Está en la página 1de 12

Nemirovsky “El desarrollo psíquico temprano después de Freud.

Cap I y Cap II”


Tradicionalmente se consideraba psiquismo temprano al desarrollo sexual infantil hasta la culminación del
complejo de Edipo. Desde esta postura eran los desarrollos instintivos los que definían el desarrollo.
Winnicott y Kohut enfatizan que el desarrollo primitivo tiene lugar exclusivamente en la matriz madre-bebé.
Winnicott plantea que medio y bebé constituyen una unidad inicial y que “el bebé” (como entidad) no existe,
aludiendo a la inseparable ligazón con la madre. Por lo que no se puede considerar al bebé como una
entidad psíquica diferenciada.
El bebé necesita objetos que lo sostengan, manipulen y le presenten los objetos. Si estos objetos,
encarnados por la madre, responden a esas necesidades, posibilitarán la continuidad del self (lo que
reconocemos de nosotros, nuestra identidad) en desarrollo.
Se da un pasaje de la dependencia absoluta hacia la independencia, pasando por una dependencia relativa,
logrando la integración de sus objetos y de sí mismo. Estos logros se posibilitan por las funciones de sostén,
manipulación y de presentación de objetos que haga la madre. Esta madre Winnicott la llama
“suficientemente buena” (buena por ser suficiente y no excesiva).
Estas respuestas del medio permitirán al bebé la vivencia de omnipotencia de haber creado él al objeto. La
función de la madre permitirá esa creencia. Esta vivencia es central para el desarrollo de su self.
Al principio el objeto es subjetivo, creado (y también destruido) por el bebé. Luego los objetos tendrán una
realidad material que permitirán la posesión. Poseer al objeto permite ir diferenciando el self de lo que lo
rodea. Aquí el bebé registra su agresión primitiva hacia los objetos que lo rodean y se siente responsable de
ello. Comienzan los sentimientos de culpa y sus intentos reparatorios.
Kohut plantea que la estructura del self se va formando en esta matriz de relación con estos objetos
temprano que denomina “objetos del self” que gradualmente se internalizan, configuran el self nuclear del
infante.
Cuando el objeto del self ya no es tan necesario, comienza el proceso de internalización a la que Kohut
denomina internalización transmutadora.

Kohut distingue dos tipo de objetos del self:


Objetos reflejantes: los que reflejan al niño confirmando su sentimiento de grandeza y perfección. Éstos se
relacionarán con las ambiciones.
Imago parental idealizada: objetos a los que el niño admira y que le brindan sentimiento de calma y
omnipotencia. Se relacionan con sus ideales.

La constitución del self se desarrollará en un proceso paulatino. La internalización transmutadora permitirá al


niño mayor autonomía de sus objetos del self y se realiza en dos pasos:
• La experiencia de satisfacción con el objeto del self
• La falla óptima del objeto del self (frustración tolerada por el niño).

