Está en la página 1de 426

CSIC

Fundamentos matemáticos
Fundamentos matemáticos
de la mecánica cuántica de la mecánica
cuántica
John von Neumann

John von Neumann


Textos Universitarios • 50

Publicado en alemán en 1932, Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica (1932), del po-
John von Neumann
livalente matemático húngaro John von Neumann (1903-1957), uno de los cerebros más pode-
rosos del siglo xx, contiene la presentación matemática más acabada y rigurosa de la mecánica Estudio preliminar de
cuántica, desarrollada en 1925-1926 por Werner Heisenberg, Erwin Schrödinger y Paul Dirac.
Es todo un clásico de la literatura científica. Pero, al contrario de lo que su título puede sugerir, José M. Sánchez Ron

Fundamentos matemáticos
no es solo un magnífico tratado de física matemática, con aportaciones seminales a la teoría de
los espacios de Hilbert, sino que también constituye una de las contribuciones más lúcidas al 3.ª edición

de la mecánica cuántica
problema del significado físico de la mecánica cuántica, en particular al problema de la medida.
Cuestiones como el colapso de la función de ondas, la posibilidad de una versión causal de la
teoría cuántica (variables ocultas) o el papel del observador fueron analizadas en estas páginas por
John von Neumann con una maestría difícilmente superable, independientemente de que en
algún caso (como el de las variables ocultas) sus conclusiones fuesen matizadas más de dos déca-
das después.

ISBN: 978-84-00-10335-4

Consejo Superior de
Investigaciones Científicas
50 © Calamar Edición & Diseño.

Cub_50_TXT_Universitarios.indd 1 21/5/18 10:15


Fund_MAT_00a.indd 1 9/5/18 10:11
Fund_MAT_00a.indd 2 9/5/18 10:11
Fundamentos matemáticos
de la mecánica cuántica

Textos Universitarios
50

Fund_MAT_00a.indd 3 9/5/18 10:11


Fund_MAT_00a.indd 4 9/5/18 10:11
John von Neumann

Fundamentos
matemáticos
de la mecánica cuántica

Estudio preliminar de
José Manuel Sánchez Ron
3.ª edición

CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS


Madrid, 2018

Fund_MAT_00a.indd 5 9/5/18 10:11


Reservados todos los derechos por la legislación en materia de
Propiedad Intelectual. Ni la totalidad ni parte de este libro, inclui-
do el diseño de la cubierta, puede reproducirse, almacenarse o trans-
mitirse en manera alguna por medio ya sea electrónico, químico,
óptico, informático, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo
por escrito de la editorial.

Las noticias, los asertos y las opiniones contenidos en esta obra


son de la exclusiva responsabilidad del autor o autores. La editorial,
por su parte, solo se hace responsable del interés científico de sus
publicaciones.

Primera edición: CSIC, Instituto de Matemáticas Jorge Juan, 1949


Segunda edición: CSIC, 1991
Tercera edición: CSIC, 2018

Catálogo general de publicaciones oficiales:


http://publicacionesoficiales.boe.es

Editorial CSIC: http://editorial.csic.es (correo: publ@csic.es)

© CSIC
©  Herederos de Ramón Ortiz Fornaguera y Esteve Terradas
©  Del estudio preliminar, José Manuel Sánchez Ron
©  De la revisión técnica, José Luis Sánchez Gómez
©  De las imágenes, las fuentes mencionadas a pie de figura

ISBN: 978-84-00-10335-4
e-ISBN: 978-84-00-10336-1
NIPO: 059-18-062-3
e-NIPO: 059-18-063-9

Depósito Legal: M-14.900-2018

Maquetación, impresión y encuadernación: Gráficas Blanco, S. L.


Impreso en España - Printed in Spain

En esta edición se ha utilizado papel ecológico sometido a un proceso de


blanqueado ECF, cuya fibra procede de bosques gestionados de forma
sostenible.

Fund_MAT_00a.indd 6 9/5/18 10:11


Índice

Estudio preliminar a la tercera edición: «John von Neumann, el científico uni-


versal»...............................................................................................................................................  9
Los inicios de su carrera..................................................................................................  11
Fundamentos de matemáticas: Von Neumann y Gödel.......................................  15
Física y matemáticas en Gotinga..................................................................................  21
Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik..................................................  25
Variables ocultas.................................................................................................................  28
Einstein-Podolsky-Rosen.................................................................................................  31
El gato de Schrödinger y el entrelazamiento............................................................  33
David Bohm y John Bell.................................................................................................  35
El problema de la medida en Mathematische Grundlagen der Quantenme-
chanik............................................................................................................................  40
Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik, un texto complicado.......  42
La edición española de Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik.....  43
Lógica cuántica...................................................................................................................  49
Von Neumann en Estados Unidos..............................................................................  50
Matemáticas aplicadas......................................................................................................  56
Von Neumann y las fuerzas armadas..........................................................................  57
Von Neumann y Alan Turing........................................................................................  67
Von Neumann y los «asuntos nucleares»...................................................................  71
Ulam, Von Neumann, el diseño de la bomba de hidrógeno y el método de
Monte Carlo...............................................................................................................  78
Von Neumann, la AEC y el caso Oppenheimer.....................................................  81
Matemáticas y economía.................................................................................................  86
Teoría de juegos..................................................................................................................  92
Theory of Games and Economic Behavior....................................................................  96
Von Neumann y la RAND............................................................................................  106
Computadoras, autómatas y cerebro: Turing, Wiener y Von Neumann........  107
Final.......................................................................................................................................  116

FUNDAMENTOS MATEMÁTICOS
DE LA MECÁNICA CUÁNTICA

Introducción...................................................................................................................................  121

I. Consideraciones preliminares.......................................................................................  123


1. La génesis de la teoría de las transformaciones...............................................  123
2. Métodos y fórmulas primeros de la Mecánica cuántica...............................  124

Fund_MAT_00b.indd 7 3/5/18 13:20


Índice

3. Equivalencia de las dos teorías: la teoría de las transformaciones.............  129


4. Equivalencia de las dos teorías: el espacio de Hilbert...................................  136

II. Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto.......................................  141


  1. Caracterización del E. H........................................................................................  141
  2. Geometría del E. H.................................................................................................  148
  3. Digresión acerca de las condiciones A-E...........................................................  156
  4. Variedades lineales cerradas...................................................................................  166
  5. Operadores en el espacio de Hilbert..................................................................  175
  6. El problema de valores propios............................................................................  184
 7. Continuación..............................................................................................................  187
  8. Consideraciones generales relativas al problema de valores propios........  195
  9. Digresión acerca de la unicidad y existencia de la solución del problema
de valores propios......................................................................................................  209
10. Operadores permutables.........................................................................................  224
11. La traza.........................................................................................................................  230

III. La estadística de la Mecánica cuántica......................................................................  241


1. Los enunciados estadísticos de la Mecánica cuántica...................................  241
2. La interpretación estadística..................................................................................  248
3. Mensurabilidad simultánea y mensurabilidad en general............................  250
4. Relaciones de indeterminación.............................................................................  262
5. Los operadores de proyección como enunciados...........................................  272
6. Teoría de la luz...........................................................................................................  277

IV. Construcción deductiva de la teoría..........................................................................  307


1. Establecimiento sistemático de la teoría estadística.......................................  307
2. Demostración de las fórmulas estadísticas........................................................  317
3. Consecuencias de la experimentación................................................................  324

V. Consideraciones generales.............................................................................................  337


1. Medición y reversibilidad.......................................................................................  337
2. Consideraciones termodinámicas........................................................................  344
3. Problemas de reversibilidad y equilibrio............................................................  356
4. La medición macroscópica.....................................................................................  367

VI. La medición........................................................................................................................  379


1. Formulación del problema.....................................................................................  379
2. Sistemas compuestos................................................................................................  381
3. Discusión del proceso de medición....................................................................  391

Notas................................................................................................................................................. 397

Fund_MAT_00b.indd 8 3/5/18 13:20


ESTUDIO PRELIMINAR a la tercera edición

John von Neumann, el científico universal


José Manuel Sánchez Ron

La historia de la ciencia no es parca en científicos cuyos nombres permanecen


en nuestra memoria gracias a sus contribuciones, pero la inmensa mayoría de esos
grandes de la ciencia sobresalieron en un apartado de ella, en una única disciplina.
Raros son los que, como Isaac Newton, destacaron en más de una ciencia (en el
caso del Lucasian professor de Cambridge, en física —dinámica, gravitación, ópti-
ca— y matemáticas). Y ¡qué decir si ampliamos el número de disciplinas!; enton-
ces nos enfrentamos a lo que es casi un desierto. John von Neumann (28-12-1903/
8-2-1957) fue una excepción a esa aparentemente regla universal, un frondoso
oasis rodeado del desierto de la especialización. Su nombre figura, en efecto, en
los libros de historia de la matemática, física, ordenadores e inteligencia artificial,
neurociencias y economía. «Incluso en la presente edad de la especialización», es-
cribieron Herman Goldstine y Eugene Wigner en el obituario que le dedicaron,
«pocas personas han contribuido de forma más significativa a varias ramas de la
ciencia, y en todas dejado una huella permanente en los anales de la historia de la
ciencia. John von Neumann realizó contribuciones fundamentales a la matemáti-
ca, física y economía. Más aún, sus contribuciones no son disgregados y separados
apuntes en estos campos, sino que surgen de un punto de vista común. La mate-
mática fue siempre la que estuvo más cerca de su corazón y fue a esta ciencia a la
que contribuyó de manera más fundamental».1 De hecho, olvidaron mencionar
otros campos, especialmente la computación y la teoría cerebral.

1
  H. H. Goldstine, «The scientific work of John von Neumann», Science 125, 683-684 (1957),
reproducido en The Collected Papers of Eugene Paul Wigner, vol. VII, Parte B, Jagdish Mehra, ed.
(Springer-Verlag, Berlín, 2001), pp. 123-126; cita en p. 123. De entre la numerosa bibliografía que
trata de la vida y obra de Von Neumann citaré los siguientes: Steve J. Heims, J. von Neumann y N.
Wiener, 2 vols. (Salvat, Barcelona 1986; originalmente publicado por The MIT Press bajo el título
de John von Neumann and Norbert Wiener. From Mathematics to the Technologies of Life and Death;
John von Neumann 1903-1957); S. Ulam, G. Birkhoff, F. J. Murray, R. V. Kadison, P. R. Halmos,
L. van Hove, H. W. Kuhn, A. W. Tucker y C. E. Shannon, «John von Neumann, 1903-1957», Bu-
lletin of the American Mathematical Society, 64 (mayo de 1958), reproducido también en Donald
Fleming y Bernard Bailyn, eds., The Intelectual Migration. Europa and America, 1930-1960 (Belknap
Press of Harvard University Press, Cambridge, Mass. 1969), pp. 235-269; E. P. Wigner, «John von
Neumann (1903-1957)», The American Philosophical Society. Year Book 1957 (The American Philo-
sophical Society, Filadelfia, 1958), pp. 149-153, reproducido en The Collected Papers of Eugene Paul
Wigner, vol. VII, pp. 127-130; Jean Dieudonné, «von Neumann, Johann (or John)», Complete Dic-
tionary of Scientific Biography, Charles C. Gillispie, ed. (Charles Scribner’s Sons, Detroit, 2008), vol.
14, pp. 88-92; Salomon Bochner, «John von Neumann», National Academy of Sciences (Biographical
Memoirs) 32, 438-457 (1958), Giorgio Israel y Ana Millán Gasca, El mundo como un juego matemá-
tico. John von Neumann, un científico del siglo xx (Nivola, Madrid 2001); P. R. Halmos, «The legend

Fund_MAT_00c.indd 9 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

John von Neumann (1903-1957) (foto de Alan W. Richards, cortesía de AIP Emilio Segrè
Visual Archives).

10

Fund_MAT_00c.indd 10 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Aunque es imposible hacer justicia a un científico de semejante calibre, es


conveniente recordar quién fue y algo de lo que hizo, no limitándonos únicamen-
te al libro reproducido aquí.

Los inicios de su carrera


John von Neumann nació en Budapest. Fue el mayor de los tres hijos de un
banquero judío ennoblecido por el emperador Francisco José (entonces Hungría
era parte del imperio austro­húngaro).2 Al ser el título que obtuvo hereditario, su
nombre completo era, en húngaro, Margittai Neumann János; literalmente, pero
en orden inverso y utilizando la versión anglosajona de János, John Neumann de
Margitta (el von alemán corresponde en húngaro a la i final de «Margittai»).
Antes de referirme a su educación, es necesario explicar algo de la situación
política en la Hungría de su juventud. Para ello utilizaré lo que el propio Von
Neumann manifestó cuando tuvo que declarar en la investigación que la Junta de
Seguridad del Personal (Personnel Security Board) de la Atomic Energy Commis-
sion estableció en 1954 para juzgar si Robert Oppenheimer, el director del Labo-
ratorio de Los Álamos del Proyecto Manhattan —para el que, como veremos más
adelante, trabajó Von Neumann—, constituía un riesgo para la seguridad en asun-
tos nucleares. Las declaraciones de Von Neumann se produjeron el 27 de abril de
1953. Interrogado sobre «si su familia estaba en Hungría cuando se estableció el
gobierno comunista», Von Neumann respondió:3

Abandonamos Hungría muy poco después que los comunistas alcanzaran el poder.
El régimen comunista en Hungría duró únicamente 130 días. Esto fue en 1919. Sali-
mos tan pronto como fue posible, lo que ocurrió 30 o 40 días después, y regresamos
alrededor de 2 meses después de que los comunistas hubiesen sido derrotados. Yo
abandoné Hungría después de todo esto, para ser exactos 2 años después para ir a es-
tudiar una carrera.

of John von Neumann», American Mathematical Monthly, 80, 382-394 (1973), existe una versión al
castellano de este artículo («La leyenda de Von Neumann») en John von Neumann, El ordenador y
el cerebro (Antoni Bosch, Barcelona, 1980), pp. 9-26; J. Ildefonso Díaz, «John von Neumann: de la
matemática pura a la matemática aplicada», Boletín de la Sociedad Española de Matemática Aplicada,
n.º 32, 149-169 (2005). Dos perfiles biográficos interesantes son los de Stanislaw Ulam en conver-
saciones con Gian-Carlo Rota, «John von Neumann», en From Cardinal to Chaos, Necia Grant
Cooper, ed. (Cambridge University Press, Cambridge, 1989), pp. 303-306, y Freeman Dyson, «A
walk through Johnny von Neumann’s garden», en Freeman Dyson, Birds and Frogs. Selected Papers,
1990-2014 (World Scientific, Singapur, 2015), pp. 71-84.
2
  Al contrario que en otros casos, el hecho de proceder de una familia de origen judío apenas
influyó en el conjunto de la biografía de John Von Neumann.
3
  El testimonio de Von Neumann se reproduce, junto a todos los demás, en In the Matter of
J.  Robert Oppenheimer. Transcript of Hearing before Personnel Security Board and Texts of Principal
Documents and Letters. United States Energy Commission (The MIT Press, Cambridge, Mass., 1971),
pp. 643-656; cita en p. 654.

11

Fund_MAT_00c.indd 11 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Foto familiar, junio de 1945 (Von Neumann es el tercero por la izquierda) (AIP Emilio Segrè
Visual Archives).

Samuel J. Silverman, quien le estaba tomando declaración en ese momento,


quiso saber también si «cuando creció, usted y su familia consideraban a Rusia como
una especie de enemigo natural de Hungría», a lo que Von Neumann respondió:

Tradicionalmente, Rusia era un enemigo de Hungría. Hubo un intento de guerra


entre Hungría y Rusia en 1948 [sic; debe referirse a 1848], en la que, según la versión
húngara, que es la que conozco, los húngaros derrotaron al ejército ruso. Después de
esto, no fueron amigos. Este trauma duró hasta después de la Primera Guerra Mundial
[…] Pero yo era un niño de 9 años cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. De
manera que Rusia tradicionalmente era el enemigo. Después de la Primera y Segunda
Guerras Mundiales se puede observar un cierto esquema. Hablando en general, pienso
que se encontrará entre los húngaros un miedo emocional y rechazo de Rusia.

La conclusión de todo esto es que tanto la historia previa de Hungría como las
experiencias que Von Neumann y su familia tuvieron con el régimen comunista,
que ciertamente no veía con buenos ojos a personas con los medios económicos
de los Von Neumann, ayudan a comprender sus actitudes y decisiones posteriores,
especialmente durante la Segunda Guerra Mundial.
La educación de János (o Jancsi, como le llamaba su familia entonces) comen-
zó en casa, e incluía el alemán, que le enseñaron de niño y que fue, hasta que dejó
paso al inglés, su primera segunda lengua. En 1914 entró en la selecta, y cara,
Escuela Luterana masculina de Budapest, o Minta Gymnasium (Escuela Modelo).
Pronto el profesor de Matemáticas del colegio, László Rátz, advirtió la extraordi-
naria capacidad del nuevo alumno y recomendó a su padre que hiciera que Jancsi

12

Fund_MAT_00c.indd 12 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

recibiera una educación adicional a cargo de matemáticos profesionales. Max von


Neumann siguió el consejo y Jancsi recibió clases particulares de un profesor ayu-
dante de la Universidad de Budapest, Michael Fekete, con el que publicó, en 1922,
su primer artículo de investigación.4
En la Minta estudiaba otro futuro gran científico, Eugene Wigner (1902-
1995). En sus memorias, Wigner se refirió a Von Neumann; merece la pena citar
lo que escribió allí, pues ofrece una buena imagen del jovencísimo Jancsi:5

Von Neumann era verdaderamente un prodigio y ya había hecho de las matemáti-


cas su primer amor. Ser un prodigio matemático requiere no sólo gran talento sino
también una inusual dedicación. Cuando Rátz vio lo inteligente que era Jancsi y su
devoción a las matemáticas, comenzó a darle lecciones particulares […] Rátz se sintió
tan privilegiado siendo tutor de un fenómeno como Jancsi que rechazó cualquier dine-
ro por ello […]
Cuando conocí a Jancsi, yo tenía 13 años y él cerca de 12. Estaba un curso por
debajo de mí, pero en matemáticas dos clases por encima. Ya poseía un sorprendente
conocimiento de matemáticas avanzadas. Budapest tenía una fuerte comunidad mate-
mática, y Jancsi se hizo bien conocido en aquel círculo antes incluso de dejar la escuela.
Nunca sentí conocer bien a Von Neumann en la escuela. Acaso, nadie lo hizo; siem-
pre se mantuvo algo aparte. Amaba a su madre y se sinceraba con ella, pero difícilmen-
te con otros. Sus hermanos le admiraban mucho, pero no eran íntimos […]
Jancsi amaba el dinero y las cosas materiales. Era feliz teniendo un padre banquero.
Aparte del dinero, sus intereses eran casi enteramente intelectuales.
Regresaba con él a casa desde la escuela aproximadamente una vez al mes. La pro-
fundidad de sus conocimientos matemáticos me maravillaba. La forma en que describía
la teoría de conjuntos y la teoría de números era arrebatadora. La belleza del tema, su
intensidad y facilidad de descripción me hacía sentir que éramos amigos próximos […]
He conocido en mi vida muchas personas de gran inteligencia: Max Planck, Max von
Laue y Werner Heisenberg; Paul Dirac fue mi cuñado; Leo Szilard y Edward Teller han
figurado entre mis amigos más íntimos; y Albert Einstein también fue un buen amigo.
Y he conocido muchos de los más brillantes jóvenes científicos. Pero ninguno de ellos
tenía una mente tan rápida y aguda como Jancsi von Neumann […] Uno veía inmedia-
tamente la rapidez y poder de la mente de Von Neumann. Comprendía los problemas
matemáticos no sólo en su aspecto inicial, sino en toda su complejidad. Suavemente,
sin esfuerzo, analizaba con profundidad los detalles de los problemas científicos más
complejos. Retenía todo. Su mente parecía un instrumento perfecto.

Es oportuno mencionar que en el campo de las ciencias físico-matemáticas,


Hungría produjo en aquella época, además de a Von Neumann y Wigner, a Leo
Szilard (1898-1964) y Edward Teller (1908-2003), Georg von Hevesy (1885-
1966), George Pólya (1887-1985) y Michael Polanyi (1891-1976). Se da la cir-
cunstancia, de que, salvo Pólya, todos, Polanyi, Hevesy, Szilard y Teller, estudiaron

4
  Michael Fekete y John von Neumann, «Über die Lage der Nullstellen gewisser Minimumpo-
lynome», Jahresbericht der Deutschen Mathematiker Vereinigung 31, 125-138 (1922).
5
  The Recollections of Eugene P. Wigner as Told to Andrew Szanton (Plenum Press, Nueva York,
1992), pp. 51, 57-58.

13

Fund_MAT_00c.indd 13 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

en la Minta. Asimismo, todos, antes o después, abandonaron Hungría. Von Neu-


mann, Teller, Wigner y Szilard terminaron en Estados Unidos, desarrollando ca-
rreras muy distinguidas (es imposible no mencionar que todos contribuyeron a los
trabajos del Proyecto Manhattan; Szilard fue, de hecho, uno de sus principales
promotores). Aunque fue más un ingeniero que un científico, también habría que
añadir a esta lista el nombre de Theodore von Kármán (1881-1963). Especialmen-
te Von Neumann, Teller, Wigner y Von Kármán compartieron ideologías políticas
parecidas, en la que destacaba el rechazo al comunismo, consecuencia, más que
probablemente, de las mismas experiencias y situaciones familiares que he citado
anteriormente en el caso de Von Neumann.
La extraordinaria inteligencia de este grupo de húngaros instalados en Estados
Unidos hizo que algunos colegas americanos acuñasen para ellos el mote de The
Martians (Los marcianos) porque su inteligencia no era propia de seres terrestres,
sino de marcianos.
Después de obtener su Matura en 1921, Von Neumann estudió Inge­niería Quí-
mica dos años (1921-1923) en la Universidad de Berlín y otros dos (1923‑1925)
en Zúrich, en cuya Eidgenössische Technische Hochschule —la célebre ETH,
donde estudió y enseñó Albert Einstein— obtuvo el correspondiente título. El que
siguiese estos estudios fue una especie de seguro ante las incertidumbres de una
carrera en matemáticas: Max von Neumann pidió a Von Kármán que disuadiera
a su hijo, por motivos económicos, de convertirse en matemático. En sus memo-
rias, Von Kármán recordó este episodio:6

Un día, durante mi primer año en Aquisgrán, un conocido banquero de Budapest


vino a verme con su hijo de diecisiete años, Johnny. Tenía una poco habitual petición.
Quería que disuadiera al joven Johnny de convertirse en matemático. «Las Matemáticas»,
dijo, «no dan dinero».
Hablé con el chico. Era espectacular. Con diecisiete años ya estaba estudiando por
su cuenta los diferentes conceptos de infinito, que es uno de los problemas más profun-
dos de la matemática abstracta, y estaba desarrollando teorías interesantes. Pensé que
sería una pena influirle para que se desviase de su inclinación natural. Por otra parte,
me vino a la mente el papel de mi propio padre en mantenerme alejado de las matemá-
ticas cuando yo era joven. No recordaba haber sufrido por ello, ni que me impidiese
terminar aprendiendo matemáticas.
Sin embargo, en el caso de Johnny al final sugerí que el padre llegase a un compro-
miso con su hijo y dejase a Johnny ir a Zúrich a estudiar ingeniería química. Esto per-
mitiría al chico estudiar algo de matemáticas y al mismo tiempo prepararse para lo que
entonces era una profesión razonable. La revolución industrial, señalé, estaba requirien-
do cada vez más y más habilidades técnicas, especialmente en Hungría, donde la manu-
factura de metales estaba aumentando.
El padre estuvo de acuerdo y Johnny fue a Zúrich, pero después de graduarse volvió
a las matemáticas. Esto fue afortunado para el mundo, porque John von Neumann se

6
  Theodore von Kármán con Lee Edson, The Wind and Beyond: Theodore von Kármán (Little,
Brown and Co., Boston, 1967), pp. 106-107.

14

Fund_MAT_00c.indd 14 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

convirtió en uno de los mejores matemáticos y llegó a impulsar la computadora digital,


un instrumento que está revolucionando todas las formas de vida.

Al mismo tiempo Von Neumann seguía estudios de Química, no solo en Zú-


rich, sino también en Berlín, y se matriculó en la carrera de Matemáticas en la
Universidad de Budapest. No asistía a las clases, pero sí a los exámenes semestrales,
y consiguió el título de doctor en Matemáticas poco después (1926) que el de in-
geniero químico. De hecho, durante su estancia en Zúrich se ocupó con bastante
intensidad de problemas matemáticos y entró en contacto con Hermann Weyl y
George Pólya. En un libro en el que mezclaba recuerdos con fotografías, Pólya
recordó una anécdota que muestra la extraordinaria inteligencia del joven Von
Neumann:7

[John von Neumann] es mi único estudiante que llegó a intimidarme. Era tan rá-
pido. Existía en Zúrich un seminario para estudiantes avanzados en el que yo enseñaba
y Von Neumann estaba en la clase. Llegué a cierto teorema, y dije que no estaba demos-
trado y que debía de ser difícil. Von Neumann no dijo nada pero después de cinco
minutos levantó su mano. Cuando le llamé fue a la pizarra y procedió a escribir la de-
mostración. Después de aquello, tenía miedo de Von Neumann.

En Berlín siguió cursos de, entre otros, Erhard Schmidt, un antiguo alumno
de David Hilbert que había realizado aportaciones importantes a la teoría de ecua-
ciones integrales, campo cultivado por su maestro. Habida cuenta de la íntima
relación existente entre la mecánica cuántica y las ecuaciones integrales, las ense-
ñanzas que recibió de Schmidt debieron de constituir una magnífica preparación
para las investigaciones que llevó más tarde a cabo en la teoría cuántica.

Fundamentos de matemáticas: Von Neumann y Gödel


Vemos, por consiguiente, que circunstancias académico-profesionales aparte,
los inicios, y los amores, de la carrera de John von Neumann estuvieron situados
en el campo de la matemática. Es preciso, por tanto, decir algo de sus aportaciones
a la matemática pura, dominio en el que sus primeros intereses se centraron en la
lógica matemática y la axiomática de la teoría de conjuntos. Su primer trabajo
importante en este campo, el segundo que publicó, data de una fecha tan tempra-
na como 1923. Se trata de un artículo titulado «Sobre la introducción de los nú-
meros transfinitos», en el que resolvía algunos problemas relacionados con la teo-
ría de conjuntos de Cantor.8 Ahora bien, si se desea entender bien las aportaciones
de Von Neumann a la matemática pura, es necesario tener en cuenta sobre todo

7
  George Pólya, The Pólya Picture Album. Encounters of a Mathematician (Birkhäuser, Boston,
1987), p. 154.
8
  John von Neumann, «Zur Einführung der transfiniten Zahlen», Acta Szeged 1, 199-208
(1923). En 1928 publicó otro trabajo sobre estas cuestiones: «Über die Definition durch transfinite
Induktion und verwandte Fragen der allgemeinen Mengenlehre», Mathematische Annalen 99, 373-

15

Fund_MAT_00c.indd 15 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

David Hilbert (1862-1943).

la obra de David Hilbert (1862-1943). Importante en este sentido es la célebre


conferencia que el matemático de Gotinga pronunció en el Segundo Congreso
Internacional de Matemáticos (París, 6-12 de agosto de 1900), en particular el
segundo de los 23 problemas que enumeró entonces («La compatibilidad de los
axiomas de la aritmética»):9 «Demostrar que los axiomas no son contradictorios;
es decir demostrar que basándose en los axiomas no se podrá llegar jamás a resul-
tados contradictorios mediante un número finito de deducciones lógicas».
Un cuarto de siglo después (1925), Von Neumann publicó un artículo sobre
la axiomatización de la teoría de conjuntos, en el que mediaba en la polémica

391 (1928). Jesús Mosterín analizó estos y otros trabajos lógicos de Von Neumann (de algunos de
los cuales trato más adelante) en Los lógicos (Espasa, Madrid, 2000), pp. 181-217.
9
  David Hilbert, «Problèmes futures des Mathématiques», en Compte Rendu du Deuxième
Congrès International des Mathématiciens tenu a Paris du 6 au 12 Août 1900 (Gauthier-Villars, Paris,
1902), pp. 58-114; p. 72. En 1899, recordemos, Hilbert había publicado Grundlagen der Geometrie
(Fundamentos de Geometría), en el que axiomatizó la geometría.

16

Fund_MAT_00c.indd 16 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

entre Hilbert y los intuicionistas (Brouwer y Weyl, principalmente).10 Es intere-


sante citar la frase final de este artículo, el tercero que publicó, ya que en él incidía
en las dificultades que rodeaban a la teoría de conjuntos: «No podemos, por el
momento, hacer nada más que señalar que existen objeciones en contra de la pro-
pia teoría de conjuntos, y que no se conoce actualmente ningún medio de evitar
tales dificultades». Dos años más tarde, apareció su trabajo más importante en
axiomática: «Sobre la teoría de la prueba de Hilbert».11 En este artículo definió un
subsistema de análisis clásico y demostró rigurosamente por medios finitos que
estaba libre de contradicciones.12 Incorrectamente, conjeturó que se podía demos-
trar la consistencia de todo el análisis con los mismos métodos.
En 1928, Hilbert volvió al tema que había considerado en 1900. Esta vez fue
durante el Octavo Congreso Internacional de Matemáticos, celebrado en Bolonia
(fue entonces cuando los matemáticos alemanes decidieron volver a participar en
aquellos congresos, a los que no habían asistido desde después de la Primera Gue-
rra Mundial). Allí Hilbert presentó una comunicación en la que trató del deno-
minado Entscheidungsproblem o «problema de la decisión»: «Demostrar si existe
un algoritmo para decidir si una proposición matemática es una consecuencia
lógica de otras». Es interesante citar algo de lo que dijo entonces Hilbert:13 «En
matemáticas no existe ignorabimus; más bien, siempre somos capaces de contestar
a preguntas con sentido, y está bien establecido, como acaso anticipó Aristóteles,
que nuestra razón no incluye ningún tipo de misterioso arte, sino que procede de
acuerdo a reglas que podemos formular, que están definidas de manera completa
y que garantizan la objetividad absoluta de sus juicios».
Sí, nuestra mente es objetiva, pero lo que no esperaba Hilbert es que se pu-
diese llegar a conclusiones como la que obtuvo solo tres años después un lógico
natural de Brünn, entonces parte del Imperio Austrohúngaro (en la actualidad
pertenece a la República Checa), de nombre Kurt Gödel (1906-1978): que en

10
  John von Neumann, «Eine Axiomatisierung der Mengenlehre», Journal für reine und an-
gewandte Mathematik 154, 219-240 (1925).
11
  John von Neumann, «Zur Hilbertschen Beweistheorie», Mathematische Zeitschrift, 26, 1-46
(1927).
12
  No debe pasar desapercibido la expresión «por medios finitos». La matemática intuicionista
hacía hincapié en tales medios, compatibles con la capacidad operacional del ser humano. La incli-
nación de Von Neumann por este elemento intuicionista representó, en cierto sentido, una buena
preparación para sus trabajos con las computadoras, ya que los algoritmos en la base de las compu-
tadoras son finitos por naturaleza. Según Herman Goldstine («The role of John von Neumann in
the computer field», en Springs of Scientific Creativity, R. Aris, H. T. Davis, R. H. Stuewer, eds.,
University of Minnesota Press, Minneapolis, 1983, pp. 308-327; p. 314), Von Neumann solía decir
que las computadoras hicieron que la matemática intuicionista pasase de ser teología a ser realidad.
Sobre la relación de Von Neumann con el intuicionismo, véase Dirk van Dalen, Mystic, Geometer,
and Intuicionist. The Life of L. E. J. Brouwer, vol. 2 («Hope and Desillusion») (Clarendon Press,
Oxford, 2005), especialmente pp. 636-638.
13
  David Hilbert, «Probleme der Grundlegung der Mathematik», Atti del Congresso Interna­
zionale dei Matematici. Bologna 3-10 Settembre 1928, tome I (Nicola Zanichelli, Bologna, 1929),
pp. 135-141; publicado también en Mathematische Annalen 102, 1-9 (1930); pp. 3, 9.

17

Fund_MAT_00c.indd 17 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Kurt Gödel (1906-1978).

matemáticas sí existen ignorabimus, esto es, proposiciones que son indecidibles;


más específicamente, que los sistemas formales aritméticos establecidos por Al-
fred  North Whitehead y Bertrand Russell en su seminal Principia Mathematica
(1910, 1912, 1913) son, aun siendo consistentes, incompletos, o, en otras pala-
bras, que en la aritmética existen proposiciones cuya verdad o falsedad no se pue-
de demostrar.14
La primera presentación pública de este resultado tuvo lugar durante la Segun-
da Conferencia sobre Epistemología de las Ciencias Exactas que se celebró en Kö-
nigsberg del 5 al 7 de septiembre de 1930. El primer día, Von Neumann habló
sobre los puntos de vista «finitistas» de Hilbert, mientras que Rudolf Carnap y Arend
Heyting abordaron las, respectivamente, posiciones logicistas e intuicionistas. El día
7 le tocó al turno a Gödel y fue entonces cuando presentó parte de los resultados
que le harían famoso (estrictamente, lo que presentó fue una versión de su primer
teorema de incompletitud). Von Neumann entendió inmediatamente el significado
de la presentación de Gödel y el 20 de noviembre escribía a este lo siguiente:15

14
  Kurt Gödel, «Über formal unentscheidbare Sätze der Principia Mathematica und verwandter
Systeme I», Monantshefter für Mathematik und Physik 38, 173-198 (1931).
15
  Esta carta, al igual que la que cito a continuación, se reproducen (en su original alemán y
traducidas al inglés) en Kurt Gödel, Collected Works, vol. V («Correspondence H-Z»), S. Feferman,
J. W. Dawson, jr., W. Goldfarb, Ch. Parsons y W. Sieg, eds. (Clarendon Press, Oxford, 2003), pp. 336-
340. También se hallan en Miklós Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters (London Mathema-
tical Society-American Mathematical Society, 2005), pp. 123-125. La relación entre Gödel y Von
Neumann, que se extendió a cuando ambos vivían en Estados Unidos, se detalla en John W. Dawson,
jr., Logical Dilemmas. The Life and Work of Kurt Gödel (A. K. Peters, Wellesley, Mass., 1997).

18

Fund_MAT_00c.indd 18 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Querido Sr. Gödel,


Recientemente he estado ocupándome de nuevo de la lógica, utilizando métodos
que usted ha empleado con tanto éxito para mostrar propiedades indecidibles. Al hacer
esto, he obtenido un resultado que me parece notable. A saber, he sido capaz de demos-
trar que no se puede demostrar la consistencia de las matemáticas.

A continuación le explicaba lo que había hecho, para pasar después a decirle


que «estaría muy interesado en conocer su opinión sobre esto […] ¿Cuándo apa-
recerá su artículo, y cuándo estarán disponibles las pruebas de imprenta? Esto
tiene también un interés técnico para mí, ya que querría seguirle lo más cerca que
fuese posible, tanto en sustancia como en notación, y por otra parte me gustaría
publicar tan pronto como fuese posible».
Sabemos que Gödel le respondió, pero su carta no se conserva, aunque todo
indica que en ella comentaba que había demostrado el gran resultado por el que
es recordado (segundo teorema de incompletitud). Sí se conserva lo que Von Neu-
mann respondió, el 29 de noviembre, a esa carta perdida; en ella decía:

Muchas gracias por su separata.16 Como usted ha establecido el teorema de la inde-


mostrabilidad de la consistencia como una continuación natural y profundización de
sus anteriores resultados, está claro que yo no publicaré sobre este asunto […]
Por consiguiente, creo que su resultado ha resuelto negativamente la cuestión fun-
damental: no existe justificación lógica para la matemática clásica. Qué sentido debemos
atribuir a nuestra esperanza, según la cual es de facto consistente, es algo que no sé, pero
en mi opinión esto no cambia el hecho completado.
Estoy deseando con gran interés recibir sus pruebas de imprenta.

Por lo que decía en esta carta, no es imposible pensar que Von Neumann tam-
bién había logrado demostrar el segundo teorema de incompletitud, lo que da idea
de su estatura como matemático puro. Lo que está claro es que los resultados ob-
tenidos por Gödel le impresionaron; a Rudolf Carnap, miembro entonces del
Círculo de Viena (en 1935 emigró a Estados Unidos) le escribía unos meses des-
pués, el 7 de junio de 1931:17

He sabido de Gödel (¿al que usted tal vez también conoce?) sobre sus resultados en
Königsberg y después mediante correspondencia. Estos teoremas (que desde entonces
ya se han publicado) demuestran que ciertas afirmaciones lógicas y matemáticas, tales
como, por ejemplo, la consistencia del análisis, no se pueden demostrar en ciertos siste-
mas formales lógicos […] Por consiguiente, hoy mi opinión es que:
Gödel ha demostrado que el programa de Hilbert es irrealizable.18

16
  Se debe referir a K. Gödel, «Einige metamathematische Resultate über Entscheidungsdefinitheit
und Widerspruchsfreiheit», Anzeiger der Akademie der Wissenschaften in Wien, 67, 214-215 (1930).
17
  Citada en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 85-86.
18
  Aquí Von Neumann añadía la siguiente nota a pie de página: «Querría hacer hincapié en que
nada es falso en los propósitos de Hilbert. Si se pudiesen llevar adelante, se seguiría de ellos absolu-
tamente lo que sostiene. Pero no pueden llevarse adelante, algo que sólo he sabido desde septiembre
de 1930».

19

Fund_MAT_00c.indd 19 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

No existen más razones para rechazar el intuicionismo (si uno no toma en cuenta
el tema estático, que en la práctica para mí también será el factor decisivo).

En 1931 parece que Von Neumann consideraba a Carnap lo suficiente para


mantener alguna correspondencia con él sobre el importante asunto de los resul-
tados de Gödel. Si era así, en 1939 la situación había cambiado, como demuestra
el contenido de una carta que escribió el 18 de julio de aquel año al físico húnga-
ro (fue catedrático de Física Teórica en la Universidad Pazmany Peter de Budapest),
amigo de la familia de Von Neumann, Rudolf Ortvay:19

Yo también pienso que los resultados de Gödel significan que no existe un sistema
axiomático «completo», ni siquiera en matemáticas, y creo que actualmente no hay nin-
guna otra interpretación consistente de esta compleja cuestión. Desde el punto de vista
de la discusión y evaluación de lo verdaderamente matemático; esto es, de las cuestiones
lógico-matemáticas que hay que discutir y evaluar, considero que las cosas de Carnap son
naifs y débiles. Sencillamente, Carnap no posee el conocimiento mínimamente necesario
para considerar estos asuntos, menos aún para decir algo nuevo. Así, por ejemplo, expre-
sa con un aire de terrible auto-importancia puntos de vista totalmente naifs y simplistas
sobre la cuestión de la «completitud» de la axiomática de la matemática («categoricidad»).
Si las cosas fuesen tan sencillas como él imagina, entonces no se necesitaría la «investiga-
ción en los fundamentos de la matemática» («Grundlagenforschung»), ¡al menos desde el
punto de vista de la matemática! ¿Piensa que Carnap tiene algo nuevo o científicamente
interesante que decir sobre la estructura de los lenguajes; o, más generalmente, que lo que
hace acaso pueda ser considerado como preparando el terreno para trabajos posteriores
más serios? Yo soy totalmente incapaz de juzgar si Carnap merece algún crédito para que
su influyente «escuela» de filósofos pueda abordar con seriedad cuestiones filosóficas en
las ciencias naturales y exactas. Obviamente, muchos aquí piensan que la respuesta es «sí».
De cualquier manera, es una pena que tengamos que informarnos sobre un asunto muy
sólido por una fuente tan confusa. N. b. Me entristece especialmente que mientras que
el nombre de Gödel está constantemente en los labios de Carnap, es obvio que él no
comprende en absoluto el significado real de los resultados de Gödel.

El resultado de Gödel, recordemos, figura entre los más importantes de toda


la historia de la ciencia, con implicaciones que van más allá de la matemática,
afectando profundamente a la filosofía y teoría del conocimiento. Ahora bien, sus
consecuencias prácticas para la investigación matemática no fueron lo devastadoras
que podían haber sido, dado su desmoralizador fondo. Von Neumann recalcó este
hecho en un artículo de carácter general titulado «The mathematician»:20

Al desaparecer [debido a los resultados de Gödel] la principal esperanza de una


justificación de la matemática clásica —en el sentido de Hilbert o de Brouwer y Weyl—,

19
  Citada en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 203-204.
20
  John von Neumann, «The mathematician», en R. B. Heywood, ed., The Works of the Mind
(University of Chicago Pres, Chicago, 1947), pp. 180-196; reimpreso en The Neumann Compendium,
F. Bródy y T. Vámos, eds. (World Scientific, Singapur, 1995), pp. 618-626; cita en p. 623.

20

Fund_MAT_00c.indd 20 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

entonces la mayor parte de los matemáticos decidieron utilizar de todas maneras ese
sistema [el «clásico»]. Después de todo, la matemática clásica estaba produciendo resul-
tados que eran tanto elegantes como útiles, e incluso aunque uno no pudiese estar
completamente seguro de su certidumbre, se apoyaba en una base tan razonable al me-
nos como, por ejemplo, la existencia del electrón. En consecuencia, si se está dispuesto
a aceptar las ciencias, se debe aceptar también el sistema clásico de matemáticas. Este
punto de vista fue aceptado incluso para algunos de los protagonistas más originales del
sistema intuicionista. En la actualidad, la controversia sobre los «fundamentos» no está
ciertamente cerrada, pero parece muy improbable que el sistema clásico se abandone
salvo por una pequeña minoría.

Como señalaba Von Neumann, la controversia sobre los fundamentos de la


matemática no estaba cerrada, pero después de los resultados obtenidos por Gödel
él abandonó la metamatemática. Pero he avanzado demasiado, y es preciso retro-
ceder en el tiempo.

Física y matemáticas en Gotinga


Inmediatamente después de obtener el doctorado, John von Neumann se tras-
ladó a Gotinga con una beca de la Fundación Rockefeller, para trabajar como
ayudante de David Hilbert, cuyos intereses no se limitaban a la matemática pura,
incluyendo también la física teórica.21 Entre esos intereses físicos, se encontraba la
física cuántica. Según Walter Elsasser, quien en 1926 era estudiante en Gotinga,
durante una larga discusión en una de las sesiones del seminario de «Estructura
de la materia», al que Hilbert asistía regularmente, este mencionó los rápidos pro-
gresos que había realizado, en colaboración con Von Neumann, en la aplicación
de los operadores lineales a la mecánica cuántica, a la vez que señalaba que no era
la primera vez que se ocupaba de cuestiones de ese tipo:22

Mucho antes, hacia comienzos del siglo, había colaborado con un físico (y si la
memoria no me engaña, se trataba de Rydberg, el espectroscopista), siendo entonces el

21
  Ya en 1900, en el citado discurso que pronunció en el Segundo Congreso Internacional de
Matemáticos celebrado en París, Hilbert había seleccionado «El tratamiento matemático de los axio-
mas de la Física», como uno de los 23 problemas más importantes de la matemática de la época. Tal
interés por la física se plasmó de maneras diferentes: por un lado, con aportaciones concretas, como
en 1915, cuando participó activamente en la búsqueda de las ecuaciones del campo de una teoría
relativista de la gravitación, siguiendo el enfoque que Einstein había adoptado y que culminó con
la formulación de la relatividad general. Otra forma fue a través de seminarios y cursos: en los últi-
mos años del siglo xix, ofreció con Felix Klein varios seminarios avanzados dedicados a la mecánica
(en 1905 organizó, junto a Hermann Minkowski, Emil Wiechert y Gustav Herglotz, un seminario
dedicado a la teoría del electrón, y durante la Primera Guerra Mundial fundó con Peter Debye un
seminario sobre la «Estructura de la materia»). Más información en Leo Corry, David Hilbert and
the Axiomatization of Physics (1898-1918) (Kluwer, Dordrecht, 2004).
22
  Walter M. Elsasser, «Philosophical dissonances in quantum mechanics», en W. Yourgrau y
A. van der Merwe, eds., Perspectives in Quantum Theory (The MIT Press, Cambridge, Mass., 1971),
pp. 199-218; cita en pp. 200-201.

21

Fund_MAT_00c.indd 21 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

problema encontrar un operador lineal cuyos autovalores representasen las líneas espec-
trales. El proyecto fracasó y fue abandonado por razones muy concretas: Hilbert fue
capaz de demostrar que dado un problema lineal con una sucesión infinita de valores
característicos [autovalores] discretos, E1, E2, …, su punto de convergencia debe ser
necesariamente En → 0, o En → ∞. Si se supone que los En son energías (o funciones
monótonas de la energía), se llega fácilmente a una contradicción con la experiencia lo
que, para Hilbert, era fatal para ese esquema: del teorema precedente se concluye que
en una serie de líneas espectrales no puede darse convergencia hacia un punto dentro
del espectro observado, lo que está en flagrante contradicción con la experiencia, en
donde se observan esos puntos. Sólo algunos años después, Ritz descubrió el hecho de
que la frecuencia de las líneas espectrales y sus correspondientes energías no son propor-
cionales a los niveles de energía de átomos o moléculas, sino que son proporcionales a
la diferencia entre niveles de energía. Esto eliminó inmediatamente la paradoja de Hil-
bert, pero por entonces —señaló Hilbert— hacía mucho que había pasado a ocuparse
de otros problemas, habiendo olvidado todo acerca de la espectroscopía.

Al trabajar en este tipo de problemas físicos, Hilbert se beneficiaba de una de


sus especialidades como matemático: la teoría de ecuaciones integrales. Su princi-
pal aportación en este campo fue reducir la solución de ciertas ecuaciones integra-
les, y también de algunas ecuaciones diferenciales, a un problema en teoría de
invariantes. Trató esas ecuaciones como límites de sistemas con un número infini-
to de ecuaciones lineales, utilizando determinantes infinitos para resolverlas. Al
hacer esto, se introdujo en el dominio del análisis de infinitas variables indepen-
dientes, que conduciría posteriormente, formalizado por Von Neumann, a lo que
se denomina espacio de Hilbert. En el obituario de Hilbert preparado por Hermann
Weyl, encontramos un buen resumen de estos trabajos:23

Una casualidad, una conferencia que el matemático sueco E. Holmgren pronunció


en 1901 en el seminario de Hilbert sobre el entonces recientemente publicado, ahora
clásico, artículo de Fredholm sobre ecuaciones integrales, suministró el impulso para que
Hilbert comenzase sus investigaciones en este tema, investigaciones que absorbieron su
atención hasta 1912. Fredholm se había limitado a establecer el análogo de la teoría de
ecuaciones lineales, mientras que Hilbert se dio cuenta de que el análogo de la transfor-
mación de formas cuadráticas en ejes principales proporciona la teoría de autovalores y
autofunciones para los problemas de vibraciones en física. Desarrolló el paralelismo
entre ecuaciones integrales y la suma de ecuaciones de infinitas incógnitas, procediendo
subsiguientemente a desarrollar la teoría espectral de formas «totalmente continuas» al
mucho más general de formas cuadráticas «acotadas». En la actualidad, todas esas cosas
se nos presentan en el esquema de una teoría general del espacio de Hilbert. De hecho,
es sorprendente la variedad de aplicaciones interesantes que tienen las ecuaciones inte-
grales en diversas ramas de la matemática y la física.

23
  Hermann Weyl, «David Hilbert 1862-1943», Obituary Notices of Fellows of the Royal Society 4,
547-553; reproducido en K. Chandrasekharan, ed., Hermann Weyl, 1885-1985 (Springer-Verlag,
Berlín, 1968), vol. IV, pp. 121-129; cita en p. 126.

22

Fund_MAT_00c.indd 22 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

En Gotinga estaba Max Born (antiguo asistente de Hilbert), del que Werner
Heisenberg era ayudante cuando formuló en 1925 su mecánica de matrices, la
primera formulación de una mecánica cuántica. No es extraño, por consiguiente,
que Heisenberg presentase pronto sus ideas en Gotinga; lo hizo en una serie de
conferencias dictadas durante el invierno de 1925. A partir de entonces, Hilbert
comenzó a estudiar de manera sistemática los fundamentos matemáticos de la nue-
va mecánica del microcosmos. Sus ayudantes entonces eran Lothar Nordheim, otro
antiguo pupilo de Born, y, como vimos, Von Neumann, que acaba de llegar a Go-
tinga. Durante el semestre de invierno del curso 1926-1927, Hilbert dio un curso
consistente en dos clases semanales de dos horas cada una, titulado «Mathematische
Methoden der Quantentheorie». Fruto de aquel curso fue la primera publicación
de Von Neumann dedicada a la mecánica cuántica: un artículo, firmado conjunta-
mente con Hilbert y Nordheim.24 En este artículo, los autores intentaban resolver
un problema relacionado con la teoría de las transformaciones (que se ocupaba,
básicamente, de la equivalencia entre las formulaciones —«representaciones»— de
la mecánica cuántica producidas por Heisenberg y, en 1926, Erwin Schrödinger),
tal y como la había desarrollado Paul Dirac. El problema era que la presentación
de Dirac dependía de un objeto mal definido matemáticamente —la función d—,
pero a lo más que llegaron es a una teoría de las transformaciones no muy diferen-
te de las de Dirac y Pascual Jordan, en tanto que sus resultados dependían de trans-
formaciones que, de hecho, no podían completarse si no se utilizaba la d de Dirac.
Sin embargo, el mismo año que publicó el artículo con Hilbert y Nordheim, Von
Neumann resolvió el problema.25 En lugar de relacionar las funciones continuas y
discretas que caracterizan a las versiones matricial y ondulatoria de la teoría cuán-
tica, hizo hincapié en los espacios en que estaban definidas tales funciones. Pudo
así recurrir a un teorema producido en 1907 por el matemático húngaro Frigyes
Riesz y el austríaco Ernst Fischer para definir un espacio (de Hilbert) lo suficiente-
mente general como para superar el problema de la  d de Dirac.26
Es posible intuir algo del malestar que debía experimentar Von Neumann al
tener que trabajar con semejantes objetos matemáticos, además de conocer la exi-
gencia matemática con que afrontaba los problemas de la física, leyendo el libro
reproducido aquí, Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik (1932), en
cuya introducción se afirma:

24
  David Hilbert, John von Neumann y Lothar Nordheim, «Über die Grundlagen der Quan-
tenmechanik», Mathematische Annalen 98, 1-30 (1927). Este artículo, como todos los suyos, se re-
produce, en John von Neumann, Collected Works, A. H. Taub, ed., 6 vols. (Pergamon Press, Oxford,
1961-1963).
25
  John von Neumann, «Mathematische Begründung der Quantenmechanik», Nachrichten der
Koniglichen Gesellschaft der Wissenschqften zu Gottingen, Math.­Phys. Kl., 1-57 (1927). Este trabajo
se analiza en Max Jammer, The Conceptual Development of Quantum Mechanics, segunda edición
(Tomash Publishers-American Institute of Physics, 1989), pp. 329-335.
26
  Frigyes Riesz, «Sur les systèmes orthogonaux de fonctions, Comptes rendus de l’Académie des
Sciences 144, 615-619 (1907); Ernst S. Fischer, «Sur le convergence en moyenne», Comptes rendus
de l’Académie des Sciences 144, 1022-1024 (1907).

23

Fund_MAT_00c.indd 23 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

El método de Dirac, seguido hoy por su claridad y elegancia en gran parte de la


literatura relativa a la Mecánica cuántica, no cumple en modo alguno con las exigencias
del rigor matemático, ni aun cuando, por ser justos, se reducen éstas a la medida por lo
demás habitual en la Física teórica. Así, por ejemplo, mantiene constantemente la ficción
de que todo operador autoadjunto puede reducirse a la forma diagonal, pero para aque-
llos operadores en los que de hecho esto no es posible, se hace indispensable la intro-
ducción de funciones «impropias» que muestran propiedades intrínsecamente contra-
dictorias.

Problemas y cuestiones como los anteriores debieron de animar a Von Neu-


mann a dedicarse con más energía que la que entonces había empleado a las que
serían probablemente sus contribuciones más importantes a la matemática: el ál-
gebra de operadores y los operadores no acotados (más concretamente: extensión de
operadores acotados en espacios de Hilbert a operadores no acotados y álgebras
de operadores acotados en espacios de Hilbert). Sus principales publicaciones en
estos dominios, que incluye la creación de la noción de espacio de Hilbert, tal y
como se utiliza en la actualidad, aparecieron en, sobre todo, la década de 1930.27
En estos trabajos utilizó la terminología de «anillos de operadores», conocidos más
tarde como «álgebras de Von Neumann». El primer artículo en el que empleó ese
término, publicado junto a Francis J. Murray, es considerado un clásico. Gian-
Carlo Rota se refirió a él de la siguiente manera:28 «Muchos de nosotros recordamos
el sentimiento de éxtasis que experimentamos cuando leímos por primera vez la
serie de artículos de Von Neumann sobre anillos de operadores en espacios de Hil-
bert. Es un paraíso del que uno nunca puede escaparse (como Hilbert dijo de la
teoría de conjuntos de Cantor)».
Al ocuparse de los anillos de operadores, Von Neumann se dio cuenta de que
era posible generalizar las geometrías ordinarias, de un número discreto de dimen-
siones, y construir geometrías continuas, tema del que se ocupó entre 1936 y 1937.
En efecto, un modo de caracterizar la dimensión de un espacio es mediante el
grupo de rotaciones que admite. El grupo de rotaciones asociado con el anillo de
todos los operadores da como resultado las dimensiones familiares. Sin embargo,
otros grupos, asociados con anillos diferentes, asignan a espacios dimensiones cu-
yos valores pueden variar de manera continua. A partir del caso concreto de los
anillos de operadores, Von Neumann formuló los axiomas que hacen posible es-
pacios de dimensión continua. Las exposiciones más completas sobre este tema,

27
  John von Neumann, «Allgemeine Eigenwerststheorie Hermitescher Funktionaloperstoren»,
Mathematische Annalen 102, 49-131 (1929); «Zur Algebra der Funktionaloperatoren und Theo-
rie der normalen Operatoren», Mathematische Annalen 102, 370-427 (1929); F. J. Murray y J. von
Neumann, «On rings of operators», Annals of Mathematics 37, 116-229 (1936); «On rings of ope-
rators, II», American Mathematical Society Transactions 41, 108-248 (1937); «On rings of operators,
IV», Annals of Mathematics 44, 716-808 (1943); John von Neumann, «On rings of operators»,
Annals of Mathematics 41, 94-161 (1940). También, por supuesto, Mathematische Grundlagen der
Quantenmechanik (1932). Sobre las contribuciones de Von Neumann a la teoría de operadores,
véase Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 9-15.
28
  Gian-Carlo Rota, Indiscrete Thoughts (Birkhäuser, Boston, 1977), p. 70.

24

Fund_MAT_00c.indd 24 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

vinculado, por cierto, al de sus contribuciones a la teoría de redes, fueron publi-


cadas inicialmente como notas multicopiadas de cursos que dio en el Instituto for
Advanced Study.29 Aparentemente, una de las motivaciones que le llevaron a ocu-
parse de las geometrías continuas y de la teoría de redes fue la de creer que podían
ser instrumentos matemáticos adecuados para ser utilizados en la teoría cuántica.30

Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik


Fue en el contexto descrito en la sección precedente en el que Von Neumann
escribió un libro que estableció definitivamente su reputación, ya no solo entre los
matemáticos, sino también entre los físicos. Se trata de Mathematische Grundlagen
der Quantenmechanik (Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica). Publi-
cada en 1932 por Springer Verlag, editorial especializada en publicaciones cientí-
ficas, en esta obra quedaron establecidas firmemente las bases matemáticas de la
mecánica cuántica. Como explicaba Max Born a Einstein en un carta del 10 de
mayo de 1943:31

[En Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik] se encuentra la justificación


rigurosa de los conceptos y métodos que Heisenberg, Jordan y yo mismo empleamos; y
en particular el uso, introducido por mí, de matrices como operadores en un espacio de
un número infinito de dimensiones: el «espacio de Hilbert». Yo utilicé para hacer esto
resultados de Hilbert, pese a ser consciente de que las condiciones operacionales impues-
tas por la física eran más restringidas que las planteadas hasta entonces en el tratamien-
to matemático de este espacio. Von Neumann logró establecer demostraciones rigurosas
entre las numerosas hipótesis.

Al comentario de Born habría que añadir que, aunque Von Neumann mantu-
vo la esencia de lo que se denominó interpretación de Copenhague, desarrollada
especialmente por Niels Bohr, dio a la mecánica cuántica una formulación que
evitaba las, en general bastantes oscuras y no demasiado precisas, presentaciones
de Bohr, a quien se puede caracterizar como el ideólogo de la mecánica cuántica.
Antes de pasar a tratar de este libro, citaré algo que el matemático Saunders
Mac Lane recogió en su autobiografía sobre su origen:32

Marshall Stone era un estudiante de George Birkhoff [en Harvard], con una tesis
sobre ecuaciones diferenciales; por ejemplo, ay'' - by' - cy - f (x) = 0. En tales ecuaciones,

29
  Véase Garret Birkhoff, «Von Neumann and lattice theory», Bulletin of the American Mathe-
matical Society 64, 50-56 (1958).
30
  Otra contribución destacada de Von Neumann en aquella época fue la demostración de que
todo grupo topológico dimensional es continuamente isomorfo a un grupo cerrado de matrices
unitarias de un espacio euclidiano de dimensión finita: «Die einführung analytischer parameter in
topologischen gruppen», Annals of Mathematics 34, 170-190 (1933).
31
  The Einstein-Born Letters, 1916-1955 (Macmillan, Nueva York, 2005), p. 140.
32
  Saunders Mac Lane, A Mathematical Autobiography (A. K. Peters. Wellesley, Mass., 2005),
p. 70.

25

Fund_MAT_00c.indd 25 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

las funciones y y f de x podían ser consideradas como puntos en un espacio de infinitas


dimensiones, conocidos como espacios de Hilbert. Simultáneamente a los estudios de
Stone en Cambridge, Von Neumann estaba explorando estos espacios en Berlín. Cuan-
do Von Neumann envió uno de sus manuscritos a Stone, éste advirtió que se aplicaba
la noción clásica de una ecuación diferencial adjunta, proporcionando operadores ad-
juntos en el espacio. Escribió a Von Neumann, que vio este punto y quiso modificar sus
artículos, que ya estaban en prensa, dispuestos a ir a la imprenta. Su editor, Springer,
aceptó hacer los cambios sólo si él aceptaba escribir un libro sobre la aplicación de los
espacios de Hilbert a la mecánica cuántica, libro que Von Neumann preparó en 1932.
El mismo año, Stone publicó un grueso libro sobre transformaciones lineales en espacios
de Hilbert.

Pasando ya al propio libro, disponemos también de un resumen de su conte-


nido debido al propio Von Neumann, que este incluyó en una carta que envió el
3 de octubre de 1949 a H. Cirker, fundador y presidente de la editorial Dover, que
había publicado en 1943 una reimpresión de Mathematische Grundlagen der Quan-
tenmechanik. En 1949, Von Neumann estaba negociando con Dover la publicación
de una traducción al inglés del libro.33 Junto a comentarios acerca de derechos de
autor, Von Neumann señalaba:34

El contenido [del libro] es, en parte, una muy compleja crítica conceptual de
los  fundamentos lógicos de varias disciplinas (teoría de probabilidad, termodinámica,
mecánica clásica, mecánica estadística clásica, mecánica cuántica). Esta discusión filosó-
fico-epistemológica tiene que estar ligada continuamente y de forma bastante crítica
sincronizada con la discusión matemático-física paralela. Es, por cierto, una de las jus-
tificaciones esenciales del libro, cuyo contenido no está cubierto por otros tratados sobre
la mecánica cuántica, escritos por físicos o por matemáticos.

Aunque no hubiese mencionado la relación de Von Neumann con Hilbert, el


título que eligió para su libro ya revela una cierta influencia del catedrático de
Gotinga, que en 1899 había publicado su célebre texto (que ya mencioné) sobre
los fundamentos de la geometría: Grundlagen der Geometrie. En este sentido, el
texto de Von Neumann forma parte de un grupo de obras célebres que incluye,
además del libro de Hilbert, a Die Grundlagen der Arithmetik (1884), de Gottlob
Frege; Fundamenti di Geometria (1891), de Giuseppe Veronese; y Principia Mathe-
matica (1910-1913), de Alfred N. Whitehead y Bertrand Russell.
La primera mitad de Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik consis-
te, esencialmente, de una reelaboración de los artículos que ya había dedicado a
los aspectos matemáticos de la mecánica cuántica, mientras que la segunda se
ocupa de la teoría de la medida y de la cuestión de si es posible o no una descrip-
ción causal de la teoría cuántica. Considerado desde un punto de vista esencial-

33
  Finalmente, no fue hasta 1955 cuando se publicó esa traducción. Y no lo hizo Dover, sino
Princeton University Press.
34
  Esta carta se reproduce en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 91-92.

26

Fund_MAT_00c.indd 26 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

mente matemático, y aun a costa de repetir cosas que ya mencioné, diré que las
principales aportaciones de Von Neumann fueron: la creación de la noción de
espacio de Hilbert tal y como la conocemos en la actualidad, dentro del contexto
del análisis funcional, del que también fue uno de sus creadores; la formulación
de manera general del problema de autovalores para operadores autoadjuntos,
basándose en la teoría espectral y sin recurrir a la noción de la función delta de
Dirac; y el establecimiento de la teoría de operadores no acotados. El mismo año,
1932, en el que se publicó Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik, apa-
recieron otros dos libros que, junto con el de Von Neumann, fueron decisivos para
establecer el análisis funcional como uno de los campos más importantes del aná-
lisis moderno: Théorie des opérations linéaires, del polaco Stefan Banach, y Linear
Transformations in Hilbert Space and their Applications to Analysis, del estadouni-
dense Marshall H. Stone.35
El capítulo I es, en realidad, una introducción de ideas muy generales respec-
to a la estructura básica de la mecánica cuántica, mientras que el II se parece más
a un tratado puramente matemático que a un texto dedicado a analizar un tema
de física, aunque esta se va introduciendo en apartados como los que se dedican
a operadores lineales en el espacio de Hilbert E∞ (transformaciones lineales de E∞
sobre sí mismo) y al problema de valores propios (o autovalores).
Es en el capítulo III («La estadística de la mecánica cuántica») donde la mecá-
nica cuántica hace su aparición de manera explícita. Prácticamente de entrada se
introduce (p. 140) un elemento esencial en la interpretación clásica de la mecánica
cuántica: «∣Φ(q1, …, qk)∣2 define la densidad de probabilidad del sistema en los
puntos q1, …, qk del espacio de los estados». Uno de los puntos más importantes
que trataba allí Von Neumann, el que consideraba «el más general enunciado pro-
babilísticamente posible» —denominado a veces en la literatura «postulado de pro-
yección» (P en la terminología de Von Neumann)— era el de la probabilidad de
que las magnitudes de los operadores, R1, …, Ri, asociados a un estado Φ tomen
determinados valores. En un contexto altamente matemático, en la sección 3 Von
Neumann señalaba que cuando los operadores correspondientes a las magnitudes
en cuestión son permutables, P indica las probabilidades de que, en un mismo
estado Φ, varias magnitudes tomen simultáneamente ciertos valores prefijados. Sin
embargo, P no daba ninguna información acerca de la interdependencia estadística
entre las magnitudes cuando los operadores no son permutables, caso en el que solo
se obtiene información relativa a la distribución de probabilidad para cada una de
las magnitudes. «Lo más sencillo», apuntaba Von Neumann (p. 150), «será admitir
que esto no es sino una imperfección de P y que debe haber una fórmula más ge-
neral que abarque también estos casos. Porque aun cuando la mecánica cuántica

35
  Para más información sobre la historia de los orígenes del análisis funcional, incluyendo el
papel de estos tres libros, cabe consultar G. Birkhoff y E. Kreyszig, «The establishment of functional
analysis», Historia Mathematica 11, 258-321 (1984), y Reinhard Siegmund-Schultze, «The origins
of functional analysis», en Hans Niels Jahnke, ed., A History of Analysis (American Mathematical
Society/London Mathematical Society, Providence, 2003), pp. 385-407.

27

Fund_MAT_00c.indd 27 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

proporciona tan solo informaciones de carácter estadístico tocante a la Naturaleza,


con todo lo menos que podemos esperar de ella es que describa, no únicamente las
estadísticas entre magnitudes por separado, sino que incluya asimismo las correla-
ciones entre varias de ellas. Sin embargo, en contra de esa concepción que a prime-
ra vista parece razonable, veremos desde luego que una tal generalización de P no
es posible, y que junto a motivos formales (que descansan en la propia estructura
del instrumento matemático de la teoría), los cuales hablan en favor de semejante
limitación, los hay también, y de mucho peso, de índole física».36
Dentro del contexto de explorar las consecuencias de P, Von Neumann llega-
ba en esa sección III.3 al denominado «colapso de la función de onda», una de las
características más acusadas de la interpretación canónica de la mecánica cuánti-
ca.37 Interrumpiendo su riguroso discurso matemático, señalaba (p. 154), demos-
trando una notoria sensibilidad física:

Cierto es que el «cómo» queda sin aclarar: ese tránsito discontinuo a modo de salto
desde Φ hasta uno de los estados Φ1, Φ2…, con seguridad es de una muy otra índole que
el descrito por la ecuación temporal de Schrödinger: ¡ésta da lugar siempre a un cambio
continuo de Φ, cuyo resultado final está unívocamente determinado y depende de Φ!

Volveré al problema implícito en este comentario cuando trate del problema


de la medida según se aborda en Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik.
Pero antes, respetando el orden seguido por Von Neumann, es preciso detenerse
en el problema de las variables ocultas.38

Variables ocultas
La idea de si existieran variables, denominadas variables ocultas, aún sin deter-
minar, en mecánica cuántica que pudieran restituir la causalidad ya fue conside-

36
  El uso que Von Neumann daba al postulado de proyección en su tratamiento recibió críticas;
véase, por ejemplo, Jeffrey Bub, «The measurement problem of quantum mechanics», en Problems
in the Foundations of Physics (North-Holland, Ámsterdam, 1979), pp. 71-124.
37
  El concepto de «colapso de la función de onda» fue introducido por Werner Heisenberg en
1927, en el mismo artículo que presentó su principio de incertidumbre; más concretamente en la
sección 3, titulada «La transición de la micro- a la macromecánica», aunque es cierto que la presen-
tación no es demasiado clara, especialmente si la comparamos con la que terminaría imponiéndose.
Allí nos encontramos con expresiones como: «Creo que se puede formular satisfactoriamente el
origen de la “órbita” clásica de la siguiente manera: la “órbita” se hace realidad solamente cuando la
observamos», y «la segunda determinación de la posición selecciona un determinado q [posición] de
entre todas las posibilidades y limita las opciones para todas las medidas subsiguientes». Werner
Heisenberg, «Über den anschaulichen Inhalt der quantentheoretischen Kinematik und Mechanik»,
Zeitschrift für Physik 43, 172-198 (1927); cita en pp. 185-186.
38
  Para más información acerca de los contenidos de Mathematische Grundlagen der Quanten-
mechanik, véase Miklós Rédei y Michael Stöltzner, eds., John von Neumann and the Foundations of
Quantum Physics (Kluwer, Dordrecht, 2001); Max Jammer, The Conceptual Development of Quantum
Mechanics, op. cit., pp. 390-397, y Max Jammer, The Philosophy of Quantum Mechanics (John Wiley
& Sons, Nueva York, 1974), pp. 474-482.

28

Fund_MAT_00c.indd 28 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

rada en 1926. En el mismo artículo que introdujo la interpretación estadística de


la función de onda, Born aludió de manera indirecta a esta cuestión en los siguien-
tes términos:39

Desde el punto de vista de nuestra mecánica cuántica no existe ninguna cantidad


que fije causalmente en un caso individual la consecuencia de la colisión; pero experi-
mentalmente tampoco disponemos hasta el momento de ninguna razón para creer que
existan algunas propiedades intrínsecas del átomo que condicionen un resultado defini-
do de la colisión. ¿Debemos esperar descubrir en el futuro algunas propiedades (como
fases o movimientos atómicos internos) y determinarlas en casos individuales? ¿O debe-
mos creer que el acuerdo entre teoría y experimento —con respecto a la imposibilidad
de prescribir condiciones para una evolución causal— constituye una armonía preesta-
blecida fundada en la no existencia de tales condiciones? Yo me siento inclinado a aban-
donar el determinismo en el mundo de los átomos. Pero esta es una cuestión filosófica
para la que los argumentos físicos solos no son decisivos.

En Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik, Von Neumann negaba la


posibilidad de una versión causal de la mecánica cuántica. Y daba gran importan-
cia a este resultado: en la «Introducción» escribió:

Se discute, además, con todo detalle la cuestión de si es posible reducir el carácter


estadístico de la mecánica cuántica a un aspecto equívoco, esto es, incompleto, de nues-
tra descripción de la Naturaleza: esta explicación estaría exactamente de acuerdo con el
principio general según el cual todo enunciado probabilístico nace de la no integridad
de nuestros conocimientos. Repetidas veces ha sido propuesta esta explicación que recu-
rre a «parámetros ocultos», al igual que otra, afín con ella, que atribuye los «parámetros
ocultos» al observador y no al sistema observado. Con todo, se demuestra que difícil-
mente se puede esto conseguir de modo satisfactorio; más exactamente: una tal explica-
ción es incompatible con ciertos postulados fundamentales de la mecánica cuántica.

