Está en la página 1de 39

LA ODISEA

MARIA PAULA MONTERROZA CASILLA

1102

SAN JOSEMARIA ESCRIVA DE BALAGUER

ESPAÑOL-LITERATURA

CHIA-CUNDINAMARCA

10/MARZO/2015
LA ODISEA

MARIA PAULA MONTERROZA CASILLA

1102

DOCENTE: MAGALIS EDITH RODRIGUEZ BOLAÑOS

SAN JOSEMARIA ESCRIVA DE BALAGUER

ESPAÑOL-LITERATURA

CHIA-CUNDINAMARCA

10/MARZO/2015
CONTENIDO
Introducción

Objetivos Generales

Objetivos Específicos

*Análisis Fondo

-Ideas Principales

-Argumento

-Resumen por capítulos

-Personajes Principales y secundarios

-Espacio Tiempo

-Introducción, nudo, desenlace

*Análisis Forma

-Medios de comunicación

-Procedimiento

-Lenguaje

-Recursos Expresivos

*Ensayo

*​Biografía de Homero
INTRODUCCION

Este trabajo es un resumen de la obra “La Odisea” en la cual


principalmente nos narran como Ulises a pesar de todos los problemas
llega a su hogar a encontrarse nuevamente con su familia luego de
tantas problemáticas por las que paso.
OBJETIVOS GENERALES

* Reconocer el comportamiento de cada dios/a

OBJETIVOS ESPECIFICOS

*Saber cómo Ulises llego nuevamente a su tierra.

*Reconocer todo el esfuerzo de Ulises


ANALISIS DE FONDO
1) TEMA

El regreso de Ulises a Ítaca después de la guerra de Troya

2) IDEAS PRINCIPALES
● El amor entre Ulises,Penelope y Telemaco
● La esperanza que tenían de que Ulises algún dia volviera a
su hogar
● La fidelidad que la familia tuvo durante ese tiempo
3) ARGUMENTO

Resumen por capítulos


PRIMER CAPITULO
Luego de la guerra de Troya, estaban Penélope y Telémaco en Ítaca,​en la casa de
Ulises, los pretendientes inquietaban cada vez más a Penélope y a su hijo,
haciendo escándalo, comiéndose la comida y matando a sus animales para
comérselos
Atenea pidiendo que le cuente las aventuras de Ulisess el cual estaba detenido en
las grutas de la diosa Calipso quien quería que el fuera su esposo ,hija de Atlante.
Mientras que los dioses se compadecen por Ulises, la Diosa Atenea, la de los ojos
claros, propone mandar a Hermes el mensajero para informarle a Ulises lo que
acontecía en su casa, mientras que ella encarnaría en Mentes, rey de los Tafios,
para consolar a Penélope, y a Telémaco.
Al llegar lo ve a Telémaco muy triste ya que su padre no había vuelto, y su casa
estaba llena de pretendientes de su madre. Telémaco lo invita a pasar, ahí es
cuando le da esperanza de que su padre podría seguir vivo, entonces Telémaco
quiere echar a los pretendientes de su madre ya que lo único que hacían era
comer, cantar y bailar.
Uno de los pretendientes empieza a cantar una canción sobre Ulises, ahí es
cuando Penélope baja la escalera y pide que pare, y Telémaco le dice que no se
tiene que enojar con el pretendiente, es solo una canción.
Luego de eso les dice a los pretendientes que disfruten sus últimos momentos de
comer, y vivir de su casa
Ahí es cuando los pretendientes insinúan cosas de que ojalá nunca Zeus le
permita ser rey de Ítaca.
Luego Telémaco se va a su habitación, y su sirvienta más querida, Euriclea, lo
puso en una túnica, y ahí se fue, luego Telémaco se queda pensando, sabiendo
que el tal Mentes era en realidad una Diosa.
SEGUNDO CAPITULO
Cuando despertó Telémaco, fue a la plaza principal, y cuando se halló todo el
pueblo congregados se sentó en la silla de su padre, y hablo primero un héroe de
Egipto, que había perdido a su hijo por un Cíclope que le dio muerte en su cueva,
y lo hizo su cena, mientras que otro estaba entre los pretendientes de la hermosa
Penélope, y el anciano dijo que ¿quién los citaba hoy?, ¿para que?, y todas
preguntas provocativas.
Entonces Telémaco contó al pueblo sus desgracias, de la pérdida de su padre, y
de cómo los pretendientes abusaban de él y de su morada, mataban a su ganado,
y tomaban todo el vino.
Entonces Antínoo le respondió que su madre (Penélope) venia evitando el
casamiento con alguno de los pretendientes, ya que decía que cuando terminara
de tejer elegiría, y se pasaba todo el día tejiendo, y a la noche deshacía su trabajo,
hasta que la agarraron y la obligaron a terminarla, y le dijo que vaya y le diga a su
madre que se vaya a la casa de su padre( abuelo de Telémaco), y se case con
quien convenga, mientras ellos seguirían en la casa de Telémaco, hasta que su
madre eligiera a alguno de ellos.
Entonces Telémaco le dijo que no podía echar a su madre de la casa, y lo iba a
esperar a su padre, y si le parecía bien devorar imprudentemente los bienes de su
familia, que Zeus algún DIA lo castigaría.
Ahí fue cuando Zeus mando una señal, mando dos águilas que al pasar por la
reunión con sus propias garras se rompieron la cabeza.
Ahí fue cuando otro anciano hablo, fue Haliterses Mastorida, dijo que Ulises
volvería en cualquier momento, y tal vez traería males para Ítaca, o tal vez el
propio exterminio; así que recomendaba a los pretendientes cesaran su acto.
Fue respondido como un anciano tonito, y que no excite a Telémaco, sino que le
diga que su madre vaya con Ícaro su padre, y se case con quien le plazque.
Ahí Telémaco hizo su propuesta de que le den un bote, buenos remeros e iría a
ver noticias de su padre, si estaba vivo lo esperaría, si estaba muerto volvería a
Ítaca y desosaría a su madre.
La propuesta fue aceptada, mientras que el Mentor (fiel amigo de Ulises, y un
joven discutían).
Se disolvió el ágora, y Telémaco pidió a la Diosa que se apareciera, y le hablara, y
la Diosa tomo forma del Mentor y le dijo que no sea cobarde ni insensato, que si
es hijo de Ulises y Penélope haría bien la misión, y si la hacía mal es que no era,
que vaya ahora con los pretendientes que ella le buscaría un bote y los mejores
remeros.
Cuando volvió a su morada, Antínoo le dijo que venga a festejar con ellos, y
Telémaco se enojó y le dijo que como podía el regocijarse y festejar mientras que
su padre podía estar todavía vivo, y sufriendo, que ellos ya le habían desbaratado
la casa cuando era pequeño, pero ahora ya es grande, y se va a enfrentar con la
muerte.
Entonces Antínoo dijo que él los quería destruir que iba a traer veneno para
ponerle en el vino, o auxiliares para matarlos.
Atenea tomo la forma de Telémaco y junto a los mejores remeros.
Cuando todos reunidos estaban en la orilla del mar partieron en un viaje muy
largo, en el que la Diosa lo acompañaría hasta el final.

