Está en la página 1de 2

Introducción. Contexto. Período arcaico-tiranías.

Entre 1200 y 950 a.C. se denomina como una época oscura en Grecia a causa de la falta de fuentes.
Micenas y Tebas son abandonadas y el esplendor del arte micénico cae.

Las explicaciones de la decadencia han sido múltiples: desde unas supuestas invasiones de dorios o griegos del norte
que concluirían violentamente con la Edad del Bronce griego, a un hundimiento general del comercio interregional en el
tránsito del primer milenio debido a la irrupción de los Pueblos del Mar (Olmos, S/F, p. 248).

Desaparece tanto la burocracia palacial como también la escritura y la única fuente que se tiene de
la época es la cerámica.
En el siglo XI a.C. ya estamos situados en la denominada Edad de Hierro, es decir, se empieza a
trabajar con dicho metal (aunque se sigue trabajando con bronce) y el siglo siguiente es denominado
como el “Renacimiento griego” que termina en el siglo VIII a.C. Tenemos en el Renacimiento
griego la aparición de la aristocracia como también la creación de las polis. En dicho período se
prioriza el parentesco, se restablece el comercio a largas distancias 1, los viajes marineros están
representados en el poema Homérico de la Odisea.
Dentro de este período también se encuentra el desarrollo de la cultura “geométrica”, comenzando
dos siglos después de la ciudad de Hierro.

Podemos remarcar que en el siglo VI a.C. se comienza la denominada “época antigua griega”. En lo
que respecta a la sociedad, hay tensiones entre los campesinos y los nobles generando así una nueva
visión política el cual se denominada tiranía, siendo esta una “forma de gobierno autocrático en la
ciudad-estado del arcaísmo, [que] logra el apoyo de campesinos contra los oligarcas” (Olmos, S/F,
p. 253). Se insta al resto de la población pelear con todas las herramientas que tenía disponible
contra el noble (Una representación de dichas batallas es la IMAGEN 395).
La tiranía triunfa y con el paso del tiempo aumentan tanto la actividad artesanal como los
intercambios comerciales. Es por ello que el tirano intenta generar obra pública con fines
propagandísticos. “El período arcaico se caracteriza por la remodelación del espacio urbano con el
crecimiento de la reordenación de áreas sagradas, como la Acrópolis de Atenas, y de su ágora o
plaza pública” (Olmos, S/F, p. 253). Para legitimar el poder, el tirano además comienza a generar
“fiestas populares” dirigidas hacia dioses, por ejemplo el caso de las Panateneas. En consecuencia,
hay además más creaciones de mitos y héroes ciudadanos. Dentro de este período se encuentran
también aportes de grandes filósofos. “El arcaísmo busca la exterioridad, la monumentalidad, la
apariencia sensible y los nombres de los seres y las cosas. La belleza del noble es virtud. Y la virtud,
belleza” (Olmos, S/F, p. 254). se acaba el período tiránico en el siglo V a.C.

Arquitectura
Los orígenes del templo griego. Influencias.
Las polis tendrán como característica es resurgimiento de creencias y de cultos religiosos pasados
en común de las personas que habitaban esas nuevas ciudades-estados. “Los principales nombres de
los dioses del panteón griego son herencia inequívoca de la Edad de Bronce y ciertos lugares de
culto continúan o se recuperan en el nuevo período” (Olmos, S/F, p. 249).

Como antecedente palacial se tiene un modelo de arcilla que fecha hace 1000 a.C. Puede estar
representando a una tumba cretense (tholos), “redescubierta ahora por los cretenses de la edad
oscura como templo o casa individual del dios” (Olmos, S/F, p. 249). (IMAGEN 388)

Otro antecedente como origen del templo es la vieja estructura denominada mégaron.

Tres rasgos se irán definiendo como templo el espacio abierto de la naturaleza donde tiene lugar el culto: el altar para
los sacrificios, al aire libre; una habitación – oikos – que con el tiempo acogerá la estatua de culto y las ofrendas pero

1 Olmos, S/F, p. 248


que en un primer momento ha podido servir para comidas comunes o como albergue; y un recinto, el témenos, que
separa este lugar sagrado del exterior (Olmos, S/F, p. 249).

En el Siglo VIII a.C. en encuentran antecedentes de templos en representaciones pequeñas de


arcilla, adobe y madera que estaban compuestos por una sola habitación. Se interpreta que en la
misma se otorgaban las ofrendas del dios Hera Acrea en Peracora (IMAGEN 389).
En la época antigua, el cambio de los palacios hechos de madera a hacerlos de piedra una
interpretación fue por el vinculo comercial con Egipto. “La sucesión de columnas de los templos
egipcios estimularía esa impresión de solidez y monumentalidad que recoge luego la columnata
dórica” (Olmos, S/F, p. 254).

Cerámica.
En el período geométrico se manifiesta principalmente en la cerámica. Se asocia con el
florecimiento de las ciudades-estados. Este tipo de arte se considera principalmente decorativo. Se
utilizan líneas oscuras sobre el fondo claro de la arcilla. Se utilizan “franjas, motivos en zigzag,
grecas, meandros, triángulos, esvásticas, etc” (Olmos, S/F, p. 250). Al avanzar en el período
geométrico se comienza a bosquejar representaciones humanas y de animales.

En el siglo VIII a.C. surgen ensayos de una temprana narrativa con escenas de combate, navales o terrestres, de carácter
heroico, que sirven de modelo y referencia a la aristócrata que se entierra con los vasos (…). [los vasos cerámicos]
narran los funerales de nobles atenienses: caballos y compañeros del difunto lamentándose junto a plañideras son signos
de prestigio ante la nueva sociedad (IMAGEN 390) (...). La temprana edad aristocrática busca sus raíces en las hazañas
de los héroes del pasado. Tras varios siglos sin apenas testimonios iconográficos, Grecia recupera el universo de la
imagen y su inmensa capacidad narrativa (Olmos, S/F, pp. 250-251).

OLMOS 255

Intereses relacionados