Está en la página 1de 869

Mffiffi[$ffi1 ffi3ffi

ffiXffiffiffiffi ffisH
ffiffiXMffiffiffiffiffifu
MeNuer pE
DEnEcHo CovrERcrAL

foncE A. C¡,srRo REyEs

Ju nrsrA Eo rroR Es E.LR.L.


a
Joncp A. C¡,srno REyEs

MANUALDE
DERECHO COMERCIAT

ffi
JURISTA
EFEIFTEFI
Edición: Febrero 2011

MANUAL DE DERECHO COMERCIAL


Jonce A. Cesrno Rrves

JURISTA EDITORES E.I.R.L.


Miguel Aljovín No 201 Lima - Perú
Jr.
Teléfonos 427-6688 / 428-1072 / Fax 426-6303
Pá gi na web: juristaed ¡tores.com.pe
Correo electrón ico: ventas@ju r¡staeditores.com

Sucursales:
TRUJILLO
Jr. Bolívar No 542
Telf.: (044)200785

AREQUIPA
Calle Colón No I27 - Cercado
Telf.: (054) 203794

TACNA
Av. 2 de Mayo 297, Cercado de Tacna
Telf.: (052) 781698

Tiraje: 1 000 ejemplares

Derechos de Autor Reservados conforme a Ley.


Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N' 2010-04573
ISBN: 978-61 2-4066-1 5-3

Composición, diagramación y diseño de corótula:Yíctor Arrascue C.


INDICE GENERAT

Introducción 35

Pnrurne Penrn
SocrnnapEs CoMERcTALEs

C¡,pÍru¡.o I
NocroNr,s cENERALES AcERcA
pE L¡,s Socrnp^lnr,s Coun,ncHr,rs

l' Concepto de sociedad 4l


2. Clases de sociedades. ... ... 42
3. Constitución de sociedades.. ... 44
4. Personalidadjurídica de las sociedades yvalidez de actos sociales 48
5. Denominación o razón social.. 49
6. Objeto social.. 5l
7. Domicilio 54
7.l Sucursales de la sociedad ... ,.. 55

8. Representación de la sociedad. 56
9. Inscripción de actos sociales 59
10. Los aportes en la sociedad ... ... 61

l0.l Generalidades 6l
Mawuel nE DnnscHo CounRc¡el

10.2 Aportes dinerarios 65


...
10.3 Aportes no dinerarios.. 65
10.4 Saneamiento de los aportes. 67
10.5 Riesgo y pérdida de los aportes .. ... ... 68
11, El patrimonio social.. 68
12. Nulidad del pacto social... 7l
12.1 Causales. ... ... 7l
12.2 Improcedencia de la nulidad del pacto social.. 72
12.3 Pretensión de nulidad del pacto social: Vía procedimental y caduci-
dad.. ... 73
12.4 Efectos de la sentencia de nulidad del pacto social . 75
i3. Nulidad de acuerdos societarios 75
L4. Distribución de utilidades y pérdidas de la sociedad... ... ... 76
15. Contratos preparatorios en las sociedades. 78
16. Correspondencia y publicaciones en las sociedades 79
17. Plazos en las sociedades ... 80
18, Emisión de copias certificadas y demás títulos y documentos en las socie-
dades... 8l
19. El arbitraje y la conciliación en las sociedades., ,.. ... 8l
20. Caducidad de accionesjudiciales relacionadas con las sociedades 82
2L Duración y prórroga de la sociedad ... ... ... 82

C¡,pÍtulo II
Ll socrEo¡,o ¡.NóNru¡,: CoNsrrrucróN

1. Concepto de sociedadanónima 87
2. Denominación de la sociedad anónima. 89
3. Capital de la sociedad anónima.. 89
4. Constitución simultánea de la sociedad anónima 92
4.1 Configuración...... 92
4.2 Contenido del pacto social.. 93
4.3 Contenido del estatuto. 94
5. Constitución de la sociedad anónima por oferta a terceros 95
ÍNorcr GprunR¡r,

5.1 Configuración... ... 95


5.2 Programa de constitución..,... 96
5.3 Suscripción y desembolso del capital 97
5.4 Convocatoria .
a asamblea de suscriptores 98
Instalación y desarrollo de la asamblea de suscriptores..
5.5 99
Votación y acuerdos en la asamblea de suscriptores
5.6 99
Competencia de la asamblea de suscriptores .,. ...
5.7 100
Otorgamiento e inscripción de escritura de constitución... ...
5.8 l0l
Gastos necesarios en la constitución por oferta a terceros
5.9 101
5.10 Extinción del proceso de constitución por oferta a terceros 101
6. Fundadores de la sociedad anónima.. lO2
7. Aportes y adquisiciones onerosas en la sociedad anónima 105

C¡,pírur,o III
L¡.s rccroNEs EN LA socrEDAD ANóNrMA

1. Noción de acciones ii3


2. Creación de acciones. 116
3. Emisión de acciones. 116
4. Importe a pagarse por las acciones ll7
5. Emisión de certificados de acciones y otras formas de representación de
acciones
las I 18
6. Clases de acciones I2O
7. Indiüsibilidad de la acción I22
8. Representación de la acción. I22
9. Propiedad de Ias acciones. ... .,. 124
10. Matrícula de acciones 124
il. Acciones con derecho avoto 126
12. Acciones sin derecho a voto. 126
13. Acciones en cartera 127
14. Limitaciones y prohibiciones aplicables a las acciones 129
15. Opción para suscribir acciones l3i
16. Adquisición por la sociedad de sus propias acciones... 132
MeNuer, or DsRscHo Courncral

17. Control indirecto de acciones. L34


18. Préstamos con garantía de acciones 134
19. Derechos y gravámenes sobre acciones.. 134

C¡.pÍrulo IV
ónc¡,Nos DE LA socrEDAD ¡,NóNru¡,:
L,r. ¡uNr.L cENERAL DE AccroNrsrAs

l. Concepto de junta general de accionistas.. ... ... 141


2. Atribuciones de la junta general de accionistas. ... ... t42
3. Lugar de celebración de la junta general de accionistas... ... r44
4. Convocatoria a junta general de accionistas.. ... ... 144
4.I Requisitos de la convocatoria a junta general de accionistas . ... ... ... t44
4.2 Convocatoria a junta general a solicitud de los accionistas ... t45
4.3 Convocatoria a junta general de accionistas ordenada judicialmente
4.4 La junta universal de accionistas ... ... 148
4.5 Derecho de información de los accionistas.. ... ... r48
5. Derecho de concurrencia a la junta general de accionistas. ... r49
6. Representación en la junta general de accionistas ... ... 150
7. Presidencia y Secretaría de la junta general de accionistas.. .., ... l5r
8. EI quórum en la junta general de accionistas ... ... l5l
8.1 Generalidades sobre el quórum en la junta general de accionistas ... l5t
8.2 Quórum simple en la junta general de accionistas., ... ... 153
8.3 Quórum calificado en Ia junta general de accionistas. ... .,. 153
9. Los acuerdos a adoptar por la junta general de accionistas. ... ... r54
9,I Generalidades ... ... t54
9.2 Adopción de acuerdos en la junta general de accionistas... .., 155
9.3 Acuerdos de la junta general de accionistas en cumplimiento de
normas imperativas. r57
9.4 Acuerdos de juntas especiales de accionistas ... .., t57
9.5 Suspensión del derecho de voto en la junta general de accionistas... 159
9.6 Impugnación de acuerdos de la junta general de accionistas. ... ,.. ... 160
9.6.1 Generalidades ... ... 161

10
Í¡¡orcE G¡rurn¡l

9.6.2 Legitimidad para impugnar los acuerdos de la junta general


de accionistas. ... ... r62
9.6.3 Intervención coadyuvante de accionistas.. ... .,. 165
9.6.4 Vías procedimentales para impugnar los acuerdos de la junta
general de accionistas... ... r66
9.6.5 Acumulación de pretensiones de impugnación de acuerdos de
junta general de accionistas. ... ... 169
9.6.6 Medidas cautelares en la impugnación de acuerdos de la junta
general de accionistas... ... t7l
9.6.7 La sentencia en la impugnación de acuerdos de la junta general
de accionistas. ... ... t74
9.6.8 Caducidad de la impugnación de acuerdos de la junta general
de accionistas. ... ... 175
9.6.9 Nulidad de acuerdos de la junta general de accionistas.., ,.. ... 175
9.6.10 Otras impugnaciones de acuerdos de junta general de accio-
nistas... 179
10. El acta de la junta general de accionistas ... ... t79

C¿,pÍruro V
ónc¡,Nos DE LA socrEDAD ANóNrMA:
Er prRrcronto

L Concepto de directorio 1g5


2. Número de directores... ... ... lgg
3. Directores suplentes o alternos lgg
4. Impedimentos para ser director. lg9
5. Duración del directorio ... ... 190
6. Elección del directorio.. ... ... 190
7. Presidencia del directorio. ... ... 191
8, Convocatoria al directorio... ... 192
9. Quórum de asistencia al directorio Ig2
10. Acuerdos del directorio ... ... 193
ll. Las actas de las sesiones del directorio... I94
L2. Ejercicio del cargo de director 195

11
Mn¡¡uel ns Dpn¡cHo Cournclel

13. Actos celebrados entre directores y la sociedad 196


14. Delegación en el directorio.. ... 197
15. Obligación de informar del directorio ... ... ... 198
16. Retribución del cargo de director 198
17. Responsabilidad del directorio 198
18. Vacancia del cargo de director. 202

CepÍrur.o VI
Ónc¡.Nos DE LA socrEDAD ¡,NóNru¡,: L¡. crnrNcr¡.

1. Generalidades ...... 209


2. Designación del gerente 210
3. Impedimento para ser gerente. ZII
4. Atribuciones del gerente 212
5. Duración de la gerencia ... ... 213
6. Actos celebrados entre el gerente y Ia sociedad 2L3
7. Responsabilidad delgerente. 2I4
8. Remoción del gerente 217

C¡,pÍrur.o VII
MoorrrclcróN urr, EsrATUTo, AUMENTo y
NEPUCCTóN DEL CAPITAL DE LA SOCIEDAD E,¡góNriVr¡,

l. Modificación del estatuto de la sociedad anónima... 221


1.1 Generalidades... ... 221
L2 Requisitos para la modificación del estatuto ... ... 22I
1.3 Alcances de la modificación del estatuto 223
L.4 Derecho de separación del accionista concedido por modificación
del estatuto 223
Aumento del capital de la sociedad anónima 227
2.1 Generalidades... ... 227
2.2 Requisitos para el aumento del capital ... 227
2.3 Modalidades del aumento del capital ... ... ... 228

T2
fNorcs Gr¡¡eRAL

2.4 Efectos del aumento del capital ?30


2.5 Modificación automática del capital y del valor nominal de las accio-
nes... ... 230
2.6 Delegación para aumentar el capital 230
2.7 Derecho de suscripción preferente por el aumento del capital.. ... ... 23I
2.8 Publicidad del aumento del capital 234
2.9 Oferta a terceros de las nuevas acciones en el aumento del capital ... 235
2.10 Aumento de capital con aportes no dinerarios ... ... ... 236
2.1I Aumento de capital por capitalización de créditos.. 237
3. La reducción del capital en la sociedad anónima 237
3.1 Generalidades... ... 237
3.2 Requisitos de la reducción del capital 239
3.3 Modalidades de la reducción del capital 240
3.4 Plazo para Ia ejecución del acuerdo de reducción del capital 242
3.5 Derecho de oposición a la reducción del capital 243
3.6 Reducción obligatoria del capital por pérdidas ... ... ... 245

C¡,pÍruro VIII
Esr¡,oos FrNANcrERos Y APLrcAcróN
DE urtLrDADEs EN LA socrEDap ¡.xóxr*r¡,

1. Memoria e información financiera de la sociedad anónima.. 249


2. Derecho de información de los accionistas respecto de la memoria e in-
formación financiera. 252
3. Auditoría externa de Ia sociedad anónima 253
4. AuditorÍas especiales de la sociedad anónima.. 253
5. Amortización y revalorización del activo de la sociedad anónima 253
6. La reserva legal en la sociedad anónima 254
7. Distribución de los dividendos en la sociedad anónima 256
8. Las primas del capital 259

13
MeNueL DE DERECHO COt"rERCIAI,

C¡.pÍruro IX
Fonuns EsPEcTALEs DE LA socrEDAD,lNóNru¡,:
L¡. socrsu¡.n ¡.NóNruA cERRADA

l. Generalidades ... ... 263

2. Denominación de la sociedad anónima cerrada... 264

3. Derecho de adquisición preferente en caso de transferencia de acciones


en la sociedad anónima cerrada.. 264

4. Auditoría externa en la sociedad anónima cerrada '. 267

5. Carácter facultativo del directorio en la sociedad anónima cerrada.. ... ... 267
6. Convocatoria a junta general de accionistas en la sociedad anónima ce-
rrada ... 267

7. Representación en la junta general de accionistas de la sociedad anónima


cerrada 268

8. |untas generales no presenciales en la sociedad anónima cerrada 269


g. Derecho de separación en la sociedad anónima cerrada. 269

10. Exclusión de accionistas en la sociedad anónima cerrada.'. 270

C¡.pÍturo X
Fonu¡,s EsPEcTALEs DE LA socrEDAD ¡NóN¡un:
L¡, socrEo¡,p nNóNrrrA ABTERTA

l. Consideraciones generales... ... 275

2. Denominación de la sociedad anónima abierta 277

3. Inscripción de acciones de la sociedad anónima abierta 277

4. control de la sociedad anónima abierta por la comisión Nacional Super-


visora de Empresas y Valores... 278

5. Auditoría externa en la sociedad anónima abierta 279

6. Estipulaciones sociales no válidas en la sociedad anónima abierta 279

7. Convocatoria a junta general de accionistas en la sociedad anónima


abierta 280

8. Derecho de concurrencia a la junta general de accionistas en la sociedad


anónima abierta. 281

1+
Í¡lo¡ca Ge¡¡Ene¡,

9. Quórum y mayorías en la junta general de accionistas de la sociedad anó-


nima abierta 282
10. Derecho de información fuera de la junta general en la sociedad anónima
abierta 283
11. Aumento de capital sin derecho preferente en la sociedad anónima abierta 284
12. Derecho de separación en la sociedad anónima abierta.. 284
13. Procedimiento de protección de accionistas minoritarios en la sociedad
anónima abierta. 286
13.1 Publicación de información sobre accionistas minoritarios de la
sociedad anónima abierta 286
13.2 Solicitud de entrega de los títulos representativos de acciones y divi-
dendos en la sociedad anónima abierta 287
13.3 Supervisión de la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y
Valores 287
13.4 Gastos de difusión del procedimiento de protección de accionistas
minoritarios de la sociedad anónima abierta 288
13.5 Solución de controversias y procedimiento de reclamación.. 288
13.6 Sanciones impuestas por la Comisión Supervisora de Empresas y
Valores en caso de infracciones.. ... 289
13.7 Obligación de los fiduciarios a efectuar publicaciones para proteger
a los accionistas minoritarios en la sociedad anónima abierta.. ... ... 290

C¿,pÍru¡,o XI
Lr SocrEpAD CoLEcrrvA

l. Generalidades ...... 293


2. Razón social de la sociedad colectiva 295
3. Duración de la sociedad colectiva.. 295
4. Formación de la voluntad social en la sociedad colectiva 297
5. El pacto socialen la sociedad colectiva.. 297
6. Administración de la sociedad colectiva 298
7. Transferencia de las participaciones en la sociedad colectiva. 299
8. Negocios privados de los socios y responsabilidad de la sociedad colectiva 300
9, Beneficio de excusión en la sociedad colectiva 300

15
MRr.¡utr. ps DenEcHo Coturnc¡R¡,

10. Derechos de los acreedores de un socio de la sociedad colectiva,. 30r


11. Efectos de la separación, exclusión o muerte de un socio en la sociedad
colectiva.. 301

CnpÍrulo XII
Lls socrEoADEs EN coMANDrrA

l. Generalidades ... ... 307


2. Razón social de las sociedades en comandita ... 308

3. El pacto social en las sociedades en comandita ... 309


4. La sociedad en comandita simple 309
5. La sociedad en comandita por acciones. 311

C¡.pÍrur.o XIII
Ll socnoAD coMERcIAL
DE RESPONSABILIDAD LIMITADA

1. Generalidades ... ... 317

2. Denominación de la sociedad comercial de responsabilidad limitada.. ... 322

3. El pacto social en la sociedad comercial de responsabilidad limitada... .,. 322

4. Capital social de la sociedad comercial de responsabilidad limitada. ... '.. 323

5. Formación de la voluntad social de la sociedad comercial de responsabi-


lidad limitada. ... ... 324

6. Administración de la sociedad comercial de responsabilidad limitada. ... 325


7. Derecho de adquisición preferente de participaciones en la sociedad co-
mercial de responsabilidad limitada... 326
7.1 Adquisición de participaciones por sucesión hereditaria.. 330

8. Usufructo, prenda y medidas cautelares sobre las Participaciones en la


sociedad comercial de responsabilidad limitada 331

9. Exclusión y separación de los socios en la sociedad comercial de respon-


sabilidad limitada 333

T6
ÍNnrca GsrvERAr,

CnpÍruro XIV
SocrEoeons CrvrrEs

l. Generalidades ... ... 339


2. Razón social de las sociedades civiles. 340
3. El pacto social en las sociedades civiles 340
4. El capital social en las sociedades civiles 341
5. Las participaciones en las sociedades civiles 342
6. La junta de socios y formación de la voluntad social en las sociedades
civiles... 342
7. Administración de las sociedades civiles 343
8. Libros y registros exigibles a las sociedades civiles... 343
9. Distribución de utilidades y pérdidas en las sociedades civiles 344

CapÍruro XV
ErrrsróN DE oBLrcAcroNEs
EN LAS SOCIEDADES COMERCIALES

1. Generalidades ... ... 347


2. Importe de las obligaciones materia de emisión 349
3. Condiciones de la emisión de obligaciones... ... 349
4. Garantías exigibles en la emisión de obligaciones ... 350
5. La escritura pública de emisión de obligaciones... ... 352
6. Régimen de prelación en la emisión de obligaciones... 353
7. Suscripción de la obligación materia de emisión.. 353
8. Emisiones de obligaciones a ser colocadas en el extranjero ... ... 354
9. Actos delegables al órgano administrador con motivo de la emisión de
obligaciones 354
10. Representación de las obligaciones materia de emisión 354
11. obligaciones convertibles en acciones 355
12. Sindicato de obligacionistas y representante de los obligacionistas... ... ... 356
...
12.1 El sindicato de obligacionistas 357
12.2 La asamblea de obligacionistas... 358
12.3 El representante de los obligacionistas.. ... 361

1.7
MaruuRr, re DER¡cuo Cor'{e RciRr,

12.4 pretensiones individuales de losobligacionistas.. 363


13. Reembolso de las obligaciones emitidas 366
14. Rescate de las obligaciones materia de emisión 366
15. Adquisición de obligaciones sin amortización.. ... ... 366
16. Emisión de obligaciones sujetas a régimen legal especial ... ... ... 367

CrpÍruro XVI
Rnonc¿.NrzAcróN DE socrEDADEs: Tn¡.NspoRuncróN

1. Generalidades ... ... 37I


2. Cambio en la responsabilidad de los socios con motivo de la transformación
de sociedades . ... ... 373
3. Modificación de participaciones o derechos con motivo de la transforma-
ción de sociedades. 373
4. Requisitos exigibles para el acuerdo de transformación de sociedades. ... 374
5. Publicación del acuerdo de transformación de sociedades 374
6. Derecho de separación de los socios por el acuerdo de transformación de
sociedades.. 374
7. sociedades
Balance y escritura pública de transformación de 376
8. Fecha de vigencia de la transformación de sociedades ... ... 376
9. Transformación de sociedades en proceso de liquidación.. ... ... 376
10. Pretensión de nulidad de la transformación de sociedades. ... ... 376

ClpÍruro XVII
RnonceNrzacróN DE socrEDADEs: Fusró¡¡

l. Generalidades 38i
2. Formas de fusión de sociedades 383
3. Requisitos del acuerdo de fusión. 385
4. Aprobación, contenido y extinción del proyecto de fusión. 386
5. Convocatoria a junta general o asamblea con motivo de la fusión de so-
ciedades 388
lnformación a ser proporcionada con motivo de la fusión de sociedades 389

18
ÍNorcr GENrnal

7. Acuerdo de fusión y fecha de entrada en vigencia 389


B. Balances a ser formulados en caso de fusión de sociedades ... ... 390
9. La escritura pública de fusión de sociedades. ... ... 391
10. Fusión de sociedades en proceso de liquidación .. ... 392
11. cambio en la responsabilidad de los socios y modificación de derechos
con motivo de la fusión de sociedades... ... 392
12. Derecho de separación de los socios con motivo de la fusión de socie-
dades... 3g2
13. Oposición a la fusión de sociedades... ... 394
14. Pretensión de nulidad de la fusión de sociedades. ... ... 397

CapÍruro XVIII
REoncexrzAcróN DE socTEDADES: EscrsróN

i. ...
Generalidades ... 401
2. Formas de escisión 402
3. Nuevas acciones o participaciones en caso de escisión 404
4. Requisitos del acuerdo de escisión.. 404
5. Aprobación, contenido y extinción del proyecto de escisión.. 404
6. convocatoria a junta general o asamblea con motivo de la escisión de
sociedades.. 406
7. Documentación a ser proporcionada con motivo de la escisión de socie-
dades... 406
Acuerdo de escisión y fecha de entrada en vigencia. 407
Balances de escisión 408
La escritura pública de escisión.. 409
Escisión de sociedades en proceso de liquidación ... 409
Responsabilidad y modificación de derechos con motivo de la escisión de
sociedades 410
Derecho de separación de los socios con motivo de la escisión de socie-
dades... 4tt
Oposición a la escisión de sociedades ... ... 412
Pretensión de nulidad de la escisión de sociedades.. 415

t9
Me¡¡uel oe DERecHo CoprsRclel

CepÍruro XIX
Orn¡,s FoRMAs DE
REoRcANrzrcróNI DE soCTEDADES

1. Reorganización simple.. 421


2. Otras formas de reorganización societaria 422
3. Operaciones simultáneas con motivo de la reorganización societaria .. ... 422
4. Reorganización de sociedades constituidas en el extranjero... ... 423
5. Reorganización de sucursaies de sociedades constituidas en el extranjero 423

C¡.pírulo XX
SucuRs¡rEs DE socrEDADEs

1. Generalidades ... ... 427


2. Responsabilidad de la sociedad respecto de sus sucursales. 428
3. Establecimiento e inscripción de sucursai 128
4. Representación de la sucursal.. -128

5. Cancelación de la sucursal ... ... 430


6. Efecto en la sucursal de la fusión o escisión de la sociedad principal ... ... 430
7. Sucursal en el Perú de sociedad extranjera 431

CepÍruro XXI
DrsorucróN DE socrEDADEs

l. Generalidades ... ... 435


2. Causales generales de disolución de sociedades... ... 436
3. Causales específicas de disolución de sociedades colectivas y sociedades
en comandita.. ... ... ... ... ... 438
4. Convocatoria a junta o asamblea para acordar disolución de sociedad ... 438
5. Disolución de sociedad a solicitud del Poder Ejecutivo... 440
6. Acuerdo de disolución y continuación forzosa de sociedad anónima... ... 441
7. Publicidad e inscripción de acuerdo de disolución de sociedad. ... ... ... ... 442

20
Í¡¡orcr GsNeRAr,

CrpÍruro XXII
LrquroacróN y ExrrNcróN oE socTEDADES

l. Generalidades sobre la liquidación de sociedades 445


2. Los liquidadores de Ia sociedad 448
3. Insolvencia o quiebra de sociedad en liquidación 453
4. Información a ser proporcionada con motivo de la liquidación de la so-
ciedad 4s3
5. El balance finai de la liquidación. 453
6. Distribución del haber social... 454
7. Extinción de la sociedad 455
8. Extinción de la sociedad y responsabilidad frente a acreedores impagos 4s6

Capíruro XXIII
SocrnoeoEs TRREGULARES

1. Generalidades ... ... 461


2. Responsabilidad en caso de sociedades irregulares.. 462
3. Sociedades irreguiares y obligación de los socios de cumplir con sus apor-
tes....... 464
4. Regularización y disolución de sociedad irregular... 464
5. Derecho de separación de los socios de sociedad irregular. 467
6. Sociedades irregulares y relaciones entre los socios y con terceros ... ... ... 467
7. Administración y representación de la sociedad irregular.. 468
8. Sociedades irregulares y concurrencia de acreedores particulares y socia-
les. 468

CapÍruro XXIV
CoNrR¡.ros AsocrATrvo s

l. Generalidades 47r
2. Contribuciones de dinero, bienes o servicios en los contratos asociativos 472
J. Contrato de asociación en participación ... 472

21
MRNuar, os D¡R¡cHo CoMrncrRI-

3.1 Concepto 472


3.2 Características... ... 475
3.3 Limitación de asociar... 476
3.4 Presunción de propiedad de los bienes contribuidos.. ... ... 477
3.5 Participaciones en utilidades y pérdidas 477
4. Contrato deconsorcio 477
4.1 Concepto 477
4.2 Afectación de bienes 479
4.3 Relación con terceros y responsabilidades 479
4.4 Sistemas de participación ... 479

SEcuNon P¡.nrE
Tíruros VeroRrs

CapÍruro XXV
NocroNEs GENERALEs
soBRE Los rÍTULos vALoREs

l. Concepto de título valor... 485


2. Valor representado por anotación en cuenta. 489
3. Características de los títulos valores 490
4. Elementos que integran el título valor ... 492
5. El principio de literalidad en los títulos valores 493
6. Importe del título valor. ... 498
7. La firma en el título valor e identidad del firmante 499
8. Efectos del título valor respecto de los firmantes.. s00
9. Título valor emitido en forma incompleta. 501

10. Responsabilidad solidaria en los títulos valores s03


11. Derechos del legítimo tenedor del título valor.. 504
12. Requisitos para exigir las prestaciones expresadas en el título valor.. ... ... 504
13. Mérito ejecutivo de los títulos valores y ejercicio de las acciones cambia-
rias... ... 505

22
íNnlce GeNeRAr-

14. Causales de contradicción en las acciones derivadas del título valor. .,. ... 506
15. valores..
Enriquecimiento sin causa derivado de los títulos 507
15.1 Configuración de la acción por enriquecimiento sin causa 507
15.2 El enriquecimiento sin causa en el Código Civil. ... 509
15.3 Naturaleza subsidiaria de la acción por enriquecimiento sin causa 509
15.4 Objeto de la acción por enriquecimiento sin causa. 510
15.5 Legitimación en la acción por enriquecimiento sin causa.. 510
15.6 Presupuestos de la acción por enriquecimiento sin causa.. 512
15.7 Prescripción de la acción por enriquecimiento sin causa... 513
16. Gravámenes y afectaciones en los títulos valores.. 513
17. Transferencia de derechos accesorios del título valor.. 513
18. Devolución del título valor pagado. ... .,. 515
19. Reivindicación del título valor. 516
20. Nulidad del título valor por intereses ilegales 5lB
21. Clasificación de los títulos valores 519

CnpÍruro XXVI
CrncuracróN nB Los ríTULos vALoRES

1. Títulos valores al portador. 525


2. Títulos valores nominativos 528
3. Títulos valores orden
a la 533
3.1 Generalidades... ... 533
3.2 Endoso de títulos valores a la orden 536
3.3 Transmisión de título valor a la orden por medio distinto al endoso 551

3.4 Cláusula <no negociable,' en el título valor 553

C¡.pÍruro XXVII
CrÁusuras EspEcrALEs DE Los rÍTULos vALoREs

l. Cláusulas especiales que pueden incluirse en los títulos valores ... ... 557
2. La cláusula de prórroga 558

¿J
MeruURr_ os DsRsCuO COt.lgRCral

3. Cláusula de pago en moneda extranjera 559

4. Cláusula sobre pago de intereses y reajustes.. 560


5. Cláusula de liberación del protesto 561

6. Cláusula de pago con cargo en cuenta bancaria 562


7. Cláusula de venta extrajudicial ... ... ... 562
8. Cláusula de sometimiento a leyes y tribunales.. 562

C¡.pÍruro XXVIII
GannNrÍ¿.s DE Los rÍTULos vALoREs

1. Generalidades ... ... 565


2. Garantías personales en los títulos valores 565
2.1 El aval. 566
2.2 Lafianza. 573
3. Garantías reales en los títulos valores. 571

Cepíruro XXIX
Er p¡co on rÍruros VALoRES

1. Generalidades ... ... 577


2. Fecha de pago del título valor. 577
3, Pago parcial del título valor . 578
4. Lugar de pago del título valor. 579
5. Pago de títulos valores en moneda extranjera 579
6. Pago en caso de mora del tenedor del título valor ... 580
7. Pago de títulos valores por intervención ... 582

C¿.pÍruro XXX
Er, pRorEsro DE rÍrur,os VALoRES

1. Generalidades ... ... 585


2. Obligación de protestar los títulos valores. 586

24
I¡¡olcs G¡t¡sRAL

3. Plazos para el trámite del protesto de títulos valores 587


4. Lugar del protesto de títulos valores 588
5. Trámite del protesto de títulos valores 591
6. Día del protesto de títulos valores... 592
7. Prórroga del plazo para el protesto de títulos valores... 593
B. Formalidades de la notificación del protesto de títulos valores 593
9. Constancia de protesto de títr"rlos valores... 594
10. Responsabilidad de los fedatarios en el protesto de títulos valores 595
I 1. Pago de gastos del protesto de títulos valores 596
12. Formalidades sustitutorias del protesto de títulos valores... 596
12.1 Pacto de no protesto. ... ... 596
12.2 Protesto de títulos valores pagaderos con cargo en cuenta 597
13. Títulos valores no sujetos a protesto... 598
14. Publicidad del protesto de títulos valores 599
15. Publicidad de la formalidad sustitutoria del protesto de títulos valores .., 600
16. Publicidad del inicio de procesos judiciales con motivo del protesto de
títulos valores 601
17. Registro de pagos extemporáneos de títulos valores 601

