Está en la página 1de 10

Recopilación tecnicas manejo conductual

1. 1. 1Recopilación de Antecedentes sobre Manejo de Conducta en Sala de Clases


I. Manejo de Conductas en el Aula pág. 1 II. Orientaciones generales para el
manejo de conductas problemáticas pág. 2 III. Estrategias de disciplina en el
salón pág. 4 IV. El Árbol Confundido (cuento terapéutico) pág. 5 Autoestima-
Valoración Personal- Reconocimiento de las propias virtudes. V. Pautas de
Control Conducta en el Aula pág. 6 Técnicas- Cuestionario Factores de Riesgo-
Ejemplos de Aplicación PrácticaMANEJO DE CONDUCTAS EN ELAULAEl
manejo de la conducta en el aula de clases es un tema que interesa y preocupa a
todos losque nos dedicamos a la docencia. En todo salón de clases existen niños
o niñas que causandisturbios o que son difíciles de manejar y no por ello se debe
sacar a estos niños causantesde disturbios fuera de la clase o cambiarlos a otros
grupos, ya que con esto se le trasladaría elproblema a otro docente o funcionario
del establecimiento. Un procedimiento de este tipofavorecerá que se agraven los
problemas y no ayudará al niño o niña a superarlas, aún así sedebe intentar
brindar ayuda o solicitarla a otros maestros especialistas en dichos problemas,al
servicio de psicología, psicopedagogía, orientación o trabajo social según sea el
caso.No hay niños problemas, sino niños con problemas, por lo que hay que
orientarnos aprocurar su pronta recuperación y reinserción en las clases.Es
preciso que los maestros estén en condición de valorar, de acuerdo a su
formaciónprofesional y en forma general, la gravedad de la conducta de los
niños con quienes se trabaja.Cuando exista sospecha de un problema latente
debe ser comunicado al psicólogo /psicopedagogo de la institución y evitar
problemas a futuro.Se pueden considerar como problemas de conducta en el aula
a aquellos comportamientosdel niño que interfieren en la consecución de metas
académicas, perturbando la adquisición ydesarrollo de habilidades escolares
básicas del propio niño y en ocasiones de sus compañerosHay dos grandes
grupos de problemas de conducta:
2. 2. 1Problemas por “exceso”, que vendrían a ser aquellos comportamientos que
por su solapresencia, su alta frecuencia o intensidad causan algún disturbio, son
los que más se observany llaman la atención. Dentro de este tipo de problemas
tenemos: la hiperactividad, laagresión, los comportamientos disruptivos como
llamar la atención, la desobediencia, ladiscriminación, el ausentismo escolar,
fraude, copias entre otros. También aquí se consideranconductas de ansiedad,
fobias y consumo de drogas.Problemas por “déficit” o defecto que vendrían a ser
aquellos comportamientos que por suausencia y/o baja frecuencia o intensidad
causan algún disturbio, en muchas ocasiones pasandesapercibidos porque son
alumnos que “hacen poco ruido” y no molestan tanto. Dentro deeste tipo de
problemas tenemos: retraimiento social, mutismo o dificultad para
comunicar,falta de motivación, la apatía y depresión.Orientaciones generales
para el manejo de las conductas problemáticas de los alumnos en el aula:La
primera consideración es centrarnos en sus problemas de conducta, no en su
persona, yen conseguir mejorar su actitud dentro y fuera del aula. Para ello es
importante y necesaria lacolaboración entre la escuela y la familia a fin de
conseguir resultados rápidos y positivos.Aspectos a tener en cuenta:1.- Recordar
en todo momento que los alumnos imitan el comportamiento de los adultos,
porlo que para conseguir un comportamiento adecuado, nosotros debemos ser un
ejemplo paraél.2.- Concretar el comportamiento: resumir lo que el alumno
debería de hacer preferentementeen términos positivos: “Céntrate en tu trabajo,
acaba tus deberes y permanece en tu sitio”.Dando estas instrucciones con voz
firme y sosegada, poniendo un “punto final” al concluir lafrase.3.- Enseñar
soluciones alternativas a los conflictos: trabajar distintos tipos de
pensamiento(ponerse en el lugar del otro, consecuencias y causas de una
conducta,…), manteniendocharlas individuales con el alumno, conversando
tranquilamente y sobretodo tratando deestablecer una relación cordial sin
intimidación (hora de tutoría, plan de acción tutorial).4.- Elogiar por sus avances
de manera concreta, adecuada e inmediata. Esto aumentará laprobabilidad de
que esta conducta se interiorice y generalice.5.- En caso de dar consecuencias /
castigos a las conductas se deberá tener en cuenta que:• Los castigos /
consecuencias a que nos referimos aquí se tratan de las pérdidas derefuerzos,
como la pérdida del recreo, de gratificaciones, de actividades preferidas… y
esnecesario tener en cuenta que:• Si se usa el castigo demasiado a menudo, el
alumno se habitúa y este deja de ser eficaz.
