Está en la página 1de 24

100 Claves Bíblicas para Consejería

June Hunt

Esperanza para el corazón


Dallas, TX
1990–2011

Referencia Rápida de este tema gratis en www.esperanzaparaelcorazon.org

“Consultes hoy la palabra de Jehová”.

1 Reyes 22:5

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 1. EL ABORTO
El aborto
No es una opción, es un hijo
por June Hunt

“Creo que el enemigo número uno de la paz es el aborto, porque es la guerra contra una
criatura, el asesinato directo de un niño inocente perpetrado por la misma madre. Y si
aceptamos que una madre puede matar a su propio hijo, ¿cómo podemos pedir a otros que no
se maten entre sí?… Por medio del aborto, la madre no aprende a amar, sino que mata a su
propio hijo para resolver sus problemas… Cualquier país que acepte el aborto no está
enseñando a su pueblo a amar, sino a usar la violencia para obtener lo que desea. Por eso, el
peor enemigo del amor y de la paz es el aborto”.

—Madre Teresa de Calcuta

Desayuno Presidencial de Oración, Washington, DC, febrero 12, 1994

I. DEFINICIONES
A. ¿Qué es el aborto?
El Diccionario Oxford declara que el aborto es “promover un parto prematuro con el fin
de destruir al niño nonato”. La palabra aborto es un término inclusivo que se refiere a
los diversos métodos que se utilizan para destruir un feto humano en desarrollo.
Algunos de ellos son los siguientes:

• Píldora del “día siguiente”… es un producto químico que se toma dentro de las
primeras 72 horas de un embarazo

Esta droga contiene una alta concentración del producto que se encuentra en las
píldoras anticonceptivas, pero es tres o cuatro veces más fuerte. Aunque la mujer
no sepa si está embarazada, la píldora está diseñada para detener un posible
embarazo y expulsar el huevo fertilizado.

• El método RU-486—“La píldora francesa del aborto”… es un producto químico que


se toma en el primer trimestre, entre la cuarta y novena semana de embarazo

La fórmula del RU-486 es un esteroide sintético que destruye la hormona


(progesterona) necesaria para sustentar la vida dentro del útero. El bebé muere por
inanición cuando se desintegra esa capa de nutrientes. La madre toma la droga dos
veces en los siguientes diez días. Se enferma de gravedad y el resultado (aunque no
siempre) es la expulsión del bebé muerto.

• El método de succión por aspiradora—Succión por aspiración… es una cirugía que


se realiza en el primer trimestre del embarazo.

Se abre el útero y se inserta un instrumento parecido a un lápiz (dilatador) con un


tubo hueco (cánula) que está conectado a un aparato succionador. La aspiradora es
tan potente, que en embarazos tempranos el bebé se desmiembra

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 2. EL ABORTO
instantáneamente y sale succionado. Este es el procedimiento más común para
realizar abortos.

• El método de la dilatación y curetaje—“D & C”… es la cirugía que se hace en la


primera parte del segundo trimestre, entre la 13ava o 14ava semana.

Se abre el útero y se inserta un cuchillo circular (carelle). El médico utiliza el cuchillo


para cortar al bebé y la placenta en pedazos y raspar las paredes del útero. Luego
retira los pedazos uno por uno.

• El método de dilatación y evacuación—“D & E”… es una cirugía que se realiza en el


segundo o tercer trimestres del embarazo

Se induce la dilatación del canal vaginal (dilatación) para introducir unos enormes
fórceps que despedazan el cráneo del bebé. Luego se corta el cuerpo en pedazos y
se sacan uno por uno. Una alternativa a este método es succionar el cerebro del
bebé de tal manera que su cabeza se colapse o explote su corazón.

• El método salino—“Salar” o “Envenenar con sal”… Se inyecta una sustancia química


en el segundo o tercer trimestre del embarazo

El médico introduce una aguja a través del abdomen de la madre para succionar el
líquido amniótico que envuelve al bebé. Retira el equivalente a una taza y lo
sustituye con una mortal solución salina. El bebé recibe la solución venenosa y
muere en dos horas. Fallece sofocado, con hemorragias cerebrales y convulsiones.
La sal quema la delicada piel del bebé. A la madre se le da una droga (pitocina) que
provoca la labor de parto. Por medio de este proceso, los órganos y tejidos del bebé
se queman y el bebé nace muerto o moribundo. En la mayoría de las clínicas ya no
se utiliza este procedimiento.

• El método de la prostaglandina… es la inyección de un químico en el segundo o


tercer trimestre

Este método es similar al salino, excepto que la piel del bebé no se quema. El cuerpo
de la mujer produce de manera natural la prostaglandina, que ayuda en el proceso
del nacimiento. A la madre se le inyecta prostaglandina artificial para estimular la
contracción del útero, y expulsa al bebé sin importar su tamaño. Este método puede
provocar nacimientos de bebés vivos, pero se les deja morir. Este método ya no se
utiliza en la mayoría de las clínicas.

• El método de nacimiento parcial—Dilatación y extracción “D & E”… es una cirugía


que se realiza en el segundo o tercer trimestres, después de 20 semanas de
embarazo, por lo general entre los seis y nueve meses de gestación

Se tira del pie del bebé con un fórceps y se le obliga a entrar en el canal vaginal para
nacer. Todo el cuerpo del bebé se saca, excepto la cabeza. Se introducen unas tijeras
en la cabeza del bebé y se le hace un orificio lo suficientemente grande como para
succionar el cerebro por medio de un tubo de succión, lo cual provoca que se
colapse el cráneo. Entonces se expulsa el pequeño cadáver. Los que rechazan el
aborto califican este procedimiento como “homicidio”.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 3. EL ABORTO
La Biblia dice a aquellos cuyos caminos son contrarios a la voluntad de Dios:

“¿Así pagáis a Jehová, pueblo loco e ignorante? ¿No es él tu Padre que te creó? Él te hizo y te
estableció”.