C¡.pÍrur.o XXXI
AccroNEs cAMBIARTAS DERTvADAS
DE Los rÍruros vALoREs

1. Configuración de las acciones cambiarias 605


2. Vías procedimentales aplicables a las acciones cambiarias 607
3. Objeto o contenido económico de las acciones cambiarias. ... ... 613
4. Legitimidad activa en las acciones cambiarias 614
5. La solidaridad cambiaria o legitimación pasiva en las acciones cambia-
rias... ... 614
6. Requisitos de las acciones cambiarias. ... ... 616
7. Acciones cambiarias: Clasificación 617
7.I La acción cambiaria directa 617
7.2 La acción cambiaria de regreso 619

25
MeNuel, oe DsRscHo Co¡'4sRclel

7.3 La acción cambiaria de ulterior regreso 623


Improcedencia de la acción cambiaria entre personas que ocupan la misma
posición en el título valor. ... 626
9. Defensas o excepciones cambiarias ... ... ... 628
9.1 Configuración...... 628
9.2 Aplicación del principio de inoponibilidad de excepciones personales
en las acciones cambiarias... ... ... 629
9.3 La contradicción en la Ley de Títulos Valores.. 631
10. Prescripción de las acciones cambiarias. ... ... 633

C¡,pÍruro XXXII
L¡. ¡.ccróN cAUSAL

1. Configuración de la acción causal 639


2. Fundamento de la acción causal.. 64r
J. Ejercicio de la acción causai. 641
4. Acción causal y novación 643
5. Objeto o contenido económico de la acción causal.. 644
6. Legitimación en la acción causal. 644
7. Requisitos de la acción causal.. 645
8. Prescripción de la acción causal.. 647

Capíruro XXXIII
DErsnroRo, DEsrRuccróN, ExrRAvÍo y
SUSTRACCIóN OE TÍTULOS VALORES

1. Acciones a ejercitar en caso de deterioro, destrucción, extravío y sustracción


de títulos valores 651
2. Acciones de sustitución de título valor y de requerimiento de intervención
en caso de deterioro o destrucción parcial 651
2.1 Generalidades ... ... 65 t
2.2 Trámite de las acciones de sustitución de título valor y de requeri-
miento de intervención en caso de deterioro o destrucción parcial 654
2.3 Costos, costas y gastos de expedición del nuevo título valor 655

26
íruorce GE¡rsRAr,

3. Acción de deciaración de ineficacia de título valor en caso de deterioro


total, extravío o sustracción. ... 656
3.I Generalidades... ... 656
3.2 Trámite de la acción de declaración de ineficacia de título valor en
caso de deterioro total, extravío o sustracción. ... 660
3.3 notificaciones en la acción de deciaración de ineficacia de título valor
en caso de deterioro total, extravío o sustracción ... ... 662
3.4 Liberación de responsabilidad del obligado principal 662
3.5 Oposición del tenedor legítimo.. 663
3.6 Declaratoria de ineficacia dei título val<¡r. 663
3.7 Suspensión extrajudicial del pago de título valor en caso de deterioro
total, extravío o sustracción ... ... 664
3.8 Costos, costas y gastos de expedición del nuevo título valor 665
4. Acción de ineficacia de títulos valores nominativos e intransferibles ... ... 666
4.1 Generalidades... ... 666
4.2 Trámite de la acción de ineficacia de títulos valores nominativos e
intransferibles ... ... 667
4.3 Especificaciones del título valor 669
4.4 Costos, costas y gastos de expedición del nuevo título valor 669
5. Acciones en caso de desposesión e ineficacia de títulos valores por causas
no previstas en la Ley de Títulos Valores 670

CepÍruro XXXIV

iTTji;::::'."1?il::T:::"#'
1. Marco legal. ... 673
2. Normatividad aplicable a la capacidad para obligarse en un título valor 673
3. Normatividad aplicable en caso de formalidades de los títulos valores. .., 673
4. Normatividad aplicable respecto de la naturalezay efectos de las obliga-
ciones cambiarias 674
5. Normatividad aplicable respecto de los plazos y procedimientos para el
ejercicio y conservación de las acciones cambiarias. 674
6. Aplicación de la ley del lugar de pago de los títulos valores 674
7. Normatividad aplicable en caso de derechos causales 67 5

27
MRlruaL nE Dsn¡cuo ColtERclal

C¿,pírur.o XXXV
L¡. rnrn¡ DE cAMBro

l. Concepto 679
2. Formalidades de la letra de cambio 681

2.I Contenido de la letra de cambio 681

2.2 Formas de señalar el vencimiento de la letra de cambio. 685


2.3 Formas de girar la letra de cambio. 686
2.4 Responsabilidad del girador de la letra de cambio 689
2.5 Cláusula documentaria en Ia letra de cambio 690
3. Endoso de la letra de cambio... 692
4. Aceptación de Ia ietra de cambio 693
4.1 Configuración...... 693
4.2 Formalidad de la aceptación de la letra de cambio.. 696
4.3 Carácter incondicional de la aceptación de la letra de cambio.. ... ... 697
4.4 Presentación para Ia aceptación de la letra de cambio 698
4.5 Aceptación de letra de cambio con vencimiento a cierto plazo desde
la aceptación.. ... ... 700
4.6 Aceptación de letra de cambio a f'echa fija o a la vista o a cierto piazo
desde su giro . ... 700
4.7 Obligación del girado en la presentación de la letra de cambio para
su aceptación. ... ... 70r
4.8 Aceptación rehusada o testada de la letra de cambio 701
4.9 Cambio de lugar de pago en Ia aceptación de la letra de cambio.. ... 702
4.10 Reaceptación de la letra de cambio 702
4.11 Protesto por falta de aceptación de la letra de cambio 705
4.12 Lelra de cambio parcialmente aceptada 706

5. Vencimiento de la letra de cambio.. 708


5.1 Vencimiento a la vista de Ia letra de cambio. 708

5.2 Vencimiento a cierto plazo desde la aceptación de la letra de cam-


bio... ... 710
5.3 \'encimiento a fecha frjay a cierto plazo desde el giro de la letra de
cambio 7t0
5.4 Vencimiento a meses o años de la letra de cambio.. 7ll

28
Ir.¡otcs GeNeRAL

6. Pago de la letra de cambio 7Il,


7. Aceptación y pago por intervención de la letra de cambio.. 713

CepÍruro XXXVI
Er p¡.canÉ y LA FACTURA coNFoRMADA

l. Elpagaré 721
1.1 Concepto 721
1.2 Contenido del pagaré... 725
1.3 Formas de vencimiento del pagaré 729
1.4 obligaciones del emitente del pagaré 729
1.5 Aplicación al pagaré de la normatividad correspondiente a la letra
decambio 730
La factura conformada 730
2.I Significado. 730
2.2 Características de la factura conformada 733
2.3 Contenido de la factura conformada 734
2.4 \'encimiento de Ia factura conformada 735
2.5 obligaciones del comprador o adquirente del bien o usuario del ser-
vicio ... 736
2.6 Relaciones causales entre comprador y vendedor 736
2.7 Plazo de pago del precio consignado en la factura conformada ... ... 737
2.8 Pacto de intereses en la factura conformada n7
2.9 Aplicación a la factura conformada de la normatividad correspon-
diente a la letra de cambio /J/

C¡.píruro XXXVII
Er CnEqur

1. Concepto 741
2. Formalidades para la emisión del cheque.. 744
3. Condición previa para emitir el cheque. 745
4. Contenido del cheque.. 745

29
MenuRI- oe DsRgcHo Co¡'lrRcrel

5. Beneficiario del cheque. 748


6. Cheque a la orden del propio emitente y con cláusula al portador ... ... ... 749
7. Limitaciones de la emisión y negociación del cheque 749
8. EI cheque post datado 750
9. Invalidez de la aceptación del cheque. 75t
10. Responsabilidad del emitente del cheque 7s2
11. Pacto de intereses en el cheque 753
t2. Cierre de cuenta corriente por giro de cheque sin fondos... 753
13. Los cheques especiales.. 755
13.1 EI cheque cruzado 755
13.2 EI cheque para abono en cuenta. 758
13.3 El cheque intransferible... ... ... 759
13.4 El cheque certificado 760
i3.5 El cheque de gerencia. 762
13.6 El cheque giro ... 763
13.7 EI cheque garantizado 763
i3.8 El cheque de viajero 761
13.9 El cheque de pago diferido.. 766
14. Endoso del cheque 767
15. Pago del cheque 769
l5.l Generalidades 769
15.2 PIazo de presentación a pago del cheque 77r
15.3 Revocación y suspensión del pago del cheque 771
15.4 Efectos por muerte o insolvencia del emitente del cheque. ... ... ... ... / /J

15.5 Constancia de pago del cheque 776


15.6 Pago parcial del cheque 776
15.7 Causales para el no pago del cheque.. 778
15.8 Protesto y formalidad sustitutoria en el cheque... 781
15.9 Responsabilidad por negativa injustificada a pagar el cheque o por
pago indebido del mismo 782
15.l0El pacto de truncamiento ... ... 784
l5.l t Aplicación al cheque de la normatividad de la letra de cambio. ... ... 786

30
ÍNnrcE G¡NERal

CnpÍruro XXXVIII
CERrrrrclDo BANCARTo DE
MONEDA EXTRANJERA Y DE MONEDA NACIONAL

L Certificado bancario de moneda extranjera 789


1.1 Generalidades ... ... 799
1.2 características del certificado bancario de moneda extranjera. ... ... 790
1.3 Contenido del certificado bancario de moneda extranjera 790
1.4 Vencimiento del certificado bancario de moneda extranjera 79I
1.5 Lugar de pago del certificado bancario de moneda extranjera.. ... ... 79I
1.6 Ejercicio de la acción cambiaria respecto del certificado bancario de
moneda extranjera 7g2
Certificado bancario de moneda nacional . 792

C¡pÍruro XXXIX
Er cERrrrrcADo DE DEposrro y EL WRRn¡Nr

1. Configuración del certificado de depósito y el warrant 797


2. Empresas autorizadas a emitir el certificado de depósito y el warrant y
contenido de los mismos.. ... ... 799
3. Almacén de campo y warrant insumo-producto.. 801
4. Formularios oficiales del certificado de depósito y de1 warrant.. 801
5. Mercaderías que dan lugar a la emisión de certificados de depósito y
warrant 902
6. Responsabilidad del almacén general de depósito 902
7. Derecho del tenedor del certificado de depósito y/o del warrant a inspec-
cionar mercadería. 903
8. ...
Endoso del certificado de depósito y el warrant... ... 804
9. Derechos que representa el warrant y ejecución del mismo g05
10. Prelación de acreencias. ... ... g06
11. Pago parcial del crédito g0B

12. Pago anticipado del warrant 809


13. Ejecución del warrant sin protesto 809
14. Liberación y venta de mercaderías.. .. . 8 10

31
MaNuel DE DEREcHo Cor',rsRcrRr,

C¡,pírulo XL
Er rÍruro pE cnÉorro
HIPOTECARIO NEGOCIABLE

l Generalidades ... ... 813


2. Emisión del título de crédito hipotecario negociable.. 814
3. Contenido del título de crédito hipotecario negociable.. 814
4. Endoso del título de crédito hipotecario negociable 815
5. Ejecución del título de crédito hipotecario negociable 816
6. Extinción del título de crédito hipotecario negociable 8I7
7. Normas complementarias aplicables al título de crédito hipotecario nego-
ciable... 818

C¡.pÍrur.o XLI
Er, coNocrMrENTo DE
EMBARQUE Y LA CARTA DE PORTE

l. El conocimiento de embarque. 823


1.1 Configuración...... 823
1.2 Contenido del conocimiento de embarque 824
1.3 Emisión y transmisión del conocimiento de embarque.. ... ... 825
1.4 Acción cambiaria derivada del conocimiento de embarque 826
1.5 Conocimientos de embarque especiales 826
La carla de porte 826
2.I Concepto 826
2.2 Contenido de Ia carta de porte 828
2.3 Emisión y transmisión de la carta de porte.. 830
2.4 Acciones cambiarias derivadas de ia carta de porte 830

J¿
Inolce G¡Ne nnl

CtpÍrulo XLII
Los v¡.r,oREs MoBrLIARros

]. Configuración de los valores mobiliarios 933


2. Valores representativos de derechos de participación.. ... g36
2.\ Las acciones y otros valores 936
2.2 El certificado de suscripción preferente ... ... g3g
2.3 Los certificados de participación en fondos mutuos de inversión en
valores y en fondos de inversión g39
2.4 Los valores emitidos en procesos de titulación g4l
3. Valores representativos de deuda g42
3.1 obligaciones, bonos, papeles comerciales y otros valores g42
3.2 La letra hipotecaria g49
3.3 La cédula hipotecaria. 851
3.4 EI pagaré bancario g53
3.5 El certificado de depósito negociable g55
3.6 obligaciones y bonos públicos g56

BrsrrocnarÍe Bs7

33
INTRODUCCION

En relación a los temas de derecho comercial o mercantil han salido publicados


muchos libros en nuestro país, ya sea examinándolos por separado o en su con-
junto, pero, en este último caso, de manera muy amplia, es decir, mediante varios
volúmenes, lo que hace tedioso y también inmanejable el estudio de dicha rama del
derecho por parte del usuario jurídico, quien, en la actualidad, se encuentra por
lo general muy ocupado como para dedicarle mucho tiempo a la lectura, incluso
de materias que le competen.
Atendiendo a Io expuesto, es que a través de la presente obra, denominada
MANUAL DE DERECHO COMERCIAL, hemos resumido en un solo volumen
las instituciones más relevantes del derecho comercial o mercantil (con aplicación
de la legislación societaria y cartular del caso), a efecto de que el interesado las
aprecie en su conjunto de una forma rápida y didáctica para así poder conocer
adecuadamente Ia materia o cuestión de su interés.
La presente obra tiene, pues, la siguiente estructura:

- EnlaPRIMERAPARTE,denominada<SOCIEDADESCOMERCIALES),
se trata lo concerniente a las nociones generales de las sociedades comer-
ciales (Capítulo I); a la constitución de la sociedad anónima (Capítulo iI);
a las acciones en la sociedad anónima (capítulo III); a la junta general de
accionistas (Capítulo IV); al directorio de la sociedad anónima (Capítulo
V); a Ia gerencia de la sociedad anónima (Capítulo VI);a la modificación
del estatuto, aumento y reducción del capital (capítulo vII); a los estados
financieros yla aplicación de utilidades en la sociedad anónima (Capítulo
VIII); a la sociedad anónima cerrada (Capítulo IX); a la sociedad anónima
abierta (Capítulo X); a la sociedad colectiva (Capítulo XI); a las sociedades
en comandita (Capítulo XII); a la sociedad comercial de responsabilidad

35
MaNunl pe Dsne cuo CoI.{¡Rcrel

limitada (Capítulo XIII); a las sociedades civiles (Capítulo XIV); a la


emisión de obligaciones en las sociedades comerciales (Capítulo XV); a
la transformación de sociedades (Capítulo XVI); a la fusión de sociedades
(Capítulo XVII); a la escisión de sociedades (Capítulo XVIII); a las otras
formas de reorganizacíón de sociedades (Capítulo XiX); a las sucursales
de sociedades (Capítulo XX); a la disolución de sociedades (Capítulo
XXI); a la liquidación y extinción de sociedades (Capítulo XXII); a las
sociedades irregulares (Capítulo XXIII); y a los contratos asociativos
(Capítulo XXIV).
- En Ia SEGUNDA PARTE, titulada (TÍTULOS VALORES), estudiamos
lo relativo a las nociones generales sobre los títulos valores (Capítulo
XXV);a la circulación de los títulos valores (Capítulo XXVI); a Ias cláu-
sulas especiales de los títulos valores (Capítulo XXVII); a las garantías
de los títulos valores (Capítulo XXVIII); al pago de los títulos valores
(Capítulo XXIX); al protesto de títulos valores (Capítulo XXX); a las
acciones cambiarias derivadas de los títulos valores (Capítulo XXXI); a
la acción causal (Capítulo XXXII); al deterioro, destrucción, extravío y
sustracción de títulos valores (Capítulo XXXIII); a las normas de derecho
internacional aplicables a los títulos valores (Capítulo XXXIV); a la letra
de cambio (Capítulo XXXV); al pagaré y la factura conformada (Capítulo
XXXVI); al cheque (Capitulo D(XVII); al certificado bancario de moneda
extranjera y de moneda nacional (Capítulo XXXVIII); al certificado de
depósito y el warrant (Capítulo XXXIX); al título de crédito hipotecario
negociable (Capítulo XL); al conocimiento de embarqLre y la carta de
porte (Capítulo XLI); y a los valores mobiliarios (Capítulo XLII).

Esperamos, pues, que la presente obra satisfaga la finalidad descrita prece-


dentemente, esto es, que sirva conlo una herramienta de consulta básica para las
personas inmersas en el campo del derecho comercial, y agradecemos desde ya la
acogida que, estamos seguros, tendrá la referida obra.

36
PruuEna PnRrE
SOCIEDADES ConnERCIALES
CapÍrulo I
NOCIONES GENERALES ACERCA
DE tAS SOCIEDADES COMERCIATES
a
1. CONCEPTO DE SOCIEDAD

A juicio de León Batardón <se designa coir el nombre de sociedad (...) una
agrupación de dos o más personas que dirigen sus esfuerzos hacia un lin común,
según un convenio preestablecido entre las mismas>) (LEON BATARDoN, r970:
3).

Codera Martín dice del concepto de sociedad lo siguiente:


<...Contrato consensual en virtud del cual dos o más personas, denominadas
socios, se obligan a poner en común dinero, bienes o industria, con ánimo de
partir entre sí las ganancias (...).

Tiene carácter plurilateral y no se agota en el momento de su celebración, pues


perdura a través del tiempo, pudiendo unirse a él nuevos componentes (socios) o
separarse cumpliendo ciertos requisitos.
La característica más destacada de este contrato es que otorga a la entidacl
que se constituye (sociedad) personalidad jurídica propia, independiente de cada
uno de sus componentes (socios)..., (CODERA MARTÍX, tgSZ: ZS:).
Según Argeri, la sociedad, en su noción comercial, u... es el contrato me-
diante el cual dos o más personas ejercitan en común una actividad comercial de
producción de bienes o servicios, o intermediando en la circulación de bienes,
en el transporte, seguros, etc., acordando distribuirse las utiiidades y pérdidas en
proporción al resultado de las negociaciones, según el convenio y en su defecto
aplicando la ley, (ARGERI, 1982:363).
Al respecto, Rodríguez Rodríguez señala q.ue u... el contrato de sociedad
como contrato asociativo y de organización, no coloca a unos partícipes frente a
otros, sino que al ser coincidentes y no contrapuestos los intereses de todos, sus
respectivas declaraciones de voluntad ofrecen contenido análogo y siguen la misma
dirección; al propio tiempo que sus prestaciones, aun pudiendo tener valor eco-

41
MaNuRr, re DBREcuo CoMeRclal

nómico distinto, son cualitativamente iguales y no van dirigidas a proporcionar a


nadie el goce inmediato de las mismas, sino a fundirse entre sí para proporcionar
a todos los socios las ventajas que resulten de la buena utilización del fondo común
(RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ; CitAdO POr SOTO ÁLVAREZ, T994:95).
A decir de Ascarelli el contrato de sociedad o asociativo o de organización se
caracteriza por lo siguiente:
na) Es un contrato plurilateral en el sentido de que cada socio entra en relacio-
nes jurídicas con todos los demás, considerados en conjur.rto como entidad
y con cada uno de ellos en particular (...).

b) Es un contrato atípico, es decir, las obligaciones que crea no están tipifica-


das a través de forrnas previamente determinadas (...). En la sociedad cada
socio puede obligarse en forma muy variada y distinta, comprendiendo
generalmente prestaciones mixtas: de dar, hacer y no hacer.

c) Finalmente en la sociedad, como contrato de organización, las partes no


sólo tienen el deber (...), sino tar¡lbién el derecho de cumplir sus respec-
tivas prestaciones, ya que úr.ricamente así se podrá cumplir el fin social,
(ASCARELLI; citado por SOTO ÁfVaRpZ, 1994:95).

Lo relativo a las sociedades comerciales se encuentra regulerdo, principalmente,


en ia Ley General de Sociedades (Ley Nro. 26887, del 05- l2- 1997). En e1 artículo
I de la referida Ley se precisa que quienes constituyen la sociedad convienen en
aportar bienes o servicios para el ejercicio en común de actividades económicas.

Z. CTASES DE SOCIEDADES

Acerca de las clases de sociedades, León Batardón señala que son las siguien-
tes:

< 1.o Las sociedqdes colectivqs. Es una sociedad de dos o tnás personas que ejercen
el comercio bajo una razón social, y son responsables frente a terceros con
todos sus bienes, personal y soiidariamente.
2." La sociedad en comandita simple.Esta sociedad se asemeja a la precedente,
pero comprende dos categorías de socios: unos (soclos colectivos) res-
ponden con la totalidad de sus bienes; Ios otros (comanditarios), simples
aportadores de for-rdos no responden de las obligaciones de la compañía
sino hasta la concurrencia de la suma que se han comprometido a aportar
a la sociedad.

3.o La sociedad comanditaria por acciones. Se encuentran en ella las dos cate-
gorías de asociados de la precedente, pero los comanditarios constituyen
una colectividad de personas denominadas accionistas, y el capital social

42
NOcIonTs GENERALES ACERCA DE LAS SoCIEDADES CoMERCIALES

está dividido en títulos negociables o acciones.

4." La sociedad anónima. En esta sociedad, como en la comanditaria por


acciones, el capital está dividido en acciones, pero no existe más que una
categoría de asociados, o accionisfds, responsables solamente hasta la
concurrencia de Ia sutna que representan los títulos suscritos.
5.o La asociación en participación. Es una convención privada, que no tiene
existencia con respecto a tercero, sin razón social, y en la cual el gestor se
obliga personalmente frente a los que con él contratan, sin obligar a sus
asociados.

6." La sociedad a capital variable. No es, propiamente hablar-rdo, un caso


especial de sociedad, sino más bien una rnodalidad aplicable a todas las
sociedades y cuya característica es la variabilidad del capital.

7 '" La sociedad de responsabilidad limitada. En esta ciase de sociedades, los


socios, al igual que en las compañías anónimas, sólo sor-r responsables
hasta la concurrencia de su aportación; pero las participaciones sociales
no pueden ser representadas por títulos negociables, (LEON BATARDON,
r970:5-6).
León Batardón señala, además, lo siguiente:
<Las diferentes especies de sociedades que acabamos de enunerar se clasifican
en sociedades de personay sociedades de capitales.

Las primeras tienen por base la mutua confianza de Ios socios. Las segundas
tienen como fin fundamental agrupar capitales, sin tener en cuenta las cualidades
personales de sus miembros.

Las sociedades colectivas y comanditarias simples son sociedades de perso-


nas. La anónima es una sociedad de capitales. La comanditaria por acciones tiene
carácter mixto.
La sociedad de responsabilidad limitada es una forma intermedia entre las so-
ciedades de personas y las de capitales, en tanto que su capital se halla representado
por participaciones no incorporadas en títulos> (LEONf BATARDON, 1970: 6).
LaLey General de Sociedades prevé las siguientes clases o formas de socie-
dades:

A. Sociedad anónima (Libro II de la L.G.S., arts. 50 aL264).

B. Sociedad colectiva (Sección Primera del Libro III de la L.G.S., arts. 265
al 277).
C. Sociedad en comandita (Sección Segunda del Libro III de la L.G.S., arts.
278 aL282).Dtcha sociedad se sub-clasifica en:

43
Maruual n¡ DgREcHo Cotu,trRcral

C.1 Sociedad en comandita simple (Título II de Ia Sección Segunda del


Libro III de la I-.G.S., art. 281).
C.2 Sociedad en comandita por acciones (Título III de la Sección Segunda
del Libro III de la L.G.S., art.2B2).
D. Sociedad comercial de responsabilidad limitada (Sección Tercera del
Libro IiI de la L.G.S., arts.2B3 aL294),
E. Sociedades civiles (Sección Cuarta del Libro III de la L.G.S., arts. 295 al
303).
No podemos dejar de mencionar que, de confbrmidad con io dispuesto en
el artículo 2 dela Ley General de Sociedades, toda sociedad necesariamente tiene
que adoptar alguna de las formas previstas en la referida Ley (a que se hiciera alu-
sión líneas arriba). Por su parte, las sociedades sujetas a un régimen legai especial
(entiéndase normadas pror cualquier otro dispositivo legal que no sea la Ley Nro.
26887) se rigen también por lo dispuesto en la Ley General de Sociedades, pero la
normatividad de esta última será aplicable en forma supletoria, vale decir, a falta
de disposición legal expresa.

En el último párrafo del artículo 2 dela Ley General de Sociedades se precisa


que la comunidad de bienes, en cualquiera de sus formas, se regula por las disposi-
ciones pertinentes del Código Civil. Así tenemos que dicha comunidad de bienes
será regulada, verbigracia, por los arts. 969 aL998 del Código Civil (tratándose de
la copropiedad o condominio), y por los arts. 301 aL326 (en el caso de la sociedad
de gananciales).

3. CONSTITUCIÓN DE SOCIEDADES

Sobre el particular, Soto Álvarez, al hacer referencia a los caracteres del acto
constitutivo social, señaia que (en primer lugar se considera la denomina da ffictio
societatis o sea la voluntad de entrar en sociedad, en segundo lugar la necesidad de
aportaciones de los socios y en tercer lugar la llamada vocación a las ganancias y a
las pérdidaso (SOTO ÁI-,q.RgZ, 1994:95). Dicho autor explica que (por \a afectio
societatis debe entenderse una igualdad de tal naturaleza enlas partes que Ias cons-
tituya en verdaderos socios. En relación con las aportaciones debemos señalar que
no se podrí a realizar el fin común que, en general, es realizar negocios lucrativos,
independientemente de que en ocasiones éste no existe en cuyo caso no habrá la
llamada vocación a ganancias y pérdidas, (SOTO ÁLV,q.REZ, 1994 96).
Por lo general, toda sociedad se constituye al nenor por dos socios, ya sea
que éstos se traten de personas naturales (llamadas también físicas) o jurídicas
(denominadas también ideales o ficticias o morales). Esa es la pluralidad mínima

44
Noclot¡ps cENERALES ACERcA DE LAS soctEDADES coMERCIALES

de socios exigida por la ley (art. 4 de la Ley Nro. 26887),la misma que, en caso de
perderse (por ejemplo, en caso de muerte del socio, extinción de la persona jurídica,
etc.) trae como consecuencia la disolución de pleno derecho (esto es, en forma au-
tornática) de la sociedad de que se trate, a no ser que la referida pluralidad mínima
de socios logre reconstituirse en un plazo de seis meses contado desde el momento
en que se produjo la pérdida de la pluralidad de socios exigida legalmente,
Es de destacar que no será exigible la pluralidad de socios mínima a que se
hizo alusión anteriormente (conforme lo prevé el art. 4, in fine, de Ia L.G.S.);
A. Cuando el único socio es el Estado.
B. En cualquier otro caso señalado expresamente por la ley.
En lo que concierne a las modalidades de constitución de las sociedades, cabe
señalar que, tratándose de la sociedad anónima (y según el art. 3, primer párrafo,
de la L.G.S.), ésta puede constituirse de dos formas:

A. constitución simultánea en un solo acto por los socios fundadores.


<Es el método tradicional para fundar una sociedad. Los socios se reúnen,
aPortan bienes para pagar el capital, establecen las normas del pacto social
y dei estatuto y suscriben la minuta y la escritura pública de constitución
de la sociedad, (ELIAS LAROZA, 1998, primer Voiumen: 20).

B. Constitución en forma sucesiya mediante oferta a terceros contenida en


el programa de fundación otorgado por los fundadores.
<El elemento fundamental que diferencia a esta forma de fundación, ex-
clusiva para la sociedad anónirna, es la existencia de un proceso previo,
regulado por la Ley, que tiene por objeto reunir los socios que suscriban
y paguen las acciones de la nueva sociedad. Sóio después de cullninado
el proceso se podrá otorgar la minuta y la escritura pública de consti-
tución> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 2l). Otra diferencia
importante es el rol de los fundadores, sustancialmente distinto al que
les corresponde en la constitución simultánea. En esta última, además de
fundadores son socios. En la que nos ocupa, no es indispensable que lo
sean, al no ser obligatorio que suscriban acciones...>) (ELIAS LAROZA,
1998, Primer Volumen: 21). (El verdadero rol de los fur-rdadores, en este
caso, es el de promover la constitución de la nueva sociedad. Sus derechos
y obligaciones son los mismos, en su calidad de fundadores, e inclusive de
mayor responsabilidad y envergadura económica que en la constitución
simultánea. Pero, en tanto que fundadores, no se requiere que sean socios,
(ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volurnen: 2l).

Sólo pueden constituirse simultáneamente en un solo acto las siguientes clases


de sociedades comerciales:

45
MaNuer, oe D¡RecHo CoNrsRcrRr.

- La sociedad colectiva.
- La sociedad en comandita (simple y por acciones).
- La sociedad comercial de responsabilidad limitada.
- Las sociedades civiles.
El artículo 5 de la Ley General de Sociedades norma Io atinente al contenido
y formalidades del acto constitutivo de las sociedades comerciales, estableciendo
claramente que la sociedad se constituye por escritura pública (que, dicho sea de
paso, debe inscribirse obligatoriamente en el Registro del domicilio de la sociedad),
en la que debe constar el pacto social, que incluye el correspondiente estatuto.
En la escritura pública de constitución de la sociedad debe constar la desig-
nación de los primeros administradores de la misma, de acuerdo con las caracte-
rísticas de cada forma societaria (sociedad anónima, sociedad colectiva, sociedad
en comandita -simple y por acciones-, sociedad de responsabilidad limitada y
sociedad civil).
Puntualizamos que toda modificación del pacto social o del estatuto debe se-
guir la firma formalidad prevista legalmente (art. 5 de 1a L.G.S.) para Ia constitución
de la sociedad, vale decir, debe hacerse a través de la respectiva escritura pública,
la cual, debe tenerse presente, tiene que inscribirse con carácter obligatorio en el
Registro del domicilio de la sociedad de que se trate.
Si el pacto social (que, reiteramos, incluye el correspondiente estatuto) no
hubiera adoptado la forma prevista legalmente, esto es, que conste en escritura
pública, entonces, cualquier socio se encuentra legitimado para exigir en sede
judicial el otorgamiento de la escritura pública del pacto social, pretensión que se
tramita como proceso sumarísimo. Al respecto, cabe señalar que, en líneas gene-
rales, el proceso sumarísimo se tramita de esta manera:
- El luez, al calificar la demanda, puede declarar su inadmisibilidad o
improcedencia, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 426 y 427 del
Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca de la inadmisibili-
dad e improcedencia de la demanda), respectivamente (art. 551, primer
párrafo, del C.P.C.).
- Si elJuez declara inadmisible la demanda, concederá al demandante tres
días para que subsane la omisión o defecto, bajo apercibimiento de ar-
chivar el expediente. Esta resolución es inimpugnable (art. 551, segundo
párrafo, del C.P.C.).
- Si elJuez declara improcedente la demanda, ordenará la devolución de
los anexos presentados (art. 551, último párrafo, del C.P.C.).

