Está en la página 1de 11

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN

ZONA EDUCATIVA DEL ESTADO VARGAS


CENTRO DE EDUCACIÓN INICIAL SIMONCITO NAIGUATÁ

ESTRATEGIAS GERENCIALES PARA FORTALECER EL CLIMA ESCOLAR Y


EL AMBIENTE INSTITUCIONAL DEL CENTRO DE EDUCACIÓN INICIAL
SIMONCITO NAIGUATÁ

AUTORA.
LINARES, PATRICIA
C.I.- 13.903.004
Correo Electrónico: patricialinares2925@gmail.com

Naiguatá: febrero de 2019


JUSTIFICACIÓN
Introducción Histórica y Socio-Demográfica
Resulta ya un tópico afirmar que vivimos en una sociedad cuya principal
característica es el cambio y los permanentes procesos de transformación que
se dan en el seno de la misma. La escuela forma parte de esa sociedad y tiene
su razón de ser en el servicio que presta a la sociedad; por ello está afectada por
los cambios sociales, económicos y culturales del medio o entorno en el que se
encuentra. Es evidente que la educación no puede entenderse como un producto
físico o manufacturado sino como un servicio que se presta a l a sociedad y
favorece primordialmente a los alumnos. Pero, al igual que ocurre con otros
servicios, la naturaleza de este servicio resulta difícil de describir, así como los
métodos para evaluar la calidad y el clima escolar.
Las instituciones educativas, como organizaciones con características de
sistemas abiertos que interactúan a modo de retoralimentación con su entorno
deben adaptarse de forma inteligente a los constantes cambios y reflexionar de
forma permanente sobre la calidad del servicio educativo que presta a la
sociedad: en el campo de los conocimiento es preciso una revisión permanente
ante la caducidad de los mismos; surgen nuevos conocimientos y destrezas en la
búsqueda y tratamiento de la información, con la aplicación de las tecnologías de
la información y la comunicación; la formación en valores es un reto
permanente, cuya importancia se acrecienta con la apertura hacia una sociedad
cada vez más intercultural; en las relaciones familia -escuela-sociedad; en el
campo laboral; en la continua revolución en el ámbito de la pedagogía, de la
metodología y de la organización; y en ofrecer infraestructuras cómodas,
amigables, acogedoras y cálidas que promuevan confort para desarrollar los
múltiples
Responder a todos estos retos desde la institución escolar es una tarea
compleja como compleja es la organización escolar y los procesos de enseñanza y
aprendizaje: organización del centro, clima escolar, ambiente de trabajo,
enseñanza-aprendizaje, evaluación, orientación y tutoría, apertura y participación
a la comunidad educativa. Sólo desde una perspectiva de reflexión permanente
y de innovación se puede conseguir una educación de calidad, que responda
a las necesidades y demandas del alumnado. Innovar es responder a las
necesidades de una sociedad en permanente cambio cultural, científico,
tecnológico, entre otros., lo que exige a la escuela formar a sus alumnos para el
futuro.
En este sentido, es evidente que en el director de un centro educativo recae,
según López (1999). El régimen interno de autoridad superior del plantel, debe
ejercer el gobierno del establecimiento y coordinar el trabajo del personal a su cargo,
además de velar por el estricto cumplimiento de los deberes del personal adscrito a
las instituciones, (p.229), para lograr esta premisa, es pertinente señalar que el
gerente debe ser un líder holístico, con un comportamiento ejemplar dentro de su
organización, con competencias para dirigir y coordinar las diferentes acciones a
ejecutar en la escuela y su entorno, además de atender las necesidades que puedan
surgir en la escuela.

