Está en la página 1de 15

EL HOMBRE Y SUS OBRAS

Para Marx el ser humano es esencialmente un productor, un trabajador. Con este


planteamiento se distanciaba de la interpretación antropológica dominante en la
filosofía occidental, que consideró el pensamiento o la racionalidad como el atributo
fundamental del ser humano. Por el contrario, Marx sostiene que el trabajo es la
actividad específica y esencial del hombre. El ser humano transforma la naturaleza a
la vez que se humaniza él mismo. Esto quiere decir que, en su actividad de
transformación de la naturaleza, se distancia de ella haciéndose realmente hombre.
El hombre, pues, se realiza como tal en el trabajo.

Conclusión
A lo largo del tiempo el hombre ha sido capaz de evolucionar con el mismo, de tal
manera que ha sobrevivido a grandes cambios utilizando su conocimiento, así como
sus habilidades para la realización de trabajos, en donde ha influido gran parte la
sociedad misma.

El Hombre como ser biológico y físico.


"... es difícil negar que el Homo sapiens es una especie inusual en la historia natural
de este planeta. Otras especies son más rápidas, más fuertes, mejor adaptadas a su
ambiente por la psique y el instinto que nosotros. ¿Qué es lo que nos separa
entonces de las demás especies?" John Managhan y Peter Just (2000) Una
brevísima introducción a la antropología social y cultura.

Existen características propias del ser humano que lo diferencian del resto de las
especies animales:

 Puede crear, transmitir y reproducir una gran gama de experiencias,


habilidades y conocimientos a sus semejantes.
 Posee un lenguaje complejo y otros símbolos que comparte con sus
congéneres.
 Es capaz de producir herramientas y utilizarlas para ejecutar un plan pre
elaborado.
Analicemos como a lo largo del tiempo se ha ido estudiando al hombre, quien
comparte rasgos con los otros animales, y como fue evolucionando a partir de
especies anteriores hasta llegar a ser Homo sapiens.

EL HOMBRE SER PRODUCTOR

Relaciones Entre el hombre y la sociedad

Evidentemente que la sociedad no es una simple suma de integrantes, sino que se


encuentran agrupados de acuerdo a determinadas normas, específicas para cada
situación concreta, pero de ciertas características generales más o menos estables.

El niño y también el adulto, reciben conocimientos, normas de conducta, en una


palabra, el ambiente humano que los envuelve. La organización de la producción y
de la distribución de la riqueza, de las creencias, de las formas culturales, de la
moral, de las estructuras políticas: todo esto son elementos sociales que determinan
la actuación, las aspiraciones, el comportamiento de cada persona.

El hombre un ser social y productivo

El campo económico es aquel, dentro del conjunto del acontecer histórico, sigue en
grado de proximidad al de la relación del hombre con la naturaleza, organizada e
incorporada en la técnica.

La economía se refiere al conjunto de actividades dirigidas hacia el fin de su


mantenencia física. El hombre, como todos los seres vivientes es un individuo
biológico que necesita alimentarse y satisfacer una serie de otras necesidades
elementales, exigidas por su condición animal.

El hombre histórico, o sea el hombre como ser de cultura y no solo de naturaleza,


satisface sus necesidades elementales a través de la multitud de procesos de
elaboración de la realidad natural en los que la cultura consiste: y el primer grado de
la técnica, su manifestación más simple, su función inicial, consiste en proporciónale
al hombre los instrumentos adecuados para una más fácil y más eficaz satisfacción
de sus necesidades elementales.

Desde el punto de vista de la técnica de la producción, la organización social ofrece


características importantes entre ellas se encuentra la forma de enfrentarse a la
naturaleza: en unos casos el hombre se basa en su pura física, muscular, aplicada y
aumentada por los utensilios simples.

En determinadas sociedades “todos hacen todo,” con muy escasa diferencia entre sí.
La otra forma fundamental de la sociedad desde este punto de vista es la división
social

Importancia de la actividad productiva

La primera manifestación de toda cultura consiste en la colaboración o producción de


bienes de consumo; es decir, necesita alimentarse, habitar, vestirse y satisfacer otras
necesidades.

¿En qué consiste la actividad productiva? Se trata, en el sentido más amplio de la


intervención que realiza el hombre en la naturaleza, para obtener de ella los bienes
que necesita, ya que sea en forma directa o indirecta.

Aspectos de la actividad productiva

Se pueden distinguir claramente dos aspectos de la actividad productiva: el primero


es la acción del hombre sobre la naturaleza, directa o indirecta, y el segundo la
constituye la relación que se establece entre los hombres para producir.

