Está en la página 1de 6

La propagación de las plantas se refiere a las actividades que se realizan

para duplicar las plantas mediante un método sexual o asexual, depende


de cada tipo de planta en su propagación. Para que la reproducción de las
plantas se lleve a cabo se debe conocer los empleos manuales y procesos
técnicos, las estructuras y formas de la producción de las plantas, además
saber sobre las diferentes tipos o especies de la misma.

Las plantas superiores se propagan por medios asexuales y sexuales. En


algunas especies uno de los mecanismos reproductivos predomina sobre el
otro. La propagación asexual posibilita el crecimiento rápido de la
población, en la que la propagación sexual aporta variantes genéticas a la
especie, por lo tanto fomenta su adaptación y evolución.

Propagación Asexual
Es una reproducción común entre las plantas y adopta diferentes formas,
siempre con el mismo resultado. La descendencia propagada por reproducción
asexual es genéticamente idéntica a la planta.

Uno de los tipos de reproducción asexual ocurre mediante largos tallos que
se desprenden de la planta hembra o madre y se esparcen sobre el suelo.
Los nudos de estos tallos se diferencian hojas y raíces y dan lugar a plantas
juveniles denominados estolones. Cuando los estolones se implantan en la
tierra, inician su vida independiente de la planta hembra. La reproducción por
los estolones ocurre en especies como las fresas. Las plántulas, que se
desarrollan a partir de éstos, se alimentan principalmente de la planta madre, lo
que representa que es de menor mortalidad que las plántulas originadas
por germinación. Plantas como la papa producen tallos subterráneos o
tubérculos que sirven también como medios de reproducción.

Otras se reproducen a partir de ramas o tallos, que desarrollan raíces


adventicias cuando se entierran en el suelo. Estas raíces no proceden de
tejidos embrionarios, sino de tejidos adultos. Este método de reproducción se
denomina por estacas y es muy empleado por los agricultores. Las plantas
además se desarrolla mediante semillas no fertilizadas o fecundadas. Este tipo
de reproducción se conoce como partenogénesis, por ejemplo el diente de
león se propaga de esta forma.

La capacidad de las plantas para propagarse asexualmente ha servido para


desarrollar variedades vegetales, de uso alimenticio y ornamental, que
presentan características uniformes.

El conocimiento de la propagación asexual en las plantas ha permitido el


desarrollo de técnicas artificiales de reproducción, tales como el injerto que
consiste en insertar en una hendidura practicada con la corteza de una planta
con raíces, una parte de otra planta provista de una o más yemas, que pueden
brotar e iniciar el crecimiento. Numerosos árboles frutales, como los cítricos y
algunas ornamentales, como los rosales se propagan de esta forma.

Las técnicas modernas de manipulación de células in vitro permiten


reproducir virtualmente cualquier especie vegetal a partir de fragmentos de las
células meristemáticas o parenquimatosas.

Propagación Sexual
En las angiospermas, la flor es el órgano especializado en la reproducción
sexual, en ella se localiza los órganos sexuales. Varias flores albergan en la
misma estructura tanto los órganos masculinos denominados anteras y
estambres y los femeninos pistilo y ovario. Otras flores son unisexuales con
una clase de órgano sexual funcional.

Los gametos o células reproductivas masculinas se producen por meiosis en la


alteras, allí modifican su estructura hasta convertirse en granos de polen.
La estructura floral que contiene los óvulos, o células germinales femeninas,
está formada por un conducto carnoso llamado estilo y en su base se localiza
el ovario que se divide por medio de meiosis, crece formando un saco dentro
del cual se desarrollará el embrión. La fecundación se inicia cuando los
granos de polen se colocan en contacto con la parte superior del estilo,
allí los granos de polen germinan y su citoplasma desarrolla un conducto que
penetra por medio del estilo hasta alcanzar el saco embrionario.
La propagación de las plantas se refiere a las actividades que se realizan
para duplicar las plantas mediante un método sexual o asexual, depende
de cada tipo de planta en su propagación. Para que la reproducción de las
plantas se lleve a cabo se debe conocer los empleos manuales y procesos
técnicos, las estructuras y formas de la producción de las plantas, además
saber sobre las diferentes tipos o especies de la misma.

Las plantas superiores se propagan por medios asexuales y sexuales. En


algunas especies uno de los mecanismos reproductivos predomina sobre el
otro. La propagación asexual posibilita el crecimiento rápido de la
población, en la que la propagación sexual aporta variantes genéticas a la
especie, por lo tanto fomenta su adaptación y evolución.

Propagación Asexual
Es una reproducción común entre las plantas y adopta diferentes formas,
siempre con el mismo resultado. La descendencia propagada por reproducción
asexual es genéticamente idéntica a la planta.

Uno de los tipos de reproducción asexual ocurre mediante largos tallos que
se desprenden de la planta hembra o madre y se esparcen sobre el suelo.
Los nudos de estos tallos se diferencian hojas y raíces y dan lugar a plantas
juveniles denominados estolones. Cuando los estolones se implantan en la
tierra, inician su vida independiente de la planta hembra. La reproducción por
los estolones ocurre en especies como las fresas. Las plántulas, que se
desarrollan a partir de éstos, se alimentan principalmente de la planta madre, lo
que representa que es de menor mortalidad que las plántulas originadas
por germinación. Plantas como la papa producen tallos subterráneos o
tubérculos que sirven también como medios de reproducción.

Otras se reproducen a partir de ramas o tallos, que desarrollan raíces


adventicias cuando se entierran en el suelo. Estas raíces no proceden de
tejidos embrionarios, sino de tejidos adultos. Este método de reproducción se
denomina por estacas y es muy empleado por los agricultores. Las plantas
además se desarrolla mediante semillas no fertilizadas o fecundadas. Este tipo
de reproducción se conoce como partenogénesis, por ejemplo el diente de
león se propaga de esta forma.

