Está en la página 1de 19

La caída del Muro de Berlín

en primera plana de El Independiente :


¿ objeto o pretexto ?

Françoise Dubosquet-Lairys
PILAR 
Université Rennes 2-Haute Bretagne

E
n esta ocasión muy especial dedicada a nuestro colega el profesor
Jean-François Botrel, quisiera reanudar con un debate iniciado
hace cuatro años, en el cual intervenían Jean-Michel Desvois y
nuestro amigo Carlos Serrano, a quien ninguno de nosotros puede olvidar
en estas jornadas de trabajo. El tema era la línea editorial y la suerte (mala
suerte) de un periódico llamado El Independiente . Nacido como sema-
nario en 1987 y transformado en diario en 1989, desapareció en 1991. Fue
comprado por la ONCE en abril de 1991 y cedido, en octubre del mismo
año, a Jacques Hachuel, que se encargó de cerrarlo el 31 de octubre. Esta
desaparición plantea varias interrogaciones que intenté aclarar a lo largo
de un extenso trabajo monográfico , entre las cuales subrayé el papel de
su declarada oposición a la gestión de Felipe González  en un panorama
de diarios de información reducidos a algunos títulos nacionales (ABC,
Diario 16 y El Mundo a partir de 1989) y encabezado por El País o « la
referencia dominante » .

. El director era Pablo Sebastián, ex director de Interviú y el director adjunto Manuel Soriano
(procedente de Ya). En la redacción del periódico figuraban varias personalidades como César
Alonso de los Ríos (que colaboró en Triunfo, Madrid, El Sol), Luis Tabernero (Ya), Raúl del
Pozo (Mundo Obrero)… Su sociedad editorial, Ediobser, estaba presidida por Luis González
Seara (ex ministro del Gobierno Suárez). El diario contaba también con las colaboraciones de
El Roto, Antonio Gala, C. J. Cela, Chumy Chúmez…
. F. Dubosquet-Lairys, « El Independiente », ou il était une fois un journal qui voulut être
indépendant, Rennes, Université Rennes 2, 2000.
. Presidente del Gobierno de 1982 a 1996, durante las cuatro legislaturas dominadas por el PSOE.
. G. Imbert ; J. Vidal Beneyto, El País o la referencia dominante, Barcelona, Mitre, 1986.

515
Françoise Dubosquet-Lairys

El País, 10-XI-1989

Entre reducir El Independiente a la mera expresión de unos frustrados


rencorosos excluidos de los centros del poder socialista o ver en él una
manifestación de un puro altruismo sacrificado en aras de la lucha por

516 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

una expresión plural, existen sin duda matices y realidades que sólo una
paciente labor de análisis de sus páginas, de su sistema económico, de su
sociedad editora, de su público y contexto, pueden determinar. Así nos
parecía imprescindible, para completar el estudio de la línea editorial de
El Independiente, acercarnos a uno de los episodios más trascendentales
del final del siglo xx, la caída del Muro de Berlín en la noche del 9 al 10
de noviembre de 1989.

Los acontecimientos

Símbolo de la Guerra Fría y del enfrentamiento de dos ideologías,


el muro construido en 1961 perdió su función en la noche del 9 al 10
de noviembre de 1989. En efecto, Mikhail Gorbachev había puesto en
marcha unos años antes la perestroika, « la reestructuracción » y promo-
vido la glasnost, « la transparencia », que dejó patente el fracaso del modelo
soviético. En las semanas anteriores, la presión popular y el éxodo masivo
de los alemanes del Este por Hungría, Polonia y Austria, condujeron a
la dimisión de los dirigentes del partido (SED) y del Estado de la RDA 
(8-XI-1989). El 9 de noviembre, el nuevo portavoz del Gobierno anun-
ciaba la apertura de las fronteras. De cierta forma podemos decir que
aquella noche significó el final de una concepción bipartidista del mundo
dibujado al final de la Segunda Guerra Mundial, pero también una verda-
dera crisis para una gran parte de las izquierdas que veían hundirse un
sistema de valores y de referencias. « Esta noche de alegría »  en Berlín
ocupó las primeras planas de la prensa internacional con fotos de millones
(El Independiente) o miles (El País) de berlineses franqueando la Puerta
de Brandeburgo y empezando a desmontar el Muro.
¿ Cómo trató la noticia el diario El Independiente, contrincante de
El País, cercano al PSOE ? ¿ Qué nos revela el estudio de sus primeras
planas del discurso de sus promotores ? Para contestar, nos detendremos
primero en una breve presentación formal de este periódico para luego
recorrer las tres primeras planas del 10 al 12 de noviembre que dedican
sus titulares a este acontecimiento.

Apuntes formales

Cuando examinamos la primera plana de El Independiente, notamos una


gran similitud con la de El País. Su estructura en efecto es la siguiente :

. Expresión recurrente en las primeras planas de la prensa occidental.