Estos dos aspectos constituyen el fundamento de cualquier modo o sistema


socioeconómico de producción, y se traducen concretamente en: las fuerzas
productivas y las relaciones de producción.

Las fuerzas productivas


Se denomina así a las fuerzas de que se vale la sociedad (Trabajo y Capital) para
influir en la naturaleza y transformarla. Esto incluye desde el trabajo realizado con las
herramientas y utensilios más simples, hasta las computadoras más refinadas y los
motores de energía nuclear. Incluye también el trabajo intelectual, es decir los
conocimientos, las habilidades y las costumbres de los hombres.

Estos dos elementos que constituyen las fuerzas productivas, instrumentos y los
hombres que los inventa y utilizan, se aplican sobre determinadas condiciones
naturales, en su estado original o modificados ya por la acción humana.

Evolución de las fuerzas productivas

Las innovaciones en los sistemas de trabajo obedecen siempre a una finalidad:


obtener mayor rendimiento con el mismo esfuerzo o, lo que viene siendo lo mismo,
disminuir el esfuerzo necesario para obtener rendimiento sin variación.

La observación de la sociedad moderna industrial revela que en ésta hay una


estrecha colaboración entre los miembros de una nación.

Tratando de concluir, diremos que las fuerzas productivas (trabajo)son los medios de
producción creados por la sociedad y, ante todo, los instrumentos de trabajo, así
como los hombres que los ponen en acción y producen bienes materiales.

Las relaciones de producción son básicamente relaciones económicas. El carácter


de las relaciones sociales producción depende de que los medios fundamentales de
producción la sociedad de que se trate estén en unas o en otras manos; es decir, de
cómo se resuelva en ella el problema de la propiedad de los medios de producción.

La propiedad de los medios de producción puede ser social o privada. Las fuerzas
productivas y las relaciones de producción son dos aspectos de la producción social,
que no existen desunidas, por ser las que determinan la naturaleza social de cada
modo de producción.
Conclusión
La producción es parte fundamental para que una sociedad pueda sobrevivir,
básicamente el hombre ha sido capaz de utilizar diferentes formas para adaptarse y
ser productivo a través del cambio, llegando a nuestros tiempos de ahora a utilizar
tecnología como herramienta.

LOS PRODUCTOS DE LA CULTURA

El hombre como ser social, generador de cultura

¿Qué es el hombre?, ¿Cómo ha concebido el hombre al hombre a lo largo de la


historia?, ¿Qué es aquello que nos hace distintos de los animales?, en un principio
parecen preguntas fáciles, incluso muy obvias, pero si se analizan detenidamente,
podremos encontrar que cada persona le otorga un sentido propio, y por lo tanto, un
significado que puede variar si se compara con opiniones de otros individuos.

Para entender cómo el hombre se ha ido apropiando de la Tierra, es necesario


observar su evolución social, en este sentido, autores como Sven Nilsson y Olle
Olsson (1980), ofrecen una perspectiva muy clara, argumentan que desde el final de
la última glaciación.

El primero de ellos abarca desde la aparición del ser humano hasta hace 10000 años
aproximadamente, etapa cuyas principales actividades se relacionaban con la caza
de animales y la recolección de distintos frutos según la región que habitaba, es
decir, al igual que los demás animales, el hombre subsistía gracias a lo que la
naturaleza le brindaba.

En un segundo momento, el hombre dominó la actividad agrícola, no sin antes


desarrollar y rendir de mejor manera su inteligencia, que combinada con su
experiencia aprovechó de un modo más racional lo que la naturaleza le facilitaba.
Como resultado el ser humano aprendió a cultivar plantas y a criar ganado.

En lo que respecta a la tercera y última etapa planteada por los autores y que
históricamente la podemos ubicar en los tres últimos siglos (XIX, XX y XXI), se ha
caracterizado por un industrialismo con alto desarrollo científico y tecnológico. Esto
ha provocado otros cambios substanciales como la aparición de ciudades
densamente pobladas e irónicamente muchas de ellas lejos de la naturaleza que en
un principio era la que le facilitaba realizar las actividades fisiológicas básicas

En la actualidad, la población mundial pasó de los casi 1000 millones que había en
1800 a más de 6000 millones en el 2000, mientras que octubre de 2011 se
alcanzaron los 7000 millones.

Finalmente, la forma en la que los individuos aprenden, interiorizan e interactúan con


los demás de su misma especie, influenciados por una serie de normas y valores
establecidos por una determinada sociedad en un contexto histórico en particular
generan también cultura, idea que, de acuerdo al pensamiento arqueológico,
representa “la parte de la conducta que diferencia al hombre de los demás animales”
(Lumbreras, 1981, p.20).

