunto con
comentario o recomendación a la Junta Directiva de la División o Asociación
General, o al Congreso de la Asociación General.
Durante los intervalos entre los congresos mundiales de la iglesia, la Junta
Directiva de la Asociación General es el cuerpo con autoridad final sobre todos
los asuntos donde surja una diferencia de puntos de vista entre las organizaciones,
y sus decisiones regirán sobre los mencionados puntos controvertidos, aunque, a
petición de la Junta Directiva de la División involucrada, podrán ser revisadas por
el Congreso mundial o por la Junta Directiva reunida en Concilio Anual. (Sobre
disputas o apelaciones personales, ver B 100 y B 102.) Cuando una organización
superior estudia las decisiones de otras organizaciones, no es responsable de la
responsabilidad legal que le compete a cualquier otra organización.
4. Cuerpo constituyente. El cuerpo constituyente de la Asociación General está
formado por los delegados regulares al Congreso mundial de la iglesia, enviados
por las Uniones y los campos directamente dependientes de la Asociación Ge-
neral en la forma y proporción establecida en la Constitución, más los delegados
generales indicados en ella.

92
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 05 23 S Estatus de los diferentes niveles eclesiástico-administrati-
vos–El estatus o categoría de los diversos niveles eclesiástico-administrativos
de la iglesia es el siguiente:
1. Estatus de iglesia local. Cuando un grupo de creyentes, que se reúnen re-
gularmente para adorar juntos, crece y se desarrolla, debe ser organizado como
“iglesia local”. Los criterios mínimos para organizar una iglesia son los siguientes:
a. Los miembros del grupo deben estar plenamente instruidos en el men-
saje y ser lo suficientemente numerosos como para asegurar la vitalidad
de la iglesia que se va a organizar. Se considera, generalmente, que el
mínimo debe ser de 35 miembros.
b. El grupo debe contar con miembros que tengan dones de liderazgo,
capaces de conducir y dirigir una iglesia organizada. (Ver el Manual
de la iglesia, cap. 5, edición 2015.)
c. Debe, preferentemente, contar con un lugar permanente donde celebrar
sus cultos y adorar o, en caso de no tenerlo, tener un plan financiero
para el establecimiento de un lugar propio.
d. Debe generar recursos financieros suficientes para poder asumir sus
gastos de mantenimiento.
2. Estatus de Misión. El estatus de “Misión”, que puede aplicarse tanto a un
campo local como a una Unión, significa que ese campo o Unión depende toda-
vía de subvenciones operativas para poder funcionar, que no está en condiciones
de asumir las responsabilidades adicionales que implica pasar a la categoría de
“Asociación” y que necesita el consejo y dirección de las organizaciones superiores
en un grado mayor que el que necesita una “Asociación”.
El congreso de las organizaciones que tienen el estatus de “Misión” elige
solamente a los directores/secretarios de los departamentos, ya que no tienen las
prerrogativas eclesiástico-administrativas de las organizaciones con estatus de
“Asociación”. Los administradores de tales organizaciones son nombrados por
la organización superior, la que también prepara y les otorga el correspondiente
Estatuto y Reglamento Interno.
En el caso de que la Junta Directiva de estas organizaciones tuviera, en el
intervalo entre congresos, que nombrar al director/secretario de uno de los
departamentos, se recomienda la presencia de uno de los administradores de la
organización superior.
3. Estatus de Asociación. Normalmente, un campo local o una Unión con
categoría de “Misión”, crece y se desarrolla hasta el punto en que se justifica
concederle el estatus de “Asociación”. La categoría de “Asociación” implica que la

93
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Misión local o la Unión-misión alcanzó el autosostén financiero; que es capaz de


socorrer financieramente, en caso de emergencia, a sus instituciones; que asume
su parte en el programa denominacional de las Misiones mundiales; que tiene
una amplia visión pastoral y evangelizadora, tanto local como mundial; y que
ha demostrado habilidad para identificar los problemas que afectan el bienestar
de la Obra en su territorio, y capacidad para tomar las medidas administrativas
necesarias para resolverlos (ver B 55; B 60).

B 10 R EGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

B 10 05 Reglamento eclesiástico-administrativo de la Asociación Gene-


ral: voz autorizada de la iglesia mundial–El libro Reglamentos eclesiástico-admi-
nistrativos de la Asociación General (General Conference Working Policy) contiene
la Constitución y el Reglamento interno de la Asociación General, la Declaración
de Misión de la iglesia y la consolidación o revisión de los reglamentos eclesiás-
tico-administrativos adoptados por los congresos de la Asociación General y los
concilios anuales de su Junta Directiva. Es, por tanto, la voz oficial y autorizada
de la iglesia en todos los asuntos tocantes a la misión y a la administración de la
Obra de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el mundo entero.

B 10 07 S Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División Suda-


mericana: voz autorizada de la iglesia en Sudamérica–El libro de Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana contiene la consolidación de
los reglamentos eclesiástico-administrativos adoptados por la Junta Directiva de la
División Sudamericana, en armonía con las disposiciones del Reglamento eclesiásti-
co-administrativo de la Asociación General. Es, por tanto, la voz oficial y autorizada
de la iglesia en todos los asuntos que tienen que ver con la misión y la administración
de la Obra de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en todo el territorio de la División
Sudamericana. La Junta Directiva de la División, reunida en sesión plenaria o en
Concilio Anual, es la única autorizada para hacer cambios o modificaciones en estos
reglamentos eclesiástico-administrativos (ver Working Policy, C 10).

B 10 10 Se requiere obediencia y lealtad a los reglamentos–Los Re-


glamentos eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana deben ser
estrictamente seguidos, sin desviación alguna, por todas las organizaciones
e instituciones de la iglesia en el territorio de la División. La Obra debe ser

94
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
administrada en todas sus organizaciones en completa armonía con estos
reglamentos. Los cuerpos constituyentes y/o las juntas directivas no deben
mantener en sus funciones a los administradores que demuestren incapacidad
o falta de voluntad para desempeñar sus responsabilidades administrativas en
armonía con estos reglamentos.
En el caso de que las leyes que gobiernan un país parezcan estar en conflicto
con los reglamentos denominacionales, se actuará de la siguiente manera:
1. Se buscará el consejo de los administradores de la División (presidente,
secretario y tesorero/CFO) para determinar si los reglamentos denominacionales
realmente violan la ley del respectivo país.
2. La adecuación a la ley no constituye una violación de los principios escri-
turísticos, siempre que no se opongan a los principios divinos.

B 10 20 Definición de elección y nombramiento–Este reglamento esta-


blece una distinción entre “elección” y “nombramiento”.
1. Elección. Se dice que una persona es “elegida” para un cargo o posición
cuando, según los procedimientos administrativos de la iglesia, la decisión por la
cual se la elige tiene que ser tomada por el cuerpo constituyente de la organiza-
ción donde servirá, en obediencia a lo que se establece en el Manual de la iglesia
y en los modelos de Estatutos contenidos en estos Reglamentos eclesiástico-admi-
nistrativos de la División Sudamericana. Si en el intervalo entre dos congresos
del cuerpo constituyente se produjera la vacante de una función “electiva”, la
misma será llenada por la Junta Directiva de la organización afectada que, en
ese caso, actuará en nombre del cuerpo constituyente.
2. Nombramiento. Se dice que una persona es “nombrada” para un cargo
o posición cuando, según los procedimientos administrativos de la iglesia, la
decisión por la cual se la nombra no tiene que ser tomada por el cuerpo consti-
tuyente de la organización donde sirve, sino por su Junta Directiva.

B 15 CONGRESOS DE LA A SOCIACIÓN GENERAL

B 15 05 Delegados–Los congresos de la Asociación General están cons-


tituidos por los delegados nombrados en armonía con la Constitución de la
Asociación General.
Tales delegados están investidos con autoridad para participar en, y votar
sobre, todos los asuntos que estén en la orden del día del congreso, elegir a los

95
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

oficiales de la Asociación General y actuar con voz y voto en todos los asuntos
presentados a consideración del congreso.

B 15 10 Comisión de Nombramientos–La Comisión de Nombramientos


del Congreso de la Asociación General se rige por las siguientes directrices:
1. La Asociación General tiene particular interés en la elección de los pre-
sidentes de las Divisiones en virtud de la relación especial y constitucional que
existe entre ellos y la Asociación General, ya que el presidente de una División
no es solamente el oficial ejecutivo responsable de la supervisión general de todas
las actividades administrativas en su División, sino que, como vicepresidente
de la Asociación General, es también uno de sus oficiales, responsable ante ella
de administrar la Obra en armonía con sus reglamentos.
2. Con el fin de asegurar una adecuada representación del interés que la
Asociación General tiene en la elección de tal vicepresidente y del de la División
a la cual será asignado, se sigue el siguiente procedimiento para su elección:
La representación de cada División ante la Comisión de Nombramientos del
Congreso de la Asociación General se reunirá, bajo la presidencia del recién
electo presidente de la Asociación General o de la persona a quien él designe, y
sugerirá por mutuo acuerdo un nombre a la Comisión de Nombramientos, para
ser posteriormente propuesto al plenario del congreso.
3. El Congreso elegirá a los presidentes de las Divisiones inmediatamente
después de elegir al presidente, al secretario ejecutivo y al tesorero/CFO de la
Asociación General.
4. El presidente de la Asociación General, o la persona que él designe, presi-
dirá, con la presencia del presidente de la División recién electo como consejero,
a los representantes de la División ante la Comisión de Nombramientos del
Congreso, quienes recomendarán nombres a la Comisión de Nombramientos
del Congreso para las posiciones de secretario ejecutivo y tesorero/CFO de la
División. La decisión final en cuanto a la nominación de tales personas será
responsabilidad de la Comisión de Nombramientos del Congreso.

B 15 13 Elección/nombramiento de los oficiales del equipo de la Di-


visión–El Congreso de la Asociación General elige al presidente, al secretario
ejecutivo y al tesorero/CFO de la División. Sin embargo, y por expresa delegación
de la Asociación General, los miembros del equipo de la División, tales como
los vicepresidentes, los directores/secretarios de los departamentos y de la Aso-
ciación Ministerial, son nombrados por los delegados de la División presentes

96
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
en el congreso de la Asociación General o por la Junta Directiva de la División;
los demás miembros del equipo –como asociados y asistentes de los adminis-
tradores y/o departamentos, asesores y directores de ministerios y servicios– por
el Concilio Quinquenal de la División, sin que se requiera la aprobación de la
Junta Directiva de la Asociación General.
Elección de secretarios de departamentos y Asociación Ministerial:
1. En el caso de que la elección ocurra en ocasión del congreso de la Asocia-
ción General, se adoptará el siguiente procedimiento:
a. Los delegados de la División que fueron elegidos como miembros de la
Comisión de Nombramientos del congreso de la Asociación General
integrarán la Comisión de Nombramientos de la División. Esa comisión
fue formada por miembros propuestos por las Uniones e instituciones
de la División, de forma proporcional y representativa.
b. Los administradores de la División que fueron electos se unirán a la
Comisión de Nombramientos.
c. La Comisión de Nombramientos elegirá quien la presida entre los
presidentes de las Uniones que sean miembros de esta comisión; o
de ser posible continuará siendo presidida por quien actuó como
presidente de los representantes de la División ante la Comisión de
Nombramientos del Congreso de la Asociación General cuando re-
comendó los nombres para las posiciones de secretario ejecutivo y
tesorero/CFO de la División.
d. Las personas que ocupan los cargos a ser considerados por la Comisión
de Nombramientos no podrán participar de la comisión.
e. La Comisión de Nombramientos presentará sus recomendaciones a los
delegados de la División, quienes, finalmente, votarán.
2. En el caso de que la elección ocurra en una Junta Directiva Plenaria o en
el Concilio Quinquenal de la División, después del Congreso de la Asociación
General, se adoptará el siguiente procedimiento:
a. La Junta Directiva de la División nombrará una Comisión de
Nombramientos.
b. El número de miembros de esta comisión será indicado por la Divi-
sión, y esta Comisión de Nombramientos será aprobada por la Junta
Directiva.
c. La Comisión de Nombramientos presentará sus recomendaciones a la
Junta Directiva Plenaria de la División para votación.

97
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

B 15 15 Dirección del Congreso mundial en caso de cambio en la presi-


dencia–El Congreso de la Asociación General puede elegir un nuevo presidente
o reelegir al anterior:
Cuando en un Congreso de la Asociación General se produce un cambio en
la presidencia, el presidente entrante puede pedirle al saliente que, para facilitar el
desarrollo normal de los puntos de la agenda que deben ser discutidos y votados
por los delegados, continúe presidiendo las sesiones de negocios junto con los vice-
presidentes generales asignados por la comisión de programa del congreso. Puede
pedirle también que siga dirigiendo la comisión de programa. Mientras tanto,
el recién electo presidente de la Asociación General se reunirá con la Comisión
de Nombramientos del congreso, como consultor en la nominación del personal
electivo del equipo de la Asociación General y de las Divisiones mundiales.

B 25 R ESPONSABILIDAD Y VÍNCULOS ENTRE LOS ADMINISTRADORES

B 25 05 Vínculos entre los administradores de las Uniones y los de la


División–Con el objeto de preservar la unidad de la Obra en todo el territorio
de la División Sudamericana, los administradores de las Uniones deben buscar
el consejo y mantenerse en estrecho contacto con los administradores de la
División. Las Asociaciones y Misiones que durante situaciones de emergencia
puedan quedar temporariamente separadas de la División, solicitarán consejo
directamente a la Asociación General.
1. Colaboración y vínculos entre los administradores. Debe mantenerse siempre
un espíritu de estrecha colaboración entre las organizaciones dependientes y las
superiores. Los administradores de las organizaciones dependientes deben buscar
el consejo de los administradores de la organización superior sobre todos los
asuntos importantes y sobre la interpretación y aplicación de los reglamentos
que afectan a la Obra en sus campos.

B 25 10 Responsabilidad de los administradores de Unión–Los admi-


nistradores de las Uniones, además de ser miembros de la Junta Directiva de la
División, son los representantes de la Junta Directiva de la División en la tarea
de conducir la Obra en las Uniones para las cuales fueron elegidos o nombrados.
Supervisarán y dirigirán la Obra en la Unión respectiva, en armonía con las
decisiones de su Junta Directiva.

98
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 25 15 Responsabilidad de los administradores de Asociación/Mi-
sión–Los administradores de los campos locales, además de ser miembros de la
Junta Directiva de la Unión, son los representantes de la Unión en la tarea de
conducir la Obra en los campos para los cuales fueron elegidos o nombrados.
Supervisarán y dirigirán la Obra en dichos campos, en armonía con las decisiones
de su Junta Directiva.

B 25 25 S Miembros ex officio e invitados a las juntas directivas–Pautas


con relación a los miembros ex officio e invitados a las juntas directivas:
1. Miembros ex officio de las juntas de las organizaciones inferiores. Los ad-
ministradores de las organizaciones superiores son miembros ex officio de las
juntas directivas de las organizaciones inferiores. Sin embargo, aunque todos y
cualquiera de tales administradores pueden asistir y ejercer su derecho a voz en
las reuniones de la Junta Directiva de las organizaciones inferiores, el número
de los que deseen ejercer su derecho de voto no podrá ser superior al 10% de los
miembros presentes de dicha junta.
2. Invitados a las juntas directivas. Cualquier Junta Directiva denominacional
(excepto la de una entidad legal), tiene el derecho de invitar a cualquiera de sus
sesiones a quienes estime conveniente, concediéndoles voz, o voz y voto. Sin
embargo, para asegurar la transparencia y el equilibrio en sus decisiones, el
número de los invitados a los que se les podrá conceder el derecho de voto no
podrá exceder al 10% de los miembros presentes, además de los administradores
de las organizaciones superiores que estén presentes, por ser miembros ex officio
de dicha Junta Directiva.
3. Miembros ex officio de la Junta Directiva de la División. Como la Junta
Directiva de la División es una sección de la Junta Directiva de la Asociación
General, cualquier miembro de la Junta Directiva de ésta, que esté presente en
cualquier sesión de la Junta Directiva de la División, es miembro de ella.

B 26 S CAPACITACIÓN Y ENTRENAMIENTO DE ADMINISTRADORES

B 26 05 S Los administradores de todos los niveles son responsables por


la capacitación y el entrenamiento de todo su personal–La administración
de la organización inmediatamente superior es la responsable por mantener un
programa permanente de capacitación y entrenamiento para:
1. Administradores.

99
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

2. Grupo técnico y áreas específicas.


3. Área educativa.
4. Publicaciones.
5. Otras instituciones.

B 27 S ELECCIÓN DE OBREROS RETIRADOS PARA CARGOS ELECTIVOS

Los obreros retirados del servicio denominacional no podrán ser elegidos


para desempeñarse en cargos electivos, ni seguir desempeñando tales cargos
en instituciones, campos, Uniones o la División, a menos que, siendo elegidos,
consientan en reintegrarse plenamente al servicio activo.

B 30 PROCEDIMIENTOS PARA ORGANIZAR NUEVAS MISIONES,


A SOCIACIONES Y UNIONES
B 30 05 Responsabilidad de las juntas directivas al crear nuevas orga-
nizaciones–El proceso para organizar nuevas Misiones, Asociaciones y Uniones
es, en cada caso, responsabilidad administrativa de la organización inmediata
superior, la cual debe ejercer gran cuidado con el fin de asegurarse que el nuevo
campo nazca con credibilidad y responsabilidad financiera y pastoral. (Ver B
05 23, incisos 2, 3; B 55; B 60.)
Para saber lo que el compromiso total con Dios significa para las Misiones,
Asociaciones y Uniones, ver A 15 50.

B 30 10 Procedimientos para organizar nuevas Misiones/Asociacio-


nes–Para organizar una nueva Misión o Asociación, se seguirán los siguientes
pasos (ver B 30 05):
1. La propuesta para organizar una nueva Misión o una nueva Asociación
puede ser iniciada por la administración de la Asociación/Misión, por un gru-
po de iglesias, por la administración de la Unión o por la administración de la
División.
2. Los administradores del campo local o de los campos locales afectados,
juntamente con los administradores de la respectiva Unión, harán un análisis
previo, considerando los requisitos que serán solicitados por la comisión evaluadora.
3. Si los administradores del (de los) campo(s) local(es) afectado(s) y la Unión

100
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
consideraran que existen las condiciones necesarias para organizar una nueva
Asociación/Misión, enviarán a la administración de la División un proyecto
previo.
4. Si hubiera una recomendación administrativa de parte de la División,
la Unión tomará un voto en su Junta Directiva, en una sesión en la cual haya
representación de todos sus campos e instituciones, solicitando a la División que
una comisión evaluadora estudie la posibilidad de organizar la nueva Asociación/
Misión, respetando los siguientes pasos previos:
a. Si las iglesias que constituirán la nueva Asociación/Misión son par-
te de una Asociación ya existente, la Unión pedirá a la Asociación o
Asociaciones afectadas que convoque un congreso para considerar la
propuesta. Si el congreso aprueba la propuesta, la Unión solicitará a la
División una evaluación del nuevo campo.
b. Si las iglesias afectadas son parte de una Misión ya existente, no será
necesario convocar el congreso.
5. La Junta Directiva de la División nombrará una comisión evaluadora for-
mada por los administradores de la División y de la Unión. Los administradores
de la Misión/Asociación o Misiones/Asociaciones, y hasta 2 (dos) miembros y
2 (dos) pastores del campo local o de los campos locales serán invitados como
consejeros.
6. La comisión hará una evaluación e informará sus conclusiones a la Junta
Directiva de la División.
7. La Junta Directiva de la División considerará y votará la solicitud en una
sesión plenaria, y comunicará la decisión a la Unión, que la registrará en su
Junta Directiva, seguida por el registro en la Junta Directiva de la Asociación/
Misión involucrada.
8. Si la decisión de la Junta Directiva de la División fue positiva, la Unión
dará los pasos necesarios para organizar el nuevo campo.
a. Si el campo a ser creado fuera una Misión, la Junta Directiva de la
Unión preparará y otorgará el reglamento interno siguiendo el modelo
presentado en el libro de Reglamentos Eclesiástico-Administrativos;
nombrará a los nuevos administradores y convocará, tan pronto como
sea posible, a un congreso del nuevo campo para organizar la Misión.
Ese congreso elegirá a los directores de departamentos y a los miembros
de la Junta Directiva de la Misión, de acuerdo con las disposiciones del
reglamento correspondiente.
b. Si el campo a ser creado fuera una Asociación, la Unión convocará, tan

101
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

pronto como sea posible, a un congreso del nuevo campo, con la fina-
lidad de organizarlo. En ese congreso se adoptará un acta constitutiva
y un reglamento interno de acuerdo con el modelo presentado en el
libro de Reglamentos Eclesiástico-Administrativos; serán elegidos los
administradores, los directores de los departamentos y los miembros
de la Junta Directiva de la Asociación, de acuerdo con los actos cons-
titutivos y reglamentos internos recién adoptados.
9. Tres meses antes de la fecha oficial de la organización de la nueva Misión/
Asociación, el secretario ejecutivo de la Unión enviará un informe al secretario
ejecutivo de la División informando la situación del cumplimiento de las reco-
mendaciones presentadas por la comisión evaluadora. Si las recomendaciones
no fueron alcanzadas se votará, en una Junta Directiva regular de la DSA, otra
fecha para el inicio de las actividades del nuevo campo.
10. La nueva Asociación/Misión será presentada en el próximo Congreso
de la Unión para ser aceptada por la hermandad de las Misiones/Asociaciones
de la Unión.
11. Si la División no aprueba la propuesta, hará las recomendaciones perti-
nentes y podrá, después de un tiempo y a pedido de la Unión, hacer una nueva
evaluación.

B 30 15 Formulario de requisitos para organizar una nueva Asociación/


Misión
I. Fundamentación. Explicar las razones por las cuales se piensa organizar
una nueva Asociación/Misión.

II. Visión general del campo actual.


A. Misión de la Iglesia
1. Número de miembros de los últimos 5 años e índices de crecimiento o
disminución durante el período. (Cuando en este formulario se mencione “de
los últimos 2, 3 ó 5 años y los índices de crecimiento o disminución durante el
período”, significará año a año, no el total acumulado de esos años.)
2. Número de habitantes por miembro en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
3. Número de distritos pastorales de los últimos 5 años e índices de creci-
miento o disminución durante ese período.
4. Número de pastores durante los últimos 5 años e índices de crecimiento
o disminución durante ese período.

102
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
5. Principales iniciativas de discipulado en las áreas de Comunión, Relacio-
namiento y Misión, con descripción y números indicadores.
6. Número de bautismos/profesión de fe en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
7. Número de miembros para llevar a una persona al bautismo en los últimos
5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
8. Crecimiento neto de miembros en los últimos 5 años e índices de creci-
miento o disminución durante ese período.
9. Número de iglesias en los últimos 5 años e índices de crecimiento o dis-
minución durante ese período.
10. Número de grupos organizados en los últimos 5 años e índices de cre-
cimiento o disminución durante ese período.
11. Número de municipios de Misión Global alcanzados en los últimos 5
años y cantidad que aún resta por alcanzar.
12. Número de terrenos adquiridos para la construcción de templos en los
últimos 5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
13. Número de templos construídos en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
14. Número de templos en construcción.

B. Tesorería
15. Presentar gráficos con:
a. Entradas de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
b. Índice de crecimiento anual de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
c. Aumento acumulado de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
d. Índice de inflación anual de los últimos 5 años.
e. Aumento acumulado de la inflación en los últimos 5 años.
16. Informaciones financieras del campo, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio
17. Índice de gastos con personal del campo en los últimos 5 años.
18. Composición actual del grupo de administradores y de departamentales,
incluyendo:
a. Nombre
b. Áreas atendidas

103
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

19. Número de servidores en la oficina, divididos por categoría.


20. Número de propiedades (casas pastorales, terrenos, campamentos y
otros).
21. Número de iglesias y grupos organizados auditados anualmente en los
últimos 5 años (información anual).
22. Número de iglesias con Tesorería informatizada en los últimos 5 años.
23. Número de iglesias con Secretaría informatizada en los últimos 5 años.
24. Último balance actualizado (Anexar).
25. Último informe de auditoría y respuesta (Anexar).

C. Educación
26. Número de escuelas y alumnos en los últimos 5 años e índices de cre-
cimiento o disminución durante el período.
27. Número de bautismos derivados de la red educativa en los últimos 5 años
e índices de crecimiento o disminución durante el período.
28. Presentar gráficos con los índices financieros del Departamento de
Educación, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio
29. Índice de gastos con personal del Departamento de Educación en los
últimos 5 años.
30. Último balance del Departamento de Educación (Anexar).

D. Colportaje
31. Número de colportores efetivos, divididos por categoría, en los últimos
5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
32. Cuando el SEHS pertenece al campo local: Ventas de Colportaje de
los últimos 5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
33. Cuando el SEHS pertenece al campo local: Presentar gráficos con los
índices de publicaciones, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio
34. Último balance del SEHS (Anexar).

104
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B

III. Propuesta

1. Nombre del nuevo campo.


2. Sigla del nuevo campo.
3. Lugar de la sede del nuevo campo.
4. Fecha de inicio de las actividades del nuevo campo.
5. Mapas presentando la propuesta de la división del territorio.
6. División de distritos y miembros por campo.
7. División de ingresos financieros por campo.
8. Presupuesto para el funcionamiento de cada campo, incluyendo des-
cripción del número de componentes de la administración y departamentales.
9. Responsabilidad de la construcción de la sede en el nuevo campo.
10. Responsabilidad de adquisición de los equipos del nuevo campo.
11. Responsabilidad de coordinar la división de propiedades, equipos y
personal.
12. Límite para transferencia de obreros y funcionarios entre los territorios
propuestos para el campo original y el nuevo.
13. Posibilidad de que uno de los administradores del campo original forme
parte de la administración del nuevo campo.
14. Informaciones adicionales.

B 30 20 Procedimientos para organizar una nueva Unión-misión/


Unión-asociación–Para organizar una nueva Unión-misión/Unión-asociación
se seguirán los siguientes pasos:
1. La propuesta para organizar un grupo de Misiones y/o Asociaciones en una
nueva Unión-misión/Unión-asociación puede ser iniciada por la Unión, por un
grupo de Misiones/Asociaciones, por la División o por la Asociación General. Los
administradores de la División deben realizar una consulta preliminar con los
administradores de la Asociación General para evaluar el mérito y las implicancias
generales de tal propuesta. Si tal consulta da como resultado la decisión de estudiar
mejor ese asunto, la propuesta puede ser considerada por la Junta Directiva de la
División en una de sus juntas plenarias, o en un Concilio de División.
2. Luego debe ser considerada por la Junta Directiva de la División, en una
sesión plenaria.
3. Si la División favorece la propuesta, debe someterla a consideración de la
Asociación General, respetando los siguientes pasos previos:

105
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a. Si las Asociaciones/Misiones que formarán la nueva Unión-misión/


Unión-asociación son parte de una Unión-asociación ya existente, la
División le pedirá a la Unión-asociación que convoque a un congreso
extraordinario para considerar la propuesta. Si la decisión del congreso
es positiva, la División le solicitará a la Asociación General que nombre
una comisión para evaluar los méritos de la propuesta.
b. Si los campos involucrados son parte de una Unión-misión, no será
necesario convocar al congreso.
4. La comisión evaluadora, compuesta por personal de la Asociación General
y de la División, estudiará la propuesta y, si lo cree necesario, consultará con su
comisión de presupuesto y planificación estratégica, luego de lo cual presentará
su informe a la Junta Directiva de la División, en sesión plenaria, para su estudio,
aprobación y recomendación a la Asociación General, que tomará la decisión final.
5. Si la decisión de la Junta Directiva de la Asociación General es afirmativa,
la División dará los pasos necesarios para organizar la nueva Unión.
a. Si la Unión a crearse es una Unión-misión, la Junta Directiva de la Divi-
sión preparará y otorgará el estatuto y el Reglamento Interno para la nueva
Unión-misión siguiendo el modelo provisto en este libro de Reglamentos
eclesiástico-administrativos, nombrará a los nuevos administradores y
convocará, tan pronto como sea posible, al congreso de la nueva Unión,
con el fin de organizarla. Dicho congreso elegirá a los directores de los
departamentos y a los miembros de la Junta Directiva de la Unión-misión,
de acuerdo con las disposiciones del estatuto correspondiente.
b. Si la Unión a crearse es una Unión-asociación, la División convocará al
congreso de la nueva Unión tan pronto como sea posible, con el fin de
organizarla. En dicho congreso se adoptará un estatuto y Reglamento
Interno de acuerdo con el modelo provisto en este libro de Reglamentos
eclesiástico-administrativos y se elegirán los administradores, los direc-
tores de los departamentos y los miembros de la Junta Directiva, de
acuerdo con los Estatutos recién adoptados.
6. La nueva Unión-misión/Unión-asociación deberá ser presentada en el
siguiente Congreso de la Asociación General, para ser aceptada en la hermandad
mundial de las Uniones.

B 30 30 Procedimientos para organizar una nueva Unión de Iglesias:


1. Criterio para estatus de Unión de Iglesias: La estructura Unión de Iglesias
sirve para circunstancias especiales (tales como bajo crecimiento/desarrollo de

106
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
la iglesia con necesidad limitada de infraestructura, situaciones geopolíticas in-
usuales, o desafíos administrativos peculiares). Una Unión de Iglesias es el único
enlace administrativo basado en una asamblea o cuerpo constituyente, entre la
iglesia local y la División/Asociación General. Para poder considerar el estable-
cimiento de Uniones de Iglesias se debe tener en cuenta las siguientes pautas:
a. La demostración clara de que un nuevo estatus fortalecerá la misión
de la iglesia en el territorio específico.
b. El establecimiento de una Unión de Iglesias normalmente dará como
resultado una reducción del número de unidades en la organización.
Por ejemplo, la combinación de Asociaciones o Misiones debería reducir
el número total de entidades.
c. Su territorio debe contener límites contiguos o ser parte de un solo país.
d. Los límites geográficos no deben superponer otro campo o Asociación,
Misión, Unión-asociación, Unión-misión o Unión de Iglesias.
e. La población del área geográfica debe manifestar un fuerte potencial
de crecimiento de la feligresía, juntamente con una adecuada cantidad
de iglesias para establecer una nueva Unión de Iglesias.
f. Aunque debe existir un grado justo de flexibilidad en la forma en que
se organiza una Unión de Iglesias, no debe haber unidades subalternas
con autoridad ejecutiva o con funciones contables de tesorería.
g. La Unión de Iglesias debe poder poseer y operar instituciones.
2. Si existe la propuesta para organizar una nueva Unión de Iglesias, los
administradores de la División deben iniciar una consulta preliminar con los
administradores de la Asociación General para evaluar el mérito y las implican-
cias generales de tal propuesta. Si tal consulta da como resultado la decisión de
estudiar más este asunto, la División respectiva debe considerar la propuesta
en una Junta Directiva plenaria o en un Concilio de División. Las propuestas
para organizar grupos de iglesias, Misiones o Asociaciones en nuevas Uniones de
Iglesias, o de reorganizar una Unión-misión o Unión-asociación en una Unión
de Iglesias, pueden ser iniciadas por un grupo de Misiones, Asociaciones, una
Unión-asociación o Unión-misión, por la División o por la Asociación General.
3. Cuando un grupo de Asociaciones/Misiones inicia la propuesta, los ad-
ministradores de la División y la/las Unión/Uniones consultarán con los admi-
nistradores de las organizaciones que hacen la propuesta.
4. Cuando una Unión-asociación o Unión-misión inicia la propuesta, los
administradores de la División y de la Asociación General consultarán con los
administradores que hacen la propuesta, incluyendo a los administradores de

107
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

las Asociaciones/Misiones.
5. Si la Junta Directiva de la División inicia la propuesta, y/o está de acuerdo
con la propuesta iniciada en otro nivel, y las Asociaciones/Misiones que forma-
rán la nueva Unión de Iglesias son parte de una Unión-asociación existente, la
División solicitará a las Asociaciones/Uniones-Asociaciones involucradas que
convoquen a un congreso para considerar la propuesta y, si se está de acuerdo,
que se inicien los procedimientos apropiados para la disolución según el regla-
mento. Si la decisión del congreso es positiva, o si las organizaciones involucradas
son parte de una Unión-misión existente, la División solicitará a la Asociación
General que nombre una comisión evaluadora, incluyendo a representantes de la
Asociación General y de la División, para considerar los méritos de la propuesta.
6. Si la Asociación General inicia la propuesta para organizar una nueva
Unión de Iglesias, solicitará que la División considere el asunto. En caso de que la
División esté de acuerdo, implementará el proceso descrito en el punto 5 anterior.
7. La consideración de la propuesta para organizar una Unión de Iglesias será
discontinuada cuando la propuesta específica no sea aprobada por:
a. Un voto de congreso de cualquier Asociación local o Unión-asociación
involucrada en la propuesta.
b. Un voto de la Junta Directiva de la División o de la Asociación General.
8. La comisión evaluadora, después de su trabajo, informará sus resultados
a las juntas directivas de la Asociación General y de la División.
9. Si, después de considerar los resultados de la comisión evaluadora, la
División escoge proceder con la organización de la nueva Unión de Iglesias,
registrará un voto en su Junta Directiva Plenaria, o cuando haya una adecuada
representación disponible, y enviará su recomendación para que sea considerada
por la Junta Directiva de la Asociación General.
10. La Junta Directiva de la Asociación General considerará el informe
de la comisión evaluadora y la recomendación de la División y tomará el voto
apropiado. Si se aprueba la formación de una nueva Unión de Iglesias, debe
autorizar estatus de Misión o Asociación para la nueva organización.
11. En cualquier situación involucrando congresos relacionados con el esta-
blecimiento de una nueva Unión de Iglesias, la División supervisará el proceso de
decisiones del congreso, disolución de entidades, reorganización, determinación
de estatus organizacional, adopción de Constitución/Reglamento Interno/regla-
mentos operativos, clarificación de obligaciones operativas y la selección de líderes.
12. La nueva Unión de Iglesias será presentada en el próximo Congreso de la
Asociación General para ser aceptada en la hermandad mundial de las Uniones.

108
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 40 PROCEDIMIENTOS PARA REALIZAR CAMBIOS TERRITORIALES
B 40 05 Ajustes o reestructuración de territorios entre campos locales
de una misma Unión:
1. Cuando se presente una propuesta para realizar ajustes territoriales entre
campos locales o entre Uniones, o una reestructuración de unidades territoriales,
la propuesta será considerada por la Junta Directiva de la organización inmediata
superior en una sesión que cuente con plena representación de los territorios y
las organizaciones involucrados.
2. Si la Junta Directiva de la organización inmediata superior aprueba la
propuesta, ésta será encaminada a la Junta Directiva de la División en el caso
de los Campos locales, y a la Junta Directiva de la Asociación General en el
caso de territorios de Unión, donde se tomará la decisión final para cada caso.
3. Cuando se trate de una Asociación o una Unión-asociación, la adminis-
tración de la organización inmediata superior usará su discreción para, después
de analizar los Estatutos y requisitos legales, determinar si debe convocarse al
cuerpo constituyente y en qué momento.

B 45 PROCEDIMIENTOS PARA FUSIONAR A SOCIACIONES,


MISIONES, UNIONES Y UNIONES DE IGLESIAS
B 45 05 Procedimientos para fusionar Asociaciones, Misiones, Uniones
y Uniones de Iglesias–Se pueden fusionar dos o más Asociaciones/Misiones
o dos o más Uniones o Uniones de Iglesias si se lo considera útil para el forta-
lecimiento de la Obra de la iglesia. La propuesta puede iniciarse en cualquiera
de los niveles administrativos. La nueva organización deberá ser recibida en la
hermandad correspondiente, en el primer congreso de la organización superior.

B 45 10 Cómo fusionar Asociaciones y/o Misiones–El procedimiento


para fusionar Asociaciones y/o Misiones es el siguiente:
1. La propuesta debe ser considerada por las juntas directivas de los campos
afectados, que elevarán su recomendación a la Junta Directiva de la Unión.
2. La Unión, luego de reunir toda la información que crea necesaria, in-
cluyendo los estados financieros, la situación del patrimonio, los registros de
miembros, etc., analizará los méritos de la propuesta y, si la aprueba, tomará un
voto elevándola a consideración de la División.

109
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

3. Si la División aprueba el plan debe autorizar la formación de la nueva


organización (Asociación o Misión local), o recomendar a la Junta Directiva de
la Asociación General la formación de una nueva Unión de Iglesias. La Junta
Directiva de la Unión procederá de la siguiente forma:
a. Si los campos a fusionarse son Misiones, la Unión tomará un voto
desorganizándolas, para poder establecer la nueva organización.
b. Si los campos a fusionarse son Asociaciones, la Unión pedirá que las
Asociaciones afectadas convoquen a sus cuerpos constituyentes y los
inviten a aprobar la propuesta, tomando un voto para desorganizarse.
c. Si los campos a fusionarse son Misiones y Asociaciones, se sigue lo
previsto en “a” con respecto a las Misiones, y lo previsto en “b” con
respecto a las Asociaciones.
d. Si se trata de crear una Misión, la Unión convocará, tan pronto como
sea posible después de tomarse el voto para la fusión, a una reunión de
la Junta Directiva de la Unión para preparar y aprobar el Reglamento
Interno de ella, conforme al modelo provisto en estos Reglamentos ecle-
siástico-administrativos, nombrará a sus administradores y convocará al
cuerpo constituyente de la nueva Misión para que elija a los directores de
los departamentos y a los miembros de la Junta Directiva. En el primer
congreso de la Unión se presentará y aceptará a la nueva Misión en la
hermandad de las Asociaciones/Misiones.
e. Si se trata de crear una Asociación, la Unión convocará al cuerpo cons-
tituyente de las unidades que se están fusionando. Esta nueva reunión
constituyente convocada deberá adoptar un Estatuto y Reglamento
Interno para la nueva Asociación, todo conforme con el modelo provisto
en estos Reglamentos eclesiástico-administrativos, y elegir a los adminis-
tradores, a los directores de los departamentos y a los miembros de la
Junta Directiva de la nueva Asociación. En el primer congreso de la
Unión se presentará y aceptará a la nueva organización en la hermandad
de las Asociaciones.
f. Todos los activos y pasivos de las organizaciones fusionadas pasarán a
la nueva organización.

B 45 15 Cómo fusionar Uniones-misión/Uniones de Iglesias–El proce-


dimiento para fusionar dos o más Uniones-misión/Uniones de Iglesias o una
Unión-misión con una Unión de Iglesias es el siguiente:
1. La propuesta debe ser considerada por las juntas directivas de las Uniones

110
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
afectadas, que elevarán su recomendación a la Junta Directiva de la División.
2. La División considerará las recomendaciones y sus implicancias en el
crecimiento y desarrollo de la iglesia en el territorio afectado luego de reunir
toda la información que crea necesaria, incluyendo los estados financieros, la
situación del patrimonio, los registros de miembros, etc., y, si aprueba la pro-
puesta, tomará un voto elevándola a consideración de la Asociación General.
3. Si la Asociación General aprueba el plan, la Junta Directiva de la Aso-
ciación General votará desorganizar cualquier Unión de Iglesias involucrada.
Si la nueva organización será una Unión de Iglesias, la Junta Directiva de la
Asociación General tomará un voto, en el Concilio Anual, autorizando el esta-
blecimiento de la misma. Luego la Junta Directiva de la División votará desor-
ganizar cualquier Unión-misión involucrada y establecer la nueva organización.
4. Si se trata de crear una Unión-misión/Unión de Iglesias, la Junta Directiva
de la División, tan pronto como sea posible y después de una decisión por parte
de la Junta Directiva de la Asociación General autorizando la nueva entidad, y
después del voto de las partes relevantes para disolver las unidades afectadas,
preparará y aprobará el Reglamento Interno de la misma conforme con el mo-
delo provisto en estos Reglamentos eclesiástico-administrativos, nombrará a sus
administradores y convocará al cuerpo constituyente de la nueva Unión-misión/
Unión de Iglesias para que elija a los secretarios de los departamentos y nombre
a los miembros de la Junta Directiva. En el primer Congreso de la Asociación
General se presentará y aceptará a la nueva Unión-misión o Unión de Iglesias
en la hermandad mundial de las Uniones.
5. Si se trata de crear una Unión-asociación, la División convocará al cuerpo
constituyente de la nueva Unión para que adopte un estatuto y un reglamento
interno conforme con los modelos provistos en estos Reglamentos eclesiástico-ad-
ministrativos, elija a los administradores y a los secretarios de los departamentos
y nombre a los miembros de la Junta Directiva de la nueva Unión. En el primer
Congreso de la Asociación General se presentará y aceptará a la nueva Unión
en la hermandad mundial de las Uniones.
6. Todos los activos y pasivos de las organizaciones fusionadas pasarán a la
nueva organización.

B 45 20 Cómo fusionar Uniones-asociación/Uniones-misión/Uniones


de Iglesias–El procedimiento para fusionar dos o más Uniones-asociación/
misión, o una Unión-asociación con una Unión-misión o con una Unión de
Iglesias, es el siguiente:

111
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

1. La propuesta debe ser considerada por las juntas directivas de las Unio-
nes afectadas, las cuales elevarán su recomendación a la Junta Directiva de la
División.
2. La División considerará las recomendaciones y sus implicaciones en el
crecimiento y desarrollo de la iglesia en el territorio afectado luego de reunir
toda la información que crea necesaria, incluyendo los estados financieros, la
situación del patrimonio, los registros de miembros, etc., y, si aprueba la pro-
puesta, tomará un voto elevándola a consideración de la Asociación General.
3. Si la Asociación General aprueba el plan se seguirán los siguientes pro-
cedimientos:
a. Si están involucradas Uniones-misión o Uniones de Iglesias, la Junta
Directiva de la Asociación General, en el Concilio Anual, tomará un
voto para desorganizarlas.
b. Si están involucradas Uniones-asociación, la División convocará sepa-
radamente al cuerpo constituyente de estas Uniones-asociación y serán
invitados a aprobar la propuesta y a votar disolver sus organizaciones.
4. Tan pronto como sea posible, luego del voto de disolución, la División
llamará al congreso de la nueva Unión-asociación para adoptar la Constitución y
el Reglamento Interno, conforme con los modelos provistos en estos Reglamentos
eclesiástico-administrativos, elegir a los administradores y a los secretarios de
los departamentos y nombrar a los miembros de la Junta Directiva de la nueva
Unión. En el primer Congreso de la Asociación General se presentará y aceptará
a la nueva Unión en la hermandad mundial de las Uniones.
5. Todos los activos y pasivos de las organizaciones fusionadas pasarán a la
nueva organización.

B 50 PROCEDIMIENTOS PARA DISOLVER A SOCIACIONES,


MISIONES Y UNIONES
B 50 03 Razones para disolver una organización–Las circunstancias en
relación con la viabilidad o necesidad de una entidad pueden cambiar. Las unida-
des de la organización pueden disolverse por varias razones, las cuales incluyen:
1. Fusión con otras entidades. Una fusión con otras entidades que traiga como
resultado la disolución de una organización con estatus de Asociación, requiere
de un consentimiento en una reunión de la asamblea o cuerpo constituyente de
esa organización.

112
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
2. Voto por parte del Congreso de la asamblea constituyente para disolver la orga-
nización. (Ver el Manual de la iglesia con respecto a la disolución de iglesias locales.)
3. Voto disciplinario por parte de una reunión de la asamblea constituyente
de la hermandad de organizaciones a la que pertenece la entidad.

B 50 05 Disolución de Asociaciones, Misiones y Uniones, por desorga-


nización y/o exclusión–Si se produce una situación en la cual la organización
superior constata que la mayoría de los miembros de una Misión, una Asociación
o una Unión están en apostasía; o que dicha organización se rehúsa a operar
en armonía con los reglamentos denominacionales y con los requisitos de los
Estatutos, y está en rebelión, la organización superior tiene la responsabilidad
de actuar para proteger a los miembros leales y resguardar el buen nombre de
la iglesia. Se deben hacer todos los esfuerzos posibles para: (1) evitar llegar a
la disolución, aconsejando a los dirigentes y a los miembros, y promoviendo la
restauración y la reconciliación; y (2) preservar dicha organización como un
testigo de Dios y de su verdad salvífica.
Sin embargo, si los esfuerzos conciliatorios fallaran y la desorganización
pareciera ser la única solución, la organización superior tendrá la autoridad para
actuar conforme a lo establecido en B 50 10 y B 50 15.

B 50 08 Disolución y exclusión de iglesias locales–La disolución y exclu-


sión de iglesias locales está contemplada en el Manual de la iglesia.

B 50 10 Desorganización y/o exclusión de una Asociación/Misión–Se


darán los siguientes pasos:
1. El asunto será considerado por la Junta Directiva de la Unión, en una se-
sión de ella debidamente convocada, la cual estudiará todos los datos disponibles
y determinará si la Asociación/Misión está en apostasía y/o rebelión.
2. Procedimiento a seguir en caso de producirse una evidente apostasía o
rebelión:
a. Si se trata de una Misión. La Junta Directiva de la Unión tomará un voto
para desorganizarla y acto seguido la desorganizará, recomendando,
además, al próximo congreso regular o extraordinario de la Unión, la
exclusión de dicha Misión de la hermandad de las Misiones/Asociaciones.
b. Si se trata de una Asociación.
1) La Unión, en consulta con la División, usará su juicio para decidir si
vale la pena aconsejar a la Asociación convocar de nuevo al cuerpo

113
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

constituyente de la Asociación en referencia y, en caso afirmativo,


en qué momento del proceso debe convocarse.
2) Si no hay evidencias de conciliación por parte de la Asociación, la
Unión referirá el asunto a la División con la recomendación de que
dicha Asociación sea desorganizada y excluida de la hermandad de
las Uniones, dando las razones para ello.
3)La Junta Directiva de la División considerará la recomendación de la Junta
Directiva de la Unión en una sesión plenaria. Si la propuesta es aprobada, se
darán inmediatamente los pasos necesarios para desorganizarla y acto seguido
se la desorganizará, tomando, además, un voto excluyéndola de la hermandad
de las Asociaciones de la Unión, ad referéndum del primer congreso regular o
extraordinario de la Unión.
3. Todas las iglesias de la Asociación/Misión pasarán al cuidado de la Unión
hasta que la Asociación/Misión sea reorganizada, o hasta que pueda encontrarse
alguna otra solución.
4. La Junta Directiva de la Unión, funcionando en lugar del cuerpo cons-
tituyente de la Asociación/Misión excluida, procederá a desorganizar todas las
iglesias locales que hayan demostrado ser desleales y redistribuirá el resto de las
iglesias por medio de un ajuste territorial y/o una reorganización.
5. La Junta Directiva de la Unión hará los arreglos pertinentes para salva-
guardar la feligresía de dichas iglesias, manteniendo los registros de sus miembros
en la Unión hasta que puedan ser hechos arreglos apropiados.
6. En el caso de la desorganización de una Misión y/o la exclusión de una
Asociación/Misión de la hermandad de las Asociaciones/Misiones se hará una
auditoría de los registros financieros y de los miembros de la mencionada Aso-
ciación/Misión. El patrimonio que quede después de satisfechas todas las obli-
gaciones, será tratado tal como lo especifiquen los Estatutos de la ex Asociación/
Misión. Los activos que no estén contemplados en los Estatutos se transferirán
a una entidad legal indicada por la División.
7. Si, con el paso del tiempo y con los esfuerzos realizados en pro de la cura-
ción y restauración, pareciera deseable para la edificación de los miembros y la
misión de la iglesia reorganizar la Asociación/Misión, se seguirá el procedimiento
bosquejado en B 30 10.

B 50 15 Disolución y/o exclusión de Uniones o Uniones de Iglesias–Se


darán los siguientes pasos:
1. La Junta Directiva de la División, en una sesión debidamente convocada,

114
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
determinará si la Unión-asociación/Unión-misión o Unión de Iglesias está en
apostasía o rebelión.
2. Procedimiento a seguir en caso de producirse una evidente apostasía o rebelión:
a. Si se trata de una Unión-misión o Unión de Iglesias. La Junta Directiva de
la División tomará un voto para desorganizarla y acto seguido la desor-
ganizará, recomendando, además, a la Junta Directiva de la Asociación
General la exclusión de dicha unidad de la hermandad mundial de las
Uniones.
b. Si se trata de una Unión-asociación.
1) La Junta Directiva de la Asociación General, en consulta con la
División, decidirá si debe aconsejarse a la Unión convocar otro
congreso extraordinario y, en caso afirmativo, en qué momento del
proceso.
2) Si no hay evidencias de conciliación por parte de la Unión, la Divi-
sión referirá el asunto a la Asociación General con la recomendación
de que dicha Unión sea expulsada de la hermandad mundial de
Uniones, dando las razones para ello.
3) La Junta Directiva de la Asociación General considerará la reco-
mendación de la Junta Directiva de la División en su Concilio de
Primavera o en el Concilio Anual. Si la propuesta es aprobada, se
darán inmediatamente los pasos para desorganizarla, recomendando,
además, al primer Congreso regular o extraordinario de la Asocia-
ción General la exclusión de la unidad en cuestión de la hermandad
mundial de Uniones.
3. La División será la responsable directa de velar por las Asociaciones y/o
Misiones afectadas por la desorganización y exclusión. Para ello, tomará un
voto vinculándolas directamente a la División hasta que se pueda establecer una
nueva organización, o hasta que se haga una nueva distribución de los territorios
afectados. Las Asociaciones/Misiones desleales serán tratadas en armonía con los
principios bosquejados bajo B 50 10. En el caso de una Unión de Iglesias, la Junta
Directiva de la División tomará el voto de poner bajo el cuidado de la División
a todas las iglesias de la Unión de Iglesias hasta que se haga la reorganización
o redistribución de límites. La Junta Directiva de la División, funcionando en
lugar de la asamblea o cuerpo constituyente de la Unión de Iglesias expulsada,
tendrá la autoridad de apartar a cualquier iglesia local que se compruebe que
es desleal y de redistribuir las iglesias restantes a través de ajuste territorial o
reorganización.

115
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

4. En el caso de disolución de una Unión-misión y/o exclusión de una


Unión-asociación y/o Unión de Iglesias de la hermandad mundial de Uniones
se hará una auditoría de sus registros financieros. Todo el patrimonio que quede
después de satisfacer las demandas que hubiere se transferirá a una entidad legal
autorizada por la División o tratado tal como lo especifiquen los Estatutos de
la entidad afectada.
5. Si, con el paso del tiempo y en virtud de los esfuerzos en procura de cu-
ración y restauración, pareciera deseable para el crecimiento de los miembros y
para la misión de la iglesia reorganizar la Unión o Unión de Iglesias, se procederá
tal como está bosquejado en B 30 20.

B 55 PROCEDIMIENTOS PARA ELEVAR UNA MISIÓN


AL ESTATUS DE A SOCIACIÓN

B 55 05 Criterios para calificar al estatus de Asociación–Normalmente,


a medida que las Misiones locales crecen en fortaleza y experiencia, van califi-
cándose para asumir mayores responsabilidades en materia de organización y
administración. Al estudiar la posibilidad de elevar una “Misión” al estatus de
“Asociación”, deben tenerse en cuenta las siguientes consideraciones que servirán
como guía para las juntas de la Unión y la División (ver B 05 23 S, incisos 2, 3):
1. Tanto los miembros como los obreros de la “Misión” que se quiere elevar
a la categoría de “Asociación” deben haber dado evidencias de que comprenden
los principios básicos que rigen la administración de las iglesias locales y de
los campos locales, y haber demostrado que entienden y se interesan por las
necesidades espirituales y los objetivos de la iglesia.
2. La Misión debe haber dado evidencias de que tiene una amplia visión
evangelizadora, tanto local como mundial, y suficiente credibilidad y respon-
sabilidad financiera y pastoral.
3. La Misión debe haber desarrollado un programa equilibrado de todas
las actividades de la iglesia y haber demostrado su capacidad para cooperar con
otras organizaciones e instituciones denominacionales.
4. La Misión debe haberse desarrollado hasta el punto de contar con sufi-
cientes recursos humanos propios para servir a su propio territorio y estar en
condiciones de suplir obreros para otros campos, cuando sea necesario.
5. La feligresía y los obreros de la Misión deben haber dado evidencias de su
confianza y respeto por los dirigentes debidamente nombrados y por las juntas

116
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
directivas, y mostrar la debida disposición para trabajar en armonía con los
reglamentos y planes de la Denominación.
6. La feligresía debe ser lo suficientemente numerosa como para justificar las
responsabilidades adicionales que implica pasar a la categoría de Asociación. Sus
iglesias locales deben estar bien organizadas y contar con suficientes dirigentes
competentes y juiciosos.
7. La Misión debe haber demostrado, durante un tiempo razonable, su ca-
pacidad para funcionar dentro de sus propios recursos. Esto se refiere, no sólo
al costo de operar la Misión misma, sino también a la capacidad de participar,
si fuera necesario, en el sostén de las instituciones que benefician su territorio.
Incluye también la capacidad de contribuir con el plan del diezmo compartido,
los porcentajes reglamentarios para el PPG/IAJA y otros fondos generales de
acuerdo con los reglamentos de la Unión y la División. Debe haber demostrado
también su disposición y capacidad para asumir la parte de la responsabilidad
financiera que le corresponde en el programa denominacional de Misiones
mundiales, tal como está establecido en los reglamentos denominacionales.
8. Debe tener un número razonable de iglesias y edificios de iglesia, con
suficientes líderes laicos, plenamente instruidos y compenetrados con el mensaje
y la misión de la iglesia.
9. Debe haber demostrado su capacidad para guardar apropiadamente los
documentos especificados en el cronograma de retención de documentos, tal
como dispone el reglamento B 150.
10. La División, en consulta con la Unión, podrá suspender o cancelar el
estatus de Asociación si, a juicio de su Junta Directiva, la Asociación dejara de
reunir uno o más de los criterios aquí mencionados.

B 55 10 Procedimiento para conceder a una Misión local el estatus de


Asociación–Las Misiones locales que deseen recibir el estatus de Asociación
procederán de la siguiente forma:
1. Los administradores de la Misión junto con los administradores de la
Unión harán un análisis previo, considerando los requisitos que serán solicitados
por la comisión evaluadora.
2. Si los administradores de la Misión y la Unión entienden que existen las
condiciones necesarias para el cambio de estatus, enviarán un preproyecto a la
administración de la División.
3. Si existe una recomendación administrativa por parte de la División, la
Unión tomará un voto en su Junta Directiva solicitando a la División el nom-

117
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

bramiento de una comisión evaluadora para estudiar la posibilidad de cambiar


el estatus.
4. La Junta Directiva de la División nombará una comisión evaluadora for-
mada por los administradores de la División y de la Unión. Los administradores
de la Misión, además de una representación de un (1) miembro y un (1) pastor
del campo local serán invitados como consejeros.
5. La Junta Directiva de la División considerará y votará la solicitud en una
sesión plenaria, y comunicará la decisión a la Unión, que la registrará en su Junta
Directiva, seguida por el registro de la Junta Directiva de la Misión involucrada.
6. Tres meses antes de la fecha oficial del cambio de estatus, el secretario
ejecutivo de la Unión enviará un informe al secretario ejecutivo de la División
presentando la situación del cumplimiento de las recomendaciones presentadas
por la comisión evaluadora.
7. Después que la Junta Directiva de la División apruebe la solicitud, la Unión
convocará al cuerpo constituyente de la nueva Asociación para organizarla. En
ese congreso se adoptarán los Estatutos y Reglamentos Internos, de acuerdo con
el modelo que aparece en estos Reglamentos eclesiástico-administrativos, se elegirán
a los administradores y a los directores/secretarios de los departamentos, y se
nombrará a los miembros de la Junta Directiva, de acuerdo con las provisiones
de los Estatutos adoptados.
8. En el primer congreso de la Unión se registrará el cambio de estatus de
la Misión.

B 55 15 Formulario de requisitos para cambio de estatus.


I. Fundamentación. Explicar las razones por las cuales se desea cambio de
estatus.
II. Visión general del campo actual.
A. Misión de la Iglesia
1. Número de miembros de los últimos 5 años e índices de crecimiento o
disminución durante el período. (Cuando se mencione en este Formulario “de
los últimos 2, 3 o 5 años y los índices de crecimiento o disminución durante ese
período”, significará año a año, no el total acumulado en esos años.)
2. Número de habitantes por miembro en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
3. Número de distritos pastorales de los últimos 5 años e índices de creci-
miento o disminución durante ese período.
4. Número de pastores en los últimos 5 años e índices de crecimiento o

118
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
disminución durante ese período.
5. Principales iniciativas de discipulado en las áreas de Comunión, Relacio-
namiento y Misión, con descripción y números indicadores.
6. Número de bautismos/profesión de fe en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
7. Número de miembros para llevar a una persona al bautismo en los últimos
5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
8. Crecimiento neto de miembros en los últimos 5 años e índices de creci-
miento o disminución durante ese período.
9. Número de iglesias en los últimos 5 años e índices de crecimiento o dis-
minución durante ese período.
10. Número de grupos organizados en los últimos 5 años e índices de cre-
cimiento o disminución durante ese período.
11. Número de municipios de Misión Global alcanzados en los últimos 5
años y cantidad que aún resta por alcanzar.
12. Número de terrenos adquiridos para la construcción de templos en los
últimos 5 años e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
13. Número de templos construidos en los últimos 5 años e índices de
crecimiento o disminución durante ese período.
14. Número de templos en construcción.

B. Tesorería
15. Presentar gráficos con:
a. Entradas de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
b. Índice de crecimiento anual de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
c. Aumento acumulado de diezmos y ofrendas en los últimos 5 años.
d. Índice de inflación anual de los últimos 5 años.
e. Aumento acumulado de la inflación durante los últimos 5 años.
16. Informaciones financieras del campo, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio
17. Índice de gastos con el personal del campo durante los últimos 5 años.
18. Composición actual del grupo de administradores y departamentales
involucrando:
a. Nombre

119
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

b. Áreas atendidas
19. Número de servidores en la oficina, divididos por categoría.
20. Número de propiedades (casas pastorales, terrenos, campamentos y
otros).
21. Número de iglesias y grupos organizados auditados anualmente en los
últimos 5 años (Información anual).
22. Número de iglesias con Tesorería informatizada en los últimos 5 años.
23. Número de iglesias con Secretaría informatizada en los últimos 5 años.
24. Último balance actualizado (Anexar).
25. Último informe de auditoría y respuesta (Anexar).

C. Educación
26. Número de escuelas y alumnos en los últimos 5 años e índices de cre-
cimiento o disminución durante ese período.
27. Número de bautismos derivados de la red educativa en los últimos 5 años
e índices de crecimiento o disminución durante ese período.
28. Presentar gráficos con los índices financieros del Departamento de
Educación, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio
29. Índice de gastos con el personal del Departamento de Educación en los
últimos 5 años.
30. Último balance del Departamento de Educación (Anexar).

D. Colportaje
31. Número de colportores efectivos, divididos por categoría, en los últimos
5 años e índices de crecimiento o de disminución en el período.
32. Cuando el SEHS pertenece al campo local: Ventas de Colportaje en los
últimos 5 años e índices de crecimiento o disminución en el período.
33. Cuando el SEHS pertenece al campo local: Presentar gráficos con los
índices de publicaciones, de los últimos 5 años, conteniendo:
a. Capital operativo
b. Liquidez inmediata
c. Liquidez corriente
d. Sostén propio

120
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
34. Último balance del SEHS (Anexar).

III. Propuesta.
1. Nombre del campo
2. Sigla del campo
3. Fecha del cambio oficial de estatus

B 60 PROCEDIMIENTOS PARA ELEVAR UNA UNIÓN-MISIÓN


AL ESTATUS DE UNIÓN-ASOCIACIÓN

B 60 05 Criterios para calificar al estatus de Unión-asociación–Normal-


mente, una Unión-misión se desarrolla hasta llegar al punto en que la herman-
dad mundial de iglesias, representada por la División y la Asociación General,
reconoce que está en condiciones de convertirse en una Unión-asociación y de
asumir las mayores responsabilidades que eso implica.
Para facilitar la evaluación de ese desarrollo y orientar a las organizaciones
responsables en la tarea de determinar si la Unión-misión está en condiciones
de recibir el estatus de Unión-asociación, se establecen los siguientes criterios
(ver B 05 23, incisos 2, 3):
1. Los dirigentes, obreros y miembros de las organizaciones que componen
la Unión-misión que aspira a la categoría de Unión-asociación deben haber
dado evidencias de que tienen una comprensión clara de los objetivos básicos
de la iglesia, que son: suplir las necesidades espirituales de la iglesia, y obedecer
la orden del Señor de ir y predicar el evangelio y hacer discípulos en todas las
naciones (Mar. 16:15; A 05).
2. La feligresía, los obreros y los dirigentes de las iglesias de la Unión-misión
deben haber dado evidencias de que comprenden el carácter mundial de la Obra
y que están listos a participar en ella, asumiendo la parte que les corresponde
en las responsabilidades financieras.
3. La Unión-misión debe tener una amplia visión evangelizadora, tanto local
como mundial, y suficiente credibilidad y responsabilidad financiera y pastoral.
4. Tanto los obreros como los campos que componen la Unión-misión deben
haber dado evidencias de que comprenden los principios básicos que rigen la
administración de los campos locales y de la Unión, demostrando especialmente
que entienden y se interesan en las necesidades espirituales y en los objetivos
de la iglesia.

121
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

5. La Unión-misión debe contar con suficientes recursos humanos propios


para atender las diferentes líneas de actividad en su territorio y estar, al mismo
tiempo, lista para compartir sus obreros con otros campos cuando sea necesario.
6. La Unión-misión debe haber demostrado su capacidad de desarrollar y
administrar un programa equilibrado de todas las actividades de la iglesia, tanto
en el área de los departamentos como en lo institucional.
7. Debe prevalecer un espíritu de unidad entre la feligresía, los obreros y
los líderes del campo. Esta unidad debe ser evidente tanto en los planes for-
mulados como en la manera de llevarlos a la práctica. Ese mismo espíritu debe
reinar entre los miembros individualmente y entre las diversas organizaciones
existentes en la Unión.
8. La feligresía, el cuerpo ministerial y los líderes, tanto en el nivel local como
en el de la Unión, deben haber dado evidencias de que comprenden y aceptan los
principios de administración denominacional establecidos en estos Reglamentos
eclesiástico-administrativos, y que entienden las relaciones existentes entre las
diferentes organizaciones. Los dirigentes y las juntas directivas deben demostrar
su disposición a trabajar en armonía con los reglamentos de la Organización.
9. Debe ser evidente, también, que la feligresía respeta y confía en, y es leal
a los líderes de la Denominación en todos los niveles. Tanto los obreros como
los miembros de iglesia deben haber dado pruebas de que respetan las decisiones
de las juntas directivas responsables.
10. Los administradores y las juntas directivas deben haber demostrado (1)
su capacidad para identificar los problemas que afectan el bienestar de la iglesia,
y (2) su determinación para tomar las medidas necesarias para resolverlos.
11. La feligresía debe ser lo suficientemente numerosa como para justificar
las responsabilidades adicionales que implica pasar a la categoría de Unión-aso-
ciación. Sus campos locales deben estar bien organizados y contar con dirigentes
competentes y juiciosos.
12. Uno o más de los campos locales debe haber alcanzado la categoría de
Asociación y estar operando con éxito.
13. La mayor parte de los recursos financieros para el funcionamiento de
los campos debe encontrarse en el territorio de la Unión.
14. La Unión-misión debe haber demostrado, durante un tiempo razona-
ble, que es capaz de funcionar dentro de sus propios recursos. Esto se refiere,
no sólo al costo de operar la Unión misma, sino también a la capacidad de
participar, si fuera necesario, en el sostén de sus instituciones, así como la
capacidad de mantener saneadas las cuentas corrientes entre la Unión, los

122
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
campos y las instituciones de su territorio, y entre la Unión y la División.
Debe haber demostrado también su disposición y habilidad para asumir la
parte de la responsabilidad financiera que le corresponde en el programa
denominacional de Misiones mundiales, tal como está establecido en los
reglamentos denominacionales.
15. La Unión-misión como un todo, incluyendo sus organizaciones subsi-
diarias, deberá tener estabilidad económico-financiera. Deberá poseer también
recursos suficientes para hacer frente a sus obligaciones financieras con prontitud,
incluyendo las cuentas a pagar a otras organizaciones denominacionales.
16. Debe haber demostrado su capacidad para resguardar apropiadamente
la documentación mencionada en el cronograma de retención de documentos,
tal como dispone el reglamento.
17. La Asociación General, como organización que concede el estatus de
Unión-asociación, podrá suspenderlo o retirarlo si llegara a ser necesario.

B 60 10 Procedimiento para elevar una Unión-misión al estatus de


Unión-asociación–Las Uniones-misión que desean alcanzar el estatus de
Unión-asociación deben proceder de la siguiente manera:
021. La Junta Directiva de la Unión-misión revisará el formulario de autoe-
valuación previamente llenado y, si está satisfecha con los planes para obtener la
categoría de Unión-asociación, someterá su pedido a la División.
3. Si la Junta Directiva de la División encuentra meritoria la solicitud de
la Unión, solicitará a la Asociación General que autorice el cambio de estatus
nombrando una comisión evaluadora compuesta por representantes de la Aso-
ciación General, la División y la Unión afectada.
4. Dicha comisión hará una evaluación in situ y presentará su informe a la
Junta Directiva de la División. En caso de que la Unión no reúna las condiciones
para recibir la categoría de Unión-asociación, la Asociación General hará las
recomendaciones pertinentes y podrá, a pedido de la División y después de un
tiempo apropiado, conducir una nueva evaluación.
5. La Junta Directiva de la División analizará las conclusiones del equipo de
evaluación y, si concluye que la Unión-misión está pronta para recibir el estatus
de Unión-asociación, lo registrará en un acuerdo de la Junta Directiva Plenaria
de la División y enviará la solicitud correspondiente a la Asociación General
para su consideración.
6. La Junta Directiva de la Asociación General considerará la solicitud en la re-
unión de primavera o en el Concilio Anual y comunicará la decisión a la División.

