Está en la página 1de 1

Racismo en la cobertura del discurso de Greta Thunberg

Hay algo que molesta. Es idea mía o la blanquitud de Greta Thunberg hace que el discurso sobre
la crisis medioambiental sea tomado en serio tanto por los medios de comunicación como por
las organizaciones mundiales?

Lo pregunto porque esta misma lucha que lleva a cabo esta valiente y admirable adolescente
sueca, ha sido la cruzada de vida y muerte de toda una cosmovisión, representada por muchxs
sujetxs, como la Machi Millaray Huichalaf en su defensa del río Pilmaiken, o las hermanas
Quintremán en contra de la central Ralco o de Macarena Valdés en su defensa contra la
instalación de una central hidroeléctrica en la comunidad de Nehuen de Tranguil.

La lista suma y sigue y algo huele extraño, el reclamo por la defensa de los territorios, cuando
proviene desde la negritud, pareciera ser una temática poco relevante, un tanto molesta e
incómoda de abordar por los medios. Sin embargo, cuando esta misma ideología es entendida y
materializada por una activista blanca, con un lenguaje imperial, se genera una atmósfera de
admiración y farándula que hacen que todas las antenas se prendan a su alrededor.

Esta observación no es una crítica a Greta Thunberg, ella es seca y su lucha debiera ser la de todxs
los que existimos en este planeta. No obstante, no deja de ser alarmante como el racismo opera
y se escurre para todos los ámbitos de los discursos. Inclusive los más universales, como es el
cuidado por la naturaleza, son re-capturados por significaciones racistas que convierten a unos
reclamos como válidos y a otros simplemente los desecha e invisiviliza como si no existieran.
Como si a “la negra” (Macarena Valdés) no la hubieran matado ¡Cuándo esto sí sucede en Chile!
Lxs activistas territoriales provenientes desde la pobreza y la marginalidad capitalista y colonial,
terminan muertos, presos y criminalizados por los aparatajes del Estado chileno y no siendo
cubiertos por los noticieros, ni menos siendo intervinientes claves en los eventos internacionales.

Por Sandra Villanueva


Dra.(c) en ciencias sociales
Universidad de Los Lagos