Está en la página 1de 8
re muchos siglos en las regiones subterraneas de | fa antigua Grecia, en las cavernas que vomitan fuego que servian de morada a los muertos, se vefanalmas muertas bebiendo el olvido de la vida terrena en el rio | Leteo -el rio del infierno-. SS También se observaban en el averno horribles esqueletos I yi vigilantes heraldos de la Moiras -las diosas griegas del des- i tino, testigos inmutables del nacimiento y del fallecimiento; | | las hilanderas que tejen los acontecimientos de los morta: les, las mismas deidades que “cortan el hilo de la vida” sin * clemencia, sin compasi6n, con frialdad inflexible e inexorable. Igualmente se distinguian en el Tartaro - morada de los condenados en el abismo de i los infiernos- Erinias -las diosas griegas de la | venganza que tenian como misi6n castigar los i crimenes y las maldades causadas por los ‘difuntos, a quienes amenazaban con antorchas incandescentes y pufiales vengativos para garan- tizar el orden moral y la leyes en la naturaleza. | | | | | | j | | | * Igualmente se diferenciaban Arpias -las divinidades fune- | bres mensajeras de Hades -el invisible dios griego de los | | infiernos-; Arpias encargadas de llevar las almas muertas a pi aquel mar de llamas, vapor, asfixia y sufrimiento. | | En aquel Tartaro -o infierno- se vislumbraba la. Jaguna Esti- | gia en la cual desembocaba el rio Hades. En “el agua de | a Leteo” se bafiaba la diosa Envidia -hija del gigante Palas C-— y de la laguna Estigia-. bere 9 A Ala diosa Envidia la acompafiaba Odio -un hombre armado \ \ con una espada, portador de un escudo de hiel, resenti- | miento, frustracion y amargura-; Odio que repentinamente ‘, se transformaba en una mujer furiosa vestida con ser- pientes, arafias, murciélagos y alacranes. A la diosa Envidia y a Odio les hacia compafia Adula- cién- la lisonja con figura andrégino- la conjuncién del hombre y‘la mujer reflejando el conflicto interior; Adulacién | portaba una flauta y se vestia con abejas armadas de agui- Jones que excretaban miel de trampas, traiciones, intereses escondidos y artimafas. Junto a Envidia, Odio y Adulacién se encontraba Adulterio- una vibora y una lamprea entrelazada-, todos disfrutaban de los vapores calientes de Adormidera -la planta somnifera fuente de suefios de dolor y noches” mortales-. En la laguna Estigia también estaba | Hambre -la hija de la infernal tenebrosi- dad-. A Hambre la acompafiaba Pobreza- la divinidad romana hija del lujo y de la ociosidad y madre de la industria y de las artes-. | Igualmente se descubria en el averno Ares -el dios griego | de la guerra -y Cronos -el dios que personifica al tiempo-, el cual llevaba la guadafia, la clepsidra o reloj de arena. _ Atodos los arropaba un eclipse de desastre que les recor- | daba que ellos eran causantes de la devastacién y fin del mundo. ? Mientras Envidia, Odio, Adulacién, Adulterio, Hambre, Po- breza, Ares y Cronos se humedecian en el rio Hades y en | la laguna Estigia del averno; Momo- el dios de la burla‘y el el sarcasmo, hijo del suefio y de la noche mortal-, se refa de aquel carnaval de locura baquica o dionisiaca en hono! a los dioses de los placeres, los licores yy la inspiracion ; poética orgiastica. Me También se veian en el Erebo- hijo del Caos -el despertar del abismo insondable-, las tres hermanas Gorgon: Esteno, Eurfale y Medusa- los monstruos infernales con "| figura de mujer cuyas cabezas tenian serpientes. Ademas acompafiaban a los representantes de la maldad hombres y mujeres que Hades- el dios del averno- habia transformado en animales: serpientes venenosas, hienas carrofieras, escorpiones