TERCER CAPITULO
Llegaron a la ciudad de Pilos, y vieron que estaba haciendo sacrificios, que había
filas y filas llenas de hombres y al lado de cada fila yacían 9 toros muertos.
En una de esas filas se encontraba Néstor junto a su padre y sus hijos.
En cuanto Néstor vio a los visitantes, los saludo y les ofreció lugar al lado de él y
de su padre, luego les dio un pedazo de entraña de toro, y vertió en la cratera de
oro, un buen vino tinto y les pidió que le agradecieran a Poseidón, y su deseo fue
cumplido por Palas Atenea y por Telémaco.
Al terminar de satisfacer sus necesidades de comer y beber, entablaron una
conversación en la que Telémaco informo de donde venía y por qué.
Luego de formular la pregunta de donde estaba Ulises, el gran domador de
caballos, Néstor, le contó resumidamente como sufrieron, él, Ulises y muchos
más, en la guerra de Troya, y después de ella. Le contó que luego de destruir la
ciudad de Troya, volvió a sus naves, y al parecer Zeus no dejo que su retorno
fuera fácil.
Menelao quería volver, pero Agamenón no.
La mitad volvió (Ulises y Néstor estaban en ella), y la otra se quedó con
Agamenón.
Luego de muchas desventuras Néstor termino en la arenosa Pilos, y no sabe que
le deparo al divino Ulises.
Lo que si sabe es como Egisto mato a Agamenón, y se acostó con su mujer, y
luego fue matado por el hijo de Agamenón, Orestes.
Telémaco afirmo que Orestes dio una justa venganza, y que él quería hacer lo
mismo con los pretendientes de su madre, y Néstor dijo que Ulises algún día si
vuelve lo hará, y que si no a los pretendientes se les ira las ganas de casarse, y a
eso dijo Telémaco que nunca pasaría, a eso la Diosa encarnada en Mentor dijo
que no era cierto, que si los dioses querían salvarlo lo harían.
Telémaco no creía que Ulises volvería jamás, pero quería asegurarse de donde
estaba Menelao.
Entonces Néstor dijo: voy a contarte la verdad. Todo lo que supones, ha sucedido
efectivamente. Sin duda, si el rubio Menelao, a su regreso de Ilion, hubiera
encontrado en el palacio del aterida a Egisto vivo aún, jamás habría erigido tumba
alguna a este traidor después de su muerte, sino que los perros y los buitres
habrían devorado su cuerpo tendido en los campos lejos de Argos.
Mientras q nosotros, en las riberas troyanas sosteníamos numerosos combates;
pero Egisto, tranquilo en el seno de la fértil Argos, seducía con sus palabras a la
esposa de Agamenón. La noble Clitemnestra rehusó durante mucho tiempo
consentir en esta mala acción, porque su alma era virtuosa. Entretanto, lejos de
Ilion, navegábamos juntos Menelao y yo, que siempre fuimos buenos amigos.
Cuando llegamos a Sunion, promontorio sagrado de los atenienses, el radiante
Apolo atravesó con sus flechas al piloto de Menelao, el cual tenía en sus manos el
timón de la nave, Frontis, hijo de Onetor, y el más hábil de los hombres en dirigir
una nave cuando las tempestades se han desencadenado. Menelao, aunque
impaciente por continuar su viaje, se detiene en esos lugares para sepultar a su
compañero y celebrar sus exequias fúnebres.
Las olas destruyeron las naves, estrellándolas contra los escollos; no obstante,
cinco naves fueron impelidas hacia las riberas de Egipto por los vientos y por las
olas. Allí Menelao, recogiendo oro y bienes en abundancia, erraba con sus naves
entre pueblos extraños. Te aconsejo y te invito a que vayas a ver a Menelao, que
muy recientemente acaba de abandonar unos pueblos extranjeros, de los cuales
sin duda no esperaría regresar aquel que a esos lugares hubiera sido arrojado por
las tempestades a través de un mar tan extenso, y de donde las aves no podrían
volver en un año, tan larga es esa ruta, y peligrosa. Parte, pues, ahora con tu nave
y los que te acompañan. Si deseas hacer por tierra el viaje, tendrás a tu
disposición un carro y corceles; cerca de ti mis hijos os servirán de guía hasta que
llegues a la divina Lacedemonia, donde reina el rubio Menelao. Imploraré para que
hable con sinceridad; este héroe no mentirá, porque es un varón lleno sobre todo
de prudencia.
Luego de decir eso, Palas atenea dice que ya es hora de descansar, y que corten
las lenguas, y derramen el vino, y después a dormir.
En seguida unos heraldos vierten agua sobre las manos; jóvenes esclavos llenan
copas de vino y las distribuyen entre todos los invitados; arrojan las lenguas al
fuego, luego, levantándose, hacen las libaciones. Cuando han terminado estas
libaciones y bebido a discreción, Atenea y el hermoso Telémaco se disponen a
volver a su nave; pero Néstor les retiene, y les dice que duerman en su palacio.
En cuanto Atenea agradece a Néstor, ella se convierte en águila y vuela, Néstor
se queda perplejo y le dice a Telémaco: Amigo mío, no pienso que seas ahora un
hombre sin fuerza ni valor, porque, siendo tan joven aún, los inmortales son tus
guías. De todos los moradores del Olimpo, esa deidad no puede ser más que la
hija de Zeus, la poderosa Atenea.
Al día siguiente, al despuntar la aurora, el augusto Néstor abandona su lecho. Sale
del palacio y se sienta sobre unas piedras lisas que, blancas y ungidas con aceite,
estaban delante de las altas puertas, y sobre las cuales se sentaba en otro tiempo
el rey Neleo. En torno a él se congregan sus hijos, todos los cuales han
abandonado sus lechos: Equefrón, Estracio, Perseo, Areto, y Trasimedes; el sexto
es Pisítrato; conducen a Telémaco y hacen que se coloque junto al anciano, y le
dice q quiere una novilla, todos los remeros de Telémaco menos dos para q hagan
guardia, y que cubran de oro los cuernos de la novilla, y un banquete.
Sus órdenes son ejecutadas en un segundo.
Luego corta el cuello de la novilla, la cubre de oro sus cuernos. Cuando la sangre
ha cesado de correr y la vida abandona a la víctima, le sacan las tripas; separan
los muslos, según costumbre, y los recubren con dos capas de grasa, sobre las
cuales colocan jurones palpitantes de carne. El anciano quema los m muslos en
unas astillas de madera que riega con vino; junto a él unos jóvenes tienen en sus
manos unos asadores de cinco puntas.
Néstor pide luego caballos para Telémaco, para que luego al siguiente DIA, parta
de nuevo a ver a Menelao.
CUARTO CAPITULO
Telémaco y Pisístrato (hijo de Néstor) llegan al valle profundo donde se yergue la
vasta Lacedemonia, y se dirigen hacia la mansión del ilustre Menelao. Le
encuentran ofreciendo un festín en su palacio a numerosos amigos con ocasión de
la boda de su hijo y la de su hija irreprochable.
Así, en esta suntuosa morada, los vecinos y los amigos del ilustre Menelao se
entregan a la alegría de los festines; junto a ellos un cantor divino cantaba
acompañándose con la lira; y dos hábiles saltadores, mientras él marcaba el ritmo,
evolucionaban en medio de la asamblea.
Luego de bañarse, y comer, Menelao cuenta todos sus males, y habla muy bien
de Ulises, y como había dejado a su hijo y a su esposa, ahí es cuando Telémaco
llora, y Menelao reconoce su cara, y se lo cuenta a su esposa.
Luego de seguir contando sobre Ulises, todos en la casa lloran, Telémaco,
Menelao, su esposa, y el hijo del domador Néstor no se puede contener, y luego el
dice que no hay que llorar ahora sino en el aurora, y lo único que pueden hacer es
cortarse el cabello (tributo a los muertos) y derramar lágrimas; también dice que el
también perdió a su hermano y que él no era el menos valiente de los griegos.
Menelao alaba su prudencia y sabiduría, y dice q ahora coman y después en el
aurora él y Telémaco tendrían una conversación.
Elena, la esposa de Menelao, contó cómo fue que conoció a Ulises, y q luego de
bañarlo le contó todos los planes griegos, y dice que fue un gran hombre.
Entonces Menelao alaba también a su esposa, y cuenta como fue que Ulises salvo
a todos en el caballo de madera, para el ingreso a Troya, no dejando salir antes a
él, y otros más, y callando a soldados.
Al siguiente día, Telémaco, le pide a Menelao que le cuente sobre su padre, y que
no le oculte nada. Menelao le cuenta la historia de cómo queda, después de
Troya, atrapado en una isla, y como es su encuentro con una Diosa que le dice
que hacer para atrapar al Dios Marino llamado Proteo, que lo mantiene en esa
isla, por no hacerle tributos.
Para atraparlo lo tenía que hacer mientras dormía con sus focas, y así es
concretada la emboscada, a través de que ellos se visten de focas, y al agarrar al
viejo, este se transforma en dragón, león, árbol, hasta en agua, pero cuando se
fatigo les dijo q tenia q volver a Egipto y hacer sacrificios a todos los inmortales.
Menelao llora, y cuando se le habla de Egisto (asesino de su hermano), le vuelve
el valor al cuerpo, y él le dice q si hay otro igual q el, y el Dios le dice q si, q era
Ulises, y le cuenta lo de la ninfa Calipso.
Menelao después fue a Egipto, e hizo muchos sacrificios para los dioses, y hasta
le hizo una tumba a su hermano.
Luego de terminar la historia, Menelao le dice q se quede 2 semanas mas en su
palacio.
Mientras en Ítaca, los pretendientes no podían creer q Telémaco se había ido a
Pilos, y a buscar a su padre, además vieron a Palas Atenea encarnada en Mentor,
subir al bote, y el mentor estaba hoy en el aurora!.
Entonces el jefe de los pretendientes Antínoo, dice q le den remeros, y q el
aniquilaría a Telémaco.
Eso se le fue comunicado a Penélope por sus criadas y heraldos, y Penélope
lloraba hasta q fue consolada por Euriclea fiel servidora.
Los pretendientes zarparon, y mientras q Penélope lloraba, la diosa Palas, le
mando un fantasma para consolarla, y en lo posible lo hizo, porque le dijo que su
hijo volvería, ya que nunca ofendió a los dioses.
Mientras tanto, los pretendientes, con sus intenciones malignas navegaban por el
vasto mar.
QUINTO CAPITULO
Los Dioses decretaron por fin, mandar a Hermes a exigir la vuelta de Ulises, a la
ninfa.
Al llegar, Hermes vio lo decorada que estaba la vivienda, de la ninfa, el olor tan
atrayente, que podía conquistar a cualquier mortal, pero no a él.
La ninfa le ofreció comida y vino. Luego de satisfacerse, Hermes le cedió el
mensaje del gran Zeus, y la ninfa dijo q era envidiada, pero q no se iba a oponer a
la voluntad de los Dioses, entonces se lo fue a comunicar al divino Ulises, q el
insinuando la posible estrategia de la ninfa le hizo jurar q no lo mataría.
Entonces empezó la construcción de la balsa: Ulises taladro, unió con clavijas,
mientras la ninfa preparaba manjares para su viaje.
Al terminar la balsa, la Diosa le coloco vino, agua y pan.
Navego 17 días en el mar, hasta q en el 18 vio la tierra de los faikeanos, entonces
Poseidón se enojó por la decisión de los inmortales, favorable a Ulises, entonces
revolvió el mar, y lleno de nubes el cielo.
Ulises pensó en lo q le había dicho la Diosa, de q tendría arduos trabajos en el
mar, y q sus predicciones se estaban cumpliendo.
Al decir esto, una ola hundió momentáneamente su balsa, y arrojo al mar a Ulises,
q sin rendirse subió de nuevo a la balsa, salvándose de la muerte.
Entonces la Diosa no tuvo piedad, y encarnando en somormujo e indico, que se
sacara sus ropas, y q nadara hasta la tierra de los faikeanos, y q llevara con el una
banderola, que fue entregada.
Ulises no siguió las órdenes, ya q quería seguir en su balsa, pero luego se vio
obligado, y cuando Poseidón lo iba a matar con sus olas y vientos, Atenea las
mando a cesar.
Ulises paso 2 días en la olas, hasta q vio la tierra de los faikeanos, y cuando no
estaba distante de ella, escucho como las olas golpeaban fuertemente Contra una
gran roca, y dijo q era desdichado, q si seguía nadando una ola lo partiría contra
esa roca, y lo único q le quedaba era q un dios del mar se apiade de el, y lo malo
era q Poseidón estaba en contra de el.
Entonces mientras pensaba esto una ola lo arrastra contra la roca, y si no fuera
por Atenea q lo lleno de sabiduría, el hubiera perecido, ya q agarrose de la roca y
suspiro, y luego de eso, volvió a nadar y fue casi ahogado de nuevo pero se salvo
de nuevo al sacar la cabeza por arriba de las olas.
Al llegar a 20 metros de la playa alabo al Rey de la deidad q lo había salvado.
Luego al llegar a tierra se acuesta en dos árboles impenetrables de la lluvia y frió,
y se cubre con hojas gigantes, entonces Atenea lo cubre de sueño, y duerme y
descansa de tan ardua aventura.
SEXTO CAPITULO
Mientras Ulises dormía, la Diosa entro al palacio faikeano, y hablo con la hija del
Rey mientras dormía, y le dijo q lave su ropa en el rió, ya q se iba a casar (ahí es
donde estaba Ulises).
Entonces cuando se despertó, concreto las ordenes de la Diosa, y con sus
doncellas lavo la ropa en el rió, y se baño.
Entonces después de jugar a la pelota y cuando se estaban por ir, Atenea quiso q
Ulises se despertara, entonces una doncellas mal dirigió la pelota y cayo al mar,
entonces todas gritaron y Ulises despertó y con una rama grande cubrió su
desnudez, y suplico a la única q quedo sin irse corriendo, q era Nausicaa, la hija
del rey.
Ulises alabo a la mujer, y ella le respondió q lo iba a ayudar, entonces reto a sus
doncellas por huir, y dijo q le trajeran ropa, y aceite para q se bañe, y Ulises fue al
mar, se baño, y se puso la ropa cedida por la hermosa mujer.
también ordeno q le dieran de comer y beber, y así fue.
Pero le dijo q cuando llegara a su pueblo, evitara las palabras amargas, ya q
serian mal tomadas.
Al llegar a su casa le dijo q se arrodillara frente a su madre, y q le suplicara
alojamiento.
Ulises rogó ayuda a Palas, pero por miedo no fue dada, por el hermano de Zeus,
Poseidón.​ 
SEPTIMO CAPITULO
Cuando Ulises llega a la ciudad, recubierto por una nube q el no veía, echa por
Atenea, q era para q nadie lo moleste con preguntas, entonces le pregunta a una
chica donde esta el palacio del rey Alkinoo, y esa chica era Atenea encarnada en
una chica del pueblo. Atenea lo guía con la nube alrededor, y le dice q no hable
con nadie, pq no quieren a los extranjeros, y al llegar al palacio le dice q entre y
venere a la mujer de Alkinoo, Arete, q nació del hermano de Alkinoo, y es la
esposa del Rey, o sea la honorable Reina.
Al acabar de decir estas palabras, Atenea se lanza hacia el vasto mar,
abandonando la amable Esqueria; atraviesa Maratón, la gran ciudad de Atenas, y
se dirige a la sólida morada de Erecteo. Ulises entre tanto se encamina hacia el
soberbio palacio de Alcino; con el corazón agitado por mil preocupaciones, se
detiene, antes de trasponer el umbral de cobre. Cincuenta mujeres esclavas vivían
en este palacio; las urnas se ocupaban en moler bajo la piedra el rubio trigo, las
otras, sentadas en fila, o tejían la tela, o hilaban la lana.
Más allá del patio, hay un jardín de cuatro arpendes; por todas partes está
circundado por un muro. Allí crecen árboles altos y verdes, perales granados, de
brillantes frutos, dulces higueras y olivos siempre verdes. Los frutos de estos
árboles no cesan en todo el año, no faltan ni un invierno ni en verano.
Ulises atraviesa la casa, siempre envuelto en la densa nube de que le rodeara
Atenea, hasta que hubiera llegado junto al poderoso Alcino y junto a Arete.
Entonces con ambas manos abraza las rodillas de la reina; inmediatamente la
nube se aleja de él, y todos se callan y lo contemplan mientras q el le ruega q le
ayude a volver a su patria.
Cuando termina de decir esto, se sienta al lado de las cenizas del fuego, lo q a
esto un anciano le dice al Rey q lo siente en una silla apropiada, y q le den vino;
esto es aceptado, y el divino Ulises come y bebe.
Entonces el Rey dice q todos tengan vino, y les dice q vuelvan a sus casas, y q
ellos alojaran al extranjero (y tmb dice que puede ser un dios).
Entonces Ulises dice q no es ni semejante al Dios, y le pide de nuevo ayuda para
volver a su patria.
Se van todos, luego de aplaudir a Ulises, y solo queda el, la reina, y el rey.
Entonces la reina dirige estas palabras: Extranjero, deseo ser la primera en
interrogarte: ¿de quién eres, pues? ¿Cuáles son los pueblos que acabas de dejar?
¿Quién te ha dado esos vestidos? ¿No dijiste que después de haber errado por el
mar, fuiste arrojado a estas playas?.
Entonces Ulises le cuenta todo desde como estaba con la ninfa, y le dice q lo
ayudo la hija del Rey.
Entonces el rey dice q su hija lo debía haber acompañado, a esto le retruca Ulises
q no q el era impresentable, y su hija le dio ropa.
Entonces Alkinoo dice q le honraría si se casara con su hija, y q mañana le tendría
preparada su partida, aunque sea mas allá de Eubea, ciudad totalmente alejada.
Ulises le pidió a Zeus q Alkinoo cumpliera lo q dice, y mientras la reina le prepara
el lecho a Ulises, y luego el y el rey duermen.
OCTAVO CAPITULO
Cuando se levantaron todos, el Rey reunió una comida en la q todos los faikeanos
fueron. Ahí fue un Aeda, gran cantante q canto sobre la guerra de Troya, y cada
vez q cantaba Ulises lloraba, cuando paraba, Ulises no lloraba mas, pero cuando
reanudaba, el llanto volvía.
Nadie lo vio, pq se tapaba, solo el Rey, q dijo q cesen los cantos, y q vayan todos
a efectuar los juegos (carrera, lucha, salto y lanzamiento de disco), en los juegos
se destacaron muchos jóvenes, hasta q el hijo de Alkinoo provoco a Ulises q no
estaba jugando en nada, y le dijo q seguro q no sabia jugar a nada, y Ulises lo
negó, y volvió a provocar, hasta q Ulises enojose y tiro el disco a una distancia
record en la tierra de los faikeanos.
Ahí fue cuando el rey ordeno q vulva el Aeda, y q los mejores bailadores, bailen
para Ulises.
El Aeda canto sobre la historia de Ares y Afrodita, esposa de Hefesto, q le metió
los cuernos con Ares, y q con unos lazos, los atraparon en la cama, y los vio
Hefesto, q dijo q ella estaba con Ares pq no era cojo (cosa q Hefesto lo era), y q
Zeus lo traiciono al darle a Afrodita, q le cambio por un dote.
Luego del debate Hefesto los soltó gracias a Poseidón q dijo q Ares pagaría la
deuda, y q sino la pagaría el mismo.
Eso cantaba el Aeda mientras los dos mejores bailaban y Ulises los felicito. El rey
dijo q cada uno le haga un regalo a Ulises y fue cumplido, cada uno mando un
heraldo para enviar el regalo.
También le regalaron una espada de bronce.
Al volver al palacio Alkinoo pidió a su esposa q trajera ropa y agua caliente para
Ulises y así podía disfrutar del banquete, y tmb q llamaran al Aeda, para seguir
disfrutando de su música.
Luego de bañarse, Nausicaa le pidió que no se olvide ella, y Ulises dijo q la iba a
venerar como una diosa, y se sentó a tomar vino.
Entonces Ulises le pidió al Aeda q cantara sobre el caballo de Troya, y cuando
describió todo, Ulises lloro.
El rey pidió q de nuevo cese el canto, y le pregunto de donde venia a Ulises, y que
les contara de su vida.​ 