3. 3. 1* La consecuencia debe darse tan pronto como sea posible después de la
mala conducta.* No hay que amenazar con castigarlo y luego no seguir adelante,
pues la próxima vez no nostomará en serio.* La falta de consistencia y las
amenazas en vano conducen / refuerzan la mala conducta y seconvierten
finalmente en una dificultad mayor y en una resistencia al cambio.6.- Entre los
reforzadores que podemos utilizar están los sociales (elogios,
reconocimientos,palmear un hombro, dar una pequeño abrazo o un cariño en la
cabeza,…); los materiales(juguetes, calcomanías, golosinas…); las actividades
(más tiempo para entregar un trabajo,para hacer deporte o regresar del recreo).
El refuerzo puede emplearse con el resto de laclase, para afianzar conductas y
actitudes que se estén trabajando con el alumno.7.- Tener en cuenta que el
prestar atención a un alumno/a puede convertirse en un fuertereforzador.
Debemos tener cuidado en el uso involuntario de algunos reforzadores, como
lasreprimendas o castigos, ya que, al prestar atención por mucho tiempo al
alumno que presentala conducta problema puede venir a reforzar ese
comportamiento disruptivo.8.- Un modo eficaz de eliminar comportamientos
específicos (malas miradas, hablar sinpermiso,…) es simplemente ignorarlos.
Ignorar el comportamiento consiste en no hacer ni unmínimo caso a conductas
que desagradan y al mismo tiempo prestar atención y hacercomentarios de las
conductas positivas que agradan, sobre todo en compañeros cercanos
altransgresor. Por ejemplo, si el niño/a habla sin permiso en una clase, se le
ignora totalmente y nos dirigimos a alguien cercano a él diciéndole: “me gusta,
Gonzalo, que estés en silenciocuando Ángel nos explica sus ideas,…”9.-Tener
en cuenta la importancia de un ambiente relajado y tranquilo, ya que los
entornostensos, alborotados y desestructurados aumentan la tensión del alumno.
Se sugierereflexionar sobre qué podemos hacer para tener un entorno de aula
tranquilo y relajado.Comenzar la clase a tiempo, estructurarla señalando los
objetivos que se abordarán….Estas orientaciones son para tener en cuenta tanto
en el centro escolar como en el ambientefamiliar. Es importante la coordinación
y el diálogo entre ambos para que se alcancenrápidamente los objetivos trazados
y mejore la convivencia entre alumno – profesor – familia.Juana
PachecoLicenciada en Psicología Clínica. Especialidad en Técnicas Cognitivo
Conductualeshttp://www.tangram.edu.pe/boletines/manejo-de-conductas-en-el-
aula
4. 4. 1Estrategias de disciplina en el salónHoy en día oímos muchas situaciones
que surgen en el salón de clases. Los maestros son laspersonas que más tiempo
pasan con los estudiantes. Definitivamente que no es tarea fácil enestos tiempo
ser maestro. A continuación algunas estrategias para promover la disciplina enel
salón:1.Sea amigable, pero firme2.Establezcas normas claras3.Mantenga la clase
motivada4.Utilice las técnicas de modificación de conducta (refuerzo positivo y
refuerzo negativo)5 Tengas charlas privadas con los padres6 Ignore la conducta
negativa y establezca refuerzo de inmediato7 Averigüe las razones por las cuales
el niño pueda ser inquieto.8. Utilice el castigo como último
recurso.Recomendaciones para prevenir problemas de conductaEn muchos
hogares los padres enseñan a sus hijos de forma accidental a portarse mal.
