Está en la página 1de 7

1.

RECURSO DE APELACIÓN
La apelación es un recurso impugnatorio por el cual el litigante que se considera agraviado
por la sentencia del juez, busca que ella sea revisada por un juez o tribunal superior para
que la revoque. En otros términos, mediante la apelación el proceso decidido por el juez
inferior es llevado a un tribunal superior para que revoque o reforme una resolución que se
estima errónea en la aplicación del derecho o en la aplicación de los hechos.
Prieto Castro que amplían su exposición para dar una definición más sobria, al sostener
que mediante el recurso ordinario de apelación se somete a un nuevo examen por un
tribunal superior el asunto decidido ya en primera instancia, cuando el recurrente estima
que la resolución en ella dictada le reporta un perjuicio (gravamen), por no haber estimado
en absoluto o en parte las peticiones que en tal instancia hubiese formulado.
Corresponde ahora referirnos a los efectos de la apelación. Hoy se habla de la apelación
con efecto suspensivo y sin efecto suspensivo. En el primer caso, la eficacia de la
resolución impugnada queda suspendida hasta que el superior la haya confirmado,
quedando también en suspenso la competencia del juez hasta que el expediente sea
devuelto. En conclusión, queda en suspenso, tanto la eficacia de la sentencia como la
competencia del juez.
Sin embargo, se contempla la posibilidad de medidas cautelares que eviten agravios
derivados de la suspensión.
Si la apelación se concede sin efecto suspensivo, la eficacia de la resolución y la
competencia del juez se mantienen.

2. LA CASACION
Casación deriva del latín “quassare" que significa romper. Cuando un Tribunal de
Casación casa un fallo, significa que lo rompe, lo anula, lo deja sin efecto, por tener los
vicios que la ley señala.
El recurso de casación es el que se interpone ante la Corte Suprema de la República contra
los fallos definitivos en los casos que se consideran que se han infringido leyes o doctrina
admitida por la jurisprudencia, o incumplido reglas de procedimiento.
La casación, no es una tercera instancia y en eso se diferencia de la apelación. En efecto,
como sostiene Eugene Garsonet, en el recurso de apelación el Derecho y la ley son
considerados desde el punto de vista subjetivo, siendo preciso investigar lo que las partes
han hecho, cuáles son sus respectivas obligaciones y qué han deseado jurídicamente. En
cambio, en la casación no se investigan ni se juzgan los hechos, el juzgador no se sitúa en
el punto de vista subjetivo de las partes, tampoco se decide cuál de las partes será la que
gane el pleito. Se trata más bien de controlar si el Derecho y la ley se han aplicado
correctamente al caso justiciable, por los jueces que han intervenido en el juzgamiento de
la causa.
De manera que, a través del recurso de casación, por una parte, se controla la correcta
aplicación de la ley, y, por otra, se salvaguarda la unificación de la jurisprudencia nacional
a través de la Corte Suprema. De esta forma, se proporciona seguridad jurídica y la

Página 1 de 7
igualdad de las personas frente a la aplicación de la ley, con lo cual se cautela, no solo los
intereses particulares y específicos de los justiciables, sino también, fundamentalmente, se
vela por la correcta interpretación del Derecho objetivo y de la jurisprudencia nacional
vinculante, que reviste ya un carácter público.

2.1. Efectos del recurso de casación


La NLPT, en su artículo 38, introduce un cambio fundamental con relación a la Ley N°
26636. Esta última suspendía la ejecución de la sentencia impugnada en tanto se resolvía el
recurso de casación, mientras que la nueva ley establece lo contrario, al sostener que la
interposición del recurso de casación no suspende la ejecución de la sentencia.
Excepcionalmente, solo cuando se trate de dar obligaciones de dar sumas de dinero, a
pedido de parte y previo depósito a nombre del juzgado de origen o carta fianza renovable
por el importe total reconocido, el juez de la demanda suspende la ejecución en resolución
fundamentada e inimpugnable.
El depósito o la carta garantía, a que se refiere el punto anterior, debe incluir el capital, los
intereses del capital a la fecha de interposición del recurso, los costos y costas, así como
los intereses estimados que, por dichos conceptos, se devenguen hasta dentro de un (1) año
de interpuesto el recurso. La liquidación del importe total reconocido es efectuada por un
perito contable.