123
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

7. La División, después que la Junta Directiva de la Asociación General


apruebe la solicitud, convocará al cuerpo constituyente de la nueva Unión, para
organizarla. En ese congreso se adoptarán los Estatutos de la nueva Unión-aso-
ciación, siguiendo el modelo que aparece en este libro de Reglamentos eclesiásti-
co-administrativos, se elegirá a los administradores y a los directores/secretarios
de los departamentos, y se nombrará a los miembros de la Junta Directiva, de
acuerdo con las provisiones del estatuto recientemente adoptado.
8. Cada vez que se cambie el estatus de una Unión-misión al de Unión-aso-
ciación se informará tal hecho al próximo Congreso de la Asociación General,
para su aceptación y registro.

B 65 DIVISIÓN DEL TERRITORIO DE UNA UNIÓN-ASOCIACIÓN/MISIÓN

B 65 05 Criterio para la división del territorio de una Unión-asociación/


misión–Se debe tener certeza de que la división de la Unión-asociación/misión
traerá beneficios a la misión de la iglesia y que no agregará una carga irrazonable
a la administración de la Obra de la iglesia, anulando así los beneficios. Como
un medio para evaluar la situación y orientar a las organizaciones responsables
por la determinación de los beneficios resultantes de la división de la Unión-aso-
ciación/misión, se aplicarán uno o más de los siguientes criterios:
1. Aumento del número de Misiones/Asociaciones que causa grandes difi-
cultades administrativas al personal de la Unión.
2. La decisión de la División, mediante consulta con la Asociación General y
los oficiales de la Unión, que consideran que la división de la Unión-asociación/
misión proveerá ventajas estratégicas para el cumplimiento de la misión.
3. Evidencias de un liderazgo suficiente, con experiencia y dedicado, para
asumir la nueva entidad y atender los departamentos y las funciones de la iglesia.
4. Suficiente estabilidad financiera o provisiones para que las nuevas orga-
nizaciones sean capaces de cumplir los compromisos financieros.
5. El propósito de la división será movido por el genuino deseo de ha-
cer avanzar la obra de la iglesia y no por causa de una falta de unidad en la
Unión-asociación/misión.
6. Situaciones políticas extremadamente difíciles o falta de infraestructura
adecuada que impidan viajes y una adecuada supervisión de un área a otra.
7. Situaciones internas donde aspectos de orden cultural, lingüístico, étnico,
territorial y/o financiero hacen aconsejable la división.

124
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 65 10 Procedimientos para la división del territorio de una Unión-aso-
ciación/misión–La propuesta para dividir una Unión-asociación/misión puede
ser hecha por la Unión-asociación/misión, por la División o por la Asociación
General. En cualquiera de estos casos, los administradores de la División y de
la Asociación General deben consultarse para evaluar el mérito general y las
implicancias de tal propuesta. Si tal consulta da como resultado la decisión de
estudiar mejor ese asunto, la propuesta puede ser considerada por la Junta Direc-
tiva de la División respectiva y, si es aprobada, la administración de la División
debe ayudar a la administración de la Unión a evaluar la necesidad y viabilidad
de un mayor número de Uniones siguiendo los criterios y procedimientos para
la formación de una nueva Unión. (Ver B 30 05 y B 30 20.)

B 70 VÍNCULOS Y RELACIONES ADMINISTRATIVAS

B 70 05 La Constitución y los reglamentos de la Asociación General


expresan la unidad de la iglesia–Así como las Escrituras representan a la iglesia
de Cristo como un cuerpo y a todos los miembros como partes de él, así también
la Constitución de la Asociación General, adoptada por los representantes de la
confraternidad mundial de iglesias, expresa la unidad y la cohesión de todas las
organizaciones que forman la Asociación General, la cual representa a la única
e indivisa iglesia remanente de Dios. (Ver B 05 20; B 70 25.)

B 70 10 Carácter representativo de la Organización de la iglesia–El ver-


dadero carácter representativo de nuestra Organización está expuesto en Joyas
de los testimonios, tomo 3, página 241: “Cada miembro de iglesia tiene voz para
elegir los dirigentes de ella. La iglesia [local] elige a los dirigentes de las Asocia-
ciones locales. Los delegados elegidos por las Asociaciones locales eligen los de las
Uniones; y los delegados de las Uniones eligen a los dirigentes de la Asociación
General. Con este arreglo, toda Asociación, institución, iglesia local e individuo,
sea directamente o por medio de sus representantes, tiene voz en la elección de los
hombres que llevan las responsabilidades principales en la Asociación General”.

B 70 15 Autoridad administrativa de la Asociación General–La Aso-


ciación General no es algo aparte, separado o independiente de las iglesias
locales, las Asociaciones/Misiones y las Uniones, sino la suma de todas ellas.
Es la Unión de todas las partes con el fin de lograr la unidad y la cooperación,

125
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

para realizar la obra para la cual fue instituida la iglesia de Cristo. Por consi-
guiente, la autoridad administrativa de la Asociación General es la autoridad
de la iglesia entera, unida por medio de esta forma de organización para llevar
a cabo la obra del evangelio y para mantener la unidad de la fe en todo el
mundo. (Ver B 05 20.)

B 70 20 Las Uniones están unidas en la Asociación General–Así como


las iglesias locales están unidas en la Asociación/Misión local para ayudarse
mutuamente y cooperar en el servicio, y así como los campos locales están unidos
en lo que llamamos la Unión-asociación o Unión-misión, del mismo modo las
Uniones de todo el mundo (incluyendo los campos directamente dependientes
de la Asociación General) están unidas en una hermandad mundial, formando
un solo cuerpo conocido como la “Asociación General”.
A su vez, la Asociación General, de acuerdo con lo que prevé su Constitu-
ción y reglamentos, y para lograr una administración más eficiente de la Obra
mundial, tiene oficinas o sedes regionales descentralizadas a las que llamamos
“Divisiones”. Una División es una gran sección continental o regional de la
Asociación General, que coordina y dirige la Obra de las Uniones y los campos
locales “adjuntos” que haya dentro de su territorio. (Ver B 05 20.)

B 70 25 Las Divisiones son parte de la Asociación General–Debe tenerse


siempre en mente que, así como la iglesia de Cristo es una sola e indivisa, así
también cada División es una parte, porción o sección de la Asociación General.
En la iglesia de Cristo, la cual es su cuerpo, no puede haber algo tal como un
miembro o parte independiente del todo. A medida que la Obra en una División
se expande y agranda, llegando a ser menos dependiente de otras Divisiones en
materia de recursos humanos y financieros, tanto mayor será su necesidad de
mantenerse estrechamente unida con el todo, por medio del consejo mutuo y
la confraternidad. (Ver B 05 20.) Ninguna División está, por tanto, libre para
seguir un curso de acción contrario a la voluntad del todo, o apropiarse de la
autoridad de la Asociación General en defensa de tal acción. En el intervalo entre
los congresos de la Asociación General, su Junta Directiva es constitucionalmente
la autoridad final a través del campo mundial.

B 70 30 Unidad dentro de las Divisiones–Las Divisiones marchan juntas


hacia un fin común, gracias a que se mantienen en estrecho vínculo y dependen-
cia con la Asociación General y a que ponen en práctica todos sus reglamentos

126
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
votados en su Concilio Anual.
Del mismo modo, todas las organizaciones existentes dentro del territorio de
la División, sean Uniones, Asociaciones o Misiones, deben preservar la unidad
de acción manteniéndose en estrecho y constante contacto con la División,
buscando su consejo y poniendo en práctica los reglamentos votados en sus
concilios y en las sesiones de su Junta Directiva.

B 70 35 Vínculos y responsabilidades del presidente de la División–El


presidente de la División Sudamericana es el primer oficial de la División y actúa
como supervisor administrativo general de todas las actividades de la División.
Como vicepresidente de la Asociación General es también un oficial de ella,
responsable ante ella de administrar la Obra en la División Sudamericana de
acuerdo con los planes y programas votados por el Congreso y/o la Junta Di-
rectiva de la Asociación General, y con los planes y reglamentos votados por la
Junta Directiva de la División. Debe actuar como consejero de los administra-
dores de las Uniones, así como también de los directores de los departamentos
e instituciones de la División. (Ver la Constitución de la Asociación General,
Artículo IX; y el Reglamento interno de la Asociación General, Art. III, inciso 4.)

B 70 40 Vínculos y responsabilidad del secretario ejecutivo y el tesorero/


CFO de la División–El secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la División
Sudamericana son también oficiales ejecutivos de la División. Deben llevar ade-
lante la Obra en la División de acuerdo con los planes y programas votados por
el Congreso y/o la Asociación General, y con los planes y reglamentos acordados
por la Junta Directiva de la División.
Tanto el secretario ejecutivo como el tesorero/CFO rinden cuentas a la Junta
Directiva de la División, luego de intercambiar puntos de vista con el presidente.
El tesorero/CFO es responsable del sistema de contabilidad de la División y de
proporcionarle al presidente los informes mensuales de entradas y salidas. (Ver
la Constitución de la Asociación General, Art. IX; y el Reglamento interno de la
Asociación General, Arts. V y VII.)

B 70 45 Vínculos y responsabilidades de los directores/secretarios de los


departamentos de la División–El secretario de la Asociación Ministerial y los
directores/secretarios de los departamentos de la División asesoran y asisten al
presidente y a los otros oficiales ejecutivos en su tarea de guiar y edificar la iglesia.
Realizan esa función promoviendo los planes y programas desarrollados en

127
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

coordinación con sus contrapartes de la Asociación General, y facilitando la


participación de la feligresía en la misión de la iglesia.
Producen materiales, promueven planes y métodos, y coordinan y preparan
a las fuerzas laicas.
Los planes y programas de los departamentos serán desarrollados y coordi-
nados por los directores de los departamentos bajo la dirección de un oficial de
la administración, procesados a través de la administración y aprobados por la
Junta Directiva de la División antes de ser promovidos y aplicados en el campo.
La responsabilidad del secretario de la Asociación Ministerial y de los direc-
tores/secretarios de los departamentos está en el área de la promoción, el consejo
y la coordinación, y no en el de la administración, ya que la actividad de los
directores/secretarios de departamentos no es administrativa. (Ver el Reglamento
interno de la Asociación General, Arts. X y XI.)

B 70 50 Representación de los departamentos en los diferentes niveles


de la Organización–Aunque todos los departamentos deben existir y funcionar
en el nivel de la Asociación General, no necesariamente deberán estar todos ellos
representados en todos los otros niveles.
Debe darse cuidadosa atención para evitar la superposición de las funciones
de los departamentos en los diferentes niveles. La administración de la División
consultará con las Uniones y Asociaciones/Misiones para determinar cuáles
son sus necesidades y qué niveles denominacionales son los más adecuados
para la producción de materiales y para la promoción de los programas de los
departamentos.
Una misma persona puede acumular más de un departamento. Si las Uniones
desean modificar la presencia de los departamentos en el nivel de la Unión y/o de
los campos locales, deberán consultar con la División y con sus propios campos
para determinar cuál es el arreglo más eficaz y referir, luego, sus recomendaciones
a los respectivos congresos o a la Junta Directiva en sesión plenaria.
Si se decide que un departamento no exista en un determinado nivel, tal
decisión implica en sí misma que se le concede autoridad a la organización in-
mediata superior para relacionarse directamente con la organización que debe
ser servida.

B 70 55 Vínculos de los directores/secretarios de los departamentos en


el ámbito de las Uniones y campos locales–El principio expuesto en B 70 45,
que habla de las relaciones y responsabilidades de los directores/secretarios de

128
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
los departamentos de la División, se aplica también a los directores/secretarios
de las Uniones y a los de los campos locales.
Dichos directores de departamentos deben asegurarse de que todos los planes
que promueven estén respaldados por acuerdos de la Junta Directiva respectiva,
y que los administradores ejecutivos estén en conocimiento de dichos planes y
de los métodos de promoción.

B 70 60 Vínculos entre la Junta Directiva de la División y la de la Aso-


ciación General–La Junta Directiva de la División Sudamericana funciona
en nombre de la Junta Directiva de la Asociación General en el territorio de la
División y, por tanto, su autoridad será reconocida por las Uniones y campos
locales en todos los asuntos administrativos y en aquellos que requieran orien-
tación y consejo.

B 70 65 S Vínculos entre la Asociación General, las Uniones y los cam-


pos locales dependientes–La Junta Directiva de la Asociación General actuará
como si fuera la Junta Directiva de la División en el caso de que, eventualmente,
se llegara a considerar que debido a una emergencia de guerra u a otras razones
especiales es aconsejable que una Unión o campo local deje momentáneamente
de depender directamente de la División. En ese caso, la junta de la Asociación
General atenderá esa Unión o campo, en todos los asuntos administrativos o
que requieran orientación y consejo.

B 70 70 S Vínculos entre la División y los campos locales dependien-


tes–Cuando, debido a circunstancias especiales, no se pueda o no convenga
incluir a un campo local en una Unión ya existente, será anexado directamente
a la División y clasificado como “campo local adjunto”.
1. Provisiones y procedimientos. La elección de los oficiales, la representación
en la Junta Directiva de la División, los delegados al Congreso de la Asociación
General, el diezmo y el porcentaje de diezmos remitidos por un campo local ad-
junto estarán regidos por las siguientes provisiones y procedimientos especiales:
a. Elección de los oficiales: Los oficiales y los directores/secretarios de los
departamentos de un campo local adjunto serán elegidos de la misma
manera que los de una Asociación/Misión, tomando la División el lugar
de la Unión en tales elecciones.
b. Representación en la Junta Directiva de la División: El presidente de un
campo local adjunto será miembro de la Junta Directiva de la División,

129
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a menos que otros arreglos sean hechos por la División.


c. Delegados al Congreso de la Asociación General: La representación
a los congresos de la Asociación General estará en armonía con las
provisiones de la Constitución de la Asociación General.
d. Porcentajes de diezmos:
1) Los campos locales adjuntos enviarán a la División el 10% de los
diezmos que reciben, el porcentaje de diezmo compartido, todas las
ofrendas para las Misiones, las contribuciones para el PPG/IAJA
y cualquier otro fondo que esté o llegue a estar estipulado en los
reglamentos de la División.

B 85 M ANUAL DE LA IGLESIA

B 85 05 Normas y prácticas de la iglesia–Las normas y prácticas de la


iglesia se basan en los principios establecidos en el Manual de la iglesia, publicado
por la Asociación General. Estos principios constituyen la norma en todos los
asuntos concernientes a la administración de las iglesias locales, tanto dentro de
la iglesia local misma, como en su relación con la Asociación/Misión.
Ningún obrero debe intentar establecer requisitos para ser miembro de igle-
sia, o hacer, o tratar de imponer, reglas o requisitos para la iglesia que no hayan
sido adoptados por el cuerpo general de creyentes reunidos en el Congreso de
la Asociación General, y que no estén, por tanto, establecidos en el Manual de
la iglesia.

B 85 10 Sólo el Congreso de la Asociación General puede hacer cambios/


revisiones–El Manual de la iglesia puede ser modificado o revisado únicamente
por el Congreso de la Asociación General. El contenido del Manual de la iglesia
es presentado en dos formatos: Capítulos y Notas. El contenido principal de cada
Capítulo es de carácter mundial y aplicable a cada iglesia local. Reconociendo
la necesidad de algunas variaciones en el funcionamiento de las iglesias locales,
fue agregado material adicional de carácter explicativo como Notas al final de
algunos Capítulos, el que tiene como objetivo servir de orientación.
Si fueren solicitadas revisiones de las Notas del Manual de la iglesia por parte
de un número representativo de constituyentes de la iglesia, la Comisión del
Manual de la iglesia considerará las revisiones solicitadas. Si fueren aprobadas,
estas revisiones serán votadas por la Junta Directiva de la Asociación General en

130
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
la última reunión del Concilio Anual del quinquenio con el fin de coordinarlas
con cualquier modificación del contenido principal del Manual de la iglesia
recomendada al Congreso de la Asociación General. No obstante, la Junta
Directiva de la Asociación General puede tratar las modificaciones de las Notas
en cualquier reunión del Concilio Anual.
La Comisión del Manual de la iglesia está autorizada a realizar tareas edito-
riales rutinarias que no alteren el significado del texto actual del Manual de la
iglesia. El informe del trabajo editorial de la Comisión del Manual de la iglesia
será presentado, a través de la Comisión Administrativa de la Asociación General,
a la Junta Directiva de la Asociación General en el Concilio Anual del fin del
quinquenio. Si la Comisión Administrativa o la Junta Directiva de la Asociación
General lo determinan, por un tercio de los votos, que ese trabajo editorial altera
sustancialmente el significado del texto actual, las propuestas de modificación
serán decididas en el Congreso de la Asociación General.

B 85 15 La División es responsable de la traducción–La División Suda-


mericana es la responsable de traducir fielmente el Manual de la iglesia al español
y al portugués, directamente de la versión en inglés aprobada por el Congreso
de la Asociación General.

B 85 20 Suplemento de la División–El Manual de la iglesia se aplica al


campo mundial pero, de acuerdo con los reglamentos de la Asociación General,
la División puede preparar y añadirle un suplemento, no para modificarlo, sino
para incluir aquellos asuntos adicionales que tengan que ver con las condiciones
y circunstancias que imperan en su territorio. La propuesta de ese suplemento
será sometido, antes de ser publicado, a la Junta Directiva de la Asociación
General para su aprobación.

B 90 GUÍAS DE ESTUDIO DE LA BIBLIA PARA LA ESCUELA SABÁTICA

B 90 05 Currículo y “Guías de estudio de la Biblia para la Escuela


Sabática”–La preparación de las “Guías de estudio de la Biblia para la Escuela
Sabática” obedece a los siguientes conceptos:
1. La Asociación General, en consulta con sus Divisiones, establece un cu-
rrículo denominacional mundial para cada nivel de edad y prepara las Guías de
estudio de la Biblia para la Escuela Sabática, con el propósito de que los miembros

131
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

de la Escuela Sabática en todo el mundo estudien simultáneamente las mismas


lecciones bíblicas.
2. Las razones principales para tener y mantener el sistema de un currículo
denominacional mundial son:
a. Fortalecer y unificar a la iglesia a través del desarrollo y utilización de
un currículo cuidadosamente planificado y de guías de estudio eva-
luadas y aprobadas por las comisiones de evaluación de manuscritos
de las Divisiones mundiales y por la correspondiente comisión de la
Asociación General.
b. Asegurarse que las enseñanzas de las Escrituras, tal como son enten-
didas por la Iglesia Adventista del Séptimo Día, sean consistentes y
uniformemente presentadas.
3. Las comisiones de evaluación de manuscritos de estas Guías serán apro-
badas por la Comisión Administrativa de la Asociación General.
4. La Asociación General es la publicadora, aunque no la impresora ni la
traductora, de todas las Guías para la iglesia mundial. La División Sudameri-
cana, como responsable de hacer los arreglos necesarios para que dichas Guías
sean traducidas al castellano y al portugués, ha confiado la tarea de traducirlas,
publicarlas y distribuirlas a sus dos casas editoras. Los nombres de los traductores
deberán ser publicados en las respectivas Guías de estudio.
5. Además de los manuscritos de las Guías oficialmente aprobados, la Aso-
ciación General prepara, a través de sus editores, ediciones especiales destinadas
a los maestros de las diferentes Divisiones de la Escuela Sabática.

B 90 10 Currículo de las Guías–Los editores de las Guías de Estudio se


reúnen al menos una vez por quinquenio con la comisión mundial de currículo
de la Escuela Sabática y preparan un currículo para las guías de todos los niveles
para presentarlo a la Comisión Administrativa de la Asociación General, para
su aprobación.

B 90 15 Comisión de publicaciones de la Escuela Sabática–La comisión


de publicaciones de la Escuela Sabática, que es nombrada por la Asociación
General, es la responsable de desarrollar los manuscritos para las guías de estu-
dio de todos los niveles. La Comisión Administrativa de la Asociación General
es, como publicador, responsable del contenido de los manuscritos de las guías
para los alumnos y para los maestros. El contenido de los programas de ayuda
es responsabilidad de la División Sudamericana.

132
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 90 20 Editores–Debido a la importancia teológica y espiritual que las
Guías de estudio de la Biblia para la Escuela Sabática tienen para todos los
miembros de iglesia, sus editores son nombrados por la Junta Directiva de la
Asociación General y son responsables ante ella.

B 95 R ELACIONES HUMANAS

B 95 05 Principios básicos de las relaciones humanas–Los Adventistas


del Séptimo Día creemos en la paternidad universal de Dios y en la hermandad
del hombre, y estamos dedicados a proclamar el mensaje de Apocalipsis 14:6
al 12 a todas las personas de la Tierra. Esta filosofía, y su resultante curso de
acción, ha hecho que la iglesia sea multirracial y multiétnica, y que incluya
ambos géneros. La iglesia se enriquece por tener tal variedad de miembros y
por la valiosa contribución a su misión tanto de hombres como de mujeres, de
diferentes nacionalidades y razas, que sirven como laicos o como obreros en los
diferentes niveles de la iglesia.
La iglesia rechaza cualquier sistema o filosofía que discrimine a alguien
sobre la base de la raza, el color o el género. Esa posición se fundamenta en los
principios claramente enunciados en la Biblia, en los escritos de Elena de White,
y en los pronunciamientos oficiales de la Asociación General.
“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer;
porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28).
“Dios no reconoce ninguna distinción por causa de la nacionalidad, la
raza o la casta. Es el Hacedor de toda la humanidad. Todos los hombres son
una familia por la creación, y todos son una por la redención. Cristo vino para
demoler todo muro de separación, para abrir todo departamento del templo,
para que cada ser humano pudiese tener libre acceso a Dios... En Cristo no hay
judío ni griego, ni esclavo ni libre. Todos son atraídos por su preciosa sangre”
(Palabras de vida del gran Maestro, p. 367).

B 95 10 Posición oficial–La iglesia mundial apoya la posición de la no


discriminación en asuntos relativos al empleo. Sostiene el principio de que
debe dársele, tanto a los hombres como a las mujeres, total e igual oportunidad
dentro de la iglesia para desarrollar el conocimiento y las habilidades necesarias
para edificar la iglesia, independientemente de su raza o color. Las posiciones
de servicio y responsabilidad (excepto aquellas que exigen el requisito de la

133
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

ordenación al ministerio evangélico), en todos los niveles de la actividad de la


iglesia, están abiertas a todos sobre la base de sus calificaciones individuales.
1. La oportunidad de ser miembros y desempeñar cargos o posiciones, tanto
en la iglesia local como en los diferentes niveles de la administración de la iglesia,
está al alcance de cualquiera que reúna las calificaciones necesarias, indepen-
dientemente de su raza, color o género.
2. El nombramiento de personas para servir como instructores bíblicos,
capellanes, o para desempeñarse en responsabilidades relativas a los distintos
departamentos de la iglesia o pastorales, no estará limitado por la raza o el color.
Ni tampoco estas posiciones estarán limitadas por el género (excepto aquellas
que exijan el requisito de la ordenación al ministerio evangélico).
3. Las instituciones educativas no harán discriminación sobre la base de
la raza, el color o el género, tanto en lo que se refiere al empleo de profesores
u otro personal, como en lo que tiene que ver con la admisión de estudiantes.
4. Las instituciones médicas no harán discriminación sobre la base de la raza,
color o género al admitir pacientes o en lo que se refiere a poner sus facilidades
a disposición de los médicos, internos, residentes, enfermeras y administradores
que reúnan las calificaciones profesionales requeridas por la institución.
5. Todas nuestras organizaciones e instituciones concederán oportunidades
de empleo y progreso a todas las personas que reúnan las calificaciones reque-
ridas.
6. Las oportunidades de servicio, ser miembros de comisiones y juntas, y el
nombramiento para desempeñarse en las diversas posiciones administrativas,
no estarán limitado por la raza o el color. Ni estas oportunidades estarán limi-
tadas por el género (excepto en aquellos casos cuando se requiera ser ordenado
al ministerio evangélico).
7. Deberán realizarse talleres y seminarios sobre relaciones humanas en aque-
llos lugares donde exista algún problema de raza, color o género. Las Divisiones,
las Uniones y los campos locales pueden, si lo creen necesario, nombrar una
comisión para encargarse de los asuntos relacionados con las relaciones humanas.
8. El compromiso de la iglesia para con un justo e igual tratamiento de
hombres y mujeres, independientemente de la raza o el color, se reflejará en las
prácticas y normas de las relaciones humanas.
9. Los administradores, directores/secretarios de departamentos, pastores,
educadores, oficiales de las iglesias locales y otras personas en posición de lide-
razgo en la iglesia, sostendrán esta posición y apoyarán estos principios como
parte del evangelio y del mensaje especial de Dios para el mundo.

134
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
B 100 L AS RELACIONES PERSONALES Y LA AUTORIDAD
DE LA ORGANIZACIÓN

B 100 05 Norma básica: La unidad de acción–Es fundamental que cuando


los obreros se reúnen, en cualesquiera de las organizaciones de la iglesia, para
deliberar en cuanto a cualquier asunto relativo a los planes de trabajo o regla-
mentos de la Obra, acepten el principio del consenso de opinión o convicción
de la mayoría. Ésta es una norma de aplicación general.

B 100 10 Resolución de contiendas y conflictos–La División Sudamericana


reconoce que pueden surgir conflictos involucrando obreros y/o instituciones. Para
guiar en la solución de tales conflictos, hasta donde es posible resolverlos, se desa-
rrollaron los procedimientos denominacionales que aparecen en la sección B 102.

B 100 15 Diferencias personales: Deber de aceptar la autoridad de la


iglesia–Las personas que aceptan servir en cualquier ramo de la Obra como
obreros deben hacerlo con el compromiso definido y cabal de que se someterán
a la autoridad debidamente constituida de la iglesia para resolver cualquier dife-
rencia, y que nunca recurrirán o apelarán a ninguna corte o autoridad legal para
tratar de revertir la solución que la Denominación le haya dado a sus reclamos.

B 100 20 Diferencias entre organizaciones: Papel de la organización


superior–En caso de que sea necesario arreglar alguna diferencia de opinión entre
la Junta Directiva de una organización y la de otra organización, el asunto será re-
ferido a la Junta Directiva de la organización inmediata superior que corresponda,
hasta llegar a la Junta Directiva de la División, cuya decisión es final e inapelable.
Si la diferencia fuera entre la Junta Directiva de la División Sudamericana y la
Junta Directiva o la Comisión Administrativa de la Asociación General, el asunto
será referido al primer Concilio Anual de la Asociación General.

B 100 22 Causas para la destitución de una persona elegida/nombrada–


Las principales causas para remover a una persona que fue elegida/nombrada
deben incluir, pero no estar limitadas a: 1) incompetencia; 2) persistencia en
la falta de cooperación con la autoridad debidamente constituida en asuntos
sustantivos o puntos relevantes de los reglamentos denominacionales; 3) accio-
nes que puedan estar sujetas a disciplina eclesiástica, de acuerdo con el Manual
de la iglesia; 4) dejar de estar en plena comunión como miembro de la Iglesia

135
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Adventista del Séptimo Día; 5) hurto o fraude; o 6) condenación o confesión


de culpa por un crímen.

B 100 25 Apelaciones: Derecho a presentar opiniones y convicciones–


La iglesia le asegura a todas sus organizaciones y a todos los obreros el pleno e
incondicional privilegio de presentar y pedir que se examinen sus opiniones y
convicciones y se los aconseje en los asuntos que afectan a su vida y servicio.
Cuando un obrero o una minoría crea que no se está siguiendo el debido
plan de actividad, o que se está cometiendo alguna injusticia, no debe insistir
en su opinión hasta el punto de crear discordia, sino que, tanto la mayoría como
la minoría debe someter sus opiniones, en mutuo acuerdo y con pleno conoci-
miento uno del otro, a la organización inmediata superior para que, conociendo
plenamente ambas posiciones, arbitre y aconseje en el caso.

B 100 30 S Gastos de procesos legales–La Organización asumirá los gastos


judiciales de cualquier proceso legal que pueda recaer sobre cualquier persona
que en el ejercicio de su función esté representando a la iglesia desde que sea
comprobada su buena fe en la representación.

B 102 S PROCEDIMIENTO DE CONCILIACIÓN POR QUEJAS PERSONALES


B 102 05 S Subordinación a los reglamentos denominacionales–Los
procedimientos de conciliación por quejas están sujetos a los reglamentos deno-
minacionales registrados en el Manual de la iglesia y en los Reglamentos eclesiás-
tico-administrativos de la División Sudamericana. En el proceso de conciliación
deben ser previamente consideradas las orientaciones de la sección del Manual
de la iglesia titulada: “Salvaguardar la unidad de la iglesia” (cap. 7).

B 102 20 S Excepciones–Este reglamento no se aplica a aquellas situaciones


que están fuera de la jurisdicción de la iglesia, o para las cuales la iglesia reconoce
que no posee un proceso adecuado para lograr una solución. La siguiente lista
es simplemente enunciativa, y no limitativa:
1. Reclamos en la liquidación de seguros.
2. Demandas que afecten títulos de propiedad.
3. Diferencias maritales.
4. Diferencias relacionadas con la custodia de menores.

136
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
5. Asuntos que envuelvan la administración de propiedades.
6. Cuestiones teológicas específicas: Ver B 102 50, inciso 2.
7. Cuestiones relacionadas con la condición de miembro de iglesia, la disci-
plina eclesiástica y la transferencia de feligresía, cubiertas por el Manual de la
iglesia, capítulos 6 y 7. (Ver B 102 50, inciso 1.)
8. Asuntos relacionados con las elecciones en la iglesia local, cubiertos por
el Manual de la iglesia, capítulo 9.

B 102 25 S Pasos previos al procedimiento de apelación–Nadie debería


apelar a una Junta Directiva sin agotar antes las posibilidades de la negociación
informal y la mediación.
1. Conciliación informal. Se aconseja que las partes involucradas en la dis-
puta se reúnan voluntariamente para resolver sus diferencias. Un pastor u otro
consejero espiritual puede ayudar a que las partes acepten reunirse. La reunión
debiera comenzar con una preparación espiritual para permitir que el Espíritu
Santo trabaje en las partes, luego de lo cual deben ser dejadas solas para conversar.
2. Conciliación denominacional. Si la conciliación informal no es suficiente,
las partes pueden, por mutuo acuerdo, reunirse con uno o más mediadores, cuya
función es facilitar y guiar la negociación.

B 102 30 S Jurisdicción–La División espera que todos los agravios sean


resueltos en el ámbito donde se originaron.
En el caso de disputas entre obreros pertenecientes a diferentes organizacio-
nes, corresponde la jurisdicción de la organización inmediata superior a la de la
parte contra quien se reclama.

B 102 35 S Compromiso de abstenerse de procesos legales–Cualquier


obrero que desee usar los procedimientos de la iglesia para la solución de quejas
debe declarar por escrito que no está usando ni usará el proceso legal para la
solución de su queja, sino que aceptará la solución o soluciones provistas a través
de los procedimientos bosquejados en B 102 45.

B 102 40 S Conceptos básicos implícitos–Cuando un obrero presenta


oficialmente una queja está, implícitamente:
1. Reconociendo la autoridad de la iglesia.
2. Aceptando someterse voluntariamente a los canales y autoridad de la
iglesia en la búsqueda de una solución a su queja, por lo que cualquier proceso

137
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

legal estaría fuera de armonía con este objetivo, so pena de ser aplicada una
disciplina eclesiástica.
3. Admitiendo que toda apelación conlleva la posibilidad de ser declarado
inocente, ser confirmado lo actuado por las instancias anteriores o ser agravada
la disciplina.

B 102 45 S Instancias de apelación en el caso de quejas–Las instancias de


apelación en el orden jerárquico previstas para resolver disputas son las siguientes:
1. Superior inmediato del obrero.
2. Niveles de autoridad de la organización.
3. Si la queja no se resuelve en las instancias inferiores, la próxima organiza-
ción a donde el obrero puede apelar es la División Sudamericana de la Asociación
General, cuya decisión será final, definitiva e inapelable.

B 102 50 S Limitación de las apelaciones–La posibilidad de apelar a una


instancia superior tiene las siguientes limitaciones:
1. Los asuntos relacionados con la disciplina eclesiástica, con la condición
de miembro de iglesia o con las elecciones en la iglesia local no son apelables,
porque la iglesia local es soberana y tiene la decisión final en dichos asuntos. En
el caso de la iglesia de la Asociación/Misión, la decisión final la tiene la Junta
Directiva de la Asociación/Misión. (Ver el Manual de la iglesia, caps. 6, 7 y 9.)
2. Los casos teológicos específicos no son apelables porque no son asuntos
administrativos. Deben someterse a la comisión teológica de la organización
correspondiente, que puede pedir asesoramiento a la comisión teológica de la
organización superior.
3. Los casos relacionados con asuntos laborales, el empleo, el reempleo, la
dimisión y la suspensión o cancelación de la licencia/credencial no son apelables
porque la Junta Directiva que tomó una medida de ese tipo es soberana.

B 115 ENTIDADES LEGALES

B 115 05 Entidades con personería jurídica–No es el plan general de


la iglesia que las organizaciones eclesiásticas de la Denominación, tales como
los campos locales, las Uniones, las Divisiones y la Asociación General tengan
personería jurídica legal, a menos que la ley del país así lo exija.
El plan general de la iglesia es mantener separadas y diferenciadas las orga-

138
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
nizaciones denominacionales eclesiásticas, de la entidad o entidades jurídico-le-
gales que la protegen. El consejo es crear legalmente, en cada país, una o más
Asociaciones civiles o corporaciones sin fines de lucro, con el objeto de que sean
las poseedoras legales de las propiedades y otros activos fijos de la Organización,
y reciban las donaciones y legados ofrecidos a la iglesia.
Eso significa que los actos eclesiásticos, tales como los congresos de los
campos/Uniones/Asociación General, no tienen carácter jurídico-legal, sino
que, por el contrario, están regidos solamente por los cánones o reglamentos
eclesiástico-administrativos de la iglesia.
La formalización de actos y hechos administrativos, de negocios, judiciales
o extrajudiciales; el movimiento de personal, el otorgamiento de poderes/pro-
curaciones, la adquisición, alienación u oneración de bienes patrimoniales, la
aplicación de recursos financieros en inversiones y la alteración/modificación
de los Estatutos y Reglamento Interno de las entidades legales dependerá siem-
pre, necesaria y obligatoriamente, de la previa y expresa aprobación de la Junta
Directiva de la organización eclesiástica controladora.

B 115 10 Autorización para crear entidades legales–Los campos, las


Uniones y las instituciones que necesiten crear entidades legales dentro del te-
rritorio de la División deben conseguir primeramente la aprobación de la Junta
Directiva de la División.

B 115 15 Vínculos entre las entidades denominacionales y las lega-


les–Una Asociación civil o una corporación presta servicios principalmente en
el plano legal y en calidad de depositaria de los bienes de la iglesia. Conserva,
administra e invierte los fondos en custodia, y canaliza legal y oficialmente los
fondos a plazo fijo, tal como sea indicado por voto directo de la Junta Directiva
de la organización eclesiástica correspondiente.

B 120 A SESORÍA LEGAL

B 120 05 Asesoramiento legal–La iglesia, en todos los niveles (División,


Unión y campos locales), buscará y usará el asesoramiento legal profesional para
proteger a la iglesia en el cumplimiento de su misión.

B 120 10 Abogados adventistas–Al seleccionar abogados calificados para

139
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

asistir a la Organización se dará prioridad a los miembros de iglesia, siempre


que estén habilitados para actuar en la jurisdicción correspondiente y tengan
las credenciales profesionales y las especializaciones adecuadas a las necesidades
de la iglesia.

B 120 15 Ética de la asesoría legal–Los abogados que aconsejan y repre-


sentan a la iglesia deben dar siempre, y en todos los asuntos, el consejo legal
compatible con las leyes vigentes. Pero, por sobre y más allá de los requerimientos
y procedimientos legales, se espera que su actuación profesional esté fundada
primordialmente en los principios bíblicos de la ética, la moral y la justicia, para
que la iglesia asuma y proyecte una posición de liderazgo moral y social que
esté en armonía con las Escrituras y con el deber de reflejar el amor cristiano.

B 125 CONSECUENCIAS FINANCIERAS DE UNA DEMANDA

Si la División Sudamericana llegara a verse involucrada en un litigio como


resultado de una decisión u omisión de otra organización o institución de la
iglesia, sin que dicha decisión haya sido tomada ni aprobada por la Junta Direc-
tiva de la División, dicha organización o institución reembolsará a la División
la cantidad neta de los daños, costos del litigio, honorarios por conceptos de
asesoría legal y cualquier pago hecho por parte de la División a profesionales.
Este mismo principio se aplicará en el ámbito de las Uniones y campos locales.

B 130 INSTITUCIONES

B 130 02 S Instituciones, definición–Una “institución” es un estableci-


miento o entidad prestadora de servicios, perteneciente a un campo local, a una
Unión o a la División, fundada para apoyar la misión de la iglesia desarrollando
actividades específicas en campos tales como la educación y la cultura, la medi-
cina preventiva y curativa, las publicaciones, la asistencia social y filantrópica, las
comunicaciones radiales y televisivas, la producción de alimentos saludables, etc.
Las instituciones no son un fin en sí mismas, no tienen fines de lucro, deben
llegar a ser autosuficientes financieramente y su objetivo básico es apoyar la mi-
sión de la iglesia con su influencia y sus recursos financieros. Las instituciones
son responsables ante sus organizaciones controladoras.

140
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
Toda institución debe tener un Reglamento Interno que incluya la declara-
ción de misión de la institución y sus objetivos fundamentales.

B 130 05 Cuerpo constituyente de las instituciones–Está formado por la Jun-


ta Directiva de la organización propietaria (Asociación/Misión, Unión, División).

B 130 10 Nombramiento de la Junta Directiva de las instituciones–La


Junta Directiva de las instituciones es nombrada por la Junta Directiva de la
organización madre en la primera sesión plenaria luego del congreso regular de
esta última, a propuesta de una Comisión de Nombramientos. El nombramiento
será por un período de cuatro años, si se trata de instituciones subordinadas a
un campo local, y de cinco años, si se trata de instituciones subordinadas a una
Unión o a la División.
Al nombrar la Junta Directiva de una institución, debe incluirse el cargo de
administrador jefe de ésta, pero no el nombre.
La composición de las juntas directivas de las instituciones será determinada
por la Junta Directiva de la organización madre, pero en ningún caso deben estar
numéricamente dominadas por personas que sirven en la misma institución.
Por lo general, sólo el gerente general y los gerentes de área, o sus equivalentes,
serán miembros de la junta. Debe incluirse también laicos entendidos en las
actividades propias de la institución.

B 130 12 S Administradores de las instituciones–Las instituciones serán


dirigidas por los siguientes administradores:
1. Editoras: Gerente General y Tesorero
2. Universidades: Rector, Vicerrector Académico y Vicerrector Adminis-
trativo/Financiero
3. Red Nuevo Tiempo de Comunicación: Gerente General y Tesorero
4. Instituto Adventista de Tecnología: Gerente General y Tesorero
5. Hospitales: Director General, Director Médico y Director Administra-
tivo/Financiero
6. Fábricas de Alimentos: Gerente General y Tesorero
7. ADRA: Director y Director Financiero
Dichos administradores responden ante la Junta Directiva de la institución.

B 130 15 Nombramiento de los administradores de las instituciones–El


nombramiento de los administradores de las instituciones será realizado por la

141
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Junta Directiva de la organización a la cual la institución pertenece, a propuesta


de una Comisión de Nombramientos.

B 130 20 S Contribución financiera de las instituciones–Las instituciones


deben llegar a estar en condiciones de apoyar financieramente a las organizacio-
nes de las cuales dependen. Cada organización madre definirá, en acuerdo con la
Junta Directiva de la institución, el monto y la forma de dicho apoyo financiero.
(Ver el Reglamento interno de la Asociación General, Art. XVII, inciso 1.e.)

B 135 PROCEDIMIENTOS RELACIONADOS CON LAS JUNTAS


DIRECTIVAS Y LOS ADMINISTRADORES DE LAS INSTITUCIONES

B 135 12 S Presidente y secretario de la Junta Directiva de las institu-


ciones–Las juntas directivas de las instituciones serán presididas por el presi-
dente de la organización de la cual dependen, o por quien él designe para que
lo represente. El administrador jefe de la institución actuará como secretario.

B 135 15 Autoridad y función de la Junta Directiva de una institución–


La Junta Directiva de una institución es el órgano administrativo al cual el
cuerpo constituyente ha delegado plena autoridad para dirigir y administrar las
actividades de la institución, dentro de su respectiva jurisdicción y en armonía
con los reglamentos denominacionales.
Su responsabilidad es establecer metas, estudiar y aprobar planes y presupues-
tos, autorizar el ingreso de nuevos obreros y decidir cualquier asunto relacionado
con el buen funcionamiento de la Obra en el área bajo su responsabilidad.

B 135 20 Comisión interna de la institución–Es aconsejable que cada ins-


titución tenga una comisión interna, nombrada por voto de su Junta Directiva,
que definirá claramente y por escrito los deberes y limitaciones de tal comisión.
La Junta Directiva trazará los proyectos importantes, el modo de operar y los
reglamentos, y autorizará las inversiones en equipos o planes, y la comisión interna
será la responsable de llevarlos a cabo, tal y como hayan sido votados por la Junta
Directiva. Esta comisión, al administrar los negocios de la institución, debe limi-
tarse en sus gastos a las sumas que hayan sido autorizadas por la Junta Directiva.
En líneas generales, la comisión interna tiene la responsabilidad de admi-
nistrar los asuntos internos de la institución. Eso incluye aprobar las ayudas

142
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
previstas en los reglamentos, admitir y despedir personal sin estatus de obrero,
adquirir equipos y materiales de escritorio u otros, dentro de los límites de
gastos definidos por la Junta Directiva, y llevar a cabo cualquier otro asunto
que le haya sido delegado. Todos los gastos propuestos para nuevos proyectos,
equipos o reparaciones que excedan la suma autorizada deben ser previamente
presentados a la Junta Directiva para su aprobación.
El administrador jefe de la institución actuará como presidente de la comi-
sión interna, y el gerente financiero como secretario. Las actas de la comisión
se archivarán convenientemente, y se entregará una copia a cada miembro de la
comisión y a los administradores de la organización mantenedora.
Se entiende que toda la autoridad administrativa descansa en la Junta Directi-
va y que la comisión interna ejerce únicamente la autoridad delegada por aquella.

B 135 25 Vínculos entre la Junta Directiva y los administradores–Los ad-


ministradores de las instituciones denominacionales son las personas encargadas de
ejecutar las decisiones de las juntas directivas de las primeras. Los poderes, derechos
y autoridad administrativa que ejercen no residen en ellos, sino en las respectivas
juntas directivas, que son las que les dan las orientaciones que deben seguir.

B 135 27 S Firma de las actas–El juego de las actas de cada una de las
sesiones de las juntas directivas y de las comisiones administrativas de las orga-
nizaciones e instituciones, que queda archivada en la Secretaría de ellas, debe
ser rubricada en cada una de las páginas y firmada en la última página por el
presidente y el secretario de la Junta Directiva correspondiente.

B 145 S VIAJES DENTRO DE LA DIVISIÓN

B 145 05 S Visitas del personal de la División–Los gastos de viaje corres-


pondientes a las visitas de los miembros del personal de la División al territorio
de las Uniones serán pagados por la División y no deberán exceder al presupuesto
anual votado para cada miembro del equipo.

B 145 10 S Visitas del personal de la Asociación General u otras Divi-


siones–Las Uniones pueden invitar a miembros del personal de la Asociación
General o de otras Divisiones, o a obreros, jubilados y laicos de cualquier parte
del mundo.

143
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

La invitación, no importa dónde se origine, debe llegar a la División a tra-


vés de un voto de la Unión, especificando a quién se invita, en qué institución
o campo está la persona invitada, para qué se la invita, desde cuándo y hasta
cuándo se la invita, y quién pagará los gastos que demande dicha visita.

B 145 12 S Invitaciones intradivisión–Las invitaciones oficiales a obreros,


jubilados o laicos de una Unión a otra, dentro del territorio de la División, serán
procesadas directamente por las Uniones, sin intervención de la División. Sin em-
bargo, las Uniones deberán registrar en sus actas las invitaciones que hacen, para
oficializarlas y para que la División tenga conocimiento de ellas, indicando en el
voto quién pagará los gastos que demande dicha visita. El mismo procedimiento
se aplicará para invitaciones que involucren a las instituciones de la División.

B 150 CONTROL Y PRESERVACIÓN DE DOCUMENTOS

B 150 05 Control de documentos–Cada organización debe establecer un


programa para archivar, retener y proteger adecuadamente la documentación,
preservando los documentos de valor permanente y evitando que otros materiales
sin mayor importancia sean permanentemente preservados.
Al establecer dicho programa, las administraciones deberán evaluar el va-
lor legal, financiero y cultural de los diferentes documentos. Los documentos
relacionados con nuestras entidades legales y las actas de las juntas directivas
de nuestras entidades denominacionales cuentan, no sólo la historia de la orga-
nización, sino que pueden ser útiles en caso de procesos judiciales.

B 150 10 Preservación de documentos–La preservación de los documentos


denominacionales se regirá por las siguientes pautas:
1. Cada organización e institución debe establecer un centro o cámara de
archivo, para proteger los documentos del fuego, del deterioro y del acceso a
personas no autorizadas.
2. El “Programa básico de retención de documentos”, que aparece en la
siguiente página, contiene el cronograma oficial obligatorio para todas las or-
ganizaciones denominacionales, y debe ser observado escrupulosamente.
3. Los documentos que se archivan deben ser empaquetados, especificando
claramente la fecha de su destrucción, a menos que sean clasificados como
permanentes.

144
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
4. Deben observarse las normas legales de cada país en cuanto a si los documen-
tos a preservar deben ser originales y/o pueden ser microfilmados o digitalizados.
5. Unidades organizacionales (ver B 05) con colecciones significativas de
registros, con 50 años o más, deben hacer provisión para crear un archivo
histórico, donde pueden tomarse medidas para la preservación a largo plazo y
para hacer accesibles los documentos a los investigadores. Pueden designar a
una institución de enseñanza superior adventista como su archivo histórico, con
el acuerdo de la institución.

B 150 12 Gerente de Registros–En las Divisiones y Uniones se debe de-


signar a un gerente de registros que responderá ante el secretario ejecutivo (ver
B 150 20) por la implementación del programa de gerenciamiento de registros
y, en particular, por las disposiciones del programa de preservación de registros.

B 150 15 Registros vitales–Pautas:


1. Todas las organizaciones e instituciones darán especial atención a la
preservación permanente de sus documentos vitales, tales como registros de
empleados, comprobantes de pago de impuestos y/o contribuciones sociales,
previsionales, escrituras legales, documentos relacionados con las personas ju-
rídicas, Estatutos y Reglamento Interno, actas de las juntas directivas, títulos
de propiedad y otros documentos legales, como así también las propiedades de
naturaleza intelectual, tales como marcas registradas y copyrights.
2. Los secretarios ejecutivos de las Uniones enviarán a la Secretaría de la
División dos copias legalizadas de los Estatutos y del Reglamento Interno de
todas las entidades jurídicas que haya dentro del territorio de la Unión, y copias
de las actas de la Junta Directiva de la Unión y de las juntas directivas de las
instituciones de la Unión.
3. El secretario ejecutivo de la División enviará al Departamento de Archivos,
Estadísticas e Investigación de la Asociación General lo siguiente:
a. Copia fiel del Estatuto de todas las entidades legales dentro de la Di-
visión, las actas de la Junta Directiva de la División y las actas de las
juntas directivas de las instituciones de la División.
b. Copia fiel de los documentos administrativos, incluyendo actas legales
y reglamentos de todas aquellas organizaciones de la División y las
entidades legales dentro del territorio de la misma, de las cuales la
Junta Directiva de la División o los administradores de la misma son
constituyentes, consejeros, propietarios o miembros.

145
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

c. Actas de la Junta Directiva de la División.


4. El tesorero/CFO de cada una de las Uniones, las Asociaciones/Misiones
y las instituciones es responsable, bajo la orientación del tesorero/CFO de la
organización superior, de catalogar y mantener debidamente identificadas copias
de los siguientes documentos:
a. Todas las escrituras, hipotecas, contratos y otros documentos que cu-
bren la adquisición y posesión de bienes raíces de todas las organizacio-
nes e instituciones dentro del territorio de la División, incluyendo los
edificios destinados al culto, las escuelas primarias y las residencias, y
copia de los documentos de las propiedades de naturaleza intelectual,
tales como las marcas registradas y los copyrights.
b. Una lista de todos esos documentos, con una breve descripción de la
información relevante, tal como la ubicación, el nombre de la entidad
legal a cuyo nombre está el título, el costo original, la fecha de la com-
pra, la naturaleza del documento de adquisición, el número de registro
en los órganos públicos o escribanías y un sumario de los principales
detalles. El tesorero/CFO de cada Unión enviará anualmente una copia
de esta lista a la Oficina de Archivos, Estadísticas e Investigación de la
Asociación General.
5. En el caso de almacenamiento digital, las copias de registros vitales,
incluyendo la correspondencia de los administradores principales y las minutas
de las juntas principales, deben guardarse en un lugar distinto.

B 150 17 Propiedad legal e intelectual de los documentos–Las siguientes


son las pautas en relación con la propiedad legal de la documentación:
1. Todos los registros, archivos y documentos (inclusive correos electrónicos
y otras correspondencias), creados por el obrero en el desempeño de su función,
son propiedad de la organización donde sirve, la que retendrá permanentemente
la propiedad y el control de éstos para usarlos, preservarlos o destruirlos de
acuerdo con su cronograma de retención de documentos. Al dejar el empleo, el
individuo debe transferir copias de todos los documentos relacionados con sus
funciones oficiales al secretario ejecutivo (o designado) de la unidad organiza-
cional empleadora o superior en jerarquía.
a. El término “registros” incluye, pero no se limita a, ideas, texto, infor-
maciones, gráficos, dibujos, mapas, etc., registrados en cualquier medio.
b. Se excluyen de este reglamento los materiales estrechamente relacio-
nados con la carrera profesional o estudios de posgrado del obrero,

146
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
tales como sermones, archivo de sermones y material de estudios de
posgraduación.

CONTROL Y PRESERVACIÓN DE DOCUMENTOS


PROGRAMA BÁSICO DE RETENCIÓN DE DOCUMENTOS
LISTA BÁSICA PARA LA RETENCIÓN DE DOCUMENTOS
Tiempo de Archivo Archivo Departamento
Tipo de documento
retención Físico Digital responsable
Informes financieros revisados Permanente X Tesorería
Documentos legales Permanente X Tesorería
Actas de las juntas Permanente X Secretaría
Contratos y autorizaciones
de construcción, con todos Jurídico /
Permanente X
los documentos y certificados Tesorería
exigidos
Actas jurídico-legales, estatutos
Permanente X Jurídico
legales
Registros de la comisión del
Permanente X Tesorería
FMR (auditoría)
Registros de actividades Permanente X X Secretaría
Libro Diario general Permanente X Tesorería
Planillas del FMR y
Permanente X Tesorería / RH
remuneraciones
Libro Mayor, general Permanente X Tesorería
Registros de feligresía Permanente X X Secretaría
Jurídico /
Escrituras, títulos de propiedad Permanente X
Tesorería
Secretaría
Registros académicos Permanente X
Académica / RH
Convenios, testamentos, etc. Permanente X Tesorería
Conciliaciones entre
6 años X Tesorería
organizaciones

147
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Estados de cuentas,
6 años X Tesorería
conciliaciones bancarias
Copia electrónica de archivos y Informática e
6 años
programas Tesorería
Registro de empleados Permanente X Tesorería / RH
Correspondencia A quién
Permanente X
administrativa seleccionada corresponda
Correspondencia
3 años X Secretaría
administrativa general
Pólizas de seguro accidentes y
6 años X Tesorería
daños personales
Libros fiscales, recibos y
6 años X Tesorería
comprobantes de caja
Documentos contables 6 años X Tesorería
Registro marcador de tiempo 10 años X Tesorería / RH

2. Algunos documentos tienen un valor literario, además del valor históri-


co-informativo. Aunque la propiedad de esos documentos le pertenece también
a la Organización, ésta puede, por acuerdo escrito, otorgarle la propiedad al
obrero o compartirla con él. (Ver B 150 18.)

B 150 18 Derechos de propiedad intelectual y producción de materiales


por un(a) obrero(a)
1. La Iglesia Adventista del Séptimo Día en el territorio de la División
Sudamericana valoriza e incentiva a sus obreros a usar sus talentos y alienta la
preparación académica en la producción intelectual útil para la edificación de la
Iglesia. Por otro lado, desaprueba producciones que tengan el objetivo de lucro
financiero o promoción personal de sus obreros.
2. Los criterios establecidos en este reglamento se refieren a toda producción
intelectual, especialmente en texto, música, audio, guión, video, fotografía,
software, dibujo gráfico/industrial, cuyo registro (fijación) se dé en cualquier
formato (soporte) y sea distribuido por cualquier medio.
3. Toda la producción intelectual, incluso las citadas en el punto 2 que pueda
generar ganancia financiera al obrero, debe tener previo análisis y recomendación
formal de la Comisión Ministerial del campo en el que el obrero sirve y debe
ser aprobada por la Junta Directiva de la organización inmediatamente superior

148
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
antes de su producción, confección y distribución. Los materiales de los obreros
que sirven en instituciones que no poseen Comisión Ministerial, pasarán por
la evaluación y recomendación de la Junta Directiva de su institución y serán
aprobados por la Junta Directiva de la organización inmediatamente superior.
El análisis y la recomendación de materiales de los obreros que actúan en la sede
de la División Sudamericana quedará bajo la responsabilidad de su Comisión
Ministerial y la aprobación será hecha por su Junta Directiva.
a. En caso de libros y revistas, no publicados por las editoras de la iglesia,
la Comisión Ministerial responsable de la recomendación deberá in-
dicar un revisor que leerá el material o evaluará el proyecto y hará las
observaciones que deben ser analizadas por las respectivas comisiones.
b. La recomendación de las comisiones no significa la opinión final de la
iglesia sobre el contenido y la calidad de la producción intelectual del
obrero, pero sirve como autorización para que pueda dedicar parte de
su tiempo disponible a esta actividad.
c. Los obreros que produzcan sus materiales a través de instituciones
oficiales de la iglesia deberán contar con la aprobación de la Junta
Directiva de la organización en la que sirven, antes de la negociación
con la institución que los producirá o distribuirá. La evaluación y la
aprobación de las mencionadas instituciones exenta a la organización
donde sirve el obrero de una recomendación sobre el contenido del
material a ser producido.
d. Los artículos en general, las producciones exclusivamente académicas,
los libros didácticos y paradidácticos, comercializados por las editoras
de la iglesia, no están sujetos a este reglamento.
e. Los libros didácticos y paradidáticos escritos por un obrero que no
sean comercializados por las editoras de la iglesia deberán pasar por el
procedimiento previsto en este reglamento.
f. Este reglamento también se aplica en el caso de blogs, sitios web, canales,
páginas, libros electrónicos (e-books), o sea, toda y cualquier producción
virtual que pueda generar ganancias al obrero titular.
4. Toda comercialización de la producción intelectual del obrero, deberá
ser realizada solamente por las instituciones, tiendas o canales de venta que
pertenecen a la iglesia. La venta de estos materiales no podrá ser realizada por
el obrero, su cónyuge o hijos, directamente a las iglesias locales y sus directores
de publicaciones, los miembros u otras denominaciones.
5. Está prohibido que el obrero condicione su participación en cualquier

149
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

programa o actividad de la Iglesia a la adquisición de su producción intelec-


tual, ya sea por los canales de la iglesia, por la iglesia local, sus miembros o por
cualquier otro medio.
6. El obrero no podrá utilizar Colportores (efectivos y estudiantes) para
comercializar su producción intelectual.
7. La producción intelectual en el ejercicio de la función del obrero pertenece
a la IASD y no podrá ser comercializada ni parcial ni totalmente. Como ejem-
plo, pero no taxativamente, se entiende: grabaciones de semanas de oraciones,
conferencias, programas, recitales y sermones, vídeos, fotografías, softwares,
dibujos, proyectos en general, materiales de los departamentos de la iglesia en
general, banco de datos, músicas (letra, arreglos, música), traducciones, marcas
(nominativas, figurativas y signos distintivos), productos en general (incluso
alimentos), procesos industriales, etc.
8. Les corresponderá a los presidentes o directores generales de instituciones
el seguimiento y la aplicación de este reglamento.
9. Se constituirá en Conflicto de Intereses el uso o influencia del obrero
para vender su producción intelectual a la iglesia local, Misión/Asociación,
Unión, División o institución en que ejerza cargo o tenga influencia en razón
de nominación por parte de la iglesia.
10. El obrero que infrinja cualquiera de las determinaciones de este regla-
mento estará sujeto a las consecuencias previstas en el punto E 85 35, lo que
resultará en una acción de disciplina, e incluso puede resultar en la cancelación
de las credenciales/licencias o la desvinculación del obrero del ministerio.

B 150 20 Responsabilidad por la ejecución–Los administradores de las


organizaciones denominacionales son los responsables de implementar este
reglamento en su territorio y en sus organizaciones dependientes. En el caso de
las instituciones, el responsable es el gerente financiero.

B 160 PROTECCIÓN DE LA MARCA REGISTRADA


“A DVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA”
B 160 05 Filosofía para tener marcas registradas–La Iglesia Adventista
del Séptimo Día tiene interés, por razones históricas, evangélicas y de propie-
dad, en mantener protegidas y registradas las marcas y razones sociales (aquí
designadas colectivamente como “marca registrada”) creadas por la iglesia y sus

150
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
organizaciones en todo el mundo. La política de la División será conseguir la
máxima protección legal, de acuerdo con las leyes de cada país, en armonía con
las pautas y los procedimientos establecidos en este reglamento. Este reglamento
también se aplica a otras entidades, organizaciones e individuos adventistas del
séptimo día que desean utilizar la marca registrada de propiedad o controlada
por la Asociación General. Las organizaciones autorizadas a usar la marca re-
gistrada incluirán las debidas señales indicativas de propiedad, de acuerdo a lo
permitido en su jurisdicción, para atribuir la propiedad de las marcas registradas.
®
Por ejemplo, el símbolo debe usarse cuando se obtiene el registro, con lo cual
se atribuye correctamente la propiedad de ese registro.
Además, también deben ser protegidas y registradas patentes, nombres, títu-
los, obras, planes, proyectos, denominación de campos locales, departamentos,
servicios, productos, etc., propios, utilizados, explotados o mantenidos por la
Iglesia Adventista en Sudamérica.
Este reglamento se aplica:
1. A todas las organizaciones o instituciones adventistas del séptimo día que
utilizan las marcas registradas de propiedad o controladas por la Asociación
General.
2. A las instituciones, organizaciones, departamentos y servicios de la Di-
visión Sudamericana que utilicen o posean “marcas registradas” en su nombre.
La norma de la Asociación General y de la División Sudamericana es asegurar
la máxima protección legal, de acuerdo con la ley en cada país y en armonía con
los procedimientos y directrices abajo detalladas.

B 160 10 Propietaria de las marcas registradas– Todos los derechos legales


de cualquier marca usada por la Asociación General, deberán estar registrados
en nombre de la Corporación de la Asociación General. El uso de cualquiera
de estas marcas registradas por una entidad afín o subsidiaria está sujeto a la
revisión y aprobación de la Asociación General en cualquier momento.

B 160 15 Costo del registro de marcas–Cuando se quiera registrar local-


mente algunas de las marcas protegidas por la Corporación de la Asociación
General, debe solicitárseles la autorización. Toda entidad denominacional que
desee registrar cualquier marca de la Asociación General deberá consultar y
coordinar con el abogado general de la Asociación General, antes de cualquier
registro de esas marcas fuera de los Estados Unidos.
Los honorarios, las tasas legales y otros gastos incidentes con miras a asegurar

151
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

la protección de la marca registrada serán pagadas integralmente en los países de


la División por las organizaciones o instituciones que las requieran o indicados
por la División, quedando claro que la propiedad real y efectiva siempre es de
la Corporación de la Asociación General.

B 160 20 Protección de las marcas registradas–La protección de las marcas


registradas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, tanto las registradas por la
Corporación de la Asociación General como las registradas por otras entidades
adventistas, será responsabilidad de cada nivel de la Organización dentro de
la iglesia. Cuando se detecte el uso no autorizado de una marca registrada, el
asunto será informado formal e inmediatamente a los oficiales de la División.
En la División Sudamericana el control de la protección a las marcas registra-
das (marcas, patentes, nombres, títulos, obras y razones sociales) corresponderá:
1. En el Brasil, a la Confederación de las Uniones Brasileñas de la IASD
en coordinación con las organizaciones e instituciones legalmente existentes.
2. En los países hispanos, a la administración de las respectivas Uniones.
La protección y registro de marcas y patentes, nombres, títulos, obras, planes,
proyectos, campos locales, departamentos, servicios, productos, etc., por las
organizaciones o instituciones legales, se entenderá para fines denominaciona-
les como efectuado en nombre de la Corporación de la Asociación General de
los Adventistas del Séptimo Día, que podrá autorizar su utilización por otras
organizaciones o instituciones de la Iglesia, sin gasto para la cesionaria y sin
derecho de oposición por el titular original.

B 160 25 Uso no autorizado de marcas registradas–La División Sudame-


ricana será la responsable de supervisar y verificar cualquier uso no autorizado de
las marcas registradas en nombre de la Corporación de la Asociación General. En
el caso de que el nombre o una marca registrada esté siendo usada sin autoriza-
ción, la División iniciará los procedimientos de protección de marcas previstos
en B 160 45, para proteger la propiedad de los intereses de la iglesia así como su
buen nombre. La División deberá obtener la aprobación de la Corporación de la
Asociación General, a través de su Comisión Administrativa, antes de proceder
a cualquier acción legal.

B 160 30 Otras marcas registradas–La División, sus Uniones y las demás


entidades de la iglesia deben mantener la propiedad y el registro de las diversas
marcas registradas a su nombre con el fin de que tal protección, propiedad y

152
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
uso no estén en conflicto con las marcas registradas existentes, con los derechos
legales y/o con el reglamento de la Asociación General. Por voto de su Junta
Directiva, pueden determinar reglamentos para el uso de esas marcas por otras
entidades denominacionales. El Departamento Jurídico de la Asociación General
proveerá, cuando sea necesario, asistencia y orientación para las entidades que
no pertenezcan a la Asociación General.

B 160 37 Uso de marcas registradas de propiedad de otras entidades


denominacionales–Si una entidad denominacional desea usar una marca re-
gistrada de propiedad o ya en uso por otra entidad que no sea la Asociación
General, la entidad debe primero obtener permiso de la entidad que tiene la
propiedad o que está usando la marca registrada.

B 160 40 Uso de Marcas de Propiedad de la Corporación de la Asocia-


ción General–Las marcas registradas de propiedad de la Corporación de la
Asociación General, incluyendo, pero no limitándose a, el logo denominacional,
el nombre “Adventistas del Séptimo Día” y/o “adventista” y/o “Iglesia Adventista
del Séptimo Día”, o cualquier palabra derivada de ellas, incluyendo, pero no
limitándose a “IASD”, está autorizada en los siguientes casos:
1. Las entidades eclesiásticas que aparecen en el Seventh-day Adventist Year-
book del año tendrán permiso para usar el nombre y las marcas registradas en sus
nombres y ministerios, salvo si es específicamente revocado por la Corporación
de la Asociación General. Estas marcas registradas no deberán ser utilizadas en
empresas comerciales o particulares con fines de lucro, salvo en casos aprobados
por la Corporación de la Asociación General.
2. Las iglesias y grupos locales podrán usar el nombre y las marcas registradas
en sus nombres y ministerios, después de haber sido reconocidas como tales por
la Asociación/Misión local. Tales marcas no deberán ser utilizadas en empresas
comerciales con fines de lucro, salvo en casos aprobados por la Corporación de
la Asociación General.
3. La División, las Uniones y las instituciones que tienen marcas registradas
locales autorizarán el uso, especificando las condiciones por voto de su Junta
Directiva.
4. Los miembros de iglesia fallecidos que estaban en situación regular con la
iglesia al momento de su muerte pueden tener el logotipo de la denominación
colocados en sus tumbas como un emblema de su creencia. El tamaño de tal
logotipo no debe ser más grande que 8 x 8 centímetros.

153
B REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

5. Los laicos, grupos profesionales, ministerios de apoyo y cualquier otra


persona podrán utilizar el nombre de la iglesia y las marcas registradas de pro-
piedad de la Corporación de la Asociación General de los Adventistas del Sép-
timo Día solamente con su expresa aprobación por escrito. Las solicitudes para
tal uso serán enviadas a la Corporación de la Asociación General, a través del
Departamento Jurídico de la Asociación General. La concesión de la licencia
para la utilización de las marcas registradas de propiedad de la Corporación de
la Asociación General quedará a criterio de la Corporación de la Asociación
General bajo las siguientes condiciones:
a. Recomendación de la Asociación/Misión/Campo local de que el laico o
grupo profesional tenga garantizada la licencia para el uso de la marca
registrada.
b. Las actividades del laico o del grupo profesional deberán estar en ar-
monía con las enseñanzas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y
específicamente le darán apoyo.
c. El concejo de la organización y los miembros serán adventistas del
séptimo día en situación regular dentro de la iglesia.
d. El uso que se permita o licencie de la marca registrada no estará en
conflicto con las licencias previamente concedidas.
e. La marca registrada no será usada para fines comerciales con fines de
lucro, salvo en casos aprobados por la Corporación de la Asociación
General.
6. Lo mismo ocurrirá en el caso de las marcas registradas de la iglesia en
Sudamérica. En caso de que tal uso se autorice, será exclusivamente para fines
no comerciales. En todos los casos, la Junta Directiva de la División decidirá si
la propietaria de la marca podrá, y hasta dónde, autorizar la concesión del uso
o la licencia de la marca registrada.

