Está en la página 1de 50

TRANSCRIPCIÓN

MENSAJES TOV Jóvenes


ÍNDICE DE CONTENIDOS PÁGINAS

PRIMERA SESIÓN 3
“Una gran noticia”

SEGUNDA SESIÓN 7
”En tus manos”

TERCERA SESIÓN 13
”El fracaso de Jesús”

CUARTA SESIÓN 19
”Mujer de fe y Madre”

QUINTA SESIÓN 24
“Oró – Amó”

SEXTA SESIÓN 30
“Pobre entre los pobres”

SÉPTIMA SESIÓN 34
“Pisar sus pisadas”

OCTAVA SESIÓN 40
“Cara a cara”

NOVENA SESIÓN 44
“Y dejando las redes...”

DÉCIMA SESIÓN 47
“Desierto”

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 2


PRIMERA SESIÓN

Una gran noticia

Vamos a entrar en el alma de Jesús, y precisamente en los años de su juventud, para


vislumbrar, barruntar siquiera, cómo sería la relación del joven Jesús con su Dios y su
Padre.

¿Qué sentía? ¿Cómo se sentía en las noches estrelladas allá en las colinas que rodean
a Nazaret, cuando se retiraba para estar con el Padre? ¿Qué era aquello? ¿Palabras
ardientes? ¿Un silencio abismal? ¿Un simple estar a los pies del Otro sin decir nada?
Pero en ese “no decir nada” podía haber una densidad de comunicación más que con
todas las palabras del diccionario. La temperatura interior de Jesús, su psicología
profunda, se nos escapa inevitablemente.

Aquellas noches de Jesús en las montañas solitarias, cobijado en el manto envolvente


de la ternura de su Dios y de su Padre, en la proximidad más absoluta y también en la
Presencia más absoluta. Había tantas estrellas en aquellas noches... y tantas estrellas
en el alma del joven Jesús...

¿Cuántos años tenía Jesús? Yo no lo sé. Podrían ser veintidós, veinticinco años.

Con aquel temperamento tan sensible, con aquella predisposición tan fuerte para con
Dios, fue adentrándose en el mar del Amor. Ahora da un paso, luego otro paso... El
joven fue experimentando progresivamente diferentes sensaciones, percibiendo cada
vez con mayor claridad que Dios no es exactamente el Temible del Sinaí. De sol a sol,
noche a noche, mar adentro, cada vez más allá, hacia la profundidad total en el Amor...
y así llegó a tener la sensación definitiva, inconfundible, inolvidable: la sensación de que
el Señor Dios es como el Padre más querido y amante de la tierra.

En estos años juveniles de Jesús se produce, pues, la más revolucionaria de las


transformaciones interiores de todos los tiempos. El joven Jesús llegó a experimentar
que Dios no es, ante todo, temor, es Amor. No es sobre todo justicia, es Misericordia.
Ni siquiera es ante todo Su Majestad, Su Excelencia, Su Santidad, el Tres veces Santo
del profeta Isaías, sino que es perdón, compresión, cuidado, proximidad, ternura,
solicitud. Y el joven Jesús llegó a la convicción definitiva de que el primer mandamiento
ya había caducado para siempre y no consistirá en amar a Dios de ahora en adelante
sino en dejarse amar por Dios.

Fue un mundo nuevo, mundo de sorpresa y de éxtasis, mundo de alegría y de


embriaguez, mundo vivido por este joven muchacho normal y diferente, y que se puede
sintetizar diciendo: todo es Amor.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 3


¿Cuántos años tenía Jesús? Yo no lo sé. Podrían ser veintisiete, veintiocho, veintinueve
años. Jesús ya es un joven adulto y maduro. Para cualquier observador sensible parecía
un abismo colmado de serenidad, como que el resplandor del Altísimo se derramara y
se reflejara en su rostro. Debía tener cualquier vislumbre inefable el joven Jesús, ya
maduro, a esta edad.

Pero no acababa aquí el crecimiento de Jesús en sus experiencias divinas. En el


espíritu, como sabemos, no existen fronteras. Y si las hubiese habido Jesús las habría
hecho estallar. Así pues, con aquella sensibilidad tan grande, con aquella mística
inclinación congénita, sumergido cada vez con mayor frecuencia y profundidad en sus
encuentros solitarios con su Padre en los cerros, Jesús sigue navegando a velamen
desplegado por los mares de la Ternura. La confianza para con ese Padre pierde
fronteras y controles, da un paso y otro paso, hacia la profundidad total en el Amor.

Y así un día, yo no sé si era una noche, salió de su boca una palabra extraña para la
opinión pública y la teología de Israel: la palabra “Abbá”, que quiere decir “Oh mi querido
Papá”.

De esta manera hemos tocado la cumbre más alta de la experiencia religiosa de todos
los tiempos.

Aquí esta el secreto de Jesús: en los días de su juventud Jesús se sintió casi
embriagado por la infinita ternura del Padre. Dentro del recinto de Nazaret, en los cerros
cercanos al pueblo, en el camino de la fuente, en el silencio de su taller, el hijo de María
se sintió una y mil veces querido, abrazado, envuelto, compenetrado por la presencia
infinitamente amante y amada del Padre. Y como efecto de esa ternura se sintió
completamente libre y feliz porque la experiencia del amor del Padre produce, casi
automáticamente, la sensación de sentirse libre.

¿Libre de qué? Del temor. Temor de no ser aceptado, temor de fracasar, temor de que
no me quieran, temor de que los demás se enteren de lo que hice o hablé, temor de que
los papás se separen, temor oscuro de no acertar en la vida, temor de desprestigio,
temor de la enfermedad, temor de morir.

Cuando un hombre temeroso e inseguro de pronto se siente inundado por un Alguien


infinitamente amoroso y poderoso, los temores se dan a la fuga como aves espantadas
y ese hombre siente tal dicha y tal plenitud que lo demás no le importa nada. El fracaso
llegará, la enfermedad llegará, la incomprensión y la enemistad llegarán, el amor no los
podrá evitar. Pero cuando el hombre se sienta alcanzado por la inundación del Amor
gratuito y eterno del Padre, ese hombre se sentirá libre como si el fracaso no existiera,
como si la incomprensión no existiera. ¡Qué importa que los demás me quieran o no me
comprendan si yo estoy en este momento en posesión de la totalidad del amor, de todos
los bienes, en el Amor del Padre! El Amor, pues, lo inundará y lo inmunizará al hombre
contra todas las frustraciones, miedos e inseguridades.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 4


***

Intermedio

***

Pero lo mejor de la gran noticia no es lo que hemos dicho sino lo que vamos a decir.
Esto es: el Padre me ama sin un porqué, sin un para qué, es decir, sin ninguna utilidad,
sin ningún interés. Ni porque yo sea bueno ni para que yo sea bueno, me ama
gratuitamente, incondicionalmente. Simplemente porque Él es mi Padre y yo soy su hijo.

Nosotros no podemos ofrecerle más que lamentos y lágrimas, pero el Padre nos bañará
en el mar de la ternura, y de nuevo nos reiremos y seremos felices.

¿Han visto alguna vez una flor que por perfumar pida un aplauso, o una estrella que por
brillar reclame un premio, o un papá que por amar pida reconocimiento? No. Perfuman,
brillan, aman, sin esperar recompensa, con toda naturalidad. Ahora bien, si ustedes,
cuyo corazón está amasado de arcilla quebradiza, si ustedes no son capaces de
comportarse de esta manera con sus hijos, ¿ya pensaron cómo será aquel Padre
querido? Si lo pensaran dormirían seguros, despertarían felices y nunca el temor
rondaría su casa.

Levanten los ojos y contemplen esos pajaritos, ¡qué despreocupadamente vuelan por
los aires! No siembran, no siegan, no trabajan ¿quién los alimenta? El Padre mismo los
alimenta diariamente. ¿Cuánto creen ustedes que vale un pajarito de esos en un
mercado? Nunca más de dos centavos. Ahora, si el Padre se preocupa de alimentar
unos pajaritos que no valen sino dos centavos, ¿ya pensaron qué no hará con ustedes
el Padre del cielo? ¿No valen ustedes más que un gorrión? Otro tanto sucede con las
águilas que planean en las alturas y con las poderosas aves que cruzan los océanos
como veloces navíos. A todos los alimenta el Padre.

Levanten la vista y contemplen esas margaritas silvestres, en la primavera, en el campo,


¡miren que bonitas son! Ellas no son como nosotros, que para vestirnos necesitamos de
telares, fábricas, talleres,... ellas ni hilan, ni tejen, ni trabajan, ¿quién las viste? El Padre
mismo las viste todas las mañanas. ¿Saben como se llamó el rey de las elegancias? Se
llamó Salomón. Puedo garantizarles que ni Salomón en el esplendor de su gloria pudo
vestirse tan primorosamente como una de estas ingenuas margaritas del campo en la
primavera. Ahora bien, si el Padre se preocupa de vestir todas las mañanas unas
margaritas que a la mañana brillan y a la tarde mueren, ¿ya pensaron qué no hará con
ustedes, mujeres y hombres de poca fe? ¿No valen ustedes más que una margarita del
campo en la primavera, que es flor de un día? Si ustedes conocieran al Padre...

Había una vez una anciana que con todos los ahorros de su vida había conseguido un
monto de diez monedas. Pero sin saber dónde ni cómo perdió una de ellas. Se metió
debajo de las mesas, debajo de las camas en busca de ella... pero nada. Barrió todas
las habitaciones y ¡encontró la moneda que había perdido!. No pudo contenerse de

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 5


alegría. Salió corriendo a la calle gritando: “¡Amigas, felicítenme! ¡Felicítenme porque
encontré la moneda que había perdido! ¡Aquí está! Vengan a mi casa y hagamos una
fiesta porque se me revienta el corazón de alegría”. El Padre es así mismo, dice Jesús.

Cuando una hija, perdida en las diversiones de la vida, se decide a regresar a la casa
paterna, y regresa, y toca la puerta, y sale el Padre... ¿Qué creen? ¿Que la recibirá
exigiéndole cuentas, entre amenazas y sermones? Nada de esto. Todo lo contrario.
Igual que aquella viejita, se le enternece el corazón, se le humedecen los ojos y recorre
el Paraíso entero gritando: “¡Felicítenme! ¡Vengan a mi casa! ¡Hagamos una fiesta, una
gran fiesta! Porque la hija regresó a la casa”. El Padre es así, no sé de qué otra manera
decirles. Si lo conocieran...

¡Oh, si conocieran al Padre...!

Se me olvidaba decirles una cosa. No calculen la potencia del mar por su espuma. A
pesar de su ternura infinita el Padre posee el poder total. No lo olviden. Pero aún así
prevalece la ternura.

El Padre reside en las nubes, desciende en la lluvia, sonríe en las flores, duerme en el
corazón de las madres, juega con los niños, vela a la cabecera de los enfermos, sostiene
a los débiles, consuela a los desolados,... Desde siempre y para siempre ustedes son
gratuitamente amados por mi Padre.

Así habló Jesucristo.

Ante estas felices noticias: las angustias fueron enterradas, las tristezas fueron
desterradas, los miedos se los llevó el viento y sobre los horizontes de la vida de todos
ustedes comienzan a ondear las banderas inmortales de la alegría, de la libertad y la
paz. ¡Shalom para todos ustedes! ¡Aleluya y albricias! ¡Sean como sean y hayan hecho
lo que hayan hecho son gratuita, tierna y eternamente amados por su Padre!
¿Conclusión? Amor con amor se paga.

La santidad no es otra cosa sino una respuesta del amor al anuncio del Amor.
Respondamos, pues, al Amor con amor.

SEGUNDA SESIÓN

En tus manos

Si Dios además de poderoso es amoroso, si por la noche queda velando mi sueño y de


día me acompaña a donde quiera que yo vaya, si su solicitud y ternura superan a las de

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 6


la madre más solícita de este mundo, la primera reacción ante esta espléndida noticia
es la de gritar: ¡Confío en Ti, me abandono en Ti! Haz de mí lo que quieras.

Abandono no significa pasividad o resignación. En todo acto de abandono hay un “no”


y un “sí”. “No” a lo que yo quería o hubiese querido. ¿Qué hubiese querido? Venganza
contra los que me hicieron tanto mal: “No” a esa venganza. Vergüenza por ser yo tan
poca cosa: “No” a esa vergüenza. Rabia porque todo me está saliendo mal en la vida:
“No” a esa rabia. Se abandona siempre una resistencia del corazón.
Y un “sí”. “Sí” a lo que Tú quisiste o permitiste, oh Padre.

A nadie le gusta estar enfermo, a nadie le gusta fracasar, a nadie le gusta perder el
prestigio o ser víctima de incomprensión. Estas y otras amargas eventualidades, sin
embargo, las podemos asumir, no con agrado sino con paz. Como quien deposita en
las Manos del Padre una ofrenda doliente pero fragante, con silencio y paz. “Padre, en
Tus Manos me pongo, haz de mí lo que quieras”. Y comienza la paz a tocar las puertas
del corazón.

Todo lo que nosotros resistimos lo transformamos en enemigo. Si te avergüenzas de


tus manos, tus manos son tus enemigas. Si rechazas tu nariz, tu nariz es tu enemiga.
Si rechazas el calor de este día, la voz de este tipo, ese ruido, el modo de hablar de
aquella persona... todo lo que tú resistas lo vas transformando en enemigo. Los
enemigos están, pues, dentro de nosotros.

Si los enemigos están dentro de ti, los amigos también están dentro de ti. Si aceptas
esas manos, esas manos son tus amigas. Si aceptas a ese antipático, es tu amigo. Si
aceptas la enfermedad, es la hermana enfermedad. Si aceptas la muerte, es la hermana
muerte. En nuestras manos está, pues, la capacidad de transformar todos los enemigos
en amigos.

Ante cualquier situación desagradable debes preguntarte: ¿esto que tanto me molesta
puedo cambiarlo? Si hay algo que se pueda hacer, no es hora de lamentarse sino de
poner todas las energías para solucionar lo que tenga alguna solución. Ahora bien, si
esto que tanto nos hace sufrir no tiene solución, es una situación límite, un hecho
consumado, ¿qué se consigue con resistir realidades que no tienen solución? ¿qué se
consigue con hacer preguntas que nunca recibirán respuestas? Lo que tiene solución
se soluciona combatiéndolo. Lo que no tiene solución se soluciona dejándolo en las
Manos del Padre.
No es que lo que no tiene solución se solucione, sino que dejándolo deja de ser para ti
una fuente de angustia. ¡Es locura resistir mentalmente cosas que yo no puedo cambiar!
Si no hay nada que hacer, el sentido común y el Evangelio nos aconsejan entregar los
imposibles en las Manos del Padre, sin rebeldía, con la mente en silencio. “En Tus
Manos me entrego y haz de mí lo que quieras. En Tus Manos deposito este fracaso,
aquel disgusto, esto terrible que nos ha sucedido. Reclino la cabeza. Que se haga Tu
Voluntad”.

Nuestra vida esta rodeada de situaciones límites. Nos encontramos con que casi todo
está consumado. La existencia misma no me la propusieron, me la impusieron. En la

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 7


vida ni entramos ni salimos, nos empujan a la vida y nos sacan de la vida. Y no
precisamente cuando nosotros queremos.

Yo no escogí a mis padres, no escogí esta figura física, estos coeficientes intelectuales,
estas tendencias morales, esta estructura temperamental que tengo yo. Son fronteras
absolutas que no pueden ser alteradas. Yo no escogí a mi familia, la suerte de mi vida,
la hora de mi muerte, el rumbo de mis actividades... Nos rodean, pues, como anillos de
fuego, la ley de la contingencia, de la transitoriedad, del fracaso, de la mediocridad, de
la ancianidad, de la soledad, de la muerte... Somos esencialmente limitados. La zona
de la libertad, es decir, aquello que podemos cambiar es pequeñísimo. ¿Qué hacer?
En aquello que podemos cambiar, luchar por alterar. Lo que no tiene solución, hay que
abandonar toda resistencia y sabiamente entregarse y entregarlo todo reclinando la
cabeza en las Manos del Padre. Lo que sucedió desde este minuto para atrás ya está
consumado, no tiene solución, no hay nada que hacer. No será alterado ni un milímetro
por los siglos de los siglos.

La gente se irrita, se avergüenza, se entristece, en contra de los hechos consumados.


Con irritarse o derramar lágrimas ¿se consigue algo? ¿Qué diríamos de una persona
que toma una brasa ardiente en su mano? Eso sucede al que se dedica a recordar,
rememorar, rumiar, hechos desagradables. En una palabra somos nosotros los que nos
quemamos absurda e inútilmente. ¡Es locura pasar días y noches dando vueltas en la
cabeza, amargándonos hasta el infinito, recordando y reviviendo aquella equivocación,
aquel fracaso, aquella incomprensión! Aquello no tiene solución, es un hecho
consumado.