El estudio en referencia señala que las organizaciones exitosas del mundo y la


región son aquellas que siendo visionarias han basado su estrategia de desarrollo
en su principal fortaleza: su gente. En ese sentido pone énfasis en la importancia
de contar con un equipo gerencial con formación en coaching, inspirado en nuevas
filosofías de trabajo; es por ello, que en la actualidad es necesario que las
organizaciones se preocupen por conocer que motiva a sus empleados a que den
lo mejor de sí, entender e investigar el clima organizacional; ya que el
comportamiento de los que integran la organización trae como consecuencia que
se originen los objetivos de la misma.
Este está estrechamente relacionado con la motivación de los miembros de la
organización, y se puede definir como la estructura psicológica de esta. No obstante,
todo clima de cualquier organización puede ser cambiante debido a las distintas
situaciones que presente la misma. Las percepciones y respuestas que abarcan el
clima organizacional se originan de una gran variedad de factores, entre ellos: Falta
de Liderazgo, Motivación, Comunicación, Toma de decisiones, entre otros.
Igualmente, este refleja la influencia del ambiente, del confort que brinde la
infraestructura en la motivación de los participantes, describiendo como la cualidad
o propiedad, percibida o experimentada por los miembros de la organización que
influyen en su comportamiento, en el estado de las conductas de las personas, la
estructura o los procesos el clima de la organización puede recibir una influencia
positiva o negativa en el clima organizacional
Fernández y Asenio (1989) plantean que el clima en la escuela “es el conjunto
de características psicosociales de un centro educativo, determinado por todos
aquellos factores o elementos estructurales, personales y funcionales de la
institución, que contiene un peculiar estilo, condicionantes, a su vez, de distintos
productos educativos” (p. 3). De allí se desprende que las percepciones que tenga
el personal del clima organizacional de una institución educativa donde presta sus
servicios repercute en el rendimiento de su trabajo y, por ende, en la satisfacción
laboral, lo que influye directamente en la calidad de vida institucional, en su
respectiva productividad o en la prestación de sus servicios.
Cuando hablamos de clima escolar, es indiscutible que intervienen muchos
factores para alcanzarlo y mantenerlo vivo en una organización educativa, entre los
cuales se pueden mencionar:

 Satisfacción por las condiciones materiales como retribuciones económicas,


vacaciones, incrementos salariales, reivindicaciones contractuales.
 S eguridad del edificio e higiene, aulas y espacio de enseñanza-
aprendizaje, infraestructura acogedora, amigables, confortable mobiliario,
recursos didácticos, horario, entre otros.
 Satisfacción por la seguridad básica en la profesión en relación con la
estabilidad laboral, movilidad profesional (dentro del centro y con otros
centros), formación inicial, formación continua, entre otros.
 Satisfacción por la estructura de funcionamiento institucional como
miembro de la organización.
 Satisfacción por los resultados alcanzados independientemente de la que
tengan otros sectores o servicios administrativos en cuanto a valores
desarrollados, calificaciones, conocimientos adquiridos, hábitos de
estudio, comportamiento general, entre otros.
 Satisfacción por el prestigio profesional en cuanto al reconocimiento social
por la sociedad en general, las autoridades administrativas;
reconocimiento institucional interno, la formación desarrollada, el ejercicio
profesional, la autonomía de trabajo, entre otros.
En este trabajo reflexivo y transformador de la práctica, se considera indudable
la importancia del edificio escolar, para mejorar el clima organizacional de la
institución educativa, ya que espacios agradables potencian el desarrollo de
enseñanza y aprendizaje, por lo tanto, no podemos pretender que sin la presencia
de ambientes suficientes, específicos y adecuados se pueda implantar el Sistema
Educativo. El intercambio de información entre profesor-alumno, alumno-profesor y
alumno-alumno, requiere de espacios docentes confortables, seguros, higiénicos y
estéticos, que respondan al nivel educativo, la matrícula y a las condiciones que su
ubicación geográfica exija; además, bajo estas condiciones, estos espacios por sí
mismos son educativos.

Es importante buscar dotar a los estudiantes de un espacio seguro, funcional y


confortable que cubra las necesidades de la comunidad educativa, por lo que es
necesario atender problemas relacionados con la construcción, rehabilitación,
adaptación, mantenimiento, planeación y seguridad tendrá a bien contribuir en la
formación de una cultura de participación social que permita el mejoramiento y la
atención de necesidades de infraestructura de los espacios escolares, para que
cuenten con las condiciones físicas y de equipamiento adecuadas para el desarrollo
del proceso educativo.