PRACTICO 6
DISTINTOS TIPOS DE INTERVENCIONES PSICOTERAPEUTICAS EN
TRASTORNOS DE ANGUSTIA – HUGO BLEICHMAN
Bleichman habla de la concepción del psiquismo como una estructura modular, lo lleva
a pensar en esto desde las enfermedades psicosomáticas y su relación en el orden
representacional, enfermedades como consecuencia de déficit de simbolización, y que
esta concepción a su vez esta dentro de un principio mas general, “el principio de
homogeneidad”, donde se suponen integrantes de sistema complejo ubicados en un
plano con las mismas leyes de organización.
Se trabajó en Francia y Estados Unidos: lo que no estaría simbolizado, como
pensamiento operatorio, daría lugar a la afección psicosomática. Por lo tanto, hay un
nivel regulatorio homogéneo entre mente y cuerpo, de modo que si algo falta en uno,
aparece la patología en el otro, como si el cuerpo requiriera para su funcionamiento de
la simbolización. (al final del texto vuelve sobre este tema y dice que los sistemas
complejos , módulos de psiquismo, modularidad del icc, modularidad de sist.
Motivacional, modularidad en la articulación mente y cuerpo, no hay que subsumir un
modulo dentro de otro, de modo que lo que le falta a uno seria la causa de lo que
sucede en el otro, y que tampoco el principio de homogeneidad tiene validez para los
sistemas complejos como el psiquismo o la relación con el cuerpo).
Entonces, ¿Cuál es esa articulación entre mente y cuerpo? Entonces, pensemos a la
mente como un sistema modular, con diversos módulos que la integran, y al cuerpo
como otro sistema modular con vulnerabilidades propias. Sistemas modulares con
leyes propias, pero en continua interrelación, donde se pueden encarar los trastornos
de angustia y los trastornos de pánico.
En los trastornos de pánico, hay que separar, por un lado, las fuentes de la angustia,
las fantasías que preocupan. Por el otro, la reacción del cuerpo ante la angustia. Y en
tercer lugar, los significados que los sistemas de codificación conciente e inconsciente
otorgan a todo lo anterior. Tres momentos en realimentación continua.
Con respecto a las fuentes de angustia, seria aquello que determina la emergencia de
la angustia, algunas emergen del conflicto, otras por persecución del super yo, otras
por problemas de narcisismo, de apego, de sexualidad. Cuando estas angustias crecen
se producen procesos corporales que son los que componen el cuadro de las Crisis de
pánico. Entonces la pregunta es, si ¿resulta suficiente ofrecer como explicación de
ataque de pánico, que la persona que lo presenta muestre solo existencia de conflictos
o situaciones estresantes?, podría ir la pregunta a la inversa, ¿porque personas con
conflictos tanto o mas severos su angustia no toma modalidad de padecimiento de
ataque de pánico? Una respuesta seria conflicto y/o trauma y trastorno de pánico, su
correspondencia no es condición suficiente, habría que agregar la reacción
neurobiológica, y la codificación ante el peligro. Entonces, no es la falta de
simbolización, sino una vulnerabilidad biológica, que no depende de la falta o sobra de
nivel representacional.
Entonces, una vez producida la descarga del tipo corporal, el inconsciente y la
conciencia escuchan al cuerpo, captan algo que pasa y le dan un significado, entonces
si hay algo de lo representacional, y hay algo de lo corporal y se agrega que existe una
representación de lo corporal, entonces hay 3 áreas de intervención. Pero la
característica de la Crisis de Pánico es que, el paciente siente que ha perdido el
Control de su mente y de su cuerpo, hay una irrupción de ideas obsesivas. Bleichman
menciona que no se puede generalizar de cómo abordar, porque depende de la
estructura de personalidad en la que se inscribe la crisis de pánico (con componentes
paranoides: la terapia incrementa la desconfianza y el peligro. Con componentes de
dependencia, de apego, la terapia quede adquirir el significado de contención). Lo que
sí aconseja que el paciente debe ser activo participante de la terapia, porque debe ir
dándose cuenta de que va tomando el control, por lo tanto, el analista en vez de
interpretaciones debe ayudar a construir la interpretación, es un trabajo sobre lo
imaginario, la reconstrucción de un self en control.
Entonces, seria un trabajo psicoanalitico clásico sobre las fuentes de la angustia, sobre
los sentimientos de culpa, los de vergüenza, la ruptura del apego, la angustia de
separación. Y, junto a esto, trabajar sobre la representación del self, y como se ha
construido (si sintieron desde pequeños que estaban en peligro, luego evocaran la
situación de peligro del self antiguo). Es necesario la incorporación de psicofármacos,
no curan, evitan una sensibilización in-crescendo, porque una vez que el nivel
representacional disparo la primera crisis de pánico, cada vez se requiere de menor
estimulo para que se vuelva a producir

TEORICO 2

Fiorini “Exploración de la situación, como una modalidad de abordaje en psicoterapias”


El psiquismo funciona en situaciones, se apoya permanentemente o pierde apoyo en las situaciones en las
que está involucrado.
El diagnóstico se realiza pensando en situación. Espacio donde convergen diferentes series causales,
diferentes fenómenos que van configurando la situación.