Por ejemplo, los disgustos, pues los creamos nosotros. Aquel hecho desagradable
sucedió hace tres meses, en tal lugar, tal día. Aquel hecho comienza a ser disgusto
cuando yo comienzo a recordarlo, revivirlo, darle vueltas en mi mente, amargarme
pensando en él. Sólo entonces es disgusto. El disgusto es, pues, una creación de
nuestra mente. Los disgustos los creamos nosotros en la medida en que vamos
reviviendo hechos desagradables. Los hechos ya están consumados y a estas alturas
nadie puede hacer nada para que lo que ya sucedió no hubiese sucedido. ¿Qué se
consigue con lamentarse y llorar? La fe y el sentido común nos dicen que frente a los
hechos insolubles, los imposibles, hay que abandonar toda resistencia, silenciar la
mente de toda rebeldía, dejar que las cosas sean lo que son, reclinar la cabeza en Sus
Manos.

“En Tus Manos me pongo. Haz de mí lo que quieras. Y todo lo que hayas permitido de
mí en mi vida estoy de acuerdo con todo, que se haga Tu Voluntad. Amén”. Y el
resultado será la paz.

Pero la paz depende de mirar las cosas en la perspectiva de la fe. En el fondo de este
mensaje liberador que estamos proponiendo a los jóvenes se mueve el misterio de la
fe.

El Padre organizó el mundo y la vida dentro de un sistema de leyes regulares. Así, por
ejemplo, la ley de la gravitación universal, la ley de la libertad humana en el corazón del

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 8


hombre. Si vas por la calle durante un temporal, se desprende una teja y te va a matar,
el Padre no va a suspender por un momento la ley de la gravitación universal haciendo
que la teja se detenga a un metro encima de tu cabeza. La teja va a caer y te va a matar,
aunque el que más sienta esta desgracia sea el mismo Padre Dios. Él respeta sus leyes
porque es lógico consigo mismo. Si un resentido va a abrir la boca para calumniarte, el
Padre no le va a enviar un infarto al miocardio para que esa boca no se abra. Esa boca
se va a abrir y te va a hacer un daño irreparable, aunque el que más llore esta situación
sea el mismo Padre Dios. De manera que el Padre respeta su obra y las cosas siguen
en su curso, en su marcha normal y sobrevienen los desastres, las injusticias. Sin
embargo, poniéndonos en la perspectiva de la fe también, para Dios no existen
imposibles. El Padre podría interferir en las leyes del mundo, descolocando lo que
anteriormente había colocado. Y así evitar este accidente o aquella calumnia. Pero el
Padre, repetimos, habitualmente respeta su creación y permite las desgracias de sus
hijos, aunque no las quiera. De manera que, no podríamos decir que una calumnia ha
sido deliberadamente querida o pretendida por el Padre, mas sí permitida. Siempre que
hablamos de la Voluntad de Dios hablamos en este contexto y en este sentido. Es, pues,
una visión de fe.

No me cansaré de repetir que la única salida que queda, la única consolación que resta
cuando llegan los golpes fatales y mortales de la vida, es la ventana de la fe. Cuando te
enteres que dispones tan sólo de un mes de vida, cuando te des cuenta de que tu
prestigio rodó por los suelos y te traicionaron los amigos ¿a dónde agarrarse? ¿dónde
encontrar consolación? ¿cómo salir de ese círculo de fuego? No quedará otra salida
que la ventana de la fe. En medio de las ruinas y escombros de la vida poder decir:
“Padre mío, Tú pudiste haber evitado esto. Si Tú lo permitiste no vengo a pedirte cuentas
ni a arrodillarme. Cierro la boca y reclino la cabeza en Tus Manos para decirte: no
entiendo nada, sólo sé que Tú eres mi Padre y me quieres mucho. Así pues, si lo has
permitido, aunque yo no lo vea, será para mi bien, y el tiempo me lo dirá. Lo acepto todo,
todo está bien. Que se haga Tu Voluntad”. Y así tu morada será la Paz.

Las explicaciones psicológicas son verdad, las explicaciones biológicas son verdaderas,
pero son verdades de periferia, superficiales. Si nos colocamos en la profundidad de la
fe, la verdad de fondo es Dios mismo quien conduce todo con mano potente y amante,
más allá de los fenómenos y apariencias, una Mano que organiza y coordina, permite y
dispone, cuanto sucede a nuestro derredor. “Haz de mí lo que quieras y quedo en paz”.
Si vives en esta perspectiva de fe y abandono, no habrá en el mundo eventualidades
imprevisibles, emergencias dolorosas, que puedan desmoronarte. Serás fuerte, casi
invencible. De tu parte haz el ciento por ciento, lucha por solucionar todo lo que tiene
solución. Lo restante déjalo en las manos del Padre, olvídalo todo allí. Y paz para
siempre.

Al abandono se opone la resistencia mental. Y la resistencia es angustia y conflicto. Y


donde hay angustia no hay paz.

Por eso hay tanta gente conflictuada, resentida, angustiada, porque resisten, no se
abandonan, no aceptan realidades absolutas, que simplemente son así, algunas de las
cuales analizaremos aquí.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 9


***

Intermedio

***

Primero: Aceptación de los padres.

Los hijos generalmente son exigentes para con sus padres, como si estos tuvieran la
obligación de ser perfectos en todo. Porque los padres carecen de cualidades o tienen
defectos de carácter o de conducta, los hijos se avergüenzan por esto y tienen
sentimientos de rechazo; porque las familias de los demás son más importantes o
pudientes que la mía, los hijos sienten una mezcla de tristeza o vergüenza. Es falta de
sabiduría.

No has vivido lo suficiente para darte cuenta de muchas cosas. Por ejemplo, que si
fuéramos a contar literalmente los infinitos detalles de amor que tus padres han tenido
contigo desde que naciste, no habría libros en el mundo que pudieran contener tantos
actos de amor. Por ejemplo, padres maravillosos no existen, son sueños de
omnipotencia, utopías infantiles; que todos hacen lo que pueden, esto es la verdad, y lo
que pueden es poco.

Es hora de despertar y abrir los ojos, y agradecidos y emocionados acoger de una vez
por todas a los padres en el fondo del corazón tal como ellos son. Y en la fe, Dios quiso
que ellos fueran la fuente de mi existencia.

“Gracias, Dios mío, por mis padres, por habérmelos dado precisamente a ellos”.

Segundo: Aceptación de la figura física.

Nuestras enemistades comienzan por la periferia. Lo que rechazas lo transformas en


enemigo. Hay tanta gente que alimenta una enemistad no declarada en contra de su
color, estatura, ojos, cabello, dientes, obesidad, otras partes de su anatomía...

Sienten vergüenza de ser así, experimentan inseguridad general, atribuyen el fracaso


de su vida a la carencia de atributos físicos, rechazan a todos porque rechazan su físico,
no aceptan a nadie porque no aceptan su físico... una antipatía en contra de sí mismos
ridícula por artificial, porque se constituyen en víctimas y verdugos de ellos mismos,
llenos de un secreto rencor en contra de sí mismos.

¡Hay que despertar de semejantes locuras!

Tus manos, puede que no sean bonitas, pero ¿qué sería de ti sin ellas? Tus ojos, puede
que no sean bonitos, pero mediante ellos estás disfrutando de la belleza del mundo. Y
así cada parte de tu figura cumple admirablemente su función.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 10


Esa figura tuya, ese físico, que acaso no te gusta a ti, es parte integrante de ti mismo.
Nunca te diré: “ámate a ti mismo”, pero sí te diré: “acepta y ama esa tu persona,
comenzando por esa figura, como un regalo precioso del Padre”.

Tercero: Aceptación de la propia personalidad.

Mucha gente habla, al menos siente, más o menos de esta manera. Dicen: “Se vive una
sola vez ¡cómo me hubiese gustado ser de otra manera, haber nacido de otra manera!
¡No me gusta nada esto que soy yo! Y pensar que se vive una sola vez... y que yo no
escogí esto. Puedo cambiar esta camisa por otra, no puedo cambiar esta indumentaria,
esta personalidad, por otra. Esto soy yo, esto acabará conmigo cuando yo acabe, en la
sepultura. Y pensar que se vive una sola vez... y que no me gusta nada este mi modo
de ser, y que yo no lo escogí”.

En estos niveles es donde nacen y crecen los tipos difíciles, los tipos insoportables, que
con frecuencia los encontramos en la sociedad, en las familias. Son enemigos ciegos,
sordos, mudos, de lo más inefable de sí mismos, en los abismos profundos e inefables
de sí mismos. Y por consiguiente son enemigos de la humanidad.

La vida me enseñó que más bien son pocos los amigos de sí mismos. Son pocos los
jóvenes que se gustan de sí mismos, y el capítulo primero de toda liberación consiste
en hacerse amigo de sí mismo.

Con frecuencia, el hombre hace lo que no quiere y deja de hacer aquello que le gustaría
hacer. Hubiese querido tener un temperamento alegre pero con frecuencia se apoderan
del él melancolías pesadas, y a veces nada le alegra y todo le entristece, y no sabe por
qué. Cualquier día amanece con una crisis depresiva, con unas ganas locas de morir.
Hubiese querido nacer equilibrado y sin querer se deja llevar por arrebatos emocionales.
Hubiese querido haber nacido suave pero nació tan agitado... Hubiese querido haber
nacido humilde pero nació tan orgulloso... Siente envidias y sufre. Siente rencores y
sufre. Es tímido y sufre impulsos de fuga, y todo le da miedo. Y dirás: “una desgracia el
haber nacido de esta manera”.

Pues te voy a decir: No es una desgracia. Te diré que si tienes treinta defectos tienes
trescientas cualidades. ¡Despierta! Te diré que, a pesar de tus repugnancias y rechazos
respecto de ti mismo, eres una maravilla, eres un prodigio, una obra de arte salida de
Dios mismo. Dicen que ese universo está lleno de maravillas,... pues te voy a decir que,
a pesar de todos tus pesares, la maravilla más grande eres tú, portador de un aliento
divino e inmortal. El problema es uno: hacerte amigo de ti mismo; despertar y contemplar
los lados luminosos que hay en ti; sentirte feliz y contento de ser como eres; agradecer,
bendecir y admirar al Artista Divino que te programó de manera tan prodigiosa. Sentirte
feliz de ser como eres, capaz de pensar que piensas. Cerrar la puerta a la tristeza, soltar
por los aires los temores, enterrar toda angustia, dejar en Sus Manos todas las
resistencias y bañarte en el mar de las bienaventuranzas y de la paz.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 11


TERCERA SESIÓN

El fracaso de Jesús

Se piensa y se dice: Jesús no podía fracasar porque, como Hijo de Dios que era, sabía
todo, podía todo. Y así, para la experiencia humana más universal, inclusive de los
jóvenes, cual es la experiencia del fracaso, Jesús no se constituye en modelo a seguir.

Siempre existe el peligro de que cuando estamos confesando a Jesucristo como Dios
estemos recortando y disminuyendo y anulando lo humano de Jesús. Ser hombre
significa libertad, crecimiento evolutivo, incertidumbre, miedo, angustia, desaliento,
fracaso, llanto, dudar, no ver con claridad, corregir rumbos sobre la marcha, buscar la
voluntad de Dios en las situaciones imprevisibles, asustarse, altibajos en los estados de
ánimo... y, según los evangelios, éstas, y semejantes situaciones humanas las vivió
Jesús amplia e intensamente.

Debemos evitar el peligro de transformar a Jesús en un robot impasible. En todo caso,


situándonos en la perspectiva de la fe, según la doctrina firme de la Iglesia, digamos
que no sabemos cómo, pero sabemos y estamos seguros, de que Jesucristo no es Dios
a costa del hombre ni hombre a costa de Dios, sino que es perfectamente Dios y
perfectamente hombre al mismo tiempo.

Colocados estos fundamentos, vamos a asomarnos a una de las experiencias más


frecuentes de la existencia humana, y en el caso éste, de la existencia de Jesús de
Nazaret. Es decir, la experiencia del fracaso.

Durante el primer año de evangelización vemos manifestarse entre los parientes de


Jesús un extraño sentimiento, como de desafecto y enemistad, respecto de Jesús. Y
desde luego, una actitud cerrada frente a su mensaje. Jesús llegó a decir: “un profeta,
sólo en su tierra, entre sus parientes y en su propia casa, carece de prestigio”. Palabras
que suenan a desaliento. Y el evangelista agrega: “y no pudo hacer allí ningún milagro”.
Y esta otra expresión tan significativa: “y se asombró de su falta de fe”. Palabras
cargadas de desilusión y una cierta desesperanza. Pero un día sucedió algo increíble.
El evangelista dice así: “sus parientes se enteraron de que Jesús estaba allí y fueron a
hacerse cargo de Él pues decían ¡ha perdido la cabeza!” Como ven, horrible. Sin
comentarios.

¿Cómo se explica esta actitud obstinada de incomprensión de parte de sus parientes?


Tendríamos que remontarnos a los días juveniles de Jesús en Nazaret y descubrir allí
las raíces de estas actitudes inamistosas. Pero no se nos ocurre ninguna hipótesis que
explique, satisfactoriamente, esta conflictividad conociendo como conocemos la
personalidad humilde y armoniosa de Jesús.
Por de pronto, según los cálculos evangélicos, la familia de Jesús, esto es, primos, tíos,
parientes en general, era muy numerosa. Esta numerosa progenie, sin duda vinculados

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 12


entre sí, no debió comprender sino más bien irritarse, y censurarlo, por ejemplo, cuando
Jesús abandonó el hogar dejando sola a su madre para irse a las orillas del Jordán. Es
probable que la numerosa parentela, entre los que nunca faltan los tipos raros y
conflictivos, echaran en cara a Jesús su celibato, por ejemplo, cosa absolutamente
incomprensible para la mentalidad de aquella época, si es que esta censura no iba
acompañada de ironías.

Hay que conjeturar también que debieron entrometerse con él con ocasión de sus
retiradas a las colinas para estar con el Padre, porque ésta fue siempre su costumbre.
Solo así, sobre este fondo de estas conjeturas, podríamos explicarnos razonablemente
aquel desafecto y hostilidad que sus parientes exteriorizaron hacia Jesús cuando Jesús
ya era objeto de una gran estima popular, una enorme estima popular, sin excluir en
todo esto una buena dosis de envidia, manjar que nunca falta en el convite de la vida.

Jesús debió sufrir mucho por esta situación. Se las tuvo que ver en todas las
circunstancias en que cualquiera de nosotros puede encontrarse: entre chismes,
incomprensiones, envidias, mezquindades de vecinos, parientes... Fue la suya una
experiencia humana densa y variada. Sin excluir, por cierto, los lados amargos. Por eso
es Maestro en el misterio general del dolor, y tiene autoridad moral para dirigirse a todos
los atribulados de todos los tiempos, en cualquier circunstancia, diciéndoles: “Vengan a
mí todos los que están fracasados”.

Un día, Jesús regresó a Nazaret. Aquel día recibió el rechazo orgulloso de los
nazaretanos. Fue expulsado, y con este episodio Jesús se alejó definitivamente,
desengañado de su propia tierra.

Llegado el día sábado entró en la sinagoga, se levantó, avanzó, se instaló en el lugar


de la lectura, le entregaron el libro del profeta Isaías. Jesús sabía qué quería. Buscó,
pues, directamente el texto que le interesaba, aquel texto que hacía referencia al Mesías
de los pobres, el servidor manso y humilde, constituido en instrumento de misericordia
para todos los atribulados de la humanidad, y enrollando el volumen lo devolvió al
ministro y se sentó. En medio de la expectación general comenzó a hablarles
lentamente diciéndoles: “Estas palabras acaban de cumplirse en mí. Seguramente
ustedes me van a echar en cara y aplicar aquel refrán que dice así: “¡médico, cúrate a
ti mismo!” Al oír esto, todos los asistentes se llenaron de ira, se levantaron y se
abalanzaron sobre él con intenciones asesinas. Para ellos lo que había dicho era una
blasfemia. Aunque para nosotros hoy día es una cosa completamente familiar y normal,
para ellos era una blasfemia. Jesús, al darse cuenta de sus intenciones, salió
apresuradamente del recinto sagrado, enfiló hacia el cerro más cercano, perseguido de
cerca por la chusma, recibiendo piedras e insultos. Comenzó a escalar la pendiente, la
gente detrás, con intención, dice Lucas, de precipitarlo por un despeñadero que había
allí y matarlo. Pero no sabemos lo que sucedió.
El hecho es que, de pronto, Jesús se paró, se dio media vuelta, los miró y tranquilamente
comenzó a pasar por medio de ellos. Nadie se atrevió a dispararle una piedra más. Ahí
se quedaron de boca cerrada y con las piedras en las manos. ¡Qué tenía este hombre...!