La demostración de Von Neumann fue aceptada por la gran mayoría de la


comunidad de físicos durante al menos veinte años. Un ejemplo, entre los muchos
posibles, de las opiniones de los físicos sobre los resultados que había obtenido lo
proporciona Max Born, quien en las conferencias Waynflete que dictó en Oxford
en 1948 señaló:40

Yo nunca esperaría que estas dificultades [autoenergías, integrales divergentes en


secciones eficaces] se resolviesen regresando a los conceptos clásicos. Espero más bien lo
contrario, que tengamos que sacrificar algunas de nuestras ideas actuales y utilizar mé-
todos todavía más abstractos. Sin embargo, esto son sólo opiniones. Una contribución
más concreta a esta cuestión ha sido realizada por J. v. Neumann en su brillante libro,
Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik. Allí pone la teoría en base axiomática

39
  Max Born, «Zur Quantenmechanik der Stossvorgänge. (Vorläufige Mitteiling)», Zeitschrift
für Physik 37, 863-867 (1926); p. 866.
40
  Max Born, Natural Philosophy of Cause and Chance (Clarendon Press, Oxford, 1949), p. 109.

29

Fund_MAT_00c.indd 29 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

deduciéndola de unos pocos postulados de carácter muy plausible y general [...] El re-
sultado es que el formalismo de la mecánica cuántica está determinado de manera uní-
voca por estos axiomas; en particular, no se pueden introducir parámetros ocultos que
sirvan para permitir convertir la descripción indeterminista en una determinista. Por
consiguiente, en el caso de que una teoría futura sea determinista, no puede ser una
modificación de la actual, sino que debe ser esencialmente diferente. El cómo puede ser
esto posible sin sacrificar todo un tesoro de resultados bien establecidos es algo que dejo
a los deterministas para que se preocupen de ello.

Participantes en la Shelter Island Conference, junio de 1947 (Von Neumann es el undéci-


mo por la derecha) (Fermilab Photograph, cortesía de AIP Emilio Segrè Visual Archives,
Marshak Collection).

Que yo sepa, ningún físico cuestionó explícitamente la validez del resultado


de Von Neumann antes de 1952, año en que David Bohm, un físico estadouni-
dense que acababa de dejar la Universidad de Princeton corno consecuencia de la
cruzada anticomunista lanzada por el senador Joseph McCarthy, publicó un artí-
culo (dividido en dos partes) en el que construyó un sencillo modelo de variables
ocultas que coincidía, en su dominio de aplicación, con la mecánica cuántica en
todos los aspectos estadísticos de esta.41 Pero antes de comentar la aportación de

41
  David Bohm, «A suggested interpretation of the quantum theory in terms of “hidden varia-
bles”, I and II», Physical Review 85, 166-193 (1952). Con anterioridad, Bohm había sido un segui-
dor estricto de la interpretación de Copenhague, como se comprueba en el magnífico, y muy exito-
so, texto general que publicó sobre la mecánica cuántica: David Bohm, Quantum Theory (Prentice
Hall, Englewood Cliffs, N. J., 1951), en el que ofrecía una prueba de que la mecánica cuántica era
inconsistente con las variables ocultas.

30

Fund_MAT_00c.indd 30 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Bohm es necesario detenerse en un artículo que Einstein publicó en 1935 junto


a dos colaboradores.

Einstein-Podolsky-Rosen
Es bien sabido que Albert Einstein fue un pertinaz crítico de la mecánica
cuántica, al menos interpretada como una teoría probabilista. Famosas son las
discusiones que mantuvo con Niels Bohr. Una vez instalado en Estados Unidos,
en el Institute for Advanced Study, Einstein dio un paso más en sus críticas a la
teoría cuántica en un artículo publicado en 1935 junto a Boris Podolsky y Nathan
Rosen. Se titulaba: «¿Puede considerarse completa la descripción mecánico-cuán-
tica de la realidad física?».42
El texto de Einstein, Podolsky y Rosen (EPR) se refiere a la relación lógica
entre dos afirmaciones, la de que la descripción de la realidad en mecánica cuán-
tica mediante una función de onda es incompleta, y el que magnitudes incompa-
tibles (dos magnitudes físicas cuyos operadores no conmutan, como la posición y
el momento) no pueden tener un valor real, perfectamente definido, de manera
simultánea. Su conclusión era que solo se puede mantener una de estas dos afir-
maciones, la que sostiene que la descripción mecano-cuántica de la realidad física
mediante la función de onda es incompleta.
Lo que demostraron es que la suposición de que la función de onda contiene
una descripción completa de la realidad física de un sistema, junto con el criterio
de realidad que introdujeron, conduce a una contradicción. Para ello proponían
un experimento mental, con dos sistemas, cuyos estados iniciales son conocidos,
que interaccionan durante un cierto tiempo y luego se separan. Su argumentación
se basaba en que se puede conocer el estado del sistema conjunto en cualquier
instante posterior (resolviendo la ecuación de Schrödinger), pero no el estado de
cada sistema por separado, porque la realización de una medición en uno de los
sistemas produce una «reducción del paquete de onda» que conduce a que el
segundo sistema se deje en un estado con dos funciones de onda distintas, de
donde concluían que la teoría cuántica no era completa. Prosiguiendo con el
experimento mental, demostraban que si la función de onda proporciona una
descripción completa, y si las dos funciones de onda se corresponden a dos mag-
nitudes físicas cuyos operadores no conmutan, el experimento conduce a que las
dos magnitudes se pueden medir en cualquiera de las partículas sin perturbarlas;
esto es, que eran elementos de la realidad física. Para conocer el estado de uno
cualquiera de los dos subsistemas tendría que realizarse una medida de alguna
magnitud física (un observable en la terminología cuántica) en este subsistema,
lo que daría lugar a un estado definido por el colapso de la función de onda. El
punto importante es que, si se mide un observable en el subsistema 1, por ejem-
plo, obteniéndose cierto valor a1, la función de onda (o estado en general) de

42
  Albert Einstein, Boris Podolsky y Nathan Rosen, «Can quantum.mechanical description of
physical reality be considered complete?», Physical Review 47, 777-780 (1935).

31

Fund_MAT_00c.indd 31 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Encabezamiento del artículo de Einstein, Podolsky y Rosen, Physical Review, 47 (1935).

A. Einstein B. Podolsky N. Rosen

Albert Einstein (1879-1955), Boris Podolsky (1896-1966) y Nathan Rosen (1909-1995).

este subsistema queda determinado, lo que a su vez determina el estado del sub-
sistema 2 y el correspondiente valor del observable en este subsistema, a2, sin
necesidad de medir en él y por tanto sin perturbarlo ya que ambos subsistemas están
separados. De acuerdo con la definición de elemento de realidad física, puede
decirse que la cantidad a2 es un elemento de realidad perteneciente al segundo
subsistema. Pero podría haberse medido otro observable B en el subsistema 1 y
aplicar el mismo razonamiento para llegar que habría una cantidad b2 que sería
igualmente un elemento de realidad física del subsistema 2. Ahora bien, eso no
es posible según la mecánica cuántica si los operadores cuánticos correspondien-
tes a los observables A y B no conmutan. De ahí, Einstein, Podolsky y Rosen
concluían que la mecánica cuántica no es una teoría completa, pues sería posible
en principio hallar elementos de realidad que no tendrían contrapartida en esta
teoría.

32

Fund_MAT_00c.indd 32 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Una posibilidad era que existiesen variables, ocultas, que la formulación canó-
nica de la mecánica cuántica no hubiera considerado. No obstante, Einstein, Po-
dolsky y Rosen finalizaban su artículo con cautela:43 «Mientras que hemos demos-
trado que la función de onda no proporciona una descripción completa de la
realidad física, dejamos abierta la cuestión de si existe o no semejante descripción.
Creemos, sin embargo, que tal teoría es posible».

El gato de Schrödinger y el entrelazamiento


Nadie entendió mejor el significado profundo del artículo de Einstein-Podols-
ky-Rosen que Erwin Schrödinger. El mismo año en que apareció el trabajo de
EPR, Schrödinger publicó, en tres partes, un artículo en la revista Die Naturwis-
senschaften, titulado «La situación actual de la mecánica cuántica», en general más
conocido porque en él se presentaba el experimento ideal denominado como el
«gato de Schrödinger».44 Aunque no es esa parte de su artículo la que más me
interesa destacar aquí, no la puedo dejar de lado —es, en cualquier caso, muy
importante—, así que citaré la explicación de Schrödinger:45

Se mete un gato en una cámara de acero, junto con el siguiente dispositivo diabó-
lico (que debe asegurarse contra cualquier interferencia directa del gato): en un contador
Geiger existe un pequeño trozo de sustancia radiactiva, tan pequeña que acaso en el
curso de una hora uno de los átomos se desintegrará, pero también, con igual probabi-
lidad, tal vez ninguno lo hará; si sucede esto [que se produzca la desintegración], el tubo
del contador genera una descarga y mediante un relé se pone en acción un martillo que
rompe un pequeño frasco de ácido cianhídrico. Si hemos dejado el sistema completo
durante una hora, sin intervenir en él de ninguna manera, podríamos decir que el gato
todavía vive si en ese intervalo no se ha desintegrado ningún átomo. El primer átomo
que se hubiera desintegrado lo habría envenenado. La función Ψ del sistema completo
expresaría esto al estar compuesta por el gato muerto y el gato vivo (perdón por la ex-
presión) mezclados o esparcidos en partes iguales.

Lo que Schrödinger estaba señalando es el papel que desempeña la superposi-


ción de estados en la mecánica cuántica. El colapso de la función de onda de la
interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica decía, recordemos, que
cuando el observador (que obedece a las leyes de la física clásica, algo, por cierto,
no fácil de aceptar, en la medida en que implica una mezcla poco natural entre
física clásica y cuántica) realiza una medida, esta se concreta, con una cierta pro-
babilidad, en un estado de todos los posibles que alberga la función de onda
completa original. Pero, ¿qué sucede mientras tanto, cuando no se ha hecho la
medida? Parece que la respuesta inmediata no plantea problemas cuando se trata

43
  Ibidem, p. 780.
44
  Erwin Schrödinger, «Die gegenwärtige Situation in der Quantenmechanik», Die Naturwis-
senschaften 23, 807-812, 823-828, 844-849 (1935).
45
  Ibidem, p. 812.

33

Fund_MAT_00c.indd 33 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Erwin Schrödinger (1887-1961).

de átomos, pero ¿y cuando, como ponía en evidencia Schrödinger, se trata de


objetos macroscópicos?
En su artículo, Schrödinger denominó la propiedad que EPR habían puesto
de manifiesto, «Verschränkung» («entrelazamiento»):46

Cualquier «entrelazamiento de predicciones» [«Verschränkung der Voraussagen»] que


tenga lugar, obviamente sólo puede remontarse al hecho de que en un momento anterior
los dos cuerpos formaban en un sentido verdadero un sistema, esto es, que estuvieron
interaccionando y dejaron atrás trazas el uno en el otro. Si dos cuerpos separados, cada
uno de ellos conocidos en sí mismo de forma máxima, entran en una situación en la
que se influyen entre sí, y se separan de nuevo, entonces tiene lugar de manera regular
lo que acabo de llamar entrelazamiento [Verschränkung] de nuestro conocimiento de los
dos cuerpos.

Con mayor claridad, más adelante (tercera entrega, sección 11) explicaba la
característica del entrelazamiento cuántico:47

Supongamos que dos cuerpos, A y B, se han entrelazado durante una interacción


transitoria. Dejemos ahora que los cuerpos se separen de nuevo. Entonces puedo tomar

46
  Ibidem, p. 827.
47
  Ibidem, p. 844.

34

Fund_MAT_00c.indd 34 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

uno de ellos, digamos B, y mediante medidas sucesivas […] obtener un conocimiento


máximo de él. Sostengo que tan pronto como logre esto, y no antes, entonces, primero,
el entrelazamiento se habrá deshecho inmediatamente y, segundo, que también habré
obtenido el máximo conocimiento de A a través de las medidas sobre B.

Para Schrödinger, que se esforzaba en enmarcar el entrelazamiento cuántico en


un contexto de correlaciones, mezclas estadísticas y teoría de la probabilidad, esa
no localidad era una característica inevitable de la teoría cuántica, una manifes­
tación, de hecho, de acción a distancia no retardada:48 «Basándose en su innegable
carácter no relativista, la mecánica cuántica ordinaria solamente trata realmente
con el caso de actio in distants». Ahí estaba para él la clave, que resaltaba en la
conclusión:49 «Estas conclusiones, inevitables dentro de la actual teoría, pero re-
pugnantes para algunos físicos, incluyendo al autor, se deben a la aplicación de la
mecánica cuántica no relativista más allá de su rango legítimo».
En ese segundo artículo, Schrödinger hacía referencia a Mathematische Grund-
lagen der Quantenmechanik, concretamente al capítulo VI («La medición»), y a
cómo se trataban allí las mezclas estadísticas. Von Neumann supo del contenido
del artículo gracias a que Einstein, miembro como él del Institute for Advanced
Study de Princeton, le enseñó el manuscrito que Schrödinger le había enviado. Tras
leerlo, Von Neumann escribió una carta a Schrödinger el 11 de abril de 1936. En
ella, y tras agradecer la mención a su método de «mezclas», manifestaba:50 «No
puedo aceptar completamente su § 4 [en el que Schrödinger trataba de las acciones
a distancia en la mecánica cuántica; véase cita anterior]. Creo que las dificultades a
las que alude son “pseudo-problemas”. La “acción a distancia” en el caso conside-
rado, únicamente dice que incluso si no existe interacción dinámica entre dos sis-
temas (p. ej., porque están muy alejados entre sí), los sistemas pueden manifestar
correlaciones estadísticas. Esto no es en absoluto específico de la mecánica cuántica,
sucede también en la clásica». Y a continuación le mostraba algunos ejemplos.
El entrelazamiento que explícitamente sacó a la palestra Schrödinger, la no
localidad de la teoría cuántica, es ciertamente una característica extremadamente
contraintuitiva, ya que viene a decir que elementos que han formado parte de un
sistema cuántico común continúan «informados sobre sus devenires» con inde-
pendencia de cuánto tiempo haya pasado y de cuánta distancia les haya separado.

David bohm y John bell


Volviendo a David Bohm, tenemos que en su artículo de 1952 definía las va-
riables ocultas como aquellas que «en principio determinan el comportamiento
preciso de un sistema individual, pero que en la práctica son promedios sobre los

48
  Erwin Schrödinger, «Probability relations between separated systems», Proceedings of the Cam-
bridge Philosophical Society 32, 446-452 (1936), p. 451.
49
  Ibidem, p. 452.
50
  Reproducida en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 210-213.

35

Fund_MAT_00c.indd 35 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

David Bohm (1917-1992).

tipos de medidas que se pueden realizar».51 Aunque señalaba que su teoría condu-
cía a «precisamente a los mismos resultados, para todos los procesos físicos, que la
interpretación habitual», añadía que «sin embargo, la interpretación que se sugie-
re proporciona un marco conceptual más amplio que la interpretación habitual,
porque hace posible una descripción precisa y continua de todos los procesos,
incluso en el nivel cuántico». Nótese lo de «continua», que significa que se trataba
de una teoría local.
El artículo de Bohm no pasó desapercibido, pero no modificó demasiado la
consideración en que se tenía a lo que Von Neumann había mantenido en Mathe-
matische Grundlagen der Quantenmechanik (incluso se llegaron a proponer demos-
traciones más generales). Un buen ejemplo en este sentido es el artículo con el que
Wolfgang Pauli contribuyó a un volumen publicado en 1953 en homenaje a Louis
de Broglie.52 Allí, Pauli mantenía que Von Neumann había «demostrado de ma-
nera general» que no es posible reproducir todos los enunciados estadísticos de la
mecánica cuántica de sistemas cerrados por una teoría determinista, y acusaba al
determinismo introducido por Bohm de verse «substraído por principio a la ob-
servación (es decir, es “metafísico”)».53
En 1957, mientras trabajaba en Haifa, Bohm y Yakir Aharonov desarrollaron
una versión no local (esto es, que tenía muy en cuenta el entrelazamiento) más

51
  Bohm, «A suggested interpretation of the quantum theory in terms of “hidden variables”»,
op. cit., p. 166.
52
  Wolfgang Pauli, «Remarques sur le problème des paramètres cachés dans la mécanique quan-
tique et sur la théorie de l’onde pilote», en Louis de Broglie, physicien et penseur (Albin Michel, París,
1953), pp. 33-42. En sentido parecido al de Pauli se expresaba Leon Rosenfeld en esta misma obra:
«L’évidence de la complémentarité», pp. 43-65). Otro ejemplo es P. Destouches-Février, «Une nou-
velle preuve du caractère essentiel de l’indéterminisme quantique», Comptes rendus 220, 535-555
(1945).
53
  Pauli, «Remarques sur le problème des paramètres cachés dans la mécanique quantique et
sur la théorie de l’onde pilote», op. cit., p. 40.

36

Fund_MAT_00c.indd 36 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

sólida, también de variables ocultas.54 Básicamente, se trataba de una reformula-


ción más sencilla del escenario diseñado por Einstein, Podolsky y Rosen, pero
sustituyendo la base «posición-momento» por una centrada en el espín. Sin em-
bargo, esto no modificó la opinión general entre los físicos de que Von Neumann
había demostrado la imposibilidad de teorías cuánticas de variables ocultas.
Entre los escasos físicos que repararon en la reformulación del trabajo de
Einstein-Podolsky-Rosen que había producido Bohm, se encuentra John Stewart
Bell (1928-1990), un personaje esencial en la clarificación de las cuestiones que
Einstein y Schrödinger sacaron a la luz. Natural de Belfast, entre 1949 y 1960
Bell trabajó en Inglaterra, la mayor parte del tiempo en el Centro de Investiga-
ción Atómica de Harwell, en física nuclear y cuestiones relacionadas con acele-
radores.55 En 1953-1954, con permiso de ausencia de Harwell, realizó estudios
graduados en la Universidad de Birmingham bajo la dirección de Paul Matthews
y Rudolf Peierls. Fue entonces cuando se familiarizó con la situación en la física
teórica y preparó su tesis doctoral, que defendió en 1956, después de haber re-
gresado a Harwell. Insatisfecho, sin embargo, con el tipo de trabajo que realiza-
ba en Harwell, en 1960 abandonó su puesto permanente allí y aceptó uno
temporal en el CERN, él en la División de Física Teórica. En el CERN pronto
comenzó a dedicar parte de su tiempo libre a los fundamentos de la mecánica
cuántica, dedicación que, junto con la libertad que le proporcionó el año sabá-
tico, 1963-1964, que pasó en Estados Unidos (SLAC, universidades de Wiscon-
sin y Brandeis), dio origen a dos artículos fundamentales. Escribió ambos en
1964, aunque la publicación de uno de ellos se demoró hasta 1966. Se titularon
«Sobre la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen» y «Sobre el problema de las
variables ocultas en la mecánica cuántica».56
En el segundo —el primero conceptualmente y probablemente también el
primero en ser escrito—, Bell demostró que el teorema de Von Neumann tenía
fallos y explicaba cómo Bohm había podido evitarlo construyendo su modelo. La
introducción del artículo explica con claridad las intenciones y resultados de Bell:57

El conocimiento del estado cuántico de un sistema implica, en general, sólo restric-


ciones estadísticas sobre los resultados de las medidas. Parece interesante preguntarse si
este elemento estadístico debe considerarse que surge, como en la mecánica estadística
clásica, porque los estados en cuestión son promedios sobre estados mejor definidos en

54
  David Bohm y Yakir Aharonov, «Discussion of experimental proof for the paradox of Eins-
tein, Rosen, and Podolsky», Physical Review 108, 1070-1076 (1957).
55
  Sobre John Bell, ver Andrew Whitaker, John Stuart Bell and Twentieth-Century Physics. Vision
and Integrity (Oxford University Press, Oxford, 2016).
56
  John S. Bell, «On the Einstein-Podolsky-Rosen paradox», Physics 1, 195-200 (1964), y «On
the problem of hidden variables in quantum mechanics», Reviews of Modern Physics 38, 447-452
(1966).
57
  Bell, «On the problem of hidden variables in quantum mechanics», op. cit. Utilizo la traduc-
ción al castellano incluida en John S. Bell, Lo decible y lo indecible en mecánica cuántica (Alianza
Editorial, Madrid, 1990), pp. 25-26.

37

Fund_MAT_00c.indd 37 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

John Stewart Bell


(1928‑1990).

los que los resultados estarían completamente determinados de modo individual. Estos
hipotéticos estados «sin dispersión» vendrían especificados no sólo por el vector estado
mecano-cuántico sino además por «variables ocultas» adicionales; «ocultas» porque si
pudieran prepararse estados con valores prescritos de esas variables, entonces la mecáni-
ca cuántica sería inadecuada a nivel observacional.
Ha sido objeto de debate si esta cuestión es verdaderamente interesante. El presen-
te artículo no contribuye a ese debate. Está dirigido a los que encuentran interesante
dicha cuestión y más particularmente a aquellos, de entre ellos, que piensan que «la
cuestión concerniente a la existencia de tales variables ocultas recibió una respuesta
pronta y bastante decisiva en base a la prueba de Von Neumann de la imposibilidad
matemática de tales variables en la teoría cuántica». Se intentará clarificar lo que real-
mente demostraron Von Neumann y sus continuadores […] Se hará hincapié en que
esos análisis dejan intacta la cuestión real. Se verá, de hecho, que esas demostraciones
requieren de los hipotéticos estados sin dispersión, no sólo de que conjuntos apropiados
de ellos hayan de tener todas las propiedades medibles de los estados cuánticos, sino
además algunas otras propiedades. Estas exigencias adicionales parecen razonables cuan-
do se identifican vagamente con propiedades de sistemas aislados. Se ve que no lo son
cuando se recuerda con Bohr «la imposibilidad de cualquier distinción neta entre el
comportamiento de los objetos atómicos y la interacción con los instrumentos de me-
dida que sirven para definir las condiciones bajo las cuales aparecen los fenómenos».
La conciencia de que la demostración de Von Neumann es de relevancia limitada
ha ido ganando terreno desde el trabajo de Bohm de 1952. Sin embargo, se halla lejos
de ser universal. Además, quien escribe no ha encontrado en la literatura ningún análi-
sis adecuado de qué era incorrecto en dicha demostración. Como todos los autores de
artículos de revisión no hechos por encargo, él cree poder hacer una nueva exposición

38

Fund_MAT_00c.indd 38 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

del tema con una claridad y simplicidad tales que todas las discusiones previas quedarán
eclipsadas.

Es en la sección 3 («Von Neumann») de este artículo de Bell donde se encuen-


tra por qué la demostración de Von Neumann no era válida en general. «Considé-
rese ahora», se lee allí, «la demostración de Von Neumann de que los estados sin
dispersión, y asimismo, las variables ocultas, son imposibles. Su hipótesis esencial
es: toda combinación real de dos operadores hermíticos cualesquiera representa un
observable y la misma combinación lineal de valores esperados es el valor esperado
de la combinación. Esto es cierto para los estados cuánticos; Von Neumann requie-
re que lo sea también para los hipotéticos estados sin dispersión».58 El problema
(para el teorema de Von Neumann) era que la versión de mecánica cuántica ela-
borada por Bohm no cumplía ese requisito.
En el primer artículo, «Sobre la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen», Bell
demostró que existían unas relaciones (desigualdades) que se podían emplear para
decidir experimentalmente qué tipo de teoría era correcta, si una «completa» (que
incluyese unas variables «ocultas» para la formulación cuántica) que obedeciese a
los requisitos que Einstein, Podolsky y Rosen habían planteado en 1935, o la me-
cánica cuántica tradicional. Como explicaba en la introducción:59

La paradoja de Einstein, Podolsky y Rosen se propuso como un argumento de que


la mecánica cuántica no podía ser una teoría completa, sino que debía ser completada
con variables adicionales. Estas variables adicionales restaurarían la causalidad y localidad
en la teoría. En esta nota se formulará matemáticamente esa idea y se mostrará que es
incompatible con las predicciones estadísticas de la mecánica cuántica. Es el requisito
de localidad, o más precisamente el que el resultado de una medida sobre el sistema no
se vea afectado por operaciones sobre un sistema distante con el cual haya interacciona-
do en el pasado, lo que crea la dificultad esencial. Ha habido intentos de demostrar que
incluso sin tal requisito de separabilidad o localidad no es posible ninguna interpretación
de «variables ocultas». Se han examinado estos intentos en otro lugar [Bell, 1966] y han
sido encontrados defectuosos. Más aún, ha sido explícitamente construida una interpre-
tación de variables ocultas de la teoría cuántica elemental. Esta interpretación particular
tiene ciertamente una marcada estructura no-local. De acuerdo con el resultado que se
demostrará aquí, esto es característico de cualquier teoría de ese tipo que reproduzca con
exactitud las predicciones de la teoría cuántica.

Provistos del análisis de Bell, en 1969 John Clauser, Michael Horne, Abner
Shimony y Richard Holt, de las universidades de Columbia, Boston y Harvard,
propusieron un experimento concreto para aplicar en él la prueba de las desigual-
dades de Bell.60 Sin embargo, los resultados experimentales que obtuvieron no

58
  Ibidem, p. 29.
59
  Bell, «On the Einstein-Podolsky-Rosen paradox», op. cit.; Lo decible y lo indecible en mecáni-
ca cuántica, op. cit., pp. 41-42.
60
  John F. Clauser, Michael A. Horne, Abner Shimony y Richard A. Holt, «Proposed experiment
to test local hidden-variable theories», Physical Review Letters 23, 880-884 (1969).

39

Fund_MAT_00c.indd 39 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

fueron concluyentes. Sí lo fueron los que llevó a cabo en 1982 en el Instituto de


Óptica Teórica y Aplicada de Orsay, en las cercanías de París, un equipo dirigido
por Alain Aspect. Y el resultado favoreció a la mecánica cuántica.61 Será rara, con-
traintuitiva, con variables que no se pueden determinar simultáneamente, socava-
rá nuestra idea tradicional de lo que es la realidad, pero es cierta, o no se ha de-
mostrado lo contrario. El análisis de Bell y el experimento de equipo de Aspect
muestran con especial claridad la existencia del ya señalado entrelazamiento, la no
localidad que tanto disgustaba a Einstein.

El problema de la medida en Mathematische Grundlagen


der Quantenmechanik
Otro de los contenidos destacados de Mathematische Grundlagen der Quanten-
mechanik es la teoría de la medida que contiene, un apartado este central en la
interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica, al que Niels Bohr dedicó
numerosos esfuerzos y ensayos, no siempre lo suficientemente claros. Von Neu-
mann dedicó a esta cuestión dos capítulos de su libro (el V y el VI). Para intro-
ducir esta faceta de Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik es apropiado
recurrir a un artículo de David Bohm:62

Von Neumann no sólo desarrolló un formalismo nuevo, también desarrolló lo que


en ciertos sentidos fue un modo todavía más novedoso de considerar la situación «cuán-
tica» informal (esto es, la forma de las condiciones experimentales y el contexto de los
resultados experimentales). Lo que hizo en este sentido fue proponer una separación
neta entre objeto observado y aparato observador. Se suponía que el primero obedece
las leyes «cuánticas» y que el segundo obedece las leyes «clásicas». Entre los dos existía
un cierto tipo de «corte», pero Von Neumann dio argumentos tendentes a sugerir que
los resultados netos de la teoría dependían de manera crítica de donde se situase.

Pero veamos lo que decía realmente Von Neumann.


De entrada, lo primero que hacía en el capítulo V era distinguir entre los dos
procesos de evolución temporal que se pueden dar en la mecánica cuántica. Uno
caracterizado por cambios arbitrarios provocados por mediciones (el colapso de la
función de onda), en el que el acto de observación «reduce» la función de onda a
una —con cierta probabilidad— de las autofunciones que la forman. Y el otro
debido a «los cambios automáticos que resultan del tiempo», asociado a la causa-
lidad de la función de onda subyacente en la ecuación de Schrödinger. Para Von
Neumann, la situación no dejaba lugar a dudas: el segundo proceso era aquel con
el que la mecánica cuántica «describe los sucesos que tienen lugar en la parte ob-
servada del mundo en tanto que no esté en interacción con la parte que se obser-

61
  Alain Aspect, Jean Dalibard y Gérald Dalibard, «Experimental test of Bell’s inequalities using
time-varying analyzers», Physical Review Letters 49, 1804-1807 (1982).
62
  David Bohm, «Science as perception-communication», en Frederick Suppe, ed., The Structu-
re of Scientific Theories (University of Illinois Press, Urbana, 1977), pp. 374-391; cita en pp. 383-385.

40

Fund_MAT_00c.indd 40 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

va»; tan pronto como se da una interacción entre observador y suceso, es decir,
al  producirse una medición, es el primer tipo de suceso el que rige la realidad
cuántica.
La interacción asociada a la medición, el cómo el aparato o el observador afec-
tan al suceso, es algo que en principio se puede definir; Von Neumann lo hacía
diciendo que es la «inserción durante un cierto lapso de tiempo de un cierto aco-
plamiento energético con el sistema que se considera; esto es, la introducción de
una adecuada dependencia temporal de H [operador de energía] impuesta por el
observador». Ahora bien, el auténtico problema residía en el papel del observador
y en el límite entre este y el sistema observado.
Para ilustrar este problema, consideraba el caso de la medición de una tempe-
ratura. Se puede utilizar el termómetro, pero también se puede ir más allá: la
longitud de la columna de mercurio es vista por el observador. Ahora bien, decía,
«¿qué es ver?». En la reflexión de los cuantos de luz de la columna de mercurio
hacia la retina del observador, es donde se registra la imagen. Y en este punto,
manifestaba: «Y si nuestros conocimientos fisiológicos fuesen más exactos de lo
que son hoy, podríamos ir aún más allá, seguir las reacciones químicas que esta
imagen provoca en la retina, en los nervios y en el cerebro, y sólo al final se podría
decir: el observador percibe estos cambios químicos en las células de su cerebro.
Pero por lejos que llevemos los cálculos, hasta el depósito de mercurio, hasta la
escala del termómetro, hasta la retina o hasta el cerebro, llega un momento en el
que hay que decir: y esto es percibido por el observador. Con otras palabras, siem-
pre hemos de dividir el Universo en dos partes: una es el sistema observado, la otra
el observador».
Como señalaba Bohm en el artículo que mencioné anteriormente, el trata-
miento del problema de la medida dado por Von Neumann en Mathematische
Grundlagen der Quantenmechanik se diferenciaba del ofrecido por Heisenberg y
Bohr. En efecto, estos estudiaban con cuidado y meticulosidad las condiciones
experimentales en las que se producía una medición, proceso en el que intervenía
un aparato que ellos trataban como un objeto sujeto a las leyes de la física clásica.63
De esta manera, el observador con su mente o consciencia, en la que tiene lugar
la reducción de la función de onda, no goza del protagonismo que le concedía
Von Neumann, que, al entender que el aparato de medida debe obedecer también
a las leyes cuánticas, se veía conducido a un círculo vicioso del que podía salir
gracias a un planteamiento basado en unas condiciones experimentales extrema-
damente idealizadas y en el reconocimiento de que siempre se llega a una situación
en la que la mente del observador (clásico) hace las veces de un operador (cuánti-

63
  Véase, por ejemplo, Werner Heisenberg, The Physical Principles of the Quantum Theory (The
University of Chicago Press, Chicago, 1930) y Niels Bohr «The quantum postulate and the recent
developments of atomic theory», en Atti del Congresso Internazionale dei Fisici, 11-20 Settembre 1927
Como-Pavia-Roma, 2 vols. (Nicola Zanichelli, Bolonia, 1928), vol. II, pp. 565-588; especialmente
la sección 3 («Measurement in the quantum theory»). Hay que considerar, asimismo, los comenta-
rios que sobre los planteamientos de Bohr y Von Neumann se hacen en Edward M. MacKinnon,
Scientific Explanation and Atomic Physics (The University Press, Chicago, 1982), p. 366.

41

Fund_MAT_00c.indd 41 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

co) con el que en mecánica cuántica se obtienen los resultados de las medidas. En
realidad, el procedimiento de Von Neumann era consistente con su enfoque ma-
temático-axiomático: la mente del observador generaliza, «abstrae», la situación en
la que se produce la medida. Desde su punto de vista, la reducción, el colapso de
la función de onda era una necesidad para completar la estructura formal y con-
ceptual de la mecánica cuántica.64

Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik,


un texto complicado
Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik es un libro importante y que
aportó mucho a la mecánica cuántica. Ahora bien, se trataba de un texto de gran
complejidad matemática, accesible a pocos y, dentro de estos pocos, a los que po-
dían comprender el alemán (ya señalé que la traducción al inglés no apareció
hasta 1955). John Bell, por ejemplo, no se atrevió durante muchos años a someter
a crítica la posibilidad de encontrar una teoría de variables ocultas porque sabía
del teorema de Von Neumann, pero no podía juzgarlo porque no sabía alemán.
Freeman Dyson, entonces un joven matemático británico que iba a trasladar
sus habilidades e intereses a la física, trabajando en Estados Unidos, donde con-
tribuyó de manera importante al desarrollo de la electrodinámica cuántica, trató de
la recepción del texto de Von Neumann en la comunidad de físicos estadouniden-
ses en una conferencia que pronunció en mayo de 2010 en la Brown University:65

El libro de Johnny [John von Neumann] fue la primera exposición de la mecánica


cuántica que hizo a la teoría respetable matemáticamente. Los conceptos se definían de
manera rigurosa y las consecuencias se deducían de igual forma. Una gran parte del libro
era original, especialmente los capítulos dedicados a la estadística cuántica y la teoría de
la medida. Leí el libro en 1946, cuando todavía era un matemático puro, pero ya inten-
taba desplazar mi atención a la física. Lo encontré enormemente útil. Me dio lo que
necesitaba, una presentación matemáticamente precisa de la teoría, explicando los pun-
tos delicados que los físicos habían sido demasiado poco rigurosos como para mencionar.
Aprendí del libro la mayor parte de lo que sé de la mecánica cuántica. Pero después, una
vez que realicé la transición a la física y hube comenzando a leer las revistas de físicas
normales, me sorprendió descubrir que en las revistas de física nadie se refería jamás al
libro de Johnny. En lo referente a los físicos, Johnny no existía. Por supuesto, su igno-
rancia del libro de Johnny era en parte un problema de lenguaje. El libro estaba en

64
  La introducción de la consciencia humana como parte integrante de la formulación de la
mecánica cuántica, propuesta por Von Neumann, fue seguida por otros después de él. Eugene Wigner
ha sido, probablemente, quien con más acierto, frecuencia y claridad se ha ocupado de estas cuestio-
nes: E. P. Wigner, «Remarks on the mind-body question», en I. J. Good, ed., The Scientist Speculates
(Heinemann, Londres, 1961), pp. 284-302, y Symmetries and Reflections (Indiana University Press,
Bloomington, 1967), cap. III. Cabe consultar, asimismo, Fritz London y Edmond Bauer, La théorie
de l’observation en mécanique quantique (Hermann, París, 1939), y John A. Wheeler y Wojciech Hu-
bert Zurek, eds., Quantum Theory and Measurement (Princeton University Press, 1983), sección III.
65
  Dyson, «A walk through Johnny von Neumann’s garden», op. cit., pp. 76-77.

42

Fund_MAT_00c.indd 42 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

alemán y la primera traducción al inglés sólo se publicó en 1955. Pero creo que, inclu-
so si el libro hubiese estado disponible en inglés, los físicos de la década de 1940 no lo
habrían encontrado interesante. Aquella era una época en la que la cultura de la física y
la cultura de las matemáticas estaban en general muy separadas. La cultura de la física
estaba dominada por personas como Oppenheimer, que establecía amistad con poetas
e historiadores del arte y no con matemáticos puros. La cultura de los matemáticos es-
taba dominada por los absolutistas de Bourbaki, que trataban de expurgar de la mate-
mática todo lo que no fuese puramente abstracto.

La edición española de Mathematische Grundlagen


der Quantenmechanik
La versión al castellano de Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik,
Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica, se publicó en 1949, dentro de
la colección Monografías de Matemática promovida por el Instituto de Matemá-
ticas Jorge Juan del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.66 Apareció tres
años después de la versión francesa, debida a Alexandre Proca, y mucho antes que
la inglesa (1955), traducida por Robert Beyer.67 El traductor fue Ramón Ortiz
Fornaguera (1916-1974), quien se había licenciado en Ciencias Exactas en Barce-
lona en 1942 y en Físicas en 1944.68 En 1946, Ortiz Fornaguera se trasladó a
Madrid, donde un año después leyó su tesis doctoral, que, dirigida por José María
Otero Navascués, realizó en el Instituto de Óptica Daza de Valdés del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas.69 Se tituló Los espacios métricos en óptica
electrónica. En Madrid entró en contacto con Esteban Terradas, catedrático de Fí-
sica Matemática, quien, en una carta que escribió a Julio Rey Pastor en enero de
1948, le consideraba «el mejor alumno que he tenido» en Física Matemática.70

66
  En 1991 el Consejo Superior de Investigaciones Científicas reeditó el libro, con un estudio
preliminar («John von Neumann y los Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica», pp. xi-lix)
mío, que he reescrito completamente, muy ampliado, para la presente edición. El texto de Von
Neumann ha sido revisado y corregido por el profesor José Luis Sánchez Gómez.
67
  Les fondements mathématiques de la mécanique quantique (París, 1946), Mathematical Foun-
dations of Quantum Mechanics (Princeton, 1955). Al italiano se tradujo mucho más tarde: I fonda-
menti matematici della meccanica quantistica (Padua, 1998).
68
  Sobre Ortiz Fornaguera, se puede consultar Pablo Soler Ferrán, «La obra científica de Ramón
Ortiz Fornaguera (1916-1974): un capítulo de la física matemática, teórica y nuclear en la dictadu-
ra franquista», en Actes d’Història de la Ciència i de la Tècnica. Nova època, vol. 8 (2015), pp. 9-55.
Sobre la traducción del libro de Von Neumann, M. Baig, G. Gimeno y M. Xipell, «La introducción
de la mecánica cuántica en España: las primeras lecciones y los primeros textos» y «Von Neumann
traducido por Ortiz: una obra pionera en la enseñanza de la cuántica», en Néstor Herrán y Xavier
Roqué, eds., La física en la dictadura. Físicos, cultura y poder en España (1939-1975) (Universitat
Autònoma de Barcelona, Bellaterra, 2012), pp. 161-176 y 177-192. También Gonzalo Gimeno
Valentín-Gamazo, La matemática de los quanta en España, tesis doctoral, Universidad Autónoma de
Barcelona, mayo de 2015, pp. 202-212.
69
  Sobre Otero Navascués, véase Ana Romero de Pablos y José Manuel Sánchez Ron, Energía
nuclear en España. De la JEN al CIEMAT (CIEMAT, Madrid, 2001).
70
  Terradas a Julio Rey Pastor, 17 de enero de 1948; reproducida en Eduardo Ortiz, Antonio
Roca i Rosell y José M. Sánchez Ron, «Ciencia y técnica en Argentina y España (1941-1949), a

43

Fund_MAT_00c.indd 43 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Entre septiembre de 1948 y junio de 1949, esto es, en el periodo en que apareció
la traducción del libro de Von Neumann, Ortiz estuvo en Italia, primero en Roma
y después en Milán, formándose en aspectos teóricos de reactores nucleares bajo la
dirección del físico nuclear Bruno Ferreti. Todo apunta en la dirección de que fue
de Terradas de quien partió la idea de traducir al castellano el libro de Von Neu-
mann.71 En el «Prólogo» que Terradas añadió a aquella edición de 1949 indicaba
que el proyecto de traducir el libro se había iniciado «mucho antes de aparecer la
edición francesa, con el objeto de que nuestros estudiantes dispusieran de una re-
lación matemática de la teoría de los quanta como fundamento lo más riguroso
posible de las aplicaciones de la misma a los diversos problemas de la física atómi-
ca y como necesaria educación del pensamiento para aplicar concienzudamente los
principios generales en que se apoya». La idea era comentar el libro «durante cursos
sucesivos en el Seminario de Física Matemática» que dirigía el propio Terradas.
Parece que inicialmente se pensó en publicar el libro con la editorial Espasa-Calpe
de Argentina. Así, en la carta que Terradas escribió a Julio Rey Pastor, y que ya cité,
se lee: «[La traducción de Ortiz] del Neumann, recomendada a Olarra [editor de
Espasa-Calpe Argentina] es muy cuidada y corrige algunos defectillos del original».
Sin embargo, finalmente fue el Instituto de Matemáticas Jorge Juan del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas el que publicó el libro.
En el Dipòsit Digital de Documents de la UAB (Universitat Autònoma de
Barcelona) se pueden consultar una serie de cartas que Ramón Ortiz intercambió
con el propio Von Neumann, Terradas, Otero Navascués, Tomás Rodríguez Ba-
chiller y el Alian Property Custodian, el departamento federal estadounidense que
se ocupaba de los derechos de propiedades alemanas y austriacas que se habían
confiscado en calidad de reparaciones de guerra. El 18 de marzo de 1947, Ortiz
escribía a Von Neumann informándole de que había terminado la traducción del
libro, pero que, naturalmente, era necesaria la autorización del poseedor del co-
pyright. Le pedía, por consiguiente, que le indicara quién poseía los derechos. En
su respuesta, del 31 de marzo, Von Neumann decía a Ortiz que «estaba muy con-
tento de saber que se planea traducir Mathematische Grundlagen der Quantenme-
chanik al español», lo que indica que Ortiz había realizado la traducción sin con-
tar con la autorización de Von Neumann. En cuanto a quién tenía los derechos,
le decía: «En consideración a la parte que pertenece a la firma de Julius Springer
(Berlín), el copyright ha pasado a la U.S. Alien Property Custodian. Como yo soy
un ciudadano americano, no estoy haciendo nada para recuperar los derechos. En
consecuencia, su carta debe dirigirse a Alien Property Custodian, Washington,
D.C. Como ya estoy tratando con esta oficina, puedo ahorrarle algún tiempo ob-
teniendo desde aquí los papeles necesarios y enviándoselos a usted. Lo haré du-
rante la semana que viene y se los enviaré».

través de la correspondencia de Julio Rey Pastor y Esteban Terradas», Llull 12, 33-150 (1989);
pp. 140-141.
71
  Sobre Terradas, véase Antoni Roca i Rosell y José Manuel Sánchez Ron, Esteban Terradas,
1883-1950. Ciencia y técnica en España (El Serbal, Barcelona, 1990).

44

Fund_MAT_00c.indd 44 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Pero el tiempo pasaba y Ortiz no recibía los documentos ofrecidos, de mane-


ra que el 7 de mayo escribió al matemático español Tomás Rodríguez Bachiller,
que estaba entonces en la Universidad de Urbana, Illinois:

Estimado profesor,
Supongo que estará Vd. ya al corriente de que, por lo menos de momento, la pu-
blicación de la versión española del libro de Von Neumann, ha caído en saco roto. El
Consejo, en efecto, se niega en absoluto a autorizarla hasta tanto no se haya conseguido
el permiso de quién pueda concederlo.
Dado que, al parecer, nadie se disponía a gestionarlo, hace algo más de un mes
decidí escribir yo mismo a Von Neumann, el cual me contestó muy atentamente con-
forme podrá Vd. advertir en la copia que de su carta le mando adjunta. Hasta hoy no
he sabido aún nada más de él y he creído que quizás fuera conveniente que Vd. le es-
cribiese interesándose por el asunto. Hace ya tres meses que la traducción está lista para
la imprenta y es una lástima que por una mera cuestión de trámite la cosa lleve camino
de eternizarse. Estoy plenamente convencido que de haber estado Vd. aquí todo hubie-
ra ocurrido muy de otro modo; pero ya que esto no ha sido posible, le ruego que vea
de hacer ahí las gestiones que estime oportunas.
Reciba el testimonio de mi mayor consideración y mis más afectuosos saludos.

Rodríguez Bachiller respondió enseguida, el 19 de mayo. Su carta, manuscrita,


llevaba el membrete del Departamento de Matemáticas de la Universidad de
Princeton:72

Querido amigo: Recibí su carta y me alegra que me haya Vd. informado sobre el
asunto del v. Neumann. Como no se esté encima está visto que nada marcha.

72
  Tomás Rodríguez Bachiller estudió en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Madrid,
a la que siempre estuvo asociado: ocupó desde octubre de 1932 la cátedra vacante de «Análisis ma-
temático 3.º (Ecuaciones diferenciales)» de la Facultad de Ciencias. En propiedad obtuvo en junio
de 1935 la cátedra de «Análisis matemático 4.º (Teoría de funciones)», que pasó a desempeñar el 29
de agosto, dos días después de haber leído su tesis doctoral (Axiomática de la dimensión), condición
indispensable para ser catedrático. En agosto de 1922 entró a formar parte del Laboratorio Semina-
rio Matemático de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, posiblemen-
te el centro de investigación matemática más activo en España. Aunque no se distinguió por activi-
dades políticas —como otros muchos era, simplemente, un liberal—, después de la Guerra Civil, el
10 de octubre de 1939, se le abrió un expediente administrativo, pero dos meses más tarde, el 22
de octubre, se le permitió reincorporarse al servicio activo, aunque descalificado para ocupar puestos
administrativos. Hombre y científico cosmopolita, pasó algunas temporadas en Puerto Rico, en 1941
viajó a Roma, al Istituto Nazionale di Alta Matematica; en 1947, el año en el que Ortiz le escribió,
después de obtener una beca, pasó cinco meses en los Estados Unidos, primero en la Universidad
de Illinois (Urbana), trabajando con Oscar Zarinski, y después en Princeton, con Solomon Lefschetz,
Emil Artin y Claude Chevalley. Participó en actividades del Instituto Jorge Juan del Consejo, en una
de cuyas colecciones se publicó Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica. Dio varios cursos
sobre topología a partir de 1942, y sobre lógica y fundamentos de matemática desde 1951. Sobre
Rodríguez Bachiller, véase María Ángeles Martínez García y Luis Español González, «The biography
of the Spanish mathematician Tomás Rodríguez Bachiller (1899-1980)», en A. Roca-Rosell, ed., The
Circulation of Science and Technology: Proceedings of the 4th International Conference on the ESHS
(SCHCT-IEC, Barcelona, 2012), pp. 715-722.

45

Fund_MAT_00c.indd 45 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Yo estoy ya en relación con la entidad que dice Von Neumann y al mismo tiempo
gestiono, y va por buen camino, otras traducciones. Yo enviaré comunicación oficial de
todo a Albareda [José María Albareda, secretario general del Consejo Superior de Inves-
tigaciones Científicas] para que se metan todas ellas (las que están traducidas ya) en la
imprenta, este verano. Como llevo pocos días aquí, aún no he hablado personalmente
con v. Neumann, pero lo haré un día de estos. He gestionado, de editoriales y entidades
científicas, de aquí, los derechos de varias obras, de modo que pienso regresar con la
cartera bastante provista de publicaciones.
De Urbana salí el 21 de abril, pasé varios días en Chicago y otros tantos en New
York, aprovechando sendas reuniones de la American Math. Society. Después me vine
aquí, pero por la dificultad de alojamientos, después de cambiar 3 veces de Hotel, a cual
más caro, me volví a New York un par de días: entretanto logré acomodo aquí, muy
conveniente y casi al lado del Fine Hall que es el Departamento de Matemáticas.
Recibí carta de [Armando] Durán; hágame el favor de decírselo y que le escribiré
pronto.
Salude a los amigos, y Vd. reciba un cordial apretón de manos.

El 1 de noviembre, y visto que la gestión con Rodríguez Bachiller no producía


ningún resultado, Ortiz decidió escribir de nuevo a Von Neumann. Como si no
hubiesen trascurrido casi ocho meses, le agradecía su respuesta del 31 de marzo y
le preguntaba si creía que durante 1948 se podría obtener la autorización requeri-
da. Aprovechaba también para mencionar que había identificado varias erratas, que
no se habían corregido en la traducción francesa; en unos «pocos casos», añadía,
«se dan cambios de notación, en ocasiones en el curso de una misma demostración,
lo que abre la posibilidad de que el lector se confunda». Se ofrecía a enviárselas,
aunque incluía una que le parecía particularmente importante.73 Por último, Ra-
món Ortiz se atrevía a plantearle unas cuestiones, no relacionadas directamente
con el texto traducido:

Finalmente, y si ello no significa demasiada imposición para el tiempo de que dis-


pone, querría pedirle un favor. Estoy acumulando materiales para un ensayo sobre el
concepto de física matemática, y agradecería mucho tener sus opiniones sobre las si-
guientes cuestiones:
¿Existe alguna diferencia entre física matemática y física teórica?
¿Es la física matemática meramente una metodología, un simple estudio de métodos
matemáticos empleados en la física teórica?
¿Cuáles son los propósitos de la física matemática?
Me estoy tomando la libertad de escribir al profesor Einstein con la esperanza de
que pueda encontrar posible darme sus respuestas a estas cuestiones, y no es necesario
que le diga que estaría más que agradecido si usted tuviese la ocasión y lo considerase
apropiado manifestarle la seriedad de mis intenciones.74

73
  Esta errata, que corresponde al capítulo VI («El proceso de medida»), se analiza en Gimeno
Valentín-Gamazo, La matemática de los quanta en España, op. cit., pp. 297-302.
74
  Según Gimeno Valentín-Gamazo, La matemática de los quanta en España, op. cit., p. 207, el
ensayo al que se refería Ortiz en esta carta era la memoria de 197 páginas que presentó a las oposi-

46

Fund_MAT_00c.indd 46 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

El 10 de diciembre Von Neumann contestaba. Sobre los derechos, señalaba que


había contactado con la Alien Property Custodian de Estados Unidos, pero sin un
resultado concluyente. Como posible solución, le decía que suponía que «Alien
Property Custodian solamente poseía los derechos de las propiedades de J. Springer
en Estados Unidos. Puede o puede no existir un acuerdo internacional entre Espa-
ña y los Aliados relativo a las propiedades alemanas, pero probablemente usted
podrá averiguar esto más fácilmente en Madrid».
Con respecto a las preguntas que le hacía, Von Neumann escribía:75

Sus preguntas sobre la naturaleza de la física matemática y la física teórica son in-
teresantes, pero en mi opinión un poco difíciles de contestar con precisión. Siempre he
trazado una línea de demarcación algo vaga entre los dos campos, pero realmente era
más una diferencia en la distribución del énfasis. Creo que en la física teórica el énfasis
principal está en la conexión con la física experimental y con aquellos procesos meto-
dológicos que conducen a nuevas teorías y nuevas formulaciones, mientras que la física
matemática trata de la solución y ejecución matemática de una teoría que se supone es
correcta per se, o que se supone que lo es en beneficio de la discusión.
En otras palabras, yo diría que la física teórica se ocupa más bien de la formulación
y la física matemática de la explotación de las teorías físicas. Sin embargo, cuando se
tiene que evaluar una nueva teoría y compararla con la experiencia, ambos aspectos
se mezclan.

Ortiz Fornaguera siguió el consejo de Von Neumann y el 24 de diciembre es-


cribió a los representantes en España del Allied Control Concil for Germans (si-
tuada en la Avenida del Generalísimo, 4). Por fin, el 15 de enero de 1948 esta
oficina contestaba accediendo a que se publicase la traducción, mediante un con-
trato con sus derechos (royalties). El 4 de febrero, Ortiz contestaba pidiendo que
el contrato le otorgase el permiso de traducción a él personalmente, que los dere-
chos de autor serían del 5 %, más 25 ejemplares, y que la primera edición sería de
2.000 ejemplares. Las condiciones fueron aceptadas y el 28 de enero Ortiz escribía
a Von Neumann informándole; añadía que Esteban Terradas, «a quien Weyl dedi-
có Mathematische Analyse des Raumproblems» (J. Springer, Berlín, 1923), escribiría
el prólogo.76 La respuesta de Von Neumann llegó el 25 de febrero. En ella expre-
saba su satisfacción por el resultado final del proceso y también «porque se incluya

ciones a las cátedras de Física Matemática de la Universidad de Madrid (1952) y Barcelona (1955):
Sobre el concepto y los métodos de la Física Matemática.
75
  Esta carta también se reproduce en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit.,
pp. 118-119.
76
  El libro de Weyl procedía de unas conferencias que dio en los «Cursos Monogràfics d’Alts
Estudis i d’Intercanvi» que el Consejo de Pedagogía de la Mancomunitat de Catalunya fundó en
1914 y que luego desarrolló en Madrid. De hecho, el libro lleva el título de Mathematische Analyse
des Raumproblems. Vorlesungen gehalten in Barcelona und Madrid. Entre 1920 y 1923, y bajo la di-
rección de Terradas, varios científicos extranjeros dieron cursos en Barcelona: el italiano Tullio Levi-
Civita (enero de 1921), el francés Jacques Hadamard (abril de 1921), Hermann Weyl (marzo de
1922), el alemán Arnold Sommerfeld (marzo de 1922), Albert Einstein (febrero-marzo de 1923) y
el húngaro, especialista en topología, Szerkeszti Bèla Kérékjártó (mayo-junio de 1923). Para más

47

Fund_MAT_00c.indd 47 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

una introducción escrita por el profesor Esteban Terradas Illa, a quien tuve el pla-
cer de conocer una vez. Su nombre, por supuesto, es bien conocido por mí». Es-
taba, asimismo, agradecido por el cuidado con que Ortiz había realizado la traduc-
ción y por los errores-erratas que había encontrado, con los que estaba de acuerdo.
En un texto con tantas, y no triviales, expresiones matemáticas, no es sorpren-
dente que el proceso de edición resultase complicado. Una carta que Ramón Or-
tiz dirigió el 14 de mayo de 1948 a la industria gráfica Aleu & Domingo, Ltda.,
encargada de la edición, lo refleja:

Muy Sres. Míos:


El Sr. Vizcaíno me entregó ayer los pliegos de la Introducción a la mecánica cuán-
tica. Ya suponía que, debido a las dificultades de composición de un opúsculo de estas
características, habría algunas erratas, pero la realidad ha superado de mucho, desgra­
ciadamente, mis temores. Es imposible, por lo tanto, que se encuaderne y lance al mer-
cado sin una fe de erratas que, aun limitándonos a las más esenciales, será bastante ex-
tensa. Además, antes de la impresión definitiva de dicha fe de erratas y del índice
bibliográfico, es indispensable que me manden Vds. las pruebas —no fuese el caso que
hubiera que hacer una fe de erratas de la fe de erratas—. Es verdaderamente lamentable
que un opúsculo que, por sus cualidades materiales y de presentación, podía haber re-
sultado excelente, se haya visto afeado en cambio por tantas y tantas erratas. Pero, en
fin, ya que la cosa no tiene fácil remedio, demos la oportunidad al lector de que corrija
acudiendo a la fe de erratas aquéllas de que no hacerse constar podrían anular casi por
completo el contenido del opúsculo.
Próximamente les mandaré la lista de las mismas —mejor dicho, de las que forzo-
samente es menester corregir—. Por ella verán Vds. que hay una página que es imposible
salga con la errata que contiene. Vean Vds. que solución cabe y comuníquenmelo cuan-
to antes.

La imprenta aceptó cambiar la página (era la 29), lo que obligaba a modificar


cuatro, e incluir una fe de erratas, que apareció en una hoja aparte al principio del
libro.
De la traducción de Ramón Ortiz Fornaguera se debe decir que es muy com-
petente, incluyendo numerosas notas de él mismo destinadas a clarificar algunos
puntos concretos. Tal vez se le pueda poner el reparo de que algunos modismos
de uso común en 1949 ya son poco frecuentes.
Con respecto a la biografía posterior de Ramón Ortiz, únicamente diré que,
finalizada su estancia en Italia, viajó a Estados Unidos, a la Universidad de Chica-
go, donde estuvo desde septiembre de 1949 hasta noviembre de 1950, para tra-
bajar en el Institute for Nuclear Studies dirigido por Samuel K. Allison. Parece
que aprovechó su estancia en Chicago para visitar a Von Neumann en Princeton;
esto es lo que se desprende de una carta que la secretaria de este dirigió a Ortiz el
6 de noviembre de 1950, en la que le decía que «el profesor Von Neumann podrá

información sobre estos cursos, véase Roca i Rosell y Sánchez Ron, Esteban Terradas. Ciencia y téc-
nica en la España contemporánea, op. cit., pp. 148-169.

48

Fund_MAT_00c.indd 48 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

verle el jueves 9 de noviembre, probablemente por la tarde, si le viene bien a Vd.


¿Podría decirme la hora aproximada de su llegada?». No sabemos, sin embargo, si
la visita llegó a concretarse.
Posteriormente, 1953-1954, amplió estudios en Gotinga. Llegó a dirigir la
División de Física Teórica de la Junta de Energía Nuclear en Madrid. Y repitió su
experiencia de traductor, esta vez con algunos volúmenes del famoso curso de Fí-
sica Teórica de L. D. Landau y E. M. Lifshitz, que tradujo directamente del ruso.

Lógica cuántica
La aparición de Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik no significó
que Von Neumann abandonase completamente la física cuántica, aunque sí es
cierto que su actividad decayó en este campo. En 1934, por ejemplo, colaboró con
Jordan y Wigner, inventando una nueva álgebra con la esperanza, manifestada
explícitamente, de que fuese útil para la comprensión de los fenómenos nucleares
y la desintegración β.77 Otro trabajo importante fue el que publicó en colaboración
con Garret Birkhoff sobre la lógica de la mecánica cuántica. El objetivo de este
artículo era descubrir qué estructura lógica puede uno esperar encontrar en teo-
rías que, como la mecánica cuántica, no obedecen a la lógica clásica. En este sen-
tido fue uno de los primeros trabajos en un campo que experimentó posterior-
mente un desarrollo significativo: el de la lógica no distributiva.78 Cito de su
«Introducción»:79

Uno de los aspectos de la teoría cuántica que más ha atraído la atención general es
el de la novedad de las nociones lógicas que presupone. Asume que incluso una descrip-
ción matemática completa de un sistema físico ζ no permite en general predecir con
certidumbre el resultado de un experimento sobre ζ, y, en particular, que nunca se pue-
de predecir con seguridad tanto la posición como el momento de ζ (Principio de incer-
tidumbre de Heisenberg). Afirma, además, que la mayor parte de parejas de observacio-
nes son incompatibles y no pueden efectuarse en ζ simultáneamente (Principio de No
Conmutatividad de Observaciones).
El objeto del presente artículo es descubrir qué estructura lógica se puede esperar
encontrar en teorías físicas que, como la mecánica cuántica, no se ajustan a la lógica
clásica. Nuestra conclusión principal, que admitimos se basa en argumentos heurísticos,
es que se puede esperar razonablemente encontrar un cálculo de proposiciones que for-
malmente es indistinguible del cálculo de subespacios lineales con respecto a productos

77
  P. Jordan, J. von Neumann y E. Wigner, «On the algebraic generalization of the quantum
mechanical formalism», Annals of Mathematics 35, 29-64 (1934).
78
  Acerca de esta lógica, véase Max Jammer, The Philosophy of Quantum Mechanics. The Inter-
pretations of Quantum Mechanics in Historical Perspective (Wiley-Interscience, Nueva York, 1974),
sección 8.2; Josef-Maria Jauch, «Foundations of quantum mechanics», en Fondamenti di meccanica
quantistica (Academic Press, Nueva York, 1971), pp. 20-55, y Bernard D’Espagnat, Conceptual
Foundations of Quantum Mechanics, 2.ª ed. (Addison-Wesley, Redwood City, 1989).
79
  Garrett Birkhoff y John von Neumann, «The logic of quantum mechanics», Annals of Mathe-
matics 37, 823-843 (1936), p. 823.

49

Fund_MAT_00c.indd 49 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

de conjuntos, sumas lineales y complementos ortogonales y que se asemeja al cálculo de


proposiciones habitual con respecto a y, o y no [and, or y not].

Von Neumann en Estados Unidos


Algunos de los trabajos que he mencionado aparecieron en publicaciones de
Estados Unidos, ya que Von Neumann no permaneció mucho tiempo en Ale­
mania.
En 1927 consiguió el título de privatdozent de Matemáticas en la Universidad
de Berlín, un puesto que no llevaba asociado más salario que el que consiguiera
con las matrículas de los alumnos que escogían los cursos que ofreciera.80 Estuvo
allí algo menos de tres años, durante los cuales adquirió prestigio dentro de la
comunidad de matemáticos por sus trabajos en teoría de conjuntos, álgebra y teo-
ría cuántica. En 1929 pasó, también como privatdozent, a la Universidad de Ham-
burgo, aunque tampoco permaneció mucho tiempo allí, ya que enseguida recibió,
al mismo tiempo que Eugene Wigner, una invitación de la Universidad de Prin-
ceton para pasar un semestre como profesor visitante (Hermann Weyl había esta-
do antes un año). Su obligación era pronunciar dos o tres clases por semana sobre
algún aspecto de la teoría cuántica (seleccionó el tema de la estadística cuántica).
La iniciativa, que formaba parte de una ambiciosa política de atraer a los mejores
matemáticos europeos a Princeton, corrió a cargo de Oswald Veblen, profesor de
la Universidad de Princeton. La opinión que Veblen tenía de Von Neumann que-
da clara en la carta que escribió el 21 de agosto de 1929 a Luther P. Eisenhart,
decano de la Facultad de Ciencias de Princeton y director del Departamento de
Matemáticas:81

Estoy convencido de que Von Neumann sería un buen candidato al que intentar
atraer. En mi última conversación con Weyl me recomendó fuertemente a Neumann
como su sucesor, de manera que los dos principales hombres, Dirac y Weyl, evidente-
mente tienen buena opinión de él. He estado siguiendo a Von Neumann desde hace tres
años o más, como el mejor joven en Alemania. Me encontré con él el verano pasado en
Bolonia y hablamos de la posibilidad de que viniese aquí con una beca internacional.
Después me escribió diciéndome que no le sería posible por haber aceptado un puesto
especial de algún tipo en Hamburgo. Es privadotzent en Berlín, pero es húngaro de
nacimiento. Personalmente ofrece una muy buena impresión.

En enero de 1930, le ofrecieron un puesto permanente, que sin embargo re-


chazó. Sí aceptó otra oferta menos comprometida en principio: desempeñar du-
rante cinco años, un semestre al año, la cátedra Jones de Física Matemática, que

80
  Su solicitud para adquirir el rango de Privatdozent fue revisada y apoyada por E. Schmidt e
I. Schur, y evaluada por L. G. E. M. Bieberbach, E. Hopf, M. von Laue, R. von Mises, W. Nernst,
M. Planck y W. Schottky.
81
  Citada en Steve Batterson, Pursuit of Genius. Flexner, Einstein, and the Early Faculty at the
Institute for Advanced Study (A. K. Peters, Wellesley, Mass., 2006), p. 140.

50

Fund_MAT_00c.indd 50 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

ocuparía la otra mitad del año Eugene Wigner. La idea era que diese durante un
semestre un curso de mecánica cuántica a partir de febrero de 1930, con un salario
de 3.000 dólares más 1.000 para viajes. Al recibir la invitación, Von Neumann
escribió a Veblen desde Berlín señalando que tendría que «resolver algunos asuntos
personales [...] antes de dar una respuesta definitiva».82 Cinco días más tarde volvía
a escribirle, ahora desde Budapest: «Puesto que he podido solucionar satisfactoria-
mente el asunto familiar del que me ocupaba (pretendo casarme en diciembre), me
encuentro en la agradable situación de poder aceptar su muy amable ofrecimiento».
Su situación familiar era, efectivamente, algo complicada: su padre había fallecido
recientemente y su madre y hermanos menores le tomaron en adelante como ca-
beza de familia (una vez instalado en Estados Unidos, terminó llevándose allí a
toda su familia). La boda que anunciaba a Veblen fue con Marietta Kovesi, hija de
un médico de Budapest, viejo amigo de la familia. Fruto de aquella unión fue una
hija, Marina, nacida en Princeton en 1935. Sin embargo, el matrimonio terminó
con un divorcio: en 1937, el mismo año en que adoptó la ciudadanía estadouni-
dense. Pronto, 1938, Von Neumann volvió a casarse, de nuevo con una húngara,
Klara Dan, divorciada como él. Klara, o Klari como la llamaban, se convirtió en
una magnífica programadora de problemas matemáticos en las primeras computa-
doras electrónicas.
Y así, durante los siguientes años Von Neumann pasó la mitad del año en
Princeton y la otra mitad en Berlín (fue en aquella época, recordemos, cuando
escribió Mathematische Grundlagen der Quantenmechanik). De época es un tra-
bajo que se apartaba algo de lo que había hecho hasta entonces, pero que no
obstante pasó a formar parte de la bibliografía básica del campo del que se ocu-
paba: la teoría ergódica. Recordemos que la teoría ergódica tiene sus orígenes en
la sugerencia, debida a Maxwell y Boltzmann, de que una condición suficiente
para que un sistema mecánico esté en equilibrio térmico es que, al evolucionar,
obedeciendo las leyes de la mecánica, pase por todo microestado antes de regresar
a su microestado inicial. En el capítulo sobre «Los fundamentos conceptuales a
la aproximación estadística en mecánica» que Paul y Tatiana Ehrenfest publicaron
en 1912 en la Encyklopädie der mathematischen Wissenschaft dirigida por Felix
Klein, denominaron a esta conjetura la «hipótesis ergódica».83 En 1913, dos ma-

82
  Citado en Heims, J. von Neumann y N. Wiener, op. cit., vol. I, p. 155.
83
  Paul y Tatiana Ehrenfest, «Begriffliche Grundlagen der statistichen Auffassung in der Mecha-
nik», Encyklopädie der mathematischen Wissenschaft, vol. IV, parte 4. Yo he utilizado la traducción al
inglés: The Conceptual Foundations of the Statistical Approach in Mechanics (Cornell University Press,
Ithaca, 1959). La expresión «hipótesis ergódica» aparece ahí por primera vez en la p. 23. Justo antes,
en la sección 10.ª (p. 22), los Ehrenfest escribían: «La existencia de sistemas ergódicos (esto es, la
consistencia de su definición) es dudosa». Boltzmann había utilizado el término ergoden en 1884:
L. Boltzmann, «Über die Eigenschaften monozyklischer und anderer damit verwandter Systeme»,
Journal für die reine und angewandte Mathematik 98, 68-94 (1884-1885); véanse los comentarios
que sobre este punto realizó Stephen G. Brush en la traducción al inglés de Vorlesungen über Gastheo-
rie, 2 vols. (1896, 1898) de Boltzmann: Lectures on Gas Theory (University of California Press, Ber-
keley, 1964), p. 297, nota a pie de página.

51

Fund_MAT_00c.indd 51 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Klara Dan y John von Neumann hacia 1952.

temáticos, Artur Rosenthal y Michel Plancherel, demostraron que no pueden


existir tales sistemas ergódicos.84 Surgió entonces una hipótesis más débil, la de
que existen sistemas cuasi-ergódicos, definidos como aquellos en los que todo

84
  Véase Stephen G. Brush, «Proof of the Impossibility of Ergodic Systems: The 1913 Papers
of Rosenthal and Plancherel», Transport Theory and Statistical Physics 1, 287-311 (1971).

52

Fund_MAT_00c.indd 52 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

microestado pasa infinitesimalmente cerca de todo microestado antes de regresar


a su mi­croestado inicial. Esta hipótesis cuasi-ergódica es la que demostró Von
Neumann en 1932.85
En enero de 1933, Von Neumann recibió otra oferta de trabajo, esta vez del
recientemente creado Institute for Advanced Study, también en Princeton, pero
una institución privada, en la que no tendría obligaciones docentes. La aceptó.
Fue el cuarto profesor nombrado de la, hasta entonces única establecida, Escuela
de Matemáticas; los tres restantes habían sido Oswald Veblen, Albert Einstein y
James W. Alexander (especialista en topología), a los que pronto se unió, en 1935,
Marston Morse. El Instituto sería su hogar profesional a partir de entonces.86
Como muchos otros científicos centroeuropeos que, por una razón u otra, habían
emigrado (muchos por razones políticas ligadas a la llegada en 1933 al poder en
Alemania de Adolf Hitler), Von Neumann, es preciso recalcar este punto, se sin-
tió enseguida feliz con el estilo de vida y las oportunidades que existían en Esta-
dos Unidos. Y cuando llegó el momento de colaborar en la Segunda Guerra
Mundial, no lo dudó, lo mismo que pasó con sus compatriotas Szilard, Teller y
Wigner.
En 1933, el año en que se instaló definitivamente en Estados Unidos, Von
Neumann produjo un importante trabajo matemático, uno en el que demostró el
5.º problema de los 23 que David Hilbert había propuesto en su conferencia en
el Congreso de París de 1900, al que ya me he referido. El enunciado de aquel 5.º
problema era, en los términos utilizados por Hilbert, el siguiente: «El concepto de
Lie de grupo continuo de transformaciones sin la hipótesis de la diferenciabilidad
de las funciones que definen el grupo». Con los desarrollos posteriores de la ma-
temática, este problema terminó estando estrechamente relacionado con los deno-
minados grupos topológicos, del que un subgrupo importante son los grupos de Lie.
Su enunciado pasó de esta forma a ser: «¿Es un grupo topológico euclideo un

85
  John von Neumann, «Proof of the quasi-ergodic hypothesis», Proceedings of the National
Academy of Sciences 18, 70-82 (1932). Véanse también las contribuciones de George D. Birkhoff,
«Proof of the ergodic theorem», Proceedings of the National Academy of Sciences 17, 656-660 (1931);
Bernard O. Koopman, «Hamiltonian Systems and Transformations in Hilbert Space», Proceedings of
the National Academy of Sciences 17, 135; y George D. Birkhoff y Bernard O. Koopman, «Recent
contributions to ergodic theory», Proceedings of the National Academy of Sciences 18, 279-282 (1932).
Sobre los trabajos de Von Neumann en la teoría ergódica, véase Paul Halmos, «Von Neumann on
measure and ergodic theory», Bulletin of the American Mathematical Society 64, 86-94 (1958). Con
Halmos, que fue ayudante suyo en Princeton, escribió otro artículo sobre la teoría ergódica: John
von Neumann y Paul R. Halmos, «Operator methods in classical mechanics, II», Annals of Mathe-
matics 43, 332-350 (1942). En su autobiografía, Halmos comentó este trabajo y su colaboración
con Von Neumann: Paul R. Halmos, I Want to Be a Mathematician (Springer-Verlag, Nueva York,
1985), pp. 100-101.
86
  El impulsor del Instituto fue Abraham Flexner, su primer director. Entre 1930 y 1932, Flex-
ner viajó por Europa y Norteamérica discutiendo sus planes con líderes científicos, ayudado sobre
todo por Veblen, entonces catedrático en la Universidad de Princeton. La historia del Instituto y los
detalles de la incorporación a él de Von Neumann se detallan en Batterson, Pursuit of Genius, op.
cit. Véase, asimismo, la autobiografía de Flexner, I Remember (Simon and Schuster, Nueva York, 1940).

