Está en la página 1de 6

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/331482750

La investigación educativa en sociología. Educational research in sociology

Technical Report · March 2019


DOI: 10.13140/RG.2.2.32864.12802

CITATIONS READS
0 96

1 author:

Jairo Eduardo Márquez Díaz


Universidad de Cundinamarca
40 PUBLICATIONS   12 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

DESARROLLO DE ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS MEDIANTE TECNOLOGÍAS EMERGENTES PARA LA ENSEÑANZA DE LAS MATEMÁTICAS EN LA UNIVERSIDAD DE CUNDINAMARCA.
View project

Ciberseguridad View project

All content following this page was uploaded by Jairo Eduardo Márquez Díaz on 04 March 2019.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


La investigación educativa en sociología.
Educational research in sociology.

DOI: 10.13140/RG.2.2.32864.12802
Jairo Eduardo Márquez Díaz1

Introducción

La sociología en el campo de la educación, es una especialidad que tiene como objetivo


estudiar la institución social académica como estructura fundamental de la sociedad humana.
La educación de por sí es social, por lo cual, sobre ella se construye la cultura y todo lo que
ello implica para una sociedad, y en este punto entra la sociología a participar como un objeto
de la ciencia de la educación, que la estudia en diversos niveles, macrosociológico,
intermedio y microsociológico.

La sociología de la educación presenta diferentes corrientes, en la que cada una se


especializa en aspectos puntuales de la misma. En este sentido, se toman dos mecanismos de
estudio, producción y distribución. El primero se entiende como aquel donde la escuela recibe
al educando y lo transforma según sus posibilidades. El segundo, se enfoca a asignar a
diferentes posiciones sociales referidos al empleo. Es decir, que los mecanismos de
producción y distribución en materia de educación, centran sus estudios en la formación del
individuo y prepararlo para que asuma un rol en la sociedad, en la que se espera aporte a la
misma, por lo que se podría tomar como la preparación de capital humano para una nación.
Esto implica, que a la sociología de la educación le interesa conocer qué está ocurriendo al
interior y exterior de la escuela, y como ésta asume su papel de formadora de capital humano,
al igual que la interacción que tiene con el medio social. Bajo este argumento, se procede a
realizar un análisis de cómo la sociología interpreta los mecanismos enunciados bajo teorías
deterministas y voluntaristas, en la que cada una de ellas aborda el tema de la educación
desde diferentes ángulos.

Desarrollo temático

La sociología en la educación, es una ciencia de carácter explicativo, teórico y empírico,


relacionada con la pedagogía y la psicología. Como afirma Romero (2006), la sociología de
la educación, al igual que le ha sucedido a otras Ciencias Humanas, se ha ido desarrollando
no de forma lineal, sino de forma acumulativa y circular al compás de numerosas dicotomías,
alternativas, dudas, disparidades y nuevos hallazgos y visiones que los nuevos estudios
científicos sociales han ido aportando. También, la sociología de la educación parte del
carácter social de los procesos de aprendizaje, substrayéndolos del terreno meramente
individual y estableciendo las dimensiones sociales del conocimiento y sus métodos de
transmisión. (Rojas, 2014)

1
Ingeniero de Sistemas, Matemático y Física. Facultad de Ingeniería-Universidad de Cundinamarca. Trabajo
Doctorado en Educación. Universidad de Baja California.
La sociología presenta problemas de acoplo con la educación, pues deja por fuera ciertos
aspectos que al parecer son superfluos, o que deben ser analizados por otras disciplinas en la
que se observa a la escuela desde su periferia, más no desde adentro, se la ve como una caja
negra (Lerena & Fernández, 1988, p. 7), se estudia lo que entra y sale del sistema sin tener
en cuenta los procesos internos. En este punto, la sociología de la educación le da la
connotación de Escuela, a cualquier institución de educación, indistinto del nivel y modalidad
en la que funcione. La sociología plantea dos tipos de teorías para abordar el tema de la
educación en el marco social: las teorías deterministas y las teorías voluntaristas. La primera,
centra su estudio a la estructura de la educación, vista bajo el modelo binomial
estructura/acción social. La segunda, centra su estudio a la actividad humana y las estructuras
sociales en el marco cultural (acción social).