traicioneros, murciélagos que no j dejaban conciliar el suefo a los fallecidos; buitres de mal agilero devorando las entrafias de los cadaveres putrefac- tos, nauseabundos y malolientes sin dolientes_y ranas dia- bdlicas que croaban incesantemente; mientras ratones | hambrientos se escondian del dios Apolo- la personificaci6n | del sol_y divinidad de la luz, la musica, la poesia y la elo- | cuencia-. | También se velan Licantropos- hombres lobos- astutos, crueles, muertos de hambre, engullendo cerdos impuros, lujuriosos, esclavos de la gula. Y en la puerta abierta y cerrada del infier- no que separa a los muertos de los vivos, hecha con huesos humanos y adornada con un reloj de arena simbolo de relacio- nes entre el mundo superior y el inferior, y un reloj de agua emblema del avance del tiempo y una enorme calavera insignia \de la caducidad de la vida eterna, se hallaba Cancerbero,- ‘el portero o guardian del Hades-, el responsable que iO nadie saliera ni entrara sin la autorizacién del dios del .tartaro. . > = Cancerbero -un perro monstruoso de tres cabezas-, cada “yuna con orejas que parecian seis pufiales, con media \_/| docena de ojos de fuego, con tres narices que expelian cho- | tros de llamas color arco iris, con tres enormes bocas abier- | tas, mostrando colmillos filudos , amenazantes y con tres | lenguas bifurcadas de viboras letales. | | Del cuerpo de Cancerbero se desprendian tres largos, grue- | sos y musculosos cuellos que evidenciaban la fuerza | extraordinaria de Hades. | EI tronco de Cancerbero se parecia al cuerpo de un leon | gigante, de cola tenia una fabulosa serpiente que mantenia | | | 1 | | | | | su cabeza altiva, sus ojos abiertos, lo mismo que su boca | | mostrando largos colmillos cargados de veneno. | | | | { | | j | | | | Las extremidades de Cancerbero parecian las patas de una Jirafa y se apoyaba en pezurias que se dividian cada una en | cinco garras muy afiladas, agresivas y venenosas. 1 I | | La piel de Cancerbero parecia una colcha de espinas, aguijones y plas de erizo de colores dorado, platea- "=~ do, purpura, negro, blanco y café. Cancerbero era de configuracién contraria a la de la naturaleza, poseso de la fuerza del demo- / nio, vigia de la mansién de los muertos, terror ===em de las almas malvadas y olvidadas. I opt yt ence Cancerbero siempre se mantenia en movi- ' miento, rugiendo fuerte y espantoso a la vez r) que eructaba olor a carne chamuscada y ‘ponién su existencia terrenal. y ecos de dolor, llanto, sufrimiento y arrepentimiento, de almas suplicantes que le imploraban desde sus entrafias que las dejara salir del horno del infierno. Y una de esas almas que rogaba revivir fuera del Hades, era la de Perséfone -la hija de Zeus dios de los | dioses y Demeter la Madre diosa de la agricultura, protecto- | ra de los cereales, el trigo y las cosechas-. A Perséfone, Hades -el dios subterraneo- la rapto y la llevo | al Erebo para que reinara con él en el averno. | También le suplicaba a Cancerbero para que la dejara partir | del Tartaro Euridice -una de la ninfas de menor jerarquia- quien al momento de contraer matrimonio solemne con | Orfeo -el legendario rapsoda y musico griego de estirpe divina-, fue intentada secuestrar por Aristeo- su antiguo amante-. | Y al huir la aterrorizada ninfa Euridice, la mordié la Hidra de L ite 0 dragon enorme de siete cabezas-, Luego la Muerte -hija de la noche y de duro corazén, temida y odiada por los mortales, con sus alas negras y su guada fia-, llevé a Euridice a la prision infernal. Entonces Orfeo muy triste y desconso- lado, pero muy enamorado, bajo a buscar a Euridice en el mundo