53

Fund_MAT_00c.indd 53 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

grupo de Lie?». En 1953, Von Neumann resolvió el problema para el caso de gru-
pos bicompactos.87
Contrariamente a lo que a veces se supone, Von Neumann no abandonó Eu-
ropa por miedo a las persecuciones políticas surgidas del régimen establecido en
Alemania por Adolf Hitler, quien, recordemos, se convirtió en canciller de Alema-
nia el 30 de enero de 1933, cuando Von Neumann ya había establecido su resi-
dencia en Estados Unidos. Él mismo hizo hincapié en este hecho; el 3 de mayo
de 1946 escribió lo siguiente al sociólogo, especialista en temas de emigración de
Yale, Maurice Davie:88 «Llegué por primera vez a Estados Unidos en enero de 1930
y, como las condiciones en Europa entonces eran, en lo principal, normales, yo
no me consideraría un científico refugiado». Aun así, entre las razones por las que
decidió abandonar Europa se encontraban las políticas, como se comprueba en lo
que declaró en una comparecencia en el Congreso estadounidense relacionada con
su nombramiento como miembro de la Comisión de Energía Atómica (lo que
implicaba acceso a todo tipo de documentos clasificados):89 «Las condiciones en
Hungría eran bastante limitadas […] lo que yo estaba haciendo tenía mejores
posibilidades en América […] Estaba mucho más en sintonía con las instituciones
de América […] Esperaba la Segunda Guerra Mundial y tenía miedo de que Hun-
gría estuviese en el lado nazi y no quería quedar atrapado allí».
Aunque lo importante en un científico es lo que piensa, lo que hace y, en me-
nor aunque no despreciable medida, las relaciones que establece, tampoco está mal
ofrecer una imagen de su apariencia física. En el caso de Von Neumann contamos
con una descripción que el matemático polaco Stanislaw Ulam —quien nos vol-
verá a aparecer más adelante— incluyó en sus memorias. Refiriéndose a Von Neu-
mann tal y como era en el otoño de 1935, escribió:90

Por lo que me había dicho Kuratowski, le había imaginado delgado, como, al pare-
cer lo era en 1927. En lugar de eso estaba bastante regordete, aunque todavía no tan
corpulento como luego llegaría a estar. Lo primero que me llamó la atención de él fue-
ron sus ojos, oscuros, grandes, vivaces y expresivos. Su cabeza impresionaba por su gran
tamaño. Se balanceaba al caminar […]
Von Neumann me pareció muy joven, aunque tenía treinta y tantos, unos cinco o
seis mayor que yo (siempre he tenido un sentimiento ambivalente hacia la gente mayor
que yo: por una parte, algo así como respeto; por otra un ligero sentimiento de supe-
rioridad por disponer de más futuro por delante). Congeniamos inmediatamente. Su

87
  John von Neumann, «Die Einführung analytischer parameter in topologischen Gruppen»,
Annals of Mathematics 34, 170-190 (1933). En 1934, Lev Pontrjagin lo demostró para el caso de
grupos conmutativos localmente bicompactos; en 1952, tres estadounidenses —Andrew Gleason,
por un lado, y Deane Montgomery y Leo Zippin, por otro— encontraron la demostración para el
caso de todos los grupos localmente bicompactos: A. Gleason, «Groups without small subgroups»,
Annals of Mathematics 56, 193-212 (1952); D. Montgomery y L. Zippin, «Small subgroups of fini-
te-dimensional groups», Proceedings of the National Academy of Sciences 38, 440-442 (1952).
88
  Reproducida en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., p. 94.
89
  Ibidem, p. 2.
90
  Stanislaw M. Ulam, Aventuras de un matemático (Nivola, Madrid, 2002), p. 94.

54

Fund_MAT_00c.indd 54 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

John von Neumann a mediados de la década de 1930 (foto de Alan W. Richards, cortesía
de AIP Emilio Segrè Visual Archives).

costumbre de intercalar comentarios divertidos, chistes, anécdotas paradójicas u obser-


vaciones sobre gente en la conversación le hacía cercano y accesible.

También se refirió Ulam a otros aspectos de la personalidad de Von Neumann,


entre ellos su extensa cultura —«sabía bastante de historia, en especial la del Im-
perio Romano, cuyo poder y organización le fascinaban»— y que «era muy dado
a encontrar analogías entre los problemas políticos del pasado y del presente».
Destacaba, asimismo, que «en general tendía a estar de acuerdo con la gente. No
contradecía o disuadía cuando le pedían consejo sobre cosas que estaban decididas
a hacer. En cuestión de asuntos humanos su tendencia era seguir la corriente, in-
cluso se anticipaba y decía aquello que esperaban oír».91
Ulam fue, probablemente, el mejor amigo que tuvo Von Neumann (veremos
más adelante que también Oskar Morgenstern mantuvo una gran amistad con él),
pero en cuanto a su personalidad existen versiones diferentes. Hay consenso en
que era un magnífico anfitrión y que le gustaba organizar reuniones sociales en su
casa. «Su casa», se señalaba en uno de los obituarios que se escribieron a raíz de
su fallecimiento y refiriéndose a Princeton, «continuó siendo un lugar de reunión
para científicos. Sus amigos recordarán la inagotable hospitalidad y la atmósfera
de inteligencia y alegría que se encontraba allí».92 Diferente, aunque no necesaria-

91
  Ibidem, p. 104.
92
 Ulam et al. en Fleming y Bailyn, eds., The Intellectual Migration, op. cit., p. 238.

55

Fund_MAT_00c.indd 55 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

mente contradictoria con lo que decía Ulam, es la imagen que dio de él Gian
Carlo Rota:93

Von Neumann era un hombre solitario con serios problemas personales. Su prime-
ra mujer se marchó con un estudiante graduado. Tenia dificultades para relacionarse con
otros, salvo en un nivel estrictamente formal. Todo aquel que hablaba con él advertía
un cierto alejamiento, una distancia que nunca se podría superar. Siempre iba vestido
de manera impecable con trajes de hombre de negocios, y nunca se quitaba la chaqueta
(incluso cuando montaba a caballo), como para protegerse del mundo.

Matemáticas aplicadas
Una de las características más destacadas de John von Neumann fue la de su
interés por lo que podríamos denominar matemática aplicada, aunque física mate-
mática, con su énfasis en la física, también sería apropiado en algunas ocasiones.
En una entrevista que le hizo, en húngaro, un tal Louis Halász para el programa
Voice of Free Hungary, publicado posteriormente, traducido al inglés, con el título
de Voice of America, y ante la pregunta de «¿Cómo es que usted, un matemático,
ha llegado a tener un contacto tan estrecho con la investigación atómica?», Von
Neumann respondió:94

Existen dos categorías de matemáticos: los llamados puros y los llamados matemá-
ticos aplicados. Sin embargo, como suele suceder, esta separación no está definida con
demasiada claridad y muchas veces ocurre que la misma persona trabaja en ambos cam-
pos. Supongo que yo podría llamarme a mí mismo un matemático puro, pero también
he tenido mucho que ver con las matemáticas aplicadas, especialmente con la teoría
cuántica o la física atómica, y con la hidrodinámica, que es la teoría del movimiento de
líquidos y gases. La transición entre estos campos es fácil.

Como señalaba aquí Von Neumann, los trabajos que dedicó a la mecánica cuán-
tica de la segunda mitad de la década de los años veinte en adelante constituyen
muestra de su interés por la matemática aplicada, en este caso la física teórica, pero
se podría argumentar que se involucró en ese problema debido a la influencia de
Hilbert y a la atracción que ejerció sobre él el tema de los fundamentos, entonces
en boga en la matemática. No es difícil, sin embargo, ofrecer otros ejemplos que
revelan su genuino interés por la física-matemática aplicada, además de la hidrodi-
námica que mencionaba. El astrofísico Subrahmanyan Chandrasekhar, que mantu-
vo una prolongada relación con él, dejó testimonio de este hecho.95 Von Neumann

93
 Rota, Indiscrete Thoughts, op. cit., p. 71. Recuérdese lo que escribió, y ya cité, sobre él Euge-
ne Wigner: «Nunca sentí conocer bien a Von Neumann en la escuela. Acaso, nadie lo hizo; siempre
se mantuvo algo aparte».
94
  The Neumann Compendium, op. cit., pp. 695-699; p. 697.
95
  «Subrahmanyan Chandrasekhar. Transcript of an interview by Spencer Weart (May 17,
1977)», Sources for History of Modern Astrophysics (American Institute of Physics, Center for History
of Physics, Nueva York).

56

Fund_MAT_00c.indd 56 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

pasó los meses de enero a julio de 1935 en Cambridge (Inglaterra), dando con­
ferencias de matemáticas en la Universidad. Allí se encontraba Chandrasekhar, en-
tonces fellow del Trinity College, y al que el ya profesor del Instituto de Princeton
sugirió que colaboraran en problemas de esferas de gases relativistas. Según Chan-
drasekhar, Von Neumann dijo: «Si hay objetos que colapsan, lo deben hacer hacia
dimensiones más pequeñas. Debemos por consiguiente considerar el problema des-
de la perspectiva de la relatividad general». Así lo hicieron, pero sin demasiado
éxito, aunque el problema físico que se plantearon, a instancias de Von Neumann,
tenía un gran interés; fue resuelto varios años más tarde por Robert Oppenheimer
y sus estudiantes George Volkoff y Hartland Snyder, en unos artículos que se con-
sideran como precursores de la actualmente en boga teoría relativista de los agujeros
negros, a la que el propio Chandrasekhar contribuiría muchos años después.96

Von Neumann y las fuerzas armadas


En la década de 1930 Von Neumann se mostró muy interesado por la turbu-
lencia hidrodinámica, dándose cuenta entonces realmente de la gran riqueza que
desde el punto de vista tanto de la matemática como de la física esconden las
ecuaciones no lineales en derivadas parciales. Fue, sin embargo, a partir de la dé-
cada de 1940 cuando su producción se centró en la matemática aplicada, dejando
al margen a la matemática pura. Como señaló Paul Halmos:97

El año 1940 se sitúa a mitad de camino de la carrera científica de Von Neumann,


y sus publicaciones muestran a partir de entonces un cambio de orientación. Hasta
entonces era un matemático puro de altos vuelos que sabía física; después de 1940 se
dedicó a las matemáticas aplicadas sin olvidar sus trabajos teóricos. Se interesó por las
ecuaciones diferenciales en derivadas parciales, el instrumento clásico fundamental de la
aplicación de las matemáticas al mundo de la física. Ya fuese la guerra lo que hizo de él
un matemático aplicado o bien que su interés por las matemáticas aplicadas haya sido
especialmente valioso para fines bélicos, el hecho es que se convirtió en un consejero
muy solicitado por las fuerzas armadas y por las instituciones civiles relacionadas con los
problemas de la guerra. Sus trabajos a partir de ese momento tratan principalmente de
estadística, de ondas de choque, de problemas de flujos, de hidrodinámica, de aerodi-
námica, de balística, de problemas de detonación, de meteorología y, aunque en último
lugar no de menor importancia, de dos nuevos aspectos no clásicos de la aplicación de
la matemática al mundo real: los juegos y las computadoras.

La Segunda Guerra Mundial fue, efectivamente, lo que disparó la dedicación


de Von Neumann a la matemática aplicada, un hecho que a la postre él consideró
que benefició a su obra matemática. Así lo manifestó a Lewis Strauss, un banque-

96
  J. Robert Oppenheimer y George Volkoff, «On massive neutron cores», Physical Review 55,
374-381 (1939); J. Robert Oppenheimer y Hartland Snyder, «On continued gravitational contrac-
tion», Physical Review 56, 455-459 (1939).
97
  Halmos, «La leyenda de John von Neumann», op. cit., p. 21.

57

Fund_MAT_00c.indd 57 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

ro que desarrolló importantes tareas relacionadas con la ciencia y la tecnología


durante la guerra asociado a la Marina (el presidente Truman le nombró almiran-
te), en una carta que le escribió el 9 de diciembre de 1946, después de haber reci-
bido la Medalla del Mérito:98

Querido Lewis:
Muchas gracias por tu muy amable nota relativa al galardón de la Medalla del Mé-
rito que he recibido.
No necesito decirte que me siento altamente honrado por este reconocimiento,
aunque no puedo dejar de pensar que, al margen del normal conocimiento de mi inca-
pacidad personal, todo lo que hice durante la guerra eran per se muy interesantes y es-
timulantes empresas intelectuales. De hecho, la guerra me introdujo en grandes partes
de la física matemática y aplicada que antes había desatendido y pienso que he recibido
bastante más de lo que he dado.

Por la época en que se afincó en Princeton, Von Neumann comenzó a interesar-


se seriamente por la hidrodinámica (escogió este tema para sus conferencias en la
universidad en 1931), una de las ramas de la física clásica que mayores problemas
matemáticos (de cálculo en particular) puede presentar. Entre las consecuencias de
su nombramiento en 1937 —año en que adoptó la ciudadanía estadounidense— de
asesor de una sección, los Ballistic Research Laboratories, del Army Ordnance De-
partment en Aberdeen, Maryland, figura el que allí aprendió de Robert H. Kent, el
líder del grupo de matemáticos, lo que se sabía de la teoría de choques y detonación,
cuestiones de evidente interés militar. Al producirse el ataque japonés a Pearl Harbor
el 7 de diciembre de 1941, Von Neumann se había convertido en un experto en esos
temas, lo que hizo que se relacionase durante la guerra con un cierto número de
centros militares de investigación: miembro (1941) del National Defense Research
Committee, asesor (1942-1955) del Navy Bureau of Ordnance, Washington, D.C.,
y, a partir de 1943, activo participante en el Proyecto Manhattan en Los Álamos.99

98
  Reproducida en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., p. 240. Cuando en
enero de 1947 Truman decidió crear una Atomic Energy Commission, que pasó a monopolizar
todos los asuntos relacionados con la energía nuclear una vez desaparecido el Proyecto Manhattan,
nombró a Strauss uno de los cinco comisionados, puesto que mantuvo hasta 1953, momento en
que pasó a ser su chairman (esto es, director), nombrado por el presidente Eisenhower. La historia
de la Atomic Energy Commission se encuentra en Richard G. Hewlett y Oscar E. Anderson, jr., The
New World. A History of the United States Atomic Energy Commission, Volume I: 1939-1946 (Univer-
sity of California Press, Berkeley, 1990) y Richard G. Hewlett y Francis Duncan, Atomic Shield. A
History of the United States Atomic Energy Commission, Volume II: 1947-1952 (University of Califor-
nia Press, Berkeley, 1990).
99
  Véanse los informes que preparó en 1942 y 1943 para el National Defense Research Com-
mittee of the Office of Scientific Research and Development (OSRD): «Theory of shock waves»,
Progress Report, Division B National Defense Research Committee of the OSRD (1943), U.S. Dept.
Comm. Off. Tech. Serv. No. PB32719 (reproducido en Von Neumann, Collected Works, vol. 6,
pp. 178-202, y en The Neumann Compendium, op. cit., pp. 378-402); «Theory of detonation waves»,
A Progress Report to April, 1942 Division B National Defense Research Committee of the OSRD Section
B-1 OSRD 549 (reproducido en Collected Works, vol. 6, pp. 203-218).

58

Fund_MAT_00c.indd 58 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Su contribución más importante al Proyecto Manhattan fue en los trabajos del


programa de implosión (colapso hacia un estado crítico de materiales fisionables,
plutonio-239 o uranio-235). La idea básica era utilizar potentes explosivos que
impulsasen dos partes del material fisionable de manera que estas se reuniesen
formando una masa crítica que produjese la explosión (reacción en cadena). Pero
existían problemas. Uno, el del transporte del mecanismo «de disparo» en el avión
desde el que se debían lanzar las bombas. Otro, que la implosión sería demasiado
asimétrica y turbulenta como para tener la energía necesaria.100 Muy preocupado
por estos problemas, en julio de 1943, Robert Oppenheimer, el director de Los
Álamos escribió a Von Neumann:101 «Estamos en lo que únicamente se puede
describir, como necesidad desesperada de su ayuda […] Tenemos a muchos buenos
teóricos trabajando aquí, pero pienso que si su habitual sagacidad es una buena
guía para identificar la verdadera naturaleza de nuestros problemas, verá por qué
incluso nuestro staff  es en algunos aspectos críticamente inadecuado». Y le invita-
ba a «venir, si es posible como permanente, y déjeme asegurarle, honorable miem-
bro de nuestro staff ». Finalmente, se llegó al acuerdo de que Von Neumann tra-
bajaría en los problemas teóricos en la oficina que el destacado físico teórico del
California Institute of Technology Richard Tolman tenía en Washington D.C. y
que realizaría visitas esporádicas a Los Álamos (la primera la efectuó entre el 20
de septiembre y el 4 de octubre).
Unos meses más tarde, los problemas se agravaron. En el verano de 1944 se
recibieron en Los Álamos las primeras muestras del plutonio fabricado en un re-
actor nuclear y se comprobó que producían un mayor número de neutrones que
el plutonio que se había «fabricado» en los aceleradores de Berkeley. El motivo era
que en un reactor el plutonio producido era el isótopo Pu-240. Este se producía
en una reacción secundaria: en la primera reacción, un neutrón interaccionaba con
el núcleo del U-238, originando Pu, mientras que en la segunda, otro neutrón era
capturado por el Pu dando lugar a Pu-240. El problema era que se descubrió que
el Pu-240 experimentaba una fisión espontánea más elevada que el U-238. El
problema era serio, ya que la fisión espontánea produciría un número elevado de
neutrones, que podrían hacer que la reacción en cadena comenzara antes de que
se hubiesen reunido las dos partes del material nuclear. En el caso de uranio, el
problema sería despreciable si la cantidad de uranio-238 que hubiera junto al ura-
nio-235 (el fisionable) fuese lo suficientemente pequeña, pero en el caso del plu-
tonio no era válida tal solución, ya que los dos isótopos se fisionaban espontánea-
mente. La necesidad de encontrar mecanismos de implosión más eficaces se hacía,
por consiguiente, más perentoria.

100
  Véanse los comentarios que hacía Robert Serber en The Los Alamos Primer, un documento
(en su momento secreto) que recogía las notas de un curso de cinco conferencias que Serber dio en
las dos primeras semanas de abril de 1943 en Los Álamos. Robert Serber, The Los Alamos Primer,
Richard Rhodes, ed. (University of California Press, Berkeley, 1992), pp. 56-63.
101
  Citado en Lillian Hoddeson, Paul W. Henriksen, Roger A. Meade y Catherine Westfall,
Critical Assembly. A Technical History of Los Alamos during the Oppenheimer Years, 1943-1945 (Cam-
bridge University Press, Cambridge, 1993), pp. 130-131.

59

Fund_MAT_00c.indd 59 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Von Neumann dio con la idea de utilizar ondas de choque para impulsar las
piezas de material fisionable, empleando para ello unos explosivos, llamados «len-
tes», a los que se daba la forma necesaria para dirigir, para enfocar, las dos partes
hacia un mismo punto.102 Ahora bien, Von Neumann se encontró con que le era
imposible obtener soluciones numéricas para su modelo matemático de implosión;
los grupos de calculadoras (habitualmente mujeres) con instrumentos de cálculo
manuales no podían manejar las grandes cantidades de operaciones que era preci-
so realizar. Para progresar era necesario mejorar la capacidad de cálculo y Von
Neumann se dedicó a recorrer las instalaciones que en este dominio existían en la
Universidad de Harvard y en los Laboratorios Bell, pero las máquinas que vio no
satisfacían sus necesidades. En agosto de 1944 coincidió en una estación de ferro-
carril con Hermann Goldstine, que más tarde se convertiría en un estrecho cola-
borador suyo; a través de él, se enteró de que en la Escuela Moore de Ingeniería
Electrónica de la Universidad de Pensilvania se estaba construyendo un computa-
dor electrónico, el ENIAC (Electronic Numerical Integrator And Computer), preci-
samente para los Ballistic Research Laboratories. Cuando Von Neumann se puso
en contacto con los miembros de la Moore School ya estaba claro que no existían
serios obstáculos para finalizar la construcción de ENIAC, un instrumento enorme
que contenía 18.000 válvulas (su predecesor, Collossus, construido en Inglaterra,
tenía 1.500); de hecho, ya se estaba pensando en la siguiente máquina de la fami-
lia, EDVAC (Electronic Discrete Variable Arithmetic Computer). Von Neumann se
sumó a este proyecto, dedicándose al estudio de los problemas de su organización
lógica (volveré a este punto en la sección siguiente, cuando trate de la relación
entre él y Turing).103 De hecho, muchas de las cuestiones con las que Von Neu-
mann se encontró durante la guerra (dinámica de medios continuos, electrodiná-
mica clásica, hidrodinámica, elasticidad) eran intratables mediante métodos ana-
líticos. En un informe que preparó en 1946 en colaboración con Hermann
Goldstine, se hacía hincapié en este problema:104

102
  Se pueden encontrar más detalles sobre estos problemas y la contribución de Von Neumann
en la autobiografía de Teller: Edward Teller, con Judith Shoolery, Memoirs (Perseus Publishing, Cam-
bridge, Mass., 2001), pp. 174-177. Von Neumann escogió este tema para la conferencia que pro-
nunció en el Congreso Internacional de Matemáticos celebrado en Cambridge, Massachusetts, en
1950. La tituló «Shock interaction and its mathematical aspects». En el siguiente congreso, que tuvo
lugar en Ámsterdam en 1954, pronunció otra conferencia, esta una de las dos plenarias (que no
coincidían con otras actividades), la inaugural: «Unsolved problems in Mathematics» (la otra, la que
cerró el congreso, la dio A. Kolmogorov). Desgraciadamente, no proporcionó el texto de su confe-
rencia en Ámsterdam; véase Proceedings of the International Congress of Mathematicians, vol. I (Erven
P. Noordhoff N. V.-North-Holland Publishing Co., Groningen-Ámsterdam, 1957), donde en la
p. 348 aparece el nombre de Von Neumann y el título de su conferencia junto a la nota: «No ma-
nuscript of this lecture was available».
103
  Sobre Von Neumann y las computadoras, véase W. Aspray, John von Neumann and the Ori-
gins of Modern Computing (MIT Press, Cambridge, Mass., 1990).
104
  Hermann H. Goldstine y John von Neumann, «On the principles of large scale computing
machines». Este trabajo no se publicó hasta que apareció en Papers of John von Neumann on Com-
puting and Computer Theory, W. Aspray y A. Burks, eds. (MIT Press, Cambridge, Mass., 1986),

60

Fund_MAT_00c.indd 60 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Los métodos analíticos de que disponemos en la actualidad parecen inadecuados para


la solución de problemas importantes que surgen en conexión con ecuaciones no lineales
en derivadas parciales y, de hecho, con virtualmente todos los tipos de problemas no li-
neales de la matemática pura. Lo cierto de esta afirmación es particularmente notorio en
el dominio de la dinámica de fluidos. Solamente se han resuelto analíticamente en este
campo los problemas más elementales. Más aún, parece que en casi todos los casos en los
que se tuvo algún pequeño éxito con métodos analíticos, éstos fueron puramente fortui-
tos [...] El avance del análisis se encuentra en este momento detenido en todo el frente
de los problemas no lineales. Que este fenómeno no es de naturaleza transitoria, y que
nos encontramos ante una importante dificultad conceptual, se ve claramente en el hecho
de que aunque las principales dificultades matemáticas en la dinámica de fluidos se han
conocido desde el tiempo de Riemann y Reynolds, y a pesar de que un físico matemáti-
co tan brillante como Rayleigh ha pasado la mayor parte de su vida esforzándose por
resolverlos, todavía no se ha dado ningún paso decisivo en contra de ellos.

Cuando la Segunda Guerra Mundial ya se encaminaba a su final, Von Neu-


mann dio un paso más en su dedicación a este campo: quería disponer de su pro-
pia computadora en Princeton. Lewis Strauss explicó en un libro de recuerdos, Men
and Decisions, los movimientos de Von Neumann:105

A finales del verano de 1945, después del final de la guerra en Europa y en Asia,
John von Neumann, un gran matemático de su tiempo y de cualquiera, y Vladimir
Zworykin, un auténtico genio electrónico del equipo de la Radio Corporation of Ame-
rica, vinieron a verme al Departamento de la Marina de Guerra [Navy Department].
Me presentaron una idea que habían desarrollado para la construcción de un dispositi-
vo que, si funcionase, sería el precursor de un aparato para predecir el tiempo a lo
largo de periodos bastante largos con la misma precisión que los dispositivos mecánicos
para predecir mareas. Estos predictores de mareas, me explicó Von Neumann, sólo ne-
cesitaban trabajar con unas pocas variables. Sería posible, continuó, ensamblar tubos
electrónicos de memoria (que habían sido desarrollados por Zworykin y Reichman y
sus asociados) en un circuito de manera que contendría una cantidad enorme de infor-
mación. Esta información consistiría de observaciones de temperatura, humedad, di-
rección y fuerza del viento, presiones barométricas y muchos otros datos meteorológicos
en muchos puntos de la superficie terrestre y en alturas seleccionadas sobre ésta. Tal
información podría almacenarse en las «memorias» de estos tubos. A partir de los re-
sultados observados del tiempo, se podría desarrollar un patrón o sistema armónico que
pudiese en semejante dispositivo de almacenamiento de datos predecir con precisión el
tiempo en un rango extremadamente extenso. Propusieron que el Institute for Advanced
Study, la Radio Corporation of America y la Navy participasen en este desarrollo cons-
truyendo el primero de estos dispositivos, que ahora constituyen la creciente familia de
computadoras.

pp. 317-348. Yo lo he tomado de The Neumann Compendium, op. cit., pp. 494-525; la cita aparece
en las pp. 494-495 de esta obra.
105
  Lewis Strauss, Men and Decisions (Doubleday, Nueva York, 1962), pp. 232-234. En aquel
momento Strauss formaba parte de la Oficina del Secretario de la Marina de Guerra.

61

Fund_MAT_00c.indd 61 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Von Neumann y Robert Oppenheimer, delante de la computadora del Institute for Advanced
Study (foto de Alan W. Richards, cortesía de AIP Emilio Segrè Visual Archives).

Señalaron las ventajas militares de conocer el tiempo con mucha antelación, y esto
parecía justificar el coste de tal aventura, estimado en unos 200.000 dólares. Natural-
mente, había personas que tenían que ser consultadas, que pensaban la guerra que aca-
baba de finalizar sería la última guerra mundial y que era mejor que la petición de se-
mejante dispositivo procediera del Departamento de Agricultura o de la Agencia del
Tiempo [Weather Bureau]. Afortunadamente, su punto de vista no prevaleció.
Se tomó finalmente una decisión, siendo el Ejército [Army] el principal interesado,
y la computadora se construyó al lado del Institute for Advanced Study de Princeton,
del que Von Neumann era miembro. La visión de Herbert Maass, entonces presiden-
te del Instituto, y de Samuel Leidesdorf, su tesorero, fue importante en el lanzamiento
de esta empresa; de igual manera, el apoyo del almirante Harold G. Bowen, director de
la Oficina de Investigación Naval, que vio sus posibilidades en otras áreas. Se convirtió
en el prototipo de instrumentos que demostraron ser útiles en campos muy alejados de
su propósito original, que, incidentalmente, todavía tiene que ser realizado. Los trabajos
comenzaron en 1946, pero los problemas de construir una máquina tan nueva y que
comenzase a funcionar exigieron casi cinco años. Es interesante señalar que el primer
gran problema que se le puso fue para el programa del arma termonuclear [la bomba de
hidrógeno]. Si la decisión de construir la computadora no se hubiese tomado en 1945,
el programa termonuclear podría haberse retrasado lo suficiente como para que los so-
viéticos hubiesen tenido las primeras bombas. Esto estaba fuera del pensamiento de
todos cuando Von Neumann inició el proyecto.

62

Fund_MAT_00c.indd 62 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Von Neumann, en la inauguración del Institute for Advanced Study, 1952 (© Nicholas A.
Vonneuman).

Freeman Dyson fue testigo directo en el Institute for Advanced Study del in-
terés de Von Neumann por la predicción del tiempo, como recordó en uno de sus
escritos:106

Soy lo bastante viejo como para haber estado presente casi en la creación de la tec-
nología informática. Estaba en Princeton cuando, a finales de los años cuarenta y prin-
cipios de los cincuenta, John von Neumann construía nuestra famosa computadora
JOHNNIAC. Von Neumann era un gran matemático, y en ese momento tenía la repu-
tación de ser el hombre más inteligente del mundo. Era supuestamente la fuerza inte-
lectual que movía todo el desarrollo de los ordenadores. Von Neumann fue un gran
pensador y un gran empresario; a pesar de ello erró completamente en su apreciación
del papel que las computadoras habrían de tener en los negocios humanos.
Recuerdo una charla que dio Von Neumann en Princeton hacia 1950 y que descri-
bía el glorioso futuro que él entonces vislumbraba para sus computadoras. La meteoro-
logía era el gran objeto de su horizonte. Decía que en cuanto tuviéramos buenas com-
putadoras, podríamos dividir los fenómenos de la meteorología claramente en dos
categorías: los estables y los inestables. Los fenómenos inestables son aquellos que sufren

106
  Freeman Dyson, «Los sueños de los ingenieros», en El infinito en todas direcciones (Tusquets,
Barcelona, 1991), pp. 175-194; cita en pp. 176-177.

63

Fund_MAT_00c.indd 63 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

desajustes por perturbaciones pequeñas; los fenómenos estables son aquellos que son
elásticos ante las pequeñas perturbaciones. Decía que en cuanto tuviéramos algunas
computadoras grandes trabajando, los problemas de la meteorología se resolverían. Se-
ríamos capaces de predecir todos los procesos estables, y de controlar en el espacio y el
tiempo los puntos en los cuales se originaron, y entonces, unos pocos aeroplanos con
generadores de humo podrían volar hasta esos puntos e introducir las pequeñas pertur-
baciones necesarias para conseguir que los procesos inestables se dirigiesen en la dirección
deseada. Una comisión central de expertos en computadoras y meteorólogos indicaría a
los aeroplanos hacia dónde dirigirse para estar seguros de que el 4 de julio no llovería
durante el «picnic». Este era el sueño de Von Neumann. Este, y la bomba de hidrógeno,
eran los principales beneficios prácticos que él veía originarse del desarrollo de los orde-
nadores.

A continuación, Dyson señalaba que los meteorólogos que trabajaron con Von
Neumann no creían en su sueño, que no pretendían controlar el clima, únicamen-
te entenderlo. Y continuaba:107

¿Por qué el sueño de Von Neumann fue un fracaso total? El sueño se basaba en una
incomprensión fundamental de la naturaleza de los movimientos de los fluidos. No es
cierto que los movimientos de los fluidos puedan dividirse de forma tajante entre aque-
llos que son predecibles y aquellos que son controlables. Generalmente, la naturaleza es
más imaginativa que nosotros. Hay una clase muy grande de sistemas dinámicos clásicos,
incluyendo tanto los circuitos eléctricos no lineales como los fluidos, que caen fácilmen-
te en un comportamiento que se describe con la palabra «caótico». Generalmente, un
movimiento caótico no es ni predecible ni controlable. Es impredecible porque una
pequeña alteración producirá una perturbación del movimiento en forma exponencial-
mente creciente.

Lo que Dyson estaba diciendo en realidad es que Von Neumann no predijo la


existencia de los sistemas caóticos, que el meteorólogo teórico estadounidense Ed-
ward Lorenz presentó en un artículo, «Deterministic nonperiodic flow», publicado
en 1963 en el Journal of the Atmospheric Sciences. No podemos culpar a Von Neu-
mann, evidentemente, por ello.
Dyson también mencionaba que «al final de su vida, Von Neumann pensaba
todavía en las computadoras como objetos grandes, caros y raros, cuidados por
grupos de expertos y pertenecientes solamente a prestigiosas instituciones como
Princeton o Los Álamos […] Jamás imaginó la flexibilidad y versatilidad que po-
drían lograr las computadoras una vez que fueran pequeñas y baratas». De nuevo,
tampoco hay que culparlo por no ser lo suficientemente visionario.
A pesar de lo que tanto Strauss como Dyson señalaron sobre el interés de Von
Neumann en la utilización de las computadoras electrónicas para la predicción
meteorológica, este también supo ver otras posibilidades. Reveladoras en este sen-
tido son dos cartas que escribió a Strauss el 20 y 24 de octubre de 1945.108 En la

107
  Ibidem, p. 178.
108
  Reproducidas en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 234-239.

64

Fund_MAT_00c.indd 64 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

primera comenzaba señalando que «en nuestra conversación del martes, 16 de


octubre, en el Departamento de la Marina de Guerra, y del jueves, 18 de octubre,
en la casa del Dr. Aydelotte, expresó usted el deseo de que le proporcionase una
descripción más detallada por escrito del asunto que tratamos: el deseo de desa-
rrollar en el Instituto un programa para construir una computadora de alta velo-
cidad, como una empresa puramente científica, y el interés que el Gobierno pue-
de tener en tal proyecto». Y continuaba:

Como usted sabe, actualmente es posible acelerar la capacidad automática de las


operaciones aritméticas elementales (suma, multiplicación, etc.) por un factor de alre-
dedor de 10.000 con respecto a lo que es la práctica ordinaria hoy, y por un factor de
1.000 con respecto a los dispositivos más avanzados de que se dispone en la actualidad.
Esto puede hacerse con métodos electrónicos de cálculo y utilizando varias técnicas de
televisión y radar que han sido desarrolladas en el curso de los últimos cinco o diez años;
y esto puede hacerse sin inventar nada muy nuevo desde el punto de vista de la inge-
niería, simplemente combinando y «organizando» adecuadamente los componentes exis-
tentes.109

A continuación explicaba que ya se estaban construyendo «máquinas electró-


nicas de tal velocidad» por varias agencias gubernamentales, en particular por la
División de Acústica del Laboratorio de Artillería Naval y en la Escuela Moore de
Ingeniería Electrónica, con un contrato con la Marina de Guerra. «Anticipo», aña-
día, «que estos proyectos conducirán a resultados satisfactorios en unos dos años,
y no existe duda de que las máquinas que proyectan construir serán extremada-
mente útiles en una amplia variedad de problemas: balística, aerodinámica, hidro-
dinámica, y muchos otros campos de la ingeniería». Como vemos, Von Neumann
no se refería aquí a la predicción meteorológica, en la que Strauss hacía tanto
hincapié. De hecho, en la segunda carta, la del 24 de octubre, explicaba con deta-
lle las aplicaciones que se podrían dar, dividiéndolas en: a) Aerodinámica; b) Hi-
drodinámica; c) Elasticidad y plasticidad; d ) Óptica; e) Electrodinámica; f  ) Diná-
mica meteorológica, y g) Clasificación de problemas.
Pero Von Neumann era no solo un científico alerta, interesado y dedicado a
servir a su país de adopción, utilizando para ello cualquier tipo de conocimientos
científicos, también era pura y simplemente un científico, que no olvidaba que la
búsqueda de nuevos conocimientos constituía una tarea irrenunciable en sí misma,
aunque, por supuesto, también pudiera conducir a aplicaciones político-militares.
Así, en la primera de sus cartas a Strauss escribió:

Estoy convencido de que una máquina electrónica del tipo más avanzado que se
pueda imaginar debería ser construida, no para emplearla en problemas específicos de
matemática aplicada, de física y de ingeniería, sino con el propósito de experimentar

109
  La frase «combinando y “organizando” adecuadamente los componentes existentes» se debe
entender desde el punto de vista de la arquitectura lógica, de la que me ocupo en la sección siguien-
te, «Von Neumann y Alan Turing».

65

Fund_MAT_00c.indd 65 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

con la propia máquina para así desarrollar nuevos métodos de computación y de apro-
ximación, y para, en general, adquirir formas de pensamiento lógicas y matemáticas que
son necesarias para utilizar de forma realmente eficiente tal máquina [...] No tengo
ninguna duda, por consiguiente, de que nos encontramos en el umbral de desarrollos
muy importantes tanto en matemática pura como en sus aplicaciones, y que un institu-
to dedicado a la investigación pura debería emplear varios años para construir una má-
quina y experimentar con ella. Si dedicamos varios años a experimentar con semejante
máquina, sin necesidad de preocuparnos por aplicaciones inmediatas, estaremos al final
de ese período en una posición mucho mejor en todos los aspectos, incluyendo las apli-
caciones.

Inicialmente las autoridades y miembros del Institute for Advanced Study no


recibieron con agrado la propuesta; al fin y al cabo, el Instituto había sido conce-
bido como un centro apartado de las investigaciones experimentales. Sin embargo,
Von Neumann manejó con habilidad ofertas de trabajo de otras universidades
(Massachusetts Institute of Technology, Chicago, California, Columbia) para con-
seguir el apoyo del Instituto.110 La máquina, popularmente conocida como JO-
HNNIAC, se construyó finalmente con el apoyo de la Army, Navy y Atomic Ener-
gy Commission y entró en funcionamiento en 1952. Con la nueva computadora
se abordaron diversos problemas; mencionaré algunos: conjetura de Kummer de los
ideales (Artin, Goldstine, Von Neumann), solución de grandes sistemas de ecua-
ciones lineales (Bargmann, Montgomery, Von Neumann), soluciones de ecuaciones
integrales (Birkhoff, Von Neumann), campo gravitacional producido por una dis-
tribución aleatoria de estrellas (Chandrasekhar, Von Neumann), inversión de ma-
trices (Goldstine, Von Neumann), teoría de números (E. y D. Lehmer), invarian-
tes fundamentales de secciones cónicas en espacios n-dimensionales sometidas a
rotaciones (Murray, Goldstine, Von Neumann), ondas de choques (Richtmyer, Von
Neumann), estructura interna de estrellas (Schwarzschild).
Posibilidades de cálculo aparte, no es difícil imaginar por qué las computado-
ras atrajeron el interés de Von Neumann. Eran unos instrumentos con unas carac-
terísticas muy de su gusto: complicación y precisión, por ejemplo. Es interesante
citar en este sentido los siguientes párrafos de uno de sus trabajos:111

110
  En una carta fechada el 20 de noviembre de 1945 al decano del MIT, George B. Harrison,
en la que respondía (negativamente) a la oferta de una cátedra de Matemáticas, Von Neumann se-
ñalaba: «Ahora se ha manifestado que existe una muy excelente oportunidad para [acometer nuevos
proyectos en el campo de la computación automática a alta velocidad] en Princeton. El Institute for
Advanced Study y la Radio Corporation of America (cuyo laboratorio de investigación está situa-
do, como sabe, en Princeton), con la ayuda de la Universidad de Princeton, me han ofrecido apo-
yar  el  desarrollo de este Proyecto. Por lo que sé, están suministrando financiación adecuada y
mano de obra […] En estas circunstancias creo que mi primera responsabilidad es permanecer en
Princeton y dirigir este Proyecto. Debo, por consiguiente, declinar su muy halagadora oferta, aunque
lo hago con gran pesar»; reproducida en M. Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit.,
pp. 138-139.
111
  John von Neumann, «The general and logical theory of automata», en Cerebral Mechanisms
in Behavior. The Hixon Symposium, L. A. Jeffress, ed. (John Wiley, Nueva York, 1951), pp. 1-31;
reimpreso en Papers of John von Neumann on Computing and Computer Theory, op. cit., pp. 391-431;

66

Fund_MAT_00c.indd 66 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

La computadora es un artefacto excepcional. No solamente tiene que ejecutar mil


millones, o más, de pasos en un tiempo breve, sino que en gran parte del procedimien-
to (y ésta es una parte que se especifica rigurosamente por adelantado) no se le permite
ni un solo error. En realidad, para asegurarse de que toda máquina es operativa y que
no han de intervenir malfuncionamientos potencialmente degenerativos, la práctica ac-
tual requiere generalmente que no ocurra ningún error en ninguna parte de todo el
procedimiento.
Este procedimiento pone a las grandes máquinas de gran complejidad ante un pun-
to de vista totalmente nuevo. Produce en particular una comparación entre las compu-
tadoras y la operación de los organismos naturales no enteramente desproporcionada.

Volveré más adelante a la cuestión de «computadoras» y «organismos naturales».

Von Neumann y Alan Turing


Alan Turing (1912-1954) es uno de los grandes nombres de la matemática del
siglo xx. Especialmente importante fue el artículo que publicó en 1937, «Sobre
números computables, con una aplicación al problema de la decisión», en el que
respondía a las cuestiones que Hilbert había planteado en el Congreso Internacio-
nal de Matemáticos celebrado en Bolonia en 1928, con el que ya nos encontra-
mos.112 Para resolver la cuestión de si existe algún procedimiento automático capaz
de decidir cualquier cuestión matemática, en lugar de utilizar instrumentos como
los lenguajes formales universales basados en la aritmética, como había hecho Gö-
del, Turing recurrió a unos instrumentos formales mucho más intuitivos y pro-
ductivos: una máquina digital de calcular abstracta —una «máquina universal»,
posteriormente conocida como máquina de Turing—, que a la postre proporcionó
la base teórica para el funcionamiento de los modernos computadores. Básicamen-
te, una máquina de Turing consiste de un escáner y una cinta de memoria sin lí-
mite, dividida en cuadrados, cada uno de los cuales puede estar vacío o llevar un
solo símbolo, por ejemplo, 1 o 0; en otras palabras, es la realización de la idea
teórica de la digitalización Boole.
Provisto de semejante instrumento conceptual y operativo, Turing demostró
que ciertas tareas matemáticas no se pueden automatizar, o que algunas funciones

cita en p. 395. Existe versión castellana: «Teoría general y lógica de los autómatas», en H. Aiken y
otros, Perspectivas de la revolución de los computadores (Alianza, Madrid, 1975), pp. 131-163; en esta
obra también se encuentra reproducido (traducido al castellano) un informe que preparó en 1946
junto con Arthur W. Burks y Herman H. Goldstine para el Ejército estadounidense (U.S. Army
Ord. Dept., contract W-36-034-0RD-7481): «Discusión preliminar del proyecto lógico de un ins-
trumento de cómputo electrónico», pp. 69-80.
112
  Alan Turing, «On computable numbers, with an application to the Entscheidungsproblem»
Proceedings of the London Mathematical Society 42, 230-265 (1937), «On computable numbers, with
an application to the Entscheidungsproblem. A correction», Proceedings of the London Mathematical
Society 43, 544-546 (1937). Aunque fue recibido en la redacción de Proceedings of the London Mathe-
matical Society el 28 de mayo de 1936, y leído el 12 de noviembre, se publicó en 1937; este es el
motivo por el que a veces se dice que se publicó en 1936.

67

Fund_MAT_00c.indd 67 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

matemáticas no son computables. Expresado


de otra forma, que no es posible decidir
algorítmicamente si una máquina de Tu-
ring dada se detendrá o no alguna vez
(para que una de estas máquinas pue-
da calcular, o computar, algo, debe
detenerse).113 Unidos a los de Gö-
del, estos resultados mostraron de-
finitivamente que no era posible
establecer si la matemática es un
sistema completo, que el sueño
de hallar un algoritmo que per-
mitiese determinar la verdad o
falsedad de todas las proposicio-
nes matemáticas era, eso, un sue-
ño, pero un sueño imposible.
Las ideas introducidas por
Turing constituyeron una autén-
tica pieza maestra conceptual en el
posterior desarrollo de las computa­
doras. Y es que su máquina es el
equivalente lógico exacto de una com-
putadora-ordenador, instrumento que,
por otra parte, no existía aún en 1936.
En otras palabras, el ordenador, sin el cual
la segunda mitad del siglo xx habría sido
muy distinta, se concibió primero bajo una for-
Alan Turing (1912-1954).
ma ideal, antes de reflejarse en un aparato real. Es
cierto que la máquina de Turing no es ni siquiera, en un
sentido mínimamente práctico, el boceto de una computadora, pero sí que fue su
«substrato teórico-conceptual».
El mismo año que se publicó «Sobre números computables», Turing dejó Cam-
bridge, donde disponía de una fellowship del King’s College, del que había sido
elegido fellow en 1935, y se trasladó a la Universidad de Princeton, donde enseña-
ba Church. Esperaba encontrar a Gödel, pero este no estaba allí. Aun así, no que-

113
  El resultado de Turing había sido obtenido unos meses antes, bajo otros planteamientos, por
Alonzo Church, «An unsolvable problem of elementary number theory», American Journal of Mathe-
matics 58, 345-363 (1936), «A note on the Entscheidungsproblem», Journal of Symbolic Logic 1,
40-41 (1936), «A note on the Entscheidungsproblem, Correction», Journal of Symbolic Logic 1, 101-
102 (1936). Para más detalles, tanto de las diferencias entre las aportaciones de Church y Turing,
como sobre los trabajos de este, véase José Manuel Sánchez Ron, «Alan Turing: Person of the xxth
century», Arbor 189, n.º 764 (noviembre-diciembre 2013), 14 pp. Una referencia notable para la
historia del origen de las computadoras es Martin Davis, The Universal Computer. The Road from
Leibniz to Turing (CRC Press, Boca Raton, Florida, 2011).

68

Fund_MAT_00c.indd 68 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

dó defraudado. «El departamento de matemáticas de aquí», escribió a su familia el


6 de octubre de 1936, «cumple con lo que esperaba. Aquí está un gran número de
los matemáticos más distinguidos. J. V. Neumann, Weyl, Courant, Hardy, Einstein,
Lefschetz, y acoge también a un número más pequeño de pececillos. Desgraciada-
mente, no están tantos lógicos como había aquí el año pasado. Church, por supues-
to, está aquí, pero Gödel, Kleene, Rosser y Bernays, que estaban el año pasado se
han marchado. Creo que no me importa mucho no encontrar a estos, excepto por
Gödel. Kleene y Rosser son, imagino, simplemente discípulos de Church y no tie-
nen mucho que ofrecer que yo no pueda obtener de Church. Bernays, pienso, está
dedicándose más bien a “vieux jeu”: esta es la impresión que saco de sus escritos,
pero si me encontrase con él tal vez obtendría una impresión diferente».114
El primer año en Princeton lo pasó Turing utilizando el dinero de su fellowship
inglesa, 300 libras anuales, pero quería continuar otro año allí y para ello necesi-
taba una beca. Consiguió una más generosa (2.000 dólares anuales), la Procter
Visiting Fellowship, y uno de los que apoyaron su solicitud fue, precisamente, Von
Neumann. En su carta, fechada el 1 de junio de 1937, decía:115

Señor,
Mr. A. M. Turing me ha informado que está solicitando una Proctor [sic] Visiting
Fellowship para la Universidad de Princeton desde Cambridge [Turing estaba pasando
el verano en Inglaterra] para el año académico 1937-1938. Querría apoyar su solicitud
e informarle que conozco muy bien a Mr. Turing de años anteriores: durante el último
semestre de 1935, cuando yo era profesor visitante en Cambridge, y durante 1936-1937,
que Mr. Turing pasó en Princeton. Tuve la oportunidad de observar su trabajo científi-
co. Ha realizado buen trabajo en ramas de la matemática en las que estoy interesado; a
saber: teoría de funciones casi periódicas, y teoría de grupos continuos.
Creo que es un muy meritorio candidato para la Proctor [sic] Fellowship y me agra-
daría si fuese posible concederle una.

Sorprendentemente, en su carta Von Neumann no mencionaba el trabajo de


Turing sobre la computabilidad ni su demostración de que el Entscheidungsproblem
de Hilbert no tenía solución. Es sorprendente porque Von Neumann había traba-
jado en el mismo problema, lo que hace difícil pensar que no conociese lo que
había hecho Turing. Y si no lo conocía, lo aprendió durante la estancia de este en
Princeton; de hecho, en 1938 le ofreció que continuase allí como su ayudante, con
un salario de 1.500 dólares, pero Turing decidió regresar a Inglaterra, una vez que
presentó su tesis doctoral, bajo la supervisión de Church: Systems of Logic Based on
Ordinals (1938).116

114
  Reproducido en The Essential Turing, B. Jack Copeland, ed. (Clarendon Press, Oxford,
2004), p. 127.
115
  Citada en Andrew Hodges, Alan Turing: The Enigma (Simon & Schuster, Nueva York, 1983),
p. 131.
116
  La tesis de Turing fue publicada con el mismo título en Proceedings of the London Mathema-
tical Society 2, 161-228 (1939). El manuscrito de Princeton se ha publicado: Alan Turing’s System
of Logic. The Princeton Thesis, Andrew W. Appel, ed. (Princeton University Press, Princeton, 2012).

69

Fund_MAT_00c.indd 69 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

El físico Stanley Frankel, responsable con Von Neumann en Los Álamos de


los cálculos para diseño de las bombas de fisión y de hidrógeno, recordó la impor-
tancia que el polivalente húngaro daba al artículo de Turing «Sobre números com-
putables», en los siguientes términos:117

Sé que hacia 1943 o 1944, Von Neumann conocía bien la importancia fundamen-
tal del artículo de Turing de 1936 «On computable numbers…», que describe en prin-
cipio la «Computadora Universal» del que todas las modernas computadoras (probable-
mente no ENIAC al ser la primera completada, pero ciertamente todas las posteriores)
son una realización. Von Neumann me introdujo en aquel artículo y a petición suya lo
estudié con cuidado. Muchas personas han aclamado a Von Neumann como el «padre
de la computadora» (en el sentido moderno del termino), pero estoy seguro de que él
nunca habría cometido ese error. Tal vez pueda ser denominado la comadrona, pero
él me hizo hincapié, y estoy seguro que a otros también, que el concepto fundamental
se debía a Turing —en tanto que no fue anticipado por Babbage, Lovelace y otros—.
En mi opinión, el papel esencial de Von Neumann consistió en hacer a todos conscien-
tes de estos conceptos fundamentales introducidos por Turing y del trabajo desarrollado
en la escuela de Moore y en otras partes.

Efectivamente, ENIAC no utilizaba el tipo de «cinta de memoria» à la Turing:


su programación era en realidad un conjunto de cables e interruptores. Fue con la
anteriormente citada EDVAC donde Von Neumann introdujo una organización
lógica que hacía realidad la máquina de Turing: poseía un sistema —que Von Neu-
mann denominó «memoria»— que almacenaba tanto datos como instrucciones.
Mientras que ENIAC realizaba sus operaciones aritméticas mediante números re-
presentados en término de los diez dígitos decimales, EDVAC utilizaba el más
sencillo sistema binario. La demostración de que, efectivamente, Von Neumann
pensaba en estos términos se halla en un informe de 101 páginas con fecha de 30
de junio de 1945, titulado First Draft of a Report on the EDVAC (Primer borrador
de un informe sobre el EDVAC) que Von Neumann preparó como parte de un con-
trato entre el United States Army Ordinance Department y la Escuela Moore de
Ingeniería Electrónica de la Universidad de Pensilvania; contiene la primera des-
cripción completa del diseño lógico de una computadora utilizando el concepto
de un programa almacenado en su memoria.118 Es lo que posteriormente se deno-
minó software, frente al hardware, la parte «material» de la computadora, en la que
se centraron los esfuerzos de la Escuela Moore hasta la llegada de Von Neumann.

El destino inicial de Turing fue Cambridge, donde aún podía disponer de su fellowship en el King’s
College. Llegó allí en el verano, pero en septiembre de 1939, ya con la Segunda Guerra Mundial en
marcha, se trasladó al cuartel general de la Escuela de Códigos gubernamental (Code and Cypher
School) en Bletchley Park, donde participó en los trabajos de descifrado de los mensajes alemanes
enviados a través de la famosa máquina Enigma. La contribución de Turing en esa tarea, finalmente
exitosa, fue decisiva.
117
  Citado en The Essential Turing, Copeland, ed., op. cit., p. 22.
118
  Este informe, que se puede encontrar fácilmente en Internet, fue publicado en IEEE Annals
of the History of Computing 15, n.º 4, 27-43 (1993).

70

Fund_MAT_00c.indd 70 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Von Neumann y los «asuntos nucleares»


Como vimos, la relación de Von Neumann con el Proyecto Manhattan se ini-
ció a través de Oppenheimer. Podría pensarse que la petición del director del
Laboratorio de Los Álamos forzó a aquel a involucrarse en el proyecto; que, de
alguna manera, violentó sus ideas. No fue así, en absoluto. Una carta que Von
Neumann escribió el 9 de noviembre de 1943 a Stanislaw Ulam muestra cuán
profundamente se involucró no solo en los trabajos, sino también en espíritu del
proyecto destinado a fabricar bombas atómicas:119

Querido Stan,
Me alegra que Mr. Hughes «y todo lo que él representa» hayan dado señales de vida.
Les hablé de ti, porque tú me habías escrito varias veces antes que definitivamente que-
rías un trabajo para la guerra y porque ésta es una posibilidad muy real, donde podrías
desarrollar un trabajo muy eficaz y útil.
El proyecto en cuestión es extremadamente importante, probablemente más allá de
todos los adjetivos que podrían añadírsele. Además, es muy interesante, y los físicos
teóricos (y otros) relacionados con él son probablemente el mejor grupo que en este
momento existe en cualquier parte. Requiere algún trabajo computacional, pero no
existe duda de que todos estarán muy contentos y te darán todo el ánimo que puedas
desear para realizar investigación original en el tema, para la que existe una amplia opor-
tunidad. También puedo asegurarte mi cooperación en este aspecto.
Los requisitos de secreto de este proyecto son bastante extremos y probablemente
necesitarán que tú y tu familia permanezcan esencialmente en las instalaciones (excepto
en las vacaciones) mientras que decidas estar asociado con él.
Repitiendo: si quieres trabajo para la guerra, esta es probablemente una oportunidad
excepcional.
Podré darte una idea mejor oralmente y estaría feliz de hacerlo si pudiésemos en-
contrarnos en algún lugar antes de que contestes, pero supongo que no hay tiempo.
(Estaré en Princeton del 13 al 15 y en Washington el 16 y el 17 de este mes.)
¿De manera que cuentas con una guerra bastante corta? Yo lo veo así desde un
punto de vista puramente técnico. Alemania tiene que ser derrotada antes del próximo
otoño. Por supuesto, un colapso puede llegar cualquier día a partir de ahora por razones
morales y políticas, pero no puedo juzgar esto sin saber más sobre el estado actual y
eficiencia de la maquinaria política nazi.
Y después de esto, todavía quedará un año de guerra asiática. De todas manera, qui
vivra verra...

119
  Reproducida en Cooper, ed., From Cardinals to Chaos, op. cit., p. 14. La relación de Von
Neumann con Ulam comenzó en 1943; en palabras del propio Ulam: «No fue sino hacia finales de
1934 cuando establecí correspondencia con Von Neumann. Él estaba entonces en Estados Unidos,
donde era uno los profesores más jóvenes del Institute for Advanced Study de Princeton. Yo le había
escrito acerca de unos problemas de la teoría de la medida. Él había oído hablar de mí a [Solomon]
Bochner, y en su respuesta me invitó a pasar unos meses en Princeton y me comunicó que el Insti-
tuto podía ofrecerme una beca de 300 dólares»; Ulam, Aventuras de un matemático, op. cit., p. 93.
Ulam llegó a Princeton en diciembre de 1935.

71

Fund_MAT_00c.indd 71 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Von Neumann, Richard Feynman y Stan Ulam en Frijoles Canyon, Nuevo México, hacia
1949 (AIP Emilio Segrè Visual Archives, Ulam Collection).

Con sus conocimientos tan excepcionales como amplios, Von Neumann llegó
a ser bastante influyente en el Proyecto Manhattan; participó, por ejemplo, en las
discusiones acerca de cuáles deberían ser los objetivos en Japón para lanzar sobre
ellos las primeras bombas atómicas. En sus memorias, Now It Can Be Told, el ge-
neral Leslie Groves, director del Proyecto Manhattan, explicó la participación de
Von Neumann en este apartado. Cito sus palabras:120

En la primavera de 1945, otro trabajo cayó en el MED [Manhattan Engineer District;


el nombre oficial del Proyecto Manhattan]. El primer atisbo de esa responsabilidad aña-
dida llegó durante una conversación con el general Marshall. Habíamos estado tratando
el progreso de los trabajos y, habiendo mencionado la fecha que anticipábamos en que

120
  Leslie R. Groves, Now It Can Be Told (Harper & Brothers, Nueva York, 1962), pp. 266-268.
En otro lugar de su libro (p. 343), Groves se refería a la importancia que tenía para él la opinión de
Von Neumann: «Como sucede a menudo, se producían constantemente interferencias de varias
personas en asuntos que caían fuera de sus esferas de responsabilidad. A lo largo de la vida del Pro-
yecto, se tomaron decisiones vitales solamente después de la más cuidadosa consideración con los
hombres que yo pensaba que eran capaces de ofrecer el consejo más correcto. En general, para esto,
se trataba de Oppenheimer, Von Neumann, [William G.] Penney, [William S.] Parsons y [Norman
F.] Ramsey». Sobre Groves, véase Robert S. Norris, Racing for the Bomb. General Leslie R. Groves, the
Manhattan Project Indispensable Man (Steerforth Press, South Royalton, Vermont, 2002).

72

Fund_MAT_00c.indd 72 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

todo estaría dispuesto, sugerí que se estaba acercando rápidamente el momento en que
deberíamos hacer planes para la propia operación del bombardeo, incluso aunque todavía
no estuviésemos seguros de que la bomba funcionara. Le pedí que designase a algún ofi-
cial de la División de Planificación de Operaciones con el que yo podría estar en contac-
to de forma que la planificación pudiese comenzar. Después de un momento de duda, el
general Marshall respondió: «No quiero que haya mucha gente en este asunto. ¿Hay al-
guna razón por la que usted no puede encargarse de esto?». Mi «No, señor, lo haré» ter-
minó la conversación, que constituyó la única instrucción que jamás recibí o necesité […]
Inmediatamente, informé al general [Henry H.] Arnold [jefe del Estado Mayor de
las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos entre 1938 y 1945] y juntos consideramos los
principales problemas a los que nos enfrentábamos. Nuestra tarea más urgente era se-
leccionar los objetivos de las bombas. Esta sería responsabilidad mía.
Antes de esto, durante muchos meses se habían discutido, una y otra vez, los crite-
rios para los objetivos con y entre los miembros del Comité de Política Militar. Fina-
mente, tales criterios se establecieron solamente después de minuciosas discusiones con
Oppenheimer y sus asesores seniors en Los Álamos, en particular con el Dr. John von
Neumann.

Finalmente, se estableció un comité especial para recomendar los objetivos.


Estaba formado por tres miembros de la oficina del general Arnold, el coronel
William P. Fisher, el Dr. J. C. Stearns y D. M. Dennison, mientras que los restan-

Von Neumann; la hija de Stan Ulam, Claire; y Stan Ulam en Los Álamos (AIP Emilio Segrè
Visual Archives, Ulam Collection).

73

Fund_MAT_00c.indd 73 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Von Neumann y Manley en Los Álamos (AIP Emilio Segrè Visual Archives, Segre Collection).

tes pertenecían al Proyecto Manhattan: Thomas F. Farrell, Von Neumann, R. B.


Wilson y W. G. Penney, este miembro del grupo británico en Los Álamos.
Y así, llegó el momento, agosto de 1945, en el que Hiroshima y Nagasaki tu-
vieron la desgracia, que no el honor, de ser los objetivos de las dos primeras bom-
bas atómicas. El 6 de agosto, un bombardero B-29 estadounidense —el famoso
Enola Gay— despegaba de la isla de Tinian con una carga mortífera, que lanzó
sobre Hiroshima. Se trataba de Little boy, una bomba atómica de uranio, de unos
4.500 kilogramos de peso y unas 13.000 toneladas de TNT de potencia. Su efec-
to fue terrible. Virtualmen­te todo en un radio de 500 metros de la explosión fue
incinerado. Los edificios situados hasta 3 kilómetros de distan­cia, destrui­dos. Un
espeso hongo de humo ascendió hasta 12 kilómetros de altura. A fines de año se
estimaba el número de víctimas en 145.000 personas. Muchos otros llevaban, en

74

Fund_MAT_00c.indd 74 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

forma de radiación, la muerte en su seno. Tres días más tarde le tocaba el turno a
una bomba de plutonio: Fat man. Pesaba algo más que Little boy, unos 5.000 ki-
logramos, pero tenía la misma potencia. Su objetivo fue Nagasaki. Las víctimas
fueron 70.000, menos que en Hiroshima debido a errores en el lanzamiento.
Mostrando no sé si ignorancia o un orgullo que nublaba la capacidad crítica,
seguramente la mayoría de los dirigentes estadounidenses pensaron que la Unión
Soviética tardaría mucho tiempo en disponer de armamento nuclear. Sin embargo,
el 3 de septiembre de 1949, en una de las muestras que uno de los aviones B-29
que la Fuerza Aérea estadounidense recogía para analizar el aire sobre Japón, Alas-
ka y el Polo Norte, se encontraron, sobre el Pacífico Norte, cerca de Japón, evi-
dencias de que se había producido la primera explosión nuclear soviética. Había
tenido lugar el 29 de agosto (Joe 1, la denominaron los norteamericanos). La
ciencia, ciertamente, había podido sobrevivir bajo el implacable régimen de Stalin.
La explosión de la primera bomba atómica soviética significó el comienzo real
de la carrera atómica. En Estados Unidos, Ernest Lawrence y Edward Teller defen-
dieron la idea de que había que contraatacar desarrollando una nueva arma que
pudiese contrarrestar la de los soviéticos; fabricar una superbomba, mucho más
poderosa que las de 1945, una bomba de hidrógeno, esto es, de fusión, que utili-
zase procesos similares a las reacciones termonucleares que tienen lugar en el in-
terior de las estrellas, en las que partiendo de elementos ligeros se producen otros
más pesados, emitiendo al mismo tiempo grandes cantidades de energías.121 Aun-
que la idea de tal bomba se remontaba a los primeros tiempos del proyecto ató-
mico durante la guerra, no se había avanzado en su desarrollo al no establecerse
un programa adecuado (sin embargo, los soviéticos ya se habían embarcado en el
proyecto desde 1948).122
Sin embargo, en 1949 la comunidad científica norteamericana no estaba tan
unida como lo había estado diez años antes. Se produjo una clara división de opi-
niones. Oppenheimer se opuso, lo que a la postre terminaría llevando a que la
Atomic Energy Commission (AEC) le declarase un riesgo para la seguridad en
1953-1954, negándole, como veremos enseguida, acceso a secretos atómicos. Por
el contrario, Lawrence desarrolló una intensa campaña en favor de la nueva bom-
ba y visitó personalmente la AEC, el Comité Conjunto de Energía Atómica, el

121
  La principal reacción de fusión que tiene lugar en la bomba de hidrógeno es la siguiente
(H3 = deuterio; H3 = tritio; He4 = núcleo de helio-partícula alfa; n = neutrón):

H3 + H2 → He4 + n1 + 17,6 MeV

La energía de fusión de 1 kilogramo de deuterio es suficiente para elevar 600 barcos de 50.000
toneladas cada uno, a 1 kilómetro de altura.
122
  En un seminario sobre la teoría de la bomba atómica, celebrado en julio de 1942, Teller
aventuró la posibilidad de que se podría utilizar una bomba de fisión como detonante de otra de
fusión. En 1944 defendía la idea de que sería posible fabricar una bomba de implosión que utiliza-
se deuterio y tritio como combustible. Acerca del desarrollo de la superbomba, véase Peter Galison
y Barton Bernstein, «In any light: scientists and the decision to build the Superbomb, 1952-1954»,
Historical Studies in the Physical and Biological Sciences 19, 267-347 (1989).

75

Fund_MAT_00c.indd 75 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

El general Groves y Oppenheimer después de la primera prueba nuclear (Trinity), septiem-


bre de 1945 (Digital Photo Archive, Department of Energy [DOE], cortesía de AIP Emilio
Segrè Visual Archives).

76

Fund_MAT_00c.indd 76 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Departamento de Defensa y hasta el Congreso. A partir de la posguerra, y espe-


cialmente en Estados Unidos, la gran ciencia (mucha con aplicaciones militares)
era ya una cuestión de Estado y como tal debatida en todo tipo de foros. Lejos
estaban los tiempos en que prácticamente todo quedaba a merced de las iniciativas
de los propios científicos, o de sus mecenas, los Carnegie o Rockefeller. Por su
parte, Teller realizó en 1950 un agresivo llamamiento a sus colegas con el título
de «Vuelta a los laboratorios», en el que comparaba la situación internacional pro-
ducida por la bomba nuclear soviética con la existente en 1939.123 Para el físico
húngaro la decisión de utilizar una bomba como la de hidrógeno era responsabi-
lidad de los políticos, no de los científicos. En su opinión, el hombre de ciencia
no era «responsable de las leyes naturales. Su trabajo es averiguar cómo operan esas
leyes. El trabajo del científico consiste en encontrar la manera en que estas leyes
pueden servir a la voluntad del hombre. En cambio, no es su tarea determinar si
una bomba de hidrógeno debe construirse, ni cuándo o cómo debe usarse». En
una clara alusión a las actividades en las que se ocupaban entonces otros físicos
(como Pauli), Teller añadía que «nuestra comunidad científica ha estado en luna
de miel con los mesones. Las vacaciones se han terminado. Las bombas de hidró-
geno no se construyen por sí solas».

Edward Teller y Enrico Fermi en Chicago, 1951 (AIP Emilio Segrè Visual Archives, donada
por Carlo Wick).

123
  Edward Teller, «Back to the laboratories», Bulletin of the Atomic Scientists 6, 71-72 (1950).

77

Fund_MAT_00c.indd 77 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Para entender mejor la situación reinante en aquel momento, además de las re-
laciones de Estados Unidos con la Unión Soviética hay que tener en cuenta también
que en 1949 los comunistas se hacían con el poder en China, bajo el liderazgo de
Mao Tse Tung. Estos acontecimientos llevaron al Consejo de Seguridad Nacional
estadounidense a defender la tesis de que Estados Unidos se enfrentaba a un periodo
de máximo peligro y que para su seguridad debía procederse a un completo rearme,
recomendando al presidente que se aprobase un presupuesto de entre 100 y 200
millones de dólares para la fabricación de la superbomba. El 31 de enero de 1950
Truman aprobaba la propuesta. Dos años y nueve meses después, Estados Unidos
hacía explotar una bomba (Mike) 1.000 veces más potente que las de 1945. Tres años
y pocas semanas después, los soviéticos hacían estallar su Mike, en Asia central.
John von Neumann estuvo desde el principio entre los que apoyaban que se
estableciese un programa para producir, lo más rápidamente posible, una bomba
de hidrógeno; de hecho, junto a Teller y Lawrence fue uno de sus principales de-
fensores.124 En sus memorias, Teller mencionó que «a partir de 1943, nuestro prin-
cipal tema de conversación [entre él y Von Neumann] fue el diseño de explosivos
nucleares. Johnny se dio cuenta rápidamente que una bomba atómica podría in-
ducir una explosión termonuclear de varias formas, y desde el comienzo compartió
mi deseo de que tales investigaciones se investigasen cuidadosamente».125 Detrás de
tal interés estaba el anticomunismo de Von Neumann, como explicaba Ulam:126

Tras la guerra, por supuesto, se planteaba la posibilidad de nuevas guerras y la cues-


tión del armamento del futuro. Yo era partidario de continuar con una política arma-
mentística fuerte, aunque sólo fuera para no correr el riesgo de ser adelantados por otras
naciones. A Johnny y a otros les inquietaba la capacidad de Rusia para obtener o desa-
rrollar bombas nucleares, y desconfiaban de sus intenciones hacia Europa Occidental.
Por aquel entonces él era bastante halcón (aunque la terminología halcones y palomas aún
no se usaba). Pensaba según las viejas líneas históricas de rivalidades, luchas por el poder
y coaliciones: era partidario de una Pax Americana más que otros físicos amigos nuestros.
También vaticinó pronto que los problemas militares esenciales pasarían de las propias
bombas y sus tamaños a cómo llevarlas a sus objetivos, esto es, a los misiles.

Ulam, Von Neumann, el diseño de la bomba de hidrógeno


y el método de Monte Carlo
Una de las principales contribuciones efectivas —esto es, no limitadas a ase-
sorar— de Von Neumann tuvo que ver con una cuestión importante. Teller había
propuesto un diseño concreto para la bomba de hidrógeno, pero en marzo de 1950
Ulam y Cornelius Everett demostraron, para frustración de Teller, mediante largos
y tediosos cálculos, que con ese diseño sería muy difícil que se iniciase la fusión.