Deigual forma muchos niños enseñan a sus padres a ser regañones. Lo irónico es
que en muchasfamilias los padres sin darse cuenta premian las conductas
indeseables de sus hijos e ignorarlas apropiadas. En otras ocasiones es el medio
que provoca el problema Para evitar lo anteriorpresentamos una serie de
recomendaciones que pueden servir para prevenir la aparición deproblemas de
conducta:Elabore un calendario u horario de actividades, organice la actividad
del niño, mantenga a suniño bajo observación constante. Para controlar la
conducta del niño no utilice el castigo, alcontrario debe usted premiar al niño
cuando se comporte apropiadamente y cobrarle dealguna manera cuando se
comporte
inapropiadamente.http://problemasdeconductaenelsalondeclase.blogspot.com/M
OTIVACION EN LA DISCIPLINAA través de los años como educadora he
aprendido mucho sobre la conducta y disciplina delos niños. Un factor que
entiendo que es determinante es la motivación. Los niños, y tambiénlos adultos,
responden a los estímulos positivos. Cuando un niño es motivado,
desarrollamayor interés en la clase. Eso va a resultar positivo, ya que desarrolla
empatía y pertenenciade grupo y su disciplina puede mejorar. Educar y
disciplinar a un niño es una tarea difícil,pero llena de grandes
satisfacciones.http://zuseri.blogspot.com/2006/03/motivacion-en-la-
disciplina.html
5. 5. 1EL ÁRBOL CONFUNDIDO (Cuento Terapéutico)Autoestima- Valoración
Personal- Reconocimiento de las propias virtudes y valoración personalHabía
una vez -en algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que
podría sercualquier tiempo-, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales
y bellísimos rosales,todos ellos felices y satisfechos.Todo era alegría en el
jardín, excepto por un árbol profundamente triste.El pobre tenía un problema:
"No sabía quién era"...Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano, -
Si realmente lo intentas, podrástener sabrosísimas manzanas-. -¿Ves qué fácil
es?--No lo escuches...-, exigía el rosal. -Es más sencillo tener rosas. - ¿Ves qué
bellas son? Y el árbol,desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no
lograba ser como los demás, sesentía cada vez más frustrado.Un día llegó hasta
el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación delárbol, le
dijo: -No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos
seressobre la tierra. Yo te daré la solución-:-¡No dediques tu vida a ser como los
demás quieran que seas. Sé tú mismo, conócete, y paralograrlo, escucha tu voz
interior!-.Y dicho esto, el búho desapareció.-¿Mi voz interior?... ¿Ser yo
mismo?... ¿Conocerme?... - Se preguntaba el árbol, desesperado,...¡CUANDO
DE PRONTO, COMPRENDIÓ!Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el
corazón, y por fin pudo escuchar su voz interiordiciéndole: -Tú jamás darás
manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cadaprimavera, porque no
eres un rosal-.-¡Eres un roble!-. -Y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar
cobijo a las aves, sombra alos viajeros, belleza al paisaje... Tienes una misión:
¡Cúmplela!Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo, y se dispuso a ser
todo aquello para lo cualestaba destinado.Así, pronto llenó su espacio y fue
admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardínfue completamente
feliz.Yo me pregunto, al ver a mi alrededor, -¿Cuántos serán robles que no se
permiten a sí mismoscrecer?.... ¿Cuántos serán rosales que, por miedo al reto,
sólo dan espinas?.... ¿Cuántos,naranjos que no saben florecer?En la vida, todos
tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar. No permitamos quenada
ni nadie nos impida conocer y compartir la maravillosa esencia de nuestro
ser.¡NUNCA LO OLVIDES!
6. 6. 1PAUTAS CONTROL CONDUCTA EN EL
AULAhttp://www.psicodiagnosis.es/areaescolar/pautascontrolconductaaula/inde
x.php1- Introducción2- Por dónde empezar:A) IDENTIFICARB)
CONOCERCuestionario Factores de riesgoAnálisis de los factoresC)
ACTUARLos diferentes trastornos y técnicas de elección1- IntroducciónLas
orientaciones generales que aportamos a continuación están dirigidas a los
diferentesprofesionales de la enseñanza y tratan de aportar algunas pistas que
sean de utilidad en elcontrol y modificación de conducta en el ámbito
escolar.Consideramos que los maestros o educadores no tienen por qué hacer de
psicólogos. Noobstante, sí que pueden aprovechar algunos de sus principios
aplicados para desempeñar sulabor con mayor eficiencia y capacidad. El
objetivo es poder minimizar las conductasdisruptivas que suponen para el
maestro un gran desgaste y para la clase una alteración delrendimiento.Con
cierta frecuencia asistimos a grandes propuestas teóricas acerca de cómo debe
ser o no laEducación o la Enseñanza, sin embargo, olvidamos un aspecto
esencial: dotar de instrumentosaplicados, orientados en el aquí y ahora, en el
contexto diario del aula, donde maestros yeducadores tratan de trabajar con un
grupo cada vez más heterogéneo e inmerso en unasociedad en constante
cambio.2- Por dónde empezar:A) IDENTIFICAR: Se trata de identificar a los
niños o componentes de los grupos problemáticos.B) CONOCER: Analizar de
qué tipo de niño o grupo se trata.C) ACTUAR: Elegir las técnicas y estrategias
de intervención adecuadas.