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 13


Lo que tenía es que no tenía nada, porque al que nada tiene y nada quiere tener, ¿qué
le puede turbar? Lo que tenía era la típica seguridad y serenidad de los Pobres de Dios.
En todo caso es un texto extremadamente fuerte y dramático. A pesar de su feliz final
estamos ante una escena trágica, con resplandores que vaticinan la caída final del
profeta. Jesús, sin entrar en Nazaret, se alejó para siempre de su ciudad.
No nos consta en los evangelios que hubiera regresado a Nazaret en ninguna otra
oportunidad. Fue la ultima visita. Se alejó sólo. Un fracaso, pues, en su propia ciudad.
En la vida evangelizadora de Jesús podemos distinguir varias etapas.
Primeramente, un despliegue espectacular mediante la predicación y las obras de
misericordia durante un año aproximadamente, actuando al aire libre en las plazas y
mercados, en las sinagogas. El pueblo se le adhiere masiva y gozosamente a su
persona y su mensaje. Fue una fase, la fase gloriosa y gozosa de su vida, de su breve
vida de evangelización. Y a Jesús lo sentimos en este período, en que no había
obstáculos ni enemigos en el horizonte, lo sentimos contento y feliz.
La segunda etapa. El paso de Jesús llenó de alegría los corazones, pero por esos
misteriosos resortes del corazón humano, desencadenó también un estallido de
indignación en los custodios de la sana doctrina: los sanedritas. Estos sometieron a
Jesús a un asedio pertinaz de espionaje y fiscalización. Entre los conductores religiosos
fueron los fariseos los que con más ferocidad se opusieron a la novedad de Jesús.
Fueron ellos los que acuñaron ciertos estribillos, que los hicieron correr de boca en boca:
“amigo de publicanos y pecadores”, “come y bebe con ellos”,... y otros estribillos.

Las altas autoridades de Jerusalén, profesionales en el arte de la conspiración,


organizaron una red de espionaje en torno al nuevo profeta de Nazaret contando con
los fariseos y escribas residentes en la misma Galilea. Estos grupos clericales fueron
los primeros que, por encargo del sanedrín, comenzaron a rondar en torno de Jesús,
sus pasos y andanzas, lo que hacía y decía, la reacción de las multitudes, todo se
transmitía punto por punto y era anotado en los archivos de la capital. Los inquisidores
que bajaban de la capital eran especialistas en la dialéctica y sometieron
implacablemente a Jesús a sutilezas doctrinales y lo arrastraron a la controversia estéril,
vacíos juegos de palabra, y así largos capítulos evangélicos están ocupados por una
actividad tan poco evangélica como es la controversia. Por obra y gracia de sus
enemigos.

El hecho es que las campañas de desprestigio llevadas a cabo por las autoridades
religiosas de una manera sostenida en las sinagogas, de aldea en aldea y de boca en
boca, acabaron arruinando el prestigio de Jesús. Fue enfriándose el entusiasmo popular
y la gente fue alejándose poco a poco y Jesús quedándose cada vez más solo.

Por otra parte, el pueblo de Galilea, concientizado con la mentalidad de los zelotes,
buscaba una personalidad como la de Jesús, capaz de levantar el entusiasmo popular,
es decir, buscaban un Mesías político-militar. Poco a poco, y sobre todo a partir del
asunto de los panes, el pueblo también fue convenciéndose de que Jesús no era, o
mejor dicho, era muy diferente del Mesías político de sus sueños, y fue produciéndose

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 14


una deserción masiva, aunque paulatina, deserción también de gran parte de los
discípulos, y así, como una peligrosa vacilación de sus mismos apóstoles, hasta tal
punto que se podría decir que a partir de este momento Jesús quedaba prácticamente
sólo y abandonado.

¿Cuándo sucedió esta deserción de la que estoy hablando? La multiplicación de los


panes es un acontecimiento clave de la máxima trascendencia en la misión de Jesús.
De su importancia habla el hecho de que lo traen ampliamente narrados los cuatro
evangelistas, Marcos y Mateo con los relatos duplicados. El episodio es mucho más
complejo de lo que a primera vista aparece y hasta enigmático, ya que Juan nos informa
que hubo una deserción casi total del pueblo y de los discípulos.

El hecho es que, después de hablar un día entero a la multitud, sació a cinco mil
hombres con unos pocos panes y peces. Ante semejante prodigio, la multitud se aferró
a sus obsesiones mesiánicas, volaron por los aires sus sueños, pensando que un
profeta con semejante poder bien podía exterminar ejércitos extranjeros e implantar el
reino de Israel, y comenzaron a gritar: “Este es el Mesías esperado que ha venido al
mundo”. Y el grito se transformó en un delirio colectivo que tomó todos los visos de un
pronunciamiento militar que se proponían forzar, esta es la palabra que utiliza el
evangelio, forzar a Jesús para encabezar esta revuelta sediciosa. Juan dice,
textualmente, estas tremendas palabras: “dándose cuenta Jesús de que intentaban
venir a tomarlo por la fuerza para proclamarlo rey, se escapó al monte Él sólo”.

Algo serio debió ocurrir aquí, mucho más de lo que aparece en los evangelios, porque
los efectos fueron desoladores. En primer lugar, deserción total del pueblo. Tanto que,
después de este episodio, los evangelistas no reseñan ninguna actividad evangélica de
Jesús en la Galilea. También Él los abandonó definitivamente. En segundo lugar, por lo
que refiere a los discípulos, Juan nos entrega este expresivo comentario: “desde
entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás y ya no andaban más con Él”.
Deserción también. Jesús, pues, iba quedando sólo. Le restaban los doce, los
apóstoles. ¿Qué quiere decir Marcos cuando dice: “ellos no habían entendido el asunto
de los panes, sino que su mente estaba embotada”? Pues quiere decir que sin duda
también ellos participaban de los mismos sueños mesiánicos temporales que el resto
del pueblo.

Hay una carga indecible de desaliento y tristeza y soledad en aquella pregunta dirigida
en este momento por Jesús a los apóstoles: “¿También ustedes me van a abandonar?”
Detrás de esta pregunta se adivina un panorama espantoso. También los doce estaban
vacilantes, desconcertados, dudando si marcharse, si quedarse...

La crisis tocaba fondo. Prueba palpable de este fracaso, de esta soledad de Jesús, son
aquellas lamentaciones que debieron ser expresadas en este tiempo: “¡Ay de ti,
Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubiesen hecho las
maravillas que se han hecho en ti, hace tiempo que habrían hecho penitencia,
transformados y sentados en sacos y cenizas”. ¿Qué se esconde detrás de estas
palabras? ¿Tristeza, decepción, frustración, soledad? De todo. Fracaso sobre todo.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 15


¿Y qué decir de Cafarnaum? “Hasta el cielo has sido encumbrada, hasta el infierno te
hundirás”.

De sus calles, de las calles de Cafarnaum, salía Jesús todas las mañanas para
evangelizar y a sus calles retornaba cada atardecer para pernoctar. Una ciudad, pues,
encumbrada por encima de todas las ciudades. ¿Y qué sucedió después? Pues lo de
siempre. Paso a paso todo se va desgastando como el vestido, todo pierde novedad,
todo cansa, nada les llama la atención, se familiarizan con el profeta, le pierden el
aprecio y así lo van abandonando hasta olvidarlo.

Rechazado en Nazaret, abandonado en Cafarnaum, prácticamente un hombre sin


patria, ¿qué hará ahora? Jesús necesitaba detenerse, para orar, reflexionar, consultar
con el Padre qué nueva dirección tomar, qué nuevos pasos dar para cumplir su misión.
Y buscando un retiro, y tomando los pocos seguidores que le quedaban, abandonó su
patria y se fue al extranjero, a la región de Sidón y Fenicia.

Y la ultima campaña evangelizadora de la capital de la nación, llevada a cabo en el


fragor de las polémicas y discusiones, ya sabemos cómo acabó: encima de la montaña,
entre lamentaciones, sollozos, lágrimas. “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas
y apedreas a los que te son enviados... ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos
como una gallina reúne a sus polluelos! Y tú no lo has querido. No quedará piedra sobre
piedra entre tus muros”.

En resumen: fracaso en su ciudad, fracaso en su provincia, fracaso en la capital de su


nación, y ya sabemos cual fue el último eslabón de esta cadena: el desastre del calvario.

Para terminar, dos lecciones.


Primera. La historia no acaba aquí, mis hermanos jóvenes, sino que aquí comienza.
Jesús fue leyendo en los hechos históricos que sucedían a su derredor la voluntad del
Padre. Dios colocó en el corazón del hombre la ley de la libertad, y por respetarla permite
en el mundo el delito, la infidelidad, el egoísmo, y dentro de esa lógica permitió que las
circunstancias adversas y perversas cayeran sobre su Hijo y lo envolvieran, y lo
atenazaran y lo destruyeran.

Pero Jesús no respondió a la violencia con la violencia, y al fracaso con la amargura. Al


contrario, aceptó la ley del fracaso como permisión de la Voluntad organizadora del
Padre. Esta aceptación fue un inmenso acto de amor oblativo, una gran ofrenda de
amor.

Y por haber aceptado con amor el fracaso y la muerte, a Jesús se le dio el señorío, la
resurrección y la inmortalidad hasta el fin del mundo y más allá. He ahí la sabiduría
evangélica.

Finalmente, la segunda lección.


El Hijo, en la travesía de su vida, bebió, pues, los tragos más amargos del cáliz humano:
la traición, la soledad, la deserción, el fracaso. Familiarizado, pues, enteramente con el
sufrimiento, Jesucristo es constituido en Maestro experimentado en el misterio general

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 16


del dolor humano. Y, de consiguiente, tiene categoría moral y auténtica autoridad para
poder gritar a los cuatro vientos: “Vengan a mí todos ustedes, los fracasados, los
cansados, los agobiados por el peso de la vida, y yo los aliviaré. Aprendan de mí a
aceptar la realidad dolorosa e inevitable con un corazón manso y humilde como el mío.
Y habrá descanso y paz para sus almas”.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 17


CUARTA SESIÓN

Mujer de fe y Madre

El Concilio dice que María avanzó en la peregrinación de la fe. María fue, pues, también
ella, peregrina, caminante, que recorrió los caminos de la vida con las típicas
características de toda peregrinación: oscuridad, confusión, perplejidad, miedo, fatiga,
sorpresas y sobre todo muchos interrogantes.

Mucha gente no siente simpatía por una mujer aureolada, mágica, tan distante de
nuestra condición humana. La colocaron tan lejos, allá en el azul del firmamento,
coronada de estrellas, la luna debajo de sus pies, rodeada de ángeles y arcángeles,
visiones y revelaciones, revestida como de una mágica mitología, como si se tratara de
una semidiosa... Mucha gente no siente simpatía alguna por una mujer que, de entrada,
ni siquiera parece mujer.

Tenemos que decir, desde el primer momento, que la Madre no fue nada de eso. Fue
una mujer humilde de un pueblo subdesarrollado, madre de un obrero y esposa de un
obrero. Mujer que para comer un pedazo de pan necesita tener dos piedras para batir
la una contra la otra, y así moler rudimentariamente aquel trigo. Y luego tiene que tomar
un cántaro de agua sobre la cabeza, ir a la fuente de Nazaret, traer el agua para amasar
aquella harina y luego tiene que subir a los cerros, ella solita, y con sus manos cortar
ramas y arbustos y cargar todo eso a hombros, acarrearlo a la casa, mientras se
preocupa de cuidar unos cabritos, y dar de comer a unas gallinas. Esa fue la vida de la
Madre.

Nada de princesa de manos delicadas y finas. No va por ahí la grandeza de la Madre.


Nunca fue una soberana, siempre fue una servidora, de Dios y de sus hermanos. Nunca
fue una semidiosa, fue una mujer de fe y una “pobre de Dios”. Nunca fue una meta
deslumbrante al cuál se dirigen las miradas, asombradas, de la humanidad. Fue un
camino silencioso que silenciosamente va conduciendo a las personas hacia el espíritu
de las bienaventuranzas. Nunca fue, tampoco, la todopoderosa. Fue una intercesora, y
por cierto, bien humilde y moderada, como la vemos en las bodas de Caná.

En otra oportunidad el evangelista dice que “la Madre no entendió nada”.

En la caravana de los hombres no estaba el niño, lo habían perdido. Imagínense la


situación de una madre, y qué madre, que pierde un hijo, y qué hijo. Lo primero que se
le clava en el corazón a una madre, en estas circunstancias, es la espada de la
incertidumbre: no saber si está vivo, no saber si lo han secuestrado, si lo encontraremos
alguna vez, ¿qué es lo que ha pasado?...

La Madre tomó la primera caravana y regresó a Jerusalén, dice el Evangelio, “y anduvo


buscándolo angustiosamente durante tres días”. ¿Creen ustedes que la Madre se

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 18


alimentó convenientemente durante esos días? ¿Creen ustedes que la Madre descansó
suficientemente en aquellas noches? ¿Creen ustedes que desapareció de su alma
aquella espada de la incertidumbre alguna vez? Ahí tienen a la Madre perdida entre las
multitudes, entre las caravanas que van y vienen, entran y salen del templo, mirando
ansiosamente por aquí, por allí, recorriendo todos los rincones, todos los atrios del
templo, preguntando a los sacerdotes. Luego se lanza a las calles repletas de gente,
recorre las plazas, camina dentro de las murallas, fuera de las murallas, y nada, no hay
noticia. Vuelve al templo, mira, pregunta una y otra vez, recorre los mismos lugares
innumerables veces, preguntando ansiosamente, dentro de las murallas, fuera de las
murallas... Todo inútil, no se sabe nada. Pasaron tantas horas...

Pasó el día y cayó la noche. Ya se pueden imaginar la noche que cayó sobre el alma
de aquella madre. ¿Creen ustedes que la Madre descansó suficientemente en esa
noche? ¿Quién de ustedes podrá decirme el grado de angustia y de incertidumbre que
marcaba el termómetro de la Madre en esa noche? Y Dios, como de costumbre, en
silencio. Y la Madre, como de costumbre, abandonada a su condición normal: peregrina
dolorosa, la que busca y no encuentra, metida en la encrucijada de una densa y terrible
oscuridad, como si las cosas sucedieran por azar, como si todo sucediera por la fatalidad
inexorable y ciega de la historia, como si detrás de los hechos no hubiese una Mano
providente, una Mente rectora,... la noche oscura de la fe.

Igual que nuestra vida. Todo marchaba normal, cuando de repente cae una cadena de
tribulaciones, traiciones de personas que nunca hubiésemos imaginado,
incomprensiones de los mismos familiares, accidentes de carretera en que desaparece
toda la familia, la muerte que nos arrebata al ser más querido, catástrofes financieras,
calumnias enteras, medias verdades... He ahí la noche oscura de la fe.

Ya saben de dónde nos vienen a nosotros nuestras reacciones infantiles y actitudes


desproporcionadas: del hecho de estar nosotros morbosamente adheridos a esa tirana
de la casa que se llama “la imagen de sí mismo”. Esa imagen artificial y aureolada que
desde niños nos hacemos de nosotros mismos, que no es la imagen objetiva de mí
mismo, es un fuego fatuo, una ilusión inflada, una mentira dorada por la cual nos
desvivimos, luchamos, sufrimos. Según los vaivenes de la vida, según sea esa imagen
aplaudida o rechazada, así suben y bajan nuestras euforias y depresiones y así surgen
nuestras grandes inestabilidades emocionales en la vida. Nosotros sí, la Madre no.

La Madre no tenía “yo”, esa imagen aureolada y artificial de sí misma. La Madre es una
mujer despojada, desapropiada, desnudada, vacía, esencialmente pobre y humilde.

Ya saben qué significa en la Biblia una “pobre de Dios”. Una “pobre de Dios” es aquella
mujer que no se siente con derechos, y la ofensa es la lesión de un derecho. Pero a una
mujer que se siente sin derechos, ¿qué la puede ofender? Aquella que nada tiene y
nada quiere tener, ¿qué la puede turbar? Por eso digo que no habrá en el mundo
emergencias dolorosas, situaciones imprevisibles, que puedan herir, golpear,
desconcertar, la estabilidad psíquica de una “pobre de Dios” como María.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 19


En resumen les diré que una “pobre de Dios” es una mujer invencible.
No habrá nada en el mundo, nada, que pueda perturbar la fortaleza de la Madre. Esa
criatura excepcional que aparece en los evangelios, con control absoluto de sus nervios,
señora de sí misma antes de ser señora nuestra, indestructible ante las adversidades,
esa figura, es hija de una espiritualidad: la espiritualidad de los “anawín”, es decir, los
“pobres y humildes de Dios”, el “pequeño resto de Israel”.

