Está en la página 1de 10

LA IMPORTANCIA DE LA CONFIANZA Y EL TRABAJO EN EQUIPO

“El trabajo en grupo nace de una unidad colectiva real y parcial, directamente
observable y fundada sobre actitudes colectivas, que tienen una obra común que
cumplir”.
¿Qué es confianza? El término confianza tiene diferentes significados para
diferentes personas. Como este término lo utilizaremos en el contexto de un
equipo o grupo de trabajo, conviene que los integrantes del mismo desarrollen un
lenguaje común sobre lo que es confianza y cómo se puede mejorar la misma.
Diferentes definiciones de diccionario relacionan la confianza con la integridad,
honestidad, credibilidad, veracidad y fe en una persona. En este contexto, la
confianza se puede definir como… “la elección que hace una persona de creer en
algo o alguien”. Creer en alguien conlleva el convencimiento de que esa persona
actuará con honestidad, integridad y veracidad. Lo cual también implica que dicha
persona se considera consistente en cuanto a que lo que piensa, lo que dice y lo
que hace. Y por supuesto, lo que hace es veraz y confiable. De manera, que para
ser confiable y ganarse la confianza la persona tiene que ser técnicamente
competente en su campo de peritaje y actuar centrada en principios éticos y
morales. Cuando vamos a un médico a tratarnos alguna enfermedad, por ejemplo,
escogemos aquel que tiene dominio técnico de su área de especialidad y, además,
es una persona honesta e íntegra. Ambos criterios tienen que darse para que
confiemos en el médico. El mismo principio aplica al integrante de un equipo o
grupo de trabajo que es experto en algún área funcional de una empresa. Sus
compañeros de equipo y las personas que supervisa confiarán en él, en la medida
que sea técnicamente competente y actúe centrado en principios. Lo cual implica
que el integrante del equipo piensa, se comunica y actúa consistentemente ante
sus compañeros y demás personas en la organización. Esto puede visualizarse
todavía mejor cuando nos detenemos un instante y reflexionamos sobre las
características de las personas en las cuales más confiamos en nuestras vidas. En
las manos de estas personas colocamos los asuntos más delicados, con la
certeza de que serán atendidos sin falla alguna y con la mayor integridad y
honestidad. Esta es exactamente la confiabilidad que se espera de todo integrante
de un equipo o grupo de trabajo.

Georges Gurvitch
El modo de vida del ser humano se ha determinado por la razón de las
características sociales y del entorno en el que le toco vivir. Una persona se
identifica con su papel dentro de la sociedad y es por eso que se ha hecho un
poco individualista.