124
  Más información en Herbert F. Yok, The Advisors. Oppenheimer, Teller and the Superbomb
(Stanford University Press, Stanford, 1976).
125
  Teller y Shoolery, Memoirs, op. cit., p. 408.
126
 Ulam, Aventuras de un matemático, op. cit., p. 191.

78

Fund_MAT_00c.indd 78 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Pronto, utilizando la nueva computadora de Princeton, Von Neumann obtuvo


resultados que apoyaban a Ulam-Everett. Fue el propio Ulam quien resolvió el
problema. Su idea, que se le ocurrió en diciembre de 1950, y que denominó «hy-
drodynamic lensing» («lente hidrodinámica»), aunque finalmente fue conocida
como «super-compresión», era, básicamente, utilizar una bomba atómica para
comprimir un trozo pequeño de material fisionable, creando entonces una segun-
da explosión, más poderosa.127 Este fue el diseño que se usó.
Otra contribución destacada de Von Neumann en aquella época tuvo que ver
con una nueva idea de Ulam: la del método de Monte Carlo. Lo mejor es utilizar
lo que el propio Ulam explicó en su autobiografía:128

La idea de lo que se llamaría luego el método de Monte-Carlo se me ocurrió cuan-


do estaba haciendo un solitario durante mi enfermedad [un tipo de encefalitis vírica que
padeció en la primera mitad de 1946]. Me di cuenta de que para tener una idea de la
probabilidad de que salga un solitario era mucho más práctico ir echando las cartas, o
experimentando con el proceso y observar cuántas veces sale, que tratar de calcular todas
las combinaciones, que crecen exponencialmente de tal manera que, salvo en casos muy
elementales, no pueden estimarse. Esto es intelectualmente sorprendente y, aunque no
exactamente humillante, sí que proporciona un sentimiento de modestia sobre los lími-
tes del pensamiento tradicional o racional. En un problema lo suficientemente compli-
cado, un muestreo es mejor que un examen de todo el árbol de posibilidades.
Se me ocurrió que esto también podría ser cierto para todos los procesos que invo-
lucrasen ramificaciones de sucesos, como en la producción y reproducción de neutrones
en un material que contuviese uranio u otro elemento fisionable. En cada etapa del
proceso hay muchas posibilidades que determinan el destino de un neutrón. Puede
desviarse con un cierto ángulo, cambiar su velocidad, ser absorbido, o producir más
neutrones al fisionar el núcleo objetivo, y así sucesivamente. Las probabilidades elemen-
tales para cada una de estas posibilidades quedan determinadas, hasta cierto punto, por
las secciones eficaces. Pero el problema es saber qué pasará en una sucesión de tal vez
cientos de miles o millones de ramificaciones. Podrían escribirse ecuaciones diferenciales
o integrales para los valores esperados, pero resolverlas o llegar a conseguir una idea aunque
sea aproximada de las propiedades de la solución es otra cuestión.
La idea consistía en intentar probar miles de tales posibilidades y seleccionar en cada
etapa, mediante un número aleatorio con probabilidad prefijada, uno de los posibles
destinos. En otras palabras, en lugar de considerar todo el árbol, considerar sólo una
ramificación. Después de haber examinado tan solo unos pocos miles de destinos, se
tendrá un buen muestreo y una solución aproximada del problema. Lo que se necesita-
ba eran los medios para producir tal muestra de destinos. El caso era que estaban na-
ciendo las computadoras y aquí había algo apropiado para calcularlo con máquinas.

127
  Para una descripción más detallada véase Ulam, ibidem, capítulo 11. También, Ulam et al.,
en Fleming y Bailyn, eds., The Intellectual Migration, op. cit., pp. 249-254.
128
  Ibidem, pp. 197-199. Sobre la historia del método de Monte Carlo, cabe consultar George
Temple, «The beginnings of the Monte Carlo method» y Roger Eckhardt, «Stan Ulam, John von
Neumann and the Monte Carlo method», en Cooper, ed., From Cardinals to Chaos, op. cit., pp. 125-
130 y 131-137.

79

Fund_MAT_00c.indd 79 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Y en este punto entraba en escena John von Neumann:

El método de Monte Carlo, junto con sus correlativos rudimentos de teoría, se


concretó después de que en 1946 le propusiera a Johnny las posibilidades de los esque-
mas probabilistas. Fue durante una conversación particularmente larga en un coche del
Gobierno, mientras íbamos de Los Álamos a Lamy. Hablamos durante todo el viaje y
todavía hoy recuerdo lo que dije en ciertas curvas o cerca de ciertas rocas […] Tras esta
conversación, desarrollamos juntos las matemáticas del método. Creo que el nombre de
Monte Carlo contribuyó mucho a la popularización del procedimiento. Se llamó Mon-
te Carlo por su elemento de azar, la producción de números aleatorios con los que
ejecutar los juegos apropiados.

Que Von Neumann entendió perfectamente las posibilidades del nuevo méto-
do, y que se esforzó por publicitarlo, queda claro en una carta que dirigió el 11 de
marzo de 1947 desde Princeton a Robert Richtmyer, entonces director de la Divi-
sión de Física Teórica de Los Álamos, cargo en el que había sucedido a Hans Bethe,
que decidió regresar a la Universidad de Cornell. En ella le decía que había «estado
pensando bastante en la posibilidad de utilizar métodos estadísticos para resolver
problemas de la multiplicación y difusión de neutrones, de acuerdo con el princi-
pio sugerido por Stan Ulam. Cuanto más pienso en esto, más convencido estoy
que la idea tiene gran mérito».129 Y a continuación le resumía las conclusiones a
las que había llegado. Junto a la carta, Von Neumann enviaba una «hoja de com-
putación» (computing sheet) para utilizar en los cálculos: «Todavía no puedo afirmar
esto con seguridad», añadía, «pero me parece probable que las instrucciones que se
dan en esta «hoja de computación» no excede la capacidad lógica de ENIAC. Dudo
que el procesamiento de 100 «neutrones» tome mucho más tiempo que la lectura,
agujerado y (algún) tiempo de salida de 100 tarjetas; esto es, alrededor de 3 minu-
tos. Por consiguiente, tomando 100 «neutrones» a través de 100 de estos pasos
debería tomar unos 300 minutos; esto es, 5 horas». Finalmente, le pedía que le
dijese lo que él y Ulam pensaban sobre todo ello.130 Fue precisamente con Richt-
myer con quien Von Neumann preparó enseguida, 1947, un informe, Statistical
Methods in Neutrón Diffusion, en el que se presentaron por primera vez las ideas
del método de Monte Carlo.131
El método ideado por Ulam demostraría una versatilidad extraordinaria, apli-
cándose a una gran variedad de problemas en muy diversas disciplinas. Un buen
resumen de él es el que dio el historiador de la ciencia Peter Galison en su libro
Image & Logic:132

129
  Una transcripción mecanográfica del manuscrito original se reproduce en Cooper, ed., From
Cardinals to Chaos, op. cit., p. 132.
130
  En mayo de 1946, Ulam se había reincorporado a Los Álamos, al que estuvo asociado has-
ta 1967.
131
  John von Neumann y Robert Richtmyer, Statistical Methods in Neutron Diffusion, Los Ala-
mos Sci. Lab. Rept. LAMS-551, 9 de abril, reproducido en Von Neumann, Collected Works, vol. 5.
132
  Peter Galison, Image & Logic (The University of Chicago Press, Chicago, 1997), pp. 690-691.

80

Fund_MAT_00c.indd 80 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Mirando retrospectivamente a los anales de la historia de la matemática, muchos de


los elementos del método de Monte Carlo se pueden encontrar en esfuerzos particulares.
Se utilizaron técnicas parecidas al Monte Carlo para, por ejemplo, determinar π, y exis-
te un rico legado de métodos numéricos para estimar áreas que se extiende tan lejos
como a Arquímedes. Pero sólo durante y poco después de la Segunda Guerra Mundial,
con la llegada de la computadora, se creó un modo generalizado de investigación para
resolver una amplia clase de problemas, demasiado complejos para la teoría y demasiado
remotos para el experimento. Utilizando números aleatorios (escogidos à la roulette), los
diseñadores de armas nucleares podían simular procesos estocásticos demasiado difíciles
para calcular analíticamente. Pero los físicos e ingenieros pronto elevaron el Monte Car-
lo por encima del bajo estatus de un mero esquema de cálculo numérico: llegó a ser una
realidad alternativa —en algunos casos, la preferida— en el que se podía desarrollar la
«experimentación». Probado en el problema físico más complejo que jamás se haya aco-
metido en la historia de la ciencia —el diseño de la primera bomba de hidrógeno—, el
Monte Carlo llevó la física a un lugar alejado de los polos sociointelectuales tradiciona-
les de experimento y teoría. Monte Carlo formó un tertium quid, una realidad simulada
que tomaba prestada tanto del dominio experimental como del teórico, fusionándolos.

Efectivamente, el método de Monte Carlo resultó imprescindible para poder


disponer de la bomba de hidrógeno, ya que en esta empresa no existía el equiva-
lente a los reactores nucleares que, siguiendo el ejemplo del primero diseñado por
Enrico Fermi, se construyeron, ni de los aceleradores de partículas de Berkeley,
instrumentos con los que se pudo estudiar las propiedades de la fisión del uranio
y plutonio. Para sustituirlos, Fermi, Ulam, Von Neumann y otros como Nicholas
Metroplis construyeron un mundo artificial en el que se podía experimentar utili-
zando computadoras en las que métodos como el Monte Carlo resultaron e­ senciales.

Von Neumann, la AEC y el caso Oppenheimer


Mencioné antes que, debido a su oposición a iniciar un programa dedicado a
fabricar una bomba de hidrógeno, Oppenheimer terminó teniendo graves proble-
mas. Es el momento de profundizar algo más en este punto y ver cuál fue la par-
ticipación de Von Neumann en aquel desgraciado asunto.
Convertido en un héroe nacional después de agosto de 1945, comenzó enton-
ces una nueva etapa en la vida de Oppenheimer. Una etapa que finalmente le
convertiría en víctima de luchas políticas. En su caso, sus enemigos fueron todos
aquellos que en Estados Unidos deseaban beneficiarse, frente a la Unión Soviética,
del poder nuclear con el que inesperadamente se habían visto dotados. Los mili-
tares del Pentágono, por supuesto, formaban parte de ese grupo, pero no solo
ellos, también personajes tan poderosos como el director del FBI, Edgard Hoover,
el senador Joseph McCarthy y el influyente Lewis Strauss, miembro, como vimos,
y luego, nombrado por el presidente Eisenhower, director de la Comisión de
Energía Atómica, agencia que, recordemos, monopolizaba todo lo referente a la
energía nuclear, así como científicos, entre los que ninguno sobresalió más que
Edward Teller.

81

Fund_MAT_00c.indd 81 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

El problema fue que Oppenheimer llegó a la convicción de que no tenía sen-


tido embarcarse en una carrera de armamento nuclear, buscando más y más po-
derosas bombas, como era la de hidrógeno. Y su opinión no era la de cualquiera,
sino la del padre de la bomba atómica, de alguien que figuraba en los comités más
importantes que aconsejaban sobre asuntos nucleares. Cuál era su opinión apare-
ce expresada claramente en un informe que, en nombre del Comité Asesor Gene-
ral [General Advisory Commitee; GAC] de la AEC que dirigía, envió el 17 de
agosto de 1947 al secretario de Guerra:133 «Creemos que la seguridad de nuestra
nación —como algo opuesto a su habilidad para infligir daño a una potencia ene-
miga— no puede residir completamente o incluso fundamentalmente en su capa-
cidad científica o técnica. Debe basarse sólo en hacer que las guerras futuras sean
imposibles. Es nuestra unánime y urgente recomendación [...] que se lleven a cabo
todos los acuerdos internacionales necesarios para lograr tal fin». Cuando en 1949
la Unión Soviética hizo estallar su primera bomba atómica, fueron muchos en
Estados Unidos los que vieron en el desarrollo de la bomba de hidrógeno la única
medida para combatir a los soviéticos. Como chairman del GAC, recaía en Op-
penheimer encabezar las deliberaciones para aconsejar qué hacer a la AEC y, por
consiguiente, al Gobierno federal. Se inició entonces una serie de reuniones, en
las que Edward Teller, Ernest Lawrence y Louis Alvarez se esforzaron por conseguir
aliados para que se decidiese establecer un programa intensivo para desarrollar la
bomba de hidrógeno. Finamente, Oppenheimer convocó una reunión del GAC
el 28-29 de octubre de 1949, que finalizó con la recomendación de que no se
debía proceder con un programa acelerador para fabricar la super. Teller, especial-
mente, siempre argumentó que aquella decisión se tomó a insistencia de Oppen-
heimer cuando, de hecho, este se vio muy influido por las opiniones de James B.
Conant, miembro del GAC, quien era desde 1941 chairman del Comité de Inves-
tigación para la Defensa Nacional [National Defense Research Committee].134
Por entonces, por cierto, Oppenheimer ya era director del Institute for Advan-
ced Study de Princeton, puesto que se le ofreció a comienzos de 1947 y que acep-
tó, contento de instalarse en un lugar cercano a la capital federal, donde continua-
ba desempeñando tareas organizativas.
La influencia que Oppenheimer ejercía, o podía ejercer, hicieron que a partir
de 1950 se intensificasen los esfuerzos para apartarlo del escenario político nuclear.
El anuncio en febrero de que Klaus Fuchs acababa de confesar que había pasado
secretos atómicos a la Unión Soviética ayudó en este sentido. Inmediatamente, el
9 de febrero, el senador McCarthy declaraba que poseía una lista con más de dos-
cientos nombres de comunistas que se habían infiltrado en el Departamento de
Estado, e iniciaba su famosa caza de brujas política. En marzo, Oppenheimer de-
claraba ante un Comité Conjunto que ahora era «un decidido anticomunista,

133
  Citado en G. Herken, Brotherhood of the Bomb. The Tangled Lives and Loyalties of Robert
Oppenheimer, Ernest Lawrence, and Edward Teller (Henry Holt and Co., Nueva York, 2002), p. 141.
134
  Este episodio se describe en Ray Monk, Inside the Centre. The Life of J. Robert Oppenheimer
(Jonathan Cape, Londres, 212), pp. 543-551.

82

Fund_MAT_00c.indd 82 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

cuyas antiguas simpatías por causas comunistas le había inmunizado contra más
infecciones».135
No bastó con esto, sin embargo. Ni tampoco con que el 1 de noviembre de
1952 se llevase a cabo con éxito la primera explosión termonuclear estadouniden-
se. La persecución a la que fue sometido tanto por Strauss como por Hoover dio
como fruto que el 3 de diciembre de 1953 el presidente Eisenhower ordenase que
se estableciese una barrera entre Oppenheimer y los secretos atómicos. Ahí podía
haber terminado todo, más aún habida cuenta de que el último vinculo que unía
a Oppenheimer con la Administración en asuntos atómicos expiraba en junio de
1954. Habría bastado con no renovárselo. Sin embargo, esto no parecía suficiente:
era preciso demostrar a otros el riesgo que asumían si se enfrentaban a ellos, a los
que solo podían imaginar un futuro seguro bajo el escudo de miles y miles de
bombas nucleares. Y así fue como Oppenheimer terminó ante una Junta de Segu-
ridad de Personal de la AEC, ante la que fue interrogado, al igual que otros, ami-
gos y enemigos, entre el 12 de abril y el 6 de mayo de 1954 para juzgar sobre su
lealtad. El 27 de mayo una mayoría (2 frente a 1) de esa Junta emitió su recomen-
dación. Merece la pena recordar uno de sus pasajes centrales:136
No creemos que lo que hemos encontrado [...] proporciona una completa y auto-
mática respuesta a la cuestión que se nos planteó [...] Por una parte, no existe evidencia
de deslealtad. De hecho, tenemos delante de nosotros muchas responsables y positivas
evidencias de la lealtad y amor a su país del individuo concernido. Por otra parte, no
creemos que se haya demostrado que el Dr. Oppenheimer esté libre de sospecha en lo
que se refiere a conducta, carácter y asociación. Podemos en conciencia, creemos, concluir
nuestra difícil tarea con una breve, concisa, recomendación: No pueden existir obstáculos
para la seguridad nacional, que en tiempos de peligro debe ser absoluta, y sin concesiones
a razones de admiración, gratitud, recompensa, simpatía o caridad. Cualquier duda que
surja debe resolverse a favor de la seguridad nacional. El material y evidencia presentados
a esta Junta deja dudas razonables con respeto al individuo al que concierne. No podemos,
por consiguiente, recomendar que se le devuelva la autorización de acceder a secretos.

No es sorprendente que, con semejante recomendación, el 29 de junio la AEC


decidiese retirar a Oppenheimer el permiso a acceder a secretos atómicos, justo un
día antes de que tal permiso expirase.
John von Neumann fue uno de los que tuvieron que testificar en el caso. La
transcripción del testimonio de Von Neumann —que tuvo lugar el 27 de abril de
1954— ocupa las páginas 643-656 del texto publicado con todas las declaracio-
nes.137 El interrogatorio comenzó recordando que Von Neumann había sido pre-
sidente de la American Mathematical Society durante dos años y que era miembro

135
  Citado en Herken, Brotherhood of the Bomb, op. cit., p. 219.
136
  Reproducida, al igual que las transcripciones de todas las declaraciones en el juicio, en In
the Matter of J. Robert Oppenheimer, op. cit., p. 1011. Sobre el juicio a Oppenheimer, véase Barton
Bernstein, «In the matter of J. Robert Oppenheimer», Historical Studies in the Physical Sciences 12,
195-252 (1982).
137
  In the Matter of J. Robert Oppenheimer, op. cit., pp. 643-656.

83

Fund_MAT_00c.indd 83 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

de la National Academy of Sciences desde 1937 y professor de Matemáticas en el


Institute for Advanced Study desde 1933, tras lo cual se le pidió que especificara
los cargos gubernamentales que ocupaba en aquel momento, a lo que respondió:
«Soy miembro del Comité Asesor General de la Atomic Energy Commission. Y
lo he sido desde 1952. He sido asesor del Laboratorio de Los Álamos desde 1943.
Al margen de la Comisión, soy miembro de la Junta Asesora Científica de las
Fuerzas Aéreas. También tengo algunos otros puestos en asesorías gubernamenta-
les». Ante la pregunta de qué pensaba del informe del GAC de octubre de 1959
(que ya he mencionado) «con respecto a la bomba de hidrógeno y el programa
termonuclear» y «si estaba de acuerdo con el informe del GAC y sus recomenda-
ciones», Von Neumann respondió: «No. Yo estaba a favor de un programa muy
acelerado. En este punto el GAC recomendó que no debería producirse esa acele-
ración». Enseguida, su interrogador le preguntó si «consideraba que las recomen-
daciones del GAC y en particular del Dr. Oppenheimer se hicieron de buena fe»,
contestó: «Sí. No tengo ninguna duda sobre eso». Y continuaba:

Pregunta: ¿Tiene alguna duda ahora?.


Respuesta: No.
P.: ¿Usted sabe, por supuesto, que el Dr. Oppenheimer no era la única persona que
se oponía al programa?
R.: No, todo el grupo de científicos y militares que estaban preocupados por este
asunto; por supuesto, se habían producido muchas discusiones y prácticamente todos
nosotros sabíamos con bastante precisión que defendían todos. De manera que cono-
cíamos las opiniones de los demás y muchos de nosotros habíamos discutido el asunto
con otros. El Dr. Oppenheimer y yo lo habíamos discutido entre nosotros y conocíamos
con precisión la opinión del otro.
Mi impresión de este asunto era, como la de todo el mundo, que habría sido feliz
si todos hubieran estado de acuerdo conmigo. Sin embargo, evidentemente era un asun-
to que tendría graves consecuencias para el resto de nuestras vidas y más allá. De mane-
ra que se produjeron animadas controversias sobre el asunto. Y duraron meses.
Que durasen meses no es algo que me sorprendiera. Creo que es perfectamente
normal que existiese controversia sobre ello. Era perfectamente normal que las emocio-
nes fuesen fuertes.
P.: ¿Ha participado usted en el programa de desarrollo de las armas termonucleares
y la bomba de hidrógeno?
R.: Sí.
P.: ¿Después de la decisión del Presidente de enero de 1950, piensa que el GAC y
en particular el Dr. Oppenheimer intentaron retrasar los esfuerzos para desarrollar la
bomba?
R.: Mi impresión es, en primer lugar, que todo el mundo que yo conocía, y esto
incluye al Dr. Oppenheimer, aceptó esta decisión con buena disposición y que coope-
raron. Las cosas concretas que yo conozco fueron varias acciones que fueron necesarias
en 1951. Entonces había una serie de decisiones técnicas que tenían que tomarse sobre
el programa técnico. Conozco con considerable detalle lo que hizo entonces el Dr. Op-
penheimer y ciertamente fue muy constructivo.
[…]

84

Fund_MAT_00c.indd 84 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

P.: ¿Intentó el Dr. Oppenheimer disuadirlo de trabajar en el proyecto de la bomba


de hidrógeno?
R.: No. Tuvimos una discusión. Por supuesto, intentó persuadirme de que aceptase
sus ideas. Igualmente, yo intenté persuadirle para que aceptase mis ideas y esto se hizo
por dos personas que se encontraron en este periodo. Aparte de que es absolutamente
normal discutir sobre una cuestión sobre la que disientes, yo diría que no hubo nada
más. Jamás se me ocurrió la idea de que aquello pudiera constituir una presión.
P.: ¿Piensa ahora que aquello era una presión?
R.: No. Pienso que era el deseo perfectamente normal de convencer a otra persona.
P.: ¿Cuándo tuvo lugar aquella discusión?
R.: Fue en 1949. Diciembre de 1949. Recuerdo con claridad dos discusiones, una
de media hora cuando vi la opinión del GAC y la discutimos.

Tras muchas otras preguntas, finalmente se le preguntó si consideraba que Op-


penheimer era «un riesgo para la seguridad debido a sus actuales asociaciones», a
lo que Von Neumann respondió: «No, no lo pienso».
El 23 de octubre de 1954, esto es, no mucho después de que testificase en el
caso Oppenheimer, la Casa Blanca anunció que el presidente Eisenhower nom-
braba a Von Neumann para uno de los cinco puestos de miembro de la AEC,
sustituyendo a Eugene M. Zuckert, que había dimitido en junio.138 Como este
trabajo era a tiempo completo, Von Neumann se mudó a Washington D.C, mien-
tras que el Institute for Advanced Study le concedió permiso de excedencia a par-
tir de la primavera de 1955. Su puesto como comisionado debería finalizar en
junio de 1959. Como veremos, no pudo completar su mandato.
En sus memorias, Stanislaw Ulam incluyó algunos detalles de cómo tomó Von
Neumann la decisión de aceptar el puesto:139

Justo después [del fallecimiento de Fermi], también en 1954, a Johnny le ofrecieron


el puesto de comisionado de la AEC y, antes de aceptar, tuvimos una larga conversación.
Tenía serias reservas sobre su aceptación debido a las ramificaciones de caso Oppenhei-
mer. Sabía que a la mayoría de los científicos ni les gustaba la formar de trabajar del
vicealmirante Strauss, ni compartían las opiniones extremas de Teller. A algunos de los
miembros más liberales de la comunidad científica no les gustaban ni las opiniones
pragmáticas y más bien pro-militares de Johnny ni su asociación con los trabajos de
energía atómica en general y con Los Álamos en particular, sobre todo sus contribucio-
nes al desarrollo de las bombas atómicas y de hidrógeno. Era consciente de ese senti-
miento incluso entre algunos de sus colegas de Princeton y temía que aumentase si se
unía a la Comisión de Energía Atómica. Esto a pesar de que aunque en lo personal
Oppenheimer no le gustase especialmente, lo defendió de sus acusaciones con gran ob-
jetividad y dio un testimonio muy correcto, valiente e inteligente.

138
  Al mismo tiempo que Von Neumann, fue elegido el químico Willard F. Libby, futuro premio
Nobel de Química por el descubrimiento de las técnicas de datación mediante carbono-14, este
como sustituto de Henry D. Smyth. Sobre Eisenhower y la AEC, véase Richard G. Hewlett y Jack
M. Holl, Atoms for Peace and War, 1953-1961. Eisenhower and the Atomic Energy Commssion (Uni-
versity of California Press, Berkeley, 1989).
139
 Ulam, Aventuras de un matemático, op. cit., pp. 230-231.

85

Fund_MAT_00c.indd 85 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

La decisión de formar parte de la AEC, me dijo Johnny, le había costado muchas


noches sin dormir, y una tarde, en una visita de dos horas al cañón de Frijoles, me des-
veló sus dudas y me preguntó qué me parecía. Bromeando me dijo: «Me convertiré en
un commissionnaire» (la palabra francesa significa el chico de los recados). Pero le hala-
gaba y estaba orgulloso de que a pesar de su nacimiento extranjero se le encomendase
un cargo gubernamental de alto nivel y de gran influencia en la dirección de grandes
áreas de la tecnología y la ciencia. Sabía que esto podía ser una actividad de gran im-
portancia nacional. De hecho, con su suprema inteligencia, podría haber hecho mucho
bien viendo qué había de bueno en algunos programas e iniciando otros nuevos. Como
amigo suyo, y habiéndole presionado para aceptar la oferta, Strauss estaría obligado a
apoyar sus ideas y opiniones. Además, Johnny tenía algo del rasgo teutónico de dejarse
impresionar fácilmente por lo oficial. En cualquier caso, estaba desgarrado entre dos
extremos, por un lado un sentimiento de orgullo y la esperanza de hacer algo bueno y
útil, y por otro lado, el miedo a que sus colegas lo asociaran mentalmente con una pe-
queña minoría de la comunidad científica y con la formada por los anhelantes de as-
censo. El aceptar requería pedir la excedencia en el Instituto así como algún sacrificio
financiero.

En el convulso y novedoso escenario político-militar que surgió con el final de


la Segunda Guerra Mundial, Von Neumann desempeñó algunas funciones impor-
tantes, aparte de apoyar el programa destinado a fabricar la bomba de hidrógeno.
Una de esas funciones fue encabezar un Comité de Evaluación de Misiles Estra­
tégicos establecido dentro del organigrama de la Fuerza Aérea. El motor de parti-
da de la creación de ese comité tuvo que ver con las pruebas realizadas en el otoño
de 1952 en el atolón de Eniwetok, que demostraron que era posible disponer de
bombas de hidrógeno de un tamaño tal que pudiesen ser transportadas en un mi-
sil intercontinental. La Fuerza Aérea recomendó entonces que se ampliasen y ace-
lerasen los trabajos destinados a desarrollar Misiles Balísticos Intercontinentales
(Intercontinental Ballistic Missile, ICBM), pero ante la tímida respuesta recibida
en 1953 se decidió crear el comité encabezado por Von Neumann, cuya recomen-
dación fue que la Fuerza Aérea continuase con el programa ICBM, pero no con el
cohete-misil gigante que se estaba planeando entonces y cuyo desarrollo se había
asignado a la compañía aeronáutica Convair, sino con uno más pequeño que pu-
diese transportar una carga de unos 690 kilogramos, suficientes para transportar
una bomba de hidrógeno, en lugar de los 4.000 kilogramos planeados.140

Matemáticas y economía
Además de sus muchas y plurales contribuciones a la ciencia, John von Neu-
mann también es recordado por el papel que desempeñó en llevar la matemática
a la economía, tarea en la que sobresale el libro que escribió en colaboración con

140
  Este proyecto, denominado Atlas, comenzó en 1954. Se encuentra más información sobre
el Comité Von Neumann en George B. Kistiakowsky, A Scientist at the White House (Harvard Uni-
versity Press, Cambridge, Mass., 1976), especialmente en el capítulo IV.

86

Fund_MAT_00c.indd 86 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

el economista Oskar Morgenstern, Theory of Games and Economic Behavior (Teoría


de juegos y comportamiento económico). Pero antes de pasar a comentar esa faceta
de la actividad de Von Neumann, es conveniente decir algo sobre los inicios de lo
que se podría denominar economía matemática.
En la actualidad parece evidente que uno de los instrumentos más importan-
tes para la economía es la matemática, pero no siempre fue así. Y por supuesto
existen buenas razones para ello. Pensemos, por ejemplo, en el economista más
importante de los dos primeros tercios del siglo xx, John Maynard Keynes, autor
de un libro significativamente titulado Treatise on Probability (1921), pero que
apenas aplicó sus conocimientos matemáticos a sus estudios sobre la economía:
pensaba que esta última está basada en la acción humana y sujeta a lo que él llamó
«animal spirits», es decir, «estados de ánimo», acciones mentales inconscientes,
dominadas por la emotividad, que nunca podrían responder a expectativas mate-
máticas.141 Al fin y al cabo, no hay que olvidar que la ciencia económica no es una
ciencia exacta, sino social, que, aunque maneje modelos desarrollados en la mate-
mática y la física, no tiene como fin las regularidades de la materia sino el com-
portamiento humano, que puede ser (casi o a veces) irracional o incierto, lo que
significa que no permite ofrecer demasiadas seguridades, siendo las conclusiones
fiables y definitivas más excepción que norma. Los modelos son meras simplifica-
ciones de una realidad en la que los equilibrios, los cambios en los comportamien-
tos y las estrategias de los agentes económicos son múltiples.
El primer matemático economista en utilizar el acervo matemático existente
en su momento fue un francés que estudió en la École Normal Superieure: Antoi­
ne Augustin Cournot (1801-1877), conocido como el iniciador del análisis eco-
nómico moderno. En su libro Recherches sur les principes mathématiques de la théo-
rie des richesses, publicado en 1838, Cournot utilizó las ideas de funciones y
probabilidades por primera vez en economía, obtuvo las primeras fórmulas sobre
demanda, oferta y precio, dibujó curvas de oferta y demanda y desarrolló la teoría
de la competencia, el monopolio, el duopolio y los beneficios del monopolio.
Más completo y complejo, en lo que a la utilización de la matemática se refie-
re fue la obra del francés Léon Walras (1834-1910), que estuvo muy influenciado
por Cournot ya que este fue compañero de escuela de su padre, Auguste ­Walras, que
también fue economista. Joseph Schumpeter, al que influyó mucho Walras, carac-
terizó la obra de este de la siguiente manera:142

Para Walras, el conjunto de la economía teórica se apoya sobre dos únicas condi-
ciones: por una parte, que toda unidad económica tiende a maximizar su utilidad, y, por
otra, que la demanda de cada bien debe igualar a su oferta. Todos sus teoremas se de-
ducen de estos dos supuestos. Puede admitirse que su obra ha sido complementada por

141
  Relacionado con esto está el hecho de que la influencia de Keynes ha sido sobre todo en la
macroeconomía, mientras que es en la microeconomía donde se aplican sobre todo las técnicas y los
modelos matemáticos, y donde se buscan leyes matemáticas exactas.
142
  Joseph Schumpeter, Diez grandes economistas: de Marx a Keynes (Alianza Editorial, Madrid,
1997; edición original en inglés de 1951), pp. 142-143.

87

Fund_MAT_00c.indd 87 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

algunos economistas, como Edgeworth y Barone, y que otros, como Pareto, la han su-
perado en algunos puntos particulares. Pero su significado permanece intacto. Todo
aquel que conozca el mecanismo y los orígenes de las ciencias naturales exactas sabrá
también que, en el método y en la esencia, las grandes realizaciones en el campo de
éstas son del mismo género que la de Walras. Encontrar formas exactas para los fenó-
menos cuya interdependencia nos viene dada experimentalmente, reducir unas a otras,
derivar tales formas unas de otras; esto es lo que los físicos hacen, y esto es lo que hizo
Walras. Pero, además, Walras lo hizo en un campo nuevo de la ciencia en el que no
existían los antecedentes de siglos enteros de trabajo. Y lo hizo en poco tiempo, a pesar
de las dificultades internas y externas, obteniendo resultados muy favorables. Trabajó,
además, sabiendo —o al menos debería haberlo sabido— que no podía esperar que los
economistas y los matemáticos de su generación reconocieran el mérito de su obra. Re-
corrió un camino solitario, sin el apoyo moral que suelen tener tanto el hombre prácti-
co como el científico. Su retrato muestra, pues, todas las características que distinguen
a la mentalidad verdaderamente creadora. Todo esto, en lo que se refiere al hombre. Su
obra, más pronto o más tarde, encontrará el reconocimiento que merece.

En el mismo sentido, Robert Loring Allen, uno de los biógrafos de Schumpe-


ter, señaló:143 «Como la presentación walrasiana de la economía era matemática,
los economistas por regla general la ignoraron. Pocos economistas del último cuar-
to del siglo xix comprendían las matemáticas, y tenían problemas con la idea del
equilibrio incluso en casos simples, como el del equilibrio de mercado en precios
y cantidades. La dificultad del equilibrio general, en su forma literaria o matemá-
tica, impidió que la obra de Walras fuera ampliamente conocida».144 Revisando
la edición de la correspondencia de Walras no es difícil encontrar evidencias de la
soledad que sentía y la ayuda que necesitaba para la empresa en la que se encon-
traba empeñado. Así, el 6 de mayo de 1886 escribía a Jean Jacques Emile Cheysson,
ingeniero y economista, profesor de Economía Política en la École des Sciences
Politiques y de la École des Mines de París:145 «Creo haber reconocido en la apli-
cación del método matemático a la economía política pura, además de a las gran-
des cuestiones de la economía política aplicada y a la economía política práctica,
un campo de explotación científica muy amplio y muy bello. No me siento con
fuerzas para [desarrollarlo] yo solo y desearía que me acompañasen y ayudasen
algunos hombre de espíritu lo suficientemente receptivos y fuertes».
Existían dificultades, sí, pero, como escribía el 30 de julio de 1886 al econo-
mista y estadístico alemán Wilhelm Lexis, no creía que «esta circunstancia nos

143
  Robert Loring Allen, Joseph Schumpeter (Alfons El Magnànim, Valencia, 1995; edición ori-
ginal en inglés de 1991), p. 146.
144
  El propio Walras no fue ajeno a estos problemas, los de comprender bien las matemáticas
implicadas. Un ejemplo en este sentido es que no fue capaz de entender las cartas que le envió el
matemático francés Hermann Laurent, que le preguntaba acerca de la naturaleza del factor de inte-
gración en las condiciones de equilibrio de la rentabilidad marginal. Incapaz de entender cuáles eran
las objeciones de Laurent, Walras pensó que aquel formaba parte de un complot en su contra.
145
  Correspondence of Léon Walras and Related Papers, William Jaffé, ed., vol. II («1884-1897»)
(North-Holland, Ámsterdam, 1965), p. 119.

88

Fund_MAT_00c.indd 88 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

impida absolutamente lograr una teoría exacta, no más que el estado cenagoso o
fangoso de ciertas corrientes de agua impiden desarrollar una hidráulica, o que
la  naturaleza compleja de las grasas y de las sustancias proteínicas impiden la
química».146
En lo que se refiere a sus logros, hay que señalar que fue uno de los precurso-
res y líderes de la revolución marginalista, que incluyó a su sucesor en la cátedra de
Economía Política en Lausana, el ingeniero, economista y sociólogo italiano Vil-
fredo Pareto (1848-1923), además de a William Stanley Jevons (1835-1882) y a
Carl Menger (1840-1921), que la desarrollaron de forma independiente ya que
no se conocían entre ellos.147
Con respecto a la visión que Walras tenía del papel de la matemática en la
economía, es instructivo hojear su principal obra, el libro Éléments d’Économie
politique pure ou théorie de la richesse sociale (1874), en el que presentó de manera
precisa su teoría del equilibrio general (desarrollada posteriormente por los premios
Nobel de Economía Maurice Allais, Kenneth Arrow y Gerard Debreu) y el enfo-
que de la utilidad marginal. Ya en la segunda página de esta obra se lee: «[Este
libro] contiene una solución matemática al problema de la determinación de los
precios corrientes, así como una fórmula científica para la ley de la oferta y la de-
manda, en el caso del intercambio de un número arbitrario de mercancías entre
ellas».148 Y más adelante:149
El valor de cambio es, por consiguiente, una magnitud y, como se ve actualmente,
una magnitud apreciable. Y si las matemáticas tienen por objeto, en general, la medida
de magnitudes de este género, es seguro que existe una rama de las matemáticas, olvi-
dada hasta el momento por los matemáticos, y todavía no elaborada, que es la teoría del
valor del cambio.
No digo, lo sabemos suficientemente, que esta ciencia constituya toda la economía
política. Las fuerzas, las velocidades son, también ellas, magnitudes apreciables, y la teo-
ría matemática de las fuerzas y de las velocidades no es toda la mecánica. Es siempre
cierto que esta mecánica pura debe preceder a la mecánica aplicada. De manera análoga,
existe una economía política pura que debe preceder a la economía política aplicada, y esta
economía política pura es una ciencia físico-matemática. Esta afirmación es nueva y pa-
recerá singular; pero acabo de demostrarla, y la demostraré aún mejor en lo que sigue.

146
  Ibidem, p. 145.
147
  De forma parecida a lo que sucedió con Walras, Pareto no comprendió siempre las críticas
de matemáticos, como las que Vito Volterra hizo a su trabajo (de todas maneras, Volterra no conti-
nuó ocupándose de la matematización de la economía y dejó este campo a otros, uno de ellos el
matemático estadounidense Griffith C. Evans, que estudió con Volterra en Roma entre 1910 y 1912;
en 1930 Griffith publicó una Mathematical Introduction to Economics). Sobre estos puntos, véase
P. Mirowski, More Heat than Light (Cambridge University Press, Cambridge, 1989), Bruna Ingrao
y Giorgio Israel, The Invisible Hand: Economic Theory on the History of Science (MIT Press, Cambrid-
ge, Mass., 1990) y E. Roy Weintraub, How Economics Became a Mathematical Science (Duke Uni-
versity Press, Durham, 2002).
148
  Léon Walras, Éléments d’Économie Politique Pure ou Théorie de la Richesse Sociale (Imprime-
rie L. Corbaz, éditeurs, Lausana, 1874), p. vi.
149
  Ibidem, p. 31.

89

Fund_MAT_00c.indd 89 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

La matemática era, clamaba Walras, como pregonero de un tiempo que ya


estaba llegando, el lenguaje de la economía:150 «En cuanto al lenguaje, ¿por qué
obstinarse en expresar muy penosamente y muy incorrectamente, como a menudo
lo hizo Ricardo, como lo hace a cada instante John Stuart Mill en su Principles of
Political Economy, en el que se sirve de la lengua habitual, cosas que, en el lengua-
je de las matemáticas, pueden enunciarse con muchas menos palabras, de una
manera mucho más exacta y mucho más clara?».
Otro nombre destacado a la hora de hablar de los inicios de la economía ma-
temática fue el del matemático y economista inglés Alfred Marshall (1842-1924),
fundador de la economía neoclásica. Me interesa resaltar que su tratado Principles
of Economics (1890), el libro más difundido de economía durante décadas, mues-
tra una clara influencia del gran Philosophiae Naturalis Principia Mathematica
(1687) de Isaac Newton. Independientemente de otras razones, hay que tener en
cuenta que cuando Marshall estudió en Cambridge, en el sistema educativo, el
Mathematical Tripos, ejercía un peso importante el estudio de los Principia (no era
infrecuente encontrarse en los exámenes con preguntas del tipo de «Demuéstrese X
según la Proposición Y de los Principia»). Inicialmente, en los trabajos de Marshall
dominó la presentación geométrica (axiomática, podríamos también decir), algo
que también favorecía el que otro texto de estudio obligado fuese los Elementos de
Euclides), pero posteriormente esta dejó su lugar a una más acorde con las obras
de Cournot y de Walras, donde la física y los procesos físicos habían ganado in-
fluencia en la economía a través de la búsqueda de fuerzas que se insertasen en los
principios dinámico-geométricos.
Podríamos, en definitiva, concluir que hasta finales del siglo xix la mayor par-
te de los principales economistas de esa época, como fueron Walras, Pareto, Mar-
shall, Francis Edgeworth (1845-1926) e Irving Fisher (1867-1947), empleaban
modelos matemáticos específicos del comportamiento económico asociados a ri-
gurosos modelos basados en procesos físicos de la mecánica racional. Ahora bien,
en la anterior lista falta un nombre importante, el francés Louis Bachelier (1870-
1946), cuya influencia, por diversas razones —entre las que figuran el tipo de
análisis matemático que realizó—, fue durante más de medio siglo prácticamente
despreciable. En la tesis doctoral que Bachelier defendió en 1900, Théorie de la
spéculation, estudiaba la matemática de los movimientos especulativos, en particu-
lar el comercio de bonos en la Bolsa de París. «Las influencias que determinan el
movimiento de la Bolsa son innumerables», comenzaba su exposición, «sucesos
pasados, actuales o incluso descontables, no presentan a menudo ninguna relación
aparente con sus variaciones, aunque es seguro que repercuten sobre su curso».151
Para aquellos familiarizados con el movimiento browniano —el fenómeno descu-
bierto por el botánico Robert Brown, quien con la ayuda de un microscopio ob-
servó en 1827 que partículas de polen de la planta Clarkia pulchella, en suspensión

150
  Ibidem, p. 33.
151
  Louis Bachelier, «Théorie de la spéculation», Annales Scientifiques de l’École Normale Supé-
rieure 17, 21-86 (1900); p. 21.

90

Fund_MAT_00c.indd 90 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

en un fluido en reposo, se movían de manera errática—, la anterior caracterización


de Bachelier les hará pensar inmediatamente en un tipo de movimiento brownia-
no y, efectivamente, en la literatura económica se le consideró como el pionero en
los estudios acerca de la presencia de movimientos estocásticos (o aleatorios) y
brownianos en economía. Incluso se ha llegado a afirmar que «la tesis de Bachelier
contiene, y de tres maneras diferentes, la primera teoría matemática del movimien-
to browniano (cinco años antes que Einstein)».152 La referencia a Albert Einstein
se debe a que fue este quien, en 1905, explicó el porqué del movimiento brow-
niano: aunque en reposo, el fluido está compuesto en realidad por un número
enorme de moléculas que se mueven en todas direcciones chocando entre sí; y
es  debido a los impulsos que reciben cuando esas moléculas chocan contra las
partículas en suspensión por lo que estas se mueven, como observó Brown.153 No
sorprendentemente, en el artículo de Einstein no aparece mención alguna de Ba-
chelier.154
Posiblemente, quienes más se distinguieron en recuperar la memoria de los
trabajos y enfoques de Bachelier fueron dos polifacéticos científicos. En primer
lugar, Norbert Wiener, que elaboró en 1921 una formalización rigurosa del mo-
vimiento browniano (hasta el punto de que a veces se habla del «proceso de Wie-
ner» o de «Bachelier-Wiener»), y más tarde Benoît Mandelbrot.155 «El devenir de

152
  L. Carraro y P. Crépel, «Louis Bachelier, 11 mars 1870-28 avril 1946», Images des Mathé-
matiques, pp. 48-49 (CNRS, 2006); p. 48.
153
  Albert Einstein, «Über die von der molekularkinetischen Theorie der Wärme geforderte
Bewegung von in ruhenden Flüssigkeiten suspendierten Teilchen», Annalen der Physik 17, 549-560
(1905).
154
  El tribunal que juzgó la tesis de Bachelier lo formaba un trío distinguido de científicos: Paul
Appel, Joseph Boussinesq y Henri Poincaré. Se sabe que realizaron comentarios favorables sobre el
contenido del trabajo, pero no debieron mostrarse excesivamente entusiasmados en la medida en que
no le dieron la máxima calificación, «très honorable», sino «honorable», con la consecuencia de que,
aunque continuó publicando, su carrera posterior no fue demasiado distinguida: fue «profesor libre»
en la Sorbona entre 1909 y 1914 (recibiendo un salario solo a partir de 1913), y después de la guerra
profesor ayudante en Besançon (1919-1922), Dijon (1922-1925), profesor adjunto en Rennes (1925-
1927) y finalmente profesor en Besançon, donde se jubiló en 1937. Su tesis, eso sí, se publicó en una
revista importante: los Annales Scientifique de l’École Normale Supérieure, pero su influencia en la
economía tardó en manifestarse con la intensidad que merecía. Como señaló Paul Cootner en la re-
copilación de trabajos sobre el carácter aleatorio del mercado de valores que publicó en 1964, en el
que incluyó una traducción al inglés de la tesis de Bachelier: «Louis Bachelier se adelantó a estos es-
tudios hace 60 años, pero su trabajo […] aparece como un suceso aislado»; Paul H. Cootner, «Ori­gins
and justification of the random walk theory. Introduction», en The Random Character of Stock Market
Prices, Paul H. Cootner, ed. (Risk Publications, Londres, 1964), pp. 1-6; cita en p. 1.
155
  Norbert Wiener, «The average of an analytical functional and the Brownian movement»,
Proceedings of the National Academy of Sciences U.S.A. 7, 294-298 (1921); Benoît Mandelbrot, «The
variation of certain speculative prices», Journal of Business 36, 394-419 (1963). Es interesante citar
lo que Wiener escribió en uno de sus ensayos: «Desde el mismo principio de este trabajo [el estudio
del movimiento browniano], me vi influido por la investigación contemporánea de Paul Lévy sobre
funciones aleatorias [random]. Fue Lévy quien llamó mi atención sobre el hecho de que mis funcio-
nes sobre el movimiento browniano ya habían sido algo estudiadas por Bachelier. Sin embargo, el
trabajo de Bachelier, aunque representaba una excelente aproximación, había sido escrito en una

91

Fund_MAT_00c.indd 91 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

la historia a lo largo del siglo xx», escribió Mandelbrot, «iba a ser mucho más
amable con él [Bachelier] que sus contemporáneos», escribió Mandelbrot en uno
de sus libros, «su tesis puso los cimientos de la teoría financiera y, con mucha más
generalidad, de todas las formas de cambio probabilístico en el tiempo continuo.
Formuló las cuestiones básicas sobre el movimiento de los precios y propuso so-
luciones preliminares para algunas. Murió en el anonimato y tuvo que pasar más
de medio siglo para que su tesis fuera redescubierta y traducida al inglés. Sobre
sus ideas, los economistas construyeron una teoría abarcadora y elaborada de los
mercados, la inversión y las finanzas: cómo varían los precios, cómo piensan los in-
versores, cómo administrar el dinero y cómo definir el riesgo, el alma inquieta de
los mercados».156
Y, establecido esta especie de preámbulo, volvamos a Von Neumann.

Teoría de juegos
Si hubiese sido fiel a la secuencia cronológica, debería haber comentado ya un
artículo que Von Neumann publicó en 1928, titulado «Sobre la teoría de los jue-
gos de sociedad», por el que a veces se le denomina «el padre de la teoría de
juegos».157 Estrictamente, sin embargo, esto no es cierto: la teoría de juegos, en-
tendiendo por ella la búsqueda de patrones (leyes) matemáticas que expliquen lo
que sucede en juegos, posee una historia previa. Dejando al margen la, indudable,
conexión de la teoría de juegos con los estudios dedicados a la probabilidad (don-
de aparecen nombres como los de Cardano, Pascal, Huygens, Jacob Bernoulli y
Condorcet), un momento importante en el tratamiento matemático de los juegos
se debe a Ernst Zermelo, en una contribución que hizo en el V Congreso Inter-
nacional de Matemáticos, celebrado en Cambridge (Inglaterra) del 22 al 28 de

época anterior a que se dispusiera de las ideas de integración de Lebesgue para que pudiera ser de-
sarrollado con una técnica adecuada»; Norbert Wiener, «My connection with cybernetics. Its origins
and its future», Cybernetica 1, 1-14 (1958), reproducido en Norbert Wiener: Collected Works, P. Ma-
sani, ed. (The MIT Press, Cambridge, Mass., 1985), vol. IV, pp. 107-120; cita en p. 109. Los tra-
bajos de Wiener en la teoría del movimiento browniano se analizan en P. R. Masani, Norbert Wiener,
1894-1964 (Birkhäuser, Basilea, 1990), pp. 77-86.
156
  Benoît Mandelbrot y Richard L. Hudson, Fractales y finanzas (Tusquets, Barcelona, 2010),
p. 67. Véase también, Benoït Mandelbrot, El fractalista (Tusquets, Barcelona, 2014), pp. 239-242.
En este libro, su autobiografía, Mandelbrot titula uno de sus capítulos, el 16, «Princeton: el último
investigador posdoctoral de John von Neumann»; esto se debió a que pasó el año 1953-1954 en el
Institute for Advanced Study «como último posdoc propuesto por Von Neumann» (pp. 178-179).
157
  John von Neumann, «Zur Theorie der Gesellschftsspiele», Mathematische Annalen 100, 295-
320 (1928). Sobre las contribuciones de Von Neumann a la economía, véase Manfred J. Holler,
«What John von Neumann did to Economics,» en Gilbert Faccarello y Heinz Kurz, eds., Handbook
on the History of Economic Analysis, vol. I («Great Economists since Petty and Boisguilbert») (Edward
Elgar Publishing, Cheltenham, 2016), pp. 581-586; E. Roy Weintraub, How Economics Became a
Mathematical Science (Duke University Press, Durham, 2002), pp. 94-97; y las reseñas reproducidas
en la edición de Theory of Games and Economic Behavior publicada para conmemorar los sesenta años
de la primera edición: John von Neumann y Oskar Morgenstern, Theory of Games and Economic
Behavior (Princeton University Press, Princeton, 2004).

92

Fund_MAT_00c.indd 92 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

agosto de 1912, y que apareció publicada en las actas del congreso bajo el título
«Sobre una aplicación de la teoría de conjuntos a la teoría del juego de ajedrez».158
Un detalle importante es que Zermelo era un entusiasta del ajedrez, un juego que
en las primeras décadas del siglo xx ocupaba un importante lugar en la vida cul-
tural de muchos países europeos: Alemania, Inglaterra, Francia, Rusia y los que
formaban parte del Imperio Austro-Húngaro. Como sucedía con Zermelo, no es
sorprendente que el juego atrajese la atención de matemáticos. Seguramente nadie
representó mejor semejante relación, aunque con el énfasis en el lado del ajedrez,
que el alemán de origen judío Emanuel Lasker (1868-1941), que mantuvo el tí-
tulo de campeón del mundo durante veinticuatro años, entre 1897 y 1921. Edu-
cado como matemático, Lasker había estudiado con Hilbert y Max Noether y
completado un doctorado en la Universidad de Erlangen en 1902 sobre la teoría
de espacios vectoriales. En algunos de sus escritos, Lasker se hacía preguntas con
evidente dimensión matemática. Así, en 1907 publicó un ensayo de ochenta pá-
ginas, Kampf, en el que se preguntaba: «¿Qué significan lucha y victoria? ¿Obede-
cen leyes que la razón puede capturar y establecer?».159
Von Neumann también era aficionado al ajedrez; de hecho, una de las prime-
ras cosas que hizo cuando llegó a Zúrich en 1925 fue unirse, junto a su amigo
Willy Fellner, al Schachgesellschaft Zürich, uno de los clubs de ajedrez más anti-
guos del mundo y una referencia internacional. Es preciso, asimismo, citar a otros
dos matemáticos húngaros interesados en el ajedrez: Denés König y László Kalmár,
que, como Von Neumann, estaban interesados en la teoría de conjuntos (que des-
empeñaba un papel central en el artículo de Zermelo) y relacionados con Gotinga.
En 1927, König publicó un artículo («Sobre un método de conclusión del finito
al infinito») en el que refinaba las conclusiones de Zermelo, y el año siguiente

158
  Ernst Zermelo, «Über eine anwendung der mengenlehre auf die theorie des schaspiels», en
Ernest W. Hobson y A. E. H. Love, eds., Proceedings of the Fifht International Congress of Mathema-
ticians (Cambridge University Press, Cambridge, 1913), vol. II, pp. 501-504. Este artículo significó
una ruptura con los intereses previos de Zermelo. De hecho, en la invitación a participar en el con-
greso que le hizo Bertrand Russell el 16 de marzo de 1912, este le explicaba: «Como representante
de la sección filosófica del próximo congreso matemático le pido urgentemente que venga a Cam-
bridge y nos dé una conferencia. Si pudiese usted hablar, por ejemplo, sobre las razones de su prin-
cipio de elección, esto sería del mayor interés. Además, para mí constituiría un gran placer personal
renovar nuestra amistad»; citado en Heinz-Dieter Ebbinghaus en cooperación con Volker Peckhaus,
Ernst Zermelo. An Approach to His Life and Work (Springer, Berlín, 2015), p. 75. Zermelo aceptó la
invitación de Russell, pero para hablar sobre «la teoría del juego de ajedrez», aunque finalmente
presentó dos comunicaciones: una la que anunciaba sobre el ajedrez y otra titulada «Sobre métodos
algebraicos y genéticos en el fundamento de disciplinas matemáticas». En las actas publicadas úni-
camente apareció el texto del primero. El artículo de Zermelo se analiza en el libro Peckhaus que
acabo de citar pp. 136-139), en Robert Leonard, Von Neumann, Morgenstern and the Creation of
Game Theory (Cambridge University Press, Nueva York, 2010), pp. 16-18, y en Ulrich Schwalbe y
Paul Walker, «Zermelo and the early history of game theory», Games and Economic Behavior 34,
123-137 (2001).
159
  Citado en Leonard, Von Neumann, Morgenstern and the Creation of Game Theory, op. cit.,
p. 12. Esta obra analiza la relación del ajedrez con la teoría de juegos, al mismo tiempo que el libro
de Von Neumann y Morgenstern.

93

Fund_MAT_00c.indd 93 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Kalmár («Sobre la teoría de juegos abstractos») generalizaba lo que habían hecho


los dos.160 Ante la muy relevante cuestión de cuál, si existió, fue la influencia de
estos trabajos en Von Neumann —que sin duda conocía a sus colegas húngaros—,
o viceversa, no hay una respuesta clara. En su artículo, König señalaba que fue
Von Neumann quien le sugirió uno de los pasos en su reelaboración de la demos-
tración de Zermelo, pero por otra parte en una carta que König envió a Zermelo
el 13 de febrero de 1925 le decía que Von Neumann no conocía el artículo de este
de 1913 y que fue él quien le informó de su existencia: «Yo fui quien llamó su
atención sobre él. Ahora está trabajando en un artículo sobre juegos que aparece-
rá en el Mathematische Annalen».161 No parece, en cualquier caso, que Von Neu-
mann tuviese en gran consideración el artículo de Zermelo, que no aparece men-
cionado ni en su artículo de 1928 ni en Theory of Games and Economic Behavior.
Lo único que se puede aventurar es que Von Neumann pudo haber comenzado a
pensar en la teoría de juegos por sí mismo, o que se vio influido por König, quien
sí conocía el trabajo de Zermelo y estaba trabajando en problemas parecidos.
Con respecto a las diferencias entre los trabajos de Zermelo, König, Kalmár y
Von Neumann, citaré las conclusiones de Ulrich Schwalbe y Paul Walker:162

Zermelo, König y Kalmár estaban tratando con lo que ahora se denominaría juegos
de suma cero de dos personas con información perfecta. El punto de partida común de
sus análisis era el concepto de una posición ganadora, definida de una forma matemá-
ticamente precisa: si un jugador se halla en una posición ganadora, entonces siempre
puede forzar una victoria, no importa la estrategia que el otro jugador siga. Establecido
esto, querían responder a la siguiente pregunta: ¿Dado que un jugador está en una po-
sición ganadora, existe un límite superior al número de movimientos que debe hacer
para ganar? O, ¿si está en una posición perdedora, durante cuánto tiempo [movimientos]
puede retrasar su derrota? En consecuencia, a Zermelo, König y Kalmár no les preocu-
paban los problemas de interacción estratégica y equilibrio. No se hacían la pregunta:
¿Cómo se debe comportar un jugador para obtener un buen resultado? Esta era la prin-
cipal cuestión que se preguntó Von Neumann en su artículo «Zur Theorie der Gesells-
chaftsspiele» (1928). En contraste a los trabajos de Zermelo, König y Kalmár, el interés
principal de Von Neumann era la interacción estratégica entre los jugadores y el con-
cepto de un equilibrio. Estas dos ideas se han convertido en las piedras angulares de la
teoría de juegos no cooperativos.

Además de a Zermelo, König y Kalmár, es obligado recordar las aportaciones


del matemático francés Émile Borel, comenzando por su libro de carácter general,
Le hasard (1914), siguiendo en el capítulo «Sur les jeux ou interviennent l’hasard
et l’habilité des joueurs», de su Théorie des Probabilités (1924), y continuando por

160
  Dénes König, «Uber eine Schlussweise aus dem Endlichen ins Unendliche», Acta Scientiarum
Mathematicorum Szeged 3, 121-130 (1927); László Kalmár, «Zur Theorie der abstrakten Spiele», Acta
Scientiarum Mathematicorum Szeged 4, 65-85 (1928/1929).
161
  Citado en Peckhaus, Ernst Zermelo, op. cit., p. 139.
162
  Schwalbe y Paul Walker, «Zermelo and the early history of game theory», op. cit., «Conclu-
sions».

94

Fund_MAT_00c.indd 94 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

una serie de artículos que publicó en la década de 1929. En uno de estos trabajos
en particular, Borel consideraba un juego en el que la victoria dependía tanto de
suerte como de la habilidad de los jugadores, al contrario de lo que sucedía en
juegos en los que la habilidad no desempeñaba ningún papel (por ejemplo, la
lotería).163 Definía un «método de juego» como «un código que determina lo que
una persona debería hacer en cualquier situación» y se preguntaba «si era posible
determinar un método de juego mejor que todos los demás posibles». Consideran-
do el caso en el que el número de estrategias era 3, Borel llegaba a la conclusión
de que todos los jugadores podían elegir tácticas que les asegurasen la misma pro-
babilidad de victoria. Aunque sus resultados eran menos generales que los que
obtuvo Von Neumann, se le debe considerar como uno de los fundadores de la
teoría matemática de juegos.
Establecidos esos orígenes, vayamos al artículo de Von Neumann de 1928, en
el que se centraba en un juego con dos participantes, dejando a un lado las reglas
particulares del juego concreto para concentrarse en las estrategias que empleaban
ambos, pero de tal manera que la suma total de las ganancias fuese cero (juegos de
suma cero): lo que uno gana, lo pierde el otro. El resultado principal al que llegó
allí es lo que se denomina teorema de máximo-mínimo (max-min o minimax). Este
teorema establece que, para una amplia gama de juegos, en realidad no tiene in-
terés que dos personas jueguen entre sí. Si cada jugador considera, para cada es-
trategia posible, la pérdida máxima que le puede reportar dicha estrategia y en
consecuencia elige la mejor estrategia, la que minimice la máxima pérdida posible,
entonces estadísticamente puede estar seguro de no tener más pérdidas que este
valor minimax. Además, como este valor es el opuesto (negativo) del que su opo-
nente establece para sí, y que define de la misma manera, el resultado a largo
plazo está determinado completamente por las reglas del juego.164
En la necrológica que publicaron conjuntamente Ulam, Kuhn, Tucker y Shan-
non, se hacía hincapié en lo que significó el artículo de Von Neumann de 1928:165

El impacto de la Teoría de Juegos de Von Neumann se extendió mucho más allá de


las fronteras de este tema. Mediante su ejemplo y a través de sus logros, abrió un nuevo
y amplio canal de comunicación en ambos sentidos entre la matemática y las ciencias
sociales. De hecho, estas ciencias fueron afortunadas en que uno de los matemáticos más
creativos del siglo xx se interesase por algunos de sus problemas fundamentales y cons-
truyese modelos llamativamente imaginativos y estimulantes, con los que se podían
atacar cuantitativamente sus problemas. Al mismo tiempo, la matemática recibió una
infusión vital de métodos e ideas frescas que continuaron mostrándose altamente pro-
ductivas durante muchos años venideros. El interés de Von Neumann en «problemas de
complejidad organizada», tan importantes en las ciencias sociales, fueron de la mano con
el desarrollo pionero de sus computadoras de gran tamaño y alta velocidad.

163
  Émile Borel, «La théorie du jeu et les équations integrals à noyau symétrique», Comptes
Rendues Académie des Sciences, 173, 1304-1308.
164
  He seguido aquí la descripción de Halmos, «La leyenda de Von Neumann», op. cit., p. 23.
165
 Ulam et al. en Fleming y Bailyn, eds., The Intellectual Migration, op. cit., p. 247.

95

Fund_MAT_00c.indd 95 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Señalaré por último que en la época en que publicó su artículo de 1928, Von
Neumann comenzó la preparación de otro importante trabajo para la economía
que, sin embargo, se publicó una década más tarde, en 1937: «Un modelo de equi-
librio económico general».166

Theory of Games and Economic Behavior


La culminación de las contribuciones de Von Neumann a la teoría de juegos
llegó dieciséis años después de su artículo de 1928, con la publicación de un libro
que se convirtió en un clásico de la economía, de la economía matemática: Theory
of Games and Economic Behavior (1944). De hecho, si no hubiese sido porque Von
Neumann conoció en Princeton a un economista centroeuropeo, transterrado
como tantos otros en aquel tiempo a Estados Unidos, Oskar Morgenstern (1902-
1977), con quien escribió el libro, seguramente este no hubiese existido. Es, por
consiguiente, necesario, antes de nada, decir algo sobre este economista.
Aunque alemán de origen —nació en Görlitz—, Oskar Morgestern creció y
se formó en Viena, en cuya universidad estudió; se graduó en 1925 y se doctoró
posteriormente en Ciencia Política, aunque se centró sobre todo en Economía,
disciplina en la que existía una «Escuela de Viena», que había tenido como su gran
promotor a Carl Menger, cuya obra continuó Friedrich von Wieser, y a la que se
sumaron posteriormente Ludwig von Mises, Joseph Schumpeter y Friedrich von
Hayeck. Frente a las suposiciones historicistas que caracterizaban a los economistas
alemanes, la escuela austriaca denunciaba toda hipótesis de determinismo históri-
co, argumentando que la historia económica era demasiado compleja. Asimismo,
combatían las tesis de los socialistas, tanto austriacos como alemanes, en cuyo
núcleo figuraba el determinismo hegeliano, tan querido para la teoría marxista,
defendiendo la tradición liberal.
En el obituario que Morgenstern escribió cuando Schumpeter murió, encon-
tramos un pasaje que revela la influencia que este ejerció sobre su pensamiento,
especialmente a través de su libro Das Wesen und der Hauptinhalt der theoretischen
Nationalökonomie (Teoría y esencia de la economía teórica nacional; 1908):167

Es farragoso, demasiado largo, pero no obstante brillante, lleno de vida y totalmen-


te único en la literatura en lengua alemana de la época. Aporta una exposición transpa-
rente de la teoría económica, tal como se conocía entonces, prestando especial atención
a Walras, a quien consideraba su verdadero maestro y el más grande de todos los eco-
nomistas, y combina los puntos de vista y métodos de Walras con los de los austriacos
[…] Este libro, nunca reeditado, ha sido durante muchos años una de las grandes rare-

166
  John von Neumann, «Über ein ökonomisches Gleichungssystem und eine Verallgemeine-
rung des Brouwerschen Fixpunktsatzes», en K. Menger, ed., Ergebnisse eines Mathematischen Seminars
8, 73-83 (1937). Existe traducción al inglés: «A model of general economic equilibrium», Review of
Economic Studies, 13, 1-9 (1945).
167
 Oskar Morgenstern, «Joseph Schumpeter, 1883-1950», Economic Journal 61, 197-202
(1950); citado en Allen, Joseph Schumpeter, op. cit., p. 156.

96

Fund_MAT_00c.indd 96 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

zas del comercio del libro. La obra fue leída ávidamente en Viena, incluso mucho des-
pués de la Primera Guerra Mundial, y su vigor juvenil atrajo a los jóvenes estudiantes.
Yo mismo recuerdo qué revelación significó para mí la primera vez que puse mis manos
en ella, igual que muchos de mi generación, y me decidí a leer todo lo que Schumpeter
había escrito o escribiera.

La Viena en la que creció y estudió Morgenstern vivió uno de sus periodos


culturales más creativos de toda su historia. Fue la Viena de Sigmund Freud, Lud-
wig Wittgenstein, Gustav Klimt, Egon Schiele, Oskar Kokoschka, Gustav Mahler
y Robert Musil, y en la que todavía se conservaba la memoria y tradición de pen-
samiento de Ernst Mach y Ludwig Boltzmann. Fue también la del Círculo de
Viena liderado por Moritz Schlick y en el que participaron, entre otros, Rudolf
Carnap, Otto Neurath, Philipp Frank, Herbert Feigl, Kurt Gödel, Hans Hahn y
Karl Menger (el matemático hijo de Carl), y con el que mantuvieron relaciones
otros como Karl Popper y Hans Reichenbach, e incluso el propio Morgenstern. En
un ensayo en el que explicó su colaboración con Von Neumann, y tras referirse a
un artículo que publicó en 1935 en Zeitschrift für Nationalökonomie («Vollkom-
mene Voraussicht und Wirtschaftliches Gleich gewicht»), Morgenstern mencionó
aquella relación:168

Después de que se publicase este artículo, el famoso filósofo y líder del denominado
«Círculo de Viena», profesor Moritz Schlick, me invitó a hablar de los problemas trata-
dos en él. Hice esto en una sesión bastante larga y el asunto fue discutido por los pre-
sentes con gran detalle. Al Círculo de Viena pertenecían, de una forma u otra, Carnap,
Feigl, Frank, Gödel, Hahn, Menger, Popper, Waismann, etc. No todos estuvieron pre-
sentes en esa ocasión. Yo asistí frecuentemente a estas reuniones al igual que al Coloquio
de Karl Menger, aunque no era un miembro formal de ninguno de los dos.

En el ensayo al que me estoy refiriendo, Morgenstern también señaló otros


intereses suyos en su época vienesa, entre los que figuraba la matemática, sin la cual
no le habría sido posible colaborar con Von Neumann:169 «Incluso en aquellos años
de la década de 1930 en Viena, me las arreglé para leer mucho de lógica y teoría de
conjuntos, p. ej., Hilbert-Ackermann, Fraenkel, Hilbert-Bernays, Hahn, Haus-
dorff, etc. También intenté acercarme al gran trabajo de Kurt Gödel sobre la inde-
cidibilidad, ayudado por mi amigo Karl Menger. Al mismo tiempo, Abraham
Wald, al que había podido ofrecerle un puesto de estadístico en mi Instituto, me
instruyó en varios campos de matemáticas».

168
  Oskar Morgenstern, «The collaboration between Oskar Morgenstern and John von Neu-
mann on the theory of games», Journal of Economic Literature 14, 805-816 (1976); cita en p. 806.
Este artículo se reprodujo en uno de los apéndices de la ya citada edición de Theory of Games and
Economic Behavior publicada en 2004: Von Neumann y Morgenstern, Theory of Games and Economic
Behavior, op. cit., pp. 712-726.
169
  Morgenstern, «The collaboration between Oskar Morgenstern and John von Neumann on
the theory of games», Journal of Economic Literature, op. cit., p. 807.

97

Fund_MAT_00c.indd 97 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Oskar Morgenstern y Von Neumann.

98

Fund_MAT_00c.indd 98 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Cuando Von Neumann pasó por Viena y habló en el Coloquio de Menger


sobre la expansión económica (prueba de que ya estaba interesado en esta disci-
plina), Morgenstern estaba en Ginebra asistiendo a una reunión de la Sociedad de
las Naciones. La oportunidad de que se conociesen llegó cuando Morgenstern tuvo
que abandonar Viena y Europa, después del Anschluss, la Anexión de Austria por
la Alemania de Hitler el 12 de marzo de 1938, y él se viese obligado a abandonar
su puesto universitario como «políticamente no fiable». Recibió entonces varias
invitaciones de universidades estadounidenses, optando por un contrato de tres
años en la Universidad de Princeton (la mitad de su salario lo pagaba la Fundación
Rockefeller). Allí, finalmente, se encontró con Von Neumann. Así describió cómo
se conocieron:170

El 1 de febrero de 1939 intervine después de un almuerzo en el Club Nassau ha-


blando de ciclos económicos, y allí estaba [Von Neumann] con Niels Bohr, Ostwald
Veblen y otros. Von Neumann y Bohr me invitaron a tomar el té esa tarde en Fine Hall
[perteneciente a la Universidad, donde se ubicaba, a la espera de un edificio propio, el
Institute for Advanced Study] y estuvimos varias horas hablando de juegos y experi-
mentos. Esta fue la primera vez que hablamos de juegos y la ocasión se vio realzada por
la presencia de Bohr. La perturbación de experimentos debida al observador era, por su-
puesto, uno de los famosos problemas de la mecánica cuántica suscitados por Niels
Bohr. Estas charlas se reanudaron con los dos en la casa de Weyl, que también había
entrado en mi vida. Este círculo se amplió aún más cuando conocí a Einstein en una
cena con Bohr en la casa de Von Neumann, y recuerdo vivamente lo que dijo Einstein
acerca de la prioridad de la teoría sobre el experimento, la preeminencia de la concep-
tualización y el profundo problema que es la intuición. En muchas reuniones posterio-
res, él volvía a menudo a estos y temas relacionados. Von Neumann y yo tuvimos
muchas otras discusiones muy animadas y de temas variados. Se produjo instantánea-
mente una asociación de mentes y una empatía espontánea entre nosotros. Le mencio-
né que estaba muy interesado en estudiar dos de sus trabajos, el que trataba de la teoría
de juegos y el que había presentado en Viena sobre la expansión económica. Intercam-
biamos enseguida preprints, dándole yo mi trabajo sobre previsión perfecta. Von Neu-
mann me dijo que no había trabajado en teoría de juegos o sobre el modelo de la ex-
pansión económica desde 1928. Pudo haber pensado de una forma u otra sobre esto,
pero nunca de forma sistemática, y tampoco había escrito nada. Yo comencé entonces
a estudiar seriamente su artículo sobre la teoría de juegos. Esto no era fácil debido a
partes de la matemática que eran nuevas para mí, en particular todo el tema del teore-
ma del punto fijo. El artículo sobre la expansión económica también me era difícil por
la misma razón. Esto condujo rápidamente a muchas conversaciones con Johnny, como
le llamaré a partir de ahora. Recuerdo vivamente la gran excitación intelectual que
sentí, de hecho también la implicación emocional con la teoría de juegos, que él había
desarrollado en 1928. Vi lo que significaba y las tremendas posibilidades que existían.