La Cultura.

¿Qué es la cultura?, ¿siempre ha existido?, ¿cuáles son sus características?, ¿existe


una baja y alta cultura?, ¿un país con mayor cultura es mejor que otro que la ha
desarrollado menos?, estas son solo algunas interrogantes que permitirán darnos
cuenta que la palabra “Cultura”, parece fácil de describir y dar ejemplos de ella, sin
embargo, es un concepto que engloba múltiples características y formas de
entenderse. Tan sólo basta con escuchar las opiniones de otros compañeros de
clase utilizando las mismas interrogantes. Es por ello importante que se reflexione de
manera crítica sobre el hombre como producto de una cultura o viceversa.

Definiciones de la cultura.
Froylan M. López Narváez define a la cultura como “la realidad que se vive, como se
vive… son maneras de ser, de pensar y de sentir… es el cultivo que toda comunidad
hace de sí misma… es herencia y aspiración… es el complejo de tradiciones”
(López, 1990). Por su parte, Néstor García Canclini (1983), importante antropólogo y
crítico cultural, en una de sus escritos hace una recopilación interesante de diversos
conceptos sobre cultura recabados a partir de su propia experiencia y otros autores,
entre los que se destacan:  Es el conjunto de lo creado por los hombres;  La
totalidad de capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la
sociedad (Tylor);  La organización de la experiencia compartida por una comunidad
(Goodenough);

El contenido de la cultura.

Muchas personas piensan que la cultura sólo se compone de ideas o modelos


cognitivos, es decir, de pautas de comportamiento, del conocimiento adquirido, de
valores y creencias establecidos una sociedad y contexto particular. Sin embargo,
también forman parte los objetos materiales, es por ello que, en la actualidad, sobre
todo “en las sociedades técnicamente avanzadas, las cosas materiales nacidas de la
cultura, acaban, a su vez, modificando la totalidad de la cultura porque alimentan
nuevos valores, a la vez que modifican otros.” (OCW, 2010).

Otra clasificación útil que permite entender con mayor exactitud los elementos que
componen la cultura la establece el etnólogo y antropólogo mexicano Guillermo
Bonfil Batalla, quien los clasifica en cinco componentes: a) Materiales, tanto los
naturales como los que han sido trasformados por el trabajo humano; b) De
organización, que son las relaciones sociales sistematizadas a través de las cuales
se realiza la participación; se incluyen la magnitud y las condiciones demográficas; c)
De conocimiento, es decir, las experiencias asimiladas y sistematizadas y las
capacidades creativas; d) Simbólicos: códigos de comunicación y representación,
signos y símbolos; e) Emotivos: sentimientos, valores y motivaciones compartidos; la
subjetividad como recurso (Bonfil, 1997, p.50).
Características de la cultura

Como se ha analizado en subtemas anteriores, entender lo que es cultura, parece


sencillo, pero no lo es, su contenido es tan extenso como la actividad del ser humano
a lo largo de la historia. Razón por la cual en este apartado se establecen algunos de
sus rasgos más importantes a partir de la visión del antropólogo estadounidense
mismos que son descritos en la siguiente tabla.

Características de la cultura
La cultura no es instintiva, o innata, o transmitida
biológicamente, sino que está compuesta de hábitos, o
sea,
Es aprendida de tendencias a reaccionar aprendidas, adquiridas por
cada
individuo a través de su propia experiencia en la vida
después del nacimiento.
Todos los animales son capaces de aprender, pero sólo
Es inculcada el hombre puede pasar a sus descendientes sus hábitos
adquiridos en alguna medida considerable.
Los hábitos de tipo cultural no sólo son inculcados y
luego transmitidos a través del tiempo; también son
Es social sociales, o sea, compartidos por los seres humanos que
viven en sociedades o grupos organizados, y se
mantienen relativamente uniformes por la presión social.
Los hábitos de grupo en los que consiste la cultura son
Es ideativa conceptualizados (o verbalizados) como normas o
pautas de conducta ideales
La cultura consiste en hábitos, y la psicología ha
demostrado que los hábitos persisten sólo si traen
Produce satisfacción. Esta satisfacción refuerza los hábitos, los
satisfacciones fortalece y los perpetúa, mientras que la falta de
satisfacción inevitablemente da por resultado su
extinción o desaparición.
La cultura cambia; y el proceso de cambio parece ser
adaptativo. A través del tiempo las culturas suelen
ajustarse al ambiente geográfico, como lo han mostrado
los antropogeógrafos. Las culturas también se adaptan,
Es adaptativa por medio de la copia y la organización, al ambiente
social de los pueblos vecinos. Finalmente las culturas
indudablemente tienden a ajustarse a las demandas
biológicas y psicológicas del organismo humano.
Es integrativa Como un producto del proceso de adaptación, los
elementos de una determinada cultura suelen formar un
todo congruente e integrado.
Fuente: Murdock (1987, p.79-84).