7. 7. 1A) IDENTIFICAREl primer paso que planteamos para afrontar las
conductas disruptivas en el aula supone laidentificación de los agentes
disruptivos.Cuando se trata de sujetos individuales la identificación es
relativamente fácil. No obstante,con frecuencia, estas conductas aparecen
sostenidas por dinámicas de grupo que no resultantan obvias.En este último caso
se hace necesario el análisis de sus diferentes componentes. ¿Se trata
deindividuos que comparten similitudes (cultura, raza, etnia...) o es un grupo
heterogéneo? ¿Québeneficios pueden comportarles las mencionadas conductas:
reafirmación ante el grupo,desgaste y manipulación del maestro, no realizar
ciertas actividades..? Si desciframos algunasde estas claves podremos actuar con
mayor eficacia.B) CONOCERSabemos que la conducta inapropiada, también en
clase, obedece a causas multifactoriales. Noes nuestra intención presentar aquí
un amplio debate acerca del tema (las personasinteresadas pueden ir a nuestra
página: Problemas de Conducta, para conocer con mayordetalle estos aspectos a
nivel general). Sí, pero, se hace necesario a nivel de las personas quedesean
aplicar técnicas conductuales conocer delante qué tipo de niño o grupo
nosencontramos. No se trata de efectuar una evaluación a fondo, cosa más
propia de lospsicólogos, sino de revisar la información de que disponemos para
obtener datos relevantes yayudarnos a comprender como debemos actuar.A nivel
informativo (para el caso de sujetos individuales) adjuntamos un breve
cuestionarioen el que se contemplan los diferentes factores de riesgo que son
susceptibles de provocar ymantener conductas disruptivas en la escuela, tanto a
nivel de Enseñanza ordinaria como enCentros de Educación Especial.Se han
introducido factores genéticos, ambientales, de temperamento y afectivos.
Elcuestionario aporta una puntuación total de riesgo pero también permite un
análisis del pesoespecífico de cada factor para conocer más a fondo al niño y
tomar las decisiones másadecuadas.Cuestionario Factores de RiesgoA mayor
puntuación obtenida en este cuestionario, mayor es la probabilidad de la
presencia deepisodios conflictivos y peor pronóstico en su evolución y
corrección.Los diferentes ítems se puntúan con 0 (respuesta negativa a la
pregunta) o 1 (respuestaafirmativa). El resultado sólo pretende aportar una
aproximación para evaluar el peso total delos diferentes factores que influyen en
la génesis y mantenimiento del problema. No tiene ningúnotro cometido ni valor
diagnóstico. Sin embargo, de su análisis, podemos obtener algunos datospara
orientar mejor nuestra actuación.
8. 8. 1Ítem Nº Pregunta SI=1; NO=0.1- ¿Hay antecedentes familiares de problemas
de conducta o salud mental?2- ¿Vive en un entorno marginal con alto riesgo
social?3- ¿Pertenece a una familia desestructurada (separación de los padres),
crianza con otras figuras familiares (abuelos, tios...)?4- ¿Se conocen malos tratos
hacia el niño (físicos o psíquicos), abandono, negligencia o incumplimiento de
los cuidados básicos del mismo (comida, higiene, escolarización, etc..)?5- ¿Las
primeras conductas disruptivas se manifestaron antes de los 5 años?6- ¿Estas
conductas son persistentes y permanecen a lo largo del tiempo a pesar de sufrir
fluctuaciones en su frecuencia e intensidad?7- ¿Disfruta de actividades que
suponen riesgo físico para él mismo u otros?8- ¿Existen paralelamente a las
conductas disruptivas un retraso significativo en el aprendizaje escolar?9- En
niños mayores: ¿hay conductas de riesgo como ingesta regular de alcohol o
sustancias?10- ¿Es temido o rehusado por una parte significativa de sus
compañeros en el colegio?11- ¿Sus padres o tutores no se muestran
colaboradores y no suelen asistir regularmente a las reuniones en el colegio?12-
¿Tiene el niño un patrón de comportamiento caracterizado por dos o más de las
siguientes características?: Hiperactividad; Impulsividad, Déficit Atencional,
Baja tolerancia a la frustración.Interpretación resultados:Puntuación total
ValoraciónDe 0 a 4 puntos El niño presenta ningún o pocos factores de riesgo y,
por tanto, su evolución debería ser positiva. Si aparecen conductas disruptivas
pueden deberse a circunstancias temporales.De 5 a 8 puntos Se sitúa en una zona
media o media-alta de riesgo para presentar episodios disruptivos frecuentes y
de cierta intensidad. Su evolución dependerá del control de los diferentes
factores de riesgo y el seguimiento por parte de los diferentes profesionales de la
salud.De 9 a 12 puntos En esta franja se sitúan los niños con peor pronóstico al
presentar casi todos los factores de riesgo. En este grupo se incluirían los casos