B 160 45 Derecho a cancelar el permiso de uso de marcas–La Cor-


poración de la Asociación General, la División y las Uniones se reservarán el
derecho a cancelar el permiso o licencia de uso de cualquier marca registrada
de su propiedad, en cualquier momento, con causa o sin ella.

B 160 50 Procedimientos para la protección de marcas registradas–Todas


las organizaciones e instituciones denominacionales, en todos los niveles de la
Iglesia Adventista del Séptimo Día, tienen la responsabilidad de proteger las
marcas registradas de propiedad de la Corporación de la Asociación General,

154
Reglamentos eclesiástico- administrativos generales B
incluyendo los nombres “Adventista del Séptimo Día”, “Adventistas” (o sus
equivalentes en otros idiomas) y el logotipo. Cualquier uso no autorizado de
las marcas (ver B 160 05) deberá ser informado a los oficiales de la División. La
División, en cooperación con la entidad que presenta la información, intentará
obtener una solución simple. Si el problema no se resuelve amigablemente, la
División buscará el parecer de la Corporación de la Asociación General, la que,
junto con el Departamento Jurídico de la División, buscará resolver el problema.
En el caso de que todos los intentos de solución no sean aceptados y
quede determinada la necesidad de una acción legal con el fin de proteger el
nombre Adventista del Séptimo Día, la entidad que presentó la información,
en cooperación con la División y en consulta con el Departamento Jurídico
de la Corporación de la Asociación General, puede recomendar que el caso
sea presentado en juicio.
La Corporación de la Asociación General puede autorizar a las divisiones,
con base corporativa legal y asesoría jurídica especializada, implementar los
procedimientos de protección de la marca registrada, en cooperación con el
Departamento Jurídico de la Asociación General. Además, la Corporación de
la Asociación General se reserva el derecho de iniciar esa acción legal por sí
misma, en consulta con la División y otras entidades de la iglesia localizadas
donde ocurre el uso no autorizado.
Antes de iniciar la acción legal, la Junta Directiva de cada organización o
institución involucrada en los procedimientos legales para proteger la marca
registrada debe registrar oficialmente la aprobación del proceso. Excepto si la
otra organización denominacional concuerda, por escrito, en asumir los costos
legales, la organización o institución que inicia la acción legal será responsable
por esos costos.

B 160 57 Restricción de derechos–Nada en este Reglamento deberá ser


formulado o interpretado como restringiendo cualesquiera de los derechos
legales de la Corporación de la Asociación General con respecto a su propiedad
y uso de cualquiera o todas sus marcas registradas.

155
C
Plan administrativo de
la División Sudamericana

C 03 S DIVISIÓN SUDAMERICANA–PROPÓSITO Y MIEMBROS

C 03 05 S División Sudamericana: Definición–La División Sudameri-


cana de los Adventistas del Séptimo Día es la sección de la Asociación General
que conduce, en su nombre, la Obra de la iglesia en: Argentina, Brasil, Chile,
Ecuador, Estado Plurinacional de Bolivia, Islas Malvinas, Paraguay, Perú, Uru-
guay e islas adyacentes en los Océanos Atlántico y Pacífico, en armonía con la
Constitución, el Reglamento interno y el Reglamento eclesiástico-administrativo
(Working Policy) de la Asociación General. (Ver B 70 25, B 70 30, y el Reglamento
interno de la Asociación General, Art. I.)

C 03 10 S Propósito de la División Sudamericana–El propósito de la


División Sudamericana es proclamar el evangelio eterno de nuestro Señor y
Salvador Jesucristo y los mandamientos de Dios, dentro del contexto del mensaje
de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6 al 12, a todas las personas que habitan
en su territorio. Su objetivo es invitar a esas personas a aceptar a Jesús como
su Salvador personal y unirse a su iglesia, fortaleciéndolas espiritualmente en
preparación para su pronto retorno.

C 03 15 S Miembros de la División Sudamericana–Los miembros de la


División Sudamericana son:
1. Todas las Uniones-Asociación y Uniones-Misión y Uniones de Iglesias
existentes dentro de su territorio, que hayan sido o fueren debidamente organi-
zadas y, posteriormente, recibidas en la hermandad mundial de Uniones en un
Congreso regular de la Asociación General.
2. Todas las Asociaciones y Misiones dependientes de la División, que hayan

156
Plan administrativo de la División Sudamericana C
sido o fueren debidamente organizadas.

C 03 20 S Uniones de la División–La División Sudamericana comprende


las siguientes Uniones:
1. Uniones-asociación: Unión Argentina, Unión Central Brasileña, Unión
Sudeste Brasileña y Unión Sur Brasileña.
2. Uniones-misión: Unión Boliviana, Unión Centro Oeste Brasileña, Unión
Chilena, Unión Ecuatoriana, Unión Este Brasileña, Unión Nordeste Brasileña,
Unión Noroeste Brasileña, Unión Norte Brasileña, Unión Peruana del Norte
y Unión Peruana del Sur.
3. Uniones-misión de Iglesias: Unión Paraguaya y Unión Uruguaya.

C 05 S TERRITORIOS DE LA DIVISIÓN

C 05 05 S Territorio de la Unión Argentina–Argentina.

C 05 10 S Territorio de la Unión Boliviana–Bolivia.

C 05 15 S Territorio de la Unión Central Brasileña–El estado de São


Paulo.

C 05 20 S Territorio de la Unión Centro Oeste Brasileña–El Distrito


Federal y los Estados de Goiás, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y Tocantins.

C 05 25 S Territorio de la Unión Chilena–Chile e Islas del Atlántico Sur.

C 05 30 S Territorio de la Unión Ecuatoriana–Ecuador.

C 05 35 S Territorio de la Unión Este Brasileña–Los estados de Bahía


y Sergipe.

C 05 40 S Territorio de la Unión Nordeste Brasileña–Los estados de


Alagoas, Ceará, Paraíba, Pernambuco, Piauí y Río Grande do Norte.

C 05 45 S Territorio de la Unión Noroeste Brasileña–Los estados de Acre,


Amazonas, Roraima y Rondonia.

157
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

C 05 50 S Territorio de la Unión Norte Brasileña–Los estados de Amapá,


Marañón y Pará.

C 05 55 S Territorio de la Unión Paraguaya–Paraguay.

C 05 60 S Territorio de la Unión Peruana del Norte–Departamentos


de Amazonas, Ancash, Cajamarca, La Libertad, Lambayeque, San Martín
(excluyendo la Provincia de Tocache), Piura, Tumbes, la zona Norte de Lima y
la Provincia del Alto Amazonas del Departamento de Loreto.

C 05 65 S Territorio de la Unión Peruana del Sur–Departamentos de Apu-


rimac, Arequipa, Ayacucho, Cusco, Huánuco, Ica, Junín, Loreto (excluyendo la
Provincia del Alto Amazonas), Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Puno, Tacna,
Ucayali, la provincia de Tocache del Departamento de San Martín y la zona Sur
de Lima.

C 05 68 S Territorio de la Unión Sudeste Brasileña–Los Estados de


Espíritu Santo, Minas Gerais y Río de Janeiro.

C 05 70 S Territorio de la Unión Sur Brasileña–Los Estados de Paraná,


Río Grande do Sul y Santa Catarina.

C 05 75 S Territorio de la Unión Uruguaya–Uruguay.

C 10 R EGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS
DE LA DIVISIÓN

C 10 05 Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División Sud-


americana–El libro de Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División
Sudamericana es la voz oficial y autorizada de la iglesia en Sudamérica y debe
ser estrictamente obedecido, sin desviación alguna, por todas las organizaciones
e instituciones de la iglesia en el territorio de la División. (Ver B 10.)

C 12 S JUNTA DIRECTIVA DE LA DIVISIÓN–ATRIBUCIONES,


CONSTITUCIÓN Y ACUERDOS

158
Plan administrativo de la División Sudamericana C
C 12 05 S Junta Directiva de la División Sudamericana–La División
Sudamericana de los Adventistas del Séptimo Día está dirigida y administrada
por una Junta Directiva, investida con autoridad para tratar todos los asuntos
concernientes a la División en armonía con sus Reglamentos eclesiástico-admi-
nistrativos y los de la Asociación General.
La Junta Directiva de la División funciona en nombre de la Junta Directiva de
la Asociación General en la División, y su autoridad deberá ser reconocida por sus
instituciones, las Uniones y los campos locales en todo lo referente a administración
y consejo. (Ver B 70 55, y el Reglamento interno de la Asociación General, Art. XIV.)
Sus atribuciones son correlativas y equivalentes a las de la Junta Directiva
de la Asociación General, en nombre de quien actúa. (Ver el Reglamento interno
de la Asociación General, Arts. XIII y XIV.)

C 12 10 S Constitución de la Junta Directiva de la División–La Junta


Directiva de la División Sudamericana estará constituida por miembros ex officio
y miembros electivos. Los miembros electivos serán elegidos por el período.
1. Los miembros ex officio serán:
a. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la DSA.
b. El/los vicepresidente/s de la DSA.
c. Los/as secretarios/as asociados/as/asistentes de la DSA.
d. Los/as tesoreros/as asociados/as/asistentes de la DSA.
e. El administrador general y el administrador financiero de cada una de
las instituciones de la DSA.
f. Los presidentes, secretarios ejecutivos y tesoreros/CFO de las Uniones
que la componen.
g. Los directores/secretarios, asociados y asistentes de los departamentos,
Asociaciones y servicios de la División.
h. El asistente del presidente de la DSA.
i. Los jefes de redacción de ACES y CPB.
j. Los directores de radio, TV y Web de la Red Nuevo Tiempo de
Comunicación.
k. El rector del SALT.
l. El abogado general y los abogados asistentes.
m. Cualquier miembro de la Junta Directiva de la Asociación General
que esté presente en cualquier sesión de la Junta Directiva de la DSA.
2. Los miembros electivos serán:
a. Un laico por cada Unión.

159
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

b. Un pastor de iglesia por cada Unión.


c. Dos directores/rectores representantes de las instituciones educativas
de nivel superior o universitario. Uno por cada idioma de la DSA.
d. Un director de sede regional del SALT.
e. Un representante de las instituciones de salud.

C 12 15 S Acuerdos de la Junta Directiva de la División–Los acuerdos


tomados por la Junta Directiva de la División Sudamericana, relacionados con
la administración de los asuntos de la iglesia en el territorio de la División,
serán considerados finales. Dichos acuerdos estarán en armonía con los planes
y reglamentos de la Asociación General expresados en la Constitución, el Regla-
mento interno y en los acuerdos tomados por su Junta Directiva en sus concilios
anuales. (Ver el Reglamento interno de la Asociación General, Art. XIV, inciso 3.)

C 12 20 S Convocatoria de la Junta Directiva–La Junta Directiva de la Di-


visión podrá ser convocada por el presidente tantas veces como sea necesario, en
cualquier tiempo y lugar, y sesionar regularmente de acuerdo con las disposicio-
nes de los Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana.
(Ver C 15, y el Reglamento interno de la Asociación General, Art. XIII, inciso 3.)

C 12 25 S Quorum de la Junta Directiva–Cinco miembros cualesquiera


de la Junta Directiva de la División Sudamericana, incluyendo al presidente,
constituirán quorum suficiente para dar curso a los asuntos de rutina.
Podrán realizarse sesiones en minoría, con menos de cinco miembros, para
estudiar asuntos de rutina, pero los acuerdos tomados en tales reuniones no se
considerarán definitivos hasta que sus actas hayan sido aprobadas en una sesión
en que haya quorum. (Ver C 15 y el Reglamento interno de la Asociación General,
Art. XIV, inciso 4.)

C 13 S COMISIONES DE LA DIVISIÓN

C 13 05 S Comisión Administrativa–La División Sudamericana tendrá


una Comisión Administrativa nombrada por voto de la Junta Directiva.
El presidente de esta comisión será el presidente de la División; su secretario,
el tesorero/CFO de la División.

160
Plan administrativo de la División Sudamericana C
C 13 10 S Atribuciones de la Comisión Administrativa–La Comisión
Administrativa de la División tendrá las siguientes atribuciones:
1. Aprobar las inversiones financieras.
2. Aprobar y conceder préstamos para las entidades de la iglesia dentro del
territorio de la División, siempre y cuando éstos sean solicitados por la Junta
Directiva de la Unión.
3. Donaciones o subvenciones de emergencia para entidades de la iglesia de
hasta el equivalente a 300 FMR.
4. Autorización para la compra y venta de activo fijo.
5. Autorización para la compra y venta de activo fijo de las entidades de la
iglesia en el territorio de la División, de acuerdo con el reglamento S 20 15 S.
6. Constitución y baja en las reservas
7. Baja en los activos fijos.
8. Autorización para pagar los siniestros del Fondo Mutuo de Garantía.
9. Cambios de fondos.
10. Aprobación de los importes fijados para los diferentes seguros.

C 13 15 S Comisión Interna–La Junta Directiva de la División nombrará


una Comisión Interna, definiendo claramente y por escrito los deberes y las
limitaciones de tal comisión. (Ver C 35 S.)
El presidente de esta comisión será el presidente de la División; su secretario,
el tesorero/CFO de la División.

C 13 20 S Comisión de Reglamentos y Nomenclatura de la División


Sudamericana–La División Sudamericana tendrá una Comisión de Regla-
mentos y Nomenclatura nombrada por voto de la Junta Directiva Plenaria.
El presidente de esta comisión será el Secretario ejecutivo de la División; y su
secretario será el Secretario Asociado de la División. Esta tendrá las siguientes
atribuciones:
1. Revisar el libro de reglamentos periódicamente y toda vez que sea nece-
sario.
2. Realizar correcciones y mejoras de edición.
3. Proponer a la Junta Directiva Plenaria de la DSA las modificaciones que
sean necesarias.
4. Proponer a la Junta Directiva Plenaria las nomenclaturas y siglas de las
diferentes organizaciones de la iglesia.

161
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

C 15 SESIONES PLENARIAS Y CONCILIOS DE LA DIVISIÓN


C 15 03 S Reuniones plenarias y concilios de la Junta Directiva–Además
de las sesiones regulares, habrá anualmente dos sesiones plenarias de la Junta
Directiva de la División.
Una de esas sesiones será conocida como “Junta Directiva Plenaria”, y su
finalidad principal será despachar los asuntos regulares pertinentes al plan de
acción de la Obra. Podrá modificar y adaptar los reglamentos que fueren necesa-
rios para la mejor conducción de la Obra, establecer blancos misioneros y trazar
los planes generales para el avance de la Obra en toda la División.
La otra, conocida como “Concilio Anual”, tendrá por objeto principal consi-
derar las solicitudes de fondos hechas por las Uniones, conceder las subvenciones
para el año siguiente, formular, modificar y adaptar los reglamentos que fueren
necesarios para la mejor conducción de la Obra, y trazar los planes generales
para el adelantamiento de la Obra en toda la División.
La primera Junta Directiva Plenaria de la División luego del Congreso de
la Asociación General será un concilio ampliado, conocido como “Concilio
Quinquenal”, según se establece en C 15 05 al C 15 15.
Los siguientes asuntos deberán considerase únicamente en las sesiones plena-
rias regulares de la Junta Directiva, aunque, en caso de necesidad, el presidente
podrá convocar una sesión plenaria extraordinaria, en cualquier tiempo y lugar,
y ésta estará investida con autoridad suficiente para tomar las medidas que sean
necesarias en la emergencia:
1. Formulación y/o modificación de los reglamentos eclesiástico-adminis-
trativos de la División.
2. Creación de nuevas Asociaciones/Misiones y ajustes de territorio dentro
de la jurisdicción de la División, en armonía con las disposiciones de estos
reglamentos y los de la Asociación General.
3. Nombramiento de los administradores de las Uniones-misión, e institu-
ciones de la División, y cualquier otro nombramiento que sea necesario hacer.

C 15 05 Concilio Quinquenal de la División Sudamericana–La Divi-


sión Sudamericana transformará la primera Junta Directiva Plenaria posterior
al Congreso de la Asociación General en un concilio especial, conocido como
“Concilio Quinquenal”, que contará con una representación ampliada de todo
el campo, tal como se establece en C 15 10. Las principales decisiones a ser
aprobadas en el Concilio Quinquenal para el próximo período serán, pero no

162
Plan administrativo de la División Sudamericana C
se limitan a, las siguientes:
1. Deliberar las prioridades que deberán regir los planes de acción en el
territorio de la División en el quinquenio.
2. Efectuar los nombramientos a los siguientes cargos/funciones:
a. De los administradores de las Uniones-misión (presidente, secretario
ejecutivo y tesorero/gerente financiero).
b. De los administradores de las Instituciones de la División (director
general y director financiero).
c. De los asistentes de la administración de la División.
d. Del jefe de Redacción y del jefe de Redacción asociado de la Asociación
Casa Editora Sudamericana y de la Casa Publicadora Brasileña.
e. De los gerentes de área de la Red Nuevo Tiempo de Comunicación.
f. De cualesquiera otros cargos/funciones vacantes.
3. Conceder, suspender o cancelar las licencias y credenciales de los admi-
nistradores de las Uniones-misión, de los obreros de la sede de la División y de
las Instituciones de la División.
4. Constituir las comisiones especiales y permanentes de la División, y las
juntas directivas de las instituciones de la División.

C 15 10 Representación del campo en el Concilio Quinquenal–Los


Concilios Quinquenales de la División Sudamericana son sesiones plenarias
ampliadas de la Junta Directiva. No son congresos con delegados, porque las
Divisiones no tienen un cuerpo constituyente propio, ya que son secciones o
partes de la Asociación General.
Los invitados adicionales deben ser personas capaces de beneficiarse con la
experiencia de asistir al concilio y de contribuir a su éxito.
Entre los invitados se incluirá a los presidentes de todos los campos locales y
otros representantes de las Uniones y los Campos, incluyendo obreros de las dife-
rentes líneas de servicio y laicos comprometidos con la misión de la iglesia. Todos
ellos participarán, con derecho a voz y voto, en las discusiones y tareas generales
del concilio, en el nombramiento de los administradores de las Uniones-Misión,
Uniones de Iglesias e instituciones de la División y en la adopción de los regla-
mentos y planes que gobiernan la conducción de la Obra en toda la División.
La Junta Directiva de la División Sudamericana nombrará a estos repre-
sentantes adicionales en consulta con las Uniones y decidirá, anticipadamente,
el número, la proporción, la forma de viaje y cómo se informarán los gastos
relacionados con la asistencia de los mencionados representantes.

163
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

C 15 15 Autoridad de los concilios quinquenales de la División Suda-


mericana–Aunque los concilios quinquenales no son congresos, en el exacto
sentido de la palabra; y aunque los acuerdos tomados en tales ocasiones tienen
la misma fuerza que los tomados por la Junta Directiva de la División en sus
sesiones plenarias, se acepta, sin embargo, que las decisiones tomadas en esas
ocasiones revisten una importancia especial, porque fueron tomadas con una
representación más amplia del campo de la División.

C 16 S A DMINISTRADORES Y EQUIPO DE LA DIVISIÓN

C 16 05 S Administradores ejecutivos de la División–Los administradores


ejecutivos de la División son: el presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/
CFO. La descripción de sus deberes y atribuciones aparece en los Artículos III,
V y VII del Reglamento interno de la Asociación General. (Ver B 70 35, B 70 40.)

C 16 10 S Otros directivos superiores de la División–En la jerarquía ecle-


siástica administrativa de la División existen los directivos superiores, quienes,
no siendo administradores ejecutivos, ejercen un liderazgo administrativo. En
esta lista tenemos a los vicepresidentes, y a los asociados/asistentes del presidente,
del secretario ejecutivo y del tesorero/CFO.

C 16 15 S Secretarios-de-campo y directores/secretarios de los depar-


tamentos, Asociaciones y servicios de la División–Los secretarios-de-cam-
po y los directores/secretarios de los departamentos, Asociaciones y servicios
completan el staff de la División. Con relación a sus deberes y atribuciones,
ver el Reglamento interno de la Asociación General, Artículos IX, X y XI; y los
Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana, B 70 45,
B 70 50, y B 70 55.

C 17 PROCEDIMIENTOS PARA EL REEMPLAZO DE


LOS ADMINISTRADORES DE LA DIVISIÓN

El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la División son, por


elección, obreros de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día y,
como tales, están sujetos a las reglas del Working Policy de la Asociación General.

164
Plan administrativo de la División Sudamericana C
A continuación aparece el procedimiento que debe seguirse en el caso de
que, entre una y otra sesión del Congreso de la Asociación General, se produjera
una vacante en uno de dichos cargos.
C 17 05 Reemplazo del presidente de la División–El procedimiento, en
caso de quedar vacante el cargo de presidente de la División Sudamericana, es el
siguiente:
1. El secretario ejecutivo de la División Sudamericana actuará como presiden-
te interino hasta que se elija un nuevo presidente y asuma sus responsabilidades.
2. En la elección del nuevo presidente participarán tanto la Asociación Ge-
neral como la División Sudamericana, porque los presidentes de las Divisiones
son vicepresidentes de la Asociación General, elegidos en el Congreso de la
Asociación General para presidir sobre el territorio de una determinada División.
(Ver el Reglamento interno de la Asociación General, Art. III.)
3. Con el fin de asegurar la participación de la División Sudamericana en
tal elección, se convocará a una sesión plenaria de su Junta Directiva, que será
presidida por el presidente de la Asociación General o por quien él designe, la
que, actuando como Comisión de Nombramientos, someterá a consideración
de la Junta Directiva de la Asociación General su recomendación para el nom-
bramiento del nuevo presidente.
4. Aunque corresponde que la Junta Directiva de la Asociación General elija
al nuevo presidente de la División Sudamericana en su primer Concilio Anual o
en su Concilio de Primavera, puede, en consejo con la División Sudamericana,
proceder a la elección en una sesión regular de su Junta Directiva, específica-
mente convocada para el caso.
5. La Junta Directiva de la División podrá enviar una representación a la
sesión de la Junta Directiva de la Asociación General en la que será elegido el
nuevo presidente, si la División o la Asociación General lo estiman oportuno.
Tal representación deberá incluir al secretario ejecutivo y al tesorero/CFO de la
División Sudamericana, a un número conveniente de presidentes de Unión y a
otros dos miembros de la Junta Directiva de la División.

C 17 10 Reemplazo del secretario ejecutivo o el tesorero/CFO de la División


Sudamericana–El procedimiento, en caso de que se produzca una vacante en
los cargos de secretario ejecutivo o tesorero/CFO de la División Sudamericana,
es el siguiente:
1. El presidente de la División Sudamericana convocará a una sesión ple-
naria de la Junta Directiva de la División, la que, actuando como Comisión de

165
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Nombramientos, propondrá a la Junta Directiva de la Asociación General un


nombre para cubrir la vacante del secretario ejecutivo o del tesorero/CFO de la
División. Si el secretario de la Asociación General no puede estar presente cuando
se nomina a un nuevo secretario ejecutivo, o si el tesorero/CFO de la Asociación
General no puede estar presente cuando se nomina a un nuevo tesorero/CFO,
el presidente de la División consultará previamente con el administrador de la
Asociación General que corresponda en cuanto a los posibles candidatos.
2. La elección final será hecha por la Junta Directiva de la Asociación Gene-
ral, en armonía con las provisiones constitucionales de la Asociación General.

C 25 CONGRESOS DE LAS UNIONES-ASOCIACIÓN, UNIONES-MISIÓN


Y UNIONES DE IGLESIAS

C 25 01 Congresos de las Uniones-asociación–El congreso de las Unio-


nes-asociación está compuesto por los delegados nombrados por las Asociaciones y
Misiones que la constituyen. Los delegados están investidos con autoridad delegada
para participar en, y votar sobre, todos los asuntos puestos a consideración del
congreso. La autoridad unida de las diferentes Asociaciones o Misiones se combina
así en la organización de la Unión, que está administrada durante los intervalos
entre congresos por sus administradores y Junta Directiva, en armonía con la
constitución y estatutos o reglamento interno correspondiente, y facultada para
elegir a los administradores, al resto del staff y a la Junta Directiva de la Unión.

C 25 02 Congresos de las Uniones-misión/Uniones de Iglesias–Una


“Unión-misión/Unión de Iglesias” es, en su organización y en sus congresos,
semejante a una “Unión-asociación”, con la diferencia de que no tiene Estatutos
y que su Reglamento Interno es preparado, otorgado y enmendado únicamente
por la Junta Directiva de la División, la que también nombra a sus administra-
dores. Sin embargo, el congreso de la “Unión-misión/Unión de Iglesias” está
autorizado a elegir el resto de su staff en armonía con el Reglamento Interno
y dentro de los límites del presupuesto disponible. En los intervalos entre los
congresos tales Uniones son administradas por su Junta Directiva en armonía
con sus respectivos Reglamentos Internos.

C 25 05 Representación de los laicos–La delegación a los congresos de las


Uniones deberá incluir una equilibrada proporción de miembros laicos y obreros.

166
Plan administrativo de la División Sudamericana C
C 25 10 Nombramiento de las comisiones de trabajo–Las comisiones de
trabajo de los congresos de las Uniones (Nombramientos, Planes y Recomen-
daciones, etc.) serán propuestas por una comisión organizadora.
La Comisión Organizadora será presidida por el presidente de la División
Sudamericana, o la persona a quién él designe, y estará compuesta, en la propor-
ción determinada por el correspondiente Reglamento Interno, por representantes
de las Asociaciones/Misiones e instituciones de la Unión, de las instituciones de
la División localizadas en su territorio y de los delegados generales.

C 25 15 Comisión de Nombramientos–La Comisión de Nombramientos


de los congresos de las Uniones-asociación estará constituida por veinticinco
(25) miembros. En las Uniones-misión estará constituida por veintiún (21)
miembros. En ese número se incluye al presidente de la División u otro de sus
oficiales a quien él designe, que actuará como presidente, y a los presidentes de
las Asociaciones locales, que serán miembros ex officio de la comisión.

C 25 20 Informes financieros con la opinión de Auditoría–Los informes


financieros con la opinión de Auditoría deben ser presentados en los congresos
de la Unión-asociación como procedimiento regular junto con la presentación
de los balances financieros.

C 30 CONGRESOS DE LAS A SOCIACIONES/MISIONES

C 30 03 Las iglesias y los congresos de las Asociaciones locales–Las iglesias


locales se unen en la organización que llamamos “Asociación”. El congreso de una
Asociación está compuesto por los delegados nombrados por las iglesias que la
constituyen. Los delegados están investidos con autoridad delegada para participar
en, y votar sobre, todos los asuntos puestos a consideración del congreso, y para
elegir a los administradores y a la Junta Directiva de la Asociación. La autoridad
unida de las iglesias se combina de esta manera en la organización llamada Asocia-
ción, que es administrada en los intervalos entre congresos por su Junta Directiva,
en armonía con los respectivos Estatutos. El congreso elige, de acuerdo con sus
Estatutos y dentro de los límites previstos en el presupuesto de la Asociación, a los
administradores de la Asociación y al equipo de directores de los departamentos,
concede licencias y credenciales, adopta o cambia los Estatutos y toma decisiones
sobre otros asuntos. Una de sus principales responsabilidades consiste en elegir

167
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a los miembros de la Junta Directiva de la Asociación, cuyo deber es actuar en


nombre del cuerpo constituyente durante el período que media entre congresos.
De este modo, la Junta Directiva está investida con la autoridad delegada de todas
las iglesias de la Asociación.

C 30 04 Las iglesias y los congresos de las Misiones locales–Una “Misión”


local es, en su organización y en sus congresos, semejante a una “Asociación”, con
la diferencia de que no tiene Estatutos y que su Reglamento Interno es preparado,
otorgado y enmendado únicamente por la Junta Directiva de la Unión, la que
también nombra a sus administradores. Sin embargo, el congreso de la Misión está
autorizado a elegir el resto del staff de la Misión en armonía con el Reglamento
Interno y dentro de los límites del presupuesto disponible. La Junta Directiva de
la Unión llenará todas las vacantes que se puedan producir entre los Congresos
regulares por causa de defunción, renuncia, u otro motivo, en las posiciones de
presidente, secretario ejecutivo o tesorero/CFO de cualquier Misión local en su
territorio.

C 30 05 Nombramiento de las comisiones de trabajo–El nombramiento


de las comisiones se hará conforme al siguiente procedimiento:
1. Las comisiones de trabajo de los congresos de los campos locales serán
nombradas a través de una comisión organizadora, compuesta por represen-
tantes de los delegados regulares y de los delegados generales, en la proporción
establecida en el correspondiente Reglamento Interno.
2. Las personas elegidas para formar parte de la comisión organizadora se
reunirán con el presidente de la Unión o su representante, que actuará como
presidente de esta comisión, y someterán al congreso una propuesta para cada
una de las comisiones de trabajo del congreso.

C 30 10 Comisión de Nombramientos–El presidente de la Comisión de


Nombramientos del congreso de un campo local será el presidente de la Unión
o, en su ausencia, la persona a quien él designe. La Comisión de Nombramien-
tos de la Asociación estará formada por hasta veintidós (22) personas escogidas
entre los delegados presentes, estando constituida por cincuenta por ciento
(50%) de laicos de experiencia y cincuenta por ciento (50%) de misioneros que
representen todos los sectores de la Obra y las diferentes regiones del territorio
de la Asociación.
La Comisión de Nombramientos de la Misión estará formada por hasta

168
Plan administrativo de la División Sudamericana C
dieciocho (18) personas escogidas entre los delegados presentes, constituida por
cincuenta por ciento (50%) de miembros laicos de experiencia y cincuenta por
ciento (50%) de misioneros que representen todos los sectores de la Obra y las
diferentes regiones de la Misión.
Los administradores, los directores/secretarios de los departamentos y cual-
quier otra persona que tenga un cargo electivo en el campo, no podrán ser
miembros de la Comisión de Nombramientos.
Aunque los otros miembros de la Junta Directiva del campo podrían formar
parte de la Comisión de Nombramientos, se sugiere que se evite nombrarlos para
que haya una representación lo más ecuánime y amplia posible.

C 30 20 Informes financieros–Cuando se presenta el balance financiero ante


el congreso de un campo, también se debe presentar los informes y la opinión de
Auditoría.

C 35 S JUNTAS DIRECTIVAS Y COMISIONES INTERNAS

Las juntas directivas de las organizaciones e instituciones nombrarán una


comisión interna, definiendo claramente y por escrito los deberes y limitaciones
de tal comisión, y establecerán el número de sus miembros y el quorum de ellas.
(Ver, también, B 135 20.)
1. Áreas de responsabilidad de la comisión interna. La comisión interna
ejercerá una función más amplia que simplemente aconsejar a la administración.
Auxilia y alivia a la administración encargándose de los asuntos de rutina, dentro
de los límites establecidos por la Junta Directiva.
a. La Junta Directiva trazará los proyectos importantes, el modo de operar
y los reglamentos, y autorizará las inversiones en equipos o planes, y
la comisión interna será la responsable de llevarlos a cabo, tal y como
hayan sido votados por la Junta Directiva, limitándose en sus gastos a
las sumas que hayan sido autorizadas por la Junta Directiva.
b. Realizará inversiones y compras de equipos hasta el límite establecido
por la Junta Directiva, pero las transacciones comerciales de importan-
cia, tales como la compra de equipos costosos, compra y venta de terre-
nos o un compromiso grande de cualquier naturaleza, serán efectuadas
solamente a través de un voto de la Junta Directiva o Administrativa.
c. En líneas generales, la comisión interna tiene la responsabilidad de

169
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

administrar los asuntos internos de la organización o institución. Eso


incluye aprobar las ayudas previstas en los reglamentos, admitir perso-
nal sin estatus de obrero, adquirir equipos y materiales de escritorio u
otros, dentro de los límites de gastos definidos por la Junta Directiva,
y llevar a cabo cualquier otro asunto que le haya sido delegado. Todos
los gastos propuestos para nuevos proyectos, equipos o reparaciones
que excedan la suma autorizada deben ser previamente presentados a
la Junta Directiva para su aprobación.
2. El presidente de la organización o el administrador jefe de la institución
actuará como presidente de la Comisión Interna, y el tesorero/CFO o gerente
financiero como secretario. Las actas de la Comisión Interna se archivarán
convenientemente, y se entregará una copia física o electrónica a cada miembro.
La Comisión Interna ejerce únicamente la autoridad delegada por la Junta
Directiva.

C 45 IGLESIA DE LA A SOCIACIÓN/MISIÓN

De acuerdo con las disposiciones del Manual de la iglesia, capítulo 5, cada


Asociación y Misión debe organizar una iglesia denominada “iglesia de la Aso-
ciación/Misión”. El objeto de esta iglesia es atender pastoralmente a los miembros
de los grupos organizados y a los adventistas que viven en lugares aislados, dema-
siado lejos de una iglesia local como para que puedan asistir a ella regularmente.
De ninguna manera el objeto de la “iglesia de la Asociación/Misión” es
atender a aquellos hermanos ancianos o enfermos que viven dentro del área de
influencia de una iglesia local. Dichos hermanos deben ser miembros de iglesia de
la localidad donde viven, la que tiene el deber y la responsabilidad de atenderlos
y ministrarlos, sin desentenderse de su deber transfiriendo su feligresía a la iglesia
de la Asociación/Misión, ya que el objetivo de la iglesia de la Asociación/Misión
no es funcionar en lugar de la iglesia local.
El presidente de la Asociación/Misión actúa como anciano de dicha iglesia
y la preside; el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la Asociación/Misión
llevan adelante las tareas normalmente desempeñadas por el secretario y el
tesorero de una iglesia local; y la Junta Directiva del campo actúa como Junta
Directiva de la iglesia de la Asociación/Misión.
Todos los asuntos normalmente conducidos por una iglesia local y su Junta
Directiva son conducidos en la iglesia de la Asociación/Misión por la Junta

170
Plan administrativo de la División Sudamericana C
Directiva de la Asociación/Misión, la que también nombrará a los delegados
representantes de dicha iglesia al congreso de la Asociación/Misión.
Sin embargo, aunque los miembros de la Junta Directiva de la Asociación/
Misión son, por su cargo, miembros de la Junta Directiva de la “iglesia de la
Asociación/Misión”, los obreros no deben ser, por razones de ética y transpa-
rencia, miembros de ella. Deben, en todos los casos, ser miembros de iglesia de
la localidad donde residen. La iglesia de la Asociación/Misión se estableció para
beneficio de los miembros de los grupos organizados y de aquellos que viven en
lugares aislados, y no con el propósito de que sea la iglesia de los pastores y obreros
de la Asociación/Misión.

C 60 R EVISIÓN ANUAL DE LA MANUTENCIÓN DE LOS OBREROS

C 60 05 Comisión de Audit–Tanto la Junta Directiva de la División como


la de cada una de sus instituciones, Uniones y Campos, nombrará anualmente
una Comisión de Audit para analizar y establecer: (1) el porcentaje dentro de la
escala móvil del plan de subsistencia asignado para el año siguiente a cada uno
de sus obreros y a los de sus instituciones dependientes, incluyendo a los obreros
interunión e interdivisión, y, (2) establecer el presupuesto de viajes y kilometraje
para cada uno de ellos durante el mismo período.
La comisión estará formada por los administradores de la organización
superior que estén presentes, los de la organización involucrada, de tres a cinco
personas elegidas de entre los miembros de la Junta Directiva de la misma or-
ganización y dos representantes de las instituciones dependientes.
La comisión se reunirá en ocasión de la sesión de fin de año de las respectivas
juntas directivas y será presidida por el administrador de más alto rango de la
organización superior que esté presente
Los salarios de aquellos que sirvan en carácter de empleados serán fijados, en
todos los casos, por la comisión interna de la organización o institución donde
prestan servicios.

C 60 10 S Criterios de la Comisión de Audit–Los criterios que deben


orientar a la Comisión de Audit son:
1. Para asegurar que se trate a todos los obreros con equidad, simpatía y
consideración, los porcentajes no son fijados por un solo hombre, sino por la
Comisión de Audit.

171
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

2. El porcentaje fijado por la Comisión de Audit debe estar en armonía con


el escalafón aprobado por la División, y tomará en cuenta el desempeño del
obrero, su antigüedad en el servicio, su dedicación, su formación académica y
sus cursos complementarios.
3. Los porcentajes fijados no deben ser reajustados durante el año. No se recon-
siderarán casos aislados durante el año en curso, porque no sería justo hacerlo en un
caso y no hacerlo en todos. Sin embargo, si existe una excepción, el caso podrá ser
considerado por la Junta Directiva de la organización o institución correspondiente
para reajustar el porcentaje fijado por la Comisión de Audit. En este caso será
necesario el voto de aprobación de la Junta Directiva de la organización superior.
4. Cuando el desempeño de un obrero no sea satisfactorio o esté debajo
del promedio, o cuando su ministerio no sea satisfactorio, la Comisión
puede, gradualmente, modificar su porcentaje. En ese caso, el presidente de
la organización o institución en la cual sirve se comunicará con el obrero
y le sugerirá maneras de mejorar su ministerio con el fin de que sea más
fructífero, y su relación con la Obra más provechosa.
Aunque el progreso en el porcentaje de la escala móvil asignado anualmente
a cada obrero no debe ser utilizado como elemento de premio o castigo, pue-
de variar suavemente para indicar satisfacción o preocupación, recordando
siempre que la comisión debe tratar a todos los obreros con equidad, simpatía
y consideración.
5. Cuando un obrero cambia de responsabilidad, debe fijarse enseguida su
nuevo porcentaje, adecuándolo a la nueva responsabilidad, en más o en menos,
de acuerdo con el máximo y mínimo fijado por el escalafón para la responsa-
bilidad de que se trate.
6. La Junta Directiva de la organización correspondiente fijará el porcentaje
del obrero que ingresare después de haber cesado en sus funciones la Comisión
de Audit, o cuando se modifica su responsabilidad durante el transcurso del año.
7. Las deliberaciones de la Comisión de Audit, así como los porcentajes
fijados, son asuntos confidenciales. La página inicial de las planillas de la reu-
nión, deben ser firmadas por todos los miembros. El presidente y el secretario
de la comisión deben rubricar todas las demás páginas. Las planillas deben ser
archivadas por la Tesorería, y en ningún caso deben quedar en poder de los
miembros de la comisión.
8. La comisión revisora no presenta informes a ninguna otra junta, porque
es nombrada para una tarea específica. El secretario de la comisión deberá enviar
copia de las planillas aprobadas a los tesoreros/CFO de la Unión y la División.

172
Plan administrativo de la División Sudamericana C
C 90 PROGRAMA DENOMINACIONAL DE AVIACIÓN
El programa denominacional de aviación dentro de la División Sudamericana
se regirá por las siguientes disposiciones:

C 90 05 Administración del programa–Las normas mencionadas aquí


podrán ser incrementadas por la organización que patrocina la operación del
avión, si las circunstancias así lo indican:
1. Todos los proyectos de aviación dentro de la División necesitarán la au-
torización previa de la División Sudamericana.
2. La compra y la operación de avionetas deberán ser, en todos los casos,
autorizadas por la División Sudamericana. La División no autorizará el alquiler
de avionetas particulares para uso en la Obra denominacional, a no ser a través
de un contrato de alquiler adecuado que incluya todos los seguros.
3. El registro de propiedad de todos los equipos, no importa cómo fueron
adquiridos, deberá estar a nombre de la entidad legal correspondiente.
4. Las avionetas se usarán principalmente para el servicio de la iglesia y su
programa. La División Sudamericana podrá autorizar, por excepción, operacio-
nes comerciales ocasionales en determinadas localidades, siempre que no haya
servicios comerciales disponibles en el área.
5. En ningún caso la División Sudamericana autorizará el alquiler o uso de
nuestras avionetas, sean propiedad o alquiladas por la Denominación, a otras
organizaciones o personas.
6. La organización que administre el programa deberá asegurarse de que haya
un presupuesto anual para la depreciación y sustitución final de las avionetas
usadas por la organización.

C 90 15 Normas de operación–Los programas denominacionales de avia-


ción deberán ajustarse estrictamente a las normas establecidas para la operación
por la Dirección de Aeronáutica Civil del país correspondiente, incluyendo los
seguros adecuados, el mantenimiento de la avioneta y los requisitos profesionales
para el piloto y para las pistas de aterrizaje.

C 90 45 Avionetas particulares–La División Sudamericana no autoriza


que las organizaciones o los obreros utilicen para servicio, en interés de la iglesia,
avionetas particulares registradas a nombre de otras personas u organizaciones.

173
C REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

C 90 55 Requisitos sobre seguros–La organización que opera un programa


de aviación dentro del territorio de la División Sudamericana deberá obedecer
los siguientes requisitos de seguro:
1. Si el avión es propiedad de la organización o alquilada, deberá estar cubier-
to por US$ 1.000.000 como límite único combinado, para daños personales y
materiales, sin límite de responsabilidad por pasajero; US$ 5.000 de cobertura de
gastos médicos para el piloto; y US$ 5.000 de cobertura de gastos médicos para
cada asiento adicional de pasajeros. Esto mismo se les requerirá a las personas
que utilizaren su propio avión, de forma voluntaria y sin reembolso de gastos,
para participar en proyectos o reuniones relacionadas con la Denominación.
2. Debe obtenerse un seguro general de accidentes para el piloto, con un
límite mínimo de US$ 150.000.
3. La organización que autoriza la operación de la avioneta será responsable
de obtener un seguro que cubra a la avioneta, al piloto y a los pasajeros, con el
límite mínimo de responsabilidad según se define en S 70 25.
4. Otros seguros: Debe conseguirse un seguro para cubrir el valor total
del fuselaje de cada avioneta usada en el programa denominacional; un seguro
de aeropuerto/hangar cubriendo cualquier accidente que pueda ocurrir en el
aeropuerto.

C 90 60 Avionetas donadas–Las avionetas que han sido recibidas como


donación o parcialmente donadas, podrán ser vendidas para reemplazarlas o
mejorarlas, pero no para destinar los fondos a otro proyecto o propósito, a menos
que lo autorice la Junta Directiva de la División Sudamericana. Si no se usa la
avioneta en la zona para la cual se la recibió, la División Sudamericana puede
redestinarla a otro programa de aviación. En todos los casos, la División Suda-
mericana consultará con el donante antes de vender la avioneta o redestinarla.

C 91 S PROGRAMA DENOMINACIONAL DE LANCHAS Y


CLÍNICAS RODANTES

La División Sudamericana reconoce la importancia y conveniencia de mante-


ner en ciertas áreas un programa denominacional de lanchas y/o clínicas rodantes
médico-misioneras. El programa incluye la ayuda a los enfermos y necesitados
en diferentes partes de la División Sudamericana, sin olvidar el debido énfasis
en la obra de la evangelización relacionada con estos programas.

174
Plan administrativo de la División Sudamericana C
La administración, los planes de operación, la manutención del programa y
el énfasis en la evangelización estarán bajo la responsabilidad de la Asociación/
Misión donde opera la lancha o la clínica rodante.
La administración del campo local debe trazar planes definidos para cada
unidad, con el objeto de no sólo atender a los enfermos sino darles también ins-
trucciones acerca del sano vivir, relacionando estas actividades con las reuniones
públicas de evangelización.
El campo local debe incluir en su presupuesto las provisiones necesarias
para el mantenimiento, la reparación y la sustitución de las diversas unidades.
El campo local debe mantener un inventario completo del equipo de cada
unidad; será responsable de establecer y exigir normas de seguridad en el manejo
de los combustibles y de la unidad misma, asegurarse de que haya en cada unidad
un equipo adecuado de emergencia y que estén debidamente registradas ante
los órganos públicos correspondientes. El obrero al que se le confía la dirección
de una unidad debe ser previamente adiestrado, durante el tiempo necesario,
hasta adquirir la experiencia que necesitará luego en el servicio. Además, todas
las unidades deberán estar adecuadamente aseguradas, con base en su valor de
reposición, y contra daños materiales o personales causados a terceros.

175
D
Modelos de Estatutos y Reglamento
interno para las Uniones, Asociaciones
y Misiones

D 05 NATURALEZA CONSTITUTIVA Y REPRESENTATIVA DE


LA IGLESIA A DVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA

El quincuagésimo cuarto Congreso de la Asociación General, al considerar


el “papel y la función de las organizaciones denominacionales”, determinó que
los “estatutos”, el “reglamento interno” y los reglamentos eclesiástico-adminis-
trativos de todas las organizaciones denominacionales debían ser coherentes con
el concepto adventista del séptimo día en cuanto a la iglesia, su organización
y su gobierno.
El fruto de este concepto es un sistema basado en el principio constitutivo y
representativo, en el que la autoridad se origina en Dios y se comparte y extiende
a todo el pueblo de Dios. Este concepto reconoce la validez del sistema de juntas
directivas con poder delegado; permite tener una administración compartida
(presidente, secretario ejecutivo, tesorero/CFO), en lugar de tener un sistema
presidencial; y acepta que hay una unidad de entidades (iglesia local, Asocia-
ción/Misión, Unión, Asociación General) basados en la misión, el propósito y
las creencias que mantiene a los creyentes unidos en una fraternidad universal.
Y, aunque reconoce que cada entidad es una unidad completa en sí misma
(iglesia local, Asociación/Misión, Unión, Asociación General), considera también
que cada una de ellas es “una” parte de “una” confraternidad mundial; parte
que no puede, por tanto, actuar sin tener en cuenta al conjunto.

D 07 S MODELOS DE ESTATUTOS Y R EGLAMENTO INTERNO

176
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Todas las Uniones-asociación y las Asociaciones deberán adoptar los modelos
de Estatutos y Reglamento Interno presentados a continuación, los cuales deben
regir y normativizar sus actividades eclesiásticas.
Las Uniones-Misiones, las Uniones-Misiones de iglesias y las Misiones de-
berán adoptar los modelos de Reglamento Interno presentados en este libro, los
cuales deben regir y normativizar sus actividades eclesiásticas.
Cuando, por fuerza de la legislación de un país, sea necesario o conveniente
poseer un estatuto legal, dicho estatuto deberá ser considerado como suplemento
del denominacional, y estar vinculado y subordinado a él. (Ver D 30.)

D 10 ESTATUTOS Y R EGLAMENTO INTERNO PARA


LAS UNIONES-A SOCIACIÓN

D 10 05 Estatutos y Reglamento Interno para las Uniones-Asociación–


Este modelo de Estatutos deberá ser adoptado por todas las Uniones-Asociación
de la División Sudamericana.
Sólo se podrá hacer enmiendas al Estatuto por voto de la Junta Directiva
y/o los concilios de la Asociación General.
Las disposiciones del modelo de Reglamento Interno que aparecen en letra
negrita son esenciales para la unidad de la iglesia mundial, por lo que deberán
ser, siempre y obligatoriamente, incluidas en el Reglamento Interno de todas las
Uniones-asociación. Las otras disposiciones del modelo de Reglamento Interno
pueden ser modificadas, según se establece en el Artículo XIII del Reglamento
interno, siempre y cuando las enmiendas continúen estando en armonía con las
provisiones de este modelo.
El modelo de Reglamento Interno sólo podrá ser enmendado por voto de la
Junta Directiva de la División en reunión plenaria.

Estatutos de la Unión-Asociación (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–NOMBRE

Esta entidad religiosa se denominará “UNIÓN (NOMBRE) DE LA


IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA”, en adelante, en este Es-

177
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

tatuto, simplemente designada por “Unión” o “Unión-Asociación”, será


regida y administrada denominacionalmente por estos Estatutos, por el
Reglamento Interno y por los Reglamentos eclesiástico-administrativos.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de esta Unión es llamar a todas las personas a que sean


discípulos de Jesucristo, proclamar el evangelio eterno en el contexto de
los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis 14:6-12), y preparar al mundo
para el pronto regreso de Cristo.

A RTÍCULO III–VÍNCULOS Y UNIDAD ECLESIÁSTICOS

La Unión-Asociación es una unidad miembro de la Iglesia Adventista


del Séptimo Día mundial y está ubicada en el territorio de la División Sud-
americana de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día.
Los propósitos, reglamentos y procedimientos de esa Unión-Asociación
estarán en armonía con los reglamentos de trabajo y con los procedimientos
de la División Sudamericana y de la Asociación General de los Adventista
del Séptimo Día. Esa Unión-Asociación adoptará la misión de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, en armonía con las doctrinas, programas e
iniciativas adoptadas y aprobadas por la Asociación General de los Adven-
tistas del Séptimo Día en sus congresos quinquenales.

A RTÍCULO IV–TERRITORIO GEOGRÁFICO

Territorio: El territorio de la Unión estará formado por (especificar el territorio).

A RTÍCULO V–MIEMBROS

Inciso 1. Miembros/constituyentes de la Unión: Los miembros/consti-


tuyentes de la Unión serán las Asociaciones o Misiones organizadas o que
se organicen conforme a los Reglamentos eclesiástico-administrativos,

178
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
en cualquiera parte del territorio bajo su jurisdicción, y que hayan sido o
sean formalmente aceptadas como miembros de la confraternidad de las
Asociaciones y Misiones de la Unión por el voto de los delegados reunidos
en cualquier congreso regular o especial. Son miembros/constituyentes de
la Unión: (nombrar los Campos)

Inciso 2. Formación de las Asociaciones/Misiones: Las Asociaciones/


Misiones son, de conformidad con el Manual de la iglesia, las entidades
eclesiástico-administrativas con jurisdicción en el territorio que le asigne
la Junta Directiva de la Unión, y está formada por las iglesias organizadas
y grupos de miembros existentes en su territorio.

Inciso 3. Iglesias organizadas y grupos: Las iglesias organizadas y los


grupos de creyentes constituyen entidades eclesiásticas compuestas por
personas que aceptaron y continúan viviendo las creencias y las normas de
la Iglesia Adventista del Séptimo Día y fueron bautizadas por inmersión o
aceptadas por profesión de fe.

A RTÍCULO VI–R EGLAMENTO INTERNO

Los miembros de esta Unión-Asociación, actuando en el Congreso y


a través de él, pueden promulgar su Reglamento Interno y/o enmendarlo
o cancelar cualquier disposición de él, siempre que dichas alteraciones o
enmiendas estén en acuerdo con estos Estatutos y el modelo de Reglamento
Interno aprobado por la División.

A RTÍCULO VII–DISOLUCIÓN Y DISPOSICIÓN DE LOS ACTIVOS

La Unión-Asociación únicamente podrá ser disuelta por propuesta de


la Junta Directiva de la División, en sesión plenaria, de conformidad con
lo dispuesto por los Reglamentos eclesiástico-administrativos, por el voto
de dos terceras (2/3) partes de los delegados presentes con derecho a voz y
voto, en cualquier congreso de la Unión debidamente convocado.
En caso de disolución de la Unión-Asociación, y salvo que la ley local
lo requiera de otra forma, los activos remanentes, después de satisfechas

179
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

todas las obligaciones, serán destinados a una entidad legal indicada por
la División.

A RTÍCULO VIII–ENMIENDAS

Inciso 1. Enmiendas o modificaciones: Estos Estatutos únicamente


podrán ser enmendados para adaptarlos al modelo de Estatutos para Unio-
nes-Asociaciones aprobado por la Asociación General en un Concilio Anual.

Esas enmiendas serán adoptadas en los Estatutos de la Unión por voto


de la mayoría simple (salvo que la ley local requiera mayoría superior) de
delegados presentes y votantes de un Congreso de la Unión-Asociación.
La Unión puede corregir el texto que no estuviera en letra negrita en los
Estatutos, de tiempo en tiempos, en el congreso de la Unión-Asociación,
siempre que esos cambios estén en armonía con el espíritu y el propósito del
modelo de Estatutos. Esas correcciones requerirán voto afirmativo de las
dos terceras partes (2/3) de los delegados presentes y con derecho a voto. El
Congreso de la Unión y/o la Junta Directiva de la Unión puede recomendar
a la Asociación General, por medio de la División, las correcciones en el
modelo de Estatutos.

Reglamento interno de la Unión-Asociación (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–SEDE OFICIAL

La sede oficial de la “Unión (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo


Día”, en adelante llamada Unión, desde donde se conducirán los asuntos rela-
cionados con la misión, los planes y los objetivos de la misma, estará establecida
en la ciudad de (nombre). La Junta Directiva podrá cambiar provisoriamente,
en caso de emergencia, el domicilio de la sede oficial.

A RTÍCULO II–CONGRESOS/MIEMBROS

180
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 1. Congresos ordinarios: La Unión celebrará el congreso ordina-
rio cada cinco (5) años, en el lugar y fecha que acordare la Junta Directiva
en consejo con los administradores de la División. En el caso de que la Junta
Directiva de la Unión deje de convocar a un congreso regular en el período
quinquenal, la Junta Directiva de la División puede convocar tal reunión y
designar lugar y fecha. La convocatoria se hará por una de las siguientes formas:
a. Publicándola en la Revista Adventista con, por lo menos, sesenta (60)
días de anticipación;
b. Publicándola en el boletín oficial de la Unión con, por lo menos, treinta
(30) días de anticipación;
c. Enviándola por escrito a los presidentes de las Asociaciones y Misiones
con, por lo menos, treinta (30) días de anticipación.
d. Otra forma aprobada por la Junta Directiva de la División, en el caso
de inacción o disconformidad de la Junta Directiva de la Unión;
e. La edición de la convocatoria seguirá el modelo presentado a continuación:

Publicación de convocatoria del … Congreso de la Unión … para su di-


vulgación en la Revista Adventista

En los términos del Reglamento Interno de la UNIÓN … , queda convocado


el Congreso General Ordinario de la UNIÓN … DE LA IGLESIA ADVEN-
TISTA DEL SÉPTIMO DÍA, inscrita en … bajo nº …, para ser realizado
en los días … al … (…) de … de 20… (…), siendo su comienzo a las … (…)
del día … (…), en las dependencias de ……………., localizada en la calle …,
número …, en el barrio …, en …, con la finalidad de tratar los asuntos de su
competencia: 1) recibir las nuevas asociaciones y misiones organizadas durante
el quinquenio anterior; 2) apreciar y aprobar los informes del presidente, del
secretario ejecutivo, del tesorero/CFO, de los secretarios de los departamentos
y servicios y de los administradores de las instituciones de la Unión; 3) elegir
para un mandato de cinco (5) años los administradores de la Unión, los secre-
tarios de los departamentos y servicios y los miembros de la Junta Directiva de
la Unión; 4) elegir los administradores de las misiones, para un mandato de
dos (2) años y seis (6) meses; 5) elaborar planes para el mejor desarrollo de la
Obra, en armonía con los reglamentos y las deliberaciones de la División; 6)
apreciar y aprobar enmiendas y alteraciones en los Estatutos y en el Reglamento
Interno vigentes de la UNIÓN, propuestos por la Junta Directiva, observando
las indicaciones del modelo aprobado por la División; 7) deliberar y aprobar

181
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

otros asuntos propuestos por la Junta Directiva.


Presidente: ____________________________________
Secretario ejecutivo: ____________________________________
Si, después de haber sido publicada o enviada la convocatoria, surgiere un
imprevisto que motive la necesidad de cambiar el lugar o la fecha, la alteración
deberá ser acordada por la Junta Directiva en consejo con los administradores
de la División, y deberá ser enviada por escrito a los convocados, por medio de
carta certificada, con por lo menos diez (10) días de anticipación.

Inciso 2. Anticipación o postergación del congreso ordinario: En casos


especiales o de fuerza mayor, la Junta Directiva de la División podrá autori-
zar a la Junta Directiva de la Unión a anticipar o postergar la realización del
congreso ordinario por hasta un máximo de doce (12) meses. En este caso, la
Unión informará oficialmente a todas las entidades miembro con, por lo menos,
treinta (30) días de anticipación. El período vigente quedará automáticamente
reducido o prolongado por el plazo de la anticipación o prórroga, iniciándose
un nuevo período quinquenal completo a partir de la realización del congreso.

Inciso 3. Orden del día de los congresos ordinarios: Los asuntos regulares
de este congreso serán:
a. Recibir las nuevas Asociaciones y Misiones organizadas en el quinque-
nio anterior.
b. Recibir y aprobar los informes del presidente, del secretario ejecutivo,
del tesorero/CFO, de los secretarios de los departamentos y servicios y
de los administradores de las instituciones de la Unión.
c. Elegir a los administradores de la Unión, al secretario de la Asocia-
ción Ministerial, a los secretarios de los departamentos y servicios,
a los miembros de la Junta Directiva de la Unión y a los adminis-
tradores de las Misiones de acuerdo con el Artículo V, inciso 4.
d. Elaborar planes para el mejor desarrollo de la Obra en armonía con los
reglamentos y las resoluciones de la División.
e. Hacer alteraciones o modificaciones en este Reglamento Interno,
observando las directrices del modelo aprobado por la División.

Inciso 4. Congresos Extraordinarios: La Junta Directiva de la Unión,


previa autorización de la División, puede convocar un Congreso Extraordi-
nario, notificándolo de la misma manera que un congreso ordinario, cuando:

182
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
a. La Junta Directiva lo considere necesario y lo decida por voto.
b. Sea solicitado y votado por los delegados en cualquier Congreso
Ordinario.
c. Sea solicitado por más de la mitad de las juntas directivas de las
Asociaciones/Misiones que componen la Unión.
d. Sea votado por la Junta de la División o por la Junta Directiva de
la Asociación General.
La agenda del Congreso Extraordinario debe ser incluida en la convocatoria.
La convocatoria será realizada de la misma manera que para un Congreso
Ordinario, debiendo contener la fecha y el lugar de su realización.

Inciso 5. Convocación de Congreso Extraordinario por parte de la Di-


visión o Asociación General: La Junta Directiva de la División o la Junta
Directiva de la Asociación General pueden convocar un Congreso Extraor-
dinario de la Unión-Asociación. En ausencia de una respuesta de la Junta
Directiva de la Unión a los puntos a, b y c del inciso 4, mencionado arriba, la
Junta Directiva de la División o la Junta Directiva de la Asociación General
pueden convocar un Congreso Extraordinario de la Unión-Asociación y
designar la fecha y el lugar para esa reunión.
Las decisiones del Congreso Extraordinario tendrán el mismo valor que
las decisiones del Congreso Ordinario.

Inciso 6. Quorum: Por lo menos el cincuenta y un por ciento (51%) de


los delegados regulares mencionados en el Artículo III, inciso 2, de este
Reglamento Interno, deberán estar presentes en la apertura de cualquier
congreso para constituir quorum suficiente para la consideración del orden
del día. Si no hubiere el quorum necesario cuando se realice la primera lla-
mada, una hora después se hará una nueva verificación y el congreso podrá
ser abierto con, por lo menos, treinta por ciento (30%) de los delegados
regulares. En este caso las resoluciones deberán ser tomadas por el voto
de por los menos dos tercios (2/3) de los delegados regulares y generales
presentes. Después de la declaración de apertura, los delegados presentes
constituirán quorum.

Inciso 7. Deliberación y votación: El congreso actuará a través de de-


liberaciones del plenario y de las comisiones. La votación sobre todos los
asuntos presentados a consideración del congreso observará las siguientes pautas:

183
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a. Será pública, levantando la mano o poniéndose de pie, tal como lo


indique el que preside la votación, a menos que la mayoría simple (50%
más 1) de los delegados presentes solicite votación secreta;
b. Solamente será computado el voto de los delegados que estén pre-
sentes físicamente en el momento de la votación. No se aceptará,
en ningún caso, voto por poder, representación, carta, consulta o
medios de comunicación electrónicos.
c. Las resoluciones serán tomadas en las sesiones plenarias por el voto
de la mayoría de los delegados presentes y en las comisiones por la
mayoría de sus integrantes, excepto los casos regulados de forma
diferente en este Reglamento Interno.

Inciso 8. Derecho a voto: Cada delegado nombrado para actuar en


nombre de los miembros de esta Unión, tendrá derecho a un (01) voto sobre
cada asunto a ser decidido. Ese derecho a voto se limita al congreso para
el cual fue designado como representante de las Asociaciones/Misiones,
Unión, División, Asociación General y de sus instituciones.

Inciso 9. Presidente y Secretario de los congresos: El presidente de la


Unión-Asociación actuará como presidente de los congresos, y el secretario
ejecutivo de la Unión, como secretario de los congresos. El presidente puede
designar otros delegados para ayudarlo en los deberes de presidente, de tiempo
en tiempo. En el caso que el cargo de presidente esté vacante o el presidente esté
imposibilitado de servir como presidente, el congreso podrá ser convocado por
los oficiales de la División presentes. El primer punto de la agenda será la elec-
ción del presidente interino, elegido entre los delegados presentes en la reunión.
Cuando la elección del presidente haya concluido, el nuevo presidente, o el pre-
sidente reelecto, si está presente en el congreso, sustituirá al presidente interino.
De manera semejante podrá realizarse para un secretario interino, si el
cargo de secretario ejecutivo estuviera vacante o si el secretario ejecutivo
estuviera imposibilitado de servir en el Congreso. Cuando la elección del
secretario haya concluido, el nuevo secretario ejecutivo, o el secretario eje-
cutivo reelecto, si estuviera presente en el congreso, sustituirá al secretario
interino.
La persona que no fuera reelegida en el Congreso mantiene el estatus
de delegado en el Congreso actual.

184
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 10. Trabajo regular de la reunión: Los trabajos del Congreso
Ordinario incluyen la elección/nombramiento del personal para varias
funciones (ver incisos 12 y 13), la recepción de informes del presidente,
secretario ejecutivo y tesorero/CFO (en base a los demostrativos auditados),
de los directores de departamentos y del auditor. El Congreso incluirá/
aprobará/desarrollará planes para la conducción de los trabajos, de acuerdo
con lo deseado y en armonía con los reglamentos de la División.

Inciso 11. Presidencia del congreso extraordinario: El presidente o, en


su ausencia, el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO de la División, o la
persona que el presidente de la División designe, ejercerá la presidencia del
congreso extraordinario.

Inciso 12. Elección/nombramiento y duración del cargo:


a. Elecciones: Los miembros de la Junta Directiva de la Unión-Asociación que
no son miembros ex officio serán elegidos por los delegados en el Congreso
Ordinario. La elección de los directores de departamentos, directores
asociados de departamento, secretarios asociados o tesoreros asociados, si
no son determinados por los delegados en el Congreso de la Unión-Aso-
ciación, serán derivados a la Junta Directiva. Otras funciones designadas
por elección pueden incluir administradores principales y miembros de
las Juntas Directivas de las instituciones de la Unión, siempre y cuando
lo requieran los documentos vigentes y la estructura de cada entidad.
b. Duración del cargo: Las personas elegidas por el Congreso y las nom-
bradas por la Junta Directiva servirán hasta la siguiente reunión del
Congreso Ordinario. Pero, su período de servicio puede ser abreviado
debido a la renuncia, jubilación voluntaria, o jubilación en situaciones
obligatorias debido a la edad, de acuerdo con el reglamento, o destitu-
ción por la Junta Directiva de la Unión o por un Congreso Extraordi-
nario (ver Artículo VI, Inciso 9).

Inciso 13. Elección de la Misión local: Administradores y duración del


mandato:
a. Elecciones: Los presidentes, secretarios ejecutivos y tesoreros/CFO de las
Misiones locales en el territorio de la Unión-Asociación serán elegidos
por la Unión-Asociación en el Congreso o por la Junta Directiva, entre
los congresos.

185
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

b. Duración del mandato: Los administradores de la Misión local elegidos


por el Congreso, servirán hasta la reunión de la Junta Directiva Plenaria
de la Unión a mitad del mandato, salvo si renunciaran por jubilación
voluntaria o jubilación en situaciones obligatorias debido a la edad, de
acuerdo con el reglamento, o destitución (ver Artículo VI, Inciso 9),
por la Junta Directiva de la Unión o por un Congreso Extraordinario.
Inciso 14. Autoridad parlamentaria: La autoridad del Congreso relacio-
nada a todas las normas y procedimientos que no están contemplados en
su Reglamento Interno, se basará en lo que está publicado en el manual de
procedimientos Reglas de orden, salvo por determinación contraria, por
dos tercios (2/3) de los votos de la mayoría del Congreso.

A RTÍCULO III–DELEGADOS

Inciso 1. Delegados: El Congreso de esta Unión será constituido por


delegados “regulares” y “generales”.

Inciso 2. Delegados regulares: Los delegados regulares al Congreso


serán acreditados por las Asociaciones/Misiones, en la siguiente base:
a. Cada Asociación/Misión tendrá derecho a un delegado, indepen-
dientemente de cuánta sea su feligresía, más un delegado adicional de
acuerdo con la siguiente relación:
• Un representante adicional por cada mil quinientos (1.500) miem-
bros en Uniones con hasta cincuenta mil (50.000) miembros.
• Un representante adicional por cada dos mil quinientos (2.500)
miembros en Uniones con hasta cien mil (100.000) miembros.
• Un representante adicional por cada tres mil quinientos (3.500)
miembros en Uniones con hasta ciento cincuenta mil (150.000)
miembros.
• Un representante adicional por cada cuatro mil (4.000) miem-
bros en Uniones con hasta doscientos mil (200.000) miembros.
• Un representante adicional por cada cuatro mil quinientos
(4.500) miembros en Uniones con hasta doscientos cincuenta
mil (250.000) miembros.
• Un representante adicional por cada cinco mil doscientos (5.200)
miembros en Uniones con hasta trescientos mil (300.000)

186
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
miembros.
• Un representante adicional por cada seis mil (6.000) miembros
en Uniones con más de trescientos mil (300.000) miembros.
b. La base de cálculo para la definición del número de delegados será sobre
el número de miembros al 31 de diciembre del año anterior.
c. Los delegados regulares serán elegidos por la respectiva Junta Di-
rectiva de la Asociación/Misión local, y deberán ser miembros de
una iglesia local, debidamente organizada, en la respectiva Aso-
ciación/Misión local o ser obrero de una organización miembro
de esta Unión.
d. La delegación de cada Asociación/Misión (delegados regulares
y generales) incluirá representación de laicos, pastores y/u otros
obreros de la “línea de frente” de la respectiva Asociación/Misión
local, e incluirá a hombres y mujeres.