Homenaje a Jean-François Botrel 517


Françoise Dubosquet-Lairys

• Formato tabloide (31 x 46 cm), formato que adoptó El Indepen-


diente cuando se convirtió en diario en 1989 (antes tenía un formato
sábana : 41 x 58 cm).
• Tipografía Times New Roman.
• Una cabecera en mayúsculas : EL INDEPENDIENTE, Times
New Roman, en negritas, muy similar a la de El País.
• Titulares en letras mayúsculas Times, derecha y negritas, dedi-
cados a lo internacional y nacional.
• El texto utiliza la tipografía con caracteres de punto pica 12.
• Fotografías en blanco y negro en número limitado (de 1 a 3) y
que no superan la tercera parte de la plana.
• La publicidad, cuando la hay, es discreta y al pie de página.
• El sumario que no supera 1/3 de la columna, se presenta en
recuadro en la parte derecha de la página.
Sin embargo, si las dos cabeceras, El Independiente y El País comparten
la misma preocupación por la austeridad y sobriedad del blanco y negro,
notamos algunas diferencias :
• Bajo su cabecera, El Independiente propone un logotipo formado
de una espada y de una pluma sobre un libro abierto : la espada, en
defensa del derecho a la expresión e información ; la pluma, arma del
periodista, dos objetos anacrónicos y más bien románticos a finales
del siglo xx y el libro abierto : el Quijote, la Biblia o la Constitución,
como interpretaciones posibles, según su director, Pablo Sebastián ,
es decir tres referencias significativas, literaria, religiosa y política.
En cualquier caso, se trata de una referencia a una ley escrita, a un
conjunto de valores éticos compartidos. Van acompañados con un
lema, « Nuestra libertad está en tus manos », revelador de la relación
que propone el diario a su lector : complicidad por el tuteo y uso del
derecho democrático y cívico del equipo editorial a la libre expresión,
cuya existencia depende directamente de su lectorado. Así, comprar
El Independiente pasa a ser un acto militante.
• El Independiente, ofrece una primera plana más densa que su
competidor (y modelo ) El País, por sus 6 columnas, herencia de su
formato sábana, en lugar de 5 para El País, así como un espacio más
reducido consagrado a las fotografías.
• Su primera plana no se limita a uno o dos títulos principales sino
que suele añadir uno o dos títulos de segunda importancia. Además,
cada día presenta dos artículos de opinión, identificables por sus
títulos en negritas y versalitas : un editorial, que ocupa siempre

. Pablo Sebastián, entrevista personal del 8-VII-1998.


. Su director, Pablo Sebastián, fue corresponsal de El País y confiesa su voluntad de « ocupar un
vacío abandonado parcialmente por El País « (entrevista personal del 21-X-1998)

518 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

la totalidad de la columna a la izquierda y, en recuadro, un artí-


culo de humor de Antonio Gala, llamado « La Tronera », de unas
veinte líneas, que ocupa la tercera parte de la columna de derecha.
La elección de tal título para esta participación diaria traduce una
verdadera declaración de intención y revela la voluntad de utilizar
este espacio para disparar con acierto desde una postura « indepen-
diente », por parte de uno de los accionistas del periódico, Antonio
Gala, dramaturgo, poeta y novelista.
Aunque parecida a la de El País, la primera plana de El Independiente
conserva algo de los periódicos del siglo xix, una presentación de tipo
Times de las grandes cabeceras, austeras, con un matiz de ilustración.

Tres días en primera plana

Que se trate de El Independiente o El País, matutinos los dos, la noticia


apareció en la edición del 10 de noviembre y permaneció sólo durante tres
días en primera plana.
Sin embargo, este acontecimiento quedará en las ediciones siguientes
en sus páginas interiores, análisis u opinión, y en el suplemento « Grandes
temas » publicado el domingo.

El 10 de noviembre 1989
La primera plana del 10 de noviembre nos ofrece dos títulos princi-
pales. Uno, internacional : « Alemania del Este anuncia la caída del “muro”
y abre las fronteras » ; otro, nacional : « Fuerte ataque de UGT y CC OO
al gobernador del Banco de España ». Aparecen al lado de cada uno otros
dos títulos, del mismo tamaño reducido, uno internacional, que concierne
a Deng Xiaoping y su retiro político, y otro nacional, que versa sobre la
visita de Felipe González a Hungría.
Además, notamos la presencia de los dos artículos de opinión, repartidos
a cada lado de la foto : « La Tronera » de Antonio Gala, dedicada a teatro
y política, ocupa la parte central de la columna de la derecha mientras que
el editorial, titulado « La piel del oso y el gobernador », ocupa la columna
izquierda de la página y trata del gobernador del Banco de España y de sus
aliados políticos.

Iconografía
Lo que llama primero la atención es la foto, en blanco y negro, proce-
dente de la agencia de noticias española EPA, Europa Press, en Alemania.
Está sola y ocupa el centro de la primera plana, justo debajo de la cabe-
cera. Aparecen varias personas : niños, mujeres y hombres, caminando o
esperando. A pie, con bultos, en motocicleta o en los famosos Trabant

Homenaje a Jean-François Botrel 519


Françoise Dubosquet-Lairys

alineados en dos filas, todos miran en la misma dirección, quizá la Puerta


de Brandeburgo y, sin duda, un paso fronterizo.
Localizamos la escena gracias al coche Trabant, y al pie de la foto
que menciona a millones de alemanes (cuenta Berlín algo más de tres
millones y medio de habitantes). Precisa que el paso se celebró con el
mismo alborozo a los dos lados del Muro. Un regocijo que extrañamente
no traduce la foto de El Independiente (y tampoco la de El País, que es de
1978 y remite al concepto de « telón de acero »). El ángulo elegido por
el fotógrafo pone de relieve el lado Este de la frontera, ya que los Trabant
son los que esperan el paso, y nos da la sensación de que, más que por la
Puerta de Brandeburgo, los visitantes van hacia el lector.