NOVENO CAPITULO
Ulises revela su identidad y empieza a contar sus tres años de odisea, empezando
desde la caída de Troya hasta que llegó a la isla de Calipso. “Navegando desde
Troya en doce barcos, llegó a Ismaro, donde saquearon y destruyeron toda la
población de la ciudad de los cícones.
Después llegaron al país de los lotófagos, y algunos hombres cayeron en la
tentación y comieron loto, con lo cual ya no querían regresar a los barcos y
tuvieron que ser obligados.
De ahí fueron a la isla de los cíclopes. Ulises les pidió a sus compañeros que lo
esperaran en los barcos mientras él iba junto con doce de sus mejores hombres a
ver si les ofrecerían hospitalidad. Polifemo, el gigante de un solo ojo, hijo de
Poseidón, los encerró y se comió a varios, lo que hizo que Ulises lo engañara y al
escapar lo dejara ciego. Polifemo imploró a Poseidón, su padre, la venganza. Se
comieron todas las vacas del
Cíclope y sacrificaron un carnero.
Descansaron todo el DIA, y al DIA siguiente zarparon de nuevo, con menos
compañeros.
DECIMO CAPITULO
Invitados por un mes en la isla de Eolia, el rey de los vientos, Eolo Hipótada, le
regala a Ulises todos los vientos dentro de una bolsa excepto el que los puede
llevar a Ítaca. Mientras duerme, los hombres revisan la bolsa pensando en los
tesoros que podría tener, y q ellos se iban con las manos vacías, y liberan todos
los vientos.
De ahí es echado por Eolo de sus estancias por haber vuelto, y dijo que los Dioses
no lo querían.
Llegaron a la isla de Lamos, situada en Lestrigolia Telepila, después de navegar
seis días y seis noches.
Mando a un heraldo y a compañeros para q averiguasen quien reinaba en esa
ciudad, y le preguntaron a una chica, que les dijo que era la hija del rey, y que les
mostraría su palacio.
Cuando llegaron vieron a la reina, alta como una montaña, y se espantaron, pero
ella llamo a su marido, Antifates, el rey, y se comió a un de los compañeros, los
otros se escaparon. Entonces el Rey grita por toda la ciudad y llegan a la isla de
los lestrigones, gigantes antropófagos quienes matan y se comen a la tripulación
de once barcos.
Ulises y sus hombres huyen y llegan a la isla Eea. Ulises encuentra y caza un
ciervo y todos comen de el.
Luego encuentran el palacio de Circe, y escuchan su voz hermosa cantar y tejer.
Entonces la llamaron, y ella los invito a pasar, solo Euriloco, sospechando de una
emboscada, se quedo.
Entonces ella mezcla queso, harina, miel dulce, y les da pan con veneno, q luego
los convierte en cerdos, y los mete en pocilgas.
Euriloco, aterrado volvió y le contó a Ulises lo q había pasado, y los llevo hasta
ahí.
Entonces Euriloco se quedo, y fue Ulises, q se encontró con Hermes, que le dijo
que como podía venir solo, y le dijo que cuando lo tocara con la varita la Diosa, el
se abalanzara sobre ella, y la acogotara, entonces ella le pediría tener subir a su
lecho, y el no se lo tenia que negar, ya q lo liberaría a el y a sus compañeros, pero
q le haga jurar por los Dioses q no lo traicionaría. Y Hermes le da unos Hierbas
que los dioses la llaman Molly.
Entonces obedeció y hizo todo, entonces se apiado por como era q Ulises no se
había convertido en cerdo, y los libero a todos.
Al cumplirse un año, Ulises le pide a Circe que lo deje partir y lo ayude a llegar a
su patria.
A lo que Circe responde que primero deben de ir a la morada de Edes para
consultar el alma del tebano Tiresias, adivino ciego y lo instruye para llegar sin
tropiezos a la morada, y q cuando llegara cabe un foso y echara leche, miel, vino
dulce, agua y harina, y suplícales a los muertos que en cuanto llegues a Ítaca
sacrificaras en tu palacio la mejor vaca. y llenarás una pira de obsequios y que,
aparte de esto, sólo a Tiresias le sacrificarás una oveja negra por completo, la que
sobresalga entre vuestro rebaño. Cuando hayas suplicado a la famosa rata de los
difuntos, sacrifica allí mismo un carnero y una borrega negra, de cara hacia el
Erebo; y vuélvete para dirigirte a las corrientes del río, donde se acercarán
muchas almas de difuntos.
Cuando Ulises manda a su tripulación a hacer lo que dice la hechicera, Elpénor, el
más joven de todos se resbala y muere​ 
​CAPITULO ONCE
Luego de llegar a la isla de los Kimerios, Ulises hizo todo lo que la Diosa le dijo, y
cavo una fosa y echo los ingredientes, y aparecieron almas de los muertos, en una
de ellas su madre, también Elpénor, recientemente muerto, que le pidió que lo
enterrara y que lo haga en frente del mar, y apareció Tiresias, q le dijo como iba
ser su vida, le dijo que Poseidón le iba a hacer la vuelta difícil, y luego llegara a la
isla de Tinakias y encontrara el rebaño de Helios, que si no lo toca, volverá feliz y
rápido, pero si lo lastima o lo molesta, hombres acapararan su casa, vivirán de sus
riquezas y querrán conquistar a su esposa, luego los mataras y hallaras
venganza.
Pero todos sus compañeros morirán.
Y luego partiría de nuevo, e ira a encontrar unos hombres q no conocen el mar, ni
le ponen sal a sus manjares, ni conocen las naves rojas. El le hará una señal q
será cuando un hombre le diga q lo ve como un hombre capaz de desgarañar
trigo, que el clave el remo, y que realice ofrendas a Poseidón.
Dijo esto y desaprecio, y apareció al madre de Ulises, y le dijo como estaba y el le
contesto q desde Troya no ha parado de ser maldecido, y le pregunto como murió,
y si era verdad lo de los pretendientes.
La madre le dijo que todo estaba tranquilo, y luego cuando la intento de abrazar se
fue, y los muertos se amontonaron para beber la sangre, y el los interrogo, entre
ellos encontró a la madre de Edipo, a Tiro, madre de Neleo, hijo de Poseidón, a
Erifilia q traiciono a su marido por oro, y a muchos mas.”
Arete, la reina, dijo q su huésped era honorable y q todos le hagan presentes, y el
Rey le pidió que siga contando.
“Luego de q se fueran la mayoría de las almas, vio a Agamenon, y los dos lloraron,
entonces Agamenon le contó como Egisto y su esposa (Agamenon`s), lo mataron
y a sus compañeros los degollaron.
Y vio como degollaban a la hija del Rey troyano Príamo.
Luego Agamenon le pregunto si había si Orestes, su hijo, todavía vivía, y le
respondió que no sabia.
Ahí aparecieron Patroclo, Aquiles, Ayax y Aquiles le pregunto como llego hasta
ahí, y Ulises le dijo q venia a buscar a Tiresias y alabo a Aquiles.
Aquiles le pregunto sobre su hijo, Neoptolemo, y Ulises le dijo que era un gran
guerrero, y entonces lleno de felicidad, marcho Aquiles.
Luego vio a muchas otras almas mas, y lo vio a Hércules q hablo con el.
Y luego volvió a su nave, y zarpo, con muchas ganas y viento a favor.
CAPITULO DOCE
Luego de llegar a la isla de Eea, mando a sus compañeros a buscar el cuerpo de
Elpénor, y le hicieron un gran funeral, y después vino Circe, y les trajo vino, carnes
y pan, todos comieron hasta la caída del Sol, Helios tmb llamado, y cuando todos
se durmieron la diosa se llevo a Ulises y le dijo q se va a encontrar con las sirenas,
q ninguno escuche su canto, pq los hechizaría, y q se tapen las orejas con cera
blanda, pero si el quería escucharla, q sus amigos lo aten y no lo dejen
despegarse.
Luego que se va a encontrar con dos caminos, y que el decidiría cual, uno lo
llevaría a escalar una montaña jamás escalada, y que arriba habita un monstruo
llamado Escila, que laza fuertes rugidos., que tiene 12 pies deformes y 6 cuellos
con su respectivas cabezas.
Y el otro camino lleva a un lugar donde esta Caribdis que toma tres veces el agua,
y la larga otras 3, si llega cuando la toma, no hay forma de salvarse, si no se
salvara. Luego de esto le cuenta lo q le dijo Tiresias sobre el rebaño de Helios.
Luego terminaron de hablar, y zarpo Ulises, y les contó lo q le había dicho la
Diosa.
Navegaron, y se encontraron con las sirenas, todos se taparon los oídos y
pasaron, pero después se encontraron con Escila y Caribdis, y Escila se comió a 6
compañeros, pero lograron escapar, y llegaron a la isla del rebaño de Helios.
Luego Ulises les dijo que no tenían que ir a esa isla, y todos se le pusieron en
contra, entonces les hizo jurar que irían, pero que no toquen los bueyes, y luego
de que se acabaran los víveres, los compañeros mataron a los mejores bueyes, y
Helios indignado quiso vengarse, y Zeus le dijo que lo aria el mismo.
Luego de muchos días de comer bueyes, al 7 se fueron y cuando salieron, se cayo
el mástil (por los vientos), y le rompió la cabeza al piloto.
Luego de q todos murieran el mar lo arrastro a Ulises de nuevo con Caribdis, y
Escila, q no lo advirtió, y cuando Caribdis devolvió el agua, el mar lo llevo a la isla
de Ogigia, la isla de Calipso”, dijo así y dijo también que no contaría mas, ya que
lo demás ya lo había contado.
​CAPITULO TRECE
Luego de terminar todos lo alabaron, y dijo el rey que le dieran regalos, y al final
de q todos le pusieran los regalos, y que los remeros estuvieran listos, Ulises se
durmió. Y luego de navegar mucho, llego a Ítaca, y Poseidón descontento con esto
le pidió a Zeus que no fuera así. Y Zeus le dijo que haga como quiera.
Y cuando los faikeanos estaban llegando a su tierra, Poseidón les petrifico la nave,
y quedo en la entrada de la isla de los fiakeanos, una gran montaña, entonces
Alkinoo dijo que fue porque a los Dioses no le gusta que ellos salven a todos los
forasteros, y q no salvarían a nadie mas, y q ahora harían un gran sacrificio hacia
Poseidón.
Cuando Ulises se despierta, no reconoce su tierra y llora pensando q esta en otra.
Atenea disfrazada de un joven pastor le explica a Ulises donde está, después se
da a conocer y lo ayuda a esconder los tesoros recibidos. Lo transforma en un
viejo mendigo para que nadie lo reconozca y pueda planear como deshacerse de
los pretendientes.
CAPITULO CATORCE
Ulises va a las porquerizas a buscar al porquerizo, de quien recibe hospitalidad e
información de cómo está la situación local. Sin darse a conocer, Ulises disfrazado
de mendigo, inventa la historia de que es cretense y le dice que Ulises va a
regresar.
El duerme en las porquerizas, mientras que Eumeo (el porquerizo) se va a dormir
con los puercos al monte.
CAPITULO QUINCE
Mientras tanto en Lacedemonia, Atenea se le aparece en un sueño a Telémaco y
le dice que debe de regresar de inmediato a Ítaca, también le advierte de la
emboscada de los pretendientes que desean su muerte.
El y Pisístrato se despiden de Menelao y de Helena, quienes le dan regalos.
Se dirigen a Pilos donde Telémaco se despide de Pisístrato y sin acercarse a
Néstor para que éste no lo retenga, sube en su embarcación para dirigirse a Ítaca.
En el momento de embarcar acoge al adivino Teoclímeno, que le pide ayuda para
huir.
Mientras Ulises y Eumeo se platican historias, Telémaco sortea la emboscada y al
llegar a Ítaca sigue los consejos dados por Atenea y se dirige a la porqueriza.
CAPITULO DIECISEIS
Luego de levantarse, y por cuando estaban por comer, llega Telémaco al
porquerizo, y se sienta y come con ellos.
Luego de q el porquerizo le cuente la situación de su madre, Telémaco pregunta
sobre el forastero, y el responde que viene de
Creta, y que vago por muchas ciudades.
Eumeo le pide a Telémaco que lo aloje en su morada, y el lo niega por los
pretendientes, diciendo que podrían ultrajar al forastero (Ulises disfrazado).
El forastero le dice que pida ayuda a sus hermanos, investigando a ver si
Penélope había tenido otro, y Telémaco le dice que no tiene, y que de todos lados
quieren a su madre, desde Dulikio, Zacinto y hasta desde Ítaca.
Telémaco le pide a Eumeo que le avise a su madre su regreso, y que le diga a la
despensera que le diga a su abuelo Laertes.
Luego cuando se va, Atenea lo convierte de nuevo en Ulises, y se encuentra con
su hijo y planea la forma de matar a los pretendientes (118, contando criados).
Ulises se convertiría en mendigo, y si algo le pasara, que Telémaco diga con
suaves palabras que lo dejen, y luego lleve todas las armas hacia arriba, y deje
dos lanzas, dos espadas, y escudos para ellos, cuando se abalancen entre ellos.
Y que no diga a nadie, ni siquiera a su madre, que el había vuelto (Ulises).
Luego los pretendientes se reunieron todos, y dijeron que había q matar a
Telémaco antes de q informara a los demás sobre sus intenciones de matarlo.
Pero uno dijo que hagan lo que prefieran los Dioses, y fue aplaudido.
Penélope bajo y critico a todos diciendo como era q iban a matar a su hijo, y esto
fue negado. Luego de esto, Penélope lloro.
Mientras en la porqueriza, Ulises fue convertido en mendigo de nuevo, y Eumeo le
contó como vio volver a la nave llena de pretendientes a Ítaca.
Luego de comer y beber acostaronse y durmieronse todos.
CAPITULO DIESISIETE
A la siguiente mañana, Telémaco regresa al palacio y le cuenta a Penélope, que
primero se había ido a lo de Néstor, y luego a lo de Menelao.
Teoclímeno profetiza que Ulises vive, y que esta en Ítaca
Mientras va hacia la ciudad, se encuentran con Melantio lo insulta y le da una
patada. El único que lo reconoce al llegar en su fiel perro Argos, que le movió la
cola reconociéndolo.
Durante el banquete de los pretendientes, Ulises se pasea entre ellos solicitando
su caridad. Antinoo lo desprecia pero lo defiende Penélope, que le solicita, a
través de Eumeo, le cuente si sabe algo de su esposo.
CAPITULO DIESIOCHO
Cuando estaba mendigando, llega Iro, un hombre que se hacia llamar el rey de los
pobres y mendigos, y le dijo a Ulises (encarnado en mendigo anciano), q se fuera
ahora o lo lastimaría, Ulises lo desafió, y se armo una lucha, que entre todos fue
muy entretenida, ya que era un anciano contra un gran hombre fuerte y
musculoso; el que ganara se llevaría una cabra y asistiría todos los banquetes, y
ningún otro mendigo mas lo haria; mientras que el que perdía se iría a la isla del
Rey Eketo, que le cortaría la nariz, el pené y las orejas.
Comenzó la lucha, e Iro le pego a Ulises en el hombro, pero Ulises le pego en el
cuello y lo desmayó, fue aplaudido, y le dieron su cabra.
Luego bajo Penélope y le dijo a Telémaco que como podía ser que un invitado
sufriera tal ofensa de una pelea, y le dijo q mirara si fuera un extranjero, la isla de
donde vendría, se enojaría con Ítaca al ser tan maltratados sus huéspedes.
Telémaco el dijo q no dependió de el, y aunque la hubiera evitado no le habrían
escuchado.
Luego de discutir Penélope pidió q todos los q querían casarse con ella le dieran
presentes y así fue, el mejor fue el de Antinoo.
Luego a la noche Eurimaco le ofreció trabajo a Ulises en sus campos. Esto fue
totalmente rechazado por Ulises, y encima uso palabras provocativas hacia
Eurimaco, q le quiso pegar, y luego Telémaco mando a todos a dormir, luego de
hacer libaciones a los Dioses, y así fue.