Cultura vs Naturaleza.

Para entender el papel de la naturaleza en el hombre, y cómo éste ha influido en ella,


es necesario primero remitirnos al origen biológico del ser humano, punto central
donde se establece la diferencia fundamental que existe entre ambos. En este
sentido, como parte de la evolución biológica del ser humano (que pertenece al
grupo de los primates), el incremento en el volumen cerebral ha sido fundamental
pues debido a ello éste ha sido capaz de incrementar paulatinamente con el paso del
tiempo su capacidad de aprender, proceso que a su vez le ha permitido también la
resolución de problemas y desarrollar un pensamiento constructivo.

Conclusión

La cultura se basa prácticamente en el comportamiento del hombre en donde la


cultura tiene diferentes características para adaptarse a los diferentes ideales,
normas etc., dependiendo de cada zona del mundo, ha formado una parte muy
importante la cultura para la transformación o evolución del hombre a través de la
historia.

EL HOMBRE Y LA VERDAD
Cuando el objeto de la filosofía se ha presentado —aun siendo distinto— dentro de
un mismo contexto, se da lo que Zubiri llama "horizonte", de tal manera que "sin ese
horizonte delimitador nada tendría sentido, porque no habría sentido. El horizonte
hace posible el sentido en cuanto tal” Así, para el mundo griego el horizonte en el
que se encuadra la filosofía es en última instancia el de dar razón de la movilidad y el
cambio.

Frente al racionalismo con su lógica de los razonamientos, y frente al idealismo con


su lógica de los principios, Zubiri se sitúa en la línea de una lógica de la realidad, de
una vuelta a las cosas.

Saber no es sólo entender lo que de veras es la cosa desde sus principios, sino
conquistar realmente la posesión esciente de la realidad; no sólo la "verdad de la
realidad", sino también la "realidad de la verdad". "En realidad de verdad" es como
las cosas tienen que ser entendidas

Conclusión

La verdad es una forma de saber lo que es la realidad para el hombre, en donde


cada pensamiento se tiene como verdad de diferentes perspectivas y a través del
tiempo, en la actualidad los científicos buscan de manera más eficiente lo que se le
llama verdad, para el hombre.

EL CONCEPTO DE LA VERDAD

La realidad no es lo que se nos aparece a primera vista, sino también lo que


razonamos según el conocimiento que tengamos:

Establecer relaciones de inferencia entre lo dado, lo que reciben los sentidos y lo


conocido como real (la elaboración del pensamiento).
Lo que se denomina usualmente realidad está 'teñido' de subjetividad, y limitado a
los medios de observación que el sujeto posee en su época.

Relaciones sujeto – objeto en la realidad


 El sujeto (el ser humano) está siempre implicado en esa realidad
 El ser humano nace y se desarrolla en una sociedad
 El ser humano siempre puede trascender las circunstancias (modo de trabajar,
modo de conocer, modo de ser)
 El sujeto de conocimiento es un ser humano social en las condiciones reales
de existencia

Zubiri, pues, desplaza la importancia de la idea (verdad de la realidad) a las cosas, a


la patencia real de las cosas, al sentir impresivo (realidad de la verdad). Y en esto
consiste el resumen programático de la filosofía que como lógica de la realidad Zubiri
propone. Esta lógica no supone olvidar la idea o el principio, sino al contrario,
fundamentarlo en la realidad. La lógica de la realidad no ha de conducir a un
empirismo positivista que anule la propia filosofía. Si antes teníamos un ideísmo sin
realidad (idealismo), el positivismo sería un reísmo sin idea. Frente a estas
posiciones unilaterales Zubiri propone como caracterización de su filosofía un reísmo
con idea.

Hemos visto que el objeto de la filosofía según Zubiri es la realidad y que es la


metafísica la que estudia la realidad como tal. En Zubiri filosofía y metafísica
coinciden en ese anclaje en la realidad. En este apartado intentaremos una
justificación de la propia metafísica, por cuanto en el caso zubiriano se refiere a una
disciplina que se separa tajantemente de la metafísica tradicional y hunde sus raíces
en otra importante actividad de la razón: la ciencia.

Conclusión

La verdad es una afirmación de lo que el hombre entiende o comprende como


realidad de su existencia o de algo que puede ver o creer de manera subjetiva. El
hombre siempre ha buscado siempre la verdad para el razonamiento de su
existencia.