3. EL PROCESO DE IMPUGNACIÓN DE LAUDOS ARBITRALES


ECONÓMICOS EN LA NLPT
De acuerdo con lo establecido en el Texto Único Ordenado de la Ley de Relaciones
Colectivas de Trabajo, aprobado por el Decreto Supremo Nº 010-2003-TR (en adelante
LRCT) El artículo 66s de la LRCT establece que el laudo es inapelable, pero es susceptible
de ser impugnado ante la Sala Laboral de la Corte Superior en dos casos:
a. Por razones de nulidad.
b. Por establecer menores derechos a los contemplados por la ley a favor de los
trabajadores.
Conforme se aprecia, los laudos no pueden ser objeto de apelación ante ninguna instancia
administrativa, jurisdiccional o arbitral, así las partes lo hubiesen pactado, pues se
considera que el laudo busca dar una solución definitiva al conflicto laboral al surtir los
mismos efectos que un convenio colectivo.
Sin embargo, si es posible que las partes impugnen el laudo arbitral mediante un recurso de
anulación, que estará dirigido a que se revise en vía judicial sus presupuestos de validez.
La diferencia entre el recurso de apelación y el recurso de anulación, radica en que
mientras el primero permite la revisión de los fundamentos de las partes, la prueba y la
interpretación de los hechos por los árbitros; el recurso de anulación solo tiene por objeto
la revisión de la validez formal de los laudos.

Página 2 de 7
En efecto, a través del recurso de anulación no se podrá revisar el fondo de la controversia,
en la medida que lo decidido por los árbitros tiene naturaleza de cosa juzgada.

4. LAS MEDIDAS CAUTELARES EN LA NLPT


4.1. Definición. - Es un instrumento procesal que tiene por objeto el aseguramiento de la
eficacia de la sentencia, buscando proteger el derecho de la demandante, que por diversas
razones considera que su pretensión o derecho se encuentra en peligro ante el demandado.
Dicho peligro afecta la efectividad de la resolución judicial, que no podrá llevarse a efecto
de modo inmediato, convirtiéndose en un daño real.
4.2. Medidas cautelares más utilizadas del Código Procesal Civil aplicable supletoria
a la NLPT
4.2.1. Embargo en forma de inscripción. - Se solicita sobre bienes registrados
(generalmente inmuebles).
4.2.2. Embargo en forma de retención. - Esta modalidad tiene como presupuesto que
los derechos o bienes que se encuentran en posesión de terceros se mantengan en su
posesión, pasando a tener este tercero la calidad de retenedor por mandato judicial.
4.2.3. Embargo en forma de depósito. - Se solicita a fin de afectar también los bienes
muebles del ejecutado con la diferencia sustancial del anterior, que se nombra al ejecutado
como depositario, es decir, él se hace responsable de velar por la conservación de los
bienes que probablemente pasen a favor del ejecutante.
4.2.4. El secuestro. - Es la medida cautelar que recae sobre los bienes muebles del
afectado mediante la desposesión de su tenedor y entrega a un custodio designado por el
Juez. Sólo es posible esta medida cuando los bienes sobre los que recaiga son objeto de
una litis, aunque existe el secuestro conservativo que no recae necesariamente sobre un
bien que se discute en un proceso, sino sobre cualquier bien del deudor a fin de garantizar
la ejecución.
4.3. Medidas cautelares especiales en la NLPT
4.3.1. Medida Especial de Reposición Provisional
En primer lugar este artículo señala que la medida cautelar de reposición provisional podrá
ser otorgada por el juez si el demandante cumple con los requisitos ordinarios de toda
medida cautelar, es decir, acreditar que el derecho es verosímil, el peligro en la demora y
ofrecer contracautela.
Sin embargo, afirma también que esta reposición provisional puede ser dictada por el Juez
si el demandante cumple con los siguientes requisitos:
a. Haber sido al momento del despido dirigente sindical, menor de edad, madre gestante o
persona con discapacidad;
b. Estar gestionando la conformación de una organización sindical; y
c. El fundamento de la demanda es verosímil.