Títulares y artículos
« Alemania del Este anuncia la caída del “muro” y abre las fronteras », se
extiende debajo de la foto en negritas y ocupa la parte central de la primera
plana como meollo de las noticias. Es importante notar que el actor de la
apertura es « Alemania del Este », dándose así el protagonismo principal al
país, lo que implícitamente revela el papel de un pueblo que condujo a esta
decisión. « Caída » es el término que encontramos en una gran mayoría de
los titulares nacionales e internacionales para designar la nueva situación que
se impuso a los gobernantes de la RDA y que traduce perfectamente el senti-
miento de desplome o derrumbamiento del telón de acero, simbolizado por
un muro de hormigón y de cemento. En cuanto al « Muro » se vuelve aquí
metonimia y se viste, en el cuerpo del texto, de una mayúscula llamativa.
El subtítulo, más informativo, devuelve el protagonismo oficial al
gobierno de la RDA : « El nuevo portavoz de la RDA informó ayer tarde a
los alemanes de la histórica noticia » ; con la calificación de histórica recalca
esta presencia en primera plana.
El artículo iniciado aquí y proseguido en las páginas interiores de la
publicación subraya la brutal rapidez : « se ha caído en un instante » que
condujo a su desaparición, por decisión de la RDA, pero impulsada por
el pueblo : « fuertes presiones populares y las manifestaciones diarias y
masivas en las últimas cuatro semanas » como lo precisa el texto. Subraya,
al mismo tiempo, su carácter inesperado tanto al nivel del pueblo como de
los dirigentes de la RFA : « la noticia cayó en Bönn como una bomba » y
alude a la dimensión internacional y a sus consecuencias. Las nociones de
rapidez, sorpresa, asombro y preocupación encuentran más explicaciones
en la página interior 23, sección internacional, que reúne artículos de
información, de opinión o testimonios.
Pero en este discurso donde se mezclan informaciones y comentarios,
es de notar la evocación desde las primeras líneas del artículo, no sólo de
los candidatos al exilio – que remite en parte a unos alemanes de la foto –
sino también de « los que quieran realizar viajes privados temporales ».

520 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

El Independiente, 10-XI-1989

Homenaje a Jean-François Botrel 521


Françoise Dubosquet-Lairys

Puede sorprender tal comentario cuando se saben las dificultades econó-


micas que padece en aquel momento la RDA, dificultades que explicaron
las olas de emigración conocidas los meses anteriores. Todo esto nos deja
suponer que El Independiente quiere insistir más en la vuelta a la libertad
de circulación entre RDA y RFA que en el deseo de huir del país, lo que
condujo a la desaparición del Muro.
Como lo señalábamos, el título dedicado a la caída del Muro de Berlín
comparte la primera plana con otro de dimensión nacional : « Fuerte ataque
de los sindicatos UGT y CC OO a las declaraciones del gobernador del Banco
de España ». El subtítulo cita el apoyo de Leguina, socialista y presidente de
la Comunidad de Madrid a los sindicatos. Así la noticia de la desaparición
del Muro de Berlín no impide atenderse a asuntos caseros y reservarlos para
la 1/4 parte de esta página.
Las relaciones difíciles y cada vez más conflictivas entre sindicatos y
Gobierno dejan aparecer una crisis de confianza en España. Después de
dos mandatos con mayoría absoluta (1982-1986, 1986-1989), la situa-
ción interna cambia incluso entre las filas mismas de los socialistas y El
Independiente, periódico nacido a raíz del referéndum sobre la OTAN, no
dejó, desde su primer número, de ser una voz crítica contra el gobierno
de Felipe González. No puede dejar de mencionar ni de comentar estos
nuevos datos ya que son argumentos a favor de la existencia, dentro del
PSOE, de voces disidentes.
Al lado de los títulos principales aparece la noticia según la cual « González
dice a Hungría que siga en el pacto de Varsovia » ; no podemos ignorar el
contraste originado por esta presencia. La declaración del jefe de Gobierno
español pegada a la foto que simboliza la apertura y el deseo de salir de
todo un pueblo del modelo soviético es provocadora. Así, bajo el pretexto
de informar, el diario yuxtapone la voluntad de Alemania del Este de dejar
el modelo soviético con una declaración inadecuada de Felipe González en
tal contexto. ¿ Qué sentido puede tener el consejo de González a Hungría
cuando todos saben ya, desde la declaración de no intervención de Gorba-
chev en el xl aniversario de la RDA que están contados los días del Pacto de
Varsovia  ? Y en efecto, desapareció en 1991.
El último título dedicado al abandono del poder del dirigente de la China
comunista : « Den Xiaoping abandona el poder en favor de Jiang Zemín »,
participa también de ese sentimiento de que todo un modelo está despare-
ciendo, sea por iniciativa propia de sus dirigentes o por la presión popular.
En cuanto a las dos columnas de opinión, como lo dijimos, no tienen
nada que ver con la caída del Muro de Berlín sino con la gestión socialista de
Felipe González, blanco de las críticas de El Independiente.