La Madre trascendió todo, reclinó su cabeza en las Manos del Padre, repitió una y otra
vez la palabra mágica: “Hágase”, la palabra de los “pobres y humildes de Dios”, y quedó
más grande y reina que nunca, según las palabras de Juan, cuando dicen: “junto a la
cruz de Jesús estaba de pie su Madre”.

Ni gritos, ni histerias, ni desmayos, ni contorsiones, nada. Madre dolorosa, sí señor.


Madre lacrimosa, con todos aquellos desmayos y llantos, no lo creo, de ninguna manera.
Primero porque conocemos su personalidad emergente de su espiritualidad, y
enseguida porque las palabras de Juan no dan pie para imaginar esos teatros,
desmayos e histerias.

“Junto a la cruz de Jesús estaba de pie su Madre”. Nunca tan grande porque nunca tan
pobre.

Y en medio de la furiosa tempestad supo mantener en alto la antorcha de la fe, su


“Hágase”.

Por eso la Madre puede presentarse ante todos nosotros diciéndonos: “Hijos míos,
vengan detrás de mí. Yo recorrí esos caminos en noches oscuras y noches sin estrellas,
y hagan también ustedes lo que yo hice. Abandónense en silencio al silencio de Dios y
habrán derrotado el miedo, la oscuridad y la noche. Y bienaventurados aquellos que en
medio de la oscuridad creyeron en la luz”.

***

Intermedio

***

María avanzó en la peregrinación de la fe. María mantuvo resueltamente el “Hágase” en


el calvario.

¿Quién no sabe, por experiencia, qué es, cómo es una madre? La madre sufre y calla,
de noche vela, de día trabaja, da la vida como la tierra, silenciosamente. Su amor es el
único amor gratuito de la creación, no espera nada, todo se da, ama sin intereses. Igual
que Dios, perdona todo. Igual que Dios tiene una paciencia infinita. Así, con toda
naturalidad.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 20


He visto asesinos en la cárcel, estigmatizados por la opinión pública, abandonados por
los familiares, amigos y conocidos; los he visto cómo eran discretamente visitados por
una mujer solitaria, su propia madre.

Una madre no abandona nunca, a no ser que ella haya sido visitada por la muerte. Por
eso necesitamos de una Madre a la que no le alcance la muerte. Todos nosotros
conservamos de aquellos años ya lejanos de la infancia, el recuerdo de aquella mujer
que fue todo para nosotros: estímulo, consuelo, aliento, ternura. El niño no es nada sin
su madre. Por eso Jesucristo nos reveló al Padre y a ultima hora nos regaló una Madre.

He aquí una historia tan breve como completa: “junto a la cruz de Jesús estaba de pie
su Madre”. Eso es todo. Pero cuánta evocación en tan pocas palabras. Impresiona la
personalidad de María.

A lo largo de su vida la vemos siempre en un segundo plano, reservada; en cambio a la


hora de la ignominia avanza y se coloca en el primer plano, digna, silenciosa, valiente.
Ahí tenemos, pues, a María para un momento solemne de su vida y de la vida de la
humanidad.

Las palabras, “he aquí a tu hijo, he aquí a tu madre”, nos dan la impresión, a primera
vista, de que Jesús encomendó a Maria a los cuidados de Juan. Al desaparecer Jesús
la Madre quedaba solitaria y desamparada, sin esposo, sin hijos, que la pudieran acoger
y cuidar. Quedaba sola. Por eso Jesús moribundo tuvo un rasgo de delicadeza al
preocuparse del futuro de su Madre. Esta es la primera impresión.

Pero en la presente escena hay un conjunto de circunstancias por las que la disposición
de Jesús para con su madre encierra un significado más vasto y profundo que un mero
encargo familiar. Con otras palabras, aquí nace la maternidad espiritual de María.

Con estas palabras Jesús daba a todos a María por Madre y, recíprocamente,
proclamaba y constituía a todos los redimidos como hijos de María. O sea, Cristo quiere
que se originen y se desarrollen relaciones vivenciales y afectivas entre Maria y todos
los redimidos. Desde ahora y para siempre tenemos una Madre por expresa y postrera
voluntad del Señor, la propia Madre de Jesús. Nadie en el mundo, por los siglos, podrá
quejarse de ahora en delante de orfandad, de soledad, en la travesía de la vida.

Así comprendemos porqué Jesucristo eligió para esta misión al discípulo más sensible.
Juan simbolizaría cabalmente la intercomunicación cariñosa entre madre e hijo. Jesús,
pues, quería fundar una relación basada en el afecto recíproco. Tal como eran entre sí
Juan y María debían y habrían de ser los creyentes y María: la relación entre los
redimidos y la Madre debía llevarse a cabo en la línea materno-filial. Fue la postrera
voluntad de Jesús, su regalo más querido, lo mejor al final.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 21


Y en su ultima actuación Jesús entregó a su Madre a la Iglesia para que la Iglesia la
cuidara con fe y amor. Y a su vez entregó la Iglesia a la Madre para que la atendiera
con cuidado maternal y la condujera por el camino de la salvación.

QUINTA SESIÓN

Oró – Amó

¿Quién es Jesús?
Si elaboramos un esquema de ideas, para hacer una fotografía de Jesús, tenemos que
Jesús es presentado hoy día como el “hombre para los hombres”, es decir, aquel
hombre cuya esencia es estar abierto a los demás, aquel hombre cuya razón de ser es

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 22


estar al servicio de los demás, en una palabra, un hombre esencialmente para los
demás.

Pero a fin de llegar a ser el “hombre para los hombres” Jesús no es primeramente el
“hombre con los hombres” sino que comienza por ser el hombre abierto completamente,
exclusivamente, al Padre, esto es, “el hombre de oración”.

De tal manera que un teólogo llega a decir que, si Jesús no se hubiera retirado a una
soledad tan profunda con Dios jamás hubiera podido llegar tan lejos en la comunidad
con los hombres. Como queriendo decir que, si Jesús no se hubiera retirado tan
frecuente y profundamente para estar con el Padre jamás hubiera podido
comprometerse con los hombres tal como se comprometió.

Así pues, con el fin de llegar a ser el “hombre para los hombres” Jesús comienza por
ser, psicológica y sociológicamente, un solitario. Psicológicamente célibe,
sociológicamente retirado a la soledad de las montañas.

Hay en Jesús una intimidad filial sin precedentes para con Dios como su Padre. Cuando
Jesús decía la expresión “mi Padre” denotaba una carga de profundidad personalísima,
singularísima, única. Bien sabemos que siempre que Jesús pronunciaba la palabra
Padre lo pronunciaba con veneración, con cariño y admiración, pero aún así era
diferente que dijera vuestro Padre, nuestro Padre, que el que dijera mi Padre. Ese “mi
Padre” expresaba un algo absolutamente inefable, singular, único.

En los evangelios no consta que Jesús orara comunitariamente, entendiendo por


oración comunitaria el hecho de reunirse varias personas para dirigir la palabra a Dios,
espontáneamente, en voz alta, delante de los demás.

En este sentido, con estas características, no consta que Jesús hubiese orado. Cuando
Jesús quería entrar en el trato inmediato, personal y prolongado con el Padre lo hizo
sólo, completamente sólo. Los doce pudieron gloriarse diciendo: “nosotros comimos y
bebimos con Él”. San Juan, en su primera carta, se gloría mucho más todavía diciendo:
“lo hemos visto con nuestros propios ojos y lo hemos tocado al “Verbo de la Vida” con
nuestras propias manos”.

Pues bien, esos doce privilegiados, que se gloriaban de esta manera, nunca pudieron
gloriarse diciendo “nosotros oramos con el Señor”. Inclusive, en Getsemaní, momento
supremo de tristeza y soledad, les dice: “quédense ahí y oren” y Él, apartándose un tiro
de piedra, oraba y oraba solitariamente.

Las características externas de la oración de Jesús son: siempre sólo, casi siempre en
una montaña o lugar retirado, y generalmente de noche.

Es impresionante la numeración de los testimonios que aducen los evangelistas en el


sentido de que Jesús oraba a solas. Así dice Mateo: “mas Jesús se retiraba a la soledad
y allí hacía su oración”. Otro texto: “por la mañana, antes de amanecer, salió fuera, a un
lugar solitario y allí hacía su oración”. Otro texto: “dándose cuenta de que intentaban

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 23


venir a tomarlo por la fuerza para declararlo rey huyó al monte El solo”. Otro texto: “de
madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar
solitario donde se puso a orar”. Otro texto: “cuando vayas a orar entra en tu aposento y
después de cerrar la puerta ora a tu Padre que está allí en lo secreto”. Otro texto: “unos
ocho días después tomo consigo a Pedro, Santiago y Juan y subió al monte para orar”.

Es, pues, en el terreno de la oración donde vislumbramos un Jesús humano y frágil,


nuestro verdadero hermano, como que si necesitara de un trato inmediato con el Padre
para sacar de allí energía, coraje, alegría y consolación. Nosotros tenemos una vivísima
impresión de que si Jesús no se retira tan frecuente y profundamente para estar con el
Padre no habría sido capaz de ser el “hombre para los hombres”.

Ya sabemos lo que es la vida del hombre sobre la tierra: un combate. Pero la vida suya
fue un combate sin tregua. Y si humanamente hablando pudiéramos hablar de la mala
suerte de la vida de un hombre fue precisamente la suya. Desde que comenzó, haciendo
todo bien a los pobres y necesitados, allá en su propia tierra de la Galilea, al día
siguiente comenzaron los herodianos y saduceos diciendo que tenía pacto con Belcebú,
que sabía curaciones, artes de magia, interpretaciones absurdas y antojadizas. Fueron
pisándole los talones hasta que al final lo expulsaron ignominiosamente de la tierra de
los vivientes. Mientras tanto no lo dejaron ni a sol ni a sombra.

Un hombre que no pretende otra cosa que llevar un vaso de consolación a cada puerta,
que se le encuentre zancadilleado y hostigado de esta manera, este hombre, si no sana
las heridas todas las noches, este hombre rápidamente va a comenzar a respirar por
las heridas, y por las heridas ya saben ustedes lo que se respira: amargura,
resentimiento, agresividad. Y ¿qué quieren que les diga?, más de una vez vemos a
Jesús con peligro de caer en la tentación del profetismo agresivo. Hijo de Dios era, pero
también era hijo de Maria y tenía su sistema nervioso y sus límites en la capacidad de
aguantar. De manera que, al retirarse a las montañas para estar con el Padre, no era
tan solo una delicia, era una necesidad para poder cumplir el alto destino que el Padre
le encomendó en este mundo.

En segundo lugar, tiene que retirarse tan frecuentemente para recuperar la unidad
interior y la estabilidad emocional. Ya sabemos qué hace la vida con sus múltiples
actividades. Roba todo: roba la paz, roba la serenidad, roba la amistad divina, roba a
Dios mismo, y en el momento menos pensado nos encontramos con los nervios
desechos, tensos, destrozados... Necesitamos recomponernos, unificarnos,
serenarnos, y no existe nada más unificante y aglutinador que una oración de
profundidad, un escondernos en la intimidad infinitamente consoladora del Padre.

Y siguen los textos evangélicos en el mismo sentido con marcante insistencia, y dice: “y
despedidos éstos subió El solo a orar en un monte y entrada la noche se mantuvo allí
El solo”. Otro texto: “Por este tiempo se retiró a orar es una montaña, pasó toda la noche
haciendo oración a Dios, cuando fue de día llamó a los discípulos”. Inclusive podemos
conjeturar que los días de evangelización de la capital Jesús pasaba todas las noches
y toda la noche en el Huerto de los Olivos. Lucas dice así: “salió y como de costumbre

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 24


se fue al Monte de los Olivos”. Lo que está indicando que su costumbre era retirarse al
Huerto de los Olivos siempre. Y esto queda confirmado por el proceder de Judas.

Judas, cuando supo con entera seguridad dónde se hallaba Jesús, tomó las tropas de
asalto, las llevó directamente ¿a dónde? al Huerto de los Olivos. ¿Por qué? Porque
Judas sabía muy bien, con plena certeza, que Jesús pasaba todas las noches en el
Huerto de los Olivos. Llegaron allá y no se equivocó, allí estaba.

¡Oigan! Es tan abrumadora la numeración de los testimonios evangélicos en el sentido


de que Jesús oraba con semejante frecuencia y profundidad que, mis queridos jóvenes,
no hay dónde perderse.

El que quiera seguir a Jesús colóquese detrás de Él en dirección de la montaña.

***

Intermedio

***

Pero no se quedaba en la montaña. Antes bien, sano y fuerte, lleno de riquezas,


regresaba al fragor de las multitudes y ¿qué hacía? Una sola cosa: amaba. Amaba de
mil formas y maneras.

Los apóstoles tuvieron una vivísima impresión. Jesús, en sus tres fugaces años, había
sometido a su vida a un ritmo vertiginoso. Pero todo cuanto había hecho se resumía en
un solo verbo: amar. Amó. Por eso cuando les mandó que se amaran unos a otros no
hicieron falta explicaciones ni ellos le pidieron lecciones de vida para el arte de amar.
Tenían delante de sus ojos una inmensa pantalla panorámica en que Jesús realizaba
mil cosas, pero los apóstoles tenían la impresión de que las mil y una cosas realizadas
por Jesús eran las mil y una caras del amor.

Amó de mil formas y maneras. Despreocupado de sí y preocupado de los demás.

Aquel día Jesús tenía delante de sí una inmensa multitud. Después de evangelizar todo
el día se detuvo y confidenció con los apóstoles diciéndoles: ”me dan pena estas gentes,
no han comido durante todo el día y vinieron desde tan lejos... Si los despido sin comer
van a desfallecer en el camino. Me dan pena estas gentes. ¿Tienen algo para darles de
comer?”. Y ordenó que repartieran lo poco que tenían y se saciaron todos.

¿Y Él? Él había estado las mismas horas sin comer, gastando garganta, pulmones y
corazón, y sin embargo totalmente olvidado de sí y ansioso para que nadie quedara sin
comer. Despreocupado de sí, preocupado de los demás. Amor.

Aquella noche Jesús se presentó en Getsemaní delante de aquella chusma armada


hasta los dientes preguntándoles: “¿a quién buscan?” “A Jesús de Nazaret”,

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 25


respondieron ellos. “Está bien, si a mí me buscan aquí me tienen, hagan de mí lo que
quieran. Pero escúchenme una cosa. A éstos, mis amigos, por favor, no los toquen”. De
sí mismo no se importaba nada, su preocupación eran los otros.

En aquella ocasión Pedro había prometido cielo y tierra. En los sótanos del palacio de
Anás y de Caifás fue entregado Jesús en manos de aquellos siervos que, en ese
momento, almacenaban y canalizaban el rencor del sanedrín contra Jesús de Nazaret,
el Pobre de Nazaret. Fue una noche satánica. Lo zarandearon, lo golpearon en la cara,
lo vilipendiaron. Y en medio de aquel torbellino de horror ¿qué hacia el pobre Jesús?
Todo el tiempo preocupado de su pobre Pedro, mirando disimuladamente por aquí,
mirando disimuladamente por allí, a ver si con una mirada podía salvarlo de la
desesperación, rezando por él. “Recé por ti, Pedro, para que no cayeras en la tentación
de la desesperación”. Si en estas circunstancias, mis amigos, si en estas circunstancias
horrorosas es Jesús tan abstraído y olvidado de sí, hay que preguntarse cómo no sería
despreocupado de sí y preocupado de los demás cuando Él estaba normal, actuando
en los campos de la Galilea y de la Judea. Amor. Palabra mágica.

Cuenta el evangelista que Jesús recorría pueblos y aldeas desvelando el Rostro amado
de su querido Padre y nuestro Padre, sanando las enfermedades del cuerpo y las
dolencias del alma, consolando a los afligidos, secando lágrimas, dejando, en fin, en
cada puerta un vaso de alegría. Y precisa el evangelista que al contemplar la inmensa
muchedumbre, Jesús sintió una profunda compasión porque estaban decaídos y tristes,
abandonados y a la deriva, como ovejas sin pastor, y los atendió solícitamente; y agrega
el evangelista que los que iban y venían eran tantos que no le quedaba ni tiempo para
comer.