Existen otros tipos de teorías, donde la sociología estudia la relación armonía/conflicto,


enmarcada en las teorías armonicistas y las teorías conflictuales; en la primera se plantean
enfoques como el funcionalismo o el interaccionismo, que analizan a la sociedad como un
sistema libre de conflictos y pluralista, donde la entropía social es apenas perceptible, por lo
que deja por fuera conflictos que son propios de la escuela, y de elementos conexos de ésta
con su entorno social. Para el caso de las teorías conflictuales, se plantean enfoques como el
de reproducción y resistencia, que toman a la escuela como un objeto en la que se presentan
conflictos que conducen a una transformación del individuo, pero en un marco académico,
dejando de lado aspectos contemporáneos que afectan tanto positiva como negativamente
esta trasformación, como son las tecnologías de la información y comunicación, que
engloban elementos como las tecnologías y pedagogías emergentes, problemas de índole
sociocultural, calidad, cobertura y equidad de la educación, entre otros.

A las teorías mencionadas, se suma las teorías del credencialismo y estructuralismo; la


primera se interpreta cómo al individuo se le asigna o distribuye una determinada distinción
o credencial, que converge a una estratificación social. Es decir, conforme un estudiante
avanza en su proceso de formación, incluso después de la universidad, su vida académica y
profesional está marcada por credenciales, que indica ante la sociedad un estatus y una forma
de mostrar que está capacitada para afrontar diferentes roles. A esta teoría se le cuestiona, si
realmente el disponer de unas credenciales garantiza el éxito, pues dentro de su objeto de
estudio, no está saber que sucede al interior de aula de clase en cuanto al proceso de
enseñanza-aprendizaje. En cierta medida al tener en cuenta los títulos que acredita un
individuo, se presenta la disyuntiva entre la objetividad y la subjetividad de si estos
garantizan el éxito. Para el caso de la teoría estructuralista, estudia el efecto que tienen las
estructuras e instituciones sobre los individuos y los grupos. (Lerena & Fernández, 1988, p.
10) Su estudio se enfoca más hacia lo macro social sobre el cual el individuo y escuela se
desenvuelven e interactúan.

La sociología según sus diferentes teorías, aporta en cuanto al análisis crítico sobre las
estructuras sociales y de su relación con la escuela, al igual que sus realidades dentro y fuera
del aula de clase. A este tipo de participación académico-científica se asocia la sociología de
la educación, que ayuda a los profesores a adquirir el conocimiento para que desarrollen en
parte sus habilidades cuando se enfrenten al contexto donde van a desarrollar su trabajo, que
va desde los social como eje central y su relación con lo cultural, hasta lo político y
económico, todos ellos relacionados directa o indirectamente con la escuela. Por lo tanto, la
sociología de la educación abarca un sinnúmero de tópicos de carácter social, que como
afirma Rojas (2014) estudia su origen, las manifestaciones y contenido social de la educación,
las instituciones sociales de la educación, los objetivos, funciones y repercusiones sociales
de la educación, la relación entre sistema educativo y estructura social, hechos y prácticas
educativas sociales, función de la cultura en la educación y viceversa, el personal docente
como grupo profesional, etc.