El trabajo en equipo es una herramienta importante para que el hombre se forme


en la sociedad y aprenda a romper la individualidad que lo ata y que poco a poco
se convierte en una carga insoportable; es primordial que el trabajo en equipo no
se limite a la labor de una sola persona sino que todas puedan aportar y ocuparse
de una labor en base a varias ideas.
La superación del hombre no se logra por si mismo, sino con la ayuda y ayudando
a los demás; una de las frases que se dieron a conocer en el video y la cual me
cautivo mucho fue: “Es más importante y gratificante el triunfo que se obtiene de
un buen trabajo realizado en equipo que cuando se triunfa trabajando solo”.
La gestión educativa como organización no puede estar ajena o tener una visión
tangencial a las exigencias del trabajo en equipo, porque todos sus miembros
hacen parte del conjunto de personas que de acuerdo a sus habilidades y
competencias específicas pueden cumplir una determinada tarea dentro del
equipo y que son comprometidas con un propósito bien definido dentro de la
Institución. Bien lo definía atzenbach y K. Smith, “el equipo de trabajo es un
número reducido de personas con capacidades complementarias, comprometidas
con un propósito, un objetivo de trabajo y un planeamiento comunes y
responsabilidad mutua compartida”. Aprender a trabajar de forma efectiva como
equipo requiere su tiempo y sobre todo el conocimiento personal de las
habilidades y capacidades especiales necesarias para el desempeño armónico de
la labor.
“Convertir el trabajo en equipo en un modo de gestión organizacional requiere
convicción, fijación de políticas y actitudes proactivas por parte de las personas
que trabajan en la organización” ((Dr. Héctor N. Fainstein). Sin embargo ¿cómo
hacer productivo el trabajo humano en la organización y que el cambio de
mentalidad se de progresivamente?, ¿qué hacer para que la comprensión de los
términos de grupo a equipo, de equipo a comunidad de compromiso vaya
transformando el modo de pensar y de actuar? Son muchas las respuestas que se
pueden tejer al respecto, sin embargo es de vital importancia tener claridad que el
trabajo en equipo en una organización no es igual al trabajo que se realiza en
grupo. Para hacer referencia al trabajo en equipo, la especialista Susan Ledlow
considera necesario establecer previamente la diferencia entro grupo y equipo.
Señala que un grupo es "un conjunto de personas que se unen porque comparten
algo en común” y lo que comparten puede ser tan insignificante como el deseo de
salir a ver un partido de fútbol. En cambio, señala Susan Ledlow, un equipo es "un
conjunto de personas que comparten un nombre, una misión, una historia, un
conjunto de metas u objetivos y de expectativas en común" en beneficio de una
organización, o como lo define el Dr. Héctor N. Fainstein en su artículo: “Un
equipo es un conjunto de personas que realizan una tarea para alcanzar
resultados” Ahora muchos hemos trabajado en equipo alguna vez, pero,
¿realmente sabemos trabajar en equipo? La característica más ampliamente
reconocida del trabajo en equipo es la ventaja que tiene sobre el trabajo individual
y sobre los resultados obtenidos que pueden ser mejores y en menor tiempo. Pero
esto no siempre sucede. Trabajar en equipo no es sinónimo de repartir el trabajo
entre los integrantes de una institución. Se requiere que esa distribución de tareas
cumpla ciertos requisitos y sobre todo que las personas que integren el trabajo en
equipo se conozca y reconozcan ante todo su calidad humana y de un gran
sentido de pertenencia con la organización, empresa o institución que representa
o para la cual trabaja como también en el ámbito de la educación, el trabajo en
equipo tiene una delicada misión: la formación integral de los estudiantes, porque
de la calidad y compromiso depende la calidad de personas para la sociedad. Por
tanto el trabajo en equipo adquiere una dimensión especial y se debe tener
claridad que el planteamiento educativo basado en el alumno, alumna como centro
del quehacer educativo, la Institución es la mediadora y el docente como
animador y motor del proceso.
Por último entre muchos otros factores me parece que la Motivación para lograr
un buen trabajo en equipo es de gran importancia. La palabra motivación proviene
de la raíz latina "motus" que significa mover, poner en acción. En ocasiones es el
entorno mismo el que brinda estímulos para promover esa acción; en otros casos
la Institución debe generar mecanismos tendientes a otorgar el reconocimiento
explícito por cada uno de los logros alcanzados. Fomentar un a comunicación
clara, honesta y permanente entre los compañeros autoridades, deriva en una
seguridad sobre las tareas que cada cual debe realizar en la confianza depositada
en cada uno de sus integrantes del equipo y en una retroalimentación permanente
como fuente de superación, dando como resultado una motivación interna al estar
laborando en un ambiente agradable y por demás productivo.
De igual manera, delegar funciones es otorgarle a cada individuo la oportunidad
de demostrar sus habilidades en determinado aspecto, lo cual le proporcionará
confianza y seguridad en sí mismo manteniéndole motivado para continuar
realizando aquello que más le satisface. 1

1
Marketing Publishing. (1996). Gestión y motivación de personal. Ediciones Díaz de Santos S.A. España.
CONCLUSIONES
 ¿Cómo hacer productivo el trabajo humano en la organización y que el
cambio de mentalidad se de progresivamente?, ¿qué hacer para que la
comprensión de los términos de grupo a equipo, de equipo a comunidad de
compromiso vaya transformando el modo de pensar y de actuar?