Morgenstern decidió entonces escribir un artículo en el que demostrase a los


economistas la esencia y significado de la teoría de juegos. Con tal fin sus contac-

170
  Ibidem, pp. 807-808.

99

Fund_MAT_00c.indd 99 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

tos con Von Neumann se intensificaron hasta el punto de que, en el otoño de 1940,
después de que Morgenstern le enseñase un primer manuscrito, que Von Neumann
consideró demasiado breve y poco inteligible, este le propuso que escribiesen algo
conjuntamente. La idea inicial era preparar un artículo de en torno a un centenar
de páginas para publicarlo en los Annals of Mathematic Studies, editado por Mars-
ton Morse, pero en un momento Von Neumann sugirió que Princeton University
Press podría ser otra posibilidad más adecuada. La editorial aceptó la propuesta y
ambos continuaron trabajando, pero terminaron por olvidar que su propuesta era
de un manuscrito de unas cien páginas. Cuando Von Neumann se trasladó en 1942
a Washington D.C., por sus obligaciones relacionadas con la guerra, la colaboración
continuó. Morgenstern viajaba con frecuencia a la capital federal y en los fines de
semana trabajaban «con furia»; otras veces era Von Neumann el que iba a Prince-
ton. Finalmente, en la Navidad de 1942 terminaron el manuscrito (el «Prefacio»
lleva la fecha de enero de 1943). Pero las cien páginas previstas se habían transfor-
mado en 1.200 mecanografiadas, llenas de gráficos y expresiones matemáticas. No
obstante, la editorial lo aceptó, sin que pasase por ningún censor, pero exigió que
se consiguiera alguna ayuda económica, no solo por lo costoso de la edición sino
también porque consideraba que el riesgo económico era grande; es decir, porque
pensaba que se venderían pocos ejemplares. Obtenida la ayuda —4.000 dólares,
de una fuente anónima, pero que se supone fue o la Carnegie Foundation o el
Institute for Advanced Study— el libro apareció el 18 de septiembre de 1944;
tenía 616 páginas. Los temores de Princeton University Press resultaron infunda-
dos. Durante 1945 y 1946 se publicaron reseñas muy favorables y en marzo de
1946 apareció un artículo elogioso sobre él en la primera página de la edición
dominical de The New York Times.171 Una segunda edición, con un amplio apén-
dice, se publicó en 1947, y en 1953 una tercera con un nuevo prefacio.
Citaré algunos párrafos de reseñas que aparecieron:172
Herbert A. Simon (The American Journal of Sociology, mayo de 1945):
Theory of Games es un riguroso desarrollo matemático de una teoría de juegos de
estrategia y una aplicación de esa teoría a ciertos problemas sencillos de economía. Aun-
que no se hacen aplicaciones explícitas a la sociología o a la ciencia política, el esquema
es de tal generalidad y amplitud que sin duda puede realizar contribuciones a estos
campos de naturaleza más fundamental.

Arthur H. Copeland (Bulletin of the American Mathematical Society, julio de


1945):
La posteridad considerará este libro como uno de los mayores logros científicos de
la primera mitad del siglo xx. Este será sin duda el caso si los autores han conseguido

171
  Las reseñas publicadas se detallan en Harold W. Kuhn, «Introduction» a la edición de 2004
de Theory of Games and Economic Behavior, op. cit., pp. vii-xiv.
172
  Cito de las reproducidas en la edición de 2004 de Theory of Games and Economic Behavior,
op. cit.

100

Fund_MAT_00c.indd 100 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

establecer una nueva ciencia: la ciencia de la economía. El fundamento que han estable-
cido es extremadamente prometedor. Como se necesitarán tanto matemáticos como
economistas para desarrollar más la teoría, es conveniente comentar la base necesaria
para leer el libro. La matemática necesaria, más allá del álgebra y geometría analítica, se
desarrolla en el libro. Por otra parte, el lector no formado en matemáticas tendrá que
ejercitar un alto grado de paciencia si quiere comprender la teoría. El lector educado en
matemáticas encontrará el razonamiento estimulante y un reto. En lo que se refiere a la
economía, es suficiente con una base limitada.

Leonid Hurwicz (The American Economic Review, diciembre de 1945):

Cometeríamos una injusticia con los autores su dijéramos que su libro es únicamen-
te una aportación a la economía. El ámbito del libro es mucho más extenso. Las técni-
cas que aplican los autores al tratar problemas económicos son lo suficientemente gene-
rales como para ser válidas en ciencia política, sociología e incluso en estrategia militar.
La aplicabilidad a los propios juegos (ajedrez y póquer) es evidente de su título.

T. Barna (Economica, mayo de 1946):

Los profesores Neumann y Morgenstern han escrito un obra destinada a convertir-


se en un libro de texto fundamental de la teoría económica. Su esencia no es un refina-
miento o sumario de la economía matemática sino una condena directa de los métodos
particulares utilizados en economía y su sustitución por una aproximación matemática
a los problemas centrales de la teoría económica completamente diferente.
Según los autores, la no exitosa utilización de la matemática en economía (en
comparación con otras ciencias) se debía no a causas incorrectas sino al hecho de que
se había estado utilizando una técnica matemática incorrecta. Para la solución de los
problemas económicos es necesario eliminar dos obstáculos preliminares: la inadecuada
claridad en la formulación de los problemas económicos y la insuficiencia del substra-
to empírico. Mientras que la eliminación de estos obstáculos es necesaria, este libro se
sitúa en un nivel más abstracto, ocupándose del tratamiento matemático del compor-
tamiento humano habitual que es importante para la economía. Se considera que la
posibilidad principal de progreso se halla en el tratamiento cuantitativo de factores que
hasta ahora se han denominado «psicológicos» y considerado fuera del ámbito de la
economía. El tipo particular de técnica matemática (el del cálculo infinitesimal) que se
ha estado aplicando a la economía es adecuado para el tipo de problemas «Robinson
Crusoe»; aquí el problema es claramente uno de maximización. Pero cuando tratamos
con una economía de intercambio, con dos o más participantes, la naturaleza del pro-
blema cambia porque ahora cada individuo intenta maximizar algo que también de-
pende de la acción de otros.
Una economía de intercambio contiene varios intereses, a veces paralelos, a veces
conflictivos, y la economía del equilibrio es el resultado de la interacción entre esos in-
tereses. La descripción de semejante sistema exige la aplicación de una técnica matemá-
tica diferente de la que ha tenido éxito en la física y en otras ciencias naturales; en un
sentido abstracto, una economía de intercambio se parece a juegos de estrategia. En
consecuencia, el primer paso para desarrollar una teoría económica es la creación de una
teoría completa de juegos. Ésta requiere una nueva técnica matemática, apenas aplicada
todavía en otras ciencias, en la que el profesor Neumann ha estado trabajando durante

101

Fund_MAT_00c.indd 101 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

más de quince años. Ahora es la primera vez que se publica la teoría de juegos comple-
ta y esto forma la mayor parte del libro.
La técnica matemática es la de combinatoria y la teoría de conjuntos. Aparentemen-
te, esta técnica parece más difícil que el habitual método del cálculo infinitesimal, pero
probablemente esto se debe solamente a que es poco familiar, no sólo para los econo-
mistas sino también para muchos científicos. Por otra parte, dominar esta técnica no
exige un conocimiento previo de matemáticas superiores; de hecho, el libro explica todos
los conceptos matemáticos que se introducen desde el principio. Existen, por consiguien-
te, razones para desear que pueda ser adoptado por economistas; de otra forma, el pro-
greso mediante este método de análisis será improbable.

Otro de los apéndices es un ensayo del premio Nobel de Economía 1970,


miembro distinguido de la Escuela Neokeynesiana, Paul Samuelson, en el que es-
cribía:

Este clásico en la historia del pensamiento intelectual tiene ya 20 años y está dispo-
nible en edición en rústica. Representando la colaboración de un genio matemático y
de un dotado economista, el libro no sólo ha proporcionado placer estético a miles de
lectores y un fértil campo para subsiguientes investigaciones matemáticas sino que tam-
bién ha suministrado un estímulo directo para los campos relacionados de la probabili-
dad subjetiva [personal probability], toma de decisiones en estadística e investigación
operacional, programación lineal y optimización más general. De hecho, el libro ha
conseguido todo excepto lo que pretendía hacer de entrada; a saber, revolucionar la
teoría económica.
Sin embargo, Theory of Games es el trabajo de un genio que, debido a que arroja
alguna luz en un enigma de eras, será recordado dentro de mil años, cualquiera que sea
la vida económica en ese distante futuro. Sus más de 600 páginas están erizadas de sim-
bolismos matemáticos que parecerán lo mismo que griego a la vasta mayoría de personas
educadas hasta que lleguemos al feliz estado de C. P. Snow en el que las personas edu-
cadas conocen más de una cultura.

Aunque, efectivamente, como decía Samuelson Theory of Games and Economic


Behavior no revolucionó la economía, sí tuvo una importante repercusión en el
mundo académico de la teoría económica, especialmente a través de la obra desa-
rrollada por el estadounidense de origen ruso Leonid Hurwicz, premio Nobel de
Economía en 2007 por su modelización matemática de la decisión colectiva (fue
pionero en proponer que las instituciones deben de ser concebidas como sistemas
de información en las que los agentes envían mensajes que, reunidos, determinan
la asignación de los recursos disponibles, así como por la noción de «compatibilidad
de incentivos» en el «diseño de mecanismos»), por el también estadounidense,
pero de origen ucranio, Jacob Marschack, uno de los pioneros de la econometría
moderna, y por el economista estadístico y premio Nobel de 1984, el inglés Ri-
chard Stone, creador de la contabilidad nacional.173

173
  La teoría de juegos (cooperativos o no cooperativos; de estos trataré enseguida) también ha
sido objeto de otros premios Nobel de Economía. Los dos premios Nobel de 2005, el alemán Robert

102

Fund_MAT_00c.indd 102 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Como hemos visto en los comentarios anteriores, uno de los aspectos más des-
tacables del texto de Von Neumann y Morgenstern es que mostraba que la mate-
mática clásica no era adecuada para la economía. Los propios autores destacaron
este hecho. «No existe ninguna razón fundamental», escribían en el primer capítu-
lo de esta obra («Formulación del problema económico»), «por la que las matemá-
ticas no debieran ser utilizadas en la economía. Los argumentos que se oyen a
menudo de que las matemáticas no se podrán aplicar a la economía debido al ele-
mento humano, o a factores psicológicos, etc., o porque no existen —supuestamen-
te— medidas de factores importantes, se deben descartar como completamente
equivocados. Casi todas estas objeciones se han hecho, o podrían haber sido hechas,
hace muchos siglos en otros campos en los que las matemáticas son ahora el prin-
cipal instrumento de análisis. Con el «podrían haber sido hechas» empleado quere-
mos decir lo siguiente: intentemos imaginarnos a nosotros mismos en el período
que precedió a la fase matemática, o casi matemática, del desarrollo de la física, esto
es, el siglo xvi, o en los correspondientes casos de la química o la biología, esto es,
el siglo xviii. Dando por sentado la actitud escéptica de aquellos que objetan en
principio a la economía matemática, las perspectivas de las ciencias físicas y bioló-
gicas en aquellos períodos tempranos difícilmente podrían haber sido mejores que
aquella en que se encuentra la economía, mutatis mutandis, actual­mente».174
Y sus argumentos no se detenían en este punto. También destacaban los efec-
tos positivos que podía producir, por un lado, la aplicación de la matemática a la
economía, así como el recíproco, la búsqueda de construcciones matemáticas que
describieran fenómenos económicos; esto es, era presumible que la matemática
también se beneficiaría de su relación con la economía (otra posibilidad mencio-
nada en las reseñas que recibió el libro). Refiriéndose al primer apartado, escribían:
«Con respecto a la falta de medidas de los factores más importantes, el ejemplo de
la teoría del calor es muy instructivo; antes del desarrollo de la teoría matemática
las posibilidades de mediciones cuantitativas eran menos favorables de lo que son
ahora en economía. Las medidas precisas de la cantidad y calidad de calor (energía

Aumann y el estadounidense Thomas Schelling, fueron premiados, el primero por su teoría sobre
cómo a través de «juegos repetidos» puede mejorarse la cooperación entre partes con intereses en
conflicto explicando desencuentros tales como las guerras de precios o de comercio internacional, y
el segundo por sus análisis sobre cómo la «coordinación estratégica» puede resolver conflictos y evi-
tar guerras entre países. También han sido premiados por sus aportaciones a la teoría de los juegos
los tres premios Nobel de 2007: el ya citado Leonid Hurwicz; Eric Maskin, que desarrolló la teoría
de la aplicación (implementation theory) dentro de la teoría del diseño de mecanismos que resuelve
los problemas potenciales de coexistencia de equilibrios inferiores respecto a los deseados; y Roger
Myerson, que estableció la idea del «principio de revelación» y aplicó la teoría del diseño de meca-
nismos a los juegos con información incompleta, en los que los jugadores no conocen sus objetivos,
acciones y costes con lo que se ha podido comprender mejor las subastas óptimas. Más información
en Leonard, Von Neumann, Morgenstern and the Creation of Game Theory, op. cit., y M. Dore, S.
Chakravarty y R. Goodvin, eds., John von Neumann and Modern Economics (Clarendon Press,
Oxford, 1989).
174
  Cito de la tercera edición (1953), la reproducida en la edición conmemorativa de 2004, op.
cit., p. 3.

103

Fund_MAT_00c.indd 103 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

y temperatura) fueron el resultado y no el antecedente de la teoría matemática.


Esto se debe contrastar con el hecho de que las nociones cuantitativas y exactas de
precios, dinero y cambio de interés se habían desarrollado hacía ya muchos siglos».
Y con relación al segundo:175

La fase decisiva de la aplicación de las matemáticas a la física —la creación por


parte de Newton de una disciplina racional de la mecánica— dio origen al, y difícil-
mente puede ser separada del, descubrimiento del cálculo infinitesimal. (Existen otros
ejemplos, pero ninguno tan importante como este.)
La importancia de los fenómenos sociales, la riqueza y multiplicidad de sus mani-
festaciones, y la complejidad de sus estructuras, son como poco iguales a las de la física.
Se debe, por consiguiente, esperar —o temer— que se necesitarán descubrimientos
matemáticos de una altura comparable a la del cálculo para llegar a logros comparables
en este campo [...] A fortiori es poco probable que una mera repetición de los trucos que
nos sirvieron tan bien en la física valgan también para los fenómenos sociales. De hecho,
la probabilidad es muy pequeña ya que se demostrará que encontramos en nuestras
discusiones algunos problemas matemáticos que son muy diferentes de los que aparecen
en la ciencia física.

La teoría que Von Neumann y Morgenstern desarrollaron en Theory of Games


and Economic Behavior trataba únicamente de juegos cooperativos, pero en la
vida  real los participantes en juegos normalmente intentar obtener posiciones
que les den ventajas, esto es, no cooperan con otros. La teoría de juegos fue exten-
dida a los no cooperativos por el matemático John Nash en su tesis doctoral de
1950.176 En 1994, Nash —famoso posteriormente por el libro y la película basados
en su dramática historia (padeció durante años una severa e incapacitante esquizo-
frenia), Una mente maravillosa— recibió el premio Nobel de Economía, compar-
tido con John Harsanyi y Reinhard Selten «por sus análisis pioneros del equilibrio
en la teoría de juegos no cooperativos». En la sucinta biografía que preparó con
ocasión de la concesión del premio Nobel, Nash mencionó que «mientras estaba
en Carnegie [donde estudió; ahora es la Carnegie Mellon University] seguí un
curso optativo de “Economía internacional” y como resultado de verme expuesto
a ideas y problemas económicos llegué a la idea que condujo a mi artículo “The
bargaining problema” [“El problema de la negociación”] que se publicó más tarde
en Econometría. Y fue esta idea, a su vez, la que, cuando era un estudiante gradua-
do en Princeton, me llevó a interesarme en la teoría de juegos que había sido esti-
mulada por el trabajo de Von Neumann y Morgenstern».177

175
  Ibidem, pp. 5-7.
176
  John Nash, Non-cooperative games, Ph.D. tesis, Princeton University (mayo de 1950). Re-
producida en edición facsímil en The Essential John Nash, Harold W. Kuhn y Sylvia Nasar, eds.
(Princeton University Press, Princeton, 2002), pp. 53-84. Esta tesis dio origen a dos artículos: «Equi-
librium points in n-person games», Proceedings of the National Academy of Sciences 36, 48-49 (1950),
y «Non-cooperative games», Annals of Mathematics 54, 286-295 (1951), que también se producen
en The Essential John Nash.
177
  The Essential John Nash, op. cit., p. 8.

104

Fund_MAT_00c.indd 104 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Hay que señalar, asimismo, que se introdujeron otras técnicas matemáticas en


el estudio de los fenómenos económicos. Un buen ejemplo en este sentido es el
denominado «enfoque diferenciable», al que Andreu Mas-Colell dedicó un libro
en el que, además de situar en un contexto más general la contribución de Von
Neumann y Morgenstern, señalaba lo siguiente:178

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial la economía matemática fue casi si-
nónimo de la aplicación del cálculo diferencial a la economía. Fue sobre la base de esta
técnica que Cournot (1838) inició el enfoque matemático en economía y Walras (1874)
y Pareto (1909) crearon la teoría del equilibrio económico general. El libro de Hicks,
Value and Capital (1939), y el de Samuelson, Foundations of Economic Analysis (1947),
representan la culminación de esta era clásica.
Después de la Segunda Guerra Mundial, la teoría del equilibrio general avanzó
gradualmente hacia el centro de la economía, pero un cambio dramático de técnicas
acompañó este proceso: la teoría de la convexidad y la topología reemplazaron casi por
completo al cálculo. En los libros fundamentales de la tradición moderna, como los de
Debreu, Theory of Value (1959), Arrow y Hahn, General Competitive Analysis (1971),
Scarf, Computation and Equilibrium Prices (1982), y Hildenbrand, Core and Equilibria
of a Large Economy (1974), las derivadas o bien están ausentes o como mucho juegan
un papel periférico.
¿Por qué ocurrió este cambio? Sería correcto apelar al impacto combinado del aná-
lisis Imput-Output de Leontief, la programación lineal de Dantzig y Koopman y la
teoría de juegos de Von Neumann y Morgenstern, pero esto da por sentado lo que
queda por probar. Esquematizado algo (o quizás bastante), se podrían mencionar dos
debilidades internas del enfoque tradicional del cálculo que desmerecía su rigor y, lo que
es más importante, impedía el progreso.
La primera debilidad consistía en la costumbre de solucionar el problema de la
existencia de un equilibrio contando el número de ecuaciones e incógnitas y verificando
que el número era el mismo. Con el tiempo resultó obvio, y nunca se les pasó por alto
a los autores más perceptivos, que esta forma de proceder no resolvía el problema. Even-
tualmente, la topología acudió al rescate y en forma de la teoría de punto fijo emergió,
en cuanto a técnica, como una de las piedras angulares del enfoque moderno.
La segunda debilidad consistió en la incapacidad del análisis tradicional para tratar
desigualdades de manera satisfactoria, o incluso de darse cuenta de que había un pro-
blema de esa naturaleza. Es aquí donde la teoría de la convexidad demostró ser una
herramienta decisiva.
En 1970 G. Debreu publicó un trabajo pionero sobre economías con un conjunto
de equilibrio finito. Esta contribución fue la que estuvo en el principio de un interés
renovado por las técnicas de diferenciabilidad. También marcó la introducción en eco-
nomía de los métodos de topología diferencial (en particular el punto de vista de la
genericidad y la teoría de transversalidad de funciones) que se habían desarrollado du-
rante los años cincuenta y principios de los sesenta por matemáticos como R. Thom.
También resulta difícil sobreenfatizar el impacto del pequeño y delicioso libro de Milnor,

178
  Andreu Mas-Colell, La teoría del equilibrio económico general. Un enfoque diferenciable (Fun-
dación Argentaria, Madrid, 1992; edición original en inglés de 1985), pp. 21-22. Para un estudio
histórico de la teoría del equilibrio, véase Ingrao e Israel, The Invisible Hand, op. cit.

105

Fund_MAT_00c.indd 105 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Topology from the Differentiable Viewpoint (1965), en la popularización de las nuevas


técnicas fuera de la matemática pura».

Von Neumann y la RAND


Era evidente que la teoría de juegos poseía un espectro muy amplio de aplica-
ciones; esto, junto a las múltiples habilidades de Von Neumann, hizo de él obje-
tivo de una organización que se había creado en 1946: la RAND (de Research
ANd Development). El origen de esta organización, que tanto daría de hablar en
el futuro, tuvo que ver con el temor que, inmediatamente después de finalizada la
Segunda Guerra Mundial, surgió en el Departamento de Guerra y en la Oficina
de Investigación y Desarrollo Científico estadounidenses de dejar de contar con
la colaboración de muchos científicos que habían trabajado en tareas militares,
pero que ahora volverían a sus universidades.179 Consecuentemente, en marzo de
1946 el general Henry Harley Arnold, comandante general de la Fuerza Aérea
estadounidense, destinó diez millones de dólares para el Proyecto RAND.180 Ini-
cialmente asociada a la Douglas Aircraft Company de Santa Mónica (California),
en febrero de 1948 la RAND se independizó, constituyéndose legalmente en mar-
zo. La idea era que se tratase de una organización sin afanes lucrativos, financiada
a través de contratos (fundamentalmente gubernamentales). En su acta de consti-
tución se especificaba que se creaba «para el progreso y la promoción de objetivos
científicos, educativos y benéficos, todos con vistas a lograr el bienestar público y
la seguridad de los Estados Unidos de América». Para ello, los asuntos centrales a
los que dedicó inicialmente sus esfuerzos tenían que ver con la vulnerabilidad e
integridad de estructuras físicas, lo que implicó considerar cuestiones del tipo de
la capacidad destructiva de las bombas atómicas y el desarrollo de sistemas de alar-

179
  La historia de RAND y la participación de Von Neumann se tratan en Leonard, Von Neu-
mann, Morgenstern and the Creation of Game Theory, op. cit., cap. 13, y William Poundstone, El
dilema del prisionero, cap. 5 (Alianza Editorial, Madrid, 1995). Véase, asimismo, Martin J. Collins,
Cold War Laboratory: RAND, the Air Force, and the American State, 1945-1950 (Smithsonian Press,
Washington D.C., 2002).
180
  Muestra del interés que Arnold tenía por contar con científicos es lo que escribió en su libro
Global Mission: «[Yo quería] obtener los mejores cerebros disponibles, y hacerles que considerasen
los últimos desarrollos en las Fuerzas Aéreas de los alemanes y los japoneses, así como de la RAF, y
que determinasen los pasos que debería dar Estados Unidos para tener la mejor Fuerza Aérea del
mundo dentro de veinte años […] Les dije a estos científicos que quería que pensasen a veinte años
vista. Tenían que olvidar el pasado; considerar los equipos disponibles en la actualidad solamente
como la base para las predicciones más atrevidas. Quería que pensasen sobre aviones con velocidad
supersónica, aeroplanos que se moviesen y operasen sin tripulaciones; mejora en bombas, de mane-
ra que pudiéramos utilizar bombas más pequeñas para obtener efectos más grandes; defensas contra
la aviación moderna y contra la que estaba por venir; sistemas de comunicación entre aeroplanos y
tierra, y entre los propios aeroplanos en el aire; televisión, tiempo meteorológico, investigación mé-
dica; energía atómica, y cualquier otro apartado de la aviación que pudiese afectar al desarrollo y
utilización del poder aéreo en el futuro»; H. H. Arnold, Global Mission (Harper, Nueva York, 1949),
p. 532. Especialmente importante fue la relación que Arnold mantuvo con Theodore von Kárman;
véase José Manuel Sánchez Ron, El poder de la ciencia (Crítica, Barcelona, 2007), pp. 769-777.

106

Fund_MAT_00c.indd 106 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

ma para proteger el territorio estadounidense ante posibles ataques de la Unión


Soviética. Básicamente, era lo que durante la guerra y aún después se había deno-
minado investigación de operaciones (u operacional ). Para semejante fin, la teoría de
juegos resultó ser un referente crucial. Y por ello, conseguir que John von Neu-
mann colaborase con RAND, muy conveniente. Así, el 16 de diciembre de 1948
John Williams, que dirigía la sección de Investigación Matemática, escribió a Von
Neumann ofreciéndole doscientos dólares mensuales por sus servicios como cola-
borador. «En la práctica», señalaba Williams en su carta, «espero que los miembros
del Proyecto cuya casuística pertenezca a su línea de pensamiento (es decir, referi-
das al mundo externo) puedan discutir sus opiniones con usted, bien por correo
o bien en persona. Le enviaríamos toda la documentación de trabajo y los informes
de RAND que pensamos que pudieran interesarle, y esperaríamos su reacción
(bien fuera fruncir el ceño, indicar algo o alguna sugerencia). En esta fase del tra-
bajo, sólo pediríamos que se empleara sistemáticamente en estas cuestiones duran-
te el tiempo que ocupa en afeitarse: nos gustaría que nos comunicara las ideas que
se le han ocurrido mientras empleaba el tiempo de esta manera».181
Von Neumann aceptó la oferta y parece que disfrutó mucho, especialmente
cuando asistía a reuniones en la sede de RAND en Santa Mónica. En la lista de
publicaciones de RAND, dos informes llevan su firma: «Solutions of games by
differential equations» (once páginas), con George W. Brown, distribuido por
RAND en 1950, y, con Morgenstern (que también colaboró con RAND), «Sym-
metric solutions of some general n-person games», un manuscrito de trece páginas
que prepararon en agosto de 1946, pero que RAND hizo público el 2 de marzo
de 1961.

Computadoras, autómatas y cerebro: Turing,


Wiener y Von Neumann
Al ocuparse de la organización lógica de las computadoras, Von Neumann se
vio conducido, de manera, podríamos decir, natural, a cuestiones relativas a las
analogías existentes entre computadoras, o autómatas (máquinas que funcionan
obedeciendo instrucciones lógicas codificadas en programas) y cerebro humano.
No fue el único de los pioneros en el campo de la computación y ámbitos relacio-
nados que vio semejante conexión, a la cabeza de ellos Alan Turing.
Relacionado con sus intereses en inteligencia artificial, Turing exploró las redes
de neuronas artificiales, campo denominado en ocasiones conexionismo (connectio-
nism) y, con más frecuencia, redes neuronales. Introdujo un tipo de red neuronal
que llamó «máquina no organizada de tipo B», que estaba formada por neuronas
artificiales. Probablemente, la mejor prueba de sus ideas fue un informe que pre-
paró en 1948, mientras trabajaba en el National Physical Laboratory británico. Se
titulaba Intelligent Machinery (Maquinaria inteligente) y su propósito era «investi-
gar la cuestión de si es posible que la maquinaria muestre un comportamiento
181
  Citada en Poundstone, El dilema del prisionero, op. cit., pp. 146-147.

107

Fund_MAT_00c.indd 107 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

inteligente».182 En la sección 4 («Unorganised machines») es donde Turing intro-


ducía la idea de redes de neuronas artificiales:183

Hasta ahora hemos estado considerando máquinas diseñadas para un propósito


concreto (aunque las máquinas universales son, en cierto sentido, una excepción). En
su lugar, podemos considerar lo que sucede cuando construimos de una forma compa-
rativamente asistemática una máquina para algún tipo de componentes estándares. Po-
dríamos considerar algún tipo particular de máquina de esta naturaleza e investigar qué
tipos de cosas es probable que haga. Llamaremos «máquinas no organizadas» a las má-
quinas que han sido construidas, básicamente, de manera aleatoria. No pretendemos
que éste sea un término preciso. Es concebible que la misma máquina pueda ser consi-
derada por una persona como organizada y por otra como desorganizada.
Un ejemplo típico de máquina no organizada es el que sigue. La máquina está for-
mada por un número, N, bastante grande de unidades parecidas. Cada unidad tiene dos
terminales de entrada (input) y una terminal de salida (output) que se puede conectar a
las terminales de entrada de (0 o más) otras unidades.»

Es posible que, de hecho, Turing estuviese pensando en el cerebro humano,


que acaso esté más cerca de ser una máquina no organizada que organizada. Una
máquina no organizada que, no obstante, es capaz de producir pensamientos or-
ganizados.
Turing también trabajó en lo que se denomina morfogénesis, la ciencia que
estudia los procesos biológicos que hacen que un organismo desarrolle la forma
que finalmente tiene. Para ello diseñó simulaciones de computadoras que investi-
gaban la organización y forma de seres vivos. Poco después de que se instalase la
primera computadora digital electrónica en el Laboratorio de Máquinas Calcula-
doras (Computing Machine Laboratory) de la Universidad de Manchester, donde
Turing estaba trabajando, la utilizó para sus estudios morfogenéticos. En una
carta que escribió en febrero de 1951 informaba de esto a Michael Woodger, que
había trabajado con él, como su ayudante, en 1946 en el National Physical
Laboratory:184 «Nuestra nueva máquina comenzará a llegar el lunes. Estoy desean-
do que uno de sus primeros trabajos sea hacer algo sobre «embriología química».
En particular, pienso que se puede explicar la aparición de lo números de Fibo-
nacci en relación con los conos de abetos».
Producto de estos trabajos fue un artículo titulado «La base química de la
morfogénesis», que publicó en 1952, en el que presentaba un modelo matemático
de un embrión en crecimiento.185 Entre los resultados que obtuvo, uno era par­
ticularmente importante: la demostración de que ciertos tipos de sistemas diná-
micos, que inicialmente son homogéneos, experimentan un cambio progresivo que
182
  El manuscrito mecanografiado se reproduce en AlanTuring.net Archives («The Turing Ar-
chive for the History of Computing»), dirigido por Jack Copeland y Diane Proudfoot.
183
  Ibidem.
184
  Reproducida en AlanTuring.net («The Turing Archive for the History of Computing»).
185
  Alan Turing, «The chemical basis of morphogenesis», Philosophical Transactions of the Royal
Society of London B 237, 37-72 (1952-1954).

108

Fund_MAT_00c.indd 108 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

conduce a la aparición de heterogeneidades espaciales. Y, ¿qué es la vida sino sis-


temas organizados que presentan heterogeneidades?
El segundo del gran trío de pioneros de la computación y de la aplicación de
sus posibilidades al estudio de facetas de los seres vivos fue el polifacético genio
estadounidense Norbert Wiener (1894-1964). Como señaló Rustom Masani en
su biografía de Wiener:186

Existen notables paralelismos entre la evolución intelectual de John von Neumann


y Norbert Wiener. Ambos comenzaron sus investigaciones en los fundamentos de la
matemática —Wiener a través de Principia Mathematica, Von Neumann de la teoría
formal de conjuntos de Hilbert—, y ambos efectuaron contribuciones fundamentales
significativas dentro de sus esquemas. Los dos sintieron una poderosa atracción por las
fronteras de la física, y crearon nuevas matemáticas para tratar con las realidades que se
estaban descubriendo: Wiener para la teoría del movimiento browniano de Einstein-
Smoluchowski, Von Neumann para la mecánica cuántica del átomo, entonces fresca de
la pluma de De Broglie, Heisenberg, Born y Schrödinger. La nueva matemática era
profunda: medidas sobre C[0, 1] e integración estocástica, y resolución espectral de
operadores en espacios de Hilbert. Ambos empujaron la nueva matemática hacia sus
profundidades: el trabajo de Wiener condujo al análisis armónico generalizado y teoría
tauberiana (apuntando a las álgebras de Banach), el trabajo de Von Neumann a anillos
de operadores, apropiadamente denominado hoy «álgebras de Von Neumann». Los dos
realizaron trabajos afines de gran altura: Wiener en la ecuación y causalidad de Hopf-
Wiener, Von Neumann en teoría ergódica. Durante la Segunda Guerra Mundial ambos
se involucraron en proyectos militares: Wiener en balística antiaérea, Von Neumann en
armamento atómico con el Proyecto Manhattan. Los dos estuvieron intensamente inte-
resados en las computadoras electrónicas; Wiener desde los días de su asociación con el
analizador diferencial de Vannevar Bush, Von Neumann desde el comienzo de la guerra.
Y ambos contribuyeron, en sus respectivas maneras, a ellas: Wiener, de forma poco sis-
temática, con ideas profundas, y Von Neumann, sistemáticamente, con el actual diseño
lógico. Los dos articularon en términos matemáticos las ideas filosóficas y metodológicas
nacidas en el fuego del conflicto y la guerra: Wiener con su teoría de predicción y fil-
trado que condujo a la cibernética, Von Neumann con su teoría de autómatas y su
teoría de estrategias («teoría de juegos»), y en esto ambos utilizaron de manera sustancial
sus tempranos trabajos de las décadas de 1920 y 1930. Y los dos realizaron penetrantes
ataques al territorio no lineal, Von Neumann de una forma más causal, Wiener más
aleatoriamente.

Sin entrar en demasiados detalles, diré que el interés de Wiener en las compu-
tadoras le condujo al estudio del cerebro, sistema nervioso y varios apartados de la
fisiología.187 Hablando en tercera persona, el propio Wiener mencionó algunas de
las raíces de estos intereses y, en particular, cómo se plasmaron en su conocido libro

186
 Masani, Norbert Wiener, 1894-1964, op. cit., pp. 240-241.
187
  Véanse, en este sentido, los trabajos incluidos en el volumen IV («Cibernetics, Science and
Society; Ethics, Aesthetics, and Literary Criticism; Books Reviews and Obituaries») de Norbert Wie-
ner: Collected Works, op. cit.

109

Fund_MAT_00c.indd 109 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Cybernetics, or Control and Comunication in the Animal and the Machine (1948),
en una breve nota:188
Este conglomerado de ciencias se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial a
partir de la necesidad de poner a trabajar a talentos matemáticos y de otras ciencias en
problemas prácticos de diseños militares, que hasta entonces no habían sido considera-
dos de naturaleza puramente científica. Esta necesidad estaba estrechamente relacionada
con la de organizar procesos tales como el seguimiento de aeroplanos, que por su misma
rapidez y complejidad eludían los tipos existentes de intervención humana, mediante el
uso de dispositivos automáticos, mecánico o electrónicos auxiliares. De esta manera,
apareció, y fue tratado por Wiener en su libro Cybernetics, or Control and Comunication
in the Animal and the Machine (1948), un campo de investigación que cubría no solo
tales mecanismos, sino también su arquetipo, el cerebro y el sistema nervioso.

Norbert Wiener (1894-1964) (MIT Museum, AIP Emilio Segrè Visual Archives).

John von Neumann estaba al tanto de los trabajos de Wiener en estos campos;
de hecho, en 1949 publicó una reseña de Cybernetics, or Control and Comunication
in the Animal and the Machine en Physics Today, la revista de la American Physical
Society.189 Una muestra temprana de esto es una larga carta que envió a Wiener

188
  Norbert Wiener, «Cybernetics», reproducido en Norbert Wiener: Collected Works, op. cit.,
p. 804.
189
  John von Neumann, Physics Today 2, n.º 5, 33-34 (1949). «El libro», escribió allí Von Neu-
mann, «trata de las reacciones automáticas o casi automáticas de mecanismos intencionales —arti-
ficiales o vivos— a sus entornos, o más específicamente, trata de los mecanismos regulatorios, la

110

Fund_MAT_00c.indd 110 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

el 29 de noviembre de 1946, que anticipaba una reunión que debían tener los
dos el 4 de diciembre en Cambridge, pero de la que, si se celebró, no ha sobrevi-
vido nada.190 Demasiado extensa para citarla o comentarla en su totalidad, me
limitaré a recuperar algunos pasajes de ella. En uno de estos, casi al principio, Von
Neumann señalaba:

Nuestros pensamientos —quiero decir los suyos y de Pitts, y los míos— estaban
centrados principalmente en el campo de la neurología, y de manera más específica en
el sistema nervioso humano, y allí principalmente en el sistema nervioso central. Así, al
tratar de comprender la función de los autómatas y los principios generales que los go-
biernan, seleccionamos para una primera acción el objeto más complicado que existe
bajo el sol, literalmente. A pesar de su formidable complejidad, este asunto ha proporcio­
nado información muy interesante bajo la presión de los esfuerzos de Pitts y McCulloch,
Pitts, Wiener y Rosenblueth. Lo que pensamos —o al menos, lo que pienso yo— acer-
ca de todo el tema de los autómatas sería mucho más confuso de lo que es si estos ex-
tremadamente atrevidos esfuerzos —con los que desearía poner a la par la muy a-neu-
rológica tesis de A. Turing— no se hubieran efectuado. Sin embargo, pienso que estos
éxitos no deberían cegarnos acerca de las dificultades del tema, dificultades que, creo, se
mantienen igual de prohibitivas, sino más, que siempre.

Vemos que Von Neumann se refería aquí a un grupo de investigadores que se


habían ocupado de estas cuestiones: Walter Pitts, discípulo en Chicago del filósofo
Rudold Carnap y del biofísico Nicolas Rashevsky; Warren McCulloch, profesor de
Psiquiaría en la Escuela de Medicina de Universidad de Illinois; y el fisiólogo mexi-
cano Arturo Rosenblueth, que colaboró estrechamente con Wiener.191 En 1943,
McCulloch y Pitts habían publicado un importante artículo, «Un cálculo lógico
de ideas inmanentes en la actividad cerebral», en el que formalizaban la estructura
intrínseca de los procesos neuronales, un trabajo que influyó mucho en Wiener y
que, como vimos, Von Neumann también tuvo en gran consideración.192
Una de las recomendaciones que hacía Von Neumann era centrarse en los
sistemas biológicos más simples:

Pienso que tenemos que dedicarnos a sistemas más simples. Es una falacia argumen-
tar que como la neurona es una célula (de hecho, parte de su empaquetado individual

síntesis de los cuales constituye estos autómatas. “Cibernética” es un neologismo, acuñado por el
autor para esa ocasión y —con la esperanza de que muchos lo comparta con él— para muchas oca-
siones futuras. El autor lo deriva de la palabra griega Κυβερνh′της (gobernador); esto es, el “gober-
nador” de la máquina de vapor, del que trató Clerk Maxwell en un artículo de 1868». En lugar de
«gobernador», sería mejor traducir ese término por «timonel».
190
  Reproducida en Rédei, ed., John von Neumann: Selected Letters, op. cit., pp. 278-282, y en
Masani, Norbert Wiener, 1894-1964, op. cit., pp. 243-247.
191
  Véase, por ejemplo, Norbert Wiener y Arturo Rosenblueth, «The mathematical formulation
of the problem of conduction of impulses in a network of connected excitable elements, specifically
in cardiac muscle», Archivos del Instituto de Cardiología de México 16, 205-265 (1946).
192
  Warren McCulloch y Walter Pitts, «A logical calculus of the ideas immanent in nervous
activity», The Bulletin of Mathematical Biophysics 5, 115-133 (1943).

111

Fund_MAT_00c.indd 111 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

aislante es multicelular), solamente debemos considerar organismos multicelulares. La


célula es claramente un excelente «componente estándar», muy flexible y adecuado para
diferenciarse en forma y función, y los organismos superiores la utilizan libremente. Pero
su auto-reproductibilidad indica que posee en sí misma algunos de los atributos decisi-
vos de los organismos integrados y algunas células (por ejemplo, los leucocitos) son
autocontenidos, seres completos.

También llamaba la atención sobre unas «unidades» orgánicas que entonces


todavía no habían atraído demasiada atención de los investigadores, pero que pron-
to lo harían: los bacteriófagos (o fagos): «Los menos celulares organismos de los
virus o tipo bacteriófago poseen los rasgos decisivos de cualquier organismo vivo.
Se reproducen a sí mismos y son capaces de orientarse en un medio desorganizado,
para moverse hacia la comida, apropiarse de ella y utilizarla. En consecuencia, una
“verdadera” comprensión de estos organismos puede ser el primer paso adelante
relevante y posiblemente el mayor paso que puede necesitarse».193
En cuanto a sus propios trabajos, Von Neumann dedicó especial atención a
los autómatas, término en el que agrupaba a las computadoras y al sistema nervio-
so humano. Se trataba de un campo que representaba la culminación y reunión
de sus grandes intereses anteriores: lógica, axiomática y computadoras electrónicas.
Para apreciar algo de su enfoque, citaré unos pasajes del ensayo que preparó a
partir de su intervención en un simposio, el Hixon, el 20 de septiembre de 1948,
titulada «La teoría general y lógica de los autómatas», que ya nos apareció antes:194

Al comparar los organismos vivos y, en particular, el organismo más complicado, el


sistema nervioso central humano, con los autómatas artificiales, deberían tenerse en
mente las siguientes limitaciones. Los sistemas naturales son enormemente complejos,
y claramente es necesario subdividir el problema que representan en varias partes. Un
método de subdivisión, que es particularmente significativo en el contexto presente, es
este: los organismos se pueden considerar como constituidos de partes, unidades ele-
mentales, que son independientes en cierta medida. En este sentido, podemos, por

193
  Los fagos fueron descubiertos en 1915-1917 por Frederick William Twort y Félix d’Hérelle.
Aunque son demasiado pequeños para observarlos con microsco­pios ordinarios, y estructural y quí-
micamente son muy sencillos (mitad proteínas, mitad ADN), están dotados de una gran capacidad
de autorreproducción. Uno de los primeros en darse cuenta del valor científico de los fagos —que
comenzó a estudiar en 1938— fue el físico Max Delbrück, que dejó la física para pasarse a la bio-
logía. Junto a Emory Ellis, Delbrück demostró que un fago que infecta a una célula puede dar lugar
a cientos de fagos idénticos en media hora, con lo que se convertían en extraordinarios instrumentos
para estudiar la replicación genética. Dos años después, se encontró con Salvador Luria y Alfred
Hershey, dando lugar al conocido como Grupo de los Fagos, cuyos miembros estaban unidos por
un deseo común: resolver el misterio del gen. Es interesante también mencionar que, en 1947, Lu-
ria, entonces profesor en Indiana, tomó como estudiante graduado a un joven biólogo de Chicago
de nombre James Watson, iniciándole como miembro del Grupo de los Fagos. Véanse los diferentes
artículos incluidos en John Cairns, Gunther S. Stent y James D. Watson, eds. (Cold Spring Har-
bor Laboratory Press, Cold Spring, 1992, «expanded edition»), Phage and the Origins of Molecular
Biology.
194
  John von Neumann, «The general and logical theory of automata», op. cit., p. 527.

112

Fund_MAT_00c.indd 112 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

consiguiente, considerar que la primera parte del problema es la estructura y funciona-


miento individual de tales unidades elementales. La segunda parte del problema consis-
te en entender cómo están organizados estos elementos como un todo, y cómo el fun-
cionamiento del todo se expresa en términos de estos elementos.
La primera parte del problema está dominada actualmente por la fisiología. Está
estrechamente relacionada con los capítulos más difíciles de la química orgánica y de la
química-física, y en el futuro puede verse ayudada mucho por la mecánica cuántica.
Tengo pocas cualificaciones para hablar sobre ella, y no es en esta en la que me concen-
traré aquí.
Por el contrario, la segunda parte es la que probablemente atraiga a aquellos de
nosotros con la formación y gustos de un matemático o un lógico. Con esta actitud, nos
inclinaremos a prescindir de la primera parte del problema mediante el proceso de axio-
matización, y concentrarnos en la segunda parte.

Para desarrollar su programa, se concentraba en analizar cuestiones del tipo de


analogías entre organismos vivos y computadoras, en principio analógicas o digi-
tales, aunque daba preferencia a las segundas, en las que la utilización del sistema
binario (0 y 1) permitía establecer mejores similitudes con la relación sináptica
entre neuronas, para lo que se ayudaba por el modelo formal de redes neuronales
de McCulloch-Pitts.195
Dentro de su ambicioso programa, había dos cuestiones a las que dedicó par-
ticular atención: los sistemas autómatas autorreplicantes y los errores en la trans-
misión de información. Abordó el primero brevemente en el Simposio Hixon y
después preparó un manuscrito, que no llegó a completar y que se publicó póstu-
mamente como libro: Theory of Self-Reproducing Automata (1966), editado y com-
pletado por A. W. Burks. La idea —que trataba de imitar lo que sucede con siste-
mas naturales (por ejemplo, un virus)— era la de que sería posible diseñar
máquinas programables (esto es, que obedeciesen códigos de instrucciones inser-
tados en sus memorias) que fuesen capaces de componer, con materiales dispo­
nibles en el medio en que se moviesen, otras como ellas, o, lo que es lo mismo,
que fuesen capaces de (auto)-reproducirse. Como decía en su ensayo Hixon:196 «Se
supone que el autómata constructor está situado en un reservoir en el que estas
flotando en gran número todos los componentes elementales y que realizará la
construcción en tal medio». Uno de los atractivos de esta idea es, como ha seña-
lado, entre otros, Freeman Dyson, que se podrían utilizar máquinas autorreplican-
tes para la exploración espacial (suponen, claro está, que encontrarían en el espacio
los materiales necesarios para reproducirse).

195
  Aun así, se daba cuenta de que «los procesos que se desarrollan en el sistema nervioso pue-
den cambiar su carácter de digital a analógico, volviendo de nuevo al digital, etc., repetidamente»,
John von Neumann, El cerebro y el ordenador (Antoni Bosch, Barcelona, 1980), p. 78. Se encuentran
comentarios interesantes sobre esta cuestión en Freeman Dyson, «Are brains analog or digital?», en
Dyson, Birds and Frogs, op. cit., pp. 85-98.
196
  John von Neumann, «The general and logical theory of automata», op. cit., p. 554.

113

Fund_MAT_00c.indd 113 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Para entender de qué trataba la segunda cuestión a la que me refería, la de


errores en la transmisión de información, citaré unos párrafos del libro The Com-
puter and the Brain, que nos aparecerá enseguida:197

Desde luego, es claro que si en un sistema digital de notaciones falta un simple


impulso, puede resultar una deformación absoluta de su significado. Por otra parte, es
igualmente claro que si en un esquema del tipo descrito se pierde un simple impulso, o
incluso varios, o estos están incluidos de una forma innecesaria o equivocada, la frecuen-
cia relevante, es decir, el significado del mensaje, se distorsiona de forma esencial.
Aparece ahora una cuestión que es crucial contestar: ¿cuáles son las inferencias esen-
ciales, acerca de la estructura aritmética y lógica de la máquina de calcular representadas
por el sistema nervioso que pueden extraerse de estas observaciones en apariencia incon-
gruentes?
Para cualquiera que haya estudiado el deterioro de la precisión a lo largo de un
extenso proceso de cálculo, la respuesta es clara. El deterioro es debido a la acumulación
de errores por superposición, e incluso a la amplificación de los errores cometidos pre-
viamente en el cálculo, esto es, debido al considerable número de operaciones aritméti-
cas que tienen que ser realizadas en serie, o, en otras palabras, a la gran «profundidad
aritmética» el esquema.

Von Neumann desarrolló estas ideas en un artículo que se publicó en 1956,


poco antes, por tanto, de su muerte, como parte de un volumen editado por Clau-
de Shannon y John McCarthy.198 Que uno de los editores de este volumen fuese
Shannon es particularmente adecuado, dado que este fue uno de los principales
creadores de la teoría de la información, en la que, entre otras cuestiones, se ocupó
de la corrección de errores y supresión de ruidos.199
La dedicación de Von Neumann al tema de las computadoras y el cerebro
aparece también en un librito que recoge las conferencias Silliman que debería
haber pronunciado en la Universidad de Yale, pero que no pudo llegar a pronun-
ciar, aunque sí dejó preparado el manuscrito, publicado después de su fallecimien-
to con el título de The Computer and the Brain (Yale University Press, New Haven,
1958). En él intentaba utilizar el conocimiento del sistema nervioso humano para
elaborar una teoría cibernética general que produjese una tecnología de computa-
doras cada vez más potente. En los primeros párrafos explicaba lo que pretendía:200

Puesto que no soy ni neurólogo ni psiquiatra sino matemático, el siguiente trabajo


requiere ser explicado y justificado. Es una aproximación al entendimiento del sistema

197
  Von Neumann, El cerebro y el ordenador, op. cit., pp. 84-85.
198
  John von Neumann, «Probabilistic logics and the synthesis of reliable organisms from un-
reliable components», en Claude Shannon y John McCarthy, eds., Automata Studies (Princeton
University Press, Princeton, 1956), pp. 43-98.
199
  Más información en Paul J. Nahin, The Logician and the Engineer. How George Boole and
Claude Shannon Created the Information Age (Princeton University Press, Princeton, 2013). Véanse,
en especial las pp. 106-110, donde se trata del artículo de Von Neumann.
200
  Von Neumann, El ordenador y el cerebro, op. cit., p. 33.

114

Fund_MAT_00c.indd 114 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

nervioso desde el punto de vista del matemático. Sin embargo, esta frase, apenas enun-
ciada, debe ser matizada en dos puntos esenciales.
En primer lugar, describir lo que voy a intentar hacer aquí como una «aproximación
al entendimiento» es sobrevalorar mi trabajo; lo único que hago es recoger un conjunto
algo sistemático de especulaciones sobre cómo debería hacerse tal aproximación. Es
decir, mi idea es intuir, entre las líneas de acción a las que guía la matemática, cuáles
parecen a priori prometedoras, desde la distancia confusa en que las vemos casi todas, y
cuáles no. Ofreceré también justificaciones de estas hipótesis.
En segundo lugar, la expresión «el punto de vista del matemático», tal como quisie-
ra que se entendiese en este contexto, enfatiza aspectos poco habituales: en vez de insis-
tir sobre las técnicas matemáticas más generales, se quieren resaltar los aspectos lógicos
y estadísticos de la matemática. Además, la lógica y la estadística deben ser consideradas
principal, aunque no exclusivamente, como los instrumentos básicos de la «teoría de la
información». Asimismo, el cuerpo de conocimientos experimentales que se ha desarro-
llado alrededor de la planificación, evaluación y codificación de complicados autómatas
lógicos y matemáticos, será el foco de gran parte de esta teoría de la información. Los
más típicos de esos autómatas, pero no los únicos, siguen siendo sin duda los grandes
calculadores electrónicos.

De los muchos puntos interesantes de esta obra, me limitaré a señalar dos. El


primero trata de qué tipo de autómata es el sistema nervioso:201

Estas observaciones muestran que el sistema nervioso, cuando se le considera como


un autómata, debe tener tanto una parte aritmética como una parte lógica, y que las
necesidades de aritmética son tan importantes como las de lógica. Esto significa que es-
tamos de nuevo tratando con una máquina de calcular en el sentido estricto y que re-
sulta apropiado un análisis en términos de los conceptos familiares en la teoría de las
máquinas de calcular.
A la vista de esto, se plantea inmediatamente la siguiente cuestión: cuándo se con-
sidera el sistema nervioso como una máquina de calcular y con qué precisión debe es-
perarse que funcione la parte aritmética».

El segundo punto, con el que de hecho terminaba el libro, se dedicaba al


lenguaje:202

Avanzar más en este tema nos lleva necesariamente a cuestiones de lenguaje. Como
hemos indicado, el sistema nervioso se basa en dos tipos de comunicaciones: aquellas
que no implican formulaciones aritméticas, y aquellas que sí lo hacen, es decir, comu-
nicaciones de órdenes (de tipo lógico) y comunicaciones de números (de tipo aritméti-
co). El primero puede ser descrito propiamente como un lenguaje, el segundo entra
plenamente en el campo de las matemáticas.
Resulta obligado darse cuenta de que el lenguaje es, en gran medida, un accidente
histórico. Los lenguajes humanos básicos nos son transmitidos tradicionalmente de va-

201
  Ibidem, pp. 82-83. Aunque no desarrollaré este punto, es obligado mencionar que el único
nombre propio que citaba Von Neumann en este libro era el de Alan Turing.
202
  Ibidem, pp. 86-87.

115

Fund_MAT_00c.indd 115 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

rias maneras, pero su gran variedad prueba que no hay en ellos nada de absoluto y de
necesario. Idiomas como el griego y el sánscrito son realidades históricas y no necesida-
des lógicas. Por ello, es razonable suponer que la lógica y las matemáticas son, tanto una
como otra, formas históricas accidentales de expresión. Pueden tener variantes esenciales,
es decir, pueden existir en formas distintas de aquellas a las que estamos acostumbrados.
Desde luego, la naturaleza del sistema nervioso central y del sistema de mensajes que
éste transmite indica positivamente que así es. Hemos acumulado ya evidencia suficien-
te para darnos cuenta de que cualquiera que sea el lenguaje que el sistema nervioso
central utilice, éste se caracteriza por una profundidad lógica y aritmética menor que la
que nos es habitual […] Así, la lógica y las matemáticas en el sistema nervioso central,
cuando se las considera como lenguajes, deben ser estructuralmente distintas de aquellos
lenguajes a los que se refiere nuestra experiencia corriente.

Final
Aunque su obra fue monumental, tanto en tamaño como en variedad, John
von Neumann no vivió demasiado: poco más de cincuenta y tres años (casi lo
mismo que otro gigante de la ciencia, Enrico Fermi). Su esposa, Klara, dejó testi-
monio de sus últimos meses; es mejor utilizar sus palabras:203

El 15 de marzo de 1955, Johnny prestó juramento como miembro de la Comisión


de Energía Atómica, y en los primeros días de mayo nos instalamos en Washington. Tres
meses más tarde, en agosto, nuestra activa e interesante vida, centrada alrededor de la
extraordinaria e infatigable mente de mi marido, experimentó una brusca interrupción;
Johnny se quejaba de grandes dolores en su hombro izquierdo y, después de una inter-
vención quirúrgica, le fue diagnosticado un cáncer.204

Aun así, continuó trabajando —terminó asistiendo a reuniones en una silla de


ruedas—, pero, continuaba Klara, «a primeros de abril [1956] Johnny ingresó en
el Hospital Walter Reed; nunca salió de él hasta su muerte el 8 de febrero de
1957».205

203
  Klara von Neumann, «Prefacio», en J. von Neumann, El ordenador y el cerebro, op. cit.,
pp. 27-31.
204
  Parece ser, aunque ignoro si se ha confirmado, que el cáncer fue consecuencia de la irradia-
ción que sufrió durante pruebas de bombas atómicas.
205
  Poco antes de verse obligado a ingresar en el hospital, Von Neumann pensó en abandonar
el Instituto de Princeton, debido a que las facilidades materiales que encontraba allí para avanzar en
la construcción de computadoras más potentes no eran de su agrado. Evidencia en este sentido es
una carta que envió el 24 de febrero de 1956 a James R. Killian, Jr., presidente del MIT: «La última
vez que tuve el placer de reunirme con usted y el Dr. Stratton en el Cosmos Club y subsiguiente-
mente, con relación al mismo asunto, con Mr. Melvin Kelly en mi despacho, usted me ofreció una
“Institute Professorship” en el Massachusetts Institute of Technology, con un salario anual de 20.000 $
y con lo que entendí que eran privilegios de tal puesto, esto es, obligaciones docentes no fijadas, no
afiliación departamental fija, sino responsabilidad general para el tema que representan mis intereses.
Dejamos nuestras negociaciones completamente abiertas entonces. Ahora querría decirle que estoy
considerando esta oferta muy seriamente. Deseo tomar una decisión sobre mi situación futura y su
oferta figura, por supuesto, de manera muy importante en mis decisiones. Por supuesto, actualmen-

116

Fund_MAT_00c.indd 116 3/5/18 16:13


Introducción a la tercera edición

Su última aparición pública fue a comienzos de 1956, cuando el presidente


Eisenhower le entregó el premio Enrico Fermi. Fue el primero en recibirlo. Y las
fotografías que nos han llegado del acto le muestran sentado en una silla de ruedas.
En la notificación se señalaba que se le concedía, «por su contribución científica a
la teoría de máquinas computadoras rápidas y por sus originales contribuciones a su
diseño y construcción. Más que ninguna otra persona, él previó el importante y
necesario papel que desempeñarían en el control y utilización de la energía atómi-
ca y en el avance general de las artes y las ciencias en beneficio de la humanidad».

Eisenhower entrega el Premio Fermi a Von Neumann (febrero de 1956).

te soy un miembro de la U.S. Atomic Energy Commission y cualquier plan que pueda tener de
abandonar el servicio gubernamental debe ser estrictamente confidencial. No obstante, en orden a
clarificar completamente nuestras ideas, quiero decirle —solamente para propósitos de planifica-
ción— que si fuese al Instituto estaría pensando en la fecha del 1 de enero de 1957 para el cambio
de mi estatus». A continuación, establecía una serie de condiciones, relativas a pensión, seguros
médicos, disponibilidades para disponer de lo necesario en el desarrollo de computadoras, así como
si dispondría de permiso para continuar con sus labores de asesoramiento tanto para el Gobierno
como para industrias. Tales planes, que le habrían llevado de Princeton al Cambridge de Massachu-
setts, no se pudieron llevar a cabo debido a su fallecimiento. M. Rédei, ed., John von Neumann:
Selected Letters, op. cit., pp. 165-166.

117

Fund_MAT_00c.indd 117 3/5/18 16:13


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Su viejo amigo y compatriota Eugene Wigner escribió que «cuando Von Neu-
mann se dio cuenta de que estaba incurablemente enfermo, su lógica le forzó a
concluir que él dejaría de existir y por consiguiente de tener pensamientos. Sin
embargo, esta es una conclusión cuyo contenido completo es incomprensible para
el intelecto humano y que, por consiguiente, le horrorizó. Rompía el corazón ver
la frustración de su mente, cuando desapareció toda esperanza, en su lucha con el
destino que se le aparecía como inevitable e inaceptable».206
Falleció el 8 de febrero de 1957. Con él desapareció una de las mentes más
poderosas, originales e interdisciplinares de que tiene constancia la ciencia.

206
  Wigner, «John von Neumann (1903-1957)», op. cit., p. 130.

118

Fund_MAT_00c.indd 118 3/5/18 16:13


FUNDAMENTOS MATEMÁTICOS
DE LA MECÁNICA CUÁNTICA

Fund_MAT_01.indd 119 3/5/18 16:26


Fund_MAT_01.indd 120 3/5/18 16:26
Introducción

El objeto de este libro es la exposición unificada y matemáticamente correcta,


hasta donde ello sea posible y oportuno, de la nueva Mecánica cuántica, la cual,
en el curso de los últimos años, ha logrado una forma probablemente definitiva
en sus partes esenciales: la llamada teoría de las transformaciones. El peso capital
gravita en él sobre los problemas generales y de principio que han surgido a pro-
pósito de esta teoría y así se investigan en detalle especialmente las difíciles cues-
tiones de interpretación, aun a menudo no del todo dilucidadas. En particular, es
considerable en este aspecto la transcendencia de la relación de la Mecánica cuán-
tica con la Estadística y la Mecánica estadística clásica. Por el contrario, nos abs-
tendremos casi constantemente de examinar las aplicaciones de los métodos cuán-
ticos a los problemas particulares, como también de exponer las teorías más
especiales que derivan de la general —por lo menos hasta donde quepa sin que
peligre la comprensión de las relaciones generales. Esto parece tanto más indicado
cuanto que, tocante a esos puntos, existen ya o se encuentran en curso de publi-
cación varios y excelentes trabajos.1
Se exponen, por otro lado, los recursos matemáticos necesarios para los fines
teoréticos de la nueva Mecánica, a saber: la teoría del espacio de Hilbert y de sus
operadores hermíticos. Para ello es indispensable abordar asimismo el estudio de
los operadores no acotados, o sea, ampliar la teoría más allá de los límites clásicos
establecidos por Hilbert y E. Hellinger, F. Riesz, E. Schmidt y O. Toeplitz.
En orden al método seguido en este punto hay que advertir que, por regla general,
los cálculos se efectúan con los propios operadores (que representan las magnitudes
físicas) y no con las matrices, las cuales resultan de estos justamente tras la intro-
ducción de un sistema de coordenadas (particular y arbitrario) en el espacio de
Hilbert. Esta manera de proceder con independencia de las coordenadas, es decir,
con carácter invariante, fuertemente orientada hacia lo geométrico, trae consigo
importantes ventajas formales.
Dirac, en diferentes memorias y en su libro aparecido recientemente,2 ha ex-
puesto la Mecánica cuántica siguiendo un método apenas superable en brevedad
y elegancia, que presenta también el carácter invariante. De ahí que quizá sea
oportuno aducir aquí algunos argumentos en favor del nuestro, el cual difiere
esencialmente del que acabamos de mencionar.
El método de Dirac, seguido hoy por su claridad y elegancia en gran parte de
la literatura relativa a la Mecánica cuántica, no cumple en modo alguno con las
exigencias del rigor matemático, ni aun cuando, por ser justos, se reducen estas a
la medida por lo demás habitual en la Física teórica. Así, por ejemplo, mantiene
constantemente la ficción de que todo operador autoadjunto puede reducirse a la
forma diagonal, por donde aquellos operadores en los que de hecho ello no es
posible hacen indispensable la introducción de funciones ((impropias» que mues-
tran propiedades intrínsecamente contradictorias. Ese introducir entes matemáti-
cos ((ficticios» es eventualmente inevitable incluso cuando solo se trata de calcular

121

Fund_MAT_01.indd 121 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

numéricamente el resultado de un experimento concretamente definido. No cabría


esgrimir esto como objeción si estas estructuras conceptuales, que no se ajustan al
marco actual del Análisis, fuesen realmente esenciales para la nueva teoría física.
De la misma manera que la Mecánica newtoniana en parte motivó la aparición
del cálculo infinitesimal, intrínsecamente contradictorio, sin duda alguna, en su
forma primitiva, la Mecánica cuántica sugeriría, quizá, una nueva estructuración
de nuestro «Análisis de infinitas variables»; es decir, debiera modificarse el aparato
matemático, no la teoría física. Pero, de hecho, no es este el caso, antes bien de-
mostraremos que es posible fundamentar la teoría de las transformaciones de ma-
nera tan clara y armónica como en el método de Dirac y, además, por modo
matemáticamente irreprochable. Tocante a este punto hay que subrayar que la
estructuración correcta no consiste, por ejemplo, en una mera puntualización y
explicación matemáticas del método de Dirac, sino que requiere desde un princi-
pio una manera de proceder diferente, a saber, el enlace con la teoría espectral de
los operadores debida a Hilbert.
En el análisis de los principios fundamentales se demuestra, en particular,
cómo las fórmulas estadísticas de la Mecánica cuántica pueden deducirse de algu-
nas hipótesis cualitativas fundamentales. Se discute, además, con todo detalle la
cuestión de si es posible reducir el carácter estadístico de la Mecánica cuántica a
un aspecto equívoco, esto es, incompleto, de nuestra descripción de la Naturaleza:
esta explicación estaría exactamente de acuerdo con el principio general según el
cual todo enunciado probabilístico nace de la no integridad de nuestros conoci-
mientos. Repetidas veces ha sido propuesta esta explicación que recurre a «pará-
metros ocultos», al igual que otra, afín con ella, que atribuye los «parámetros
ocultos» al observador y no al sistema observado. Con todo, demuéstrase que di-
fícilmente se puede esto conseguir de modo satisfactorio; más exactamente: una
tal explicación es incompatible con ciertos postulados fundamentales de la Mecá-
nica cuántica.3
Consideraremos también la relación de esta estadística con la Termodinámica.
Una investigación a fondo prueba que aquí pueden zanjarse las dificultades, de
todos conocidas por la Mecánica clásica, ligadas a las «hipótesis de desorden» que
son necesarias para el establecimiento de la Termodinámica.

122

Fund_MAT_01.indd 122 3/5/18 16:26


I

Consideraciones preliminares

1. La génesis de la teoría de las transformaciones


No cabe aquí señalar los grandes éxitos que en el curso de los años desde 1900
hasta 1925 ha alcanzado la teoría de los quanta, cuya evolución se ha visto presi-
dida por los nombres de Planck, Einstein y Bohr.5 Al acabar este desarrollo
quedó fijado, poco menos que incontestablemente, que todos los procesos elemen-
tales, es decir, todo lo que ocurre en la escala atómico-molecular, están regidos por
las leyes «discontinuas» de los quanta. En casi todos los campos aparecieron mé-
todos cuantitativos basados en la teoría cuántica que las más de las veces propor-
cionaban resultados coincidentes con la experiencia o bien o de modo aceptable.
Y lo que era fundamentalmente de gran significación: en el mundo conceptual de
la investigación físico-teorética había ingresado la idea de que el principio de con-
tinuidad (el natura non facit saltus) que rige el mundo macroscópico percibido, es
una apariencia resultante de promediar en un mundo que, en su esencia, es dis-
continuo; de que es algo debido a que el percibir el hombre en la mayoría de los
casos solo la suma de muchos cuatrillones de procesos elementales y esto de una
vez provoca la intervención de la ley niveladora de los grandes números, la cual
encubre por completo la verdadera naturaleza de los procesos individuales.
Sin embargo, en dicho tiempo, no existía ninguna construcción físico-mate-
mática de la teoría cuántica que hubiese englobado en un todo único lo hasta
entonces conocido, ni mucho menos una que hubiera podido ofrecer el carácter
de unidad monumental (roto por los fenómenos cuánticos) del sistema Mecánica-
Electrodinámica-teoría de la Relatividad. A pesar del derecho evidentemente jus-
tificado de la teoría de los quanta a la universalidad, faltaba el aparato formal y
conceptual para ello necesario, pues era por aquel entonces una maraña de difícil
deshacer de principios esencialmente distintos, independientes, heterogéneos y, en
parte, contradictorios entre sí. Los puntos más chocantes eran los siguientes: el
principio de correspondencia, que en parte se ajustaba a la Mecánica clásica y a la
Electrodinámica (si bien desempeñó un papel decisivo en la explicación última de
los hechos), la en sí contradictoria duplicidad de la naturaleza de la luz (ondas y
corpúsculos, cf. Nota 5 y Nota 148) y, finalmente, la existencia de movimientos
no cuantificados (aperiódicos) y cuantificados (periódicos o bien multiperiódicos).6
El año 1925 trajo la solución. Un principio sentado por Heisenberg pudo ser
desarrollado por Born, Heisenberg, Jordán y poco después por Dirac hasta
constituir un nuevo sistema de la teoría cuántica, hasta la primera construcción
sistemática acabada que ha poseído la Física en este orden de ideas. Algo más tar-
de descubrió Schrödinger, partiendo de un punto completamente distinto, la
«Mecánica ondulatoria» que logró el mismo resultado y pronto se mostró equiva-
lente al sistema de Heisenberg-Born-Jordan y Dirac,7 por lo menos en sentido
matemático (cf. I.3,4). Ambas teorías pudieron ser sintetizadas en una sola, la

123

Fund_MAT_01.indd 123 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

«teoría de las transformaciones», por Dirac y Jordán, tomando como base la in-
terpretación estadística que dio Born de la descripción de la Naturaleza desde el
punto de vista de la teoría de los quanta. En dicha teoría se unen aquellas dos,
completándose y haciendo posible un dominio de las cuestiones físicas particular-
mente simple desde el punto de vista matemático.
Debemos decir todavía, aunque ello no pertenece ya a nuestro tema, que aho-
ra, después que Goudsmit y Uhlenbeck hubieron descubierto el momento mag-
nético y de rotación del electrón, desaparecieron casi todas las dificultades de la
primitiva teoría cuántica, de modo que hoy nos encontramos en posesión de una
teoría mecánica punto menos que totalmente satisfactoria. Verdad es que la unidad
a que aludíamos con la Electrodinámica y la teoría de la Relatividad no se ha vuel-
to a conseguir; pero por lo menos existe una Mecánica de validez general en la que
se encuadran, con evidente necesidad, las regularidades que se dan en lo cuántico
y encuentran explicación satisfactoria la mayor parte de nuestras experiencias.10

2. Métodos y fórmulas primeros


de la Mecánica cuántica
Para conseguir una orientación provisional, expondremos sucintamente cómo
se plantean los problemas en la «Mecánica de las matrices» de Heisenberg-Born-
Jordan y cómo en la «Mecánica ondulatoria» de Schrödinger.
En ambas teorías se plantea, en primer lugar, un problema de Mecánica clási-
ca caracterizado por una función de Hamilton

H (q1, …, qk;  p1 …, pk).

(Como es sabido y se encuentra puntualizado en los tratados de Mecánica, esto


último significa lo siguiente: Sea k el número de grados de libertad del sistema que
se considera, es decir, su estado queda fijado cuando se dan los valores numéricos
de las k coordenadas q1, …, qk. La energía del mismo es una función conocida de
las coordenadas y de sus derivadas respecto del tiempo:

E = L (q1, …, qk;  q·1 …, q·k)

función en general cuadrática respecto de las derivadas q·1, …, q·k. Mediante las
­fórmulas

∂L ∂L
p1 = · , …, pk = ·
∂q1 ∂qk
se introducen los «impulsos conjugados», p1, …, pk, de las coordenadas q1, …, qk,
los cuales, en la hipótesis que hemos hecho acerca de L, dependen linealmente de
las q·1, …, q·k. En todo caso podemos eliminar de L las q·1, …, q·k al expresar estas
en función de las p1, …, pk, con lo que queda

124

Fund_MAT_01.indd 124 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

E = L (q1, …, qk;  q·1, …, q·k) = H (q1, …, qk, p1, …, pk).