Jesús, a pesar de ser sensible hasta derramar lágrimas, nunca fue sensible por sí
mismo, siempre por los demás. Fue esencialmente un olvidado de sí. Incapaz de
autocompasión, eternamente salido hacia los demás, pasó por todas partes haciendo el
bien a todos. Amó.

En las escenas de la pasión y muerte, en que el Crucificado física, psíquica y


moralmente se reduce al paralelo bajo cero, un montón de ruinas humilladas, en que el
Crucificado tiene bastante con estar atento a sí mismo para no desmoronarse, Jesús de
Nazaret, en estas circunstancias, en lugar de estar vuelto hacia sí mismo, rumiando su
derrota, fue un radar sensible, una antena para detectar y atender las necesidades de
los demás. Y todos los que necesitaron de Él lo tuvieron, todo aquello: unas palabras
de consolación como las piadosas mujeres, una mirada para Pedro, una promesa para
el buen ladrón, una última recomendación para su madre,... todos los que necesitaron
de Él en esta peregrinación de dolor, horror y amor. Estuvo insensible y olvidado de sí
y vuelto a los demás. Amor.

Un gran observador y agudo analista como es el apóstol Juan nos dirá que Jesús, toda
su vida, no hizo otra cosa que amar, pero que al final “se pasó en el amor”.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 26


En efecto, había sembrado infatigablemente, derramado a su paso, salud y bondad,
aunque no pudo comprobar los resultados. Después de lanzar las semillas se preparó
para la suprema prueba del amor: el tener que desaparecer depositando su vida en las
Manos del Padre, como máxima ofrenda de amor y precio de rescate.

Dijo que nadie le arrebataba la vida violentamente, que Él la entregaba voluntariamente,


como la más alta expresión de amor. Nacido en la cuna del dolor, extranjero en su propia
patria, profeta perseguido por su pueblo, no le correspondía ahora sino ser arrojado de
la vida, exiliado de todos los derechos, hecho el Pobre absoluto en el amor absoluto.

En la Pasión, llega el gran momento del amor, el gran momento en el que el Pobre toca
el fondo de la nada. Ahí el silencio y la soledad alcanzaron la profundidad máxima. Y
por eso la disponibilidad del Pobre para con el Padre y para con sus hermanos fue
suprema, transformándose El mismo, en la cruz, en el gran Servidor.

No quiso ser un espectador compasivo de sus heridas y fracasos.


Cuando al parecer el dolor y la muerte lo derrotaban, ahí mismo estableció el imperio
del amor y el reinado de liberación sobre el dolor y la muerte. Asumió el dolor de la
humanidad en su propio dolor, asumió el asesinato de millones de seres inocentes en
su propio asesinato, cargó las infinitas injusticias de la humanidad en su propio injusto
ajusticiamiento. En su agonía agonizaron todos los moribundos de todos los tiempos.

En esa tarde, el inmenso cúmulo del sufrimiento humano, una vez transformado en amor
en el dolor de Jesús, adquirió sentido de redención y valor de expiación, y así el dolor
fue santificado para siempre. En aquella tarde se abrazaron el dolor y el amor.
Su dolor y muerte fueron el mayor servicio a favor de sus hermanos y el mejor homenaje
de amor hacia el Padre.

Arrastró la pobreza y el pecado de la humanidad a la nada en que estaba Él convertido


en ese momento. Con la ofrenda de su existencia compartió la suerte de los pobres y
se solidarizó con la situación de marginados en que se hallan los excluidos de la
sociedad. En este momento Jesús mismo es un excluido de la sociedad y de la vida. La
sangre derramada, la muerte del profeta rechazado y asesinado por los representantes
de Dios, fue depositada en las Manos de Dios.
En la cruz el amor tocó el vértice más alto del mundo.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 27


SEXTA SESIÓN

Pobre entre los pobres

En Nazaret nadie supo que era Hijo de Dios. No hizo alarde de nada, antes, al contrario,
escondió celosamente su categoría y poder. En su porte exterior fue igual que cualquier
vecino, viviendo entre chismes de vecindario de un pueblo pequeño y subdesarrollado,
preocupado como los demás de solucionar las pequeñas necesidades cotidianas, sin
aureola de santidad, sin hacer exhibiciones, sin distinguirse por nada, sin realizar gestas
heroicas, sin levantarse un palmo por encima de los demás paisanos. Simplemente
como alguien que no es noticia para nadie, un cualquiera, un don-nadie, un pobre. Pobre
y humilde de corazón.

Renunció a todas las ventajas de ser Dios y se sometió a todas las desventajas de ser
hombre, tan igual a todos, tan celosamente escondido bajo la apariencia de un
cualquiera, que llegado el momento de apuro no se le ocurrió echar mano de su divina
omnipotencia para su propio provecho, por ejemplo, para librarse del susto de la muerte,

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 28


de la tristeza de la agonía, de la fatiga de sus caminatas, de las decepciones y
desalientos. No. Fue fiel al hombre hasta las últimas consecuencias.

Por otra parte, Jesús fue un hombre que trabajó con sus manos la madera, un hombre
que no necesariamente realizó sus tareas en su taller familiar sino que se iba también
por los pueblos vecinos atendiendo las necesidades, como arreglar una ventana,
reforzar una puerta, afirmar una pared, alternando con los tejedores, carpinteros,
albañiles. Fue un trabajador manual que sabe de los problemas del pueblo humilde; y
el pueblo con sus problemas le confirió una personalidad especial. Un hombre de
pueblo, un pobre.

En las horas de la pasión, ante los acusadores y torturadores, en todo momento


reaccionó con humildad, silencio, paciencia, dignidad. Nunca se defendió, nunca se
justificó. Ante las burdas calumnias en que se jugaba su propia vida, se mantuvo mudo
como una piedra. En aquella noche su paciencia fue sometida a duras penas, a duras
pruebas, cuando lo azotaban, le colocaban el vestido de loco, una corona de espinas
en la cabeza, un cetro de caña en sus manos, le golpeaban en la cabeza, jugaban con
él colocándole una venda en los ojos. Por toda respuesta, Jesús sufre y calla.

Jesús sometió su vida a un ritmo vertiginoso, hasta no tener en ocasiones tiempo para
comer ni para dormir. Fue un espectáculo contemplar al “Mesías de los pobres”, rodeado
de enfermos y olvidados, deambulando de comarca en comarca, acercándose a los más
necesitados, hablando a los pequeños grupos, dirigiéndose a grandes masas,
derramando misericordia y compasión sin medida, al aire libre, en el interior de las
sinagogas, en los domicilios particulares, confirmando su mensaje con intervenciones
milagrosas.

Jesús ejercía su misericordia preferentemente con los pobres. Pero la palabra “pobre”
es una expresión ambigua en aquella y en cualquier época.

Pobres son los perseguidos, los leprosos, los agobiados por toda clase de necesidades
y problemas cotidianos. Pobres son los enfermos, ciegos, lisiados, inválidos, cojos,
paralíticos. Pobres son los fracasados, los que por carecer de capacidad intelectual no
pueden triunfar en la vida. Pobres son los traicionados, los olvidados, los abandonados,
los marginados, los solitarios, los carentes de afecto. Pobres son los tristes, los
deprimidos, aquellos cuya vida ya no tiene sentido. Esta fue la ancha plataforma sobre
la que Jesús de Nazaret extendió sus brazos de misericordia y derramó sin medida,
consolación, asistencia, pan, salud. Ante todo Jesús es un hombre pobre y humilde de
corazón, ahora bien, el que nada tiene y nada quiere tener ¿qué le puede turbar? A un
pobre como Jesús, que ha vivido renunciando a los sueños de grandeza y extirpando
sutiles apropiaciones, ¿qué puede temer? Por eso contemplamos a Jesús como el
profeta incorruptible, el testigo insobornable, absolutamente libre frente a los poderes
políticos y autoridades religiosas, frente a los amigos, seguidores y familiares, incluso
frente a los resultados de su propio trabajo.

¿Quién es Jesús? Resumiendo y en definitiva, Aquel que recorrió la vía que va de la


pobreza al amor.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 29


***

Intermedio

***

Para poder amar, la primera condición es no amarse desordenada y exclusivamente a


sí mismo. Lo que se opone al amor es, pues, el egoísmo. Y los hijos del egoísmo, ya los
conocemos, son: orgullo, odio, resentimiento, rencor, vanidad, envidia, venganza, todo
para mí, nada para ti, deseos de apropiación, arrogancia, agresividad, angustia, miedo.
Estos son los instintos salvajes que lanzan al hermano contra el hermano, separan,
oscurecen, destruyen y obstruyen el amor y la unidad fraterna. Sólo Jesús puede bajar
a las profundidades donde habitan los instintos, calmar las olas, controlar las salvajes
fuerzas y transformarlas en amor. Sin Jesús no es posible el amor evangélico.

Por gusto nadie perdona, por gusto no se acepta a los conflictivos ni se convive con los
difíciles. Existe el placer de la venganza, existe la alegría por el fracaso del enemigo...
¡Qué satisfacción sienten algunas personas, por ejemplo, con las derrotas ajenas! ¡Qué
entusiasmo derrochan otros para tramar represalias! Como se ve, siempre hay un
motivo que mueve las reacciones humanas.

Vivir en el espíritu de Jesús significa que los hermanos se esfuerzan para que los
sentimientos de Jesús sean el motivo que mueva las acciones y reacciones de los
hermanos en sus mutuas relaciones, en la convivencia de todos los días. De pronto, en
un individuo surgen los impulsos negativos, por ejemplo, mantenerse reticente frente al
otro, minar el prestigio de un autosuficiente, soltar aquí un grito, mantener la cara
cerrada y hostil para que él sepa que ya lo sé, largar mas tarde una ironía para molestar
a fulano, tomar una secreta venganza de un antiguo agravio, dejar a un lado este tipo
porque no me cae bien, organizar una guerra desleal de competencia, reaccionar de
mal humor... si en este momento el hermano hace presente a Jesús en su conciencia,
Jesús mismo atajará el paso a esos impulsos oscuros y sofocará las voces del instinto.

Las características de los impulsos son: sorpresa y violencia. Cuando estamos


descuidados nosotros somos capaces de cualquier barbaridad. Es la conciencia la que
tiene que estar alerta. Es en la conciencia donde Jesús tiene que estar vivo y presente
para detener a todas las fuerzas salvajes y transfigurarlas en actitudes de acogida y
amor. La cuestión es una sola: que Jesús esté vivo en la conciencia, y lo que hace que
Jesús esté vivo en mí es la oración.

Entre las exigencias fraternas, la primera es respetarse. El respeto implica, pues, dos
actitudes: una interior y otra exterior. Presupone venerar el misterio del hermano como
quien venera algo sagrado. En segundo lugar, una actitud exterior implica no meterse
con el otro. En su forma negativa se expresa así: no pensar mal, no hablar mal. La falta

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 30


de respeto se llama murmuración. Todo el que murmura se mete en el mundo del otro,
nada menos que en el recinto sagrado de la intencionalidad. Allí levanta un tribunal,
juzga, condena y publica la sentencia condenatoria. El pueblo llama a esto meterse: “no
te metas conmigo”. De eso se trata, de meterse o no en el mundo del otro, de invadir o
no el terreno sagrado y privativo del otro.

El modo ideal de respetarse es con el silencio. Muchas veces no se pueden justificar


ciertas conductas censurables de los demás. Pero siempre podremos cubrir las
espaldas del hermano ausente con un manto de silencio simplemente callando.

Amar es perdonar. En la raíz de todos los conflictos fraternos está el problema del
perdón. La gente es ofendida alguna vez, pero se siente ofendida muchas veces.
Necesitamos estar perdonando sin cesar, sanando las heridas. De otra manera, los
corazones doloridos son corazones desabridos en el trato con los demás.

Así se comprende que perdonar es liberarse, sanarse, purificarse, como quien extrae
un tumor, como quien retira un veneno de su interior. No existe terapia psicológica tan
liberadora como el perdón.

Hay un juego de tres verbos que necesitamos conjugar para amar evangélicamente.
Ellos son: comprender, respetar, aceptar. Aceptar quiere decir esto: yo admito con paz
que el otro sea tal como es. Ya hemos dicho más arriba que el otro es casi siempre un
desconocido, y por desconocido incomprendido. Y por incomprendido no es aceptado.
Ahí surgen los conflictos. Si comprendiéramos no haría falta perdonar.
Amar significa también ser cariñosos unos con otros. Ser cariñosos, conducirse con un
corazón afectuoso en el trato con los demás, significa ser amables y bondadosos, tanto
en los sentimientos como en las actitudes, con los que están a nuestro lado. No hay
formas para ser cariñosos, lo importante es que el otro, a partir de mi trato con él perciba
que yo estoy con él. En suma, es una corriente sensible, cálida y profunda. Qué fácil es
aproximarse a un hermano atribulado y decirle: no tengas miedo, todo pasará, mañana
será mejor, cuenta conmigo, vamos adelante.

Amar es estimular al hermano con motivos positivos, noticias alentadoras. Es tan fácil.
Basta felicitarle, sea por carta o de palabra, por sus éxitos, con ocasión de su
onomástico, de una buena actuación exitosa de él. Poco a poco serán los hermanos
sinceros y leales, la confianza irá creando una atmósfera transparente de los unos para
con los otros. Los que sufren se llevarán las preferencias. ¡Qué hermosa existencia
cuando los hermanos viven vueltos los unos a los otros!

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 31


SÉPTIMA SESIÓN

Pisar sus pisadas

En el presente taller para jóvenes, que estamos realizando semana tras semana, hay
una viga maestra que atraviesa, de parte a parte, el programa de las diez sesiones: el
Señor Jesús.

Desde el principio hemos colocado a Cristo en el centro de la mirada, y en ningún


instante hemos apartado los ojos de ese foco. Hay que precisar, no obstante, que
nuestra preocupación no ha sido teórica sino práctica: reproducir en nuestra vida la
imagen de Jesús para llegar a ser sus fotografías vivientes en medio del mundo, de tal
manera que los que nos ven lo vean.

Si en todas las sesiones ésta ha sido nuestra obsesión y tarea, en la presente sesión
será el programa explícito y único: pisar las pisadas de Jesús, seguir sus huellas, bajo
la eterna pregunta: “¿Qué haría Jesús en mi lugar?”.

Al principio Dios había creado al hombre a su imagen y semejanza, y todas las


intervenciones divinas en la Biblia tienen por finalidad hacerle más semejante todavía,
divinizarlo. Pero llegó el pecado y se desfiguró el rostro del hombre, ya el hombre no
era semejante a Dios. Desde ese momento, imposible la armonía y la unión entre dos
seres tan desiguales. Tendría que venir una profunda purificación, un reordenamiento

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 32


para recuperar la antigua semejanza, para que el hombre volviera a ser como era al
principio: semejante a Dios.

Y para recuperar esta confianza, Dios colocó en el mundo un modelo: su propio Hijo.
Pablo nos dice que desde la eternidad Dios nos había programado para ser conformes
a la figura de su Hijo, predestinados para reproducir Su imagen.

Dijo Dios a Moisés: “Harás un santuario conforme al modelo que te he mostrado”.


Moisés lo había contemplado en el interior de la nube y el modelo allí contemplado debía
reproducirlo cuando bajara al valle. Un símbolo. Se supone que el joven tallerista, que
ha contemplado y ha quedado fascinado por el modelo “Cristo” que hemos ido
presentando a lo largo de las sesiones, se supone que ahora al bajar al valle de la vida
trata de reproducirlo en la vida.

Jesús, pues, es el Rostro del Padre, el que ha visto a Jesús ha visto al Padre. Jesús es
el resplandor de la gloria de Dios y efigie verdadera de Su sustancia. San Pablo nos
entrega el programa exacto: despojarse del hombre viejo y revestirse del hombre nuevo.

Es un río, el río tiene una orilla y tiene otra orilla. La una orilla somos nosotros, seres
constituidos de bellas cualidades y también de defectos y carencias, y todo ello sin culpa
ni mérito de nuestra parte, por cierto. La otra orilla es Cristo Jesús, modelo prefecto
colocado por Dios para la humanidad de todos los tiempos. La tarea es pasar de una
orilla a la otra. Es decir, dejar de ser yo, morir a mí en aquellos rasgos negativos de
personalidad e ir asumiendo los rasgos positivos de Jesús, negarme, hacer un vacío en
lo que en mí se opone a Dios y sustituirlos por los aspectos luminosos de Jesús. Todo
esto lentamente, pacientemente, suponiendo muchas contramarchas y retrocesos.
Nadie se haga ilusiones, las ilusiones acaban en desilusiones. Nunca llegaremos a la
otra orilla, la muerte nos sorprenderá en la travesía. En esto consiste la tarea: en un
estar la vida entera pasando de una orilla a la otra, en una travesía, en un proceso
pascual y cristificante, en un despojarme del hombre viejo y revestirme del hombre
nuevo, un morir para vivir, morir a mí para vivir a Jesús.