. Alianza militar creada en 1955, como respuesta a la entrada de la RFA en la OTAN y que reunía
la URSS, la RDA, Hungría, Polonia, Rumanía y Checoslovaquia.

522 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

« La Tronera » de Antonio Gala trata de la intrusión de lo político


en la cultura. La otra, « La piel del oso y el gobernador », expresión de
la redacción, versa sobre las relaciones entre el gobernador del Banco de
España y el Gobierno al final de su segundo mandato. Es de recordar
que las elecciones generales tuvieron lugar el 29 de octubre de 1989 y se
estaban esperando los resultados definitivos ya que hubo discrepancia en
la Comunidad de Murcia. El título resume perfectamente el propósito
del texto, que pone en tela de juicio el peso del poder económico sobre
el poder político y concluye por « el gobernador le dicta al gobierno lo
que tiene que hacer despreciando a los ciudadanos para exhibir una piel
de oso que aunque está acorralado, legalmente ni está cazado ni está
muerto ». Se entiende quizá mejor el título del artículo cuando al día
siguiente queda claro que, por primera vez desde 1982, el PSOE va a
perder la mayoría absoluta.

El 11 de noviembre 1989
El Independiente dedica 3/4 de su primera plana a las consecuencias
de la caída del Muro y anuncia : « Alemania camina hacia la unidad a
pesar de Washington y de Moscú ». Este título, único de esta impor-
tancia aquel día, encubre una segunda noticia, la caída de otro dirigente
del bloque del Este : « Cae en Bulgaria el jefe inmovilista en Bulgaria 
Teodor Schivkov ».
Comparten la primera plana dos otros títulos nacionales, por orden
de importancia : « Reconversión del PCE hacia Izquierda Unida », o
de tercera importancia, sobre fútbol : « La UEFA se ensaña con el Real
Madrid y el Zaragoza ».
Claro, siguen vigentes las dos columnas de opinión, la del equipo edito-
rial en la izquierda con un título de circunstancia : » « Lenin cambiaría
el PCE » y una « Tronera » de Antonio Gala, en recuadro, « El muro ».
Notamos una ausencia de sumario y de forma excepcional la presencia de
tres fotografías, poco usual en primera plana del diario.

Iconografía
Las tres fotos cubren la tercera parte central de la plana formando 
una T.
• Bajo las columnas dedicadas a Alemania, a la izquierda se nos
propone un retrato sonriente de Willy Brandt, ex canciller de la
República Federal Alemana (1969-1974) y ex alcalde de Berlín,
actor y promotor de la política de apertura hacia el Este, la ostpo-
litik. Su presencia en las manifestaciones festivas frente de la Puerta
de Brandeburgo y al pie del Muro de Berlín simboliza el éxito de
una política iniciada en 1969, y su discreta sonrisa revela la satis-
facción del político frente a un compromiso histórico cumplido.

Homenaje a Jean-François Botrel 523


Françoise Dubosquet-Lairys

El Independiente, 11-XI-1989

• La segunda foto, a la derecha de la de Willy Brandt, muestra otro


aspecto de la caída del Muro de Berlín y se sitúa debajo de la mención
de la caída del jefe inmovilista Teodor Schivkov. Presenta un cara a

524 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

cara entre dos vopos jóvenes, inmóviles, con los brazos cruzados detrás
de la espalda frente a civiles alemanes que les tienden la mano por
encima del Muro. Contrasta el entusiasmo de unos frente a la actitud
reservada de los jóvenes vopos. Parece que la policía de la RDA, aunque
muy joven, no se da cuenta todavía del cambio y remite a este inmo-
vilismo plasmado en el título dedicado al jefe del Partido Comunista
de Bulgaria. La elección de esta foto para la primera plana participa de
esta voluntad de ilustrar actitudes y reacciones que matizan el senti-
miento de alborozo que impera en la prensa occidental.
• La tercera foto es un retrato pensativo, formato carné, del secretario
del PCE, Julio Anguita. Acompañado del título y del artículo a su
izquierda, dedicado a la reconversión del PCE en Izquierda Unida.
La organización espacial de estas tres fotos reunidas por la actualidad, la
del político que asiste feliz al primer paso de su proyecto, la mano tendida
de algunos manifestantes hacia los vopos y, entre los dos, un Julio Anguita
dubitativo a la hora de transformar el PCE, nos conduce de lo internacional
a lo nacional, de la caída del Muro de Berlín y de la apertura del Este hacia
la transformación de PCE.

