Está en la página 1de 15

ÁLEX

linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

CEREBRO Y
CULTURA:
PROSPERIDAD
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

CEREBRO Y CULTURA:
PROSPERIDAD

El ser humano posee tres grandes sistemas neuro-mentales: Cerebro reptiliano,


cerebro límbico y cerebro córtex. Cada uno de ellos percibe la realidad de un
modo totalmente distinto, actuando también por motivos totalmente
diferentes. Uno de ellos es consciente (córtex) y los otros dos subconscientes-
inconscientes (límbico y reptiliano). A esto se le llama el Cerebro Triuno, un
método ocurrente y agudo para simplificar y mapear el cerebro. Paul D.
MacLean, autor de tan fascinante obra describe cómo funciona cada uno de los
cerebros y los procesos evolutivos que han llevado a los mamíferos superiores a
disponer de tan compleja estructura cerebral.

El sistema córtex es la región ¨verdaderamente¨ humana de nuestro cerebro. La


más reciente a nivel filogenético. En ella suceden los procesamientos mentales
complejos, tales como el razonamiento lógico, la consciencia, el pensamiento
abstracto, aprendizaje del lenguaje, percepción y planeación a largo plazo, entre
otras.

El sistema límbico está en un limbo entre el reptiliano y el córtex, y tal y como lo


expuso Paul D. MacLean, es un sistema que compartimos con los mamíferos,
siendo altamente emocional, kinestéstico y sensorial. Cometidos como la
memoria, motivación, personalidad y conducta son parte de sus funciones.
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

El sistema reptiliano (el nombre se debe a la semejanza con el cerebro de un


reptil) alberga las funciones biológicas-instintivas e impulsivas. Lo compartimos
con todas las especies. Anarquía, libertad, felicidad, supervivencia, control,
dominación, reproducción, placer, seguridad, protección, trascendencia, unión
de la tribu, exploración, movimiento. No importa quién eres ni de qué cultura
vienes, todo esto vive en tu cerebro. Son códigos reptiles. Y los dos más
poderosos son: reproducción y supervivencia. Sin ellos desaparecemos como
especie. El reptiliano es el que te ¨susurra¨ que no te esfuerces porque debes
ahorrar energía para gastarla en cosas tan básicas como cazar, comer,
reproducirte y dormir. El cerebro reptil es el más poderoso de los tres cerebros.
El modo en el que el reptiliano interactúa con el límbico y el neo-córtex define y
decreta el modo en que nuestros impulsos instintivos primitivos se ven
plasmados en nuestro proceder y actuar, es decir, en nuestro comportamiento y
conducta. Cuando opera por separado adolece de la noción de lo que es positivo
o negativo, razonamiento o percepción. Solamente actúa.  

Además de los instintos biológicos, otras conductas inconscientes las vamos


adquiriendo a lo largo nuestra vida, algunas incluso parten del consciente y, tras
la repetición, se vuelven automáticas e inconscientes. El ser humano actúa
mediante este “piloto automático” con la finalidad de ahorrar recursos
(principalmente oxígeno y glucosa). 

Como dice Richard Dawkins: ¨Somos máquinas de supervivencia, autómatas


programados a ciegas con el fin  de perpetuar la existencia de los genes que
albergamos en nuestras células.¨
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Al igual que el ser humano, las culturas poseen tres cerebros y deben batallar
con ellos. Tienen matices corticales, límbicos y reptilianos. Éstos últimos son
universales en todas las culturas. De forma semejante que los seres humanos, las
culturas tienen que permanecer perseverantemente en movimiento si desean
subsistir. Tienen que continuar evolucionando.

Del mismo modo que Charles Robert Darwin desarrolló la teoría de la evolución,
la resistencia, conservación y supervivencia de los más aptos (recordemos que
no sobreviven los más fuertes ni los más inteligentes a priori sino los que mejor
se adaptan al cambio), las diferentes culturas tienen que rivalizar si lo que
desean es evolucionar, progresar y prosperar. 

