Está en la página 1de 5

Centro Universitario de Chimaltenango-CUNDECH-

Carrera: Profesorado de Enseñanza Media en Pedagogía y Administración


Técnica Educativa.
Docente: Elena Hortencia Tay Gómez
Curso: Comunicación y Lenguaje L1 Primer Semestre Sección: ´´B´´
Alumna: Evelyn Azucena Ichaj Xunic GT

Capítulo I

Geografía del Polen

La localización del país es privilegiada, ya que está en el cinturón tropical,


específicamente en la región subtropical norte. Esto provoca los hermosos
contrastes que se pueden observar comúnmente: lluvia y sol al mismo tiempo; flores
todo el año (el país de la eterna primavera); la geología y geografía es propicia para
la diversidad y riqueza de flora y fauna. Desde el Popol-Vuh Guatemala se describe
como una tierra cubierta de bosques, con gran número de especies que daban lo
necesario para la gran civilización de los Mayas.

Los cronistas españoles encontraron a Guatemala en condiciones similares, una


tierra impresionante y rica en cosas nuevas, maravillosas a los ojos de los migrantes
(invasores). Describen a los sistemas montañosos primordiales:

La Sierra Madre en dirección noreste-sureste que emerge de las planicies costeras


del pacífico. Los Cuchumatanes -el reino centroamericano del granizo- corren país
adentro, es responsable de dirigir los vientos Alisios en dirección a los corredores
geológicos: La Sierra de Chamá, la Sierra de las Minas y el Merendón. A esto se le
adicionan las cuatro vertientes principales del territorio guatemalteco: Cuilco-
Selegua, Chixoy, Polochic y Motagua. Me quiero detener en este punto para
recordarles un poco lo de la Ley de Aguas, en Guatemala HAY agua, pero el manejo
de este recurso no es el indicado. De manera global son estos sistemas montañosos
como los afluentes de agua lo que hacen de Guatemala el hermoso país que se
describe en los clásicos de Virgilio Macal, o incluso en los libros de Pepé Milla,
donde la selva se come a las personas que no la respetan y que quieren sacarle
provecho. Así mismo la desviación de los vientos Alisios provoca el viento seco y la
poca precipitación del oriente, ya que el sistema aísla las nubes cargadas de lluvia
al norte, y no permite que lleguen hasta Zacapa, Jutiapa, Jalapa, El Progreso, aun
así hay organismos perfectamente adaptados a las condiciones de oriente.

Se puede decir que las selvas prefieren el sur, yendo más hacia la dirección del
centro-sur, y no hacia el norte como se cree comúnmente. La Biosfera Maya es una
enorme extensión, no hay que negarlo, pero no es diversa en cuanto a especies de
flora y fauna que viven ahí. Es mucho más diverso yendo por las Verapaces y
Huehuetenango, centros de endemismos del país. Esta alta diversidad se logra a
través de la historia geológica de Centroamérica en general, que surge para unir a
Norte y Sur América, durante este fenómeno hay un gran intercambio entre ambos
(hasta ese momento) continentes (separados). Así pues, Centro América queda
como un puente de flora y fauna que además ofrece nuevos nichos para que las
especies se queden de forma permanente; esto también explica por qué hay
especies a lo largo de todo el continente americano como el Puma o el Jaguar,
ambos felinos se hayan distribuidos ampliamente. Este puente formado por
Centroamérica en la actualidad ofrece grandes beneficios para animales
migratorios, sobre todo aves.

Como podemos ver la historia geológica del país, aquí resumida al máximo, explica
las razones por las cuales Guatemala es el país floral que es, su riqueza en fauna
y los privilegios en cuanto al recurso hídrico. En la próxima edición veremos cómo
da un giro la historia con la llegada de los españoles, que no sólo cambiaron la
sociedad, sino modificaron el terreno, y nosotros (los residentes actuales del país)
lo seguimos haciendo sin descanso, la pregunta es ¿hasta cuándo?

Andrea María Cabarrús Melgar. Aficionada a la literatura y ambientalismo.


Estudiante de 4to año de Biología en la USAC. Ha asistido a cursos de Gestión de
Ambiente y Recursos Naturales en la URL; ha participado y ganado en distintos
concursos en géneros de poesía, ensayo y cuento corto a nivel nacional e
internacional, entre ellos fue ganadora del 1er y 3er lugar del concurso escolar
nacional “Por un mundo sin fronteras: expresión estudiantil” en su edición del 2008.
Ganadora del Festival por la Memoria Histórica en la edición 2011; ganadora del
concurso para mujeres “Voces, imágenes y testimonios” en las ediciones de 2011 y
2013 a nivel latinoamericano; ganadora del Concurso de la Asociación de Médicos
Escritores de Guatemala en el 2014. Participa como escritora activa en distintos
medios sobre temas de ecología y manejo de recursos sustentables.