La UNESCO, a través de su Sección de Arquitectura para la Educación, División


de la Reconstrucción y el Desarrollo de los Sistemas Educativos, expone que es
esencial el apoyo gerencial para el eficaz funcionamiento educativo, “nada se logra
si en una escuela coexiste una filosofía creativa de la enseñanza, con una gerencia
rígida, rutinaria y convencional” Siendo necesario que el gerente de la institución
involucre a través de la actividad gerencial la creatividad, incorporando las
estrategias que permitan esta finalidad.

De allí que, las instituciones educativas, representan la piedra angular para


fomentar los cambios de base dentro de los sistemas, caracterizándose por una
cultura organizacional, cuyos elementos tendrían empatía entre sí, para obtener un
sentido de pertenencia, consecución de metas y desarrollar las actividades
emanadas en la misión y visión, valores y creencias de la mismas. Por ello es
importante asumir la escuela como un factor humano que implique la posibilidad o
la necesidad de realizar cambios en la organización y fijar directrices, acciones y
técnicas de trabajos, así como estrategias gerenciales para transformarla y
colocarla en un ambiente armónico y vital de trabajo. De este contexto no escapan
el intentar avanzar hacia el logro de diferentes estrategias para mejorar el clima
organizacional y el ambiente institucional.
En base a lo antes expuesto, se formulan algunas preguntas generadoras para su
estudio pertinente y transformación de la práctica pedagógica:
1. ¿Cómo es el funcionamiento actual del clima organizacional del Centro de
Educación Inicial Simoncito Naiguatá”?
2. ¿Cómo mejorar el clima organizacional del Centro de Educación Inicial Simoncito
Naiguatá”?
3. ¿Cómo mejorar el ambiente institucional del Centro de Educación Inicial
Simoncito Naiguatá”?

FINALIDADES Y OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN


Objetivo General
Proponer Estrategias gerenciales para la mejora del clima organizacional y
ambiente institucional del Centro de Educación Inicial Simoncito Naiguatá”
Objetivos Específicos:
1. Diagnosticar el clima organizacional del Centro de Educación Inicial Simoncito
Naiguatá
2. Determinar las estrategias gerenciales que utiliza el director para entender en qué
estado se encuentra el clima organizacional y el ambiente institucional del Centro
de Educación Inicial Simoncito Naiguatá.
3. Diseñar estrategias gerenciales para la mejora del clima organizacional y
ambiente institucional del Centro de Educación Inicial Simoncito Naiguatá”.