CAPITULO DIESINUEVE
Luego de q todos se fueron a dormir, Telémaco corrió todas las armas, según su
padre había dicho, y con la excusa de q estaban muy cerca del humo, y se
ensuciaban.
Luego de q Telémaco se fue a dormir, Ulises y Penélope hablaron, ahí fue cuando
Penélope le pregunto a Ulises, vestido de forastero, de donde venia, cual es su
pueblo, y cuales sus padres??.
Ulises no le quiso responder con la excusa de no hablar de sus dolores pasados, a
esto Penélope le respondió que estaba bien, y le contó que desde que se fue
Ulises, ella perdió su hermosura, y luego le volvió a preguntar de donde venia, y
Ulises le dijo que de Creta, que su padre era Deucalion, y que tenia un hermano
rey, llamado Idomeneo, y que el era el menor; también le dijo que el conocía a
Ulises, y le había dado hospitalidad.
Y para probarlo Penélope le pregunto como era, y el forastero le respondió
exactamente como el estaba vestido y como se llamaban sus amigos, y ahí
Penélope lloro, y Ulises reteniendo las lagrimas siguió hablando, y le dijo que le
jura que Ulises volvería entes de fin de mes, en los próximos días.
A esto Penélope alabo, y le dijo que le haría muchos presentes para demostrarle
su amistad, y luego le dijo a sus sirvientas q le prepárenle lecho, y un baño
caliente a la mañana, y de paso que Euriclea le lave los pies.
Cuando Euriclea fue a lavarle los pies, vio q tenía los pies iguales a los de Ulises,
y lloro.
A esto el forastero le respondió que era muy parecido.
Y cuando le lavo el pie, Euriclea reconoció una cicatriz q había curado ella a
Ulises, y lo reconoció, y le quiso decir a Penélope, pero Ulises lo impidió, y le dijo
que no le diga, porque sino se iban a enterar los pretendientes, y lo matarían.
Esto fue cumplido por Euriclea, y le dio un gran baño, y luego hablo el con
Penélope, q le contó sobre un sueño, y Ulises le dijo q tenia q ver con la vuelta de
su esposo, y el exterminio de los pretendientes.
Luego se fueron todos a dormir, y Penélope lloro por Ulises, hasta q Atenea le dio
sueño en el espíritu y durmió.
CAPITULO VEINTE
Luego de q todos se acostaron Ulises no podía dormir, y hablo con Atenea q le
dijo q ella lo ayudaría a matar a los pretendientes, y luego de eso se despertó
Penélope llorando y le pidió a Artemisa q la matara para no sufrir mas, a esto
Ulises lo oyó, y conmoviose.
Entonces luego le pidió a los Dioses q le dieran una cosa para alegrarse, y ahí fue
cuando escucho a una de las sirvientas decir q ojalá q los pretendientes se
murieran.
Luego de q todos se despertaron, Telémaco pregunto como estaba el forastero y
Euriclea le dijo q bien.
Luego llego el porquerizo, y el cabrero Melantio (el q le había pegado e insultado a
Ulises), y lo insulto de nuevo; luego vino Filetio q dijo q el forastero se parecía al
rey.
Luego de esto lo alabo y Ulises le respondió q era un gran hombre y q Ulises se lo
recompensaría, y lo vería matando a los pretendientes; a esto le respondió q ojalá.
Mientras los pretendientes se resignaron matar a Telémaco. Comieron todos, y
Telémaco amenazo a los pretendientes, si tocaban al forastero, y no les importo.
Luego Ctesipo le tiro una pata de buey para golpear a Ulises, q este esquivola
fácilmente, y Telémaco le dijo q si le hubiera pegado, q el mismo lo atravesaría
con su lanza.
Entonces uno dijo q no golpeen al forastero, sino q se preocupe Telémaco de
desosar a su madre con alguien, a esto Telémaco respondiole q el no estaba en
contra del casamiento de su madre, q lo haga cuando quiera. Todos rieron.
Pero Teoclímeno, profeta, dijo q todos los pretendientes se iban a morir, y todos
se rieron de el y lo echaron.
Luego dijeron q pq no mandaban al forastero y a Teoclímeno a Sicila q le pagarían
bien por ellos, y todo esto lo escucho Penélope. Los pretendientes no sabían lo q
les estaban preparando una Diosa y dos hombres.
CAPITULO VEINTIUNO
Penélope les explica a los pretendientes que el que pueda armar, tensar y disparar
una flecha entre el centro de doce hachas, será el que gane la contienda y se
casará con él.
Telémaco trata de hacerlo pero una señal de Ulises lo detiene. Los pretendientes
intentan armar el arco y ninguno lo logra.
Ulises se identifica con Eumeo y Filetio, les dice que deben de cerrar las puertas a
una señal suya. Los pretendientes se molestan cuando ven que el mendigo quiere
tensar el arco pues dicen los humillaría si él pudiese hacerlo y se llegara a saber.
Mientras Ulises arma el arco, le hace una seña a sus fieles y éstos cierran las
puertas y Euriclea encierra a la mujeres. Ulises dispara la flecha que pasa por los
blancos. Los pretendientes tienen miedo. Telémaco, a una señal de su padre, se
sitúa junto a él.
CAPITULO VENTIDOS
Ulises empezó a matar a todos, y no había forma de escapar, entonces Melantio
fue a buscar las armas a la habitación de arriba, y Eumeo lo impidió atándolo a
una columna cuando se disponía a salir.
Eran cuatro defendiendo la guardia (Ulises, Telémaco, Eumeo y el boyero Filetio),
entonces apareció Atenea en forma de mentor y ayudoles, y lanzaron sus picas
sobre los pretendientes y mataron a los lideres. Paso lo mismo una vez más, hasta
q mataron a todos los mas significativos.
Luego uno de los pretendientes le pidió piedad, y el corto su cabeza, hasta q el
Aeda le pidió piedad, y le explico q el cantaba a la fuerza de los pretendientes, y
se salvo junto al heraldo Medón, q se fueron al patio según lo indicaba Ulises.
Luego de matar a todos le pidió a Euriclea q llame a todas las sirvientas q habían
ayudado a los pretendientes, y q limpiaran, junto al porquerizo y al boyero, los
cadáveres y la casa.
Luego mato a todas las sirvientas traicioneras y luego le corto las manos, los pies,
las partes viriles, la nariz y las orejas a Melantio, y se las arrojo a los canes.
Luego le dijo a Euriclea q purificara la casa con fuego y azufre, y q luego llamara a
las sirvientas y luego a Penélope.