más patológicos con necesidades atencionales especiales.Independientemente de
la puntuación total obtenida por un niño determinado, es interesante
9. 9. 1comprobar si existe predominio de alguno de los factores de riesgo. En la
siguiente tabla sehan agrupado los diferentes ítems según al factor al que
pertenecen.Ítems nº Tipo de Factor1 Genético5, 6, 7, 12
Temperamento/Personalidad2, 3, 8, 9 Ambiental4, 10, 11 AfectivoAnálisis de
los factores:-Predominio de los factores genéticos, temperamento o
personalidad:Los niños en los que predominan estos factores presentan
conductas persistentes, con mayordificultad para su extinción o control. Suelen
precisar medicación para optimizar losresultados. En la escuela, las mejores
técnicas para su control son los procedimientosoperantes. No soportan que se les
lleve la contraria y presentan muy baja tolerancia a lafrustración. Tampoco que
se les levante la voz o se les amenace con castigos o consecuenciasnegativas
debidas a su conducta.Entablar discusiones acaloradas con ellos supone entrar en
su terreno y podemos propiciaruna mayor activación. Todo ello no quiere decir
que debemos ser tolerantes ante susconductas o no castigarles sino que cuando
lo hagamos sea con firmeza, con seguridad, perosin estridencias.El niño debe
saber que deseamos ayudarle pero que hay ciertos límites que no
puedensobrepasarse.-Predominio de los factores ambientales:Se trata también de
factores que ejercen una notable influencia sobre la conducta. Encombinación
con los anteriores pueden agravar los problemas significativamente. Cuando
hayun predominio de estos factores resulta muy útil combinar los
procedimientos operantes conla práctica de habilidades sociales y también las
pautas educativas de prevención de riesgos.Los niños que provienen de entornos
marginales pueden haber observado y aprendidomodelos de interacción con los
otros basados en la amenaza, la ley del más fuerte o en valoresque se apartan de
las normas sociales básicas. Muchos de ellos presentarán un retrasosignificativo
en los diferentes aprendizajes debido a que han crecido en un ambiente
pocoestimulante y propicio.En la adolescencia configuran una población de alto
riesgo para consolidar conductasviolentas o adictivas. Parte de la interacción con
ellos debe basarse, pues, en ofrecerlesmodelos alternativos. Probablemente no
podremos cambiar su entorno pero sí intentar darlesuna perspectiva diferente
siempre desde el respeto a sus orígenes y creencias.-Predominio de los factores
emocionales o afectivos:
10. 10. 1Configuran una población heterogénea en la que se incluyen todos los niños
que durante suinfancia han sufrido abusos, malos tratos físicos o psíquicos,
negligencia o abandono por partede los padres o pérdida de alguno de los
progenitores. También pueden incluirse aquellosniños que, pese a pertenecer a
familias de clase media sin problemas aparentes, han padecidoalgún tipo de
restricción afectiva (vínculo apego mal establecido, niño no deseado,
niñosobreprotegido, etc.).Cuando predominan estos factores en un niño que
presenta conductas disruptivas en el aula,es posible que lo haga para llamar la
atención del maestro. Frecuentemente puedeinterpretarse como una demanda de
ayuda desadaptada a pesar de que el niño no sea capazde identificar con claridad
qué le ocurre. Muchos niños viven con cierta "normalidad" sufrirmalos tratos
por parte de personas allegadas dado que no han conocido otra cosa.Destacar
que, en general, los niños que han sufrido importantes carencias
afectivas,dependiendo de la presencia de otros factores de riesgo, pueden
desarrollar tanto conductasexternalizantes (conductas disruptivas, agresivas,
violencia...) como internalizantes(depresión, retraimiento, etc.), también una
mezcla de ambas.El trato con este colectivo debe basarse en encontrar un
equilibrio entre marcar los límitesy proporcionar un apoyo afectivo que les
permita desenvolverse con mayor seguridad en elentorno escolar. Es un juego de
equilibrios no siempre fácil de poder regular en nuestromedio.C) ACTUAREn
este apartado vamos a tratar de orientar la actuación según la información
recogida hastaahora.En un primer momento se ha procedido a la identificación
del individuo o grupoproblemático, posteriormente hemos aportado pistas acerca
de las características generalesde la actuación dependiendo del tipo de factores
de riesgo predominantes en un individuoconcreto. Ahora es necesario elegir cuál
es el plan de actuación o estrategia a seguir.Ello va a depender de si queremos
modificar la conducta en un grupo o la intervención va adirigirse a un
