Está en la página 1de 1

En este Día Nacional del Cine Mexicano se vale protestar, reclamar y

debatir la elección porque, amigos chilangos, razón de sobra tendrán en


alegar que varias bellezas hechas en nuestro país quedaron fuera. ¡Y qué
bueno que armen mitote! Porque eso habla de que están al tiro con
apreciar el talento que nos cargamos como nación para contar historias en
la pantalla grande.

Los olvidados

“Ojalá los mataran a todos antes de nacer”, pronuncia con cierta excitación
el ciego Carmelo tras escuchar el balazo con que la policía da muerte a el
Jaibo. Esta secuencia es un cierre perfecto a una obra maestra que retrata
de forma trágica lo que vivían niños y adolescentes de los barrios
marginales chilangos en los años 50. La frase, en voz de un magistral
Miguel Inclán, es dura y brutal porque acto seguido el espectador ve morir
a un odiado joven delincuente protagonizado por un Roberto Cobo que lleva
el personaje al realismo.