Hong Kong, Shangai, Seúl, Kuala Lumpur, Taipei, Nueva York, Dubai y La Meca
rivalizan por poseer la construcción más elevada del planeta. Anhelan y ansían
prosperar, manifestar a todo el planeta que están en ello, a modo de jóvenes que
equiparan la envergadura de su órgano viril en el vestuario. Podríamos incluso
decir que es una rivalidad un tanto machista, no obstante, para ellos, es la
certeza, la oportunidad de revelarle al mundo que su cultura prospera. Las
naciones y países rivalizan por tener los mejores medios de transporte, mejores
infraestructuras, el mayor PIB y renta per cápita e incluso las mejores armas y
ejército para demostrar poder, y también seguridad a sus ciudadanos.
Rivalizamos por naturaleza, siempre anhelamos y buscamos ser más rápidos,
más fuertes, más inteligentes, más ricos, más felices, más de todo, ser mejores.
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Para prosperar, tienen que investigar su historia, educarse e instruirse de sus


sucesos pasados. Esos sucesos históricos son esenciales para interpretar y
entender a una cultura. Napoleón le vendió Luisiana a los Estados Unidos en el
año 1803; México le vende Texas en el 1845, y Rusia le vendió Alaska en el 1867.
Estados Unidos tiene una cultura de adquirir, de comprar; si quiere algo
comercia y lo obtiene. Es una cultura de acción.

A través del juego de conquista y guerras lograríamos ilustrarnos muchísimo. Los


asedios, incursiones, asaltos y ocupaciones nos enseñan el juego de dominio y
poderío, y quién lo atesoraba en una etapa concreta de tiempo en la historia. La
supremacía romana se desplegaba por todas las esquinas y recovecos de
Europa, incorporando zonas de Oriente Medio y África. Los Mongoles se
apoderaron de prácticamente toda Asia, y en una historia más reciente, España,
Portugal, Francia, Alemania, Italia e Inglaterra se expandieron por todos los
continentes. A través de asedios se fraguó la historia europea. Sin duda,
aniquilador y catastrófico para la prosperidad y avance de las personas. Entre 50
y 70 millones de personas perecieron en la Segunda Guerra Mundial. Pese a ésta
desgracia, la guerra acarreó una mutación en el modo que Europa buscó la
prosperidad, ésta fue a través de la cooperación.

Los estados más poderosos determinaron sumarse a engendrar una cultura


europea para conseguir sobrevivir y prosperar. Aunque no es perfecto, ha
permanecido como un artilugio de prosperidad y, durante el último centenario,
se ha desempeñado de forma positiva. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Ha conseguido impedir la guerra indistintamente de la crisis de este siglo, por lo


tanto, la Unión Europea es un caso de triunfo. (Otro debate bien distinto sería su
poder burocrático excesivo que tiene a día de hoy y si esa idiosincrasia
realmente es un escollo para la prosperidad)

El combate por la supervivencia es el cerebro instintivo y reptil en acción, no


obstante realizar pactos voluntarios, alianzas conscientes de colaboración y
unificación es un cometido del cerebro córtex. El córtex entendiendo al reptil:
la coyuntura perfecta. En el momento en el que las culturas comprenden al
cerebro reptil y emplean el cerebro córtex para conducirlo a una cota mayor, la
consecuencia es progreso, prosperidad, riqueza y bienestar.

Permíteme contarte una pequeña historia: En su momento, el jefe de una tribu


de los Bosquimanos o Khoisans (nombre con el que eran denominados
anteriormente por la población blanca sudafricana) se lanzó a atravesar el
Kalahari (desierto ubicado en el sur-oeste de África que se extiende por los
países de Botsuana, Namibia y Sudáfrica)  para invadir a otra tribu que se
localizaba a unas semanas de caminata. Los combatientes se organizaron,
acondicionaron sus armas, recogieron y acumularon alimentos, sobre todo
Suricata (especie de mamífero carnívoro que habita la región del desierto del
Kalahari y el Namib en África), uno de sus sustentos predilectos. Cuando
llevaban días de recorrido, el líder de la tribu se percató de que varios de sus
guerreros estaban cayendo enfermos, y concluyó que era culpa de la Suricata. El
jefe vetó el consumo de la misma, transformando la resolución en una norma o
ley para que sus combatientes no lo incumplieran. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

En el momento en el que el líder de la tribu falleció, su sucesor decidió que


comer esa carne significaba oponerse a Dios y que el que lo hiciera sería
castigado a las tinieblas. 