individuo.En general, las estrategias que se exponen en estas páginas son
susceptibles de ser aplicadastanto individualmente como a nivel de grupo,
siempre que seamos capaces de adaptarlasdebidamente teniendo en cuenta la
edad de los niños y las circunstancias de la escuela(Ordinaria, Educación
Especial) o nivel del aula.Las diferentes técnicas son complementarias, es decir,
no deben entenderse como un únicosistema de intervención, sino como
diferentes herramientas susceptibles de combinarse entreellas para ajustarse a
nuestras necesidades. De la creatividad y preparación de cada personadependerá
el obtener unos resultados óptimos.A continuación se expone, a modo de
sugerencia, una tabla para orientar la elección enfunción de los diferentes
trastornos.Algunos trastornos y técnicas de elección
11. 11. 1-Hiperactividad, Déficit Atención, ImpulsividadEn niños hiperactivos o con
sintomatología T.D.A.H. las técnicas habituales de elección son laeconomía de
fichas y las restantes técnicas operantes. Las estrategias paradójicas
puedenutilizarse puntualmente (en caso de rabietas u otras conductas
disruptivas) y como parte deun sistema más completo de actuación. En niños a
partir de 8 o 9 años y con suficiente nivelcognitivo puede también utilizarse el
Principio de Premack.-Niños desobedientesLa economía de fichas puede tener
en este colectivo un rendimiento irregular dependiendo dela severidad de la
desobediencia. En general, a mayor intensidad y frecuencia de estasconductas su
eficacia disminuye, dado que el niño enseguida percibe que no alcanzará
elobjetivo marcado como premio.Por su parte los diferentes procedimientos
operantes pueden ser de gran ayuda si se utilizanadecuadamente.Para situaciones
concretas pueden también aplicarse algunas de las estrategias paradójicas.-Los
oposicionistas – desafiantesSin duda conforman uno de los grupos con mayor
riesgo de presentar conductas disruptivaspersistentes y de difícil tratamiento. En
general se caracterizan por un bajo nivel de toleranciaa la frustración y cualquier
pequeño incidente puede convertirse en el estímulo quedesencadene un episodio
de violencia verbal o física.En cualquier intervención conductual con este tipo
de niños deberemos tener en cuenta de nocaer en la trampa de abrir una
discusión abierta acerca de sus razones. Ellos se encuentran ensu terreno cuando
son recriminados en voz alta, en especial, si el educador o maestro pierdelos
nervios ya que ello puede agravar el episodio. Dentro de lo posible es
recomendable que elniño perciba seguridad en el adulto que le impone las
medidas correctoras con un tono firmepero no amenazante.En algunas
situaciones concretas pueden utilizarse estrategias paradójicas para cambiar
elorden de las contingencias y crear un nuevo espacio de actuación. No obstante,
las técnicasmás utilizadas son las operantes en algunas de sus variantes y según
el caso.-Alumnos poco motivadosRecomendamos en niños mayores de 8 o 9
años la utilización del Principio de Premack conalgunos componentes de las
técnicas operantes, en especial, la Economía de Fichas (en el casode los más
pequeños).-Alumnos con Retraso Mental, T.G.D. o espectro autista en
Educación Especial
12. 12. 1En estos ámbitos las técnicas más utilizadas son los procedimientos
operantes. En particularel Refuerzo positivo y negativo, el Modelado, el Tiempo
Fuera, la Retirada de Atención o elcastigo en algunas de sus
variantes.ESTRATEGIA PARADÓJICA EN LA
ESCUELAhttp://www.psicodiagnosis.es/areaescolar/tecnicasmodificacioncondu
ctaaula/estrategiaparadojicaenescuela/index.php1- Resumen de la técnica2-
Fundamentos teóricos3- Descripción4- Su funcionamiento5- Limitaciones y
precauciones en su uso6- Casos prácticos1- Resumen de la técnica:Ámbito de
aplicación: Estas técnicas se suelen utilizar puntualmente en casos concretos y
especialmente cuando otros recursos más habituales no han funcionado. Puede
utilizarse para contrarestar conductas disruptivas de desobediencia, negativismo
o de tipo desafiante-oposicionista. Principalmente cuando estas conductas
suponen además intentos para acaparar la atención de los demás sean
compañeros o maestros.Edad: Puede utilizarse a cualquier edad con los ajustes
pertinentes. En alumnos de escuela ordinaria y de educación especial que tengan
el nivel cognitivo suficiente.Puntos fuertes: Supone un recurso alternativo
cuando otras estrategias más convencionales no han acabado de funcionar.
Introducen elementos nuevos no esperados en las consecuencias de las
conductas disruptivas y provocan en los niños o jóvenes un cortocircuito en el
círculo habitual acción-reacción.Limitaciones: No hay patrones fijos a seguir.