Titulares y artículos
« Alemania camina hacia la unidad a pesar de Washington y de Moscú »
se anuncia con un subtítulo escueto y telegráfico que plantea las posturas de
las dos grandes potencias del Este (URSS) y Oeste (EE UU), cuyas capitales
aparecen en un orden inverso en el titular : « URSS : las fronteras inamo-
vibles ; EE UU : aumenta la inestabilidad ». Otra vez, el protagonista es
Alemania, personificada, que elige su propio camino. Además de pregun-
tarnos a qué remite concretamente el concepto Alemania (RFA, RDA, o sea
al pueblo alemán separado al final de la Segunda Guerra Mundial), el uso
del singular, sin más precisión, impone de antemano la desaparición de estas
dos entidades (RDA y RFA) dibujadas e impuestas en 1945. Alemania, en
singular, se ve reforzado por el camino hacia « la unidad », término que se
refiere a las declaraciones de los dos representantes de las Alemanias : Egon
Krenz, nuevo dirigente, testigo de la apertura de la RDA, y Helmut Kohl,
canciller de RFA, quien declaró : « las Alemanias son una nación con destino
común », lo que permite pensar que RFA como RDA deciden actuar en
este nuevo contexto. Frente a y pese a las potencias firmantes de Yalta que
conservan una actitud rígida o temerosa, las dos Alemanias expresan su deseo
de reanudar con un destino compartido.
Más que al derrumbamiento del Muro, al que dedica una gran parte
de sus páginas interiores con testimonios, reportajes y fotos, en su primera
plana, El Independiente se atiene mucho más a las consecuencias nacionales e
internacionales de esta desaparición. Se adivina una fe en el papel de Europa
que, por su existencia, puede permitirse esta reconciliación.

Homenaje a Jean-François Botrel 525


Françoise Dubosquet-Lairys

Debajo de este titular, El Independiente propone un título de segunda


importancia, si nos referimos al tamaño de sus letras en negritas : « Cae en
Bulgaria el jefe inmovilista Teodor Schivkov ». Esta posición subraya la rela-
ción consecutiva al cambio de Alemania del Este, que tiene impacto directo en
los países del bloque Este. Así, el uso del verbo « caer » muestra la misma línea
de reflexión de la edición del 10 de noviembre, como si esta última noticia
confirmara el desplome del bloque del Este. El texto que lo acompaña insiste
en el hecho de que la incapacidad de reformar conduce al hundimiento, lo
que queda perfectamente plasmado en el calificativo « inmovilista » y la caída
de Schivkov como « uno de los mayores enemigos del proceso aperturista que
vertiginosamente está transformando Europa oriental » aparece como lógica
en esta evolución sostenida por el pueblo, con una noción de « vértigo » que
encontramos también en las páginas interiores como en primera plana de El
País : « Vértigo histórico en Europa oriental » (11-XI-1989).
Si exceptuamos la diminuta columna de dos párrafos dedicada al fútbol,
¡ deporte que mueve a las masas europeas ! (« La UEFA se ensaña con el Real
Madrid en Zaragoza »), los textos informativos o de opinión comparten
todos el mismo tema : la desaparición del bloque del Este (« El muro », de
Antonio Gala) y la evolución de los partidos marxistas entre los cuales el
Partido Comunista de España (« Lenin cambiaría el PCE »).
Si la crónica de Gala subraya el papel de Europa en la construcción de
la paz y celebra la desaparición del Muro « de nuestras lamentaciones », la
columna editorial titulada « Lenin cambiaría el PCE », establece una clara
relación entre la situación europea actual y la necesaria y deseada evolución
del PCE. Apoyándose en los últimos sucesos de Berlín : « Ahora el pacifismo
viene impuesto por la rebelión de las masas populares de los países del Este
y lo natural sería reconstruir una unidad socialdemócrata existente antes la
escisión comunista de 1914 » y, en las experiencias del pasado, « Lenin no
lo dudó. Cambió el nombre de su partido socialdemócrata por el de PC
tan pronto como comprendió que el ideal de pacifismo de la internacional
se había quebrado irremisiblemente en 1914 », el editorialista vuelve a la
experiencia del PCE y ve, en su apertura actual hacia Izquierda Unida, una
posible esperanza para la renovación de la izquierda española.
El PCE había roto con el modelo soviético y condenado la intervención
en Checoslovaquia, y luego en Afganistán. Había optado por el « euroco-
munismo » pero sin conseguir romper con un funcionamiento heredado de
Lenin y calificado de « centralismo democrático ». Si el editorialista home-
najea la postura del PCE en la oposición al franquismo y en la Transición :
« ningún demócrata puede regatear su admiración y agradecimiento por
la manera comprometida y civilizada con la que dio la batalla desde los
últimos veinte años del franquismo », no alude, en ningún momento, al
papel desempeñado por Santiago Carrillo, secretario del PCE hasta 1982,
en la ruptura negociada que significó la Transición ni remite a su partici-