46
Noclo¡¡Es cENERALES ACERCA DE r.AS SocTEDADES coMERcIALES

Al admitir la demanda, elluez concederá al demandado cinco días para


que la conteste (art. 554, primer párrafb, del C.P.C.).
Contestada la demanda o transcurrido el plazo para hacerla, el Juez fijará
fecha para la audiencia de saneamiento, conciliación, pruebas y sentencia,
la que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes de contestada
la demanda o de transcurrido el plazo para hacerla, bajo responsabilidad
(art. 554, segundo párrafo, del C.P.C.).
Al iniciar la audier-rcia, y de haberse deducido excepciones o defensas
previas, el Juez ordenará al demandante que las absuelva, luego de lo
cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art. 555 del
c.P.c.).
Concluida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas previas que se liubieren deducido, si encuentra
infundadas aquéllas, elJuez declarará saneado el proceso y propiciará la
conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de apli-
cación lo dispuesto en el artículo 470 del Código Procesal Civil, numeral
este último que trata sobre la audiencia con conciliación (art. 555 del
c.P.c.).
A falta de conciliación, el Juez, con la intervención de las partes, fijará los
puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de prueba
(art. 555, segundo párrafo, del C.P.C.).
A continuación, rechazará los medios probatorios que considere in-
admisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los referidos a
las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de innrediato
(art. 555, tercer párrafo, del C.P.C.).
Actuados los medios probatorios referentes a la cuestión de fondo, el
)uez concederá la palabra a los Abogados que así Io soliciten (irrt. 555,
penúltimo párrafo, del C.P.C.).
Luego de haber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se señalara en el acápite anterior, elluez expedirá sentencia.
Excepcíonalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no exce-
derá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia (art. 555,
penúltimo y último párrafos, del C.P.C.).
La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer día de
notificada. También tiene efecto suspensivo la apelación de la resolución
que declara fundada una excepción o defensa previa. Las demás resolu-
ciones sólo son apelables durante la audiencia, sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferidas (art. 556 del C.P.C.).

47
MaNuar- oe DrR¡ct-to ConpRctRL

4. PERSONATIDAD JURÍDICA DE LAS SOCIEDADES Y VALIDEZ DE ACTOS


SOCIATES

El artículo 6 de la Ley General de Sociedades versa acerca de la adquisición


y vigencia de la personalidad jurídica de una sociedad, preceptuando que ésta
adquiere personalidad jurídica desde su inscripción en el Registro (Registro de
Sociedades del lugar del domicilio de Ia sociedad en cuestión). La referida perso-
nalidad jurídica de la sociedad permanece vigente hasta tanto no se inscriba (en
el indicado Registro de Sociedades) la extinción de la sociedad.
Al respecto, Elías Laroza anota lo siguiente:
<... La sociedad es persona jurídica desde el momento de su inscripción en el
Registro y sólo pierde su personalidad el día que se inscribe su extinción.

Se entiende que la personalidad jurídica es la que detentan entes jurídicos


distintos de las personas físicas, que tienen una voluntad propia, están dotadas
de una organización estable y son sujetos de derecho cliferentes a sus socios,
adn-rinistradores o representantes>. (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen:
28).

De acuerdo a lo normado en el artículo 7 dela Ley General de Sociedades, Ia


validez de los actos celebrados en nombre de la sociedad antes de su inscripción
en el Registro (Registro de Sociedades) está condicionada a:
- La inscripción de la escritura pública de constitución en el Registro de
Sociedades.
- La ratificación de los indicados actos celebrados en nombre de la socie-
dad antes de su inscripción en el Registro de Sociedades, ratificación que
debe realizarse en el plazo perentorio de tres meses, contado a partir de
la celebración del acto o actos que materia de ratificación.
Advertimos que en caso de no ratificarse los actos celebrados en nombre de
la sociedad antes de su inscripción en el Registro de Sociedades, las personas que
hubieran celebrado tales actos en nombre de la sociedad (y no a título personal)
serán responsables frente a quienes hayan contratado y frente a terceros (art. 7, in
fine, de la L.G.S.), responsabilidad que se caracteriza por ser:
- Personal.
- Ilimitada.
- Solidaria.
En lo que respecta a los convenios que se celebren entre socios o entre éstos
y terceras personas, cabe señalar que resultarán válidos ante la sociedad y le son

4B
Nocroriss GENERALES ACERCA DE LAS soctEDADES coMERCTALES

exigibles en todo cuanto le sea concerniente, desde el momento en que tales con-
venios le sean debidamente comunicados. En caso de existir CONTRADICCIóNes
entre el pacto social o el estatuto y alguna estipulación consignada en los convenios
celebrados por los socios o por éstos y terceros, la ley (art. 8 de la L.G.s.) dispone
que deben prevalecer los primeros (pacto social y estatuto), sin perjuicio de la
relación que pudiera establecer el convenio entre quienes lo celebraron.

5. DENOMINACIÓN O RAZÓN SOCIAL

En cuanto a la designación, denominación o nombre social, Narváez García


refiere que (su función esencial consiste en identificar a la persona jurídica conto
empresario social..., (NARVAEZ GARCÍA, 1gg0: 2B). El indicado jurista señala,
además, que ula designación de la sociedad se equipara al nombre de pila y apellido
de la persona natural. Así, el nombre comercial que adopta una compañía para
individualizarse y diferenciarse de las demás por medio del cual es conocida por
el público y actúa frente a terceros, se llama razón social, cuando se forma con los
prenombres y apellidos o con los apellidos de todos o algunos o varios socios; y es
denominación social cuando se toma de los negocios o actividades que constituyen
el objeto de la sociedad...> (NARVAEZ GARCÍA, 1990: 29). El mencionado autor
concluye que la razón social <... es la fórmula enunciativa dei nombre completo
de alguno o algunos de los socios, o de la combinación abreviada que compendia
los apellidos de ellos. Basta que se mencione el apellido de un solo socio, pues las
expresiones ' y compañía','hernranos',' e hijos'u otras análogas indican la existencia
de los demás socios...) (NARVAEZ GARCÍA, t990:29).

En opinión de villegas larazón social u... es el nombre social que se forma


incorporando el nombre de uno o más socios y exhibe la existencia de una res-
ponsabilidad subsidiaria, solidaria e ilimitada. Por ello es propio de las sociedades
personales o mixtas donde se da esa responsabilidad subsidiaria> (VILLEGAS, 1988:
60). X para el citado tratadista, la denominación social <... implica la utilización
de un nombre de fantasía, que puede incluir el nombre de alguna persona física,
socia o no socia. No exhibe la existencia de responsabilidad subsidiaria y es pro-
pia de las sociedades de capital donde los socios no contraen tal responsabilidadn
(VILLEGAS, 1988:60).
El artículo 9 de la Ley General de Sociedades trata lo relacionado a la deno-
minación o razón social y señala:
- Que la sociedad tiene una denominación o una razón social, según co-
rresponda a su forma societaria. En el primer caso puede utilizar, además,
un nombre abreviado (art. 9, primer párrafo, de la L.G.S.).

+9
MANUAI DE DERECHo CoMsRcrRr,

- Que no se puede adoptar una denominación completa o abreviada o una


razón social igual o semejante a la de otra sociedad preexistente, salvo
cuando se demuestre legitimidad para ello (art. 9, segundo párrafo, de
la L.G.S.).
- Que esta prohibición no tiene en cuenta la forma social (art. 9, tercer
párrafo, de la L.G.S.).
- Que no se puede adoptar una denominación completa o abreviada o una
razón social que contenga nombres de organismos o instituciones públicas
o signos distintivos protegidos por derechos de propiedad industrial o
elementos protegidos por derechos de autor, salvo que se demuestre estar
legitimado para ello (art. 9, cuarto párrafo, de la L.G.S.).
- Que el Registro (Registro de Sociedades) no inscribe a la sociedad que
adopta una denominación completa o abreviada o una razón social igual
a la de otra sociedad preexistente. En los demás casos previstos en los pá-
rrafos anteriores los afectados tienen derecho a demandar la modificación
de la denominación o razón social por el proceso sumarísimo (por lo que
deberá seguirse las reglas contenidas en los arts. 547 al 559 del Código
Procesal Civil, que integran el Capítulo I ->Disposiciones generalesr-
del rítulo IIi ->Proceso sumarísimo>- de la sección euinta ->procesos
contenciososr- de dicho cuerpo de leyes) ante el juez del domicilio de la
sociedad que haya infringido la prohibición (art. 9, penúltimo párrafb,
de la L.G.S.).

- Que larazón social puede conservar el nombre del socio separado o falle-
cido, si el socio separado o los sucesores del socio fallecido consienten en
ello. En este último caso, la razón social debe indicar esta circunstancia.
Los que no perteneciendo a la sociedad consienten la inclusión de su
nombre en la razón social quedan sujetos a responsabilidad solidaria,
sin perjuicio de la responsabilidad penal si a ello hubiere lugar (art. 9, in
fine, de Ia L.G.S.).
Acerca de Ia denominación o razón social de las sociedades comerciales debe
tenerse presente lo normado en los artículos 50,266,279,284y 296 de la Ley Ge-
neral de Sociedades, numerales que citamos a continuación:
- La sociedad anónima puede adoptar cualquier denominación, pero debe
figurar necesariamente la indicación <sociedad anónima> o las siglas
(S.A.). Cuando se trate de sociedades cuyas actividades sólo pueden
desarrollarse, de acuerdo con la le¡ por sociedades anónimas, el uso de
la indicación o de las siglas es facultativo (art. 50 de la L.G.S.).

50
NocIoN¡s CENERALES ACERCA DE LAS SOCIEDADES COMERCIALES

- La sociedad colectiva realiza sus actividades bajo una razón social que
se integra con el nombre de todos los socios o de algunos o alguno de
ellos, agregándose la expresión usociedad Colectiva> o las siglas "S.C.>.
La persona que, sin ser socio, permite que su nombre aparezca enla razón
social, responde como si lo fuera (art. 266 de la L.G.S.).
- La sociedad en comandita realiza sus actividades bajo una razón social
que se integra con el nombre de todos los socios colectivos, o de algunos
o alguno de ellos, agregándose, según corresponda, las expresiones <So-
ciedad en Comandita> o <Sociedad en Comandita por Acciones), o sus
respectivas siglas <S. en C., o <S. en C. por A.). El socio comanditario
que consienta que su nombre frgure en la razón social responde frente
a terceros por las obligaciones sociales como si fuera colectivo (art.279
de la L.G.S.).

- La Sociedad Conrercial de Responsabilidad Limitada tiene una denomi-


nación, pudiendo utilizar además un nombre abreviado, al que en todo
caso debe añadir la indicación uSociedad Comercial de Responsabilidad
Limitada> o su abreviatura <S.R.L.> (art. 284 de la L.G.S.).
- La sociedad civil ordinaria 1'la sociedad civil de responsabilidad linitada
desenvuelven sus actividades bajo una razón social que se integra con
el nombre de uno o más socios y con Ia indicación nSociedad Civil> o
su expresión abreviada <S. Civilo; o, uSociedad Civil de Responsabilidad
Limitada> o su expresión abreviada <S. Civil de R.L.> (art. 296 de la
L.c.s.).
Además, en relación con el tema de la denominación o razón social, es de
resaltar que cualquiera que participe en la constitución de una sociedad, o la
sociedad cuando modifique su pacto social o estatuto para cambiar su denomi-
nación, completa o abreviada, o su razón social, tiene derecho a protegerlos con
reserva de preferencia registral por un plazo de treinta días, vencido el cual ésta
caduca de pleno derecho (es decir, en forma automática). No se puede adoptar
una razón social o una denominación, completa o abreviada, igual o semejante
a aquella que esté gozando del derecho de reserva de preferencia registral (art.
10 de la L,G.S.).

6. OBJETO SOCIAL

Gutiérrez Camacho, acerca del objeto social, anota lo siguiente:


<... El objeto social sería entonces la actividad que la sociedad realiza en el
mercado. El cambio del objeto social exige un procedimiento agravado Para su

51
MRI¡uel ¡p D¡Rncso Co¡'.trRclel

aprobación y es causal que permite a los socios ejercer su derecho de separación.


De ahí que la ley exija que la sociedad describa detalladamente en qué consiste
su objeto, hecho que adicional¡nente permitirá saber cuándo determinados
actos exceden el objeto de la sociedad.

En este sentido, el objeto social sirve para determinar la esfera de facultades


de los órganos sociales. Así, los administradores sólo podrán actuar dentro del
ámbito de sus poderes, los cuales a su turno necesariamente se enmarcarán dentro
del objeto social...> (GUTIERREZ CAMACHO,2004: 53).
Lind Petrovic apunta sobre el tema lo siguiente:
<... El objeto social está conformado por ias actividades (...) que la sociedad
deberá realizar para el logro del frn común que propugrlan y anhelan los socios
(...).

(...) El objeto social es la actividad económica a través de la cual la sociedad


busca desarrollarse durante su existencia y (...) son los fundadores quienes
determinan libremente cuál habrá de ser el objeto social teniendo como única
limitación el que sus actividades o aquellos negocios u operaciones lícitos cr.rya
descripción detallada constituye su objeto social, no sean contrarios a la ley ni
a la moral, (LIND PETROVIC, 2004:170).

Argeri dice del objeto social lo siguiente:


<... Enlo abstracto, es la ejercitación por el ente societario de una actividad
destinada a la producción o intercambio y calificada normativamente como
económica (...).

El tema debe ser analizado bajo distintos aspectos: a) histórico: sus conclusio-
nes sirven para delimitar el cuadro dentro del cual queda circunscripta la actividad
de la sociedad; b) dogmático jurídico-legal: analizalos presupuestos determinantes
de esa actividad, la posibilidad de actuar dentro de ese marco y la licitud de los
actos que se realicen, los cuales quedan fuera de su validez, en principio, cuando
son notoriamente extraños al objeto para que fuera constituido el ente social; c)
legislación comparada: las limitaciones quedan sujetas a las nortnas legales en
punto al objeto societario en relación a los vínculos entre sociedad y terceros. En
el segundo aspecto (dogmático jurídico-legal), la doctrina toma en cuenta el as-
pecto material y el abstracto en esta materia. En lo material, unos entienden que el
objeto social atañe a la actividad específica que estatutariamente asignan los socios
al ente societario en el contrato constitutivo, lo cual remite a la valoración que le
imputa el hombre de negocios (noción subjetiva); al paso que otros indican como
cartabón de apreciación u criterio objetivo, razónpor la cual será necesario, para
efectuar aquella determinación, tomar en cuenta el concepto técnico profesional
en el momento de la apreciación, (ARGERI, 1982: 298).

52
NOCIONES GENERALES ACERCA DE LAs SoCIEDADES CoMERCIALES

Por su parte, Mascheroni apunta Io siguiente:


<La capacidad de las personas jurídicas está circunscripta al (y por el) cumpli-
miento de su objeto. Por ello el contenido del mismo no es indiferente para la
Ley de Sociedades, que requiere (...) un objeto preciso y determinado.

La determinación de las actividades comprendidas en el objeto social y la pre-


cisión consiguiente en su enunciado son condiciones r.recesarias (...).
(...)
Sin perjuicio de su precisión y deterrninación, el objeto debe ser lícito (...) y
posible, tanto de hecho como de derecho. Posible de hecho, pues las actividades
a realizar deben ser fácticamente ejecutables, ), de derecho, pues se descarta
el objeto prohibido en razón del tipo (...), de monopolios oficiales en ciertas
actividades, etc.
La unidad del objeto social no es incompatible con la pluralidad de actividades
comprendidas en el mismo, salvo en los casos de actividades determinadas por
la ley como excluyentes (...).
(... )

(...) No es necesaria la conexidad o complementación de las actividades


cornprendidas en el objeto, siempre que sean descriptas en formas precisa y
determinada, circuncribiéndose a las que la sociedad se propone realizar...,
(MASCHERONI, 1993: 53-54).
Ferrero Diez Canseco sostiene que la importancia del objeto social se sustenta
en los siguientes argumentos:
(1. El objeto social delimita la actividad de la sociedad;
2. El objeto social ayuda en la determinación de lo que es el interés social;
3. Delimita la competencia de los órganos sociales, sier.rdo incluso un freno
a la competencia de Ia junta general;
4. Fija los límites a las facultades de los representantes ya que no pueden
actuar más allá o en contra del misno;
5. Tiene una función delimitadora que es útil para definir la esfera de ac-
tividades en la que se invertirá el patrimonio social, (FERRERO DIEZ
CANSECO; citado por BEAUMONT CALLIRGOS, 1998: 7 4).
De acuerdo a lo normado en el artículo 11 (parte inicial del prirner párrafo)
de la Ley General de Sociedades (numeral que versa sobre el objeto social), Ia so-
ciedad circunscribe sus actividades a aquellos negocios u operaciones lícitos cuya
descripción detallada constituye su objeto social.
En la parte final del primer párrafo del artículo 1l de la Ley General de
Sociedades se precisa que se entienden incluidos en el objeto social los actos re-

JJ
MeNuRl, o¡ DeRscuo Cor'rsRcral

lacionados con el mismo que coad¡rven a ia realización de sus fines, aunque no


estén expresamente indicados en el pacto social o en el estatuto.
LaLey (art. 11, in fine, de la L.G.S.) prohíbe terminantemente que una socie-
dad tenga por objeto la realización de actividades, negocios u operaciones que por
mandato de la propia ley están asignados a otras entidades o personas con carácter
privilegiado o de exclusividad.

7. DOMICITIO

El artículo 20 de la Ley General de Sociedades establece ciertas reglas respecto


del domicilio de las sociedades comerciales, a saber:
- El domicilio de la sociedad es el lugar, señalado en el estatuto, donde
desarrolla alguna de sus actividades principales o donde instala su ad-
ministración.
- En caso de discordancia entre el domicilio de la sociedad que aparece en
el Registro (Registro de Sociedades) y el que efectivamente ha fijado, se
puede considerar cualquiera de ellos.
- La sociedad constituida en el Perú tiene su domicilio en territorio pe-
ruano, salvo cuando su objeto social se desarrolle en el extranjero y fije
su domicilio fuera del país.
Sobre el particular, Elías Laroza hace estas precisiones:
<El establecimiento de un domicilio determina que se genere una relaciór'l
de relevancia jurídica entre una persona y un lugar deterntinado. Dicho
lugar determinará, entre otros efectos, la jurisdicción aplicable a la persona,
las dependencias en las que tendrá que curnplir cor-r obligaciones de índole
fiscal o administrativa y el hecho de que una notificación produzca cl-ectos
jurídicos.
El estatuto de la sociedad debe establecer cuál es su dornicilio ( ..) El domicilio
señalado en el estatuto deberá coincidir, al menos, con uno de los siguientes
lugares: aquél donde desarrolla alguna de sus actividades principales o don-
de instala su administración. Por actividades principales debemos entender
actividades comprendidas dentro del objeto social que se realizan con fre-
cuencia y regularidad, como la producción de bienes o el inantenimiento de
establecimientos abiertos al público para la venta de bienes o prestación de
servicios. La instalación de Ia administración corresponde al lugar descie el
cual se dirige a la sociedad, que puede coincidir con aquél en donde desa-
rrolla alguna de sus principales actividades> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer
Volumen: 59-60).

54
Nocror.J¿s cENERALES ACERcA DE LAS socrEDADEs coMERCTALES

Elías Laroza distingue bien entre domicilio social y sede social, anotando
que (... Ia sede social será (...) el lugar fijo y específico en el que la sociedad puede
realizar alguna de sus actividades o fijar su administración, mientras que el domi-
ciiio será una circunscripción territorial en cuyo registro público deba inscribirse
la sociedad>, (ELIAS LAROZA, 1998, Prirner Volumen: 60).

Beaumont Callirgos diferencia entre domicilio social y dirección de esta


manera:
<... No se debe confundir'el domicilio'con la'direcciónl El dornicilio es la
zona geográfica, ciudad, provincia, que sirve de lugar de instalación y ubica-
ciór-r de una sociedad y ordinariamente de Ia empresa de la que ella es titular.
Tiene conexión con la competencia de los jueces, periódico donde se harán ias
publicaciones, fijación de la autoridad política, n-runicipai, tributaria y otras.
Sería muy nocivo que si las oficinas de la sociedad se mudan de José Gálvez 390
chimbote a Miguel Grau 255 chimbote, la sociedad deba convocar a una junta
de accionistas porque ella deba aprobar una modificación estatutaria: el cambio
de domicilio o sede social. Hay que tener en cuenta que rnudar de coronel
Portilio 170 Piura a Francisco Bolognesi 170 Arequipa, sí es una modificación
de domiciiio y por tanto,, modificación estatutaria que precisa ser aprobada por
la junta general de accionistas, tomando nota que sólo aquélla que acuerda su
traslado al extranjero da lugar al ejercicio del derecho de separaciónn (BEAU-
MONT CALLIRGOS, 1998: 93).

7.L Sucursales de la sociedad

Por regla general, la sociedad constituida en el Perú, cualquiera fuese el lugar


en que esté domiciliada, se encuentra facultada para establecer sucursales u oficinas
en otros lugares del país o en el extranjero, potestad ésta que no podrá ejercerse
en la hipótesis de existir en el pacto social o en el estatuto estipulación expresa en
sentido contrario (art.2l, primer párrafo, de la L.G.S.).
La sociedad constituida en el extranjero y dorniciliada también fuera del Perú,
que realice actividades en nuestro país en forma habitual, se halla facultada para
establecer sucursales u oficinas y para fijar domicilio en el Perú para todos aquellos
actos, negocios u operaciones que realice aquí en nuestro medio. Si la sociedad
constituida y domiciliada en el extranjero que desarrolla de manera habitual
actividades en el Perú no fijase domicilio en nuestro país, entonces, se presume
(presunción juris tantum o relativa, vale decir, que admite prueba en contrario)
que tiene su domicilio en la Capital de la República.

55
Manual op Drnscso CornreRcral

7.7.7. Voto por medio electrónico o postal


Los accionistas o socios podrán para efectos de la determinación del quórum,
así como para la respectiva votación y adopción de acuerdos, ejercer el derecho de
voto por medio electrónico siempre que éste cuente con firma digital o por medio
postal a cuyo efecto se requiere contar con firmas legalizadas (Art.21-A, primer
párrafo, de la L.G.S.).
Cuando se utilice firma digital, para ejercer elvoto electrónico en la adopción
de acuerdos, el acta electrónica resultante deberá ser almacenada mediante micro-
firma digital, conforme a ley (Art.2l-A, segundo párrafo, de la L.G.S.).
Para el voto electrónico se requiere que los socios cuenten con firma digital
y que el acta electrónica con los acuerdos sea almacenada mediante microfirma
digital, según las leyes de la materia. En especial, se deberá atender la Ley 27269,
Ley de firmas y certificados digitales y el D. Leg 681, que regulan el uso de tecnolo-
gías avanzadas en materia de archivo de documentos e información tanto respecto
a la elaborada en forma convencional cuanto la producida por procedimientos
informáticos en computadoras. Para el voto postal se requiere que el documento
que contenga el voto tenga firmas legalizadas de los socios.

Cuando la sociedad aplique estas formas de voto deberá garantizar el respeto


al derecho der intervención de cada accionista o socio, siendo responsabilidad
del presidente de la junta el curnplimiento de la presente disposicidn (Art. 2l -A,
tercer párrafo, de la L.G.S.).
La instalación de una junta o asamblea universal asi como la voluntad social
formada a través del voto electrónico o postal tiene los mismos efectos que Llna
junta o asamblea realizada de manera presencial (art.2l-A, últirno párrafo, de la
L,G.S.)

Según lo mencionado en los párrafos precedentes se concluya que a través


de la inclusión del presente artículo se ha buscado agilizar y asegurar el ejercicio
del derechco a voto de socios y accionistas que no puedan acudir a una junta de
accionistas, mediante mecanismos de participación debidamente acreditados y
acorde con los avances tecnológicos y desarrollo de las comunicaciones.

B. REPRESENTACIÓN DE tA SOCIEDAD

En principio, toda sociedad se obliga frente a las personas con las que hayan
celebrado algún contrato y frente a terceros (estos últimos de buena fe) por los
actos que hayan celebrados quienes ejercen debidamente ia representación de la
sociedad, vale decir, por aquellos actos celebrados en el marco de las facultades con

56
NOCION¡S CENERALES ACERCA DE LAS SoCIEDADES CoMERCIALES

que cuentan los representantes de la sociedad, siendo irrelevante para tal efecto si
los actos en cuestión comprometen o no a la sociedad a negocios u operaciones
no comprendidos dentro del objeto social de la sociedad de que se trate (art. i2,
primer párrafo, de la L.G.S.).
Tanto los socios como los administradores (según el tipo de sociedad ante el
que se esté) son responsables frente a la sociedad que integran o a la que pertenecen
por los daños y perjuicios irrogados a la sociedad como consecuencia de los acuer-
dos adoptados con su voto y en virtud de los cuales se pudiera haber autorizado
la celebración de actos que extralimitan su objeto social y que la obligan frente a
co-contratantes y terceros de buena fb (condición esta última que, dicho sea de
paso, no resulta afectada por la inscripción del pacto social). Naturalmente, la res-
ponsabilidad civil aludida precedentemel-lte no obsta de ningún modo la eventual
responsabilidad penal en que pudieran incurrir con motivo de la extralimitación
del objeto social. Ello se desprende dei texto del artículo 12 de la Ley General de
Sociedades.
Es de destacar que las personas que no cuentan con la representación de la
sociedad no obligan a esta última con los actos que pudieran realizar, incluso si
tales actos los llevan a cabo en nonbre de la sociedad. Tal situación, recogida en
el artículo 13 de la Ley General de Sociedades, no es sino la compiementación
del artículo 12 del indicado cuerpo de le1'es que, como hemos visto, trata de los
actos que obligan a la sociedad y que no so1l otros sino aquellos celebrados por
quienes ejercen la representación de la misnra, siempre, claro está, dentro de los
límites de las facultades con que se cuente. No podemos dejar de mencionar que
la responsabilidad civil o penal en que pudieran incurrir las personas que reaiizan
actos en nombre de la sociedad sin contar con la autorización del caso, vale decir,
sin tener la representación que eventualmente pudieran invocar, recae única y
exclusivamente en los autores de los actos en mención. Elías Laroza señala sobre
el tema llue u... quienes no están debidamente autorizados no obligan a la socie-
dad. Pero de ello se desprende que quienes sí lo están obligan a la sociedad. En
otras palabras, el tercero que contrata con una sociedad tiene una sola obligación:
verificar que las personas que contrataron con ellos tienen poderes suficientes de
la sociedad y que esos poderes fueron otorgados por órganos sociales que esta-
ban autorizados por el estatuto o por la ley para dar tales poderes. Allí termina la
obligación del tercero. Verificados los poderes, si éstos son conformes, el tercero
sabe, terminantemente, que la sociedad queda obligadau (ELIAS LAROZA, 1998,
Primer Volumen: 47).
De conformidad con Io dispuesto en el artículo 14 (primer párrafo) de la Ley
General de Sociedades, el nombramiento de administradores, de liquidadores o
de cualquier representante de la sociedad, así como el otorgamiento de poderes

57
MeNuRl, nE DEREcHo Cot'.rEnclRr,

por la sociedad surten efecto desde su aceptación expresa o desde que las referidas
personas desempeñan la función o ejercen tales poderes.
El nombramiento de administradores, liquidadores o de cualquier repre-
sentante de la sociedad, así como cualquier revocación, renuncia, modifrcación o
sustitución de Ias mencionadas personas o de sus poderes, deben ser inscritos en
el Registro de Sociedades dejando constancia del nombre y documento de iden-
tidad del designado o del representante, según el caso (art. 14, segundo párrafo,
de la L.G.S.).

Las inscripciones aiudidas anteriormente se realizan en el Registro de Socie-


dades del iugar del domicilio de la sociedad por el mérito, no de escritura pública
(aunque esta formalidad no está prohibida), sino de la copia certificada de la parte
pertinente del acta donde conste el acuerdo válidamente adoptado por el órgano
social competente. No se requiere inscripción adicional para el ejercicio del cargo
o de la representación en cualquier otro lugar.
A tenor de lo dispuesto en la última parte del artículo 14 de Ia Ley General
de Sociedades, el gerente general o los administradores de la sociedad, según sea
el caso, gozan de las facultades generales y especiales de representación procesal
señalaclas en el Código de la materia, por el solo mérito de su nombramiento, sal-
vo estipulación en contra.rio del estatuto. El citado precepto legal hace referencia,
pues, a los artículos74y 75 del Código Procesal Civil (C.P.C.), normas éstas que
regulan lo concerniente a las facultades generales 1'especiales de representación,
respectivamente, y que disponen expresamente lo siguiente:
- Art. 74 del C.P.C. (facultades generules rle representaciórt:
<La representación judicial confiere al representante las atribuciones y potesta-
des generales que corresponden al represer-rtado, salvo aquellas para las que la
ley exige facuitades expresas. La representación se entiende otorgada para todo
el proceso, incluso para la ejecución de la sentencia y el cobro de costas y costos,
legitimando al representante para su intervención en el proceso y realización de
todos los actos del mismo, salvo aquellos que requieran la intervención personal
y directa del representador.