Serie: clase homogénea de fenómenos que responden a una legalidad. Encadenamiento causal propio de
cada clase de fenómenos. Son:
• Corporal: historia del cuerpo con sus resonancias ICC y fantasmáticas.
• Familiar: dinámica del grupo familiar a lo largo del tiempo (movimientos, pérdidas, cambios,
reestructuraciones)
• Laboral: inserción en las estructura laboral. Rol.
• Evolutiva: problemática propia (o no) de la etapa evolutiva. Dificultad de elaboración de la propia
etapa por acumulación con otras situaciones de difícil elaboración.
• Prospectiva: pregunta x si el conjunto de elementos que constituyen la situación de un paciente
conduce a configurar un proyecto o una abolición de proyectos.
• Social: grupo de referencia. Inserción, aislamiento. Estilo de vida, valores en juego.
• Fenómenos clínicos: nivel de los fenómenos observables. Nivel de angustia, intensidad de la
depresión, capacidad elaborativa, necesidad de medicar o no.
• Vínculo terapéutico: creación de un elemento dinámicamente nuevo, capaz de crear condiciones de
continencia. Introducción de una nueva serie.

El aparato psíquico circula por todas las series. No produce todas las series, sino q son construidas x él y x
otras zonas de realidad (coproducción).
Se produce un punto de encuentro entre la realidad psíquica y otros niveles de realidad. Conjuntos de
encadenamientos causales. Pensar la situación es precisar la manera en q se totalizan conjuntos de
estructuras, conformando x convergencia la modalidad singular de c/ situación. La intervención en una
situación supone un trabajo interdisciplinario, ya q ninguna disciplina x sí sola puede abarcar la complejidad
de las situaciones.
Para efectuar un diagnóstico de la situación, se debe ir a la búsqueda de los datos necesarios (abordaje q
supone trabajar con elementos técnicos q no provienen del psicoanálisis clásico). Hay q averiguar,
investigar, preguntar. No quedarse con el material espontáneo del paciente. Investigación activa x parte del
terapeuta.
Stordeur y Caletti “Mapa conceptual de la materia”

Fiorini “Diferentes niveles del diagnóstico”


La psiquiatría clásica se manejó con el supuesto del diagnóstico en singular (esquizofrenia, psicopatía, etc).
Desarrollos ulteriores nos han abierto el panorama en cuanto a la necesidades de formular diferentes niveles
diagnósticos.
(En clase: nos vamos a guiar por los niv de diagnostico porque son más exhaustivos que las series)
Hay diez categorías diagnósticas:

1. D. Clínico: categorías de la clínica psiquiátrica, psicosis, neurosis, psicopatías, entre otros.


2. D. Psicopatológico psicodinámico: psicopatología psicoanalítica en la que se identifican diversos tipos
de conflictos, ansiedades, mecanismos defensivos, identificaciones, que subyacen al motivo de
consulta.
3. D. Evolutivo: cada etapa de la vida supone tareas propias, problemas a resolver. ¿Cuál es la tarea q
este sujeto tiene por delante y no puede resolver?
4. D. Adaptativo prospectivo: evaluar cuál es el estado de las capacidades yoicas del sujeto. A la vez,
evaluar si hay un proyecto constituido (CC o ICC) al cual tienden las conductas de esa persona.
5. D. Grupal: evaluar dinámicas grupales en las cuales el sujeto está inserto con su conflictiva.
6. D. Psicosocial: incidencia de los sistemas de valor que constituyen una ideología, en sus dimensiones
CC e ICC, sobre la problemática del paciente.Comprende una consideración de las inserciones
institucionales del pacientes y del modo en que estas ejercen su influencia. Relacionado con los valores
a los que le da más valor.
7. D. Comunicacional: Estilo comunicacional propio de la estructura de personalidad. Referente a lo verbal
y paraverbal.
8. D. de Potenciales de salud: evaluación del estado de las funciones yoicas, del manejo de la ansiedad
que permiten esas funciones, estado del juicio de realidad. Capacidad de asociación, de insight. Se
evalúan los recursos del paciente para lidiar con la situación por la que está pasando.
9. D. de la Problemática del cuerpo: evaluar los aspectos de la problemática psicológica referida al cuerpo.
10. D. del Vínculo terapéutico: capacidad de alianza terapéutica. Identificación de fenómenos
transferenciales y contratransferenciales.