Capitulo II

2.La Pólvora y el Vapor:

Cuando en el medio de la selva se hallaba un pueblo magnífico, quizás en


decadencia, pero aún vivo y latente, llegaron los europeos a destruir el mundo
selváticamente verde que ellos conocían. En los años tempranos del siglo XVI. La
primera crónica de la matanza se dio en 1525 donde narran como Cortés y sus
hombres realizaron una matanza de venados en las sabanas de Petén; el cronista
narra cómo las tranquilas bestias sucumbían ante la pólvora, pues no sabían lo que
el hombre podría hacerles; derribaron al menos una manada entera, una matanza
sin precedentes. Sin embargo, un año antes, en Zapotitlán, los hombres europeos,
con sus acorazadas armaduras mataron cuanto encontraron. Se sabe que quedaron
atónicos por los animales que encontraban: tapires, jaguares, aves de todo tipo y
personas salvajes. Los pueblos originarios fueron destruidos por las armas y las
enfermedades que los invasores traían consigo: el cólera, fiebre tifoidea, sarampión
y escarlatina, entre otros; mientras los españoles fueron arrasados por el paludismo.
En el Memorial de Sololá se describen las escenas de muerte y destrucción que
tuvieron que vivir aquellos a quienes los europeos consideraron incivilizados.

Desde 1524 la batalla entre ambos bandos fue cruda, pero en 1528 el pueblo
originario era sólo un remanente de lo que un día fue una gran civilización. Bajo la
esclavitud de la iglesia, la corona y los criollos, no les quedó más opción que el de
vivir sometidos, o morir bajo el hierro del enemigo. Algunos fueron usados como
aradores de los campos, en frentes de agricultura, sobre todo en plantaciones de
añil y caña de azúcar; algunos fueron llevados en las exploraciones hacia el Sur,
Honduras y Nicaragua, incluso hay registros en el lejano Perú.
En poco menos de un siglo el pueblo originario fue diezmado. Se calcula que al
inicio de la invasión había al menos un millón de indígenas (debemos recordar que
este término se usa porque se creía que los europeos habían llegado a la India; se
usa el término indio por la misma razón), para 1628 se calcula que quedaban
únicamente 200 mil. La Latitud de la Flor y el Granizo, aquellas selvas ricas en flora
y fauna exótica, exuberante y bella, fue arrasada para darle paso a la minería, la
agricultura y la religión de los españoles.

La historia continúa avanzando y se producen con el pasar del tiempo tres


fenómenos que definirían el futuro económico del guatemalteco: la caficultura, la
colonización de nuevos territorios y la introducción de los inventos resultantes de la
Revolución Industrial. Las bajas además se dan a nivel territorial puesto que, en el
gobierno de Rafael Carrera, se pierden 22mil kilómetros cuadrados del territorio, al
ceder Belice a la Gran Bretaña, territorio aún ajeno a su originaria Guatemala. Otro
golpe fatal (y que personalmente creo el mayor error de toda la historia del País) fue
la concesión del territorio guatemalteco a la Compañía Comercial y Agrícola de las
Costas Orientales de América Central, de origen inglés. Se entregaron poco más de
60mil kilómetros cuadrados, es decir LA MITAD DEL TERRITORIO NACIONAL, en
las áreas del Petén, las Verapaces y Chiquimula. La concesión incluía bosques,
ríos, lagos, minas y el uso ilimitado de mano indígena para trabajo forzado.

El consumo de la tierra para sembrar café elevó en su momento el mercado


guatemalteco, pues era uno de los exportadores más reconocidos de este fruto. Sin
embargo, la caída de los cultivos de añil y grana debido al descubrimiento de los
tintes artificiales, así como la expansión de los cultivos en la lejana California junto
al descubrimiento de mantos acuíferos en la misma región; la apertura del ferrocarril
de Panamá, provocaron números negativos en Guatemala. Esto fue contrarrestado
con la entrada de inversionistas alemanes quienes eran prácticamente dueños de
la caficultura guatemalteca. Los cafetaleros tenían problemas para sacar el café de
las regiones inhóspitas donde era cultivado, y lo solucionaron introduciendo el
ferrocarril en lo alto de las selvas del Norte. Hoy esos pasos fueron retomados por
los ríos y las selvas de las Verapaces, reclamando el territorio que les pertenecía
desde un principio.

Durante el siglo XX se inicia la antropogenización del paisaje, pues las ciudades