(Deuteronomio 32:6)

B. ¿Cuándo comienza la vida humana?


La vida humana comienza al momento de la concepción. Las ciencias médicas y
biológicas proveen la siguiente información.

CRONOLOGÍA DE LA NUEVA VIDA HUMANA


• Primer mes

—Inmediatamente después de la fertilización de un óvulo, comienza el desarrollo


celular. Antes de la implantación del cigoto en el útero, queda establecido el
sexo del nuevo ser.

—En el momento de la implantación, la nueva vida está compuesta de cientos de


células y desarrolla una hormona protectora para evitar que el cuerpo de la
madre rechace al bebé como tejido extraño.

—A los 17 días, la nueva vida ya ha desarrollado células sanguíneas. La placenta es


parte de esa nueva vida, y no de la madre.

—A los 18 días, se registran las primeras pulsaciones de un músculo, se trata del


corazón.

—A los 19 días, comienzan a desarrollarse los ojos.

—A los 20 días, ya está formada la base del cerebro, de la espina dorsal y de todo el
sistema nervioso.

—A los 21 días, el corazón comienza a latir en forma regular.

—A los 28 días, ya se han formado 40 pares de músculos a lo largo del tronco de la


nueva vida. También se están formando los brazos y las piernas.

• Segundo mes

—Pasados los 30 días, ya es evidente el flujo regular de la sangre dentro del sistema
vascular; también comienza el desarrollo de los sistemas auditivo y olfativo.

—A los 40 días, el corazón del bebé late más rápidamente que el de la madre y tiene
casi el 20% de la energía del corazón de un adulto.

Sexta semana

—El bebé mide 1.27 cms. de largo.

—A los 42 días, el esqueleto está completo y presenta varios reflejos.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 4. EL ABORTO
—A los 43 días, se registran ondas eléctricas cerebrales. Esta es evidencia concreta
de que ya se ha formado la parte cerebral causante del proceso de
“razonamiento”. Se puede considerar que el nuevo ser es una persona
pensante.

Séptima semana

—El bebé ya mide 2 cms. de largo.

—A los 49 días, el feto parece un muñeco en miniatura con dedos en manos y pies
y orejas bien formadas.

Octava semana

—A los 56 días, todos sus órganos ya funcionan, el estómago, hígado, riñones y


cerebro. Todos los sistemas están completos. El nuevo ser ya cuenta con todas
sus partes físicas y sólo necesita crecer. El desarrollo futuro de la nueva vida
consiste en ir refinando e incrementando su tamaño hasta alcanzar la madurez,
que termina aproximadamente a la edad de 23 años.

Esta etapa ocurre casi dos meses antes de que la mamá lo note o sienta el
movimiento del bebé en su vientre. La madre no siente el movimiento del bebé
sino hasta cuatro meses después de la concepción.

• Tercer mes

Novena semana

—El bebé mide 5 cms. de largo. Aparecen las huellas dactilares.

—A la novena y décima semana, el nuevo ser entreabre los ojos, traga y retrae su
lengua. El contorno de su cara y cuerpo van tomando la apariencia de un bebé
y sus características físicas se hacen obvias.

—A las 11 y 12 semanas, mueve brazos y piernas y aparecen las uñas de manos y


pies. Además de chuparse el dedo pulgar, el nuevo ser inhala y expele el líquido
amniótico.

• Cuarto mes

—A las 13 semanas, comienza a crecer el pelo de su cabeza.

—A las 14 semanas, el bebé puede juntar sus manos y se chupa el dedo pulgar.

—A las 16 semanas, se pueden distinguir con claridad los órganos genitales. Las
manitas ya pueden asir cosas (véase Oseas 12:3). El nuevo ser nada, patea y da
maromas, aunque la madre no sienta todavía esos movimientos.

• Quinto mes

—A las 18 semanas, el bebé ya mide 30 cms. de largo y la madre puede sentir el


movimiento de su bebé. Las cuerdas vocales ya están funcionando… El nuevo
ser ya puede llorar.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 5. EL ABORTO
• Sexto mes

—A las 26 semanas, todos los órganos de los sentidos ya funcionan, el bebé puede
oír, ver, gustar y tocar.

Aunque nadie comprende todos los caminos y obras de Dios, él hará lo mejor a favor de
usted y de su bebé. Cada vida preciosa que se anida en el vientre de una madre está en
el proceso formativo de Dios, el hacedor de todas las cosas.

“Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo”.

(Isaías 44:24)

C. ¿Se puede considerar que un feto en desarrollo es un ser humano,


una persona?
Sí. El ser humano se define como un miembro de la especie homo sapiens. Cada ser
humano individual tiene su propio código genético (ADN) que es singular y que quedó
establecido en el momento de la concepción. El ADN del feto humano no solo es
diferente al de los animales, aves y peces, sino también es distinto al ADN de su madre.

“No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las
bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves”.

(1 Corintios 15:39)

• Evidencia científica

El eminente genetista y profesor Jerome LeJeune, M.D., Ph.D., de la Facultad de


Medicina de la Universidad René Descartes de Paris establece que:

—“Si un huevo fertilizado no es en sí mismo un ser humano completo, nunca podrá


llegar a ser un hombre, porque se le tendría que añadir algo, y sabemos que eso
no sucede así”.