INTRODUCCIÓN METODOLÓGICA.
Investigación acción participativa y transformadora.
Este tipo de metodología se ocupa del estudio de una problemática social
específica que requiere solución y que afecta a un determinado grupo de personas.
Una vertiente de la metodología de investigación-acción que ha modificado la
concepción tradicional en que se estudia a las personas como objeto de
investigación esta se caracteriza por atender de manera directa a los intereses del
universo que estudia
Según Creswell, la investigación acción participativa “implica una inclusión
completa y abierta de los participantes en el estudio, como colaboradores en la toma
de decisiones, comprometiéndose como iguales para asegurar su propio bienestar”
(2012, p. 583). Esta es la principal particularidad de esta vertiente metodológica. Es
de este modo como los individuos que conforman el grupo de estudio colaboran
activamente como integrantes del equipo que dirige la investigación, de tal manera
que se conjunta el trabajo del equipo de investigadores expertos -cuya función es la
de dinamizar el trabajo como facilitadores- y el grupo o comunidad, que funge como
autogestor del proyecto y transformador de su propia realidad.
DESARROLLO DEL TRABAJO REALIZADO.
Partiendo del hecho de que, el clima organizacional es un factor determinante
para el buen desarrollo laboral de una institución, en lo pedagógico: se hace
necesario estudiar cuales son los factores que se deben tener en cuenta para llegar
alcanzar este entorno óptimo dentro del ambiente educacional. La organización
para lograr sus objetivos, requiere de un buen clima organizacional; sin embargo,
en lo sociocultural, la administración del personal no es una tarea muy sencilla, ya
que cada persona posee diferencias en cuanto a aptitudes y patrones de
comportamiento. En ese sentido, la gestión del talento humano permite un medio
eficiente para estudiar al personal de las organizaciones, de manera que se puedan
identificar cuáles son los problemas que se están presentando dentro de la
organización a fin de dar una solución inmediata a los mismos.
El clima organizacional de una organización, está directamente relacionado con
la buena gestión del talento humano de la misma, de tal forma que logre conseguir
un incremento en la productividad, y la eficiencia de todas las personas que laboran
o que de alguna manera se encuentran relacionadas a una determinada institución.
En este sentido, Hall (1996) define el clima organizacional como un conjunto de
propiedades del ambiente laboral, percibidas directa o indirectamente por los
integrantes o participantes que la componen, para lo cual se suponen una fuerza
que influye en la conducta del mismo.
Para Da Silva (2002), cada organización es diferente, el clima organizacional es
el ambiente psicológico que resulta de los comportamientos, los modelos de gestión
y las políticas institucionales que se reflejan en las relaciones personales. En
principio se debe mejorar el clima a través del desarrollo organizacional, mejorando
los procesos de gestión de recursos humanos, para mejorar la claridad y hacer los
canales de comunicación más específicos y precisos en cuanto a lo que se espera
alcanzar.
En segundo lugar, mejorar el clima a través del desarrollo personal y de
formación específica partiendo de la claridad propiciando reuniones eficaces a los
directivos, coordinadores, profesorado y demás empleados en donde se deje claro
cuál es el objetivo común para trabajar desde las propias funciones hacia el logro
del mismo. Y como tercer paso establecer un sistema de gestión de personas en
donde se evalúe las carencias y la necesidad de planificar en base a los elementos
con que se cuenta en la medida que se ofrece la formación que haya que darles a
los directivos para usar dicho sistema e insistiendo en que comprendan su
importancia.
Esto contribuirá a gerenciar, con base en la importancia de generar climas de
trabajo agradables y productivos, en donde se le haga saber a cada participante
cual es la intención de la organización, que se logre establecer planes de acción
concretos para cada participante, con objetivos y plazos, en tal sentido se puede
lograr un impacto positivo total entre clima actual y el clima deseado y un impacto
de la gestión del clima en la motivación laboral, en fin un docente con objetivos
claros acerca de su papel en la organización escolar y por tanto más comprometido
con su labor productiva.
En estos tiempos cambiantes, en que los valores evolucionan rápidamente, y lo
recursos se vuelven escasos, cada vez es más importante conocer y entender
aquello que influye en el comportamiento de las personas en el desempeño de sus
funciones organizacionales. Brunet (2007) (p.9). Por lo tanto, evaluar las fuentes de
conflicto, de insatisfacción o estrés que dan como resultado actitudes negativas por
parte de los individuos, es una de las razones por la que se debe evaluar y
diagnosticar el clima organizacional. La importancia de esta investigación, radica en
proponer estrategias gerenciales, para la mejora del clima organizacional de la
institución y el ambiente institucional.
Por lo antes expuesto, es necesario garantizar una adecuada infraestructura y
materiales didácticos que son elementos esenciales para el mejoramiento de la
calidad. Es importante recordar que nuestros niños y jóvenes que pasan más de
cinco horas diarias en sus escuelas por lo que las condiciones de la planta física
impactan de alguna manera su motivación y disposición para los aprendizajes.
La infraestructura y los recursos son fundamentales para los buenos aprendizajes,
para querer estar en la escuela y acceder al conocimiento; mejores ambientes
físicos mejor calidad educativa. La escuela debe contar con áreas libres, zonas
Verdes, mobiliario moderno y en general todas las instalaciones deben orientarse
a las etapas del desarrollo de los alumnos, a los principios pedagógicos y a las
estrategias de aprendizaje.
La consulta por la calidad educativa consideró incluir un eje sobre las
edificaciones escolares y su mantenimiento, debido a la relación que tienen con
la calidad educativa, partiendo de la idea que en espacios agradables y en
condiciones óptimas, se pueden potenciar los procesos de aprendizaje y,
además, las formas de relación a favor de la convivencia. En este sentido,
tenemos escuelas que se construyeron en base a un patrón común, con salones
cerrados, poca iluminación y patios de cemento. Espacios concebidos para
responder a una educación tradicional, que crearon las condiciones para el
“encajonamiento de las prácticas pedagógicas, en desconexión del contexto
socio espacial. Una escuela consecuencia de y generadora de una educación
que pensó más en el futuro, que, en el presente, más en los resultados, que
en los procesos: la escuela como máquina productora de profesionales y no
como espacio de socialización y de aprendizaje para la convivencia.