CAPITULO VENTITRES
Euriclea despierta a Penélope para informarle que el mendigo era en realidad su
esposo y que ya había matado a los pretendientes. Ella no lo cree y se muestra
con mucha precaución ante Ulises.
El dice el como fabricó su lecho nupcial y ella ya le cree.
Ulises manda que se toque música y que dancen las esclavas para que la gente
que pase por ahí crea que celebran una fiesta. Solos en la noche, Ulises le relata
sus aventuras y le dice que debe cumplir con la profecía que le había hecho
Tiresias cuando fue a la morada de Hades. A la mañana siguiente, acompañado
de su hijo y los pastores va a buscar a su padre Laertes
CAPITULO VENTICUATRO
Mientras en Hades, se encuentran las almas de los pretendientes, la de Aquiles,
Agamenon, Patroclo, Ajax, Peleo y Egisto, entre otros. Ahí es cuando Aquiles
alaba a Agamenon, y este al otro diciéndole q su nombre no se había olvidado ni
se olvidara jamás.
Y luego Hermes trae definitivamente a las almas de los pretendientes a Hades, y
se encuentra con Agamenon q se dirige a Anfimedon, q le cuenta todo lo q paso
de cómo murió desde la tela de Penélope hasta la flecha.
Mientras Ulises entro a la casa de Laertes , y le dijo a sus compañeros q mataran
al mejor cerdo para después comerlo, y el fue a ver a su padre, y lo vio triste y
empobrecido.
Hablaron, y Ulises le dijo q era un forastero de nombre Eperito y q había tenido de
huésped a Ulises, y cuando su padre llora, no resiste y le dice q es Ulises y le
muestra una herida de jabalí única en el. Luego de saludarse y llorar, Laertes se
baña, y comen y ahí es cuando llega el esposo de la sirvienta q lo reconoce, y lo
alaba, su nombre era Dolió.
Mientras en Ítaca se da la noticia de la muerte de los pretendientes, y el padre de
Antinoo, Empites dijo q había q vengarse y cuando iban para la mansión, se
encontraron con el heraldo Medón y con el Aeda, y les dijeron a los itaquenses
enfurecidos y tristes, q esto había sido obra no solo de Ulises, sino q tmb de los
Dioses. Todos se asustaron y Haliterses Mastorida dijo q los mataron por sus
actitudes, y los tendrían q haber escuchado a el, y a Mentor q pedían q cesasen.
Algunos se fueron y otros se abalanzaron a la casa de Laertes, y cuando los
vinieron venir, se armaron y salieron a luchar, ahí es cuando Atenea, encarnada
en Mentor, bajo del Olimpo y dijo q soltasen las armas; Dolio justo tiro su lanza y
atravesó el casco de Eupites, y Atenea dijo q cesasen ahora la carnicería, y todos
se asustaron y rajaron, y Ulises se abalanzo sobre ellos, y Zeus tiro un gran rayo q
lo espanto, y Atenea dijo q se quede tranquilo y se llene de alegría, y así fue como
se mantuvo la paz en Ítaca gracias a los Dioses, y especialmente gracias a Palas
Atenea.