Página 3 de 7
No debemos dejar de advertir que con esta regulación se aligerarían los presupuestos de
procedencia para esta medida cautelar temporal sobre el fondo, la cual exige una alta carga
probatoria. Esta facilidad procesal exige una mayor atención por parte de los magistrados
y, qué duda cabe, absoluta objetividad, al momento de su otorgamiento, no debiendo
entenderse como automáticos los presupuestos contemplados en a y b dejando de lado la
exigencia de verosimilitud.

4.4. Asignación Provisional


Finalmente, el artículo 56 de la NLPT regula a la asignación provisional, de modo especial
en los procesos en los que se pretende reposición, disponiendo que el juez puede ordenar la
entrega de una asignación provisional mensual cuyo monto no puede exceder de la última
remuneración ordinaria mensual percibida por el trabajador, con cargo a la Compensación
por Tiempo de Servicios (CTS). En caso el trabajador sea repuesto por sentencia firme, el
empleador restituye el depósito de la CTS más sus intereses, y de ordenarse el pago de
remuneraciones devengadas, se deducirá la asignación provisional percibida.
Esta regulación es similar a la prevista en la LPT, Ley Nº 26636, aunque no idéntica pues
esta contempla la asignación para los procesos de impugnación de despido (no solamente
los que tengan por objetivo la reposición sino también el pago de una indemnización por
despido) sino también de pago de beneficios sociales.

5. PROCESO DE EJECUCIÓN
El proceso de ejecución es diferente al proceso de cognición, representado por los procesos
ordinario y abreviado, tanto por su contenido como por su estructura y finalidad, ya que
aquel no parte del conflicto de derechos, que es atendido más bien por este último, el que
lo resuelve en forma declarativa o constitutiva a través de una sentencia.
El proceso de ejecución no tiene por finalidad resolver un conflicto, por lo que en su
interior no existe debate posicional, ni actuación probatoria, ni expedición de una
sentencia, sino por el contrario se inicia con la acreditación de un derecho reconocido o
declarado a través de un título que se encuentre pendiente de cumplimiento. Carnelutti)
señalaba que “el proceso de conocimiento declarativo es de pretensión discutida, mientras
que el proceso de ejecución es de pretensión insatisfecha” lo que permite afirmar que este
proceso ejecutivo “no persigue que se declare la existencia o certeza de la obligación, sino
el cumplimiento de la misma”.

5.1. Los Títulos Ejecutivos


Son definidos por Giuseppe Chiovenda como “el acto jurídico del que resulta la voluntad
concreta de la ley, contenido necesariamente en un documento escrito” refiriéndose al
Derecho cuando hace referencia a la voluntad de la ley. Esto es que, el Titulo tiene que ser
un documento que contiene una declaración o el reconocimiento de una obligación por
parte de una persona a favor de otra, sujeto al cumplimiento de determinadas formalidades
que le den autenticidad.