Esta H es la función de Hamilton.) Tanto en una como en otra teoría se persigue


llegar a saber lo más posible acerca del comportamiento efectivo de dicho sistema,
esto es, el comportamiento desde el punto de vista cuántico,11 y ello a partir de la
función de Hamilton. En primer lugar, por consiguiente, se proponen determinar
los niveles de energía posibles, luego llegar a conocer los correspondientes «estados
estacionarios», calcular sus «probabilidades de transición», etcétera.12
El método que da la teoría de las matrices para la resolución de este problema
es el siguiente: se determina un sistema de 2k matrices Q1, …, Qk, P1, …, Pk 13
que, primero, satisfagan las relaciones

QmQn QnQm = 0 Pm Pn Pn Pm = 0
0 para m n,
(m, n = 1, …, k)
PmQn Qn Pm = h
1 para m = n,
2 i

y, segundo, tales que la matriz W = H (Q1, …, Qk; P1, …, Pk) sea una matriz dia-
gonal. (No entraremos en pormenores acerca del origen de estas ecuaciones, en
particular del primer grupo, las llamadas «relaciones de permutación», que rigen
todo el cálculo de matrices no-conmutativo de esta teoría. La constante h que
aparece en ellas, es el quantum de acción de Planck. Sobre el particular encontra-
rá el lector una información completa en las obras citadas en la Nota 1.) Los ele-
mentos diagonales de W, w1, w2, …, son entonces los diferentes niveles de energía
del sistema posibles. Los elementos de las matrices Q1, …, Qk —q(1) (k)
mn, …, q mn—
determinan en cierto modo las probabilidades de transición del mismo, desde el
estado m-simo de energía wm, p. e., al n-simo estado de energía wn, (wm > wn) y la
correspondiente radiación emitida.
Hay que hacer notar que la matriz

W = H (Q1, …, Qk, P1, …, Pk)

no queda determinada sin más por Q1, …, Qk, P1, …, Pk y la función de Hamil-
ton de la mecánica clásica H (q l, …, qk, p1, …, pk), pues las Q1 y Pl no son todas
permutables entre sí en la multiplicación, mientras que, desde el punto de vista
de la Mecánica clásica, carecería en absoluto de sentido el distinguir, por ejemplo,
entre un término pl ql y un término ql pl . Por consiguiente, por cima del sentido
clásico de la expresión H, debemos fijar en ella el orden de los factores ql y pl en
cada uno de sus términos. No se ha establecido en toda su generalidad el criterio
a seguir en un caso cualquiera, pero sí se conoce la disposición adecuada en los
más importantes casos particulares. (En el supuesto de que el sistema que se estu-
dia conste de ν partículas y, por lo tanto, para k = 3ν coordenadas q1 …, q3ν —de
modo que q3μ – 2, q3μ – 1, q3μ son las coordenadas cartesianas de la μ-ésima partícu-

125

Fund_MAT_01.indd 125 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

la y μ = 1, 2, …, ν—, si, además, la interacción de estas partículas está represen-


tada por una energía potencial V (q1, …, q3ν), no cabe, en efecto, duda ninguna
de aquella clase. La función de Hamilton clásica es entonces:
ν
1
H (q1, …, q3ν , p1, …, p3ν ) = ∑ (p32µ −2 + p32µ −1 + p32µ ) + V (q1, …, q3ν ),
µ =1 2mµ

donde mμ es la masa de la μ-ésima partícula y p3μ – 2, p3μ – 1, p3μ sus impulsos. Está
perfectamente claro lo que significa esta expresión tras haber sustituido las p y las q
por las matrices Q1, …, Q3ν, P1, …, P3ν. En particular, el término V no puede dar
lugar a ninguna dificultad, pues todas las Q1, …, Q3ν son permutables entre sí.) Es
esencial que se introduzcan exclusivamente matrices hermíticas, esto es, matrices
A = {am n} tales que para sus elementos valgan las igualdades am n = a–n m (¡los elemen-
tos am n pueden ser números complejos !). Luego H (Q1, …, Qk, P1, …, Pk) debe
ser hermítica, si todas las matrices Q1, …, Qk, P1, …, Pk lo son. Esto involucra una
cierta limitación en la cuestión a que aludíamos acerca del orden de sucesión de
los factores, aunque no suficientemente restrictiva como para determi­nar unívoca-
mente H (Q1, …, Qk; P1, …, Pk) a partir de la H (q1, …, qk; p1, …, pk) clásica.14
Frente a lo que precede, la norma que ofrece la Mecánica ondulatoria se expre-
sa como sigue: Se forma primero la función de Hamilton, H (q1, …, qk; p1, …, pk)
y luego se establece la ecuación diferencial

⎛ h ∂ h ∂ ⎞
H ⎜ q1, …, qk , , …, ψ (q1, …, qk ) = λψ (q1, …, qk ),
⎝ 2π i ∂q1 2π i ∂qk ⎟⎠

en la que ψ (q1, …, qk) es una función definida en el espacio de los los estados del
sistema (¡y no en el espacio de las fases!, es decir, entre los argumentos de ψ no
⎛ h ∂ h ∂ ⎞
deben figurar las pi, …, pk). En esta ecuación, H ⎜ q1, …, qk , , …,
⎝ 2π i ∂q1 2π i ∂qk ⎟⎠
se concibe como operación funcional de significado fácilmente comprensible. Por
ejemplo, en el caso antes citado
ν
1
H (q1, …, q3ν , p1 …, p3ν ) = ∑ (p32µ −2 + p32µ −1 + p32µ ) + V (q1, …, q3ν ),
µ =1 2mµ

⎛ h ∂ h ∂ ⎞
la expresión H ⎜ q1, …, q3ν , , …, transforma ψ (q1, …, q3ν) en
⎝ 2π i ∂q1 2π i ∂q3ν ⎟⎠

2
ν
1 h ⎛ ∂2ψ ∂2ψ ∂2ψ ⎞
∑ 2m ⎛⎝ 2π i ⎞⎠ ⎜ ∂q 2 + ∂q 2 + ∂q 2 ⎟ + V ψ .
µ =1 µ ⎝ 3 µ −2 3 µ −1 3µ ⎠

126

Fund_MAT_01.indd 126 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

(En V y en ψ no hemos puesto de manifiesto las variables (q1, …, q3ν). Ya que


h ∂ h ∂
la operación q1  es diferente de la operación q ,15 subsiste aquí
2 π i ∂q1 2 π i ∂q1 1
aquella incertidumbre acerca de cómo deben sucederse los factores qm y pn en
H (q1, …, qk; p1, …, pk) —pero Schrödinger demostró que puede zanjarse esta
indeterminación acudiendo a un cierto principio de variación del que se origina
una ecuación diferencial autoadjunta.16
Esta ecuación diferencial (la «ecuación de las ondas») posee todo el carácter de
un problema de valores propios al concebir el parámetro λ como parámetro de va-
lores propios y al imponer a la función ψ (q1, …, qk) la anulación en el contorno
del espacio de los estados (el espacio de las q1, …, qk), por ejemplo, aparte de la
regularidad y la univocidad en él (función propia). Para la teoría ondulatoria, los
valores propios de λ (tanto en el caso de un espectro discreto, como en el de es-
pectro continuo17) son los niveles de energía posibles y las correspondientes fun-
ciones propias ψ (¡complejas!) se hallan en conexión con los estados estacionarios
del sistema (en el sentido de Bohr). Así, en un sistema de electrones (k = 3ν,
cf. más arriba; e es la carga del electrón), la densidad de carga del μ-ésimo electrón
medida en el punto x, y, z, electrón que, según Schrödinger, debe concebirse
como «untado» por todo el espacio x, y, z (= q3μ – 2, q3μ – 1, q3μ), está dada por la
siguiente expresión:

3 3
2
e … (q1, …, q3 µ 3, x, y, z, q3 µ +1, …, q3 dq1… dq3 µ 3 dq3 µ +1 … dq3

(Para que resulte la carga total e, ψ debe normalizarse de modo que quede satis-
fecha la condición

3
2
… (q1, …, q3 ) dq1… dq3 = 1

[¡La integración se efectúa sobre todas las 3ν variables!] Para cada μ = 1, …, ν se


obtiene la misma ecuación.)
Además, la mecánica ondulatoria está en condiciones de decirnos algo acerca
de los sistemas que no se hallan en uno de los estados estacionarios de Bohr18.
Cuando el estado no es estacionario, es decir, cambia con el tiempo, la función de
onda ψ contiene el tiempo t, ψ = ψ (q1, …, qk; t), y evoluciona de acuerdo con la
ecuación

⎛ h ∂ h ∂ ⎞ h ∂ 19
−H ⎜ q1, …, qk , , …, ⎟ ψ (q1, …, qk ; t) = ψ (q1, …, qk ; t)
⎝ 2π i ∂q 1 2π i ∂qk⎠ 2π i ∂t

127

Fund_MAT_01.indd 127 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

de modo que puede prefijarse arbitrariamente su valor en todo el espacio (q) para
t = t0 y con ello está unívocamente determinada para todo t. En rigor, conforme
muestra la comparación de las dos ecuaciones de Schrödinger, también las ψ
estacionarias son funciones de t, solo que en ellas la dependencia de t toma la
forma
2π i
− λt
ψ (q1, …, qk ; t) = e h ψ (q1, …, qk ; 0).

El tiempo aparece, pues, solo en un factor que es independiente de q1, …, qk (el


mismo, en un instante dado, en todo el espacio de los estados) y de valor absolu-
to igual a la unidad, con lo que su presencia no altera, por ejemplo, la distribución
de la densidad de carga que hemos definido más arriba. (Supondremos ya en ge-
neral que un factor independiente de las variables espaciales y de valor absoluto
igual a la unidad contenido en ψ, es fundamentalmente inobservable, conjetura
que se verá confirmada por detenidas consideraciones ulteriores.)
Dado que las funciones propias de la primera ecuación diferencial constituyen
un sistema ortogonal completo20, podemos desarrollar cada ψ = ψ (q1, …, qk) en
serie de tales funciones. Sean ψ1, ψ2, … las funciones propias (¡todas ellas inde-
pendientes del tiempo!), λ1, λ2, …, respectivamente, sus valores propios; el desa-
rrollo de ψ es

ψ (q1, …, qk ) = ∑ anψ n (q1, …, qk ).21
n =1

Los coeficientes an son constantes numéricas, si ψ es independiente de t; pero si


entre las variables de que depende ψ figura el tiempo, este aparece en los coeficien-
tes an. (Por el contrario, las funciones propias ψ1, ψ2, … deben ser independientes
de él, tanto aquí como siempre en lo que sigue.) Si, pues, ψ = ψ (q1, …, qk) es, en
realidad, ψ (q1, …, qk; t0) de la segunda ecuación diferencial se sigue, atendiendo

a que ψ = ψ (q1, …, qk ; t) = ∑ an (t)ψ n ,
n =1

∞ ∞
Hψ = ∑ an (t)H ψ n = ∑ λn an (t)ψ n,
n =1 n =1

h ∂ψ ∞
h
=∑ a!n (t)ψ n,
2π i ∂t n =1 π i
2

y comparando coeficientes, que


2π i
h − λn t
a!n (t) = − λn an (t), an (t) = cne h
2π i

128

Fund_MAT_01.indd 128 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

es decir,
2π i 2π i
− λn (t −t0) − λn (t −t0)
an (t) = e h an (t0 ) = e h an,
∞ 2π i
− λn (t −t0)
ψ = ψ (q1, …, qk ; t) = ∑ e h anψ n (q1, …, qk ).
n =1

Por consiguiente, cuando ψ; no es estacionaria, esto es, cuando no son nulos todos
los coeficientes an salvo uno, ya no varía ψ con el tiempo simplemente a través de
un factor espacialmente constante (espacio de los estados) de valor absoluto uni-
dad, de donde se sigue que cambiarán con el tiempo, en general, las densidades
de carga antes definidas, o sea, en el espacio x, y, z tendrán lugar verdaderas osci-
laciones eléctricas.22
Como se ve, la estructura conceptual adoptada y las normas prácticas se ex-
presan de modo bastante diferente en la teoría de las matrices y en la ondulatoria-
Sin embargo, ya desde un principio proporcionaron siempre los mismos resulta-
dos, incluso en aquellos puntos donde una y otro hacían patentes detalles que
discrepaban de las primitivas concepciones de la teoría cuántica.23 Este notable
hecho quedó explicado desde luego por la demostración que de su equivalencia
matemática dio Schrödinger, demostración a que se aludió en I, 1.24 Nuestro
objeto va a ser ahora precisamente la demostración de esta equivalencia, a la vez
que expondremos la teoría de las transformaciones general de Dirac-Jordan que
comprende a ambas teorías.

3. Equivalencia de las dos teorías: la teoría


de las transformaciones
El problema fundamental de la teoría de las matrices era determinar las ma-
trices Q1, …, Qk, P1, …, Pk de forma que, primero, quedaran satisfechas las rela-
ciones de permutación (I, 2, pág. 7) y, segundo, una cierta función de las mismas,
H(Q1, …, Qk; P1, …, Pk), resultase ser una matriz diagonal. Born y Jordán, ya
en su primera publicación, dividieron el problema en dos partes del siguiente
modo: – – –
– En primer lugar se procuraba hallar matrices cualesquiera Q1, …, Qk; P 1, …,
P k que solo debían satisfacer las relaciones de permutación, lo que se conseguía
fácilmente.25 La matriz
– – – – –
H = H (Q1, …, Qk, P 1, …, P k)

no resultaba ser, por regla general, una matriz diagonal. Acto seguido se disponían
las soluciones correctas en la forma
– – – –
Q1 = S –1Q1 S, …, Qk = S –1Qk S, P1 = S –1P 1 S, …, Pk = S –1P k S,

129

Fund_MAT_01.indd 129 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

donde S podía ser una matriz cualquiera, sujeta, de todos modos, a poseer una
inversa S –1, tal que– S –1 S =–S S ––1 = 1.–Puesto que de la validez de las relaciones de
permutación para Q1, …, Qk, P1, …, Pk –se sigue –la validez– para – Q1 …,– Qk, P1, …, Pk
(¡cualquiera que sea S !), y puesto que H = H (Q1, …, Qk; P 1, …, P k) se transfor-
ma en

H = H (Q1 …, Qk, P1, …, Pk),


– –
siendo H = S –1– H S,26 hay que exigir de S tan solo que S –1 H S sea una matriz dia-
gonal, donde H es una matriz dada. (Realmente– debería cuidarse de que S –1 Q1 S,
etc., resultasen hermíticas, como lo eran Q1, etc. De todos modos, al examinar la
cosa más de cerca se echa de ver que siempre podemos satisfacer luego a esta ul-
terior condición impuesta a S, y es este el motivo de que no la tomemos en cuen-
ta en esta consideración preliminar.) –
Basta así transformar
– una matriz H dada en una matriz diagonal de acuerdo
con el esquema S –1 H S. Veamos exactamente– qué significa esto.
Sean hμν los elementos de la matriz H, sμν los de la matriz incógnita S, wμ los
elementos diagonales de la matriz diagonal H –igualmente desconocida, esto–es,
wμ δμν los elementos de esta.27 Decir que H = S –1 H S, equivale a decir que S H = H S,
y si igualamos entre sí los correspondientes elementos de ambos miembros, elemen-
tos determinados según las conocidas reglas de la multiplicación de matrices, esto
a su vez significa que

∑ sμν · wν δνρ = ∑ hμν sμρ,


ν ν

o sea

∑ hμν snρ = wρ · sμρ.
ν

Cada una de las columnas s1ρ, s2ρ, … de la matriz S (ρ = l, 2, …) y los correspon-
dientes elementos diagonales wρ de la matriz H son soluciones, por consiguiente,
del llamado problema de valores propios, que reza así: determinar xμ (μ = 1, 2, …)
y λ, tales que

∑ hμν xν = λ xμ, (μ = 1, 2. …)
ν

(Hay que excluir, naturalmente, la solución trivial x1 = x2 = … = 0.) En efecto,


xν − sνρ, λ = wρ es una solución. (No cabe que sea en este caso, xν ≡ 0, es decir,
sνρ ≡ 0 [para todo ν], pues entonces se anularía idénticamente la ρ-ésima columna
de S, ¡a pesar de poseer S una inversa S –1!) Y es lo notable que estas son, en esen-
cia, las únicas soluciones.
En efecto: la ecuación
– anterior nos dice que transformar el vector x = {x1, x2, …}
mediante la matriz H equivale a multiplicarlo por el número λ. Sea y = y1, y2, …}

130

Fund_MAT_01.indd 130 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

el vector
– que origina la aplicación de S –1 a x–= {x1, x2, …}, – Transformar y median-
te H es transformar x mediante H S –1 = S –1
 H S S –1 = S –1 H, esto es, λx con S –1. El

resultado es, pues, λy. Ahora bien, Hy posee las componentes ∑ wμ δμν · yν = wμ yμ
ν
y λy las componentes λyμ. Luego debe ser wμ yμ = λyμ para μ, = 1, 2, …, o sea,
yμ = 0 siempre que wμ ≠ λ. Representemos con η un vector cuya ρ-ésima com-
 ρ

ponente sea igual a 1 y todas las demás cero. El resultado anterior puede formu-
larse diciendo que el vector y es una combinación lineal de aquellos η ρ cuyos
superíndices coinciden con los subíndices de las wρ tales que wρ = λ, en particular
nulo cuando esto no ocurre para ningún valor de ρ. Y como x resulta de aplicar
S a y, x es una combinación lineal de los transformados de dichos η ρ mediante S.
La ρ-ésima componente de Sη ρ es ∑ sμν δμρ = sμρ, pues las η ρ son δνρ (ν = 1, 2, …).
ν
Por lo tanto, al concebir la ρ-ésima columna de s1ρ, s2ρ, … de S como vector,
x aparece como combinación lineal de todas las columnas para las que w = λ —en
particular nulo si esto nunca ocurre. Queda así demostrada nuestra afirmación: las
w1, w2, … son los únicos valores propios y xν = sνρ, λ = wρ son las, en esencia,
únicas soluciones— cualquiera otra es combinación lineal de ellas.
Esto es sumamente importante, pues de ello cabe seguir, no solo que el cono-
cimiento de S, H permite determinar todas las soluciones del problema de valores
propios, sino que, recíprocamente, podremos determinar S, H tan pronto hayamos
resuelto dicho problema. Los elementos diagonales de H, por ejemplo (los únicos
no nulos), son simplemente todas las soluciones λ, y cada una de estas λ aparece
en la sucesión w1, w2, … tantas veces cuantas soluciones: x1, x2, … linealmente
independientes le correspondan,28 con lo que quedan fijados los w1, w2, … salvo
el orden de sucesión.29
El problema central de la teoría de las matrices es, pues, la resolución de la
ecuación de valores propios

E1 ∑ hμν xν = λ · xμ (μ = 1, 2, …)
ν

Pasemos ahora a la teoría ondulatoria. La ecuación fundamental de esta es la


«ecuación de las ondas»

E2 H ϕ (q1, …, qk) = λ ϕ (q1, …, qk)

donde H es el operador diferencial que hemos ya examinado. Se trata de ha­


llar  todas las soluciones ϕ (q1, …, qk) y λ con exclusión de la solución trivial
ϕ (q1, …, qk) = 0, λ arbitrario. Esto es análogo a lo que se pedía en E1: la sucesión
x1, x2, …, que podemos considerar como función xν de la variable «discontinua»
ν (con el campo de variabilidad 1, 2, …), corresponde a la función ϕ (q1, …, qk)
con las variables «continuas» q1, …, qk; λ representa en ambos casos el mismo
papel. Solo la transformación lineal

xμ → ∑ hμν xν
ν

131

Fund_MAT_01.indd 131 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

muestra muy poco parecido con la

ϕ (q1, …, qk) → H ϕ (q1, …, qk) .

¿Cómo conseguir en este caso una analogía?


Hemos considerado el índice v como variable y establecido su paralelo con
las k variables q1, …, qk, es decir, el de un número entero positivo con un punto
genérico del espacio de los estados k-dimensional, espacio al que, en adelante,
llamaremos Ω. Por consiguiente, no cabe esperar que se pueda transferir ∑ como
ν
suma a Ω, más bien es la integral ∫ … ∫ …, dq1, …, dq1 (o abreviadamente
!
Ω

∫Ω … dv, donde dv es el elemento de volumen dq1 … dqk en Ω) el ente análogo.


Al elemento de matriz hμν, que depende de dos variables del tipo del índice ν,
corresponde en este orden de ideas una función

h (q1, …, qk;  q'1, …, q'k),

en la que q1, …, qk y q'1, …, q'k recorren Ω independientemente. Así la transfor-


mación

xμ → ∑ hμν xν o xν → ∑ hνν' xν'
ν ν'

se trueca en

ϕ (q1, …, qk) → ∫ … ∫ h (q1, …, qk; q'1, …, q'k) ϕ (q'1, …, q'k) dq'1, …, dq'k,


!
Ω

y la ecuación de valores propios E1., que también podemos escribir en la forma

E1. ∑ hνν' xν' = λ · xν,


ν'

a su vez en

E3. ∫ … ∫ h (q1, …, qk; q'1, …, q'k) ϕ (q'1, …, q'k) dq'1, …, dq'k =


!
Ω
= λ · ϕ (q1, …, qk).

En la Matemática se han estudiado repetidas veces problemas de valores propios


de la clase del E3. y, en efecto, pueden tratarse en amplia analogía con los problemas
E1.. Han recibido el nombre de «ecuaciones integrales».30 Desgraciadamente, pero,
E2. no tiene la forma E3. aunque podría conducirse a ella si lográramos hallar, en
correspondencia con el operador diferencial

132

Fund_MAT_01.indd 132 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

⎛ h ∂ h ∂ ⎞
H = H ⎜ q1, …, qk , , …, ,
⎝ 2π i ∂q1 2π i ∂qk ⎟⎠

una función h (q1, …, qk; q'1, …, q'k) tal que para todas las funciones ϕ (q1, …, qk)
fuese

I.  Hϕ (q1, …, qk) = ∫ … ∫ h (q1, …, qk; q'1, …, q'k) ϕ (q'1, …, q'k) dq'1, …, dq'k


!
Ω

Esta función h (q1, …, qk; q'1, …, q'k), caso de que exista, es el llamado «núcleo
integral» de la operación funcional H que, a su vez, se llama entonces un «opera-
dor integral».
Ahora bien, es el caso que semejante transformación resulta ser imposible: los
operadores diferenciales H no son nunca operadores integrales. Ni tan solo lo es
el más simple de los operadores funcionales, el que transforma cada función ϕ en
sí misma, el operador 1. Cerciorémonos de ello y, para simplificar, supongamos
k = l. Se trata, pues, de determinar h (q; q' ) de modo que


Δ1. ϕ (q) ≡ ∫ −∞
h q, q' )ϕ (q' )dq' ,

cualquiera que sea la función ϕ (q). Sustituyamos la función ϕ (q) por la nueva
función de q ϕ (q0 + q), hagamos luego q = 0 y elijamos como variable de integra-
ción q'' = q' + q0. Se tiene entonces


ϕ (q 0) ≡ ∫
−∞
h(0 q'' − q0 )ϕ (q'' )dq''

y al sustituir q0, q'' por q, q' se ve que h (0, q' - q) es solución de nuestro problema,
si lo es h (q, q' ). Esto nos permite suponer, sin más, que h (q, q' ) depende solo de
q' - q (h (q, q' ) = h (q' - q)), y escribir


Δ2. ϕ (q) ≡ ∫
−∞
h(q' − q)ϕ (q' )dq' .

La sustitución una vez más de j (q) por j (q0 + q) demuestra que basta considerar
el valor q = 0, es decir, que


Δ3. ϕ (0) ≡ ∫−∞
h(q)ϕ (q)dq.

133

Fund_MAT_01.indd 133 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Puede admitirse que la función h (q) es función par, ya que, al sustituir en Δ3 j (q)
por j (-q), resulta que h (q) y h (-q) son a la vez solución y, de serlo, con ellos lo
h (q) + h (-q)
es h1(q) = .
2
Que estas condiciones son irrealizables es claro: elijamos j (q) de modo que
j (q) > 0 para q ≠ 0 y j (0) = 0; de D3. se sigue entonces h (q) = 0 para q ≠ 0.31 Si
+∞
elegimos, en cambio, j (q) ≡ l, de D3. resulta ∫− ∞ h(q)dq = 1, mientras que de lo
+∞
que precede se sigue ∫− ∞ h(q)dq = 0.
Sin embargo Dirac finge una función tal que

+∞
Δ4. d (q) = 0  para  q ≠ 0,  d (q) = d (-q),  ∫−∞
δ (q)dq = 1.

Esta función, de existir realmente, satisfaría la igualdad

+∞ +∞ +∞


−∞
δ (q)ϕ (q)dq = ϕ (0) ∫−∞
δ (q) dq + ∫ −∞
δ (q)[ϕ (q) − ϕ (0)]dq =
+∞
= ϕ (0) ⋅1 + ∫ −∞
0 ⋅ dq = ϕ (0),

y, por lo tanto, también Δ2., Δ1.. Debemos imaginárnosla, por ende, nula en toda
la recta salvo en el origen, pero hasta tal punto infinita en este que en definitiva
la integral de d (q) valga 1.32
Una vez se ha aceptado esta ficción, es ya posible representar los más diversos
operadores diferenciales como operadores integrales —supuesto que junto con
d (q) se introduzcan sus derivadas. Se encuentra así:

dn dn +∞ +∞ ∂n
dq n
ϕ (q) =
dq n ∫ −∞
δ (q − q' )ϕ (q' )dq' = ∫ −∞ ∂q n
δ (q − q' ) ⋅ ϕ (q' )dq' =
+∞
= ∫ −∞
δ (n) (q − q' )ϕ (q) − ϕ (q' )dq' ,
+∞
q n ⋅ ϕ (q) = ∫ −∞
δ (q − q' )q n ⋅ ϕ (q' )dq' ,

d n
es decir, y qn… poseen los núcleos integrales d (n)(q - q' ) y d (q - q' ) qn, res-
dqn
pectivamente. Según el mismo esquema, se pueden buscar los núcleos integrales
de operadores diferenciales tan complicados como se quiera. En el caso de varias

134

Fund_MAT_01.indd 134 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

variables q1, …, qk, es el producto de funciones d lo que conduce a la meta; así,


por ejemplo:

∫!
… ∫ d (q1 − q'1)d (q2 − q'2) … d (qk − q'k) ϕ (q'1, …, q'k) dq'1, … dq'k =
Ω

+∞ ⎡ ⎡ +∞
⎡ +∞
⎤ ⎤
= ∫ ∫ ∫
⎢… ⎢ ⎢⎣ ϕ (q'1 , …, q'k )δ (q1 − q'1)dq'1 ⎤⎥ δ (q2 − q' 2 )dq' 2 ⎥…⎥ ⋅
−∞
⎣ ⎣ −∞ −∞ ⎦ ⎦ ⎦
⎡ ⎡ +∞
+∞
⎤ ⎤
⋅ δ (qk − q'k )dq'k = ∫ ∫
⎢… ⎢ − ∞ ϕ (q1, q' 2, …, q'k )δ (q 2 − q' 2 )dq' 2 ⎥…⎥ ⋅
−∞ ⎣ ⎣ ⎦ ⎦
⋅ δ (qk − q'k )dq'k = ϕ (q1, …, qk ).

∫!
… ∫ d' (q1 − q'1)d (q2 − q'2) … d (qk − q'k) ϕ (q'1, …, q'k) dq'1 … dq'k =
Ω

=
∂ …
∂q1 
∫ ∫
δ (q1 − q'1)δ (q2 − q' 2 )… δ (qk − q'k )ϕ (q'1,…, q'k )dq' … dq'k =
Ω


= ϕ (q1,…, qk ), etc.
∂q1

De esta manera se obtiene, aunque de modo algo forzado, la representación


integral I para prácticamente todos los operadores.
Una vez conseguida esta representación, la analogía de los problemas E1. y E3.
es completa: basta sustituir n, n', ∑ y x por q1 … qk, q'1 … q'k, ∫ … ∫ … dq'k …dq'k
ν'  !
Ω
y j. Al igual que los vectores xν corresponden a las funciones j (q1, …, qk), así
debemos colocar las matrices al lado de los núcleos integrales. Pero es aún más
conveniente considerar estos directamente como matrices y designar las q1, …, qk
como filas y las q'1, …, q'k como columnas (¡correspondiendo a n y n', respectiva-
mente!). Junto a las matrices ordinarias {hnn' } con un conjunto discreto de filas y
de columnas, caracterizadas, unas y otras, por los números 1, 2, …, tenemos en-
tonces también otras, {h(q1, …, qk; q'1, …, q'k} (los núcleos integrales), para las
cuales los elementos de ambos conjuntos lo están por dos juegos de k variables
que describen todo W de modo continuo.
Esta analogía puede parecer meramente formal, pero en realidad no lo es, pues
también los índices n y n' cabe considerarlos como coordenadas en un espacio de
estados, a saber, cuando se interpretan como números cuánticos en el sentido de la
teoría de Bohr: como números característicos de las posibles trayectorias en el

135

Fund_MAT_01.indd 135 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

espacio de las fases, los cuales han pasado a ser números enteros en virtud de las
prohibiciones que entrañan las condiciones de cuantificación.
No queremos aquí seguir adelante en este orden de ideas, moviéndose en el
cual Dirac y Jordán llegaron a constituir una teoría unitaria de los procesos
cuánticos. En esta las formas «impropias» (como d (x), d' (x), …) representan un
papel decisivo —pero tales formas caen fuera del marco de los métodos matemá-
ticos generalmente en uso, v nosotros pretendemos describir la Mecánica cuántica
con ayuda de estos últimos. Pasamos por ellos al otro método para la unificación
de ambas teorías, al método de Schrödinger.

4. Equivalencia de las dos teorías:


el espacio de Hilbert
El método esbozado en 1.3, se reducía, en el fondo, al establecimiento de una
analogía entre el espacio «discreto» de los valores de los índices, Z = (1, 2, …), y
el espacio continuo, W, de los estados del sistema (W es k-dimensional, si k es el
número de los grados de libertad mecánico-clásicos). No es maravilla que esto no
se pueda lograr sin cierta violencia sobre el formulismo y la matemática: los espa-
cios Z y W son verdaderamente muy distintos, v toda tentativa de ponerlos en
relación debe chocar con grandes dificultades.33
En verdad, lo que nos importa no es una relación entre Z y W, sino entre las
funciones en ellos definidas, es decir, entre las sucesiones x1, x2, …, que son las
funciones en Z, y las funciones de onda j (q1, …, qk), que lo son en W, pues tan
solo esas funciones intervienen en las cuestiones de Mecánica cuántica.*(1)
En la teoría de Schrödinger cumple una importante función la integral

∫!
… ∫ ∙j (q1, …, qk)∙ 2 dq1 … dqk,
Ω

que debe ser = 1 para que j sea aplicable a las relaciones físicas. Frente a ella, en
la teoría de las matrices (cf. el problema E1. en I, 3), el papel principal lo desem-
peña el vector x1, x2, …, y a él se impone siempre la condición de ser finita la
serie ∑ ∙xν∙2 de acuerdo con la teoría de Hilbert de esos problemas de valores pro-
ν
pios (cf. Nota30). Incluso es frecuente introducir la condición de normalización

*  Del mismo modo que x1, x2, … se concibe como un todo único (campo de variabilidad de la
variable xν, dependiente del índice n, que para el valor n = n'  toma el valor xν' , para n = n'' el valor
xn'' , etc.), así también el conjunto de todos los valores de j (q1, …, qk) (campo de variabilidad de la
variable j, dependiente del sistema de variables (q1, …, qk), que para (q1, …, qk) = (q'1, …, q'k) toma
el valor j (q'1, …, q'k), para (q1, …, qk) = (q''1, …, q''k) el valor j (q''1, …, q''k), etcétera). No se pre-
cisa, pues, en j el proceso funcional, sino el conjunto de sus valores numéricos vinculados a los que
tome (q1, …, qk). La sucesión está definida cuando se da para cada n el valor de xn; la función está
definida cuando se da para cada (q1, …, qk) el valor de j. Y al concepto de una variable numérica
dependiente del conjunto de los valores que integran una sucesión, corresponde el de una variable
numérica dependiente del conjunto de los valores de la función, es decir, el de funcional. (N. del T.)

136

Fund_MAT_01.indd 136 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

∑ ∙xν∙2 = 1 para excluir la solución trivial xν ≡ 0. Esto sugiere limitar el círculo de


ν
las funciones aceptables en Z y en W a aquellas para las cuales sean finitas

∑ ∙xν∙2 e  ∫ … ∫ ∙j (q1, …, qk)∙ 2 dq1 … dqk,


ν !
Ω

respectivamente, ya que solo en tales funciones se puede hacer igual a la unidad,


multiplicando por un factor constante, dicha suma y dicha integral, esto es, Se
puede normalizar una solución en el sentido ordinario.34 Llamaremos Fz y FW,
respectivamente, a los conjuntos de estas funciones.
Para Fz y FW vale el siguiente teorema: Fz y FW son isomorfos (Fischer y F.
Riesz35). Que sean isomorfos significa que es posible establecer entre Fz y FW una
correspondencia biunívoca (esto es, hacer corresponder a cada sucesión x1, x2, …,
con ∑ ∙xν∙2 finita, una función j (q1, …, qk), con ∫ … ∫ ∙j (q1, …, qk)∙ 2 dq1 … dqk
ν !
Ω
finita, y recíprocamente), de modo que la correspondencia así establecida sea lineal
y conserve las longitudes. El carácter lineal implica que si a x1, x2, … corresponde
j (q1, …, qk) y a y1, y2, …, ψ (q1, …, qk), a ax1, ax2, … corresponda aj (q1, …, qk)
y a x1 + y1, x2 + y2, …,

j (q1, …, qk) + ψ (q1, …, qk);

y la conservación de la longitud trae consigo que el ser correspondientes x1, x2, …


y j (q1, …, qk) justifique la igualdad

∑ ∙xν∙2 = ∫ … ∫ ∙j (q1, …, qk)∙ 2 dq1 … dqk.


ν !
Ω

(Hablamos aquí de «conservación de la longitud)) porque se acostumbra a interpre­

Σν xν y ∫!
… ∫ ϕ (q1, …, qk 2 dq1 … dqk
2
tar x1, x2, … y j (q1, …, qk) como vectores y
Ω
como a sus respectivas longitudes.)
Pero hay más: supongamos que … correspondan x1, x2, … y j (q1, …, qk) de
una parte, y1, y2, … y ψ (q1, …, qk) de otra; en estas condiciones se tiene:

∑ xν y−n = ∫ … ∫ j (q1, …, qk)  ψ (q1, …, qk) dq1 … dqk


ν !
Ω

y ambos miembros convergen en valor absoluto. Acerca de este último punto hay
que hacer notar que, bien mirado, fuera quizá de desear que

137

Fund_MAT_01.indd 137 3/5/18 16:26


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

∑ xν = ∫ … ∫ j (q1, …, qk) dq1 … dqk


ν !
Ω

o algo por este estilo, es decir, una completa analogía entre adición de una parte
e integración de otro, pero un examen detenido muestra que la adición ∑ y la
ν
integración ∫ … ∫ … dq1 … dqk se aplican en Mecánica cuántica siempre y tan
!
Ω
solo a expresiones de la forma xν y−n y j (q1, …, qk) ψ (q1, …, qk) respectivamente.
No vamos a estudiar ahora cómo ha de resultar esa correspondencia, ya que
de todos modos tendremos que ocuparnos de ella con todo detalle en el próximo
capítulo. Pero hay que poner de relieve lo que significa el mero existir esta corres-
pondencia: Z y W son muy diferentes; establecer entre ellos una relación debe
conducir a dificultades matemáticas insolubles. En cambio, FZ y FW son isomorfos,
o sea, idénticos en su estructura íntima (realizan en dominios matemáticos distin-
tos las mismas propiedades abstractas), y pues ellos (¡y no Z y W!) son el auténti-
co substrato analítico de la teoría de las matrices y de la ondulatoria, respectiva-
mente, esta isomorfía significa que ambas teorías deben dar los mismos resultados;
es decir, este es el caso si dicho isomorfismo coordina entre sí la matriz
– – – – –
H = H (Q l, …, Q k,  P 1, …, P k)

⎛ h ∂ h ∂ ⎞
y el operador H = H ⎜ q1,…, qk ; ,…, . Dado que una y otro
⎝ 2π i ∂q1 2π i ∂qk ⎟⎠
– , P– (l = 1, 2, …, k) y de los operadores funcionales
resultan de las matrices Q i l
h ∂
qi …, … (l = 1, …, k), respectivamente, mediante las mismas operaciones
2pi ∂ql
algébricas, basta demostrar que ql … corresponde a la matriz Q – y h ∂ …a
i
2pi ∂ql
la matriz P . Ahora bien, de Q– , P– (l = 1, …, k) no se exigía sino que satisficieran
l  l  l
las «relaciones de permutación» (I, 2):

QmQn − QnQm = 0, Pm Pn − Pn Pm = 0⎫
⎪⎪
⎧= 0 para m ≠ n⎬ (m, n = 1, 2,…).

Qm Pn − PnQm ⎨ h ⎪
⎪⎩= 2π i 1 para m = n⎪⎭

h ∂
Y es claro que las matrices correspondientes a ql …, … lo harán cierta-
2pi ∂ql
h ∂
mente, pues los operadores funcionales ql …, … poseen ya de suyo estas
2pi ∂ql

138

Fund_MAT_01.indd 138 3/5/18 16:26


Consideraciones preliminares

propiedades,36 las cuales no se perderán al efectuar la transformación isomorfa


en FZ .
Porque los sistemas FZ y FW son isomorfos, y matemáticamente equivalentes
las teorías de la Mecánica cuántica edificadas sobre ellos, es de esperar que se lo-
grará una estructura unitaria, independiente de lo accidental que resulta del mar-
co formal en cada caso elegido, y que presente los rasgos positivamente esenciales
de la Mecánica cuántica, cuando se busquen las propiedades intrínsecas, comunes
a FZ y FW, de los conjuntos de funciones y se las elija, una vez halladas, como
punto de partida.
FZ es el llamado en general «espacio de Hilbert». Nos importa, pues, fijar en
primer lugar las propiedades del espacio de Hilbert intrínsecas, las que no depen-
den de la especial vestidura FZ o FW. El dominio matemático definido por estas
propiedades es el «espacio de Hilbert abstracto». Este espacio hay que equipararlo
al FZ o al FW en los casos particulares concretos del cálculo, pero es de más cómo-
do manejo que ellos cuando se persiguen fines generales.
Queda así justificado nuestro propósito de definir el espacio abstracto de Hil-
bert y demostrar luego con todo rigor los siguientes puntos:

1. Que el espacio abstracto de Hilbert (abreviadamente, E. H.) está unívo-


camente caracterizado por las propiedades que se indicarán, es decir, que
no admite interpretación ninguna esencialmente distinta.
2. Que sus propiedades corresponden lo mismo a FZ que a FW. (Con esto
quedarán rigurosamente demostrados los extremos que se han expuesto
solo cualitativamente en I, 4.) Cuando esto se haya logrado, aplicaremos
el instrumento matemático así obtenido a la construcción de la Mecánica
cuántica.

139

Fund_MAT_01.indd 139 3/5/18 16:26


Fund_MAT_01.indd 140 3/5/18 16:26
II

Generalidades acerca del espacio


de Hilbert abstracto

1. Caracterización del E. H.
Hemos de llevar a la práctica el programa presentado al final de I, 4: Caracte­
rizar el E. H., que proporciona la base matemática para el estudio de la Mecánica
cuántica, de modo tal que no se apliquen otros conceptos que los que luego serán
utilizados en dicha teoría, y en virtud de lo cual poseen exactamente tanto sentido
en el espacio funcional discreto FZ de las sucesiones xv (ν = 1, 2, …) cuanto en el
espacio continuo FΩ de las funciones de onda ϕ (q1, …, qk), (q1, …, qk recorren
el espacio de los estados Ω). Estos conceptos, conforme ya indicamos, son los si­
guientes:
α )  La «multiplicación escalar», es decir, la multiplicación de un número a
(complejo) por un elemento f del E. H.: af. En FZ resulta así de xν axν; en FΩ, de
ϕ (q1, …, qk) a ϕ (q1, …, qk).
β )  La adición y substracción de dos elementos f, g del E. H.: f  ± g. En FZ
resulta así de xν e yν  xν ± yν, respectivamente; en FΩ, de ϕ (q1, …, qk) y ψ (q1, …,
qk), ϕ(q1, …, qk) ± ψ (q1, …, qk).
γ )  La «multiplicación interior» de dos elementos f, g del E. H., que da lugar,
no como α ) y β ) a un elemento del E. H., sino a un número complejo: ( f, g).
En FZ resulta así de xv e yv ∑ x
ν ν ν
 y−  ; en FΩ, de ϕ (q1, …, qk) y ψ (q1, …, qk), ∫ … ∫

Ω
ϕ (q1, …, qk) ψ (q1, …, qk)· dq1 … dqk. (Hay que completar las definiciones en FZ
y FΩ con las correspondientes demostraciones de la convergencia. Estas se darán
en II.3).
En lo que sigue, los puntos del E. H. se representarán sistemáticamente por
f, g, …, ϕ, ψ, …, los números complejos por a, b, …, x, y, …, y los números
­enteros positivos por k, l, m, …, μ, ν, … Donde sea necesario, llamaremos E∞
al E. H., como abreviatura de «espacio euclídeo de infinitas dimensiones», aná­
logamente a la expresión habitual ℰn para el «espacio euclídeo de n dimensiones»
(n = 1, 2, …).
Lo notable en las operaciones af, f ± g, ( f, g) reside en que son precisamente
las operaciones fundamentales del cálculo vectorial, aquellas que hacen posible,
por ejemplo, el establecimiento del cálculo de segmentos y de ángulos en la Geo­
metría euclídea o del de fuerza y trabajo en la Mecánica del punto. Donde más
clara aparece la semejanza es en FZ cuando en vez de las x1, x2, … del E∞ se con­
sideran los puntos en el sentido ordinario (x1, x2, …, xn) de un En, para el cual
justamente son viables las operaciones α), β ), γ ). En particular, el estado de cosas
que resulta para n = 3, es el que se da en el espacio ordinario. A veces es más

141

Fund_MAT_02.indd 141 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

oportuno interpretar x1, x2, …, xn no como punto, sino como vector (p. e., el de
origen en 0, 0, …, 0 y extremo en x1, x2, …, xn ).
Para caracterizar el E. H. tomaremos como base las relaciones vectoriales fun­
damentales af, f ± g, ( f, g) y consideraremos a la vez el E∞ y todos los En, conforme
hará ver la discusión que sigue. De este modo, allí donde no queramos decidir
entre E∞ y los En utilizaremos como término neutral el E para indicar el espacio.
Postulamos primero la validez en E de las propiedades vectoriales típicas:37

A.  E es un espacio lineal.


Es decir: en E se ha definido una adición, f + g, y una multiplicación «escalar»,
af ( f, g son elementos de E, a un número complejo; f + g y af pertenecen a E) y
existe, además, un elemento 0.38 Para ellas y para éste valen las conocidas normas
propias del cálculo del álgebra vectorial:

f  + g = g + f  (propiedad conmutativa de la adición),


( f  + g) + h = f  + ( g + h)  (propiedad asociativa de la adición),
a ( f  + g) = af + ag, (a + b)f  = af + bf (propiedades distributivas de la multi­
plicación),
(ab)f = a(bf  )  (propiedad asociativa de la multiplicación),
0f = 0 (*), 1 f  = f  (propiedades del cero y del uno).

Las leyes algorítmicas no mencionadas aquí se siguen de estos postulados sin


dificultad. Así, por ejemplo, el papel del cero en la adición:

f  + 0 = 1 · f  + 0 · f = (1 + 0) · f  = 1 · f  = f,

o la posibilidad unívoca de sustracción, una vez sentado que, por definición,

−f  = (−1) · f ,  f  − g = f  + (−g),

ya que resulta

( f − g ) + g = ( f + (− g )) + g ⎫
= f + ((−1) ⋅ g + 1⋅ g )
= f + ((− g ) + g ),⎪⎪
⎬ = f + ((−1) + 1) ⋅ g )
( f + g ) − g = ( f + g ) + (− g )⎪
= f + 0⋅ g = f + 0 = f ,
= f + ( g + (− g )),⎪⎭

o, finalmente, las leyes distributivas de la multiplicación respecto de la substrac­


ción:

*  El símbolo 0 del primer miembro es el número cero, el del segundo el elemento cero del espa­
cio. Si se utilizaran símbolos distintos (p. ej., 0 para el número y o para el elemento), la demostración
que sigue en el texto rezaría así: f  + o = 1 · f  + 0 · f  = (1 + 0) f = 1 · f  = f  (Cf. Nota 38). (N. del T.)

142

Fund_MAT_02.indd 142 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

a · ( f  − g) = a · f  + a · (−g) = af  + a · ((−1) · g) = af  + (a · (−1)) g =


= af  + ((−1) · a) · g = af  + (−ag) = af—ag,
(a − b) · f  = a · f  + (−b) · f = af  + ((−1) b) · f  = af  + (−bf  ) = af  − bf.

No merece la pena seguir adelante con estas cosas, pues es obvio, sin más, que
todas las reglas del cálculo vectorial lineal conservan aquí su validez.
De lo que precede se deduce la posibilidad de definir, como en el caso de los
vectores ordinarios, la independencia lineal de k elementos f1, …, fk de E.

Definición 1.  f1, …, fk son linealmente independientes cuando de a1 f1 + … +


+ ak fk = 0 (a1, …, ak son números complejos) se sigue a1 = … = ak = 0.
Definamos, además, el ente análogo en E a las figuras lineales del espacio vec­
torial ordinario (rectas, planos, etc., que pasan por el origen), esto es, las varieda­
des lineales:

Definición 2.  De un conjunto B parte de E diremos que es una variedad lineal,


si contiene toda combinación lineal, a1 f1 +… + ak fk, de k elementos (k = 1, 2, …)
cualesquiera f1, …, fk pertenecientes a B.
Sea C un conjunto parcial cualquiera de E f1, …, fk k elementos arbitrarios de
C (k = l, 2, …), a1, …, ak números complejos cualesquiera. El conjunto de todos
los elementos a1 f1 + … + ak  fk es una variedad lineal que evidentemente contiene
a C y está a su vez contenida en cualquier otra variedad lineal que contenga asi­
mismo a C. (En otros términos, esta variedad lineal está constituida por todos los
elementos de C y todas aquellas combinaciones lineales de estos elementos que no
están contenidas en C.) A ella se refiere la siguiente

Definición 2'.  La extensión lineal de un conjunto cualquiera C contenido


en E, o variedad lineal definida por C, es el conjunto de todos los elementos a1  f1 +
… + ak  fk (k = 1, 2, …) que son combinaciones lineales, con coeficientes comple­
jos cualesquiera, de elementos f1, …, fk de C elegidos arbitrariamente y en núme­
ro cualquiera. El símbolo que hacemos corresponder a la extensión lineal de C es
{C}.
Antes de ampliar estas nociones formularemos el principio fundamental si­
guiente del cálculo vectorial, la existencia del producto interior:

B. En E está definido un producto interior, es decir, a cada par de elementos


f, g de E se ha hecho corresponder un número complejo, ( f , g ), llamado produc­
to interior de f por g, y esta correspondencia posee las siguientes propiedades:

( f' + f", g) = ( f', g) + ( f", g) (propiedad distributiva del primer factor),


(a · f, g) = a · ( f , g) (propiedad asociativa del primer factor),
( f , g) = ( g, f  ) (simetría hermítica),
( f , f  ) ≥ 0, y solamente = 0 para f  = 040 (definido).

143

Fund_MAT_02.indd 143 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

La simetría hermítica del producto interior permite deducir la validez de las


dos primeras propiedades para el segundo factor de su validez para el primero
(basta permutar f  y g entre sí y formar los complejos conjugados de ambos miem­
bros):

(  f, g' + g" ) = ( f, g' ) + ( f, g" ),


( f, a · g) = a− ( f, g).

La importancia de la noción de producto interior es muy grande porque hace


posible la definición de distancia. En el espacio euclídeo, el módulo de un vector
f es, por definición, f = ( f , f ) 41 y la distancia entre dos puntos f, g es igual a
∙ f − g ∙. De esto partimos para sentar la

Definición 3.  El valor absoluto de un elemento f de E es f = ( f , f ) , la


distancia de dos elementos j y g de E, ∙ f − g ∙.42
Veremos acto seguido que esta noción presenta todas las propiedades de la
distancia. Con tal fin demostramos el

Teorema 1.  Siempre es ∙( f, g)∙ ≤ ∙ f  ∙ · ∙ g ∙ *.

Demostración:  Convengamos en representar la parte real y la parte ­imaginaria


de un número complejo z = u + iv por Re z e Im z, respectivamente (Re z = u,
Im z = v). Sentado esto, podemos escribir, en primer lugar,

∙ f  ∙2 + ∙ g ∙2 − 2 Re( f , g) = ( f , f  ) + ( g, g) − ( f , g) − ( g, f  ) = (f − g, f − g) ≥ 0,


1
Re ( f , g) ≤ (∙ f  ∙2 + ∙ g ∙2).
2

1
 g (a real y > 0) no altera en nada el primer
La sustitución de f , g por af ,
a
miembro, mientras que el segundo se convierte en

1 2 2 1
(a  ∙ f  ∙ + 2  ∙ g ∙2).
2 a

Cualquiera que sea a es, pues,

1 2 2 1
(a  ∙ f  ∙ + 2  ∙ g ∙2) ≥ Re ( f, g).
2 a

*  Desigualdad de Cauchy-Schwarz. (N. del T.)

144

Fund_MAT_02.indd 144 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

En particular, esta relación subsiste cuando su primer miembro se sustituye


g
por su valor mínimo ∙ f  ∙ · ∙ g ∙, mínimo que es accesible para a = si f y g
f
son ≠ 0, y al que tiende dicho primer miembro cuando a → +∞, si f = 0, o cuan­
do a → +0, si es g = 0. En todo caso es, pues,

Re ( f, g) ≤ ∙ f  ∙ · ∙ g ∙

Si en esta desigualdad de sustituye f, g por eiα f, g (α real), es ahora el segundo


miembro el que no cambia, porque

(af, af ) = aa–( f, f  ) = ∙a∙2( f, f  ),  ∙af  ∙ = ∙a∙ · ∙ f  ∙,

y al ser ∙a∙ = 1 resulta ∙af  ∙ = ∙ f  ∙. El primer miembro, en cambio, se transforma


en

Re [eiα ( f , g)] = cos α · Re ( f, g) − sen α · Im ( f, g).

El valor máximo de esta expresión es, patentemente,

[Re( f , g)]2 + [Im( f , g)]2 = ( f , g )

y, por lo tanto,

∙( f, g)∙ ≤ ∙ f  ∙ · ∙ g ∙

Teorema adicional. Para que en la relación precedente valga el signo de igual­


dad, f y g, deben coincidir salvo un factor complejo constante.

Demostración: La relación Re( f, g) ≤


1
2
( )
∙ f  ∙2 + ∙ g ∙2 es una igualdad siempre y
sólo cuando ( f − g, f − g) = 0, es decir, f = g. Para pasar de ella a ∙( f, g)∙ ≤ ∙ f  ∙ · ∙ g ∙
1
se sustituyen f, g por eiα af,  g (a y α son ciertos números reales y a > 0), cuando
a
no son cero f o g. Luego, para que en esta última relación valga el signo =, debe
1
ser e iα af = g, de donde g = a2 eiα f  = cf, (c ≠ 0). Recíprocamente, para f o g igua­
a 
les a cero o para g = cf , (c ≠ 0), vale evidentemente el signo de igualdad.

Teorema 2. Siempre es ∙ f  ∙ ≥ 0 y sólo = 0 para f = 0. Siempre es ∙af  ∙ = ∙a∙ · ∙ f  ∙.


Siempre es ∙ f  + g ∙ ≤ ∙ f  ∙ + ∙ g ∙, y en esta relación vale el signo = sólo si f y g coin­
ciden salvo un factor constante real y ≥ 0.

145

Fund_MAT_02.indd 145 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Demostración: Ya antes hemos reconocido ciertas las dos primeras proposicio­


nes, por lo que sólo es menester demostrar la tercera. Se tiene:

( f + g, f + g) = ( f, f  ) + (g, g) + ( f, g) + ( g, f  ) =


= ∙ f  ∙2 + ∙ g ∙2 + 2 Re (f, g) ≤ ∙ f  ∙2 + ∙ g2∙ + 2 ∙ f  ∙ · ∙ g ∙ = (∙ f  ∙ + ∙ g ∙)2;

luego

∙ f + g ∙ ≤ ∙ f  ∙ + ∙ g ∙

Para que sea ∙ f + g ∙ = ∙ f  ∙ + ∙ g ∙ debe ser, pues, Re ( f, g) = ∙ f  ∙ · ∙ g ∙, lo que
obliga a que o f o g sean nulos o a que g = a2f = cf (c real y > 0), en virtud de las
consideraciones hechas en el teorema adicional. Que si se dan estas últimas cir­
cunstancias vale realmente el signo =, es claro.
Del teor. 2 se sigue desde luego que la distancia ∙ f − g ∙ tiene las propiedades
siguientes: Sólo si f = g, es cero la distancia entre f y g. La distancia entre f y g es
la misma que entre g y f . La distancia entre f y h es siempre ≤ que la suma de
las  distancias entre f , g y g, h, y sólo es igual cuando g = af + (1 − a)h (a real,
0 ≤ a ≤ 1).43 La distancia entre af, ag es el producto por ∙a∙ de la distancia entre
f , g.
Son éstas precisamente las propiedades que se precisan en el concepto de dis­
tancia y que permiten reducir a esta noción, en Geometría y Topología, los con­
ceptos de continuidad, acotación, punto de acumulación, etc.* Tomándolas como
base daremos las definiciones que siguen:
Una función F( f  ) definida en E (esto es, definida para los elementos f de E y
cuyos valores o son siempre elementos de E o son siempre números complejos) es
continua en un punto f0 de E, cuando para cada ε > 0 existe un δ > 0 tal qué
∙ f − f 0∙ < δ implica la desigualdad ∙F( f  ) − F( f 0)∙ < ε o la ∙F( f  ) − F( f 0)∙ < ε, según
que el conjunto de los valores de F( f  ) pertenezca a E o al campo de los números
complejos, respectivamente**. Una función F( f  ) definida en E es acotada en E o
en una parte de E cuando es posible elegir una constante C tal que en E o en di­
cha parte de E sea, sin excepción, ∙F( f  )∙ ≤ C o ∙F( f  )∙ ≤ C. Definiciones análogas
se dan en el caso de más de una variable.
Una sucesión f1, f2, … de elementos de E converge hacia f o tiene un límite f,
cuando la sucesión numérica ∙ f1 − f  ∙, ∙ f2 − f  ∙, … tiende a cero. Un punto es
punto de acumulación de un conjunto C (¡parte de E!) cuando es límite de una

*  Véase, p. ej., M. Fréchet, «Les espaces abstraits» (París, Gauthier Villars, 1928), especial­
mente la Sección II, pp. 61 y ss. (N. del T.)
**  Casi huelga, pero de todas forma haremos notar que el concepto de función es aquí el ya
clásico de correspondencia establecida entre dos conjuntos. En nuestro caso, uno está formado por
elementos f de E y constituye el campo de existencia de F( f  ) (conjunto que puede no coincidir con
todo E) y el otro, el dominio de los valores de F( f  ), está formado o exclusivamente por elementos
de E o exclusivamente por números complejos. (N. del T.)

146

Fund_MAT_02.indd 146 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

sucesión de elementos de C.44 En particular, un conjunto C se dice que es cerrado


cuando a él pertenecen todos sus puntos de acumulación; un conjunto C es denso
doquiera cuando todo punto de E es un punto de acumulación de C.
Es fácil demostrar que af, f + g y ( f, g) son funciones continuas respecto de
todas sus variables. En efecto, a causa de ser

∙af − af' ∙ = ∙a∙ · ∙ f − f' ∙,


∙( f + g) − ( f' + g' )∙ = ∙( f − f' ) + (g − g' )∙ ≤ ∙ f − f' ∙ + ∙ g − g' ∙

resulta patente la continuidad en los dos primeros casos. Por otra parte, de

∙f − f' ∙ < ε,  ∙ g − g' ∙ < ε

se sigue, haciendo f' − f  = ϕ,  g' − g = ψ,

∙( f, g) − ( f', g' )∙ = ∙( f, g) − ( f + ϕ, g + ψ)∙ = ∙(ϕ, g) + ( f, ψ) + (ϕ, ψ)∙
≤ ∙(ϕ, g)∙ + ∙( f, ψ)∙ + ∙(ϕ, ψ)∙
≤ ∙ϕ ∙ · ∙ g ∙ + ∙ f ∙ · ∙ψ)∙ + ∙ϕ ∙ · ∙ψ ∙
≤ ε (∙ f ∙ + ∙ g ∙ + ε),

y como para ε → 0 tiende a cero este último producto, podrá éste hacerse menor
que cualquier δ > 0 sin más que tomar ε suficientemente pequeño.
Mucho nos permiten decir acerca de E, como se ve, los axiomas A y B, pero
no lo bastante como para poder diferenciar entre sí los En y todos ellos de E∞. Ni
una palabra se ha dicho aún acerca del número de dimensiones. Es sabido que éste
depende, del número máximo de vectores linealmente independientes. Cuando
existe un tal número máximo n (n = 0, 1, 2, …) vale para él la proposición

C(n). Existen exactamente n vectores linealmente independientes.


Es decir, es posible hallar n vectores linealmente independientes, pero no n + 1.
Pero cuando no existe un número máximo de vectores en esas condiciones,
C(∞). Existe una infinidad de vectores linealmente independientes.
C.  No es propiamente un nuevo postulado: si A y B valen, o vale C(n) o vale
(∞)
C . Según sea aquel por el que nos decidamos, obtendremos un tipo u otro de
espacio E. Veremos que C(n) comunica a E todas las características del espacio eu­
clídeo (complejo) de n-dimensiones. Por el contrario, no basta C(∞) para asegurar
la igualdad esencial del E así determinado y el E. H. E∞, antes bien, son necesarios
para ello dos nuevos postulados, D y E. De modo más preciso: Demostraremos
que el E fijado por A, B, C(n) posee todas las propiedades del En, en particular las
que indicaremos en D y E, o sea que estas dos proposiciones están justificadas por
A, B y C(n). Demostraremos que el E fijado por A, B, C(∞), D y E posee todas las

147

Fund_MAT_02.indd 147 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

propiedades del E∞, pero que para ello son esenciales D y E, o sea que D y E no
se siguen de A, B y C(∞). Enunciemos, pues, estas dos proposiciones, aunque de­
jemos para más tarde la demostración de que son ciertas en todos los En y en E∞.

D.  E es completo,45
es decir, si una sucesión f1, f2, … de elementos de E cumple la condición de con­
vergencia de Cauchy (dado ε > 0 existe un N = N(ε) tal que de m, n ≥ N se sigue
∙ fm − fn ∙ < ε), esta sucesión es convergente, esto es, posee un límite f. (Cf. la de­
finición de este concepto dada más arriba.)

E.  E es separable45,
es decir, existe en E una sucesión f1, f2, … que en E es densa doquiera.
En II.2 desarrollaremos, apoyándonos en estos fundamentos, la «Geometría»
de E y se establecerá su coincidencia con las geometrías de los En o la del E∞.

2. Geometría del E. H.
Comencemos por sentar dos definiciones. La primera encierra de la evaluación
geométrica de los ángulos justamente lo que es necesario para nuestro objeto: el
concepto de ángulo recto, de ortogonalidad.

Definición 4.  Dos f, g de E son ortogonales cuando ( f, g) = 0. Dos variedades


lineales M, N son ortogonales cuando lo es cada elemento de M con cada uno de
los de N. Se dice de un conjunto O que es un sistema ortonormal (ortogonal y
normal), cuando para todos los f, g de 0 es

⎧1, para f = g,
( f , g) = ⎨
⎩0, para f ≠ g;

o sea, cada dos elementos distintos son ortogonales entre sí y el módulo de cada
elemento vale la unidad.46 En particular, un sistema ortonormal, O, es completo,
por definición, cuando no está contenido en ningún otro sistema ortonormal que
contenga algún otro elemento además de los de O.47
Obsérvese que decir de un sistema O que es un sistema ortonormal comple­
to, es decir que no existe ningún f que sea de módulo 1 (∙ f ∙ = 1) y a la vez orto­
gonal a O (cf. Nota 46). Pero hay más: si existiese un f ≠ 0 ortogonal a O, existiría
1 1
f' = f  (∙ f ∙ es > 0) ortogonal asimismo a O y de módulo ∙ f' ∙ = · ∙ f ∙ = 1,
∙ f ∙ ∙ f ∙
lo que no puede ser. Luego, si 0 es un sistema ortonormal completo, cada f orto­
gonal a él debe coincidir con el elemento 0.
Sentado esto, pasemos a la segunda definición. Sólo en E∞ desempeña ésta un
papel esencial, pues en los En toda variedad lineal es de la clase de la que en dicha

148

Fund_MAT_02.indd 148 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

definición se trata (cf. el final de II.3). Por esto no cabe dar de ella una imagen
geométrica intuitiva.

Definición 5.  Llamaremos variedad lineal cerrada a una variedad lineal que a
la vez es cerrada. Si C es un conjunto cualquiera de E y añadimos a {C} extensión
lineal de C, todos sus puntos de acumulación, resulta una variedad lineal cerrada
que contiene a C48 y la llamaremos extensión lineal cerrada de C (o variedad lineal
cerrada definida por C y, simbólicamente, [C].
Con todos esos elementos es ya posible abordar el análisis minucioso de E, en
particular de los sistemas ortonormales. Aquellos teoremas que además de la vali­
dez de A, B presuponen la de C(n) o la de C(∞), D, E los distinguiremos añadiendo
los índices (n) o (∞), respectivamente, mientras que los que valen en uno y otro caso
no irán afectados de ningún índice.
Teorema 3(n).  Todo sistema ortonormal posee un número de elementos no
mayor que n (≤ n) y es completo siempre y sólo cuando tiene precisamente n ele­
mentos.
Observación: De la primera parte se sigue que existe un número máximo de
elementos para un sistema ortonormal; aquellos sistemas que lo alcanzan son com­
pletos, por definición. Por consiguiente, en el caso C(n) existen sistemas ortonor­
males completos y poseen, según lo que precede, n elementos: ϕ1, ϕ2, …, ϕn.
Demostración: Los elementos ϕ1, ϕ2, …, ϕm de un sistema orto- normal finito
son linealmente independientes, pues de

a1ϕ1 + … + amϕm = 0

se deduce, multiplicando interiormente por ϕμ (μ = 1, 2, …, m), que (aμ = 0).


Luego, en virtud de C(n), un tal sistema no puede contener n + 1 elementos, ni
tampoco puede haber en un sistema ortonormal arbitrario un conjunto parcial
que conste de n + 1 elementos. Por consiguiente, todo conjunto ortonormal cons­
ta de un número ≤ n de elementos. Si consta precisamente de n elementos, no
cabe ampliarlo v es, por lo tanto, completo. Un sistema ortonormal con m < n
elementos, ϕ1, ϕ2, …, ϕm, no es completo; pues, ya que entre las combinaciones
lineales a1ϕ1 + … + amϕm no hay n > m linealmente independientes, existe, de
acuerdo con C(n) por lo menos un / que es distinto de todos los a1ϕ1 + … + amϕm,
es decir,

ψ = f − a1ϕ1 – … – amϕm

es ≠ 0 cualquiera que sean las aμ. Basta determinar las aμ de modo que aμ = ( f, ϕμ)
(μ = 1, 2, …, m), lo que es siempre posible, para que la ψ que así resulta sea or­
togonal a todas las ϕμ: (ψ, ϕμ ) = 0 para μ = 1, 2, …, m. Por consiguiente, nuestro
sistema no es completo.

149

Fund_MAT_02.indd 149 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Teorema 3(∞).  Un sistema ortonormal contiene un número finito o una infi­


nidad numerable de elementos; si es completo, sus elementos forman siempre una
infinidad numerable.
Observación: Resulta así que todo sistema ortonormal puede escribirse en for­
ma de Sucesión, ϕ1, ϕ2, …, acaso no indefinida, es decir, finita. Además, el que
un sistema ortonormal conste de infinitos elementos es sólo condición necesaria
para que sea completo, pero no suficiente,49 bien al contrario de lo que ocurría en
C(n) respecto del número n.
Demostración: Sea O un sistema ortonormal, f y g dos de sus elementos, dife­
rentes. Se tiene

( f − g, f − g) = ( f , f ) + (g, g ) − ( f , g) − (g, f ) = 2, f −g = 2

Sea f1, f2, … la sucesión doquier densa en E, sucesión que existe en virtud de E. Para
1
cada f de O existe un fm de esta sucesión tal que f − f m < 2 y a dos f, g de O
2
distintos, corresponden dos fm, fn asimismo distintos, pues si fuese fm = fn, sería
1 1
f − g = ( f − f m ) − (g − f m ) ≤ f − f m + g − f m < 2+ 2 = 2.
2 2

Luego a cada f de O corresponde un fm de f1, f2, …, y a diferentes f diferentes fm.


Por lo tanto, O o es finito o infinito numerable.
Como en el teorema 3(n), se demuestra que si existen en E más de m elementos
linealmente independientes, un sistema ortonormal ϕ1, ϕ2, …, ϕm no puede ser
completo. Y como aquí, según C(∞), tales elementos existen siempre, por grande
que sea m, un sistema oftonormal completo debe ser infinito.
Los dos teoremas que siguen se refieren, en la parte en que se habla de con­
vergencia, sólo a C(∞), pero es mejor formularlos en general, considerado lo que
además se dice en ellos.
Teorema 4.  Sea ϕ1, ϕ2, … un sistema ortonormal. Todas las series ∑ (f, ν
ϕν)
(g, ϕν) son en tal caso absolutamente convergentes. En particular, para f = g es siem­
pre ∑ ∙ f,
ν
ϕν ∙2 ≤ ∙ f ∙2.
N
Demostración: Sea aν = ( f , ϕν), ν = 1, 2, …; ψ = f − ∑ aνϕν es entonces or­
ν =1
togonal a todos los ϕν, ν = 1, 2, …, N (cf. la demostración del teorema 3(n)) y, por
lo tanto,
N
f = ∑ aνϕν +ψ
ν =1
N N N N N
( f , f ) = ∑ aµ aν (ϕ µ ,ϕν ) + ∑ aν (ϕν ,ψ ) + ∑ aν (ψ ,ϕν ) + (ψ ,ψ ) = ∑ aν + (ψ ,ψ ) ≥ ∑ aν
2 2

µ, ν =1 ν =1 ν =1 ν =1 ν =1

150

Fund_MAT_02.indd 150 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

N
es decir, ∑ aν ≤ f . Si el sistema ϕ1, ϕ2, … es finito, de ahí se sigue desde lue­
2 2

ν =1
go que ∑ ∙ a
ν ν ∙ ≤ ∙ f ∙ ; si es infinito, basta hacer que N → ∞ para que de la relación
2 2

anterior resulte la convergencia de ∑ ∙ aν ν ∙ como asimismo el que su suma es ≤ ∙ f ∙ .
2 2

Con esto queda demostrada la segunda parte. Pero la primera se deduce de la se­
gunda atendiendo a que

( f , ϕν )(g, ϕν ) ≤
1
2
{ 2 2
( f , ϕν ) + (g, ϕν ) . }
El teorema queda, pues, completamente demostrado.

Teorema 5.  Sea ϕ1, ϕ2, … un sistema ortonormal infinito. La serie

∑ xνϕν
ν =1
∑ xν
2
es convergente siempre y sólo cuando lo es la serie . (Esta última serie tiene
ν =1
todos sus términos ≥ 0 y es, por lo tanto, convergente o diverge propiamente ha­
cia (+ ∞)*.
Demostración: Dado que el caso a que se refiere el enunciado se presenta sólo
en C(∞), podemos aplicar el criterio de convergencia de Cauchy, es decir, echar
∞ N
mano de D. Según éste, ∑ xνϕν converge, esto es, la sucesión de las ∑ xνϕν con­
ν =1 ν =1
verge para N → ∞ cuando para cada e > 0 existe N = N(e) tal que cualesquiera
sean L, M > N es

L M
∑ xν ϕν − ∑ xν ϕν < ε.
ν =1 ν =1

Tomemos L > M > N; entonces es

L M L
∑ xν ϕν − ∑ xν ϕν = ∑ xνϕν < ε ,
ν =1 ν =1 ν = M +1
2
L
⎛ L L
⎞ L
∑ xν ϕν = ⎜ ∑ xν ϕν , ∑ xν ϕν ⎟ = ∑ xµ xν (ϕ µ , ϕν ) =
M +1 de vista ⎝
*  No seν =pierda ν = MNeumann
que +1 = M +1 aquí ⎠el término
ν utiliza µ,ν = M +1convergencia en dos sentidos

esencialmente distintos. ∑ xνϕν =converge,
L L
cuando lo hace,
M
en el 2sentido que se ha dado en II.1. al
∑ ∑ ∑
2 2
ν =1 x = x − x , ν ν ν
término convergencia: sus términos
ν =no son números
M +1 ν =1 ni funciones,
ν =1 son elementos abstractos del E. H.
En el modelo funcional del E. H. (véase más adelante), las ϕν son funciones de cuadrado sumable
en el sentido de Lebesgue y la convergencia, la convergencia en media. En cambio, la convergencia

∑ xν
2
a que se refiere en , es la convergencia ordinaria del Análisis elemental. La misma observación
ν =1
debe hacerse a la demostración que da y al empleo del criterio de convergencia de Cauchy: utiliza en
ella un criterio de Cauchy postulado (postulado D) y otro criterio de Cauchy que es el que se de­
muestra en los elementos de Análisis. (N. del T.)