CONCLUSIÓNES PARCIALES.
El Sistema Educativo Venezolano, a través del tiempo ha presentado en parte,
dificultades en el área de la gerencial educativa, lo que ha originado el ejercicio de
una educación carente de eficacia, eficiencia clima escolar confortable. Es por ello
que las instituciones educativas con respecto a la organización gerencial deben ser
cada día más capaces de implantar competencias internas, que permita con una
adecuada gestión gerencial, cambiar las alternativas de solución rápidamente
cuando así lo amerite.
En atención a esto, corresponde a los gerentes educativos administrar con la
responsabilidad de dominar este el arte vinculado con los recursos humanos,
cumpliendo con las funciones fundamentales del proceso administrativo como son:
planificación, organización, dirección y evaluación o control; a fin de mantener un
clima organizacional favorable como eslabón fundamental para los recursos
humanos que laboran en una determinada organización, empresa o institución
educativa, y es un tema que ha ganado la atención de muchos superiores y/o
personal directivo, ya que diagnosticarlo a tiempo y adecuadamente permite
resolver y evitar problemas a corto y largo plazo.
Es necesario construir un clima de trabajo agradable, para despertar
potencialidades y repotenciar fortalezas desde el alumnado hasta los miembros del
colectivo institucional, considerar que la capacitación y la confianza son nuevos
valores para dirigir, creando un clima de aprendizaje, libertad para aprender y para
equivocarse y mejorar, para crear, tener iniciativa y creatividad para aportar ideas
innovadoras.
Es por ello, que se hace necesario diseñar estrategias gerenciales que permitan
mejorar el clima organizacional, y se dirijan a la promoción del cuidado y
mantenimiento de las instalaciones de la escuela, mediante el fortalecimiento del
sentido de pertenencia, trabajo en equipo y enaltecer los valores institucionales que
fortalezcan una cultura de cuidado del patrimonio escolar, fomentando el uso
adecuado y el mantenimiento oportuno de las instalaciones.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Díaz, P.; Tabares, D.; Zuleta, C; y Zuluaga, L. (2012). Estrategias Gerenciales
para el Mejoramiento de la Imagen Institucional. Calí- Colombia

Guanchez, O. (2014). La Autogestión como Estrategia Gerencial en el


Mantenimiento del Espacio Físico de la Escuela. Universidad de Carabobo.
Venezuela.

Manaure, C. (2014). Estrategias Gerenciales para la Mejora del Clima


Organizacional que Favorezca el Desempeño Laboral del Personal Docente.
Universidad Nacional Abierta. Venezuela.

Ministerio del Poder Popular para la Educación. (2014). Consulta Nacional de la


Calidad Educativa. El Mantenimiento, Cuido y Estética de Nuestras Escuelas: una
prioridad para la educación de calidad

Rodríguez, G. (2015). Estrategias Gerenciales para el Mantenimiento de las


Condiciones Laborales de los Docentes. Universidad de Carabobo. Venezuela.