Está en la página 1de 39

JESÚS HELGUERA

EL Pintor de ensueños
y sus almanaques

Transición de diapositivas sincronizadas con la música


Cuauhtemoc “Águila que cae”
Se recomienda no tocar el mouse
Fundación de la gran
Tenochtitlan
Leyenda de los volcanes
Iztaccihuatl “Mujer dormida”
Jesús Enrique Emilio de la Helguera
Espinoza nació en Chihuahua, México, el
28 de mayo de 1910.

Durante su primera infancia vivió en la


Ciudad de México y en Córdoba, Veracruz.

A los siete años se trasladó con su familia


a Ciudad Real, España, donde transcurre
su niñez. La escuela primaria fue su
despertar artístico.

Cuando cumplió 12 años entró a la


Escuela de Artes y Oficios en Madrid.

Posteriormente estudia con los famosos


pintores José Moreno Carbonero y Julio
Romero de Torres en la Academia de
Bellas Artes de San Fernando, en donde
completó sus estudios de pintura.

Contrajo matrimonio con Julia González Llanos con quien tuvo dos hijos,
Fernando y Maria Luisa.
Trabajó en Madrid y Barcelona como ilustrador,
más tarde consiguió una plaza como maestro de
artes plásticas en Bilbao.

Regresó a México dos años después del inicio


de la guerra civil española, arribando por barco
a Veracruz a finales del año 1938.

El flechador del cielo


Leyenda Popoca y Mixtli
Netzahualcoyotl

Casi desde su llegada y hasta su muerte,


ocurrida el 5 de diciembre de 1971,
trabajó como artista exclusivo de
Cigarrera La Moderna, S.A. de C.V.
empresa regiomontana que realizaba
en la imprenta de Don Santiago Galas
los famosos “calendarios anuales”
que tanta fama cobraron durante el México
de los años 1940, 1950 y 1960.
No había ferretería, fonda,
consultorio médico, taller, cantina,
hogar o despacho
que no tuviese alguna pared ornamentada
con un calendario de Jesús Helguera.

Poseía una gran cultura visual,


la cual se manifestó
en cada uno de sus lienzos:
“el detallismo”.

Guerrero águila
Xochitl
Era modesto en su manera de ser,

nunca pretendió exhibir sus originales,

cada año recibía un guión literario

por parte de La Moderna,

en el que se le especificaba el tema,

los personajes y los elementos

componentes del cuadro;

una vez que se definía y se aprobaba,

él lo recreaba y le daba su sello personal.

Ofrenda
Aunque Helguera trabajó con
modelos naturales y fotografías
para desarrollar sus pinturas de
temas indígenas, idealizaba los
personajes de acuerdo a su propio
gusto y a su formación académica.

Para él las mujeres siempre eran


de piel clara, con grandes ojos
oscuros, tenían diminutas cinturas
y el cabello marrón ondulado . Los
hombres eran altos y musculosos.

Gesto azteca
Las tres carabelas de Colón
Incluso cuando pintó escenas representando
españoles, criollos, mestizos, mayas o aztecas,
los personajes tienen algunos rasgos
de la pintura clásica helénica.

Hernán Cortés y la Malinche


La Noche Triste
Cruz maya

Misioneros, sembradores de amor


Para la mayoría de la gente en México,
los calendarios se convirtieron
en una forma económica de tener “arte”
en sus hogares.

Juan Diego y la Virgen de Guadalupe


Hidalgo “Rompiendo cadenas”
El Abrazo de Acatempan

Para las compañías cigarreras y cerveceras,


y más tarde para las empresas de neumáticos,
la publicidad sobre ellos, fue una forma fácil
de anunciar sus productos a generaciones
de familias mexicanas.
Juan Escutia, 13 de septiembre de 1847
General Emiliano Zapata
En una época de escasos aprecios culturales
en materia de artes plásticas, de pocos museos
y ausencia de bibliotecas,
Jesús Helguera supo encarnar en su obra
las sensaciones placenteras
de “lo bonito”.

Amor indio
En el México post-revolucionario, las
empresas comenzaron a importar
máquinas litográficas para imprimir
calendarios, los cuales se convirtieron
no sólo en un intento de combinar arte
y publicidad, también fueron un medio
popular para alcanzar la promoción de
una identidad nacional.
Los paisajes paradisíacos de Helguera,
su gran capacidad fabuladora y sus
escenarios tan dulcemente artificiales,
fueron catalogados por los amantes del
arte puro con el despectivo calificativo
de kitsch.
Lo redujeron a un simple pintor de
almanaques, denominación que aceptó
sin dificultades, consciente siempre y
sin falsa modestia, de que mayoría de
la población, no sólo adquiría las
reproducciones de sus obras originales
pintadas al óleo, sino que las buscaban
y disfrutaban con gusto verdadero.
La patria mexicana
Poco a poquito
Flor tapatía
Rebozo blanco Flor de tabaco
La joven de los limones

Cuquita y la fuente
La michoacana
El tianguis

Carreta tehuana
La bamba

Mi rebozo
Cruz del camino

Rayando “Macario Romero”


Volveré

5%
Valiente
El Pescador
Río de mariposas
Las mañanitas
Carlos Monsiváis dice en El encanto de
las Utopías dentro del Catálogo de la
exposición Identidades mexicanas…
“Helguera fue el pintor de cabecera
de las multitudes, que vivió siempre
un doble reconocimiento:
la admiración de la mayoría
y la referencia irónica de la minoría”.

Jesús Heguera fue un pintor costumbrista


de mitos, estereotipos y prototipos
mexicanos. La textura, colorido, realismo y
disposición de los personajes de su obra,
ejercían un gran atractivo en el gusto
popular. Con el paso del tiempo se le ha
revalorado y convertido en un verdadero
Ícono nacional.

Oración de la tarde
Las imágenes de sus creaciones han
servido de inspiración para portadas
de discos, pinturas murales,
ornamentos y hasta tatuajes en la
comunidad mexicana e inmigrante en
los Estados Unidos.

En la actualidad, la obra de Jesús


Helguera restablece no sólo la unión
de la comunidad méxico-americana,
sino que también refuerza los
vínculos con sus antepasados, en
donde afloran los sentimientos
primigenios de pertenencia, naturales
en todos los seres humanos:

Patria, Leyenda, religión y Amor.


Génesis de la historia patria
Porque nadie ama lo que no conoce
Transmite cultura de México

FIN
Música
“Sones de Mariachi”
Autor: Blas Galindo
Interpreta: Orquesta Filarmónica
de la Ciudad de México
“La Feria de las Flores / México Lindo”
Autor: Chucho Monge
Interpreta: Mariachi Vargas de Tecatitlan

laurafuentesrosas@hotmail.com

Reedición de formato cortesía de Carlos Rangel


con reconocimiento a su autora original,
bajo su expreso consentimiento
Santiago de Querétaro, Mex. Sep.16,2008
carlitosrange@hotmail.com
http://www.slideshare.net/carlitosrangel/

El águila y la serpiente

Intereses relacionados