 Tender al trabajo en equipo como un modo de gestión en la calidad de la


educación significa dinamizar la disposición individual de cada miembro
como persona para unir conocimientos, habilidades y experiencias de
manera armónica con el fin de coordinar esfuerzos encaminados a la
consecución de una meta común en confianza.

 Se debe aprender y ejercitar al trabajo en equipo dando la posibilidad de su


aplicación inclusive desde el ejercicio de grupos reducidos. Es decir, desde
el aula de clase su implementación debe llevar a resultados de alta calidad.
Entonces a trabajar en equipo se aprende como también a “acordar”
democráticamente códigos éticos que permitan una interacción respetuosa,
solidaria y colaborativa.

 En una organización escolar, o institución educativa, motivar al personal


para sumarse a uno o más proyectos conjuntos es imprescindible para
alcanzar las metas previamente establecidas.

 Alcanzar una cultura de la colaboración y del trabajo en equipo, se


convierten de esta manera, en condiciones “sine qua non” para el
establecimiento de la gestión escolar.
LA IMPORTANCIA DE LA CONFIANZA Y DEL TRABAJO EN EQUIPO
La búsqueda de la calidad en la educación se inicia la mayoría de las veces, con el estado
de insatisfacción de los usuarios por los deficientes resultados que se están produciendo o
por una constante preocupación por los procesos deficientes que la Institución Educativa
como organización está desarrollando. Y una de las problemáticas que se observa con
mayor frecuencia en las Instituciones Educativas, es la ausencia de un trabajo en equipo,
articulado que permita potenciar la efectividad en el quehacer educativo.
Alcanzar y mantener el éxito en las organizaciones modernas requiere personal humano con
talento prácticamente imposible de encontrar en un solo individuo, se necesita por tanto una
interacción mayor entre las personas que tengan una actitud cooperativa y no individualista.
Se puede deducir entonces que la necesidad de trabajar en equipo llegó de la mano de
propuestas como Calidad Total, Sistemas de Calidad, Programas de Integración, es decir
una nueva concepción de trabajo que requiere la participación e interrelación de los
diversos sectores y actores que dinamizan la empresa u organización.
Esto es lo que significa confianza en este escrito y en los procesos de desarrollo de equipos
de trabajo que realizamos. ¿Por qué es importante la confianza en un equipo o grupo de
trabajo? La confianza en un equipo y su importancia puede compararse con la importancia
de la sabia en los árboles. Sabemos que un árbol que sufre la pérdida de su sabia,
eventualmente muere. Es la sabia el medio que permite al árbol alimentarse y hacer su
función en la naturaleza. En un equipo o grupo de trabajo, es la confianza la que permite
que el equipo aprenda, se desarrolle y realice el trabajo necesario para lograr sus objetivos y
los de la organización. Cuando no hay confianza entre los integrantes de un equipo o grupo
de trabajo, igualmente el equipo se va deteriorando y las consecuencias son nefastas para
todos, incluyendo la organización. Veamos algunas consecuencias del deterioro de la
confianza en un equipo o grupo de trabajo: • Comunicación deficiente - cuando hay falta de
confianza entre los integrantes de un equipo o grupo de trabajo, la comunicación se
fragmenta y se torna negativa. El temor de las personas a que se mal utilice la información,
que de otra forma podrían compartir, las lleva a no abrirse y a cohibirse de expresarse
libremente durante los procesos de trabajo del equipo. Esto impide que ocurra un diálogo
robusto en la solución de problemas y toma de decisiones del equipo. Por lo tanto, la
calidad de las mismas se afecta adversamente. Deterioro del compromiso - la falta de
confianza socava el compromiso de los integrantes de un equipo o grupo de trabajo. El
ambiente de desconfianza crea una sinergia negativa a tal punto que se apodera la
frustración, los conflictos negativos, la desmoralización y un sentido de impotencia entre
sus integrantes. Esto socava la autoestima del equipo y reduce su capacidad para producir
resultados.
POR QUÉ EL TRABAJO EN EQUIPO UN MODO DE GESTIÓN EN LA CALIDAD
DE LA EDUCACIÓN
La institución escolar, como dice S. Antúnez (1990), “es una organización a la que la
sociedad encarga múltiples objetivos… por esto es necesario una multiplicidad de
actuaciones coordinadas”; y como toda organización laboral, requiere en gran medida, del
trabajo conjunto de un grupo de colaboradores que al articular esfuerzos de manera eficaz,
se transforme en un equipo con grandes posibilidades de realizar con éxito la misión que le
ha sido encomendada. Aunque se han dado progresos, el docente por lo general, está
acostumbrado a trabajar de manera individual, ya sea elaborando su programa anual de
actividades, ya sea poniéndolo en ejecución. Trabaja “en solitario” de la misma manera en
que era supervisado y promovido dentro del sistema. Se debe admitir también que a veces
el trabajo en equipo no gusta, no siempre hay disposición para trabajar desde esta
metodología y lo más frecuente es “repartir el trabajo” y luego “se socializa” Sin embargo,
la realidad actual nos demuestra que las instituciones de calidad se apoyan en equipos de
trabajo altamente productivos. El programa de escuelas de calidad2 contempla el impulso al
trabajo colegiado como compromiso compartido de académicos, estudiantes, padres de
familia y sociedad en general. Pero, ¿cómo lograr realizar tareas conjuntas, cuando solo
sabemos trabajar individualmente? Dar sentido a lo que se hace implica que la gestión