526 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

pación en los Pactos de la Moncloa, dos posturas que provocaron, en el


seno mismo del partido, crisis graves y pueden explicar en parte una pérdida 
notable del electorado.
Sin embargo, para situar la reflexión de Anguita en noviembre de 1989,
se tiene que recordar que, por iniciativa del PCE, se inicia a partir de los
años 1984-1985, un trabajo de convergencia con el movimiento asociativo
e « independientes », muchos de ellos, ex militantes del PCE o del PSOE,
que desembocará en 1989 en Izquierda Unida. Formación que reúne alre-
dedor del PCE al PASOC (socialistas disidentes), Izquierda Republicana y
a simpatizantes sin carné. Anguita presentó en las elecciones generales de
1989 un programa que le permitió situarse en tercera posición en el ajedrez
político, pero con un resultado limitado al 9,1 por 100 de votos, esperan-
zador si comparamos con los resultados del PCE en 1977 (9,2 por 100,
frente al 4,1 por 100 en 1982 y 4,6 por 100 en 1986)). En efecto, deja
dibujarse una opción a la izquierda de un PSOE que sigue con mayoría
(39,56 por 100) frente a una derecha (PP, 25,84 por 100) todavía en cons-
trucción o nacionalistas reducidos (CiU, 5,04 por 100 o PNV, 1,24 por
100) pero que se preparan para hacer de árbitros.
Por lo tanto, el editorialista invita a este partido a encarnar los nuevos
anhelos y esperanzas españolas, prosiguiendo con el mismo tono de elogio :
« no le será difícil al PCE, si se decide extraer de su capital histórico de su
última etapa el material de conceptos y referencias que han de cimentar
sobre la necesidad social la nueva izquierda ética y política, basada en la
necesidad de asegurar el pluralismo y la participación en la vida política
y parlamentaria de los trabajadores españoles muchas veces sacrificados
o suplantados desde el poder en aras de un “hiperrealismo” político »,
recalcando el carácter proletario del movimiento y el papel de alterna-
tiva de IU en caso de pérdida de mayoría absoluta del PSOE, un acicate 
hacia la izquierda.
A través de este alegato a favor del PCE, El Independiente aprovecha
la ocasión para denunciar la gestión económica calificada de « hiperrea-
lismo político » que le parece más bien digna de una gestión liberal que
socialdemócrata. Incluso va más lejos, rechaza una alianza del PCE con
el PSOE : « la idea de su unificación con la llamada socialdemocracia que
representa el PSOE puede ser un error a la vista del comportamiento polí-
tico y democrático de nuestros gobernantes », negando al PSOE su perte-
nencia a la opción socialdemócrata y tachándolo de monopolizar la expre-
sión democrática.
En sus páginas interiores, que recogen un amplio reportaje sobre
el Muro, « monstruo vencido », El Independiente desarrolla la idea, ya
esbozada en su primera plana, de que entre los Estados Unidos, que
« esperan, con cautela, acontecimientos » y Moscú, que « advierte que las
fronteras pueden cambiar », Europa apuesta con « júbilo y optimismo »

Homenaje a Jean-François Botrel 527


Françoise Dubosquet-Lairys

por el derrumbe de este triste símbolo de la Guerra Fría, optando clara-


mente por una focalización europeísta notable en su editorial como en
su « Tronera ».

El 12 de noviembre, domingo
El Muro de Berlín ya desapareció de los titulares ; sigue presente única-
mente por la foto titulada : « Fin de semanas en Berlín » como si se tratase
de un atasco de fin de semana en cualquier capital. Sin embargo, ocupa
una posición céntrica en esta primera plana alrededor de la cual se distri-
buyen las demás noticias.
La lectura se organiza de izquierda a derecha, empezando por el
editorial : « Un escaño desdibuja la mayoría », seguido a su derecha por
« Anguita mantiene el PCE, pero refuerza a Izquierda Unida », para
llegar al título de mayor importancia : « Oficialmente, el PSOE perdió la
mayoría absoluta ».
Entre una publicidad para ETT (Empresa Española de Trabajo Temporal)
y « La Tronera » de Gala dedicada a « IU y PC », se destaca el tercer título
informativo : « Hoy sorteo de 200.000 nuevos mozos en Sevilla ».
La parte derecha ostenta el sumario de los tres suplementos domini-
cales, entre los cuales el dedicado a « Grandes temas », que propone dos
reportajes relacionados con la situación alemana : « Sombras del III Reich :
avance de la ultra derecha en Europa » y « Reformas en el Este : la crisis
económica y política acelera los cambios ».

Iconografía
En la fotografía de la agencia Reuters , se observan hileras de coches
que van y vuelven por la Puerta de Brandeburgo, en el corazón de Berlín.
Como en el día 10, El Independiente nos da una visión de los anónimos
y de este vaivén entre las dos Alemanias. Una visión casi turística de esta
gran avenida Unter Den Linden, vista desde el Este, pese a un aparente
desorden en las filas de la derecha (hacia el oeste), sea por unos choques
o por un deseo de no esperar más y dar la vuelta, que contrasta con el
orden de la tres filas que van del oeste al este. La leyenda escueta anuncia
en negritas : « Fin de semana en Berlín », seguido por un lid de unas cinco
líneas, de letras pequeñas.
Se destacan tres grandes ideas : el número impresionante de visitantes
« miles de ciudadanos germano orientales », la « normalidad » que cali-
fica el paso de la frontera, nueva fórmula para traducir la ausencia de
control en lo que fue ayer zona de muerte y, otra vez presente aquí, esta
afirmación recurrente en la presentación de la situación alemana de que

. Reuters Limited. Agencia de prensa constituida en propiedad cooperativa por todos los
periódicos británicos (excepto el comunista Daily Workers).

528 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

si los alemanes del Este salen de su país, vuelven. Lo que invita a concluir
que la apertura hubiera detenido ya la huida masiva de los residentes 
de RDA.