Fiorini construye el concepto de psiquismo en contexto, es decir, importa la edad, país, cultura, etc.
Los niveles diagnóstico son de corte sincrónico, como se encuentra en el aquí y ahora. Los niveles
diagnósticos son más exhaustivos que las series.

Winnicott “El valor de la consulta terapéutica”

El autor habla del aprovechamiento de las primeras entrevistas. Plantea una diferencia entre el psicoanálisis y
la entrevista psicoterapéutica.
Dice que en la primera entrevista el psicoterapeuta es un objeto subjetivo, es decir, el psiquiatra se amolda a
una noción preconcebida del paciente. El paciente trae cierta creencia y cierta desconfianza.
Es oportuno preparar a los padres de antemano, diciéndoles que probablemente lo mejor para el niño es que
sea atendido él en primer lugar. Si el progenitor no está dispuesto a cooperar con este esquema, uno deberá
contemplar la posibilidad de que el enfermo sea el progenitor y no el niño.
Si se proporciona un encuadre profesional correcto el paciente traerá su problema a la entrevista.
No hay ninguna consigna técnica precisa. El terapeuta debe tener la libertad de adoptar cualquier técnica que
sea apropiada al caso. El principio fundamental es brindar un encuadre humano en el que el paciente pueda
desplegar sus tensiones y estrés. En este trabajo la interpretación se reserva para el momento significativo.
TEORICO 3
Marrone y Diamond “Sobre la transferencia: aspectos de fondo”
En la teoría psicoanalítica, la transferencia se refería a un proceso por cual los sentimientos, deseos o
expectativas eran desviados de una persona hacia otra.

El término fue originalmente utilizado por Freud y concebido como un falso enlace, ya que los sentimientos,
originalmente asociados a figuras parentales, eran separados de su contexto y de su objeto temprano y eran
revividos en otro lugar con otra persona. En la historia temprana del individuo, el afecto estaba ligado a una
figura parental primaria, pero ahora reaparece desplazado de forma inadecuada a otra relación con una persona
distinta. Freud observó que en la terapia psicoanalítica los afectos son desplazados de la figura parental
temprana hacia la persona del terapeuta. Se reacciona con respecto a una persona del presente como si fuera
una persona del pasado.

Inicialmente Freud pensó la transferencia como un obstáculo en terapia. Sin embargo, más adelante, reconoció
la importancia de la transferencia como una forma de comprender y analizar al paciente.

La transferencia no surge sólo en el análisis; el tratamiento psicoanalítico no crea transferencia sino que la saca
a la luz.

Pensar que todas las comunicaciones en la sesión analítica deberían ser interpretadas como manifestaciones
de transferencia es una visión reduccionista. Creemos que solo ciertas comunicaciones, en su significado
específico, pueden ser consideradas como indicativas de fenómenos transferenciales. Si interpretamos todo lo
que el analizado dice como manifestación de una realidad interna no dejamos espacio para la expresión de su
apreciación acerca de la realidad interpersonal.

Por otro lado, pensar que la transferencia se refiere a la calidad general de los sentimientos que un paciente
tiene hacia su analista, es decir, que la transferencia positiva o negativa proviene del mundo interior del
paciente; es tener una visión reduccionista ya que se pasa por alto la forma en que el comportamiento del
analista puede influir en estas actitudes. No existe relación que sea independiente de lo que cada parte pone en
ella.

Kohut y la transferencia: Kohut plantea que la respuesta empática de la figura primaria de apego es esencial
para el funcionamiento óptimo del self. Dentro de este marco teórico los procesos transferenciales son
entendidos como el resultado de revivir, en una relación actual, la búsqueda de objetos-self y, al mismo tiempo,
el miedo a que esta necesidad se frustre una vez más, como en la infancia. El daño estructural causado por
fracasos en la función de objetos-self requiere defensas específicas que se muestran en la relación
transferencial actual. Kohut estudió principalmente la transferencia en pacientes dañados narcisisticamente.

Lacan rechazó la idea de la transferencia como un afecto que ocurre dentro del individuo y que luego se
externaliza. Consideraba la transferencia como una relación estructural, donde tiene lugar un intercambio que
cambia la naturaleza de los dos seres presentes. Es decir, la transferencia no es un fenómeno individual sino el
resultado de una relación intersubjetiva.