de los muertos, sin estar invitado. Al llegar Orfeo a la puerta del Hades, se topo con Cancerbero, quien lo recibié malhumorado porque el poeta no estaba en la lista de invitados al Tartaro. En aquel momento el recursivo y astuto Orfeo para calmar el mal genio de Cancerbero hizo sonar su flauta erdtica y ) funeraria, su lira de armonia cosmica y su citara magica recibida del dios Apolo. *—y Y Orfeo con su musica ritmica y espiritual, hizo caer a Can- cerbero en “los brazos de Morfeo” -el hijo del suefio y de la noche-. Y aprovechando las tinieblas del Erebo, Orfeo paso por el / rio Hades y por la laguna Estigia y con su melodia y compli- | cidad de Ocno- hijo del suefio y de la noche-, adormecio a i la diosa Envidia, a Odio, a Adulacion, a Adulterio, a Hambre , a Pobreza, al dios Ares, a las Moiras -las diosas del desti- no-, a Cronos- el dios del tiempo- y enternecié los corazo- nes de los demonios , especialmente al dios Hades ya la reina del averno- Perséfone-, quienes toleraron y permitie- ron a Orfeo llevarse a Euridice al mundo de los vivos, con dos condiciones: una que mientras salie- ran los enamorados del averno, Orfeo no hiciera sonar los fantasticos ins- trumentos musicales, dos que no mirara hacia atrés para ver a Euridice. Tan pronto Orfeo dejé de producir | las excelsas melodias, las almas de los malvados, la diosa Envidia, Odio, Adulterio, Pobre- za, Adulacidén, las Moiras, Ares, Cronos, las tres Gorgonas y las. Arpias se despertaron y apro- vechando que Cancerbero su cruel carcelero, se encon- traba dormido, se fugaronen \¥ | la balsa del demonio por el rio £ Hades, ayudados por Hefestos- el dios griego del fuego / Y terrestre- quien eructé lenguaradas de llamas hacia las Loe regiones celestes. jAlmas malas!, jmuertas vivas!, que ¢ -> luego llegaron a la tierra a causar tragedias, sufrimientos, a dolores y aflicciones a toda la humanidad. € Y cuando Orfeo iba llegando al portén del hades, miré hacia Coa atras- para contemplar a su amada Euridice. Ipso facto, | Hades- el dios invisible del Tartaro-, lo castig6 sin clemencia, © tragandose el Erebo a Euridice. Después Orfeo desconsolado, salié por la puerta del averno sin hacer sonar sus instrumentos musicales, en ese preciso instante Cancerbero se desperto y con sus enormes garras, trato de apresar a Orfeo para matarlo. Afortunadamente en ese momento Heracles- el mas famoso y popular de los héroes mitologicos de la antigua Grecia-, vencedor de malhechores y de monstruos, quien tenia fuerza sobrehumana, personificando el valor, la resistencia y el pre- dominio del bien sobre el mal y quien estaba en misién de trabajo que le impuso el rey Euristeo -monarca de los Tirin- tos-; se trenzo en una lucha bravia con Cancerbero al cual domino sin armas, con la ayuda de -Atenea- la diosa de la sabiduria, los aspectos morales y los combates. Luego Hércules le presenté al rey Euristeo a Cancerbero y después lo devolvié al mundo de los muertos. ce Al llegar Cancerbero al infierno, Hades- el dios del Tartaro- quien estaba muy furioso con Cancerbero su perro portero, por haber dejado escapar a la diosa Envidia, a Sato. a Adula- cion, a Adulterio, a Hambre, a Pobreza, a Ares -el dios de la guerra-, a Cronos- el dios del tiempo-, a las Moiras- las diosas del destino-, a las tres Gorgonas, a las Arpias y a Orfeo a quien las cortes internales deseaban mantener enelaverno ¢-— para que los distrajera y alegrara con su excelsa musica; © castigo a Cancerbero convirtiéndolo en Cerbero -un perro monstruo con cincuenta cabezas-, condenado a ser el guar- dian eterno de Caos, el Erebo, elaverno, la laguna Estigia, el \