151

Fund_MAT_02.indd 151 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos Lde la mecánica
M
cuántica L
∑ xν ϕν − ∑ xν ϕν = ∑ xνϕν < ε ,
ν =1 ν =1 ν = M +1
2
L
⎛ L L
⎞ L
∑ xν ϕν = ⎜ ∑ xν ϕν , ∑ xν ϕν ⎟ = ∑ xµ xν (ϕ µ , ϕν ) =
ν = M +1 ⎝ ν = M +1 ν = M +1 ⎠ µ,ν = M +1
L L M
∑ xν = ∑ xν − ∑ xν ,
2 2 2
=
ν = M +1 ν =1 ν =1

y, por consiguiente,
L M
0 ≤ ∑ xν − ∑ xν < ε 2.
2 2

ν =1 ν =1

Pero ésta es precisamente la condición de convergencia de Cauchy para la sucesión


N ∞
∑ xν ∑ xν
2 2
, N → ∞ es decir, para la serie .
ν =1 ν =1

Teorema adicional. Si f = ∑ x  ϕ , se tiene (f, ϕn) = xn, tanto si el sistema or­
ν n n
tonormal ϕn es finito como si es infinito —en este último caso, supuesto, claro
está, que la serie sea convergente.
⎛N ⎞
Demostración: Para N ≥ n el producto interior ⎜ ∑ xµϕ µ , ϕν ⎟ es igual a
⎝ µ =1 ⎠
N
∑ xµ (ϕµ , ϕν ) = xν .
µ =1

Si el sistema ϕ1, ϕ2, … es finito, podemos tomar N igual al mayor de los í­ndices
n; si ϕ1, ϕ2, … es un sistema infinito, podemos hacer tender N a ∞ apoyándonos
en la continuidad del producto interior*. En ambos casos resulta ( f, ϕm) = xm

Teorema 6.  Sea ϕ1, ϕ2, … un sistema ortonormal y f cualquiera en el E. H.


La serie f' = ∑ x ϕ , en la que xn = ( f, ϕn)(n = 1, 2, …) es siempre convergente y
ν n n
la diferencia f − f' es ortogonal a ϕ1, ϕ2, …
Demostración: La convergencia se deduce de los teoremas 4 y 5, y según el
teorema adicional al teorema 5 es ( f', ϕn) = xn = ( f, ϕn), de donde ( f − f', ϕn) = 0.
Tras estos preparativos podemos ya indicar criterios generales, esto es, válidos
también en C(∞), que permitan reconocer si un sistema ortogonal dado es o no
completo.

*  ⎛∞ ⎞ ⎛ N
⎞ ⎛∞ ⎞
⎜⎝ ∑
µ =1
α µϕ µ , ϕν ⎟ = ⎜ lim ∑ α µϕ µ ⋅ ϕν ⎟ = lim ⎜ ∑ α µϕ µ , ϕν ⎟ = xν .
⎠ ⎝ N →∞ µ =1 ⎠ N →∞ ⎝ µ =1 ⎠

La continuidad implica la validez de la inversión
(lim f n, g) = lim ( f n, g)
n→∞ n→∞

cuando existe lim fn, como puede verse fácilmente. (N. del T.)

152

Fund_MAT_02.indd 152 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Teorema 7.  Sea ϕ1, ϕ2, … un sistema ortonormal. Para que sea un sistema
ortonormal completo es necesaria y suficiente cada una de las siguientes condi­
ciones:
a)  La variedad lineal cerrada [ϕ1, ϕ2, …] definida por ϕ1, ϕ2, … coincide
con E.
b )  Cualquiera que sea f es f = ∑ x ϕ , donde xn = ( f, ϕn) (n = 1, 2, …; la
ν n n
convergencia resulta del teorema 6).
γ )  Cualesquiera que sean f y g es

( f , g) = ∑ ( f , ϕν )(g, ϕν )

(La convergencia absoluta del segundo miembro resulta del teorema 4.)
Demostración: Si ϕ1, ϕ2, … es completo, f − ∑ x ϕ  (x = ( f , ϕn) · n = l, 2, …)
ν n n n
es igual al elemento 0, pues, según el teorema 6, es ortogonal a ϕ1, ϕ2, … Por ende
queda satisfecha la condición b). Si se cumple la condición b), cada elemento f es
N
el límite de la sucesión asociada ∑ xνϕν para N → ∞ (cuando ϕ1, ϕ2, … es infi­
ν =1
nito) y pertenece, por lo tanto, a [ϕ1, ϕ2, …]. Luego, E ≡ [ϕ1, ϕ2, …], es decir, se
verifica a). Finalmente si vale a) y f es ortogonal a todos los ϕ1, ϕ2, …, lo es
también a todas sus combinaciones lineales y, por tazón de continuidad, a todos
los puntos de acumulación de éstas, es decir, f es ortogonal a [ϕ1, ϕ2, …], es decir,
a E y, por consiguiente, f es ortogonal a sí mismo: ( f , f  ) = 0  ∴  f = 0. Luego ϕ1,
ϕ2, … es completo.
Tenemos, pues, el siguiente esquema lógico

carácter de completo → b) → a) → carácter de completo,

que permite reconocer a a) y b) la calidad de necesarias y suficientes.


Supongamos que γ ) se cumple. En este supuesto, si f es ortogonal a ϕ1, ϕ2,
…, basta hacer en γ ) f  = g para reconocer que es entonces ( f , f  ) = ∑0 · 0 = 0, de
donde f  = 0, es decir, ϕ1, ϕ2, … es completo. Por otra parte, se sigue de b ) (que
equivale a decir de ϕ1, ϕ2, … que es completo) que

⎛N N

( f , g) = lim ⎜ ∑ ( f , ϕν )ϕν , ∑ (g, ϕν )ϕν ⎟
N →∞ ⎝ ⎠
ν =1 ν =1

N
= lim
N →∞
∑ ( f , ϕµ )(g, ϕν )(ϕµ , ϕν )
µ,ν =1

N ∞
= lim ∑ ( f , ϕν )(g, ϕν ) = ∑ ( f , ϕν )(g, ϕν ),
N →∞
ν =1 ν =1

153

Fund_MAT_02.indd 153 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

(si el sistema ϕ1, ϕ2, … es finito, huelgan los pasos al límite), esto es, de b ) se
sigue g ). Luego, también g ) es necesaria y suficiente.

Teorema 8.  Para cada Sucesión f1, f2, … existe un sistema ortonormal g1, g2,
… que define la misma variedad lineal cerrada que ella (ambas sucesiones pueden
ser finitas).
Demostración: En primer lugar, sustituyamos f1, f2, … por una sucesión parcial
g1, g2, … que defina la misma variedad lineal cerrada, pero además tal que sus
elementos sean todos linealmente independientes. La determinación de g1, g2, …
puede efectuarse del siguiente modo: sea g1 el primer fn diferente de 0; g2 el pri­
mero fn que es distinto de todos los a1 g1; g3 el primer fn que es distinto de todos
los a1 g1 + a2 g2; etc. (Si para un cierto p no existe ningún fn que sea distinto de
todos los a1 g1 + … + ap gp, interrumpiremos la su cesión de los gn en él término
gp). Los elementos g1, g2, … cumplen nuestro propósito.
Formemos ahora, siguiendo el «método de ortogonalización», de E. Schmidt,

1
γ 1 = g1, ϕ1 = γ 1,
γ1
1
γ 2 = g 2 − (g 2, ϕ1)ϕ1, ϕ2 = γ2
γ2
1
γ 3 = g 3 − (g 3, ϕ1)ϕ1 − (g 3, ϕ2 )ϕ2, ϕ3 = γ 3, *
γ3
.......................................................................... *

La construcción de cada ϕp es efectivamente posible, es decir, todos los deno­


minadores ∙gp ∙ son ≠ 0, pues si, p. e., fuese gp = 0, gp sería combinación lineal de
ϕ1, ϕ2, …, ϕp – 1, o sea, en último término, de g1, g2, …, gp − 1, contra la hipótesis.
Además, es claro que gp es combinación lineal de ϕ1, …, ϕp (y esto, cualquiera que
sea p) y que ϕp es combinación lineal de g1, …, gp. Luego g1, g2, … y ϕ1, ϕ2, …
definen la misma variedad lineal cerrada:

[ϕ1, ϕ2, …] ≡ [g1, g2, …] ≡ [f1, f2, …]

Finalmente, por construcción es ∙ϕp ∙ = 1 y, para q < p, (gp, ϕq) = 0, es decir,


(ϕp, ϕq) = 0 (q < p). Pero como en esta última igualdad podemos permutar entre

*  El método consiste, conforme se ve, en restar de cada elemento gp su proyección sobre la va­
riedad lineal {ϕ1, …, ϕp − 1}. Además, merece ser puesto de relieve que en la demostración de este
teorema no se utilizan los anteriores (del 3 en adelante), lo que permite apoyar en él parte de la de­
mostración de la existencia en el E. H. de un sistema ortonormal completo, existencia que hasta aquí
está en el aire. (N. del T.)

154

Fund_MAT_02.indd 154 9/5/18 10:10


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

sí p y q, resulta que (ϕp, ϕq) = 0 cualesquiera sean p ≠ q. ϕ1, ϕ2, … es, por lo
tanto, un sistema ortonormal.

Teorema 9.  Para cada variedad lineal cerrada C existe un sistema ortonormal
cuya extensión lineal cerrada coincide con C.
Demostración: En el caso C(n) el teorema es evidente, porque si en E se cumplen
A, B, C(n), en cada variedad lineal B contenida en E se cumplen A, B, C(m) con
un m ≤ n de modo que la observación relativa al teorema 3(n) es aplicable a B: exis­
te un sistema ortonormal ϕ1, …, ϕm que es completo en B, y este solo hecho, en
virtud del teorema 7, a), justifica ya el teorema. (Vemos que en este caso es inclu­
so innecesaria la hipótesis de que B sea cerrada, más bien resulta este carácter de
la misma demostración. Cf. lo dicho antes de la definición 5.)
En el caso C(∞) recordemos primero que E es separable (axioma E) y vamos a
demostrar que también C lo es —en general, todo conjunto parcial de E es sepa­
rable. Formemos para ello la sucesión f1, f2, … densa dondequiera en E (cf. E en
II.1) y para cada fn y cada m = 1, 2, … la esfera En, m constituida por todos los f
1
tales que ∙ f − fn ∙ < . Para cada En, m que contiene puntos de C, elijamos uno de
m
estos puntos al que llamaremos gn, m. Para ciertos n, m puede, por consiguiente, no
estar definido gn, m, pero los sí definidos forman una sucesión de elementos de C.50
1 e
Sea f un punto cualquiera de C y e > 0. Existe un m tal que < y un fn, tal
1 m 2
que ∙ fn − f  ∙ < . Luego, ya que En, m contiene un punto de C (a saber, el f  ), gn, m
m
1 2
está definido y ∙ fn − gn, m∙ < es decir, ∙ f  − gn, m∙ < < e. El elemento f, que era
m m
cualquiera en C, es, pues, punto de acumulación de los gn, m definidos y, por lo
tanto, la sucesión gn, m es doquier densa en C, es decir, C es separable.
Sentado esto, sea f1, f2, … la sucesión de elementos de C que es densa doquier
en C. Su extensión lineal cerrada [ f1, f2, …] contiene todos los puntos de acumu­
lación de f1, f2, … y, por lo tanto, todo C. Pero como C es una variedad li­
neal ­cerrada y f1, f2, … pertenecen a ella, también es [ f1, f2, …] parte de C; luego
C ≡ [f1, f2, …]. Si ahora construimos el sistema ortonormal ϕ1, < ϕ2, … de acuer­
do con el teorema 8, de modo que {ϕ1, ϕ2, …} ≡ { f1, f2, …}, basta añadir a los
dos  miembros de esta identidad sus puntos de acumulación para que resulte
{ϕ1,  ϕ2, …} ≡ { f1, f2, …} ≡ C. Queda así demostrado el teorema.
Si aplicamos el teorema 9 al caso de ser C = E, resulta, en virtud del teorema 7,
a), que el sistema ortonormal ϕ1,  ϕ2, … es completo; luego existen sistemas or­
tonormales completos.
Con esto estamos ya en condiciones de demostrar que E es un En o E∞, según
que valga en él C(n) o C(∞); es decir, E está determinado en todas sus propiedades.
Para conseguirlo, basta hacer ver que es posible representar E biunívocamente
sobre el conjunto de todos los {x1, …, xn} o de todos los {x1, x2, …} tales que la

∑ xν
2
sea finita de modo que
ν =1

155

Fund_MAT_02.indd 155 9/5/18 10:10


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

1. de f ↔ {x1, x2,…} se siga af ↔ {ax1, ax2,…};

⎪⎧ f ↔ {x1, x2,…}⎪⎫
2. de ⎨ ⎬ se siga f + g ↔ {x1 + y1, x2 + y2,…};
⎪⎩ g ↔ { y1, y2,…} ⎪⎭
⎧⎪ f ↔ {x1, x2,…}⎫⎪ n o∞
3. de ⎨ ⎬ se siga ( f ⋅ g) = ∑ xν yν
⎪⎩ g ↔ { y1, y2,…} ⎪⎭ ν =1

(En el caso ∞ hay que demostrar en 3 la convergencia absoluta.)


He aquí la correspondencia f ↔ {x1, x2, …}: Sea ϕ1,  ϕ2, … un sistema orto­
normal completo, el cual consta de n elementos en el caso C(n), de infinitos en el
C(∞) (teoremas 3(n) y 3(∞)). Sea {x1, x2, …} un elemento cualquiera de En o E∞ y
hagamos
n o∞
f= ∑ xν ϕν .
ν =1


Según el teorema 5 esta serie converge incluso en el caso ∞ (pues en E∞ la ∑ xν
2

ν =1
es finita ), es decir, E, con la condición C(n) o la C(∞) agota todos los elementos de
En o E∞, respectivamente. Recíprocamente, sea f elemento cualquiera de E y
n o∞ n o∞
∑ ( f , ϕν )ϕν ∑
2
la serie asociada (teorema 7, b ); la serie f , ϕν es convergente
ν =1 ν =1
(teorema 4) y, por lo tanto, {( f , ϕ1), ( f , ϕ2), …} es elemento de En o E∞. Que a
cada {x1, x2, …} sólo un f  le corresponde, es claro ; el recíproco se deduce del
teorema adicional al teorema 5.
1, 2 evidentemente se cumplen y 3 se sigue del teorema 7, g ).

3. Digresión acerca de las condiciones A-E 51


Hemos de verificar todavía la afirmación 2 hecha al final de I.4: que FZ, FΩ
satisfacen las condiciones A – E. En rigor, basta considerar FΩ, pues demostrare­
mos en II.2 que un E definido por A – E debe coincidir en todas sus propiedades
con E∞, es decir, con FZ de forma que A – E también deben valer para éste. De­
mostraremos, además, la independencia de las condiciones D, E respecto de
A − C(∞), independencia a la que aludimos en II.2, como también el que se dedu­
cen de A − C(n), esto es, que valen en En. Estas tres cuestiones puramente mate­
máticas constituyen el objeto de este capítulo.
Para comprobar la validez de A − E en FΩ, cuestión con la que comenzamos,
nos será menester apoyarnos en el concepto de integral de Lebesgue, acerca de
cuyo establecimiento debemos remitir al lector a los tratados especiales.52 (La in­
tegral de Lebesgue, sin embargo, sólo interviene en esta ocasión y su conocimien­
to no es indispensable para los restantes capítulos.)

156

Fund_MAT_02.indd 156 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

En I.4 habíamos introducido Ω como espacio de k dimensiones de las q1, …, qk


y FΩ como conjunto de todas las funciones ϕ(q1, …, qk) cuya ∫ … ∫ ∙ϕ(q1, …, qk)∙2

Ω
dq1 … dqk es finita. Las q1, …, qk varían entre − ∞ y + ∞. Sin embargo, todas
nuestras deducciones conservarían su valor, e incluso la demostración podría re­
producirse literalmente en la mayor parte de los casos, si limitásemos el dominio
de variabilidad de las q1, …, qk (si, por ejemplo, Ω pasase a ser un semi-espacio,
o el interior de un cubo, o el interior de una esfera, o el exterior de estas figuras,
etc.), e incluso si eligiésemos como Ω una superficie curva (p. e., la superficie de
una esfera, etc.). Pero, con el fin de no extraviarnos en complicaciones accesorias
(cuya discusión puede el propio lector llevar a cabo sin esfuerzo, tomando como
pauta nuestra demostración tipo), nos limitaremos a aquel caso, el más sencillo.
Pasemos ya a examinar sucesivamente A – E.
Ad A. Hay que demostrar que si f, g pertenecen a FΩ, af y f ± g pertenecen
asimismo a FΩ, es decir, que si

∫ ∫ g *
2 2
f e
Ω Ω  

∫Ω af ∫Ω f
∫Ω f ± g . (Pues no cabe
2 2 2 2
son finitas, también lo son =a e
2
­equívoco ninguno, con esta notación representamos ∫ … ∫ f (q1, … qk) dq1 … dqk ,
!
∫!
… ∫ g(q1, … qk ) dq1 … dqk , etc.).
2
Ω

Ω
Que la primera es finita, es trivial. En cuanto a las segundas, obsérvese que a
causa de ser ∙ f ± g ∙2 = ∙ f  ∙2 + ∙g ∙2 ± 2 Re ( f, –g ),53 su finitud quedará demostrada
tan pronto se demuestre la de ∫Ω f , g = ∫Ω f
g . Pero esto último se deduce de la
1
hipótesis sin más que considerar la relación ∙ f  ∙∙g ∙ ≤ (∙ f  ∙2 + ∙g ∙2).
2
Ad B. El producto interior de dos funciones f, g de FΩ lo definimos mediante
la relación ( f , g) = ∫Ω f g, cuyo segundo miembro es absolutamente convergente
según acabamos de ver. Todas las propiedades postuladas en B. son aquí evidentes,
salvo la última: que ( f, f  ) = 0 implique f  ≡ 0. En el presente caso, decir que
( f, f  ) = 0 es decir ∫Ω f = 0, o sea, que la medida en el sentido de Lebesgue del
2

conjunto de los puntos en que es ∙ f  ∙2 > 0, o sea, f (q1, …, qk) ≠ 0 es nula. Pero si
convenimos en considerar como no esencialmente diferentes dos funciones f y g
cuando es nula la medida-L (medida en el sentido de Lebesgue) del conjunto de
los puntos (q1, …, qk) en los que es f (q1, …, qk) ≠ g(q1, …, qk)54 podemos decir
que es f  ≡ 0 al ser nula la ∫Ω f **.
2

*  Estas integrales reponden al concepto de integral de Lebesgue. (N. del T.)


**  En otros términos, dos funciones f y g de cuadrado sumable-£ que, en tanto que funciones,
pueden no ser iguales, las concebimos como el mismo punto de FΩ si son en general iguales, es decir,

157

Fund_MAT_02.indd 157 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Ad C. Sean O1, …, On, n conjuntos contenidos en Ω, sin punto común dos


a dos, cuyas medidas-L sean positivas y finitas. A cada conjunto Oι hagamos co­
rresponder una función fι (q1, …, qk) definida del siguiente modo: fι (q1, …, qk) = 1
si (q1, …, qk) pertenece a Oι, fι (q1, …, qk) = 0 si (q1, …, qk) no pertenece a Ol .*
Las n funciones fl (q1, …, qk) así definidas pertenecen a FΩ, ya que ∫Ω f l (q1,…, qk ) =
2

= medida de Ol , que es finita, y son, además, linealmente independientes, pues de


a1 f1 + … + an fn ≡ 0 se sigue que el primer miembro es cero, salvo acaso en un
conjunto de puntos de medida-L nula, y como en Oι (que tiene medida > 0) se
reduce a la constante aι, debe ser aι = 0 (l = 1, …, n). Esta construcción puede
llevarse a cabo cualquiera que sea n. Luego, en FΩ vale C(∞).

Ad D. Sea f1, f2, …, una sucesión en la que se cumple la condición de con­


vergencia de Cauchy (la generalizada, cf. pág. 32), es decir, en la que, para cada
e > 0, existe un N = N(e) tal que ∫Ω f m − f n < ε cualquiera m, n ≥ N. Tomemos
2

()
1 1
( ) 1
( )
n1 = N  ; n2 ≥ n1, N  2 ; n3 ≥ n1, n2, N  3 ; … Las nν crecen con ν (h1 ≤ h2 ≤ …)
( )
8 8 1 8 1
y, además, es nn, nn + 1 ≥ N  ν , de modo que ∫Ω fnν +1 − f nν < ν . Sentado esto,
2

8 8 1
consideremos el conjunto P (ν) de todos los puntos en los que ∙ fn − fn ∙ > ν . Si m(ν)
2 ν + 1 ν

es la medida-L de P (ν), se tiene


2
⎛ 1⎞ µ (ν )

2
f nν +1 − f nν ≥ ⎜ ν ⎟ µ(ν ) = ν ,
Ω ⎝2 ⎠ 4

de donde, recordando la desigualdad anterior,

m(ν) 1 1
< ν ,  m(ν) < ν ,
4ν 8 2
1 1
o sea, que ∙ fn  − fn ∙ ≤ , salvo en un conjunto, el P (n), de medida-L m(n) < ν .
ν+1

ν
2
Sea ahora Q(n) el conjunto suma de P (n), P (n + 1), P (n + 2), …; su medida-L es

iguales salvo en los puntos de un conjunto de medida-£ nula y escribimos, pensando en ellas el pun­
to de FΩ, f ≡ g. Dentro de este mismo orden de ideas, decimos que entre n funciones existe una re­
lación lineal si se pueden determinar n constantes numéricas a1, ..., an tales que a1 f1 + … + an fn sea
en general nula, y escribimos a1 f1 + … + an fn ≡ 0. No es, pues, que el primer miembro sea idéntica­
mente nulo, sino que es cero en general y, por lo tanto, define el mismo punto del FΩ que las fun­
ciones idénticamente nulas. (N. del T.)
*  fl  es, pues, la llamada, en Teoría de conjuntos, función característica del conjunto Ol :
fl (P) = 1,   si  P ∈ Ol,
fl (P) = 0,   si  P ∈ FΩ − Ol ,
(N. del T.)

158

Fund_MAT_02.indd 158 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

1 1 1 1
med. Q(n) ≤ m(n) + m(n + 1) + m(n + 2) + … < ν + ν + 1 + ν + 2 + … = ν − 1
2 2 2 2
y fuera de Q(n) se cumple que
1 1 1
∙ fn − fn ∙ ≤ ,  ∙ fn − fn ∙ ≤ ,  ∙ fn − fn ∙ ≤ , …,
ν+1 ν
2ν ν+2 ν+1
2ν + 1 ν+3 ν+2
2ν + 2
y, por consiguiente, para n' y n" cualesquiera (n ≤ n' ≤ n" ),

∙ fn − fn ∙ ≤ ∙ fn
ν" ν' ν' + 1
− fn ∙ + ∙ fn
ν' ν' + 2
− fn ∙ + … + ∙ fn − fn ∙
ν' + 1 ν" ν' − 1

1 1 1 1
≤ + + … + ν" − 1 < ν' − 1 .
2ν' 2ν' + 1 2 2
Resulta así que, para n' → ∞, ∙ fn − fn ∙ tiende a cero cualquiera que sea n" > n'
ν" ν'

cuando (q1, …, qk) no pertenece, a Q(n); en otros términos, la sucesión fn1, fn2, …
(que es una sucesión parcial de la primitiva f1, f2, …) satisface la condición de
convergencia de Cauchy (en el sentido del Análisis elemental) salvo en Q(n) y, por
lo tanto, converge uniformemente en FΩ − Q(n).* Sea Q el conjunto de los puntos
(q1, …, qk) en los que fn1, fn2, … no converge. El conjunto Q es parte de cada uno
de los Q(n) (Q(n) ⊃ Q(n + 1) ⊃ Q(n + 2) ⊃ …) y, por consiguiente, med. Q ≤ med. Q(n) <
1
<  ν − 1 (n = l, 2, …), es decir, med. Q = 0. Luego la sucesión fn1, fn2, … converge
2
en FΩ, salvo en los puntos del conjunto Q de medida-L nula, y converge unifor­
memente en cada F − Q(n), por grande que sea n. Basta modificar la definición de
las fn atribuyéndoles el valor cero en Q para que fn1, fn2, … converja en todo FΩ.
(Cf. Nota5 4.)
Hemos entresacado así de la sucesión funcional f1, f2, … una sucesión parcial
fn1, fn2, … que converge en todo punto (q1, …, qk) y mientras que no hay motivo
alguno para que ello ocurriera con la f1, f2, … Sea f = f (q1, …, qk) el límite de fn1,
fn2, …; nos queda por demostrar: 1. que f pertenece a FΩ, es decir, que la ∫Ω f
2

es finita; 2. que f no solamente es límite de la sucesión fn1, fn2, … en el sentido


ordinario del límite funcional, sino que dicha sucesión converge hacia f en el
­sentido de la «convergencia total»** del espacio de Hilbert; es decir, no solo
∙ f − fn ∙ → 0 para cada (q1, …, qk), sino que, además, f − f nν = ∫ f − f nν 2 → 0;
ν
Ω
3. que en este último sentido, f es límite incluso de la sucesión completa f1, f2, …,
esto es, que f − f n = ∫Ω f − f n 2 → 0.


*  De otro modo, en FΩ − Q(n) la serie funcional ∑ f µ +1 − f µ ( f n 0 = 0) f admite como serie
µ =ν ∞
1
mayorante a partir de m = n la serie numérica convergente ∑ 2µ y de ello se deduce desde luego la
µ =ν
convergencia uniforme de fnm (m = 1, 2, …) en FΩ − Q(n). (N. del T.)
**  Llamado por otros autores «convergencia fuerte». (N. del T.)

159

Fund_MAT_02.indd 159 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

1
Sea e > 0, n0 tal. que nn  ≥ N(e) (p. e., ≤ e), y n ≥ n0, n ≥ N(e).
0
8ν 0

Se tiene entonces que ∫Ω f nν − f n 2 < ε haciendo que n → ∞ resulta

∫ ∫ ∫
2 2
f − fn 2 = lim f nν − f n = lim f nν − f n ≤ ε
Ω Ω ν →∞ ν →∞ Ω

en virtud de un teorema relativo a la convergencia de las integrales de Lebesgue


(cf. Nota 52). Por consiguiente: a) la integral ∫Ω f − f n 2 es finita, o sea, f − fn per­
tenece a FΩ, y, pues fn es también elemento de FΩ, f = ( f − fn) + fn pertenece a FΩ,
con lo que queda demostrado 1; b) de la desigualdad anterior se deduce, sin más
que hacer n → ∞, que ∫ f − f n 2 → 0, es decir, también los puntos 2. y 3. son
verdaderos.

Ad E. Es posible determinar una sucesión de puntos de FΩ, f1, f2, …, que es


dondequiera densa en FΩ.
En efecto: Sea Ω1, Ω2, … una sucesión de dominios parciales de Ω que, en
conjunto, cubran todo Ω y cada uno de los cuales tenga medida-L finita —por
ejemplo, esferas ΩN de centro en el origen y radio N. Sea f = f (q1, …, qk) un ele­
mento cualquiera de FΩ y, en correspondencia con cada N = 1, 2, …, definamos
una función fN = fN (q1, …, qk) del modo siguiente:

⎧ ⎧⎪si q1, …, qk pertenece a ΩN


⎪ f (q1, …, qk ) ⎨
f N (q1, …, qk ) = ⎨
⎪⎩y f (q1, …, qk ) ≤ N,
⎪0 en los demás casos

Cualquiera que sea el punto q1, …, qk, fN (q1, …, qk) → f (q1, …, qk) (e incluso
este límite es accesible, en cada punto, para un cierto valor de N, pues el conjun­
to de puntos en que es f (q1, …, qk) = ∞ tiene medida-L nula) y, por lo tanto, en
todo punto de W ∙ f − fN ∙2 → 0. Por otra parte, la diferencia f − fN o es 0 o coinci­
de con f, de modo que ∙ f − fN ∙2 ≤ ∙ f  ∙2. Las integrales ∫Ω f − f N 2 admiten, pues,
la mayorante fija ∫Ω f 2 (¡ finita !), .o sea ∙ f − fN ∙ existe. Este resultado junto con
el anterior y con la consideración del teorema de convergencia a que antes hemos
aludido, nos permite escribir:

∫ ∫
2 2
lim f − f N = lim f − fN = lim f − f N = 0.
N →∞ N →∞ Ω Ω N →∞

Llamemos G la clase de todas las funciones g = g(q1, …, qk) que en todo el


espacio W satisfacen una desigualdad de la forma ∙g ∙ ≤ C (C fija) y además tales
que el conjunto de puntos en que es g ≠ 0 tiene medida-L finita. Las funciones fN
que antes hemos construido pertenecen todas a G, y, por lo tanto, G es doquier
denso en FW.

160

Fund_MAT_02.indd 160 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Sea e > 0, g elemento de G, C una cota superior de ∙g ∙, M la medida del con­
junto de los puntos en que es g ≠ 0. Construyamos una cadena de números racio­
nales −C < r1 < r2 < … < rt < C tal que r1 < −C + e,  r2 < r1 + e, …, rt < rt − 1 +
+ e,  C < rt + e, lo que se consigue fácilmente. Reemplacemos cada uno de los
valores no nulos de Re g(q1, …, qk) por el más próximo de los valores rs(s = 1, 2,
…, t), dejando invariables los valores 0. La función h1(q1, …, qk) así definida di­
fiere en todo W de Re g(q1, …, qk) en menos de e. Del mismo modo construyamos
la función h2(q1, …, qk) a partir de Im g (q1, …, qk). En estas condiciones, la fun­
ción h = h1 + ih2 es tal que

∫ ∫ ∫
2 2 2
g−h = Re g − h1 + Im g − h2 ≤ M ε 2 + M ε 2 =
Ω Ω Ω

= 2M ε 2, g − h ≤ 2M ε

δ
Dado d > 0, basta hacer ε < para que ∙ g - h ∙ < d.
2M
Llamemos H la clase de todas las funciones h = h(q1, …, qk) que toman sólo
un número finito de valores diferentes y precisamente de la forma r + is (r y s
racionales) y cada uno, salvo el 0, sólo sobre conjuntos de medida-L finita. Las
funciones · h que hemos construido pertenecen a la clase H, de modo que H es
denso doquiera en G, y, por consiguiente, también en FW.
Sea II un conjunto de medida-L finita y fII = fII(q1, …, qk) la función así defi­
nida:

⎧1 en II,
f II(q1, …, qk ) = ⎨
⎩0 fuera de II.

(fII es, pues, la función característica del conjunto II).


La clase H está constituida evidentemente por todas las funciones de la forma
t
∑ (ρs + iσ s )f II s
(t = 1, 2, …; ρs y σ s racionales).
s =1

Admitamos que hemos conseguido formar una sucesión de conjuntos de me­


dida-L finita, II(1), II(2), … que goza de la siguiente propiedad: para cada conjunto
II y cada e > 0 existe un II(n) tal que la medida-L del conjunto de todos los puntos
que pertenecen a II, pero no a II(n), o a II(n) pero no a II (conjunto que es el lla­
mado conjunto diferencia de II, II(n)), es < e. Las funciones
t
∑ (ρs + iσ s )f II (ns )
s =1

161

Fund_MAT_02.indd 161 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

(t = 1, 2, …; rs y ss, racionales; n = 1, 2, …) constituyen un conjunto doquiera


t
denso en H. En efecto: Sea ∑ (ρs + iσ s )f IIs una función cualquiera de H, y consi­
t s =1
deremos la función ∑ (ρs + iσ s )f IIs(ns ) donde II(n ) es el conjunto de la sucesión II(n) s

s =1
correspondiente al conjunto IIs. Se tendrá:

t t 2

∫Ω ∑ (ρs + iσ s )fII − ∑ (ρs + iσ s )fII


s =1
s
s =1
(ns ) =

t 2 t 2

= ∫ ∑ (ρs + iσ s )( f IIs − f II(ns) ) =


Ω s =1
∑ (ρs + iσ s )( f IIs − f II(ns) ) ;
s =1

pero (teorema 2. de II.1, deducido de A. y B.)

t t
∑ (ρs + iσ s )( f II − f II s
(ns ) ) ≤ ∑ ρs2 + σ s2 f IIs − f II(ns ) ,
s =1 s =1

y, por lo tanto,

{∫ }
t t t
∑ (ρs + iσ s ) f IIs − ∑ (ρs + iσ s ) f II(ns) ≤ ∑ ρs2 + σ s2
2 2
Ω
f IIs − f II(ns ) =
s =1 s =1 s =1

t 1
= ∑ ρs2 + σ s2 {medida del conjunto diferencia (IIs , II(ns ))}2
s =1

t
< ∑ ε ρs2 + σ s2 .
s =1

Dado d > 0, basta determinar s con la condición

δ2
ε= 2
⎧t 2 ⎫
1

⎨∑ ( ρs + σ s )2 ⎬
2

⎩ s=1 ⎭

para que sea

t t
∑ (ρs + iσ s ) f II − ∑ (ρs + iσ s ) f II
s
(ns ) < δ,
s =1 s =1

162

Fund_MAT_02.indd 162 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

es decir, aquel conjunto de funciones es efectivamente denso doquier en H.*


t
Ahora bien, las funciones ∑ (ρs + iσ s )f II (ns ) pueden ordenarse de modo que
s =1
constituyan una sucesión que, por ser dondequiera densa en H, lo será en G, es
decir, lo será en FW y quedará demostrado Ad E. Sea t, en efecto, el común de­
nominador de r1, s1, …, rt, st y r'1, s'1, …, r't , s't los correspondientes nuevos
numeradores; la función genérica del conjunto que consideramos podrá escribirse
en la forma

1 t
∑ (ρs + iσ s )f II(ns),
τ s =1

donde t, t = l, 2, …; r's, s's = 0, ±1, ±2, …; ns = 1, 2, … para s = 1, 2, …, t.


Disponer en sucesión estas funciones es lo mismo que hacerlo con los sistemas de
números (t, t, r'1, s'1, …, r't, s't, n1, …, nt ) y esto último es fácil, sin más que
atenerse a los valores crecientes de

t + t + ∙r'1∙ + ∙s'1∙ + … + ∙r't∙ + ∙s't∙ + n1 + … + nt,

pues a cada valor atribuido a esta suma de números naturales corresponde un nú­
mero finito de dichos sistemas. Ordenando éstos de modo cualquiera dentro de
la clase a que pertenecen, obtenemos una sucesión simple conforme pretendíamos.
Hay que construir ahora la sucesión de conjuntos II(1), II(2), … Para lograrlo
nos apoyaremos en el hecho de que, dado un conjunto cualquiera II de medida-L
finita, M, y un número d > 0, existe un conjunto de puntos abierto, II', que con­
tiene a II y cuya medida excede a la de éste en menos de d (cf. loc. cit. en la Nota 52
y en la Nota 45, donde se define también el concepto de «conjunto abierto»). Pero

*  Nos hemos permitido modificar ligeramente la demostración que da Neumann y que reza así:

t t 2

∫Ω ∑ (ρs + iσ s )fII − ∑ (ρs + iσ s )fII


s =1
s
s =1
(ns ) ≤

t t
≤∑ ∫ (ρs + iσ s )f IIs − (ρs + iσ s ) f II(ns ) = ∑ (ρs2 + σ s2 ) ∫
2 2
f IIs − f II(ns ) =
s =1 Ω s =1 Ω

t t
= ∑ (ρs2 + σ s2 ) ⋅ Med (IIs , II(ns ) ) < ∑ (ρs2 + σ s2 )ε ,
s =1 s =1

δ2
de donde, si ε = t ,
∑ ( ρs2 + σ s2 )
s=1

t t
∑ (ρs + iσ s )f II − ∑ (ρs + iσ s )f II
s
(ns ) < δ . (N. del T.).
s =1 s =1

163

Fund_MAT_02.indd 163 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

a cada conjunto abierto II' y cada d > 0 es posible evidentemente vincular un


conjunto II" formado por un número finito de cubos, contenido en II', cuya
medida-L sea mayor que (med. II' ) - d, Las longitudes de las aristas y las coorde­
nadas de los centros de tales cubos cabe elegirlas todas ellas entre los números
racionales. Es fácil ver que el conjunto diferencia de II, II" antes definido tiene
una medida - L < d + d = 2d, menor que e, por consiguiente, si se ha elegido
e
d  =  . Todo quedará, pues, resuelto, si conseguimos ordenar en sucesión esos
2
conjuntos de cubos.
Lo que caracteriza a cada uno de tales conjuntos es el número n = 1, 2, … de
cu­bos que contiene y las longitudes χ(n) de las aristas y las coordenadas , x1(n), …, x(kn)
de los centros de dichos cubos, (n = 1, 2, …, n). Los números χ(n), x1(n), …, x(kn) son
racionales; sea η = 1, 2, … su común denominador, y

χ' (n) = 1, 2, …;  x'1  (n), …, x'k (n) = 0, ±1, ±2, …,

los nuevos numeradores. Nuestros conjuntos de cubos se caracterizan, pues, por


los sistemas de números

n, h, χ' (1),  x'1  (1), …, x'k (1) …, χ' (n),  x'1  (n), …, x'k (n).

Ordenemos estos sistemas atendiendo a los valores crecientes de las sumas

n + h + χ' (1) + ∙x'1  (1)∙ + … + ∙x'k (1)∙ + … + χ' (n) + ∙x'1  (n)∙ + … + ∙x'k (n)∙.

Como en el caso de combinaciones lineales de funciones, obtenemos así una su­


cesión simple.
Antes de proseguir, respondamos a la siguiente cuestión: Se da un E que satis­
face A-E (entre ellas, C(∞)). ¿En qué conjuntos parciales C de E se cumplen asimis­
mo A-E, supuesto que se conserven las definiciones de af, f ± g, ( f, g)?
Para que en C quede satisfecho A. C debe ser una variedad lineal. B vale en C
de suyo. Aplacemos por un instante la consideración de C: sea como fuere, se
cumple C(n) o C(∞). Por su parte, D exige que si una sucesión de elementos de C
satisface en C la condición de convergencia de Cauchy, posea un elemento límite
en C. Pero como en cualquier caso una tal sucesión posee un límite en E, se trata
simplemente de que este límite pertenezca también a C, es decir, C debe ser cerra­
do. Conforme vimos en la demostración del teorema 9, E vale siempre. Resumien­
do: C debe ser una variedad lineal cerrada. Sea ϕ1, ϕ2, … el sistema ortonormal
cuya extensión lineal cerrada coincide con C (teorema 9). Si es infinito vale eviden­
temente C(∞) y C es isomorfo con E∞ y, por consiguiente, con el propio E; si ter­
mina en el elemento ϕn, vale C(n), en virtud, por ejemplo, del teorema 3(n), es decir,
C es isomorfo con En. Mas como D, E se cumplen en todo caso en C, valen en
cada En y, por consiguiente, se siguen de A-C(n).

164

Fund_MAT_02.indd 164 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Conforme se ve, hemos evitado mediante artificios lógicos la verificación di­


recta de A-E (bien comprendan C(n) o C(∞)) en En, E∞ (respectivamente). De todos
modos, una tal verificación no da lugar a dificultades esenciales y la dejamos a
cargo del lector.
Queda aún por demostrar la independencia de D y E respecto de A-C(∞). He­
mos visto ahora mismo que cada variedad lineal del E∞ satisface A, B, E como
también C(n) o C(∞), pero que, si no es cerrada, no cumple D. Mas en este último
supuesto debe valer en ella C(∞) ya que de C(n) se sigue D. Es fácil indicar una va­
riedad lineal con estas características: Sea ϕ1, ϕ2, … un sistema ortonormal. El
N
conjunto de todos los elementos de la forma ∑ xνϕν (N = 1, 2, …; x1, x2, …, xN arbitrarios)
1 ⎛ ∞ ⎛ 1⎞
ν =1

∞ 2
arbitrarios) es una variedad lineal no cerrada, pues ∑ ϕν ⎜ ¡∑ es finito!⎟ es
ν ⎝ ⎝
ν =1ν ⎠ ν =1 ⎠
ciertamente punto de acumulación de la misma, pero no elemento de ella

⎛N 1 1 ⎞

⎜⎝ ν =1 ν ϕν → ∑ ϕν para N → ∞⎟ . Luego, D es independiente de A-C(∞), E.
ν =1 ν ⎠
Consideremos además todas las funciones x(a ), cuyo parámetro a varía de
modo continuo entre -∞ y +∞, tales que los valores de a para los que es x(a ) ≠ 0
pueden escribirse en forma de sucesión y que la suma relativa a éstos, ∙x(a )∙2, S
sea finita.55 Todas estas funciones forman un espacio, Econt.. Si x(a ), y (a ) son dos
puntos cualesquiera de éste, sólo para dos sucesiones de valores de a es x(a ),
y (a )  ≠  0, y dado que estas dos sucesiones pueden disponerse en forma de una
sucesión única, podemos afirmar que, excepto para los valores de a de una cierta
sucesión a1, a2, …, es siempre x(a ) = y (a ) = 0. Basta así considerar únicamente
los valores xn = x(an), yn = y (an) para n = 1, 2, …, con lo que todo ocurrirá como
en E∞, mientras se trate sólo de dos puntos del Econt.. Por lo tanto, A y B valen en
Econt. exactamente como en E∞.56 Lo mismo sucede en el caso de k puntos del Econt.
(k = 1, 2, …); luego, en él vale también C(∞). Incluso en el caso de una sucesión
de puntos del Econt. podemos establecer la correspondencia con el E∞, pues si esa
es la x1(a ), x2(a ), …, los valores a para los cuales es xn(a ) ≠ 0 constituyen, para
cada n = 1, 2, …, una sucesión a1(n), a2(n), … y todas éstas, a su vez, una sucesión
doble am(n)(n, m = 1, 2, …), que también puede escribirse en forma de sucesión
simple: a1(1), a2(1), a1(2), a3(1), a2(2), a1(3), … Luego, al igual que en E∞, vale D en Econt..
Muy de otro modo suceden las cosas con E: ante él todos los puntos del E des­
empeñan un mismo oficio (todos deben ser puntos de acumulación de una cierta
sucesión) y no podemos juzgar de Econt. por lo que pasa en E∞. Y en verdad que E
no se cumple en Econt., pues cabe señalar una consecuencia de E que no vale en
éste: existe en Econt. un sistema ortonormal que no puede disponerse en forma de
sucesión, contra lo que se afirma en el teorema 3(∞).
{ }
En efecto, sea xb(a ) = 1 para a = b . Para cada b, xb(a ) es un elemento de
= 0 para a ≠ b
Econt. y los xb(a ) en conjunto constituyen un sistema ortonormal. Este únicamen­
te podría escribirse en sucesión si ello fuese posible con los valores b del interva­

165

Fund_MAT_02.indd 165 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

lo (-∞, +∞), y ya se sabe que no es este el caso.57 Luego E es independiente de


A-C(∞), D.
(Repárese en la diferencia esencial entre el espacio de las funciones f (x) cuya
+∞
∫−∞ ∑ x(α )
2 2
f (x) dx es finita y el de las x(a ) cuya es finita. ¡A decir verdad, po­
α +∞
∫−∞ x(α ) dα
2
dríamos definir el primero como espacio de todas las x(a ) cuya es
+∞
finita! Toda la diferencia estriba en la sustitución de la ∫−∞ … dα por la ∑ …, y,
α
sin embargo, mientras el primer espacio es un FW, en él se cumplen, por consi­
guiente, A-E y es isomorfo con E∞, el último, el Econt., infringe E y es esencialmen­
te distinto de E∞).

4. Variedades lineales cerradas


La importancia que presenta para nosotros el § II.2 reside, no sólo en la de­
mostración del isomorfismo, sino también en los varios teoremas relativos a los
sistemas ortonormales que en él se demostraron. Nos proponemos ahora proseguir
el análisis geométrico del espacio de Hilbert y estudiar detenidamente las varieda­
des lineales cerradas que desempeñan en E∞ un papel análogo al que en el En
desempeñan las rectas, planos, etc. (es decir, los Em, m ≤ n).
Recordemos antes el simbolismo que se introdujo en las definiciones 2, 5: Si C
es un conjunto cualquiera contenido en E, {C} y [C] son, respectivamente, la ex­
tensión lineal de C y la extensión lineal cerrada de C, esto es, los menores conjun­
tos de una y de otra clase que contienen a C. Haremos extensiva aquí esta notación
a los conjuntos que resultan de reunir A, B, conjuntos cualesquiera contenidos
en E, y elementos f, g, … de E. Así {A, B, …,  f, g, …} y [A, B, …, f, g, …] re­
presentan, respectivamente, la variedad lineal y la variedad lineal cerrada definidas
por uno de aquellos conjuntos reunión. Si en particular M, N, … (en número
finito o infinito) son variedades lineales cerradas, indicaremos con M + N, … la
variedad lineal cerrada [M, N, …].* La variedad lineal {M, N, …} consta, evi­
dentemente, de todas las sumas f + g + … ( f describe M, g describe N, …) y
[M, N, …] = M + N + … resulta de éstas mediante la adición de los puntos de
acumulación. Cuando se trata de sólo un número finito de conjuntos M, N, … y
cada elemento de uno cualquiera es ortogonal a cada uno de los elementos de los
conjuntos restantes, dichas dos formas son iguales entre sí, conforme veremos, a
pesar de que no hay motivo alguno para que así ocurra en general.

*  M + N + … no es, por consiguiente, una suma en el sentido de la Teoría de conjuntos. Des­


de el punto de vista de ésta, forman parte de M + N + … sólo aquellos elementos, que pertenecen
a uno por lo menos de los conjuntos M, N, …, mientras que en el conjunto M + N + …, tal como
lo define Neumann, al lado de todos los elementos de M, N, … figuran elementos no contenidos en
ninguno de estos conjuntos. Así se comprende que el conjunto M + N + … pueda ser definido como
conjunto cerrado, mientras que, como es sabido, la suma de una infinidad numerable de conjuntos
cerrados no es en general un conjunto cerrado. (N. del T.)

166

Fund_MAT_02.indd 166 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Sea M una variedad contenida en la variedad lineal cerrada N y consideremos


el conjunto de los elementos de N que son ortogonales a todos los de M. También
este conjunto es, evidentemente, una variedad lineal cerrada,* y la llamaremos
diferencia de M y N : N - M. El teorema 14 pondrá en claro los motivos que ha­
blan en favor de haber llamado diferencia al conjunto que acabamos de definir. Es
sobre todo importante el conjunto E - M, conjunto de todos los f ortogonales a
todo M: lo llamaremos la variedad lineal cerrada complementaria de M.
Mencionemos finalmente tres variedades lineales cerradas particularmente sim­
ples: primero, el propio E; segundo, el conjunto cuyo único elemento es el 0, {0} =
= [0]; y tercero, el conjunto de todos los af ( f  = un elemento dado de E, a variable
numérica) que evidentemente es una variedad lineal cerrada, y por eso = { f  } = [ f  ].
A continuación introducimos el concepto de «proyectar», concepto en todo
análogo al de la geometría euclídea.

Teorema 10.  Sea M una variedad lineal cerrada. Cada elemento f  de E pue­
de descomponerse de modo único en dos sumandos, f = g + h, uno de los cuales,
el g, pertenece a M y el otro, el h, a E - M.
Observación: Llamaremos a g la proyección de f en M y a h la perpendicular
de f a M. Para indicar a g introduciremos el signo PM f.
Demostración: Sea ϕ1, ϕ2, … el sistema ortonormal cuya extensión lineal ce­
rrada es precisamente M, sistema que existe según el teorema 9. La serie ∑ ( f , ϕn )ϕn,
n
que converge según el teorema 6, define un elemento g = ∑ ( f , ϕn )ϕn que perte­
n
nece evidentemente a M. Además, h = f - g es ortogonal a todos los elementos
j1,  j2, … (teorema 6) y como los vectores ortogonales a h constituyen una varie­
dad lineal cerrada, al ser ortogonales a h los vectores j1, j2, … también lo serán
los de [j1, j2, …] = M, es decir, h pertenece a E - M. Sea f = g' ± h' una segun­
da descomposición de f en dos sumandos, el g' elemento de M y el h' elemento
de E - M. De la comparación de ambas descomposiciones resulta g + h = g' + h',
de donde g - g' = h' - h = j. El elemento j debe pertenecer, pues, a M y a E - M
y, por lo tanto, ha de ser ortogonal a sí mismo: (j, j) = 0, es decir, j = 0. Luego,
g' = g y h' = h.
PM f es, por consiguiente, una operación que vincula a cada f de E su proyec­
ción en M, PM f. En el párrafo próximo definiremos como operador, R, a una

*  En efecto: f ∈ N - M y g ∈ N - M implica ( f, x) = 0, ( g, x) = 0, cualquiera que sea x ∈ M.
Luego (af + bg, x) = a( f, x) + b( g, x) = 0, cualesquiera sean a y b y x ∈ M, es decir, af + bg ∈ N - M,
esto es N - M es una variedad lineal. Que es cerrada se sigue de que, si f1, f2, … es una sucesión
convergente de elementos de N - M y, por lo tanto, de N, y es f su límite, éste pertenece a N(N es
cerrado) y en virtud de II.1,
( f , x) = (lim f n, x) = lim ( f n, x) = 0
n→∞ n→∞

cualquiera que sea x ∈ M. Luego, también f  ∈ N - M. (N. del T.)

167

Fund_MAT_02.indd 167 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

función definida en un conjunto parte de E cuyos valores son elementos de E, es


decir, una correspondencia que a ciertos f de E liga ciertos elementos Rf , asimismo
de E (¡no a todos los elementos necesariamente; para otros f de E acaso R no esté
definido, carezca de sentido!). PM es, por consiguiente, un operador definido en
todo E, al que llamaremos el operador de proyección de M.

Teorema 11.  El operador PM posee las siguientes propiedades:

PM(a1 f1 + … + an fn) = a1PM f1 + … + anPM fn,


(PM f, g) = (f, PMg),
PM(PM f  ) = PM f.

M es el conjunto de todos los valores de PM, es decir, el conjunto de todos los


PM f ; pero también se puede caracterizarlo como conjunto de todas las soluciones
de la ecuación PM f = f , mientras que E - M es el conjunto de todas las soluciones
de PM f = 0.
Observación: También en el próximo párrafo hemos de ver que la primera pro­
piedad es característica de los llamados operadores lineales, y que la segunda lo es
de los hermíticos. La tercera propiedad expresa que aplicar dos veces consecutivas
el operador PM equivale a aplicarlo una sola vez —a este hecho se refiere la expre­
sión simbólica generalmente en uso PM PM = PM o P 2M = PM.
Demostración: Efectuemos la descomposición de los elementos f1, …, fn en
g1, …, gn, elementos de M, y h1, …, hn, elementos de E - M. De las igualdades

f1 = g1 + h1, …, fn = gn + hn
se sigue
a1 f1 + … + an fn = (a1g1 + … + an gn) + (a1h1 + … + anhn),

donde a1g1+ … + an gn es un elemento de M y a1h1 + … + anhn pertenece a E - M.


Luego

PM (a1 f1 + … + an fn) = a1g1 + … + angn = a1 PM f1 + … + an PM fn.

Esta es la primera fórmula.


Sea, en segundo lugar,

f = g' + h', g = g" + h" (g', g" elementos de M h', h" de E - M).

Los elementos g', g" son ortogonales a h', h" y, por consiguiente,

( g', g) = (g', g" + h" ) = ( g', g" ) = ( g' + h', g" ) = ( f , g" ),

es decir, (PM, g) = ( f , PM g), que es la segunda fórmula.

168

Fund_MAT_02.indd 168 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Finalmente, PM f pertenece a M y, por lo tanto, PM f = PM f + 0 es la descom­


posición, garantizada por el teorema 10, de PM f, es decir, PM (PM f  ) = PM f. Esta es
la tercera fórmula.
PM f  = f nos dice que en la descomposición de f , f  = g + h, donde g es elemen­
to de M y h de E - M (teorema 10), es f  = g y h = 0, o sea, que f pertenece a M.
Análogamente, si PM f = 0, es, en f = g + h, g = 0 y f = h, es decir, f pertenece a
E - M. Esto es precisamente lo que hemos afirmado en quinto y sexto lugar. Por
último, todos los PM f son, por definición, elementos de M, y cada f' de M es igual
a un PM f —por ejemplo, según lo que acabamos de decir, igual a PM f'. Y ésta es
nuestra cuarta afirmación.
Observemos aún que de la segunda y tercera fórmulas de este teorema se de­
duce que

(PM f , PM g) = ( f , PM PM g) = ( f , PM g) = (PM f, g).

Esto sentado, veamos de definir los operadores de proyección PM independien­


temente de las variedades M.

Teorema 12.  Un operador E que tiene sentido en todo el espacio (cf. lo dicho
antes del teorema 11) es un operador de proyección, esto es, existe una variedad
lineal cerrada M tal que E = PM, siempre y solamente cuando E posee las siguien­
tes propiedades:

(Ef , g) = ( f , Eg), E 2 = E

(cf. la observación al teorema 11). En estas condiciones, M está unívocamente de­


terminada por E (según el teorema 11).
Demostración: En virtud del teorema 11, es claro tanto la necesidad de estas
condiciones cuanto el estar determinado M por E. Por este motivo basta demostrar
que si E posee aquellas propiedades, existe una variedad lineal cerrada M tal que
E = PM.
Sea M la variedad lineal cerrada definida por el conjunto de todos los Ef (de-
finición 5). El vector g - Eg es ortogonal a todos los Ef :

(Ef , g - Eg) = (Ef , g) - (Ef , Eg) = (Ef , g) - (E 2f , g) = 0.

Los elementos de E que son ortogonales a g - Eg forman una variedad lineal


cerrada que contiene los Ef  y con ellos a M; luego g - Eg pertenece a E - M. La
descomposición de g relativa a M es, por lo tanto, g = Eg + (g - Eg), de donde
PM g = Eg, siendo g arbitrario. Con esto queda todo demostrado.
Cuando es M = E o = [0], es E - M = [0] o E, respectivamente, y por eso la
descomposición de un f  hecha de acuerdo con el teorema 11 es, en el primer caso,
f  = f  + 0, y en el segundo f  = 0 + f , o sea PM f  = f  y PM f  = 0, respectivamente.

169

Fund_MAT_02.indd 169 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

El operador (¡con sentido en todo el espacio!) definido por Rf  = f  lo llamaremos


operador unidad, 1, y el que lo está por Rf  = 0, operador 0. Se tiene, pues: PE = 1,
P o = 0. Es claro, además, que la descomposición f  = g + h relativa a M (g ele­
mento de M, h de E - M) es también aplicable en la forma f  = h + g a E - M
(h elemento de E - M, g elemento de M), pues, por pertenecer g a M, g es orto­
gonal a cada elemento de E - M y así forma parte de E - (E - M). Por esto po­
demos escribir PM f  = g, PE - M f  = h = f - g, o sea, PE - M f  = f - PM f , hecho este
último (PE - M f  = 1 · f  - PM f  ) que expresaremos simbólicamente mediante
PE - M = 1 - PM. (Respecto de la adición, substracción y multiplicación de opera­
dores, cf. las consideraciones preliminares al teorema 14). En lo que precede reco­
nocimos con facilidad que M es parte de E - (E - M), pero sólo de modo más
prolijo se podría demostrar directamente que es M = E - (E - M). Con todo, esta
coincidencia se sigue desde luego de

PE - (E - M) = 1 - PE - M = 1 - (1 - PM) = PM

Obsérvese de paso que, junto con E, es también 1 - E un operador de pro­


yección y que, a causa de ser 1 - (1 - E) = E, vale asimismo el recíproco.

Teorema 13.  Siempre es

∙Ef  ∙2 = (Ef, f  ),  ∙Ef  ∙ ≤ ∙f  ∙,

y ∙Ef  ∙ = 0, ∙Ef  ∙ = ∙f  ∙ es característico de los elementos f de E - M y de M, res­


pectivamente.
Observación: Por consiguiente, en particular

∙Ef  - Eg ∙ = ∙E( f - g)∙ ≤ ∙ f - g ∙,

es decir, el operador E es continuo (cf. lo dicho después del teorema 2. en II.1).


Demostración: Se tiene en primer lugar (cf. lo que sigue al teorema 11):

∙Ef  ∙2 = (Ef, Ef  ) = (Ef, f  ),

y como también 1 - E es un operador de proyección,

∙Ef  ∙2 + ∙ f  - Ef  ∙2 = ∙Ef  ∙2 + ∙(1 - E) f  ∙2 =


= (Ef, f  ) + ((1 - E)f , f  ) = ( f, f  ) = ∙ f  ∙2.

Pero los dos sumandos del primer miembro son ≥ 0 ; luego ambos son ≤ ∙ f  ∙2.
En particular, ∙Ef  ∙2 ≤ ∙ f  ∙2, ∙Ef  ∙ ≤ ∙ f  ∙. Que ∙Ef  ∙ = 0, de donde Ef = 0, expresa
que f pertenece a E - M, lo sabemos por lo visto en el teorema 11. En cuanto a

170

Fund_MAT_02.indd 170 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

∙Ef  ∙ = ∙ f  ∙, esta relación significa que ∙ f  - Ef  ∙2 = 0, como demuestra lo estable­
cido más arriba, es decir, que Ef = f, es decir, que f es elemento de M.
Si R, S son dos operadores, entendemos por R ± S, aR (a, número complejo)
y RS los operadores así definidos:

(R ± S )f = Rf ± Sf,  (aR)f = a · Rf, (RS)f = R(Sf  ),

y, naturalmente, pondremos

R0 = 1, R 1 = R,  R 2 = RR,  R 3 = RRR, …

Es fácil discutir las reglas algorítmicas válidas aquí: Para R ± S y aR se comprueba


sin dificultad que valen todas las leyes elementales del cálculo numérico. No así
para RS. Cierto que valen las leves distributivas (R ± S )T = RT ± ST y R(S ± T ) =
= RS ± RT, como se puede verificar (la última exige el carácter lineal de R; cf. la
observación al teorema 11, y lo que se dirá en el próximo párrafo), y también la
asociativa, (RS )T = R(ST ) = RST; pero la ley conmutativa, RS = SR, no es ya vá­
lida en general. [¡No hay ningún motivo para que (RS )f = R(Sf  ) y (SR )f = S(Rf  )
sean iguales!]. Sin embargo, puede valer para dos R y S particulares. Cuando así
ocurre, diremos de R y S que son permutables. Así por ejemplo, 0 y 1 son permu­
tables con cualquier otro operador definido en todo el espacio:

R0 = 0R = 0, R1 = 1R = R;

o R m y R n, pues R m · R n = R m + n, independiente, por lo tanto, del orden en que se
den m, n.*

Teorema 14. Sean E, F los operadores de proyección de las variedades linea­


les cerradas M, N. La condición necesaria y suficiente para que EF sea también
operador de proyección es que E, F sean permutables, es decir, que sea EF = FE.
Si así ocurre, la variedad lineal cerrada P a que pertenece EF es la constituida por
los elementos comunes a M y N.** El operador E + F es operador de proyección
siempre y sólo cuando EF = 0 (o también, si es FE = 0). Esto significa que todo
M es ortogonal a todo N y E + F pertenece entonces a M + N = [M, N], que en
este caso coincide con {M, N}. El operador E - F es operador de proyección siem­
pre y sólo cuando es EF = F (o también, si FE = F ). Esto significa que N es parte
de M y en tal caso E – F pertenece a M − N.

*  De ahí se sigue que dos polinomios cualesquiera en R son permutables. (N. del T.)
**  Que la intersección P de los dos conjuntos cerrados M y N es un conjunto cerrado resulta sin
más que considerar que si A es punto de acumulación de P, lo es de M y de N y, por lo tanto, per­
tenece a M y a N, es decir, a P. (N. del T.)

171

Fund_MAT_02.indd 171 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Demostración: En el caso del operador. EF debemos comprobar si se cumplen


las dos condiciones del teorema 12:

(EFf, g) = ( f, EFg),  (EF )2 = EF.

Puesto que (EFf, g) = (Ff, Eg) = ( f, FEg), la primera nos dice que debe ser

( f, FEg) = ( f, EFg), es decir, ( 


f, (EF - FE)g) = 0.

Esta última igualdad ha de valer para todo f ; luego (EF - FE )g = 0. Y esto a
su vez ha de valer para todo g ; luego EF - FE = 0, esto es, EF = FE. La permuta­
bilidad de E, F es, por lo tanto, necesaria y suficiente para la primera condición ;
pero, además, tiene por consecuencia la segunda:

(EF )2 = EFEF = EEFF = E 2F 2 = EF.

En cuanto a E + F, la condición [(E +F )f, g ] = [ f, (E + F)g] se cumple siempre


(porque tal ocurre con E, F ) y sólo hay que examinar la segunda condición. Dado
que

(E + F )2 = E 2 + F 2 + EF + FE = (E + F ) + (EF + FE ),

ésta nos dice simplemente que EF + FE = 0. Ahora bien, si EF = 0, EF es un


operador de proyección* y, en virtud de lo antes demostrado, EF = FE, es decir,
FE = 0, es decir, EF + FE = 0; EF = 0 es, pues, condición suficiente. Recíproca­
mente, de EF + FE = 0 se sigue que

E(EF + FE ) = E 2F + EFE = EF + EFE = 0,


E(EF + FE )E = E 2FE + EFE 2 = EFE + EFE = 2 · EFE = 0,

es decir, EFE = 0 y, por lo tanto, EF = 0. Luego EF = 0 es condición necesaria y


suficiente, o bien, ya que E, F representan el mismo papel, FE = 0.
Finalmente, E - F es operador de proyección siempre y sólo cuando lo es
1 - (E - F ) = (l - E) + F, y pues lo son 1 - E y F, es característico para que lo
sea, según hemos demostrado, que (1 - E )F = 0, esto es, F - EF = 0, EF = F; o
también que F (l - E ) = 0, esto es F - FE = 0, FE = F.
Nos queda aun por demostrar todo lo afirmado de M y N (E = PM, F = PN).
Supongamos primero EF = FE. En estas condiciones, cada EFf  = FEf pertenece
a M y a N, por consiguiente a P, y para cada g, elemento de P, es Eg = Fg = g,
por lo tanto, EFg - Eg = g, es decir, g es de la forma EFf. Luego es el dominio de
los valores de EF por lo que, según el teorema 11, EF = PP. Supongamos ahora

*  El asociado a la variedad [0]. (N. del T.)

172

Fund_MAT_02.indd 172 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

EF = 0 (y por lo dicho, también FE = 0). Cada (E + F )f  = Ef  + Ff  pertenece a
{M, N} y cada g de {M, N} es igual a h + j, donde h es elemento de M y j elemen­
to de N, de forma que Eh = h, Fh = FEh = 0, Fj = j. Ej = EFj = 0. Por ­consiguiente,

(E + F )(h + j) = Eh + Fh + Ej + Fj = h + j, (E + F )g = g,

es decir, g es de la forma (E + F)f. {M, N} es, pues, el dominio de los valores de


E + F; pero como E + F es un operador de proyección, la variedad {M, N} es la
variedad lineal cerrada correspondiente a E + F (teorema 11), es decir, {M, N} =
{M, N} = M + N. Finalmente, si EF = F (y por lo dicho, también FE = F ), y
puesto que E = PM y 1 - F = PE - N, será E - F = E - EF = E (1 - F )* P = PP,
donde P es la parte común a M y E - N, es decir, M - N.
En fin, EF = 0 significa que siempre es (EFf, g) = 0, esto es (Ff, Eg) = 0, o sea,
que todo M es ortogonal a todo N. Y EF = F = FE indica que F(l - E) = 0, es
decir, todo N es ortogonal a E - M o también: N es parte de E - (E - M) = M.
Cuando N es parte de M diremos de F = PN y E = PM que F es parte de E, y,
simbólicamente, que E ≥ F, o F ≤ E. (Esta relación significa, pues, que EF = F, o
también que FE = F y tiene por consecuencia la permutabilidad de E y F. Se re­
conoce, bien sea mediante la consideración de M y N, bien por medio del cálcu­
lo directo, que: siempre es 0 ≤ E ≤ 1; de E ≤ F, E ≤ E se deduce E = F; de E ≤ F
y F ≤ G se sigue E ≤ G. Nuestro ≤ posee, por lo tanto, las propiedades de una
ordenación según las relaciones de igual, mayor y menor. Obsérvese, además, que
las relaciones E ≤ F, 1 - E ≥ 1 - F y que E sea ortogonal a 1 - F son, las tres,
equivalentes entre sí. Además, nótese que de la ortogonalidad de E, F se sigue la
de E', F', cuando E' ≤ E, F' ≤ F ). Si M y N son ortogonales, diremos también de
E y F que son ortogonales. (Esta relación significa pues, que EF = 0 o también
que FE = 0.) Recíprocamente, cuando E, F son permutables, calificaremos también
de permutables a sus correspondientes variedades M, N.

Teorema 15.  E ≤ F equivale a que siempre sea ∙Ef  ∙ ≤ ∙Ff  ∙.


Demostración: De E ≤ F se deduce E = EF, es decir que ∙Ef  ∙ = ∙EFf  ∙ ≤ ∙Ff  ∙
(cf. teorema 13). Recíprocamente, es consecuencia de esta relación que si Ff  = 0,
sea ∙Ef  ∙ ≤ ∙Ff  ∙ = 0, de donde Ef  = 0. Pero F(1 - F )f  = (F − F 2 )f  = 0 ­cualquiera
que sea f ; luego se tiene, idénticamente, E(1 - F )f  = 0, es decir, E(1 - F ) = E - EF,
E = EF, por consiguiente, E ≤ F.

Teorema 16.  Sean E1, …, Ek operadores de proyección. La suma E1 + … + Ek


lo será también siempre y sólo cuando todos los Em, E1(m, l = 1, …, k, m ≠ l ) sean
ortogonales entre sí. Otra condición para ello necesaria y suficiente es que sea

∙E1 f  ∙2 + … + ∙Ek f  ∙2 ≤ ∙ f  ∙2,

*  E(1 - F ) es un operador de proyección porque E(1 - F ) = E - EF = E - F = E - FE =


= (1 - F )E. (N. del T.)

173

Fund_MAT_02.indd 173 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

para todo f. En estas condiciones, E1 + … + Ek es el operador de proyección de


M1 + … + Mk = [M1, …, Mk], que en este caso coincide con {M1, …, Mk}. (Se
supone E1 = PM , …, Ek = PM ).
1 k 

Demostración: El último aserto resulta de la aplicación reiterada del teorema 14,


como también la suficiencia del primer criterio. Cuando el segundo queda satis­
fecho, también lo queda el primero. En efecto: Para m ≠ l y Emf = f es

∙ f  ∙2 + ∙El   f  ∙2 = ∙Emf  ∙2 + ∙El   f  ∙2 ≤ ∙E1f  ∙2 + … + ∙Ek  f  ∙2 ≤ ∙ f  ∙2,

de donde,

∙E1 f  ∙2 = 0,  E1 f = 0  (l ≠ m).

Pero como Em(Em f  ) = Em f, cualquiera que sea f, se tendrá El (Em f  ) = 0, es decir,
El Em = 0. Finalmente, la segunda condición es necesaria, ya que si E1 + … + Ek es
un operador de proyección, entonces (teorema 13)

∙E1 f  ∙2 + … + ∙Ek f  ∙2 = (E1 f , f  ) + … + (Ek f , f  ) =


= [(E1 + … + Ek)f , f  ] = ∙(E1 + … + Ek)f  ∙2 ≤ ∙ f  ∙2.

Tenemos así el siguiente esquema lógico:

E1 + … + Ek es operador de proyección → segundo criterio →


→ primer criterio → E1 + … + Ek es operador de proyección.

Los tres criterios, por lo tanto, son equivalentes.


Para terminar demostremos un teorema relativo a la convergencia de los ope­
radores de proyección:

Teorema 17.  Sea E1, E2, … una sucesión creciente o decreciente de operado­
res de proyección: E1 ≤ E2 ≤ … o E1 ≥ E2 ≥ … Tales sucesiones convergen hacia
un operador de proyección E en el sentido de que, para todo f, En f → E f ; además,
todos los En son ≤ E o todos los En ≥ E, respectivamente.
Demostración: Basta examinar el segundo caso, porque a él se reduce el prime­
ro sin más que sustituir E1, E2, …, E por 1 - E1, 1 - E2, …, 1 - E. Sea, pues, E1
≥ E2 ≥ … En virtud del teorema 15, se tiene ∙E1 f  ∙2 ≥ ∙E2 f  ∙2 ≥ … ≥ 0; luego exis­
2
te lim Em f y, por consiguiente, existe para cada e > 0 un N = N(e) tal que para
m→ ∞
m, l ≥ N es ∙∙Em f  ∙2 - ∙El   f  ∙2∙ < e. Ahora bien, para m ≤ l es Em ≥ E, y, por lo
tanto, Em - El es operador de proyección, de forma que

∙Emf  ∙2 - ∙El  f  ∙2 = (Em f , f  ) - (El  f , f  ) = [(Em - El )f , f  ] =


= ∙(Em - El )f  ∙2 = ∙Em f - El f  ∙2,

174

Fund_MAT_02.indd 174 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

de donde se deduce Em f − El f < ε . La sucesión E1 f, E2 f, … satisface, pues,


el criterio de convergencia de Cauchy y posee un límite f * (¡D, en II.1!). Por
medio de Ef  = f * definimos, según esto, un operador con sentido en todo el es­
pacio.
De (En f, g) = (f, Emg) se sigue, pasando al límite, que (Ef, g) = ( f, Eg) y de (Enf,
Eng) = (En f, g), que (Ef, Eg) = (Ef, g). Por consiguiente (E 2f, g) = (Ef, g), E 2 = E.
E es, pues, un operador de proyección. Para l > m se tiene ∙Em f  ∙ > ∙El  f  ∙ y, ha­
ciendo que l → ∞, de aquí resulta ∙Em f  ∙ ≥ ∙Ef  ∙, es decir, Em > E (teorema 15).
Si E1, E2, … son operadores de proyección ortogonales dos a dos, E1, E1 + E2,
E1 + E2 + E3, … lo son asimismo (teorema 16) y, considerados en este orden, cons­
tituyen evidentemente una sucesión creciente. Luego, según el teorema 17, con­
vergen hacia un operador de proyección que es ≥ que todos ellos y al que podemos
indicar con E1 + E2 + … Sea, por ejemplo, E1 = PM , E2 = PM , … > E1 + E2 +
1 2

+ … = PM. Porque todos los Em son ≤ E, Mm es parte de M y, por consiguiente,


M contiene también a [M1, M2, …] = M1 + M2 + … = M'. Recíprocamente,
todos los Mm son parte de M', de donde Em ≤ PM' = E'. Por razones de continui­
dad (cf.  las consideraciones hechas en la anterior demostración), deducimos de
ello que E < E', es decir, que M es parte de M'. Luego M = M', E = E', esto es,
M = M1 + + M2 + …; o escrito de otra manera

PM 1 + M2 + … = PM + PM + …
1 2

Con esto damos por terminadas nuestras consideraciones acerca de los opera­
dores de proyección.

