Está en la página 1de 2

Hábitos saludables en la oficina, ¿aumenta la

productividad?
Según la OMS, un entorno de trabajo saludable en un lugar donde todos trabajan unidos
para alcanzar salud y bienestar.
ara la Organización Mundial de la Salud (OMS) en “Entornos Laborales Saludables:
Fundamentos y Modelo de la OMS”, todas las personas, quienes pertenecen a una
compañía, deben trabajar unidos para proporcionar condiciones físicas, psicológicas,
sociales y organizacionales que protegen y promueven la salud y la seguridad a todos los
miembros de la fuerza de trabajo. Esto permite a los jefes y trabajadores tener cada vez
mayor control sobre su propia salud, mejorarla y ser más enérgicos, positivos y felices.

Tener ambiente de trabajo seguro y saludable ayuda a que los trabajadores hagan sus
funciones a gusto, y no es un secreto que si las personas trabajan felices, hacen sus tareas
de forma más positiva y productiva. Además, disminuir la probabilidad de accidentarse y
enfermarse, reduce el ausentismo laboral por accidente o enfermedad.

Javier Salcedo Martínez, psicólogo y especialista en Higiene, Seguridad y Salud en el


Trabajo explica: “La implementación de buenos hábitos en el trabajo permite optimizar
el tiempo y desarrollar las labores de manera más eficiente. Esto no solo se enmarca en
el aprovechamiento del tiempo, sino también en los costos que implica tener un trabajador
incapacitado o re ubicado en una labor diferente a la cual fue contratado”.

Tener el bienestar y salud en oficinas es un trabajo que se debe realizar con la ayuda de
los trabajadores y empleadores, para ello es importante asumir hábitos saludables, y las
empresas están en la obligación de enseñarlos y promoverlos, ya que ayudan a los
empleados a hacer mejor sus trabajos, el promoverlos representarán beneficios directos
para todos.

Seis hábitos saludables para implementar en tu oficina


Javier Salcedo Martínez recomiendan seis hábitos fáciles de implementar y que traen
múltiples beneficios a la compañía:

1. Tomar pausas cortas que impliquen desplazamiento del puesto de trabajo. Por ejemplo:
ir al baño, tomar un café, ir a saludar al compañero; también tratar de usar las escaleras y
evitar el ascensor.

2. Establecer tiempos de esparcimiento durante la jornada laboral; permite mejorar el


ambiente laboral, afianza el sentido de pertenencia hacia la compañía y sirve como factor
protector de las relaciones sociales en el trabajo.

3. Hacer pausas activas que significa realizar estiramientos periódicos y movilidad


articular, lo que son muy beneficiosos y previenen la aparición de traumas musculo
esqueléticos.

4. Realizar cambios en la rutina diaria que no afecte el trabajo, pero que permitan percibir
diferente el espacio laboral. Cambios en la organización del puesto de trabajo y la
secuencia en la realización de tareas son hábitos saludables y provechosos para la
construcción de espacios laborales saludables.

5. Respetar el tiempo de cada actividad, es decir, el tiempo de descanso, alimentación y


recreación debe respetarse y no interrumpirse por actividades laborales; ya que si se
interrumpen, genera la percepción de trabajo prolongado y constante, lo que agota
fácilmente al trabajador.

6. Seguir las recomendaciones del área de Seguridad y Salud en el Trabajo de la


compañía, ya que las acciones de control que realiza el empleador pierden funcionalidad
cuando el trabajador prefiere seguir manteniendo sus malas prácticas.

Los músculos y las articulaciones, se deben proteger en la oficina

Muchos podrían pensar que los trabajos de la oficina no pueden ser riesgosos para el
organismo, porque se está sentado en un puesto frente a un computador, no haciendo
actividades físicas de alto impacto propiamente; pero realmente el hecho de que se está
casi ocho horas diarias en un misma posición y haciendo actividades repetitivas y en
puestos no adecuados podrían exponer los músculos y las articulaciones a lesiones.

La lesiones músculo esqueléticas son el 90 por ciento de las enfermedades laborales del
país, según las cifras de la segunda encuesta nacional de condiciones de salud y de trabajo
del Sistema general de Riesgos Laborales del Ministerios del Trabajo de Colombia, y son
lesiones que se pueden prevenir cambiando malas prácticas en el puesto de trabajo. Por
eso, Liceth Jimenez Cortes, Fisioterapeuta, especialista en ergonomía y asesora en
prevención, da unos consejos para implementar en los puestos de trabajo y prevenir
futuras lesiones:

1. Sillas: Ajustar la silla a su cuerpo. Ajustar su asiento hasta que los codos queden en
línea recta con la mesa de trabajo. Apoye siempre su espalda en el espaldar de la silla. La
cadera y las rodillas deben estar alineadas.

2. Pantalla: La distancia entre el trabajador y la pantalla debe estar entre 40 a 70


centímetros. El borde superior de la pantalla debe de esa estar alineada con la horizontal
de los ojos para evitar cansancio ocular.

3. Teclado y mouse: El teclado y el mouse deben estar ubicados uno al lado del otro. Los
antebrazos deben tener un espacio mínimo de 10 centímetros con respecto al borde de la
mesa para apoyarlos.

- Procurar al digital usar todos los dedos, esto evita la sobrecarga de trabajo en los dedos
de las manos.

- Para el manejo del mouse, realice los movimientos desde codo y evite hacerlo a partir
de la muñeca.