La capacidad de las plantas para propagarse asexualmente ha servido para


desarrollar variedades vegetales, de uso alimenticio y ornamental, que
presentan características uniformes.

El conocimiento de la propagación asexual en las plantas ha permitido el


desarrollo de técnicas artificiales de reproducción, tales como el injerto que
consiste en insertar en una hendidura practicada con la corteza de una planta
con raíces, una parte de otra planta provista de una o más yemas, que pueden
brotar e iniciar el crecimiento. Numerosos árboles frutales, como los cítricos y
algunas ornamentales, como los rosales se propagan de esta forma.

Las técnicas modernas de manipulación de células in vitro permiten


reproducir virtualmente cualquier especie vegetal a partir de fragmentos de las
células meristemáticas o parenquimatosas.

Propagación Sexual
En las angiospermas, la flor es el órgano especializado en la reproducción
sexual, en ella se localiza los órganos sexuales. Varias flores albergan en la
misma estructura tanto los órganos masculinos denominados anteras y
estambres y los femeninos pistilo y ovario. Otras flores son unisexuales con
una clase de órgano sexual funcional.

Los gametos o células reproductivas masculinas se producen por meiosis en la


alteras, allí modifican su estructura hasta convertirse en granos de polen.
La estructura floral que contiene los óvulos, o células germinales femeninas,
está formada por un conducto carnoso llamado estilo y en su base se localiza
el ovario que se divide por medio de meiosis, crece formando un saco dentro
del cual se desarrollará el embrión. La fecundación se inicia cuando los
granos de polen se colocan en contacto con la parte superior del estilo,
allí los granos de polen germinan y su citoplasma desarrolla un conducto que
penetra por medio del estilo hasta alcanzar el saco embrionario.
La propagación de las plantas se refiere a las actividades que se realizan
para duplicar las plantas mediante un método sexual o asexual, depende
de cada tipo de planta en su propagación. Para que la reproducción de las
plantas se lleve a cabo se debe conocer los empleos manuales y procesos
técnicos, las estructuras y formas de la producción de las plantas, además
saber sobre las diferentes tipos o especies de la misma.

Las plantas superiores se propagan por medios asexuales y sexuales. En


algunas especies uno de los mecanismos reproductivos predomina sobre el
otro. La propagación asexual posibilita el crecimiento rápido de la
población, en la que la propagación sexual aporta variantes genéticas a la
especie, por lo tanto fomenta su adaptación y evolución.

Propagación Asexual
Es una reproducción común entre las plantas y adopta diferentes formas,
siempre con el mismo resultado. La descendencia propagada por reproducción
asexual es genéticamente idéntica a la planta.

Uno de los tipos de reproducción asexual ocurre mediante largos tallos que
se desprenden de la planta hembra o madre y se esparcen sobre el suelo.
Los nudos de estos tallos se diferencian hojas y raíces y dan lugar a plantas
juveniles denominados estolones. Cuando los estolones se implantan en la
tierra, inician su vida independiente de la planta hembra. La reproducción por
los estolones ocurre en especies como las fresas. Las plántulas, que se
desarrollan a partir de éstos, se alimentan principalmente de la planta madre, lo
que representa que es de menor mortalidad que las plántulas originadas
por germinación. Plantas como la papa producen tallos subterráneos o
tubérculos que sirven también como medios de reproducción.

Otras se reproducen a partir de ramas o tallos, que desarrollan raíces


adventicias cuando se entierran en el suelo. Estas raíces no proceden de
tejidos embrionarios, sino de tejidos adultos. Este método de reproducción se
denomina por estacas y es muy empleado por los agricultores. Las plantas
además se desarrolla mediante semillas no fertilizadas o fecundadas. Este tipo
de reproducción se conoce como partenogénesis, por ejemplo el diente de
león se propaga de esta forma.

La capacidad de las plantas para propagarse asexualmente ha servido para


desarrollar variedades vegetales, de uso alimenticio y ornamental, que
presentan características uniformes.

El conocimiento de la propagación asexual en las plantas ha permitido el


desarrollo de técnicas artificiales de reproducción, tales como el injerto que
consiste en insertar en una hendidura practicada con la corteza de una planta
con raíces, una parte de otra planta provista de una o más yemas, que pueden
brotar e iniciar el crecimiento. Numerosos árboles frutales, como los cítricos y
algunas ornamentales, como los rosales se propagan de esta forma.

Las técnicas modernas de manipulación de células in vitro permiten


reproducir virtualmente cualquier especie vegetal a partir de fragmentos de las
células meristemáticas o parenquimatosas.

Propagación Sexual
En las angiospermas, la flor es el órgano especializado en la reproducción
sexual, en ella se localiza los órganos sexuales. Varias flores albergan en la
misma estructura tanto los órganos masculinos denominados anteras y
estambres y los femeninos pistilo y ovario. Otras flores son unisexuales con
una clase de órgano sexual funcional.

Los gametos o células reproductivas masculinas se producen por meiosis en la


alteras, allí modifican su estructura hasta convertirse en granos de polen.
La estructura floral que contiene los óvulos, o células germinales femeninas,
está formada por un conducto carnoso llamado estilo y en su base se localiza
el ovario que se divide por medio de meiosis, crece formando un saco dentro
del cual se desarrollará el embrión. La fecundación se inicia cuando los
granos de polen se colocan en contacto con la parte superior del estilo,
allí los granos de polen germinan y su citoplasma desarrolla un conducto que
penetra por medio del estilo hasta alcanzar el saco embrionario.