- Art. 75 del C.P,C. (facultades especiales de representación):


<Se requiere el otorgamiento de facultades especiales para realizar todos los
actos de disposición de derechos sustantivos y para demandar, reconvertir,
contestar demandas y reconvenciones, desistirse del proceso y de la pretensión,
ailanarse a la pretensión, conciliar, transigi¡ someter a arbitraje las pretensiones
controvertidas en el proceso, sustituir o delegar la representación procesal y
para los demás actos que exprese la ley.

5B

-/
Nocrol.¡ss cENERALES ACERCA DE LAS SoctEDADES coMERCIALES

El otorgamiento de lacultades especiales se rige por el principio de iiteralidad.


No se presume la existencia de facultades no conferidas explícitamenter.
Debe tenerse presente que toda persona (administrador, liquidador, repre-
sentante de la sociedad, etc.) cuyo uombramiento haya sido inscrito en el Registro
respectivo tiene derecho a que en este último se inscriba también lo relativo a su
renuncia, debiendo para elio dirigir la correspondiente solicitud con firma nota-
rialmente legalizada, debidamente acompañada de la copia de la carta de renuncia
con constancia notarial de haber sido entregada a la sociedad (art. 15, in fine, de
la L.G.S.).
El artículo 17 dela Ley General de Sociedades versa acerca del ejercicio de
poderes no inscritos, señalando claranrente que cuando uu acto inscribible se
celebra mediante representación, basta para su inscripción que se deje constancia
o se inserte el poder en virtud del cuai se actúa en nombre de la sociedad.

g. INSCRIPCIÓN DE ACTOS SOCIALES

Lo que atañe a la inscripción de los actos de la sociedad se encuentra non¡aclo


en los artículos 16, 17 , l8 y 435 cle ia Lei General de Sociedades, que establecen
lo siguiente:
El pacto social y el estatuto deben ser presentados al Registro para su
inscripción en un plazo de treinta días contados a partir de la fecha
de otorgamiento de la escritura pública (art. 16, primer párrafb, de la
L.G.S.).
La inscripción de ios demás actos o acuerdos de la sociedad, sea que
requieran o no el otorgamiento de escritura pública, debe solicitarse
al Registro en un plazo de treinta días contados a partir de la fecha de
realización del acto o de aprobación del acta en la que conste el acuerdo
respectivo (art. 16, segundo párrafo, de la L.G.S.).
Toda persona puede ampararse en los actos y acuerdos a que se reÍiere
el art. l6 de la Ley General de Sociedades para todo Io que le favorezca,
aun cuando no se haya producido su inscripción (art. 16, parte final, de
la L.G.S.).
Cuando un acto inscribible se celebra mediante representación basta para
su inscripción que se deje constancía o se inserte el poder en virtud del
cual se actúa (iirt. l7 de Ia L.G.S.).
Los otorgantes o administradores, según sea el caso, responden solidaria-
mente por los daños y perjuicios que ocasionen como consecuencia de la

59
MeNuel oE DrRrcuo Co¡.te Rcral

mora en que incurran en el otorgamiento de las escrituras públicas u otros


instrumentos requeridos o en las gestiones necesarias para la inscripción
oportuna de los actos y acuerdos mencionados en ei artículo l6 de la Ley
General de Sociedades (numeral citado líneas arriba). Así lo preceptúa
el artículo 18 de la Ley General de Sociedades. Sobre el particula¡ Elías
Laroza señala lo siguiente:
<El primer supuesto de responsabilidad está referido a la mora en el otorga-
miento de escrituras públicas u otros instrumentos. Si bien la LGS no señala
expresamente plazos dentro de los cuales deben otorgarse las escrituras
públicas -salvo el caso que nrencionaremos en el siguiente párrafo- una
correcta interpretación del artículo l6 de la misma le¡ concorclado con el
que es objeto del presente comentario (esto es, el art. 18 de la L.G.S.), nos
lleva a afirl-r-rar que el plazo dentro del cual ios administradores u otorgantes
deberr otorgar el referido instrumento público coincide con el plazo de
treinta días exigido por ei n'rencionado artículo i 6 para ia presentación de
la solicitud de inscripción de ios actos o acuerdos de la socieclacl.
(...)

En cuanto al segur-rdo supuesto, el hecho detern-iinante de responsabilidad


es el transcurso del plazo de treinta días menciol.lado en el artículo 16.

El otro supuesto está dirigido a establecer qr.re los otorgantes o adrninis-


tradores, según el caso, no se liberan de su responsabilidad al presentar
para su inscripción el correspor.rdiente acto o acuerdo al Registro, dentro
del plazo de treinta días antes aludido.
Eu efecto, la norma hace menciór.r a los actos necesarios para la ir-rscripción
oportuna de ios acuerdos mencionados en el artículo l6 de la Ley. Por
tanto, los otorgantes o administradores serár-r responsables, aun habiendo
presentado los referidos instrumentos dentro del plazo de le¡ si al final
no pudieron ser inscritos en el registro, por defectos de forma o de fondo
del acto o acuerdo que se pretende inscribir.
Aun cuando la norma no 1o precisa, debe entenderse que la demora en
realizar ias gestiones necesarias para la inscripción -a efectos de determinar
la responsabilidad- debe obedecer a causas imputables a los otorgantes o
administradores, según sea el caso. Por lo expuesto, los otorgantes y los
administradores deberán velar porque la escritura pública de constitución y
todos los demás actos y acuerdos de la sociedad sean debidamente inscritos
en el registro, encontrándose obligados a reaiizar los actos necesarios para
subsanar cualquier obstáculo derivado de 1a clasificación del registrador>
(ELIAS LAROZA, 1999, Primer Volumen: 56-57).

Las publicaciones y demás documentos exigidos por esta ley (L.G.S.)


deben insertarse en las escrituras públicas o adjuntarse a las copias cer-

60
Noclor'¡¡s cENERALES ACERCA DE LAS socTEDADES coMERCTALES

tificadas o solicitudes que se presenten al Registro para la inscripción del


respectivo acto (art. 435 de la L.G.S.),

10. LOSAPORTES EN LASOCIEDAD

10.1 Generalidades
<Aportar significa contraer la obligación de dar o de hacer en favor de una
sociedad; aporte, en términos generales, es toda prestación de algo que tenga
valor de uso y valor de cambio, dado o hecho por los asociirdos en favor de la
compañía; y pagar el aporre es entregarlo o cumplirlo en el luga¡ fornra
i.tienrpo
estipulados...) (NARVAEZ GARCÍA, 1990: l1t-l l2).
nEl asociado que aporta bienes en general (el dinero es un bien) cumpie una
obligación de dar, y se denomina socio capitalista; y el que sóro aporta servi-
cios personales, su propia capacidad o actividad material o intelectual, sus
conocimientos especializados en técnicas o procedimientos industriales o
comerciales, etc., es socio industrial, v su obligación es de hacer, (NARVAllz
GARCÍA, 1990: li2).
Con arreglo a lo previsto en el artículo 22 de la Ley General de Sociedades,
cada socio está obligado frente a la sociedad por lo que se haya comprometicio a
aportar al capital.
De acuerdo a lo normado en el segundo párrafo del artículo 22 de la Ley
General de Sociedades, el aporte transfiere en propiedad a la sociedad el bien
aportado, salvo que se estipule que se hace a otro título (uso o usufructo, por
ejemplo), en cuyo caso la sociedad adquiere sólo el derecho transferido a su favor
por el socio aportante.
Contra el socio moroso respecto de sus aportes, la sociedad está facultada
para lo siguiente:
A) Exigir el cumplimiento de la obligación mediante el proceso ejecutivo.
Esta clase de proceso se tramita del siguiente modo;
- Presentada la demanda, el |uez calificará el título ejecutivo, verifican-
do la concurrencia de los requisitos formales del mismo. De consi-
derarlo admisible, dará trámite a la demanda expidiendo mandato
ejecutivo debidamente fundamentado, el que contendrá una orden
de pago de lo adeudado, incluyendo intereses y gastos demandados,
bajo apercibimiento de iniciarse la ejecución forzada. Si la obligación
es en parte líquida y en parte ilíquida, se puede demandar la primera
(art. 697, primer y último párrafos, del C.p.C.).

61
MRNuRr, ¡e D¡Rscuo Cor'.r¡Rcral

El mandato ejecutivo es apelable sin efecto suspensivo. La apelación


sólo podrá fundarse en la falta de requisitos formales del título (art.
697, penúltimo párrafo, del C.P.C.).
título ejecutivo no reúne los requisitos formales, elJuez de pla-
Si el
no denegará la ejecución. El auto denegatorio sólo se notificará al
ejecutado si queda consentido o ejecutoriado (art. 699 del C.P.C.).
El ejecutado puede contradecir la ejecución y proponer excepciones
y defensas previas, dentro de cinco días de notificado con el mandato
ejecutivo, proponiendo los medios probatorios. Sólo son admisibles
la declaración de parte, los documentos y la pericia. La contradicción
se podrá fundar en: l. la inexigibilidad o iliquidez dela obligación
contenida en el título;2.la nulidad formal o falsedad del título
ejecutivo; 3. la extinción de la obligación exigida; o 4. excepciones
o defensas previas. El Juez debe declarar liminarmente la improce-
dencia de la contradicción si ésta se funda en supuestos distintos a
los enumerados (art. 700 del C.P.C.).
Si haycontradicción se concede traslado al ejecutante, quien deberá
absolverla dentro de tres días proponiendo los medios probatorios
respectivos (art. 701, primer párrafo, del C.P.C.).
Elluez, según lo dispone elprimer párrafb delartículo 701 del Có-
digo Procesal Civil, citará a aucliencia para dentro de diez días de
realizada la absolución (del traslado de la contradicción) o sin ella,
la que se sujetará a lo dispuesto en el artículo 555 de dicho cuerpo de
leyes, en lo que fuese aplicable. Este último precepto legal prescribe
lo siguiente:
Al iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones y defen-
sas previas, elluez ordenará al demandante que las absuelva, luego
de lo cual se actuarán los medios probatoríos pertinentes a ellas.
Concluida su actuación, si encuentra infundadas las excepciones o
defensas previas propuestas, declarará saneado el proceso y propiciará
la conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de
aplicación lo dispuesto en el artículo 470 del Código Procesal Civil,
numeral que trata sobre la audiencia con conciliación.
A falta de conciliación, el Juez, con Ia intervención de las partes, fijará
los puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de
prueba.

62
NoCIoNES GENERALES ACERCA DE LAS SOCIEDADES COMERCIALES

- A continuación, rechazará los medios probatorios que considere


inadmisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los refe-
ridos a las cuestiones probatorias que se suscitell, resolviéndolas de
inmediato.
- Actuados los medios probatorios referentes a la cuestión de fondo, el
Juez concederá la palabra a los Abogados que así lo solicitell. Luego,
expedirá sentencia.
- Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no
excederá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia.
- Si no se formula contradicción, el |uez expedirá sentencia sin más
trámite ordenando llevar adeiante la ejecución (art. 701, in fine, del
c.P.c.).
- El plazo para expedir sentencia es de cinco días de realizada la au-
diencia o de vencido el plazo para contradecir (arrt. 702 del C.P.C.).
B) Excluir al socio lnoroso por ei proceso sumarísirno. El proceso sumarí-
simo, dicho sea de paso, se tramita de esta manera:
- EI Juez, al calificar la demanda, puede declarar su inadmisibilidad
o improcedencia, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 426 y
427 del Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca de la
i¡radmisibilidad e improcedencia de la demanda), respectivamente
(art. 551, primer párrafo, del C.P.C.).
- Si elJuez declara ínadn-risible la demanda, concederá al demandante
tres días para que subsane la omisión o defecto, bajo apercibimiento
de archivar el expediente. Esta resolución es inirnpugnable (art. 551,
segundo párrafo, del C.P.C.).
- Si elltez declara improcedente la demanda, ordenará la devolución
de los anexos presenttrdos (art. 551, último párrafo, del C.P.C.).

- Al admitir la demanda, el ]uez concederá al demandado cinco días


para que la conteste (arl. 554, primer párrafo, del C.P.C.).

Contestada la demanda o transcurrido el plazo para hacerla , el luez


fijará fecha para la audiencia de saneamiento, conciliación, pruebas
y sentencia,la que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes
de contestada la demanda o de transcurrido el plazo para hacerla,
bajo responsabilidad (art. 554, segundo párrafo, del C.P.C.).

63
Meruual o¡ DeRscHo CoN{ERcreL

- Al iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones o defensas


previas, el iuez ordenará al demandante que las absuelva, luego de
lo cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art.
555 del C.P.C.).
- Concluida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas previas que se hubieren deducido, si en-
cuentra infundadas aquéllas, el Juez declarará saneado el proceso y
propiciará la conciliación proponiendo su fórmula. De producirse
ésta, será de aplicación lo dispuesto en el artículo 470 del Código
Procesal Civil, numeral este último que trata sobre la audiencia con
conciliación (art. 555 del C.P.C.).
- A falta de conciliación , elluez, con la intervención de las partes, fijará
los puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de
prueba (art. 555, segundo párrafo, del C.P.C.).
- A continuación, rechazará los medios probatorios que considere
inadmisibles o improcedentes y dlspondrá la actuación de los refe-
ridos a las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de
inmediato (art. 555, tercer párrafo, del C.P.C.).
- Actuados los medios probatorios referentes a la cuestión de fondo,
elJuez concederá la palabra a los Abogados que así lo soliciten (art.
555, penúltimo párrafo, del C.P.C.).
- Luego de haber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se señalara en el acápite anterior, el Juez expedirá sentencia.
Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no
excederá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia
(art. 555, penúltimo y último párrafos, del C.P.C.).
- La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer
día de notificada. También tiene efecto suspensivo la apelación de
la resolución que declara fundada una excepción o defensa previa.
Las demás resoluciones sólo son apelables durante la audiencia,
sin efecto suspensivo y con la calidad de diferidas (art. 556 del
c.P.c.).
En lo que atañe a la exclusión del socio por la morosidad en los aportes,
Halperín refiere lo siguiente:
<El mero vencimiento del plazo (para efectuar los aportes) hace al socio incurrir
en mora, con las siguientes consecuencias:

64
NocIoI.¡ss GENERALES ACERCA DE LAS SoCIEDADES COMERCIALES

a) si el aporte fuere en dinero en efectivo, debe abonar el interés corriente'


( ... J;

b) si el aporte consistiera en bienes no dinerarios, la mora le hará resarcir


todos los 'daños y perjuicios' resultantes de la mora (...);
c) la posibilidad de excluir al socio inejecutante, previa intimación para que
realice el aporte...> (HALPERIN, 1964: 194-195).

10.2 Aportes dinerarios


El artículo 23 dela Ley 6.n.rul de Sociedades trata lo relativo a los aportes
dinerarios y preceptúa que los aportes en dinero se desembolsan en la oportunidad
y condiciones estipuladas en el pacto social. EI aporte que figura pagado al cons-
tituirse la sociedad o al aumentarse el capital debe estar depositado, a nombre de
la sociedad, en una empresa bancaria o financiera del sistema financiero nacional
al momento de otorgarse la escritura pública correspondiente.
De acuerdo a lo normado en el artículo 24 dela Ley General de Sociedades,
que versa sobre los gastos necesarios de 1a sociedad, otorgada la escritura pública
de constitución y aun cuando no hubiese culminado el proceso de inscripción de
la sociedad en el Registro, el dinero depositado según el artículo 23 del indica-
do cuerpo de leyes (es decir, el dinero depositado como aporte, a nombre de la
sociedad, en una empresa bancaria o financiera del sistema financiero nacional)
puede ser utilizado por los administradores, bajo su responsabilidad personal,
para atender gastos necesarios de la sociedad. Al respecto, Beaumont Callirgos
explica que (... en primer lugar, la autorización para efectuar estos gastos pro-
cede después de otorgada la escritura pública. En segundo lugar está referida,
efectivamente, al dinero depositado en los bancos. En tercer luga¡ se debe ser
muy restrictivo con la acepción 'gastos necesarios de la sociedadl Entiéndase
por tales, los gastos notariales, algunos tributos o tasas que pudieran afectar al
acto constitutivo o al capital, o los derechos registrales. No puede entenderse
por tales los gastos por actividades u operaciones conducentes al objeto social,
porque en primer lugar se habría sido explícito al redactar la norma y evitar te-
nerse que llegar a ello vía interpretación; y en segundo lugar, porque tales egresos
no tienen la condición propiamente de gasto, sino de inversión> (BEAUMONT
CALLIRGOS, 1998:99).

10.3 Aportes no dinerarios


Acerca de los aportes no dinerarios o en especie, Narváez García enseña que
u... la expresión 'aportes en especie' indica que son bienes corporales o incorporales

65
MeNual or DEnEcHo Conr¡Rclal

susceptibles de apropiación privada, que no estén fuera del comercio y sean apre-
ciables en dinero. Desde luego, comprenden tanto prestaciones individualizadas,
esto es, cosas ciertas y determinadas (especies), como determinables por su calidad
y cantidad (género)..., (NARVAEZ GARCÍA, 1990: I t6-tt7).
De conformidad con lo dispuesto en la parte final del artículo 22 delaLey
General de Sociedades, el aporte de bienes no dinerarios se reputa efectuado al
momento de otorgarse la escritura pública.
El artículo 25 de la Ley General de Sociedades precisa -en su primer párrafo-
respecto de los aportes no dinerarios que la entrega de bienes inmuebles aportados
a la sociedad se reputa efectuada al otorgarse Ia escritura pública en la que conste
el aporte.
En el último párcafo del artículo 25 delaley General de Sociedades se señala
que la entrega de bienes muebles (distintos al dinero, se entiende) aportados a Ia
sociedad debe quedar completada a más tardar al otorgarse la escritura pública de
constitución o de aumento de capital, según sea el caso.
Tratándose de aportes no dinerarios consistentes en documentos de crédito o
títulos valores, todo ello se encuentra normado en el artícul o 26 de la Ley General
de Sociedades, conforme al cual;
- Si el pacto social admite que el socio aportante entregue como aporte títu-
los valores o documentos de crédito a su cargo, el aporte no se considera
efectuado hasta que el respectivo título o documento sea íntegramente
pagado.
- Si el pacto social contempla que el aporte esté representado por títulos
valores o documentos de crédito en los que el obligado principal no es
el socio aportante, el aporte se entenderá cumplido con la transferencia
de los respectivos títulos o documentos, con el endoso de los respectivos
títulos valores o documentos y sin perjuicio de la responsabilidad solidaria
prevista en la ley.
La valuación de los aportes no dinerarios está contemplada en el artículo 27
de la Ley General de Sociedades, que dispone que en la escritura pública donde
conste el aporte de bienes o de derechos de crédito, debe insertarse un informe de
valorización en el que se describe lo siguiente:
- Los bienes o derechos objeto del aporte.
- Los criterios empleados para su valuación.
El valor de los bienes o derechos objeto del aporte.

66
Noclol.¡ps GENITRALES ACERCA DE LAS SoctEDADES coMERcIALES

Al respecto, Mascheroni sostiene que la valuación de aportes no dinerarios


sigue este orden: a) valuación fijada en el mismo contrato de sociedad; b) los
precios deplaza, cuando se tratara de bienes muebles o mercaderías con precio
corriente en el lugar de celebración del contrato ¡ además, susceptible de ser
determinado ciertamente; c) en defecto de los anteriores supuestos, corresponde
la valuación pericial, efectuada por el o los funcionarios designados a tal fin...,
(MASCHERONI, 1986: 83).

10.4 Saneamiento de los aportes

Tal como Io señala el artículo 28 -primer párrafo- de la Ley General de So-


ciedades, el aportante asume ante la sociedad la obligación de saneamiento del
bien aportado. Aquí se comprende u... cualquier obligación de saneamiento que
pudiera generarse como consecuencia de la transferencia en propiedad de bienes
de cuaiquier naturaleza aportados a la sociedad, (ELIAS LAROZA, 1998, Primer
Volumen: 72)."... Sin perjuicio de la indemnización que se encuentre obligado a
pagar el aportante a la sociedad, el menor valor atribuido a los bienes, los vicios
ocultos, la imposibilidad de perfeccionar la transferencia, etc., deberán ser eva-
luados por el Directorio o el órgano social que corresponda a fin de determinar
si se requiere la reducción del capital social..., (ELIAS LAROZA, 1998, Primer
Volumen: 72).
Si el aporte consiste en un conjunto de bienes que se transfiere a la sociedad
como un solo bloque patrimonial, unidad económica o fondo empresarial, el apor-
tante está obligado al saneamiento del conjunto y de cada uno de los bienes que
lo integran (art. 28, segundo párrafo, de la L.G.S.). uEn estos casos, sin perjuicio
del saneamiento individual que corresponda por cada uno de los bienes aportados
en conjunto, el obligado queda obligado a satisfacer el saneamiento de la totali-
dad de los bienes que conforman el bloque patrimonial, de tal manera que, si el
derecho de propiedad sobre alguno de los bienes no pudiera perfeccionarse o éste
resultase inútil por culpa del aportante para los fines previstos por la sociedad, el
aportante deberá responder frente a la sociedad por todo el conjunto comprome-
tido, perdiendo el derecho a recibir la totalidad de las acciones que correspondan
al bloque patrimonial aportado, en tanto no repare el defecto o la diferencia que
impide que el aporte del bloque patrimonial se perfeccione> (ELIAS LAROZA,
1998, Primer Volumen: 72).

En cambio, si el aporte consiste en la cesión de un derecho, la responsabilidad


del aportante se limita al valor atribuido al derecho cedido, pero está obligado (el
aportante) a garantizar en la oportunidad en que se realizó el aporte:

67
Meruual oe DsRecHo Cor'.rpRcrRr.

- La existencia del derecho cedido.


- La exigibilidad del derecho cedido.
- La solvencia del deudor del derecho cedido.

10.5 Riesgo y pérdida de los aportes

La Ley General de Sociedades regula lo concerniente al riesgo de los bienes


objeto de aporte en su artícuIo 29, el mismo que señala que el riesgo del bien apor-
tado en propiedad es de cargo de la sociedad desde que se verifica su entrega.
En lo que respecta al riesgo del bien aportado en uso o usufructo, tal riesgo
recae (según la parte final del art.29 de la L.G.S.) sobre el socio que realizael aporte,
perdiendo la sociedad el derecho a exigir la sustitución del bien.
Lo que atañe a la pérdida de los aportes antes de su entrega se encuentra
previsto en el artículo 30 de la Ley General de Sociedades, numeral que prescribe
que la pérdida del aporte ocurrida antes de su entrega a la sociedad produce los
siguientes efectos:
1. Si se trata de un bien cierto o individualizado, la obligación del socio
aportante se resuelve y la sociedad queda liberada de la contraprestación.
El socio aportante queda obligado a indemnizar a la sociedad en el caso
que la pérdida del bien le fuese imputable.
2. Si se trata de un bien incierto, el aportante no queda liberado de su obli-
gación.
3. Si se trata de un bien a ser aportado en uso o usufructo, el aportante puede
optar por sustituirlo con otro que preste a la sociedad el mismo beneficio.
La sociedad queda obligada a aceptar el bien sustituto salvo que el bien
perdido fuese el objeto que se había propuesto explotar. En este último
caso, el socio aportante queda obligado a indemnizar a la sociedad si la
pérdida del bien le fuese imputable.

11. EL PATRIMONIO SOCIAL

Acerca del patrimonio social, Soto Álvarezanotaque (... el patrimonio social


está formado por el conjunto de bienes y derechos de la sociedad, con deducción de
sus obligaciones. (...) Es el Patrimonio: Conjunto de bienes, derechos, obligaciones
y cargas apreciables en dinero y que constituyen una universalidad. El patrimonio
está formado inicialmente con el conjunto de las aportaciones de los socios...>
(soTo ÁLVAREZ, 1994: 105-106).

68
NOCIOI.¡Es GENERALES AcERCA DE LAS SoCIEDADES CoMERCIALES

Según Argeri, el patrimonio social es el n... complejo de relaciones comerciales


de contenido económico y bienes que integran el fondo societario...) (ARGERI,
1982: 315). El referido autor precisa que el capital social es el u... monto global del
valor neto correspondiente a los bienes aportados, o que se han prometido aportar
en cumplimiento de la obligación tomada al suscribir las acciones de una sociedad,
El capital social que está constituido por los aportes, constituye el patrimonio de
la sociedad. Esto último, dentro de la técnica de los negocios, está formado por
Ia masa activa de los bienes; y en el tecnicismo jurídico queda comprendido, no
sólo el activo, sino también el pasivo, es decir, los bienes y las deudas...) (ARGERI,
1982:89).
Mantilla Molina distingue entre patrimonio social y capital social de esta
rnanera: <No debe en modo alguno confundirse el patrimonio de la sociedad con
el capital soclai, aunque originalmente coincidan. EI capital social es la cifra en que
se estima la suma de las obligaciones de dar de los socios, y señala el nivel mínimo
que debe alcanzar el patrimonio social para que los socios puedan disfrutar de las
ganancias de la sociedad. Por tanto, permanece invariable, mientras no cambie el
número de puestos de socios o no se altere el momento de las obligaciones a cargo
de ellos. Por el contrario, el patrimonio social está cambiando continuamente; sujeto
a todas las vicisitudes de la sociedad, aumenta cuando sus negocios son prósperos,
se menoscaba en caso contrario. Sobre el patrimonio social repercuten todas las
operaciones de la sociedad, al paso que el capital social sólo se afecta por las rela-
ciones entre la sociedad y sus propios socios. El capital social es un número que
tiene un significado jurídico y contable, pero que no tiene un correlato económico:
pueden haberse perdido casi todos los bienes de la sociedad, ¡ sin embargo, el
capital social permanece invariable, para decirnos a cuánto ascendieron las aporta-
ciones de los socios y para determinar el contenido de diversas normas jurídicas,..,
(MAIITILLA MOLINA;citado por SOTO ÁLVAREZ, 1994: 106).
De Pina Vara señala al respecto lo siguiente: <... Debe distinguirse entre los
conceptos de capital social y patrimonio social. El capital social es la cifra aritmética
que representa el valor de las aportaciones de los socios; el patrimonio social es el
conjunto de bienes y derechos realmente poseídos por la sociedad de un momen-
to determinado...o (DE PINA VARA; citado por SOTO ÁLVAREZ, 1994: 106).
Dicho autor agrega que (... el patrimonio social posee un carácter esencialmente
mudable; sufre las constantes oscilaciones que el éxito o fracaso de las operaciones
le irnprimen. El capital social, por el contrario, es inmutable, fijo, salvo el caso de
aumento o reducción realizado legalmente...u (DE PINA VARA; citado por SOTO
ÁtvAREZ, r994: 106).

69
MaNuar- n¡ DEREcno Coru{eRcrRr-

En relación al capital social, Mascheroni anota lo siguiente:


<En el acto constitutivo de la sociedad, el capital queda integrado con la suma de
los aportes de los socios. En ese momento, por consiguiente, capital y patrimonio
son valores equivalentes, circunstancia que (...) no se mantiene luego durar.rte la
existencia de la sociedad dado que el capital pasa a ser uua expresión nominal,
un rubro más del balance y una mención en el contrato o estatuto social, con
cifras que dejan de ser representativas del haber patrimonial de la entidad.
Transcurridos los primeros ejercicios econórnicos, el patrirnonio soclal está
constituido por el capital más las distintas cuentas capitalizables (reservas libres,
saldos de revalúos contables o técnicos, etc.).

Por eso en las sociedades donde rige la lirnitación de la responsabilidad de los


socios, dicha responsabilidad se limita a los respectivos aportes al tiempo de la
constitución, pero más adelante será el patrimonio sociai la prenda común de
los acreedores y la medida conjunta de la respor.rsabiiidad de la sociedad.

Según los diversos tipos societarios, el capital se expresa unitariamente (socieda-


des de tipo personal), por cuotas (S.R.L.) o por acciones (sociedades anónimas
o en comandita por acciones).

Tanto las cuotas como las acciones son fracciones ideales en que se divide el
capital y cuya titularidad o tenencia corresponde a los socios. Pero se diferer.rcian
básicamente por cuanto las cuotas sociales carecen de autonomía y circulación
fuera del contrato social. Por el contrario, las acciones son -a la vez que partes
aiícuotas del capital- títulos circulatorios autónomos, cuya transmisión no incide
en el estatuto de la sociedad emisora> (MASCHERONI, 1993: 55).

De acuerdo a lo normado en el artículo 31 de Ia Ley General de Sociedades,


el patrimonio social responde por las obligaciones de ia sociedad, sin perjuicio de
la responsabilidad personal de los socios en aquellas formas societarias que así lo
contemplan. Así tenemos, por ejemplo: A) el caso de las sociedades colectivas, en
las que, según el artículo 265 de la Ley General de Sociedades, los socios respon-
den en forma solidaria e ilimitada por las obligaciones sociales, no produciendo
todo pacto en contrario efecto contra terceros; y B) el caso de las sociedades
civiles ordinarias, en las qlue, a tenor del artículo 295,in fine, de la Ley General
de Sociedades, los socios responden personalmente y en forma subsidiaria, con
beneficio de excusión, por las obligaciones sociales y lo hacen, salvo pacto distinto,
en proporción a sus aportes.
Puntualizamos que, por disposición del artículo 32 dc la Ley General de
Sociedades, el nuevo socio, es decir, quien adquiere una acción o participación
en una sociedad existente, responde, de acuerdo a la forma societaria respectiva,
por todas las obligaciones sociales contraídas por la socredad con anterioridad, no
surtiendo ningún pacto en contrario efecto alguno frente a terceros.