• Evidencia médica

—El juramento de Hipócrates es un código de valores éticos que ha regido a la


profesión médica desde tiempo inmemorial. Esa profesión, que tiene el poder
de matar, así como de curar demanda un reglamento de compromiso moral no
negociable. Aun en las culturas paganas había una convicción innata de que era
malo practicar el aborto, tal como se evidencia en el “juramento hipocrático”
que lo prohíbe. Ese juramento ha estado vigente en la civilización occidental
desde cuando menos el año 400 a.C. y en parte dice:

“El régimen que adopto será para el beneficio de mis pacientes de acuerdo con
mi habilidad y juicio, y no para su perjuicio o para algo malo. No daré ninguna
droga mortal a ninguno de ellos, aunque me lo pidan, ni tampoco aconsejaré
que la tomen. Especialmente no ayudaré a una mujer a practicar el aborto”.

• Evidencia bíblica

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 6. EL ABORTO
—La condición de persona de un bebé nonato queda ampliamente demostrada en
la vida de Juan el Bautista quien “saltó de alegría” cuando aún estaba en el
vientre de su madre.

Elizabeth, la madre de Juan, dijo a María: “Porque tan pronto como llegó la voz
de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre” (Lucas
1:44).

—Dios participa activamente desde el momento inicial del desarrollo de una


persona, aun antes de que el nonato tenga apariencia de bebé.

El salmista David dijo a Dios, “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban
escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas” (Salmos 139:16).

—La Biblia establece explícitamente que Dios no sólo forma al nonato en el vientre,
sino que también tiene un plan para su futuro antes de la concepción.

“Antes que te formase [Dios] en el vientre te conocí, y antes que nacieses te


santifiqué” (Jeremías 1:5).

D. ¿Cuáles son los dos puntos de vista principales en cuanto al tema


del aborto?
• La postura pro-vida

Algunas personas creen que el feto humano es una persona desde el momento de
la concepción y que el nonato debe recibir la protección de las leyes relacionadas
con su derecho a la vida.

Esta posición está de acuerdo con la Biblia, que valora tanto la vida del nonato como
la de la madre.

“Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber
muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y
juzgaren los jueces. Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por
ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura,
herida por herida, golpe por golpe” (Éxodo 21:22–25).

• La postura pro-decisión

Algunas personas creen que el feto solo es una “persona en potencia” (Roe vs.
Wade, 1973) y por lo tanto, no se le debe dar protección constitucional. Dicen que
la embarazada tiene derecho a tomar la decisión de matar o dejar vivir al nonato.
Esta posición acarrea la ira de Dios porque no brinda protección a una vida inocente
que no ha nacido.

“Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: los ojos altivos, la lengua
mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente” (Proverbios 6:16–17).

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 7. EL ABORTO
PREGUNTA: “La Biblia dice que los creyentes debemos someternos a las autoridades
del gobierno (1 Pedro 2:13). Por lo tanto, si la constitución de cierto país permite
el aborto, ¿cómo puede justificar el creyente participar en una manifestación
contra las clínicas de aborto?”

RESPUESTA: En la Alemania nazi, el gobierno consentía el régimen de Hitler. En medio de


esa cultura, los cristianos desafiaron a su gobierno e intentaron rescatar a la gente
que estaban asesinando. Los creyentes que se involucran en manifestaciones
pacíficas no quebrantan la ley, sino que creen que han sido llamados bíblicamente
a rescatar a los demás.

“Libra a los que son llevados a la muerte; Salva a los que están en peligro de muerte.
Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos, ¿acaso no lo entenderá el que pesa los
corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, y dará al hombre según sus
obras” (Proverbios 24:11–12).

PREGUNTA: “Algunas personas que han adoptado la postura “pro-vida” han asesinado
a otros en sus actividades. ¿Cómo puede alguien pensar siquiera en tener algo que
ver con esa ideología tan aberrante?

RESPUESTA: Cualquier persona que comete un homicidio o participa en cualquier acto


de violencia quebranta las leyes humanas y de Dios. El que sigue una postura “pro-
vida” jamás asesinaría a otro ser humano. Dios rechaza la violencia, aunque ésta se
haga en nombre de la postura “pro-vida”.

“Dejad la violencia y la rapiña. Haced juicio y justicia” (Ezequiel 45:9).

PREGUNTA: “¿Tienen los cristianos la responsabilidad de ministrar a las mujeres que


han abortado o que están considerando hacerlo?”

RESPUESTA: Sí. En general las mujeres que han tenido un aborto o que están pensando
hacerlo, sufren emocionalmente. Necesitan de una persona amorosa y compasiva
que les ayude en ese tiempo de necesidad.

“Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas
6:2).

II. CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS QUE HAN PASADO


POR UN ABORTO
A. ¿Qué es el síndrome post aborto (S. P. A.)?
El S. P. A. es una condición de estrés traumático que experimentan muchas mujeres
después de haberse practicado un aborto. Una mujer así no tiene la capacidad de…

• Procesar las emociones provocadas por su aborto

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 8. EL ABORTO
• Pasar por el proceso del luto por la pérdida de su bebé

• Estar en paz con Dios, consigo misma y con todos los involucrados en su decisión de
abortar

• Aceptar el valor que Dios le da como persona

“Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; como carga pesada se han
agravado sobre mí”.

(Salmos 38:4)

Las etapas del síndrome post aborto Hay cuatro etapas que una mujer experimenta
después de haberse practicado un aborto.

• Alivio

Un sentido de libertad agradable porque ha pasado la difícil toma de decisiones y el


problema doloroso ha desaparecido.

• Racionalización

Un ejercicio mental de explicaciones lógicas y justificaciones por haber abortado.

—“No podría haber sido una buena madre. Es mejor que el bebé no haya nacido”.

—“Quizás me sentí mal en ese momento, pero ahora ya estoy bien”.