Página 4 de 7
La diferencia que antes había entre Títulos Ejecutivos y Títulos de Ejecución ha
desaparecido y ahora solo se ha regulado el Titulo Ejecutivo Único.
El art, 57 de la NLPT reconoce como títulos de ejecución a los siguientes:
a. Resoluciones judiciales.- las que concluyen un proceso judicial de cualquier materia y
que quedan consentidas o son ejecutoriadas, es decir, que son firmes ya que se han agotado
contra ellas todos los recursos que franquea la ley, dentro de los plazos respectivos. Estas
resoluciones que son predominantemente las sentencias, son las que en su mayoría ocupan
el espacio del proceso de ejecución.
b. Conciliación judicial.- le ha dado un lugar preferente, ya que equivale a una sentencia,
pero no ha excluido a las demás formas de conciliación, a las que considera casi al final. El
defecto que mantiene al nombrarla es hacer énfasis en el concepto Acta al que le da el
equivalente al Título, cuando esta es solamente el documento que la contiene, donde
además de los términos que se conciban, va la resolución que la aprueba, que es lo más
importante de su contenido, ya que no hay conciliación si el juez no la aprueba y ordena su
cumplimiento.
c. Laudos arbitrales.- se refiere exclusivamente a los que se dictan en un procedimiento
arbitral originado en un conflicto jurídico que versa sobre la disputa de derechos
reconocidos por una norma legal o convencional, excluyendo a los laudos expedidos en un
procedimiento de negociación colectiva, ya que esta se deriva de un conflicto económico
donde se pone en juego simplemente intereses o pretensiones que no constituyen derechos
aun, porque no tienen su origen en una norma, lo que significa que la ejecución de un
laudo arbitral que contiene un convenio colectivo, tendrá que hacerse a través de un
proceso ordinario o abreviado, pero no en uno de ejecución.
d. Resoluciones administrativas.- considera solo las expedidas por la Autoridad
Administrativa de Trabajo, o sea el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo,
refiriéndose principalmente a las de inspección, ya que las de conciliación están
mencionadas en acápite especial. Excluye a las demás resoluciones administrativas
emanadas de cualquier otro organismo del Sector Público, que en materia laboral son
abundantes y que, en la actual ley han sido consideradas en forma amplia.
e. Transacción extrajudicial.- celebrada en documento privado, con las formalidades que
exige el Código Civil, es decir que tenga forma escrita o peticional de acuerdo a lo
establecido en el artículo 1304 de dicho cuerpo legal, demostrándose su existencia de
manera autentica mediante documento no extendido ante Notario Público ni ante un juez,
dado que se refiere solamente al privado y, que tenga la calidad ad probationem como lo
señala la jurisprudencia.
f. Conciliación extrajudicial, privada o administrativa.- complementa la conciliación
judicial que se hace referencia en el inciso b y se refiere a las conciliaciones que se pueden
lograr ante los Centros de Conciliación creados por la Ley de Conciliación, Ley N° 26872,
que tienen la característica de estrictamente privadas y, a las celebradas ante el Ministerio
de Trabajo y Promoción del Empleo en el Servicio de Defensa del Trabajador o en la
negociación colectiva o en los ceses colectivos, que tiene la calidad de administrativa.
Puede incorporarse en esta última modalidad la conciliación surgida ante las dependencias
del Indecopi en materia de reestructuración patrimonial, ya que allí se ven los créditos

Página 5 de 7
laborales y, podría surgir en ciertos casos la oportunidad de conciliar los derechos de los
trabajadores.
g. Liquidación de aportes provisionales.- se ha conservado esta prerrogativa asignada a
las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) destinada a la cobranza ejecutiva de
los aportes retenidos por los empleadores, utilizando la estructura de los Juzgados de Paz
Letrados, a quienes se ha atribuido la competencia exclusiva en esta materia.
Originalmente se consideraba utilizar el sistema de cobranza coactiva a través de
ejecutores coactivos que dependieran de la Superintendencia de Banca y Seguros y del
Sistema Privado de Pensiones, pero dada la naturaleza privada de las AFP no se encontró
la justificación necesaria.

6. PROCESOS NO CONTENCIOSOS
Los procesos no contenciosos son aquellos en los cuales se ventilan asuntos que no se
asientan sobre la base de un conflicto de intereses o litigio. Quienes promueven este tipo de
procesos solicitan al juez la certificación o declaración de determinadas situaciones
jurídicas o, solicitan también que se fijen plazos o se dispongan medidas de protección
para el alcance de ciertos fines. En consecuencia, en virtud de estos procesos no se
reconocen derechos ni se impondrán prestaciones entre las partes.
La Nueva Ley Procesal del Trabajo (NLPT), regula tres tipos de procesos no contenciosos:
a. La consignación (artículos 642 al 662).
b. La autorización judicial para el ingreso a centro laboral (artículo 67).
c. La entrega de documentos (artículo 68).
A diferencia de la antigua norma, los dos últimos procesos mencionados son incluidos en
la NLPT, por lo que resulta una novedad. A continuación, pasaremos a comentar cada uno
de dichos procesos.