Los Khoisans continúan habitando en el Kalahari y muchos de ellos fallecen por


anemia y desnutrición aunque están plagados alrededor de Suricatas.
Actualmente disponen de nuevos métodos para asegurar su consumo; sin
embargo lamentablemente para esa tribu la ley de su divinidad es inalterable.

La involución y cristalización se produce en el momento en que un remedio


que fue beneficioso para la supervivencia se transforma en una norma rígida e
inamovible que permanece fuera de conexión con la realidad actual. En el
momento en que una cultura no nos posibilita discutir y objetar la ley, las
arcaicas soluciones se transforman en homicidas de prosperidad que pueden
conducir a la cultura a su extinción.

Antiguamente en la India se necesitaba cuantiosamente los productos lácteos,


hasta el punto de prohibirse el consumo de carne de vaca. Actualmente mueren
de hambruna muchas personas en India, un país en el que sobran vacas. Es una
norma rígida que ha permanecido en la cultura promoviendo una involución.

La ciencia ha aportado una gran diversidad de métodos anticonceptivos que en


el pasado centenario no se hallaban disponibles. No obstante, si la ciencia les ha
facilitado a las mujeres más independencia y voluntad de determinación, la
cultura se ha mantenido insuficiente en su adecuación a esta. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Los vetos, supersticiones y tabús en oposición a la diversidad en la sexualidad


femenina se han vuelto rígidos en la cultura.

Otro modo de impedir el avance y prosperidad es mediante la ley de la


reversibilidad. Un remedio que era positivo en una coyuntura, momento
determinado o cultura ya no lo es para otra coyuntura, momento determinado
o cultura. Los sindicatos son una clara representación de la reversibilidad.
Supuestamente se concibieron con la finalidad de proteger y preservar los
derechos de los asalariados. No obstante, actualmente los sindicatos son
corruptos, se aprovechan de su autoridad y son uno de los principales culpables
del desempleo.

En ciertas civilizaciones y culturas, en el momento en que dos personas contraen


matrimonio, se ejecuta una sucesión de normas culturales asentadas para el
trueque de presentes entre las familias, esto es la dote. Su finalidad es cristalizar
la fusión y nexo de las familias, y unirlas mediante el intercambio. No obstante,
la dote actualmente es un remedio arcaico que no ayuda a su cometido inicial y
conlleva a perjuicios terribles para la cultura. El matar a niñas recién nacidas es
uno de ellos. Es muy costoso tener a una niña, por el alto gasto y precio de la
dote que hay que abonar a la familia del marido. Asimismo, la esposa debe
trasladarse a la casa de la familia de su marido, así que resulta costoso tener una
hija y para su familia es una inversión fallida.

En el momento que el mundo más desarrollado critica y comenta acerca del


trabajo infantil, rápidamente opinamos, nos pronunciamos y creamos decretos
que lo desalienten. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Sin embargo, la ley de reversibilidad nos enseña que en algunas naciones y


países si los niños no aportan a su familia, mediante el trabajo, no comen. Ciertas
normas y decretos para una coyuntura son oportunas, no obstante en otras son
desastrosas.

Tanto la ley de reversibilidad como la cristalización nos enseñan que si una


civilización, nación, país o cultura no se transforma y ajusta de una manera
dinámica y resolutiva, naufragarán en el propósito de desarrollarse y
prosperar. 

Los sistemas herméticos de remedios arcaicos que se mantienen rígidos no van


a prosperar, y todavía peor, desaparecen. En contraposición, los sistemas libres
que se mantienen en un desarrollo y permuta constante, respetando al cerebro
instintivo y reptil, son los que prosperan y generan riqueza.