—“Es un procedimiento médico legal; por lo tanto, no es tan malo”.

• Represión

Es la etapa en la que se bloquean los detalles, los recuerdos dolorosos y las


emociones que rodearon el aborto. La madre puede reprimir tanto el proceso del
dolor que incluso puede “olvidar” que se practicó un aborto.

• Resentimiento

Cuando esconde o reprime su ira contra sí misma y todos los involucrados en el


aborto puede caer en depresión y amargura. Si no resuelve la ira, su relación con
Dios y con los demás se verá seriamente afectada.

PREGUNTA: “¿Qué se puede hacer para sanar las heridas emocionales de la mujer que
se ha practicado un aborto?”

RESPUESTA: Si puede entender lo que ha sucedido emocionalmente desde el aborto, la


mujer puede tomar ciertos pasos que le ayuden a sanar.

“El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas” (Salmos 147:3).

B. ¿Qué síntomas internos y externos podría experimentar una mujer


después de un aborto?
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 9. EL ABORTO
CONFLICTOS INTERNOS EVIDENCIA EXTERNA

• ira • ruptura de relaciones


interpersonales

• ansiedad • trastornos del sueño y digestivos

• amargura • hostilidad hacia sí misma y los


demás

• depresión • abuso del alcohol o drogas

• desconfianza • problemas sexuales

• temor • evita el tema del aborto

• dolor • síndrome de aniversario por el


aborto

• culpabilidad • revivir la experiencia del aborto

• desesperanza • incrementa el riesgo de un suicidio

• profundo arrepentimiento • no se puede relacionar con los niños

• poca motivación • pensamientos tergiversados,


preocupación

• rechazo • paranoia

• vergüenza • llanto incontrolable

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 10. EL ABORTO
• reprime sus sentimientos • enfermedades sicosomáticas

• trauma • pesadillas y recuerdos del aborto

• baja auto estima • retraimiento y aislamiento

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están
desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”.

(Hebreos 4:13)

III. CAUSAS QUE LLEVAN A UNA MUJER A DECIDIR ABORTAR


A. ¿Por qué algunas mujeres deciden abortar?
Las mujeres que deciden abortar están convencidas de que esa es la manera más fácil y
práctica de resolver un problema muy difícil.

“Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte”.

(Proverbios 16:25)

B. ¿Cuáles son algunas situaciones que hacen que una mujer crea que
el aborto es una decisión razonable?
Las diez causas principales para decidirse por el aborto son:

• temor a la reacción de los padres

• temor al rechazo y a la burla

• temor a la responsabilidad económica

• temor a no poder cuidar del bebé

• temor porque el embarazo fue provocado por una violación o incesto

• presión para tomar una decisión apresurada de parte de los padres, del padre del
bebé o de un consejero

• sentir que es malo traer al mundo a un hijo no deseado

• pensar que se trata de un medio alternativo al control de la natalidad

• sentir que el feto es tan solo una masa de tejido

• poca convicción moral por carecer del conocimiento de la palabra de Dios


Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 11. EL ABORTO
C. La raíz del problema
CREENCIA FALSA: “El aborto es un procedimiento sencillo para eliminar una masa de tejido
del vientre de una mujer, y ella tiene el derecho a determinar lo que sucede en su
propio cuerpo”.

CREENCIA CORRECTA: El ser que está dentro del vientre de una mujer embarazada es un
ser humano separado y singular creado por Dios desde el momento de la
concepción. Una mujer tiene derecho sobre su propia vida, pero no tiene derecho a
destruir una vida inocente.

“Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará:
No temas” (Isaías 44:2).

Cada mujer debe tener la libertad de decidir sobre su propia vida, pero no tiene la libertad de
destruir la vida de un ser humano que se está desarrollando dentro de ella. Pues el Señor es
quien dice:

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué” (Jeremías
1:5).

—June Hunt

D. ¿Anhela tener esperanza?


El diamante Hope “Esperanza” es el diamante azul profundo más grande del mundo (es
de 45.52 quilates) y muchos lo consideran invaluable. ¿Se imagina lo que afectaría su
valor si alguien lo cortara en varias partes? Ciertamente cada parte tendría un alto valor,
pero jamás se podría comparar con su valor original porque alguien destruyó su tamaño
y diseño original.

Dentro de su cuerpo también tiene usted algo similar al diamante esperanza, tiene un
bebé nonato que es singular, valiosísimo y diseñado por Dios para un propósito
específico. No solamente Dios tiene un plan para la vida de su bebé, sino también uno
para la vida de usted lleno de esperanza.

Todo mundo quiere tener esperanza. Todo mundo necesita tenerla. En especial, la
esperanza que se encuentra en una relación segura con Dios. Su esperanza puede ser
segura cuando llega a formar parte de la familia de Dios.

CÓMO TENER UNA ESPERANZA DURADERA


#1 Su problema—El pecado le impide ser adoptado en la familia de Dios.

La Biblia dice que todos hemos pecado. Nadie es perfecto. Todos hemos decidido
voluntariamente seguir nuestro propio camino, y no el de Dios.

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

#2 Su posición—Su pecado lo separa de Dios.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 12. EL ABORTO
Dios es perfecto y sin pecado. Pero como nosotros no somos perfectos y hemos
decidido pecar, la consecuencia de nuestro pecado es la separación de Dios.

“Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios” (Isaías
59:2).

#3 Su provisión—Dios ha provisto esperanza para usted para que pueda recibir su


perdón total.

Dios el Padre envió a su propio Hijo Jesús a morir en la cruz para pagar por el castigo
de nuestros pecados, un castigo que nosotros debíamos sufrir. Jesús, que es Dios
(Dios el Hijo), dejó los cielos, vino a la tierra, vivió una vida perfecta y murió en la
cruz porque él nos ama. Debemos saber que Cristo murió en nuestro lugar para
podernos salvar de vivir eternamente separados de él.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo
murió por nosotros” (Romanos 5:8).