6.1. Consignación. Mediante este proceso, el deudor de la obligación (por lo general, el


empleador) trata de evitar las sanciones legales derivadas de la falta de pago oportuno de
sus obligaciones en materia laboral. Un claro ejemplo de ello se presenta cuando el
empleador quiere pagar la correspondiente liquidación al trabajador dentro del término
legal (48 horas luego de producido el cese), no obstante le es imposible ubicar al trabajador
o este no quiere recibir el dinero. En este caso, con la finalidad de que transcurrido el plazo
no sea sujeto de alguna multa y, en general, para liberarse de cualquier obligación, debe
efectuar el pago por consignación.
Entonces, como señala Gómez Valdez, la finalidad del pago reside en “[...] evitar que el
deudor asuma las consecuencias de un pago no realizado en los plazos legales,
contractuales o convencionales debida-mente establecidos”.
Este proceso no radica únicamente en un ofrecimiento judicial de pago de sumas líquidas,
sino también podría utilizarse para cumplir con la obligación de devolver un bien que ha

Página 6 de 7
sido confiado al trabajador con la finalidad de facilitar la prestación de servicios a favor del
empleador.
6.2. Sobre la autorización judicial para ingreso a centro laboral
No obstante, el Reglamento de la Ley General de Inspección de Trabajo establece dos
supuestos en los cuales el inspector de trabajo deberá tramitar previa y oportunamente una
autorización judicial para ingreso a centro laboral:
a. Cuando las circunstancias o conducta del empleador o sus representantes así lo
justifiquen que pueden ser: negativa injustificada o el impedimento de entrada o
permanencia, el impedimento de obtención de muestras y registros, entre otros.
b. Cuando el centro laboral sometido a inspección coincide con el domicilio de la persona
física afectada y además no se obtuvo su expreso consentimiento.
El inspector de trabajo deberá presentar su solicitud ante el Juzgado de Paz Letrado de su
ámbito territorial de actuación y el juez, sin correr traslado al empleador o a la empresa
denunciada, tiene veinticuatro horas para resolver, bajo responsabilidad funcional.
Asimismo, la autorización respectiva podrá disponer el apoyo de la autoridad policial para
el cumplimiento de las diligencias solicitadas.
La regulación de esta figura en la NLPT reduce los tiempos de tramitación (de quince días
que fija el CPC a veinticuatro horas), Con la NLPT, el juez resuelve el asunto en un lapso
de veinticuatro horas sin correr traslado al empleador denunciado, bajo responsabilidad por
demora o negativa.
6.3. Sobre la Entrega de Documentos
En la práctica, la solicitud de entrega de documentos en la vía judicial se ha constituido,
por lo general, en una pretensión accesoria, siendo las principales el pago de beneficios
sociales o de derechos económicos al ex trabajador.
El artículo 68 permite al interesado solicitar la entrega de documentación que no fuera
entregada por su empleador en la oportunidad respectiva. A partir de lo expuesto, se podrá
solicitar la entrega de la carta liberatoria de compensación por tiempo de servicios, la
liquidación de esta, el certificado de trabajo, la póliza de seguro de vida, la redención de
acciones de trabajo, el certificado de retención de quinta categoría, el certificado de
retención de aportes previsionales u otro documento que deba ser puesto a disposición del
trabajador.
De acuerdo con lo estipulado en esta norma, si la entrega de documentos es la pretensión
principal del proceso y este está destinado únicamente para la obtención de estos, entonces
se tramitará a través de un proceso no contencioso ante juzgado de Paz Letrado Laboral.
Ahora bien, si la entrega de documentos es una pretensión accesoria, esta seguirá el curso
del proceso en las que se seguirán las demás pretensiones.

Página 7 de 7

También podría gustarte