educativa tenga alta dosis de entusiasmo, sentido de pertenencia, calidad humana y
compromiso. Entrar en la moda de trabajo en equipo por entrar no tiene sentido por eso lo
primero y primordial, es crear el ambiente de sensibilización donde todas las personas
implicadas jalonen para un mismo lado desde la articulación de saberes y
responsabilidades. “Las personas en primer lugar son la esencia de la concepción del
equipo. Sin personas no hay noción de equipo”
Tender al trabajo en equipo como un modo de gestión en la calidad de la educación
significa dinamizar la disposición individual de cada miembro como persona para unir
conocimientos, habilidades y experiencias de manera armónica con el fin de coordinar
esfuerzos encaminados a la consecución de una meta común. En una Institución o proyecto
tanto de la iniciativa pública o privada, el objetivo principal debe estar centrado en la
elevación de la calidad del producto o servicio que se ofrece, con una finalidad específica
de aumentar el beneficio o ganancia de la empresa: es decir, su productividad. Hablar de
productividad en la gestión educativa, puede llamar la atención porque es más fácil
reconocer el producto de una empresa de cosméticos a una empresa donde el producto son
personas que piensan, y que además de tener muy claros y muy definidos los objetivos del
trabajo en equipo y fijarse las metas hay que tener un criterio de tiempo para su
asimilación. Por eso, el trabajo en equipo en la gestión educativa no puede ser un motivo de
entrar a la moda sino un modo que se vaya perfeccionando primero desde quienes tienen el
compromiso indelegable de llevar adelante el proyecto de calidad en la Institución
Educativa. Igualmente los docentes deben comprender el valor que para la empresa y para
su propio futuro individual tiene el compromiso y la responsabilidad como también deben
percibir cómo el trabajo en equipo, responsable y coordinado, genera resultados altamente
efectivos, no mediatos, pero si en el tiempo. El trabajo en equipo es una herramienta
necesaria, un modo de gestionar la calidad de la educación hoy, para llevar a cabo y
fielmente el cumplimiento de la misión de la Institución educativa. Por esto debe darse en
un ambiente laboral óptimo que lleve a las personas a desarrollar cualidades que garanticen
relaciones interpersonales adecuadas, facilitando que se den unas fortalezas al interior del
equipo, por medio de las cuales cada área obtendrá resultados, términos de calidad,
productividad y efectividad, que permitan lograr los propósitos institucionales. Aunque
Productividad es un término emanado de la cultura empresarial, que significa ganancia,
utilidad o beneficio, en el ámbito educativo este objetivo se traduce en la elevación de la
2
SEP. (1999). Por una Nueva Escuela Urbana. Comisión Nacional de libros de Texto Gratuito: México.
calidad de la educación que se imparte, a través de una mayor eficiencia en cada una de la
áreas que componen el sistema en su totalidad; concretamente, desde el área docente y de
gestión. Por eso, en un entorno tan cambiante, “éste sugiere una Institución Educativa y un
docente más perceptivo y orientado hacia la sinergia, las alianzas estratégicas y la
adaptabilidad”, como lo explica Cecilia Correa en su libro Aprender y Enseñar en el Siglo
XXI, p. 67, “Social y culturalmente, se requieren nuevas destrezas para lograr una mayor y
mejor participación de las personas dentro de una estructura social, institucional y
familiar”. De aquí que los equipos que producen excelentes resultados, son aquellos en
donde prima un ambiente de trabajo agradable; donde las relaciones entre sus miembros
son cordiales porque existe una buena comunicación y un alto sentido de respeto y
colaboración. Es por ello que no hay nada más importante para obtener resultados
satisfactorios en una institución, que propiciar condiciones favorables para conformar
verdaderos equipos de trabajo. Generar un ambiente laboral idóneo es determinante
para llevar al cabo una tarea conjunta con eficacia, repercutiendo en una mayor
productividad. Al respecto señala Francesc Borel3: “los buenos equipos hacen buenos
profesionales, pero también los buenos profesionales hacen buenos equipos, lo que a la
larga supone un enriquecimiento social”.
Un equipo de alto rendimiento se puede definir como aquél capaz de optimizar los recursos
de que dispone; es decir, aquél que es capaz de organizar y controlar estrechamente sus
finanzas, dosificar adecuadamente sus materiales, pero sobre todo sacar el mejor provecho
a cada uno de sus colaboradores. Esta es en primera instancia, una encomienda difícil de
conseguir para el guía de un grupo social, político o religioso; para una empresa particular o
gubernamental, y qué decir para el director de una institución educativa. Transformar a un
grupo de personas en un equipo de trabajo eficiente, constituye toda una hazaña para quién
ejerce el liderazgo y una encomienda sumamente difícil para cada uno de sus integrantes,
porque se debe crear las alianzas estratégicas para compartir misiones, visiones, metas,
propósitos y valores, en la búsqueda de un verdadero posicionamiento, sin sacrificar lo
especifico, lo propio de cada persona o llegar a la desnaturalización. Se trata entonces de
avanzar mediante la negociación, la palabra y la madurez psicológica, hacia la creación de
escenarios donde se identifiquen conjuntamente fortalezas, debilidades, oportunidades
como también las amenazas. Entonces el trabajo en equipo progresivamente va generando
la calidad en la educación de acuerdo al modo de gestión implementado.