70
NOcIoNes GENERALES ACERCA DE LAS SoCIEDADES CoMERCIALES

12. NULIDAD DEt PACTO SOCIAL


Antes que nada conviene tener presente qué debe entenderse por pacto
social.
Acerca de la concepción del pacto social, Beaumont Callirgos refiere que el
pacto social <... es el documento originario que inserta 1a identificación de los fun-
dadores, la manifestación de la voluntad de los socios de constituir la sociedad, el
monto del capital suscrito y la forma de su pago, el nombre e identificación de los
primeros administradores y el estatuto...) (BEAUMONT CALLIRGOS, 1998: 50).
Sobre el particular, I.trarváez García enseña lo siguiente:
<La doctrina suele distinguir entre el contrato -germen de ia sociedad- y los
estatutos -conjunto de reglas de conducta de ia sociedad que rigen su funcio-
namiento-. La escritura que da nacimiento al sujeto de derecho afecta la fase
contractual y los estatutos afectan a la organización corporativa. Pero estos dos
conceptos son consustanciales a la sociedad y sobre ambos recae el consenti-
miento de los asociados. Además, el estatuto sociai es el ordenamiento consen-
tido por Ios fundadores de la cornpañía para regular la vida de ésta tanto en su
organización como en sus relaciones internas y externas. Esas reglas de cor-rducta
constituyer.r la iey primordiai de los asociados, y si son válidas 'preferirán a las
norrlas legales supletivas y a las costumbres mercantiles' (...).
(...) Acto constitutivo y estatutos se confunden en la teoría y en la praxis, pues
condensan el conjunto de estipulaciones convencionales condicior-radas a las
normas irnperativas y a las dispositivas por vía principal, ya que sólo pueden
contrariar o completar preceptos legales simplemer-rte supletivos. La obiigato-
riedad de esas reglas que gobiernan a la sociedad se extiende a los asociados
presentes y futuros; y una vez surtido el requisito de publicidad rnercantil, son
oponibles a terceros> (NARVAEZ GARCÍA, 1990:2t9-220).

12.1 Causales

Las causales de nulidad del pacto social se encuentran contempladas en el


artículo 33 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual, una vez inscrita la es-
critura pública de constitución, la nulidad del pacto social sólo puede declararse:
1. Por incapacidad o por ausencia de consentimiento válido de un número
de socios fundadores que determine que la sociedad no cuente con la
pluralidad de socios requerida por la ley. Al respecto el artículo 4 de la
Ley General de Sociedades señala: A. que la sociedad se constituye cuan-
do menos por dos socios, que pueden ser personas naturales o jurídicas;
B. que si la sociedad pierde la pluralidad mínima de socios y ella no se

71
MRNuer oB DERe cso Colre Rcral

reconstituye en un plazo de seis meses, se disuelve de pleno derecho al


término de ese plazo;y C. que no es exigible la pluralidad de socios cuando
el único socio es el Estado o en otros casos señalados expresamente por
la ley.
Por constituir su objeto alguna actividad contraria a las leyes que interesan
al orden público o a las buenas costumbres, sin perjuicio de lo dispuesto
en el artículo 410 de la Ley General de Sociedades, según el cual: A. el
Poder Ejecutivo mediante Resolución Suprema expedida con el voto
aprobatorio del Consejo de Ministros, solicitará a la Corte Suprema la
disolución de sociedades cuyos fines o actividades sean contrarios a las
leyes que interesan al orden público o a las buenas costumbres; B. la Corte
Suprema resuelve, en ambas instancias, la disolución o subsistencia de
la sociedad; C. la sociedad puede acompañar las pruebas de descargo
que juzgue pertinentes en el término de treinta días, más el término de
la distancia si su sede social se encuentra fuera de Lima o del Callao; D.
producida la resolución de disolución y salvo que la Corte haya dispuesto
otra cosa, el directorio, el gerente o los administradores bajo respon-
sabilidad, convocan a la junta general pala que dentro de los diez días
designe a los liquidadores y se dé inicio al proceso de liquidación; y E. si
la convocatoria no se realiza o si la junta general no se reúne o no adopta
los acuerdos que le competen, cualquier socio, accionista o tercero puede
solicitar al juez de la sede social que designe a los liquidadores y dé inicio
al proceso de liquidación, por el proceso sumarísimo.
Por contener estipulaciones contrarias a normas legales imperativ;rs u
omitir consignar aquellas que la ley exige.
4. Por omisión de Ia forma obligatoria prescrita.

12.2 lmprocedencia de la nulidad del pacto social


Se desprende del artículo 34 de la Ley General de Sociedades, numeral que
versa acerca de la improcedencia de la nulidad del pacto social, que no obstante
lo indicado en el artículo 33 del indicado cuerpo de leyes (precepto legal que trata
sobre las causales de nulidad del pacto social), la nulidad del pacto sociai no puede
ser declarada:
1. Cuando la causa de ella ha sido eliminada por efecto de una rnodificación
del pacto social o del estatuto realizada con las formalidades exigidas por
la ley.

72
NOCIONES GENERALES ACI]RCA DE LAS SoCIEDADES CoMERCIALES

2. Cuando las estipulaciones omitidas pueden ser suplidas por normas lega-
les vigentes y aquéllas no han sidocondición esencial para la celebración
del pacto social o del estatuto, de modo clue éstos pueden subsistir sin
ellas.

12.3 Pretensión de nulidad del pacto social: Vía procedimental y ca-


ducidad
A tenor de lo dispuesto en la primera parte del artículo 35 de la Ley General
de Sociedades, la demanda de nulidad del pacto social se tramita por el proceso
abreviado, se dirige contra la sociedad y sólo puede ser iniciada por personas con
legítimo interés. La referida vía procedimental se tramita de este modo:
Presentada la demanda, los dernandados tienen: A. Tres días para in-
terponer tachas u oposiciones a ios medios probatorios, contados desde
la notificación de las resoluciones que los tienen por ofrecidos; B. cinco
días para interponer excepciones y defensas previas, contados desde 1a
notificación de la demanda; c. cinco días para absolver el traslado de las
excepciones o defensas previas planteadas contra ia reconvención; y D.
diez días para contestar la demanda y reconvenir (art. 49 I -incisos l, 3,
4y5delC.P.C.).
Por su parte, el den-randante tiene: A. Tres días para absolver las tacl-ias
u oposiciones; B. cinco días para interponer excepciones o defensas
previas contra la reconvención; c. cinco días para absolver el traslado
de las excepciones o defensas previas; D. cinco días para ofrecer medios
probatorios si en la contestación se invocan hechos no expuestos en la
demanda; y E. diez días para absolver el traslado de la reconvención (art.
491 -incisos 2,3, 4,6 y 7 - del C.P.C.).
La audiencia de saneamiento procesal y conciliación se realizará dentro
de los quince días de vencido el plazo para contestar la demanda o re-
convenir (art.49l, inciso B, dei C.P.C.).
En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, inicialmente el
|uez actuará los medios probatorios ofrecidos que considere necesari<-rs
para el saneamiento del proceso, si se hubieran formulado excepciones
o defensas previas; luego procederá a pronunciarse sobre la validez de la
relación procesal, declarando: A. la existencia de una relación jurídica
procesal válida; o B. ia nulidad y consiguiente conclusión del proceso
por invalidez insubsanable de la relación, precisando sus defectos; o C. la
concesión de un plazo de cinco días, sin alterar el curso de la audiencia, si

/J
Ma¡¡ual os DeRscHo CoNrsRclal

los defectos de la relación fuesen subsanables. Subsanados los defectos, el


Juez declarará saneado el proceso por existir una relación jurídica procesal
válida, de no ser así, lo declarará nulo y consiguientemente concluido
(arts. 493, inciso 1, y 465 del C.P.C.).

- En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, una vez declarada


la existencia de una relación jurídica procesal válida, elluez procederá
a propiciar la conciliación entre las partes, salvo que hubiera concedido
apelación con efecto suspensivo (art.493, inciso 2, del C.P.C.).
- Si la conciliación no se produjera, el Juez, con lo expuesto por las par-
tes, procederá a enumerar los puntos controvertidos ¡
en especial, los
que van a ser materia de prueba. A continuación decidirá la admisión
de los medios probatorios ofrecidos, si los hubieran. Luego ordenará la
actuación de los medios probatorios ofrecidos referentes a las cuestiones
probatorias, de haberlas. AI final de la audiencia de saneamiento procesal
y conciliación, el Juez comunicará a las partes el día, la hora y el iugar
para la realización de la audiencia de pruebas (arts.493, inciso 3,y 471
del C.P.C.).
- La audiencia de pruebas se realizará dentro de los veinte días siguientes
ala realización de la audiencia de saneamiento y conciliación (art. 491,
inciso 9, del C.P.C.).
- Las audiencias especial y cornplementaria, si fuera el caso, se llevarán a
cabo dentro de los cinco días de realizada la audiencia de pruebas (art.
491, inciso 10, del C.P.C.).
- Se emitirá sentencia dentro de los veinticinco días de terminada la au-
diencia de pruebas o las audiencias especial y complementaria, si éstas
se hubieren realizado (art.49I, inciso ll, del C.P.C.).

- Las partes tienen cinco días para apelar la sentencia, apelación que tendrá
efecto suspensivo (art.49l, inciso 12, del C.P.C.). También tendrá efecto
suspensivo la apelación de las siguientes resoluciones judiciales: la resolu-
ción que declara improcedente la demanda,la que declara la invalidez de
la relación procesal con carácter insubsanable, y la que declara fundada
una excepción o defensa previa (art.494 del C.P.C.).
La caducidad de la pretensión de nulidad del pacto social se halla prevista en
la parte final del artículo 35 de la Ley General de Sociedades, en donde se señala
claramente que la acción de nulidad caduca a los dos años de inscrita la escritura
pública de constitución en el Registro (Registro de Sociedades).

74
Noclot'¡ss cENERALFIS ACEItcA DE LAS SocIEDADES coMERCIALES

12.4 Efectos de Ia sentencia de nulidad del pacto social


Lo concerniente a los efectos de la sentencia de nulidad del pacto social se
encuentra nornado en los artículos 36 y 37 de la Ley General de Sociedades, que
establecen lo siguiente:
- La sentencia firme que declara la nulidad del pacto social ordena su
inscripción en el Registro (Registro de Sociedades) y disuelve de pleno
derecho la socieclad (arrt. 36, primer párrafo, de Ia L.G.S.).
- La junta general, dentro de los diez días siguientes de la inscripción de
la sentencia, designa al liquidaclor o a los liquidadores. Si omite hacerlo,
lo hace el juez en ejecución de sentencia, y a solicitud de cualquier inte-
resado (art. 36, primer párrafo, de la L.G.S.).
- La sociedad mantiene su personalidad jurídica sólo para los fines de la
liquidación (art. 36, primer párrafo, de la L.G.S.).
- Cuando las necesidades de la liquidación de la sociedad declarada nula así
lo exijan, quedan sin efecto todos los plaz.os para los aportes y los socios
estarán obligados a cumplirlos, de inmediato (art. 36, último párrafo, de
la L.G.S.).
- La sentencia firme que declara la nulidad del pacto social o del estatuto
no surte efectos frente a los terceros de buena i'e (art. 37 dela L.G.S.).
Beaumont Callirgos, al examinar el texto del artículo 36 de la Ley General
de Sociedades refiere que (... se trata de un caso muy interesante, porque Ia socie-
dad ha sido inscrita pero una sentencia firme declara la nulidad del pacto social.
Esto quiere decir que la inscripción es nula, jurídicamente, la sociedad no se ha
constituido ni por supuesto, ha nacido persona jurídica alguna. Sin embargo el
Iegislador utiliza una ficción y para Ios fines de su extinción ordenada,le extiende
personalidad jurídica que jamás ha tenido, según fallo judicial, y sólo para el pro-
pósito liquidatorio> (BEAUMONT CALLIRGOS, 1998: 120).

13. NUTIDAD DE ACUERDOS SOCIETARIOS

infiere del artículo 38 de la Ley General de Sociedades que son nulos los
Se
acuerdos societarios siguientes:
Los acuerdos societarios adoptados con omisión de las formalidades de
publicidad prescritas.
Los acuerdos societarios contrarios a las leyes que interesan al orden
público.

75
MaNuel DE DeRscHo CourRcral

- Los acuerdos societarios contrarios a las leyes que interesan a las buenas
costumbres.
- Los acuerdos societarios contrarios a las estipulaciones del pacto social.
- Los acuerdos societarios contrarios a las estipulaciones del estatuto.
- Los acuerdos societarios que lesionen los intereses de la sociedad en
beneficio directo o indirecto de uno o varios socios.
- Los acuerdos adoptados por la sociedad en conflicto con el pacto social
o el estatuto, así cuenten con la mayoría necesaria, si previamente no se
ha modificado el pacto social o el estatuto con sujeción a las respectivas
normas legales y estatutarias.
De conformidad corr lo señalado en la parte final del artículo 38 de la Ley Ge-
neral de Sociedades, la nulidad de acuerdos societarios se rige por lo dispuesto en
los artículos 34,35 y 36 del indicado cuerpo de leyes (referidos, respectivamente, a
la improcedencia de la nulidad del pacto social, a la vía procedimental -abreviada- y
caducidad de la pretensión de nulidad del pacto social y a los efectos de la sentencia
de nulidad del pacto social, numerales vistos en el punto 12., y subpuntos que lo
integran, del presente Capítulo de la obra), salvo en cuanto al plazo establecido
en el artículo 35 de la Ley General de Sociedacles (cual es el plazo de caducidad
de la acción de nulidad, es decir, dos años), cuando esta ley señale expresamente
un plazo más corto de caducidad.

14. DISTRIBUCIÓN DE UTILIDADES Y PERDIDAS DE LA SOCIEDAD

Lo relativo a la distribución de utilidades y pérdidas de la sociedad se en-


cuentra normado en los artículos 39 y 40 de la i.ey General de Sociedades que
preceptúan lo siguiente:
La distribucién de beneficios a los socios se realiza en proporción a sus
aportes al capital. Sin embargo, el pacto social o el estatuto pueden fijar
otras proporciones o forrnas distintas de distribución de los beneficios
(art. 39, primer párrafo, de la L.G.S.). Al respecto, Elías Laroza señala
que ula regla fundamental en las sociedades relativa a los beneficios y
las pérdidas sociales es la de la proporcionalidad entre los socios. Dicha
regla consiste en que, tanto en el caso de utilidades como de pérdidas,
ellas se distribuyen o se asumen en proporción al aporte de cada socio.
Sin embargo, la Ley pe rmite toda clase de pactos que establezcan formas o
proporciones diferentes, mientras no se llegue al extremo de la exclusión,
(ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen; 9t).

76
NocIoNES GENERALES ACERCA DF] LAS SOCIEDADES COMERCIALES

- Todos los socios deben asumir la proporción de las pérdidas de la socie-


dad que se fije en el pacto socíal o el estatuto. Sólo puede exceptuarse de
esta obligación a los socios que aportan únicamente servicios. A fhlta c1e
pacto expreso, las pérdidas son asumidas en la misma proporción que
los beneficios (alt. 39, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
- Está prohibido que el pacto social excluya a determinados socios de las
utilidades o los exonere de toda responsabilidad por las pérdidas, salvo
en este último caso, por lo indicado en el párrafo anterior (art. 39, últirno
párrafo, de la L.G.S.).
- La distribución de utilidades sólo puede hacerse en mérito de los estados
frnancieros preparados al cierre de un período determinado o Ia fecha de
corte en circunstancias especiales que acuerde el directorio. Las sumas
qlle se repartan no pueden exceder del monto de las utilidades que se
obtengan (art. -10, primer párrafo, de Ia L.G.S.).
- Si se ha perdido una parte del capital no se distribuye utilidades hasta que
el capital sea reintegrado o sea reducido en la cantidad correspondiente
(art. 40, segundo párrafo, de la L.G.S.).
- Tanto la sociedad como sus acreedores pueden repetir por cualquier
distribución de utilidades hecha en contravención con el art. 40 de la
L.G.S., contra los socios que las hayan recibido, o exigir su reembolso a
los administradores clue las hubiesen pagado. Estos últimos son solida-
riamente responsables (art. 40, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
- Los socios que hubiesen actuado de buena fe estarán obligados sólo a
compensar las utilidades recibidas con las que les correspondau en los
ejercicios siguientes, o con la cuota de liquidación que pueda tocarles
(art. 40, in fine, de la L.G.S.).

Beaumont Callirgos dice del artículo 40 de la Ley General de Sociedades


(referido al reparto de utilidades y citado líneas arriba) que (... este artículo tiene
un doble propósito: asegurar la intangibilidad del capital social, impidiendo que el
mismo se vea reducido a través de la distribución de utilidades ficticias; y cumplir
con el compromiso y pacto social de remunerar al capital ert gestión econón'lica
y expuesta a riesgo. Destacan en la norma, tres conceptos: a. la vinculación de las
utilidades con el balance general anual o parcial que las demuestre; b, que en nin-
gún caso se repartan por concepto de r.rtilidades mayores cantidades que las que
efectívamente existan como tales; y c. que tratándose de norma imperativa, sea
nulo cualquier pacto que contraríe los dos supuestos anteriores> (BEAUMONT
CALLIRGOS, 1998:127).

77
MaNunr. D¡ De RscFio CotulERclal

15. CONTRATOS PREPARATORIOS EN LAS SOCIEDADES

A tenor de lo dispuesto en el artículo 41 de la Ley General de Sociedades,


los contratos preparatorios que celebren las sociedades reguladas por esta ley o
los que tengan por objeto las acciones, participaciones o cualquier otro título
emitido por ellas, son válidos cualquiera sea su p\azo, salvo cuando esta ley señale
un plazo determinado. <El contenido de la norma tiene dos claras vertientes: por
un lado, todo contrato preparatorio que esté relacionado con cualquier sociedad
tiene plena validez y no está sujeto a ningún plazo legal, salvo que lo establezca
Ia propia LGS, rigiendo plenamente el plazo que se señale en el propio contrato
preparatorio, cualquiera que sea. Por otro lado, estas disposiciones alcanzan, en
la lnisma forma, a cualquier contrato que verse sobre acciones, participaciones o
cualquier clase de título que puedas ser emitido por sociedades reguladas por la
Ley> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 95).
Sobre el particular, conviene tener presente lo dispuesto en los artículos 1414
al 1425 del Código Civil, que tratan sobre los contratos preparatorios de compro-
miso de contratar y de opción y que citamos a continuación:

- Art. 1414 del C.C. (compromiso de contratar): <Por el compromiso de


contratar las partes se obligan a celebrar en el futuro un contrato defini-
tivo>.
- ArL 1415 del C.C. (contenido del compronúso de contratar); uEl compro-
miso de contratar debe contener, por lo menos, los elementos esenciales
del contrato definitivo>.
- Art. 1416 del C.C. (plazo del compromiso de contratar): nEl plazo del
compromiso de contratar debe ser determinado o determinable. Si no
se estableciera el plazo, éste será de un año>.

- Art. 1417 del C.C. (renotación del compromiso de contratar); uEl compro-
miso de contratar puede ser renovado a su vencimiento por un plazo no
mayor que el indicado como máximo en el artículo 1416 y así sucesiva-
mente>.
- Art. 1418 del C.C. (negativa injustifcada a celebrar contrato defnitivo):
<La injustificada negativa del obligado a celebrar el contrato definitivo
otorga a la otra parte alternativamente el derecho a:
1.- Exigir judicialmente la celebración del contrato.
2.- Solicitar se deje sin efecto el compromiso de contratar,
En uno u otro caso hay lugar a la indemnización de daños y perjuicios>.

7B
Noclol'¡Es cENERALES AcERCA DE LAS SocIEDADES coMERCIALES

- Art. contrato de opción, una


1419 del C.C. (contrato de opción); <Por el
de las partes queda vinculada a su declaración de celebrar en el futuro
un contrato definitivo y la otra tiene el derecho exclusivo de celebrarlo o
no)).

- Art. 1420 del C.C. (contrato de opción recíproca): nEs válido el pacto en
virtud del cual el contrato de opción recíproca puede ser ejercitado in-
distintamente por cualquiera de las partes>.
- Art. 1421 del C.C. (contrato de opción con reserva de benefciario): <Es
igualmente válido el pacto conforme al cual el optante se reserva el
derecho de designar la persona con ia que se establecerá el vínculo defi-
nitivo>.
- Art. 1422 del C.C. (contenido del contrato de opción): <El contrato de
opción debe contener todos los elementos y condiciones del contrato
definitivo>.
- Art.1423 del C.C. (plazo del contrato de opción): uEl plazo del contrato
de opción debe ser determinado o determinable. Si no se estableciera el
plazo, éste será de un año>.
- Art. 1421 del C.C. (renovación del contrato de opción): <Al vencimiento de
la opción, las partes pueden renovarla por un plazo no mayor al m¿iximo
señalado en el artículo ),423 y así sucesivamente>.
- Art. 1425 del C.C, (formalidad de los contratos preparatorlos): <Los con-
tratos preparatorios son nulos si no se celebran en la misma fornra que
la ley prescribe para el contrato definitivo bajo sanción de nulidad>.

16. CORRESPONDENCIA Y PUBLICACIONES EN LAS SOCIEDADES

Con arreglo a lo previsto en el artículo 42 de la Ley General de Sociedades,


que regula lo concerniente a la correspondencia en las sociedades, en tal corres-
pondencia deberá indicarse, cuando menos, lo siguiente:

A. La denominación de la sociedad, completa o abreviada, o su razón so-


cial.
B. Los datos relativos a la inscripción de la sociedad en el Registro.

En cuanto a las publicaciones referidas a las sociedades, los artículos 43, 44


y 435 de la Ley General de Sociedades prescriben lo siguiente:

79
Ma¡¡uRr- rE DERscHo ColrpRclal

- Las publicaciones a que se refiere esta ley (L.G.S.) serán hechas en el pe-
riódico del lugar del domicilio de la sociedad encargado de la inserción
de los avisos judiciales (art. 43, primer párrafo, de Ia L.G.S.).

- Las sociedades con domicilio en las provincias de Lima y Callao har¿in


las publicaciones cuando menos en el Diario Oficial El Peruano y en uno
de los diarios de mayor circulación de Lima y Callao, según sea el caso
(art.43, segundo párrafo, de la L.G.S.).
- Lafalta de la publicación, dentro del plazo exigido por la le¡ de los avisos
sobre determinados acuerdos societarios en protección de los derechos
de los socios o de terceros, prorroga los plazos que Ia ley confiere a éstos
para el ejercicio de sus derechos, hasta que se cumpla con realizar l¿r
publicación (art.43, in fine, de la L.G.S.).
- Dentro de los quince primeros días de cada mes, la Superintendencia Na-
cional de los Registros Públicos publicará en su página web y en el Portal
del Estado, una relación de las sociedades cu1'a constitución, disolución o
extinción haya sido inscrita durante el mes anterior, con indicación de su
denominación o razón social y los datos de su inscripción. En la misrna
oportunidad, la Superintendencia Nacionai de los Registros Públicos
publicará, por el mismo medio, una relación de las modilicaciones del
estatuto o pacto social inscritas durante el mes anterior, con indicación
de la denominación o razón social, una sumilla de Ia modificación y los
datos de inscripción de la misma (art.44, primer párrafo, de la L.G.S.).
- Para efecto de lo dispuesto en los párrafos anteriores, dentro de los diez
primeros días útiles de cada mes las oficinas registrales, bajo responsabili-
dad de su titular, remitirán a la Superintendencia Nacional de los Registros
Públicos la información correspondiente (art. 44, último párrafo, de la
L.c.s.).
- Las publicaciones y demás documentos exigidos por esta ley (L.G.S.)
deben insertarse en las escrituras públicas o adjuntarse a las copias cer-
tificadas o solicitudes que se presenten al Registro para la inscripción del
respectivo acto (art. 435 de la L.G.S.).

T7. PLAZOS EN tAS SOCIEDADES

Por mandato del artículo 45 de la Ley General de Sociedades, salvo expresa


disposición en contrario, los plazos contenidos en esta ley se computan con arreglo
al Código Civil.

BO
NocroN¡s cENERALES AcERCA DE LAS SoctEDADES coMERCIALES

Al respecto, debe tenerse presente lo normado en los artículos 183 y 184 del
Código Civil, que establecen Io siguiente:
- Art. lB3 del C.C. (cómputo del plazo):
uEI plrz"o se computa de acuercio al calendario gregoriano, conforlne a las
siguientes reglas:
1. El plazo señalado por días se computa por dias naturales, salvo que la iey
o el acto juríclico establezcan clue se haga por días hábiles.
2. El plazo serlalaclo por lneses se cumple en el mes del vencimiento y en
el día de éste correspondier-rte a la lecha del nes inicial. Si en el mes de
vencimiento falta tal día, el plazo se cunple el último día de dicho mes.
3. El plazo señalado por años se rige por las reglas que establece el inciso 2.
4. El plazo excluye el día inicial e incltrye el día del vencirriento.
5. El plazo cuyo último dia sea inhábil, vence el prirner día hábil siguier.rte>.
- Art. 184 del C.C. (alcances de las reglos soltre cóntputo del plozo):
<Las reglas del artículo 183 son aplicables a todos los plazos legales o conven-
cionales, salvo disposición o acuerclo clit'crenter.

18. EMISIÓN DE COPIAS CERTIFICADAS Y DEMAS TÍTULOS Y DOCUMENTOS


EN LAS SOCIEDADES

Las copias certiñcadas a que se refiere la Ley General de Sociedades pueden


ser expedidas mediante fotocopias autenticadas por notario o por el administrador
o gerente de la sociedad, según el caso, con las responsabilidades de Ley (art. 46,
primer párrafb, de la L.G.S.).
Las copias certificadas para los actos que requieran inscripción deberán ser
certificadas por notario. Así lo determina la parte final del artículo 46 de Ia Ley
General de Sociedades.
Por otro lado, para la emisión de los títulos y documentos a que se refiere la
Ley' General de Sociedades, se puede utilizar, en lugar de firmas autógrafas, me-
dios mecánicos o electrónicos de seguridad. Ello lo señala el artículo 47 de la Ley
General de Sociedades.

19. Er ARBTTRAIE Y rA CONCTLTACIÓN EN LAS SOCTEDADES

El artículo 48 de la Ley General de Sociedades regula lo atinente al arbitraje


en las sociedades, preceptuando así lo siguiente:

B1
MeNuer- oe DrREcHo CotusRclel

Los socios o accionistas pueden en el pacto o en el estatuto social adoptar


un convenio arbitral para resolver las controversias que pudiera tener
la sociedad con sus socios, accionistas, directivos, administradores y
representantes, las que surjan entre ellos respecto de sus derechos u
obligacionies, las relativas al cumplimiento de los estatutos o la validez
de los acuerdos y para cualquier otra situación prevista en esta le1'.

EI convenio arbitral alcanza a los socios, accionistas, directivos, admi-


nistradores y representantes que se incorporen a la sociedad así como a
aquellos que al momento de suscitarse la controversia hubiesen dejado
de serlo.

El convenio arbitral no alcanza a las convocatorias a juntas de accionistas


o socios.
El pacto o estatuto social puede también contemplar un procedimiento
de conciliación para resolver la controversia con arreglo a la ley de la
materia.

20. CADUCIDAD DE ACCIONES IUDICIALES RELACIONADAS CON tAS


SOCIEDADES

El artículo 49 de Ia Ley General de Sociedades regula la caducidad de ias


acciones judiciales relacionadas con las sociedades y fija un plazo de caducidad,
aplicable siempre que no exista norma expresa que establezca un plazo de cadu-
cidad distinto.
Así tenemos que, según el referido artículo 49 de la Ley General de Sociedades,
las pretensiones del socio o de cualquier tercero contra la sociedad, o viceversa,
por actos u omisiones relacionados con derechos otorgados por esta le¡ respecto
de los cuales no se haya establecido un plazo, caducan a los dos años a partir de la
fecha correspondiente al acto que motiva la pretensión.

21. DURACIÓN Y PRORROGA DE LA SOCIEDAD

De acuerdo a lo normado en el artículo 19 de la Ley General de Sociedades:


- La duración de la sociedad puede ser por plazo determinado o indeter-
minado.
- Salvo que sea prorrogado con anterioridad, vencido el plazo determinado
la sociedad se disuelve de pleno derecho.

ÓL
NocloNrs GENERALES ACERcA DE r.As SocIEDADES coMERCIALES

Acerca del plazo de duración de la sociedad, Elías Laroza enseña lo siguiente:

<El artículo bajo comentario (art. 19 de la L.G.S.) nos presenta las dos posibilida-
des genéricas, establecidas por la LGS en relación a la duración de las sociedades.
La primera es la fijación de un plazo indeterminado, er-rtendido éste como Ia
ausencia de la determinación de un período de tiempo límite para el desarrollo
del objeto de la sociedad. La segunda posibilidad es el establecimiento de un
plazo determinado, vencido el cual la sociedad se disuelve de pleno derecho.
En este último supuesto los órganos sociales pertinentes deberán tomar las
disposiciones relativas a la liquidación de la misma.
Ahora bien, podemos diferenciar dos formas genéricas de establecer la duración
determinada de una sociedad. Establecer un período de tiempo determinado
-un año, por ejemplo- o un período de tiempo determinable, como puede ser
la explotación de las reservas existentes en determinado yacimiento minero o la
culminación de una obra arquitectónica. La LGS, al no diferenciar en relación
al establecimiento de un plazo determinado, permite que ambas posibilidades
-períodos de tiempo determinados o determinables- sean empleadas al cons-
tituir una sociedad cuya duración sea determinada, (ELIAS LAROZA, 1998,
Primer Volumen: 57-58).

En relación a la prórroga de la sociedad, Zunino afirma que se caracteriza <...


como la resolución del órgano de voluntad social en torno a prolongar el plazo
de duración de la sociedad,lo cual determina la continuación inalterada dei ente
por el nuevo lapso acordado si la tal resolución se adopta y Ia correspondiente
inscripción se solicita antes del vencimiento del término que se pretende extender>
(ZUNINO, 1987, Tomo 2:302).
Al respecto, Curbelo IJrroz, al estudiar la distinción entre prórroga y reno-
vación de la sociedad, señala lo siguiente:

<Prorrogar, significa prolongar una relación jurídica, ampliando la duración del


mismo contrato que la originó, más allá dei término primitivamente fijado, y an-
tes de su finalización, con lo que se aleja en el tiempo su definitiva extinción.

Renovar significa proseguir una relación jurídica con termino vencido aún no
extinguida, mediante el otorgamiento de vn nuevo contrato.
(...)

Con la prórroga de la relación societaria, antes de vencer el plazo estipula-


do, los socios continúan vinculados contractualmente mediante el mismo
contrato, que modificado, en lo que respecta a la amplitud del primitivo
plazo, evita así que se verifique ia disolución de Ia sociedad a Ia época ori-
ginariamente establecida.

83
MeNueL ¡g DsRpcuo Col,rpRcral.

Con la renovación de Ia relación societaria, vencido su plazo, los socios conti-


núan la relación social y evitan la posibilidad de que a su disolución, se sigan
los procedimientos de liquidación de la sociedad, reviviendo de esta manera
totalmente el vínculo social y restituyendo la vida activa de la sociedad, (CUR-
BELO URROZ, 1959: 203 -204).