4) PERSONAJES
PERSONAJES PRINCIPALES

*Ulises: Es el héroe que trata de regresar a su patria Ítaca, de la cual es el rey, y


en el camino le pasan muchas desgracias. Su esposa es Penélope y su hijo es
*Telémaco. Su padre es Laertes.

*Penélope: Es la esposa fiel que espera en casa

*Telémaco: el hijo de Ulises y Penélope, es el discípulo del Arte, el heredero, Parte


a un viaje para saber de su padre.

*Atenea: Diosa del Olimpo. Ayuda a Odiseo en casi toda su aventura.

*Erícela: El ama y niñera de la familia.

PERSONAJES SECUNDARIOS

*Pisístrato: Le dice a Telémaco que debe encontrarse con Néstor para saber sobre
su padre, Odiseo.

*Néstor: Le dice a Telémaco información sobre Odiseo.

*Menelao: Rey de Lacedemonia. Combatió junto a Odiseo en la guerra contra


Troya.

*Helena: Mujer de Menelao. La causa de la guerra entre Troya y los aqueos.

*Circe: Ser extraordinario, era una maga, tenia las trenzas doradas y bellos ojos,
era una esplendida belleza; tenia una voz de mujer tan armoniosa que debitaba y
paralizaba a cuantos la oían; era gentil, sabia y consejera de Ulises.

*Poseidón: Es el dios del mar, llamado Neptuno por los romanos; era muy
vegetativo porque no perdonaba a sus enemigos, tortura ni dolor; su hijo predilecto
era Polifemo, fue quien maldijo a Ulises.

*Las sirenas: Eran seres extraordinarios, eran hijas del mar, eran mujeres hasta la
cintura y lo demás eran peces. Tenían bellos rostros, con sus voces hechizaban y
atraían a los marineros, quienes no podían resistirse, y entonces estas los
mataban.
*Eolo: Es el dios de los vientos, poderoso comarca. Era gentil, hospedó a Ulises
en su hogar durante un mes.

*Calipso: Era una diosa, la de las bellas trenzas, temida por todos los hombres. Su
vestido brillaba como el sol de la luna junta; llevaba un cinturón de oro y con una
lanzadera, también de oro. Era bondadosa y muy dulce.

*Polifemo: Era un semidiós. Era un horrible gigante muy fuerte, de gran estatura y
muy corpulento; tenía un solo ojo. Era el hijo predilecto de Poseidón. Era caníbal,
cuidaba sus rebaños y hacía quesos.

*Hermes (Mercurio): Hijo de Júpiter y de la ninfa Maya, era el dios mensajero,


conocido como el dios de los pies ligeros; era hermoso y tena una varita dorada
que llevaba en la mano. Era gentil y ayudó a Ulises.

*Nausicaa: Hija de Alción, rey de los feacios, era hermosa, dulce, graciosa y
alegre, también era doncella, buena y valiente e ingeniosa. Fue hospitalaria
cuando Ulises llego a sus tierras.

*Musas: Eran nueve deidades, hijas de Júpiter y de Mnemosina (diosa de la


memoria). Moraban en el Parnaso junto a la fuente Castalia, sus nombres eran:
Clio, Euterpe, Talia, Melpómene, Terpsícore, Erato, Polimnia, Urania, Calíope.
5) ESPACIO Y TIEMPO

Espacio: ​Ítaca, Esparta.

Tiempo: ​Tiempo lineal no tiene transcendencia​.


6) INICIO, NUDO Y DESENLACE

Inicio:

Todo empieza cuando Homero le pide a la musa que le cuente la


historia de aquel gran héroe que luchó en Troya y sufrió grandes
pesares para regresar a su hogar, y se empieza a narrar la historia.

Ulises (Odisea) se encuentra varado en la isla Calipso, que luego de


luchar arduamente en la guerra de Troya, y sobrevivir, cuando quiso
regresar a su tierra, fue embestido por la furia de los dioses y
finalmente quedo en la isla de la ninfa Calipso que le propuso olvidar a
su esposa y que se quedará con ella, el aceptó quedarse, pero jamás
olvidar a su esposa, ni tener nada que ver con la ninfa.

