Está en la página 1de 5

CONCEPTOS Y TÉRMINOS BÁSICOS DE ANATOMÍA

Como en cualquier otra ciencia, en anatomía se usan determinados términos que


facilitan la descripción de un cierto tema sin tener que acudir a explicaciones repetitivas
de una cierta situación o localización en el cuerpo. Estos términos definen una situación
o localidad corporal sin ambigüedad y deben conocerse con antelación para comprender
lo que se describe a la hora de tratar un tema. A continuación vamos a relacionar y
definir los conceptos y términos básicos más importantes.
Homeostasis

Cuando se piensa en el hecho de que el cuerpo humano está constituido por miles de
millones de células en actividad casi constante y que sorprendentemente muy pocas de
ellas se apartan del funcionamiento apropiado se puede tener una idea de cuan
magnífica es la maquinaria del cuerpo. El trabajo en común de ese enorme conjunto de
células se trata de tener siempre en un cierto balance que permite mantener
relativamente estables las condiciones interiores del organismo aunque cambien las
condiciones externas. Para definir esa capacidad de estabilización se utiliza el término
de homeostasis. Aunque la palabra significa literalmente "inalterable" la homeostasis no
es en realidad la representación de una situación estrictamente estática y más bien se
refiere a un estado dinámico de equilibrio o balance donde las condiciones corporales
pueden variar pero siempre en un estrecho rango "permisible".
En general el cuerpo está en homeostasis cuando sus necesidades se cumplen
adecuadamente y su funcionamiento se mantiene sin problemas.
Mantener la homeostasis del cuerpo es más complejo de lo que puede parecer a simple
vista, casi todos los órganos juegan un rol en la constancia de las condiciones del
ambiente interno. Por ejemplo, se debe mantener un nivel constante de nutrientes vitales
en sangre y la presión sanguínea debe estar vigilada y ajustada constantemente para
que la sangre llegue a todos los tejidos. Al mismo tiempo la sangre no debe permitir que
los desechos se acumulen en los tejidos; esta, además, debe participar en la regulación
precisa de la temperatura del cuerpo.
Mecanismo básico de control de la homeostasis

Para mantener cada uno de los


numerosos factores o variables que
deben estabilizarse en el cuerpo existen básicamente tres componentes
interdependientes en su mecanismo de regulación.

1.- Receptor: que es algún tipo de sensor que se mantiene vigilando el ambiente que lo
rodea. Este receptor responde a los cambios que se producen (estímulos) y envía una
señal de entrada al próximo eslabón de la cadena (el centro de control) a través de la
vía conocida como aferente.

2.- Centro de control: el centro de control conoce el "punto de ajuste" (o el rango) que
debe ser mantenido de la variable y decide la respuesta o modo de acción adecuados
en dependencia de la entrada recibida.

3.- Efector: es el que provee la forma de acción que permite al centro de control tomar
una acción determinada. La vía por la que la salida del centro de control llega al efector
se llama eferente. La acción del efector es una retroalimentación que influye sobre el
estímulo, o bien atenuándolo (retroalimentación negativa) o bien exacerbándolo en
ciertos casos para incrementar más aun el estímulo (retroalimentación positiva).

Retroalimentación negativa

La mayor parte de la regulación de la homeostasis se hace a través de mecanismos de


retroalimentación negativa, en estos casos la respuesta del sistema elimina el estímulo
o reduce su intensidad oponiéndose al cambio censado para devolverlo al valor "ideal".
Un buen ejemplo de este tipo de respuesta es el caso del retiro rápido de la mano
cuando se toca un objeto caliente. En este caso el sistema nervioso juega el rol
protagónico en la acción sensorial y de respuesta.

Retroalimentación positiva

La retroalimentación positiva incrementa o exagera el estímulo original y es usual en


eventos infrecuentes que no requieren una regulación continua. Típicamente esta
retroalimentación produce una serie de eventos que tienden a auto-perpetuarse, de
forma que una vez iniciados se amplifican o se desarrollan como un efecto cascada.

La retroalimentación positiva fácilmente se sale de control y rara vez se usa como modo
de mantener el bienestar del cuerpo, sin embargo, hay ciertas situaciones en las que
este tipo de mecanismo juega un papel beneficioso. Un ejemplo de esta situación se
produce en el parto durante el cual se segrega por el hipotálamo la hormona oxitosina
la que causa una mayor frecuencia y potencia en las contracciones de los músculos
involucrados en el nacimiento del bebé (lo que es una respuesta que aumenta el dolor
que se siente en lugar de tender a reducirlo) hasta tanto se produce el nacimiento,
momento en el cual la segregación cesa, poniendo fin al mecanismo de
retroalimentación positivo.
Los términos de la anatomía

La mayoría de nosotros manifestamos una natal curiosidad por conocer nuestro propio
cuerpo, pero cuando tomamos un libro de anatomía y nos ponemos a leerlo tal y como
se hace con una obra literaria, tropezamos con una situación que nos deja perdidos en
el texto, al no entender la terminología utilizada por los anatomistas.