EL RÉGIMEN DE LA VERDAD

los últimos años han surgido nuevos desarrollos de las nociones de ideología y
hegemonía, que han modificado los límites más clásicos de esta reflexión. ¿Hasta
qué punto estas modificaciones reactivan los puntos de conflicto entre la teoría
foucaultiana y el análisis ideológico? O por el contrario ¿es posible que estas
modificaciones abran puntos de contacto que antes parecieron poco probables?
Una noción como la de régimen de verdad o régimen de veridicción, es polisémica en
las propuestas foucaulteanas.
En algunas ocasiones ella puede ser asumida como un sinónimo de saber, de modo
que un régimen de verdad es una formación discursiva concreta. En otras ocasiones
un régimen de verdad puede ser algo más complejo, una grilla que no sólo permite
distinguir lo verdadero y lo falso en el contexto de unos saberes específicos; sino un
conjunto de elementos discursivos y extradis cursivos que permite formar ciertas
verdades más allá de los límites específicos de un campo de saber. Procesos de
formación de verdad que actúan de manera directa sobre la formación de
consentimiento y orientan entonces la conducta. De ser así, el gobierno y la
hegemonía vuelven a relacionarse en la medida que el consentimiento, su formación,
su mantención y su condición política, hace de puente entre estas dos ideas
centrales del debate actual.

Conclusión
En nuestro tiempo la verdad se puede comprender y entender de muchas maneras,
pero para la verdad y que lo entienda el hombre se tienen que tomar ciertos puntos a
su criterio, así como normas o reglas
Bibliografía
Capítulo 3. El hombre y la sociedad. - UANL. (s.f.). Recuperado el 2018 de octubre de 30, de
cdigital.dgb.uanl.mx/la/1020115361/1020115361_006.pdf

Gobierno, hegemonía y regímenes de verdad. (5 de diciembre de 2017). Recuperado el 1 de


noviembre de 2018, de http://www.congreso.iberofoucault.org/wp-
content/uploads/2017/06/CFP3.pdf

Hernáez, R. (s.f.). EL HOMBRE Y SU OBRA. Recuperado el 2018 de octubre de 30, de


https://www.ensayistas.org/filosofos/spain/zubiri/introd.htm

Vélez, M. A. (s.f.). realidad y conocimiento - Ude. Recuperado el 29 de octubre de 2018, de


http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/moodle/file.php/733/MODULO_1/1._REALIDAD_CO
NOCIMIENTO_y_SABER.pdf

Bonfil Batalla, Guillermo (1997). Nuestro patrimonio cultural: Un laberinto de significados, en El


patrimonio nacional de México, Enrique Florescano (coord.). CONACULTA, FCE. México DF., v.
1, pp. 28-56.
Conclusión
En nuestro tiempo la verdad se puede comprender y entender de muchas maneras,
pero para la verdad y que lo entienda el hombre se tienen que tomar ciertos puntos a
su criterio, así como normas o reglas.

Conclusiones
El hombre y sus obras
A lo largo del tiempo el hombre ha sido capaz de evolucionar con el mismo, de tal
manera que ha sobrevivido a grandes cambios utilizando su conocimiento, así como
sus habilidades para la realización de trabajos, en donde ha influido gran parte la
sociedad misma.
El hombre ser productor
La producción es parte fundamental para que una sociedad pueda sobrevivir,
básicamente el hombre ha sido capaz de utilizar diferentes formas para adaptarse y
ser productivo a través del cambio, llegando a nuestros tiempos de ahora a utilizar
tecnología como herramienta.

Los productos de la cultura


La cultura se basa prácticamente en el comportamiento del hombre en donde la
cultura tiene diferentes características para adaptarse a los diferentes ideales,
normas etc., dependiendo de cada zona del mundo, ha formado una parte muy
importante la cultura para la transformación o evolución del hombre a través de la
historia.

El hombre y la Verdad
La verdad es una forma de saber lo que es la realidad para el hombre, en donde
cada pensamiento se tiene como verdad de diferentes perspectivas y a través del
tiempo, en la actualidad los científicos buscan de manera más eficiente lo que se le
llama verdad, para el hombre.
Concepto de la verdad
La verdad es una afirmación de lo que el hombre entiende o comprende como
realidad de su existencia o de algo que puede ver o creer de manera subjetiva. El
hombre siempre ha buscado siempre la verdad para el razonamiento de su
existencia.
El régimen de la verdad
En nuestro tiempo la verdad se puede comprender y entender de muchas maneras,
pero para la verdad y que lo entienda el hombre se tienen que tomar ciertos puntos a
su criterio, así como normas o reglas.