#4 Su responsabilidad—Usted necesita recibir a Jesús como su Salvador y Señor


personal.

Cuando confía en que Cristo murió en su lugar y somete su voluntad a la de él,


entonces recibe el perdón de sus pecados. Y cuando Dios lo perdona de todos sus
pecados, es ¡salvo de la separación eternal de él! El Padre celestial lo adopta como
su propio hijo y le da la vida eterna con él en los cielos.

“Mas a todos los que le recibieron [a Jesús]… [el Padre] les dio potestad de ser hechos
hijos de Dios” (Juan 1:12).

Usted tiene en sus manos tomar la decisión de cederle el control de su vida a Cristo,
quien la ama y conoce todo acerca de su pasado, su presente y su futuro. Si usted
le abre su corazón, sabrá que él tiene un plan personalizado para usted que incluye
su propósito al haberla creado y también su promesa de cumplirlo en usted… y
satisfacer el anhelo más profundo de su corazón.

Si usted desea que Dios la adopte en su familia, puede decírselo en una oración
sencilla como esta:

“Dios, necesito entablar una relación real contigo para tener seguridad real. Confieso que he
pecado y que mi pecado merece un castigo. Jesús, gracias por haber tomado el castigo de mi
pecado y por morir en mi lugar. En este momento te recibo como mi Salvador personal y Señor.
Te cedo el control de mi vida. Ven a mi vida y hazme la persona que quieres que sea. Señor,
gracias por amarme, por perdonarme y por adoptarme en tu familia. Gracias por darme la
esperanza de una nueva vida. En el nombre de Jesús, Amén”.

Si usted oró con sinceridad, entonces…

¡Bienvenida a la familia de Dios!

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios”.

(1 Juan 3:1)

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 13. EL ABORTO
IV. PASOS PARA ENCONTRAR LA SOLUCIÓN
Cuando se enfrente a la decisión de someterse a un aborto, primero revise lo que Dios dice
acerca de él. Si desea ayudar a otros a obtener la perspectiva de Dios a este respecto, lo
mejor es enseñarles lo que dice la Biblia. Muchos nunca han oído ni leído la palabra de Dios
y no saben lo que él dice respecto al aborto. Los que están a favor del aborto están
engañados porque nunca han conocido la verdad.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué
avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.

(2 Timoteo 2:15)

A. Versículo clave para memorizar


Reconozca que Dios conoce personalmente a cada bebé que no ha nacido.

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por
profeta a las naciones”.

(Jeremías 1:5)

B. Pasaje clave para leer y meditar


Salmos 139:13–16

DIOS ES SOBERANO SOBRE LA VIDA


Vida. Él da la vida y controla su
extensión

“Y en tu libro estaban escritas todasv. 16


aquellas cosas que fueron luego
formadas”

Interioridad. Él forma los órganos


humanos

“Tú formaste mis entrañas” v. 13

Dador. Es el que nos da el cuerpo

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 14. EL ABORTO
“No fue encubierto de ti mi cuerpo,v. 15
bien que en oculto fui formado”

Advierte, vigila y provee lo que


necesita el embrión

“Mi embrión vieron tus ojos” v. 13

C. Consejería antes del aborto


¿Qué aconsejaría a una madre embarazada de su quinto hijo, que además arroja los
siguientes datos?

• Su esposo padece sífilis.

• Ella tiene tuberculosis.

• Su tercer hijo murió.

• El tercer hijo nació sordo.

• Su cuarto hijo también tuvo tuberculosis.

Esta madre está considerando practicarse un aborto. Dada toda la información, ¿le
aconsejaría que lo hiciera? Si su respuesta fuera si, entonces habría matado a uno
de los compositores más grandes y talentosos del mundo llamado Ludwig Von
Beethoven. Jamás debemos sacrificar los principios divinos por los ¡argumentos
emocionales de la ética situacional!

“Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”
(Proverbios 14:12).

ARGUMENTOS Y RESPUESTAS
• Argumento: “Moralmente hablando el aborto no es malo”.

Respuesta: Puesto que la vida humana comienza al momento de la concepción, el


aborto por decisión es un homicidio premeditado.

“No matarás” (Éxodo 20:13).

• Argumento: “Un feto no puede considerarse igual que un niño”.

Respuesta: Según el punto de vista de Dios, un feto no es una masa de tejido. La


palabra de Dios no hace distinción entre un “niño en potencia” y un “bebé recién
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 15. EL ABORTO
nacido”. En la Biblia se utiliza la misma palabra griega brephos, para referirse a
un “bebé,” y se usa también para describir…

—a un feto

“Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en


su vientre” (Lucas 1:41).

—a los niños

“Traían a él los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les
reprendieron” (Lucas 18:15).

• Argumento: “Todas las mujeres deben ejercer su derecho a controlar su propio


cuerpo”.

Respuesta: Una mujer puede tener derecho a controlar su propio cuerpo, pero
durante el embarazo existen…

—dos cuerpos diferentes

—dos corazones diferentes

—dos patrones de ondas cerebrales diferentes

—dos códigos genéticos (ADN) diferentes

—por lo regular dos tipos de sangre diferentes

—y en ocasiones dos sexos diferentes

La mujer no tiene derecho a matar a otro ser humano.

• Argumento: “El aborto debería aplicarse sólo después de evaluar la ‘viabilidad’. El


feto que no es capaz de vivir fuera del útero no es una persona viable y la
sociedad no tiene por qué protegerlo” (el factor de la viabilidad).