B4
CapÍruro II
LA SOCIEDAD ANÓNIMA: CONSTITUCIÓN
I. CONCEPTO DE SOCIEDAD ANÓNIMA

A decir de Garrigues,la sociedad anónima es la <... sociedad capitalista dedi-


cada, con capital propio dividido en acciones, y con una denominación ob;etiva,
y bajo el principio de la responsabilidad limitada de los socios frente ala sociedad,
a la explotación de la industria mercantil...> (GARRIGUES; citado por CABANE-
LLAS, 1981, Tomo YII:472).
Codera Martín estima que la sociedad anónima es la u... clase de Sociedad
Mercantil cuyo capital está representado por títulos valores, denominados acciones,
limitando la responsabilidad de los socios, denominados accionistas, al importe
que se han comprometido a aportar, mediante la suscripción de acciones. Es la
sociedad capitalista por excelencia, tendrá carácter mercantil cualquiera que sea su
objeto, el cual no podrá ser la representación de intereses colectivos, profesionales
o económicos atribuidos a otras entidades por la ley con carácter exclusivo...n
(coDERA MARTÍN, r9B2 253).

León Batardón entiende por sociedad anónima <... aquella compañía que
tiene el capital dividido en acciones e integrado por las aportaciones de los socios,
los cuales no responden personalmente de las deudas sociales; y que, con una
denominación apropiada, se dedica a cualquier finalidad de carácter mercantil>
(LEON BATARDON, 1970: 178).
A criterio de Argeri, la sociedad anónima es la u... clase de'sociedad'(...)
compuesta exclusivamente por asociados obligados hasta la concurrencia de su
aporte, sin razón social, en la que todas las partes son representadas por acciones
negociables, cuya gestión es confiada a mandatarios revocables, llamados admi-
nistradores, que no responden por el pasivo social con la fortuna personal, salvo
el caso de culpa que comprometa su responsabilidad...> (ARGERI, 1982:363).
La sociedad anónima para Hundskopf es u... una forma de sociedad capitalista,
con un capital propio dividido en acciones, con una denominación social y con un

B7
MaNual oe DriRncuo CoN4ERcrnl

objeto social, el que, bajo el principio de la responsabilidad Iimitada de los socios


permite dedicarse a la explotación de una actividad mercantil> (HUNDSKOPF,
1994, Tomo II:75). El indicado jurista nacional agrega que uel definir a la Sociedad
Anónima como una sociedad de capitales significa que la organización interna de
la sociedad y el ejercicio de los derechos de los accionistas con respecto a la gestión,
utilidades y el saldo de liquidación patrimonial de Ia sociedad, se rigen en principio
por el monto del aporte del accionista a la fbrmaciór-r del capital social y en general,
atendiendo a los porcentajes de propiedad accionaría respecto del capital social,
sin importar por ello las condiciones personales del socio. Son pues características
esenciales de la Sociedad Anónima, la limitación de la responsabilidad al aporte
comprometido y el derecho a la cesibilidad de la acción y de los derechos y calidad
de socio, lo que ha permitido que se configure como el instrumento mediante el
cual se ha posibilitado la concentración, la centraiización de capitales y la circula-
ción de capitales> (HUNDSKOPF, 1994, fbmo II:76). Hundskopf, continuando
con las características de la sociedad anónima, anota que éstas son las siguientes:
( 1. Ser una persona jurídica con personaiidad y con autonornía propia, sujeto
de derechos y obligaciones que actúa a trar'és de sus órganos sociales y
representantes legales, que en la Sociedad Anónima son obligatoriamente:
Junta General de Accionistas, Directorio y Gerencia.
2. Su capital social no tiene conexión directa o indirecta con el capital de sus
accionistas; es un capital propio.
3. Su capital está representado en acciones, cada una de las cuales es una
parte alícuota, la misma que está representada e11 títulos que se extiendeu
en iibros talonarios. El capital viene a ser la sum¿r c1e1 r'alor nominal de lirs
acciones.

4. Todas las acciones tienen su contravalor en aportes de bienes tangibles


de por io menos tres socios fundadores. No pueden emitirse accioncs iror
aporLe de servicios.

5. De la titularidad de las acciones se deriva una responsabilidad limitada,


es decir, los accionistas únicamente responden por sus aportes, por sus
acciones.

6. La composición y distribución del accionariado se conoce por el Registro


de Acciones y Transferencias que es un registro de carácter privado y
reservado, bajo control de la Gerencia.

7 . Respecto de las transferencias de ias acciones, éstas se realizan por ctr;rlquie-


ra de las formas permitidas en derecho y deben comunicarse por escntu
a la sociedad, debiéndose anotar en el Registro a que se refiere el punto 6)
precedente.

BB
Le socrpoau Rróxrpra: CoNsrllucróN

8. Las transferencias dependen de la libre voluntad de los accionistas salvo


qLre (...) los propios socios hayar.r incluido en el Estatuto algún tipo cle
cláusula limitativa o restricli.u'a clue tenga por finalidad consagrar una
opción prelerente o prioritaria de los ar.:ciollistas existentes al momento
de la transferencia, cou respecto ¿r terceros interesados, en cuyo caso di-
cha disposición estatutaria es válida para la sociedad y debe respetarse.
Es irnportante señalar sin enrbargo que (. .) dicha c1áusuia lirnitativa en
ningún caso puede significar la prohibición cle transmitir las acciones>
(HUNDSKOPF, 199'1,'Ibn-ro II: 80-S I ).

2. DENOMINACIÓN DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

Acerca de la denominación de la sociedad anónim¿r, León Batardón indica


qlle:
<... La naturaleza especial de la socieclacl anónim¿r exige que la denominaciór.r
social tenga caracteres impersonales.

Se caliñca generalrrrente por la designaciórr del objeto de su en-rpresa (...).


La denominación es a menudo su non.iitre de fantasía (...).

A veces se incluve en dicha denomirr¿rciór-r el apellido de los fundadores de la


errpresa...) (LEON BATARDON, 1970: 178-179).
Al respecto, Alegría sostiene qlre (... ltt societlad anónirnct no tiene razón social,
sino denontittnción, o se¿r que no se la clesigna por el nombre y apelliclo de uncr
o n-iás de sus socios ilimitacla y solidariamente responsables por el resultado
económico de los negocios, sino por una denominación que (...) debe referrrse
a su objeto (...), si bien en la práctica (...) se adrniten nombres de fantasía y
aun nombres personales o siglas, siempre que quede claramente establecido el
carácter de la sociedad...>> (Al.EGRÍe, tSO¡: tO).

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 50 de la Ley General de


Sociedades, la sociedad anónima puede adoptar cualqurier denominación, pero
debe figurar necesariamente Ia indicación <sociedad anónima> o las siglas (S.A.).
Cuando se trate de sociedades cuyas activiclades sólo pueden desarrollarse, de
acuerdo con la ley, por sociedades anónimas, el uso de la indicación o de las siglas
es lacultativo.

3. CAPITAL DE tA SOCIEDAD ANÓNIMA

<En toda sociedad anónima existe un capital social, noción que reviste un iln-
portancia particular, pues el capital social es en cierto modo contrapartida de la
limitación de la responsabilidad. Las Sociedades Anór.rimas no tienen existencia

B9
Meruual nE D¡RscHo Col'.rrRclel

legal sin un capital representado por acciones e integrado por aportes de los
socios quienes no responden personalnre¡rte por las deudas sociales. El capital
social viene a ser ei valor fijado en dinero al conjunto de las aportaciones c1e
bienes tangibles, aportaciones que pueden ser dinerarias o no, pero apreciables
en dinero, valor que es consignado en el contrato social y en el Estatuto...>
(HUNDSKOPF, 1994, Tomo II:82).

Según Uría, sott principios ordenadores del capital de la sociedad anónima


los siguientes:
(1. El principio de la deterninación, por el cuai ei capital se encuentra pre-
cisado en la escritura de cor-rstitución social y er-r el Estatuto, tanto en 1o
concerniente a su irnporte como a la forma como se encuentra dit'idido y
representado en partes alícuotas maternáticarnente exactas denontinadas
acciones, así como las clases o series si es que las hay. 'i'ambién se llan.ra
principio de la unidad del capital social.
2. El principio de integridad, el cual exige que la totalidad de las accior.res
representativas del capital sociai se encuentren suscritas, es decir, que
tengan un tituiar individualizado, con capacidad para obligarse y que ha
asumido el pago del importe del valor nolninal de las acciones.
3. El principio del desembolso rnínimo, relacionado con 1a obligaciór'r de en-
tregar por lo rlenos la cuarta parte de cada acciólt suscrita, lo cual posibilita
que la sociedad cuente con fondos disponibles para iniciar de inmediato sus
actividades, fondos que se cubrirán íntegramente cuando los accionistas
concluyan con desembolsar el íntegro del valor cle las acciones.
4' El principio de la estabilidad, por medio del cual existe garantía v seguridacl
de que el intporte o la cifra del capital social, si bien podrá aumentarse o
reducirse, ello podrá efbctuarse sieinpre y cuando se observe rigurosarnente
el procedimiento señalado eu la le¡ es decir, acuerdo de junta General
de Accionistas, con el quórum y rnayoría calificada, escritura pública e
inscripción en el Registro Público (...).
5. El principio de la realidad, en el sentido de que Ios aportes recibidos por la
sociedad sean reales, tangibles, con significaciór-r patrirnonial, valorizados
correctalnente y que el aportante como retribución reciba acciones equi-
valentes. Por ser los bienes aportados reales, el capital social será real, caso
contrario estaríamos frente a un capital ficticio> (HUNDSKOPF, 1994,
Tomo II: 82-83).
Alegría, en 1o atinente al capital de la sociedad anónim¿i, refiere 1o siguiente:
<(...) Está constituido sólo por bienes ctpreciables en clinero y realizables en eI
momento dei aporte.
(...) Está representado en acciones, que son títulos valores negociables. La acción
es título representativo, porque 'representa'la parte de capital consignada en su

90
La socrsoa¡ eruóNrue: Consrlruclóx

texto, de modo que la posesión legítima de la acción otorga la titularidad de los


derechos inherentes a dicho capital, es decir que estos dereciros sólo pueden ser
ejercidos por el poseedor de la acción, precisarnente por el mero hecho de ser
titular de ella. En segundo lugar, la acción es título negociable en el sentido de
que, representando capital, o sea un¿1 suma expresada en dinero, es directamente
enajenable a terceras personas, Ias cuales adquieren así los derechos sobre este
capital aportado y también los inherentes a la calidad de socio, toda vez que
esta calidad se transfiere mediante la negociación del título.

(...) Es intangible, o sea que la sociedad, en su actuación, debe procurar que


la suma nominal de dinero indicadora de los aportes realizados o prometidos
por los socios se halle efectivamente representada por un patrimonio social
no inferior a dicha suma; para lo cual la ley y los estatutos establecen múltiples
garantías (constitución de reservas; amortizaciones periódicas del activo; obli-
gación de repor-rer las pérdidas con ulteriores beneficios; prohibición de repartir
dividendos que no respondan a utilidades; disolución forzosa de la socie{ad en
caso de pérdidas importantes; etc.)> (ALEGRIA, 1963: 9).

Alegría señala, además, lo siguiente:


<... Capital es la cifra que expresa el r.alor nominal de todas las acciones suscritas
y, por tanto, también el valor total, en dinero, de los bienes que los accionistas
aportan o se comprometen a aportar a 1a sociedad.
El capital es, pues, una cifra ideal destinada a reflejar, a través de la vida de
la sociedad, el valor de los bienes que los accionistas han aportado o se han
comprometido a aportar al constituirse la sociedad o al aumentarse el capital.
Esta cifra se mantiene inalterada (intangible), independientemente de que más
tarde esos bienes cambien de valor o ya no estén en poder de la sociedad. Se
contabiliza como pasivo no exigible en los sucesivos balances.
El capital social no debe confundirse con el activo social -conjunto de bienes,
créditos, etc., de que ia sociedad es titular-; ni tampoco con el patrimonio so-
cial, el cual, como en las personas físicas, es la diferencia entre el conjunto de
créditos, o sumas activas, y el conjunto de deudas, o sumas pasivas, o, en otros
términos, Ia diferencia entre los derechos y obligaciones evaluables en dinero.
El activo social y el patrimonio social constituyen yalores reales, mientras que
el capital es siempre una cifra ideal...o (ALEGRÍA, 1963: 38).

En cuanto a la suscripción e integración del capital social, Mascheroni anota


lo siguiente:
<Al efectuar su aporte, el socio está suscribiendo capital de la sociedad. Me-
diante el contrato de suscripción, el socio entrega en propiedad dinero u otros
valores a la sociedad, recibiendo como contraprestación el reconocimiento de
una determinada participación en el capital social.

91
MaxuRr. nE DsRscFro ConpRcrRr,

La descripción precedente es genérica, admitiendo variantes que no desnatu-


ralizan el contrato. No es imprescindible, por ejemplo, que el socio entregue el
dir-rero en el acto de suscribir. Puede tan sólo cornprometerse a entregarlo dentro
de un plazo determinado, con las modalidades previstas por la le1'.

En ol.ras oportunidades, la entrega de los bienes es anterior a la suscripción en


razón de que el capital a suscribir aún no ha sido emitido (...).

Por último, hay supuestos en que el socio suscribe capital aun sin aparente
contraprestación de su parte, atento haberse operado por otros medios técnicos
la integración del capital (pago de dividendos en acciones, capitalización de
reservas o del saldo del revalúo contable o revalúo técnico).

Decimos'sin aparente contraprestación'por cuanto en realidad la ha¡ En efecto,


tanto los dividendos a cobrar como los saldos producidos contablemente como
consecuencia de las capitalizaciones de reservas o las revaluaciones de activos
constituyel.r créditos a favor de los accior-ristas, con ios cuales se integran las
nuevas acciones liberadas.
()
La integración del capital suscripto (...) puede efectuarse mediante 1a entrega
de dinero en efectivo u otros medios de pago (por ejempio, cheques); o de lo
contrario aportando bienes muebles, inmuebles, créditos, títulos-r'alores o
fondos de comercio) (I\4ASCHERONI, 1993: 6l-62).

Con arreglo a lo previsto en el artículo 51 de la Ley General de Sociedades,


en la sociedad anónima el capital está representado por acciones nominativas y
se integra por aportes de los accionistas, quienes no responden personalmente de
Ias deudas sociales.

En la parte final del artículo 51 de la Ley General de Sociedades se prohíbe


con claridad el aporte de servicios en la sociedad anónima.
El artículo 52 de la Ley General de Sociedades establece al respecto que para
que se constituya la sociedad es necesario que tenga su capital suscrito totalmente
y cada acción suscrita pagada por lo menos en una cuarta parte. Igual regla rige
para los aumentos de capital que se acuerden.

4. CONSTITUCIÓN SIMUITANEA DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

4.1 Configuración
La constitución simultánea o definitiva de la sociedad anónima es u... aquella
en que el número de accionistas establecido como mínimo por la ley suscribe,
en un solo acto, la constitución de la misma, la cual, desde otra mira implica la

92
La socrr onr R¡¡ó¡¡ l ¡t.{a: Cor.¡srrrucr óN

previa realización de actos preparatorios (formulación del programa estatutario;


designación de autoridades; suscripción de capital social; búsqueda de accionistas,
etc.)...> (ARGERI, L9B2 286).
Según Hundskopl nbajo la denominada constitución simultánea, los socios
fundadores suscriben el íntegro de las acciones representativas del capital social,
firman la minuta y escriturn pública de constitución social, son Ios titulares de las
acciones y los responsables frente a la sociedad y frente a terceros, en su condición
de socios fundadores, (HUNDSKOPF, 1994, Tomo II: 84).
Lo relativo a la constitución simultánea de la sociedad anónim¡r se encuel)-
tra normado en el Título I (<Constitución simultánear) de la Sección Segunda
("Constitución de la sociedad>) del Libro Segundo (uSociedad anónirnar) de la
Ley General de Sociedades, arts. 53 al 55.
Precisamente, el artículo 53 de la Ley General de Sociedades precisa que la
constitución simultánea de la sociedad anónima se realiza por los fundadores, al
momento de otorgarse la escritura pública que contiene el pacto social y el estatuto,
en cuyo acto suscriben íntegramente las acciones.

4.2 Contenido del pacto social


El contenido del pacto social de toda sociedad anónima se halla previsto en
el artículo 54 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual el pacto social
contiene obligatorian-rente:
1. Los datos de identificación de los fundadores. Si es persona natural, su
nombre, domicilio, estado civil y el nombre del cónyuge en caso de ser
casado; si es persona jurídica, su denominación o razón social, el lugar
de su constitución, su domicilio, el nombre de quien la representa y el
comprobante que acredita la representación.
2. La manifestación expresa de la voluntad de los accionistas de constituir
una sociedad anónima.
3. El monto del capital y las acciones en que se divide.
4. La forma como se paga el capital suscrito y el aporte de cada accionista
en dinero o en otros bienes o derechos, con el informe de valorización
correspondiente en estos casos.
5. El nombramiento y los datos de identificación de los primeros adminis-
tradores.
6, El estatuto que regirá el funcionamiento de la sociedad.

93
MRNuRr, os DnR¡cHo Co^4ERclel

4.3 Contenido del estatuto


El estatuto <... es el instrumento que establece las reglas fundamentales de
constitución, funcionamiento, disolución, liquidación y partición que han de regir
una sociedad anónima, conforme a las normas imperativas de la ley> (ALEGRÍA,
1963:34).
La ley comercial al reglar la sociedad anónima contiene dos clases de nor-
mas: las imperativas, que los interesados no pueden modificar (...) y otras que son
simplemente reguladoras de la función de la sociedad cuando no existen disposi-
ciones contrarias en los estatutos (,..). Los estatutos deben respetar las primeras y
mencionar la forma en que se aplicarán las segundas y sus posibles modificaciones>
(ALEGRÍA, t963:34).
En lo que atañe al contenido del estatuto, éste se halla contemplado en el
artículo 55 de la Ley General de Sociedades, que citamos seguidamente:
<El estatuto de Ia sociedad anónima contiene obligatoriamente:

1. La denominación de la sociedad;

2. La descripción del objeto social;

3. El domicilio de la sociedad;

4. EI plazo de duración de la sociedad, con indicación de Ia fecha de inicio


de sus actividades;

5. El monto del capital, el número de acciones en que está dividido, el valor


nominal de cada una de ellas y el monto pagado por cada acción suscri-
ta;

6. Cuando corresponda, las clases de acciones en que está dividido el capital,


el número de acciones de cada clase, las características, derechos especiales
o preferencias que se establezcan a su favor y el régimen de prestaciones
accesorias o de obligaciones adicionales;

7. El régimen de los órganos de la sociedad;

8. Los requisitos para acordar el aumento o disminución del capital Y para


cualquier otra modificación del pacto social o del estatuto;
9. La forma y oportunidad en que debe someterse a la aprobación de los
accionistas la gestión social y el resultado de cada ejercicio;

10. Las normas para la distribución de las utilidades; ¡


I l. El régirnen para la disolución y liquidación de la sociedad;

Adicionalmente, el estatuto puede contener:

94
La socle oRn eruórullra: Corusrrrucrót

a' Los demás Pactos lícitos que estimen convenientes para la organización
de la sociedad.

b. Los convenios societarios entre accionistas que los obliguen entre sí y para
cor-r la sociedad.

Los convenios a que se refiere el literal b. anterior que se celebren, rnodifiquen o


terminen luego de haberse otorgado Ia escritura pública en que conste el estatuto,
se inscriben en el Registro sin necesidad de modificar el estatuto>.

5, CONSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD ANóNIMA POR OFERTA A TERCEROS

5.1 Configuración
Acerca de la constítución continuada o sucesiva o escalonada o progresiva o
por suscripción pública de la sociedad anónima (entiéndase constitución por oferta
a terceros), Argeri señala que (... en ésta los promotores o fundadores formulan la
programación, estructuran sus estatutos y constituyen provisoriamente el ente social
y lanzan al público las acciones obteniendo adhesiones...) (ARGERT, L9B2:286).

Por su parte, Soto Álvarez rcfrere que <el sistema (de constitución) sucesiyo
o por suscripción pública comprende varios actos. La sociedad se va formando
poco a Poco 'obteniéndose los socios por medio de una oferta pública que invita
a suscribir e integrar el capital y a constituir la sociedadl Se consid".u q,r" desem-
peñan papel muy importante quienes organizan la formación, distinguiéndose por
algunos a los promotores y a los fundadores, considerándose que lós promotóres
llevan a cabo los trabajos necesario para constituirla y que pueden o no suscribir
acciones, siendo los fundadores aquellos que concurren a la constitución de la
sociedad, como socios primitivos, suscribiendo acciones, hayan o no participado
en la organización de la sociedad...> (SOTO ÁLVAREZ, t994: I45).

A decir de Hundskopf:
<la denomi¡rada constitución sucesiva o por suscripción pública, se diferencia cle
la constituciór.r simultánea por el rol de los socios fundadores; aquí éstos no son
los únicos que suscriben el capital social, sino que por el contrario tienen que
Ilamar al público y recurrir a terceros porque el negocio implica una inversión
inicial que requiere de un capital social que no puede ser cubierto únicamente
por los promotores o fundadores. Para ello se tiene que hacer un estudio de
factibilidad o inversión que debe contener los objetivos, plazos, rentabilidad
proyectada, etc., y la forma cómo se va a captar el ahorro de la colectividad;
debe llevarse a GoNASEV para que lo apruebe y luego de ello, recién comienza
el procedimiento de constitución, el cual consiste en cuatro etapas:

95
MaNuar, or DsRrcFIo Col,tttRclal

a. Programa de fundación (...).


b. Suscripción de acciones (...).
c. Asamblea de suscriptores (...).
d. Escritura pública..., (HUNDSKOPF, 1994, Tomo iI: 84).
Lo concerniente a la constitución de la sociedad anónima por oferta a terceros
se halla previsto en el Título II (<Constitución por oferta a terceros>) de la Sección
Segunda (<Constitución de la sociedad,>) del Libro Segundo (usociedad anónimar)
de la Ley General de Sociedades, arts. 56 a\ 69

Justamente, según el artículo 56 -prirner párrafo- de la Ley General de So-


ciedades, la sociedad puede constituirse por oferta a terceros, sobre la base del
programa suscrito por los fundadores.
Cuando la oferta a terceros tenga la condición de oferta pública,le es aplicable
la legislación especial que regula la materia y, en consecuencia, no resultan aplicables
las disposiciones de los artículos 57 y 58 de la Ley General de Sociedades, que tratan,
respectivamente, sobre el contenido y publicidad del programa de constitución de
la sociedad anónima por oferta a terceros, y que serán vistos en el punto siguiente.
Ello se desprende de la parte final del artículo 56 del citado cuerpo de leyes'

5.2 Programa de constitución


El contenido del programa de constitución de la sociedad anónima por oferta
a terceros está contemplado en el artículo 57 delaley General de Sociedades, con-
forme al cual el indicado programa de constitución contiene obligatoriamente:
1. Los datos de identificación de los fundadores, conforme al inciso I del
artículo 54 de la Ley General de Sociedades (vale decir: si es persona na-
tural, su nombre, domicilio, estado civil y el nombre del cón1'uge en caso
de ser casado; si es persona jurídica, su denominación o razón social, el
lugar de su constitución, su domicilio, el nombre de quien la representa
y el comprobante que acredita la representación).
2. El proyecto de pacto y estatuto sociales.
3. El plazo y las condiciones para la suscripción de las acciones, la facultad
de los fundadores para prorrogar el plazo y, en su caso, la empresa o erl-
presas bancarias o financieras donde los suscriptores deben depositar la
suma de dinero que estén obligados a entregar al suscribirlas y el término
máximo de esta prórroga.
4. La información de los aportes no dinerarios a que se refiere el artículo
27 delaley General de Sociedades (según el cual en la escritura pública

96
Le soclEnno aNóNrrurR: CoNsrrrucló¡l

donde conste el aporte de bienes o de derechos de crédito, debe insertarse


un informe de valorización en el que se describen los bienes o derechos
objeto del aporte, los criterios empleados para su valuación y su respectivo
valor).
5. La indicación del llegistro en el que se efectúa el depósito del progra-
ma.

6. Los criterios para reducir Ias suscripciones de acciones cuando excedan


el capital máximo previsto en el programa.
7. El plazo dentro del cual deberá otorgarse la escritura de constitución.
8. La descripción e información sobre las actividades que desarrollará Ia
sociedad.
9. Los derechos especiales que se concedan a los fundadores, accionistas o
terceros.
10. Las demás informaciones que los fundadores estimen convenientes para
la organización de la socied¿rd 1,la colocación de las acciones.
Es de destacar que el programa de constitución de la sociedad anónima
por oferta a terceros debe ser suscrito por todos los fundadores, cuyas firmas se
legalizarán notarialmente, debiendo depositarse en el Registro, conjuntamente
con cualquier otra información que a juicio de los fundadores se requiera para la
colocación de las acciones. Só1o se podrá comunicar a terceros el programa una
vez que se encuentre depositado en ei Registro (art. 58 de la L.G.S.).

5.3 Suscripción y desembolso del capital


De conformidad con lo dispuesto en el artículo 59 de Ia Ley General de So-
ciedades, numeral referido a la suscripción y desembolso del capital en la sociedad
anónima constituida por oferta a terceros, la suscripción de acciones no puede
modificar las condiciones del programa y se realiza en el plazo establecido en éste y
debe constar en un certificado extendido por duplicado (debiendo serle entregado
al suscriptor un ejemplar de dicho certificado) con la firma del representante de
la empresa bancaria o financiera receptora de la suscripción, en el que se exprese
cuando menos:
1. La denominación de la sociedad.
2. La identificación y el domicilio del suscriptor.
3. El número de acciones que suscribe y la clase de ellas, en su caso.

97
MaNuRr- ¡E DpRecHo Colr¡Rclel

4. EI monto pagado por el suscriptor conforme establezca el programa de


constitución.
5. La fecha y la firma del suscriptor o su representante.
Elías Laroza señala al respecto que:
<culminada la preparación y el depósito del programa de fundación de la so-
ciedad, puede iniciarse la difusión del mismo. A partir de ella los interesados
comenzarán a suscribir las acciones de la sociedad en formación.
(...) EI programa contiene una oferta de carácter no recepticio (dirigido a un
grupo indeterminado de personas). cuando una persona desee manifestar
su aceptación a esa oferta, debe suscribir acciones de la sociedad en la forma,
condiciones y dentro del plazo previsto en el programa. En otras palabras, debe
producirse una aceptación pura y simple (...).
EIlo es explicable porque las posibilidades de que el procedimiento de fundación
culmine efectivamente con la constitución de Ia sociedad se vería red.ucido si
cada suscriptor pudiera abrir una etapa de negociación con los fundadores,
mediante una aceptación condicionada. EIlo restaría celeridad y eficiencia a
un procedimiento que es complejo de por sí> (ELIAS LAROZA, 199g, primer
Volumen:131).
Es importante señalar que los aportes en dinero depositados en las empresas
bancarias o financieras deben generar intereses a favor de la sociedad, y que en
caso de no constituirse la sociedad, los intereses corresponden a los suscriptores
en forma proporcional al monto y a la fecha en que cada uno realizó su aporte
(art. 60 de la L.G.S.).

5.4 Convocatoria a asamblea de suscriptores


La asamblea de suscriptores se realiza en el lugar y fecha señalados en el
Programa de constitución de la sociedad anónima por oferta a terceros, o, en su
defecto, en los que señale la convocatoria que hagan los fundadores. Los fundadores
efectúan la convocatoria con una anticipación no menor de quince días, contados a
partir de la fecha del aviso de convocatoria (art. 61, primer párrafo, de la L.G.S.).
Los fundadores se hallan facultados para realizar ulteriores convocatorias,
siempre y cuando la asamblea se lleve a cabo dentro de los 18 meses contados
desde la fecha en que aconteció el depósito del programa en el Registro (art. 61,
in fine, de la L.G.S.).

9B
La soclroe¡ eNóNrr'4a: Cot¡sr¡ruclóN

5.5 Instalación y desarrollo de la asamblea de suscriptores


Antes de la asamblea se formula la lista de suscriptores y de sus representantes;
se menciona expresamente el número de acciones que a cada uno corresponde; su
clase, de ser el caso, y su valor nominal. Dicha lista estará a disposición de cualquier
interesado con una anticipación no menor de cuarentiocho horas a la celebración
de la asamblea (art. 62,primer párrafo, de la L.G.S.).

Los poderes que presenten los suscriptores pueden registrarse hasta tres días
antes al de la celebración de la asamblea (arf.62, segundo párrafo, de la L.G.s.).

Al iniciarse la asamblea se formula la lista de los asistentes, con indicación de


los nombres, domicilios y número y clase de acciones suscritas. En caso de repre-
sentantes, debe indicarse el nombre y domicilio de éstos. La lista se acompañará
al acta (art.62, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
Para que la asamblea pueda instalarse válidamente es necesaria la concurren-
cia de suscriptores que representen al menos la mayoría absoluta de las acciones
suscritas. El quórum se computa al inicio de la asamblea. Los fundadores designan
al presidente y secretario de la asamblea (art. 62, in fine, de la L.G.S.).

5,6 Votación y acuerdos en la asamblea de suscriptores


En principio, debe tenerse presente que, por disposición del artículo 63 -pri-
mer párrafo- de la Ley General de Sociedades, cada acción suscrita da derecho a
un voto en la asamblea de suscriptores.
Por otro lado, la adopción de todo acuerdo en la asamblea de suscriptores
requiere el voto favorable de la mayoría absoluta de las acciones representadas.
Se requiere del voto favorable de la mayoría absoluta de las acciones suscritas
para que la asamblea pueda modificar el contenido del programa de fundación.
Si existen aportes no dinerarios, los aportantes no pueden votar cuando se trate
de la aprobación de sus aportaciones o del valor de las mismas (art. 63, segundo
párrafo, de la L.G.S.).
Asimismo, los fundadores se encuentran impedidos de votar en las cuestiones
relacionadas con derechos especiales que les otorgue el estatuto, así como tampoco
pueden votar cuando el asunto debatido es el atinente a los gastos de la fundación
de la sociedad anónima (art.62, tercer párrafo, de la L.G.S.).