Supongamos que, por factores hereditarios y genéticos yo he nacido típicamente


rencoroso. Ante una ofensa surge inevitablemente en mí el impulso de venganza. Ese
impulso, para cuando se convierta en un acto vengativo, tiene que pasar por mi
conciencia. Si en mi conciencia habita Jesús, fuerte y alerta, Jesús tomará en sus manos
ese impulso vengativo y lo transformará en una conducta de perdón, comprensión,
bondad. Ha sido la victoria de Jesucristo en mí.

Supongamos que yo, por factores constitutivos de personalidad, he nacido terriblemente


irascible, por ejemplo. Ante un estímulo exterior surge en mí inevitablemente el impulso
de la ira. Este impulso, para cuando se convierta en una explosión exterior, tiene que
pasar por mi conciencia. Ahora bien, si en mi conciencia vive Jesús sensible y alerta, Él
mismo tomará en sus manos esta ira explosiva y lo convertirá en un comportamiento de
paciencia, mansedumbre, benignidad.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 33


Y así sucesivamente con todos los rasgos de conducta o modos de ser.

Primero, pisar sus pisadas perdonando como Jesús perdonó.

Cuando Pedro, aturdido y acobardado, no hacía otra cosa que renegar de Jesús,
afirmando una y otra vez, con juramento y todo, que no conocía a Jesús, Jesús a su
vez, metido en un torbellino de horror, no hacía otra cosa que rezar por Pedro,
buscándolo con la mirada, una mirada de misericordia para salvarlo de la
desesperación.

Con Judas, en el cenáculo, Jesús tuvo un gesto que en el oriente, ayer y hoy, se
considera un gesto de predilección, y con qué altura y elegancia lo acogió cuando el
beso de la traición, tratándolo de amigo.

Asfixiado y agónico como estaba Jesús en la cruz, fue delicado y atento con el ladrón,
a quien sin exigir ninguna condición le dio la misericordia y el paraíso.

Dar un bofetón en la cara y públicamente a un sujeto cuando éste no ha provocado, se


considera, siempre y en todas partes, una de las mayores injurias. ¡Qué control de
nervios el de Jesús! ¡Qué grandeza de ánimo y dominio de sí cuando por toda respuesta
le dice al agresor: “Si he dicho algo inconveniente demuéstralo, pero si no he dicho nada
inconveniente ¿por qué me pegas?”! Ese corazón quedó tal como estaba, ni se inmutó.

Los sanedritas, después de no haberlo dejado en paz ni a sol ni a sombra en los años
de evangelización, de llevarlo de tribunal en tribunal y por fin enviarlo ignominiosamente
a la cruz, y por si todo fuera poco, a la hora de su agonía, persiguiéndolo con ironías y
sarcasmos, el agonizante no tuvo otra reacción sino ésta: “perdónales porque no saben
lo que hacen”. Un perdón de comprensión, el más difícil, el más noble.

Pisar sus pisadas siendo humildes como Jesús.

En no menos de cuatro o cinco ocasiones, al sanar a los enfermos, en la multiplicación


de los panes, al bajar del monte de la transfiguración, les ordenó perentoriamente que
no se lo dijeran a nadie. Era para Él algo como obsesivo, como que sentía horror de
pensar que Él pudiera apropiarse la gloria, esa gloria que sólo al Padre le correspondía.

Delante del procurador Pilatos, cuando los sumos sacerdotes y ancianos lo acusaban a
borbotones y atropelladamente de toda clase de delitos, Jesús, con los ojos en el suelo,
no les respondió ni una palabra. Profundamente admirado y desconcertado el
magistrado romano le invitó a defenderse diciéndole: “¿Pero no oyes de cuántas cosas
te acusan estos? ¿No dices nada, no respondes nada?”. Jesús se quedó mudo como
una piedra. Ni palabra. Lo que desconcertó mucho más al magistrado romano.

En las orillas del Jordán, donde los pecadores confesaban sus pecados y con el
bautismo se purificaban de sus delitos, ahí tienen al Hijo de Dios en una de las escenas
más conmovedoras de humildad y hasta de humillación, esperando pacientemente,

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 34


haciendo fila como uno de tantos pecadores, esperando turno en la fila de los fornicarios
y adúlteros, fieras y halcones, hombres vestidos de tempestad y ceñidos de puñal, Él,
el cordero inerme, inmaculado, esperando turno para entrar en las aguas purificadoras.
Uno queda absolutamente mudo, sin saber qué decir, ni a dónde mirar, conmovido por
semejante, tremenda humildad.

***

Intermedio

***

Tercero, suaves como Jesús, que según la Escritura no disputó ni gritó, nadie escuchó
en las plazas sus gritos.
Pobre entre los pobres, revestido de mansedumbre y misericordia, fue humilde caña,
flauta de entrañas vacías donde los humildes podían soplar para extraer melodías
inmortales. Se fue por las plazas y mercados recogiendo lágrimas y trocándolas en
perlas. Hizo del silencio su morada y nadie escuchó su grito en el viento.

Cuarto, pisar sus pisadas siendo sinceros y veraces como Jesús.

Sus propios enemigos hicieron de Él, y delante de Él, esta abierta confesión, diciéndole:
“Maestro, sabemos que eres veraz, que no tienes miedo de nadie, no te fijas en respetos
humanos, no tienes acepción de personas, sino que enseñas con franqueza el camino
que conduce a Dios”. Que estas palabras nos las diga el
Evangelio no sería de extrañar, pero que esta confesión haya salido de la boca de sus
enemigos es un dato inapreciable.

Defendió la verdad aún a costa de su vida. “Ustedes intentan matarme y, sin embargo,
yo no he hecho otra cosa que aclararles la verdad, ¿por decirles la Verdad me van a
asesinar?”.

Defendió la Verdad aún a costa de perder discípulos cuando el asunto de los panes y
aún a costa de provocar escándalo y persecución, y finalmente por su sinceridad lo
arrastraron al torrente de la muerte.

No hay cosa que tanto le repugne instintivamente a Jesús que la mentira, la


ambigüedad, el disimulo, la hipocresía. Una de las expresiones más hermosas del
evangelio es ésta: “la verdad os hará libres”.

Ya a la vista de la eternidad Jesús resume el objetivo de su vida con estas palabras:


“Para esto he nacido yo y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la
verdad”.

Pedro, en sus últimos años, al evocar la vida y el recuerdo de Jesús, emocionado nos
dejó este testimonio lapidario: “en su boca nunca nadie encontró mentira”. No mentira
de niño, naturalmente, sino ambigüedad.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 35


Como ya dijimos en otra sesión, pisar sus pisadas siendo como Jesús, que fue
despreocupado de Sí mismo y preocupado de los demás.

Con las multitudes hambrientas, con los apóstoles en el huerto, con Pedro en los
sótanos del palacio del Sumo Sacerdote, con las piadosas mujeres en la vía dolorosa,
con el buen ladrón en la cruz, con su madre en el calvario. Siempre olvidado de Sí, sin
tiempo para comer, dormir, descansar, vuelto siempre hacia los demás.

Quinto, pisar sus pisadas siendo como Jesús, que se sacrificó a Sí mismo y a los demás
les dio aliento y esperanza.
Mírenlo en las escenas de la pasión. Ningún rictus de amargura, ninguna queja, ninguna
amenaza, ningún atisbo de autocompasión o de agitación interior. Parece una ofrenda
de amor, una ofrenda silenciosa.

Ya lo dijo Él. “No me la arrebatan, – dijo Él -, Yo, Yo doy mi vida voluntariamente”. Y


mientras tanto, en todo momento y a todos, dio aliento y esperanza. A la viuda de Naím
le dijo: “No llores”. Siempre tenía en su boca: “No tengas miedo”. En todo momento
respiró confianza. Todos se sentían bien con Él. Siempre infundió esperanza: “¿No
valen ustedes más que un gorrión?”. “No quedarán huérfanos. Yo mismo estaré con
ustedes hasta el fin del mundo”. Nunca remató la caña cascada pisoteándola. No
extinguió la mecha humeante. Fue optimista, animoso. En todas partes fue derramando
vida y esperanza.

Sexto, pisar sus pisadas teniendo, como Jesús, fortaleza y entereza frente a las
adversidades.

Cuando los nazaretanos lo persiguieron monte arriba con piedras e insultos, con
intención de lanzarlo al vacío por un despeñadero, qué grandeza la suya cuando se dio
media vuelta y comenzó a pasar tranquilamente por medio de ellos. En aquellas
fragorosas polémicas, discusiones e intentos de asesinato, que están descritos en los
capítulos 7 al 11 del cuarto Evangelio, Jesús parece un profeta incorruptible, un testigo
insobornable ¡cuánta entereza!

En las innumerables escenas descritas en los evangelios sobre Jesús como reo delante
de Anás y de Caifás y Pilatos y Herodes ¡qué majestad la suya! Una majestad hecha de
humildad, seguridad, serenidad. Nunca estuvo tan grande como en estas escenas. La
confesión del centurión: “verdaderamente este era Hijo de Dios”, expresada una vez
muerto Jesús, indica que este militar romano, encargado de ejecutar la sentencia, debió
quedar profundamente impresionado por la entereza y dignidad con que murió Jesús.
El centurión nunca había visto a nadie morir de esa manera.

Finalmente, pisar sus pisadas amando y siendo cariñosos como Jesús.


¡Cuánta proximidad y cariño en aquella escena cuando le presentan un ciego y le
suplican que le toque! Jesús tomó cariñosamente al ciego de la mano, lo llevó afuera
del pueblo, afectuosamente le puso saliva en los ojos, le impuso las manos y le

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 36


preguntó: “¿ves algo?”. Volvió a ponerle las manos y el ciego comenzó a ver
perfectamente. Lo sentimos a Jesús como a una madre con su hijo pequeño. Lo envió
a la casa mandándole como de costumbre: “vete a tu casa pero no enteres en el pueblo”.

Aquel hombre que llevaba 38 años enfermo, paralítico, enterado Jesús de su historia
comenzó a conversar con él: “¿quieres curarte?”. “¿Cómo no voy a querer, Maestro?”,
le respondió el otro. “No tengo a nadie que me meta en el agua y cuando bajo a la
piscina ya otro se adelantó”. “Pues bien, - respondió Jesús -, yo te lo digo, toma tu
camilla y anda” Y al instante el paralítico quedó curado y comenzó a andar.
Se arrastraba Jesús por la vía dolorosa, debilitado en extremo por la hemorragia de la
flagelación, deshecho, con la vista casi perdida. Una vez más, en estas circunstancias,
fue tan indiferente a sí mismo y tan sensible a los demás... Distinguió a un grupo de
mujeres que lloraba desconsoladamente, y con infinito cariño les dijo palabras de
consolación: “hijas de Jerusalén, no lloren por mí, más bien reserven un poquito de
ternura para ustedes mismas y sus hijos”.

Sería largo de analizar la caballerosidad exquisita de Jesús en su trato y diálogo con la


samaritana, por ejemplo, con aquella adultera que la trajeron para ser lapidada. Jesús
procedió con suma delicadeza y extraordinario tacto en aquella escena entre las dos
hermanas, Marta y María, en casa de Lázaro. Fue comprensivo con Nicodemo, paciente
y afectuoso en la formación de los discípulos. Al final pudo decir: “mientras estaba con
ellos, a los que me diste, Padre, Yo los cuidaba en tu Nombre“. Cuidar, en este mundo
sólo cuidan las madres, y está el verbo cuidar en el mismo sentido del verbo consagrar
de la Biblia: dedicar un tiempo, una persona, una vida, a otra persona. Y es esto lo que
hacen fundamentalmente, las madres en este mundo. La madre es el único ser de la
creación que por instinto ama gratuitamente. Muchas actuaciones de Jesús para con
toda clase de necesitados tienen verdaderas características maternas: afecto,
proximidad, acogida, ternura. Pedro en casa de Cornelio resumió la vida de Jesús con
estas palabras: “pasó por todas partes haciendo el bien a todos”.

Como ven, lo que acabamos de contemplar, es como un inmenso cuadro pictórico. Se


supone que el joven tallerista, de tanto contemplar a Jesús en sus reacciones y
vivencias, va adquiriendo una especie de instinto cristiano, de tal manera que, en cada
circunstancia de la vida, a la pregunta “¿qué haría Jesús en mi lugar?”, ese instinto
cristiano le orientará para proceder con acierto en cada situación.

Y así el joven llegará a ser verdadera fotografía de Jesús y su testigo viviente en este
mundo.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 37


OCTAVA SESIÓN

Cara a cara

Moisés vivía cuidando el rebaño de su suegro. Un día salió con su rebaño para hacer
un largo trayecto e internándose profundamente por entre cerros y sierras áridas llegó
al cabo de varias jornadas al monte Horeb, montaña de Dios. Un día, al amanecer,
observó en el monte un fenómeno extraño: desde el interior de la zarza se levantaba
una llama ardiente pero la zarza no se consumía, e intrigado se dijo: “voy a ver qué
fenómeno raro es este que están viendo mis ojos”. Y se aproximó con cautela al arbusto.
De pronto escuchó una voz que surgía desde el seno de la zarza: “Moisés, no te
acerques. Quítate las sandalias porque el lugar que pisas es sagrado”.

Ese hecho está lleno de simbolismo. Moisés, un hombre dotado de una ardiente sed de
Dios, busca ansiosamente a Dios, suspira y aspira por Aquel que es el centro y
descanso de su alma. De alguna manera quiere poseerlo, piensa que sólo entonces
sentirá descanso. Pero no se le puede poseer mientras vivamos, sólo una cosa se
puede hacer: buscarlo. Es una zarza que siempre arde y nunca se consume, es decir,
hay en el corazón humano un fuego que siempre arde y nunca se apaga: la sed de Dios.
Mientras vivamos esta sed nunca se apagará e incesantemente nos lanzará en busca
de Dios y, cuando parecía que ese Rostro estaba al alcance de la mano, Dios se
desvanece como un sueño y se torna en ausencia y silencio. Siempre hay que estar
buscándolo, sabiendo de antemano que nunca lo vamos a encontrar. Encontrar en el
sentido de poseer. Como Moisés, hay qué estar siempre caminando hacia la montaña
de Dios. Interesante.

Un día tomó Moisés la tienda y la plantó a cierta distancia fuera del campamento. Se
llamaba Tienda de La Reunión y allí conversaba Moisés con Dios. Un día, después de
un largo tira y afloja, entrados Moisés y Dios en un clima de franca confianza en que
mutuamente se reprochan, regatean, reclaman, prometen, súbitamente Moisés dio paso
a un anhelo profundo largo tiempo retenido en silencio: “por favor, déjame ver tu Gloria”.
Dios le respondió: “Moisés, te colmaré de toda clase de bondades, favores y
bendiciones, pero mi Rostro no se puede ver”. Ahí está explicado todo. Sabemos que a
la palabra Dios corresponde una sustancia, un contenido, porque es una persona
concreta. Pero mientras vivamos nunca tendremos la evidencia sensible de abrazarlo,
de poseerlo. Nos tendremos que conformar mientras vivamos con vislumbres de Dios,

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 38


destellos, vestigios, pero la sed de Dios sigue ardiendo insaciablemente cuajada de
nostalgia, anhelo, atracción, seducción... y el alma no se conforma con vislumbres o
partículas de Dios, busca a Dios mismo. No se conforma con las aguas que bajan
danzando y cantando por las quebradas para apagar su sed. Suspira y aspira por el
glaciar de las aguas eternas.

Como dice San Juan de la Cruz: “Descubre tu Presencia y mátame tu vista y hermosura.
Mira que la dolencia de amor no se cura sino con la presencia y figura”.
De otra manera, es como si nos dieran el aperitivo y nos dejaran sin banquete. El
hambre es insaciable. Y este fenómeno divino es tan extraño que cuanto más se come
parece que más hambre se tiene. Cuanto más se bebe parece que más sed se tiene.
Todo esto que acabamos de decir, es el fundamento de la oración. Como el sediento
necesita agua el hombre necesita de Dios. Y a Dios se le encuentra en la oración.