Mientras tanto los dioses conversaban sobre el tema de Ulises, y la


diosa Minerva propuso que ya había sufrido demasiado, lo cual fue
aceptado por los dioses y decidieron dejar que regrese a su tierra.
Entonces Minerva viaja a la tierra y toma la forma de Mentor, un viejo
amigo de Ulises, va a Itaca (lugar donde se encuentra el palacio de
Ulises), y ve que la casa de Ulises se encuentra llena de pretendientes
que desean casarse con Penélope, esposa de Ulises y mamá de
Telémaco, pero ésta astutamente ha estado evitándolos y haciéndolos
esperar, hasta la llegada de su esposo. Telémaco que ya había
crecido y era un joven, veía con impotencia como los pretendientes
usaban el castillo a su antojo, y se acaban toda la comida. Pero
Minerva le dice a Telémaco que su padre regresará y le dice que valla
a hablar con los pretendientes para que regresen a sus tierras,
Telémaco le hace caso, y al decírselos estos se mofaron y no
aceptaron, entonces éste decide viajar a Pílos, pero nadie le deseaba
prestar un barco, pero apareció Minerva y le dio uno y viajaron los dos
en la noche y a escondidas.

A la mañana siguiente, Telémaco y Mentor (que en realidad era


Minerva) llegan y son invitados por Néstor a una comida, ellos aceptan
y mientras están en el festín, Néstor relata la muerte de Agamemnón,
pero desconoce todo lo relacionado a Ulises, les sugiere que valla a
Esparta a hablar con Menéalo, porque posiblemente él sepa algo, pero
descubre que Telémaco estaba acompañado de una diosa y decide
decirle a su hijo que acompañe a Telémaco. Éstos llegan y son
hospedados por el rey Menéalo, quien les cuenta su experiencia en la
guerra de Troya. Al día siguiente Menéalo les cuenta que un dios le
dijo que Ulises se encontraba en la isla Calipso. Mientras tanto, en
Itaca los pretendientes de Penélope se enteran que Telémaco zarpó y
deciden hacerle un plan de emboscada a su regreso.

Mientras tanto, los dioses se volvieron a reunir y Minerva insistía en


que Ulises ya debería regresar a su hogar, entonces Júpiter (el dios
supremo) decide mandar a su hijo Mercurio hablar con la ninfa de
Calipso, así fue y Mercurio le dijo que Júpiter había decidido dejar libre
a Ulises, lo cual hizo que la ninfa dijera que los dioses le tenían envidia
y no querían que se quedará Ulises con ella, pero de todos modos
sabía que debí obedecer a Júpiter y le dice a Ulises que es libre,
incluso lo ayuda a construir una balsa justo antes de partir le da
víveres y le aconseja qué hacer en caso de encontrarse con ciertos
monstruos en el camino.

Nudo:

Después de navegar 18 días ve tierra, pero Poseidón lo ve y decide


hacer una gran tormenta que hace que se destruya el barco y el quede
indefenso ante el mar, luego de dos días y gracias a la ayuda de una
ninfa marina, llega a tierra. Él se despierta y se tapa con las hojas,
entonces ve a una mujer joven y se entera que era hija del rey Alción,
y además le dice que estaba en Esqueria, luego la princesa,
impresionada por la forma de hablar de Ulises, decide vestirlo, darle
comida y llevarlo a su palacio, donde le cuenta a la reina su historia, la
cual la dejo impresionada, luego va a hablar con el rey y hace lo
mismo, el rey decide dejarlo vivir en el castillo y ayudarlo a regresar a
su hogar, incluso hacen una fiesta en honor a Ulises, donde un tipo le
reta a Ulises en lanzamiento de disco, desconociendo que en realidad
era el mismo Odisea, pero por supuesto Ulises le ganó; en el castillo
se estaban cantando canciones, y cuando empieza una en relación a
Troya, Ulises empieza a llorar y el rey dice que pare la música y ahí
recién Ulises le dice quién es, y le cuenta los terribles años que pasó
buscando el camino hacia su tierra: primero, cuando luego de la guerra
de Troya llega a Ísmaro donde saquearon la ciudad de los cícones,
después a la tierra de los lotófagos, algunos de sus hombre comieron
de los lotos, que hacían que olvidaran su tierra y desearán quedarse
ahí, pero Ulises los obligó a través de la fuerza a que subieran al
barco, de ahí llegaron a la isla de los cíclopes, donde Ulises con sus
doce mejores hombres van a investigar, llegan a una cueva donde ven
una bestia gigante, parecida a un humano, pero de un solo ojo, éste
los dejó encerrado en su cueva, y se iba a comer uno por uno a cada
uno de los viajeros, pero Ulises hábilmente lo embriaga y lo hace
dormir, en eso cogen entre todos un gran trozo de madera y lo clavan
en el único ojo del cíclope, lo cual lo dejó ciego, pero éste sabía que
no los podía ver, así que se puso en la entrada de la puerta y no iba a
dejar que se escapen, porque estaba cubriendo la única salida, pero
Ulises y sus hombre idean un plan, se ponen debajo de la ovejas que
se encontraban en la cueva, y cuando éstas salían, Polifermo (el
cíclope) les tocaba el lomo, y las dejaba salir, al escapar, y desde muy
lejos Ulises le gritó lo que habían hecho, al oírlo Polifermo, cogió una
gran roca y la lanzó y por poco y les cae, pero luego rápidamente
huyen en sus barcos y salen de la isla, luego, en una isla se
encuentran con el rey de los vientos, quien en una bolsa les da todos
los vientos, pero en el barco, mientras dormía Ulises, sus hombre
abrieron la bolsa pensando que eran tesoros, y liberan todos los
vientos, con esto llegan a la isla de los lestrigones, quienes se comen
a la tripulación de once barcos, Ulises y sus hombre huyen a la isla de
Ea, donde vivía circe que convierte sus hombre en cerdos, pero luego
cuando Ulises quiere ir aparece Mercurio y le da unas hierbas mágicas
y le aconseja que hacer, entonces cuando circe le dio una bebida para
que se convierta en cerdo, no pasó nada y entonces Circe libera a sus
compañeros y luego le pide a Circe que lo deje partir y le da unos
consejos, cuando Ulises estaba pasando por las sirenas se tapó los
oídos y pidió que lo amarrasen, como se lo había dicho Circe, de esa
forma las sirenas no podrían encantarlo. Luego huyeron de las dos
temibles bestias Caribdis y Escila, después llegaron a la isla del Sol,
donde Circe le había dicho que no comieran a las vacas sagradas de
ese lugar, porque le pasaría algo barco, pero mientras dormía Ulises,
sus compañeros mataron y comieron vacas, luego huyeron de la isla,
pero su barco quedo atrapado en una tormenta producida por Júpiter,
el único que sobrevive es Ulises y así llega a la isla de Ogigia, donde
Calipso lo retiene por siete largos años, así termina su relato Ulises a
Alcínoo.

Al día siguiente Alcínoo le da regalos y un barco con sus mejores


hombres para que lo lleven a Itaca, mientras Ulises dormía, los
tripulantes lo dejaron en la playa de Itaca y se llevaron sus regalos,
entonces apareció Minerva y le dijo donde estaba, luego hizo que
escondiera sus riquezas y después lo convierte en un viejo mendigo
para que nadie lo reconociera y así efectuara su plan. Ulises va donde
el porquerizo Eumeo y le da una información falsa de él mismo,
además le dice que el gran Ulises regresará, el porquerizo muy
amablemente le da hospitalidad y un lugar donde dormir. Mientras
tanto Minerva se le aparece en un sueño a Telémaco (hijo de Ulises),
que estaba en Lacedemonia, y le dice que regrese a Itaca y que valla
en Eumeo, pero que tenga cuidado y que viaje de noche para que no
lo vean los pretendientes que quieren asesinarlo, de esta manera
Telémaco recibe regalos, y parte a Itaca tomando en cuenta las
precauciones que le dio Minerva, y ayudado por los dioses, llega sano
a las costas de Itaca y va de frente a la casa del porquerizo, donde ve
conversando a un mendigo y a Eumeo, a éste le dice que valla al
palacio y le diga a su madre que ha llegado vivo, así lo hace el
porquerizo, y cuando se va, Ulises toma su verdadera forma y se
presenta ante su hijo y le dice quien es en realidad, ellos se abrazan y
lloran, luego de este momento emotivo, Ulises le cuenta a Telémaco
su plan para matar a todos los pretendientes de Penélope y además le
dijo que sólo los dos sabían que Ulises había regresado y nadie más
se deberá enterar, entonces viene el porquerizo y Telémaco se va al
palacio a decirle a su madre que, algunas personas habían visto a su
padre, y dijeron que regresaría. Luego hicieron un banquete, Ulises
decidió ir, pero con la apariencia de un mendigo, y estuvo ahí como un
invitado de Telémaco, pero apareció otro mendigo, y disconforme con
que le quite comida otro anciano lo reta a una pelea, donde Ulises no
demuestra toda su fuerza, pero de todas maneras gana; muchos de
los pretendientes insultaban a Ulises, pero Telémaco trataba de
defenderlo, luego padre e hijo escondían las armas que iban a usar.
Después Penélope decide hablar con el mendigo, y Ulises acepta ir, y
también le cuenta una historia ficticia, pero además le dice que conoce
a Ulises y que regresará, pero Penélope desconfiaba y le pide una
prueba para saber si en realidad vio a Ulises, entonces este le dijo que
ropa usaba, y Penélope al saber que no mentía le pide a sus sirvientas
que lo traten bien, como a un gran huésped. En la noche habla con el
boyero (Filetio) quien lo trata bien y Ulises se da cuenta que si puede
confiar en él.