El Independiente, 12-XI-1989

Homenaje a Jean-François Botrel 529


Françoise Dubosquet-Lairys

Sin embargo, en ningún artículo de primera plana se alude a la acogida


que hicieron los alemanes del Oeste a los del Este con regalos u ofertas
comerciales en esta histórica fecha.

Titulares y artículos
El principal título se centra en la política nacional, con el resultado de
la verificación de los votos en la comunidad de Murcia, donde hubo pleito
después de la consulta nacional por las elecciones generales : « Oficialmente,
el PSOE perdió la mayoría absoluta » y dos títulos informativos, uno sobre
IU : « Anguita mantiene el PCE, pero refuerza a Izquierda Unida » y, el
de menor importancia, dedicado al servicio militar obligatorio : « Hoy el
sorteo de 200.000 nuevos mozos en Sevilla ».
En los tres casos, el trato que acompaña los títulos es ocasión de estig-
matizar las posturas del PSOE :
• las elecciones, demuestran la pérdida de escaños del PSOE,
por lo tanto la mayoría absoluta en favor de un candidato de IU,
lo que confirma el discurso del diario a propósito del futuro de
Izquierda Unida.
• Precisa las relaciones entre IU y PCE, y el estatuto de IU como
movimiento socio-político dentro del cual el PCE cuenta como
fuerza mayoritaria, dejando a Anguita la doble responsabilidad de
ser secretario del PCE y líder de IU.
• En el contexto del sorteo de Sevilla, vuelve El Independiente a otro
tema muy presente, el servicio militar, una ocasión para recordar un
debate nacional que opone al ministro de Defensa, que considera el
servicio militar como « conquista democrática » y resalta su « menor
duración, flexibilidad y mejora de condiciones de vida en cuarteles »,
a la Oficina del Defensor del Soldado, que tilda el servicio militar
de « impropio de un país civilizado ». Aunque, en apariencia, el
tema pudiera ser percibido como ajeno a los acontecimientos inter-
nacionales, vemos en el discurso desarrollado en las columnas del
periódico surgir de repente una opción pacifista valorada en aquellas
fechas. Tiende a demostrar que la desaparición del Muro significa
una nueva opción que pudiera terminar con los Pactos de Guerra,
como lo sugiere Antonio Gala. Y en tal caso ¿ para qué serviría la
obligación de servicio militar ?
« La Tronera », como la columna editorial, se concentra también sobre
lo nacional : « IU y PC, unas siglas para un debate ya muy presente, y
donde la posición de Antonio Gala, remite a la misma línea que el edito-
rial del día anterior : « Nadie se descalifica por llamarse comunista ; al
contrario, se califica muy honradamente. Sólo a los jerarcas del PSOE, a
estas alturas, se les ocurre asestar la palabra comunista como anatema ».
Esta defensa del comunismo cuando se derrumba el Muro de Berlín

530 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

puede sorprender, pero se aclara cuando volvemos al contexto español y


al concepto del un eurocomunismo.
Recordemos que desde los acontecimientos de Checoslovaquia la
dirección del PCE se había alejado de la opción prosoviética. Así, más que
un partido, lo que defiende Antonio Gala es una opción de izquierdas,
en un momento en que la gestión socialdemócrata de los gobiernos de
Felipe González ha desilusionado a una parte de su base electoral. La
forma del billet d’humeur es reveladora : el adverbio « honradamente »
remite al lema de PSOE en 1982 « Cien años de honradez », reproche
implícito a los socialistas por haber « traicionado » a su electorado. El
uso de la palabra « jerarcas » traduce, bajo la pluma de Gala, la distancia
que se estableció entre los actuales dirigentes y los 10 millones de elec-
tores que apoyaron su llegada, así como entre Antonio Gala y sus amigos
socialistas 10. Nunca les perdonó el articulista el pragmatismo y el cambio
de opción frente a la OTAN en 1986. Es de recordar que Antonio Gala
asumió la Presidencia de la Plataforma para la salida de España de la
OTAN, que se opuso a la proposición de Felipe González de renunciar
a dejar la alianza.
En cuanto al editorial, « Un escaño desdibuja la mayoría », es una
nueva ocasión para señalar los comportamientos del PSOE en el poder :
« el recuento electrónico del Ministerio del Interior apareció […] gene-
roso con el partido mayoritario » y condenar una « política prepotente y
antisocial ». Ve en la pérdida de este escaño, a favor de IU, « otro elemento
dinamizador de la vida democrática que ha de beneficiar al conjunto de
los ciudadanos ». Sin embargo, la precisión del subtítulo : « excepto si los
jueces no devuelven el escaño de Murcia » induce claramente una rela-
ción entre justicia y ejecutivo dudosa en una democracia.