Los suscriptores disidentes y los suscriptores no asistentes que estén en des-


acuerdo con la modificación del programa de constitución de la sociedad anónima
por oferta a terceros pueden hacer uso de su derecho de separación de la sociedad,
dentro del plazo de diez días de celebrada la asamblea de suscriptores. Los referi-

99
Ma¡¡unl ou De RscHo CoN{sRcrnl

dos suscriptores, en caso de hacer uso de su derecho de separación de la sociedad,


recuperan los aportes que hubiesen hecho, más los intereses que correspondan,
quedando sin efecto la suscripción de acciones que hayan efectuado (último párrafo
del art. 63 de la L.G.S.).
Puntualizamos !lue, en aplicación del artículo 64 de la Ley Generai de Socie-
dades, los acuerdos adoptados por la asamblea deberán hacerse constar en un acta,
la misma que deberá ser certificada por notario y estar suscrita por el Presidente
y el Secretario. Le está permitido a los suscriptores que así lo deseen firmar el acta
en que consta el o los acuerdos de la asamblea de suscriptores.

5.7 Competencia de la asamblea de suscriptores

Según se desprende del texto del artículo 65 de la Ley General de Sociedades,


la asamblea de suscriptores delibera y decide sobre los siguientes asuntos de su
competencia:
A. Los actos realizados por los fundadores.
B. Los gastos realizados por los fundadores.
C. Elvalor asignado en el programa de constitución de la sociedad anónima
a las aportaciones no dinerarias, si las hubiere.

D. La designación de los integrantes del directorio de la sociedad.


E. La designación del gerente.
F. La designación de la persona o las personas que deben otorgar la escritura
pública que contiene el pacto social y el estatuto de la sociedad.
G. Cualquiera otra materia, teniendo en cuenta lo dispuesto en el art. 65 de
la L.G.S. y en los arts. anteriores (sobre la asamblea de suscriptores: arts.
61,62,63 y 64 de la L.G.S.).
En cuanto a la competencia de la asamblea de suscriptores en la constitución
de la sociedad anónima por oferta a terceros, Elías Laroza sostiene que:
<La asamblea (...) debe deliberar y decidir sobre los gastos realizados por los
fundadores, el valor asignado en el progran-ra a las aportaciones no dinerarias,
de ser el caso, el nombramiento de los administradores de la sociedad y la de-
signación de las personas que deben otorgar la escritura pública de constitución
de la sociedad (...).

(...) La asamblea también podrá proponer, deliberar y decidir cambios en


cualquier aspecto del programa. En tal sentido podrá discutirse cualquier
modificación al pacto social y el estatuto propuesto, el plazo máximo para el

100
La socrrnRn auóNil'.ra: Cousrrrucló¡r

otorgamiento de la escritura pública, los criterios para reducir la suscripción


de acciones cuando excedan el capital rnáxin.ro y hasta deciclir que la sociedad
anónima no sea constituida> (ELIAS LAI{OZA, 1998, Primcr Volumen: 135).

5.8 Otorgamiento e inscripción de escritura de constitución


Dentro del plazo de treinta días de celebrada la asamblea de suscriptores, la
persona o las personas designadas para otorgar la escritura pública de constitución
de la sociedad anónima por oferta a terceros deben hacerlo con sujeción a los acuer-
dos adoptados por la referida asamblea de suscriptores, insertando la respectiva
acta. Así lo determina el artículo 66 de la Ley General de Sociedades.
Sobre ello, Elías Laroza refiere que ula etapa linal del procedimiento de
constitución por oferta a terceros es el otorgamiento de Ia escritura pública y la
inscripción de la sociedad. La escritura pública de constitución es otorgada por la
persona o personas designadas por la asamblea de suscriptores. Dicho acto debe
realizarse sujetándose a los acuerdos clue la asarnblea haya tomado, como por
ejernplo la modificación de alguno de ios artículos del proyecto de estatuto social,
el plazo para el otorgamiento de la escritura pública y otros...) (ELIAS LAROZA,
1998, Primer Volumen: 137).

5.9 Gastos necesarios en la constitución por oferta a terceros

Tal como lo prescribe el artículo 67 dela Ley General de Sociedades, los fun-
dadores de la sociedad anónima están sujetos a Io establecido en el artículo 24 de
dicha le¡ en lo relativo a los gastos necesarios para la inscripción de la sociedad
en el Registro.
El citado artículo 24 dela Ley General de Sociedades señala clue otorgada la
escritura pública de constitución y aun cuando no hubiese culminado el proceso
de inscripción de la sociedad en el Registro, el dinero depositado según el arl. 23
de dicha ley (es decir, el aporte dinerario pagado y depositado, a nombre de la
sociedad, en una empresa bancaria o financiera del sistema financiero nacional
al momento de otorgarse la escritura pública de constitución) puede ser utilizado
por los administradores, bajo su responsabilidad personal, para atender gastos
necesarios de la sociedad.

5.10 Extinción del proceso de constitución por oferta a terceros


El artículo 68 de la Ley General de Sociedades contempla las causales de ex-
tinción del proceso de constitución de la sociedad anónima por oferta a terceros,
estableciendo claramente que dicho proceso se extingue:

101
Me¡¡ual o¡ D¡Re cHo CorursRcrRr,

1. Si no se logra el mínimo de suscripciones en el plazo previsto en el pro-


grama.
2. Si la asamblea (de suscriptores) resuelve no
llevar a cabo Ia constitución de
la sociedad, en cuyo caso debe reembolsarse los gastos a los fundadores,
con cargo a los fondos aportados.
3. Si la asamblea (de suscriptores) prevista en el programa no se realiza
dentro del plazo indicado.
Conforme se desprende del artículo 69 de la Ley General de Sociedades, dentro
de los quince días de producida la causal de extinción del proceso de constitución
de la sociedad anónima por oferta a terceros, los fundadores están obligados a dar
aviso de ello (siendo solidariamente responsables por los daños y perjuicios que
ocasionen en caso de incumplir tal obligación) a:
l. Los suscriptores, si fuera el caso.
2. La o las empresas bancarias o financieras que hubiesen recibido depósitos,
a fin de que éstos sean devueltos en la forma establecida en el artículo 60
de la Ley General de Sociedades (que dispone que los aportes en dinero
depositados en las empresas bancarias o financieras deben generar inte-
reses a favor de la sociedad, y que en caso de no constituirse la sociedad,
los intereses corresponden a los suscriptores en forma proporcional al
monto y a la fecha en que cada uno realizó su aporte), previa deducción
de los gastos reembolsables, según el inciso 2 del artículo 6B de Ia referida
le¡ que señala que se extingue el proceso de constitución si la asamblea
de suscriptores resuelve no llevar a cabo la constitución de la sociedad
anónima, en cuyo caso debe reembolsarse los gastos a los fundadores,
con cargo a los fondos aportados.
3. Las personas con las que hubiesen contratado bajo la condición de cons-
tituirse la sociedad.
4. El Registro donde se hubiese depositado el programa de constitución.

6. FUNDADORES DE tA SOCIEDAD ANÓNIMA

En opinión de Hundskopf, <los fundadores de la Sociedad Anónima son


personas naturales o jurídicas debidamente identificadas, las cuales cumplen una
función específica en el proceso de constitución de las Sociedades Anónimas.
Fundadores en la constitución simultánea son aquellos que suscriben en un solo
acto todas las acciones y otorgan la escritura pública, y fundadores en la constitu-
ción sucesiva son los promotores de Ia sociedad quienes elaboran el programa de
fundación> (HUNDSKOPF, 1994, Tomo II: 85).

1.02
Le socrsreo eNó¡ur.rR: CoNsrrruclón

Para Alegría, los fundadores de la sociedad anónima (... son quienes asumen
la iniciativa de la creación de la sociedad y toman intervención directa en los
actos tendientes a su constitución, actuando en su propio riesgo y asumiendo la
responsabilidad de esa gestión, por lo que pueden asignarse ventajas especiales
en las utilidades o sobre el capital> (ALEGRÍA, 1963: 8B). El mencionado autor
señala, además, que:
<Se discute si la figura jurídica del fundador se da tanto en la constitución si-
muitánea como en la sucesiva o escalonada. Las opiniones vertidas son tres:
a) sólo existen fundadores en la constitución sucesiva;
b) son fundadores los constituyentes en la simultáneas y los suscriptores de
la escritura previa en la sucesiva;

c) los fundadores pueden existir en ambas clases de constitución, pero en la


sucesiva se presume que lo son todos los que firman la escritura previa,
mientras que en la simultánea es necesario un reconocimiento en la es-
critura pública de suscripción.
(...)
La última concepción parece Ia más acertada y concuerda, además, con
la realidad y la práctica diaria en esta clase de sociedades...>l (ALEGRÍA,
1963: 88).

Lo relativo a los fundadores de la sociedad anónima se halla previsto en el


Título III (<Fundadores>) de la Sección Segunda (<constitución de la sociedad>)
del Libro Segundo (<Sociedad anónima>), en los arts.70 a|73.
Precisamente, el artículo 70 de Ia Ley General de Sociedades establece que
son fundadores de la sociedad anónima las siguientes personas:

A. En la constitución simultánea de la sociedad anónima son fundadores


aquellos que otorguen la escritura púbiica de constitución y suscriban
todas las acciones.
B. En la constitución de la sociedad anónima por oferta a terceros son fun-
dadores quienes suscriben el programa de fundación.
C. Son fundadores las personas por cuya cuenta se hubiese actuado en la
forma indicada en el artículo 70 de la Ley General de Sociedades.
En lo que atañe a los beneficios de los fundadores de la sociedad anónima, el
artículo 72 dela Ley General de Sociedades preceptúa lo siguiente:
- Independientemente de su calidad de accionistas,los fundadores pueden
reservarse derechos especiales de diverso contenido económico, los que
deben constar en el estatuto.

103
Ma¡¡ual ¡s D¡Rncno Cov¡nclal

- Cuando se trate de participación en las utilidades o de cualquier derecho


sobre éstas, los beneficios no pueden exceder, en conjunto, de ia décima
parte de la utilidad distribuible anual que aparezca de los estados finan-
cieros de los primeros cinco años, en un período máximo de diez años
contados a partir del ejercicio siguiente a la constitución de la sociedad.
En lo que toca a la responsabilidad de los fundadores de la sociedad anónima,
el artículo 71 -primer párrafo- de la Ley Generai de Sociedades establece que en la
etapa previa a la constitución de la sociedad anónima los fundadores que actúan
a nombre de la sociedad o a nombre propio, pero en interés y por cuenta de ésta,
son solidariamente responsables frente a acluellos con quienes hayan contratado.
De conformidad con lo dispuesto en el segundo párrafb del artículo 71 de
la Ley General de Sociedades, los fundadores de la sociedad anónima quedan
liberados de dicha responsabilidad desde que las obligaciones asumidas son ra-
tificadas por la sociedad dentro del plazo señalado en el artículo 7 de la referida
ley (numeral que dispone que la validez de los actos celebrados en nombre de la
sociedad antes de su inscripción en el Registro está condicionada a la inscripción
y a que sean ratificados por ia sociedad dentro de los tres meses siguientes, v que
si se omite o retarda el cumplimiento de estos requisitos, quienes hayan celebr¿rdo
actos en nombre de la sociedad responden personal, ilimitada y solidariamente
frente a aquellos con quienes hayan contratado y'frente a terceros). A falta de
pronunciamiento de la sociedad dentro del citado plazo, se presume que los actos
y contratos celebrados por los fundadores han sido ratificados.
El citado artículo 7t de la Ley General de Sociedacles, acerca de la responsa-
bilidad de los fundadores de la sociedad anónima, señala también que, adicionai-
mente, los fundadores son solidariamente responsables frente a la sociedad, frente
a los demás socios y frente a terceros:

1. Por la suscripción integral del capital v por el desembolso del aporte


mínimo exigido para la constitución.
2. Por la existencia de los aportes no dinerarios, conforme a su naturaleza,
características y valor de aportación consignados en el informe de valo-
rización correspondiente.
3. Por la veracidad de las comunicaciones hechas por ellos al público para
la constitución de la sociedad.
Continuando con lo relativo a Ia responsabilidad de los fundadores de la
sociedad anónima, el artículo 73 de la Ley General de Sociedades se pronuncia
acerca de la caducidad de la misma, preceptuando quc ia rcsponsabilidad de los
fundadores caduca:

1.04
LR socr pran eNóN¡ru{R: Consurució¡¡

- A los dos años contados a partir de la fecha de inscripción de la sociedad


en el Registro.
- A los dos años contados a partir de la denegatoria definitiva de la ins-
cripción de la sociedad en ei I{egistro.
- A los dos años contados a partir del aviso en que comunican a los sus-
criptores la extinción del proceso de constitución de la sociedad anónima
por oferta a terceros.

7. APORTES Y ADQUISICIONES ONEROSAS EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA

Lo relativo a los aportes y adquisiciones onerosas en la sociedad anónima


se encuentra regulado en el Título IV (<Aportes 1' adcluisiciones onerosasr) de la
Sección Segunda (<Constitución de la sociedadr) del Libro Segundo (<Socie{acl
anónima>), en los arts.74 al81.
En lo que respecta al objeto del aporte en l¿r sociedad anónima, el artículo 74
de la Ley General de Sociedades dispone que en dicha clase de sociedad comercitrl
sólo puede ser objeto de aporte los bienes o derechos susceptibles de valoraciór-r
económica.
El artículo 75 dela Ley General de Sociedades yersa acerca delas prestacio-
nes accesorias distintas a los aporles en la sociedad anónima, estableciendo así lo
siguiente:
- El pacto social puede contener prestaciones accesorias con carácter
obligatorio para todos o algunos accionistas, distintas de sus aportes,
determinándose su contenido, duración, modalidad, retribución y san-
ción por incumplimiento y pueden ser a favor de la sociedad, de otros
accionistas o de terceros.
- Estas prestaciones (accesorias) no pueden integrar el capital.

- Por acuerdo de la junta general pueden crearse también dichas prestacio-


nes accesorias, con el consentimiento del accionista o de los accionistas
que deben prestarlas.
- Las modificaciones de las prestaciones accesorias y de los derechos que
éstas otorguen sólo podrán acordarse por unanimidad, o por acuerdo de
la junta general cuando el accionista o accionistas que se obligaron a la
prestación manifiesten su conformidad en forma expresa.
En lo que atañe a los aportes no dinerario.s en la sociedad anónima, el artí-
culo 76 de la Ley General de Sociedades prevé lo concerniente a la ret,isión de su

105
MaNuar- oe DsRecHo ConrRclal

valoración, señalando, en su primer y segundo párrafos, que dentro del plazo de


sesenta días, contado desde la constitución de la sociedad o del pago del aumento
del capital, el directorio está obligado a revisar la valoración de los aportes no
dinerarios. Para adoptar cualquier acuerdo se requiere mayoría de los directores.
Vencido el plazo anterior y dentro de los treinta días siguientes, cualquier accio-
nista podrá solicitar que se compruebe judicialmente, por el proceso abreviado,
la valoración mediante operación pericial y deberá constituir garantía suficiente
para sufragar los gastos del peritaje. El proceso abreviado, dicho sea de paso, de
tramita de esta manera:
- Presentada la demanda, los demandados tienen: A. Tres días para in-
terponer tachas u oposiciones a los medios probatorios, contados desde
la notifrcación de las resoluciones que los tienen por ofrecidos; B. cinco
días para iuterponer excepciones y defensas previas, contados desde Ia
notificación de la demanda; C. cinco días para absolver el traslado de las
excepciones o defensas previas planteadas contra la reconvención; y D.
diez días para contestar la demanda y reconvenir (art. 491 -incisos 1, 3,
4y 5- del C.P.C.).
- Por su Parte, el demandante tiene: A. Tres días para absolver las tachas
u oposiciones; B. cinco días para interponer excepciones o defensas
previas contra la reconvención; C. cinco días para absolver el traslado
de las excepciones o defensas previas; D. cinco días para ofrecer medios
probatorios si en la contestación se invocan hechos no expuestos en la
demanda; yE. diezdías para absolver el traslado de la reconvención (art.
491 -incisos 2,3,4,6y7- del C.P.C.).
- La audiencia de saneamiento procesal y conciliación se realizará dentro
de los quince días de vencido el plazo para contestar la demanda o re-
convenir (art.49I, inciso B, del C.P.C.).
- En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, inicialmente el
|uez actuará los medios probatorios ofrecidos que considere necesarios
para el saneamiento del proceso, si se hubieran formulado excepciones
o defensas previas; luego proce derá a pronunciarse sobre la validez de la
relación procesal, declarando: A. la existencia de una relación jurídica
procesal válida; o B. la nulidad y consiguiente conclusión del proceso
por invalidez insubsanable de la relación, precisando sus defectos; o C. la
concesión de un plazo de cinco días, sin alterar el curso de la audiencia, si
los defectos de la relación fuesen subsanables. Subsanados los defectos, el
|uez declarará saneado el proceso por existir una relación jurídica procesal
válida, de no ser así, lo declarará nulo y consiguientemente concluido
(arts.493, inciso l,y 465 del C.P.C.).

106
LR socreteo aNóI¡Ir'{a: Cot¡srlructó¡t

- En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, una vez declarada


la existencia de una relación jurídica procesal válida, el )uez procederá
a propiciar la conciliación entre las partes, salvo que hubiera concedido
apelación con efecto suspensivo (art.493, inciso 2, del C.P.C.).
- Si la conciliación no se produjera, elluez, con lo expuesto por las par-
tes, procederá a enumerar los puntos controvertidos ¡
en especial, Ios
que van a ser materia de prueba. A continuación decidirá la admisión
de los medios probatorios ofrecidos, si los hubieran. Luego ordenará la
actuación de los medios probatorios ofrecidos referentes a las cuestiones
probatorias, de haberlas. Al final de la audiencia de saneamiento procesal
y conciliación, el Juez comunicará a las partes el día, la hora y el lugar
para la realización de la audiencia de pruebas (arts. 493, inciso 3,y 471
del C.P.C.).
- La audiencia de pruebas se realizará dentro de los veinte días siguientes
a la realización de la audiencia de saneamiento y conciliación (art. 491,
inciso 9, del C.P.C.).
- Las audiencias especial y complementaria, si fuera el caso, se llevarán a
cabo dentro de los cinco días de realizada ia audiencia de pruebas (art.
491, inciso 10, del C.P.C.).
- Se emitirá sentencia dentro de los veinticinco días de terminada la au-
diencia de pruebas o las audiencias especial y complementaria, si éstas
se hubieren realizado (art. 491, inciso 11, del C.P.C.).

- Las partes tienen cinco días para apelar Ia sentencia, apelación que tendrá
efecto suspensivo (art. 491, inciso 12, del C.P.C.). También tendrá efecto
suspensivo Ia apelación de las siguientes resoluciones judiciales: la resolu-
ción que declara improcedente la demanda,la que declara la invalidez de
la relación procesal con carácter insubsanable, y la que declara fundada
una excepción o defensa previa (art.494 del C.P.C.).
Siguiendo con la revisión de la valoración de los aportes no dinerarios en la
sociedad anónima, debe tenerse en cuenta que hasta que tal revisión no se realice
por el directorio y transcurra el plazo para su comprobación, no se emitirán las
acciones que correspondan a las aportaciones materia de la revisión. Si se demuestra
que el valor de los bienes aportados es inferior en veinte por ciento o más a la cifra
en que se recibió el aporte, el socio aportante deberá optar entre la anulación de
las acciones equivalentes a la diferencia, su separación del pacto social o el pago
en dinero de la diferencia. En cualquiera de los dos primeros casos, la sociedad
reduce su capital en la proporción correspondiente si en el plazo de treinta días

ta7
Mn¡runl ¡F: DsR¡cHo Col'.1¡Rctal

las acciones no fueren suscritas nuevamente y pagadas en dinerc¡ (art.76, tercer,


cuarto y quinto párrafos, de la L.G.S.).
Acerca delas adquisiciones de carácter oneroso en Ia sociedad anónima, cabe
indicar que ello está normado en el artículo 77 dela Ley Geueral de Socieclacles,
conforme al cual las adquisiciones a título oneroso de bienes cuyo importe exceda
del diez por ciento del capital pagado, realizadas por la sociedad dentro de los
primeros seis meses desde su constitución, deben ser previamente aprobadas por
la junta general, con infbrme del directorio. Al convocarse a la junta debe ponerse
a disposición de los accionistas el informe del directorio. Lo señalado preceden-
temente resulta inaplicable respecto de las adquisiciones de bienes cuyo tráfico es
propio del objeto social ¡ también, respecto de aquellas adquisiciones de bienes
que se realicen en rueda de bolsa.
En lo clue toca a los diyidetulos pasivos en la sociedad anónima, debe tenerse
presente lo dispuesto en los arts.78 al8l de la l-eyGeneralde Sociedades. Antes
que nada conviene saber que los dividendos pasivos son los udesembolsos pen-
dientes de acciones suscritas> (CODEId\ MARTÍN, t982: 104). Al respecto, Claret
y lv{artí afirma que u... cuando la acción subscrita por el accionista no hai sido por
él completamer-lte pagada, claro que es obligación primordial del accionista com-
pletar su pago en la forma y época que por la Sociedad se acuerde, y las cantidades
entregadas para completar su pago se llaman dividendos pasivos> (CLARET Y
MARTI, 1944:206). Por su parte, Hundskopf dice de Ios dividendos pasivos que
n... se refieren no a derechos crediticios de los accionistas frente a la sociedad por
utilidades generadas que le corresponden a los accionistas, sino todo lo contrario,
a obligaciones pendientes o propiarnente deudas que ios accionistas tiencn frente
a la sociedad y que se clerivan del acto de suscripción de las acciones )'del pago
del25 % de cada acción como mínimo; a la diferencia resultante se le denomina
dividendo pasivo...> (I-IUNDSKOPF, 1994, Tomo Ii: 106). Ahora bien, los preceptos
legales aludidos al empezar el presente párrafo preceptúan lo siguiente:
- El accionista debe cubrir Ia parte no pagada de sus acciones en la forma
y plazo previstos por el pacto social o en su defecto por el acuerdo de la
junta general. Si no lo hiciere, incurre en mora sin necesidad de intima-
ción (art. 78 de la L.G.S.).
- El accionista moroso no puede ejercer el derecho de voto respecto de las
acciones cuyo dividendo pasivo r-ro haya cancelado en la forma y plazo
a que se refiere el artículo 78 de Ia Le-v General de Sociedades (art. 79,
primer párrafo, de la L.G.S.).
- Dicl"ras acciones no son computables para formar el quórum de la junta
general ni para establecer la mayoría en las votaciones. Tampoco tendrá

108
Ln soclsn¡\o RxéNrru¡: CowsrrlucróN

derecho, respecto de dichas acciones, a ejercer el derecho de suscripción


prefbrente cle nuevas acciones ni de adquirir obligaciones co¡rvertibles
en acciones ('art.79, sesunclo párrafo, de la L.G.S.).
Los dividendos que corresponden al accionista nroroso por ia parte pa-
gada de sus acciones así como los de sus acciones íntegramente pagadas,
se aplican obligatorianrente por la sociedad a amortizar los dividendos
ptrsivos, previo pago de los gastos e intereses moratorios (art. 79, tercer
párralb, de la L.C.S.).
Cuanclo el dividendo se pague eu especie o en acciones dc propirr entisión,
la socieclad venderá éstas por ei proceso de remate en ejecuciórr forzada
que establece el Código Procesal Civil (en el Ca¡rítulo V ->rEjecución
forzadar- del 'fítulo V ->Proceso de ejecucióno- de la Sección Quinta
->Procesos contenciososr- del C.P.C.) y a aplicar el producto de la venta
a los fines que señala el párrafo anterior (art.79, cuarto párrafo, de la
L.G.S.).
Sin perjuicio de lo establecido en el artículo anterior, cnando el accionista
se encuentre en mora la sociedad puede, según los casos y atendiendo a
la natur¿rleza del aporte no eiectuado, demandar judicialmente elcumpli-
miento de la obligación en el proceso ejecutivo o proceder a la enajenación
de las acciones del socio moroso por cuenta y riesgo de éste. En antbos
casos, la sociedad cobra en su beneficio, los gastos, intereses moratorios
y los darios y perjtricios causados por la morir (art. 80, primer pirrrafb, de
la L.G.S.).
Cuando ha1'a de procederse a la r.enta de acciones, la enajenación se veri-
fica por me clio de sociedad agente de bolsa y lleva consigo l¿r sustitución
del título originario por un duplicado (art. 80, segundo párrafo, de la
L.c.s.).
Cuando la venta no pudierir efectuarse parcial o totalmente por falta de
comprador, las acciones no vendidas son anuladas, con la consiguiente
reducción del capital y quedan en beneficio de Ia sociedad las cantidades
percibidas por ella a cuenta de estas acciones, sin perjuicio del resarci-
miento por los mayores daños causados ¡r la sociedad (art. 80, in fine, de
la l-.G.S.).
EI cesionario de la acción no pagada íntegramente responde soiidaria-
mente frente a la sociedad con todos los cedentes que lo preceden por el
pago de la parte no pagada. La responsabilidad de cada cedente caduca a
los tres años, contados desde la fecha de la respectiva transferencia (art.
8t de la L.c.S.).

r09
CapÍruro III
LAS ACCIONES EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA
7
1. NOCION DE ACCIONES

La acción es para Codcra Martín Ia u... clase de los títulos valores, denomi-
nados valores mobiliarios, representativos de aportaciones de capital efectuados a
una Sociedad Anónima en concepto de socio (accionista),, (CODERA MARTÍN,
1982: 16).
Soto Álvarez sostiene que la accirin es u... ia parte en que está dividido el ca-
pital de las sociedades anónimas y en comandita por acciones. Las acciones están
representadas por medio de títulos que sin'en para acreditar y transmitir la calidad
y los derechos de los socios..., (So'fo ÁnaRnz, ]-994:149).
Mascheroni asevera que la acción <... tiene como rasgo común con la cuota
de capital (...) el de ser ambas una fracción ideal de ese capital )r que su titularidad
o tenencia determinan los límites de Ia respor-rsabilidad patrimonial del socio al
cual pertenecen. En este sentido, la suscripción y tenencia de acciones es atributiva
de la calidad de socio en los tipos societarios así estructurados, (MASCHERONI,
1993:69). Dicho autor argentino agrega que <sin perjuicio de ello, debe conside-
rarse a la acción incorporada a un título representativo que (...) se independiza
del contrato social y su transferencia no incide sobre dicho contrato ni impone
su modificación, (MASCHERONI, 1993: 69). Mascheroni termina diciendo que
<<contemplada desde este ángulo, Ia acción es un título-valor negociable, al cual son
aplicables los principios genéricos de los títulos de crédito, con las modalidades
específicas que le son inherentes y las derivadas de su doble carácter> (MASCHE-
RONII, 1993:69).
A decir de Gay de Montellá, las acciones consisten en aqueiios (... títulos
transmisibles que representan las fracciones o partes en que está dividido el capi-
tal social, y que confieren a sus poseedores iguales derechos sobre los beneficios
sociales, así como también responden por igual de las pérdidas que se ocasionen,
(GAY DE MONTELLA, 1947, Tomo II: I29). Dicho autor precisa que las acciones

113
MaNrrnl rE DnRe cgo CoN4pRclal

(... no representan una parte alícuota de propiedad o de patrimonio social, sino


simplemente una fracción del derecho mobiliario o crediticio sobre el patrimonio
social..., (GAY DE MONTELLA, 1947,Tomo II: 140).
Lechini apunta que al vocablo acción se le da las siguientes significaciones:
Ella expresa una fracción o cuota-parte del capital social determi-
"a)
nado anticipadamente;

b) Señala el documento que representa esa fracción o cuota-parte y que sirve


para comprobar que su portador o la persona designada en él o a su orden, es
el propietario de ella;

c) Y, por últirno, el conjunto de los derechos y de las obligaciones emanados de


la calidad de accionistas> (LECHINI;citado por RATO Y RODRÍGUEZ SAN
PEDRO, 1949: 150).

Sobre el particular, Gasperoni anota que:


n... Hoy puede usarse Ia palabra Acción en diversos significados, a los que co-
rresponden tres distintos conceptos.
(...) Además de asumir el significado correspondiente al origen histórico del
vocablo, esto es, fracción dei capital social que fija el límite de responsabilidad
del socio, indica también la palabra Acción el derecho patrimonial correspon-
diente a tal fracción de capital, y el docurnento que certifica la participación en
la vida del ente social con todos los derechos y obligaciones que le van unidos,
(GASPERONI, 1950:6).

Según Alegría:
<... La acción (...) (tiene) dos acepciones originarias:

a) parte ideal del capital social (...).


b) derecho patrimonial al capital y a sus posteriores ecrecimientos (...).
(...)
La acción en esta doble acepción de parte ideal del capital y de derecho
patrimonial del accionista consta en un documento también llamado 'ac-
ciónl que constituye, por tanto, la tercera y más corriente acepción de este
vocabloo (ALEGRÍA, t963: 52).