Respuesta: Es peligroso definir la viabilidad de una persona basándola en su


capacidad de sobrevivir sin la ayuda de los demás, porque la persona puede
perder su viabilidad debido a la edad, a una enfermedad o a una herida grave.
Una niña de tres meses de nacida no puede subsistir por sí sola. Un hombre de
sesenta años que depende de un respirador no puede sustentar su vida por sí
mismo. Pero, ¿esas situaciones hacen que le neguemos su estatus de ser
humano? ¡No! ¿Esto los convierte en candidatos a la muerte? ¡No! Los que
insisten en el factor de la viabilidad quitan sus derechos y protección a quienes
más los necesitan.

• Argumento: “El feto debe alcanzar cierto nivel de conciencia para que se le pueda
considerar una persona”.

Respuesta: Si el criterio que determina la humanidad de una persona es la


conciencia, entonces un hombre que cae en estado de inconciencia o que está
en estado de coma no puede considerarse una persona.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 16. EL ABORTO
• Argumento: “Se debe permitir el aborto de un feto con malformaciones”.

Respuesta: Si se permite el aborto por causa de una malformación fetal se está


dando prioridad al concepto de “calidad de vida” sobre el de la “santidad de la
vida”. Es emitir el juicio de que algunas vidas carecen de valor. Mucha gente que
ha nacido con defectos congénitos ha vivido feliz y productivamente. Con
frecuencia han sido una poderosa influencia de esperanza y ánimo para los
demás.

• Argumento: “Una víctima de violación o incesto no debería siquiera considerar dar


a luz al bebé”.

Respuesta: Cuando una mujer es la trágica víctima de violación o incesto, sin lugar
a dudas el padre del bebé es el culpable, pero la madre y los niños son inocentes.
La respuesta correcta a este mal es castigar al culpable por medios legales, no
permitir el asesinato de un inocente. La compasión por la víctima no debe
afectar el principio de lo que es bueno y lo que es malo. Dos errores nunca hacen
un acierto. Sin importar la identidad del padre, la mujer sigue siendo la madre.
Abortar a un bebé provoca que la mujer sea víctima dos veces y le impide la
oportunidad de llegar a conocer el plan soberano de Dios para los dos inocentes,
tanto madre como hijo.

• Argumento: “Todo niño debería ser deseado. El aborto legal de los bebés no
deseados reducirá el riesgo del maltrato infantil”.

Respuesta: Cuando existe maltrato infantil, el problema es el padre de familia, no


el bebé. El maltrato infantil sigue creciendo desde el caso de Roe vs. Wade a
pesar de que millones de bebés “no deseados” han sido asesinados por medio
del aborto. Una vez que un nonato se encuentra en el vientre de su madre, la
calidad de vida no debe determinarse por los “deseos” emocionales de otra
persona. ¿Debemos entonces matar a todas las personas que no deseamos, es
decir, los criminales, los vagabundos e indeseables?

• Argumento “De todas maneras las mujeres seguirán practicándose el aborto. Si no


se legaliza, se verán obligadas a practicarlo ilegalmente, lo cual pone en riesgo
sus vidas”.

Respuesta: La única instancia en que puede obligarse a la mujer a practicarse un


aborto es cuando éste es contra su voluntad. No hay leyes que obliguen a
ninguna mujer a abortar a su bebé. Por lógica, si la gente está dispuesta a
quebrantar la ley voluntariamente y lastimarse a sí misma en el proceso, el daño
que se provoca es resultado directo de su comportamiento irresponsable e
ilegal, no de la ley.

• Argumento: “Para ser consecuentes, la postura pro-vida que considera al aborto


como el homicidio de un ser humano, también debería estar en contra de la
pena de muerte”.

Respuesta: La postura pro-vida no es contraria a la pena capital (un crimen que se


paga con la vida). La pena de muerte se aplica al delincuente que es declarado
culpable de un crimen capital y eso sólo después de un proceso legal. En el
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 17. EL ABORTO
aborto, el nonato es inocente de cualquier crimen, y por lo tanto, no se justifica
su muerte.

“El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada;
porque a imagen de Dios es hecho el hombre” (Génesis 9:6).

Puesto que Dios es el dador de la vida, ¡valoremos la santidad de la vida!


Además, uno de los diez mandamientos dados por Dios dice: “No matarás”
(Éxodo 20:13). Por eso, debemos valorar la santidad de la vida. La Biblia condena
el asesinato injustificado de seres humanos y el homicidio de los inocentes.

“A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la
vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu
descendencia”.

(Deuteronomio 30:19)

• Argumento: “La mujer que enfrenta un embarazo no deseado en realidad no tiene


oportunidad de tomar una decisión”.

Respuesta: Hay tres alternativas que puede seguir.

—Aborto… resultado del razonamiento humano

—Adopción… si quiere hacer la voluntad de Dios

—Dar a luz y quedarse con el bebé… si quiere seguir la dirección del Señor

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.


Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:5–
6).

• Argumento: “La mujer que da a su hijo en adopción se siente profundamente


culpable”.

Respuesta: Cuando una mujer elige dar a su hijo en adopción, está tomando una
decisión responsable basada en lo que es mejor para su hijo. Ciertamente no es
fácil tomar una decisión así. Es natural sentir dolor porque el hijo no estará con
ella. Pero puede alegrarse de que dio a su hijo la oportunidad de vivir. Moisés,
el gran líder espiritual de Israel, fue un hijo adoptivo. La decisión de permitir que
el hijo sea adoptado por su propio bien no está en contra de la voluntad de Dios.
Cualquier culpabilidad que sienta es falsa. Pero cuando la mujer decide matar a
su hijo nonato, peca contra Dios y contra su hijo.