Inciso 3. Delegados generales: Los delegados generales de esta Unión serán:


a. Los miembros de la Junta Directiva de la Unión.
b. Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General y
de la División presentes. El número de estos delegados no puede
exceder del diez por ciento (10%) de los delegados regulares.
c. Otras personas del equipo de obreros de la Unión, representantes de las
instituciones de la Unión y de la División localizadas en el territorio de la
Unión, de las Asociaciones y Misiones propuestas por la Junta Directiva
de la Unión y aceptadas por el congreso. El número de estos delegados
no puede exceder el diez por ciento (10%) de los delegados regulares.

Inciso 4. Requisitos para ser delegado: Todos los delegados nombrados


para representar los miembros de esa Unión, en todas las reuniones cons-
tituyentes, serán miembros en situación regular de la Iglesia Adventista
del Séptimo Día.

Inciso 5. Conducta del delegado: Un delegado a un congreso de Unión


no es elegido simplemente para representar al campo local o a la institución
que lo nombró. Cuando está en sesión, él debe tener en mente la Obra en su
conjunto, recordando que es responsable por el bienestar de la Obra en todos
sus sectores. No es lícito que las delegaciones de un campo o institución
se alíen o busquen presentar sus votos en bloque. Ni es lícito que los dele-

187
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

gados de un campo o institución reivindiquen la primacía para dirigir los


asuntos del congreso. Cada delegado debe ser susceptible a la dirección del
Espíritu Santo, y dar su voto en armonía con sus convicciones personales.

A RTÍCULO IV–COMISIONES DEL CONGRESO

Inciso 1. Comisión Organizadora: En cada congreso ordinario de la


Unión se nombrará la Comisión Organizadora, encargada de proponer las
comisiones que funcionarán durante dicho congreso, y que será constituida
de acuerdo con las siguientes pautas:
a. La Comisión Organizadora estará formada por:
1) Un representante de cada Asociación/Misión, independientemente
de su feligresía.
2) Un representante adicional por cada diez mil (10.000) miembros
en Uniones con hasta cien mil (100.000) miembros.
• Un representante adicional por cada veinte mil (20.000)
miembros en Uniones con hasta doscientos mil (200.000)
miembros.
• Un representante adicional por cada treinta mil (30.000)
miembros en Uniones con más de doscientos mil (200.000)
miembros.
3) El delegado general de cada institución de la Unión y División,
localizada en el territorio de la “Unión”, nombrados por las res-
pectivas juntas directivas.
4) Tres representantes nombrados por los delegados generales mencio-
nados en el Artículo III, inciso 3.
5) Los presidentes de las Asociaciones.
b. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/
CFO de la División, actuará como presidente de la comisión.
c. Los administradores de la División y de la Asociación General que
estén presentes serán invitados a la comisión como consejeros.
d. Los miembros de la comisión organizadora que representen a las Aso-
ciaciones/Misiones serán nombrados por sus respectivas delegaciones
después de la sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del
presidente de la respectiva Asociación o Misión.
e. Los representantes de los delegados generales serán indicados por éstos

188
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
después de la sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del
presidente de la Unión.

Inciso 2. Nombramiento de comisiones: La Comisión Organizadora pro-


pondrá para aprobación del congreso las siguientes comisiones de trabajo:
a. Comisión de Nombramientos.
b. Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento Interno.
c. Comisión de Planes.
d. Cualquier otra necesaria.

Inciso 3. Proposición de nombres: A los miembros de las comisiones


Organizadora y de Nombramientos les está vedado proponer más de un
nombre para apreciación de la respectiva comisión, mientras los demás
miembros no lo hayan hecho.

Inciso 4. Comisión de Nombramientos: La Comisión de Nombramientos


estará formada por veinticinco (25) personas escogidas de entre los delega-
dos presentes, incluyendo al presidente de la División o su representante.
Actuará en conformidad con las siguientes pautas:
a. Los presidentes de las Asociaciones serán miembros ex officio de la
comisión.
b. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/
CFO de la División, actuará como presidente de la comisión.
c. Los administradores, el secretario de la Asociación Ministerial,
los secretarios de los departamentos y servicios de la Unión, los
administradores de las Misiones, cuyos períodos de servicio expiran
durante el congreso, no podrán ser miembros de la Comisión de
Nombramientos.
d. Los administradores de la Asociación General y de la División
que estén presentes serán invitados a participar en la comisión en
calidad de consejeros.
e. La Comisión de Nombramientos limitará sus propuestas a los
cargos y las funciones para las cuales se haya hecho provisión en
el presupuesto aprobado de la Unión.
f. Después de elegido el presidente de la Unión, la Comisión de Nom-
bramientos le invitará a estar presente en la misma, con derecho a voz
pero sin voto.

189
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 5. Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento Interno: La


comisión estará compuesta por siete (7) a nueve (9) miembros, incluyendo a
un administrador de la División, y será presidida por el secretario ejecutivo
de la Unión o por quien él designe.
Esta comisión funcionará en el período administrativo del quinquenio
siguiente y hará sus informes y recomendaciones a través de la Junta Di-
rectiva al siguiente congreso de la Unión.

Inciso 6. Comisiones en el congreso extraordinario: En el congreso extraor-


dinario el plenario deliberará sobre las comisiones que en él deberán funcionar.

A RTÍCULO V–ELECCIONES

Inciso 1. Procedimiento de las elecciones: La Comisión de Nombramien-


tos propondrá al congreso una lista sugerente con un sólo nombre para cada
uno de los distintos cargos. El congreso decidirá entonces acerca de los nombres
presentados. La comisión puede presentar informes parciales, o un informe total.

Inciso 2. Objeciones al informe: Eventuales objeciones al informe de la


Comisión de Nombramientos no deben basarse en preferencias personales o
en la creencia de que hay otro nombre mejor para una determinada posición.
Pero si un delegado tiene objeciones que inhabiliten a una persona para
el cargo propuesto, tiene el deber moral de solicitar que el informe vuelva
a la comisión, sin mencionar en público a quién afectan sus objeciones.

Inciso 3. Pedido para que el informe vuelva a la comisión: El pedido


para que el informe vuelva a la comisión se aceptará sin discusión en la
primera presentación. Si la comisión mantiene la propuesta y algún dele-
gado solicita que vuelva otra vez a la comisión, se necesitará la aprobación
del congreso para devolverlo.

Inciso 4. Elecciones: El congreso ordinario de la Unión elegirá:


a. Con un mandato de cinco (5) años al presidente, al secretario eje-
cutivo, al tesorero/CFO, al secretario de la Asociación Ministerial
y a los secretarios de los departamentos y servicios de la Unión, los
cuales ejercerán sus cargos hasta el siguiente congreso ordinario o

190
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman los cargos, a menos
que renuncien, reciban un llamado y lo acepten, o sean removidos
del cargo por la Junta Directiva de la Unión o por un congreso
extraordinario.
b. A los miembros de la Junta Directiva de conformidad con el Ar-
tículo VI.
c. Por un período de dos años y medio (2 ½) a los presidentes, secreta-
rios ejecutivos y tesoreros/CFO de las Misiones de su territorio, los
cuales ejercerán sus funciones hasta la sesión plenaria de la Junta
Directiva de la Unión de mitad del período o hasta que sus suce-
sores sean elegidos y asuman los cargos, a menos que renuncien,
reciban un llamado y lo acepten, o sean removidos del cargo por
la Junta Directiva de la Unión o por un congreso extraordinario.

Inciso 5. Elección por mayoría: Los nombres propuestos se considerarán


elegidos por mayoría simple de votos de los delegados presentes.

A RTÍCULO VI–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. Miembros de la Junta Directiva: La Junta Directiva de la Unión


será elegida en su congreso ordinario, y estará formada por miembros “ex
officio” y “electivos”.

Inciso 2. Miembros ex officio: Los miembros ex officio serán:


a. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la Unión.
b. Los presidentes, secretarios ejecutivos, tesoreros/CFO o secretarios-
tesoreros de las Asociaciones y Misiones miembros de la Unión.
c. El secretario de la Asociación Ministerial y los secretarios de los
departamentos y servicios de la Unión.
d. Uno de los administradores de cada una de las instituciones de la Unión.
e. El primer administrador de cada una de las instituciones de la
División localizadas en el territorio de la Unión.
f. Los asociados/asistentes de los administradores de la Unión nombrados
por la Junta Directiva en conformidad con el inciso 6 de este Artículo.
g. El director regional del SALT.
h. El abogado general de la Unión.

191
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 3. Administradores de la División y Asociación General: Los


administradores de la División y de la Asociación General son miembros ex
officio de la Junta Directiva de la Unión con derecho a voto; sin embargo,
su número, para los efectos de conteo de votos, no podrá sobrepasar el diez
por ciento (10%) de los miembros de la Junta Directiva presentes.

Inciso 4. Miembros electivos: Los miembros electivos serán rotativos,


en proporción de hasta un laico y un pastor de iglesia por cada Asociación/
Misión. Sus mandatos podrán ser renovados a mitad del período.

Inciso 5. Autoridad delegada: El congreso delega poder y autoridad a la


Junta Directiva de la Unión para que actúe en su nombre en los intervalos
entre congresos ordinarios, inclusive para reemplazar, sustituir o destituir
a los administradores de la Unión y de sus instituciones (ver Artículo VI,
Inciso 9), al secretario de la Asociación Ministerial, a los secretarios de
los departamentos y servicios, a los administradores de las Misiones y a
los miembros de las juntas directivas de la Unión y de sus instituciones,
sean éstos elegidos o nombrados por el congreso o nombrados por la Junta
Directiva.

Inciso 6. Nombramientos: La Junta Directiva nombrará, en una sesión


plenaria realizada dentro de los seis (6) meses posteriores al congreso ordinario
y preferiblemente con la presencia de por lo menos un administrador de la Divi-
sión, y con mandato de dos años y medio (21/2), a los administradores asociados/
asistentes que fueren necesarios, a las juntas directivas de las instituciones de la
Unión y a los administradores de cada una de ellas.

Inciso 7. Autoridad administrativa: La Junta Directiva tendrá plena


autoridad administrativa para:
a. Llenar para el período corriente cualquier vacante que pudiera
ocurrir entre los administradores, miembros de su Junta Directiva,
comisiones, departamentos, servicios o en los cargos de la Unión
o de sus instituciones, por muerte, renuncia u otras causas. En el
caso de un director general de institución médica, bajo cualquier
circunstancia, se hará en consulta con la División. Si tuviera que
elegirse un nuevo presidente, el presidente de la División o su de-
signado actuará como presidente de la Junta Directiva.

192
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
b. Nombrar las comisiones que fueren necesarias, incluyendo la comisión
interna, definiendo sus atribuciones.
c. Nombrar a los miembros electivos de la Junta Directiva por término de sus
mandatos de dos años y medio (2 ½), con posibilidad de una reelección.
d. Contratar el personal necesario para que el trabajo se realice con eficiencia.
e. Nombrar a los asociados/asistentes de los administradores de la
Unión, a los administradores de las Misiones, las Juntas Directi-
vas y los administradores de sus instituciones, por término de su
mandato de dos años y medio (2 ½).
f. Conceder, suspender y cancelar credenciales y licencias. Para eso nom-
brará una Comisión de Credenciales y Licencias que estará compuesta
por ministros ordenados de experiencia, teniendo siete (7) miembros.
g. Deliberar sobre la admisión o exclusión de misioneros y autorizar el
empleo del personal que fuere necesario.
h. Formular o alterar el Reglamento Interno para las Misiones de-
pendientes y sus instituciones en armonía con el modelo aprobado
por la División.
i. Convocar congresos o postergarlos de acuerdo con este reglamento.
j. Reconocer los impedimentos temporarios del presidente.
k. Aprobar el presupuesto de la Unión, enviando una copia a la División.
l. Aprobar el presupuesto de las Misiones e instituciones y autorizar
eventuales alteraciones, enviando copia a la División.
m. Tramitar todas las operaciones administrativas que sean necesarias
para lograr sus fines, siempre que estén en armonía con los Regla-
mentos eclesiástico-administrativos y los votos generales tomados
por la Junta Directiva de la División, incluyendo la facultad de
autorizar, conceder y revocar poderes por la entidad legal.
n. Proponer al congreso alteraciones y modificaciones del Reglamento
Interno recomendadas por la Comisión Permanente de Estatutos
y Reglamento Interno, en conformidad con el modelo aprobado
por la División.
o. Crear nuevos departamentos y servicios, nombrando sus responsables
y definiendo sus atribuciones.
p. Deliberar sobre la oportunidad del gravamen o alienación de bienes inmue-
bles de uso de la Unión por parte de los procuradores de la entidad legal.
q. Autorizar la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos,
apertura de créditos o constitución de hipotecas por parte de los ad-

193
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

ministradores o procuradores de la entidad legal.


r. Analizar la redacción original del Estatuto de su(s) institución(es)
con personería jurídica propia, y sus posteriores alteraciones o
modificaciones, solicitando la debida aprobación por la División.
s. Deliberar y ordenar sobre cualquier asunto necesario para que la Unión
alcance los objetivos propuestos.
t. Definir la estrategia misionera de la Unión en armonía con el plan
general de la iglesia.

Inciso 8. Autorización para solicitar préstamos, contratar financiamien-


tos o constituir hipotecas: La Junta Directiva solamente podrá deliberar
sobre la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos, apertura
de créditos o constitución de hipotecas por parte de los administradores o
procuradores de entidades legales, después de previa y expresa aprobación
de la operación por la División, de acuerdo con lo previsto en S 20 25.

Inciso 9. Destituciones: La Junta Directiva podrá separar o destituir a


personas elegidas en un congreso o por la Junta Directiva. Las principa-
les causas para destituir a una persona que fue elegida/nombrada deben
incluir, pero no estar limitadas a: 1) incompetencia; 2) persistencia en la
falta de cooperación con la autoridad debidamente constituida en asuntos
sustantivos o puntos relevantes de los reglamentos denominacionales; 3)
acciones que puedan estar sujetas a disciplina eclesiástica, de acuerdo con
el Manual de la iglesia; 4) dejar de estar en plena comunión como miembro
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día; 5) hurto o fraude; o 6) convicción
o confesión de culpa por un crímen.

Inciso 10. Nombramiento o sustitución del presidente: El presidente de


la Unión solamente podrá ser destituido, sustituido o nombrado por voto
de una Junta Directiva de la Unión dirigida por el presidente de la División
o, en su ausencia, por uno de los demás administradores.

Inciso 11. Mandato del personal nombrado o elegido por la Junta Di-
rectiva: Los administradores de las Misiones, los miembros electivos de la Junta
Directiva de la Unión, los administradores asociados o asistentes, los miembros
de las juntas directivas y los administradores de las instituciones que sean nom-
brados o elegidos en la sesión plenaria de la Junta Directiva de la Unión a mitad

194
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
del período, mantendrán su cargo hasta el siguiente congreso ordinario o hasta
que sus sucesores sean nombrados o elegidos y asuman sus cargos, a menos que
reciban un llamado y lo acepten, que renuncien, o sean removidos del cargo por
la Junta Directiva o por un congreso extraordinario.

Inciso 12. Sesiones de la Junta Directiva: La Junta Directiva puede autorizar:


a. Reuniones regulares: En cualquier fecha y lugar que estime conveniente,
contando con el quorum mínimo.
b. Sesiones plenarias: Pudiéndose realizar dos veces al año. La reunión
plenaria de fin de año, denominada Concilio Anual, contará con la
convocatoria de todos los integrantes de la Junta Directiva.

Inciso 13. Sesiones extraordinarias de la Junta Directiva: El presidente


puede convocar sesiones extraordinarias de la Junta Directiva en cualquier
tiempo y lugar. Si el presidente está ausente, el secretario ejecutivo podrá
convocar una reunión extraordinaria a pedido escrito de la mayoría de
los miembros de ésta, cabiéndole presidirla, salvo para apreciar los casos
previstos en las líneas “a”, “c” y “d” del inciso 7.

Inciso 14. Quorum: Siete (7) miembros de la Junta Directiva constitui-


rán quorum, debiendo en este caso tomar las decisiones por unanimidad.
En las sesiones en que haya un número superior al quorum mínimo, las
decisiones serán tomadas por la mayoría con un mínimo de siete (7) votos
favorables, excepto en los casos específicos mencionados en este reglamento.

Inciso 15. Quorum especial: Será requerido el consentimiento de la


mayoría de los miembros ex officio y electivos de la Junta Directiva para la
declaración de voto que se refiera a la suspensión o cancelación de creden-
ciales y licencias y/o para destituir, sustituir o reemplazar de sus cargos a
los elegidos o nombrados bajo las provisiones del Artículo II, inciso 3, línea
“c”, y el Artículo V, inciso 4, de este Reglamento Interno.

Inciso 16. Presencia en las reuniones: Donde la ley local lo permita,


los miembros de la Junta Directiva pueden participar de las reuniones por
medio de videoconferencias o comunicaciones similares, donde todos los
participantes se escuchen unos a otros al mismo tiempo; de este modo, la
participación constituirá presencia personal en las reuniones.

195
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 17. Convocatoria de las reuniones: La convocatoria a las reunio-


nes, en cuanto a fecha, lugar y cualquier otro requerimiento indicado por
este Reglamento Interno, será notificada a todos los miembros de manera
razonable con un mínimo de 24 horas de anticipación a la reunión, si ella se
realiza por videoconferencia o comunicaciones similares, o con un mínimo
de 48 horas si fuera presencial.

A RTÍCULO VII–A DMINISTRADORES Y SUS DEBERES

Inciso 1. Administradores: La Unión tendrá tres administradores: un


presidente, un secretario ejecutivo y un tesorero/CFO. La Secretaría y la
Tesorería pueden ser acumuladas por la misma persona, que se conocerá como
secretario-tesorero. Los administradores deben llevar adelante la Obra en
consulta mutua, conforme con los planes, reglamentos y programas vota-
dos por la Junta Directiva de la División, por el congreso y/o por la Junta
Directiva de la Unión. Estos planes, reglamentos y programas deben estar
en armonía con las doctrinas y los acuerdos adoptados y aprobados por la
División y por la Asociación General.

Inciso 2. Atribuciones del presidente: El presidente de la Unión será un


ministro ordenado de experiencia. Es el primer administrador, el representante
oficial responsable por mantener el tono espiritual en toda la Unión. Es responsable
ante la Junta Directiva y el congreso de la Unión en consulta y juntamente con el
secretario ejecutivo y el tesorero/CFO. Presidirá las sesiones del congreso y las de
la Junta Directiva, y trabajará en favor de los intereses generales de la Unión, en
conformidad con lo determinado por el congreso y por la Junta Directiva. En su
liderazgo cumplirá y hará cumplir los Reglamentos eclesiástico-administra-
tivos de la División y de la Asociación General. Trabajará en estrecho consejo
con los administradores de la División. Desempeñará otros deberes inherentes
al cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 3. Atribuciones del secretario ejecutivo: El secretario ejecutivo


servirá bajo la dirección de la Junta Directiva de la Unión y actuará como vi-
cepresidente de la misma, sustituyendo al presidente en sus impedimentos
temporarios reconocidos por la Junta Directiva. El secretario ejecutivo es
responsable ante la Junta Directiva y el congreso de la Unión, en consulta y

196
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
juntamente con el presidente y el tesorero/CFO. Preparará la agenda para las
sesiones de la Junta Directiva y del congreso de la Unión, así como los informes
estadísticos que le sean requeridos. Coordinará la redacción y conservación de
las actas de los congresos de la Unión y de las sesiones de la Junta Directiva, y
enviará copia de éstas a los miembros y a los administradores de la División.
Presidirá la comisión permanente de estatuto y Reglamento Interno de la Unión y
la comisión permanente del Reglamento Interno de sus Misiones e instituciones.
Mantendrá un archivo con las informaciones que le puedan ser solicitadas por
el presidente o por la Junta Directiva, y desempeñará todos los otros deberes
inherentes al cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 4. Atribuciones del tesorero: El tesorero/CFO servirá bajo la direc-


ción de la Junta Directiva. Es responsable ante la Junta Directiva y el congreso
de la Unión, en consulta y juntamente con el presidente y el secretario ejecutivo.
Será el responsable de imprimir la debida dirección financiera a la Unión, lo
cual incluye, pero no se limita, a recibir, salvaguardar y distribuir todos los
fondos en armonía con los votos de la Junta Directiva; enviar a la División
o a la Asociación General, en tiempo y forma, todos los fondos requeridos
en armonía con el reglamento de la División; proveerle al presidente y a la
Junta Directiva toda la información que le sea solicitada. Enviará mensual-
mente copia de los balances y estados financieros a los administradores de
la División y al Servicio de Auditoría de la Asociación General. Preparará
y controlará el presupuesto aprobado por la Junta Directiva. Tendrá a su
cargo la contabilidad de la Unión. Presentará informes y balances a la Junta
Directiva y al congreso, incluyendo el último certificado de auditoría disponible;
sustituirá al secretario ejecutivo en sus impedimentos temporarios, cuando sean
reconocidos por la Junta Directiva; y desempeñará otros deberes inherentes al
cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 5. Otros administradores: La Junta Directiva podrá nombrar ad-


ministradores asistentes, siempre y cuando haya provisión presupuestaria y que
no afecte el fondo ministerial.

Inciso 6. Administradores de la entidad legal: La destitución, sustitución


o reemplazo de los administradores de la Unión resultará en inmediata y ne-
cesaria sustitución de éstos en los cargos ocupados en las entidades legales.

197
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO VIII–DEPARTAMENTOS, SERVICIOS E INSTITUCIONES


Inciso 1. Departamentos, servicios e instituciones: La Unión mantendrá
administradas por la Junta Directiva, en conformidad con el Reglamento ecle-
siástico-administrativo de la iglesia, de existir:
a. La Asociación Ministerial, Departamentos y Servicios.
b. Los servicios de la Agencia de Desarrollo y Recursos Asistenciales
Adventista - ADRA.
c. Servicios de radio y televisión.
d. Instituciones educativas y de salud.
e. Servicio Educacional Hogar y Salud – SEHS.
f. Club de Conquistadores.
g. Club de Aventureros.

Inciso 2. Estructura de los departamentos y servicios: La estructura de


los departamentos y servicios obedecerá a las siguientes pautas:
a. Los departamentos y servicios de la Unión se organizarán en armo-
nía con la estructura de los departamentos y servicios de la División,
pero eso no significa que la Unión deba, necesariamente, duplicar,
mantener y operar todos los departamentos y servicios de la División
o Asociación General. La Unión puede crear departamentos y servicios
correspondientes a medida que el desarrollo de la Obra lo requiera.
b. El presidente de la Unión es el director de todos los departamentos
y servicios.
c. Los secretarios de los departamentos y servicios trabajarán bajo
la dirección del presidente y de la Junta Directiva de la Unión,
y servirán como consejeros y promotores en su relación con las
Asociaciones/Misiones.

Inciso 3. Instituciones de la Unión: Son instituciones de la Unión, que


serán administradas de conformidad con el reglamento otorgado por la Junta
Directiva de la Unión: (enumerar las instituciones)

Inciso 4. Organizaciones no incorporadas: La Unión-Asociación puede


realizar su ministerio por medio de organizaciones subsidiarias no incor-
poradas. Los Congresos de esas organizaciones se realizarán en conjunto
con los Congresos Ordinarios de la Unión-Asociación.

198
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 5. Corporaciones: La Unión-Asociación puede formar organismos
corporativos siempre que obtenga aprobación anticipada de la División.
Las reuniones de miembros y las elecciones del Consejo Directivo se reali-
zarán según lo previsto por los artículos y estatutos de las corporaciones,
en armonía con las leyes aplicables.

A RTÍCULO IX–INGRESOS, FONDOS Y BIENES PATRIMONIALES

Inciso 1. Ingresos y fondos de la Unión: Los ingresos y fondos de la


Unión estarán constituidos por:
a. El diezmo de todos los diezmos recibidos por las Asociaciones y
las Misiones de su territorio. b. Las ofrendas recibidas de las
Asociaciones y las Misiones que correspondan a la Unión, de acuer-
do con el calendario eclesiástico votado por la Junta Directiva de
la División.
c. Las subvenciones de la División y/o de la Asociación General.
d. Las donaciones, los legados, los diezmos directos, los intereses de los
fondos de inversión y cualquiera otra donación o ingreso que pueda
ser recibido.
e. Los aportes de sus instituciones.

Inciso 2. Uso de los fondos: Tanto el porcentaje de los diezmos recibidos


por las Asociaciones/Misiones, que está reservado para la Unión, como
todos los otros ingresos y fondos, serán usados en armonía con los Regla-
mentos eclesiástico-administrativos de la División. El uso de las donaciones
recibidas deberá estar en armonía con el deseo y especificación del donante.
La Unión repasará a la División el diezmo de los diezmos por ella recibi-
dos, todos los fondos misioneros y el porcentaje del diezmo compartido de
acuerdo con la escala votada por la Junta Directiva de la División.

Inciso 3. Salvaguarda de fondos: Todos los ingresos y fondos serán


resguardados en armonía con los reglamentos financieros de la División y
depositados a nombre de la (entidad legal), en cuentas bancarias regulares
o especiales, o en instituciones de ahorro, de acuerdo con lo que determine
la Junta Directiva, y serán movidos solamente por las personas autorizadas
por acuerdo de la Junta Directiva y bajo su control.

199
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 4. Adquisiciones de bienes: Los bienes patrimoniales comprados,


recibidos por donación o habidos por cualquier otro título serán siempre
de propiedad de la (entidad legal), siendo formal y legalmente escriturados
y registrados a su nombre.

Inciso 5. Demostrativos financieros: La Unión-Asociación preparará


regularmente informes de entradas y salidas de fondos y será responsable
por archivar las copias del informe financiero anual en la División, en la
Asociacón General de los Adventistas del Séptimo Día y, si la ley lo requiere,
en cualquier agencia gubernamental local o nacional.

A RTÍCULO X–PRESUPUESTO, REVISIÓN DE LAS ASIGNACIONES


Y REVISIÓN DE CUENTAS

Inciso 1. Presupuesto: Los administradores de la Unión presentarán


un presupuesto operativo anual en armonía con los Reglamentos eclesiás-
tico-administrativos de la División, el que deberá ser sometido a la Junta
Directiva para su consideración y aprobación, enviando copia del mismo
a la Tesorería de la División.

Inciso 2. Comisión de Audit de presupuestos de viaje y asignaciones para


subsistencia de los misioneros: La Junta Directiva nombrará anualmente
una comisión revisora de los presupuestos de viaje y de las asignaciones
para la subsistencia de los misioneros, formada por los administradores
de la Unión más tres (3) a cinco (5) miembros de la Junta Directiva, para
autorizar los presupuestos de viaje y fijar el porcentaje del FMR para cada
misionero. Serán miembros ex officio de la comisión los administradores de
las entidades superiores. Corresponderá al administrador de mayor rango
la presidencia de la comisión.

Inciso 3. Auditoría independiente: Los registros contables de la Unión


serán auditados, por lo menos una vez al año, por un auditor elegido en
armonía con los Reglamentos eclesiástico-administrativos. Los registros
financiero-contables de la Unión o de cualquiera de sus organizaciones sub-
sidiarias, agencias o instituciones estarán siempre a disposición del auditor.

200
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
A RTÍCULO XI–INDEMNIZACIÓN
Inciso 1. La Unión indemnizará, hasta donde sea permitido por ley, a
cualquier persona que haya sido, sea o esté a punto de ser sujeto pasivo en
litigio, acción, reclamo o juicio, concluidos o en curso, ya sea civil o criminal,
fiscal, previsional, administrativo o investigativo, al ser o haber sido miembro
de la Junta Directiva de la Unión, o por ser o haber sido uno de sus admi-
nistradores, obreros, representantes o apoderados, contra todos los gastos
(incluyendo los honorarios de abogados), juicios, multas y sumas pagadas
como arreglo final en que haya incurrido, de hecho y en conexión con tales
demandas, litigios o procesos, siempre y cuando haya actuado de buena fe y,
de alguna forma, creyó estar a favor (no en contra) de los mejores intereses de
la Unión y cuando, con respecto a cualquier acción o procedimiento penal,
no haya evidencia para creer que su conducta fue negligente, dolosa o ilegal.
No tendrá derecho de reembolso en el caso de asuntos en los cuales haya sido
juzgado responsable ante la Unión por negligencia o mala conducta en el
desempeño de sus deberes.

Inciso 2. Ese derecho de indemnización será adicional, y no exclusivo, a


todos los demás derechos que puedan corresponder al miembro de la Junta
Directiva, administrador o director de departamento de la Unión (Nota: Ese
derecho de indemnización puede ser ampliado o restringido en conformidad
con la ley o conforme a lo adoptado por los constituyentes).

A RTÍCULO XII–ENTIDADES AUXILIARES

Inciso 1. Entidades con o sin personería jurídica: La Unión puede llevar


adelante su misión a través de organizaciones subsidiarias, con o sin personería
jurídica.

Inciso 2. Entidades legales: La Unión solamente puede formar, dentro


de su territorio, entidades legales con personería jurídica cuando haya ob-
tenido formal y previamente la aprobación de la División para su creación,
para la redacción y para la modificación de los estatutos legales.

201
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XIII–PROCEDIMIENTOS LEGALES


Inciso 1. Formalidades legales: Ninguna formalidad o procedimiento
involucrando nombramiento de procuradores, apertura y movimiento de
cuentas bancarias, contratación de operaciones financieras, de compra, ven-
ta, gravamen de bienes patrimoniales y otras de naturaleza administrativa
con efectos legales, podrán ser formalizadas en el territorio de la Unión
por los apoderados de la (entidad legal) sin previa y expresa deliberación
y aprobación de Junta Directiva de la Unión.

Inciso 2. Efectos legales: Las resoluciones y decisiones formales y re-


gularmente tomadas por el congreso o Junta Directiva y demás órganos
deliberativos o administrativos de la Unión, cuando fueren tomadas con
observancia de las disposiciones de este Reglamento Interno, producirán in-
mediatos y perfectos efectos administrativos, de naturaleza denominacional
y eclesiástica, salvo las de naturaleza patrimonial, contractual u obligato-
rias, las cuales tendrán plena eficacia jurídica al ser formalizadas o ratifi-
cadas por la (entidad legal) a través de un voto de la Junta Directiva de ésta
o la intervención de uno de sus apoderados con poder específico.

A RTÍCULO XIV–ENMIENDAS
Las disposiciones de este Reglamento Interno de la Unión que son esen-
ciales para la unidad de la iglesia mundial, en este reglamento redactadas
en negrita, únicamente podrán ser enmendadas o revisadas para ajustarlas
a las modificaciones introducidas en el modelo de Reglamento Interno para
Uniones-asociación, por voto de la Junta Directiva Plenaria de la División.
Las otras partes de este Reglamento Interno podrán ser enmendadas y revisadas
de la misma manera, con la condición de que tales cambios estén en armonía
con el modelo de Reglamento Interno para Uniones-asociación, y que hayan
sido procesados a través de la Junta Directiva de la Unión. Tales enmiendas y
revisiones deberán ser propuestas por la Junta Directiva considerando lo
dispuesto en el Artículo VI, inciso 7, línea “m”, y ser aprobadas por el voto
de dos terceras (2/3) partes de los delegados presentes en cualquier congreso
de la Unión debidamente convocado. En la convocatoria al congreso se
notificará específicamente cualquier cambio que se proponga hacer.

202
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
A RTÍCULO XV–DISPOSICIONES ESPECIALES
Inciso 1. Histórico: (Colocar aquí un resumen de la historia y el origen
de la Unión).
Inciso 2. Fecha de aprobación: El presente Reglamento Interno fue
aprobado y refrendado por más de dos terceras partes (2/3) o por unanimi-
dad de los delegados presentes al (número) congreso general (ordinario o
extraordinario) de la Unión (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, realizada en (ciudad) en el período de (escribir la fecha), y entra en
vigencia a la fecha de su aprobación.

D 15 R EGLAMENTO INTERNO PARA LAS UNIONES-MISIÓN

D 15 05 Reglamento Interno para las Uniones-Misión–La División


Sudamericana de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
redactará y aprobará el Reglamento Interno para las Uniones-misión.

Reglamento Interno de la Unión-Misión (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–NOMBRE

Esta entidad religiosa se denominará “UNIÓN (NOMBRE) DE LA IGLE-


SIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA”, en adelante llamada Unión, será
regida y administrada denominacionalmente por este Reglamento Interno y por
los Reglamentos eclesiástico-administrativos.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de esta Unión es llamar a todas las personas a que sean


discípulos de Jesucristo, proclamar el evangelio eterno en el contexto de
los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis 14:6-12), y preparar al mundo
para el pronto regreso de Cristo.

203
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO III–VÍNCULOS Y UNIDAD ECLESIÁSTICOS


Inciso 1. Vínculos eclesiásticos: La Unión, como Unión-Misión, está
subordinada y forma parte de la División Sudamericana, que es la entidad
con jurisdicción denominacional regional de la Asociación General de los
Adventistas del Séptimo Día, la cual es la Organización mundial central y
rectora de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, en adelante llamadas División
y Asociación General.

Inciso 2. Unidad eclesiástica: La Unión llevará adelante la misión de la


iglesia en armonía con las doctrinas, programas, e iniciativas adoptadas y apro-
badas por la Asociación General en sus Congresos y/o concilios y por la Junta
Directiva de la División y de la Unión. Las decisiones, los votos, los reglamentos,
los métodos, los actos, las prácticas y los procedimientos de esta Unión estarán
en armonía con los Reglamentos eclesiástico-administrativos y las resoluciones y
los procedimientos de la División y de la Asociación General.

A RTÍCULO IV–TERRITORIO Y SEDE

Inciso 1. Territorio: El territorio de la Unión estará formado por (especificar


el territorio).

Inciso 2. Sede: La sede de la Unión, desde donde se conducirán los asuntos


relacionados con la misión, los planes y los objetivos de ella, estará establecida
en la ciudad de (nombre).
La Junta Directiva podrá cambiar provisoriamente, en caso de emergencia,
el domicilio de la sede oficial.

A RTÍCULO V–MIEMBROS/CONSTITUYENTES

Inciso 1. Miembros de la Unión: Los miembros/constituyentes de la Unión


serán las Asociaciones o Misiones organizadas o que se organicen conforme a los
Reglamentos eclesiástico-administrativos, en cualquiera parte del territorio bajo
su jurisdicción y que hayan sido o sean formalmente aceptadas como miembros
de la confraternidad de las Asociaciones y Misiones de la Unión, por el voto

204
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
de los delegados reunidos en cualquier congreso de la misma. Son miembros/
constituyentes de la Unión: (nombrar los campos)

Inciso 2. Formación de las Asociaciones/Misiones: Las Asociaciones/


Misiones son, de conformidad con el Manual de la iglesia, las entidades ecle-
siástico-administrativa con jurisdicción en el territorio que le asigne la Junta
Directiva de la Unión, y está formada por las iglesias organizadas y grupos de
miembros existentes en su territorio.

Inciso 3. Iglesias organizadas y grupos: Las iglesias organizadas y los


grupos de creyentes constituyen entidades eclesiásticas compuestas por perso-
nas que aceptaron y continúan viviendo las creencias y las normas de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, y fueron bautizadas por inmersión o aceptadas
por profesión de fe.

A RTÍCULO VI–CONGRESOS

Inciso 1. Congresos ordinarios: La Unión celebrará el congreso ordinario


cada cinco años, en el lugar y fecha que acordare la Junta Directiva en consejo
con los administradores de la División. La convocatoria se hará por una de las
siguientes formas:
a. Publicándola en la Revista Adventista con, por lo menos, sesenta (60)
días de anticipación;
b. Publicándola en el boletín oficial de la Unión con, por lo menos, treinta
(30) días de anticipación;
c. Enviándola por escrito a los presidentes de las Asociaciones y Misiones
con, por lo menos, treinta (30) días de anticipación;
d. Otra forma aprobada por la Junta Directiva de la División, en el caso
de inacción o disconformidad de la Junta Directiva de la Unión;
e. La edición de la convocatoria seguirá el modelo presentado a
continuación:

Publicación de convocatoria del … Congreso de la Unión … para su di-


vulgación en la Revista Adventista

En los términos del Reglamento Interno de la UNIÓN …, queda convocado

205
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

el Congreso General Ordinario de la UNIÓN … DE LA IGLESIA ADVEN-


TISTA DEL SÉPTIMO DÍA, inscrita en … bajo nº …, para ser realizado en
los días … al … (…) de … de 20… (…), siendo su comienzo a las … (…) del
día … (…), en las dependencias de …, localizada en la calle …, número …, en
el barrio …, en …, con la finalidad de tratar los asuntos de su competencia: 1)
recibir las nuevas asociaciones y misiones organizadas durante el quinquenio
anterior; 2) apreciar y aprobar los informes del presidente, del secretario ejecu-
tivo, del tesorero/CFO, de los secretarios de los departamentos y servicios y de
los administradores de las instituciones de la Unión; 3) elegir para un mandato
de cinco (5) años, el secretario de la Asociación Ministerial, los secretarios de
los departamentos y servicios, los miembros de la Junta Directiva de la Unión;
4) elegir los administradores de las misiones para un mandato de dos (2) años y
seis (6) meses; 5) elaborar planes para el mejor desarrollo de la Obra, en armonía
con los Reglamentos y las deliberaciones de la División; 6) deliberar y aprobar
otros asuntos propuestos por la Junta Directiva.
Presidente:____________________________________
Secretario ejecutivo:____________________________________

Si, después de haber sido publicada o enviada la convocatoria, surgiere un


imprevisto que motive la necesidad de cambiar el lugar o la fecha, la alteración
deberá ser acordada por la Junta Directiva en consejo con los administradores
de la División, y deberá ser enviada por escrito a los convocados, por medio de
carta certificada, con por lo menos diez (10) días de anticipación.

Inciso 2. Anticipación o postergación del congreso ordinario: En casos


especiales o de fuerza mayor, la Junta Directiva de la División podrá autorizar a
la Junta Directiva de la Unión a anticipar o postergar la realización del congreso
ordinario hasta un máximo de doce (12) meses. En este caso, la Unión informará
oficialmente a todas las entidades miembro con, por lo menos, treinta (30) días
de anticipación. El período vigente quedará automáticamente reducido
o prolongado por el plazo de la anticipación o prórroga, iniciándose un
nuevo período quinquenal completo a partir de la realización del congreso.

Inciso 3. Orden del día de los congresos ordinarios: Los asuntos regulares
de este congreso serán:
a. Recibir las nuevas Asociaciones y Misiones organizadas en el quinque-
nio anterior.

206
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
b. Recibir los informes del presidente, el secretario ejecutivo, el tesorero/
CFO, el secretario de la Asociación Ministerial, de los secretarios de los
departamentos y servicios y de los administradores de las instituciones
de la Unión.
c. Elegir al secretario de la Asociación Ministerial, los secretarios de los depar-
tamentos y servicios, a los miembros de la Junta Directiva de la Unión y a
los administradores de las Misiones de acuerdo con el Artículo IX, inciso
4.
d. Elaborar planes para el mejor desarrollo de la Obra en armonía con los
reglamentos y las resoluciones de la División.

Inciso 4. Congresos extraordinarios: La Junta Directiva de la Unión,


previa autorización de la División, puede convocar un congreso extraordinario
en el momento y lugar que juzgue más apropiado, convocándolo de la misma
manera que en el congreso ordinario, cuando:
a. La Junta Directiva lo considere necesario y lo decida por voto.
b. Sea solicitado y votado por los delegados en cualquier congreso ordinario.
c. Sea solicitado por más de la mitad de las juntas directivas de las Aso-
ciaciones/Misiones que componen la Unión.
La agenda del congreso extraordinario debe ser incluida en la convocatoria.
Las decisiones de este congreso general extraordinario tendrán el mismo
valor que las de los congresos ordinarios.

Inciso 5. Convocación extraordinaria de congreso por la División o


Asociación General: La Junta Directiva de la División o de la Asociación
General podrá convocar, por voto, un congreso extraordinario de la Unión
para realizarse en cualquier tiempo y/o lugar dentro del territorio de ésta, y sus
decisiones tendrán el mismo valor que las de los congresos ordinarios.

Inciso 6. Quorum: Por lo menos el cincuenta y un por ciento (51%) de


los delegados regulares mencionados en el Artículo VII, inciso 2, de este
Reglamento Interno, deberán estar presentes en la apertura de cualquier
congreso para constituir quorum suficiente para la consideración del orden
del día. Si no hubiere el quorum necesario cuando se realice la primera lla-
mada, una hora después se hará una nueva verificación y el congreso podrá
ser abierto con, por lo menos, el treinta por ciento (30%) de los delegados
regulares presentes. En este caso las resoluciones deberán ser tomadas

207
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

por el voto de por los menos dos tercios (2/3) de los delegados regulares y
generales presentes. Después de la declaración de apertura, los delegados
presentes constituirán quorum.

Inciso 7. Deliberación y votación: El congreso actuará a través de delibe-


raciones del plenario y de las comisiones. La votación sobre todos los asuntos
presentados a consideración del congreso observará las siguientes pautas:
a. Será pública, levantando la mano o poniéndose de pie, tal como lo
indique el que preside la votación, a menos que la mayoría simple (50%
más 1) de los delegados presentes solicite votación secreta.
b. Solamente será computado el voto de los delegados que estén presentes
físicamente en el momento de la votación. No se aceptará, en ningún
caso, voto por poder, representación, carta, consulta o medios de co-
municación electrónicos.
c. Las resoluciones serán tomadas en las sesiones plenarias por el voto de
la mayoría de los delegados presentes y en las comisiones por la mayoría
de sus integrantes, excepto los casos regulados de forma diferente en
este Reglamento Interno.

Inciso 8. Derecho a voto: Cada delegado nombrado para actuar en


nombre de los miembros de esta Unión tendrá derecho a un (01) voto. Ese
derecho a voto se limita al congreso para el cual fue designado como repre-
sentante de las Asociaciones/Misiones, Unión, División, Asociación General
y de sus instituciones.

Inciso 9. Presidente del congreso extraordinario: El presidente o, en su


ausencia, el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO de la División, o la perso-
na que el presidente de la División designe, ejercerá la presidencia del congreso
extraordinario.

A RTÍCULO VII–DELEGADOS

Inciso 1. Delegados: El congreso de esta Unión estará constituido por


delegados “regulares” y “generales”.

Inciso 2. Delegados regulares: Los delegados regulares al congreso serán

208
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
acreditados por las Asociaciones/Misiones en la siguiente base:
a. Cada Asociación/Misión tendrá derecho a un delegado independiente-
mente de cuánta sea su feligresía, más un delegado adicional de acuerdo
con la siguiente relación:
• Un representante adicional por cada mil quinientos (1.500) miem-
bros en Uniones con hasta cincuenta mil (50.000) miembros.
• Un representante adicional por cada dos mil quinientos (2.500)
miembros en Uniones con hasta cien mil (100.000) miembros.
• Un representante adicional por cada tres mil quinientos (3.500)
miembros en Uniones con hasta ciento cincuenta mil (150.000)
miembros.
• Un representante adicional por cada cuatro mil (4.000) miem-
bros en Uniones con hasta doscientos mil (200.000) miembros.
• Un representante adicional por cada cuatro mil quinientos
(4.500) miembros en Uniones con hasta doscientos cincuenta
mil (250.000) miembros.
• Un representante adicional por cada cinco mil doscientos (5.200)
miembros en Uniones con hasta trescientos mil (300.000) miembros.
• Un representante adicional por cada seis mil (6.000) miembros
en Uniones con más de trescientos mil (300.000) miembros.
b. La base de cálculo para la definición del número de delegados será sobre
el número de miembros al 31 de diciembre del año anterior.
c. La delegación incluirá una equilibrada representación de misioneros y
hermanos laicos. Estos delegados serán elegidos por las juntas directivas
de las Asociaciones/Misiones, e incluirán a hombres y mujeres.

Inciso 3. Delegados generales: Los delegados generales de esta Unión serán:


a. Los miembros de la Junta Directiva de la Unión.
b. Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General y de la
División presentes. El número de estos delegados no puede exceder del
diez por ciento (10%) de los delegados regulares.
c. Otras personas del equipo de obreros de la Unión, representantes de las
instituciones de la Unión y de la División localizadas en el territorio de la
Unión, de las Asociaciones y Misiones propuestas por la Junta Directiva
de la Unión y aceptadas por el congreso. El número de estos delegados
no puede exceder el diez por ciento (10%) de los delegados regulares.

209
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 4. Requisitos para ser delegado: Todos los delegados nombrados


para representar los miembros de esa Unión, en todas las reuniones constitu-
yentes, serán miembros en situación regular de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día en el territorio de la Unión.

Inciso 5. Conducta del delegado: Un delegado a un congreso de Unión no


es elegido simplemente para representar al campo local o a la institución que lo
nombró. Cuando está en sesión, él debe tener en mente la Obra en su conjunto,
recordando que es responsable por el bienestar de la Obra en todos sus sectores.
No es lícito que las delegaciones de un campo o institución se alíen o busquen
presentar sus votos en bloque. Ni es lícito que los delegados de un campo o
institución reivindiquen la primacía para dirigir los asuntos del congreso. Cada
delegado debe ser susceptible a la dirección del Espíritu Santo, y dar su voto en
armonía con sus convicciones personales.

A RTÍCULO VIII–COMISIONES DEL CONGRESO

Inciso 1. Comisión Organizadora: En cada congreso ordinario de la Unión


se nombrará la Comisión Organizadora, encargada de proponer las comisiones
que funcionarán durante dicho congreso, y que será constituida de acuerdo con
las siguientes pautas:
a. La Comisión Organizadora estará formada por:
1) Un representante de cada Asociación/Misión, independientemente
de su feligresía.
2) Un representante adicional por cada diez mil (10.000) miembros
en Uniones con hasta cien mil (100.000) miembros.
• Un representante adicional por cada veinte mil (20.000) miem-
bros en Uniones con hasta doscientos mil (200.000) miembros.
• Un representante adicional por cada treinta mil (30.000)
miembros en Uniones con más de doscientos mil (200.000)
miembros.
3) El delegado general de cada institución de la Unión y División, lo-
calizada en el territorio de la “Unión”, nombrados por las respectivas
juntas directivas.
4) Tres (3) representantes nombrados por los delegados generales men-
cionados en el Artículo VII, inciso 3.

210
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
5) Los presidentes de las Asociaciones.
b. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO
de la División, actuará como presidente de la comisión.
c. Los administradores de la División y de la Asociación General que estén
presentes y el presidente de la Unión serán invitados a la comisión como
consejeros.
d. Los miembros de la comisión organizadora que representen a las Aso-
ciaciones/Misiones serán nombrados por sus respectivas delegaciones
después de la sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del
presidente de la respectiva Asociación o Misión.
e. Los representantes de los delegados generales serán indicados por estos
después de la sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del
presidente de la Unión.

Inciso 2. Nombramiento de comisiones: La Comisión Organizadora pro-


pondrá para aprobación del congreso las siguientes comisiones de trabajo:
a. Comisión de Nombramientos.
b. Comisión de Planes.
c. Cualquier otra necesaria.

Inciso 3. Proposición de nombres: A los miembros de las comisiones Organi-


zadora y de Nombramientos es vedado proponer más de un nombre para aprecia-
ción de la respectiva comisión, mientras los demás miembros no lo hayan hecho.

Inciso 4. Comisión de Nombramientos: La Comisión de Nombramien-


tos estará formada por veintiún (21) personas escogidas de entre los delegados
presentes, incluyendo al presidente de la División o su representante. Actuará
en conformidad con las siguientes pautas:
a. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO
de la División, actuará como presidente de la comisión.
b. Los presidentes de las Asociaciones serán miembros ex officio de la comisión.
c. El presidente de la Unión será invitado para estar presente con derecho
a voz pero sin voto.
d. El secretario de la Asociación Ministerial, los secretarios de los depar-
tamentos y servicios de la Unión, los administradores de las Misiones
cuyos períodos de servicio expiran durante el congreso, no podrán ser
miembros de la Comisión de Nombramientos.

211
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

e. Los administradores de la Asociación General y de la División que es-


tén presentes serán invitados a participar en la comisión en calidad de
consejeros.
f. La Comisión de Nombramientos limitará sus propuestas a los cargos
y funciones para las cuales se haya hecho provisión en el presupuesto
aprobado de la Unión.

Inciso 5. Comisiones en el congreso extraordinario: En los congresos


extraordinarios el plenario deliberará sobre las comisiones que en él deberán
funcionar.

A RTÍCULO IX–ELECCIONES

Inciso 1. Procedimiento de las elecciones: La Comisión de Nombramien-


tos propondrá al congreso una lista sugerente con un sólo nombre para cada
uno de los distintos cargos. El congreso decidirá entonces acerca de los nombres
presentados. La comisión puede presentar informes parciales, o un informe total.

Inciso 2. Objeciones al informe: Las objeciones al informe de la Comisión


de Nombramientos no deben basarse en preferencias personales o en la creencia
de que hay otro nombre mejor para una determinada posición. Pero si un delega-
do tiene objeciones que inhabiliten a una persona para el cargo propuesto, tiene
el deber moral de solicitar que el informe vuelva a la comisión, sin mencionar
en público a quién afectan sus objeciones.

Inciso 3. Pedido que vuelva el informe a la comisión: El pedido para que


el informe vuelva a la comisión se aceptará sin discusión en la primera presenta-
ción. Si la comisión mantiene la propuesta y algún delegado solicita que vuelva
otra vez a la comisión, se necesitará la aprobación del congreso para devolverlo.

Inciso 4. Elecciones: El congreso ordinario de la Unión elegirá:


a. Con un mandato de cinco (5) años al secretario de la Asociación Mi-
nisterial y a los secretarios de los departamentos y servicios de la Unión,
los cuales ejercerán sus cargos hasta el siguiente congreso ordinario o
hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman los cargos, a menos que
renuncien, reciban un llamado y lo acepten, o sean removidos del cargo

212
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
por la Junta Directiva de la Unión o por un congreso extraordinario.
b. A los miembros de la Junta Directiva de conformidad con el Artículo X.
c. Por un período de dos años y medio a los presidentes, secretarios eje-
cutivos y tesoreros/CFO de las Misiones de su territorio, los cuales
ejercerán sus funciones hasta la sesión plenaria de la Junta Directiva de
la Unión de mitad del período o hasta que sus sucesores sean elegidos
y asuman los cargos, a menos que renuncien, reciban un llamado y lo
acepten, o sean destituídos (ver Artículo X, Inciso 9) del cargo por la
Junta Directiva de la Unión o por un congreso extraordinario.

Inciso 5. Elección por mayoría: Los nombres propuestos se considerarán


elegidos por mayoría simple de votos de los delegados presentes.

A RTÍCULO X–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. Miembros de la Junta Directiva: La Junta Directiva de la Unión


será elegida en su congreso ordinario, y estará formada por miembros “ex officio”
y “electivos”.

Inciso 2. Miembros ex officio: Los miembros ex officio serán:


a. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la Unión
nombrados por la División.
b. Los presidentes, secretarios ejecutivos, tesoreros/CFO o secretarios-te-
soreros de las Asociaciones y Misiones miembros de la Unión.
c. El secretario de la Asociación Ministerial y los secretarios de los depar-
tamentos y servicios de la Unión.
d. Uno de los administradores de cada una de las instituciones de la Unión.
e. El primer administrador de cada una de las instituciones de la División
localizadas en el territorio de la Unión.
f. Los administradores asociados/asistentes de la Unión nombrados por
la Junta Directiva en conformidad con el inciso 6 de este Artículo.
g. El director regional del SALT.
h. El abogado general de la Unión.

Inciso 3. Administradores de la División y la Asociación General: Los


administradores de la División y la Asociación General son miembros ex officio

213
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

de la Junta Directiva de la Unión con derecho a voto; sin embargo, su número,


para los efectos de conteo de votos, no podrá sobrepasar el diez por ciento (10%)
de los miembros de la Junta Directiva presentes.

Inciso 4. Miembros electivos: Los miembros electivos serán rotativos, en


proporción de hasta un laico y un pastor de iglesia por cada Asociación/Misión.
Sus mandatos podrán ser renovados a mitad del período.

Inciso 5. Autoridad delegada: El congreso delega poder y autoridad a


la Junta Directiva de la Unión para que actúe en su nombre en los intervalos
entre congresos ordinarios, inclusive para reemplazar, sustituir o destituir al
secretario de la Asociación Ministerial, a los secretarios de los departamentos
y servicios, a los administradores de sus instituciones y de las Misiones y a los
miembros de las juntas directivas de la Unión y de sus instituciones, sean éstos
elegidos o nombrados por el congreso o nombrados por la Junta Directiva (ver
Artículo X, Inciso 9).

Inciso 6. Nombramientos: La Junta Directiva nombrará, en una sesión


plenaria realizada dentro de los seis (6) meses posteriores al congreso ordinario
y preferiblemente con la presencia de por lo menos un administrador de la Divi-
sión, y con mandato de dos años y medio (2 ½), a los administradores asociados/
asistentes que fueren necesarios, las juntas directivas de las instituciones de la
Unión y a los administradores de cada una de ellas.

Inciso 7. Autoridad administrativa: La Junta Directiva tendrá plena au-


toridad administrativa para:
a. Llenar, para el período corriente, cualquier vacante que pudiera ocurrir
entre miembros de su Junta Directiva, comisiones, departamentos,
servicios o en los cargos de la Unión o de sus instituciones, por término
de mandato, muerte, renuncia u otras causas, excepto los administra-
dores que sólo podrán ser reemplazados, sustituidos o destituidos por
la División. En el caso de un director general de institución médica,
bajo cualquier circunstancia, se hará en consulta con la División.
b. Nombrar las comisiones que fueren necesarias, incluyendo la comisión
interna, definiendo sus atribuciones.
c. Nombrar a los miembros electivos de la Junta Directiva por término de sus
mandatos de dos años y medio (2 ½), con posibilidad de una reelección.

214
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
d. Nombrar a los administradores asociados/asistentes de la Unión, a los
administradores de las Misiones, las juntas directivas y a los adminis-
tradores de sus instituciones, por término de su mandato de dos años
y medio (2 ½).
e. Conceder, suspender y cancelar credenciales y licencias. La cancelación
de las credenciales exigirá el voto afirmativo de dos tercios (2/3) de
los votantes en una reunión de Junta Directiva de la Unión, donde la
mayoría de los miembros esté presente.
f. Deliberar sobre la admisión o exclusión de misioneros y autorizar el
empleo del personal que fuere necesario.
g. Formular y modificar el Reglamento Interno para las Misiones dependien-
tes y sus instituciones, en armonía con el modelo aprobado por la División.
h. Convocar congresos o postergarlos de acuerdo con este reglamento.
i. Reconocer los impedimentos temporarios del presidente.
j. Aprobar el presupuesto de la Unión, enviando una copia a la División.
k. Aprobar el presupuesto de las Misiones e instituciones y autorizar
eventuales alteraciones, enviando copias de los mismos a la División.
l. Tramitar todas las operaciones administrativas que sean necesarias
para lograr sus fines, siempre que estén en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos y los votos generales tomados por la Junta
Directiva de la División, incluyendo la facultad de autorizar, conceder
y revocar poderes.
m. Crear, en consejo con la División, nuevos departamentos y servicios,
nombrando sus responsables y definiendo sus atribuciones.
n. Deliberar sobre la oportunidad del gravamen o alienación de bienes
inmuebles de uso de la Unión por parte de los procuradores de la en-
tidad legal.
o. Autorizar la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos,
apertura de créditos o constitución de hipotecas por parte de los ad-
ministradores o procuradores de la entidad legal.
p. Analizar la redacción original del Estatuto de su(s) institución(es), con
personería jurídica propia, y sus posteriores alteraciones o modificacio-
nes, solicitando la debida aprobación por la División.
q. Deliberar y ordenar sobre cualquier asunto necesario para que la Unión
alcance los objetivos propuestos.
r. Definir la estrategia misionera de la Unión en armonía con el plan
general de la iglesia.

215
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 8. Autorización para solicitar préstamos, contratar financiamien-


tos o constituir hipotecas. La Junta Directiva solamente podrá deliberar sobre
la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos, apertura de créditos
o constitución de hipotecas por parte de los administradores o procuradores de
entidades legales, después de previa y expresa aprobación de la operación por la
División, de acuerdo con lo previsto en S 20 25.

Inciso 9. Destituciones: La Junta Directiva podrá separar o destituir a


personas elegidas en un congreso o por la Junta Directiva. Las principales cau-
sas para destituir a una persona que fue electa/nombrada debe incluir, pero no
limitarse a: 1) incompetencia; 2) persistencia en no cooperar con la autoridad
denominacional debidamente constituida en asuntos sustanciales o ítems rele-
vantes de los reglamentos denominacionales 3) acciones que puedan estar sujetas
a disciplina eclesiástica, de acuerdo con el Manual de la iglesia; 4) dejar de estar
en plena comunión como miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día; 5)
hurto o fraude; o 6) convicción o confesión de culpa por un crímen.

Inciso 10. Nombramiento, destitución o sustitución del secretario de


la Asociación Ministerial, secretarios de departamentos y servicios: En el
caso de que haya que elegir, destituir o sustituir al secretario de la Asociación
Ministerial, o a los secretarios de los departamentos y servicios, se lo hará con
el consejo de la División.

Inciso 11. Mandato del personal nombrado o elegido por la Junta


Directiva: Los administradores de las Misiones, los miembros electivos de la
Junta Directiva de la Unión, los miembros de las juntas directivas y los ad-
ministradores de las instituciones que sean nombrados o elegidos en la sesión
plenaria de la Junta Directiva de la Unión a mitad del período, mantendrán
su cargo hasta el siguiente congreso ordinario o hasta que sus sucesores sean
nombrados o elegidos y asuman sus cargos, a menos que reciban un llamado
y lo acepten, que renuncien, o sean removidos del cargo por la Junta Directiva
o por un congreso extraordinario (ver Artículo X, Inciso 9).

Inciso 12. Sesiones de la Junta Directiva: La Junta Directiva puede autorizar:


a. Reuniones regulares: En cualquier fecha y lugar que estime conveniente,
contando con el quorum mínimo.
b. Sesiones plenarias: Pudiéndose realizar dos veces al año. La reunión

216
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
plenaria de fin de año, denominada Concilio Anual, contará con la
convocatoria de todos los integrantes de la Junta Directiva.

Inciso 13. Sesiones extraordinarias de la Junta Directiva: El presidente


puede convocar sesiones extraordinarias de la Junta Directiva en cualquier
tiempo y lugar. Si el presidente está ausente, el secretario ejecutivo podrá
convocar una reunión extraordinaria a pedido escrito de la mayoría de
los miembros de ésta, cabiéndole presidirla, salvo para apreciar los casos
previstos en las líneas “a”, “c” y “d” del inciso 7.

Inciso 14. Quorum: Siete (7) miembros de la Junta Directiva, incluyendo


el presidente, constituirán quorum, debiendo en este caso tomar las decisiones
por unanimidad. En las sesiones en que haya un número superior al quorum
mínimo, las decisiones serán tomadas por la mayoría con un mínimo de siete (7)
votos favorables, excepto en los casos específicos mencionados en este reglamento.

Inciso 15. Quorum especial: Será requerido el consentimiento de la mayoría


del número total de los miembros ex officio y electivos de la Junta Directiva para
la declaración de voto que se refiera a la suspensión o cancelación de credenciales
y/o para destituir, sustituir o reemplazar de sus cargos a los elegidos o nombrados
bajo las provisiones del Artículo VI, inciso 4, línea “c”, y el Artículo IX, inciso 4,
de este Reglamento Interno.

Inciso 16. Presencia en las reuniones: Donde la ley local lo permita,


los miembros de la Junta Directiva pueden participar de las reuniones por
medio de videoconferencias o comunicaciones similares, donde todos los
participantes se escuchen unos a otros al mismo tiempo; de este modo, la
participación constituirá presencia personal en las reuniones.

Inciso 17. Convocatoria de las reuniones: La convocatoria a las reunio-


nes, en cuanto a fecha, lugar y cualquier otro requerimiento indicado por
este Reglamento Interno, será notificada a todos los miembros de manera
razonable con un mínimo de 24 horas de anticipación a la reunión, si ella se
realiza por videoconferencia o comunicaciones similares, o con un mínimo
de 48 horas si fuera presencial.

217
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XI–A DMINISTRADORES Y SUS DEBERES


Inciso 1. Los administradores de la Unión: Los administradores de la
Unión –el presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO– serán nombrados
por el Concilio Quinquenal de la División, celebrado después del Congreso de la
Asociación General y tendrán mandato hasta el próximo Concilio Quinquenal
de la División o hasta que sus sucesores sean nombrados y asuman sus cargos. La
Junta Directiva de la División podrá en cualquier tiempo reemplazar, sustituir o
destituir a los administradores de la Unión. La Secretaría y la Tesorería pueden
ser acumuladas por la misma persona, que se conocerá como secretario-tesorero.

Inciso 2. Deberes de los administradores: Los administradores deben


llevar adelante la Obra en consulta mutua, conforme con los planes, reglamen-
tos y programas votados por la Junta Directiva de la División, por el congreso
y/o por la Junta Directiva de la Unión. Estos planes, reglamentos y programas
deben estar en armonía con las doctrinas y los acuerdos adoptados y aprobados
por la División y por la Asociación General.

Inciso 3. Atribuciones del presidente: El presidente de la Unión será un


ministro ordenado de experiencia. Es el primer administrador, el representante
oficial responsable por mantener el tono espiritual en toda la Unión. Es respon-
sable ante la Junta Directiva de la División, de la Junta Directiva y el congreso de
la Unión en consulta y juntamente con el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO.
Presidirá las sesiones del congreso y las de la Junta Directiva, y trabajará en favor
de los intereses generales de la Unión, en conformidad con lo determinado por
el congreso y por la Junta Directiva. En su liderazgo cumplirá y hará cumplir los
Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División y de la Asociación General.
Trabajará en armonía con la Junta Directiva de la División y en estrecho consejo
con sus administradores. Desempeñará otros deberes inherentes al cargo o que
le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 4. Atribuciones del secretario ejecutivo: El secretario ejecutivo servirá


bajo la dirección de la Junta Directiva de la Unión y actuará como vicepresidente
de ella, sustituyendo al presidente en sus impedimentos temporarios reconocidos
por la Junta Directiva. El secretario ejecutivo es responsable ante la Junta Directiva
de la División y la Junta Directiva y el Congreso de la Unión, en consulta y junta-
mente con el presidente y el tesorero/CFO. Preparará la agenda para las sesiones de

218
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
la Junta Directiva y del congreso de la Unión, así como los informes estadísticos
que le sean requeridos. Coordinará la redacción y conservación de las actas de los
congresos de la Unión y de las sesiones de la Junta Directiva, y enviará copia de
éstas a los miembros y a los administradores de la División. Presidirá la comisión
permanente del Reglamento Interno de las Misiones e instituciones. Mantendrá
un archivo con las informaciones que le puedan ser solicitadas por el presidente o
por la Junta Directiva, y desempeñará todos los otros deberes inherentes al cargo
o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 5. Atribuciones del tesorero/CFO: El tesorero/CFO servirá bajo


la dirección de la Junta Directiva. Es responsable ante la Junta Directiva de la
División y la Junta Directiva y el congreso de la Unión, en consulta y juntamente
con el presidente y el secretario ejecutivo. Será el responsable de imprimir la de-
bida dirección financiera a la Unión, lo cual incluye, pero no se limita, a recibir,
salvaguardar y distribuir todos los fondos en armonía con los votos de la Junta
Directiva; enviará a la División o Asociación General, en tiempo y forma, todos
los fondos requeridos en armonía con el reglamento de la División; proveerá al
presidente y a la Junta Directiva toda la información que le sea solicitada. Enviará
mensualmente copia de los balances y estados financieros a los administradores
de la División y al Servicio de Auditoría de la Asociación General. Preparará y
controlará el presupuesto aprobado por la Junta Directiva de la División. Tendrá
a su cargo la contabilidad de la Unión. Presentar informes y balances a la Junta
Directiva y al Congreso, incluyendo el último certificado de auditoría disponi-
ble; sustituirá al secretario ejecutivo en sus impedimentos temporarios, cuando
reconocidos por la Junta Directiva; y desempeñará otros deberes inherentes al
cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 6. Otros administradores: La Junta Directiva podrá nombrar, en con-


sulta con la División, administradores asistentes, siempre y cuando haya provisión
presupuestaria y que no afecte los recursos destinados para la acción ministerial.

Inciso 7. Administradores de la entidad legal: La destitución, sustitución


o reemplazo de los administradores de la Unión por la Junta Directiva de la
División, resultará en inmediata y necesaria sustitución de éstos en los cargos
ocupados en las entidades legales.

219
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XII–DEPARTAMENTOS, SERVICIOS E INSTITUCIONES


Inciso 1. Departamentos, servicios e instituciones: La Unión mantendrá
administradas por la Junta Directiva, en conformidad con el Reglamento ecle-
siástico-administrativo de la iglesia, de existir:
a. La Asociación Ministerial, Departamentos y Servicios.
b. Los servicios de la Agencia de Desarrollo y Recursos Asistenciales
Adventista - ADRA.
c. Servicios de radio y televisión.
d. Instituciones educativas y de salud.
e. Servicio Educacional Hogar y Salud - SEHS.
f. Club de Conquistadores.
g. Club de Aventureros.

Inciso 2. Estructura de los departamentos y servicios: La estructura de


los departamentos y servicios de la Unión obedecerá a las siguientes pautas:
a. Los departamentos y servicios de la Unión se organizarán en armonía
con la estructura de los departamentos y servicios de la División, pero
eso no significa que la Unión deba necesariamente duplicar, mantener
y operar todos los departamentos y servicios de la División o Asociación
General. La Unión puede crear en consulta con la División, departa-
mentos y servicios correspondientes a medida que el desarrollo de la
Obra lo requiera.
b. El presidente de la Unión es el director de todos los departamentos y
servicios.
c. Los secretarios de los departamentos y servicios trabajarán bajo la direc-
ción del presidente y de la Junta Directiva de la Unión, y servirán como
consejeros y promotores en su relación con las Asociaciones/Misiones.