El analizado supone que el analista es el sujeto supuesto saber, es decir, supone que el analista conoce el
significado secreto de sus palabras. Es importante como el analista maneja esta transferencia, es decir, que
hace para rehusar el poder que se le ha otorgado. El analista no debe contribuir a ser puesto en la posición de
un dios ya que no hay ser humano que pueda ocupar esta posición.

Lacan pensaba que las interpretaciones no debían ser todas sobre la transferencia.
Bowlby pensaba que la manera en que un paciente percibe a su analista está parcialmente influido por sus
modelos operativos internos. El objetivo principal cuando se interpreta la transferencia es sacar a la luz,
examinar y modificar los modelos operativos internos subyacentes.

Etchevers, Giusti y Helmich “Alianza terapéutica. Sus estudios actuales y desarrollos”

La AT es un concepto que encuentra sus orígenes en los desarrollos de Freud sobre la transferencia.
Paulatinamente, el mismo ha sido desarrollado por diversos autores de la misma corriente, expandiéndose a
otros marcos teóricos.
En Argentina pueden agruparse los marcos teóricos de psicoterapia predominantes en dos grandes
corrientes: los psicoanalíticos y los cognitivo-conductuales.
Las características del terapeuta influyen en el inicio, mantenimiento y finalización de la AT. Esta es
considerada por los profesionales un favor importante en el inicio, sostenimiento y finalización de un
tratamiento, siendo a su vez un buen predictor de los resultados del tratamiento.
Apunte de clases:
Vínculo terapéutico encierra cuatro elementos:
• Transferencia-contratransferencia: repetición de modalidades del vínculo infantil. Pasa en todas las
relaciones. Sin embargo, no todo es transferencial, hay cosas que pasan por 1ra vez.
• Relación real: tiene que ver con lo no transferencial
• Alianza terapéutica: funciona dentro del dispositivo como colaboración, conciencia de enfermedad,
acuerdos en los objetivos y medios para lograrlos, etc.
• Empatía: el teraputa va a tratar de entender cómo el paciente lo vive; tiene que ver con ponerse en el
lugar del otro.

TEORICO 4
Marrone “La teoría del apego”
Bowlby plantea que la teoría del apego es una forma de conceptualizar la tendencia de los seres humanos a
crear fuertes lazos afectivos con determinadas personas en particular y un intento de explicar la amplia
variedad de formas de dolor emocional y trastornos de personalidad que se producen como consecuencia de
la separación indeseada y la pérdida afectiva.
Muchas formas de trastorno psiquiátrico pueden ser atribuidas tanto a las alteraciones en el desarrollo de la
conducta de apego o, más raramente, al fracaso de su desarrollo.
La calidad de las relaciones tempranas son determinantes en el desarrollo de la personalidad y de la salud
mental. Además, el modo en que las personas interpretan y manejan las relaciones está basado en
experiencias de relaciones previas.
Hasta la mitad de 1950 se suponía que los vínculos interpersonales se desarrollan porque el individuo
descubre que necesita a otro ser humano para satisfacer ciertos impulsos como la necesidad de ser
alimentado en la niñez y el sexo en la vida adulta. Este tipo de teoría postulaba dos clases de pulsiones:
primarias y secundarias, categorizaba a la alimentación y al sexo como libidinales o primarios, y a las
relaciones personales como secundarias. Lo esencial del paradigma propuesto por Bowlby es que supone
que los dolores, alegrías y el significado del apego no pueden ser reducidos a una pulsión secundaria.
Bowlby postuló un nuevo concepto de conducta pulsional dentro del cual la necesidad de formar y mantener
relaciones de apego es primaria.
Para Bowlby pulsión es una pauta de conducta observable, que sigue un modelo reconocible y predecible en
casi todos los miembros de una especie. Es activado por condiciones específicas y concluido por otras. Este
contribuye a la preservación del individuo (ya que el individuo tiene mayor posibilidad de sobrevivir en
condiciones adversas si es asistido por otro ser humano) y a la continuidad de la especie.
La conducta de apego en un niño se activa inmediatamente por la aparición de algo extraño, por la
separación brusca de la figura de apego, etc.
El modelo de Bowlby difiere del de Freud en tres aspectos:
• En el modelo de Freud el apego es secundario y en el de Bowlby es primario
• En el modelo de Freud el niño está en un estado de narcisismo primario, cerrado respecto de los
estímulos del mundo. En el modelo de Bowlby el individuo está activamente comprometido desde el
principio en un contexto intersubjetivo.
• En el modelo de Freud la conducta pulsional es activada por una carga de energía. En el modelo de
Bowlby, la conducta pulsional es activada tanto por condiciones internas como externas.

