Está en la página 1de 3

Dilatación superficial.

Es aquella en que predomina la variación en dos dimensiones, o sea, la variación


del área del cuerpo debido a la intervención de un cambio de temperatura.
Para estudiar este tipo de dilatación, podemos imaginar una placa metálica de
área inicial A0 y temperatura inicial θ0. Si la calentáramos hasta la temperatura
final θ, su área pasará a tener un valor final igual a A.
Los lados de una placa sufren dilataciones lineales, provocando una dilatación
superficial cuando aumenta su temperatura. Esto se observa en aquellos cuerpos
en los que una de sus dimensiones es mucho menores que las otras dos, por
ejemplo en chapas, láminas y espejos, etc.

Este fenómeno se representa con la siguiente fórmula;

ΔA=βAoΔT

Dónde:

ΔS = Dilatación superficial

Ai = Área inicial

Δt = Variación en la temperatura

Β = Coeficiente de dilatación superficial.

El coeficiente de dilatación superficial de una lámina, que se dilata en la misma


proporción a lo largo y lo ancho, se puede obtener multiplicando el coeficiente de
dilatación lineal por dos:
β = 2α
Y se define al coeficiente de dilatación superficial como: la variación de la
superficie de una placa, por unidad de área, cuando hay un aumento en la
temperatura de 1 ºC
La dilatación de los cuerpos

Los cuerpos que se encuentran en movimiento o que reciben calor aumentan las
vibraciones de sus moléculas. Esto trae como consecuencia que exista un
incremento en sus volúmenes, lo que se conoce como dilatación térmica.

La dilatación es un factor importante que se considera para la planificación de


proyectos de ingeniería, como la construcción de puentes o edificios, entre otros.
Por esta razón, es común ver en pistas y veredas unas pequeñas separaciones
para evitar que se produzcan rompimientos cuando ganen calor y se dilaten.

La dilatación es el aumento de las dimensiones de los cuerpos, la cual depende


del material del que están formados. Así, por ejemplo, el oro se dilata mucho más
rápido que el vidrio. La dilatación puede ser lineal, superficial o cúbica.
Dilatación de los sólidos
La dilatación en los sólidos es menos apreciable a simple vista que la de los
líquidos. Los sólidos se dilatan en sus tres dimensiones; sin embargo, la forma del
cuerpo es determinante para que se dilate más en una dimensión que en otra.
Los cuerpos largos – un alambre, por ejemplo – se dilatan principalmente en
longitud y en las demás dimensiones la dilatación es prácticamente inapreciable.
Por lo tanto, estos cuerpos tienen dilatación lineal.

Los cuerpos de superficies delgadas – una chapa metálica, por ejemplo – se


dilatan a lo largo y a lo ancho, de ahí que su dilatación sea superficial.

En los demás sólidos, la dilatación es en sus tres dimensiones, por lo que su


dilatación es cúbica.

La dilatación de los cuerpos sólidos tiene múltiples aplicaciones prácticas. Por


ejemplo, en los pisos de patios y terrazas y en las veredas se dejan entre las
losetas pequeñas separaciones que permitan su dilatación o contracción en los
días de mucho calor o mucho frío, respectivamente. Asimismo, entre los rieles de
un tren se dejan espacios que les permiten dilatarse sin romperse.

Dilatación de los líquidos


Los líquidos sufren siempre dilatación cúbica; es decir, en todo su volumen, ya que
no existen barras o superficies líquidas. Los líquidos se dilatan más que los sólidos
y, además, más de prisa. La aplicación más importante de la dilatación de los
líquidos es el termómetro.

El agua es una excepción importante de la dilatación de los líquidos. Es decir, el


agua es un líquido que no se comporta como los demás. Cuando se calienta se
dilata, es decir, aumenta su volumen, pero cuando su temperatura disminuye
desde los 4° a los 0 °, se dilata en lugar de contraerse. Por eso no hay que poner
a congelar recipientes cerrados llenos de agua, porque se rompen.
Este fenómeno es muy importante para la vida de las especies marinas en las
regiones frías de nuestro planeta. Cuando la temperatura ambiental desciende
mucho, parte del agua de lagos y ríos se congela y aumenta su volumen. Los
hielos, que pesan menos que el agua líquida, permanecen flotando en la
superficie. Esta capa sirve como aislante térmico, impidiendo que el agua que está
mas abajo pierda calor y se congele.

Dilatación en los gases


Los gases, al igual que los líquidos, se dilatan en todo su volumen, pero su
dilatación es mayor que la de los líquidos.
En la naturaleza, la dilatación del aire permite su movimiento. Cuando el aire se
calienta, se dilata y se hace más liviano que el aire frío. Por eso el aire caliente
asciende, mientras que el aire frío baja.

La dilatación superficial es la expansión de una superficie que experimenta un


cuerpo al ser calentado. El fenómeno de dilatación superficial se presenta, por lo
general en placas metálicas o en láminas muy delgadas, donde podemos apreciar
su espesor. En estas placas metálicas, al aplicarles calor se produce su expansión
de su superficie o área, es decir, crecen un poco.
La dilatación superficial es la expansión de un cuerpo en dos dimensiones,
incrementando de esta manera su área.

1.- ¿Que es dilatación superficial?


Es aquella en que predomina la variación en dos dimensiones, o sea, la variación
del área del cuerpo debido a la intervención de un cambio de temperatura
2.- Ejemplo de dilatación superficial
Los cuerpos de superficies delgadas – una chapa metálica, por ejemplo – se
dilatan a lo largo y a lo ancho, de ahí que su dilatación sea superficial.