Está en la página 1de 2

CICLO TECTONICO ANDINO

El ciclo tectónico Andino que dio origen a los Andes comienza en el Jurásico Inferior con
la reactivación de la subducción en el margen. En este momento y hasta el Cretácico
Inferior, la subducción era sobre un continente fijo dominado por un régimen extensivo.
Luego, a finales del Mesozoico, alrededor de los 80 Ma, se produce un salto muy fuerte
que cambia la dinámica del margen andino, producto de la aceleración de Sudamérica
hacia el oeste como resultado de la separación de África cambiando el ángulo de
subducción de tipo Mariana a chilena (Uyeda y Kanamori, 1979 en Camus, 2003),
imponiendo así una fuerte compresión en el margen andino.

De este modo, la historia de la formación de los Andes se divide en 2 etapas, una primera
etapa extensiva desde Jurásico-Cretácico Inferior y una segunda etapa compresional
desde el Cretácico Superior al Reciente (Camus, 2003).

En la evolución de este ciclo en Chile, Charrier et al., 2007, divide el margen de los Andes
en 3 grandes segmentos: Altiplano-Puna (15-27°S), Cordillera Frontal-Cordillera
Principal (27-39°S) y Andes Sur-Australes (40-56°S), agrupándolas en dos regiones, una
de los 15° hasta los 39°S y la segunda de los 40°S hacia el sur, según sus características
paleogeográficas.

En la primera etapa, extensiva (Jurásico-Cretácico Inferior), la primera región (15-39°S),


está caracterizada por el desarrollo de un arco magmático paralelo al margen oeste de
Gondwana coincidiendo en gran parte con el norte de Chile con el arco La Negra que se
extiende desde los 18° hasta los 33°S en la Cordillera de la Costa, y con una cuenca de
trasarco al este que incluye la Cuenca de Tarapacá (18-28°S), la Cuenca Marginal
Abortada de Aconcagua (28-33°S) y la Cuenca de Neuquén (36-39°S), (Camus, 2003),
mientras que la segunda región, de los 40°S hacia el sur, está caracterizado por el
ensamble de Patagonia y la disgregación de Pangea. En la segunda etapa, compresiva
(Cretácico Superior-Reciente), el arco magmático migra hacia el este y las cuencas de
antepais se desarrollan en el lado este del arco, principalmente en el norte del país,
mientras que en el centro-sur permanecieron estacionarias.

Posteriormente a la separación propuesta por Camus en el 2003, Charrier, 4 años más


tarde propone que el ciclo puede ser divido en dos periodos principalmente, subdividido
el primero periodo en dos, dando así tres etapas: Jurásico Inferior tardío a Cretácico
Inferior tardío – Cretácico Superior a Eoceno Medio – Eoceno tardío al Presente,
(Charrier et al., 2007) (Fig.1). Estas etapas describen una historia de subducción donde
en una primera etapa hay extensión y una segunda etapa pulsos compresivos distintos
que permitieron crear los Andes.

FASE INCA (PALEOGENO – NEOGENO)

En tiempos del Eoceno, tal vez de medio a temprano; se producen perturbaciones


locales que culminan en el Eoceno terminal con fuerte deformación compresional,
evidenciadas por plegamientos que afectan a las Capas Rojas fin cretácicas, así como por
fallamiento inverso, siéndola región más afectada la zona norte y central de la Cordillera
Occidental; donde al ser desplazadala pila sedimentaria mesozoica contra el
geoanticlinal del Marañón, se genera imbricamiento a lo largo de fallas inversas de alto
ángulo (Dpto. de Cajamarca, La Libertad y Ancash).