Inciso 3. Instituciones de la Unión: Son instituciones de la Unión, que


serán administradas de conformidad con el reglamento otorgado por la Junta
Directiva de la Unión: (enumerar las instituciones)

A RTÍCULO XIII–INGRESOS, FONDOS Y BIENES PATRIMONIALES

Inciso 1. Ingresos y fondos de la Unión: Los ingresos y fondos de la Unión

220
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
estarán constituidos por:
a. El diezmo de todos los diezmos recibidos por las Asociaciones y las
Misiones de su territorio.
b. Las ofrendas recibidas de las Asociaciones y las Misiones que corres-
pondan a la Unión, de acuerdo con el calendario eclesiástico votado
por la Junta Directiva de la División.
c. Las subvenciones de la División y/o de la Asociación General.
d. Las donaciones, los legados, los diezmos directos, los intereses de los fondos
de inversión y cualquiera otra donación o ingreso que pueda ser recibido.
e. Los aportes de sus instituciones.

Inciso 2. Uso de los Ingresos y Fondos: Tanto el porcentaje de los diezmos


recibidos por las Asociaciones/Misiones que está reservado para la Unión, como
todos los otros ingresos y fondos, serán usados en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División. El uso de las donaciones recibidas
deberá estar en armonía con el deseo y la especificación del donante. La Unión
repasará a la División el diezmo de los diezmos por ella recibidos, todos los
fondos misioneros y el porcentaje del diezmo compartido, de acuerdo con la
escala votada por la Junta Directiva de la División.

Inciso 3. Salvaguarda de fondos: Todos los ingresos y fondos serán resguar-


dados en armonía con los reglamentos financieros de la División y depositados
a nombre de la (entidad legal), en cuentas bancarias regulares o especiales, o en
instituciones de ahorro, de acuerdo con lo que determine la Junta Directiva, y
serán movidos solamente por las personas autorizadas por acuerdo de la Junta
Directiva y bajo su control.

Inciso 4. Fondos depositados en la División: Los fondos de la Unión


destinados a proyectos o planes mayores estarán depositados en la División
como fondos en custodia hasta que se necesiten para cumplir con el propósito
definido de cada uno.

Inciso 5. Adquisiciones de bienes: Los bienes patrimoniales comprados,


recibidos por donación o habidos por cualquier otro título, serán siempre de
propiedad de la (entidad legal), siendo formal y legalmente escriturados y re-
gistrados a su nombre.

221
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XIV–PRESUPUESTO, REVISIÓN DE LAS ASIGNACIONES Y


REVISIÓN DE CUENTAS

Inciso 1. Presupuesto: Los administradores de la Unión presentarán un


presupuesto operativo anual en armonía con los Reglamentos eclesiástico-admi-
nistrativos de la División.

Inciso 2. Comisión de revisión de presupuestos de viaje y asignaciones


para la subsistencia de los misioneros: La Junta Directiva nombrará anualmen-
te una comisión revisora de las asignaciones para la subsistencia de los misioneros,
formada por los administradores de la Unión, más tres (3) a cinco (5) miembros
de la Junta Directiva, para autorizar los presupuestos de viaje y fijar el porcentaje
del FMR para cada misionero para el año siguiente. Serán miembros ex officio
de la comisión los administradores de las entidades superiores. Corresponderá
al administrador de mayor rango la presidencia de la comisión.

Inciso 3. Auditoría independiente: Los registros contables de la Unión


serán auditados, por lo menos una vez al año, por el Servicio de Auditoría de
la Asociación General. Los registros financiero-contables de la Unión o de
cualquiera de sus organizaciones subsidiarias, agencias o instituciones estarán
siempre a disposición de dicho Servicio.

A RTÍCULO XV–INDEMNIZACIÓN

Inciso 1. La Unión indemnizará, hasta donde sea permitido por ley, a cual-
quier persona que haya sido, sea o esté a punto de ser sujeto pasivo en litigio,
acción, reclamo o juicio, concluidos o en curso, ya sea civil o criminal, fiscal,
previsional, administrativo o investigativo, al ser o haber sido miembro de la
Junta Directiva de la Unión, o por ser o haber sido uno de sus administradores,
obreros, representantes o apoderados, contra todos los gastos (incluyendo los
honorarios de abogados), juicios, multas y sumas pagadas como arreglo final
en que haya incurrido, de hecho y en conexión con tales demandas, litigios o
procesos, siempre y cuando haya actuado de buena fe y, de alguna forma, creyó
estar a favor (no en contra) de los mejores intereses de la Unión, y cuando, con
respecto a cualquier acción o procedimiento penal, no haya evidencia para creer
que su conducta fue negligente, dolosa o ilegal. No tendrá derecho de reembolso

222
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
en el caso de asuntos en los cuales haya sido juzgado responsable ante la Unión
por negligencia o mala conducta en el desempeño de sus deberes.

Inciso 2. Ese derecho de indemnización será adicional, y no exclusivo, a


todos los demás derechos que puedan corresponder al miembro de la Junta
Directiva, administrador o director de departamento de la Unión (Nota: Ese
derecho de indemnización puede ser ampliado o restringido en conformidad
con la ley o conforme a lo adoptado por los constituyentes).

A RTÍCULO XVI–ENTIDADES AUXILIARES

Inciso 1. Entidades con o sin personería jurídica: La Unión puede llevar ade-
lante su misión a través de organizaciones subsidiarias, con o sin personería jurídica.

Inciso 2. Entidades legales: La Unión puede formar, dentro de su territorio,


entidades legales con personería jurídica sólo cuando haya obtenido formal y
previamente la aprobación de la División para su creación, la redacción original
y la modificación de los estatutos legales.

A RTÍCULO XVII–PROCEDIMIENTOS LEGALES


Inciso 1. Formalidades legales: Ninguna formalidad o procedimiento invo-
lucrando el nombramiento de procuradores, apertura y movimiento de cuentas
bancarias, contratación de operaciones financieras, de compra, venta, gravamen
de bienes patrimoniales y otras de naturaleza administrativa con efectos legales,
podrán ser formalizadas en el territorio de la Unión por los apoderados de la
(entidad legal) sin previa y expresa deliberación y aprobación de Junta Directiva
de la Unión.

Inciso 2. Efectos legales: Las resoluciones y decisiones formales y regular-


mente tomadas por el congreso o Junta Directiva, y demás órganos deliberativos
o administrativos de la Unión, cuando fueren tomadas con observancia de las
disposiciones de este Reglamento Interno, producirán inmediatos y perfectos
efectos administrativos, de naturaleza denominacional y eclesiástica, salvo las
de naturaleza patrimonial, contractual u obligatorias, las cuales tendrán plena

223
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

eficacia jurídica al ser formalizadas o ratificadas por la (entidad legal), a través


de un voto de la Junta Directiva de ésta o intervención de uno de sus apoderados
con poder específico.

A RTÍCULO XVIII–ENMIENDAS

Las disposiciones de este Reglamento Interno de la Unión sólo podrán ser


enmendadas, revisadas o revocadas por la Junta Directiva de la División.

A RTÍCULO XIX–DISOLUCIÓN Y DISPOSICIÓN DE LOS ACTIVOS

La Unión solamente podrá ser disuelta por el voto de la Junta Directiva Ple-
naria de la División de conformidad con lo dispuesto en los Reglamentos eclesiás-
tico-administrativos, destinándose los activos remanentes, después de satisfechas
todas las obligaciones, a una entidad legal indicada por la División.

A RTÍCULO XX–DISPOSICIONES ESPECIALES

Inciso 1. Histórico: (Colocar aquí un resumen de la historia y el origen


de la Unión).

Inciso 2. Fecha de aprobación: El presente Reglamento Interno fue apro-


bado por la Junta Directiva de la División en su reunión de (fecha), y entró en
vigencia a la fecha de su aprobación.

D 19 R EGLAMENTO INTERNO PARA UNA UNIÓN-MISIÓN DE IGLESIAS

D 19 05 Reglamento Interno para una Unión de Iglesias–El siguiente


modelo de Reglamento Interno para una Unión de Iglesias será seguido tan
cerca como sea posible por todas las Uniones de Iglesias con estatus de Misión.
Las disposiciones de este modelo de reglamento interno que aparecen en letra
negrita son esenciales para la unidad de la iglesia mundial, por lo que deberán
ser, siempre y obligatoriamente, incluidas en el Reglamento Interno de cada

224
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Unión de Iglesias con estatus de Misión. Las otras disposiciones del modelo de
Reglamento Interno pueden ser modificadas, según se establece en el Artículo
XIV, siempre y cuando las enmiendas continúen estando en armonía con las
provisiones de este modelo.
Cualquier modificación que sea necesario hacer para ajustar el reglamento a
condiciones específicas en una Unión de Iglesias deberá ser sometida a la Junta
Directiva de la División para su consideración.
Sólo se podrán hacer enmiendas al Reglamento Interno por voto de la Junta
Directiva de la Asociación General en un Concilio Anual de dicha Junta.

Reglamento Interno de la Unión-misión de Iglesias (nombre)


de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–NOMBRE

Esta entidad religiosa, que opera dentro y como parte de la División


Sudamericana de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día,
será conocida como Unión (nombre) de Iglesias Adventistas del Séptimo
Día, en adelante llamada Unión de Iglesias.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de esta Unión de Iglesias es llamar a todas las personas a


que sean discípulos de Jesucristo, proclamar el evangelio eterno en el con-
texto de los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis 14:6-12), y preparar
al mundo para el pronto regreso de Cristo.

A RTÍCULO III–TERRITORIO

El territorio de esta Unión de Iglesias estará formado por: (especificar


el territorio)

A RTÍCULO IV–MIEMBROS

225
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Los miembros de esta Unión de Iglesias serán las iglesias organizadas,


o que se organizaren en cualquier parte del territorio bajo su jurisdicción
y que fueron o sean formalmente aceptadas como miembros de la confra-
ternidad de las iglesias de la Unión, por el voto de los delegados reunidos
en cualquier congreso debidamente convocado.

A RTÍCULO V–CONGRESOS

Inciso 1. Congresos ordinarios: Esta Unión de Iglesias celebrará con-


gresos quinquenales, en el lugar y la fecha que acordare la Junta Direc-
tiva, informando por escrito a todas las iglesias y grupos con por lo menos
treinta (30) días antes de la fecha del congreso, siguiendo el siguiente modelo
de publicación:

Publicación de convocatoria de la … Asamblea de la Unión de Iglesias …


para su divulgación en la Revista Adventista

En los términos del Reglamento Interno de la UNIÓN …, queda convocado


el Congreso General Ordinario de la UNIÓN … DE LA IGLESIA ADVEN-
TISTA DEL SÉPTIMO DÍA, inscrita en … bajo nº …, para ser realizado en
los días ... al … (…) de … de 20… (…), siendo su comienzo a las … (…) del
día … (…), en las dependencias de …, localizada en la calle …, número …, en
el barrio …, en …, con la finalidad de tratar los asuntos de su competencia: 1)
recibir las nuevas iglesias organizadas durante el quinquenio anterior; 2) apreciar
y aprobar los informes del presidente, del secretario ejecutivo, del tesorero/CFO
(basados en documentos que pasaron por auditoría), de los secretarios de los
departamentos, y recibir los informes de los auditores; 3) elegir para un mandato
de cinco (5) años, los secretarios de los departamentos y servicios, los miembros
de la Junta Directiva de la Unión; 4) elaborar planes para el mejor desarrollo de
la Obra, en armonía con los reglamentos y las deliberaciones de la División; 5)
deliberar y aprobar otros asuntos propuestos por la Junta Directiva.
Presidente: _________________________
Secretario ejecutivo: _________________________
Si, después de haber sido publicada o enviada la convocatoria, surgiere un
imprevisto que motive la necesidad de cambiar el lugar o la fecha, la alteración

226
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
deberá ser acordada por la Junta Directiva en consejo con los administradores
de la División, y deberá ser enviada por escrito a los convocados, por medio de
carta certificada, con por lo menos diez (10) días de anticipación.

Inciso 2. Orden del día de los congresos: Los asuntos regulares del congre-
so serán: Recibir los informes del presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/
CFO (basado en documentos auditados), los informes de los directores de los
departamentos y los informes de los auditores, y aprobar planes para la Unión
de Iglesias, los cuales deben contener pautas específicas y detalladas para llevar
a la Unión de Iglesias al estatus de Unión-asociación. Desarrollar reglamentos
para conducir la Obra tal como es deseable y en armonía con los reglamentos
de la División Sudamericana.

Inciso 3. Elecciones: Esta Unión de Iglesias reunida en congreso elegirá


a los directores de los departamentos de la Unión de Iglesias, a los miembros
electivos de la Junta Directiva de la Unión de Iglesias y a los miembros de
las juntas directivas de las instituciones de la Unión de Iglesias, porque los
delegados reunidos en congreso sirven también como delegados para las
instituciones de la Unión de Iglesias, los cuales ejercerán sus cargos hasta el
siguiente congreso ordinario o hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman los
cargos. En el caso de un director general de institución médica, bajo cualquier
circunstancia, se hará en consulta con la División.

Inciso 4. Congresos extraordinarios: La Junta Directiva podrá convocar


un congreso extraordinario, el cual se realizará en cualquier tiempo y lugar
que parezca apropiado, de la mima manera que un congreso ordinario, y sus
decisiones tendrán el mismo valor que las de los congresos ordinarios. La Junta
Directiva de la División también puede convocar un congreso especial de
la Unión de Iglesias.

Inciso 5. Comisiones temporarias: Antes de cada congreso de esta Unión


de Iglesias la Junta Directiva nombrará las comisiones temporarias que sean
necesarias para conducir los trabajos preliminares del congreso.

Inciso 6. Comisión organizadora: En cada congreso será nombrada una


comisión organizadora, una comisión de nombramientos y cualquier otra
comisión que sea necesaria para el funcionamiento del congreso, con nombres

227
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

sujetos a la aprobación de los delegados. La comisión organizadora constará


de representantes de cada iglesia y de cada una de las instituciones de la
Unión de Iglesias, y el presidente de la División Sudamericana, o a quien
él designe, que actuará como presidente de la comisión.

Inciso 7. Comisión de nombramientos: La Comisión de Nombramientos


estará formada por hasta diecisiete (17) personas, incluyendo el presidente de
la División, o a quien él designe, que servirá como presidente de la comisión.

Inciso 8. Votación: La votación sobre todos los asuntos presentados a consi-


deración del congreso será por viva voz, a menos que la mayoría de los delegados
presentes soliciten otra manera de votación. Solo se computará el voto de los
delegados que estén presentes físicamente en el momento de la votación.
No se aceptarán, en ningún caso, votos por poder.

A RTÍCULO VI–R EPRESENTACIÓN

Inciso 1. Delegados regulares: Los delegados regulares al congreso


serán acreditados por las iglesias organizadas de la Unión sobre la base de
uno por cada iglesia organizada, y uno adicional por cada (número) miembros
o fracción mayor que la mitad.

Inciso 2. Delegados generales: Los delegados generales de la Unión de


Iglesias serán:
a. Los miembros de la Junta Directiva de esta Unión de Iglesias.
b. Los miembros de las juntas directivas de la Asociación General
y de la División Sudamericana que estén presentes en cualquier
congreso de esta Unión de Iglesias. El número de estos delega-
dos no puede exceder al diez por ciento (10%) de los delegados
regulares.
c. Otras personas del equipo de la Unión de Iglesias y representantes
de las instituciones de la Unión de Iglesias, propuestas por la Junta
Directiva de la Unión de Iglesias y aceptadas por los delegados en
sesión. El número de tales delegados no puede exceder el diez por
ciento (10%) de los delegados regulares mencionados más arriba.
d. Todos los ministros ordenados y licenciados, así como los misio-

228
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
neros credenciados y colportores con credencial misionera, que
tengan credencial expedida por la Unión de Iglesias.
e. Otras personas recomendadas por la Junta Directiva y aceptadas
por los delegados en sesión.

Inciso 3. Todos los delegados nombrados para representar a los miem-


bros de esta Unión de Iglesias, en todas y cualquiera de las reuniones cons-
tituyentes, serán miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el
territorio de la Unión de Iglesias, en plena comunión.

A RTÍCULO VII–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. La Junta Directiva constará de no más que (número) miembros,


el número será determinado por la Junta Directiva de la División Sudame-
ricana. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la Unión
de Iglesias serán miembros ex officio, mientras que los otros miembros serán
elegidos por el congreso regular de la Unión de Iglesias. Los oficiales de la
División Sudamericana y de la Asociación General de los Adventistas del
Séptimo Día son miembros ex officio de la Junta Directiva de la Unión de
Iglesias en adición al número arriba mencionado. Sin embargo, su número,
para los efectos de conteo de votos, no podrá sobrepasar el diez por ciento
(10%) de los miembros de la Junta Directiva presentes.

Inciso 2. Durante los intervalos entre congresos de esta Unión de Iglesias, la


Junta Directiva tendrá poder administrativo, con autoridad para nombrar comi-
siones, tales como una comisión administrativa, con sus términos de referencia,
para conceder, suspender y cancelar credenciales y licencias, y para llenar para
el período presente cualquier vacante que pudiera ocurrir por muerte, renuncia,
destitución o cualquier otro motivo (ver Artículo VII, Inciso 7), en su Junta Di-
rectiva, sus comisiones, sus departamentos, sus servicios o en los cargos electivos
nombrados por la Unión. En el caso de un director general de institución médica,
bajo cualquier circunstancia, se hará en consulta con la División. Los cargos
de presidente de la Unión de Iglesias, así como los del secretario ejecutivo
y el tesorero/CFO son siempre llenados por voto de la Junta Directiva de
la División. La cancelación de credenciales o el nombramiento de vacantes de
la Junta Directiva de la Unión de Iglesias requerirá el consentimiento, escrito

229
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

o de otra manera, de dos tercios (2/3) de los miembros de la Junta Directiva.

Inciso 3. La Junta Directiva, incluyendo al presidente, tendrá poder para


tramitar todas las operaciones administrativas y denominacionales que sean
necesarias para lograr sus fines, siempre que estén en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos. Constituirán quorum (número) miembros de la Junta
Directiva de la Unión de Iglesias, incluyendo al presidente.

Inciso 4. El presidente puede convocar sesiones de la Junta Directiva en


cualquier tiempo y lugar, o, en su ausencia, eso puede ser hecho por la persona
nombrada por la Junta Directiva de la Unión de Iglesias para reemplazar al
presidente. Si el presidente está ausente del campo y no ha sido nombrado nadie
para reemplazarlo, tales sesiones pueden ser convocadas por el secretario ejecutivo
a pedido escrito de cualquiera de los (número) miembros de la Junta Directiva.

Inciso 5. Presencia en las reuniones: Donde la ley local lo permita, los


miembros de la Junta Directiva pueden participar de las reuniones por
medio de videoconferencias o comunicaciones similares, donde todos los
participantes se escuchen unos a otros al mismo tiempo; de este modo, la
participación constituirá presencia personal en las reuniones.

Inciso 6. Convocatoria de las reuniones: La convocatoria a las reunio-


nes, en cuanto a fecha, lugar y cualquier otro requerimiento indicado por
este Reglamento Interno, será notificada a todos los miembros de manera
razonable con un mínimo de 24 horas de anticipación a la reunión, si ella se
realiza por videoconferencia o comunicaciones similares, o con un mínimo
de 48 horas si fuera presencial.

Inciso 7. Destituciones: La Junta Directiva podrá exonerar, o destituir, o


substituir a las personas electas o nombradas por un Congreso o por la Junta
Directiva. Las principales causas para destituir a una persona que haya sido electa/
nombrada deben incluir, pero no limitarse a: 1) incompetencia; 2) persistencia en
no cooperar con la autoridad debidamente constituida en asuntos sustanciales o
ítems relevantes de los reglamentos denominacionales; 3) acciones que puedan
estar sujetas a disciplina eclesiástica, de acuerdo con el Manual de la iglesia; 4)
dejar de estar en plena comunión como miembro de la Iglesia Adventista del Sép-
timo Día; 5) hurto o fraude; o 6) convicción o confesión de culpa por un crímen.

230
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
A RTÍCULO VIII–A DMINISTRADORES Y SUS DEBERES
Inciso 1. Administradores: Los administradores de esta Unión de Igle-
sias serán un presidente, un secretario ejecutivo y un tesorero/CFO. La
Secretaría y la Tesorería pueden ser acumuladas por la misma persona, que se
conocerá como secretario-tesorero. Los administradores deben llevar adelante
la Obra en consulta mutua, conforme con los planes, reglamentos y progra-
mas votados por el Congreso o por las Juntas Directivas de la División y
de la Unión de Iglesias. Estos planes, reglamentos y programas deben estar
en armonía con las doctrinas y los acuerdos adoptados y aprobados por la
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día en sus congresos
quinquenales.
Los administradores de la Unión de Iglesias serán nombrados por el
concilio quinquenal o por el Concilio Anual de la División, y ocuparán sus
cargos hasta que sus sucesores sean nombrados y se presenten a ocupar sus
puestos. En caso de quedar vacantes tales posiciones, serán llenadas por
voto de la Junta Directiva de la División.
a. Presidente: El presidente será un ministro ordenado de experiencia.
Es el primer administrador, y es responsable ante la Junta Directiva
de la Unión de Iglesias en consulta con el secretario ejecutivo y el
tesorero/CFO. Presidirá las sesiones del congreso y de la Junta Di-
rectiva de la Unión de Iglesias, y trabajará en favor de los intereses
generales de la Unión de Iglesias, en conformidad con lo determina-
do por el congreso y por la Junta Directiva. En su liderazgo cumplirá
y hará cumplir los Reglamentos eclesiástico-administrativos de la
División Sudamericana y de la Asociación General de los Adventis-
tas del Séptimo Día. Trabajará en armonía con la Junta Directiva
de la División y en estrecho consejo con sus administradores.
Cuando el presidente de la Unión de Iglesias tenga que ausentarse del campo
por largos períodos de tiempo, la Junta Directiva de la Unión de Iglesias estará
autorizada, en consejo con los oficiales de la División, para nombrar una persona
que actúe como presidente durante tales ausencias.
b. Secretario ejecutivo: El secretario ejecutivo, asociado con el pre-
sidente como un oficial ejecutivo, servirá bajo la dirección de la
Junta Directiva y actuará como vicepresidente de la misma. El
secretario ejecutivo es responsable ante la Junta Directiva de la
Unión de Iglesias, en consulta con el presidente. Debe mantener y

231
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

guardar las actas de las reuniones de la Junta Directiva, y proveer


copias de las tales a todos los miembros de la Junta Directiva y a
los oficiales de la División Sudamericana. El secretario ejecutivo
también es responsable de proveer la información que sea pedida
por el presidente o por la Junta Directiva de la Unión o de la Divi-
sión; y desempeñará todos los otros deberes inherentes a su cargo.
c. Tesorero/CFO: El tesorero/CFO, asociado con el presidente como
un oficial ejecutivo, servirá bajo la dirección de la Junta Directiva.
Será responsable ante la Junta Directiva de la Unión de Iglesias
después de consultar con el presidente. El tesorero/CFO será res-
ponsable de imprimir la debida dirección financiera a la organi-
zación, lo cual incluye, pero no se limita a, recibir, salvaguardar
y distribuir todos los fondos en armonía con los votos de la Junta
Directiva; y enviará a la División/Asociación General, en tiempo
y forma, todos los fondos requeridos en armonía con el reglamen-
to de la División, y proveerá al presidente y a la Junta Directiva
toda la información financiera que le sea solicitada. También será
responsable de enviar copias de los balances y estados financieros
a los administradores de la División Sudamericana.

Inciso 2. Otros oficiales: Otras personas pueden servir como oficiales de


la Unión de Iglesias, tales como vicepresidente, secretario asociado y tesorero
asociado.

A RTÍCULO IX–DEPARTAMENTOS, SERVICIOS E INSTITUCIONES

Inciso 1. Esta Unión de Iglesias puede crear departamentos, a semejanza de


la Asociación General y/o División Sudamericana, tales y como el desarrollo de
la Obra lo requiera. Los secretarios de los departamentos trabajarán bajo la
dirección de la Junta Directiva de la Unión de Iglesias y del presidente, y
servirán como consejeros y promotores en su relación con el campo.

Inciso 2. En cada congreso regular de esta Unión de Iglesias, los delegados


nombrarán o elegirán a los síndicos o fideicomisarios de todos los cuerpos cor-
porativos conectados con esta organización, tal y como sea requerido por los
estatutos que gobiernan a cada una.

232
Modelos de Estatutos
EstatutosyyReglamento
Reglamentointerno
internopara
paralas
lasUniones,
Uniones... D
Asociaciones y Misiones

Inciso 3. Esta Unión de Iglesias empleará comisiones, secretarios ejecutivos,


tesoreros/CFO, agentes, ministros, obreros pioneros y otras personas, y distri-
buirá a sus obreros tal como sea necesario para ejecutar su obra efectivamente.

A RTÍCULO X–FINANZAS

Inciso 1. Los fondos de la iglesia manejados por esta Unión de Iglesias


serán:
a. La parte del diezmo indicada en los Reglamentos eclesiástico-ad-
ministrativos recibido de sus respectivas iglesias y grupos.
b. Las subvenciones de la División Sudamericana o de la Asociación
General de los Adventistas del Séptimo Día.
c. Las donaciones y los fondos especiales.

Inciso 2. La Junta Directiva de esta Unión de Iglesias someterá anual-


mente a la División Sudamericana los balances de entradas y fondos y una
estimación de los gastos operativos y de las entradas para el siguiente año
para todas las organizaciones dentro de su territorio.

Inciso 3. El porcentaje de los diezmos y todos los otros fondos destina-


dos para uso de esta Unión de Iglesias serán utilizados en armonía con los
Reglamentos Eclesiástico-administrativos de la División Sudamericana de
la Asociación General. El uso de las donaciones recibidas deberá estar en
armonía con el deseo específico de los donantes y con la reglamentaciones
gubernamentales. El diezmo será compartido con la División sobre por-
centajes fijos, de acuerdo con la escala votada por la Junta Directiva de la
División, y con los porcentajes votados por el Concilio Anual de la Junta
Directiva de la Asociación General. Esta Unión-misión de Iglesias enviará a
la División Sudamericana el porcentaje específico de diezmo, los porcentajes
para el fondo de retiro de los obreros, tal como sea decidido por la Junta
Directiva de la División, y todas las ofrendas misioneras.

Inciso 4. Salvaguardia de los fondos: Todos los ingresos y fondos serán


resguardados en armonía con los reglamentos financieros de la División,
y depositados a nombre de la Unión (nombre) de Iglesias Adventistas del
Séptimo Día, en cuentas bancarias regulares o especiales, o en instituciones

233
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

de ahorro, de acuerdo con lo que determine la Junta Directiva, que serán


movidos solamente por las personas autorizadas por acuerdo de la Junta
Directiva y bajo su control.

Inciso 5. Fondos depositados en la División: Los fondos de la Unión de


Iglesias destinados a proyectos o planes mayores estarán depositados en la
División como fondos en custodia hasta que se necesiten para cumplir con
el propósito definido de cada uno.

A RTÍCULO XI–COMISIÓN DE AUDIT

La Junta Directiva nombrará anualmente una Comisión de Audit, referente


a la manutención de los obreros, formada por un oficial de la División, o uno o
más representantes nombrados por la Junta de la División, más los administra-
dores de la Unión de Iglesias, para fijar el porcentaje del FMR y el presupuesto de
viajes para cada misionero para el año siguiente. Todos los registros contables
de la Unión de Iglesias serán auditados, por lo menos una vez al año, por
el Servicio de Auditoría de la Asociación General. Los registros financie-
ros-contables de la Unión de Iglesias y de cualquiera de sus organizaciones
subsidiarias, agencias, o instituciones estarán siempre a disposición de dicho
Servicio.

A RTÍCULO XII–INDEMNIZACIÓN

Inciso 1. La Unión de Iglesias indemnizará, hasta donde lo permita la ley, a


cualquier persona que haya sido, sea o esté a punto de ser sujeto pasivo en una
demanda, litigio, acción, reclamo o juicio, concluidos o en curso, ya sea civil o
criminal, fiscal, previsional, administrativo o investigativo, al ser o haber sido
miembro de la Junta Directiva de la Unión, o por ser o haber sido uno de sus
administradores, obreros, representantes o apoderados, contra todos los gastos
(incluyendo los honorarios de abogados), juicios, multas y sumas pagadas como
arreglo final en que haya incurrido de hecho en conexión con tales demandas,
litigios o procesos, siempre y cuando haya actuado de buena fe y, en alguna
manera, creyó estar a favor (no en contra) de los mejores intereses de la Unión, y
cuando, con respecto a cualquier acción o procedimiento penal, no haya evidencia

234
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
para creer que su conducta fue negligente, dolosa o ilegal. No tendrá derecho
de reembolso en el caso de asuntos en los cuales haya sido juzgado responsable
ante la Unión por negligencia o mala conducta en el desempeño de sus deberes.

Inciso 2. Este derecho de indemnización será adicional, y no exclusivo, a


todos los demás derechos que le puedan corresponder al miembro de la Junta
Directiva, administrador o director de departamento de la Unión de Iglesias.
(Nota: Este derecho indemnización puede ser ampliado o restringido en confor-
midad con la ley o conforme a lo adoptado por los constituyentes.)

A RTÍCULO XIII–DISOLUCIÓN Y DISPOSICIÓN DE ACTIVOS

Esta Unión de Iglesias puede ser disuelta sólo por voto de la Junta
Directiva de la División. En caso de disolución de esta Unión de Iglesias,
todos los activos remanentes, después de satisfechas todas las obligaciones,
se transferirán a una entidad legal autorizada por la División Sudamericana
de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo día.

A RTÍCULO XIV–ENMIENDAS
Este reglamento interno de la Unión de Iglesias puede ser enmendado
o revisado por el voto mayoritario de la Junta Directiva de la División
Sudamericana, con tal de que tales enmiendas estén en armonía con la
Constitución de la Asociación General y el libro Reglamentos eclesiásti-
co-administrativos de la División Sudamericana de la Asociación Gene-
ral de los Adventistas del Séptimo Día, y con el espíritu del Modelo de
Reglamento Interno para la Uniones de Iglesias. Sin embargo, aquellas
porciones de este reglamento interno que son esenciales para la unidad de
la iglesia mundial, y que aparecen en letra negrita, sólo serán enmendadas
o revisadas de tiempo en tiempo por la Junta Directiva de la División
Sudamericana por voto con simple mayoría con el fin de ajustarlas a los
cambios en el Modelo de Reglamento Interno para las Uniones de Iglesias
tal como haya sido votado por la Junta Directiva de la Asociación General
en sus reuniones anuales.

235
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

D 20 ESTATUTOS Y R EGLAMENTO INTERNO PARA


LAS A SOCIACIONES

D 20 05 Estatutos y Reglamento Interno para una Asociación–Este


modelo de Estatutos y Reglamento Interno deberá ser adoptado por las Asocia-
ciones de la División Sudamericana.
Las secciones que aparecen en letra negrita son esenciales para la unidad
de la iglesia mundial y deberán ser incluidas en los Estatutos y Reglamento
Interno de todas las Asociaciones. Las otras secciones pueden ser modifi-
cadas, según se establece en el Artículo XIV del modelo de Reglamento
Interno, siempre y cuando las enmiendas continúen estando en armonía
con las provisiones de este modelo. Este modelo de Estatutos y Reglamento
Interno puede ser enmendado únicamente por voto de la Junta Directiva de
la Asociación General, en cualquiera de sus concilios anuales o por la Junta
Directiva Plenaria de la División.

Estatutos de la Asociación (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–NOMBRE
Esta entidad religiosa se denominará “ASOCIACIÓN (NOMBRE)
DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA”, en adelante
llamada Asociación, y será regida y administrada denominacionalmen-
te por estos Estatutos y su Reglamento Interno y por los Reglamentos
eclesiástico-administrativos.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de esta Asociación es llamar a todas las personas a que sean


discípulos de Jesucristo, proclamar el evangelio eterno en el contexto de
los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis 14:6-12), y preparar al mundo
para el pronto regreso de Cristo.

236
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
A RTÍCULO III–VÍNCULOS Y UNIDAD ECLESIÁSTICOS
Inciso 1. Vínculos eclesiásticos: La Asociación está subordinada y forma
parte de la Unión (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, en
adelante nombrada de Unión, que a la vez es parte de la División Sudame-
ricana, que es la entidad con jurisdicción denominacional regional de la
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, la cual es la Or-
ganización mundial central y rectora de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, en adelante llamadas División y Asociación General.

Inciso 2. Unidad eclesiástica: La Asociación llevará adelante la misión de


la iglesia en armonía con las doctrinas, los programas y las iniciativas adop-
tadas y aprobadas por la Asociación General en sus congresos y/o concilios,
por la Junta Directiva de la División y de la Unión. Las decisiones, los votos,
los reglamentos, los métodos, los actos, las prácticas y los procedimientos
de esta Asociación estarán en armonía con las Creencias Fundamentales,
con los Reglamentos eclesiástico-administrativos y las resoluciones y los
procedimientos de la Unión, División y Asociación General.

A RTÍCULO IV–TERRITORIO GEOGRÁFICO


Territorio: El territorio de la Asociación estará formado por: (especificar
el territorio)

A RTÍCULO V–MIEMBROS/CONSTITUYENTES

Inciso 1. Miembros de la Asociación: Los miembros/constituyentes


de la Asociación serán las iglesias organizadas o que se organicen en el
territorio de su jurisdicción, que fueron o serán formalmente aceptadas
como miembros de la confraternidad de las iglesias de la Asociación, por
el voto de los delegados reunidos en Congreso, ordinario o extraordinario,
debidamente convocado.

Inciso 2. Formación de las Asociaciones: La Asociación es, de conformi-


dad con el Manual de la iglesia, la entidad eclesiástico-administrativa con

237
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

jurisdicción en el territorio que le asigne la Junta Directiva de la Unión, y


está formada por las iglesias organizadas y grupos de miembros existentes
en su territorio.

A RTÍCULO VI–R EGLAMENTO INTERNO

El cuerpo de delegados con voz y voto en los congresos de la Asociación


podrá establecer el Reglamento Interno o enmendar sus disposiciones, siem-
pre que éstas estén de acuerdo con este Estatuto y el modelo de Reglamento
Interno aprobado por la División.

A RTÍCULO VII–DISOLUCIÓN Y DISPOSICIÓN DE LOS ACTIVOS

Disolución y disposición de los activos: La Asociación únicamente podrá


ser disuelta por recomendación de la Junta Directiva Plenaria de la Unión,
por el voto de dos terceras (2/3) partes de los delegados presentes, con
derecho a voto, en un congreso extraordinario de la Asociación, debida-
mente convocado y en conformidad con lo dispuesto por los Reglamentos
eclesiástico-administrativos. Los activos remanentes, después de satisfechas
todas las obligaciones, serán destinados a una entidad legal indicada por
la Unión y aprobada por la División.

A RTÍCULO VIII–ENMIENDAS

El texto con letra negrita de estos Estatutos únicamente podrá ser en-
mendado para adaptarlo al modelo de Estatutos para Asociaciones apro-
bado por la Asociación General.
Esas enmiendas serán adoptadas en los Estatutos de la Asociación por voto
de la mayoría simple (salvo que la ley local requiera mayoría superior) de de-
legados presentes y votantes de un Congreso de la Asociación. La Asociación
puede corregir el texto que no estuviera en letra negrita en los Estatutos, de
tiempo en tiempo, en el Congreso de la Asociación, siempre que esos cambios
estén en armonía con el espíritu y el propósito del modelo de Estatutos. Esas
correcciones requerirán voto afirmativo de las dos terceras partes (2/3) de los

238
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
delegados presentes y con derecho a voto. La Junta Directiva de la Asociación
puede recomendar a la Asociación General, a través de la Unión-Asociación/
Misión y de la División, enmiendas al modelo de Estatutos.

Reglamento Interno de la Asociación (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–SEDE

La sede de la Asociación (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo


Día, a seguir siempre identificada como Asociación, desde donde se condu-
cirán los asuntos relacionados con la misión, los planes y los objetivos de la
misma, estará establecida en la ciudad de (nombre). La Junta Directiva podrá
cambiar, provisoriamente, el domicilio de la sede oficial, previa autorización
de la Unión (nombre).

A RTÍCULO II–CONGRESOS

Inciso 1. Congresos ordinarios: La Asociación celebrará el congreso


ordinario cada cuatro años, en el lugar y fecha que acordare la Junta Di-
rectiva en consejo con los administradores de la Unión. La convocatoria se
hará por una de las siguientes formas:
a. Publicándola en la Revista Adventista con, por lo menos, sesenta (60)
días de anticipación;
b. Publicándola en el boletín oficial de la Asociación con, por lo menos,
treinta (30) días de antelación;
c. Enviándola por escrito a los pastores, las iglesias y los grupos con, por
lo menos, treinta (30) días de antelación;
d. Otra forma aprobada por la Junta Directiva de la División, en el caso
de inacción o disconformidad de la Junta Directiva de la Unión;
e. La edición de la convocatoria seguirá el modelo presentado a continuación:

Publicación de convocatoria de la … Asamblea de la Asociación … para


su divulgación en la Revista Adventista

239
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

En los términos del Reglamento Interno de la ASOCIACIÓN …, queda


convocado el Congreso General Ordinario de la ASOCIACIÓN … DE LA
IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA, inscrita en … bajo nº …, para
ser realizado en los días … al … (…) de … de 20… (…), siendo su comienzo
a las … (…) del día … (…), en las dependencias de …, localizada en la calle
…, número …, en el barrio …, en …, con la finalidad de tratar los asuntos
de su competencia: 1) recibir las nuevas iglesias organizadas anteriormente a
su realización; 2) apreciar y aprobar los informes del presidente, del secretario
ejecutivo, del tesorero/CFO, de los secretarios de los departamentos y servicios
y de los administradores de las instituciones de la Asociación; 3) elegir para un
mandato de cuatro (4) años, los administradores de la Asociación, los secre-
tarios de los departamentos y servicios, los miembros de la Junta Directiva de
la Asociación; 4) aprobar alteraciones o modificaciones en los Estatutos y en
el Reglamento Interno, teniendo en cuenta las indicaciones establecidas en el
modelo aprobado por la División; 5) elaborar planes para el mejor desarrollo
de la Obra, en armonía con los reglamentos y las deliberaciones de la Unión y
División; 6) deliberar y aprobar otros asuntos propuestos por la Junta Directiva.
Presidente: _________________________
Secretario ejecutivo: _________________________
Si, después de haber sido publicada o enviada la convocatoria, surgiere un
imprevisto que motive la necesidad de cambiar el lugar o la fecha, la alteración
deberá ser acordada por la Junta Directiva en consejo con los administradores
de la Unión, y deberá ser enviada por escrito a los convocados, por medio de
carta certificada, con por lo menos diez (10) días de anticipación.

Inciso 2. Anticipación o postergación del congreso ordinario: En casos


especiales o de fuerza mayor, la Junta Directiva de la Unión, en consulta
con la División, podrá autorizar a la Junta Directiva de la Asociación a
anticipar o postergar por lo máximo de doce (12) meses la realización del
congreso ordinario. En este caso, la Asociación informará oficialmente a todas
las entidades miembro con, por lo menos, treinta (30) días de anticipación. El
período vigente quedará automáticamente reducido o prolongado por el
plazo de la anticipación o prórroga, iniciándose un nuevo período cuatrie-
nal completo a partir de la realización del congreso.

Inciso 3. Orden del día de los congresos ordinarios: Los asuntos regulares

240
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
de este congreso serán:
a. Recibir las nuevas iglesias organizadas en el cuadrienio anterior.
b. Recibir los informes del presidente, del secretario ejecutivo, del teso-
rero/CFO, de los secretarios de los departamentos y servicios y de los
administradores de las instituciones de la Asociación.
c. Elegir a los administradores, al secretario de la Asociación Mi-
nisterial, a los secretarios de los departamentos y servicios y a los
miembros de la Junta Directiva de la Asociación, éstos de acuerdo
con el Artículo VII.
d. Hacer alteraciones o modificaciones en el Estatuto y en este Re-
glamento Interno, observadas las directrices fijadas en el modelo
aprobado por la División.
e. Hacer planes para el mejor desarrollo de la actividad en armonía con
los reglamentos y las resoluciones de la Unión y División.

Inciso 4. Congreso extraordinario: La Junta Directiva de la Asociación,


previa autorización de la Unión, puede convocar un congreso extraordi-
nario en el momento y lugar que juzgue más apropiado, notificándolo de
la misma manera que un congreso ordinario, cuando:
a. La Junta Directiva lo considere necesario y lo decida por voto.
b. Sea solicitado y votado por los delegados en cualquier congreso
ordinario.
c. Sea solicitado por más de la mitad de iglesias organizadas que
componen la Asociación.
La agenda del congreso extraordinario debe ser incluida en la convocatoria.
Las decisiones de tales congresos tendrán la misma fuerza que la de los
congresos ordinarios.

Inciso 5. Convocación de congreso extraordinario por la División o la


Unión: La Junta Directiva de la Unión o de la División puede convocar,
por voto, un congreso extraordinario de la Asociación para realizarse en
cualquier tiempo y/o lugar dentro del territorio de ésta, y sus decisiones
tendrán el mismo valor que las de los congresos ordinarios.

Inciso 6. Quorum: Por lo menos el cincuenta y un por ciento (51%) de


los delegados regulares mencionados en el Artículo III, inciso 2, de este
Reglamento Interno, deberán estar presentes en la apertura de cualquier

241
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

congreso para constituir quorum suficiente para la consideración del orden


del día. Si no hubiere el quorum necesario cuando se realice la primera
llamada, una hora después se hará nueva verificación y el congreso podrá
ser abierto con, por lo menos, el treinta por ciento (30%) de los delegados
regulares. En este caso las resoluciones deberán ser tomadas por el voto
de por los menos dos tercios (2/3) de los delegados regulares y generales
presentes. Después de la declaración de apertura, los delegados presentes
constituirán quorum.

Inciso 7. Deliberación y votación: El congreso actuará a través de de-


liberaciones del plenario y de las comisiones. La votación sobre todos los
asuntos presentados a consideración del congreso observará las siguientes pautas:
a. Será pública, levantando la mano o poniéndose de pie, tal como lo indi-
que el que preside la votación, a menos que la mayoría de los delegados
presentes solicite votación secreta.
b. Solamente será computado el voto de los delegados que estén pre-
sentes físicamente en el momento de la votación. No se aceptará,
en ningún caso, voto por poder, representación, carta, consulta o
medios de comunicación electrónicos.
c. Las resoluciones serán tomadas en las sesiones plenarias por el voto
de la mayoría de los delegados presentes y en las comisiones por la
mayoría de sus integrantes, excepto los casos regulados de forma
diferente en este Reglamento Interno.

Inciso 8. Derecho a voto: Cada delegado nombrado para actuar en


nombre de los miembros de esta Asociación tendrá derecho a un (01) voto.
Ese derecho se limita al congreso para el cual fue designado como repre-
sentante de las iglesias, de la Asociación, de la Unión, de la División, de la
Asociación General y de sus instituciones.

Inciso 9. Presidencia del congreso ordinario: El presidente de la Aso-


ciación presidirá los actos de apertura e instalación del congreso ordinario
hasta el momento de la presentación de su informe cuando, por caducar su
mandato, asumirá la dirección del congreso el presidente, o el secretario
ejecutivo, o el tesorero/CFO de la Unión, o la persona que el presidente de la
Unión designe. Elegida e investida la Junta Directiva del nuevo cuatrienio,
asumirá la dirección del congreso el presidente electo o su sustituto legal.

242
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 10. Presidencia del congreso extraordinario: El presidente o,
en su ausencia, el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO de la Unión, o la
persona que el presidente de la Unión designe, ejercerá la presidencia del
congreso extraordinario.

A RTÍCULO III–DELEGADOS

Inciso 1. Delegados: El congreso de esta Asociación estará constituido


por delegados “regulares” y “generales”.

Inciso 2. Delegados regulares: Los delegados regulares al congreso serán


acreditados por las iglesias organizadas en la siguiente base:
a. Cada iglesia tendrá derecho a un delegado independientemente
de cuánta sea su feligresía, más un delegado adicional por cada
(número) miembros de iglesia, calculados para todos los efectos
sobre el número de miembros al 31 de diciembre del año anterior.
b. Los delegados deberán ser miembros activos de la iglesia y estar en
plena comunión con ella, y serán elegidos conforme lo establece el
Manual de la iglesia.
c. La Junta Directiva nombrará a los delegados regulares de la iglesia
de la Asociación, en la misma proporción de la letra a.

Inciso 3. Delegados generales: Los delegados generales de esta Asocia-


ción serán:
a. Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación.
b. Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General, Di-
visión y Unión presentes. El número de estos delegados no puede
exceder del diez por ciento (10%) de los delegados regulares.
c. Los ministros licenciados y ordenados, así como los obreros y colportores
con credencial misionera en actividad en la Asociación.
d. Otras personas del equipo de obreros de la Asociación, representantes
de las instituciones de la Asociación, la Unión y la División, localizadas
en el territorio de la Asociación, propuestas por la Junta Directiva de la
Asociación y aceptadas por el congreso. El número de estos delegados
no puede exceder el diez por ciento (10%) de los delegados regulares.

243
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 4. Requisitos para ser delegado: Todos los delegados nombrados para
representar a los miembros de esa Asociación, en todas las reuniones constitu-
yentes, serán miembros en situación regular de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, en el territorio de la Asociación y en plena comunión con la Iglesia.

Inciso 5. Conducta del delegado: Un delegado a un congreso de Aso-


ciación no es elegido simplemente para representar al campo local o a la
institución que lo nombró. Cuando está en sesión, él debe tener en mente la
Obra en su conjunto, recordando que es responsable por el bienestar de la
Obra en todos sus sectores. No es lícito que las delegaciones de una región
o de determinadas iglesias o instituciones se alíen o busquen presentar sus
votos en bloque. Ni es lícito que los delegados de un campo o institución
reivindiquen la primacía para dirigir los asuntos del congreso. Cada dele-
gado debe ser susceptible a la dirección del Espíritu Santo, y dar su voto
en armonía con sus convicciones personales.

A RTÍCULO IV–COMISIONES DEL CONGRESO

Inciso 1. Comisión Organizadora: En cada congreso ordinario de la


Asociación será nombrada la Comisión Organizadora, que será la encargada
de proponer las comisiones que funcionarán durante el mismo y estará
constituida de acuerdo con las siguientes pautas:
a. La Comisión Organizadora estará formada por:
1) Un representante laico de cada distrito.
2) El delegado general de cada institución de la Asociación, Unión y
División nombrado por las respectivas juntas directivas.
3) Representantes nombrados por los delegados generales mencio-
nados en el Artículo III, inciso 3, en la proporción de treinta por
ciento (30%) de los representantes laicos de los distritos (a.1).
b. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/
CFO de la Unión, actuará como presidente de la comisión.
c. Los administradores de la Unión, División y Asociación General
que estén presentes serán invitados a la comisión como consejeros.
d. Los miembros de la Comisión Organizadora que representen a los
distritos serán nombrados por sus respectivas delegaciones después de
la sesión de apertura del congreso, bajo la orientación del presidente

244
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
de la Asociación.
e. Los representantes de los delegados generales serán indicados por
éstos después de la sesión de apertura del congreso, bajo la direc-
ción del presidente de la Unión o su representante.

Inciso 2. Nombramiento de comisiones: La Comisión Organizadora pro-


pondrá para aprobación del congreso las siguientes comisiones de trabajo:
a. Comisión de Nombramientos.
b. Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento Interno.
c. Comisión de Planes.
d. Cualquier otra necesaria.

Inciso 3. Proposición de nombres: A los miembros de las comisiones


Organizadora y de Nombramientos es vedado proponer más de un nombre
para apreciación de la respectiva comisión, mientras los demás miembros
no lo hayan hecho.

Inciso 4. Comisión de Nombramientos: La Comisión de Nombramien-


tos estará formada por hasta veintidós (22) personas escogidas de entre los
delegados presentes, estando constituida por cincuenta por ciento (50%)
de laicos de experiencia y cincuenta por ciento (50%) de misioneros, que
representen todos los sectores de la Obra y las diferentes regiones del te-
rritorio de la Asociación, más el presidente de la Unión o su representante,
y actuará en conformidad con las siguientes pautas:
a. Los administradores, el secretario de la Asociación Ministerial,
los secretarios de los departamentos y servicios de la Asociación,
cuyos períodos de servicio expiren durante el congreso, no podrán
ser miembros de la Comisión de Nombramientos.
b. Los administradores de la Asociación General, División y Unión
presentes serán invitados a participar en la comisión en calidad de
consejeros.
c. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/
CFO de la Unión, actuará como presidente de la comisión.
d. La Comisión de Nombramientos limitará sus propuestas a los
cargos y funciones para las cuales se haya hecho provisión en el
presupuesto aprobado de la Junta Directiva.
e. Después de elegido el presidente de la Asociación, será invitado para

245
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

hacer parte de la Comisión de Nombramientos con voz pero sin voto.

Inciso 5. Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento Interno: La


comisión estará compuesta por cinco (5) a siete(7) miembros incluyendo un
administrador de la Unión y será presidida por el secretario ejecutivo de la
Asociación, o por quien él designe. Esta comisión funcionará en el periodo
administrativo del cuadrienio siguiente y hará sus informes y recomenda-
ciones a través de la Junta Directiva al siguiente congreso.

Inciso 6. Comisiones en el congreso extraordinario: En los congresos


extraordinarios el plenario deliberará sobre las comisiones que en él deberán
funcionar.

A RTÍCULO V–ELECCIONES

Inciso 1. Elecciones: El congreso ordinario de la Asociación elegirá:


a. Con mandato de cuatro años al presidente, al secretario ejecutivo,
al tesorero/CFO, al secretario de la Asociación Ministerial y a los
secretarios de los departamentos y servicios de la Asociación, los
cuales ejercerán sus cargos hasta el siguiente congreso ordinario o
hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman los cargos, a menos
que renuncien, reciban un llamado y lo acepten, o sean removidos
del cargo por la Junta Directiva de la Asociación o por un congreso
extraordinario.
b. A los miembros de la Junta Directiva de conformidad con el
Artículo VII.

Inciso 2. Procedimiento de las elecciones: La Comisión de Nombramien-


tos propondrá al congreso una lista sugerente con un sólo nombre para cada
uno de los distintos cargos. El congreso decidirá entonces acerca de los nombres
presentados. La comisión puede presentar informes parciales, o un informe total.

Inciso 3. Objeciones al informe: Las objeciones al informe de la Comi-


sión de Nombramientos no deben basarse en preferencias personales o en
la creencia de que hay otro nombre mejor para una determinada posición.
Pero, si un delegado tiene objeciones que inhabiliten a una persona para

246
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
el cargo propuesto, tiene el deber moral de solicitar que el informe vuelva
a la comisión, sin mencionar en público a quién afectan sus objeciones.

Inciso 4. Pedido que vuelva el informe a la comisión: El pedido para


que el informe vuelva a la comisión se aceptará sin discusión en la primera
presentación. Si la comisión ratifica su propuesta y algún delegado solicita
que vuelva otra vez a la comisión, se necesitará la aprobación del congreso
para devolverlo.

Inciso 5. Elección por mayoría: Los nombres propuestos por la Comisión


de Nombramientos se considerarán elegidos por mayoría simple de votos de los
delegados presentes.

A RTÍCULO VI–IGLESIAS, GRUPOS Y FELIGRESÍA

Inciso 1. Iglesias organizadas y grupos: La iglesia organizada o grupo


de creyentes es la entidad eclesiástica constituida por personas que acepta-
ron las creencias, la administración y las normas de conducta de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, las mismas que claramente están explicadas
en las Sagradas Escrituras y en el Manual de la iglesia, fueron bautizadas
por inmersión o aceptadas por profesión de fe y continúan viviendo en
plena comunión con las normas y creencias fundamentales de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día.

Inciso 2. Iglesia de la Asociación: Los grupos existentes en el territorio,


mientras no sean organizados en iglesias y los miembros aislados, formarán
la iglesia de la Asociación.

A RTÍCULO VII–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. Miembros de la Junta Directiva: La Junta Directiva de la


Asociación será elegida en su congreso ordinario y estará formada por
miembros “ex officio” y “electivos”.

Inciso 2. Miembros ex officio: Los miembros ex officio serán:

247
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la


Asociación.
b. El secretario de la Asociación Ministerial y los secretarios de los
departamentos y servicios.
c. Un administrador de cada una de las instituciones de la Asociación.
d. El primer administrador de cada una de las instituciones de la
Unión y División localizadas en el territorio de la Asociación.
e. Los asociados/asistentes de los administradores de la Asociación.
f. El abogado general de la Asociación.

Inciso 3. Administradores de la Unión, División y Asociación General:


Los administradores de la Unión, División y Asociación General son miem-
bros ex officio de la Junta Directiva de la Asociación en adición al número
arriba mencionado; sin embargo, su número, para los efectos de conteo
de votos, no podrá sobrepasar el diez por ciento (10%) de los miembros
presentes de la Junta Directiva. El diez por ciento (10%) de los miembros
ex officio es un grupo distinto al diez por ciento (10%) de los miembros
invitados eventualmente (B 25 25 S, punto 2).

Inciso 4. Miembros electivos: Los miembros electivos nombrados por el


congreso ordinario con un mandato de dos (2) años, pudiendo ser renovable
para dos (2) años más, serán rotativos y escogidos entre miembros de iglesia
de experiencia y obreros que representen todos los sectores de actividad
de la Asociación, en la proporción de 50% de laicos y 50% de obreros, y
su número no podrá ser mayor que el número de los miembros ex officio.
Mantendrán su cargo hasta que sus sucesores sean elegidos y los asuman,
a menos que renuncien, reciban un llamado y lo acepten o sean removidos
del cargo por la Junta Directiva o un congreso extraordinario.

Inciso 5. Autoridad delegada: El congreso delega autoridad a la Junta


Directiva de la Asociación para que actúe en su nombre en los intervalos
entre congresos ordinarios, inclusive para reemplazar, sustituir o destituir
a los administradores, al secretario de la Asociación Ministerial, a los se-
cretarios de los departamentos y servicios y a los miembros de las juntas
directivas de la Asociación y de sus instituciones, sean éstos elegidos o
nombrados por el congreso o nombrados por la Junta Directiva (ver Artí-
culo VII, Inciso 9).

248
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 6. Nombramientos: La Junta Directiva nombrará, en una sesión
plenaria realizada dentro de los seis (6) meses posteriores al congreso ordinario y
preferiblemente con la presencia de por lo menos un administrador de la Unión,
y con mandato de dos años (2), a los administradores asociados o asistentes que
fueren necesarios, de acuerdo con el Artículo VIII, inciso 5; a las juntas directivas
de las instituciones de la Asociación y a los administradores de cada una de ellas.

Inciso 7. Autoridad administrativa: La Junta Directiva tendrá plena au-


toridad administrativa para:
a. Llenar para el período corriente cualquier vacante que pudiera
ocurrir en su Junta Directiva, en la administración, las comisiones,
los departamentos, los servicios o en los cargos de sus instituciones,
por término de mandato, muerte, renuncia u otras causas.
b. Nombrar las comisiones que fueren necesarias, incluyendo la comisión
interna, definiendo sus atribuciones.
c. Nombrar a los miembros electivos de la Junta Directiva por término
de sus mandatos de dos (2) años.
d. Nombrar a los asociados/asistentes de los administradores de la Asocia-
ción, a los administradores de las instituciones y las respectivas juntas
directivas, con mandato de dos (2) años.
e. Conceder, suspender y cancelar credenciales y licencias. Para eso nom-
brará una Comisión de Credenciales y Licencias que estará compuesta
por ministros ordenados de experiencia, teniendo siete (7) miembros.
f. Deliberar sobre la admisión o exclusión de misioneros y autorizar el
empleo del personal que fuere necesario.
g. Proponer al congreso las alteraciones y/o modificaciones recomen-
dadas por la Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento
Interno en armonía con el modelo aprobado por la División.
h. Formular el Reglamento Interno para sus instituciones y el Estatuto de
su(s) entidad(es) legal(es), en armonía con el modelo aprobado por la
División.
i. Convocar congresos o postergarlos de acuerdo con este reglamento.
j. Reconocer los impedimentos temporarios del presidente.
k. Aprobar el presupuesto de la Asociación y enviar una copia a la Unión
y a la División.
l. Aprobar el presupuesto de las instituciones y autorizar eventuales alte-
raciones, enviando copia a la División.

249
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

m. Crear en consejo con la Unión, nuevos departamentos y servicios,


nombrando sus responsables y definiendo sus atribuciones.
n. Deliberar sobre la oportunidad del gravamen o alienación de bienes
inmuebles de uso de la Asociación por parte de los procuradores de la
entidad legal.
o. Autorizar la solicitud de préstamos, contratación de financiamien-
tos, apertura de créditos o constitución de hipotecas por parte de los
administradores o procuradores de la entidad legal, conforme con lo
regulado por el inciso 8.
p. Analizar la redacción original del Estatuto de su(s) institución(es),
con personería jurídica propia, y sus posteriores alteraciones o
modificaciones, solicitando la debida aprobación por la División.
q. Deliberar y ordenar sobre cualquier asunto y tramitar todas las opera-
ciones administrativas que sean necesarias para lograr sus fines, siempre
que estén en armonía con los Reglamentos eclesiástico-administrativos y
los votos generales tomados por la Junta Directiva de la Unión o de la
División, incluyendo la facultad de autorizar, conceder y revocar poderes.
r. Votar temas de la Iglesia de la Asociación.
s. Definir la estrategia misionera de la Asociación en armonía con el plan
general de la iglesia.

Inciso 8. Autorización para solicitar préstamos, contratar financiamien-


tos o constituir hipotecas. La Junta Directiva solamente podrá deliberar sobre
la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos, apertura de créditos
o constitución de hipotecas por parte de los administradores o procuradores de
entidades legales, después de previa y expresa aprobación de la operación por la
División, de acuerdo con lo previsto en S 20 25.

Inciso 9. Destituciones: La Junta Directiva podrá separar o destituir a


personas elegidas en un congreso o por la Junta Directiva. Las principales
causas para destituir a una persona que haya sido electa/nombrada deben
incluir, pero no limitarse a: 1) incompetencia; 2) persistencia en no coo-
perar con la autoridad debidamente constituida en asuntos sustanciales
o ítems relevantes de los reglamentos denominacionales; 3) acciones que
puedan estar sujetas a disciplina eclesiástica, de acuerdo con el Manual de
la iglesia; 4) dejar de estar en plena comunión como miembro de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día; 5) hurto o fraude; o 6) convicción o confesión

250
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
de culpa por un crímen. El presidente de la Asociación solamente podrá
ser destituido, sustituido o reemplazado por voto de la Junta Directiva
presidida por el presidente de la Unión o, en su ausencia, por uno de los
administradores de la Unión.

Inciso 10. Mandato del personal elegido o nombrado por la Junta Di-
rectiva: Los administradores de las instituciones y los miembros de sus juntas
directivas, los miembros electivos de la Junta Directiva de la Asociación, y los
asociados/asistentes de la administración que sean nombrados o elegidos en la
sesión plenaria de la Junta Directiva de la Asociación a mitad del período, man-
tendrán su cargo hasta el siguiente congreso ordinario o hasta que sus sucesores
sean nombrados o elegidos y asuman sus cargos, a menos que renuncien, reciban
un llamado y lo acepten o sean removidos del cargo por la Junta Directiva o por
un congreso extraordinario.

Inciso 11. Sesiones de la Junta Directiva: La Junta Directiva puede autorizar:


a. Reuniones regulares: En cualquier fecha y lugar que estime conveniente,
contando con el quorum mínimo.
b. Sesiones plenarias: Pudiéndose realizar dos veces al año. La reunión
plenaria de fin de año, denominada Concilio Anual, contará con la
convocatoria de todos los integrantes de la Junta Directiva.

Inciso 12. Sesiones extraordinarias de la Junta Directiva: El presidente


puede convocar sesiones extraordinarias de la Junta Directiva en cualquier tiem-
po y lugar. Si el presidente está ausente, el secretario ejecutivo podrá convocar
una reunión extraordinaria a pedido escrito de la mayoría de los miembros,
salvo para apreciar los casos previstos en las líneas “a”, “c” y “d” del inciso 7.

Inciso 13. Quorum: Siete (7) miembros de la Junta Directiva constituirán


quorum, debiendo en este caso tomar las decisiones por unanimidad. En las
sesiones en que haya un número superior al quorum mínimo, las decisiones
serán tomadas por mayoría con el mínimo de siete (7) votos favorables, ex-
cepto en los casos específicos mencionados en este reglamento.

Inciso 14. Quorum especial: Será requerido el consentimiento de la


mayoría absoluta de los miembros de la Junta Directiva para la declaración
de voto que se refiera a la suspensión o cancelación de credenciales y licen-

251
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

cias y/o para destituir, sustituir o reemplazar de sus cargos a los elegidos
o nombrados bajo las provisiones del Artículo II, inciso 3, línea “c”, y el
Artículo V, inciso 1, de este Reglamento Interno.

A RTÍCULO VIII–A DMINISTRADORES Y SUS DEBERES

Inciso 1. Administradores: La Asociación tendrá tres administradores:


un presidente, un secretario ejecutivo y un tesorero/CFO. La Secretaría y la
Tesorería pueden ser acumuladas por la misma persona, que se conocerá como
secretario-tesorero. Los administradores deben llevar adelante la Obra en
consulta mutua, conforme a los planes, reglamentos y programas votados
por la Junta Directiva de la Unión, por el congreso y/o por la Junta Direc-
tiva de la Asociación. Estos planes, reglamentos y programas deben estar
en armonía con las doctrinas y los acuerdos adoptados y aprobados por la
División y por la Asociación General.

Inciso 2. Atribuciones del presidente: El presidente de la Asociación


será un ministro ordenado de experiencia. Es el primer administrador, el
representante oficial responsable por mantener el tono espiritual en toda la
Asociación. Es responsable ante la Junta Directiva de la Unión, de la Junta
Directiva y el congreso de la Asociación en consulta y juntamente con el
secretario ejecutivo y el tesorero/CFO. Presidirá las sesiones del congreso
y las de la Junta Directiva, y trabajará en favor de los intereses generales de
la Asociación, en conformidad con lo determinado por el congreso y por la
Junta Directiva. En su liderazgo cumplirá y hará cumplir los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División y de la Asociación General.
Trabajará en armonía con la Junta Directiva de la Unión y en estrecho
consejo con sus administradores. Desempeñará otros deberes inherentes
al cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 3. Atribuciones del secretario ejecutivo: El secretario ejecutivo


servirá bajo la dirección de la Junta Directiva de la Asociación y actuará
como vicepresidente de la misma sustituyendo al presidente en sus impe-
dimentos temporarios reconocidos por la Junta Directiva. El secretario
ejecutivo es responsable ante la Junta Directiva de la Unión y la Junta
Directiva y el congreso de la Asociación, en consulta y juntamente con

252
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
el presidente y el tesorero/CFO. Preparará la agenda para las sesiones de
la Junta Directiva y del congreso de la Asociación, así como los informes
estadísticos que le sean requeridos. Coordinará la redacción y conservación
de las actas de los congresos de la Asociación y de las sesiones de la Junta
Directiva, y enviará copia de éstas a los miembros y a los administradores
de la Unión. Presidirá la Comisión Permanente de Estatutos y Reglamento
Interno de la Asociación y del Reglamento Interno de las instituciones.
Mantendrá un archivo con las informaciones que le puedan ser solicitadas
por el presidente o por la Junta Directiva, y desempeñará todos los otros
deberes inherentes al cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 4. Atribuciones del tesorero/CFO: El tesorero/CFO servirá bajo


la dirección de la Junta Directiva. Es responsable ante la Junta Directiva de
la Unión y de la Junta Directiva y el congreso de la Asociación, en consulta
y juntamente con el presidente y el secretario ejecutivo. Será el responsable
de imprimir la debida dirección financiera a la Asociación, lo cual incluye,
pero no se limita, a recibir, salvaguardar y distribuir todos los fondos en ar-
monía con los votos de la Junta Directiva; enviará a la Unión o División, en
tiempo y forma, todos los fondos requeridos en armonía con el reglamento
de la División; proveerá al presidente y a la Junta Directiva toda la infor-
mación que le sea solicitada. Enviará mensualmente copia de los balances y
estados financieros a los administradores de la Unión, al tesorero/CFO de
la División y al Servicio de Auditoría de la Asociación General. Preparará
y controlará el presupuesto aprobado por la Junta Directiva. Tendrá a su
cargo la contabilidad de la Asociación. Presentará informes y balances a la
Junta Directiva y al congreso, incluyendo el último certificado de auditoría
disponible, y desempeñará otros deberes inherentes al cargo o que le sean
atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 5. Otros administradores: La Junta Directiva, en consulta con la


Unión, podrá nombrar administradores asistentes, siempre y cuando haya provisión
presupuestaria y que no afecte los recursos destinados para la acción ministerial.

Inciso 6. Administradores de la entidad legal: La destitución, la susti-


tución o el reemplazo de los administradores de la Asociación resultará en
inmediata y necesaria sustitución de éstos en los cargos ocupados en las
entidades legales.

253
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO IX–DEPARTAMENTOS, SERVICIOS E INSTITUCIONES


Inciso 1. Departamentos, servicios e instituciones: La Asociación podrá
mantener administradas por la Junta Directiva, en conformidad con el Regla-
mento eclesiástico-administrativo de la iglesia:
a. La Asociación Ministerial, Departamentos y servicios.
b. Los servicios de la Agencia de Desarrollo y Recursos Asistenciales
Adventistas - ADRA.
c. Servicios de radio y televisión.
d. Instituciones educativas y de salud.
e. El Servicio Educacional Hogar y Salud - SEHS.
f. Club de Conquistadores.
g. Club de Aventureros.

