Está en la página 1de 3

UN MES PARA COMPARTIR

Los seres humanos estamos diseñados para compartir y más aún si se trata
de estar con la familia, diciembre empezó con la mejor energía el 7 de
diciembre trabaje en mi horario habitual, pero luego llegue a mi casa para
poder compartir con mis hijos y vecinos; esto ha sido una tradición de cada
año los niños juegan con bombas de agua, se prepara natilla en leña para
todos los de la cuadra, sin dejar de lado el baile y el trago claro está que todo
dentro de parámetros que permitan departir con los demás en un ambiente
familiar.

Durante todo el mes tuve muchas reuniones laborales pues debido al cierre
de año el trabajo se incrementó considerablemente, pero en medio del
trabajo hubo un espacio para compartir con mis compañeros de oficina pues
programamos un almuerzo de despedida de fin de año en un restaurante
llamado Buffet King, fue un espacio para compartir con mis compañeros y
hablar de otros temas diferentes a los laborales, adicionalmente el
restaurante tiene un concepto que deja satisfecho el estómago de cualquier
comensal. Una tarde después de salir de la oficina y para darle una sorpresa
a mi esposo lo invite a este restaurante y fue de mi parte una decisión muy
acertada dado que a él le gusta mucho conocer nuevos restaurantes que le
deleiten su paladar.

Pasaron los días y sin más ni más llego el 16 de diciembre día en el que se da
inicio a las novenas, para esta fecha es tradición en nuestro conjunto hacer el
pesebre, con el fin de que los vecinos, niños y en especial mi familia nos
reunamos para rezar la novena y dado esto aprovechamos para que cada casa
del conjunto ofrezca algo para compartir, también se da la oportunidad de
que los niños que participan ofrezcan la novena por algo en particular que
ellos quieran, sin olvidar que se motiva a los niños pues al final de cada
novena se rifa un regalo entre los niños asistentes y se escoge adicionalmente
un niño que mejor se haya portado premiándolo también con un regalo, el
último día de las novenas se hizo una obra de teatro representando el
nacimiento de Jesús, en el cual participo mi hija como María y fue muy
hermoso verlos.

Llego 24 de diciembre y por tradición nos reunimos en la casa de mi madre


mi familia y la familia de mis dos hermanos, somos una familia numerosa y
por ende la entrega de los regalos año tras año se convierte es algo muy
especial todos recibimos y entregamos regalos y más que eso es la
oportunidad de tener el privilegio de dar, entre todo hacemos la cena de
navidad que es esta oportunidad fue una ensalada fría con una muy buena
porción de pavo, pasada la media noche y luego haber repartido los regalos
ofrecemos una oración para agradecer por todo lo recibido, luego de esto nos
reunimos con los vecinos para compartir.

El 31 de diciembre compartimos con la familia de mi esposo, dado que la


empresa nos dio el 30 como día libre aprovechamos la oportunidad y
viajamos ese día a San Francisco, Cundinamarca, allí estuvimos en la finca
de la hermana mayor de mi esposo, la cena fue un asado y también tamales
ya para la media noche hubo show de juegos pirotécnicos, fue un fin de año
diferente pues desde esa fecha salí a vacaciones y no tuve que pensar en que
tenía que volver pronto a la oficina.

Como dice el dicho comencé el año con pie derecho luego de estar unos días
mas en la finca, se dio la oportunidad de viajar a Villavicencio con mi familia,
así que estuve con mis hijos y mi esposo durante una semana por esas tierras
conociendo y disfrutando del clima, mis hijos disfrutaron mucho pues
estuvimos en piscina y compartieron con muchos niños permitiendo que
nosotros también descansáramos y nos desconectáramos un poco de la
rutina laboral.

Faltando una semana para mi regreso laboral, estuve en casa descansando y


aproveche para cuadrar todo lo relacionado con el estudio de mis hijos, pues
les renové todos los uniformes y les compre todos los útiles que necesitaban
fueron momento especiales que me permitió tenerlos más cerca y valorar su
compañía.

Así despedí mis vacaciones y regrese a laborar el 16 de Enero renovada


totalmente y con la plena certeza que un nuevo diciembre me espera para
compartir si es voluntad de Dios cosas maravillosas al lado de mis hijos,
esposo y familia en general.