Desenlace:

A la mañana siguiente, Penélope hace un juego, y el que ganara se


casaría con ella, el reto era armar un arco y poder lanzar una flecha
que pase por el ojo de doces segures, ninguno de los pretendientes
pudo hacerlo, mientras tanto Ulises le cuenta tanto a el boyero, como
al porquerizo, quién era en realidad, y su plan, y éstos hidalgamente
aceptan ayudar a su amo. Entonces Telémaco le pide al mendigo que
lo intente, todos se mofan y en una seña Ulises indica a Emuo y Filetio
que cierren todas la puertas y que las mujeres se encerraran y si
escuchen ruidos, no les den importancia, entonces Ulises logra armar
el arco y logra hacer pasar las flechas por lo aros, todos se quedan
impresionados, y Ulises toma su verdadera apariencia y le dice a todos
quien es en realidad y de un flechazo mata al mas valeroso de los
pretendientes, entonces todos vienen contra él, pero Ulises recibía el
apoyo de el porquerizo, el boyero, su hijo y Minerva, quien hacia que
ninguna lanza le cayera a Ulises, la batalla fue larga y muy dura, ya
que eran muchos los pretendientes. Luego una sirvienta le dice a
Penélope que el mendigo era en realidad su esposo y además había
matado a todos los pretendientes, ella no creía nada, pero bajo y
efectivamente había matado a todos los pretendientes, pero dudaba
que era el mismo Ulises, entonces este le contó como fabrico su lecho
nupcial, historia que sólo conocían estos dos, entonces Penélope se
da cuenta que en realidad es su esposo, y se abrazan, Ulises
entonces ordena que bailen las sirvientas para que crean en el pueblo
que es una fiesta y no sospechen. A la mañana siguiente Ulises va
donde su padre a decirle que ya había regresado, pero luego aparecen
algunos aldeanos y empieza otra gran pelea, pero intervienen los
dioses a infundir miedo en los pobladores y deciden huir, con lo que
regresó la paz en Itaca.
ANALISIS DE FORMA

1) MEDIOS DE COMUNICACIÓN.
Los medios de comunicación que se utilizan en esta obra principalmente es el
verso ya que estaba escrito en poemas, pero luego de que comenzaron a hacer
las otras versiones la fueron cambinado al la prosa

2) PROCEDIMIENTO
a) Narración
“Llegaron a la ciudad de Pilos, y vieron que estaba haciendo sacrificios, que había
filas y filas llenas de hombres y al lado de cada fila yacían 9 toros muertos.
En una de esas filas se encontraba Néstor junto a su padre y sus hijos.
En cuanto Néstor vio a los visitantes, los saludo y les ofreció lugar al lado de él y
de su padre, luego les dio un pedazo de entraña de toro, y vertió en la cratera de
oro, un buen vino tinto y les pidió que le agradecieran a Poseidón, y su deseo fue
cumplido por Palas Atenea y por Telémaco”.
• “Los Dioses decretaron por fin, mandar a Hermes a exigir la vuelta de Ulises, Los
Dioses decretaron por fin, mandar a Hermes a exigir la vuelta de Ulises, a la ninfa.
Al llegar, Hermes vio lo decorada q estaba la vivienda, de la ninfa, el olor tan
atrayente, q podía conquistar a cualquier mortal, pero no a él.
La ninfa le ofreció comida y vino. Luego de satisfacerse, Hermes le cedió el
mensaje del gran Zeus, y la ninfa dijo q era envidiada, pero q no se iba a oponer a
la voluntad de los Dioses, entonces se lo fue a comunicar al divino Ulises, q el
insinuando la posible estrategia de la ninfa le hizo jurar q no lo mataría. A la ninfa.
Al llegar, Hermes vio lo decorada q estaba la vivienda, de la ninfa, el olor tan
atrayente, que podía conquistar a cualquier mortal, pero no a él.
La ninfa le ofreció comida y vino. Luego de satisfacerse, Hermes le cedió el
mensaje del gran Zeus, y la ninfa dijo q era envidiada, pero q no se iba a oponer a
la voluntad de los Dioses, entonces se lo fue a comunicar al divino Ulises, que el
insinuando la posible estrategia de la ninfa le hizo jurar que no lo mataría”.

b) Dialogo
¿Qué has dicho, a Telémaco? A un dios le es posible salvar un humano?

“¿quieres entrar primero o lo hago yo?

- ¡Cuídate por si te dedican algún golpe A ellos!”

- “estaría acostumbrado y a mucho mas obliga el hambre”

c) Descripción:
“y el largo vidente Zeus envióle dos águilas que echaron a volar desde la cumbre
de un monte. Ambas volaban muy juntas, con las alas extendidas, y tan rápidas
como el viento; y al hallarse en medio de la ruidosa ágora anduvieron volteando
ligeras, batiendo las tupidas alas; miráronles a todos a la cabeza como presagio
de muerte, desgarráronse con las uñas la cabeza y el cuello, y se lanzaron hacia
la derecha por cima de las casas y a través de la ciudad”.

• “Entonces Atenea, la diosa de ojos de lechuza, ordenó otra cosa”.

• “Luego corta el cuello de la novilla, la cubre de oro sus cuernos. Cuando la


sangre ha cesado de correr y la vida abandona a la víctima, le sacan las tripas;
separan los muslos, según costumbre, y los recubren con dos capas de grasa,
sobre las cuales colocan jurones palpitantes de carne. El anciano quema los m
muslos en unas astillas de madera que riega con vino; junto a él unos jóvenes
tienen en sus manos unos asadores de cinco puntas”.

3) LENGUAJE

El lenguaje utilizado en esta obra es un leguaje culto, un leguaje


antiguo.

4) RECURSOS EXPRESIVOS

Metáfora
“Lágrimas del cielo”.
“El ocaso de la vida”.
“Cabellera del río”.
“Bostezo de la tierra”.

Símil
● Quedo la estancia como la boca del lobo
● El pronto rojo como el vino.
● @ Era bueno como un padre

Hipérbole
“Extensísimo pavimento”.
“Salió más veloz que un rayo”.
“Lloraba a mares… sin consuelo”.
“Tenía la cabeza más dura que la piedra”.


Epíteto
“Entre la oscuridad de la noche”.
“Verde prado de fresca sombra”.
“La blanca nieve cubría los altas montañas”.
“Espantosa muerte”.

Hipérbaton
“​Del
salón en el ángulo oscuro”.
“De amor bebí dulcísimo veneno”.

ENSAYO

M​i opinión acerca de la obra literaria “La odisea” es que esta


hace reflexionar y nos muestra como si nosotros queremos
algo lo podemos cumplir, así personas nos lo impidan la
cuestión es querer y así las cosas por más difíciles que sean se
van a poder cumplir.
Muchas personas quieren el mal para los demás y hacen hasta
lo imposible por arruinar la vida de los demás, pero lo que
nosotros tenemos que hacer es darnos cuenta de las cosas, y
de saber con quién tenemos que estar , ya que tenemos que
saber quién realmente es bueno en nuestra vida y quién no.
Las personas que quieren el bien para nosotros van a estar
apoyándonos y nunca dudaran de las capacidades que
tenemos y así con o sin el apoyo de las personas vamos a salir
adelante, y podremos cumplir con lo que queremos, que es
una de las cosas más importantes en nuestra vida.
Todo esfuerzo tiene una recompensa, y así no la tenga
tenemos que seguir adelante para lograr nuestras metas que
en nuestra vida tiene que ser muchas para así ir progresando y
tener una mejor vida.

CONCLUSIONES
*Si queremos algo tenemos que luchar por esto.
*Para estar bien tenemos que alcanzar nuestras metas
*Todo en la vida tiene una recompensa.
BIOGRAFIA DE HOMERO

(s.VIII a.C.) Poeta griego. En palabras de Hegel, Homero es «el


elemento en el que el mundo griego vive como el hombre vive en el
aire». Admirado, imitado y citado por todos los poetas, filósofos y
artistas griegos que le siguieron, es el poeta por antonomasia de la
literatura clásica, a pesar de lo cual la biografía de Homero aparece
rodeada del más profundo misterio, hasta el punto de que su propia
existencia histórica ha sido puesta en tela de juicio.

Las más antiguas noticias sobre Homero sitúan su nacimiento en


Quíos, aunque ya desde la Antigüedad fueron siete las ciudades que
se disputaron ser su patria: Colofón, Cumas, Pilos Ítaca, Argos,
Atenas, Esmirna y la ya mencionada Quíos. Para Simónides de
Amorgos y Píndaro, sólo las dos últimas podían reclamar el honor de
ser su cuna.
Aunque son varias las vidas de Homero que han llegado hasta
nosotros, su contenido, incluida la famosa ceguera del poeta, es
legendario y novelesco. La más antigua, atribuida sin fundamento a
Herodoto, data del siglo V a.C. En ella, Homero es presentado como el
hijo de una huérfana seducida, de nombre Creteidas, que le dio a luz
en Esmirna. Conocido como Melesígenes, pronto destacó por sus
cualidades artísticas, iniciando una vida bohemia. Una enfermedad lo
dejó ciego, y desde entonces pasó a llamarse Homero. La muerte,
siempre según el seudo Herodoto, sorprendió a Homero en Íos, en el
curso de un viaje a Atenas.

Los problemas que plantea Homero cristalizaron a partir del siglo XVII
en la llamada «cuestión homérica», iniciada por François Hédelin,
abate de Aubignac, quien sostenía que los dos grandes poemas a él
atribuidos, la ​Ilíada​ y la O
​ disea,​ eran fruto del ensamblaje de obras de
distinta procedencia, lo que explicaría las numerosas incongruencias
que contienen.

Sus tesis fueron seguidas por filólogos como Friedrich August Wolf. El
debate entre los partidarios de la corriente analítica y los unitaristas,
que defienden la paternidad homérica de los poemas, sigue en la
actualidad abierto.