“Y cuando el niño creció, ella [la madre de Moisés] lo trajo a la hija de Faraón, la
cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés” (Éxodo 2:10).

• Argumento: “La madre soltera con problemas económicos o víctima de las


circunstancias no puede criar a su hijo sin ayuda”.

Respuesta: Si una madre se deja dirigir por el Señor y decide quedarse con su bebé
dándole su amor incondicional y cuidado, Dios es fiel y suplirá todas sus
necesidades.
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 18. EL ABORTO
“Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación, para dar la recompensa
con tu mano; a ti se acoge el desvalido; tú eres el amparo del huérfano” (Salmos
10:14).

D. Consejería después del aborto


Muchas mujeres que han pasado por la experiencia de un aborto sufren un gran
remordimiento, y muchas desarrollan profundos conflictos emocionales.

“Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; como carga pesada se han
agravado sobre mí”.

(Salmos 38:4)

CÓMO SANAR EL CORAZÓN HERIDO


Dios ofrece sanidad a todo corazón humano. Aún después de haber pecado existe la
manera de volver a estar bien con Dios, y también necesitamos hacer lo que sea
necesario para tener paz con los demás.

“Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu”.

(Salmos 34:18)

• Acepte su responsabilidad

—Deje de culpar a los demás o las circunstancias por el aborto.

—Reconozca que en última instancia la decisión fue de usted.

—Esté de acuerdo con Dios en que practicarse un aborto es pecado.

“Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
y tú perdonaste la maldad de mi pecado”.

(Salmos 32:5)

• Trate de recordar lo que pasó

—Decida superar la negación de los hechos.

—Resuelva los sentimientos negativos que rodearon el aborto.

—Hable sobre su experiencia con un amigo confiable o con un consejero sensible.

“Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; mas el hombre entendido lo
alcanzará”.

(Proverbios 20:5)

• Reconozca el dolor

—Hable de su hijo por nombre, aceptando que un niño real fue el que murió en el
aborto.
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 19. EL ABORTO
—Lleve a cabo un pequeño servicio funeral.

—Entregue su hijo en las manos amorosas de Dios.

“[Hay] tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar”.

(Eclesiastés 3:4)

PREGUNTA: “¿Qué le pasará a mi hijo después del aborto?”


RESPUESTA: La Biblia no habla específicamente de este tema, pero en principio se puede
concluir que el bebé fue al cielo. Por ejemplo, el rey David se describe como el
“varón conforme al corazón de Dios” (1 Samuel 13:14). Cuando murió su bebé de
siete días de nacido, dijo: “Yo voy a él, más él no volverá a mí” (2 Samuel 12:23). Así
como el hijo de David, el de usted está ahora en la preciosa presencia de Dios,
nuestro Dios justo, misericordioso y compasivo.

—Reciba el perdón de Dios confiando en el pago que Cristo realizó por la pena de
su pecado y entréguele el control de su vida.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”
(Romanos 8:1).

—Reconozca que ha sido perdonada a través de Cristo. Usted es una nueva creación
en él.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas
pasaron; he aquí todas son hechas nueva” (2 Corintios 5:17).

—Perdone a los demás.

“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere


queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo
vosotros” (Colosenses 3:13).

“Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras
rebeliones” (Salmos 103:12).

INICIE UN MINISTERIO
• Exprese compasión hacia otras personas que se encuentran en circunstancias
similares.

• Aconseje a quienes están considerando abortar.

• Sea la luz que dirija a un corazón desesperado hacia Cristo.

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda
consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también
nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que
nosotros somos consolados por Dios”.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 20. EL ABORTO
(2 Corintios 1:3–4)

SANIDAD A TRAVÉS DE LOS ESPOSOS


PREGUNTA: “Mi esposa se practicó un aborto. ¿Qué puedo hacer como esposo para
ayudar a que sane sus heridas emocionales?”

RESPUESTA: Un esposo puede acompañar a su esposa y amarla a través del proceso de


sanidad, pero no puede sanarla, no importa lo que haga. Él no puede arreglar o
hacer que ella esté bien. Jeremías 17:14 presenta la fuente de la verdadera sanidad,
“Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame y seré salvo”. Lo que puede “hacer” como
esposo es depender de Cristo y amar a su esposa de la manera que Cristo amó a la
iglesia y se dio a sí mismo por ella. Ore por su esposa. Cristo ofrece sanidad para
ella.

Usted puede mostrar el amor de Cristo por su esposa haciendo lo siguiente:

• Escúchela con compasión.

“[Hay] tiempo de callar, y tiempo de hablar”. (Eclesiastés 3:7)

• Responda sin ira cuando ella esté enojada.

“La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor”.
(Proverbios 15:1)

• Llore con ella y por su pérdida.

“Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran”. (Romanos 12:15)

• Apóyela con un amor fiel y firme.

“Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en


la tabla de tu corazón”. (Proverbios 3:3)

• Trátela con respeto, pues es creación de Dios.

“Vosotros maridos… vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso
más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones
no tengan estorbo”. (1 Pedro 3:7)

• Reitérele el valor que ella tiene.

“El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová”. (Proverbios
18:22)

• Asegúrele que ella tiene gran valor como hija de Dios.

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios”.
(1 Juan 3:1)

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 21. EL ABORTO
CÓMO CRECER EN LA GRACIA DE DIOS
PREGUNTA: “¿Cómo puede una mujer que está en la etapa post aborto saber que ha
experimentado sanidad verdadera?”