Inciso 2. Estructura de los departamentos y servicios: Los departamentos


y servicios de la Asociación observarán la siguiente estructura:
a. Los departamentos de la Asociación serán organizados en armonía
con la estructura de los departamentos de la Unión y de la Divi-
sión, pero eso no significa que la Asociación deba necesariamente
duplicar, mantener y/operar todos los departamentos de éstas. La
Asociación puede crear, departamentos y servicios correspondientes a
la medida que el desarrollo de la Obra lo requiera.
b. El presidente de la Asociación es el director de todos los departamentos
y servicios.
c. Los secretarios de los departamentos y servicios trabajarán bajo la direc-
ción del presidente y de la Junta Directiva de la Asociación y servirán
como consejeros y promotores en su relación con las iglesias y grupos.

Inciso 3. Instituciones de la Asociación: Son instituciones de la Asociación


que serán administradas en conformidad con el reglamento otorgado por la
Junta Directiva: (enumerar las instituciones)

A RTÍCULO X–INGRESOS, FONDOS Y BIENES PATRIMONIALES

Inciso 1. Ingresos y fondos de la Asociación: Los ingresos y fondos de


la Asociación estarán constituidos por:

254
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
a. El diezmo de todas las iglesias, los grupos y los miembros aislados
de su territorio, y las ofrendas que le correspondan de acuerdo con
el calendario eclesiástico votado por la Unión y División.
b. Las subvenciones de la Unión y/o División.
c. Las donaciones, los legados, los intereses de los fondos de inversión y
cualquier otra donación o ingreso que pueda ser recibido.
d. Los aportes de sus instituciones.

Inciso 2. Uso de los ingresos y fondos: El porcentaje de los diezmos reci-


bidos de las iglesias, grupos y miembros aislados que están reservados para
la Asociación, como todos los ingresos y fondos, serán usados en armonía
con los Reglamentos eclesiástico-administrativos de la División. El uso de
las donaciones recibidas deberá estar en armonía con el deseo y especifi-
cación del donante. La Asociación repasará mensualmente a la Unión y
División el diezmo de los diezmos recibidos, todos los fondos misioneros
y el porcentaje del diezmo compartido para la Obra en otros campos, de
acuerdo con la escala votada por la Junta Directiva de la División.

Inciso 3. Salvaguarda de ingresos y fondos: Todos los ingresos y fondos


serán resguardados en armonía con los reglamentos financieros de la Di-
visión y depositados a nombre de la (entidad legal), en cuentas bancarias
regulares o especiales, o en instituciones de ahorro, de acuerdo con lo que
determine la Junta Directiva, y serán movidos solamente por las personas
autorizadas por acuerdo de la Junta Directiva y bajo su control.

Inciso 4. Adquisiciones de bienes: Los bienes patrimoniales comprados,


recibidos por donación o habidos por cualquier otro título, serán siempre
de propiedad de la (entidad legal), siendo formal y legalmente escriturados
y registrados a su nombre.

A RTÍCULO XI–PRESUPUESTO, REVISIÓN DE LAS ASIGNACIONES


Y REVISIÓN DE CUENTAS

Inciso 1. Presupuesto: Los administradores de la Asociación prepa-


rarán un presupuesto operativo anual en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la División, el que deberá ser sometido a la

255
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Junta Directiva para su consideración y aprobación, enviando una copia a


la Unión y a la Tesorería de la División.

Inciso 2. Comisión de revisión de presupuestos de viaje y asignaciones


para subsistencia de los misioneros: La Junta Directiva nombrará anualmente
una comisión revisora de las asignaciones para la subsistencia de los misione-
ros, formada por los administradores de la Asociación, más tres (3) a cinco (5)
miembros de la Junta Directiva, para autorizar los presupuestos de viaje y fijar
el porcentaje del FMR para cada misionero para el año siguiente. Serán miem-
bros ex officio de la comisión los administradores de las entidades superiores.
Corresponderá al administrador de mayor rango la presidencia de la comisión.

Inciso 3. Auditoría independiente: Los registros contables de la Aso-


ciación serán auditados, por lo menos una vez al año, por el Servicio de
Auditoría de la Asociación General. Los registros financiero-contables de
la Asociación o de cualquiera de sus organizaciones subsidiarias, servicios,
agencias o instituciones estarán siempre a disposición de dicho Servicio.

A RTÍCULO XII–ENTIDADES AUXILIARES

Inciso 1. Entidades con o sin personería jurídica: La Asociación puede


llevar adelante su misión a través de organizaciones subsidiarias con o sin per-
sonería jurídica.

Inciso 2. Entidades legales: La Asociación puede formar, dentro de su


territorio, entidades legales con personería jurídica sólo cuando haya ob-
tenido formal y previamente la aprobación de la División para su creación
o la redacción y modificación de los estatutos legales. (Ver D 30 05.)

A RTÍCULO XIII–PROCEDIMIENTOS LEGALES

Inciso 1. Formalidades legales: Ninguna formalidad o procedimiento


involucrando nombramiento de procuradores para apertura y movi-
miento de cuentas bancarias, contratación de operaciones financieras,
de compra, venta, gravamen de bienes patrimoniales y otras de natu-

256
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
raleza administrativa con efectos legales, podrán ser formalizadas en
el territorio de la Asociación por los apoderados de la (entidad legal)
sin previa y expresa deliberación y aprobación de Junta Directiva de la
Asociación y de la Unión.

Inciso 2. Efectos legales: Las resoluciones y decisiones formales y regu-


larmente tomadas por el congreso o Junta Directiva y demás órganos delibe-
rativos o administrativos de la Asociación, cuando tomadas con observancia
de las disposiciones de este Reglamento Interno, producirán inmediatos
y perfectos efectos administrativos, de naturaleza denominacional y ecle-
siástica, salvo las de naturaleza patrimonial, contractual u obligatorias,
las cuales tendrán plena eficacia jurídica al ser formalizadas o ratificadas
por la (entidad legal), a través de un voto de la Junta Directiva de ésta o
intervención de uno de sus apoderados con poder específico.

A RTÍCULO XIV–ENMIENDAS

Enmiendas, revisiones: Las disposiciones de este Reglamento Interno


que son esenciales para la unidad de la iglesia mundial, en este reglamento
redactadas en negrita, únicamente podrán ser enmendadas o revisadas para
ajustarlas a las modificaciones introducidas por voto de la Junta Directiva
Plenaria de la División. Las otras partes de este Reglamento Interno podrán
ser enmendadas, revisadas o revocadas de la misma manera, con la condición de
que éstas estén en armonía con el modelo del Reglamento Interno aprobado por
la Junta Directiva de la División. Tales enmiendas deberán ser propuestas por
la Junta Directiva y ser aprobadas por el voto de dos terceras (2/3) partes de
los delegados presentes y votantes en cualquier congreso de la Asociación
debidamente convocado. En la convocatoria deberá ser notificado cualquier
cambio que se proponga hacer en el Reglamento Interno.

A RTÍCULO XV–DISPOSICIONES ESPECIALES

Inciso 1. Histórico: (Colocar aquí el histórico del origen de la Asociación).

Inciso 2. Fecha de aprobación: El presente Reglamento Interno fue apro-

257
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

bado y refrendado por más de dos terceras partes (2/3) o por unanimidad de los
delegados presentes al (número) congreso general (ordinario o extraordinario)
de la Asociación (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, realizado
en (ciudad) del (fecha), y entra en vigencia a la fecha de su aprobación.

D 25 R EGLAMENTO INTERNO PARA UNA MISIÓN LOCAL

D 25 05 Reglamento Interno para una Misión local–El modelo de Re-


glamento Interno para las Misiones será otorgado por la Junta Directiva de la
Unión y estará en armonía con el modelo de la División Sudamericana.

Reglamento Interno de la Misión (nombre) de


la Iglesia Adventista del Séptimo Día

A RTÍCULO I–NOMBRE

Esta entidad religiosa se denominará “MISIÓN (NOMBRE) DE LA


IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA”, en adelante llamada Mi-
sión, será regida y administrada denominacionalmente por este Reglamento
Interno y por los Reglamentos eclesiástico-administrativos.

A RTÍCULO II–PROPÓSITO

El propósito de esta Misión es llamar a todas las personas a que sean


discípulos de Jesucristo, proclamar el evangelio eterno en el contexto de
los mensajes de los tres ángeles (Apocalipsis 14:6-12), y preparar al mundo
para el pronto regreso de Cristo.

A RTÍCULO III–VÍNCULOS Y UNIDAD ECLESIÁSTICOS

Inciso 1. Vínculos eclesiásticos: La Misión está subordinada y forma


parte de la Unión (nombre) de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que

258
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
es parte integrante de la División Sudamericana de los Adventistas del
Séptimo Día, que es la entidad con jurisdicción denominacional regional
de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, la cual es la
Organización mundial central y rectora de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, en adelante llamadas Unión, División y Asociación General.

Inciso 2. Unidad eclesiástica: La Misión llevará adelante la actividad


de la iglesia en armonía con las doctrinas, los programas y las iniciativas
adoptadas y aprobadas por la Asociación General en sus congresos y/o
concilios y por la Junta Directiva de la División y de la Unión. Las deci-
siones, los votos, los reglamentos, los métodos, los actos, las prácticas y los
procedimientos de esta Misión estarán en armonía con los Reglamentos
eclesiástico-administrativos y las resoluciones y los procedimientos de la
Unión, División y Asociación General.

A RTÍCULO IV–TERRITORIO Y SEDE ADMINISTRATIVA

Inciso 1. Territorio: El territorio de la Misión estará formado por (especificar


el territorio). Tendrá su sede administrativa en (ciudad).

Inciso 2. Traslado de sede: La Junta Directiva, previa autorización de la


Unión, podrá trasladar provisoriamente la sede a otra localidad.

A RTÍCULO V–MIEMBROS, IGLESIAS, GRUPOS Y FELIGRESÍA

Inciso 1. Formación de la Misión: La Misión es, de conformidad con el


Manual de la iglesia, la entidad eclesiástico-administrativa con jurisdicción
en el territorio que le asigne la Junta Directiva de la Unión, y está formada
por las iglesias organizadas y grupos de miembros existentes en su territorio.

Inciso 2. Miembros de la Misión: Los miembros de la Misión serán las


iglesias organizadas, o que se organizaren, en el territorio de su jurisdicción
y que fueron o sean formalmente aceptadas como miembros de la confra-
ternidad de las iglesias de la Misión, por el voto de los delegados reunidos
en cualquier congreso debidamente convocado.

259
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Inciso 3. Iglesias organizadas y grupos: La iglesia organizada o grupo


es la entidad eclesiástica constituida por personas que, habiendo aceptado
las creencias, la administración y las normas de conducta de la Iglesia Ad-
ventista del Séptimo Día, las mismas que claramente están explicadas en
las Sagradas Escrituras y en el Manual de la iglesia, fueron bautizadas por
inmersión o aceptadas por profesión de fe y continúan viviendo en plena
comunión con las normas y creencias fundamentales de la Iglesia Adventista
del Séptimo Día.

Inciso 4. Iglesia de la Misión: Los grupos existentes en el territorio,


mientras no sean organizadas en iglesias, así como los miembros aislados,
formarán la iglesia de la Misión.

A RTÍCULO VI–CONGRESOS

Inciso 1. Congresos ordinarios: La Misión celebrará el congreso ordi-


nario cada cuatro años, en el lugar y fecha que acordare la Junta Directiva
en consejo con los administradores de la Unión. La convocatoria se hará por
una de las siguientes formas:
a. Publicándola en la Revista Adventista con, por lo menos, sesenta (60)
días de anticipación.
b. Publicándola en el boletín oficial de la Misión con, por lo menos, treinta
(30) días de anticipación.
c. Enviándola por escrito a los pastores, las iglesias y los grupos con, por
lo menos, treinta (30) días de anticipación.
d. Otra forma aprobada por la Junta Directiva de la División, en el caso
de inacción o disconformidad de la Junta Directiva de la Unión.
e. La edición de la convocatoria seguirá el modelo presentado a continuación:

Publicación de convocatoria de la … Asamblea de la Misión … para su


divulgación en la Revista Adventista

En los términos del Reglamento Interno de la MISIÓN …, queda convocado


el Congreso General Ordinario de la MISIÓN … DE LA IGLESIA ADVEN-
TISTA DEL SÉPTIMO DÍA, inscrita en … bajo nº …, para ser realizada en
los días … al … (…) de … de 20… (…), siendo su comienzo a las … (…) del

260
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
día … (…), en las dependencias de …, localizada en la calle …, número …, en
el barrio …, en …, con la finalidad de tratar los asuntos de su competencia: 1)
recibir las nuevas iglesias organizadas durante el cuadrienio anterior; 2) apreciar
y aprobar los informes del presidente, del secretario ejecutivo, del tesorero/CFO,
de los secretarios de los departamentos y servicios y de los administradores de
las instituciones de la Misión; 3) elegir para un mandato de cuatro (4) años los
secretarios de los departamentos y servicios, los miembros de la Junta Directiva
de la Misión; 4) aprobar planes para el sostén propio de la Misión, los cuales
deben ser específicos y detallados para alcanzar el estatus de Asociación; 5)
deliberar y aprobar otros temas propuestos por la Junta Directiva.
Presidente: _________________________
Secretario ejecutivo: _________________________

Si, después de haber sido publicada o enviada la convocatoria, surgiere un


imprevisto que motive la necesidad de cambiar el lugar o la fecha, la alteración
deberá ser acordada por la Junta Directiva en consejo con los administradores
de la Unión, y deberá ser enviada por escrito a los convocados, por medio de
carta certificada, con por lo menos diez (10) días de anticipación.

Inciso 2. Anticipación o postergación del congreso ordinario: En casos


especiales o de fuerza mayor, la Junta Directiva Plenaria de la Unión, en
consulta con la División, podrá autorizar a la Junta Directiva de la Misión a
anticipar o postergar la realización del congreso ordinario por un máximo
de doce (12) meses. En este caso, la Misión informará oficialmente a todas
las entidades miembro con, por lo menos, treinta (30) días de anticipación.
El período vigente quedará automáticamente reducido o prolongado por
el plazo de la anticipación o prórroga, iniciándose un nuevo período cua-
trienal completo a partir de la realización del congreso.

Inciso 3. Orden del día de los congresos ordinarios: Los asuntos regulares
de este congreso serán:
a. Recibir las nuevas iglesias organizadas en el cuadrienio anterior.
b. Recibir y aprobar los informes del presidente, del secretario ejecutivo,
del tesorero/CFO, del secretario de la Asociación Ministerial, de los
secretarios de los departamentos y servicios y de los administradores
de las instituciones de la Misión.
c. Aprobar planes para el auto sostén de la Misión, los cuales deben conte-

261
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

ner pautas específicas y detalladas para alcanzar el estatus de Asociación.


d. Elegir al secretario de la Asociación Ministerial y a los secretarios
de los departamentos y servicios y a los miembros de la Junta Di-
rectiva de la Misión, de acuerdo con el Artículo X.

Inciso 4. Congresos extraordinarios: La Junta Directiva de la Misión,


previa autorización de la Unión, puede convocar un congreso extraor-
dinario en el momento y lugar que juzgue más apropiado, notificán-
dolo de la misma manera que un congreso ordinario, y las decisiones
de tales congresos tendrán la misma fuerza como las de los congresos
ordinarios cuando:
a. La Junta Directiva lo considere necesario y lo decida por voto.
b. Sea solicitado y votado por los delegados en cualquier congreso
ordinario.
c. Sea solicitado por más de la mitad de las juntas directivas de las
iglesias que componen la Misión.
La agenda del congreso extraordinario debe ser incluida en la convocatoria.

Inciso 5. Convocación de congreso extraordinario por la Unión y Divi-


sión: La Junta Directiva de la Unión o de la División podrán convocar, por
voto, un congreso extraordinario de la Misión para realizarse en cualquier
tiempo y lugar dentro del territorio de ésta, y sus decisiones tendrán el
mismo valor que las de los congresos ordinarios.

Inciso 6. Quorum: Por lo menos el cincuenta y un por ciento (51%) de


los delegados regulares mencionados en el Artículo VII, inciso 2, de este
Reglamento Interno, deberán estar presentes en la apertura de cualquier
congreso para constituir quorum suficiente para la consideración del orden
del día. Si no hubiere el quorum necesario cuando se realice la primera
llamada, una hora después se hará nueva verificación y el congreso podrá
ser abierto con, por lo menos, el treinta por ciento (30%) de los delegados
regulares. En este caso las resoluciones deberán ser tomadas por el voto
de por los menos dos tercios (2/3) de los delegados regulares y generales
presentes. Después de la declaración de apertura, los delegados presentes
constituirán quorum.

Inciso 7. Deliberación y votación: El congreso actuará a través de de-

262
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
liberaciones del plenario y de las comisiones. La votación sobre todos los
asuntos presentados a consideración del congreso observará las siguientes pautas:
a. Será pública, levantando la mano o poniéndose de pie, tal como lo indi-
que el que preside la votación, a menos que la mayoría de los delegados
presentes solicite votación secreta.
b. Solamente será computado el voto de los delegados que estén pre-
sentes físicamente en el momento de la votación. No se aceptará,
en ningún caso, voto por poder, representación, carta, consulta o
medios de comunicación electrónicos.
c. Las resoluciones serán tomadas en las sesiones plenarias por el voto
de la mayoría de los delegados presentes y en las comisiones por la
mayoría de sus integrantes, excepto los casos regulados de forma
diferente en este Reglamento Interno.

Inciso 8. Derecho a voto: Cada delegado nombrado para actuar en


nombre de los miembros de esta Misión, tendrá derecho a un (01) voto.
Ese derecho a voto se limita al congreso para el cual fue designado como
representante de las iglesias organizadas de la Misión, la Unión, la División,
la Asociación General y sus instituciones.

Inciso 9. Presidente del congreso extraordinario: El presidente o, en su


ausencia, el secretario ejecutivo o el tesorero/CFO de la Unión, o la persona
que el presidente de la Unión designe, ejercerá la presidencia del congreso
extraordinario.

A RTÍCULO VII–DELEGADOS

Inciso 1. Delegados: El congreso de esta Misión estará constituido por


delegados “regulares” y “generales”.

Inciso 2. Delegados regulares: Los delegados regulares al congreso serán


acreditados por las iglesias organizadas de la Misión en la siguiente base:
a. Cada iglesia tendrá derecho a un delegado independientemente
de cuánta sea su feligresía, más un delegado adicional por cada
(número) miembros de iglesia, calculados para todos los efectos
sobre el número de miembros al 31 de diciembre del año anterior.

263
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

b. La Junta Directiva nombrará los delegados regulares de la iglesia de la


Misión en la misma proporción del punto a.

Inciso 3. Delegados generales: Los delegados generales de la Misión serán:


a. Los miembros de la Junta Directiva de la Misión.
b. Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General, Di-
visión y de la Unión, presentes. El número de estos delegados no
puede exceder del diez por ciento (10%) de los delegados regulares.
c. Los ministros ordenados y licenciados, así como los misioneros cre-
denciados y colportores con credencial misionera, en actividad en la
Misión.
d. Otras personas del equipo de obreros de la Misión, representantes de
las instituciones de la Misión, la Unión y la División, localizadas en el
territorio de la Misión, propuestas por la Junta Directiva de la Misión
y aceptadas por el Congreso. El número de estos delegados no puede
exceder el diez por ciento (10%) de los delegados regulares.

Inciso 4. Requisitos para ser delegado: Todos los delegados nombrados


para representar a los miembros de esa Misión, en todas las reuniones cons-
tituyentes, serán miembros en situación regular de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día en el territorio de la Misión y en plena comunión con la Iglesia.

Inciso 5. Conducta del delegado. Un delegado a un congreso de Misión


no es elegido simplemente para representar al campo local o a la institución
que lo nombró. Cuando está en sesión, él debe tener en mente la Obra en
su conjunto, recordando que es responsable por el bienestar de la Obra
en todos sus sectores. No es lícito que las delegaciones de una región o
de determinadas iglesias o instituciones se alíen o busquen presentar sus
votos en bloque. Ni es lícito que los delegados de un campo o institución
reivindiquen la primacía para dirigir los asuntos del congreso. Cada dele-
gado debe ser susceptible a la dirección del Espíritu Santo, y dar su voto
en armonía con sus convicciones personales.

A RTÍCULO VIII–COMISIONES DEL CONGRESO

Inciso 1. Comisión Organizadora: En cada congreso ordinario de la Misión

264
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
será nombrada la Comisión Organizadora encargada de proponer las comisiones
que funcionarán durante el mismo y que será constituida de acuerdo con las
siguientes pautas:
a. La Comisión Organizadora estará formada por:
1) Un representante laico de cada distrito.
2) El delegado general de cada institución de la Misión, Unión y Di-
visión nombrados por las respectivas juntas directivas.
3) Representantes nombrados por los delegados generales mencio-
nados en el Artículo VII, inciso 3, en la proporción de treinta por
ciento (30%) de los representantes laicos de los distritos (a.1).
b. El presidente, o en su ausencia el secretario ejecutivo o el tesorero/
CFO de la Unión, actuará como presidente de la comisión.
c. Los administradores de la Unión, División y Asociación General
que estén presentes y el presidente de la Misión serán invitados a
la comisión como consejeros.
d. Los miembros de la Comisión Organizadora que representen a las
iglesias serán nombrados por sus respectivas delegaciones después de la
sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del pastor del distrito.
e. Los representantes de los delegados generales serán indicados por estos
después de la sesión de apertura del congreso, bajo la dirección del
presidente de la Unión.

Inciso 2. Nombramiento de comisiones: La Comisión Organizadora pro-


pondrá para aprobación del congreso las siguientes comisiones de trabajo:
a. Comisión de Nombramientos.
b. Comisión de Planes.
c. Cualquier otra necesaria.

Inciso 3. Proposición de nombres: A los miembros de las comisiones


Organizadora y de Nombramientos es vedado proponer más de un nombre
para apreciación de la respectiva comisión, mientras los demás miembros
no lo hayan hecho.

Inciso 4. Comisión de Nombramientos: La Comisión de Nombramientos


estará formada por hasta dieciocho (18) personas escogidas entre los dele-
gados presentes, constituida por cincuenta por ciento (50%) de miembros
laicos de experiencia y cincuenta por ciento (50%) de misioneros que repre-

265
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

senten todos los sectores de la Obra y las diferentes regiones de la Misión,


más el presidente de la Unión o su representante. Su funcionamiento seguirá
las siguientes pautas:
a. Cabrá al presidente, o en su ausencia al secretario ejecutivo, o
al tesorero/CFO de la Unión o a un administrador de la entidad
superior, presidir la Comisión de Nombramientos.
b. El presidente de la Misión será invitado para estar presente con derecho
a voz pero sin voto.
c. El secretario de la Asociación Ministerial, los secretarios de los
departamentos y servicios de la Misión, cuyos períodos de servicio
expiran durante el congreso, no podrán ser miembros de la Comi-
sión de Nombramientos.
d. Los administradores de la Asociación General de la División y
Unión presentes serán invitados a participar en la comisión en
calidad de consejeros.
e. La Comisión de Nombramientos limitará sus propuestas a los
cargos y funciones para las cuales se haya hecho provisión en el
presupuesto de la Misión, aprobado de la Unión.

Inciso 5. Comisiones en el congreso extraordinario: En los congresos


extraordinarios el plenario deliberará sobre las comisiones que en él deberán
funcionar.

A RTÍCULO IX–ELECCIONES

Inciso 1. Elecciones: El congreso ordinario de la Misión elegirá:


a. Con un mandato de cuatro años al secretario de la Asociación
Ministerial, a los secretarios de los departamentos y servicios de la
Misión, los cuales ejercerán sus cargos hasta el siguiente congreso
ordinario o hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman los
cargos, a menos que renuncien, reciban un llamado y lo acepten,
o sean removidos del cargo por la Junta Directiva de la Misión o
por un congreso extraordinario.
b. A los miembros de la Junta Directiva de conformidad con el Artí-
culo X.

266
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 2. Procedimiento de las elecciones: La Comisión de Nombra-
mientos propondrá al congreso una lista sugerente con un sólo nombre para
cada uno de los distintos cargos. El congreso decidirá entonces acerca de los
nombres presentados. La comisión puede presentar informes parciales, o un
informe total.

Inciso 3. Objeciones al informe: Las objeciones al informe de la Comi-


sión de Nombramientos no deben basarse en preferencias personales o en
la creencia de que hay otro nombre mejor para una determinada posición.
Pero, si un delegado tiene objeciones que inhabiliten a una persona para
el cargo propuesto, tiene el deber moral de solicitar que el informe vuelva
a la comisión, sin mencionar en público a quién afectan sus objeciones.

Inciso 4. Pedido que vuelva el informe a la comisión: El pedido para


que el informe vuelva a la comisión se aceptará sin discusión en la primera
presentación. Si la comisión ratificare su propuesta y algún delegado solicita
que vuelva otra vez a la comisión, se necesitará la aprobación del congreso
para devolverlo.

Inciso 5. Elección por mayoría: Los nombres propuestos se considerarán


elegidos por mayoría simple de votos de los delegados presentes.

A RTÍCULO X–JUNTA DIRECTIVA

Inciso 1. Miembros de la Junta Directiva: La Junta Directiva de la Mi-


sión será elegida en su congreso ordinario, y estará formada por miembros “ex
officio” y “electivos”.

Inciso 2. Miembros ex officio: Los miembros ex officio serán:


a. El presidente, el secretario ejecutivo y el tesorero/CFO de la Misión
ya nombrados por la Unión.
b. El secretario de la Asociación Ministerial y los secretarios de los
departamentos y servicios de la Misión.
c. Uno de los administradores de cada institución de la Misión.
d. El primer administrador de cada institución de la Unión localizada
en el territorio de la Misión.

267
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

e. Los administradores asociados/asistentes de la Misión.


f. El abogado general de la Misión.

Inciso 3. Administradores de la Unión, la División y la Asociación


General: Los administradores de la Unión, División y de la Asociación
General son miembros ex officio de la Junta Directiva de la Misión en
adición al número arriba mencionado; sin embargo, su número, para los
efectos de conteo de votos, no podrá sobrepasar el diez por ciento (10%)
de los miembros de la Junta Directiva presentes. El diez por ciento (10%)
de los miembros ex officio es un grupo distinto al diez por ciento (10%) de
los miembros invitados eventualmente (B 25 25 S, punto 2).

Inciso 4. Miembros electivos: Los miembros electivos nombrados por el


congreso ordinario con un mandato de dos (2) años, pudiendo ser renovable
para dos (2) años más, serán rotativos y escogidos entre miembros de iglesia
de experiencia y obreros que representen todos los sectores de actividad de
la Misión, en la proporción de 50% de laicos y 50% de obreros, y su número
no podrá ser mayor que el número de los miembros ex officio. Mantendrán
su cargo hasta que sus sucesores sean elegidos y los asuman, a menos que
renuncien, reciban un llamado y lo acepten o sean removidos del cargo por
la Junta Directiva o un congreso extraordinario.

Inciso 5. Autoridad delegada: El congreso delega poder y autoridad a la


Junta Directiva de la Misión para que actúe a su nombre en los intervalos
entre congresos ordinarios, inclusive para nombrar, reemplazar, sustituir
o destituir al secretario de la Asociación Ministerial, a los secretarios de
los departamentos y servicios, a los miembros de la Junta Directiva de la
Misión elegidos por el congreso, a los administradores de sus instituciones
y a sus juntas directivas, sean éstos elegidos o nombrados por el congreso
o nombrados por la Junta Directiva. Los administradores de la Misión
solamente podrán ser destituidos, sustituidos o reemplazados por la Junta
Directiva de la Unión. El secretario de la Asociación Ministerial y los secre-
tarios de los departamentos y servicios solamente podrán ser sustituidos,
reemplazados o nombrados después de una consulta formal con la Unión
(ver Artículo X, Inciso 9).

Inciso 6. Nombramientos: La Junta Directiva nombrará, en una sesión

268
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
plenaria realizada dentro de los seis (6) meses posteriores al congreso ordinario y
preferiblemente con la presencia de por lo menos un administrador de la Unión,
y con mandato de dos (2) años, a los administradores asociados/asistentes que
fueren necesarios, a las juntas directivas de las instituciones de la Misión y a los
administradores de cada una de ellas.

Inciso 7. Autoridad administrativa: La Junta Directiva tendrá plena au-


toridad administrativa para:
a. Llenar para el período corriente cualquier vacante que pudiera
ocurrir en su Junta Directiva, comisiones, departamentos, servi-
cios o en los cargos de las instituciones por término de mandato,
muerte, renuncia u otras causas. En el caso de que haya que elegir o
sustituir secretarios de los departamentos y servicios de la Misión,
se hará con el consejo de la Unión.
b. Nombrar las comisiones que fueren necesarias, incluyendo la comisión
interna, y sus atribuciones.
c. Nombrar a los miembros electivos de la Junta Directiva por término
de su mandato de dos (2) años.
d. Nombrar a los administradores asociados/asistentes de la Misión, a los
administradores de sus instituciones y sus juntas directivas, por término
del mandato de dos (2) años.
e. Conceder, suspender y cancelar credenciales y licencias. Para eso nom-
brará una Comisión de Credenciales y Licencias compuesta por siete
(7) ministros ordenados de experiencia.
f. Deliberar sobre la admisión o exclusión de misioneros y autorizar el
empleo del personal que fuere necesario.
g. Formular el Reglamento Interno para las instituciones dependientes.
h. Convocar congresos o postergarlos de acuerdo con este reglamento.
i. Reconocer los impedimentos temporarios del presidente.
j. Estudiar el presupuesto de la Misión y solicitar la aprobación por la
Unión.
k. Aprobar el presupuesto de las instituciones y autorizar eventuales alte-
raciones, enviando copia a la División.
l. Crear, en consejo con la Unión, nuevos departamentos y servicios,
nombrando sus responsables y definiendo sus atribuciones.
m. Deliberar sobre la oportunidad del gravamen o alienación de bienes inmue-
bles de uso de la Unión por parte de los procuradores de la entidad legal.

269
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

n. Solicitar a la Unión autorización para la solicitud de préstamos, con-


tratación de financiamientos, apertura de créditos o constitución de
hipotecas, por parte los administradores o procuradores de la entidad
legal, conforme con lo regulado en el inciso 8.
o. Someter a aprobación de la Unión la redacción original del Estatuto
de su(s) institución(es), con personería jurídica propia, y sus posteriores
alteraciones o modificaciones, solicitando la debida aprobación por la
División.
p. Deliberar y ordenar sobre cualquier asunto y tramitar las operaciones
administrativas necesarias para lograr sus fines, siempre que estén en
armonía con los Reglamentos eclesiástico-administrativos y los votos
generales tomados por la Junta Directiva de la Unión y la División,
incluyendo la facultad de autorizar, conceder y revocar poderes por la
entidad legal.
q. Votar temas de la iglesia de la Misión.
r. Definir la estrategia misionera de la Misión en armonía con el plan
general de la iglesia.

Inciso 8. Autorización para solicitar préstamos, contratar financiamien-


tos o constituir hipotecas: La Junta Directiva de la Unión solamente podrá
deliberar sobre la solicitud de préstamos, contratación de financiamientos,
apertura de créditos o constitución de hipotecas en la jurisdicción de la Mi-
sión, por parte de los administradores o procuradores de entidades legales,
después de previa y expresa aprobación de la operación por la División, de
acuerdo con lo previsto en S 20 25.

Inciso 9. Destituciones: La Junta Directiva podrá separar o destituir a


personas elegidas en un congreso o Junta Directiva. Las principales cau-
sas para destituir a una persona que fue elegida o nombrada debe incluir,
pero no limitarse a: 1) incompetencia; 2) persistencia en no cooperar con
la autoridad debidamente constituida en asuntos sustanciales o ítems rele-
vantes de los reglamentos denominacionales; 3) acciones que estén sujetas
a la disciplina eclesiástica, de acuerdo con el Manual de la Iglesia; 4) dejar
de mantener situación regular como miembro de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día; 5) hurto o fraude; o 6) convicción o confesión de culpa por
un crímen.

270
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 10. Mandato del personal elegido/nombrado por la Junta Direc-
tiva: Los miembros electivos de la Junta Directiva de la Misión, los asociados/
asistentes de la administración, los miembros de las juntas directivas y los ad-
ministradores de las instituciones que sean elegidos en la sesión plenaria de la
Junta Directiva de la Misión a mitad del período, mantendrán el cargo hasta el
siguiente congreso ordinario o hasta que sus sucesores sean elegidos y asuman
sus cargos, a menos que renuncien, reciban un llamado y lo acepten o sean
removidos del cargo por la Junta Directiva o por un congreso extraordinario
(ver Artículo X, Inciso 9).

Inciso 11. Sesiones de la Junta Directiva: La Junta Directiva puede


autorizar:
a. Reuniones regulares: En cualquier fecha y lugar que estime conveniente,
contando con el quorum mínimo.
b. Sesiones plenarias: Pudiéndose realizar dos veces al año. La reunión
plenaria de fin de año, denominada Concilio Anual, contará con la
convocatoria de todos los integrantes de la Junta Directiva.

Inciso 12. Sesiones extraordinarias de la Junta Directiva: El presidente


puede convocar sesiones extraordinarias de la Junta Directiva en cualquier tiem-
po y lugar. Si el presidente está ausente, el secretario ejecutivo podrá convocar
una reunión extraordinaria a pedido escrito de la mayoría de los miembros,
salvo para apreciar los casos previstos en las líneas “a”, “c” y “d” del inciso 7.

Inciso 13. Quorum: Cinco (5) miembros de la Junta Directiva constitui-


rán quorum, debiendo en este caso tomar las decisiones por unanimidad. En
las sesiones que haya un número superior al quorum mínimo, las decisiones
serán tomadas por la mayoría, con un mínimo de cinco (5) votos favorables,
excepto en los casos específicos mencionados en este reglamento.

Inciso 14. Quorum especial: Será requerido el consentimiento de la


mayoría absoluta de los miembros de la Junta Directiva, para la declara-
ción de voto que se refiere a la suspensión o cancelación de credenciales/
licencias y/o para destituir, sustituir o reemplazar de sus cargos a los ele-
gidos o nombrados bajo las provisiones del Artículo IX, inciso 1, de este
Reglamento Interno.

271
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XI–A DMINISTRADORES Y SUS DEBERES


Inciso 1. Administradores: La Misión tendrá tres administradores: un
presidente, un secretario ejecutivo y un tesorero/CFO. La Secretaría y la Te-
sorería pueden ser acumuladas por la misma persona, que se conocerá como
secretario-tesorero. Los administradores deben llevar adelante la Obra en
consulta mutua, conforme a los planes, reglamentos y programas votados
por la Junta Directiva de la Misión, por el congreso o por la Junta Directiva
de la Unión. Estos planes, reglamentos y programas deben estar en armonía
con las doctrinas y los acuerdos adoptados y aprobados por la Unión, la
División y la Asociación General.

Inciso 2. Nombramiento de los administradores: Los administradores


de la Misión serán nombrados por la Junta Directiva Plenaria de la Unión y
ocuparán sus cargos hasta que sus sucesores sean nombrados y se presenten
a ocupar sus puestos.

Inciso 3. Atribuciones del presidente: El presidente de la Misión será


un ministro ordenado de experiencia. Es el primer administrador, el re-
presentante oficial responsable por mantener el tono espiritual en toda la
Misión. Es responsable ante la Junta Directiva de la Misión, el congreso y
la Junta Directiva de la Unión en consulta y juntamente con el secretario
ejecutivo y el tesorero/CFO. Presidirá las sesiones del congreso y las de la
Junta Directiva, y trabajará en favor de los intereses generales de la Misión,
en conformidad con lo determinado por el congreso y por la Junta Direc-
tiva. En su liderazgo cumplirá y hará cumplir los Reglamentos eclesiásti-
co-administrativos de la División y de la Asociación General. Trabajará en
armonía con la Junta Directiva de la Unión y en estrecho consejo con sus
administradores. Desempeñará otros deberes inherentes al cargo o que le
sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 4. Atribuciones del secretario ejecutivo: El secretario ejecutivo


servirá bajo la dirección de la Junta Directiva de la Misión y actuará como
vicepresidente de la misma sustituyendo al presidente en sus impedimentos
temporarios reconocidos por la Junta Directiva. El secretario ejecutivo es
responsable ante la Junta Directiva de la Misión, el congreso y la Junta
Directiva de la Unión, en consulta y juntamente con el presidente y el

272
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
tesorero/CFO. Preparará la agenda para las sesiones de la Junta Directiva
y del congreso de la Misión, así como los informes estadísticos que le sean
requeridos. Coordinará la redacción y conservación de las actas de los con-
gresos de la Misión y de las sesiones de la Junta Directiva, y enviará copia
de éstas a los miembros y a los administradores de la Unión. Presidirá la
comisión del Reglamento Interno de las instituciones. Mantendrá un ar-
chivo con las informaciones que le puedan ser solicitadas por el presidente
o por la Junta Directiva y desempeñará todos los otros deberes inherentes
al cargo o que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 5. Atribuciones del tesorero/CFO: El tesorero/CFO servirá bajo


la dirección de la Junta Directiva. Es responsable ante la Junta Directiva
de la Misión, el congreso y la Junta Directiva de la Unión, en consulta y
juntamente con el presidente y el secretario ejecutivo. Será el responsable
de imprimir la debida dirección financiera a la Misión, lo cual incluye,
pero no se limita, a recibir, salvaguardar, y distribuir todos los fondos en
armonía con los votos de la Junta Directiva; enviará a la Unión y la Di-
visión, en tiempo y forma, todos los fondos requeridos en armonía con el
reglamento de la División; y proveerá al presidente y a la Junta Directiva
toda la información que le sea solicitada. Enviará mensualmente copia de
los balances y estados financieros a los administradores de la Unión y al
Servicio de Auditoría de la Asociación General. Preparará y controlará el
presupuesto aprobado por la Junta Directiva de la Unión. Tendrá a su car-
go la contabilidad de la Misión. Presentará informes y balances a la Junta
Directiva y al congreso de la Misión, incluyendo el último certificado de
auditoría disponible, y desempeñará otros deberes inherentes al cargo o
que le sean atribuidos por la Junta Directiva.

Inciso 6. Otros administradores: La Junta Directiva, en consulta


con la Unión, podrá nombrar administradores asistentes, siempre y
cuando haya provisión presupuestaria y no interfiera en fondos para
evangelización.

Inciso 7. Administradores de la entidad legal: La destitución, sustitución


o reemplazo de los administradores de la Misión por la Junta Directiva de la
Unión resultará en inmediata y necesaria sustitución de éstos en los cargos
ocupados en las entidades legales.

273
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XII–DEPARTAMENTOS, SERVICIOS E INSTITUCIONES


Inciso 1. Departamentos internos: La Misión podrá mantener, admi-
nistradas por la Junta Directiva de ésta, en conformidad con el Reglamento
eclesiástico-administrativo de la iglesia:
a. La Asociación Ministerial, Departamentos y Servicios.
b. Los servicios de la Agencia de Desarrollo y Recursos Asistenciales
Adventistas - ADRA.
c. Servicios de radio y televisión.
d. Instituciones educativas y de salud.
e. El Servicio Educacional Hogar y Salud - SEHS.
f. Club de Conquistadores.
g. Club de Aventureros.

Inciso 2. Estructura de los departamentos: Los departamentos y servicios


de la Misión observarán la siguiente estructura:
a. Los departamentos y servicios de la Misión serán organizados en
armonía con la estructura de los departamentos de la Unión y
División, pero eso no significa que la Misión deba necesariamente,
duplicar, mantener y operar todos los departamentos de éstas.
La Misión puede crear, departamentos y servicios correspondientes
a la medida que el desarrollo de la Obra lo requiera, en consejo con
la Unión.
b. El presidente de la Misión es el director de todos los departamentos y
servicios.
c. El secretario de la Asociación Ministerial, los secretarios de los depar-
tamentos y servicios trabajarán bajo la dirección del presidente y de la
Junta Directiva de la Misión y servirán como consejeros y promotores
en su relación con las iglesias y los grupos.

Inciso 3. Instituciones de la Misión: Son instituciones de la Misión, que


serán administradas de conformidad con el reglamento otorgado por la Junta
Directiva de ésta: (enumerar las instituciones)

A RTÍCULO XIII–INGRESOS, FONDOS Y BIENES PATRIMONIALES

274
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
Inciso 1. Ingresos y fondos de la Misión: Los ingresos y fondos de la
Misión estarán constituidos por:
a. El diezmo recibido de las iglesias y los grupos, incluyendo a los
miembros aislados de su territorio, y las ofrendas que de acuerdo
con los reglamentos de la Unión y División le correspondan.
b. Las subvenciones de la Unión y/o División.
c. Las donaciones, los legados, los intereses de los fondos de inversión y
cualquier otra donación o ingreso que pueda ser recibido.
d. Los aportes de sus instituciones.

Inciso 2. Uso de los ingresos y fondos: El porcentaje de los diezmos,


las ofrendas y todos los otros fondos e ingresos destinados para uso de la
Misión, serán utilizados en armonía con los Reglamentos eclesiástico-ad-
ministrativos de la División. El uso de las donaciones recibidas deberá
estar en armonía con el deseo específico del donante. La Misión repasará
mensualmente a la Unión el diezmo de los diezmos por ella recibidos,
todos los fondos misioneros, y el porcentaje del diezmo compartido para
la Obra en otros campos, de acuerdo con la escala votada por la Junta
Directiva de la División.

Inciso 3. Salvaguarda de fondos: Todos los ingresos y fondos serán


resguardados en armonía con los reglamentos financieros de la División y
depositados a nombre de la _________(entidad legal)________, en cuentas
bancarias regulares o especiales, o en instituciones de ahorro, de acuerdo
con lo que determine la Junta Directiva, y serán movidos solamente por las
personas autorizadas por acuerdo de la Junta Directiva y bajo su control.

Inciso 4. Fondos depositados en la Unión: Los fondos de la Misión


destinados a proyectos o planes mayores estarán depositados en la Unión
como fondos en custodia hasta que se necesiten para cumplir con el pro-
pósito definido de cada uno.

Inciso 5. Adquisiciones de bienes: Los bienes patrimoniales comprados,


recibidos por donación o habidos por cualquier otro título, serán siempre
de propiedad de la (nombre de la entidad legal), siendo formal y legalmente
escriturados y registrados a su nombre.

275
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

A RTÍCULO XIV–PRESUPUESTO, R EVISIÓN DE ASIGNACIONES,


PRESUPUESTO DE VIAJE Y R EVISIÓN DE CUENTAS
Inciso 1. Presupuesto: La administración de la Misión preparará un
presupuesto operativo anual en armonía con los Reglamentos eclesiásti-
co-administrativos de la División, el que deberá ser sometido a la aprecia-
ción de la Junta Directiva de la Unión para su consideración y aprobación,
enviando copia del mismo a la Tesorería de la División.

Inciso 2. Comisión de revisión de presupuestos de viaje y asignaciones


para la subsistencia de los misioneros: La Junta Directiva nombrará anualmen-
te una comisión revisora de las asignaciones para la subsistencia de los misioneros,
formada por los administradores de la Misión, más tres (3) a cinco (5) miembros
de la Junta Directiva, para autorizar los presupuestos de viaje y fijar el porcentaje
del FMR para cada misionero para el año siguiente. Serán miembros ex officio
de la comisión los administradores de las entidades superiores. Corresponderá
al administrador de mayor rango la presidencia de la comisión.

Inciso 3. Auditoría independiente: Los registros contables de la Misión


serán auditados, por lo menos una vez al año, por el Servicio de Auditoría
de la Asociación General. Los registros financiero-contables de la Misión o
de cualquiera de sus organizaciones subsidiarias, agencias, o instituciones
estarán siempre a disposición de dicho Servicio.

A RTÍCULO XV–ENTIDADES AUXILIARES

Inciso 1. Entidades sin personería jurídica: La Misión no puede crear


entidades con personería jurídica. Esta es una atribución exclusiva de la Unión;
podrá llevar adelante su actividad a través de organizaciones subsidiarias, sin
personería jurídica.

Inciso 2. Entidades legales: Solamente la Unión puede formar, dentro


de su territorio, entidades legales con personería jurídica cuando haya
obtenido formal y previamente la aprobación de la División.

276
Modelos de Estatutos y Reglamento interno para las Uniones... D
A RTÍCULO XVI–PROCEDIMIENTOS LEGALES
Inciso 1. Formalidades legales: Ninguna formalidad o procedimiento
involucrando nombramiento de procuradores para apertura y movimiento
de cuentas bancarias, contratación de operaciones financieras, de compra,
venta, gravamen de bienes patrimoniales y otras de naturaleza administrati-
va con efectos legales, podrán ser formalizadas en el territorio de la Misión
por los apoderados de la (nombre de la entidad legal) sin previa y expresa
deliberación y aprobación de la Junta Directiva de la Misión y de la Unión.

Inciso 2. Efectos legales: Las resoluciones y decisiones formales y re-


gularmente tomadas por el congreso o la Junta Directiva y demás órganos
deliberativos o administrativos de la Misión, cuando tomadas con obser-
vancia de las disposiciones de este Reglamento Interno, producirán inme-
diatos y perfectos efectos administrativos, de naturaleza denominacional y
eclesiástica, salvo las de naturaleza patrimonial, contractual u obligatorias,
las cuales tendrán plena eficacia jurídica al ser formalizadas o ratificadas
por la (entidad legal), a través de un voto de la Junta Directiva de ésta o
intervención de uno de sus apoderados con poder específico.

A RTÍCULO XVII–DISOLUCIÓN Y DISPOSICIÓN DE LOS ACTIVOS


Inciso 1. Disolución y disposición de los activos: La Misión únicamente
podrá ser disuelta por el voto de la Junta Directiva Plenaria de la Unión y
aprobada por la División, de conformidad con el dispuesto en los Regla-
mentos eclesiástico-administrativos, destinándose los activos remanentes,
después de satisfechas todas las obligaciones, a una entidad legal indicada
por la Unión y aprobada por la División.

A RTÍCULO XVIII–ENMIENDAS

Las disposiciones de este Reglamento Interno que son esenciales para


la unidad de la iglesia mundial, en este reglamento redactadas en negri-
ta, únicamente podrán ser enmendadas o revisadas para ajustarlas a las
modificaciones introducidas por voto de la Junta Directiva Plenaria de la

277
D REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

División. Las otras partes de este Reglamento Interno podrán ser enmendadas,
revisadas o revocadas por la Junta Directiva de la Unión, con la condición de
que éstas estén en armonía con el modelo de Reglamento Interno para Misiones.

A RTÍCULO XIX–DISPOSICIONES ESPECIALES

Inciso 1. Histórico: La Misión fue organizada por la Unión a través del


voto (año-número) de su Junta Directiva realizada en (ciudad), debiendo iniciar
(o habiendo iniciado) sus actividades el (fecha).

Inciso 2. Fecha de aprobación: El presente Reglamento Interno fue apro-


bado por la Junta Directiva de la Unión en reunión realizada el día (fecha), y
entró en vigor en la fecha de su aprobación.

D 30 ESTATUTOS Y R EGLAMENTO INTERNO PARA


LAS ENTIDADES LEGALES

D 30 05 Modelo de estatuto para una entidad jurídica–El modelo de


estatuto para una entidad con personería jurídica, sea una asociación o una cor-
poración civil sin fines de lucro, debe observar rigurosamente todos los requisitos
previstos en la legislación de cada país. No obstante, la redacción original de
un estatuto legal para las organizaciones denominacionales, sus alteraciones y
modificaciones, sólo podrán ser formalizadas y sometidas a la aprobación de los
órganos gubernamentales, después de previa y expresa aprobación de la División
del anteproyecto propuesto por la Unión. (Ver B 30.)

278
E
Licencias/credenciales, estatus,
llamados, registro de servicios,
vacaciones y finanzas personales de los
obreros

E 01 S CLASIFICACIÓN DE QUIENES SIRVEN A LA IGLESIA

E 01 05 S Clasificación de los servidores de la iglesia–Las personas que


sirven a la iglesia en alguna de sus organizaciones o instituciones serán clasifi-
cadas en una de las siguientes categorías de servidores: (1) “Obrero/misionero”,
(2) “Misionero de sostén propio” y (3) “Empleado”.
1. En las dos primeras categorías se incluye a quienes demostraron un llama-
do divino a una vocación sagrada que es reconocida por la iglesia al asignarles
una función eclesiástica. Luego de hacer el voto de “religioso/obrero/misionero”,
voluntariamente se dedican al servicio del Señor en régimen de tiempo completo
y dedicación exclusiva, la iglesia les otorga la investidura eclesiástica de obrero/
misionero licenciado/credenciado.
Bajo la investidura eclesiástica de obrero, están los Pastores y Ministros de
Confesión Religiosa que consagran su vida al servicio de Dios y al prójimo, a
través de un voto de dedicación a la actividad religiosa, dedicándose a anunciar
las doctrinas de la Santa Biblia, a dar asistencia espiritual a las Iglesias, a las co-
munidades y a la promoción de los proyectos de la Iglesia. La subordinación del
obrero religioso es puramente eclesiástica, y no laboral. La manutención recibida
es exclusivamente para la subsistencia del religioso, que mantiene sus aportes de
acuerdo a lo establecido por la ley, y pueden clasificarse de la siguiente manera:
a. Eclesiástico Religioso: Es el pastor con formación teológica oficial re-
conocida por la Iglesia Adventista del Séptimo Dia, investido de una

279
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

licencia o credencial, pudiendo ser aspirante u ordenado al ministerio,


invitado a servir a la Iglesia a través de un llamado oficial votado por
la Junta Directiva de la entidad donde servirá, comprometiéndose a
cumplir y vivir de acuerdo con los votos propios del religioso adventista.
b. Eclesiástico Religioso – Obrero Bíblico: es el religioso/obrero/misionero,
con o sin formación teológica oficial reconocida por la Iglesia Adventista
del Séptimo Día, licenciado o credenciado, ordenado o no al ministerio,
que, por razones personales y vocacionales, hizo el voto de religioso
adventista y se dedica a apoyar la obra pastoral en la proclamación de
las doctrinas bíblicas.
c. Eclesiástico Religioso – Asistente de Colportaje: Es el religioso/ obrero/
misionero, con o sin formación teológica oficial reconocida por la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, licenciado, ordenado o no al ministerio,
que por razones personales y vocacionales tomó el voto de religioso y
se dedica a apoyar la obra de publicaciones en la proclamación de las
doctrinas bíblicas.
d. Eclesiástico Religioso – Ministro de Música: Es el religioso/obrero/
misionero, con o sin formación teológica oficial reconocida por la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, licenciado o credenciado, ordenado o no
al ministerio y que por razones personales y vocacionales hizo el voto
de religioso adventista y se dedica a apoyar la obra pastoral en la pro-
clamación de las doctrinas bíblicas, a través de la autoría y composición
de himnos, músicas sacras, musicales, regencia de cantos congregacio-
nales y coordinación de coros, conjuntos y demás composiciones de
personas voluntarias dedicadas a la alabanza, presentaciones musicales
y conducción de orquestas y conjuntos de instrumentos musicales en
las iglesias y comunidades religiosas, siempre en carácter religioso de
alabanza a Dios.
2. Los “empleados” no reciben ni tienen investidura eclesiástica. En esta
categoría se incluye:
a. A los servidores que, aunque ejercen un ministerio en la iglesia, lo
desempeñan en régimen de tiempo parcial.
b. A los que desempeñan tareas que no son consideradas como funciones
netamente eclesiásticas.

E 01 10 S Definición de “obrero”–La palabra “obrero/misionero”, tal como


se la usa en estos Reglamentos eclesiástico-administrativos, es una simplificación de

280
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
la frase “obrero evangélico”, que en la terminología de la Iglesia Adventista equi-
vale a “religioso”, “misionero”. Para tipificar a una persona como “obrero”, además
de ser miembro de iglesia en plena comunión y de haber sentido la vocación
divina a dedicar la vida al servicio del Señor, deben darse, acumulativamente,
las siguientes circunstancias:
1. Haber terminado, preferentemente, un curso de nivel terciario/univer-
sitario en colegios/universidades o seminarios de la Organización o en una
institución de enseñanza oficialmente habilitada, o tener un título profesional
habilitante aunque no sea de nivel terciario/universitario, y ser invitado a servir
en la Organización a través de un “llamado” oficial, votado por la Junta Directiva
de alguna de las organizaciones de la iglesia.
2. Hacer voto de “religioso/obrero/misionero”, comprometiéndose a cumplir
los votos propios del religioso adventista y a vivir de acuerdo con ellos (ver E 90).
3. Estar dispuesto a servir a la iglesia en régimen de tiempo completo y
dedicación exclusiva, entendiendo que un “obrero” no mide su dedicación al
servicio por horas, ni en la manera convencional del asalariado, sino con la total
consagración de quien está dedicado a una causa que adopta como objetivo
único y total de su vida.
4. Aceptar voluntariamente y sin reservas que su vida de “obrero” sea regida
por los reglamentos eclesiástico-administrativos y las disposiciones adoptadas, o
que en el futuro fueren adoptadas, por la División Sudamericana de la Asociación
General de los Adventistas del Séptimo Día.
5. Estar dispuesto a aceptar un llamado o una transferencia a otro lugar de
servicio y/o a cambiar de línea de servicio, anteponiendo los intereses y deci-
siones de la Organización a sus preferencias e intereses personales, si las juntas
directivas responsables se lo pidieren. Se entiende, sin embargo, que el obrero
tiene derecho a expresar sus preferencias.
6. Estar dispuesto a servir permanentemente por la unidad de la iglesia, ple-
namente convencido de que la unidad de acción es más importante y fructífera
que la perfección de los planes.
7. Reconocer la autoridad eclesiástica de la Organización, comprometiéndose
definidamente y por escrito a someterse a la autoridad debidamente constituida
de la iglesia para resolver cualquier diferencia personal que pudiera levantarse
entre él y otros obreros, o entre él y la organización en la cual sirve, compro-
metiéndose a buscar una solución eclesiástica en los términos establecidos en
B 100 15.

281
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 01 15 S Definición de “misionero de sostén propio”–Se denomina


“misionero de sostén propio” a la persona que decidió dedicar su vida a ejercer
un ministerio por su propia y exclusiva cuenta, con el fin de transmitir a sus
semejantes el mensaje del pronto retorno del Salvador, por medio de la distri-
bución de publicaciones religiosas, de salud y de moral.
Para que la iglesia reconozca a una persona como misionero de sostén propio
y le otorgue una licencia o credencial eclesiástica, dicha persona, además de ser
adventista y haber sentido la vocación divina a dedicar su vida a un ministerio
de sostén propio específico, debe:
1. Dedicarse a su ministerio evangélico, y respetar en el ejercicio de su mi-
nisterio los ideales, principios y creencias de la Iglesia Adventista sustentados
por el Manual de la iglesia y estos Reglamentos.
2. Solicitar que la iglesia lo considere misionero de sostén propio y hacer el
voto de misionero de sostén propio.
3. Vivir en armonía con las normas y creencias de la iglesia y cooperar, a
través de su ministerio, en mantener la unidad de la iglesia.
4. Reconocer que la Organización tiene autoridad eclesiástica para aconse-
jarlo en sus labores y aceptar que su ministerio sea evaluado periódicamente,
como condición previa para la concesión o renovación de la licencia/credencial
eclesiástica.
5. Ser capaz de sostener a su familia con dignidad.
6. Comprometerse a someterse a la autoridad moral de la iglesia para resolver
cualquier diferencia personal que pudiera levantarse entre él y otros obreros
y/o misioneros de sostén propio, o entre él y la Organización, obligándose a no
recurrir ni apelar a una corte o autoridad legal para tratar de revertir la solución
que la Denominación le haya dado a sus reclamos. (Ver B 100 15.)
7. “Colportor evangélico” o “evangelista de la página impresa” es el misionero
de sostén propio, con relación estrictamente religiosa con la iglesia, que se siente
llamado a propagar los principios de la fe y las creencias de la Iglesia Adventista
a través de la distribución y venta de publicaciones religiosas, de salud y de
moral. Se mantiene por su cuenta mediante la adquisición y venta al público de
las publicaciones editadas por la iglesia.
8. El misionero de sostén propio no es necesario que tenga una preparación
académica formal y no está sujeto a traslados ni a ser cambiado de línea, aunque
puede trasladarse por cuenta propia a otro campo.

E 01 20 S Definición de “empleado”–“Empleado” es la persona que sirve a

282
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
la Organización en relación de dependencia, generalmente en sus instituciones,
y generalmente en tareas que no son consideradas como netamente eclesiásticas.
(Ver E 01 05, inciso 2.)
Estos servidores no son “llamados” por una Junta Directiva, sino em-
pleados por decisión administrativa, y su sustento no está regido por el plan
de manutención de los misioneros de la División Sudamericana, sino por las
normas del contrato de trabajo. No reciben licencia/credencial eclesiástica, ni
todas las ayudas de la categoría “obrero”, ni califican para los beneficios del
Plan Pensión de Gracia/Asistencial.

E 01 25 S Cambio de empleado a obrero y viceversa–Un “empleado”


puede llegar a ser invitado a transformarse en “obrero”, o “misionero de sostén
propio”, siempre que se observen las pautas mencionadas en E 01 10 y E 01 15.
En este caso, su registro denominacional de servicios comenzará en fojas
cero, sin que se le computen, para los efectos y beneficios de la nueva categoría,
los años servidos como empleado.
El obrero que por razones personales u otras circunstancias desee pasar a la
categoría de empleado, deberá renunciar por escrito a su calidad de obrero y soli-
citar ser empleado. La Junta Directiva correspondiente debe autorizar el cambio.

E 01 27 S Dedicación exclusiva–Es el servicio dedicado y consagrado


integral y exclusivamente por el obrero a las actividades religiosas de la iglesia,
dentro de las características propias de su ministerio, sin ejercicio de cualquier
otra actividad, remunerada o no. Los obreros podrán conservar la investidura
eclesiástica si respetan el principio de la dedicación exclusiva. La dedicación
exclusiva no se aplicará ni exigirá, en ningún caso, a los empleados.

E 05 LICENCIAS Y CREDENCIALES ECLESIÁSTICAS

E 05 05 Clasificación de los obreros/misioneros–Las personas que sirven a


la iglesia como obreros/misioneros serán clasificados y acreditados por la organi-
zación en la cual sirven de acuerdo con las categorías mencionadas más adelante.
Nadie será incluido en más de una categoría al mismo tiempo. (Ver E 10.)

E 05 06 S Acreditación–La iglesia le confiere a ciertas personas la autori-


dad y el privilegio de representarla, servirla y hablar por ella como ministros o

283
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

misioneros. Esa prerrogativa está simbolizada por el otorgamiento de licencias


y credenciales eclesiásticas a dichos obreros/misioneros.
Las licencias/credenciales son concedidas por la Junta Directiva de la or-
ganización a la cual el obrero/misionero responde, por un período de tiempo
específico, luego del cual pueden ser renovadas, canceladas o cambiadas.
La misma Junta Directiva que le otorga a una persona una licencia/cre-
dencial, puede suspenderla, cancelarla o cambiarla en cualquier momento
en que a su juicio exista una causa justificada para ello, porque la autoridad
y el privilegio conferido por el otorgamiento de una licencia/credencial no
son inherentes al individuo que la tiene, sino a la autoridad eclesiástica que la
emitió. Por tanto, el obrero/misionero está moralmente obligado a devolverla
cuando la organización que la emitió se la pide.

E 05 07 S Credenciales eclesiásticas: Definición–Una “credencial eclesiás-


tica” es un documento que la iglesia le otorga a los obreros/misioneros luego de
servir durante algunos años y dar prueba de ortodoxia, capacidad, identificación,
lealtad y dedicación a la iglesia, en el que se acredita que el portador recibió
una investidura eclesiástica y que está autorizado a desempeñar los deberes y
prerrogativas de su investidura por un período de tiempo determinado.
Las credenciales no son ni certificados de empleo, ni instrumentos de iden-
tificación personal. Prueban solamente que el portador está autorizado a ejercer
un ministerio religioso en nombre de la Organización. Tampoco acreditan la
función, el cargo o la posición que se le haya pedido desempeñar al individuo.
Acreditan solamente su condición eclesiástica y el tiempo durante el cual la
persona está facultada para desempeñar su ministerio.
Existen dos tipos de credenciales: la “credencial ministerial” (CM) y la
“credencial misionera” (CMa).

E 05 08 S Licencias eclesiásticas: Definición–Una “licencia” es un per-


miso que la iglesia le otorga a una persona para desempeñar oficialmente un
ministerio a título de prueba, por un período de tiempo limitado, fijado en la
misma licencia. Equivale a una investidura eclesiástica temporaria concedida
a una persona para permitirle ganar la debida experiencia en el desempeño de
su ministerio, hasta que la vocación sea confirmada y reconocida por la iglesia
y se le otorgue una credencial.
Las licencias eclesiásticas no son ni certificados de empleo, ni instrumentos
de identificación personal, ni indican la función, el cargo o la posición que

284
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
se le haya pedido desempeñar al individuo. Son, solamente, evidencia de una
vocación en desarrollo.
Existen dos tipos de licencias: La “licencia ministerial” (LM) y la “licencia
misionera” (LMa).

E 05 10 Criterios para el otorgamiento de licencias/credenciales a los


obreros de la línea ministerial–Los obreros que sirven en la línea ministerial
recibirán una licencia o una credencial ministerial, tal como sigue:
1. Credencial ministerial. Se concede solamente a los obreros que han de-
mostrado que recibieron un llamado divino al ministerio y han sido ordenados
al ministerio evangélico.
2. Licencia ministerial. Se concede a las personas que han demostrado un
llamado divino al ministerio, reconocido por la iglesia al asignarlos como líde-
res espirituales y que, por tanto, están iniciándose en una línea de servicio que
eventualmente los llevará a la ordenación al sagrado ministerio.
Estos obreros, luego de una experiencia significativa en el servicio
denominacional de cuatro años como mínimo, podrán ser candidatos a la or-
denación si las circunstancias y sus calificaciones así lo ameritan. (Ver L 10 15.)

E 05 15 Criterio para el otorgamiento de licencias/credenciales a los


obreros/misioneros que sirven en líneas no ministeriales–Los obreros/mi-
sioneros que sirven en funciones que no son netamente ministeriales, recibirán
una licencia o una credencial misionera, tal como sigue:
1. Licencia misionera. Se otorga a todos los obreros que no están en la línea
de la ordenación al sagrado ministerio y que tienen menos de dos (2) años de
servicio en la denominación.
Estos obreros podrán, posteriormente, recibir una credencial misionera siem-
pre que hayan adquirido una experiencia adecuada en el servicio denominacional
y hayan demostrado competencia, identificación, espíritu de equipo, lealtad y
dedicación.
2. Credencial misionera. Se concede a los obreros que desempeñan ministerios
que no están en la línea de la ordenación, luego de haber adquirido una experien-
cia significativa en el servicio denominacional, generalmente dos (2) años o más,
y haber demostrado en el desempeño de su ministerio vocación, competencia,
identificación, espíritu de equipo, colaboración, lealtad y dedicación.

E 05 17 Criterios para conceder licencias y credenciales misioneras a

285
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

los obreros del ministerio de la enseñanza–Al conceder licencias/credenciales


misioneras a los maestros, profesores y otros educadores, deben tomarse en cuenta
varios aspectos tales como: su dedicación, su participación en el sistema educa-
tivo adventista como profesionales competentes y responsables, su percepción
de la misión adventista del ministerio de la enseñanza, su identificación con la
tarea de guiar los corazones de sus alumnos a Cristo, su habilidad para colocar
a Cristo en el centro de todo el currículo académico y su disposición a mantener
relaciones interpersonales positivas que resulten en un ambiente de estabilidad
social, emocional y espiritual.
Ningún educador debe recibir una licencia/credencial misionera si no com-
parte plenamente las creencias fundamentales de la iglesia y/o si su estilo de
vida no es coherente con un comportamiento adventista cristiano aceptable.
La credencial misionera se otorga a los educadores consagrados, con una
trayectoria como misioneros de no menos de dos (2) años y con una significativa
experiencia en el sistema de educación adventista.

E 05 18 Criterios para conceder licencias y credenciales misioneras a


los obreros de ADRA, RNT, CPB, ACES, médicos misioneros y minis-
terio de alimentos saludables–Los mismos principios contenidos en E 05
17 se aplican también a otros ministerios, tales como el ministerio asistencial
(ADRA), RNT, CPB, ACES, el ministerio médico-misionero y el ministerio
de alimentos saludables.

E 05 20 Criterios para conceder licencias y credenciales misioneras a los


evangelistas de la página impresa–Los colportores son obreros de sostén pro-
pio, empeñados en el ministerio de las publicaciones. Los criterios para otorgar
licencias o credenciales a los misioneros de la página impresa están establecidos
en el reglamento de Publicaciones de la División.
Para recibirlas, deben entregarse a su ministerio de forma exclusiva y a
tiempo completo, y estar debidamente identificados con la misión y el mensaje
de la iglesia.

E 05 30 Licencia/credencial a cónyuges de obreros que trabajan para la


organización–El cónyuge de un obrero “titular” podrá, a criterio de la organi-
zación, recibir una licencia/credencial cuando trabaja para la organización. La
continuidad o el retiro de dicha licencia/credencial dependerá de la permanencia
del cónyuge en labores remunerativas. Si, por alguna razón, el obrero “titular”

286
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
perdiere su estatus de obrero (incluso en caso de muerte), la organización que
otorgó la licencia/credencial para su cónyuge evaluará la conveniencia de man-
tener o retirar la misma.