El cuerpo humano tiene numerosas protuberancias y curvas de modo que las palabras
intuitivas como "encima", "debajo" "delante" o "detrás" que definen bien una localización
para el caso de objetos simétricos resultan ambiguas para usarlas en el cuerpo humano.
Por este motivo y para evitar la incomprensión, universalmente los anatomistas han
aceptado ciertos términos para identificar de forma precisa las estructuras del cuerpo
con un mínimo de palabras.

Posición de referencia

Para poder describir y ubicar las partes del cuerpo con exactitud debemos establecer
primero un punto de referencia anatómico estándar denominado posición anatómica. En
la posición anatómica el cuerpo está erecto con los pies ligeramente abiertos y los
brazos extendidos hacia abajo. Las manos están orientadas con las palmas hacia el
frente y los pulgares apuntando hacia afuera del cuerpo como se muestra en la figura 1.
Esta posición estándar se utiliza normalmente en la práctica siempre, con independencia
de la posición real que tenga el cuerpo en un caso particular y es la base para los
términos direccionales usuales. Otra cosa importante que hay que tener en cuenta es
que los términos "derecho" e "izquierdo" se refieren a los lados respectivos del cuerpo
o el cadáver que se mira y no a los del observador.

Términos direccionales
Los términos direccionales son palabras utilizadas para explicar exactamente donde
está situada una estructura del cuerpo en relación con otra de forma clara y con pocas
palabras. Por ejemplo, de manera coloquial o informal usted puede decir que "los brazos
están localizados a ambos lados del cuerpo a la derecha y a la izquierda del pecho" sin
embargo, usando términos anatómicos se diría solamente "los brazos son laterales al
pecho". Note la utilización de pocas palabras pero manteniendo la exactitud.
Un resumen de los términos de orientación y direccionales más comunes aparecen en
la tabla 1 a continuación, y aunque muchos de ellos se usan también de manera
coloquial, desde el punto de vista anatómico su significado es muy preciso.
Superior (craneal): Más cerca del lado de la cabeza o hacia la parte alta de la
estructura del cuerpo.

 La cabeza es superior al abdomen.


Inferior (caudal): Más lejos del lado de la cabeza o hacia la parte baja de la estructura
del cuerpo.

 El ombligo es inferior al mentón.


Anterior (ventral): Hacia el frente del cuerpo.

 El corazón es anterior a la espina dorsal.


Posterior (dorsal): Hacia la parte trasera del cuerpo.

 El corazón es posterior al esternón.


Medial (medio): Hacia, o en la línea central del cuerpo; en el medio de...

 El corazón es medial a los brazos.


Lateral: Lejos de la línea central del cuerpo; en el lado externo de...

 Los oídos son laterales a la cabeza.


Intermedio: Entre dos estructuras más laterales o mediales.

 La clavícula es intermedia al esternón y los hombros.


Proximal: Mas cerca del origen de una parte del cuerpo, o al punto de unión de un
miembro al tronco del cuerpo.

 El codo es proximal a la muñeca (está más cerca del origen del brazo).
Distal: Mas lejos del origen de una parte del cuerpo, o al punto de unión de un
miembro al tronco del cuerpo.

 El tobillo es distal a la rodilla.


Superficial (externo): Hacia la superficie del cuerpo.

 La piel es superficial a los músculos del esqueleto


Profundo (interno): Más lejos de la superficie del cuerpo; más interno.

 El corazón es profundo (o interno) a la piel


PLANOS DEL CUERPO

Para el estudio de la anatomía el cuerpo se secciona con ciertos planos, los planos más
comunes se denominan sagitales, frontales y transversales los que están colocados
mutuamente perpendiculares (figura 3). Las secciones determinadas por los planos
reciben el mismo nombre que estos, de modo que un plano sagital produce una sección
sagital.
Planos sagitales

Un plano sagital es aquel que divide el cuerpo verticalmente en dos partes, una derecha
y otra izquierda. El plano sagital que se encuentra exactamente en la linea central del
cuerpo se llama plano mediosagital, mientras los que están separados de la línea central
y paralelos a este son los planos parasagitales.

Planos frontales

Los planos frontales, conocidos también como planos coronales, al igual que los planos
sagitales son verticales, sin embargo, dividen el cuerpo en las partes anterior y posterior.

Planos transversales

Los planos transversales, conocidos también como secciones transversales, corren


horizontalmente de derecha a izquierda dividiendo el cuerpo en las zonas superior e
inferior. Resulta evidente que pueden existir muchos planos transversales a diferentes
alturas del cuerpo.

Otras cavidades del cuerpo


Además de las grandes cavidades cerradas hay algunas cavidades pequeñas, la
mayoría en la cabeza y muy comúnmente abiertas al exterior.

1.- La cavidad oral: llamada usualmente boca contiene los dientes y la lengua.
2.- Cavidad nasal: que está dentro y posterior a la nariz formando parte de los
conductos respiratorios.
3.-Cavidades orbitales: donde están alojados los ojos en su parte anterior.
4.-Cavidades del oído medio: están talladas dentro del cráneo y se ubican medial a
los tímpanos.
5.- Cavidades sinoviales: son cavidades que están en algunas de las articulaciones
óseas rodeadas por cápsulas fibrosas y contienen un lubricante líquido que reduce el
rozamiento entre los huesos cuando se mueven unos con respecto a otros.