La sociología de la educación engloba otras teorías complementarias, que en cierta


medida cubren aspectos que quedan desatendidos por las teorías antes mencionadas. Así, se
plantea el funcionalismo y la reacción interaccionista. El funcionalismo se considera como
la parte dominante de la sociología de la educación, donde la sociedad se estratifica, y los
individuos más capacitados tienen en sus manos las funciones más relevantes tendientes a
llevar las riendas de la sociedad. Esto significa que la escuela asume el rol de seleccionar
individuos que se distingan por sus méritos certificando en el proceso sus capacidades, con
ello, se les está señalando para que ejerzan funciones conforme a sus características. Este tipo
de actuar se asocia a la teoría del capital humano, que en la actualidad se relaciona
directamente con el crecimiento económico, donde la educación juega un papel importante
sobre la productividad laboral que tiene implicaciones serias con el desarrollo de un país.
Por consiguiente, la educación al formar parte del capital humano se concibe como un bien
de consumo e inversión. El alumno obtiene conocimientos, cualificaciones y credenciales,
que forman parte de la utilidad, que a futuro va a elevar su productividad y en la mayoría de
casos su salario y estatus social, esta es una de las razones del por qué la educación actual se
considera como una inversión.

Al observar la sociología de la educación desde la óptica del funcionalismo, es claro que


las críticas se enfocan a establecer la relación existente entre educación y estratificación, y el
impacto de estos con el factor social y viceversa, pues deja entre dicho lo que sucede al
interior del aparato educativo sobre el cual gira la escuela, pues se toma como una caja negra,
excluyendo de facto los procesos sociales que se presentan al interior de la escuela, donde la
posición es que si existen fracasos, divisiones, exclusiones, etc., el problema recae en el
estudiante. Bajo esta posición de la sociología funcionalista, es evidente que el excluir
factores de índole familiar, la posición del docente frente al proceso enseñanza-aprendizaje
y el entorno social, entre otros, los resultados pueden ser parcializados, pues no puede
atribuirse que el problema sea solo del estudiante.

En cuanto a la reacción interaccionista, Lerena y Fernández (1988) afirman que este fue
la reacción "micro", individualista y voluntarista frente al funcionalismo de vocación
"macro", estructuralista y determinista. Es decir, en contraposición al funcionalismo, la
reacción interaccionista se encarga de estudiar los procesos que suceden al interior de la
escuela. Los estudios en este campo se caracterizan por ser cualitativos, porque se considera
que la información que aporta es más rica y variada que la cuantitativa, en la que se exploran
elementos del sistema educativo y sociedad global desde un contexto sociocultural rico y
variado.

Existe otro tipo de subenfoque que estudia la sociología de la educación desde una óptica
estructuralista y de las relaciones sociales materiales, conocidas como teorías de la
reproducción y de la correspondencia. Estas teorías tienen relación directa con el proceso de
producción capitalista, que converge al concepto de capital humano, donde su aporte al
modelo sociológico en general es poco, esto en parte porque se enmarca más en
investigaciones teóricas que experimentales.

De las teorías enunciadas, la que más incidencia tiene en el estudio de la sociología de la


educación, son las denominadas teorías de la resistencia, que como su nombre lo indica, se
oponen a las teorías deterministas estructuralistas y armonicistas. La metodología de estudio
de las teorías de la resistencia es de carácter cualitativo etnográfico, en la que se presta
especial atención a variables como la clase social, género y raza, y su relación e influencia
en el proceso escolar hasta llegar a la vida activa.

Como se ha expuesto, existen diversas corrientes relacionadas con la sociología de la


educación, que exponen su estudio desde diversos ángulos dentro y fuera de la escuela. Dicho
esto, es claro que la sociología de la educación maneja sus propios cánones de la sociología
en general, sin que ello implique que el trabajo que se desarrolle en el campo de la educación
excluya de facto a la sociología general.

La sociología de la educación debe aportar lo suyo, máxime si toma como apoyo a la


pedagogía y la psicología, que confluyen hacia un factor social e integral del individuo. Bajo
este aspecto, se requiere un mayor número de investigaciones que aporten a comprensión de
un sinnúmero de variables que afectan tanto positiva como negativamente el proceso de la
enseñanza-aprendizaje, dentro y fuera del aula de clase, a lo que se suma que cada nivel y
modalidad de escolaridad presenta su propia dinámica y, por ende, hay aspectos que
requieren de un estudio particular sobre el mismo.