Las condiciones para orar que nos transmite Jesús son: primero, entra en tu cuarto.
Entrar en una alcoba, en una habitación, es fácil. Pero ¿qué nos hacemos si el mundo
turbulento y agitado viene con nosotros? Ese cuarto del que habla Jesús hay qué
entenderlo en sentido figurado. Ese cuarto es la última soledad del ser, aquel mundo
íntimo que es el más interior que mi propia intimidad, donde yo soy yo mismo y diferente
a todos.
***
Intermedio

***
Segundo, cierra puertas y ventanas.

Es fácil cerrar las ventanas de la casa, fácil también cerrar las puertas de entrada. Pero
de lo que se trata y nos interesa son otras puertas, otras ventanas, otro visitante, otra
sala de visitas. Todo entendido y consumado en “espíritu y verdad,” en sentido figurado.

Para significar todo esto tenemos modernamente una palabra: silenciamiento. Para que
dos presencias se hagan mutuamente presentes, para que Dios se haga presente a mí,
para que su Presencia en la fe se haga densa, consistente y refrescante, es
imprescindible que mi atención esté purificada, despojada de gentes y clamores, como
una sala de visitas vacía y silenciosa. Cuanto más silencio en las criaturas, cuanto más
despojada esté el alma, tanto más puro y profundo será el encuentro.

Bien sabemos que la vida con Dios es una convergencia entre la gracia y la naturaleza,
y la colaboración principal de parte de la naturaleza para el momento de la oración es
el silenciamiento. Creo que muchos jóvenes no llegan a experiencias profundas con
Dios por no hacer previamente un vacío mental o silenciamiento. Es necesario, dice
Jesús, entrar en la estancia silenciosa y solitaria y cerrar las ventanas para encontrarse
con el Padre. Como dice el refrán: “cierra los ojos y verás, haz silencio y escucharás” A
Dios se le acoge en el silencio y en la fe. El enemigo de la oración es, pues, la dispersión
interior, porque lo que sucede es lo siguiente: las preocupaciones te dominan, las

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 39


ansiedades te oprimen, las frustraciones te amargan, los proyectos te inquietan, los
sentimientos y presentimientos desintegran toda unidad interior e íntimamente te sientes
como un amasijo confuso de pedazos de ti mismo que te estiran en todas las
direcciones, y por dividido te sientes vencido y por desintegrado te sientes derrotado,
incapaz de ser dueño de ti mismo, y desasosegado.
En esta situación anímica vas a la oración y Dios queda ahogado entre las olas de los
recuerdos, miedos, anhelos, proyectos. Por eso es que los jóvenes no llegan a tener
experiencias profundas de Dios.

Hay qué comenzar por calmar las olas, silenciar los ruidos, controlar la dispersión, y
sentirte señor de ti mismo. Orar equivale a sujetar la atención y tenerla centrada en un
Tú. Percibirás que los deseos se te prenden, suéltalos. Los recuerdos se te fijan,
suéltalos. Y así, hacia atrás en tu vida no queda nada, como una pizarra en que se ha
borrado todo. Todo lo que hay en tu vida hacia delante, proyectos, expectativas, suéltalo
todo de un golpe como quien apaga la luz de la habitación. Para que haya encuentro
con Dios, o como dice san Juan de la Cruz, para que haya una “cena que recrea y
enamora” tienes que estar, tiene que estar "la noche sosegada, la música callada y la
soledad sonora". Para el motor de la mente y quede todo en silencio. Dentro de ti no
hay nada, fuera de ti no hay nada. En este momento no hay nada. Todo está en silencio.
Fuera de este momento no hay nada. El cerebro parado, la mente apagada. ¿Qué
queda? Lo más importante: la presencia de ti mismo a ti mismo. Este es el templo de
espíritu y verdad, esta es la última soledad del ser. Es ahora cuando puedo decir: yo
soy yo mismo. Es ahora cuando yo puedo decir verdaderamente: Tú eres mi Dios, Tú
eres mi Dios.

Ahora percibirás nítidamente que el Padre está contigo. Antes también el Padre estaba
contigo pero los escombros y las paredes de las distracciones, imaginaciones,
preocupaciones, impedían percibir su Presencia. Pero ahora que se ha silenciado todo,
ahora que han caído las paredes, se han limpiado los escombros, se ha removido las
interferencias, bloqueos y obstáculos, entre tu alma y Dios, ahora el encuentro se
consuma directamente, cara a cara. Antes la polvareda de los ruidos impedía percibir
su Presencia, ocultaba su Rostro, pero ahora que la polvareda se esfumó el Rostro del
Padre queda a la vista, patente, presente. Ahora bien, si tú te encuentras con el Padre
en el recinto de tu alma ¿qué hacer ahora? ¿cómo adorar? Jesús responde: “no digan
muchas palabras”. Ahora que te has encontrado con el Padre en tu interior quédate con
Él. Al final, la quinta esencia de la oración es la experiencia de quedarse con Él, o estar
con Él. Y ¿qué significa quedarse con Él, estar con Él? Significa establecer una corriente
atencional y afectiva con un Tú en la fe, en el amor. Todo tu ser permanece quieto,
concentrado, compenetrado, paralizado, prendido, adherido a un Tú. Pero no sólo se
trata de una salida sino también de una acogida porque el Padre también sale hacia ti.
Ahora bien, si el Padre sale hacia ti y tú acoges su salida, y tú sales hacia Él y Él acoge
tu salida, el encuentro viene a ser una convergencia de dos interioridades salidas y
proyectadas mutuamente, dos presencias previamente conocidas y amadas se hacen
mutuamente presentes y se establece una corriente de dar y de recibir, de amar y de
sentirse amados. Es un circuito vital de denso movimiento que no obstante, se consuma
en la máxima quietud. No es necesario que haya un cruce de muchas palabras sino de
interioridades. Es un intercambio afectuoso en el que sabemos que se nos ama y

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 40


amamos, es un trato de amistad en el que circula una corriente cálida de persona a
persona, estar con, tratar con, sentirse recíprocamente presentes, cruce de miradas,
serían expresiones aproximativas a lo que es el encuentro con Dios u oración.

Quedarse con Dios o estar con Dios es lo mismo. No es exacto decir que Dios está
dentro de mí. Es verdad que está dentro de mí, pero no está circunscrito al perímetro
de mi piel, no deja de estar fuera de mí, es inmanente a mí pero también es trascendente
a mí. Más exacto y completamente exacto sería decir que Dios está conmigo, mejor
todavía, Dios es conmigo. Fundamento fundante de mi ser, esencia de mi existencia.
En Él existo, me muevo, soy. Hablando con precisión diríamos que Dios no está en
ninguna parte, Dios es. Que quiere decir: trasciende, abarca, comprende todo tiempo,
todo lugar.

Verdaderamente estás conmigo, estoy contigo. Tú me compenetras, me envuelves, me


sondeas, me conoces, me amas, me inundas, me circundas, me transfiguras. Estás
conmigo, Dios mío. Estás sustancialmente presente en mi ser entero. Tú me comunicas
la esencia y la consistencia. Eres la esencia de mi existencia. En Ti existo, me muevo y
soy. Estás conmigo. Las tinieblas no te ocultan, las distancias no te separan. Salgo a la
calle y caminas conmigo. Me meto en el trabajo y ahí quedas a mi lado, conmigo.
Mientras duermo quedas velando mi sueño. A veces me vienen ganas de gritar: “¡estoy
solo en el mundo! ¡nadie me quiere!”, y enseguida llega tu respuesta: “Yo estoy contigo
y no tengas miedo. Llevo tu nombre escrito en la palma de mi Mano derecha.”. Estás en
torno de mí, Dios mío. Estoy en torno de Ti. Estoy dentro de Ti. Estás dentro de mí. Con
tu Presencia paterna, viva, vivificante, compenetras todo cuanto soy, todo cuanto tengo.
Alcanzas las más remotas zonas de mi intimidad. En Ti se alimentan mis raíces. Con tu
Mano derecha me cubres y me abrazas con tus brazos. Sabes perfectamente cuando
estoy sentado o caminando o durmiendo. Mis caminos y andanzas te son
completamente familiares. A donde quiera que yo vaya vienes conmigo. Donde estoy
yo estás Tú. Y donde estás Tú estoy yo. Soy, pues, hijo de la Inmensidad. Eres el alma
de mi alma y la vida de mi vida. Más yo que yo mismo. Más interior que mi propia
intimidad. Eres aquella realidad total y totalizante dentro de la cual estoy completamente
sumergido, y con tu fuerza, fuerza vivificante, compenetras todo cuanto soy, todo cuanto
tengo. Por eso es que no puedo escaparme de tu Presencia. Si yo fuera un águila que
escalara los firmamentos para escaparme de tu aliento, si fuera un delfín de aguas
profundas y descendiera hasta los abismos del mar para evadirme de tu Presencia, es
inútil, es imposible, estás conmigo. Si la aurora me prestara sus alas de luz y fuera yo
volando hasta la esquina del mundo. Si dijera: “oh noche, cúbreme con tu manto eterno,
tinieblas préstenme vuestras olas para desorientar a este perseguidor, a este cazador
divino”, si dijera cualesquiera de esas tonterías, es imposible, es inútil, la noche para Ti
es más transparente que el mediodía y las tinieblas son más luminosas con la luz. Tu
Presencia transfigura las sombras. Oh Presencia siempre oscura y siempre clara. Oh
Misterio fascinante al cual convergen todas mis aspiraciones. Oh Vino embriagador que
satisfaces todos mis deseos. Oh Infinito insondable que aquietas las quimeras del
corazón. Eres conmigo. Estás conmigo.

Todo esto, vivido en toda su intensidad, profundidad y amplitud, esto es el encuentro


con Dios. Esto es la experiencia de Dios.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 41


NOVENA SESIÓN

Y dejando las redes...

Vivimos en una sociedad especialmente caracterizada por el secularismo, quiere


decirse, se prescinde por completo de Dios, y en general de principios religiosos, a la
hora de legislar y organizar la sociedad. Un mundo aceleradamente secularizado.

Por otra parte, en esta sociedad prevalece no sólo el sistema del mercado libre sino
también su filosofía. Me explico, entre nosotros no sólo corren libremente las
mercancías y capitales sino también las ideas. Todas las religiones y corrientes
ideológicas sostienen sus convicciones contra viento y marea, con un proselitismo
verdaderamente agresivo y altísimos presupuestos económicos, al parecer muy
convencidos, ofreciendo la salvación a cuantos se ponen delante, afirmando que se
trata de la solución de todos los males. En la Edad Media en que en la sociedad
prevalecía una sola cultura, la cristiana, los sacerdotes se quedaban quietos en la
sacristía esperando que la gente llegara al templo, y llegaban todos porque no podían
optar por otras alternativas, no tenían dónde escoger porque no había otra cultura.
Acostumbrados a esos hábitos del pasado tenemos el peligro de continuar, por la fuerza
de la inercia, en una especie de pasividad, mientras ellos desatan una tempestad de
proselitismo.

A ustedes, mis queridos jóvenes que están terminando el Taller de Oración y Vida, a
ustedes que han presenciado las maravillas del Amor y se han transformado en amigos
y discípulos del Señor, a ustedes les corresponde ahora y está dirigido aquel
mandamiento terminante de Jesús: “¡Vayan! ¡Vayan por el mundo entero y anuncien el
Evangelio a toda la creación!”

Desde hoy, son constituidos misioneros del Señor.

Jesús es el primer enviado, el primer misionero, el primer evangelizador. Jesús a su vez


envió a los apóstoles a fin de que pusieran en marcha y llevaran a cabo hasta su
consumación la salvación operada por Él. Y los apóstoles, a su vez, edificaron la Iglesia
para que ella anunciara y prolongara la salvación de Jesús hasta el fin de los tiempos y
hasta el último rincón de la tierra. Ahora bien, todos ustedes son miembros vivos y parte
integrante de la Iglesia y si la Iglesia, por naturaleza y esencia, es misionera, todos sus
miembros lo son de la misma manera. Por consiguiente todos ustedes son misioneros
del Señor.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 42


Tal como estamos repitiendo “misionero” significa enviado, enviado para anunciar y
comunicar la salvación de Jesucristo, a veces sin abrir la boca, por el simple testimonio
de su vida, en la oficina de un banco, en el mostrador de un comercio o en la cátedra
de una universidad. Ustedes participan directamente de la misión sacerdotal, profética
y regia del mismísimo Jesucristo y, en última instancia, del mandato misionero que
Cristo recibió del Padre y que a su vez transmitió a los apóstoles. Tomen pues
conciencia de su identidad y de su misión.

Nos dice Lucas que un día, al amanecer, no se hizo presente Jesús en el poblado sino
que se retiró a un lugar desértico. La gente lo buscó por todas partes y por fin lo
encontraron, y le pedían insistentemente que no los abandonara. Jesús les respondió:
”Es necesario que también yo anuncie el Reino de Dios en otras ciudades pues para
eso he sido enviado”. También Jesús podría repetir las palabras de Pablo: “Ay de mí si
no evangelizo”. Es un imperativo categórico que, igual que los profetas, Jesús lo dirige
a sí mismo: “tengo qué marchar a otras ciudades, tengo qué gritar, tengo qué arriesgar,
ay de mí si no lo hago. Para eso he sido enviado, es mi destino, la razón de mi
existencia”.

Me acuerdo de tantos Guías de Talleres de Oración y Vida que recorren distancias


considerables, largas horas de autobús para impartir un Taller, y ¡lo hacen con tanta
alegría! No se conforman con dar un Taller cerca de su casa, en su propia parroquia,
no. Igual que Jesús parecen decir: “Tengo que ir a otros barrios, tengo que ir a otros
pueblos, tengo que ir a otras ciudades, es un mandato que he recibido del Señor, llevo
fuego en las entrañas que no me deja en paz”.

Jesús es el Mesías de los pobres, venido a este mundo para evangelizar a los pobres,
para notificarles que el Padre los ama preferentemente, que cualquiera sea su situación
moral tienen sobre sí la predilección divina, que los mejores cuidados y desvelos son
para ellos, que el Padre los espera, no con un tribunal sino con una fiesta inolvidable.
Los pobres son, pues, los primeros destinatarios del mensaje de Jesús y Jesús mismo
se hizo presente entre ellos, de manera preferente, para hacerles sentir la ternura y la
predilección del Padre. Jesús, pues, es el primero y más grande evangelizador.

Ustedes, mis jóvenes talleristas, se han reunido por nueve semanas en torno a Jesús
para vivir su Presencia y su Palabra. Constituidos, de esta manera, en amigos y
discípulos suyos ahora Él mismo los va a invitar a seguir edificando el Reino de Amor.

***

Intermedio

***

Ustedes deben de poder repetir, de alguna manera, las palabras de Jesús: “salí del
Padre y vine al mundo”. Al volver del monte todas las mañanas, donde había pasado
toda la noche en oración y presentarse antes las muchedumbres, Jesús podía afirmar:

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 43


“Acabo de salir del Padre y vengo a ustedes”. Para tener autoridad moral, categoría
apostólica de testigos, ustedes deben poder repetir, de alguna manera, las mismas
palabras. “He estado con el Padre, salí del Padre, vengo a anunciarles lo que he visto y
oído”. No son conquistadores, ustedes, sino servidores, no imponiendo sino ofreciendo
la salvación, no polemizando sino anunciando con alegría, no como doctores sino como
humildes rapsodas, no como teólogos sino como testigos del Señor.
Este es el distintivo que Jesús dejó a sus discípulos: “ustedes serán mis testigos hasta
los confines de la tierra”. Sólo los que presenciaron algo pueden testificar, sólo ellos
tienen autoridad moral para poder afirmar: “yo, sólo yo estaba allí cuando sucedió
aquello, yo lo vi con mis propios ojos. Por consiguiente mi testimonio ofrece veracidad
y garantía”. Testigos del Señor son los que han visto y oído, los que han estado con el
Señor.
El pueblo sabe distinguir muy bien y desde muy lejos a un testigo de un charlatán. El
pueblo no sabe hacer radiografías ni psicoanálisis pero adivina certeramente lo que hay
detrás de cada persona. La gente dice: “este tiene algo, aquel no tiene más que palabras
vacías”. Los verdaderos testigos son aquellos que hablan sin hablar, tienen aquel “no
sé qué”, aquel perfume que huele a divino y que los transforma en resonadores,
sensibilizadores, de Aquel que por su naturaleza y esencia es el Gran Silencioso, el
Gran Invisible. El pueblo, al verlos actuar en la vida, acaba preguntándose: “pero ¿quién
es este? ¿por qué actúa así? ¿por qué se le ve tan feliz? ¿por qué actúa con tanta
seguridad, tan sin miedo?”. Y obligan al pueblo a concluir: “es un prodigio viviente”. Y
obligan a concluir que Jesús vive y sigue operando prodigios, de otra manera no se
podría explicar este caso, este joven. Y sin abrir la boca están gritando ante el mundo
que Jesucristo vive. Son testigos de Dios porque remiten a Dios sin necesidad de
muchas palabras.
Pero si los testigos hablan yo no sé que tienen. Transmiten fuego, espíritu y vida. Sus
palabras llevan cualquier cosa, como fuerza, como convicción. Sin pretensión alguna,
sin acudir a palabras y argumentos altisonantes, el pueblo queda deslumbrado a primera
vista.
Estos son los que han visto y oído algo, estos son los que saben de Dios. No porque se
lo han aprendido en los libros y en las aulas, sino que lo han aprendido de rodillas, en
el silencio y la soledad. Y aquel es el conocimiento que supera todo conocimiento. Y
este es el conocimiento experimental que nosotros tenemos que llevar al pueblo de
Dios. La historia es una fehaciente demostración de que cuando falta el testimonio de
evangelización la actividad del evangelizador es campana que resuena, bronce que
tañe.
De su intimidad con el Señor Dios el tallerista-apóstol extraerá el resultado de su misión,
la transparencia de la palabra, la iniciativa y la oportunidad.