Sistemas conductuales y motivación.


Desde el punto de vista de la teoría del apego, un sistema es un conjunto de respuestas o repertorio de
conductas cuyo objetivo es satisfacer un tipo específico de necesidad. Estas conductas se acompañan de
elementos emocionales.
La conducta de apego se organiza alrededor de representaciones mentales de la relación. La representación
de esta relación es duradera y tiene componentes emocionales inherentes.
Los teóricos del apego se han centrado en el estudio de la relación parento-filial debido a que es la más
importante. Sin embargo, hay otras relaciones que se vuelven importante a medida que el individuo crece.
La teoría del apego enfatiza: la importancia primaria y las funciones biológicas que tienen los vínculos
íntimos y emocionales entre los individuos y la poderosa influencia que tienen las tempranas relaciones de
apego en el desarrollo de la personalidad y en el orígen de la psicopatología.

Winnicott “Desarrollo emocional primitivo”


Resulta posible efectuar el análisis de un paciente teniendo en cuenta de modo casi exclusivo las relaciones
personales que tiene con la gente, junto con las fantasías conscientes e inconscientes que enriquecen y
complican estas relaciones entre personas enteras. El autor habla sobre relaciones más primitivas.
Se ha comentado que, entre los cinco y seis meses, se produce un cambio en los niños. Bowlby expresó la
opinión de que, antes de los seis meses, los niños no particularizan, de manera que el hecho de que se les
separe de la madre no les afecta del mismo modo en que lo hace después de los seis meses. Yo mismo he
dicho en ocasiones anteriores que los pequeños llegan a ser “algo” a los seis meses, de modo que, mientras
muchos niños de cinco meses agarran un objeto y se lo meten en la boca, no es hasta los seis meses que el
niño corriente sigue este acto con el de dejar caer el objeto deliberadamente, como parte de sus juegos.

Abello Blanco “Desarrollo emocional temprano”


Uno de los temas centrales en la obra de Winnicott es todo el universo relacionado con el desarrollo
emocional del bebé. Es un momento directamente ligado al origen del funcionamiento psíquico del bebé y lo
que para Winnicott es la conformación del narcisismo primario. Nos referimos a todo lo que ocurre a partir
del inicio de la vida del bebé; todo lo que aparece como preverbal o preedípico.
Su majestad el bebé (como decía Freud) tiene misiones que cumplir en el marco de la relación con sus
padres. Debe cumplor los sueños, los irrealizados deseos de sus padres.
Este desarrollo emocional temprano será fundamental en la conformación y consolidación de lo que más
adelante será el sentimiento de sí mismo y su parentesco con la autoestima.
Freud no dejó mucho espacio para que pudiera desarrollarse la idea de que las cosas podrían ir mal entre la
madre y su hijo. (mamá o quien cumpla las funciones maternas).
Winnicott plantea que hay dos categorías de pacientes:
• aquellos que tuvieron cuidados suficientes y el sufrimiento actual es derivado de los clásicos
conflictos. En ellos los trastornos de desarrollo son profundos. (Puede originarse en cualquier
momento de la vida adulta del sujeto).
• los que sufrieron un déficit en sus cuidados temprano (falla precoz de la función madre
suficientemente buena). Estos son pacientes con trastornos tempranos del desarrollo.
El autor se refiere a los primeros cinco o seis meses de vida, aunque esos límites son variables.
Hay especial interés en aquellos casos que conocemos como pacientes graves. A lo que acontece con
anterioridad a lo que Klein postula como posición depresiva del bebé. La idea más significativa es que en las
patologías graves debemos remitirnos a estas tempranas etapas del desarrollo emocional para comprender
su etiología, mientras que en los casos conocidos como neuróticos será conveniente fijar nuestra atención en
las vicisitudes del complejo de Edipo.
Cuando las cosas no fueron bien en estas etapas tempranas no nos encontraremos con el sufrimiento
neurótico sino con angustias que son vividas como “partirse en pedazos” y la angustia es de aniquilación.
Winnicott define tres procesos que empiezan muy pronto siempre y cuando las cosas vayan bien (Para el
autor cuando las cosas van bien se refiere a todos los casos en los que el bebé se encuentra con un ambiente
facilitador suficientemente bueno, es decir, cuando la madre de ese bebé puede sentir la preocupación
maternal primaria).
Los tres procesos que permitirán tres logros fundamentales son:
• La integración
• La personalización
• La realización
Estos tres procesos guardan relación con las funciones que el medio deberá ofrecer al infante, a saber:
sostén, manipuleo y presentación del objeto.
El hecho de que sean tres procesos con nombres diferentes no implica que en la vivencia de la dupla madre-
bebé sean fácilmente discriminados. Forman parte de un todo, que se da al mismo tiempo.