Nuestra programación biológica instintiva nos propulsa a subsistir, a la


supervivencia (recordemos que el cerebro reptil es el más poderoso, el que más
influencia tiene sobre nosotros), pero por sí sola la biología no resulta lo bastante
capaz para que atesoremos la capacidad de sobrevivir en este mundo. He aquí el
papel fundamental que juega la cultura y su interacción con las fuerzas
instintivas y biológicas, que desfavorecen nuestra idoneidad de prosperar por
medio de la cristalización o ley de reversibilidad.

Para prosperar, las culturas tienen que asumir que al igual que las personas,
contienen tres grandes sistemas neuro-mentales (reptil, límbico y neo-córtex),
deben sobre todo aceptar y respetar al sistema reptiliano.
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Lo perfecto sería que se convirtieran las actividades instintivas y reptilianas en


puro gozo, arte y deleite con la colaboración de la parte racional de nuestro
cerebro, el neo-córtex. El placer es trascendental para subsistir. Si nos gratifica y
compensa el tener sexo, dormir, comer y distintos comportamientos reptilianos,
previsiblemente los repetiremos, y de manera acertada, ya que nos favorece su
práctica.   

Las culturas, para prosperar, deben cumplir con los deseos reptilianos de sus
habitantes, a través de la libertad económica y la libertad civil principalmente.
Tienen que fomentar y premiar la toma de riesgos. Existe un motivo por el que
Apple, Google, Amazon, Hewlett-Packard, Wal-Mart, Microsoft o Facebook
nacieron en Estados Unidos. La razón es que en Estados Unidos se alienta,
premia, recompensa y admira el emprender y asumir riesgos. Estados Unidos
posee una cultura orientada a la acción.

En 2013 España llegó a un asombroso paro del 26,3%, Francia al 10,5%, mientras
en Singapur fue solamente del 1,9%, y no es por casualidad. Tienen un ingreso
promedio de unos 60.000 dólares al año. Singapur es una república
parlamentaria, una nación que antes de su escisión de Malasia en 1965 no tenía
ni suelo, ni agricultura, ni medios, ni capitales, ni economía, cero. 

Lee Kuan Yew dijo: ¨únicamente una palabra: limpieza. Comenzaremos con ello,
desde este mismo momento todo debe de estar pulcro: el cuerpo, la casa, la
ropa, todo completamente limpio¨. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Únicamente con estimular y promover una transformación adentro de una


cultura, la sociedad también se transformó a más disciplinada y con mayor
determinación, favoreciendo que la población progresara y prosperara.

Para poder progresar, las culturas tienen apoyarse en un sistema libre y abierto
que admita y tolere la variedad, la diversidad y no fundamentar sus principios en
dogmas. Singapur festeja el día de la armonía social cada 21 de Julio. La cultura
de Singapur es una mezcla de elementos de las culturas china, británica, malaya
e india; en una conjunción de elementos de una historia que se distingue por la
inmigración. En contraste, en India no existe la unificación debido al asunto de
las ¨castas¨. Para prosperar, una cultura tiene que promover la meritocracia. En
Singapur existe una ética detrás y apenas hay indicios de corrupción.  Se inculca
que llegarás a ser lo que te propongas y quieras ser, y gracias a ello, prosperarás.
No solamente absorbes conocimiento, te transformas a ti mismo. Desarrollarte
como individuo no se trata simplemente de generar dinero sino de desarrollar tu
carácter, transformarte en una persona fuerte interiormente. 

Singapur nos demuestra que el conocimiento es más importante que la


disponibilidad de los recursos. La transformación más relevante en la absorción,
asimilación de la esperanza y entusiasmo, según la ciudadanía va captando de
que su opuesto, la desmoralización y desilusión, no se corresponde a la realidad,
es la confirmación irrefutable de que el porvenir no obedece ni depende de los
recursos incorrectamente repartidos, pero sí del talento y aptitud para ahondar
en el conocimiento de las cosas. Porque lo que se manifiesta y trasciende el
presente es el conocimiento que tenemos, y no la existencia de recursos.
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Las culturas conservadoras que no impulsen y promuevan la creatividad así


como la transformación tecnológica, quedarán rezagadas. El comercio de
tomates y cebollas ya no genera riqueza. La crea el comercio de conocimiento.
La ganancia no está en la industria de la manufactura, está en la mente-factura.
Mediante el intercambio de ideas y conocimiento nadie sale perdiendo. Sumar
una idea más otra idea nos da dos ideas; y uno no puede comer ideas, no
obstante, sí podemos comer tomates y cebollas, y el desenlace es que
eventualmente los tomates y cebollas desaparecerán.