crecían. Árboles de Guachipilín, Matilisguate y otros, se cortaron para postes de
telégrafo. En los inicios de 1900 se extienden hacia Petén las compañías
madereras, quienes buscaban los Robles, Caobas y Cedros. Virgilio Macal en su
libro Guayacán amplía el tema, narrando los estragos de los tratos de las compañías
extranjeras, quienes malpagaban las trozas de madera, los trabajos forzados de los
indios que eran contratados por vivienda y comida, casi sin sueldo y llevados al vicio
del alcohol y el tabaco. Así mismo los mexicanos robaban la madera y pieles de
animales guatemaltecos, y movían sus robos sin pagar impuestos por la frontera,
en una región lejana, habitada sólo por lacandones.
Las ciudades crecen de forma desordenada, con lujos que la economía de la época
apenas podía sostener. El país de la eterna primavera ya no tenía árboles en flor.
La violencia, el resentimiento, el levantamiento del pueblo originario, junto con la
caída del mercado, provocaron que Guatemala pasara de estar entre los mejores
exportadores de algunos productos vegetales, hacia a penas subsistir. Siempre
sometidos bajo algún píe extranjero, personalmente creo que las cosas no han
cambiado. Guatemala, la selva misma encarnada, fue reemplazada por la urbe y la
globalización. ¿Dónde está la Gran Madre Selva? ¿Dónde están los pueblos que
veneran la tierra que les da de comer? No queda nada…

Andrea María Cabarrús Melgar. Aficionada a la literatura y ambientalismo.


Estudiante de 4to año de Biología en la USAC. Ha asistido a cursos de Gestión de
Ambiente y Recursos Naturales en la URL; ha participado y ganado en distintos
concursos en géneros de poesía, ensayo y cuento corto a nivel nacional e
internacional, entre ellos fue ganadora del 1er y 3er lugar del concurso escolar
nacional “Por un mundo sin fronteras: expresión estudiantil” en su edición del 2008.
Ganadora del Festival por la Memoria Histórica en la edición 2011; ganadora del
concurso para mujeres “Voces, imágenes y testimonios” en las ediciones de 2011 y
2013 a nivel latinoamericano; ganadora del Concurso de la Asociación de Médicos
Escritores de Guatemala en el 2014. Participa como escritora activa en distintos
medios sobre temas de ecología y manejo de recursos sustentables.

Capitulo III

El naranjo nupcial:

Luego de la gran invasión y de las repercusiones que trajo para la sociedad


guatemalteca, tanto nativa como de los invasores y sus descendientes, se buscó
reponer la naturaleza perdida y aplastada bajo el hierro de la modernización, pues
se dieron los primeros desastres naturales, en Petén, las selvas saqueadas por
petroleros, chicleros y madereros. Atitlán siendo vaciada de sus peces y alejando a
las aves de la región; las Verapaces y los Cuchumatanes, hogar de la pájaro
serpiente (el Quetzal), estaba perdiendo su verde dosel y quedando vacío. Empieza
a hablarse de grandes pérdidas a causa de las industrias, y se intenta reponer los
daños de alguna forma, regular el saqueo, detener el desastre.

La utopía ambientalista y conservacionista (que no son lo mismo) es imposible de


lograr. Nada volverá a su estado original, pero puede devolvérsele un poco de
dominio a la naturaleza, dejando que sane por sí sola poco a poco, a su ritmo
universal. El objetivo es frenar el consumo, para que así el medio ambienta tenga
tiempo de adaptarse y de seguir adelante. Y como muchos expertos sugieren,
intentar reconstruir el mundo tropical es aún más difícil, puesto que estamos en una
localidad delicada. El aumento en los polos de 1°C significa en el trópico el aumento
será de 2.3°C o más. Se escucha o se lee muy poco, pero es drástico.

En la sociedad actual, donde los electrodomésticos vienen programados para fallar


al término de la garantía, y los avances se dan cada 6 meses o si mucho cada año;
donde la minería desgarra las entrañas de la tierra, y el petróleo deja estéril océanos
selvas por igual. La producción en masa no deja al pequeño artesano crecer, y
consume todo a su paso. En este capítulo el autor narra los cambios históricos de
la inventiva humana. En un principio se pensaron las máquinas para solucionar
problemas de la vida cotidiana, como lo era viajar grandes distancias, levantar
grandes objetos, crear obras arquitectónicas. Pero en la actualidad parecemos
esclavos de esas herramientas, siempre con el teléfono móvil en la mano, los
audífonos en los oídos, las tarjetas en las billeteras, el dinero electrónico en la
mente, ¿cuándo dejaron de ser herramientas y pasaron a ser dueños? La naturaleza
humana es la de ser ambicioso, ¿cuál es el costo de nuestra arrogancia? ¿hasta
cuándo seremos los mismos? El título del capítulo “Naranjo nupcial” hace referencia
a que debe de haber un bien común, un acto nupcial de nosotros como seres
humanos en pos de salvar lo que nos queda, un acuerdo global para detener la
destrucción masiva. En la mal llamada revolución verde es importante tomar en
cuenta qué actos son verdaderamente significativos, y cuales son sólo una pantalla,
como dejar de comer carne, pero seguir consumiendo frutas y verduras llenas de
químicos, o dejar de usar productos químicos, pero ahorrar dinero para una joya
bañada de oro y/o plata, productos de la minería, industria culpable de miles de
muertes por hambre y sed en cientos de países alrededor del mundo. Creo, en lo
personal, que es un acto de ética propia, en el cual se busca defender lo que para
nosotros mismos es lo correcto. Es dar un paso sin mirar atrás…

También podría gustarte