También yo retransmito para ustedes, mis queridos jóvenes, en este momento, la orden
que el Señor Jesús entregó a los que convivieron con Él: “Y ahora salgan, salgan al
mundo, y anuncien las felices noticias a todas las criaturas”.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 44


DÉCIMA SESIÓN

Desierto

No sé qué tiene el desierto. Los más altos capítulos de la historia del espíritu se han
vivido sobre las arenas del desierto. El largo caminar de Abraham como un nómada
desde Ur de Caldea hasta la tierra de Canaán se realizó por zonas desérticas. La gran
odisea de Moisés desde la esclavitud de Egipto hasta las orillas del río Jordán se realizó
en una marcha interminable de cuarenta años desde el desierto de Egipto hasta el
desierto de Judá. Los profetas, desde Elías hasta Juan el Bautista, se foguearon sobre
las arenas del desierto. En el silencio augusto y en la soledad ardiente del desierto de
Judá se preparó Jesús durante cuarenta días para su tarea evangelizadora. Tres años
pasó Pablo de Tarso en el desierto de Arabia preparándose en la contemplación para
su vida apostólica. Los primeros ermitaños en la historia de la Iglesia comenzaron en el
desierto de Tebaida, Egipto.

No sé qué tiene el desierto. Allá donde todas las voces callan, suena y resuena
inconfundible la voz de Dios. Allá en la terrible soledad de todas las presencias sólo
Dios se hace presente con una densidad única. Allí donde no hay nada que contemplar
allí es fácil contemplar a Dios, nada le distrae.

¡Qué cosa interesante! Los dos hombres más comprometidos con el pueblo, hasta
política y militarmente, Moisés y Elías, fueron los dos mayores contemplativos de la
Biblia: Moisés en el monte Sinaí y Elías en el torrente Querib. ¿Qué tiene el desierto?

Pero nosotros no habitamos en una geografía de dunas y arenas. Aquí hay pájaros,
flores, ríos, árboles. Sin embargo, para ser hombres de Dios necesitamos rescatar y
salvar aquello que constituye la esencia del desierto. Y las características esenciales
del desierto son dos: silencio y soledad.

Allí donde hay silencio y soledad hay Desierto. Un bosque tropical o un jardín florido
pueden ser Desierto. La habitación doméstica donde cumples la sagrada media hora
diaria de oración, es Desierto. Nosotros hoy vamos a vivir un Desierto. ¿Por qué?
Porque nos hemos retirado a este lugar para pasar con el Señor un buen tiempo en
silencio y soledad.

Recordatorio.

En esta última sesión de este Taller para jóvenes, vamos a extender delante de sus ojos
una gran pantalla panorámica donde desplegaremos a modo de flashes el mensaje
general de las diez sesiones. Será un recordatorio.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 45


Primero.

He aquí una gran noticia: el Formidable y Absoluto del Sinaí es mi querido Papá. Puede
tener millones de hijos en el mundo pero a mí me mira y me mima como si yo fuese su
único hijo. Si Él es todopoderoso es también todocariñoso, si con su Mano sostiene el
universo en su Mano lleva escrito mi nombre en señal de predilección. Me ama sin un
por qué, sin un para qué, sin ninguna utilidad, sin ningún interés, ni porque sea bueno
ni para que sea bueno, me ama gratuitamente, incondicionalmente, simplemente porque
Él es mi Padre y yo soy su hijo.

Finalmente no se olviden de una cosa: no calculen la potencia del mar por su espuma.
A pesar de su ternura infinita el Padre posee el poder total, pero aún así prevalece la
ternura.

En los días de su juventud, mientras Jesús crecía en estatura, crecía también en las
experiencias divinas. Siendo, pues, un muchacho de quince, veinte, veinticinco años,
fue avanzando en los misterios insondables de Dios, vislumbrando nuevos universos,
experimentando experiencias por nadie experimentadas. Este es un dato de la Escritura.
Habiendo vivido como todo hijo de Israel en los días de su juventud la relación con el
Dios Absoluto hay que deducir que, en aquel crecimiento de Jesús en las experiencias
divinas de que nos habla Lucas, comenzó a tratar a Dios de una manera esencialmente
diferente, de una manera que fuera de fugitivos vislumbres ningún profeta de Israel
había intuido ni vivido, superando esa etapa de asombro y de vértigo espiritual. Entró
por completo en la zona de la confianza y comenzó a tratar a Dios como al Padre más
querido y amante de la tierra. Fue un mundo nuevo: mundo de sorpresa y de éxtasis,
mundo descubierto y vivido por este muchacho normal y diferente.

De consiguiente a Dios hay que cambiarle de nombre. En adelante no se llamará Yahvé,


Adonaí, se llamará Padre porque tiene lo que tiene, siente lo que siente, y hace lo que
hace, el papá ideal, el más querido, de este mundo. Está cerca, comprende, perdona,
se preocupa, estimula, cuida. El nuevo nombre de Dios es: Padre.

Segundo.

Si mi Padre además de poderoso es amoroso, si su solicitud y ternura superan a las de


la madre más exquisita de este mundo, la primera reacción ante esta noticia es: confío
en Ti, me abandono en Ti, haz de mí lo que quieras. En todo acto de abandono hay un
“no” y un “sí”.

“No” a todas las resistencias del corazón. Dejar en sus Manos las situaciones límites,
los hechos consumados, todos los imposibles, con silencio en la mente y paz en el
corazón. El abandono es, pues, un homenaje de silencio y el secreto o la raíz de la paz
profunda del corazón.

Y un “Sí”: sí Padre, lo que Tú quisiste, dispusiste, permitiste. Lo que tiene solución se


soluciona combatiéndolo. Lo que no tiene solución se soluciona dejándolo

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 46


silenciosamente, en las Manos del Padre. No es, que lo que no tiene solución se
solucione, sino que dejándolo aquello deja de ser una fuente de amargura para mí.

Los disgustos los creamos nosotros en la medida que comenzamos nosotros a recordar
y a vivir hechos pasados, darles vueltas en la mente y amargarme pensando en ellos.
¡Es locura! Es locura pasar días y noches amargándome hasta el infinito, recordando y
reviviendo aquella equivocación, aquel fracaso, aquella incomprensión. Si los hechos
no tienen solución hay que abandonar toda resistencia mental, silenciar la mente de
toda rebeldía, dejar que las cosas sean lo que son, reclinar la cabeza en sus Manos:
haz de mí lo que quieras, que se haga Tu voluntad.

Tercero.

Se piensa y se dice que Jesús no podía fracasar porque como Hijo de Dios sabía todo,
podía todo. Sin embargo, según los evangelios, Jesús vivió intensamente la experiencia
del fracaso. Se las tuvo que ver en todas las circunstancias en que cualquiera de
nosotros puede encontrarse: entre chismes e incomprensiones, entre envidias y
mezquindades de vecinos, parientes. En su propio pueblo recibió el rechazo, orgulloso
rechazo, de los nazaretanos. Fue expulsado y, con este episodio, Jesús, desengañado,
se aleja definitivamente de su propia tierra. Fue su última visita. Después del asunto de
los panes hubo una deserción total del pueblo, pero también Él los abandonó porque a
partir de este momento los evangelios no reseñan ninguna actividad en la Galilea.
Acerca de los discípulos nos dice el cuarto Evangelio: “Desde entonces muchos de sus
discípulos se volvieron atrás y ya no andaban más con Él”. Deserción también. Y acerca
de los apóstoles hay una carga de desaliento, tristeza y temor detrás de aquella
pregunta de Jesús: “¿También ustedes me van a abandonar? Lo que quiere decir es
que también los doce estaban vacilantes, desconcertados, dudando si quedarse, si
marcharse. La crisis tocaba fondo. La última campaña evangelizadora en la capital de
la nación ya sabemos cómo acabo: encima del monte, entre lamentaciones, sollozos y
lágrimas. “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas...”. En resumen, fracaso en su
ciudad, fracaso en su provincia y fracaso en la capital de su nación. Y ya sabemos cuál
fue el último eslabón de esta cadena: el desastre del Calvario.

***
Intermedio
***

Cuarto.

Todos sabemos qué es y cómo es una madre. Sufre y calla. De noche vela, de día
trabaja. No espera nada, todo se da. Es a la vez aurora y ocaso, campana y silencio,
combate y ternura. La madre no muere nunca.
María asume y resume a todas las madres que han existido desde el principio del
mundo. He aquí una historia breve y completa: “junto a la cruz de Jesús estaba de pie
su Madre”. Las palabras, “he aquí a tu hijo, he aquí a tu Madre” más que una disposición

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 47


testamentaria para los últimos años de María, encierran un significado mucho más vasto
y profundo. En esta escena Jesús entrega una Madre a la humanidad en la persona de
Juan. Desde ahora y para siempre tenemos una Madre por expresa y postrera voluntad
del Señor, la propia Madre de Jesús. De ahora en adelante nadie podrá quejarse de
orfandad o soledad en la travesía de su vida. En su última actuación Jesús entregó su
Madre a la Iglesia para que la Iglesia la cuidara con fe y amor.

Toda Madre gesta y da a luz. María es nuestra Madre en la medida en que gesta y da
a luz en nosotros y hace crecer a Jesús. María da a luz a Cristo en nosotros en la medida
en que nosotros somos sensibles como Jesús, sufrimos con los que sufren como Jesús,
despreocupados de nosotros y preocupados de los demás como Jesús, en la medida
en que los pobres sean nuestros predilectos. En la medida en que tratemos de tener la
misma paciencia, mansedumbre y humildad como Jesús, así, no sólo será María la
Madre de Jesús en nosotros, sino que nosotros cumpliremos nuestro destino materno
haciendo que Jesús nazca, crezca y resplandezca para la humanidad.

Quinto.

Impresionante la numeración de los evangelios en el sentido de que Jesús oraba


siempre sólo, generalmente de noche, casi siempre en una montaña o lugar retirado.
Se retiró a la soledad tan profunda y tan frecuentemente para poder cumplir su misión
y para recuperar la unidad interior y la estabilidad emocional cada noche. De la oración
es de donde sacaba su fuerza y alegría para amar a los hombres.

Y no se quedó en las montañas. Sano y fuerte, lleno de riquezas, bajaba a las multitudes
todas las mañanas y amó, amó de mil formas y maneras. Los apóstoles comprobaron
que las mil y una cosas que Jesús realizó eran las mil y una caras del amor.
Despreocupado de sí, preocupado de los demás. Insensible para sí, sensible para los
demás. Incapaz de autocompasión. Pasó por todas partes haciendo el bien a todos.
Toda su vida no hizo más que amar, que al final se pasó en el amor entregándose
voluntariamente la vida. En la cruz se abrazaron el dolor y el amor.

Jesús fue el hombre “para” los hombres, pero antes de serlo no fue el hombre “con” los
hombres sino exclusiva y totalmente dedicado al Padre. Su expresión “mi Padre”
denotaba una carga de profundidad personalísima, singularísima, única.

Jesús fue pobre entre los pobres. En Nazaret nadie supo que era Hijo de Dios, no hizo
alarde de nada, escondió celosamente su categoría y poder, en su exterior fue igual que
cualquier vecino, vivió entre chismes de vecindario de un pueblo pequeño y
subdesarrollado, preocupado de solucionar las pequeñas necesidades cotidianas, sin
aureola de santidad, sin hacer exhibiciones, sin distinguirse por nada, sin realizar gestas

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 48


heroicas, simplemente como alguien que no es noticia para nadie, un cualquiera, un
don-nadie, un pobre. Renunció a todas las ventajas de ser Dios y se sometió a todas
las desventajas de ser hombre, naciendo y viviendo en una aldea desconocida y de una
raza humillada.

Fue el Mesías de los pobres, siempre rodeado de enfermos y olvidados, deambulando


de comarca en comarca, acercándose a los más necesitados, hablando a grupos
pequeños, grandes masas, derramando misericordia, compasión, sin tiempo para
descansar, siempre olvidado de sí mismo, compartiendo el sufrimiento ajeno,
recorriendo todas las tierras, sanado toda dolencia y toda enfermedad.

A lo largo de las nueve sesiones, nuestra obsesión y tarea fundamental ha sido


reproducir en nuestra vida la imagen de Jesús para llegar a ser sus fotografías vivientes
en medio del mundo, de tal manera que lo que nos ven lo vean. Pisar sus pisadas, seguir
sus huellas bajo la eterna pregunta: “¿qué haría Jesús en mi lugar?”.

El programa es despojarme del hombre viejo y revestirme del hombre nuevo, dejar de
ser yo en mis rasgos negativos, morir a mí en aquellos aspectos negativos de
personalidad e ir asumiendo los rasgos positivos de Jesús. Negarme. Hacer un vacío
en lo que en mí se opone a Dios y sustituirlo por los aspectos positivos de Jesús.

Pisar sus pisadas perdonando como Jesús perdonó a Pedro, Judas, al agresor de la
casa de Anás, a los sanedritas que lo llevaron a la cruz. Pisar sus pisadas siendo
humildes y suaves como Jesús ante los acusadores. Siendo sinceros y veraces como
Jesús aún a costa de su vida, aún a costa de perder discípulos, luchando contra la
mentira, la ambigüedad, el disimulo, la hipocresía. Pisar sus pisadas siendo como
Jesús, que se sacrificó a sí mismo y a los demás les dio aliento y esperanza,
manteniendo fortaleza y entereza frente a las adversidades, en las horas de la pasión y
muerte. Amando y siendo afectuosos como Jesús con aquel ciego de nacimiento, con
aquel paralítico de la piscina, en la vía dolorosa con las piadosas mujeres, con la
samaritana, con la adúltera, con Nicodemo, en suma, pasar por el mundo haciendo el
bien a todos.

Séptimo.

Hay en el corazón humano un fuego que siempre arde y nunca se apaga: la sed de
Dios. Incesantemente nos lanza en busca del Rostro del Señor, y cuando parecía que
ese Rostro estaba al alcance de la mano, Dios se desvanece como un sueño y se torna
en ausencia y silencio. Siempre hay que estar buscándolo, sabiendo de antemano que
nunca lo vamos a encontrar, encontrar en el sentido de poseer. Como Moisés hay que
estar siempre caminando hacia la montaña de Dios. Esto es el fundamento de la
oración.
Como el sediento necesita agua el hombre necesita de Dios y a Dios se le encuentra en
la oración. A Dios se le acoge en el silencio y en la fe. Y el enemigo es la dispersión.
Hay que calmar las olas, silenciar los ruidos. Orar es sujetar la atención y tenerla
centrada en un Tú. Todo consiste en quedarse con Él, estar con Él, interminablemente.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 49


Este es el recordatorio o el resumen de todos los temas, como verdaderos flashes, que
hemos tratado a lo largo de estas nueve sesiones. Resumiendo todo el Taller de
Oración: ¿qué se ha pretendido? ¿qué hemos hecho con este Taller de Oración y Vida
que hoy acabamos? Hemos tratado con el Señor de manera variada y profunda. De esta
manera nos hemos transformado en amigos del Señor, es decir, hemos hecho del Señor
Jesús viviente, presente y vibrante en nuestra alma. Pero no nos hemos detenido ahí.
Teniendo al Señor Jesús vivo y sensible delante de los ojos nos hemos esforzado por
copiar sus rasgos en nuestra vida y de ahora en adelante continuaremos en esta tarea
toda la vida, pisando sus pisadas, a fin de que lleguemos a ser fotografías vivientes de
Jesús y testigos suyos ante el mundo entero.

MENSAJES – EN BUSCA DE UN TESORO 50

También podría gustarte