E 05 35 Credenciales ministeriales honorarias a los obreros retirados


del servicio denominacional–Las Asociaciones/Misiones podrán concederle
credenciales “honorarias”, correspondientes a las credenciales que tenían cuando
estaban en servicio activo, a los obreros retirados del servicio denominacional que
residen en su territorio. La renovación de tales credenciales será cada dos (2) años,
mediante un voto de la Junta Directiva de la Asociación/Misión donde reside el
obrero jubilado. El voto será registrado, posteriormente, en la Junta Directiva
de la Unión, y la renovación estará sujeta a la continuidad del retirado como
miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de la Asociación/Misión, a
su plena identificación con el mensaje y misión de ella y a la observancia de los
reglamentos denominacionales (ver E 10 05).
Sólo estarán habilitados para realizar ceremonias de bautismos o de ca-
samientos los obreros retirados que tengan credencial ministerial honoraria
válida y cuenten con la autorización correspondiente del pastor distrital para
cada ceremonia.

E 10 LICENCIAS Y CREDENCIALES
E 10 05 Se emiten por un período definido–Las licencias y credenciales
se conceden por un período de tiempo determinado, que puede ser renovado.
El tiempo de vigencia será determinado por la Junta Directiva que las otorga,
pero no podrá nunca ser mayor que el período administrativo de la organización
que las expide.

E 10 07 S Se otorgan solamente a los obreros de dedicación exclusiva–Las


licencias y credenciales las otorga la Junta Directiva correspondiente, a propuesta
de la comisión de credenciales. Se conceden únicamente a quienes desempeñan
un ministerio como obreros de dedicación exclusiva y tiempo integral.

E 10 10 Asociaciones/Misiones–Concesión de licencias/credenciales–Las
Asociaciones/Misiones otorgarán licencias/credenciales a todos sus obreros,
incluyendo a los obreros de sus instituciones dependientes, a los colportores, a

287
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

los obreros interunión e interdivisión que la sirvan y a los obreros jubilados que
residan en su territorio, con excepción de las credenciales de los administradores
de las Misiones que las recibirán directamente de la Unión.

E 10 13 Uniones-Misión de Iglesias–Concesión de licencias/credenciales/


credenciales honorarias–Las Uniones de Iglesias otorgarán licencias/credenciales
a todos sus obreros, incluyendo a los obreros interunión e interdivisión que sirvan
en ellas, a los obreros de sus instituciones dependientes, a los colportores, a los
obreros jubilados, con excepción de las credenciales de los administradores de
la Unión-misión de Iglesias, quienes las recibirán directamente de la División.

E 10 15 Uniones–Concesión de licencias/credenciales–Las Uniones


otorgarán licencias/credenciales a todos sus obreros, incluyendo a los obreros
interunión e interdivisión que sirvan en ellas, a los obreros de sus instituciones
dependientes y a los administradores de sus Misiones locales. Se exceptúan
de esta regla los administradores de las Uniones-Misión, quienes las recibirán
directamente de la División.

E 10 25 División–Concesión de licencias/credenciales–La División Sud-


americana concederá credenciales/licencias a todos los obreros que sirvan en
ella, a los obreros de sus instituciones dependientes, a los administradores de las
Uniones-Misión y a los administradores de las Uniones de Iglesias. Se exceptúan
de esta regla los administradores de la División, que las recibirán directamente
de la Asociación General.

E 10 74 Licencias/credenciales de los ministros que cambian de línea


de servicio–Cuando a un obrero que tiene licencia/credencial ministerial se
le asigna un nuevo deber de naturaleza no ministerial, su licencia/credencial
ministerial deja de ser válida y debe ser sustituida por una licencia/credencial de
misionero. Se exceptúan aquellos casos en los cuales la organización donde sirve
recomienda, y la organización superior aprueba, que se le continúe concediendo
la licencia/credencial ministerial.
Cuando se llama a un obrero que tiene licencia/credencial ministerial para
actuar en otra línea de servicio, debe informársele de la forma en que tal cambio
afectará a su licencia/credencial ministerial.
La sustitución de la credencial ministerial de un obrero por una credencial
misionera, debido a que es asignado a nuevos y diferentes deberes de naturaleza

288
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
no ministerial, no significa que su ordenación haya sido anulada o que haya
alguna censura hacia su persona.

E 10 75 Obreros de línea ministerial y con problemas familiares–En


caso de un obrero en línea ministerial que sufre separación, divorcio, abandono
o infidelidad de su cónyuge, siendo el obrero inocente, la organización a la
cual está vinculado tratará el caso en su Comisión Ministerial, preservando la
honorabilidad del cuerpo de obreros. Esa Comisión recomendará una de las
siguientes posibilidades: a) mantenerlo en sus responsabilidades; b) transferirlo
a otra responsabilidad o; c) excluirlo del servicio denominacional.
En el caso de un obrero en la función de administrador denominacional
(presidente, secretario ejecutivo o tesorero/CFO), deberá dejar inmediatamente
su función y la Comisión Ministerial de la organización en la que sirve el
obrero recomendará sus próximas actividades denominacionales. La situa-
ción de los administradores de las instituciones de la División será evaluada
por la Comisión Ministerial de la División y se hará una recomendación a la
administración de la misma.

E 10 80 Cancelamiento de credenciales–Cualquier organización autori-


zada para extender credenciales y licencias tiene también autoridad para sus-
penderlas, cancelarlas o cambiarlas, en armonía con las disposiciones de estos
Reglamentos eclesiástico-administrativos y del Manual de la iglesia.

E 12 S PROTECCIÓN DE LICENCIAS, CREDENCIALES Y


HONORABILIDAD DE LOS OBREROS

E 12 05 S Las Uniones y campos tienen el deber de salvaguardar la


dignidad de las licencias y credenciales–Las Uniones y sus Asociaciones/
Misiones son responsables ante la División Sudamericana y ante la hermandad
en general de asegurarse que todas las licencias/credenciales otorgadas por ellas
certifiquen que sus poseedores gozan de buena e incuestionable reputación,
y que son dignos de ser invitados a actuar en cualquier otro territorio y/o en
cualquier otra línea de servicio.
Este reglamento se basa en el concepto de que la iglesia tiene el deber de
proteger el buen nombre, la dignidad y el prestigio de su cuerpo de obreros.
(Ver el Working Policy, L 60.)

289
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 12 10 S Procedimiento en el caso de que un obrero sea cuestionado–En


el caso de que la honestidad, la moral, la reputación o la idoneidad profesional de
un obrero sean cuestionadas, será deber de la Unión colaborar con la Asociación/
Misión en la tarea de aclarar la situación, con el objeto de despejar cualquier
duda que hubiere sobre el obrero en cuestión.
Este procedimiento tiene el objeto de evitar que cualquier censura o sombra
que hubiere sobre la licencia/credencial de un obrero afecte a todas las demás
licencias y credenciales otorgadas a los demás obreros. Se espera que cualquier
caso que pudiera acontecer sea solucionado preferentemente en el nivel u orga-
nización dónde surgió.
Esta tarea debe ser conducida de manera pastoral, con cuidado, amor, impar-
cialidad, confidencialidad, respeto, delicadeza y prudencia. No se debe carear a
una persona con otra, lo que sólo serviría para crear o aumentar el nivel de ani-
mosidad. Es mejor escuchar a ambas partes por separado y basarse únicamente
en los hechos establecidos. Debe evitarse, en todos los casos, la confrontación.
Los pasos recomendados son los siguientes:
1. El presidente del campo y/o el secretario de la Asociación Ministerial debe
tener una primera conversación con el obrero en cuestión.
2. Luego, la Comisión Ministerial, u otra comisión nombrada por el campo,
debe examinar los hechos, entrevistarse por separado con las personas afectadas,
evaluar la situación y presentar un informe a la Junta Directiva.
3. La Junta Directiva analiza el informe de la comisión y toma una decisión.
La Junta Directiva puede considerar necesario oír el testimonio del obrero
afectado, u otros testimonios, pero no deliberará ni tomará ninguna decisión
en presencia de las personas involucradas en la cuestión, ni en presencia de
representantes de éstas.
4. Si ni la Junta Directiva del campo local ni la de la Unión puede llegar a
una conclusión clara, favorable o desfavorable al obrero, deben referir el asunto
a la División, porque cualquier duda que surja en un campo en cuanto a lo que
representan las licencias y credenciales arroja sombras sobre todas las demás
licencias y credenciales, y es, por tanto, un asunto que concierne a la Denomi-
nación en general.
5. La Junta Directiva de la organización afectada aplicará, cuando corres-
pondan, las medidas disciplinarias previstas en E 12 20.

E 12 12 S Procedimiento en el caso de que un administrador sea cues-


tionado–Si el obrero cuestionado es un administrador, y la Junta Directiva

290
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
de la organización afectada, luego de seguir el procedimiento bosquejado
en E 12 10, no puede llegar a una conclusión clara acerca de la dificultad,
el asunto debe ser referido a la organización superior, la que procederá de
la siguiente manera:
1. El presidente de la organización superior convocará y presidirá una nueva
sesión de la Junta Directiva de la organización afectada, en un intento por llegar
a una definición. El número de administradores de las organizaciones superiores
presentes en dicha sesión, con derecho a voto, no debe exceder al 10% de los
miembros presentes de la Junta Directiva de la organización afectada.
2. Si no se llegara todavía a una conclusión, y el caso afecta a un adminis-
trador de la División, de una Unión-misión, o de una Misión local, se reunirá
la Junta Directiva de la organización inmediata superior y tomará una decisión
sobre el asunto.
3. Si luego de seguir el paso mencionado en el punto 1 no se llegara todavía
a una conclusión, y el caso afecta a un administrador de una Asociación, o de
una Unión-asociación, la organización superior convocará al cuerpo constitu-
yente de la organización afectada, el que, con todos los datos ante sí, tomará
una decisión final.
4. Cuando correspondan, se aplicarán las medidas disciplinarias previstas
en E 12 20.

E 12 15 S Razones para disciplinar administrativamente a un obre-


ro–Debe y puede aplicársele disciplina administrativa a los obreros por las
siguientes razones, sin perjuicio de la disciplina eclesiástica que la iglesia local
considere necesario aplicar, entendiéndose que la lista que sigue es meramente
enunciativa y no limitativa:
1. Por falta moral. Debe disciplinarse al obrero que incurra en una falta
moral grave, o que viola el séptimo mandamiento, incluyendo todo lo rela-
cionado con las perversiones sexuales, ya que con dicha conducta anuló su
llamado y, si era pastor ordenado, anuló también su ordenación al sagrado
oficio del ministerio.
2. Por iniciar relaciones afectivas sin derecho bíblico. Se debe disciplinar al
obrero que se ha separado o divorciado y, sin derecho bíblico, haya iniciado
una nueva relación afectiva. “Una separación o divorcio que sea el resultado de
factores tales como la violencia física, o en el que no esté implicada la ‘infidelidad
al voto matrimonial’...no le da a ninguno de los cónyuges el derecho bíblico de
volver a casarse, a menos que en el ínterin la otra persona se haya vuelto a casar,

291
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

haya cometido adulterio o fornicación, o haya muerto” (Manual de la iglesia, ed.


2015, pág. 155). El Manual de la iglesia establece además que “...el matrimonio
tiene un aspecto divino y un aspecto civil. El aspecto divino está gobernado por
las leyes de Dios, y el aspecto civil por las leyes del Estado” (Manual de la iglesia,
ed. 2015 pág. 154). Siendo así, por la muerte o infidelidad al voto matrimonial
por parte del cónyuge, el aspecto divino puede ser disuelto. No obstante, antes
de iniciar una nueva relación (noviazgo/compromiso), el obrero que permaneció
fiel deberá obtener el divorcio, anulando así el vínculo civil de su casamiento.
Sólo entonces estará libre para iniciar una nueva relación.
3. Por apostasía e insubordinación. El obrero debe ser disciplinado: cuando
abandona los principios bíblicos y eclesiásticos; cuando apoya reiteradamente
cualquier actividad que mina la autoridad de la Denominación; cuando se niega
persistentemente a reconocer la autoridad debidamente constituida de la Iglesia;
cuando no se somete al orden y disciplina de la iglesia local; y cuando critica
destructiva y reiteradamente la estructura de la iglesia.
4. Por disidencia teológica y otras. Debe disciplinarse al obrero que abier-
tamente exprese disidencia en relación con las creencias fundamentales de
la Iglesia Adventista del Séptimo Día, ya que una disidencia continua y sin
arrepentimiento puede, eventualmente, ser considerada por la iglesia como
apostasía. En este caso se sugiere que la organización afectada busque el consejo
de la organización superior.
5. Por desfalco y/o robo. Debe disciplinarse al obrero que incurra en desfalco,
robo o hurto de fondos o bienes. O en el caso de la intencional, voluntaria o
premeditada malversación o uso indebido de ellos. O en el caso de apropiación
temporaria de fondos de la Organización, tomados a título de préstamo, sin la
debida autorización.
6. Por retener o desestimular diezmos. Debe disciplinarse al obrero que retenga
diezmos o desaliente, por palabra o ejemplo, una incuestionable fidelidad al
principio bíblico del diezmo. (Ver E 80 20.)
7. Por negligencia administrativa. Debe disciplinarse al obrero que incurra en
actos de negligencia, descuido u omisión administrativa, tal como se menciona
en S 40 10.
8. Por violación de las leyes. Debe disciplinarse al obrero que:
a. Viola las leyes del país, o no honra la confianza financiera depositada
en él, tal como se menciona en E 12 20 S.
b. Viola las leyes tributarias en la Declaración de Impuesto a las
Ganancias. La Iglesia Adventista del Séptimo Día no recono-

292
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
ce las actividades del pastor adventista como un trabajo comer-
cial, empresarial o económico. Al contrario, entiende que se tra-
ta de un ministerio religioso dedicado a la predicación del evan-
gelio de Jesucristo y su gracia ofrecida gratuitamente a todos.
La ley no ampara la designación del religioso como autónomo. Los
religiosos poseen el derecho a la jubilación y ayudas previsionales
en su propia condición de pastor como contribuyentes individuales.
Así, ningún religioso adventista podrá hacer uso de ninguna medida tribu-
taria reservada a profesionales autónomos libres que ejercen actividad eco-
nómica, comercial o empresaria, para deducir gastos del impuesto debido.
Es importante destacar que la Iglesia no condiciona la entrega de la ayu-
da de mantenimiento a la comprobación de los gastos realizados, o a la
naturaleza o a la cantidad de las actividades, y que no hay, en la relación
entre el pastor y la Iglesia, gastos de costo necesarios para recibir la ayuda.
El religioso que adopta la práctica prohibida en este voto estará sujeto
a las disciplinas previstas en E 12 20 S.

9. Por otras razones. Debe disciplinarse al obrero que incurra en cualquier


conducta incompatible con las altas normas de la ética cristiana. Cualquier otro
motivo (ver B 100 22) o conducta inconsistente con las elevadas normas de ética
cristiana, o cuando su conducta puede arrojar sombras sobre la integridad del
cuerpo de obreros, tal como la violencia, la calumnia, la difamación, el falso
testimonio u otras actividades cuestionables que demuestren que el obrero es
indigno de ser un líder en la iglesia.

E 12 20 S Pasos al disciplinar administrativamente a un obrero–La


disciplina administrativa puede variar desde un consejo, exhortación, adverten-
cia o amonestación, hasta una suspensión correctiva por tiempo determinado,
hasta doce (12) meses, o hasta una pena más severa, tal como la destitución
o la separación del cuerpo de obreros.
Hay cuatro aspectos de la relación del obrero con la iglesia que pueden
llegar a ser afectados en caso de que deba aplicársele disciplina: (1) Su licencia/
credencial, (2) su ordenación, si es pastor ordenado, (3) su condición de miembro
de iglesia y (4) su vínculo de servicio denominacional. En los casos aplicables a
los ítems 1, 2 y 4 se debe analizar y registrar la recomendación de la Comisión
Ministerial en un voto tomado por la Junta Directiva.
El criterio a seguir en cada uno de estos cuatro aspectos es el siguiente:

293
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

1. La licencia o credencial. La organización afectada debe cancelar y retirarle


permanentemente la licencia o credencial al obrero que incurra en una falta
moral grave, en apostasía, insubordinación, desfalco, robo o cualquier conducta
considerada grave a juicio de la Junta Directiva correspondiente, después de
consultar con la organización inmediata superior.
En los casos menores, la Junta Directiva podrá suspenderle la licencia/cre-
dencial por un tiempo determinado de hasta doce (12) meses. En dicho período
el pastor ordenado no podrá ejercer las funciones de un pastor ordenado, sino
la de un pastor aspirante; y en caso de un pastor aspirante, la Junta Directiva
define cómo será aplicada la disciplina. El salario podrá ser afectado, y las ayudas
también podrán sufrir algunas modificaciones.
En caso de disidencia teológica, tal como se define en E 12 15, inciso 3, deberá
retirársele preventivamente la licencia o credencial, por un período definido de
tiempo de no más de doce (12) meses, luego del cual la Junta Directiva revisará
el caso, por recomendación de la Comisión Ministerial, rehabilitando al obrero
o cancelándole definitivamente la licencia o credencial.
2. La ordenación. En el caso de cancelársele la credencial, se le anulará la
ordenación.
Aunque posteriormente el ex ministro puede reconciliarse con la iglesia, no
volverá a ser obrero.
3. El vínculo de servicio denominacional. En todos estos casos debe ser corta-
do el vínculo de servicio denominacional. Se exceptúan los casos de disciplina
menor, en los que puede haber una suspensión de la licencia o credencial por
un período determinado, con o sin goce de la manutención, a juicio de la Junta
Directiva.
4. La feligresía eclesiástica. El administrador de la organización o institución
que cancela la licencia/credencial de un obrero debe informar oficialmente tal
hecho a la iglesia local de la cual el obrero es miembro, para que la iglesia local
administre la disciplina eclesiástica que corresponda, siguiendo las disposiciones
del Manual de la iglesia, capítulo 7, sección “Razones por las que los miembros
serán disciplinados”. En el caso de que el ex obrero haya sido pastor ordenado,
se le informará a la iglesia si también se le anuló la ordenación.

E 12 23 S Reconciliación del ex obrero con la iglesia–El ex obrero tiene,


al igual que cualquier otro miembro de iglesia, acceso a la misericordia y a la
gracia perdonadora de Dios, y puede sentir el deseo de retornar al seno de la
iglesia siguiendo los pasos establecidos en el Manual de la iglesia. En ese caso,

294
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
debe recibir la seguridad del amor y de la buena voluntad de sus hermanos.
Luego de retornar al seno de la iglesia no existe la posibilidad de que, con
el paso del tiempo, sea readmitido en el cuerpo de obreros (ver E 48 S, ítem 7).

E 12 25 S Rebautismo de un ex obrero–El obrero que haya sido removido


de la lista de miembros de la iglesia debido a una caída moral o apostasía, pero
cuya vida subsecuente dé evidencias de arrepentimiento, conversión y reforma,
deberá ser rebautizado antes de unirse nuevamente a la iglesia. El pastor que
oficie el nuevo bautismo deberá contar con la autorización previa de la adminis-
tración de su campo, la que concederá la autorización después de consultar con
la organización o institución donde el obrero fue originalmente disciplinado.

E 15 ESTATUS DENOMINACIONAL DE LOS OBREROS

E 15 01 S Estatus denominacional de los obreros–En estos reglamentos


se usa la palabra “estatus” para indicar cuál es la relación que un obrero tiene
con una Unión determinada.

E 15 02 S Tipos de estatus–Todos los obreros tienen un estatus llamado


“estatus de Unión de origen”. En algunos casos puede tener el “estatus de Unión
adoptiva”. Es importante establecer ambos con precisión, para poder determinar
cuál es la “Unión base” del obrero.

E 15 05 S País/región de origen–El país de “origen” de un obrero o la


“región de origen” (cuando el país tiene más de una Unión) es el país/región
donde el obrero nació y/o recibió su educación primaria, independientemente
de si posteriormente se crió en otro país/región, o de si sus padres viven actual-
mente en otro país/región.
Para efectos del reglamento denominacional, el país/región de origen y la
relación que el obrero mantiene con él es permanente y no se modifica ni por
cambios de residencia, ni por cambios de ciudadanía, ni por cambios de servicio
prestado dentro o fuera de la Denominación, ni por estudios realizados en un
tercer país/región, ni por traslados realizados con llamado o sin llamado, con
las únicas excepciones siguientes:
1. Hijos de obreros que nacieron fuera del país/región de origen de su padre.
El estatus de “origen” de un obrero que nació fuera del país/región de ori-

295
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

gen de su padre porque su padre estaba allí sirviendo a la Denominación, o


porque residía allí temporariamente por razones de estudio, será el mismo
que el de su padre.
2. Obreros que nacieron en un país/región y en su niñez fueron trasladados
permanentemente a otro país/región. Si un obrero nació en el territorio de un
país/región, pero en su niñez fue trasladado permanentemente con sus padres
o tutores a otro país/región, puede solicitar que el país/región donde se crió sea
considerado como su país/región de origen.

E 15 10 S Unión de origen–La Unión de origen es la Unión que administra


la Obra en el país/región de origen del obrero (ver E 15 05).

E 15 15 S Unión base–La Unión “base” es la Unión de origen o donde el


obrero comenzó su servicio, y en la cual está su base de operaciones.
La Unión base asume la responsabilidad administrativa final por el obrero,
y es allí a donde el obrero debe volver en sus vacaciones especiales o cuando
regresa con retorno permanente.
La Unión base tiene el deber de hacer todo lo posible para que el obrero sea
reincorporado al servicio denominacional en su territorio cuando vuelve con
retorno permanente.
En el caso de obreros que comienzan su servicio en la sede de la División o
en sus Instituciones tendrán como estatus de Unión base su Unión de origen,
siempre que tengan vínculos familiares en esta Unión que demanden visita en
el período de vacaciones.

E 15 25 S Unión adoptiva de un obrero–Es aquella que adopta a una


persona de otra Unión en calidad de obrero local, y será su Unión base. Una
persona puede ser adoptada por una Unión, en los siguientes casos:
1. Cuando el obrero se trasladó de manera independiente. El obrero que comen-
zó su servicio denominacional en su Unión de origen y se trasladó posteriormente
a una tercera Unión de forma independiente, puede ser tomado como obrero
local por esta última Unión. En este caso dicha Unión pasa a ser su Unión
adoptiva, y su registro de servicios será procesado conforme a las disposiciones
del reglamento E 22, que trata de los traslados independientes entre Uniones.
2. Cuando la persona no fue llamada inicialmente por su Unión de origen.
La persona que no fue llamada inicialmente por su Unión de origen puede ser
adoptada por otra Unión, invitándola a servir como obrero local en alguna

296
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
Asociación/Misión o institución de su territorio. Cuando se trate de una Unión
localizada en un tercer país, la persona podrá ser adoptada solamente después
de haber cumplido con los requisitos de inmigración del país donde va a servir.
3. Personas que viven fuera de su Unión de origen y son llamadas por una tercera
Unión. Si una persona que vive fuera del territorio de su Unión de origen, y que
nunca fue obrera, es llamada a servir en una tercera Unión, tal llamado será
procesado de acuerdo con las disposiciones del reglamento E 22 S.

E 15 30 S Cambio de la Unión base de un obrero


1. Si un obrero que fue adoptado por una Unión (la cual, por tanto, es su
Unión base) acepta un llamado para ir a servir en su Unión de origen, esta última
se transformará definitivamente en su Unión base.
2. Cuando un obrero cuya Unión base está fuera de su país de origen y
recibe un llamado para ir a servir en una tercera Unión, que no es su Unión de
origen, deberá decidir si mantiene su estatus de su Unión base o asume el esta-
tus de su Unión de origen, de modo que las contribuciones para su jubilación
no denominacional sean hechas en su país de origen. Esta decisión deberá ser
expresada por escrito y el documento quedará archivado en el legajo del obrero.
Es resposabilidad exclusiva del obrero cualquier pérdida de contribuiciones
de jubilación no denominacional realizadas en el país donde estaba sirviendo
generada por esta decisión.
3. Si el obrero es del área ministerial y aún no ha sido ordenado, podrá ser
llamado a ejercer el ministerio en otras Uniones; por lo tanto pasará a tener
el estatus de la Unión que lo está llamando. El estatus final solo será definido
después de la ordenación. La Unión que otorgará la ordenación será su Unión
base (ver N 10 10 S). Esta determinación tendrá validez y producirá sus efectos
para los obreros no ordenados que recibieron un llamado interunión a partir del
01/01/2015. El formulario correspondiente deberá ser firmado por el obrero y
archivado en su legajo confirmando que aceptó el llamado y el cambio de estatus.

E 16 S ESTATUS DE LOS OBREROS EN CASO DE CAMBIOS


TERRITORIALES

E 16 05 S Modificación de estatus por cambios territoriales–Cuando se


producen cambios territoriales entre dos o más Uniones, o se organizan nuevas
Uniones, el estatus de algunos de los obreros que servían en la Unión original

297
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

queda modificado automáticamente. En esos casos, para determinar el nuevo


estatus de un obrero, se procederá de la siguiente manera:
1. Unión de origen. La Unión de “origen” del obrero será aquél en cuyo
territorio nació y recibió su educación primaria, con las excepciones previstas
en E 15 05.
2. Unión base. La Unión que adopte el obrero será su Unión “base”, según
los siguientes criterios:
a. Si el obrero está sirviendo fuera del territorio de su Unión de origen y
su primer llamado fue para servir en ese territorio, entonces ésa es su
Unión adoptiva y, por tanto, es también su Unión “base”. En este caso
el obrero no tiene derecho al estatus de obrero interunión.
b. Si el obrero fue llamado a servir fuera del territorio de su Unión de
origen cuando ya era obrero, entonces su Unión de origen es también
su Unión base y le corresponde, por tanto, tener el estatus de obrero
interunión.
3. Obrero llamado a una tercera Unión. Si un obrero que tiene el estatus de
su Unión adoptiva recibe, en el futuro, un llamado para servir en una tercera
Unión, sin haber antes servido en su Unión de origen, su estatus seguirá siendo
el de su Unión adoptiva. Excepto en el caso mencionado en E 15 30 S, ítem 2.

E 20 TRASLADOS INDEPENDIENTES ENTRE DIVISIONES


E 20 05 Definición de traslado independiente–Se dice que un obrero
se ha trasladado de manera independiente de la División Sudamericana a otra
División, o viceversa, cuando se traslada de una a otra bajo su propia responsa-
bilidad y es reincorporado oficialmente al servicio denominacional como obrero
en la nueva División, sin que medie un llamado regular. Cuando eso sucede, la
Unión y la División base tomarán un voto registrando tal traslado independiente.

E 20 10 Procedimiento a seguir cuando un obrero se traslada indepen-


dientemente–En caso de un traslado, o intención de traslado independiente,
debe procederse de la siguiente manera:
1. El obrero que piensa trasladarse de forma independiente tiene la responsa-
bilidad moral de informar su intención al secretario ejecutivo de la organización
donde sirve. A su vez, dicho secretario, debe informarle al obrero cuál será el
impacto que los reglamentos denominacionales tendrán sobre su registro de

298
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
servicios, en caso de trasladarse independientemente, y cuáles son las ventajas
y desventajas de hacer dicho traslado.
2. El secretario ejecutivo de la nueva División debe informarle al obrero las
condiciones bajo las que será admitido al servicio denominacional y cuáles son
sus futuras expectativas, según los reglamentos.
3. El obrero cargará con las consecuencias de un traslado tal sobre su futuro,
se haya comunicado o no con su División base o con la nueva organización, o
haya firmado o no una declaración aceptando los términos del traslado y las
condiciones asociadas con el mismo.
4. Cualquier organización que tenga la intención de invitar a servir en su
territorio a un obrero que se trasladó de forma independiente debe averiguar
primero, a través de la Secretaría de la División base, si dicho obrero tiene algún
compromiso financiero o de otra índole en la División de la cual está saliendo.
5. El obrero que desea trasladarse independientemente será responsable de
obtener las visas de permanencia y los permisos de trabajo requeridos por el país
al que pretende trasladarse, y no debe ser readmitido en la División Sudameri-
cana hasta que todos los documentos pertinentes estén en orden.
6. Si el obrero tiene compromisos financieros con su anterior organización
mantenedora, deberán hacerse arreglos satisfactorios entre ambas Divisiones
antes de ser readmitido al servicio denominacional en la nueva División.
7. Si una organización de la nueva División readmite al obrero sin asegurarse de
que no tiene compromisos financieros o de otra índole, tendrá que aceptar las obli-
gaciones financieras que tenga con la organización mantenedora anterior, y asumirá
la responsabilidad de negociar con el obrero la liquidación de sus compromisos.
8. La División de origen enviará a la nueva División el original del registro
de servicios del obrero, juntamente con cualquier otra información pertinente,
utilizando los canales normales de la Organización.
9. Las Divisiones afectadas deberán registrar en sus actas el traslado
independiente.
10. El obrero que sale o viene a la División Sudamericana con traslado
independiente y solicita, en el futuro, los beneficios del plan de retiro de la Di-
visión Sudamericana, necesitará haber servido en la División Sudamericana los
años mínimos requeridos por este reglamento, además de llenar todos los otros
requisitos exigidos por el PPG/IAJA de la División Sudamericana.
Se entiende que, satisfechas esas exigencias, la División Sudamericana le
concederá beneficios basados únicamente en los años de servicio efectivamente
prestados dentro de la División Sudamericana.

299
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 20 15 Gastos ocasionados por el traslado independiente–En un tras-


lado independiente todos los gastos de viaje y mudanza son responsabilidad del
obrero. Sin embargo, la organización adoptiva podrá concederle, como ayuda
financiera máxima, el equivalente al costo de los pasajes aéreos por la tarifa más
económica, desde el puerto de entrada en la División adoptiva hasta el lugar de
sus nuevas actividades.

E 20 20 El obrero que se traslada independientemente no tiene derecho


a vacaciones especiales–Ni el obrero, ni su familia tendrán derecho a vacacio-
nes especiales, ni a ayuda financiera alguna para viajar a su División de origen.

E 20 25 Pautas relacionadas con los traslados posteriores del obrero–Las


siguientes pautas regirán los llamados posteriores que pueda tener un obrero
que se trasladó independientemente:
1. Traslado a una tercera División: El obrero que se trasladó de forma inde-
pendiente a otra División no podrá servir en una tercera División, tomando a
su División adoptiva como División base, hasta que haya alcanzado un mínimo
de diez años de servicio en la División adoptiva. Cualquier inusual excepción
deberá ser aprobada por la División adoptiva y por la comisión de llamados de
la Asociación General.
2. Regreso a la División Sudamericana con llamado: Cuando una organización
de la División Sudamericana desee llamar a un obrero o a un laico sudamericano
que se haya trasladado de forma independiente a otra División, podrá llamarlo
con estatus de “nacional que retorna” o como “nacional que retorna bajo arreglos
especiales”. En ningún caso podrá llamarlo con estatus de obrero interdivisión.
(Ver T 50, y el reglamento del PPG/IAJA.)
3. Regreso a la División Sudamericana como nacional que retorna bajo arreglos
especiales: Un obrero sudamericano puede ser invitado a regresar a la División
Sudamericana con estatus de obrero sudamericano, pero con los beneficios de
un llamado de “nacional que retorna bajo arreglos especiales”. Este sistema le
permitirá traspasar su nuevo crédito de servicios en la División Sudamericana a
su División adoptiva, siempre que se cumplan, acumulativamente, las siguientes
condiciones:
a. Que antes de regresar a la División Sudamericana haya servido en su
División adoptiva un mínimo de diez (10) años. Cualquier excepción
deberá ser aprobada por la Junta Directiva de la División adoptiva y
por la comisión de llamados de la Asociación General.

300
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
b. Que el llamado sea por un período de tiempo específico.
c. Que el obrero solicite, a través de la División Sudamericana, que el
nuevo período de servicio en la División Sudamericana sea aceptado
por la División adoptiva.
d. Que la Asociación General apruebe dicha solicitud.
e. Que la División adoptiva acepte el pedido.
f. Que la organización de la División Sudamericana que lo llama pague
al plan de retiro de la División adoptiva por cada mes de servicio en la
División Sudamericana.
g. Que la organización de la División Sudamericana que lo llama acepte
la responsabilidad total por los gastos de mudanza de venida del obrero,
y se comprometa a retornarlo por su cuenta a la División adoptiva al
finalizar el período estipulado.
4. Recuperación del estatus de la División Sudamericana por un llamado a la
sede de la Asociación General: Cuando la Asociación General llame a un obrero
que se haya trasladado de forma independiente desde la División Sudamericana a
otra División, éste podrá volver a tomar el estatus como “nacional que retorna por
llamado a la sede de la Asociación General”. Se entiende que el estatus lo recupera
en razón de ser llamado por la Asociación General, que tiene como una de sus
extensiones a la División Sudamericana. Este criterio no se aplica para obreros
que hayan sido llamados para servir en otras Divisiones. (Ver también elegibi-
lidad en el IAJA y PPG para esclarecer cuál será su situación presente y futura.)

E 20 30 Beneficios del plan de retiro en los casos de traslados inde-


pendientes entre Divisiones–El obrero que se trasladó independientemente
podrá llegar a recibir, en el futuro, los beneficios del plan de retiro de cada
una de las Divisiones en las cuales sirvió, en proporción a los años servidos en
cada una de ellas, obedecidos los requisitos del reglamento del plan de retiro
de cada División.

E 22 S TRASLADOS INDEPENDIENTES DENTRO DE LA


DIVISIÓN SUDAMERICANA
E 22 05 S Traslados independientes intradivisión–Se dice que un obrero
se ha trasladado de forma independiente de una a otra Unión dentro de la Di-
visión, cuando se traslada bajo su propia responsabilidad a otra Unión y luego

301
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

es reincorporado allí al servicio denominacional como obrero, sin que medie


un llamado interunión. Cuando eso sucede, las Uniones afectadas tomarán un
voto registrando tal traslado independiente.

E 22 10 S Procedimiento a seguir cuando un obrero se traslada indepen-


dientemente–En caso de un traslado, o intención de traslado independiente,
debe procederse de la siguiente manera:
1. El obrero que piensa trasladarse de forma independiente tiene la responsa-
bilidad moral de informar su intención al secretario ejecutivo de la organización
donde sirve. A su vez, dicho secretario debe informarle al obrero cuál será el
impacto que los reglamentos denominacionales tendrán sobre su registro de
servicios, en caso de trasladarse independientemente, y cuáles son las ventajas
y desventajas de hacer dicho traslado.
2. El secretario ejecutivo de la nueva Unión debe informarle al obrero las
condiciones bajo las que será admitido al servicio denominacional y cuáles son
sus futuras expectativas, según los reglamentos.
3. El obrero cargará con las consecuencias de un traslado tal sobre su futuro,
se haya comunicado o no con su Unión base o con la nueva Unión, o haya fir-
mado o no una declaración aceptando los términos del traslado y las condiciones
asociadas con el mismo.
4. Cualquier organización que tenga la intención de invitar a servir en su
territorio a un obrero que se trasladó de manera independiente, debe averiguar
primero, a través de la Secretaría de la División, si dicho obrero tiene algún
compromiso financiero o de otra índole en la Unión de la cual está saliendo.
5. El obrero que desea trasladarse independientemente será responsable de
obtener las visas de permanencia y los permisos de trabajo requeridos por el país
al que pretende trasladarse, y no debe ser readmitido en la otra Unión hasta que
todos los documentos pertinentes estén en orden.
6. Si el obrero tiene compromisos financieros con su anterior organización
mantenedora, deberán hacerse arreglos satisfactorios entre ambas Uniones antes
de ser readmitido al servicio denominacional en la nueva Unión.
7. Si una organización de la nueva Unión readmite al obrero sin asegurarse
de que no tiene compromisos financieros o de otra índole, tendrá que aceptar
las obligaciones financieras que tenga con la organización mantenedora ante-
rior, y asumirá la responsabilidad de negociar con el obrero la liquidación de
sus compromisos.
8. La Unión donde el obrero servía enviará a la nueva Unión el original

302
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
del registro de servicios del obrero, juntamente con cualquier otra información
pertinente, utilizando los canales normales de la Organización.
9. Las Uniones afectadas deberán registrar en sus actas el traslado independiente.
10. El obrero que sale de una Unión que está bajo el plan del PPG y va a
otra Unión que está bajo el plan del IAJA, o viceversa, y solicita en el futuro los
beneficios del plan de retiro, necesitará haber servido en cada una de las Uniones
los años mínimos requeridos por el plan de retiro de cada una de ellas, además
de llenar todos los otros requisitos exigidos por el PPG/IAJA.
Se entiende que satisfechas esas exigencias recibirá beneficios de cada uno
de los planes, en proporción a los años de servicio efectivamente prestados a
cada uno de ellos.

E 22 15 S Gastos ocasionados por el traslado independiente–En un


traslado independiente todos los gastos de viaje y mudanza son responsabilidad
del obrero.

E 22 20 S El obrero que se traslada independientemente no tiene derecho


a vacaciones especiales–Ni el obrero ni su familia tendrán derecho a vacaciones
especiales, ni a ayuda financiera alguna, para viajar a su Unión de origen.

E 30 ESTATUS DE DIVISIÓN ADOPTIVA PARA QUIENES NUNCA


FUERON OBREROS EN SU DIVISIÓN DE ORIGEN

E 30 05 S Servicio en una tercera División–Una persona que nunca fue


obrero en la DSA y se trasladó por su cuenta a otra División, puede llegar a
servir en una tercera División, con estatus de la segunda como su División base,
en las siguientes circunstancias:
1. Si la División de origen no lo ayudó financieramente en su preparación.
2. Si desea que la segunda División sea su División adoptiva, demostrándolo
por haber adquirido la ciudadanía de uno de los países de ella, o por tener la
residencia permanente en uno de dichos países durante, por lo menos, un año.
3. Si ha estado físicamente presente y residiendo dentro del territorio de la
segunda División durante un mínimo de cinco (5) años.
4. Si la persona reúne las condiciones establecidas en los puntos 1, 2 y 3, tam-
bién puede ser llamada a la División Sudamericana como obrero interdivisión.

303
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 30 15 Llamado como nacional que retorna bajo arreglos especia-


les–Una persona que ya fue obrero en la División Sudamericana, y tiene a
otra División como División adoptiva, sólo puede ser llamada por la División
Sudamericana como nacional que retorna bajo arreglos especiales. Para tener
el subsecuente servicio prestado en la División Sudamericana validado por la
División adoptiva es necesario que:
1. El obrero solicite, a través de la División Sudamericana, que dicho servicio
sea reconocido por la División adoptiva.
2. La Asociación General y la División adoptiva lo aprueben.
3. La organización que llama al obrero concuerde en pagar al plan de retiro
de la División adoptiva el porcentaje del factor de manutención de ella, por
cada mes de servicio.
4. La organización que llama al obrero acepte hacerse cargo de todos los
gastos de mudanza y concuerde en retornarlo por su cuenta, con todas las ayudas,
a su División adoptiva. (Ver E 20 25, inciso 3.)

E 35 OPCIONES DE ESTATUS PARA LOS OBREROS QUE NACIERON O SE


TRANSFIRIERON SIENDO NIÑOS A OTRA DIVISIÓN

El país de origen de un obrero será el mismo que el de sus padres si nació


en otro país mientras sus padres estaban allí sirviendo a la Denominación o al
gobierno, o mientras residían allí temporariamente por razones de estudio. Lo
mismo sucederá si el obrero se trasladó siendo niño con sus padres a otro país.
(Ver E 15 05.) Sin embargo, dicho obrero puede solicitar que el país donde
nació o se crió sea considerado como su país de origen, si se cumplen todas las
condiciones que siguen:
1. Si sus padres sirvieron, por lo menos, tres (3) años en el país donde nació.
2. Si cursó allí, por lo menos, tres (3) años de estudios secundarios y un 75%
de algún curso de nivel terciario.
3. Si tiene la ciudadanía de dicho país.
4. Si el primer llamado que recibió provino de ese país.
5. La designación de ese país como país de origen de dicho obrero será
recomendada por su organización mantenedora, a través de los canales deno-
minacionales, y aprobada por la División. Si la solicitud es aprobada, la elección
será irrevocable.

304
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
E 37 S LLAMADOS, CONCEPTOS Y PROCEDIMIENTOS
E 37 05 S Definición de “llamado”–El término “llamado”, tal como es
usado en estos Reglamentos eclesiástico-administrativos, tiene uno de los dos
siguientes significados:
1. “Invitar” oficialmente a una persona a integrarse al cuerpo de obreros/
misioneros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en una organización o
institución, a través de un voto de la Junta Directiva de dicha organización o
institución de la iglesia.
2. “Invitar” oficialmente a un obrero, a través de un voto de la Junta Directiva
de una organización o institución de la iglesia, a continuar sirviendo a la iglesia
en la organización o institución que lo llama.

E 37 10 S Particularidades que afectan a los llamados–Los llamados


pueden ser pasados a consideración del candidato o no pasados. Pueden ser
reconsiderados, diferidos, cancelados, aceptados o no aceptados. Pueden ser
para servir en áreas intraunión, interunión o interdivisión.
1. Llamado pasado: Es el que, habiendo sido considerado favorablemente por
las juntas directivas que correspondan, sigue su curso normal y llega, finalmente,
a consideración de la persona llamada.
2. Llamado no pasado: Es el que no llega a consideración de la persona lla-
mada porque alguna de las Juntas Directivas de las organizaciones superiores
estimó que no era conveniente u oportuno, para la Obra o para el obrero.
3. Llamado reconsiderado: Si la organización que recibe un llamado para uno
de sus obreros cree que es inapropiado o inoportuno, por razones justificadas
o reglamentarias, puede solicitar a la organización superior que el llamado sea
reconsiderado y cancelado.
Si la organización superior da lugar al pedido de reconsideración, el llama-
do queda automáticamente cancelado. Si no da lugar, el llamado vuelve a la
organización en cuestión, la que en ese caso deberá ponerlo obligatoriamente a
consideración del obrero.
Entre otras razones, una organización puede pedir reconsideración de un
llamado:
a. Si, a juicio de la administración, el obrero llamado no posee las cuali-
dades o aptitudes necesarias para la tarea a la cual es llamado.
b. Si, por la responsabilidad que ocupa, no es posible por el momento
prescindir de sus servicios.

305
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

c. Si ha asumido recientemente responsabilidades iguales o equivalentes.


d. Si hay circunstancias que hacen inapropiado su traslado.
e. Si no ha servido todavía el período normal en ese campo.
f. Si en el proceso del llamado no se han obedecido las disposiciones de
los reglamentos.
La administración de la organización donde el obrero está sirviendo tiene
derecho a manifestarle al obrero su aprecio por su trabajo y presentarle, sin pre-
sionar, las razones por las cuales cree que debe permanecer en la responsabilidad
que está ocupando.
Si el obrero no acepta el llamado, la organización donde sirve registrará un
voto cancelando el llamado porque el obrero no lo aceptó y lo comunicará a la
organización superior.
4. Llamado diferido: Llamado diferido es el que establece una fecha futura
para el traslado del obrero. Este tipo de llamado permite asegurar o comprometer
los servicios futuros de un obrero que no sería posible conseguir en el momento.
Se lo usa también para llamar a estudiantes que todavía no se han graduado.
5. Llamado cancelado: Es el llamado que no se materializó porque el obrero
no lo aceptó, o porque la organización afectada solicitó y obtuvo la reconside-
ración del llamado, o porque la organización que hizo el llamado lo canceló
posteriormente.
6. Llamado aceptado: Es el llamado que le llega al obrero y es aceptado por él.
7. Llamado no aceptado: Es el llamado que le llega al obrero pero que, por
razones diversas, no es aceptado por él.
Aunque la iglesia le concede al obrero el derecho a no aceptar un llamado,
se espera que use esa facultad con mucha prudencia, declinando el llamado
sólo si hay razones extraordinarias y justificadas para ello. Se espera que el
obrero entienda que recibir un llamado es un privilegio y que la disposición a
ir a otro lugar de servicio es una de las características básicas de todo obrero.
(Ver E 01 10.)
8. Llamado para graduandos. El principio establecido en el párrafo anterior
es especialmente válido en los casos de los graduandos/graduados de nuestros
seminarios. Al recibir un llamado para servir a la Organización, el alumno deberá
tener razones válidas y serias para justificar negarse a tal llamado. Si la negativa
estuviere motivada por intereses y preferencias personales en perjuicio de los
intereses de la iglesia, será considerado inepto para recibir un segundo llamado.
Si el graduando ya recibió y aceptó un llamado, el director del seminario o la
facultad no podrá pasarle un segundo llamado. Si hubiere un segundo llamado,

306
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
éste deberá ser enviado a la Unión que hizo el primer llamado.
9. Llamados intraunión, interunión e interdivisión: Llamados intraunión
son los que se realizan entre los campos e instituciones de una misma Unión.
Llamados interunión son los que se realizan entre las Uniones de la División.
Llamados interdivisión son los que se realizan entre las Divisiones.
10. Transferencias: Los movimientos de obreros dentro de un mismo campo
local, aunque deben ser autorizados por la Junta Directiva, no son, en sí mismos,
llamados, sino transferencias.

E 45 PROCEDIMIENTO PARA CURSAR LLAMADOS DENTRO


DEL TERRITORIO DE LA DIVISIÓN

Con el fin de conservar la unidad y la cooperación en el llamado y traslado


de obreros dentro de la División se procederá de la siguiente manera:

E 45 01 S Curso que deben seguir los llamados–Los llamados deben


seguir las siguientes pautas:
1. Todo llamado debe respetar los canales denominacionales, siguiendo su
curso normal desde la organización donde se origina hasta la organización donde
el obrero está sirviendo o donde la persona que todavía no es obrera está residiendo.
2. Ningún llamado puede llegarle directamente el obrero, pasando sobre los
niveles denominaciones que haya entre la organización que llama y la organización
donde el obrero sirve. Esto se aplica también a los nombramientos/elecciones he-
chos por una Junta Directiva o por un congreso, a menos que la persona afectada
sirva bajo la jurisdicción abarcada por dicho congreso o Junta Directiva. Si el obrero
en cuestión sirve bajo otra jurisdicción, el nombramiento/elección se transforma
en un llamado regular, y sigue el curso regular de todo llamado. (Ver B 10 20.)
3. Ninguna organización debe pasar a uno de sus obreros un llamado si
hay algún problema de índole moral o financiero. Pasar un llamado equivale a
recomendar al obrero.
4. El obrero que aceptó un llamado no debe desvincularse de sus tareas hasta
recibir indicaciones específicas para su mudanza a través del tesorero/CFO de
la organización en la cual está sirviendo.

E 45 02 Los contactos previos son irregulares–Si hay evidencia clara de


que se estableció contacto previo e irregular con el obrero antes de que el lla-

307
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

mado haya llegado a sus manos, la Junta Directiva de la organización superior


lo considerará causa suficiente para no pasarle tal llamado.

E 45 03 Se espera que el llamado le llegue al obrero–En todos los trámites


relativos al llamado y traslado de obreros se debe manifestar amplitud de miras
y un espíritu desinteresado. Después que la Junta Directiva de la organización
superior pasa el llamado, los dirigentes de la organización afectada deben cer-
ciorarse de que el llamado le llegue al obrero, con el fin de que sea él mismo
quien tome la decisión que afectará su propio servicio. Sin embargo, si a juicio
de dichos administradores, el obrero llamado no posee las cualidades necesarias
para la tarea a la cual es llamado, o si no es posible prescindir de sus servicios, el
estudio del llamado podrá ser aplazado hasta entrar en contacto con los líderes
de la organización inmediata superior.

E 45 04 Derecho del obrero a solicitar un llamado–Se entiende que estas


disposiciones que rigen el traslado de obreros entre una y otra organización de
ninguna manera anulan el derecho que el obrero tiene de expresar su deseo de
ser trasladado a otro campo.

E 45 05 Contactos preliminares entre administradores–Las adminis-


traciones que estén necesitando los servicios de un obrero no deberán entrar en
contacto directo o indirecto con el obrero en perspectiva. No le harán ofreci-
mientos ni promesas, ni iniciarán arreglo alguno con el obrero.
El objetivo de esta norma es conservar la unidad y la cooperación en el proce-
so de llamados y traslados de los obreros, y evitar desavenencias e incomodidades.
Sin embargo, la administración que llama puede entrar en contacto previo
con los administradores de la organización donde el obrero que desean llamar
está sirviendo. Eso evita demoras innecesarias en el proceso del llamado y permite
saber si el obrero en perspectiva es idóneo para la tarea que se tiene en mente.
Pero, en ningún caso se harán contactos directos o indirectos con el obrero
mismo, a menos que se haya obtenido el permiso del presidente de la Junta
Directiva donde tal obrero sirve.

E 45 07 Responsabilidad por las deudas de los obreros o graduandos


llamados–La organización que llama a un obrero o a un graduando es la res-
ponsable de obtener con anticipación toda la información relacionada con los
compromisos financieros o de otra índole que el obrero tenga con la organización

308
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
de donde es llamado, incluyendo cualquier saldo no amortizado por becas de
perfeccionamiento.
Si una organización llama a un obrero o a un graduando sin asegurarse de
que tiene compromisos financieros o de otra índole, tendrá que aceptar auto-
máticamente todas las obligaciones financieras que tenga con la organización
anterior, y asumirá la responsabilidad de negociar con el obrero la liquidación
de sus compromisos.
Si la organización que recibe el llamado se lo pasa al obrero o al graduando
antes de responder el pedido de informaciones financieras de la organización
que llama, no podrá pasar posteriormente el débito o compromisos que hubiere
y asumirá la responsabilidad de negociar con el obrero la liquidación de sus
compromisos.

E 45 10 Llamados intraunión–El intercambio de obreros entre Asociacio-


nes, Misiones o instituciones pertenecientes a la misma Unión se hará a través
de la Unión.

E 45 15 Llamados interunión–La Unión que desee llamar a un obrero


que sirve en otra Unión de la División deberá tramitar el llamado a través de la
División Sudamericana.

E 45 20 Responsabilidad de la División en los llamados interunión–


Antes de pasar un llamado interunión, la División puede entrar en contacto
con la Unión donde el obrero sirve para averiguar cuáles son sus calificaciones
y hasta dónde es oportuno un traslado, y aplicará entonces su criterio en cuanto
a si debe pasar o no el llamado.

E 45 25 La carta de llamado debe seguir los canales regulares–La carta


de llamado debe enviarse siempre a través de los canales regulares y, en ningún
caso, debe llegarle directamente al obrero.
Si se trata de un llamado interunión o interdivisión, el secretario ejecutivo
de la División enviará la carta oficial de llamado al secretario ejecutivo de la
Unión, para que luego de que la Unión tome el voto correspondiente, la haga
llegar a la siguiente organización, la que procederá de la misma forma hasta que,
finalmente, la carta llegue a manos del obrero.
Si se trata de un llamado intraunión, la carta se originará en la Secretaría
de la Unión. La carta original, en sobre cerrado o en formato electrónico, será

309
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

enviada para el obrero, irá acompañada de una copia para el secretario ejecutivo
de la organización donde el obrero sirve.
Cuando la última junta toma el voto y la carta de llamado es entregada al
obrero, el secretario ejecutivo de esta última organización informará al secretario
de la organización interesada que el llamado ha sido pasado. Luego, los admi-
nistradores de la organización que hizo el llamado podrán ponerse en contacto
directo con el obrero llamado.

E 45 30 Llamados para departamentos–El director/secretario de un de-


partamento de una organización superior podrá entrar en contacto con un
obrero llamado para el mismo departamento en una organización inferior recién
después de que la Secretaría informe que el llamado le ha sido pasado al can-
didato. Podrá darle informaciones útiles tocante al progreso de las labores del/
de los departamento/s en el territorio al cual ha sido llamado, pero no le podrá
definir los planes ni las reglas de trabajo bajo las cuales debe llevarse a cabo la
Obra en el campo que lo ha llamado.

E 45 35 S Prioridad en los llamados a alumnos graduandos–Para llamar


a los graduandos de nuestras instituciones denominacionales se seguirán las
siguientes pautas:
1. Los llamados para los graduandos de nuestros colegios se pasarán al
estudiante por medio del director de la facultad.
2. Los campos/las instituciones de la Unión de origen del alumno tendrán
prioridad para llamarlo, independientemente de si el alumno estudia en el co-
legio de la propia Unión o de otra Unión, de si es casado o soltero, o del lugar
donde residen sus padres.
Como es posible que existan dos graduaciones en el año, se establecen las
siguientes fechas límite para determinar la prioridad de la Unión de origen:
a. Cuando la graduación se realice al finalizar el año académico, será
hasta el 30 de septiembre del año en que se gradúa.
b. Cuando la graduación se realice al finalizar el primer semestre aca-
démico, será hasta el 30 de abril del año en que se gradúa.
Luego de esa fecha podrá ser llamado por cualquier Unión.
3. Los campos/las instituciones que tengan interés en un estudiante graduan-
do que no es de su territorio, podrán entrar en contacto con la Unión de origen
del estudiante con el fin de llegar a un acuerdo. Habiendo logrado dicho acuerdo
previo entre ambas partes, el llamado podrá ser hecho con una autorización por

310
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
escrito por parte del Secretario ejecutivo del campo local, independientemente
de la fecha o período del año.
4. Si la Unión/Asociación de origen del alumno no ejerce su derecho
de prioridad hasta el 30 de abril, en los casos en los que la graduación ocurre
al final del primer semestre, o hasta el 30 de septiembre si la graduación es a
fin de año, la Unión que lo llame podrá llamarlo con su propio estatus local,
pasando dicha Unión a ser la Unión adoptiva del alumno en cuestión (ver E
15 25 S).
5. Si después, en el futuro, recibe y acepta un llamado para servir en una
tercera Unión, retendrá el estatus de su Unión adoptiva. Sin embargo, si en algún
momento acepta un llamado para servir en su Unión de origen, recuperará el
estatus de su Unión de origen de forma definitiva. En todos los casos, los votos
de llamado deberán indicar el estatus que corresponda (ver E 15).
6. Cada Unión fijará pautas para la distribución interna de sus graduandos,
estableciendo las prioridades de llamado de sus campos e instituciones y el curso
que deben seguir dichos llamados.

E 45 50 Períodos mínimos de servicio–Los períodos mínimos de servicio


recomendados son los siguientes:
1. Servicio interunión: El período mínimo que un obrero debe servir dentro
del territorio de una Unión, antes de ser llamado por otra Unión, es de cinco
(5) años, a menos que la Unión que lo llama obtenga el consentimiento de la
Unión donde está sirviendo, o que circunstancias inusitadas hagan aconsejable
el traslado antes de tiempo.
2. Servicio intraunión: En circunstancias normales, el período mínimo que
un obrero/a debe servir en un campo o institución antes de ser llamado a otro
campo o institución de la misma Unión es de cinco (5) años.

E 45 55 Fechas y arreglos del traslado del obrero–Ninguna organización


deberá tomar a un obrero hasta que la organización en la cual servía lo haya
dispensado.
Los tesoreros/CFO de las dos organizaciones involucradas deben entrar
en contacto, después que el obrero haya aceptado el llamado, para establecer
el momento exacto cuando se desvinculará de una y se vinculará con la otra.
El obrero no hará por sí mismo ningún arreglo en cuanto a la fecha del
traslado o el medio de transporte, hasta que reciba indicaciones de la adminis-
tración correspondiente.

311
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 45 62 S Distribución de los gastos de mudanza–La siguiente tabla


establece los porcentajes de coparticipación de los gastos de mudanza:

En el traslado La La Unión que La Asoc./ Las inst.


o retorno División llama, o de la Mis. o inst. médicas,
permanente pagará: que retorna, que llama, editoras,
de los obreros pagará: o de la que fábricas,
interunión retorna, ADRA, RNT,
pagará: pagarán:
Unión Asociación --- 100% --- 100%
Unión Misión 50% 50% --- 100%
Instituciones de
--- 50% 50% ---
Unión
Unión de Iglesias 75% 25% --- 100%
Instituciones de
50% 25% 25% ---
Unión de Iglesias
Asociación --- 50% 50% 100%
Misión 50% 25% 25% 100%
Llamados --- 100% --- ---
interunión entre
--- --- 100% ---
uniones del mis-
mo país --- --- --- 100%

E 45 63 S Indemnización proporcional de los gastos de mudanza–Los


gastos de mudanza de los obreros se amortizarán como sigue:
1. Los gastos ocasionados por el traslado de un/a obrero/a de una organización
o institución a otra se considerarán como una cuenta no amortizada. El saldo
de la cuenta se amortizará proporcionalmente a lo largo de cinco (5) años.
2. Si una organización/institución llama a un/a obrero/a que no ha servido
todavía los cinco (5) años mencionados en E 45 50, reembolsará a la organiza-
ción/institución de donde el/la obrero/a es llamado/a el saldo pendiente, con las
excepciones mencionadas en el punto 6. El reembolso será siempre proporcional
a cinco (5) años.
3. Si el/la obrero/a decidiera dejar el servicio denominacional por razones
personales, se descontará de su registro de servicios un (1) mes por cada dos (2)

312
Licencias/credenciales,estatus,estatus,
Licencias/credenciales, llamados,registro
llamados,
deservicios,
registro vacaciones
de servicios,
yfinanzasvacaciones
personalesdey... E
losobreros

meses pendientes de amortización, a menos que pague la porción no amortizada


todavía.
4. Los gastos de traslado a los que hace referencia este reglamento deben ser
documentados, e incluyen únicamente los gastos de mudanza enumerados en
Y 20 28 que realmente se hayan efectuado.
5. Cualquier excepción a este reglamento deberá ser acordada administrati-
vamente entre las administraciones afectadas.
6. Las provisiones de este reglamento no se aplican en el caso de los gastos
ocasionados por las transferencias de obreros dentro del mismo campo local, ni
en el de los traslados de obreros que son elegidos por el congreso de otra organi-
zación, ni en el de los traslados de obreros llamados a servir fuera del territorio
de la División.

E 45 65 Llamado de obreros beneficiados por becas de perfecciona-


miento–Cuando un obrero es beneficiado por becas de perfeccionamiento, el
total de la inversión hecha por la organización o institución que lo envió será
amortizada a medida que sirve, en un período de cinco (5) años, a razón de
20,00% por año subsiguiente de servicio. Si en el ínterin recibe un llamado, la
organización que lo llama reembolsará a la organización que lo becó cualquier
saldo pendiente que faltare amortizar.

E 45 70 Llamados para estudiantes de posgrado o doctorales–Los obreros


becados para hacer cursos de posgrado o cursos doctorales, dentro o fuera del
territorio de la División, siguen siendo obreros de la organización o institución
que los envía. Estos obreros no deben ser llamados a otro campo/institución
hasta haber transcurrido cinco (5) años desde que terminaron sus estudios y
se reintegraron al servicio, a menos que el llamado sea para responsabilidades
mayores o para servir en el campo misionero.
Se espera que luego de haber finalizado sus estudios tales obreros presten
a la organización que los envió un mínimo de cinco (5) años de servicio. Si
otra organización/institución los llama antes de ese tiempo, reembolsarán a la
primera la parte proporcional de los gastos de estudio y sustento concedido a
tales obreros mientras cursaban sus estudios.

E 45 90 No se conceden licencias por estudio u otras razones–No se


concederán licencias para interrumpir el servicio denominacional. El obrero que
por razones de estudio, familiares u otras, siente que debe dejar la actividad por

313
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

un tiempo, debe renunciar formalmente a sus servicios en la Denominación y


volver a ofrecerlos una vez finalizadas las causas que originaron la interrupción.
Se entiende que su licencia/credencial cesa automáticamente al desvincularse
del servicio denominacional y que, en ningún caso, la Organización le garantiza
ni se responsabiliza de reincorporarlo en el futuro al servicio activo.
Los obreros que están planeando interrumpir su servicio en la Denominación
deben comunicar con suficiente anticipación sus planes a la administración y
ser informados de cómo tal interrupción podrá afectar su posición frente a los
reglamentos que rigen el PPG/IAJA.

E 45 93 Desvinculación por estudios–El obrero que desee interrumpir


o retirarse del servicio activo en cualquier organización denominacional, para
realizar estudios de posgraduación por cuenta propia, no podrá computar para
fines legales o denominacionales los años de estudio como tiempo de actividad o
servicio en la organización. Este obrero, al concluir sus estudios, podrá retornar
al servicio o actividad, siempre que se cumplan las condiciones a seguir:
1. Si es religioso. Haber formalizado su desvinculación:
a. Comunicando previamente por carta su decisión.
b. Firmando el documento de renuncia y desvinculación formal por interés
y razones personales, sin percibir el Auxilio de Reinstalación, y en el
que se expresa que el obrero sabe y reconoce que no habrá cómputo de
tiempo de actividad denominacional por el período de interrupción
dedicado a los estudios.
2. Si es empleado.
a. Haber rescindido legal y formalmente su contrato de trabajo, por pedido
de renuncia debidamente homologado.
b. Haber firmado un documento declarando formalmente saber y recono-
cer que no habrá cómputo como tiempo de actividad denominacional
por el período de interrupción dedicado a estudios.
3. El retorno a las actividades como obrero sólo será posible cuando sea
aprobado por voto de la Junta Directiva de la División. (Ver E 48 S.)
4. A los obreros participantes del IAJA o PROASA se le aplicarán las dispo-
siciones legales y reglamentares vigentes, en la hipótesis de su desvinculación
formal de sus patrocinadoras.

E 45 100 S Productividad de los obreros–Debe hacerse todo lo posible para


colocar a cada obrero en el lugar donde pueda utilizar su capacidad total. Debe

314
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
revisarse periódicamente el rendimiento y la eficiencia de todos los obreros. Si
se llega a la conclusión de que un obrero no es eficiente en su ministerio, debe
dársele los consejos que correspondan y, si es necesario, cambiarlo de línea de
servicio o aconsejarle buscar otra ocupación fuera de la Denominación.

E 46 PROCEDIMIENTOS PARA LLAMAR A OBREROS INTERDIVISIÓN

Una organización o institución puede llamar a un obrero interdivisión solamente


si tiene un presupuesto interdivisión asignado. El llamado puede ser abierto o cerrado.

E 46 05 Procedimiento para llamar a obreros interdivisión–El llamado


debe llegar a la Secretaría de la División Sudamericana, a través de los canales
regulares, la que lo procesará por intermedio de la Asociación General, hasta
llegar al candidato. El proceso es el mismo, pero en sentido inverso, cuando
otra División llama a un obrero sudamericano.
La Secretaría de la Asociación General es la encargada de censar y reco-
ger información concerniente a posibles candidatos interesados en servir en el
extranjero.

E 46 10 Responsabilidad de la Secretaría de la Asociación General–La


Secretaría de la Asociación General es la responsable de establecer el nexo entre la
División interesada en los servicios de un obrero y la División base de dicho obrero.

E 46 15 Todos los llamados para obreros interdivisión deben pasar a


través de la Asociación General–Todos los llamados para servicio interdivisión,
hechos o recibidos por la División Sudamericana, tienen que pasar a través de
la Comisión de Llamados de la Asociación General.
La Secretaría de la Asociación General pasará a la División afectada el lla-
mado, junto con toda la información que tenga sobre el mismo, para que dicha
División lo estudie y se lo pase al candidato, a través de la Unión y el campo
local correspondientes.
Si el obrero llamado no reúne, a criterio de los administradores de la Unión
o el campo base, las calificaciones necesarias para desempeñar la responsabilidad
para la cual se lo llama, o si en el momento no es posible prescindir de sus servi-
cios, podrá aplazarse la consideración del llamado hasta entrar en comunicación
con la Secretaría de la Asociación General.

315
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

E 46 17 Llamados de laicos residentes en otras Divisiones–El proceso


para llamar a un laico originario de otra División, como obrero interdivisión,
es el mismo que para llamar a alguien que ya es obrero. Sin embargo primera-
mente debe obtenerse la opinión de la División donde el candidato reside para
saber cuáles son sus aptitudes, calificaciones y su nivel de integración a la iglesia.
El hecho de que la Asociación General actúe como intermediaria para tra-
mitar estos llamados no significa que automáticamente la persona llamada tenga
derecho a ciertas ayudas, tales como la ayuda de rehabilitación, de mudanza, o
a los privilegios de vacaciones especiales.
Si el llamado es para un laico sudamericano que reside en otra División,
no será necesario tramitar el llamado a través de la Asociación General. En ese
caso, la División Sudamericana le hará llegar el llamado directamente, como
nacional que retorna.

E 46 20 Curso que debe seguir la carta de llamado–Ningún llamado


debe llegarle directamente al interesado, excepto si el llamado es para un laico
sudamericano que reside en otra División.
En todos los demás casos el llamado debe seguir el siguiente curso: Insti-
tución o campo local que lo llama, Unión-División-Asociación General-Divi-
sión-Unión-campo local o institución donde está el obrero llamado.
Se espera que la carta de llamado llegue siempre a las manos del candidato,
pero la administración de la organización donde el obrero sirve tiene derecho,
en el momento de entregarle la carta, a aconsejarlo respecto del llamado.
La administración puede también detener el llamado hasta entrar en comu-
nicación con la Secretaría de la División si, a su juicio, el obrero no reúne las
aptitudes necesarias para la posición para la cual se lo llama.

E 46 25 La Secretaría de la División es la que notifica oficialmente–La


Secretaría de la División Sudamericana preparará una carta de llamado y la
enviará al candidato, siguiendo el curso mencionado en E 46 20, o E 46 17.
En esa carta le comunicará oficialmente el voto de la Junta Directiva y le in-
dicará los pasos que debe dar en cuanto al examen médico o a cualquier otro
requisito, con el fin de que el obrero tenga la información completa sobre la
cual basar su decisión.

E 46 40 Responsabilidad cuando un llamado interdivisión es can-


celado luego de ser aceptado–La organización que cancele un llamado

316
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
interdivisión luego de ser aceptado por el obrero deberá sostenerlo finan-
cieramente durante un máximo de seis (6) meses, dentro de la escala de
subsistencia de la División base.
Si el obrero recibe otro llamado de alguna organización de su División base
antes de expirar dicho período, el saldo que hubiere será entregado a dicha
organización. Si el obrero consigue un empleo fuera de la Organización antes
de que los seis (6) meses terminen, el sustento denominacional cesará. (Ver el
Working Policy, N 05 05.)

