Está en la página 1de 1

Vertisol:

Son ricos en arcilla y tienden a hincharse cuando están húmedos y a encogerse al secarse,
formando a menudo profundas grietas en las que pueden caer las capas superficiales. Son difíciles
de cultivar o construir caminos y edificios debido a su alta tasa de expansión. Estos constituyen el
2% de los suelos del mundo.

Es un suelo en el que hay un alto contenido de arcilla expansiva conocida como montmorillonita
que forma profundas grietas en estaciones o años más secos. El encogimiento y la hinchazón
alternados causan el auto-recogimiento, donde el material del suelo se mezcla consistentemente,
causando que los vertisoles tengan un horizonte A extremadamente profundo y ningún horizonte
B. (Un suelo sin horizonte B se llama suelo A/C). Esta elevación del material subyacente a la
superficie a menudo crea un microrrelieve conocido como gilgai.

Los vertisoles se forman típicamente a partir de rocas muy básicas, como el basalto, en climas que
son estacionalmente húmedos o sujetos a sequías e inundaciones erráticas, o que impiden el
drenaje.