3
BOREL. Francesc. (1996). Cómo trabajar en equipo y relacionarse éticamente. Ediciones Gestión 2000
S.A. Barcelona, España.
FACTORES QUE FACILITAN EL TRABAJO EN EQUIPO
Aunque pueda parecer como una tarea obligada del sistema educativo la de conformar
equipos altamente efectivos que den como resultado la elevación de la calidad educativa a
través del servicio que ofrece el docente en todas sus áreas, es de vital importancia tener
presente que el equipo ideal debe guiarse por un reglamento interno que pormenorice sus
actividades y conductas dentro de la Institución, es decir tener reglas claras y concretas para
su cabal cumplimiento. Esto se debe aprender y ejercitar dando la posibilidad de su
aplicación inclusive desde el ejercicio de grupos reducidos. Es decir, desde el aula de clase
su implementación debe llevar a resultados de alta calidad. Entonces a trabajar en equipo se
aprende como también a “acordar” democráticamente códigos éticos que permitan una
interacción respetuosa, solidaria y colaborativa. El docente como los estudiantes se
estimularán mutuamente al trabajo en equipo bajo un código ético por tanto harán memoria
que los buenos equipos de trabajo se caracterizan por el respeto, la solidaridad, el sentido
de pertenencia, la colaboración, la responsabilidad compartida y por una excelente
comunicación entre todos y cada uno de sus miembros. Además tendrán presente que
regirse bajo ciertas conductas en las que se deje claramente establecido que como equipo
que son, los logros y las metas alcanzadas se adjudican en un producto o servicio acabado,
a todos por igual, en el entendido, que tanto los éxitos como los errores (que no son
fracasos), serán producto de una responsabilidad compartida. Este punto dará pauta para
colaborar activamente con los compañeros apoyando y compartiendo experiencias y
conocimientos.
En una organización escolar, o institución educativa, motivar al personal para sumarse a
uno o más proyectos conjuntos es imprescindible para alcanzar las metas previamente
establecidas. Como se mencionó anteriormente, si cada integrante se compromete y
responsabiliza para llevar a cabo una tarea que le es atractiva, es porque sabe de antemano
que puede ejecutarla de manera sobresaliente, con lo que indudablemente estará motivado a
realizar de manera brillante su porción de trabajo, como factor decisivo de superación y
realización personal.
Establecer claramente que todos deben en igual medida, aportar en este juego compartido
su parte del éxito, es alentar al personal a dar lo mejor de sí mismos elevando con ello su
autoestima al saberse parte vital (que no imprescindible) en un equipo; este factor produce
en el trabajador, un hondo sentido de pertenencia, dado que no se considera para entonces
un integrante más, sino parte relevante de un “todo” que siempre será más, que la suma de
sus partes. En un equipo de trabajo la competencia como tal no existe, es simple y
llanamente una carrera en la cual no habrá ganador hasta que todos hayan cruzado la línea
de meta.
Me parece importante reseñar algunos elementos claves para propiciar la motivación grupal
desde López Rupérez4:

1. Escuchar y aceptar propuestas, es hacer partícipes a los integrantes en la toma de


decisiones, es despertar en ellos el sentido de pertenencia.

4
LÓPEZ, Rupérez Francisco. (1994). La gestión de la calidad en la educación. La Muralla. S.A.
2. Valorar logros, exaltando el buen desempeño de cada miembro del equipo, es
reconocer un esfuerzo realizado; es motivar al personal a continuar dando lo mejor de sí
mismos.
3. Aplicar la disciplina con firmeza, pero ante todo con justicia, es poner en práctica
que las reglas se hacen para cumplirse y se aplican a todos por igual.

En resumen, valdría la pena recalcar que la cohesión grupal deriva de los vínculos laborales
y el aprecio que los integrantes van cobrando al paso del tiempo por sus compañeros.
Cuando se aprende a aceptar al otro en igualdad de condiciones; cuando se aprende a
colaborar y apoyar al otro; cuando se aprende a reconocer y aceptar las fortalezas y
debilidades del otro; cuando se aprende a respetar el espacio y el trabajo del otro, es cuando
finalmente el hombre, la mujer ha llegado a comprender que la única manera de lograr
grandes hazañas y la única vía que conduce al éxito es sumando fuerzas.
CONCLUSIONES

 Convertir el trabajo en equipo en un modo de gestión organizacional requiere


convicción, confianza, fijación de políticas y actitudes por parte de las personas que
trabajan en la organización

 En la gestión educativa el trabajo en equipo se debe implementar como un modo


capaz de articular las riquezas y talentos de los docentes, estudiantes, comunidad
educativa en la búsqueda de la calidad de la educación en la Institución que
representan.

 En el trabajo en equipo las personas son la esencia de la concepción del equipo. Sin
personas no hay noción de equipo porque son ellas, las personas, las que buscan
resultados.

 El éxito del trabajo en equipo se alcanza cuando se tienen muy claros y muy
definidos los objetivos del trabajo en equipo como también las metas fijadas.
Porque el equipo se constituye y tiene su sentido por y en la tarea que se propone y
proyecta.

 La comunicación es el proceso que facilita la articulación del equipo. La búsqueda


de consenso desde la perspectiva de la comunicación, es uno de los pilares del
sostén del trabajo en equipo, y a la vez uno de los valores más difíciles de lograr y
mantener

 Alcanzar y mantener el éxito en las organizaciones modernas requiere personal


humano con talento prácticamente imposible de encontrar en un solo individuo, se
necesita por tanto una interacción mayor entre las personas que tengan una actitud
cooperativa y no individualista.