E 47 S INGRESO DE OBREROS

E 47 01 S Cuidados al incorporar nuevos obreros–Al llamar a nuevos


obreros debe ejercerse gran cuidado para asegurarse de que son miembros ad-
ventistas que están en regla con la iglesia, que ejercen una influencia positiva
en sus iglesias y que contribuyen a la edificación de ellas siguiendo líneas pro-
fundamente espirituales.

E 47 02 S Consulta de antecedentes–La organización que desee incorporar


a un estudiante o graduado en Teología, o a un laico, en su equipo de obreros
deberá consultar a los órganos oficiales de cada país, los registros de morosos,
y el certificado oficial de antecedentes penales del candidato, y los archivará en
el sistema computarizado de registro del obrero.

E 47 05 S Provisión financiera para el ingreso de nuevos obreros en Aso-


ciaciones/Misiones–Una Asociación/Misión podrá incorporar nuevos obreros
de acuerdo con sus necesidades, siempre que haya hecho la debida provisión en
el presupuesto.

E 47 10 S Examen médico y psicológico de los candidatos–La orga-


nización que desee incorporar a un estudiante o graduado en Teología, o a
un laico, en su equipo de obreros deberá requerir que él/ella, su cónyuge y
sus hijos dependientes se sometan primero a exámenes médicos completos,
pagados por dicha organización, incluyendo un examen psicológico para el
candidato y su cónyuge, preferentemente en una institución médica de la
Iglesia. Los exámenes deberán acompañar al pedido de incorporación enviado
a la institución superior.

317
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

El llamado solamente se podrá tornar efectivo después de que la Junta Di-


rectiva tome un voto aprobando los resultados de los exámenes médicos y psi-
cológico requeridos.
Esta provisión no se aplica a los obreros de sostén propio.

E 47 15 S Todos los obreros comienzan como “aspirantes” sobre una base


temporaria–Todas las personas que se incorporan a la Obra como “obreros”, no
importa en qué línea, a qué edad, con qué preparación o con qué experiencia
anterior, lo hacen como aspirantes, sobre una base temporaria, en un período de
iniciación que dura dos años. (Ver el procedimiento a seguir con los aspirantes
al ministerio, en L 10 y L 15.)
1. La Junta Directiva correspondiente evaluará al aspirante al finalizar el
primer año de servicio, tomando en cuenta los resultados de su labor, su efi-
ciencia, sus aptitudes y actitudes, su dedicación, espíritu, influencia, lealtad
y, fundamentalmente, sus perspectivas futuras en la Organización, y tomará
entonces un voto aprobando o desaprobando el primer año.
2. Si el primer año no es aprobado la Junta Directiva debe optar por (1)
invitarlo a dedicarse a otra actividad fuera de la Organización, o (2) darle la
oportunidad de repetir el primer año, si es que el aspirante pareciera tener pers-
pectivas. En este caso, debe dársele los consejos que fueren necesarios.
3. Luego de aprobado el primer año de servicio, el aspirante entra en un
segundo año de prueba, al final del cual la Junta Directiva volverá a evaluarlo
y, si es aprobado, tomará un voto aceptándolo como obrero regular. Si no es
aprobado, debe invitárselo a dejar la Organización definitivamente.
4. Las comisiones que revisan y fijan anualmente los porcentajes de ma-
nutención deberán verificar si las juntas respectivas hicieron las evaluaciones y
tomaron los votos correspondientes. Los empleados que posteriormente lleguen
a ser obreros no necesitarán pasar por el período de prueba.

E 47 20 S Autorización para conceder la investidura de obrero a personas


mayores de 35 años:
1. Las organizaciones que necesiten los servicios de personas con 35 o más
años de edad pueden tomarlas como empleados, por voto de su Junta Directiva
o comisión interna.
2. Sin embargo, la División reconoce que, excepcionalmente, puede haber
casos en los que una organización necesite imperiosamente los servicios de una
persona calificada para ser “obrero”, pero tiene 35 o más años de edad. En esos

318
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
casos, la Junta Directiva que desea incorporar a tal persona tendrá que hacer
un estudio cuidadoso y, si cree que puede justificar su pedido, deberá recibir la
aprobación de la Junta Directiva de la Unión cuando el obrero en cuestión tenga
entre 35 y 39 años. En el caso de las instituciones de la División, ellas aprobarán
en su Junta Directiva el ingreso de obreros con hasta 39 años. A partir de los
40 años será necesaria la aprobación de la Junta Directiva de la División para
concederle el estatus de obrero.
3. Junto con el pedido y el formulario para solicitar la autorización que se
envía a la División se debe anexar el voto de la Unión aprobando los exámenes
médicos del candidato y su familia dependiente.
4. En caso de que la División conceda la autorización, debe pedírsele al
candidato que haga el curso de denominacionalización.

E 48 S R EINGRESO DE EX OBREROS

El obrero que voluntariamente deje la Obra, por cualquier motivo, deberá pre-
sentar un documento o carta de renuncia a la organización en la cual sirve. La
Denominación no promete, ni tiene ninguna obligación de readmitirlo en el futuro,
ni tiene tampoco la obligación de trasladarlo a algún lugar de residencia anterior.
Si, posteriormente, alguna organización tiene interés en readmitirlo, deberá
seguir las siguientes pautas:
1. Ningún campo debe reincorporar a un ex obrero sin entrar previamente en
contacto con el último campo donde sirvió para asegurarse de que no hay nada
que impida su reincorporación y solicitar, además, el voto de la Junta Directiva
de la organización de la cual se retiró o fue excluido del servicio denominacional
autorizando su reincorporación. Este principio de ética debe ser observado.
2. El campo o la entidad que desea reincorporar a un ex obrero, antes de
formalizar su reingreso deberá entrar en contacto con las entidades denomi-
nacionales en las cuales él había servido anteriormente con el fin de obtener la
aprobación de éstas en cuanto a asumir las responsabilidades de tiempo y de
actividad y/o servicio anterior, si corresponde. Si no obtuviere la aprobación del
campo o la institución anterior, responderá por todo el encargo del tiempo de
servicio anterior del reincorporado, si corresponde.
3. En todos los casos de reincorporación de ex obreros deberá solicitarse
previamente la autorización expresa de la Junta Directiva de la División Suda-
mericana. (Ver E 47 20 S.)

319
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

4. Al estudiar la posible reincorporación de un ex obrero, debe darse prio-


ridad de llamado a otras personas que se prepararon y que por motivos presu-
puestarios no tuvieron todavía la oportunidad de llegar a ser obreros.
5. La persona que fuere reincorporada a la Obra como obrero, después
de haberse retirado voluntariamente de una organización o institución
denominacional, podrá ser amparada por el PPG/IAJA conforme a las siguien-
tes reglas:
a. Si se retiró voluntariamente, por razones personales, perteneciendo
al PPG-CDO o al IAJA-Beta sin recibir ninguna ayuda de reins-
talación o indemnización, podrá continuar, si reingresa al servicio
denominacional, el conteo de su tiempo de actividad o de servicio
anterior con contribución según sea previsto en el reglamento del
PPG-CDO o IAJA-Beta.
b. Si se retiró voluntariamente, por razones de estudios, patrocinados o
no por la iglesia, o para participar en algún programa de voluntariado
oficial mantenido por la iglesia mundial, perteneciendo al PPG-BD
o IAJA-Alfa sin haber recibido ninguna ayuda de reinstalación o in-
demnización, al reingresar al servicio denominacional podrá retomar
su tiempo de actividad o de servicio anterior con contribución, de
acuerdo a lo previsto en el reglamento del PPG-BD, siempre y cuando
el tiempo de interrupción no sea igual o superior a cinco (5) años. En
el IAJA, el reingreso siempre será en el plan Beta. (Ver Z 25 40, 1.)
6. La División Sudamericana no autorizará pedidos de reincorporación o
readmisión de ex obreros tanto de la línea misionera (no pastoral) como de la
línea ministerial (pastoral) que, al retirarse o al haber sido excluidos del servicio
denominacional, recibieron una indemnización/mutuo acuerdo o una ayuda de
reinstalación o algún tipo de ayuda financiera. En ningún caso se permitirá ni se
aceptará, con el objeto de reingresar como obrero, la devolución de los auxilios,
las ayudas financieras o las indemnizaciones recibidas.
Como única excepción a este punto se podrá contemplar la reincorporación
de ex obreros que reúnan los requisitos descritos a continuación:
a. Para obreros de línea misionera y ministerial, tener un mínimo de seis
años como empleado dentro del territorio de la DSA, desde su última
reincorporación.
b. Para obreros de línea ministerial que sirvieron en otra División en el
ministerio pastoral, y que no tuvieron problemas disciplinarios según
el Manual de la iglesia, el tiempo mínimo exigido como empleado, en

320
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
función no ministerial, será de tres (3) años.
c. Tener la edad suficiente para acumular los años de carencia mínima en
el PPG/IAJA según Z 30 05.
d. Obtener un voto de Junta Directiva de la organización de la cual se
retiró o fue excluido del servicio denominacional, autorizando su
reincorporación.
e. En aquellos países donde las leyes laborales no permitan la reincorpora-
ción sin acumular la antigüedad, solo se permitirá la reincorporación en
una organización con diferente personería jurídica o luego de cumplido
el período mínimo establecido por la ley.
f. Elevar el pedido de solicitud a la DSA juntamente con el formulario
de reingreso especial preparado por la Secretaría.
g. El obrero que se retiró del servicio activo para estudiar Teología, cuando
fuera solicitado su reingreso necesitará trabajar, como mínimo, dos (2) años
como religioso en el servicio denominacional antes de recibir el estatus de
obrero nuevamente, siempre y cuando no se haya retirado por prácticas
sujetas a disciplinas eclesiásticas previstas en el Manual de la iglesia.
h. En el caso de los asistentes de colportaje, podrá obtener el estatus de
obrero, sin contar los seis (6) años indicados en este reglamento, si
continua trabajando como colportor licenciado o colportor credenciado
ininterrumpidamente después de la indemnización
7. Las personas que fueren excluidas del servicio denominacional por vio-
lación grave de las normas y los principios denominacionales contenidos en el
Manual de la iglesia, capítulo 7, sección “Razones por las que los miembros serán
disciplinados”, pág. 60, 61 (ver también E 12 15 S), y que fueron excluidas de la
membresía de la iglesia, no tendrán su readmisión o reincorporación aprobada
por la División Sudamericana.

E 55 JUBILACIÓN, EN CASO DE ENFERMEDAD, DE OBREROS


EN CARGOS ELECTIVOS

Si un obrero se enfermare durante el período de servicio para el que fue


elegido, y quedare incapacitado para el desempeño eficiente de sus deberes, la
Junta Directiva de la organización donde sirve tendrá autoridad para pasarlo a
situación de retiro antes de que termine el período para el cual había sido elegido,
previa consulta con los médicos y con la aprobación de la organización superior,

321
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

observando el reglamento del IAJA/PPG.

E 60 EL PRESIDENTE DE UNA A SOCIACIÓN/MISIÓN DEBE SER PASTOR

El presidente de una Asociación/Misión debe ser siempre un pastor orde-


nado de experiencia y buena reputación, porque está a la cabeza del ministerio
evangélico de su Asociación/Misión y es el pastor de los pastores, responsable de
mantener el tono espiritual de todo el campo y de ser el pastor o supervisor de
todas las iglesias de la Asociación/Misión. (Ver el Manual de la iglesia, cap. 4.)

E 70 PRESERVACIÓN DE LOS REGISTROS DE SERVICIOS

E 70 05 Registro de Actividades–El propósito del registro de actividades


para todos los obreros es proveer un resumen histórico permanente de su víncu-
lo laboral con la Iglesia. Debe ser lo suficientemente detallado para atender las
necesidades del Plan de Jubilación denominacional del cual participa el obrero.
Debe ser conservado en forma estándar, o en formato digital aprobado por la
Secretaría de la Asociación General, que provea los mismos datos y sea fácilmente
comprendido a través de las líneas denominacionales. El responsable por el registro
de actividades deberá imprimir anualmente una copia actualizada del registro
electrónico de servicio de cada obrero y la archivará en la carpeta correspondiente
sustituyendo la copia anterior.

E 70 10 Responsabilidad por el registro de servicios de los obreros–El


registro de servicios de los obreros se llevará de manera electrónica en el pro-
grama oficial de la DSA: “Registro Electrónico de Servicio de los Obreros”, el
cual debe ser completado cada año por parte de la secretaría del lugar donde
trabaja el obrero. La responsabilidad de mantener los registros de servicio de
los obreros descansa sobre:
1. En el caso de la División, las Uniones y los campos locales, en el secretario
ejecutivo respectivo.
2. En el caso de los colegios secundarios con internado, colegios superiores
y universidades, en el director general.
3. En el caso de las instituciones médicas y fábricas de alimentos, en el
director financiero; en las casas editoras y otras instituciones, en el tesorero.

322
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
Los registros de los años anteriores al período en que fueron incorporados
a los programas informáticos serán escaneados para su visualización en la ficha
electrónica de cada obrero.

E 70 20 Formatos de Registro de Actividades–Cada organización


denominacional debe mantener los registros de actividades de todos sus obreros,
ya sea en formato manual o digital. Cada División debe mantener un sistema de
registro de actividades, atendiendo a las necesidades de los empleadores dentro
de la División y reflejando tanto como sea posible el registro de actividades
modelo aprobado por la Secretaría de la Asociación General.
El contenido y el diseño del formulario de registro de actividades modelo son
especificados por la Asociación General. Las Divisiones, al preparar su propio
formulario, deben seguir el formato de formulario de registro de actividades.
Todas las impresiones de registro digital de actividad deben seguir el formato
modelo conforme al autorizado por la Secretaría de la Asociación General.
1. Información a registrar: Se registrará la siguiente información en el for-
mulario modelo del registro de actividades:
a. Registro año a año: El servicio para cada año debe ser registrado en una
línea separada. Si en un año el obrero sirve en dos o más organizaciones
que lo emplean en dos o más posiciones o tipos de trabajo diferentes,
o cambia de empleo de tiempo completo a tiempo parcial o viceversa,
deberá ser utilizada una línea separada para cada uno.
b. Posición o tipo de trabajo. La posición o el tipo de trabajo oficial deberá
ser anotado.
c. Organización empleadora. La organización para la cual el obrero es
directamente responsable deberá estar citada.
d. La fecha inicial/fecha final: El año deberá registrarse en la columna
titulada “Registro año a año” con las fechas de inicio y fin conteniendo
solo el día y el mes en ese orden. Escribir la abreviación para el mes (en
vez de usar números). Ejemplo: 15 de ene.
e. Servicio remunerado de tiempo completo (meses): Registrar el número
de meses de empleo remunerado de tiempo completo.
2. Informe anual de entradas de actividades: El individuo autorizado a man-
tener/ser responsable por los registros de actividades deberá preparar al inicio
de cada año una actualización de todas las entradas de registro electrónico de
actividad para todos los obreros del año anterior. Cada entrada debe ser firmada
digitalmente y fechada por el individuo responsable por los registros de activida-

323
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

des, confirmando las fechas de inicio y final correspondiente. En armonía con


las disposiciones de B 150, Control y Preservación de Documentos, el registro
electrónico de actividad del obrero deberá ser archivado permanentemente de
forma digital y anualmente se archivará una copia impresa en el legajo del
obrero, sustituyendo la copia anterior.
3. Copia para el obrero: Se recomienda que se entregue a cada obrero una
copia de su registro de actividades, por lo menos cada dos años.

E 75 VACACIONES ANUALES Y DÍAS FERIADOS

E 75 05 Duración de las vacaciones–Tanto los obreros como los emplea-


dos gozarán de una vacación anual de acuerdo con lo que determinen las leyes
vigentes en cada país.

E 75 20 Las vacaciones no pueden acumularse–Las vacaciones anuales


deben ser tomadas durante el año calendario correspondiente, observando la
legislación local.

E 75 25 Vacaciones proporcionales en caso de traslado–Cuando un


obrero es trasladado de una organización a otra, ambas organizaciones harán
los arreglos financieros que correspondan para cubrir el tiempo de vacaciones
correspondientes al año del traslado en forma proporcional al tiempo servido
en cada una de ellas.

E 75 27 S No se permiten actividades remuneradas durante las va-


caciones–Los obreros en goce de vacaciones no podrán realizar actividades
remuneradas durante ese período.

E 75 32 S No se remuneran vacaciones no tomadas–Ninguna organización


denominacional deberá pagar vacaciones no gozadas a sus obreros. Las admi-
nistraciones deberán velar e insistir para que cada obrero tome sus vacaciones
completas en el momento correspondiente.

E 75 35 Fecha del goce de las vacaciones–La fecha de goce de las vacaciones


será determinada por la administración de la organización correspondiente y
registrada por el departamento de Personal, el cual tomará en cuenta los intereses

324
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
de la organización y lo que determinen las leyes en cada caso.

E 75 37 S Vacaciones gozadas fuera del territorio de la División Sud-


americana–Cuando un obrero programa gozar de sus vacaciones fuera del
territorio de la División Sudamericana, debe hacer los arreglos correspondientes
establecidos en el reglamento E 77 10.

E 75 45 Días feriados–El número de días feriados a que el obrero tendrá


derecho por año estará determinado únicamente por los feriados nacionales
determinados por cada país. Las actividades de la Organización continuarán
normalmente si el feriado es optativo para la actividad privada, o si es un feriado
religioso no obligatorio nacionalmente.

E 77 S AUTORIZACIÓN PARA AUSENTARSE DEL TERRITORIO DE LABOR

E 77 05 S Autorización para salir del territorio de actividad–Cada orga-


nización denominacional fijará las pautas que sus obreros deberán seguir cuando
necesiten ausentarse de su territorio. Ni el obrero ni su familia deben salir del
área geográfica de influencia de su lugar de actividad, ya sea por razones de salud,
vacaciones u otras, sin hacer los arreglos correspondientes con su administración
e informar dónde y cómo se lo podrá localizar en caso de emergencia. Si un
obrero tuviere que ausentarse debido a una grave emergencia, deberá entrar en
contacto con la administración tan pronto como sea posible.

E 77 10 S Autorización para salir del territorio de la División Suda-


mericana–La mecánica para autorizar la salida de un/a obrero/a, y/o de su
cónyuge, y/o de sus hijos dependientes, de los límites geográficos de la División
Sudamericana, es la siguiente:
1. Las Uniones serán responsables de estudiar y autorizar, por intermedio de
su Junta Directiva, la salida del territorio de la División de cualquier obrero que
esté bajo su jurisdicción, incluida su familia dependiente, cuando por alguna
razón, oficial o particular, cualquier miembro del grupo familiar deba salir del
territorio de la Unión/División. El voto debe especificar las fechas de salida y
regreso, el país de destino y si el viaje es oficial o por cuenta propia.
2. La División será responsable de estudiar y autorizar, por intermedio de
su Junta Directiva, la salida del territorio de la División de cualquier obrero,

325
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

incluida su familia dependiente, perteneciente a las instituciones de la División


y la División misma cuando, por alguna razón, oficial o particular, deba salir
del territorio de la División.
3. La Junta Directiva correspondiente no podrá autorizar, en ningún caso,
la salida de un obrero y/o de su familia dependiente del territorio de la División,
hasta verificar que las personas autorizadas a salir están adecuadamente cubiertas
por un seguro de salud y un seguro de accidentes en viaje que cubra todo el
período que estarán afuera del territorio de la División.
4. Si el viaje es oficial, la organización donde sirve está obligada a obtener por
su cuenta un seguro de salud y de accidentes de viaje que cubra todo el período
que el obrero estará ausente. La organización que no observe está cláusula será
responsable de todos los gastos que pudieren ocurrir.
5. Si el viaje es particular, el obrero, además de solicitar la autorización de
salida del territorio de la División, deberá obligatoriamente obtener para él y su
familia un seguro de salud y de accidentes de viaje que cubra todo el período
de la ausencia, sin el cual no podrá viajar. La organización donde sirve será la
responsable final de que esta regla se cumpla, y subvencionará el seguro del
obrero con el 50% de su valor. Los dependientes del obrero no recibirán ayuda.
6. Cualquier compromiso financiero que el obrero contraiga fuera de su
lugar de actividad y que requiera la intervención de la Organización, deberá ser
previamente autorizado por la organización donde el obrero sirve. En caso con-
trario, no podrán utilizarse los canales denominacionales para el envío de débitos.

E 80 FINANZAS PERSONALES DE LOS OBREROS

E 80 10 Los obreros no deben involucrarse en negocios o trabajos par-


ticulares–Los obreros se abstendrán de realizar cualquier clase de negocio o
trabajo particular, y se dedicarán exclusivamente a la obra denominacional y al
ministerio del evangelio.

E 80 15 Los obreros deben vivir dentro de los ingresos regulares–Los


obreros deben organizar su presupuesto familiar de tal manera que les sea posible
vivir dentro de sus ingresos regulares. A los que no puedan lograrlo se les debe
aconsejar que renuncien a su responsabilidad y se ocupen en alguna actividad
más remunerativa, fuera de la Denominación.

326
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
E 80 20 Los obreros en perspectiva deben ser fieles diezmeros–Ninguna
organización de la iglesia deberá tomar como obrero o mantener en su equipo
a adventistas que no sean fieles diezmeros. El diezmo es un principio bíblico
básico que ejemplifica la relación de la persona con su Creador. Los miembros
de iglesia deben saber que los obreros son fieles a los principios básicos.
El diezmo, debido a su importancia como un principio y a la experiencia
espiritual que representa, al igual que las otras creencias y prácticas básicas de la
iglesia, es una condición para el servicio de todos los obreros. Por ello, cuando
un adventista es llamado como obrero debe ser informado de este requisito.

E 80 25 Los obreros no deben buscar gratificaciones o donativos per-


sonales–Los obreros no deben, de ninguna manera, solicitar donativos o tratar
de obtener gratificaciones personales de parte de los miembros de iglesia, pro-
veedores, entre otros. Cuando les sea necesario discutir sus asuntos financieros,
deberán hacerlo con la administración de la organización donde sirven y no con
los miembros de iglesia.

E 80 30 Los obreros deben honrar sus compromisos financieros–En el


caso que la organización identifique a un obrero con finanzas desorganizadas,
que no se someta a reeducación financiera y persista en no honrar compromisos,
se deberá tomar medidas para descontinuar la prestación de sus actividades en la
denominación.

E 80 35 Los obreros deben hacer arreglos financieros antes de ser trasla-


dados–Los obreros deberán hacer arreglos satisfactorios en cuanto a sus deudas
o compromisos financieros con terceros o con la organización donde sirven,
antes de ser trasladados a otra organización denominacional.

E 80 40 Autorización para estudiar–Aunque debe estimularse a todos los


obreros a esforzase continuamente para mantenerse actualizados, especialmente
por medio de cursos por correspondencia u otros cursos de educación continua,
ningún obrero debe comenzar un programa regular o seguir cualquier curso
de estudios que le exija el tiempo que debe destinar a sus responsabilidades
regulares y a su familia, sin haber hecho primeramente los arreglos necesarios
y haber conseguido la debida autorización de la organización en la cual sirve.
La organización en la que el obrero sirve podrá autorizarlo a estudiar, año
por año, siempre que:

327
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

a. No imponga a su familia una carga financiera por un tiempo demasiado


prolongado.
b. El curso de estudios esté dentro del área específica del ministerio que
el obrero desarrolla, o de otra área de interés de la organización donde
sirve.
c. Comprenda y acepte que la autorización no es por todo el curso de
estudios, sino sólo por un año académico. Y que dicha autorización
puede no ser renovada si a juicio de la organización donde sirve afecta
a su ministerio, a su rendimiento, a su salud o a su familia.

E 80 45 S Criterio a seguir cuando se autoriza a un obrero a realizar ac-


tividades fuera de la Organización–Aunque los obreros no pueden desempeñar
tareas remuneradas fuera de la Obra, se reconoce que puede haber ocasiones en
las cuales, tanto la Obra como el obrero tienen interés en que el obrero ejerza
parcialmente actividades fuera de la Organización. Eso puede ocurrir porque
dichas actividades le permiten acumular experiencia profesional al obrero, o
porque le da prestigio u otro beneficio a la Obra como, por ejemplo, cuando
una importante universidad no adventista pide autorización para que uno de
nuestros profesores dicte cátedra en ella.
En esos casos (1) el obrero debe ser primeramente autorizado por la Junta
Directiva de su organización, y (2) deberá concordar en entregar la suma reci-
bida por sus servicios a la Tesorería de la organización en la cual sirve, la que
continuará con la responsabilidad de sostenerlo de acuerdo con las normas del
reglamento denominacional y firmar un acuerdo escrito al respecto.

E 85 S CONFLICTO DE INTERESES Y/O COMPROMISOS

E 85 05 S Definición de Conflicto de intereses y/o de compromisos.


1. Definición de Conflicto de Intereses. Conflicto de intereses será cualquier
circunstancia según la cual un obrero/misionero o laico miembro de Junta Di-
rectiva, por causa de intereses financieros u otros intereses personales, presentes
o potenciales, directa o indirectamente, puede ser influenciado o parecer que
está influenciado por cualquier motivo o deseo para obtener ventajas personales,
tangibles o intangibles, que no sean la del éxito y bienestar de la Denominación.
En virtud de los objetivos comunes aceptados por las diversas unidades
organizativas e instituciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, el hecho

328
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
de pertenecer simultáneamente a más de una comisión o Junta Directiva deno-
minacionales no constituye por sí mismo un conflicto de intereses, siempre que
se cumplan los demás requisitos del reglamento.
Se espera que el administrador, fideicomisario o director que sirve en la Junta
Directiva de la organización actúe en el mejor interés de la organización y en el
papel de la misma en la estructura denominacional.
2. Definición de Conflicto de Compromiso. Un Conflicto de Compromiso será
cualquier situación que interfiera con la capacidad de un obrero/misionero para
realizar sus deberes en forma efectiva. Obreros/misioneros elegidos, nombrados,
designados o que reciban de la iglesia la subsistencia completa, son mantenidos
por su actividad o compensados por la dedicación exclusiva de tiempo completo;
por tanto, el ejercicio de cualquier otra actividad o cualquier empleo externo,
sea recompensada o no, que de algún modo interfiera con la realización de
los deberes y las responsabilidades de un obrero/misionero, es un conflicto de
compromisos. Un conflicto de compromiso también existe cuando un obrero/
misionero o laico miembro de Junta Directiva opera en contra de los principios
éticos y de conducta de la organización o cuando un obrero/misionero o laico
miembro de Junta Directiva opera en contra de los códigos de conducta ética para
los profesionales en carreras técnicas y/o específicas (p. ej., legales, inversiones).

E 85 10 S Personas incluidas en este reglamento. Estarán sujetos a este re-


glamento todos los miembros de directorios, oficiales/administradores, miembros
de juntas ejecutivas/directivas, sean estos obreros/misioneros de las organizacio-
nes denominacionales o laicos miembros de Junta Directiva, como así también
personas autorizadas a tratar con los recursos financieros de la organización.

E 85 15 S Condiciones que constituyen conflicto. Los miembros de un di-


rectorio, los oficiales/administradores inclusive de las instituciones, los directores
de departamentos, el Secretario de la Asociación Ministerial, los miembros de
las juntas ejecutivas/directivas, y cualquier otra persona autorizada a tratar con
recursos de la organización, tienen el deber de estar libres de la influencia de cual-
quier conflicto de intereses o de compromisos cuando sirven a la organización o
la representan en negociaciones o en tratos con terceros. Se espera que un obrero/
misionero o laico miembro de Junta Directiva proteja los mejores intereses de la
organización de la Iglesia a que sirve, tanto durante sus actividades o tarea como
fuera de él. La siguiente lista, aunque no es exhaustiva, describe circunstancias
y condiciones que ilustran conflictos de intereses o de compromisos.

329
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

1. Ocuparse en actividades comerciales, negocios, servicios de cualquiera


naturaleza o empleos externos que afectan o invaden la expectativa de la orga-
nización denominacional de recibir dedicación exclusiva y de tiempo completo
de sus obreros/misioneros, aun cuando no existiera otro conflicto.
2. Ocuparse en tareas, actividades, negocios, servicios o empleos que de
alguna manera están compitiendo o en conflicto con cualquier transacción,
actividad, reglamento, u objetivo de la organización.
3. Ocuparse en cualquier tarea, actividad, servicios, negocios o trabajar para
un proveedor o empleador que provee bienes o servicios a cualquier organización
denominacional.
4. Utilizar el hecho de ser un obrero/misionero o laico miembro de Junta
Directiva de la organización denominacional para promover actividades, nego-
cios, servicios o empleos externos, asociando la organización denominacional
o su prestigio con una actividad, servicio, un negocio o empleo externo, o usar
la conexión que tiene la persona con la denominación para promover intereses
personales o de políticas partidarias.
5. Poseer o arrendar cualquier propiedad sabiendo que la organización
denominacional tiene un interés activo o potencial en ella.
6. Prestar dinero o tomar prestado dinero de cualquier tercera entidad,
excluyendo las instituciones financieras, que suministren bienes o servicios, o
prestar/tomar prestado dinero de un miembro de un directorio o cualquiera
que tiene relaciones de confianza con la organización denominacional, o que de
otro modo tiene que ver, en forma regular, con transacciones de negocios con
la organización denominacional.
7. Aceptar u ofrecer cualquier gratificación, favor, beneficio, regalo o cual-
quier comisión, ya sea en dinero o no, de cualquier valor más que simbólico
en relación con las actividades para la organización denominacional fuera de la
manutención/compensación acordada entre la organización denominacional.
8. Usar o diseminar, incluyendo los medios electrónicos, cualquier infor-
mación confidencial obtenida por ser un obrero/misionero o laico miembro de
Junta Directiva de la organización denominacional para beneficio o ventajas
personales, directa o indirectamente.
9. Usar personal, propiedades, equipos, suministros de la denominación o
la buena voluntad producida por ella para actividades, programas y propósitos
diferentes de los aprobados.
10. Durante las horas normales de actividad, usar tiempo más allá de lo
razonable para asuntos personales o para otras organizaciones, en detrimento

330
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
del servicio para la denominación.
11. Utilizar las conexiones que tiene el obrero/misionero o laico miembro de
Junta Directiva dentro de la organización para obtener favores para los miembros
de su familia u otros parientes.
12. No respetar las directrices sobre los derechos de propiedad intelectual y
producción de materiales por el obrero previstas en B 150 18.

E 85 20 S Declaración de aceptación:
1. Por parte de los obreros/misioneros–En el momento de su ingreso a las
actividades eclesiásticas, misioneras y evangelizadoras, el obrero/misionero fir-
mará una declaración indicando que acepta las condiciones de dedicación ex-
clusiva, tiempo integral y manutención tal como se indican en los Reglamentos
eclesiástico-administrativos de la Organización. Esta aceptación constituirá la
declaración del obrero/misionero de que está de acuerdo y resuelve permanecer
de acuerdo con el reglamento de Conflicto de Intereses y/o Compromisos. La
entidad mantenedora proporcionará, cada año, un ejemplar del reglamento de
Conflicto de Intereses y/o Compromisos, e informará a los obreros/misioneros
acerca del deber que tiene cada uno de notificar acerca de conflictos de intereses
y/o de compromisos potenciales.
2. Por parte de los oficiales/administradores inclusive de las instituciones, el secretario
de la Asociación Ministerial, secretarios de departamentos y miembros del directorio o de
las juntas ejecutivas/directivas, sean estos obreros/misioneros o laicos.–El administrador
principal de la organización correspondiente, o la persona que él designe, recibirá
anualmente una declaración de aceptación y acatamiento del reglamento sobre
conflictos de intereses y/o de compromisos de cada administrador inclusive de las
instituciones, secretario de la Asociación Ministerial, secretario de departamento,
miembro del directorio/Junta Directiva/Ejecutiva, y cualquier otra persona autori-
zada para manejar recursos de la Organización. (La entidad local puede determinar
que también se solicite a otras personas que entreguen una declaración de aceptación
y acatamiento del reglamento.) La presentación que hacen las personas identificadas
más arriba constituirá una declaración de acatamiento del reglamento, y pondrá a
la persona bajo la obligación de revelar potenciales conflictos de intereses y/o de
compromisos que puedan surgir durante el año siguiente.
3. Todas las declaraciones de aceptación y consentimiento serán revisadas
anualmente por medio de un proceso y mecanismo de informes determinado
por la Junta Directiva de la organización.
E 85 25 S Información sobre la existencia de conflictos de intereses y/o

331
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

de compromisos potenciales o reales–Todos los conflictos actuales, posibles


o potenciales, deben notificarse:
1. Si antes de cualquier reunión, transacción u otra actividad se sabe que
podrá analizarse el tema, o en el que el problema pueda afectar el enfoque per-
sonal del tema, directa o indirectamente; o
2. Si no se sabe de antemano, cuando un conflicto de intereses o de com-
promisos presente, posible o potencial llegue a aparecer. La notificación debe
hacerse a la persona que dirige la reunión o la actividad y al grupo completo,
o al supervisor de la persona, según sea más apropiado. La persona deberá re-
tirarse de la sala o de la situación para evitar su participación en la discusión o
las deliberaciones sobre el tema, y en la votación del mismo. Todos estos actos
deben ser registrados en las actas o los informes que se realicen. Después de
una notificación completa del conflicto presente o potencial, el directorio o la
junta o grupo equivalente puede decidir que no existe conflicto de intereses o
de compromiso, e invitar la participación de la persona.
Este reglamento establece un proceso que es de autoidentificación. Sin em-
bargo, terceras personas pueden informar –por escrito– de supuestos conflictos,
con la documentación que apoye el informe, a un administrador de la entidad
correspondiente si el obrero/misionero o laico miembro de Junta Directiva deja
de revelar un conflicto o lo hace en forma inadecuada. La persona que recibe la
información de terceras personas mantendrá en reserva la fuente de la informa-
ción, a menos que sea requerida por una orden judicial o si hubiera indicaciones
de que el informe es fraudulento o hecho con intenciones maliciosas.

E 85 30 S Procedimiento de análisis de situaciones de conflictos de


intereses y/o de compromisos. El administrador o la oficina de recursos hu-
manos/de personal que recibe el informe de un conflicto potencial informará al
supervisor de ese obrero/misionero y, al igual que en el caso de laicos miembros
de Junta Directiva, hará que lo examine la autoridad administrativa apropiada
o la comisión designada para examinar tales asuntos. Si una tercera persona
presentó la notificación, el administrador informará de ello al obrero/misionero
o laico miembro de Junta Directiva correspondiente y le dará la oportunidad
de presentar cualquier información que pueda ser útil al examinar el conflicto
planteado. La decisión de la autoridad administrativa o de la comisión exami-
nadora respecto a la existencia del conflicto o su inexistencia será comunicada
por escrito al obrero/misionero o laico miembro de Junta Directiva.
E 85 35 S Consecuencias de la falta de cumplimiento–Se incluye como

332
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
incumplimiento:
1. No acatar este reglamento;
2. No presentar con exactitud el informe en el formulario de declaración;
3. No acatar las decisiones hechas por la autoridad administrativa o la co-
misión examinadora como resultado de los conflictos de intereses y/o de com-
promisos presentes o potenciales.
En el caso de los obreros/misioneros, el incumplimiento puede producir
sanciones disciplinarias, hasta la cancelación de las credenciales/licencias o
exclusión del obrero/misionero. Las sanciones disciplinarias serán procesadas
en armonía con los reglamentos existentes.
En el caso de los laicos que son miembros de Juntas Directivas, el incumpli-
miento podrá cancelar su participación como miembro de la misma.

E 85 40 S Modelo de Declaración de aceptación–El siguiente modelo de


Declaración de aceptación puede ser modificado en forma apropiada por las
Uniones con aprobación de la División.

DECLARACIÓN DE ACEPTACIÓN

Yo, (nombre completo, calificación), obrero/misionero/laico de la (nombre


de la entidad denominacional a la cual el obrero/misionero o laico miembro de
Junta Directiva está sirviendo) por este instrumento/documento y en la mejor
forma de derecho, solemnemente:
1. Declaro haber leído el reglamento de Conflicto de Intereses y/o Com-
promisos, y que acepto la filosofía y las normas de conducta ética y personal
en él establecida;
2. Declaro expresamente estar en pleno y total acuerdo con los términos y
la redacción del reglamento de Conflicto de Intereses y/o Compromisos, y me
comprometo y me obligo a observarlo y cumplirlo;
3. Declaro que reconozco y acepto que los términos y fines de esta DE-
CLARACIÓN se aplican, de acuerdo con mi mejor conocimiento, a todos los
miembros de mi familia inmediata (cónyuge, hijos, padres);
4. Declaro que reconozco y acepto que las provisiones de esta DECLARA-
CIÓN protegerán cualquier entidad o instituciones mantenidas, afiliadas o
subsidiarias de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (en la -nombre de la persona
jurídica-). En el caso de que se produjeran en el futuro cambios en los hechos que
puedan crear un conflicto de intereses y/o compromisos potencial, míos con los

333
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

de las organizaciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, me comprometo


a notificar a _________________________________________ por escrito.
5. Además, expresa y solemnemente declaro que hasta la presente fecha:
a. Ni yo ni mi familia tenemos intereses financieros o relaciones
de negocios que compitan o tengan conflictos de intereses con
______________________________.
b. Ni yo ni mi familia recibimos ningún pago o regalos en dinero o no
(fuera de los que tienen un valor simbólico) de otras entidades deno-
minacionales, proveedores o agencias que tienen relaciones de negocios
con _________________________________________.
c. Ni yo ni mi familia hemos actuado como administradores, directores,
miembros del directorio, o agentes o apoderados de ninguna organi-
zación afiliada o subsidiaria de ________________________________
__ en ningún proceso de toma de decisiones que involucran intereses
legales o financieros adversos a _________________________________
______.
Notificaciones específicas:
1.
2.
3.
4.
5.

Firma Título o cargo Fecha

E 87 CONDUCTA SEXUAL INAPROPIADA INVOLUCRANDO A OBREROS


DE LA IGLESIA Y VOLUNTARIOS

E 87 05 Introducción – 1. Apariencia de pecado: Obreros y voluntarios


de la Iglesia deben ejemplificar una vida semejante a la de Cristo y evitar toda
apariencia de pecado. No deben involucrarse en un comportamiento perjudicial
para ellos mismos o para otros y deben respetar a todos los individuos. Hacer
lo contrario no es consistente con la vida cristiana.

334
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
2. Violaciones de los principios cristianos: Una conducta sexual inapropiada es
una violación de los principios cristianos. La Iglesia Adventista del Séptimo Día
nunca tolera una conducta sexual inapropiada. Los obreros y voluntarios son
investidos con responsabilidades sagradas que incluyen abstenerse de conducta
sexual inapropiada. Se espera que las personas que actúan en esas funciones no
se involucren en ese comportamiento.
3. Acciones impropias comprometen a la Iglesia y su mensaje: La Iglesia y su
mensaje quedan comprometidas por acciones inadecuadas de obreros y vo-
luntarios. Las organizaciones de la Iglesia buscan responder a situaciones en
que la aptitud de una persona para el servicio de la Iglesia es objetada debido
a acusaciones de conducta sexual inapropiada. Las organizaciones de la Iglesia
también buscan el restablecimiento y la integridad de todas las personas bajo
la influencia de su ministerio.

E 87 10 Propósito – 1. Procedimientos: El propósito de este reglamento es


proveer procedimientos que serán utilizados por las entidades de la Iglesia para
responder eficazmente las objeciones de conducta inapropiada contra obreros y
voluntarios. La Asociación General recomienda con fuerza que todos los niveles
de las organizaciones de la Iglesia e instituciones establezcan procedimientos
para tratar con la conducta sexual inapropiada.
2. Ejecución: Las organizaciones deben asegurarse la ejecución de tales pro-
cedimientos y deben tomar también las medidas necesarias para informar a
los miembros, obreros, voluntarios, alumnos y otros sobre esos procedimien-
tos. Todas las organizaciones de la Iglesia deben determinar y cumplir con
las exigencias de informes de abuso de su jurisdicción local. Si las agencias o
autoridades gubernamentales involucraran a la Iglesia y sus instituciones en
objeciones referentes a la conducta sexual inapropiada de sus obreros, voluntarios
o empleados, todos los involucrados deben cooperar en el esclarecimiento de
los hechos, previamente siempre consultando la orientación del área jurídica.
3. Limitaciones del Reglamento: Este reglamento no sustituye eventuales
disposiciones divergentes existentes en los reglamentos de personal, contratos
válidos, o cualquier disposición del Manual de la Iglesia. En caso de cualquier
conflicto, la organización o entidad que ejecuta los procedimientos para tratar
con la conducta sexual inapropiada debe consultar al departamento jurídico
para solucionar la divergencia.
4. Situaciones no comunes: Este reglamento no abordará todas las situaciones
de conducta sexual inapropiada que puedan surgir en un determinado territorio.

335
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Se espera que los administradores de las entidades que usan esos procedimientos
consulten a sus abogados, juntas directivas y dirigentes cuando surja una situa-
ción de conflicto que no sea específicamente abordada en estos procedimientos.

E 87 15 Definiciones – 1. Acoso sexual: Cualquier iniciativa sexual inde-


seable, aunque sea por medio virtual, como pedido de favores sexuales, y/u
otra conducta verbal, virtual o física, que pueda incluir, pero que no se limita a
comentarios, bromas, gestos, imágenes sexualmente sugestivas, lenguaje grosero
y contacto físico indeseable que sea de naturaleza sexual:
a. Hecho de forma explícita o implícitamente entre personas relacionadas
entre sí por la condición de empleo, actividades misioneras o voluntarias.
b. Usado como una base para afectar los vínculos en el trabajo, en las
actividades misioneras o voluntarias, y/o.
c. Que crea un ambiente intimidativo, hostil y/u ofensivo.
2. Conducta sexual inapropiada: Comportamiento sexual impropio inclu-
yendo cualquiera de los siguientes puntos:
a. Intento de consumación de contacto sexual o actos libidinosos con
personas menores de edad o con cualquier persona que sea de alguna
forma su subordinado o en situación desigual de poder, como profesor
y alumno, por ejemplo, o aún cuando no exista desigualdad de poder;
b. Intento de consumación de violación o contacto sexual sin consenti-
miento mediante fuerza, amenaza o intimidación;
c. Cualquier otro comportamiento criminal de naturaleza sexual.

E 87 20 Principios orientadores y conceptos subyacentes al desarrollo


de este Reglamento
1. Tratamiento serio de acusaciones: Todas las acusaciones de conducta sexual
inapropiada deben ser tomadas en serio. Ninguna acusación será descartada sin
una respuesta, y todas serán procesadas en tiempo. El acusado y el acusador
deben ser tratados con respeto.
2. Presentación de acusación: El acusador puede presentar sus alegaciones de
conducta sexual inapropiada a uno de los administradores de la entidad local o
de la persona designada como está descrito en el reglamento local.
3. Presuposiciones: El hecho de archivar o dejar de archivar una queja o una
defensa no debe ser considerada como evidencia conclusiva, pero será considerada
en la evaluación del problema por la persona designada.
4. Protección de todos los involucrados: La confidencialidad de los involucra-

336
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
dos, acusado y acusador, incluyendo miembros de la familia, debe ser riguro-
samente respetada.
5. Disciplina: Un obrero o voluntario, que se haya involucrado en conducta
sexual inapropiada, está sujeto a disciplina como está descrito en el Working
Policy de la Asociación General, en el Manual de la Iglesia y en los reglamentos
de personal o contratos de empleo.
6. Consideraciones imparciales: Para proteger la integridad de los procedimien-
tos descritos en este reglamento, la persona designada para conducir los detalles
debe estar libre de discriminación real o aparente, preconcepto, predisposición,
o conflicto de intereses pudiendo ser relevante para las cuestiones, proceso o
individuos involucrados. Cualquier individuo que sea o parezca ser tendencioso,
prejuicioso, predispuesto o que tenga un conflicto de intereses, debe ser sustituido
o excluido de la responsabilidad de tratar la situación.
7. Procedimientos de revisión: Es imperativo que todas las entidades traten los
asuntos involucrados en la conducta sexual inapropiada. Esa revisión y discusión
debe incluir procedimientos en que el acusador puede declarar la naturaleza y
los hechos que constituyen acusación suficiente para permitir un examen de la
acusación y de la acción apropiada, si son factualmente apoyados. Esa revisión
y discusión pueden ser formales o informales, pero debe involucrar a los admi-
nistradores o la persona designada por ellos.

E 87 25 Procedimiento de revisión: La División en consulta con la Asocia-


ción General, deberá desarrollar un procedimiento apropiado para su territorio
que describa los pasos que se deberán seguir cuando se recibe un reclamo o una
alegación de conducta sexual inapropiada. Esos procedimientos pueden incluir
pasos preliminares de levantamiento de datos de investigación, audiencia de las
partes, un proceso disciplinario con amplia defensa, y un proceso de apelación.

E 87 30 Educación y Prevención: La Asociación General y sus Divisiones,


en colaboración con Adventist Risk Management, la agencia de Recursos Hu-
manos de la Asociación General, y el Departamento Jurídico de la Asociación
General, buscan educar a los empleados, misioneros, colportores y voluntarios
aclarando que la conducta sexual inapropiada está reprobada por la Iglesia y viola
las leyes del país. Para realizar este objetivo educativo, ellos deben publicar este
reglamento en su sede y campo, instituciones, consejos, y entidades y afiliados
relacionados con la iglesia; desarrollar instrucciones/modelos apropiados para la
conducta moral y la prevención de conducta inapropiada; y procurar informar a

337
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

todos los empleados, misioneros, colportores, profesores, voluntarios y miembros


del proceso de presentación de una notificación de conducta sexual inapropiada.

E 90 S VOTO DE DEDICACIÓN EXCLUSIVA DEL OBRERO

Este voto debe ser firmado por los obreros/misioneros que están dispuestos
a servir a la iglesia en régimen de tiempo completo y dedicación exclusiva,
entendiendo que un “religioso” no mide su dedicación al servicio por horas,
ni en la manera convencional del asalariado, sino con la total consagración de
quien está dedicado a una causa que adopta como objetivo único y total de su
vida (Ver E 01 10 S.)

VOTO DE DEDICACIÓN EXCLUSIVA DEL OBRERO

Yo, (nombre), portador del documento N° (número), Cédula de Identidad


(número), y domiciliado en esta ciudad, como miembro actuante de la Iglesia Ad-
ventista del Séptimo Día, aceptado como tal por haber hecho profesión pública
de mi fe a través del bautismo por inmersión, y sintiéndome llamado por Dios,
DECLARO en este acto, al dedicarme espontánea y solemnemente a las
actividades como obrero con una (licencia/credencial ministerial/misionera), en
la (nombre de la institución u organización) mantenida por la iglesia, y al recibir
la investidura eclesiástica, que PROMETO, delante de Dios y la comunidad
religiosa que integro, ejercer mis actividades con DEDICACIÓN EXCLUSIVA
Y TIEMPO COMPLETO, sirviendo como (profesión: médico, abogado, pro-
fesor, administrador, enfermero, secretaria, contador, etc.), comprometiéndome,
además, en cuanto en ella permanezca, a no ejercer ninguna otra actividad o
servicio, ni aún como profesional autónomo o en cualquier institución o em-
presa desvinculada de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, a cualquier título,
especialmente si es remunerada.
DECLARO, también, que en el ejercicio de mi actividad profesional, con
la ayuda divina, seré un ejemplo en el amor, el ministerio, la fe y la pureza,
legando a la iglesia y a la sociedad la influencia positiva de mi vida. Haré lo
que sea posible para APRESURAR LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
y la salvación de las almas. No anhelaré honras y posiciones humanas, sino que
me dedicaré abnegadamente en favor del prójimo a través de la (nombre de la
organización o institución) a la cual estoy vinculado(a). Jamás descuidaré la

338
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
investigación de las Sagradas Escrituras y del Espíritu de Profecía, para que mis
actividades profesionales y eclesiásticas puedan ser fructíferas para la honra y
gloria de Dios. Me comprometo a pautar mi vida, acción, actuación y relacio-
namiento de acuerdo con las normas cristianas y de conducta encontradas en la
Biblia, en el Espíritu de Profecía, en el Manual de la iglesia y en los Reglamentos
eclesiástico-administrativos, y reconozco que éstos disciplinan mi relacionamiento
con la iglesia, sus organizaciones e instituciones.
Por estas normas que rigen y disciplinan el ejercicio de la actividad como
obrero, DECLARO que me someto a las deliberaciones de los órganos admi-
nistrativos y eclesiásticos de la iglesia, en sus diversos niveles y competencias,
en el ejercicio de mis funciones profesionales y eclesiásticas.
DECLARO, además, que los derechos de autor patrimoniales sobre las pro-
ducciones intelectuales que llegase a desarrollar en mi actividad profesional que-
dan cedidas desde ya a la institución u organización en la que estuviese sirviendo,
quedando además licenciada dicha entidad para el uso de mi imagen y mi voz
en la divulgación del contenido mediático en que estas hayan sido capturadas.
Por último, RATIFICO Y RENUEVO mi voto y promesa de DEDICA-
CIÓN EXCLUSIVA Y TIEMPO COMPLETO a las actividades profesionales
y misioneras que me fueron confiadas como obrero, como un deseo personal de
utilizar mi tiempo, recursos, capacidades y talentos en ayuda de mis semejantes,
orientándolos para que alcancen la salvación plena en JESUCRISTO.
Por ser la más pura expresión de la verdad, firmo la presente DECLARA-
CIÓN delante de los testigos, para que produzca efectos eclesiásticos y jurídicos,
siempre que sean necesarios.

(lugar), (día) de (mes) de (año)

(firma)*

Declarante
Testigos:
Nombre: ______________________ Nombre: ______________________
Documento N° _________________ Documento N° ________________

* Observación: Hacer el reconocimiento oficial de la firma.

E 100 S R EGLAMENTO PARA EL ÁREA DE INFORMÁTICA

339
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Las Uniones e instituciones de la DSA adoptarán un reglamento acerca de


la utilización de los recursos de informática con el fin de regular la utilización
de equipos de informática de la Organización por parte de los obreros y/o em-
pleados, en cualquier oficina o instalación denominacional, de acuerdo con el
modelo básico adoptado por la División Sudamericana y que aparece en este
reglamento.
Cada usuario de equipos o servicios de informática puestos a su disposición
por entidades denominacionales debe firmar el “Término de responsabilidad,
conocimiento y compromiso”.

Modelos básicos adoptados por la División Sudamericana

Minuta del reglamento, y de otros documentos necesarios para formalizar el


compromiso del obrero o empleado, cuando use equipos de informática provistos
por entidades de la iglesia para el desempeño del cargo o función.
Códigos:
(1) Nombre completo de la persona jurídica.
(2) Nombre abreviado de la persona jurídica o sigla utilizada: Confederación,
Asociación, Unión, Institución, Instituto, ACES, SEHS, etc.
(3) Dirección completa: Calle y Nº, barrio, ciudad, provincia/estado, código
postal.
(4) Nombre del establecimiento: Asociación, Misión, región administrativa,
SEHS, campamento, centro de asistencia social o nombre del establecimiento.
(5) Junta Administrativa, Junta Directiva, Consejo. Es conveniente hacer
un acta legal que confiera validez formal al instrumento.
(6) Lugar de la sede de la persona jurídica.
(7) Firmas del presidente y el secretario del organismo citado en el punto (5).

Reglamento sobre la utilización de los recursos informáticos


Del nombre, la jurisdicción y la sede jurídica

Artículo 1. La ..........(1)........, en adelante llamada .......(2)......., es una persona


jurídica de derecho privado con fines religiosos y jurisdicción en el territorio
..........., con sede en ......(3)........., y que en la mejor forma de derecho ha apro-
bado y adoptado el presente Reglamento sobre la utilización de los recursos
informáticos con el fin de ser fielmente cumplido y observado por todos sus
establecimientos, especialmente en el denominado .........(4)..........., situado en

340
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
.......(3).......
Para efectos de este reglamento se considera:
Usuario(s): Todos los servidores que utilicen equipos de informática o de
procesamiento de datos de propiedad de ......(2)....., para el desempeño de su
cargo o función.
Servidor(es): Toda y cualquier persona que dedica su tiempo de actividad a
servicio de .......(2)....., sea religioso, misionero, obrero o empleado.
Equipo de informática o Equipo de procesamiento de datos: Todo equipo
así identificado e instalado o colocado a disposición de cualquier servidor de ....
(2)...., necesario para el desempeño de su cargo o función.
Herramienta profesional: Todo equipo descripto como “Equipo de infor-
mática o Equipo de procesamiento de datos” que es confiado a cualquier servidor
de ......(2)......, necesario para el desempeño de su cargo o función.
Programas: Recursos técnicos instalados y/o disponibles en los equipos de
informática.
Departamento de Informática: Sector interno responsable por la instala-
ción de los equipos de informática, sus respectivos programas, y la conservación
y el mantenimiento de los mismos.
Sistema corporativo de red interna: Sistema integrado de procesamiento
de datos informatizados, distribuidos internamente a través del sistema de red.

De los objetivos

Artículo 2. Coherente con los principios éticos que rigen a la Iglesia Ad-
ventista del Séptimo Día y sus instituciones, el presente reglamento tiene por
objetivo velar por el pleno respeto y la observancia de los dispositivos normativos
de las leyes .....(aquí poner las leyes que regulan este asunto en cada país)...., y demás
normas y disposiciones nacionales pertinentes, legales y vigentes.

De la instalación y el uso de equipos, programas, similares y afines

Artículo 3. Todos los servidores en general, que actúan en los diversos


departamentos, órganos internos o sectores o servicios a los cuales les fueren
confiados equipos o servicios de informática, pudiendo ser un microcomputador,
computador, impresora, modem, scanner, notebook, Internet u otro cualquiera,
son considerados usuarios de los equipos de informática de .....(2)....

341
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

Artículo 4. Todo y cualquier equipo de informática confiado al usuario,


perteneciente a....(2).... o por ella cedido a terceros, debe ser utilizado solamente
por la persona autorizada, a la que cabe la responsabilidad por la conservación,
seguridad e integridad de dichos equipos.
a. Está prohibida la utilización de equipos que no pertenecen a ....(2).... en
sus instalaciones, departamentos o sectores o servicios.
b. Todo equipo de procesamiento de datos provistos por ...(2).... para la uti-
lización exclusiva en sus dependencias se constituye en una herramienta
profesional necesaria para el desempeño de la función del servidor.
c. Todos los servidores-usuarios que utilizan equipos electrónicos de pro-
cesamiento de datos deben firmar el “TÉRMINO DE RESPONSA-
BILIDAD, CONOCIMIENTO Y COMPROMISO”, declarando
conocer este reglamento y dando su expresa conformidad, compromiso
y obediencia a su contenido.
d. A los servidores-usuarios que reciban permiso para utilizar los equipos
pertenecientes a ...(2).... fuera de las dependencias de la oficina sede,
les será dado un “TÉRMINO DE AUTORIZACIÓN DE USO”,
específico, para su transporte y uso en trabajo y/o viajes.

Artículo 5. La instalación de programas de computación, similares y afines


solamente será permitida si fueren formalmente licenciados y ejecutados por
personas expresamente autorizadas a hacerlo, o que pertenezcan al plantel de
servidores de la ...(2)..., y estén vinculados al departamento de Informática, a
quien cabe la regularización y obtención de licencia de uso dentro de las dispo-
siciones legales vigentes.
a. El servidor-usuario es responsable por los programas, similares y afines
instalados, por las informaciones en ellos contenidas, y por cualquier
acto doloso, negligente, imprudente o que muestre impericia inclusive
en la ejecución de los procedimientos de acceso al Sistema Corporativo
de Red Interna, de sus mecanismos de protección de acceso, como así
también de los equipos que a ella pertenecen.
b. Está terminantemente prohibida la instalación, en los equipos de infor-
mática de ...(2)..., de programas, similares y afines, licenciados o no, que
no hayan sido por ella provistos o autorizados por escrito, especialmente
los conocidos como “piratas”, por más útiles y necesarios que sean.
c. Está prohibido al servidor-usuario dar su seña/contraseña/clave y los
procedimientos de acceso al Sistema Corporativo de Informática de

342
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
... (2)... a terceros.
d. Los recursos de informática disponibles podrán ser utilizados solamente
para las actividades inherentes a los intereses de ...(2)... y en cumpli-
miento de sus finalidades estatutarias.

Artículo 6. Toda y cualquier información o dato electrónico contenido en el


equipo o en el sistema corporativo son propiedad de ....(2)...., siendo expresamen-
te prohibida su divulgación, venta, copia para uso personal o de terceros, cesión
a cualquier título, o alquiler, préstamo y cualquier otra forma de disponibilidad
de archivos, mensajes, bancos/bases de datos e informes a terceros, por cualquiera
de los usuarios citados en el artículo 3, excepto cuando sea de interés o para uso
interno de otra entidad de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
El servidor-usuario debe velar por los datos que están bajo su responsabilidad
y, periódicamente, hacer copias de seguridad de los mismos, identificándolos
y conservándolos en lugar seguro, principalmente en la hipótesis de que los
referidos datos no se encuentren agregados en el Sistema Corporativo de Red
Interna, debido a que en esta hipótesis la central/departamento de informática
asume total responsabilidad por su seguridad.

De la utilización de la Red Informática Mundial

Artículo 7. Está vedado el acceso y la navegación por direcciones electró-


nicas ilegales o no compatibles con los principios éticos y morales de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día, incluyendo el uso del correo electrónico, cuyo
tráfico en la oficina de....(4)... y usando sus equipos podrá ser monitoreado en
cualquier momento, existiendo la posibilidad de que los contenidos sean leídos
por la gerencia de informática o por una persona previamente autorizada por
la administración.
a. Se somete a las mismas disposiciones y penalidades de este reglamento
el servidor que, utilizando equipos particulares no autorizados/acre-
ditados, entre y use la Red Informática Mundial (Internet) licenciada
a ....(2)...
b. Es prohibido bajar programas o contenidos de cualquier archivo de la
Red Informática Mundial (Internet) sin autorización escrita del respon-
sable del departamento de Informática de ...(2)..., excepto los colocados
a disposición para aplicación en la tarea de su respectiva función.
c. El servidor que entre en la Red Informática Mundial (Internet) utili-

343
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

zando equipos de ....(2).... y/o particular será responsabilizado por la


indemnización de los gastos resultantes del mismo cuando no sea infor-
mado como acceso necesario para el desempeño de su cargo o función.
d. El servidor responderá también, y conforme el párrafo anterior, en la
hipótesis de que el acceso lo haya realizado otra persona que hizo uso de
su propio equipo o de equipos cedidos por ....(2)..... para el desempeño
de su cargo o función.

De las sanciones

Artículo 8. Cualquier servidor o usuario que no cumpla este reglamento


sufrirá la aplicación de las sanciones eclesiásticas, económicas, administrativas
o judiciales, adecuadas a cada caso, tales como:
a. Advertencia verbal.
b. Advertencia por escrito.
c. Obligación de indemnizar como resultado por el daño causado.
d. Si es empleado, rescisión del contrato laboral por justa causa.
e. Si es religioso, suspensión de la credencial/licencia y exclusión del equipo
de misioneros o de la función religiosa.
La aplicación de la medida será proporcional a la gravedad de la falta come-
tida, de acuerdo con la apreciación de ....(4)....
Responderá también por daños morales o materiales causados/alegados por
terceros, inclusive los importes resultantes/fijados en procesos judiciales.

De las disposiciones generales

Artículo 9. La ....(4).... expresamente asume el compromiso de conocer y


otorgar copia de este reglamento, mediante recibo, a todos los servidores-usuarios.
Después de recogidas las respectivas firmas, cada servidor-usuario tendrá
incluido en su legajo el TÉRMINO DE RESPONSABILIDAD, CONOCI-
MIENTO Y COMPROMISO presentado en este reglamento.

Artículo 10. El presente reglamento podrá ser suprimido, totalmente o en


parte, aumentado o modificado en cualquiera de sus artículos, párrafos incisos
o líneas, en cualquier momento y a exclusivo criterio de la administración de
....(2)...., resguardando el derecho de sus usuarios a ser debidamente notificados
treinta (30) días antes de la vigencia de cualquier alteración.

344
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E

Artículo 11. El presente Reglamento sobre la utilización de los recursos


informáticos fue aprobado por .......(5)...... de la ......(2)..... en sesión ordinaria
realizada el día ....... de ....... de ....... y entrará en vigor treinta (30) días después
de la fecha de su aprobación, siempre y cuando se observe lo dispuesto en el
artículo 9.
.......(6)......, ...... de ..................... de 20.....
__________________________________________________________________________
(7) Firmas

Nombre completo de la persona jurídica


Dirección completa: Calle, Nº, barrio, ciudad, provincia/estado, código
postal de la persona jurídica
Nombre del establecimiento: Asociación, Misión, región administrativa,
SEHS, campamento, centro de asistencia social o nombre del establecimiento
Dirección completa del establecimiento

TÉRMINO DE AUTORIZACIÓN DE USO


La ....(1) ..... persona jurídica de derecho privado, entidad de fines religiosos, no
lucrativos, inscripta en el .....(poner el organismo oficial que corresponda al país)....,
con sede social en ......(3)....., en este acto representada por su procurador, el Sr .....
(nombre completo y documento de identidad)...., domiciliado en ......(ciudad donde
está localizado el establecimiento)...., DECLARA a quien pueda interesar y espe-
cialmente para efectos de transporte y uso fuera de la dirección de la sede, que es
legítima propietaria del equipo electrónico de procesamiento de datos identificado
como ....(nombre, tipo, número de serie, otros códigos de identificación y otros que
permitan identificar/caracterizar el equipo o conjunto de equipos).... adquirido de
la empresa ....(nombre de la empresa de la cual fue adquirido el equipo, registro Nº
....).... localizada en .......(nombre completo y localización de la empresa que vendió el
equipo, y toda la información fiscal necesaria y requerida por el respectivo país)...., y
que el referido equipo es una herramienta profesional del Sr. .........(nombre completo,
incluyendo documento de identidad, con residencia en ........ de la ciudad de .......,
provincia/estado de ......)..., servidor de esta entidad, y por lo cual se AUTORIZA
SU USO, a transportarlo en sus viajes y a utilizarlo en cualquier lugar fuera de
la oficina de la entidad, estando en servicio, por plazo indeterminado. Por ser la
legítima expresión de la verdad, firmo el presente término para que pueda producir
los efectos pretendidos y declarados en la mejor forma de derecho constituido.

345
E REGLAMENTOS ECLESIÁSTICO-ADMINISTRATIVOS

.......(lugar del establecimiento)........, ...... de ................ de 20.....


___________________________________
Nombre de la persona jurídica
___________________________________
Nombre y firma del procurador

* Preparar duplicado, quedando uno en el archivo.


* Legalizar la firma del usuario

Nombre completo de la persona jurídica


Dirección completa: Calle, Nº, barrio, ciudad, provincia/estado, código postal de la persona
jurídica
Nombre del establecimiento: Asociación, Misión, región administrativa, SEHS, campamento,
centro de asistencia social o nombre del establecimiento
Dirección completa del establecimiento

TÉRMINO DE RESPONSABILIDAD, CONOCIMIENTO


Y COMPROMISO
“Por el presente documento, yo .....(poner los datos completos de identifica-
ción)....., domiciliado en la ciudad de .......(ciudad del establecimiento)......., servi-
dor de ...(nombre del establecimiento: Asociación, Misión, región administrativa,
SEHS, campamento, centro de asistencia social, o nombre del establecimiento)...,
un establecimiento de la .........(nombre completo y de registro de la persona jurí-
dica)........., con sede social administrativa localizada en ......(dirección completa
de la sede de la persona jurídica)....., DECLARO, como servidor-usuario de
equipos de informática colocados a mi disposición para mis actividades, a los
fines de derecho:
1. Que en esta fecha se me entregó copia del Reglamento sobre la utili-
zación de los recursos informáticos, adoptado por la ...(nombre de la persona
jurídica)....; y, además, una dirección de correo electrónico corporativo para uso
personal hasta la fecha de mi desvinculación de la organización;
2. Que habiéndolo leído, tengo pleno y total conocimiento de lo que allí
se establece;
3. Que al firmarlo lo acepto en la totalidad de sus términos y me obligo y
comprometo a cumplirlo y observarlo sin reservas o limitaciones;
4. Que acepto y me someto expresamente a las sanciones penales, econó-
micas, administrativas, laborales o eclesiásticas previstas y aplicables a cada

346
Licencias/credenciales, estatus, llamados, registro de servicios, vacaciones y... E
caso, e inclusive obligándome al pago de las indemnizaciones que pudieren ser
exigidas, inclusive por terceros, y que sean consecuencia de cualquier acto u
omisión de mi parte”.
......(local del establecimiento)....., ...... de ................ de 20.....

___________________________________
Firma del servidor

E 100 05 S Política denominacional sobre el uso adecuado de la comu-


nicación por Internet–La Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce que el
uso responsable de redes sociales, sitios, blogs y otros medios de comunicación
por Internet por sus entidades y obreros/empleados puede servir para el recono-
cimiento público de su relevancia social, contribuyendo para el cumplimiento
de su misión de servir y llevar el evangelio al mundo.
1. La Iglesia espera que una persona al servicio de la organización asuma
el privilegio de representar la causa de Dios de modo responsable y honroso,
tanto públicamente como por medio de herramientas digitales en Internet que
permitan la divulgación del contenido y formación de relaciones.
2. El obrero/empleado debe tener en cuenta que, al tratarse de los medios
sociales de comunicación, el público tiene dificultad de distinguir entre sus
opiniones personales y su ministerio en la organización. Por lo tanto, el obrero/
empleado debe estar seguro de que los contenidos divulgados serán fácilmente
vinculados a la Iglesia Adventista del Séptimo Día y sus instituciones.
3. La conducta de la organización y de sus obreros/empleados individual-
mente en las comunicaciones sociales debe establecerse en primer lugar por el
binomio libertad-responsabilidad y por el respeto a los derechos de autor y a la
privacidad, además de principios como la buena fe, la honestidad, la co