Depende de la creatividad de la persona que lo utiliza y la elección del momento
y la situación. Puede provocar, si no se utiliza adecuadamente, un efecto
reforzador de la conducta que intentamos controlar. Una vez utilizada una
estrategia determinada ésta deja de ser sorprendente y no tendrá un efecto tan
contundente como cuando se utilizó por primera vez.2- Fundamentos teóricos
13. 13. 1Las estrategias que vamos a plantear en esta página suponen una adaptación
de algunos delos principios de la llamada Intención Paradójica expuesta
originalmente por el Dr. VictorFrankl en 1.936 y 1.946. Desde entonces han sido
aplicados en diferentes contextos ysituaciones dentro de la Modificación de
Conducta.3- DescripciónEsta técnica recibió la denominación de “paradójica”
dado que los procedimientos seconstruyen para sorprender. Son contrarios a las
expectativas de los pacientes, a sus propiasexpectativas de lo que se espera de
ellos y, en definitiva, ocurre un cambio drástico en laforma de sentir y afrontar el
problema.En general, las técnicas paradójicas en psicología, implican pedir al
paciente que haga oaumente la frecuencia precisamente de lo que se quiere
evitar.Los mejores resultados se dieron en personas en las que asociados al
problema que había detratarse, presentaban ansiedad anticipatoria. Por ejemplo,
a un niño que no podía dormir(insomnio), se le pedió que preparara su
habitación para no dormir durante toda la noche. Asíel niño disponía sus
juguetes preferidos para entretenerse y eliminaba la tensión que leproducía el
hecho de pensar que se acercaba la noche y no podría conciliar el sueño.
Elresultado es que se quedaba dormido.Pero lo que nos interesa aquí de la
técnica es su efecto sorprendente, novedoso, no esperado.Muchas conductas
disruptivas, tanto en casa como en el colegio, tienden a cronificarse. Losmismos
hechos se repiten una y otra vez en un círculo vicioso en el que los
diferentesprotagonistas ya conocen el final. Existe una especie de
“acomodación” a los hechos ycircunstancias pese a que sean dolorosas para
todos. Estos episodios cíclicos pueden intentarromperse precisamente con
estrategias paradójicas, aprovechando su poder para cambiar lascontingencias
habituales y esperadas.4- Su funcionamientoLuis era un niño de 10 años que
presentaba numerosas conductas disruptivas. Sus padresestaban especialmente
preocupados por la actitud del niño que cada vez que se enfadaba sesubía a un
armario. Dentro de un programa más estructurado en el que se incorporó
laeconomía de fichas, se le dijo al niño que si se subía al armario debería
permanecer allí undeterminado tiempo, en caso contrario perdería puntos.Por
qué funciona:1º- Las instrucciones resultan paradójicas (no esperadas para el
niño). Se le pide que hagajusto lo que él está acostumbrado a hacer para llamar
la atención y provocar el enfado de lospadres. Ello supone un cambio de
contingencias en la situación.2º- Si el niño está acostumbrado a ser
desobediente, le provocamos una situación deperplejidad, dado que ahora la
desobediencia sólo se puede dar en sentido contrario, es decirpara desobedecer a
sus padres debería bajar inmediatamente del armario.
14. 14. 13º- Por otra parte, el hecho de subirse al armario se convierte en aversivo ya
que si efectúa laconducta ya no se le obliga a bajar (no hay enfado de los padres)
y además tiene que estar untiempo allí si no quiere perder puntos.En resumen, el
poder de la técnica se basa en su capacidad de sorprender y cambiar
lascontingencias de las situaciones, en especial, aquellas que se han
cronificado.5- Limitaciones y precauciones en su usoComo limitaciones hay que
señalar que no se trata de una técnica estructurada sino de unprincipio teórico
basado en la intención de crear un cambio de perspectiva. Por tanto,
cadaintervención depende mucho de la persona que lo aplica, su creatividad,
idoneidad en elmomento y el tiempo preciso para que ejerza efectos positivos.El
uso de estas técnicas es más adecuado cuando los métodos tradicionales ya se
han agotadoo nos encontramos ante una situación complicada o imprevista y
tenemos que buscar unelemento novedoso para salir de la situación lo mejor
posible.Imaginemos una clase con 25 adolescentes y un joven que se muestra
muy desafiante y se niegaa abandonar el aula tras ser expulsado por el maestro.