De lo que se observa en términos generales, es que en cierta medida se desestima la


influencia y aporte que puede dar la sociología de la educación a la escuela en sus diversas
facetas, esto en parte porque es poco pragmática y demasiado teórica. Es inevitable pensar
que la sociología de la educación solo se remita a modelos teóricos que muchas veces distan
de la realidad, es necesario un cambio, en la que se exploren y desarrollen propuestas donde
la experimentación esté en primer plano, y arroje resultados que permitan la toma de
decisiones en pro de la mejora de la escuela. Es necesario, que el Estado e instituciones de
educación, tomen en cuenta el aporte que puede hacer la sociología de la educación en pro
de la calidad de la misma, e incluso en las políticas públicas que pueden derivar, al apoyar
estudios que busquen dar solución a las diversas problemáticas enunciadas. Como caso
particular, en Colombia el modelo de la sociología de la educación, es limitado, tal como
exponen Gómez et al. (2014), dividiéndolo en dos campos, la educación y la escolarización;
esta última entendida como la asistencia y permanencia, masiva y obligatoria, de niños y
jóvenes a instituciones escolares, las que en sí mismas conforman un importante contenido y
medio de educación. Aunque existen temas de la sociología de educación que muestran
mayor interés, se evidencia que la investigación y puesta en práctica de los resultados
obtenidos es restringido, con un bajo impacto a nivel social y de la escuela en general.

Conclusión

La sociología de la educación está representada por diferentes corrientes, en la que cada


una de ellas se caracteriza por realizar un estudio de la escuela con un enfoque propio, en la
que se excluyen aspectos de índole social, académico, pedagógico y metodológico en
diferentes grados, por lo que estas corrientes denotan estar incompletas. Se evidencia, que no
se puede abordar en un solo estudio la dinámica que caracteriza la escuela, y de la interacción
de esta con su entorno social (macro, micro e institucional), cultural, político y económico,
pero tampoco se puede omitir que existen relaciones que generan una influencia positiva
como negativa en el actuar de un individuo hasta que llega a su etapa profesional. Es decir,
la sociología de la educación no puede ser tomada como un sistema cerrado, pues su
característica principal es la interacción que tiene con otros campos como la pedagogía y la
psicología, que aportan lo suyo para determinar lo que sucede dentro y fuera del aula de clase.

Lo que se observa de la sociología de la educación, es que su aporte a dar solución a las


problemáticas actuales como el bajo rendimiento académico, la deserción y fracaso escolar,
la violencia en los centros educativos tanto física como virtual, la cobertura y financiación,
entre otros, es mínima, pues es claro que no solo debe verse los problemas de la educación
desde la óptica del proceso enseñanza-aprendizaje, sino desde otros ángulos, donde los
factores de índole social, político, económico y cultural tienen gran influencia en el desarrollo
conductual y académico del individuo.

Referencias bibliográficas

Romero N. (2006). La sociología de la educación. Universidad de las Palmas de Gran


Canaria. Recuperado el 3 de enero de 2018, en:
http://www.ugr.es/~aguevara/SOCIOLOGIA_archivos/AMPLIACION_T2.pdf

Lerena C. & Fernández M. (1988). La investigación educativa en sociología. Jornadas


Nacionales sobre Investigación Educativa en España, I.C.E. de la Universidad de
Cantabria, Santander, España.

Rojas A. (2014). Aportes de la sociología al estudio de la educación (Autores clásicos).


Revista Educación Vol. 38(1), 33-58.

Gómez V., Celis J., Díaz C & Bautista M. (2014). Aportes a la sociología de la educación.
Trayectoria del Grupo de Estudios de Educación Media y Superior, 2003-2013. Rev.
Colombiana de Sociología, Vol. 37 No 0.1 ene-ju. 2014, pp. 69-98.

View publication stats