• La integración: Winnicott postula una no integración primaria. Cuando los procesos de integración
fueron incompletos en alguno de sus complejos desarrollos, de tal manera que la integración no se alcanzó
suficientemente, aparecerán estados disociados. La expectativa es que en el tratamiento se presenten
algunas de las condiciones que estuvieron ausentes en las primeras etapas de vida.
Con no integración Winnicott se refiere a estados diversos de los que el niño no tiene una idea conjunta o
integrada. Los ejemplos que propone son: el niño excitado o irritado no sabrá que es el mismo que cuando
está siendo bañado se encuentra en calma. Como tampoco sabe en los inicios que la madre con la que se
relaciona en los momentos de tranquilidad y de la que recibe los cuidados es la misma que desea atacar con
el bocado predatorio sobre el pecho. El bebé no sabe que la madre que él ve de frente y a la que festeja
porque va a su encuentro es la misma que se retira y lo abandona. Debe integrar esas dos madres.
Este proceso es el más abarcador, el que por momentos incluye a los otros dos. Remite a la dimensión
temporal, a la relación con el espacio, con el propio cuerpo y con la realidad exterior.
Existen dos grandes grupos de experiencias que van a facilitar el proceso de integración: las que provienen
del exterior y las que lo hacen desde el interior del sujeto. La interior se relaciona con el recorrido del infante
desde el principio del placer hasta el principio de realidad. La exterior se refiere al cuidado materno (desde el
bañado del bebé hasta el acto de ser nombrado).

El sostén (holding): será el aporte que el entorno en general y la madre en particular proveen para que la
integración del bebé llegue a buen fin. Esta operación de la madre se inicia con el sostén físico del bebé.
La condición ambiental del sostén se inicia en una fase del bebé que es de dependencia máxima/absoluta, en
la que el bebé no puede siquiera registrar el cuidado materno, no hay separación yo-no yo. Estos cuidados
serán registrados en la fase siguiente, la de la dependencia relativa. Este concepto no remite solo al sostén
físico sino también a todo lo que el ambiente debe proveer al pequeño.

2. La personalización: Habitar el propio cuerpo, sentirlo propio, estable y confiable. En un inicio tanto la
integración como la personalización del bebé tienen lugar fuera de él, en el interior de la madre. En los casos
que marchan bien, se irá habitando un cuerpo, sintiendo el valor erótico de ese cuerpo, su capacidad para
recibir y dar placer.

Manipuleo (handling): el aporte del entorno para que ese logro tenga lugar se denomina handling o
manipuleo. Este recoge todo lo relativo a los cuidados corporales. Todo ese repertorio de acciones tiernas,
placenteras, que tiene lugar en la relación temprana serán las que vayan poco a poco permitiendo que el
bebé sienta que vive en su propio cuerpo, que lo habita, que goza de cierta unidad psique-soma.