5. Operadores en el espacio de Hilbert


Ahora estamos ya suficientemente orientados acerca de las circunstancias
geométricas que se dan en el espacio de infinitas dimensiones (hilbertiano) E∞ para
poder dedicar nuestra atención a sus operadores lineales, es decir, a las transfor­
maciones lineales de E∞ sobre sí mismo. Para ello debemos introducir algunos
conceptos, que, ciertamente, ya en el último párrafo anticipamos en parte.
De acuerdo con lo dicho inmediatamente antes del teorema 11, definiremos
los operadores del siguiente modo:

Definición 6.  Un operador R es una función definida en un conjunto parte


de E cuyos valores son puntos de E, esto es, una correspondencia que a ciertos
elementos f de E vincula ciertos elementos R f  asimismo de E.
Nos referimos aquí tanto a E∞ como a los En. Nótese que cuando E∞ es un FW,
el operador R está definido para los elementos de FW, es decir, para las funcio­
nes ordinarias del espacio de los estados, y que sus valores son funciones de esta
clase. Los operadores son, pues, en tal caso, las llamadas «funciones dependientes

175

Fund_MAT_02.indd 175 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

de funciones» o «funcionales»* (cf. los ejemplos de 1, 2, 4). La clase de los elemen­


tos f para los cuales tiene sentido Rf , el dominio de definición** de f , puede no
coincidir con todo el E; pero si coincide, diremos que R tiene sentido en cualquier
parte. Además, la clase de los R f , el dominio de los valores de R, la imagen que
nos da R de su dominio de definición, no tiene por qué estar contenido en este
último, es decir, cuando R f  tiene sentido no por esto va a tenerlo necesariamente
R(R f  ) = R 2f .58
Indicamos en el último párrafo qué debe entenderse por R ± S, aR, RS, R m
(R, S son operadores, a un número complejo, m = 0, 1, 2, …):

(R ± S)f  = Rf  ± Sf ,  (aR)f  = a · Rf , (RS)f  = R(Sf  ),


R 0 = 1,  R 1 = R, R 2 = RR, R 3 = RRR, …

En cuanto a la delimitación de los dominios de definición, claro está que es


necesario atender al hecho de que los primeros miembros (es decir, los operadores
R ± S, aR, RS) tienen sentido sólo cuando lo tienen los segundos miembros. Así,
por ejemplo, R ± S únicamente tiene sentido en la parte común a los dominios de
definición de R y S, etc.*** Cuando R f toma una sola vez cada uno de los valores de
que es susceptible, R posee un inverso R -1: R -1f  tiene sentido cuando existe una
solución g de Rg = f , en cuyo caso su valor es precisamente g. De las reglas del
cálculo válidas para R ± S, aR, RS tratamos ya en el último párrafo y aquí nos li­
mitaremos a indicar que los operadores que allí calificamos de iguales tienen tam­
bién los mismos dominios de definición, mientras que las ecuaciones entre opera­
dores, como 0 · R = 0, no son válidas para tales dominios: 0f tiene sentido siempre;

***  Advierta el lector que el concepto de «funcional» no es el mismo aquí que aquél a que nos
referíamos en nuestra Nota de la página 20. Neumann entiende por «funcional» una correspondencia
entre funciones de dos clases, mientras que para Hadamard, al que seguíamos, una funcional es una
correspondencia entre las funciones de una cierta clase, de una parte, y números de otra. He aquí un
ejemplo de cada concepción: Considérese la clase de todas las funciones f (t) integrables en el inter­
valo (0, 1) (en el sentido de Riemann, por ejemplo):

La variable numérica La variable funcional


1 x

∫0
f (t ) dt ∫0
f (t ) dt(0 ≤ x ≤ 1)

es una funcional en el sentido de Hadamard (a es una funcional en el sentido de Neumann (a


cada f (t) le corresponde un número). cada f (t) le corresponde una función).

Un operador es una funcional en este último sentido. G. Julia (Introduction mathématique awx
théories quantiques; Paris, Gauthier-Villars, 1938) habla, en el primer caso, de funciones escalares, en
el segundo, de funciones vectoriales (volumen II, p. 68). (N. del T.)
***  No se trata, en general, de dominios en sentido estricto (conjunto de puntos todos interiores),
sino de conjuntos que, en Mecánica cuántica, son de ordinario doquiera densos. (N. del T.)
***  El dominio de definición de aR coincide con el de R; el de RS es la parte común al dominio
de definición de R y al dominio de los valores de S (en particular, el de R m es la intersección del
dominio de definición de R y el de los valores de Rm - 1). (N. del T.)

176

Fund_MAT_02.indd 176 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

(0 · R) f , por el contrario, lo tiene, por definición, solamente cuando tiene sentido
Rf [pero si lo tiene, (0 · R) f  y 0f son = 0]. En cambio, 1 · R = R · 1 = R, y asimis­
mo R m · R l = R m + l, valen incluso respecto de los dominios de definición.
Cuando R, S poseen inversos, posee también inverso RS y éste es precisa­
mente, como con facilidad se reconoce, (RS )-1 = S -1 R -1. Además, para a ≠ 0 es
1
(aR )-1 = R -1, Si R -1 existe, igualmente podemos formar las restantes potencias
a
negativas de R:

R -2 = R -1 R -1, R -3 = R -1 R -1 R -1, …

Tras estas consideraciones de carácter general, pasemos a estudiar más deteni­


damente aquellas clases de operadores que son para nosotros de particular impor­
tancia.

Definición 7.  Un operador A se califica de lineal cuando su dominio de de­


finición es una variedad lineal (esto es, una variedad que junto con f1, …, fk con­
tiene a1 f 1 + … + ak f k ), y además se tiene

A(a1 f 1 + … + ak f k) = a1 Af 1 + … + ak Af k .

En lo que sigue consideraremos sólo operadores lineales y precisamente aquéllos


cuyo dominio de definición es doquiera denso en E.
La última observación nos proporciona algo que, para muchos efectos, susti­
tuye suficientemente la cualidad de los operadores de estar definidos en todo el
espacio, cualidad ésta a la que debemos renunciar en Mecánica cuántica. Este
punto tiene la importancia suficiente para que lo examinemos con alguna minu­
ciosidad. Consideremos, p. e., el espacio de los estados de la Mecánica ondulato­
ria de Schrödinger, espacio que, para mayor sencillez, supondremos unidimen­
+∞
∫−∞ ϕ (q)
2
sional: -∞ < q < +∞. Las funciones de onda son las ϕ(q) cuya dq es
finita y forman un espacio de Hilbert (cf. II.3). Consideremos, además, los ope­
h d …
radores q … y . Ambos son operadores lineales, pero sus dominios de
2pi dq
definición no son en modo alguno todo el espacio de Hilbert. No lo es para q …,
+∞ +∞
∫−∞ qϕ (q) ∫−∞ q 2 ϕ (q)
2 2
porque dq = dq puede muy bien ser infinita incluso cuan­
+∞
∫−∞ ϕ (q)
2
do dq es finita, de forma que qϕ(q) no pertenece ya al espacio de Hilbert;
h d
no lo es para …, porque existen en él funciones no derivables, y también
2pi dq +∞
porque hay funciones cuya ∫−∞ ϕ (q) dq es finita, mientras no lo es
2

2 2
+∞ h d h2 +∞ d
∫ −∞ 2 π i dq
ϕ (q) dq = − 2
4π ∫−∞ dq
ϕ (q) dq

177

Fund_MAT_02.indd 177 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

[p. e., ∙ q ∙½ e-q o e-q sen (eq )]. Sin embargo, los dominios de definición son densos
2 2

doquier, pues ambos operadores se pueden aplicar, con seguridad, a cada ϕ (q) que
sea diferente de cero sólo en un intervalo finito - c ≤ q ≤ c y continua y derivable
en todo el espacio. Y es el caso que este conjunto de funciones es doquiera denso.59

Definición 8.  Dos operadores A, A* se denominan adjuntos cuando poseen


el mismo dominio de definición y en éste es siempre
(Af, g) = ( f, A*g), (A*f, g) = ( f, Ag).
[Permutando f, g entre sí y formando las expresiones complejas conjugadas de
ambos miembros, se deduce cada una de estas igualdades de la otra. Es claro, ade­
más, que la relación A, A* es una relación simétrica, es decir, que también son
adjuntos A*, A. Luego (A*)* = A.]
Nótese que de A existe un solo adjunto, esto es, si A es adjunto de A*1 y A*2,
debe ser A*1 = A*2. En efecto, para todo g para el cual tenga sentido Ag, es
(A*1 f, g) = ( f, Ag) = (A*2 f, g),
y pues el conjunto de los g y de los f es doquier denso,* A*1 f = A*2 f, A*1 = A*2.
Luego A determina unívocamente a A* y del mismo modo A* a A.
Se advierte sin dificultad que 0, 1 y, en general, todos los operadores de pro­
yección E son adjuntos de sí mismos (autoadjuntos, cf. teorema 12), es decir, 0*,
1*, E * existen y son respectivamente iguales a 0, 1, E. Además es (aA)* = aA*, y
en tanto puedan formarse en general A ± B [es decir, su dominio de definición sea
doquiera denso), (A ± B)* = A* ± B*. Con limitaciones que fácilmente se deter­
minan, vale finalmente (AB)* = B *A* (es a saber, (ABf, g) = (Bf, A*g) = ( f, B *A*g)],
como también (A-1)* = (A*)-1 [ya que (A-1f, g) = (A-1f, A* A*-1 g) = (AA-1 f, A* -1g) =
= ( f, A* -1g)].
En particular, en el caso de la Mecánica ondulatoria de Schrödinger (el que an­
tes considerábamos, aunque ahora suponemos k-dimensional el espacio de los esta­
dos), en el cual el espacio de Hilbert está constituido por las funciones ϕ(q1, …, qk)
tales que
+∞ +∞

∫ ∫
2
… ϕ (q1 … qk ) dq1 … dqk
−∞ −∞

h ∂
es finita, los adjuntos de los operadores ql… y … son, respectivamente,
2pi ∂ql
⎛ h ∂ ⎞* h ∂
(ql )* = ql , ⎜ ⎟ = .
⎝ 2π i ∂ql ⎠ 2π i ∂ql

*  Recuérdese, y no se pierda de vista a lo largo del libro, que sólo considera operadores cuyo
dominio de definición es doquier denso. (N. del T.)

178

Fund_MAT_02.indd 178 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Lo primero es claro, porque


+∞ +∞

∫ −∞
… ∫ −∞
ql ⋅ ϕ (q1 ,…, qk )φ (q1 ,…, qk ) ⋅ dq1 … dqk =
+∞ +∞
= ∫ −∞
… ∫ −∞
ϕ (q1 ,…, qk )ql φ (q1 ,…, qk ) ⋅ dq1 … dqk .

Por lo que a la segunda relación se refiere, ésta nos dice que

+∞ +∞ h ∂
∫ −∞
… ∫ −∞ 2π i ∂ql
ϕ (q1,…, qk ) ⋅ φ (q1,…, qk ) ⋅ dq1 … dqk =

+∞ +∞ h ∂
= ∫ −∞
… ∫ −∞
ϕ (q1,…, qk )
2π i ∂ql
φ (q1,…, qk ) ⋅ dq1 … dqk ,

o sea,

+∞ +∞
⎧ ∂ ∂ ⎫
∫ −∞
… ∫ −∞
⎨ ϕ (q1,…, qk )⋅φ (q1,…, qk )+ ϕ (q1,…,qk )
⎩ ∂ql ∂ql
φ (q1,…,qk )⎬dq1 …dqk = 0,

+∞ +∞

∫ ∫
ql =+ A
lim … ⎡⎣ϕ (q1,…, qk ) ⋅ φ (q1,…, qk )⎤⎦q =− B dq1 … dql − 1 dql + 1 … dqk = 0.
A→+∞ −∞ −∞ l
B→+∞

El límite debe existir, porque es segura la convergencia de todas las integrales


+∞ +∞

∫−∞ ∫

−∞
… dq1 …dqk

∂ ∂
(pues j, φ, j, φ pertenecen al espacio de Hilbert); sólo se trata así de su
∂ql ∂ql
anulación. Si fuese ≠0, el límite de
+∞ +∞

∫−∞
… ∫ −∞
ϕ (q1 , …, qk )φ (q1 , …, qk ) dq1 … dql −1 dql +1 … dqk

para ql → +∞ ó ql → -∞, límite que con seguridad existe, sería ≠0, lo que es in­
compatible con la convergencia absoluta de la integral
+∞ +∞

∫ −∞
… ∫ −∞
ϕ (q1 , …, qk )φ (q1 , …, qk ) dq1 … dql −1 dql dql +1 … dqk

(¡j, φ pertenecen al espacio de Hilbert!).

179

Fund_MAT_02.indd 179 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Cuando A es el operador integral


+∞ +∞
Aϕ (q1 , …, qk ) = ∫
−∞
…∫ −∞
K (q1 , …, qk ,q'1, …, q'k )ϕ (q'1, …, q'k )dq'1 … dq'k ,

A* es también un operador integral, como se reconoce fácilmente, sólo que su


núcleo integral no es K(q1, …, qk; q'1, …, q'k), sino

K (q'1, …, q'k ; q1 , …, qk ).

Consideremos ahora las circunstancias que se dan en la teoría de las matrices,


en la cual el espacio de Hilbert está constituido por todas las sucesiones x1, x2, …

tales que ∑ xµ es finita. Un operador lineal A transforma {x1, x2, …} en {y1, y2, …}:
2

µ =1
A{x1, x2, …} = {y1, y2, …},

donde, a causa del carácter lineal de A, las y1, y2, … han de depender linealmente
de las x1, x2, … :

yµ = ∑ aµν xν .60
µ =1

La matriz amn caracteriza, por consiguiente, al operador A. Desde luego se ve


que a A* corresponde la matriz amn (la transpuesta de la matriz compleja ­conjugada).60
La analogía que acabamos de exponer con lo que ocurre en la teoría de las
matrices, sugiere definir el concepto de operador hermítico como lo haremos a
continuación. Introduciremos a la vez otros dos conceptos que son de gran im­
portancia para nuestros fines ulteriores.

Definición 9.  El operador A se califica de hermítico cuando es A* = A y de


definido si siempre es (Af, f  ) ≥ 0.61 El operador U se denomina operador unitario,
cuando es UU * = U*U = 1.62
Si U es unitario, tenemos, pues, U* = U -1. Por definición,

(Uf, Ug) = (U*Uf, g) = ( f, g),

de donde resulta, en particular (para f = g), que ∙Uf  ∙ = ∙ f  ∙. De esta última pro­
piedad se deduce recíprocamente el ser unitario U supuesto que éste tenga sentido
en todo el espacio y que tome cada valor del mismo una vez y sólo una.* (Cf.
Nota 63.) En efecto: por hipótesis,

∙Uf  ∙ = ∙ f  ∙, es decir, (Uf, Uf  ) = ( f, f  ), (U*Uf, f  ) = ( f, f  ).

*  Esto equivale a postular la existencia de U -1 y su definición en todo el espacio. (N. del T.)

180

Fund_MAT_02.indd 180 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

f+g f-g
Sustituyamos f, primero por después por y restemos; resulta así, como
2 2
se calcula fácilmente, Re (Uf, Ug) = Re ( f, g). Si aquí sustituimos f por if, en vez
de Re ( f, g) obtenemos Im ( f, g). Por lo tanto, vale en general

(Uf, Ug) = ( f, g), es decir, (U*Uf, g) = ( f, g).

Para un valor fijo de f, esta igualdad es válida cualquiera que sea g, por lo que
podemos afirmar que U*Uf = f, y como a su vez esta relación es cierta para todo
f, debe ser U*U = 1. Nos queda por demostrar que UU * = 1. Por hipótesis, para
cada f existe una g (y sólo una) tal que Ug = f ; luego

UU*f = UU* ⋅ Ug = U  U*Ug = Ug = f,  esto es,  UU* = 1,

como queríamos demostrar.


Todo operador unitario U es continuo, ya que, por ser lineal

∙Uf - Ug ∙ = ∙U( f - g)∙,

y por ser unitario

∙U( f - g)∙ = ∙ f - g ∙.

Los operadores hermíticos, por el contrario, no hay motivo alguno para que lo
h d
sean y así, por ejemplo, justamente los operadores q … y …, tan importan­
2pi dq
tes para la mecánica cuántica, son discontinuos63.
De nuestras normas generales para el cálculo relativas a A*, se deduce inme­
diatamente: que si U, V son unitarios, lo son también U-1, U V y, por lo tanto,
todas las potencias de U; que si A, B son hermíticos, lo son también A ± B, mien­
tras que aA lo es sólo cuando a es real (excepto para A = 0) y AB sólo si A, B son
permutables, esto es, si AB = BA. Sabemos, además, que todos los operadores de
h ∂
proyección (en particular, 0 y 1) y los operadores ql…, …, de la teoría de
2pi ∂ql
Schrödinger son hermíticos. A la vez que A, son hermíticos todos los operadores
potencias de A (incluso A-1 supuesto que exista) y todos los polinomios en A cuyos
coeficientes sean reales. Es notable que para A hermítico y cualquier X, el operador
XAX* es asimismo hermítico:

(XAX*)* = X**A*X* = XAX*,

por ejemplo todos los XX*(A = 1) y X*X (X* en vez de X). Cuando U es unitario,
UAU -1 es hermítico (porque U -1 = U*).
La continuidad es en los operadores una propiedad de fundamental importan­
cia, cual lo es en las funciones numéricas estudiadas en el Análisis. Por este moti­

181

Fund_MAT_02.indd 181 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

vo indicaremos, para el caso de los operadores lineales, algunas condiciones que


caracterizan la -existencia de dicha propiedad.

Teorema 18.  Un operador lineal R es continuo en todo el dominio de defi­


nición, DR, cuando lo es en el punto f = 0.* Condición necesaria y suficiente para
que R sea continuo en todo el dominio de definición, es que exista una constante
C tal que para todo f de dicho dominio sea ∙Rf  ∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙. A su vez, esta condición
es equivalente a la validez de

∙(Rf, g)∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙

para cualesquiera f de DR y g de E. Si R es hermítico, basta que esta condición se


cumpla para f = g : ∙(Rf, f  )∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙2, o, puesto que (Rf, f  ) es real (Nota61),

-C ⋅ ∙ f  ∙2 ≤ (Rf, f  ) ≤ C ⋅ ∙ f  ∙2.

Observación. El concepto de continuidad en los operadores fue introducido


por Hilbert64 en la forma de «acotación» y lo definió por medio de nuestro penúl­
timo criterio. Si de los dos signos ≤ que aparecen en el último vale sólo uno, de­
cimos de R que es semi-acotado, inferiormente si vale el de la izquierda, superior­
mente si el de la derecha. Así, por ejemplo, todo R definido es inferiormente
semi-acotado (con C = 0).
Demostración: Decir que R es continuo para f = 0 es decir que para cada e > 0
existe un d < 0 tal que ∙ f  ∙ < d implica ∙Rf  ∙ < e. En tal caso, de ∙ f - f0∙ < d se
sigue que

∙R( f - f0)∙ = ∙Rf - Rf0∙ < e

es decir, también para f = f0 es R continuo y como f0 es cualquiera en DR , R es


continuo en todo su dominio de definición (e incluso uniformemente).
e
Si ∙Rf  ∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙ (naturalmente, C > 0), R es continuo: basta hacer d = .
2 C
Recíprocamente, cuando R es continuo podemos tomar C = , donde d corres­
ponde a e = 1. Para este valor de C, d

∙Rf  ∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙

*  Es fácil ver que en el origen están definidos todos los operadores lineales. Hemos de advertir,
además, que hemos precisado lo del dominio de definición aunque Neumann dice que «ein linearer
Operator R ist überall stetig, wenn er es im Punkte f = 0 ist» y es patente que este überall sólo puede
referirse a dicho dominio, pues sólo para sus puntos tienen sentidos los Rf que aparecen en el enun­
ciado y en la demostración. (N. del T.)

182

Fund_MAT_02.indd 182 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

½d
vale sin más si f = 0, y si f ≠ 0, por consiguiente ∙ f  ∙ > 0, el elemento g = f es
tal que ∙ g ∙ = ½d, y así ∙ f  ∙

½d ∙ f  ∙
∙Rg ∙ = ⋅ ∙Rf  ∙ < 1,  de donde,  ∙Rf  ∙ < = C ⋅ ∙ f  ∙.
∙ f  ∙ ½d

De la relación ∙Rf  ∙ < C ⋅ ∙ f  ∙ se sigue ∙(Rf, g)∙ ≤ ∙Rf  ∙ ⋅ ∙ g ∙ < C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙.
Recíprocamente, de ∙(Rf , g)∙ < C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙ se deduce, al hacer g = Rf , ∙Rf  ∙2 <
< C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙Rf  ∙ y, por lo tanto,

∙Rf  ∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙.

Finalmente, demostremos que, en los operadores hermíticos,

∙(Rf , f  )∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙2

trae consigo que

∙(Rf , g)∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙.


 f + g  f - g
Con este objeto, escribamos la primera de estas relaciones para y para
en vez de f . Se tendrá 2 2

f + g f + g⎞ ⎛ f − g f − g⎞
Re(Rf , g) = ⎛ R , − R , ≤
⎝ 2 2 ⎠ ⎝ 2 2 ⎠
2 2
⎛ f+g 2 f−g ⎞
2
f + g 65
≤C⎜ + ⎟⎠ = C .
⎝ 2 2 2

1
Como en la demostración del teorema 1, sustituyamos f  y g por af , g(a > 0) y
a
minimicemos el último miembro; resulta así ∙Re(Rf, g)∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙. Si en esta
relación sustituimos f por eía f (a real), obtenemos para el máximo del primer
miembro

∙(Rf, g)∙ ≤ C ⋅ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙,

que es la condición de continuidad. A decir verdad, hemos llegado a ella apoyán­


donos en la existencia de Rg ; pero como el conjunto de estas g es doquiera denso
y en el resultado final no aparece Rg, ése vale en general por razones de c­ ontinuidad.
A continuación demostramos un teorema relativo a los operadores hermíticos
definidos.

183

Fund_MAT_02.indd 183 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Teorema 19. Si R es un operador hermítico y definido, siempre es

(Rf , g) ≤ (Rf , f )(Rg, g).

De (Rf , f  ) = 0 se sigue en este caso Rf = 0.


Demostración: La anterior desigualdad se deduce de la (Rf , f  ) ≥ 0, que traduce
el carácter definido de R, como la desigualdad de Schwarz ( f , g) ≤ ( f , f )(g, g)
(es decir, ≤ ∙ f  ∙ ⋅ ∙ g ∙) se dedujo de ( f , f  ) ≥ 0 en el teorema 1. Si es (Rf, f  ) = 0, de
aquélla se sigue que también (Rf, g) = 0, supuesto que Rg tenga sentido. Esto vale,
pues, para los elementos de un conjunto doquiera denso y, por continuidad, para
todo g ; luego Rf = 0.
Finalmente, insistiremos una vez más sobre el importante concepto de permu­
tabilidad de dos operadores R, S, es decir, sobre la relación RS = SR.
De RS = SR se deduce que

S … SSR = S … SRS = S … RSS = … = RS … SS,

esto es, R y S n son permutables entre sí (n = 1, 2, …). Esta relación vale también
para n = 0, puesto que R1 = 1R = R y S0 = 1. Cuando existe S -1, se tiene S -1 ⋅ SR ⋅
⋅ S -1 = S -1 ⋅ RS ⋅ S -1 y por consiguiente, dado que

S -1 ⋅ SR ⋅ S -1 = S -1S ⋅ RS -1 = RS -1, S -1 ⋅ RS ⋅ S -1 = S -1R ⋅ SS -1 = S -1R.

también es RS -1 = S -1R. Luego en S nR = RS n es lícito hacer n = -1 y, por lo tan­
to, n = -2, -3, … Resumiendo: R es permutable con todas las potencias de S. La
aplicación reiterada de este resultado permite demostrar que cada potencia de R
es permutable con cada una de las de S. Si R es permutable con S y T lo es también
con aS, cualquiera que sea a, con S ± T y con ST. De esto y del anterior resultado
se sigue que si R, S son entre sí permutables, lo son asimismo todos los polinomios
en R con todos los polinomios en S. En particular, basta hacer R = S para llegar
a la conclusión de que todos los polinomios en R son permutables entre sí.

6. El problema de valores propios


Hemos llegado ya suficientemente lejos como para poder dedicarnos, en el caso
del espacio de Hilbert abstracto, al problema que, en las realizaciones FZ y FΩ del
mismo, fue la cuestión capital de la Mecánica cuántica: la resolución de las ecua­
ciones E1 y E2 de I.3. Es el llamado problema de valores propios problema que
debemos formular de nuevo dándole unidad.
En I.3, lo mismo en E1 que en E2 se pedía hallar todas las soluciones j ≠ 0 de

E· Hj = lj,

184

Fund_MAT_02.indd 184 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

donde H es el operador hermítico correspondiente a la función de Hamilton (cf.


dicho §), j un elemento del espacio de Hilbert, y l un número real (H dado, j
y l incógnitos). Pero, además, se imponían ciertos requisitos en cuanto al núme­
ro de soluciones: se pedía hallarlas en número tal que

1.  En la teoría de las matrices, a partir de estas soluciones

j1 = {s11, s12, …},  j2 = {s21, s22, …}, …

(¡estamos en FZ !) se pudiese formar una matriz S = {smn}que posea una inversa S -1
(cf. I.3);

2.  En la teoría ondulatoria, cada una de las funciones de onda j (q1, …, qk)
(que no ha de ser necesariamente una solución) pueda desarrollarse en serie de
soluciones

j1 = j1(q1, …, qk),  j2 = jn(q1, …, qk), …

(j1, j2, … pueden corresponder a diferentes l):



ϕ (q1, …, qk ) = ∑ cnϕn(q1, …, qk ).
n =1

(En verdad, nada se dijo acerca de este punto en I.3; pero esta condición es indis­
pensable para el ulterior desarrollo de la teoría ondulatoria, en particular para la
«teoría de las perturbaciones» de Schrödinger.66)
En estas condiciones, 1 viene a ser lo mismo que 2 ; pues la matriz S transfor­
ma {1, 0, 0, …}, {0, 1, 0, …}, …, respectivamente en

{s11, s12, …},  {s21, s22, …}, …

y, por lo tanto, todo el espacio de Hilbert E∞ en la variedad lineal cerrada defi­nida


por j1, j2, …; y para que S -1 exista, debe esta última coincidir con E∞. Pero jus­
tamente lo mismo dice 2: también se pide aquí que cada j pueda ser aproximada
tanto cuanto se quiera por medio de combinaciones lineales de las j1, j2, …67.
Precisemos el alcance de esta condición, a la vez que examinamos las propiedades
de la ecuación E con ayuda del instrumento formal del que ahora podemos dis­
poner.
En primer lugar, es claro que podemos limitarnos a las soluciones ∙j ∙ = 1,
porque debe ser j ≠ 0, y junto con j es también solución aj. En segundo lugar,
no necesitamos exigir la realidad de l, puesto que ésta se deduce de Hj = lj:

(Hj, j) = (lj, j) = l (j, j) = l

185

Fund_MAT_02.indd 185 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

(cf. II.5, Nota 61). En tercer lugar, dos soluciones, j1, y j2, correspondientes a
valores diferentes de l, l1, y l2, son ortogonales entre sí:

(Hj1, j2) = l1(j1, j2), (Hj1, j2) = (j1 · Hj2) = l2(j1, j2);

luego, dado que l1(j1, j2) = l2(j1, j2) y l1 ≠ l2, se tiene (j1, j2) = 0.
Sean l1, l2, … todos los valores de l distintos entre sí para los cuales E tiene
solución. (Si para cada valor de l para el cual es resoluble Hj = lj, elegimos una
solución jl de módulo unidad, las jl constituyen un sistema ortonormal, según
lo dicho antes. En virtud de II.2, teorema 3(∞) el conjunto de las jl es, por ende,
o finito o infinito numerable, es decir, en ambos casos una sucesión; luego también
podemos disponer las l formando sucesión, eventualmente finita.) Para cada
l =  lr, todas las soluciones de Hj = lj componen una variedad lineal, y preci­
samente cerrada.68 Según el teorema 9 existe, por este motivo, un sistema ortonor­
mal jr, 1, …, jr, n de tales soluciones que define justamente esta misma variedad
r

lineal cerrada. El número nr es, evidentemente, el número máximo de soluciones


li­nealmente independientes para l = lr y por esto se le llama también multiplici-
dad del valor propio lr (n = 1, 2, …, ∞; puede presentarse el valor n = ∞, por
ejemplo para H = 1, l = 1). De acuerdo con lo antes dicho, las jr, 1, …, jr, n r

asociadas a diferentes valores r son también ortogonales entre sí; por lo tanto, en
conjunto, forman asimismo un sistema ortonormal

jr, n (r = 1, 2, …, n = 1, 2, nr).

Se ve que, por razón de su origen, este sistema define la misma variedad lineal
cerrada que el conjunto de todas las soluciones j de E.
Numeremos las jr, n de modo que formen una sucesión única: ψ1, ψ2, …, y
sean l(1), l(2), … las correspondientes lr. La condición antes formulada —que la
extensión lineal cerrada del conjunto de todas las soluciones de E debe coincidir
con E∞ —nos dice, por consiguiente, que lo mismo deben hacer ya y1, ψ2, …
(¡un conjunto parcial de soluciones!), esto es, según el teorema 7 a, que este siste­
ma ortonormal ha de ser completo.
Resolver el problema de valores propios en el sentido de la Mecánica cuántica
sería, según esto, hallar tantas soluciones

j = y1, y2, …  y  l = l1, l2, …

de E cuantas sean necesarias para poder formar con ellas un sistema ortonormal
completo. Pero esto es en general de todo punto imposible. Así, por ejemplo, en
la teoría ondulatoria se ve que para una parte de las soluciones de E (es decir, E2
en I.3) no es finita la integral del cuadrado de su valor absoluto,69 no pertenecen,
por lo tanto, al espacio de Hilbert* y es el caso que necesitamos de todas para

*  Aunque hable Neumann de soluciones de E, cuide el lector de no confundir el concepto de


solución a que aquí alude con el que ha sentado antes. ¿Cómo va a ser solución en el primer sentido

186

Fund_MAT_02.indd 186 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

poder desarrollar una función de onda cualquiera en serie de soluciones (cf. más
arriba). En el espacio de Hilbert (¡y sólo él consideramos en E!) no se encuentra,
pues, ningún sistema ortonormal completo de soluciones.
Por otra parte, la teoría de Hilbert relativa al problema de valores propios
muestra que este hecho no representa algo excepcional en el comportamiento de
los operadores (ni tan sólo en el de los continuos).70 Deberemos, pues, analizar las
consecuencias a que da lugar su aparición. (Qué significado físico le corresponde,
lo veremos más adelante, cf. III.3.) Cuando así ocurre, cuando el sistema ortonor­
mal entresacado del conjunto de las soluciones de E no es completo, se dice que
existe un «espectro continuo de H» (l1, l2, … constituyen el «espectro discreto de
H»).
Desde el momento que en E no se cumplen las condiciones requeridas, nues­
tra misión es ahora hallar una formulación adecuada para el problema de valores
propios relativo a los operadores hermíticos y aplicarla luego a la Mecánica cuán­
tica. Por de pronto, siguiendo a Hilbert, hemos de precisar y aclarar esta formu­
lación (cf. loc. cit. Nota 70).

7. Continuación
Vamos a someter aquí la ecuación

Hj = lj,

como también la pretensión de que a partir de sus soluciones se pueda formar un


sistema ortonormal completo, a un proceso de simple analogía, partiendo del caso
de un número finito de dimensiones, esto es, de los En.
En En, H es una matriz {hmn }, m, n = 1, …, n, hnm = hmn, y que las soluciones
j = {x1, …, xn} de Hj = lj, es decir, de

∑ hµν xν = λ xµ , (µ = 1, …, n),
ν =1

contienen un sistema ortonormal completo, es un hecho algébrico sobradamente


conocido.71
Esta propiedad del En, conforme vimos, no se puede transferir al E∞ mediante
el paso al límite n → ∞, de donde resulta que el problema de valores propios debe
formularse en éste de otra manera. Veremos a continuación que la formulación de
dicho problema en el En admite un cierto giro, y que en su nueva forma (equiva­
lente a la primitiva en En) permite la extensión al E∞. Es decir: ambas expresan lo

una función que no es de cuadrado sumable? Entiende por solución, en este punto concreto, una
función f, aunque no pertenezca al FΩ, para la que tenga sentido la aplicación a ella de H, y tal, ade­
más, que exista una constante l que junto con f satisfaga la ecuación H f = lf. (N. del T.)

187

Fund_MAT_02.indd 187 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

mismo en cada En (n = 1, 2, …) (a saber, la posibilidad de la reducción de las


matrices hermíticas a sus ejes principales); pero mientras la una puede hacerse
extensiva al E∞, la otra no.
Sea {x11, …, x1n}, …, {xn1, …, xnn}, el sistema ortonormal completo de so­
luciones de la ecuación de valores propios, y l1, …, ln, las correspondientes l.
Los vectores {x11, …, x1n}, …, {xn1, …, xnn}, forman, por lo tanto, un sistema de
coordenadas cartesiano en En. Las fórmulas de transformación de las coordenadas
X1, …, Xn en este sistema de referencia en las coordenadas x1, …, xn relativas al
sistema primitivo se expresan del siguiente modo:

{x1, …, xn} = X1{x11, …, x1n} + … + Xn{xn1, …, xnn},


es decir,
n n
x1 = ∑ X µ xµ1, …, xn = ∑ X µ xµn,
µ =1 µ =1

e inversamente
n n
X 1 = ∑ x1µ xµ , …, X n = ∑ xnµ xµ.
µ =1 µ =1

Con ayuda de las variables X1, …, Xn y otra nueva serie de variables y1, …, yn
(junto con las Y1, …, Yn que a éstas corresponden de acuerdo con las anteriores
n
fórmulas), podemos escribir las condiciones ∑ hµν xρµ = λρ xρµ así:
ν =1

n
⎛ n ⎞ n
∑ ⎜ ∑ hµν xρν ⎟ X ρ yµ = ∑ λρ x ρµ X ρ yµ , (*)
ρ, µ =1 ⎝ ν =1 ⎠ ρ, µ =1
*
o sea
n n
⎛ n ⎞⎛ n ⎞
(D). ∑ hµν xν yµ = ∑ λρ ⎜ ∑ xρµ xµ ⎟ ⎜ ∑ xρµ yµ ⎟ .
µ,ν =1 ρ =1 ⎝µ =1 ⎠ ⎝µ =1 ⎠

El carácter cartesiano de nuestro sistema de coordenadas, pero encuentra su


expresión en
n n
⎛ n ⎞⎛ n ⎞
(O). ∑ xµ yµ = ∑ ⎜ ∑ xρµ xµ ⎟ ⎜ ∑ xρµ yµ ⎟ .
µ =1 ρ =1 ⎝ µ = 1 ⎠ ⎝µ =1 ⎠

*  Es claro que el imponer a esta relación la condición de que quede satisfecha cualesquiera que
sean las Xr, yμ, equivale a las n condiciones anteriores. (N. del T.)

188

Fund_MAT_02.indd 188 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Por consiguiente, hallar una matriz {xmn} que posea las propiedades D, O, equi­
vale en En a la resolución del problema de valores propios. Y es el caso que en esta
forma se malogra el tránsito al E∞. No debe sorprendernos este fracaso, sin embar­
go, y ello por el siguiente motivo: las condiciones D, O no determinan completa­
mente las incógnitas lr, xmn. A decir verdad, y conforme muestra la teoría de estas
«reducciones a los ejes principales» (cf. loc. cit. en la Nota 71), las lr están unívo­
camente determinadas salvo en su orden de sucesión, y mucho peor es lo que
sucede con las xmn. Evidentemente, se puede multiplicar cada fila xr1, …, xrn por
un factor θr de valor absoluto igual a la unidad, y si algunos lr coinciden, ¡inclu­
so es lícito efectuar una transformación unitaria cualquiera de las correspondientes
filas xr1, …, xrn entre sí! Intentar el delicado paso al límite n → ∞ con tales can­
tidades no unívocamente determinadas, es enteramente inútil, pues ¡cómo va a
resultar convergente el proceso, si durante su desarrollo las lr, xmn pueden sufrir a
capricho grandes variaciones hechas posibles por su incompleta determinación!
Con todo, esto nos indica cómo hay que abordar el asunto: hemos de intentar
sustituir las condiciones D, O y las incógnitas lr, xmn por otras que posean la uni­
vocidad que echamos de menos, y se verá entonces que bien pocas dificultades
ofrece ya el paso al límite.
Si l es un valor cualquiera tomado por una o más de una lr la expresión

⎛ n ⎞⎛ n ⎞
∑ ⎜ ∑ xρµ xµ ⎟ ⎜ ∑ xρµ yµ ⎟
λρ = l ⎝ µ = 1 ⎠⎝µ =1 ⎠

es invariante respecto de los cambios arriba detallados (compatibles con D, O). Si


l es diferente de todos los lr, la tomaremos igual a cero, invariante con mayor
motivo por consiguiente. Por ende, también la forma hermítica (x, y representan
los sistemas x1, …, xn, y1, …, yn respectivamente)

⎛ n ⎞⎛ n ⎞
E (l; x, y) = ∑ ⎜ ∑ x ρµ xµ ⎟ ⎜ ∑ x ρµ yµ ⎟
λρ ≤l ⎝ µ = 1 ⎠⎝µ =1 ⎠

es invariante (¡l arbitrario!). Cuando se conocen las E (l; x, y) (es decir, sus coefi­
cientes), es fácil a partir de ellas volver a las lr ⋅ xmn. Luego si formulamos el pro­
blema de valores propios (esto es, D, O) de modo que en la nueva formulación
intervengan sólo las E (l; x, y), en vez de las lr, xmn, entonces habremos conseguido
la deseada formulación unívoca.
Sea, por lo tanto, E (l ) la matriz de la forma hermítica E (l; x, y).72 ¿Qué nos
dicen D, O acerca del haz de matrices E (l )?
O significa que cuando l es suficientemente grande (a saber, mayor que todas
las lr), es E (l ) = 1 (la matriz unidad). De la naturaleza de E (l ) se sigue que si l es
suficientemente pequeño (a saber, menor que todas las lr), es E (l ) = 0, y que
cuando l crece de -∞ a +∞, E (l ) es siempre constante excepto en un número fi­

189

Fund_MAT_02.indd 189 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

nito de puntos (los ocupados por aquellas de entre las l1 …, ln que son diferentes
entre sí y a los que llamaremos l 1 < l 2 < … < l m, m ≤ n) en los que cambia expe­
rimentando un salto. Y es el caso que la discontinuidad se da siempre a la izquier­
da del punto en que dicho salto tiene lugar, porque la ∑ , considerada como
λρ ≤l
función de l, es continua a la derecha. (Si hubiésemos elegido ∑ ocurriría al
λρ <l
revés.) Finalmente, vamos a demostrar que, para l' < l", es

E (l' )E (l" ) = E (l" )E (l' ) = E (l' ),

(¡se trata de productos de matrices!).


La demostración es más cómoda si E (l'; x, y), E (l"; x, y) se refieren al sistema
de coordenadas de las X1, …, Xn, e Y1, …, Yn. Tras la introducción de estas varia­
bles, E (l'; x, y), E (l"; x, y) toman la forma

∑ X ρY ρ y ∑ X ρY ρ .
λρ ≤l' λρ ≤l"

Las matrices asociadas presentan, por lo tanto, el siguiente aspecto: fuera de la


diagonal principal, sólo ceros ; sobre la diagonal, en la r-ésima casilla, la unidad,
si lr ≤ l' o lr ≤ l", respectivamente, si no, también cero. Pero para estas matrices
es patente la verdad de nuestra afirmación.
En cuanto a D, ésta nos dice, evidentemente, que

n m
∑ hµν xν yµ = ∑ lτ {E (lτ ; x, y) − E (lτ −1; x, y)}
µ,ν =1 τ =1

(l0 es un número cualquiera < l1). Pero como E (l ; x, y) es constante en cada uno
de los segmentos

-∞ < l < l 1; l 1 ≤ l < l 2; …; l m-1 ≤ l < l m; l m ≤ l < +∞,

para cada sistema de números

Λ0 < Λ1 < Λ2 < … < Λk,

supuesto que entre ellos figuren l 1, …, l m , se tendrá

n k
∑ hµν xν yµ = ∑ Λτ {E (Λτ ; x, y) − E (Λτ −1; x, y)}.
µ,ν =1 τ =1

190

Fund_MAT_02.indd 190 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

Si aplicamos al segundo miembro de esta igualdad la noción de integral de Stielt­


jes,73 podremos también escribirla del siguiente modo:

n +∞

µ,ν =1
hµν xν yµ =
∫ −∞
λdE(λ ; x, y).

(∫−∞
+∞ b
)
puede sustituirse por cualquier ∫a , con tal que a < l1 y b > lm . Cabe asimis­
mo considerar los coeficientes de uno y otro miembros de esta última, y escribir
la ecuación válida para todos ellos como ecuación entre matrices. Se obtiene en­
tonces
+∞
H= ∫ −∞
λdE(λ),

donde es H = {hmn}.
Con esto ha resultado el siguiente problema: Dada una matriz hermítica
H = {hmn}, hallar un haz de matrices hermíticas E (l)(-∞ < l < +∞) que posea las
siguientes propiedades:
pequeños 0
S1.  Para valores de l suficientemente
grandes { }
es E (l) =
1 {}
. E(l), con­
cebida como función de l, es constante, salvo en un número finito de puntos
excepcionales en los que sufre una variación brusca. El salto se produce siempre
precisamente a la izquierda de dichos puntos.
S2.  Siempre es E (l' ) E (l'' ) = E [Min (l' , l'' )].74
S3.  Es válida la igualdad

+∞
H= ∫ −∞
λdE(λ),

cuyo segundo miembro debe entenderse en el sentido de una integral de Stieltjes.


No vamos a entretenernos ahora en retroceder de S1-S3, a las soluciones de D, O
(aunque sería fácil), pues es únicamente esta forma del problema de valores propios
de la que necesitaremos en la Mecánica cuántica, antes bien pasamos sin más a la
generalización de S1-S3, efectuando el tránsito de un número finito de variables
a infinitas variables, esto es, de En a E∞.
En E∞ habremos de considerar H y E (l) corno operadores hermíticos, eviden­
temente —es decir, dado un tal H, intentaremos determinar un haz de operadores
hermíticos E (l) que guarde con H una cierta relación que sea el trasunto de S1-S3.
Hay que hallar, pues, lo análogo a éstas en dicho espacio.
La condición S2 la tomaremos sin modificar, porque en ella el número de di­
mensiones de En no representa papel ninguno. Sin embargo, y sirviéndonos de
los  resultados que obtuvimos relativos a los operadores de proyección (II.4), la

191

Fund_MAT_02.indd 191 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

enunciaremos de un modo algo distinto. En primer lugar, S2 nos dice que, para
l' = l" = l, E (l)2 = E(l), esto es, que los E (l) deben ser operadores de ­proyección.
Pero en tal caso, S2 significa que para l' ≤ l" es E (l' ) ≤ E (l" ) (cf. teorema 14 y
el texto que a él sigue en II .4. Nos hemos limitado a l' ≤ l", porque de lo que
ocurre en este supuesto se deduce lo que corresponde a l' ≥ l").
En+∞ lo que concierne a S3, es conveniente andar con una cierta cautela
H = ∫−∞ λdE(λ) carece, en rigor, de sentido, pues la integral de Stieltjes se define
para números y no para operadores. Con todo, es fácil sustituir H y E(l) por nú­
meros, de modo que la relación entre operadores pedida resulte de nuevo, pero
ahora con pleno sentido: se trata de que

+∞
(Hf , g) = ∫
−∞
λd[E(λ) f , g]

valga para todos los f, g de E∞, con tal que Hf tenga sentido; hay que ver
+∞
H = ∫−∞ λdE(λ) un símbolo, la cifra de lo que acabamos de decir.
S1, finalmente, es alterado en su esencia por el tránsito a un número infinito
de dimensiones. El punto hasta llegar al cual es E (l) = 0, el punto a partir del
cual es E (l) = 1 y los puntos en los que E (l) efectúa sus saltos discontinuos, son
efectivamente en En los valores propios de H, y los intervalos en los que E(l) se
mantiene constante, aquellos en que no aparecen dichos puntos. Pero ahora, cuan­
do n → ∞, las cosas pueden ocurrir de un muy otro modo, a saber: el menor
valor propio puede tender a -∞, el mayor a +∞, y en cuanto a los restantes, dado
que son cada vez más y más numerosos, acaso se distribuyan siempre con mayor
densidad, hasta el extremo que los intervalos en que es constante E (l) se contrai­
gan eventualmente y tiendan a reducirse a puntos. (Esto último, en particular, es
el síntoma que, en la teoría de Hilbert, anuncia la aparición del llamado espectro
continuo.75) Luego, en el paso de En a E∞, debemos modificar esencialmente S1.
hay que tener en cuenta la eventual desaparición del carácter discreto, a saltos, de
la variabilidad.
Desde este punto de vista, es muy plausible prescindir de la pretensión de que
los valores 0 y 1 sean accesibles a E (l) e imponer simplemente la convergencia a
0 y a 1 para l → -∞ y l → +∞, respectivamente ; del mismo modo, junto a aquel
comportarse E (l) como constante a lo largo de ciertos segmentos y al carácter
discontinuo en los extremos de los mismos, surge la licitud de un crecimiento
continuo. En cambio, la condición menos radical de que en los posibles puntos
de discontinuidad ésta se presente a la izquierda, podemos conservarla por vía de
ensayo. Por consiguiente, formularemos S1 en los siguientes términos: para l → -∞,
E (l) → 0, para l → +∞, E (l) → 1, para l → l0 y l ≥ l0, E (l) → E (l0).76
Acerca de S3, hay que observar aún algo más. En el En, si Ft es la matriz E (lt) -
m
- E (lt - 1), se tenía H = ∑ lτ Fτ . En virtud de S2, es por otra parte,
τ =1

192

Fund_MAT_02.indd 192 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

para s ≥ t Ft E (ls) = E (lt )E (ls) - E (lt - 1)E (ls)


= E (lt ) - E (lt - 1) = Ft ,

para s ≤ t - 1 Ft E (ls) = E (lt )E (ls) - E (lt - 1)E (ls)


= E (ls) - E (ls) = 0,

de donde, ya que Fs = E (ls) - E (ls - 1),

⎧Fτ , para τ = σ ,
Fτ − Fσ = ⎨
⎪⎩0, para τ ≠ σ .

Luego vale la igualdad

2
⎛m ⎞ m m
H2 = ⎜ ∑ lτ Fτ ⎟ = ∑ lτ lσ Fτ Fσ = ∑ lτ2 Fτ ,
⎝ τ =1 ⎠ τ ,σ =1 τ =1

m
y del mismo modo H p = ∑ lτp Fτ . Por lo tanto, la misma transformación que en el
τ =1
caso de sólo H nos dará

+∞
H2 = ∫−∞
λ 2 dE (λ).

De acuerdo con esto, supondremos la validez en E∞ de la ecuación simbólica aná­


logamente construida, esto es, numéricamente,

+∞
(H2 ⋅ f , g)= ∫ −∞
λ 2 d[E(λ )f , g],

que, por otra parte, comprobaremos en lo que sigue. Para f  = g, y pues

(H2f, f  ) = (Hf · Hf  ) = ∙Hf  ∙2,  [E (l)f , f  ] = ∙E (l)f  ∙2,

se sigue de ahí que


+∞

∫ λ 2 d ⎡⎣ E(λ )f ⎤⎦ .
2 2
Hf =
−∞

Esta fórmula, pero, permite contar con que las E ( l ) no sólo fijen el valor de
Hf cuando éste tiene sentido, sino también cuándo lo tiene, pues el integrando de

193

Fund_MAT_02.indd 193 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

+∞
la ∫−∞ λ 2 d ⎡⎣ E(λ )f ⎤⎦ es constantemente no negativo (l2 ≥ 0) y la expresión que
2

sigue al signo d (es decir, ∙E (l)f  ∙2, cf. S2 y el teorema 15 en II.4) es no decrecien­


te ; por consiguiente, dicha integral es de por sí convergente, esto es, cero o finita
y positiva, o propiamente divergente, es decir, +∞.77 Y es el caso que esto vale
independientemente de la relación con H, sin atender a que Hf tenga sentido o
no. Por esto cabe esperar que Hf tenga sentido (Hf elemento de E∞) cuando y
+∞ 2
sólo cuando el presunto valor de ∙Hf  ∙2, es decir, la expresión ∫−∞ λ 2 d E(λ )f , que
tiene sentido para todo f, sea finito.
Resumiendo, la nueva formulación de S1-S3 reza así:
Dado un operador hermítico H, determinar un haz E(l) de operadores de
proyección (-∞ < l < +∞) que tenga las siguientes propiedades:

S1. Para l → -∞, E (l) f → 0; para l → +∞, E (l) f → f ; para l → l0, sien­
do l ≥ l0, E (l) f → E (l0) f. Todo ello cualquiera que sea f.
S2. De l' ≤ l" se sigue E (l' ) ≤ E (l" ).
S3.  La integral

+∞

∫ λ 2 d ⎡⎣ E(λ )f ⎤⎦,
2

−∞

que de suyo es convergente (0 o finita y positiva) o propiamente divergente, de­


termina el dominio de definición de H : Hf tiene sentido siempre y sólo cuando
dicha integral es convergente, en cuyo caso, además, para todo g es

+∞
(Hf , g) = ∫
−∞
λ d[E(λ )f , g].

(La última integral es absolutamente convergente cuando la primera es ­finita.78)


En las propiedades S1, S2 no aparece en modo alguno H. Un haz de operado­
res de proyección E (l) que goce de ellas lo llamaremos una descomposición de la
unidad. De una tal descomposición que guarde con H la relación S3, diremos que
corresponde a H.
Por lo dicho, podemos formular el problema de valores propios del E∞, en los
siguientes términos: Dado un operador hermítico H, ¿existen siempre descompo­
siciones de la unidad que le correspondan y cuántas? (Sería de desear que la res­
puesta fuera: existe siempre exactamente una.) Además, será menester que exami­
nemos cómo se comporta nuestra definición del problema de valores propios
respecto de los métodos en general seguidos en Mecánica cuántica (en particular,
en la teoría ondulatoria) para la determinación de los valores propios de los ope­
radores hermíticos.

194

Fund_MAT_02.indd 194 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

8. Consideraciones generales relativas al problema


de valores propios
Ante nuestra definición del problema de valores propios, la primera cuestión
que se plantea es ésta: Son tan distintas S1-S3 del problema de que partimos al
empezar el último párrafo, que ya no es posible reconocer en modo alguno qué
pueden tener que ver con él. Verdad es que en el En pudimos deducir S1-S3 de las
condiciones que en aquél se daban; pero las circunstancias son muy otras en el E∞
las dos formulaciones no son ya equivalentes, mientras sí lo eran en el En. Es, por
consiguiente, todo el problema lo que se plantea de un modo nuevo, y hay que
averiguar hasta qué punto la nueva formulación comprende a la anterior, esto es,
cuándo y cómo nuestras E (l) determinan las l1, l2, … y las j1, j2, … de antes.
Si al operador hermítico A le corresponde la descomposición de la unidad E(l),
¿cuándo es resoluble la ecuación

Af  = l0f  ?.

Veamos: A f  = l0 f  significa lo mismo que (A f , g) - l0( f, g) = 0 para todo g, es
decir,
+∞ +∞ +∞
0= ∫
−∞
λ d[E(λ) f , g] − λ0( f , g) = ∫ −∞
λ d[E(λ) f , g] − λ0 ∫ −∞
d[E(λ) f , g] =
+∞
= ∫ −∞
(λ − λ0 )d[E(λ) f , g],

cualquiera que sea g.


Hagamos primero g = E (l0) f ; resulta entonces
+∞ +∞

∫ ∫
2
0= (λ − λ0 )d[E(λ) f , E (λ0 )f ] = (λ − λ0 )d[ E (min (λ, λ0 )f ].
−∞ −∞

+∞ λ0 +∞ λ0
La integral ∫−∞ podemos descomponerla en ∫−∞ + ∫λ . En la ∫−∞ podemos sustituir
0
+∞
min (l, l0) por l, en la ∫λ0
, por l0. En esta última integral, por ende, aparece
detrás del signo d una constante, y, por tal razón, es nula. Queda así para la pri­
mera, una vez cambiado el signo al integrando,
λ0


2
(λ0 − λ)d[ E (λ)f ] = 0.
−∞

Hagamos, en segundo lugar, g = f ; resulta entonces


+∞ +∞

∫ ∫
2
0= (λ − λ0 )d[E(λ) f , f ] = (λ − λ0 )d[ E (λ)f ].
−∞ −∞

195

Fund_MAT_02.indd 195 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Si a esta ecuación sumamos la que inmediatamente precede, obtenemos


+∞


2
(λ − λ0 )d[ E (λ)f ] = 0.
λ0

Consideremos algo más detenidamente las dos integrales

λ0 ∞

∫ ∫
2 2
(λ − λ0 )d[ E (λ)f ], (λ − λ0 )d[ E (λ)f ].
−∞ λ0

En ambas el integrando es ≥ 0 y tras el signo d aparece una función de l mo­


nótona no decreciente. Por consiguiente, tenemos, para cada e > 0,

λ0 λ0 − ε λ0 − ε

∫ ∫ ∫
2 2 2
0= (λ0 − λ)d[ E (λ)f ] ≥ (λ0 − λ)d[ E (λ)f ] ≥ ε d[ E (λ)f ] =
−∞ −∞ −∞
2
= ε E (λ0 − ε )f ,
∞ ∞ ∞

∫ ∫ ∫
2 2 2
0= (λ − λ0 )d[ E (λ)f ] ≥ (λ − λ0 )d[ E (λ)f ] ≥ ε d[ E (λ)f ] =
λ0 λ0 + ε λ0 + ε
2 2 2
= ε[ f − E (λ0 + ε )f ] = ε f − E(λ0 + ε )f .

Los últimos miembros son, pues, ≤0; pero como, de otra parte, son idénticamen­
te ≥0, deben ser nulos. Por consiguiente,

E(l0 - e)f  = 0,  E(l0 + e)f  = f,

cualquiera que sea e > 0. Por razón de la continuidad a la derecha de E(l), en la


segunda de estas dos ecuaciones cabe hacer que e → 0: E (l0) f  = f. Si ahora, en la
misma ecuación, hacemos e = l - l0 ≥ 0, supuesto l ≥ l0, resulta E(l)f = f, mien­
tras que, para l < l0 y haciendo e = l0 - l, de la primera se sigue que E (l)f = 0.
Resumiendo: para todo f  solución de Af  = l0 f es

⎪⎧ f para λ ≥ λ0,
E (λ) f = ⎨
⎩⎪0 para λ < λ0.

Esta condición, pero, no es sólo necesaria, sino también suficiente, pues de


cumplirse ella se deduce que será
+∞
(Af , g) = ∫ −∞
λ d[E (λ)f , g] = λ0( f , g)

196

Fund_MAT_02.indd 196 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

(no se pierda de vista la definición de la integral de Stieltjes dada en la Nota 73)


cualquiera que sea g, es decir, (Af  - l0 f , g) = 0 para todo g, o sea, Af = l0 f .
Ahora bien: ¿cómo debemos interpretarla? En primer lugar implica una dis­
continuidad de E (l) en el punto l = l0. Según el teorema 17 de II.4, E (l) debe
tender a un operador de proyección tanto para l → l0, l < l0, cuanto para
l → l0, l > l0. Sean E (1) (l0) y E (2) (l0) estos límites, respectivamente.79 De acuer­
do con S1, E  (2) (l0) = E (l0); pero si l0 es punto de discontinuidad, E  (1)(l0) ≠ E(l0).
Para l < l0 es E (l) ≤ E (l0), en virtud de S2, y, por lo tanto, siempre es E (1)(l0) ≤
≤ E (l0). Luego E (l0) - E  (1)(l0) es un operador de proyección y para que l0 sea
un punto de discontinuidad de E (l) es necesario y basta que este operador sea ≠0.
El ser E (l)f  = 0 para todo l < l0 trae consigo que E (1)(l0)f  = 0, y esto último
a su vez tiene como consecuencia lo primero, pues cualquiera que sea l < l0
es  E(l) < E (1)(l0). Por otra parte, que E(l)f  = f , para todo l ≥ l0, se sigue de
E(l0)f  = f, porque en estas condiciones E (l0) ≤ E (l), E (l)E (l0) = E(l0) y, por
lo tanto, E (l)f  = E (l)E (l0) f  = E (l0) f  = f . Luego, que E (1)(l0) f  = 0 y E (l0) f  = f ,
o lo que es lo mismo (teorema 14, II.4), que [E (l0) - E (1)(l0)] f  = f , es condición
necesa­ria y suficiente para que Af  = l0 f . De otro modo, si hacemos E(l0) - E(1)(l0) =
= PM , es necesario y basta para que Af  = l0f  el que f pertenezca a Ml .
l0 0

Queda así demostrado que Af  = lf  tiene una solución f  ≠ 0 sólo en los pun­
tos de discontinuidad l0 de E (l) y las soluciones correspondientes a l0 forman la
variedad lineal cerrada Ml poco ha definida.
0

Resulta, pues, que el sistema ortonormal completo constituido por soluciones de


Af  = lf , que buscábamos en II.6, existe siempre y sólo cuando las Ml (-∞ < l0 < ∞)
0

tomadas en conjunto definen como variedad lineal cerrada asociada precisamente


al E∞ [Hemos discutido ya en II.6 cómo debe en tal caso llevarse a cabo la cons­
trucción de dicho sistema. Que las Ml son entre sí ortogonales, podemos verlo
0

nuevamente: de l0 < m0 se sigue


PM ⋅ PM = [E (l0) - E (1)(l0)] [E (m0) - E (1)(m0)] = 0,
l0 m0

ya que
E (l0) - E (1)(l0) ≤ E (l0) ≤ E (1)(m0),  E (m0) - E (1)(m0) ≤ 1 - E (1)(m0).]
Sin averiguar qué condiciones son las precisas para un tal comportamiento, pode­
mos en todo caso fijar el siguiente extremo: la identificación de aquella extensión
lineal cerrada con el E∞ es imposible cuando existe un intervalo m1, m2 en el que
E (l) crece de modo continuo [esto es, m1 < m2, E (l) continuo en m1 ≤ l ≤ m2
y E (m1) ≠ E (m2)]. En efecto: para l ≤ m1 es E (l) - E (1)(l) ≤ E (l) ≤ E (m1); para
m1 < l ≤ m2 es E (l) - E  (1)(l) = 0, a causa de la continuidad supuesta; para m2 < l
es E (l) - E  (1)(l) ≤ 1 - E (1)(l) ≤ 1 - E (m2). Luego E (l) - E  (1)(l) es siempre or­
togonal a E (m2) - E (m1). Sea PN = E (m2) - E (m1); entonces todas las Ml son orto­
gonales a N. Si fuera posible extraer del conjunto de las Ml un sistema ortonormal
completo, N contendría como único elemento el 0, es decir, sería E (m2) - E (m1) = 0,
contra la hipótesis.

197

Fund_MAT_02.indd 197 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Llamaremos espectro discreto del operador hermítico A, al que corresponde la


descomposición de la unidad E (l), al conjunto de los puntos de discontinuidad
de E (l), es decir, aquellos puntos l para los cuales tiene solución f  ≠ 0 la ecuación
Af  = lf . Si en cada Ml ≠ 0 elegimos un f  de módulo unidad, ∙ f  ∙ = 1, obtendre­
mos un sistema ortonormal, por razón de la ortogonalidad de las Ml. Según el
teorema 3 del II.2, este sistema es finito o infinito numerable; luego las l del es­
pectro discreto de A forman como máximo una sucesión infinita.
Todos aquellos puntos en cuyos entornos no es constante E (l) constituyen,
por definición, el espectro de A. Vimos que si existen intervalos en los que penetra
el espectro de A, pero no el espectro discreto —esto es, intervalos de continuidad
de E (l) en los cuales no es éste constante—, el problema de valores propios no es
resoluble en el sentido en que fue formulado al principio de II.6. No seguiremos
investigando las condiciones precisas en las que el problema no se puede resolver:
así ocurre también, eventualmente, cuando el espectro discreto penetra en todos
los intervalos en los que existen puntos del espectro; la separación del espectro
discreto del resto es en tal caso considerablemente ardua, y ya no pertenece pro­
piamente a nuestro objeto. (El lector encontrará el estudio de estas cuestiones en
las citadas memorias de Hilbert.)
Lo que sí haremos, en cambio, es indicar cómo hay que construir los E(l)
cuando existe un sistema ortonormal completo j1, j2, … de soluciones de Aj = lj
(con l = l1, l2, … para j = j1, j2, …, respectivamente), es decir, en el caso que
llamaremos caso del espectro discreto puro. Los E(l). son precisamente

E (λ) = ∑ P[ϕρ ]. 80
λρ ≤ λ

(La suma ∑ puede no contener ningún sumando, y entonces es E (l) = 0; o un


número finito, y su significado es entonces claro; o una infinidad numerable, en
cuyo caso converge según lo dicho al final del II.4.)
En efecto: S2 es evidente, pues, para l' ≤ l".

E (λ") − E (λ') = ∑ P[ϕρ ]


λ' < λρ ≤ λ"

es un operador de proyección, y, por lo tanto, E (l' ) < E (l" ) (teorema 14). S1 se


demuestra así: Para cada f es

∑ = ∑ f , ϕ ρ = Nota 81 = f
2 2 2
P[ϕρ ] f
ρ ρ

∑ P[ϕ ] f
2
(teorema 7), o sea, la ρ
es convergente. Por consiguiente, para cada e > 0
ρ
podemos hallar un número finito de sumandos tal que la ∑ relativa sólo a éstos
ν

198

Fund_MAT_02.indd 198 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

sea ya >∙ f ∙2 - e y, por lo tanto, que cada extendida ∑' a sumandos de entre los
ν
que faltan en la anterior sea <e. Entonces es también
2
∑' P[ϕ ] f = ∑' P[ϕρ ] f
2
ρ
< ε.
ρ ρ

De aquí resulta, en particular, que


2 2 2
∑ P[ϕρ ] f < ε, ∑ P[ϕρ ] f < ε, ∑ P[ϕρ ] f <ε
λρ ≤ λ λρ > λ λ0 < λρ ≤ λ

si se elige l, respectivamente, suficientemente pequeño, suficientemente grande,


o lo bastante próximo a l0(l ≥ l0). Luego, en efecto,

E(λ)f = ∑ P[ϕρ ] f → 0 para λ → −∞,


λρ ≤ λ

f − E(λ)f = ∑ P[ϕρ ] f → 0 82 para λ → +∞,


λρ > λ

E(λ)f − E(λ0 )f = ∑ P[ϕρ ] f → 0 para λ → λ0 , λ ≥ λ0 ,


λ0 < λρ ≤ λ

es decir; S1 se cumple.
Para cerciorarnos de la validez de S3, pongamos f  = x1j1 + x2j2 + …, por ende

∑ λρ2 xρ
2
Af = l1x1j1 + l2x2j2 +… Para que Af tenga sentido, debe ser finita la .
Pero ρ =1

∞ ∞ ∞

∫ ∫ λ 2 d ⎛ ∑ xρ ⎞ = Nota83 = ∑ λρ2 xρ ,
2 2 2
λ 2 d E (λ)f =
−∞ −∞
⎝ λρ ≤ λ ⎠ ρ =1

∞ ∞ ∞

∫−∞
λ 2 d[E (λ)f , g]2 =
∫ −∞
λ d ⎛ ∑ xρ yρ ⎞ = Nota83 = ∑ λρ xρ yρ = (Af , g).
⎝λρ ≤λ ⎠ ρ =1

Por lo tanto, también S3 queda satisfecha.


A continuación examinaremos dos casos de espectro continuo puro, esto es,
dos casos en que no existe espectro discreto. Sea E∞ el espacio de todas las funcio­
nes f (q1, …, qk) tales que la
∞ ∞

∫ ∫
2
… q1, …, qk dq1 … dqk
−∞ −∞

es convergente, y A el operador qj…, cuyo carácter hermítico es evidente (cf. II.5).

199

Fund_MAT_02.indd 199 9/5/18 10:11


Fundamentos matemáticos de la mecánica cuántica

Nótese que Af  = lf  significa que debe ser (qj - l)f (q1, …, qk) = 0, es decir,
f (q1, …, qk) = 0 en todo el espacio, salvo acaso en el plano de k - 1 dimensiones
qj = l. Sin embargo, lo que en él le suceda a f carece de importancia (según lo
dicho en II.3 al tratar de la condición B), porque la medida −L de dicho plano
(es decir, su volumen) es cero: luego f  ≡ 0.84 Nunca existe, pues, en este caso, una
solución de Af  = l f que sea ≠0. Pero también se ve (¡inexacto!) dónde hay que
presumir la solución. Una combinación lineal de soluciones correspondientes a
varias l, por ejemplo l = l', l", …, l(s), sería un f  que sólo para

qj = l', l", …, l(s)

es ≠0. Cabe considerar, por consiguiente, como combinación lineal de todas las
soluciones para las que l ≤ l0, un f  que sólo para l < l0 es ≠0. Pero en el caso
del espectro discreto puro teníamos que

E(λ0 ) = ∑ P[ϕρ ] = PNλ0, Nλ0 = [ϕ ρ (λρ ≤ λ0) ],


λρ ≤ λ0

esto es, Nl se compone de las combinaciones lineales de todas las jr tales que
lr <  l0, es decir, de todas las soluciones de Af  = lf  con l ≤ l0. Luego hay que
esperar —naturalmente esto es inexacto y debe considerarse sólo desde el punto
de vista heurístico —que ahora será E (l0) = PN , donde Nl está constituida por l0 0

aquellos f que sólo para qi < l0 son ≠0. E∞ - Nl consta entonces, evidentemente, 0

de aquellos f que para qi ≤ l0 son siempre =0. Por consiguiente es

⎪⎧ f (q1, …, qk ), para q j ≤ λ0⎪⎫


E(λ0) f (q1, …, qk ) = ⎨ ⎬
⎩⎪ 0 para q j > λ0 ⎭⎪

Hemos hallado así, aunque por vía no rigurosa, un haz de operadores de pro­
yección de los que cabe conjeturar que cumplen S1-S3 respecto de nuestro A. Es
obvio que S1 y S2 quedan satisfechas, y aun que en S1 lo queda la condición re­
lativa a l → l0 incluso sin la adicional de haber de ser l ≥ l0, es decir, E (l) es
continuo para cualquier valor de l. Para ver que también se cumple S3, basta
probar que subsisten las ecuaciones allí indicadas:


∫−∞ λ 2d E(λ)f
2 ∞
= ∫−∞ λ 2 d (∫−∞
∞ λ ∞
… ∫−∞…∫−∞ f (q1,…, q j ,…, qk ) dq1 … dq j … dqk =
2
)
= ∫−∞ λ 2

(∫ ∞
−∞
∞ 2
… ∫−∞ f (q1,…, q j −1, λ , q j +1,…, qk ) dq1,…, dq j −1dq j +1 … dqk d λ = )
∞ ∞
= ∫−∞… ∫−∞ q 2j f (q1,…, q j −1, q j , q j +1 ,…, qk ) dq1,…, dq j −1dq j dq j +1 … dqk = Af ,
2 2

200

Fund_MAT_02.indd 200 9/5/18 10:11


Generalidades acerca del espacio de Hilbert abstracto

∫−∞ λ d[E(λ)f , g] = ∫−∞ λ d (∫−∞… ∫−∞…∫−∞ f (q1,…, q j ,…, qk )g(q1,…,q j ,…, qk )dq1 … dq j … dqk ) =
∞ ∞ ∞ λ ∞


= ∫−∞ λ (∫
−∞
∞ ∞
… ∫−∞ f (q1,…, q j −1, λ , q j +1,…, qk )g(