Somos animales biológicos llenos de aspiraciones, ambiciones, necesidades,


preferencias e inclinaciones específicas naturales. Cuando éstas juegan como
obstáculo en contra y nos conduce a comportamientos desfavorables, lo que
ocurre es que se produce un bloqueo en el desarrollo, avance, generación de
riqueza y prosperidad. Los países deben comportarse con lógica biológica - el
cerebro córtex entendiendo al límbico, pero sobre todo al reptil- y en código y
armonía con su cultura para poder desarrollarse.

Las culturas que poseen más probabilidades de desarrollarse y prosperar son las
que tienen códigos y arquetipos culturales que garantizan que el futuro
obedece al talento del ser humano de ahondar en el entendimiento del mundo,
en la capacidad de imaginar, crear e inventar sin coacción ni coerción. Abiertas a
una permuta constante, en las que el éxito depende del ingenio, talento y
resultados personales, aquellas en las que la formación y educación promueven
la ciencia, el pensamiento crítico, la creatividad, innovación, invención y
desarrollo personal. 
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Aquellas en las que sus códigos, símbolos, mitos y héroes te animan siempre a
mejorar y te dicen <<tú puedes>> , en las que existe una disposición al cambio, el
placer es positivo y ser ambicioso y exitoso se elogia. En las que la fuerza que
gobierna tu vida es tu cerebro. Aquellas en las que las personas son libres para
moverse y tomar decisiones, en las que la igualdad de oportunidades de
crecimiento y libertad humana, tanto civil como económica garantizan el
desarrollo personal y social. Y por supuesto en las que la libertad significa
responsabilidad. Aquellas en las que el estado no interviene en el mercado, en
las que la propiedad privada es respetada y existe una cultura de respeto, de
tolerancia. Aquellas en las que no se le tiene envidia al vecino sino que se le
admira si ha progresado más, en las que se valora la meritocracia, en las que una
competencia justa garantiza al mejor ganador. Aquellas que, en definitiva,
desencriptan su inconsciente cultural permitiéndoles entender en profundidad
las dimensiones culturales ocultas que las detienen o ayudan. 

Concluyendo:
Somos conocedores de que eventual e inciertamente moriremos, siempre
conservamos una esperanza de que podemos mejorar y crear una mejor cultura,
sociedad y mejor mundo para nuestra descendencia. No obstante, no nos
conformamos con el simple hecho de reproducirnos, nuestra naturaleza
humana nos conduce a buscar el éxito, a ser mejores de lo que somos hoy, a
evolucionar hacia la mejor versión de uno mismo. Nuestra programación
genética y biológica no nos permite simplemente sobrevivir.
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

No es un asunto de desarrollarse y prosperar por el simple hecho de hacerlo, es


un asunto de desarrollarse y prosperar por el beneficio de las generaciones
venideras. La vida ganando la batalla a la muerte mediante la procreación y
descendencia. Hay culturas, sociedades y países que construyen un ambiente
propicio, que respetan nuestros requisitos biológicos como especie, y esas
culturas avanzan!

La guerra entre la biología y la razón, entre destino y elección, es una guerra


que todo humano y cultura debe confrontar.  
ÁLEX
linkedin.com/in/alexperezrodriguez
facebook.com/alexperezconsulting PÉREZ
alex.perez.galicia@gmail.com PSICO-ANTROPÓLOGO DE
MERCADOS
+34 633539905

Amante del Inconsciente del Ser Humano, conducta y toma de decisiones. Docente,
Investigador, Psico-Antropólogo de Mercados y Consultor en Innovación, Branding,
Neuromarketing y Neuroventas.  Miembro de la NMSBA (Neuromarketing Science &
Business Association).