La situación es tensa y el joven puedeexplotar si es obligado a salir. Por otra
parte el maestro no cuenta, en ese momento de ayudasexternas. El joven sigue
afirmando que no va a salir del aula bajo ningún concepto y va apermanecer en
ella pase lo que pase. La autoridad del maestro está siendo puesta en
evidencia.¿Cómo pueden ayudarnos aquí las estrategias paradójicas?En esta
situación, necesitamos urgentemente hacer un requiebro, lanzar una bola de
humo ycambiar el guión de las contingencias esperadas. El joven probablemente
espera entrar delleno en el conflicto. Es su decisión frente a la del maestro. Sin
embargo, esto va a cambiar. Elmaestro decide aceptar la decisión del joven de
quedarse en el aula a toda costa, pero a la vez,mantiene que éste debe seguir
separado del grupo por lo que maestro y resto de alumnosabandonan el aula y
van a dar la clase a otro recinto.Evidentemente esta actuación depende de las
posibilidades del colegio y, en todo caso, noexime al alumno agresivo de recibir
posteriormente las consecuencias correspondientesprevistas por la dirección del
Centro. Lo que nos interesa es que maestro y compañeros hansalvado la
situación de la mejor manera posible ante un hecho imprevisto. Pese a que
sepuede pensar que el alumno desafiante puede entonces reaccionar siguiendo a
los alumnos ensu salida de clase, esto ocurre raramente ya que, de entrada, el
primer efecto suele ser laperplejidad por el cambio de las contingencias
habituales.Otra de las limitaciones de las estrategias paradójicas es que a medida
que las utilizamospueden ir perdiendo su capacidad “sorpresiva” y las
situaciones se vuelven de nuevo a serprevisibles. Por tanto, es importante la
creatividad e ir introduciendo factores novedosos enfunción del caso.6- Casos
prácticos
15. 15. 1Ejemplo 1P. es un adolescente de 14 años que asiste regularmente al
colegio pero no muestra ningúninterés por aprender. Pertenece a un grupo étnico
y social de riesgo con carencias económicas. Aello se le une la pérdida por
enfermedad de la figura paterna. En la escuela se niegasistemáticamente a
trabajar creando un problema a los maestros en el aula. Con
frecuenciadesatiende sus instrucciones no siguiendo las actividades
correspondientes.Como parte de la estrategia de intervención, se aconsejó a los
maestros de P. utilizarestrategias paradójicas en el aula. Se le dio permiso al
joven para no hacer nada durante todala jornada. Quedaba exento de efectuar
cualquier actividad, sólo debía permanecer callado yquieto en su sitio. Al mismo
tiempo se le recordaba que no debía hacer nada en el caso deintentar sumarse a
cualquier actividad por su cuenta. La idea era tenerlo muerto deaburrimiento y
que fuera el niño quien tuviera la necesidad de solicitar incorporarse altrabajo en
el aula.Ahora las contingencias habían cambiado. P. se daba cuenta que era peor
(menos reforzante)no hacer nada, que ir efectuando las actividades, a pesar de
que algunas de ellas no legustaban. No se le imponía trabajar sino que era él
mismo quien lo decidía como mal menor.Ejemplo 2Rafa es un niño de 7 años
que tiene algunos problemas de conducta, especialmente, con sumadre. Con
frecuencia al salir del colegio y cuando lo viene a buscar se niega a subir al
coche ycomienza todo un repertorio desafiante. El niño se niega a ir a casa. La
madre intentaconvencerle con todo tipo de promesas, mientras que el niño sigue
ignorándola..........Diferentesadultos que están cerca del niño intentando
convencerle de que obedezca a la madre lo que nohace sino incrementar su
rebeldía al sentirse el centro de la atención. Definitivamente el niño noobedece a
razones de nadie.En este caso, la maestra que observó la situación, lo que hizo
fue dirigirse a la madreinvitándola a que no prestara atención al niño. Acto
seguido ambas se dirigieron,tranquilamente y hablando entre ellas, al coche de la
madre situado a unos 30 metros dedonde estaba el niño. Subieron al mismo y
cerraron las puertas mientras seguían sin prestarleatención. El niño perplejo lo
miraba desde lejos pero no comprendía qué pasaba y por qué yanadie le decía
nada. La siguiente instrucción de la maestra fue que pusiera en marcha el motore
hiciera la intención de arrancar. El niño no tardó en subir al coche
voluntariamente pero concierta desorientación acerca de lo que había ocurrido
dado que el guión cotidiano se habíaroto.El hecho de que su madre y la maestra
le dejaran de prestar atención ante su malcomportamiento y se subieran al coche
sin obligarle a él, creó en el niño una descolocacióntotal al ser elementos
novedosos y que no obedecían a la secuencia habitual.Evidentemente no se trata
de hacer cada día un número.Muchos pueden pensar que al niño se le puede
sorprender sólo una vez. No obstante, este tipode recursos, ante situaciones
puntuales, creados con imaginación, y formando parte de un
16. 16. 1tratamiento más estructurado, pueden contribuir a su éxito ya que ayudan a
romper loscírculos viciosos.*BibliografíaAl comienzo o final de cada artículo
aparece el vínculo web específicodesde el cual se obtuvo la información. Gloria
Herrera Psicóloga Mención Clínica