Sumario de « Especial Domingo »


Como El País, El Independiente propone tres suplementos : « Especial
Domingo », dentro de los cuales aparecen en « Grandes temas » del 12
de noviembre 1989, un reportaje dedicado a las « Sombras del III Reich :
avance de la ultraderecha en Europa » y otro titulado : « Reformas en el
Este : la crisis económica y política acelera los cambios ».
Es obvio que la reunificación de las dos Alemanias ha despertado
viejos fantasmas del pasado y las sombras del III Reich, objetos de aquel
reportaje, que sirven de ilustración, de reflexión y llaman a prudencia.
Sin embargo, y sin negar esta realidad, la opción valorada por El Inde-
pendiente es proeuropea, como lo demuestra sus columnas. Y a título

10. A este nivel la lectura de sus artículos de El País da una visión de esta evolución : « Reflexión en
un amanecer » ; « En Propia Mano », El País, 14-XI-1982, y « El político » ; « Cuaderno de la
Dama de Otoño », El País, 7-VII-1985

Homenaje a Jean-François Botrel 531


Françoise Dubosquet-Lairys

de ejemplo podemos citar a Juan Pando Despierto, en la página 26 11 :


« Nuevamente, fiel a una constante histórica, Europa mueve el mundo
y el mundo se mueve con ella […] es punto de equilibrio mundial que
nuestra contemporaneidad exige ».
El segundo tema demuestra los mecanismos que conducen a la desapa-
rición de regímenes que no supieron contestar a los anhelos del pueblo
tanto al nivel económico como político, pero « habrá que recomponer
sueños y objetivos » como lo propone César Alonso de los Ríos, « sabemos
que ya nada será valedero sin la libertad […]. La confirmación de un
fracaso no debería conducirnos a la mediocridad moral » 12.

¿ Objeto o pretexto ?

A lo largo del estudio de estas tres primeras planas, observamos cómo


el discurso de El Independiente relaciona los acontecimientos alemanes
con la gestión política española. Así, cuando el Muro cae gracias a movi-
mientos populares, reserva una parte de su primera plana a las reacciones
unitarias de las organizaciones sociales españoles (UGT y CC OO) en
contra de una opción de política de ajuste económico profesada por
Mariano Rubio, gobernador del Banco de España ; subraya también la
falta de visión internacional de González en su viaje a Hungría y frente a la
evolución del Este y al fracaso de los partidos comunistas. Sin embargo, y
pese a una situación internacional que pudiera aparecer contraria, ensalza
al PCE como promotor de un movimiento federativo, Izquierda Unida.
Más que órgano de información, El Independiente aparece como perió-
dico de oposición por su declarada línea crítica al gobierno de Felipe
González. El derrumbamiento del Muro se vuelve ocasión de reflexión
y de denuncia. En efecto, el acontecimiento histórico está presentado
como el resultado de una imposibilidad de cambio y el fracaso de un
partido omnipotente, inmovilista y traidor de ideales. El discurso del
periódico induce que los germanos orientales no huían de su país sino de
la mala gestión de sus responsables y de la ausencia de libertades. Así lo
que recalca El Independiente no es el fracaso de ideales de izquierda, que
siguen vigentes en la opción IU, sino el de una aplicación totalitaria.
Se revela también fundamentalmente europeísta cuando demuestra
que el hundimiento del Muro como la reunificación de Alemania son
posibles por la existencia de una nueva potencia emergente : Europa, en
la que participa España desde hace tres años. Y su fe en Europa, « pese
a Washington y Moscú » le conduce a privilegiar una postura pacifista,

11. « Y el mundo cambió en tres días », 12-XI-1989.


12. « El muro, en casa », 12-XI-1989.

532 PILAR
La caída del Muro de Berlín en primera plana de El Independiente :¿ objeto o pretexto ?

como lo revela su discurso sobre el servicio militar y su editorial del 11 de


noviembre 1989 : « una Alemania reunificada aterra los intereses – más
que las conciencias – de todo un entramado militarista de salón que hoy
no puede dormir ni en Bruselas, ni en Moscú. Están tan desautorizados
como el régimen de miedo que les hizo nacer. Y es que la caída del Muro
implica su destrucción, condición indispensable para que la guerra, que
nunca existió en verdad, termine ».

Conclusión

Fundamentalmente antifelipista 13, europeísta y pacifista, El Indepen­


diente presentaba aquí una línea de claro apoyo a Izquierda Unida como
movimiento que supera las fronteras políticas para movilizar a diferentes
fuerzas sociales y a los desilusionados de la gestión PSOE, un especie de
« barco pirata » dirá uno de sus actores, Raúl del Pozo o un « irrespe-
tuoso respetable » según Antonio Gala. Sin embargo – como IU en lo
político –, no pudo, ni supo imponerse. No llegó a convencer el número
suficiente de lectores 14, ni tampoco de accionistas o apoyos financieros
que le hubieran permitido resistir e imponer un tono « independiente ».
Por utopía, se echó en batallas perdidas de antemano como un Quijote,
con el cual compartía un mismo desprecio por lo material. Y a partir de
1989, tuvo que enfrentarse con otro competidor, El Mundo, que optó
también por una declarada oposición al gobierno González pero con un
claro apoyo al PP. Su última batalla sería contra la Guerra del Golfo,
justo antes de su desaparición.

13. En el sentido de una oposición a la gestión de Felipe González y a la aparición de una nueva
nomenklatura política y económica alrededor de líder del PSOE.
14. Superó difícilmente los 40.000 ejemplares.

Homenaje a Jean-François Botrel 533