RESPUESTA: Una mujer que ha pasado por un aborto puede sentirse confiada en que ha
sido sanada y que está creciendo en la gracia de Dios cuando…

— acepta su total responsabilidad por haber decidido abortar

— recibe el amor y aceptación incondicionales de Dios

— perdona a todos los involucrados en el aborto

— confía en los demás y comunica su experiencia de forma correcta

— tiene un sentido saludable de su valor delante de Dios y puede vivir una vida
satisfactoria

MI ORACIÓN DE GRATITUD A DIOS


“Padre celestial, vengo a ti llena de dolor. Toda mi vida he querido hacer mi propia voluntad y
tomar mis propias decisiones. Muchas de ellas parecían correctas en su momento, pero no
eran correctas delante de ti. Ahora veo que fallé por no haberte buscado antes que nada para
que me dirigieras.

No le di oportunidad de vivir al hijo que pude tener…

Tomé una decisión equivocada.

Aunque pude ser de bendición para él, nunca tuvo la oportunidad de respirar… Me equivoqué.

Padre, perdona mi egoísmo.

Aunque no puedo cambiar el pasado, sí puedo cambiar el futuro si empiezo a tomar las
decisiones correctas desde ahora.

Decido entregarte mi vida para que hagas tu voluntad en mí.

Decido recibir a Jesús como mi Salvador porque reconozco que él entregó su vida en sacrificio
por mis pecados.

Decido depender del Espíritu de Cristo que vive en mí para que me guíe a partir del día de hoy.

Gracias por cuidar de mi bebé que ahora está en el cielo contigo.

Traigo ante ti toda mi culpabilidad y dolor y los deposito a tus pies.

Porque tu corazón es misericordioso, acepto tu perdón completo.

Gracias, Jesús, porque ahora vives en mí.

Me has dado un nuevo corazón que aliviará todas mis dolencias.

Me has dado una nueva vida limpia, perdonada y libre.

Gracias, Señor, por tu amor incondicional.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 22. EL ABORTO
Ayúdame a amar a los demás como tú me has amado.

En el nombre precioso de mi Salvador.

Amén”.

Todas las citas bíblicas están tomadas de la Versión la versión Reina-Valera 1960

Copyright © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina;

Copyright © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Usado con permiso.

Para comprar libros, recursos, y las Claves Bíblicas Para Consejería, escriba a:

ESPERANZA PARA EL CORAZÓN • PO BOX 7 • DALLAS TX • 75221 • EUA/USA

www.esperanzaparaelcorazon.org

www.hopefortheheart.org

Correo electrónico: esperanza@hopefortheheart.org

Las Claves Bíblicas Para Consejería no deben sustituir a la consejería personal basada en
Jesucristo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede reproducirse en ninguna forma sin la
autorización de © 2008 Hope For The Heart/Esperanza Para El Corazón

Traducción: Elizabeth Cantú de Márquez

Puebla, México

SELECTED BIBLIOGRAPHY

A.L.L. (American Life Lobby) Issues, March 1984, 19.

Alcorn, Randy C. Pro Life Answers to Pro Choice Arguments. Portland, OR: Multnomah, 1992.

Ankerberg, John, and John Weldon. When Does Life Begin? And 39 Other Tough Questions About
Abortion. Brentwood, TN: Wolgemuth & Hyatt, 1989.

Cochrane, Linda. Forgiven and Set Free: A Post-Abortion Bible Study for Women. Grand Rapids:
Baker, 1996.

Cochrane, Linda, and Kathy Jones. Healing a Father’s Heart: A Post-Abortion Bible Study for Men.
Grand Rapids: Baker, 1996.
Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 23. EL ABORTO
Everett, Carol, and Jack Shaw. Blood Money. Sisters, OR: Multnomah, 1992.

Focus on the Family, The First Nine Months, LF177. n.p.: n.p., 1989.

Fowler, Paul. Abortion: Toward an Evangelical Concensus. Critical Concern. Portland, OR:
Multnomah, 1987.

Hoffmeier, James Karl, ed. Abortion: A Christian Understanding and Response. Grand Rapids:
Baker, 1987.

Hunt, June. Healing the Hurting Heart: Answers to Real Letters from Real People. Dallas: Hope
For The Heart, 1995.

Hunt, June. Seeing Yourself Through God’s Eyes. Dallas: Hope For The Heart, 1989.

Koerbel, Pam. Does Anyone Else Feel Like I Do? And Other Questions Women Ask Following an
Abortion. New York: Doubleday, 1990.

McDowell, Josh, and Bob Hostetler. Josh McDowell’s Handbook on Counseling Youth: A
Comprehensive Guide for Equipping Youth Workers, Pastors, Teachers, and Parents. Dallas:
Word, 1996.

Michels, Nancy. Helping Women Recover from Abortion. Minneapolis, MN: Bethany House,
1988.

Mother Teresa. “We Must Give Until It Hurts: Mother Teresa Condemns Abortion as ‘the
Greatest Destroyer of Love and Peace.’ ” World, February 12, 1994, 22–23.

Reisser, Teri K., and Paul Reisser. Help for the Post-Abortion Woman. Grand Rapids: Zondervan,
1989.

Willke, J. C. RU-486: A Human Pesticide. Cincinnati, OH: Hayes, 1997.

Willke, John C., and Barbara H. Willke. Abortion: Questions & Answers. Rev. ed. Cincinnati, OH:
Hayes, 1988.

Willke, John C., and Barbara H. Willke. Why Can’t We Love Them Both? Questions and Answers
About Abortion. Cincinnati, OH: Hayes, 1997.

To print the reproducible activity page, simply click the highlighted text below to create a pdf
file on your hard drive. Then open the pdf file in Acrobat Reader and print.

El aborto (Tarjetasparamemorizar).pdf

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería. Dallas, TX: Esperanza para el
corazón.
Página 24. EL ABORTO