3. La realización: se refiere a todo lo vinculado con la idea de cómo el bebé se irá relacionando con la
realidad externa, con los objetos que allí habitan. Este proceso tendrá lugar una vez que la integración se
haya instalado en el bebé de una manera suficiente.
En el principio encontramos que el bebé siente algo ligado al instinto (hambre) y algo ligado a la oralidad. La
madre posee el pecho que dará satisfacción y placer. Para que ello ocurra, de manera plena y no solamente
de manera física, debe tener lugar “una relación mutua” en la que la madre y el niño “vivan y sientan juntos”.
Al feliz encuentro, cuando las cosas van bien, entre el bebé que anhela y la madre que ofrece el pecho,
Winnicott lo ha denominado momento de ilusión.

La presentación del objeto: el bebé acude al pecho por hambre o por deseo de atacarlo. Previamente habrá
anticipado, en nombre del mecanismo alucinatorio, que el objeto se presentaría en el momento que su
urgencia lo requiere. En ese momento el pecho aparece y el bebé puede sentir que ese pecho es lo que
acaba de alucinar, creando de esta forma el objeto hallado.
Este momento representa la primera paradoja winnicottiana: el bebé crea aquello que le es presentado.
Con la escena del encuentro entre el bebé y su madre podemos entender como el mundo desde sus
orígenes, le será presentado al bebé.

Una madre suficientemente buena remite a una madre que puede ofrecerle en cantidades suficientes
aquello que necesita el bebé en el momento en el que aún no se ha producido una vivencia intolerable en el
pequeño, producto de la deprivación. También incluye la capacidad de comunicarse con él de una manera
suficientemente especial, satisfacer las necesidades de su bebé porque le gusta hacerlo y así ofrecer un
sostén suficiente. La madre suficientemente buena no puede dejar de vivir y sentir junto a su bebé.
Solo desde el punto de vista del observador externo hay dos sujetos. Para Winnicott, únicamente hay una
unidad conformada por el bebé y su madre. El bebé se alimenta de un pecho que es parte de él y la madre da
leche a un bebé que forma parte de ella.

TEORICO 5

Killingmo, “conflicto y déficit”


El psicoanálisis tradicional conceptualiza la psicopatología en función de un conflicto intersistémico:
oposición entre los 3 sistemas estructurales (yo, ello y superyó) y la realidad. La evolución patológica es:
deseo edípico - represión - regresión - formación de síntomas. Esto supone que los sistemas deben estar
separados. Tiene que haber una diferenciación estable entre la representación de sí mismo y la
representación del objeto (relación triádica edípica). Debe haber logrado un desarrollo estructural que
permite utilizar la represión como mecanismo de defensa principal.

Plantea que existen dos mecanismos patológicos:


CONFLICTO
DÉFICIT: Fallas intrasistémicas en las primeras etapas evolutivas, una estructura defectuosa del sí mismo.
Falla de constancia del objeto. Difusión de la identidad. Falta de capacidad para relacionarse
emocionalmente con los objetos. La estructura del Yo ha sido dañada.

El concepto de conflicto debe ser complementado con

TEORICO 6

Roth & Fonagy “Psychodynamic psychotherapies: Evidence based practice and clinical wisdom”
Este artículo hace una revisión de la literatura sobre los resultados de la psicoterapia y es ampliada para
identificar los estudios de psicoterapia psicoanalítica. Basados en evidencias apropiadas (testeadas
empíricamente).
La categorización actual en psicoterapias basadas en la evidencia combina 2 grupos: aquellos que han sido
adecuadamente testeados y han resultado inefectivos para un grupo y aquellos que no han sido testeados
en absoluto.
Sin embargo, la ausencia de evidencia para un tratamiento psicoanalítico no debe confundirse con la
evidencia de que sea inefectivo. Los clínicos psicodinámicos están en desventaja, no solo porque han
empezado más tarde sino también porque existen profundas incompatibilidades entre el psicoanálisis y la
ciencia natural moderna.
La investigación en trastornos de ansiedad está dividida en investigación sobre la fobia, TAG, trastornos de
pánico, TEPT (Estrés postraumático) y TOC.
Los trastornos de ansiedad son centrales a la teoría psicoanalítica (Freud hablaba de angustia señal) y son
las dolencias más comunes en la práctica psicoterapéutica psicodinámica. El campo está dominado por
pruebas de TCC. Hay pocas pruebas psicodinámicas sobre esto.

También podría gustarte