Alegría señala, además, que la acción como título tiene los siguientes carac-
teres:
ua) es título de participación (...);
b) es de ejercicio continuado, o sea que el derecho que confiere no se agota en
una sola oportunidad, sino que se mantiene en todas sus consecuencias
mientras la sociedad subsiste;

114
Les ¿cclor.¡ES EN LA socrEDAD ANoNtMA

c) no esJormal, (...) la omisión de los (requisitos) no esenciales no produce la


nulidad de la acción. Se considera esencial el que le confiere su autenticidad:
Ia firnra;

d) es incompleto, porque en él no se regula toda la posición dei accionista,


sino que ésta se completa con lo dispuesto en los estatutos, a los qLIe se
entiende adherido el accionista cuando adquiere esta calidad;

e) es causal, es decir que se virrcula con el negocio jurídico que le dio motivo
(la constitución de la sociedird); y no abstracto (...);

f) es fungible, esto es, cambiabie por otro de su misma categoría;


g) porque Ia división en acciones es esencial en las sociedades
es conrcrcictl,
anónirnas, y éstas son precisamente comerciales en cuanto a su 'forma,
(ALEGRÍA, 1963: 54-55).
Hundskopf anota que (en su sentido etimológico la palabra acción significa
que el accionista tiene 'acción' es decir un derecho en la sociedad, fundamelrtal-
mente el derecho a participar en sus beneficios. En cuanto a la acción como título,
la incorporación material de la acción como parte del capital y como conjunto de
derechos a un documento, título apto para circular y transmitir estos derechos,
es una exigencia del tráfico modenro ..., (HUNDSKOPF, 1994, Tomo II: 88). El
mencionado autor nacional pone de manifiesto que las tres perspectivas o acep-
ciones del concepto de acción son las que describe a continuación:
(- Acción como parte alícuota del capital social, ello en razón a que el capital
necesariamente está dividido en acciones. Las acciones tienen un valor
aritmético, submúltiplo de la cifra cle capital.
- Acción como expresión de cualidad de socio, es decir, como documento al
que se incorpora el'status'de accionista y que atribuye a su titular derechos
y obligaciones en una relación jurídica entre la sociedad y el accionista.
- Acción como título valor, es decir, como instrumento circulatorio que acre-
dita la condición de accionista. (...) La tendencia predominante considera a
Ia acción un título al cual se incorporan derechos de carácter corporativo;
convirtiéndose en un título de participación social, (HUNDSKOPF, 1994,
Tomo II:89).

Las acciones son reguladas en la Sección Tercera (<Acciones>) del Libro


Segundo (usociedad anónimau) de la Ley General de Sociedades, en los arts. 82
al 110.
La definición legal de acción podemos encontrarla precisamente en el artículo
82 de la Ley General de Sociedades, segirn el cual las acciones representan partes
alícuotas del capital, todas tienen el mismo valor nominal y dan derecho a un

115
Me¡iuel ¡e DERscso Cone nclRI-

voto, con la excepción prevista en el artículo 164 de la Ley General de Sociedades


(conforme al cual cada acción da derecho a tantos votos como directores de la
sociedad anónina deban elegirse) y las demás contempladas en dicl-ra ley.

2. CREACIÓN DE ACCIONES

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 83 -primer párrafo- de la Ley


General de Sociedades, Ias acciones se crean:
En el pacto social.
En fecha posterior al pacto social, por acuerdo de Ia junta general de
accionistas.
Es nula la creación de acciones que concedan el derecho a recibir utr rendi-
miento sin que existan utilidades distribuibles. Así lo determina el artículo 83 de
la Ley General de Sociedades en su penúltimo párrafo. <... En otros términos, en
la sociedad anónima cualquier derecho a percibir utilidades está condicionado
a la existencia de las mismas, para evitar devoluciones indebidas de capital a los
socios> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: l7l).
Puede concederse a determinadas acciones el derecho a un rendimier-rto máxi-
mo, mínimo o fijo, acumulable o no, siempre sujeto a la existencia de utilidades
distribuibles (art. 83, in fine, de la L.G.S.). <Es evidente que estos derechos pueden
concederse por igual a todas las acciones de una sociedad. Sin embargo, Io usual
es otorgarlos a una determinada clase de acciones, por ejernplo para incentivar
un aumento de capital, una conversión de obligaciones en acciones o el ingreso
de nuevos accionistas que interesen a la sociedad, entre otros casos...> (ELIAS
LAROZA, 1998, Primer Volumen: 17I-I72). <En cuanto al monto del incentivo,
existe amplia libertad para asignar estos rendimientos, con un tope máximo, con
un límite minimo o con un rendimiento fijo. Puede también ser o no acumulable,
para el caso en que las utilidades de uno o más años no alcancen a cubrir el rendi-
miento establecidoo (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 172).

3. EMISIÓN DE ACCIONES

Tal como lo señala el artículo 84 de la Ley General de Sociedades, las acciones


sólo se emiten una vez que han sido suscritas y pagadas en por lo menos el veinti-
cinco por ciento de su valor nominal, salvo en la hipótesis de emisión de acciones
en el caso de aportes en especie, en que se estará a lo dispuesto en el artículo 76 de
Ia indicada ley, numeral este último referido a la revisión del valor de los aportes
no dinerarios en la sociedad anónima y conforme al cual:

r16
Les RccloN¡s EN LA socrEDAD nNó¡¡rnra

- Dentro del plazo de sesenta días, contado desde la constitución de la


sociedad o del pago del aumento del capital, el directorio está obligado a
revisar la valoración de los aportes no dinerarios. Para adoptar cualquier
acuerdo se requiere mayoría de los directores.
- Vencido el plazo anterior y dentro de los treinta días siguientes, cualquier
accionista podrá solicitar que se compruebe judicialmente, por el proceso
abreviado, la valoración mediante operación pericial y deberá constituir
garantía sufrciente para sufragar los gastos del peritaje.
- Hasta que tal revisión no se realice por el directorio y transcurra el plazo
para su comprobación, no se emitirán las acciones que correspondan a
las aportaciones materia de la revisión.
- Si se demuestra que el valor de los bienes aportados es inferior en veinte
por ciento o más a la cifra en que se recibió el aporte, el socio aportante
deberá optar entre la anulación de las acciones equivalentes a la diferencia,
su separación del pacto social o el pago en dinero de la diferencia.
- En cualquiera de los dos primeros casos, la sociedad reduce su capital en
la proporción correspondiente si en el plazo de treinta días las acciones
no fueren suscritas nuevamente y pagadas en dinero.
Siguiendo con la emisión de acciones, la última parte del artículo 84 de la
Ley General de sociedades prescribe que los derechos que corresponden a las
acciones emitidas son independientes de si ellas se encuentran representadas por
certificados provisionales o definitivos, anotaciones en cuenta o en cualquier otra
forma permitida por la ley.

4. IMPORTE A PAGARSE POR tAS ACCIONES

Sobre el particular, Hundskopf señala que la acción tiene tres valores econó-
micos, a saber:
((- Valor nominal: Que es el valor que consta en la Escritura de Co¡rstitución
Social y en el Estatuto y que es expresión de la voluntad de los socios,
también consta en el Certificado de Acciones y viene a ser 'parte alícuota
matemáticamente exacta del capital sociall
- Valor real: Que es el valor que se determina a través de una pericia con-
table, del denominado patrimonio de la sociedad a un día determinado.
Este valor real está directamente relacionado con el patrimonio y viene a
constituir la mejor referencia para la transferencia de la acción.
- Valor de cotización: Que es el valor de la oferta y demanda, y que se ex-
presa básicamente en las Bolsas de Valores. Las compras y ventas se hacen

117
MaNuar. re DERrcgo CoMERcteL

en la bolsa o fuera de ella y es posible hacer un análisis de córno varía el


valor de las acciones día a día. Este valor está sujeto a factores exógenos,
como por ejemplo la situación política, la situación económica de un país,
conflictos mundiales, la producción minera, etc., (HUNDSKOPI 1994,
Tomo II: 94).
El importe a pagarse por las acciones se establece en la escritura pública de
constitución o por la junta general que acuerde el aumento de capital (art. 85,
primer párrafo, de la L.G.S.).
La suma que se obtenga en la colocación de acciones sobre su valor nominal
es una prima de capital. Los términos y condiciones del pago de la prima y la apli-
cación de la misma están sujetos a lo que establezca la le¡ la escritura pública de
constitución o el acuerdo de la junta general (art. 85, segundo y tercer párrafos,
de la L.G.S.).
Si el valor de colocación de la acción es inferior a su valor nominal, la dife-
rencia se refleja como pérdida de colocación. Las acciones colocadas por monto
inferior a su valor nominal se consideran para todo efecto íntegramente pagadas
a su valor nominal cuando se cancela su valor de colocación (art. 85, penúltimo y
último párrafos, de la L.G.S.).
Es de destacar que en el pacto social o en el acuerdo de aumento de capital
puede establecerse que los suscriptores de una parte o de todas las acciones asuman
determinadas obligaciones a favor de otros accionistas, de la sociedad o de terceros,
adicionales a la de pagar su valor, sea nominal o de colocación. Estas obligaciones
adicionales podrán ser dinerarias o no y deberán recaer sobre todas las acciones de
la sociedad o sobre todas las acciones de una determinada clase. Las obligaciones
adicionales deben constar en los certificados, anotaciones en cuenta o cualquier
otra forma de representación de tales acciones (art. 86 de la L.G.S.).

5. EMISIÓN DE CERTIFICADOS DE ACCIONES Y OTRAS FORMAS DE REPRE-


SENTACIÓN DE LAS ACCIONES

Las acciones emitidas, cualquiera que sea su clase, se representan por certi-
ficados, por anotaciones en cuenta o en cualquier otra forma que permita la ley
(art. 100, primer párrafo, de la L.G.S.).
En el artículo 100 de la Ley General de Sociedades se precisa que los certi-
ficados de acciones, ya sean provisionales o definitivos, deben contener, cuando
menos, la siguiente información:
1. La denominación de la sociedad, su domicilio, duración, la fecha de la
escritura pública de constitución, el notario ante el cual se otorgó y los
datos de inscripción de la sociedad en el Registro.

118
LRs ecclo¡¡rs EN LA soctEDAD Rnóntva

2. El monto del capital y el valor nominal de cada acción.


3. Las acciones que representa el certificado, la clase a la que Pertenece y
los derechos y obligaciones inherentes a la acción.
4. El monto desembolsado o la indicación de estar totalmente pagada.
5. Los gravámenes o cargas que se puedan haber establecido sobre la ac-
cron.
6. Cualquier limitación a su transmisibilidad.
7. La fecha de emisión y número de certificado.
El certificado de acciones es firmado por dos directores, salvo que el estatuto
disponga otra cosa. Ello de conformidad con lo dispuesto en el último párrafo del
artículo 100 de la Ley General de Sociedades.
No podemos dejar de mencionar que, según el artículo 87 de la Ley General
de Sociedades:
- Es nula la emisión de certificados de acciones y ia enajenación de éstas
antes de la inscripción registral de la sociedad o del aumento de capital
correspondiente. Por excepción, siempre que se ha1'a cumplido con 1o
dispuesto en el primer y en el segundo párrafbs del artículo 84 de la Ley
General de Sociedades (según el cual las acciones se emiten una vez que
han sido suscritas y pagadas en por lo menos el veinticinco por ciento
de su valor nominal, salvo que se trate de emisión de acciones en el caso
de aportes en especie, en el que se estará a lo dispuesto en el art.76 dela
L.G.S., numeral este último que versa sobre la revisión del valor de los
aportes no dinerarios en la sociedad anónima) y el estatuto lo permita,
puede emitirse certificados provisionales de acciones con la expresa
indicación de que se encuentra pendiente la inscripción de la sociedad
y que en caso de transferencia, el cesionario responde solidariamente
con todos los cedentes que lo preceden por las obligaciones que pudiera
tener, en su calidad de accionista y conforme a le¡ el titular original de
los certificados frente a la sociedad, otros accionistas o terceros.
- En los casos de constitución o aumento de capital por oferta a terceros,
Ios certificados a que se refiere el artículo 59 de la Ley General de So-
ciedades (esto es, certificado de suscripción de acciones extendido por
duplicado con la firma de la empresa bancaria o financiera receptora de
la suscripción) podrán transferirse libremente sujetos a las reglas que
regulan la cesión de derechos.

t19
MaNual. oE DgRscHo ConEnct¡l-

6, CTASESDEACCIONES

En cuanto a las clases de acciones, Soto Álvarez -siguiendo a De Pina Vara-


refiere lo siguiente:

<... Consideradas como parte del capital social, (las acciones se clasifican) en
propias e impropias, y las propias a su vez en liberadas v pagadoras y con valor
nominal y sin valor nominal; consideradas colno expresión de los derechos
y deberes de los socios, en comunes y especiales y en ordinarias y preJbrentes,
consideradas como títulos de crédito, en nontincttivasy al portador.
(...) Las acciones propias son las que represcntan efectivamcnte una parte del
capital social. Las impropias, las que no tienen tal carácter como sucede con
las llamadas acciones de trabajo (...) y las acciones de goce (...). Las acciones
liberadas son aquellas cuyo valor ha sido íntegramente cubierto por el accio-
nista. Pagadoras aquellas cuyo importe no ha sido totaillente cubierto por el
accionista.
Las acciones con valor nominal son Ias que expresan en su texto la parte del
capital social que representan, Las acciones sin valor nominal son aqueilas que
no hacen referencia a parte alguna del capital social (...).
(...)

Serán acciones comunes aquellas que participen en 1as utilidades en proporciór.r


a suvalor nominal y especiales las que establezcan una preferencia o ver.rtaja er.r
cuanto al reparto de los beneficios sociales, siernpre y cuando con ello no se
origine la exclusión de uno o más socios en la participación de las ganar.rcias,
supuesto legalmente prohibido (...).
(...) Las acciones preferentes Io son porque la ley les otorga, resPecto a las tr-
dinarias, una prelación en cuanto al reparto de las utilidades y del haber so;ial
en caso de liquidación (...).

En cuanto a las acciones nominativas y las acciones al portador, las primeras


son las que se expiden a favor de uua persona detenninada, cuyo nombre se
consigna en el texto mismo del documento. Se transmiten por endoso y entrega
del título mismo, sin perjuicio (...) de que puedan trausmitirse por cualquier
otro medio legal (...).
( .)

Las acciones al portador son las que no están expedidas a f¿¡r'or de persona
determinada, contengan o no la cláusula 'al portadorl..>, (SOTO Áil'¡itgZ,
1994:151-153).

Codera Martín, en relación a las clases de acciones, sostieue lo siguiente:

120
Lns nccroruEs EN LA socrEDAD aNówrua

- <Las acciones se clasifican en acciones al portador, acciones nominativas,


acciones ordinarias, acciones preferentes, (CODER,T\ MARTÍN, 1982:
l6).
- Las acciones al portador ((... soii acluellas en las que no figura el nombrc: de
su propietario, consiclerándose ct'rr.r-ro tal a su legítimo poseeclor o tenedor,
(CODERA MARTIN, 1982: l9).
- Las acciones nominati'"'as (... son acluellas que están extendidas a nombre
de un detemrinada persona..., (CODIIlfA NiAlf'fiN, 1982: 19).

- Las acciones ordinarias (... son aquclias que no confleren ningúr-r privilegiit
especiala su propietario" (CODE,I{A l\f AR'flN, 19til: 19).
- Las acciones preferentes o privilegiadas (... son aquellas que otorgal.r a su
dueño algúr-r derechcl es¡recial en rclación coli las demás acciones, colr-ro
puede ser la percepción de urr rnayor dividendo, (CODERA MAR'I'ÍN,
1982: l9-10).

De acuerdo a 1o normado en el artícuir-r 88 -primer párrafo- de la Ley Gene-


ral de Sociedades, pueden existir diversas clases de acciones. La diferencia puecie
consistir en los derechos que corresponden a sus titulares, en las obligaciones a
su cargo o en ambas cosas a la vez. lbdas las acciones de una clase gozarán de los
n-Iismos derechos y tendrán a su cargo 1¿rs mismas obiigaciones.

La creación de clases de acciones puede darse en el pacto social o por acuerdo


de la junta general (art. BB, segundo párrafo, de la L.G.S.).

La eliminación de cualquier clase de acciones y la modificación de los dere-


chos u obligaciones de ias acciones de cualquier ciase se acuerda con los requisitos
exigidos para la modificación del estatuto, sin perjuicio de requerirse Ia aprobación
previa por junta especial de los titulares de acciones cle la clase que se elimine o cu-
yos derechos u obligaciones se modifiquen (art. 88, tercer párrafo, de la L.G.S.).
Cuando la eliminación de la clase de acciones o la modificación de los términos
y condiciones con las que fueron creaclas irnpliqr-re la modificación o elinlinación
de las obligaciones que sus titulares pudieran haber asumido frente a la socledad,
a los otros accionistas o a terceros, se recluerirá de la aprobación de quienes se
vean afectados con la eliminación de ia clase de acciones o con la variación clc ias
obligaciones a su cargo (art. 88, penúltimo párrafb, c1e la L.G.S.).
El estatuto puede establecer supuestos para la conversión de acciones de una
clase en acciones de otra, sin que se requiera de acuerdo de la junta general, ni de
juntas especiales ni de la modifrcación del estatuto. Sólo será necesaria la modili-
cación del estatuto si como consecuencia de ello desaparece una clase de acciones
(art. 88, in fine, de la L.G.S.).

r21
Maxunl re DrRecHo CoN{uRCral

7. INDIVISIBITIDAD DE LA ACCION
Las acciones tienen carácter indivisible. Así lo determina el artículo 89 de la
Ley General de Sociedades, que señaia, además, que los copropietarios de accio-
nes deben designar a una sola persona para el ejercicio de los derechos de socio
y responden solidariamente frente a la sociedad de cuantas obligaciones deriven
de la calidad de accionistas. La designación se efectuará mediante carta con firma
legalizada notarialmente, suscrita por copropietarios que representen más del cin-
cuenta por ciento de los derechos y acciones sobre las acciones en copropiedad.

B. REPRESENTACIÓN DE LA ACCIÓN

Lo relativo a la representación de la acción se encuentra normado en el artículo


90 de la Ley General de sociedades, numeral que, en su primer párrafo, señala que
todas las acciones pertenecientes a un accionista deben ser representadas por una
sola persona, salvo disposición distinta del estatuto o cuando se trata de acciones
que pertenecen individualmente a diversas personas pero aparecen registradas en
la sociedad a nombre de un custodio o depositario.
Si se hubiera otorgado prenda o usufructo sobre las acciones y se hubiera
cedido el derecho de voto respecto de parte de las mismas, tales acciones podrán
ser representadas por quien corresponda de acuerdo al título constitutivo de la
prenda o usufructo (art. 90, segundo párrafo, de la L.G.S.).
El artículo 90 -último párrafo- de la Ley General de sociedades preceptúa que
cuando las acciones pertenecientes a un mismo accionista son representadas por
más de una persona porque así Io permite el estatuto, los derechos a que se refie-
ren los artículos 140 y 200 de la Ley General de Sociedades sólo se pueden ejercer
cuando todos los representantes del accionista reúnen las condiciones previstas en
dichas disposiciones. Los indicados numerales regulan, respectivamente, el derecho
de impugnación de los acuerdos de la junta general y el derecho de separación del
accionista, en estos términos:

<Artículo 140'.- Legitimación activa de la impugnación


La impugnación prevista en el prirner párrafo del artículo anterior fvale decir,
el primer párrafo del art. 139 de la L.G.S., referido a la impugnación judicial de
los acuerdos de junta general cuyo contenido sea contrario a la L.G.S., se oponga
al estatuto o al pacto social o lesione, en benefcio directo o indirecto de uno o
varios accionistas, los intereses de la sociedad/ puede ser interpuesta por los ac-
cionistas que en la junta general hubiesen hecho constar en acta su oposición
al acuerdo, por los accionistas ausentes y por los que hayan sido ilegítimamente
privados de emitir su voto.

1.22
Las Rcclo¡¡Es EN LA socrEDAD nxórurva

En los casos de acciones sin derecho a voto, la impugnación sólo puede ser
interpuesta respecto de acuerdos que afecten los derechos especiales de los
titulares de dichas acciones,.

<Artículo 200'.- Derecho de separación del accionista


La adopción de los acuerdos que se indican a continuación, concede el derecho
a separarse de la sociedad:

1. El cambio del objeto social;


2. El traslado del domicilio al extranjero;
3. La creación de limitaciones a la transmisibilidad de las acciones o la mo-
dificación de las existentes; y,
4. En los demás casos que lo estabiezca la ley o el estatuto.
sólo pueden ejercer el derecho de separación los accior-ristas que en la junta
hubiesen hecho constar en acta su oposición al acuerdo, los ausentes, Ios que
hayan sido ilegítimamente privados de ernitir su voto y los titulares de acciones
sin derecho a voto.

Aquellos acuerdos que den lugar al derecho de separación deben ser publicados
por la sociedad, por una sola vez, dentro de los diez días siguientes a su adopción,
salvo aquellos casos en que la ley señale otro requisito de publicación.
El derecho de separación se ejerce mediante carta notarial entregada a la so-
ciedad hasta el décimo día siguiente a la fecha de publicación del aviso a que
alude el acápite anterior.
Las acciones de quienes hagan uso del derecho de separación se reembolsan al
valor que acuerden el accionista y la sociedad. De no haber acuerdo, las accio-
nes que tengan cotización en Bolsa se reembolsarán al valor de su cotización
media ponderada del último semestre. Si no tuvieran cotización, al vaior en
los libros al último día del mes anterior al de la fecha del ejercicio del derecho
de separación. El valor en libros es el que resulte de dividir el patrimonio neto
entre el número total de acciones.
El valor fijado acordado no podrá ser superior al que resulte de aplicar la va-
Iuación que corresponde según lo indicado en el párrafo anterior.
La sociedad debe efectuar el reembolso del valor de las acciones en un plazo
que no excederá de dos meses contados a partir de Ia fecha del ejercicio del
derecho de separación. La sociedad pagará los intereses compensatorios deven-
gados entre la fecha del ejercicio del derecho de separación y el día del pago, los
mismos que serán calculados utilizando la tasa más aita permitida por ley para
los créditos entre personas ajenas al sistema financiero. vencido dicho plazo, el
importe del reembolso devengará adicionalmente intereses moratorios.

t23
Mnt.¡tll'r, oe DgREcHo Cot'.trRclal

Si el reembolso indicado en el párrafo anterior pusiese en peligro la estabilidad


de la en.rpresa o la sociedad no estuviese en posibilidad de realizarlo, se efectuará
er.r los plazos v forma de pirgo que deterrnirre el juez a soiicitud de ésta, por el
proceso sumarisimo.

Es nulo todo pacto que excluya el derccho de separación o haga urás gravoso
su ejercicio>.

9. PROPIEDAD DE LAS ACCIONES

La sociedad anónima considera propietario de la acción a ia persona que


aprrezca con dicha calidad en ia matrícula de acciolles. F.llo se infiere dei texto
clel artículo 91, primer párr:rfo, de la Ley General cle Sociedades. <... La sociedacl
consiclerará propietario a quien esté registrado con esa condrción en la metrícula
de acciones. Bajo esta disposición la sociedad presurr-re que es el titular legítimo de
la acción acluella persona culro ¿.r..no ha sido debidamente anotado en el libro
de Ia sociedad, La norura no establece oponibiliclacl aiguna para quien tenga su
titulariciad registrada, pues los libros de Ia sociedad -entre ellos Ia matrícula de
acciones- no son registros públicos. En consecuencia, sólo establece una presunción
clue lleva aparejado el deber de la sociedad de actuar en consecuencia con dicha
presunciirn. El titular de la acción legitirnado puede ejercer todos los derechos -\.le
serán exigibles todas las obligacrones- que según los estatutos 1'la ley'sean aplicables
a los accionistas> (EI-IAS LAROZA, 1998, Primer \¡olumen: 187).

Cuando se litigue la propiedad cle acciones se admitirá el ejercicio cie ios clcre-
clros de accionista por quien ap^rezca resístrado en la sociedad como propietaricr
de ellas, salvo mandato iudicial en contrario (art. 91, in fine, de la L.G.S.).

10. MATRÍCUM DE ACCIONES

'matrícula de acciones ha reemplazado en la LGS a la antigua denomi-


<La
nación de Registro y'liansferencia de Acciones, que tenía bajo la Ley anterior
aquel libro de la sociedad en el cuai se anotan todos los actos y hechos relevantes
sobre la acción, desde su emisión il¿r.sta su anulación, pasanclo por los actos que
¿rf'ectan su contenido y existenciau (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen:
189).
Con arreglo lo previsto en el artículo 92 -primer párrafo- de la Ley General
a
de Sociedades, en la matrícula de acciones se anota la creación de acciones cuando
corresponda de acuerdo a Io establecido en el artículo 83 de dicha ley (trumeral
este últirno clue dispone: A. que las acciones se crean en el pacto social o posterior-

t24
Lns Rccro¡lps EN LA socrnDAD aNóNrun

nente, por acuerdo de la junta general de accionistas; 13. que es nula la creación
de acciones que concedan el derecho a recibir un rendimiento sin que existan
utilidades distribuibies; y C. que puede concederse a determinadas acciones el
derecho a un rendimiento máximo, rnínimo o fijo, acumulable o no, siempre sujeto
a la existencia de utilidades distribuibies). Igualmente se anota en dicha matrícula
la emisión de acciones, según lo establecido en el artículo 84 de la Ley General de
Sociedades (según el cual: A. las acciones se emiten una vez que han sido suscritas
y pagadas en por lo menos el veinticinco por ciento de su valor nominal, salvo
que se trate de enrisión de acciones en el caso de aportes en especie, en el que se
estará a lo dispuesto en el art.76 de la L.G.S., numeral este úitimo que versa sobre
la revisión del valor de los aportes no dinerarios en Ia sociedad anónima; y B. que
los derechos que corresponden a las accior-les emitidas son independientes dé si
ellas se encuentran representadas por certificados provisionales o definitivos, allo-
taciones en cuenta o en cualquier otra forma permitida por la ley), sea que estén
representadas por certificados provisionirles o definitivos.

Siguiendo con el contenido de la matrícula de acciones, cabe indicar que en


la matrícula se anotan también las transferencias, Ios canjes y des<loblamientos
de acciones, la constitución de derechos y gravámenes sobre las misrnas, las limi-
taciones a la transferencia de las acciones y los convenios entre accionistas o de
accionistas con terceros que versen sobre las acciones o que tengan por objeto el
ejercicio de los derechos inherentes a ellas (art.92, segundo párrato, cle la L.G.s.).
Puntualizamos que, por mandato del artícuio 93, primer párrafo, de la Ley General
de Sociedades, los actos enltnciados en este párrafb deben ser comunicaclos por
escrito a la sociedad para su anotación en la matrícula de acciones.
En cuanto a la fbrmalidad de la matrícula de acciones, cabe señalar que aquéila
se llevará en un libro especialmente abierto a dicho efecto o en hojas sueltai, de-
bidamente legalizados, o mediante registro electrónico o en cualquier otra forma
que pern]ita la le1'. Se podrá usar simultáneamente dos o más de los sistemas antes
descritos; en caso cle discrepancia prevalecerá lo anotado en el libro o en las hojas
sueltas, según corresponda (art. 92, penúltin-ro párrafo, de la L.G.S.).
Debe tenerse presente que cuando las acciones estén representadas por certifi-
cados, su transmisión se podrá acreditar con la entrega a Ia sociedad del certificado
con la constancia de la cesión hecha a nombre del adquirente o por cualquier otro
medio escrito. La sociedad sólo aceptará la cesión efectuada por quien aparezca en
su matrícula como propietario de la acción o por su representante. Si hubiera dos
o más cesiones en el mismo certificado, la sociedad puede exigir que las sucesivas
transferencias se le acrediten por otros medios, observando las formalidades es-
tablecidas en la Ley de Títulos Valores (art. 93, in fine, de la L.G.S.).

125
MR¡¡uRr- DE DERECHo ConERctel

No podemos dejar de mencionar que el régimen de la representación de valores


mediante anotaciones en cuenta se rige por la legislación del mercado de valores.
Ello lo determina la parte final del artículo 92 dela Ley General de Sociedades.

11. ACCIONES CON DERECHO AVOTO

Lo relativo a las acciones con derecho a voto se encuentra normado en el ar-


tículo 95 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual la acción con derecho
a voto confiere a su titular la calidad de accionista y le atribuye, cuando menos,
los siguientes derechos:
l. Participar en el reparto de utilidades y en el del patrimonio neto resultante
de la liquidación.

2. Intervenir y votar en las juntas generales o especiales, según correspon-


da.

3. Fiscalizar en la forma establecida en la ley y el estatuto, la gestión de los


negocios sociales.
4. Ser preferido, con las excepciones y en la forma prevista en esta le¡
para:
a) La suscripción de acciones en caso de aumento de capital social y en
los demás casos de colocación de acciones.
b) La suscripción de obligaciones u otros títulos convertibles o con
derecho a ser convertidos en acciones.
5. Separarse de la sociedad en los casos previstos en la ley y en el estatuto.

12. ACCIONES SIN DERECHO A VOTO

Conforme lo autoriza el artículo 94 de la Ley General de Sociedades, puede


crearse una o más clases de acciones sin derecho a voto, las mismas que no se
computan para determinar el quórum de las juntas generales de accionistas.
La acción sin derecho a voto confiere a su titular Ia calidad de accionista y le
atribuye, cuando menos, los siguientes derechos enunciados en el artículo 96 de
la Ley General de Sociedades y que pasamos a reproducir:
1. Participar en el reparto de utilidades y en el del patrimonio neto resultante
de la liquidación con la preferencia que se indica en el artículo 97 dela
Ley General de Sociedades. Este último precepto legal prescribe: A. que

t26
Les accloNrs EN LA socrEDAD eruón¡t'r¿

las acciones sin derecho a voto dan a sus titulares el derecho a percibir
el dividendo preferencial que establezca el estatuto; B. que existiendo
utilidades distribuibles,la sociedad está obligada al reparto del dividendo
preferencial, sin necesidad de un acuerdo adicional de la iunta;y C. que
en caso de liquidación de la sociedad, las acciones sin derecho a voto
confieren a su titular el derecho a obtener el reembolso del valor nominal
de sus acciones, descontando Ios correspondientes dividendos pasivos,
antes de que se pague el valor rrominal de las demás acciones.
2. Ser informado cuando menos semestralmente de las actividades y gestión
de la sociedad.
3. Impugnar los acuerdos que lesionen sus derechos.
4. Separarse de la sociedad en los casos previstos en la ley y en el estatuto.
5. En caso de aumento de capital:
a) A suscribir acciones con derecho a voto a prorrata de su participación
en el capital, en el caso de que la junta general acuerde aumentar el
capital únicamente mediante la creación de acciones con derecho a
voto.
b) A suscribir acciones con derecho voto de manera proporcional y
a
en el número necesario para mantener su participación en el capital,
en el caso que la junta acuerde que el aumento incluye la creación
de acciones sin derecho a voto, pero en un número insuficiente para
que los titulares de estas acciones conserven su participación en el
capital.
c) A suscribir acciones sin derecho a voto a prorrata de su participación
en el capital en los casos d aumento de capitai en los que el acuerdo de
la junta general no se limite a la creación de acciones con derecho a
voto o en los casos en que se acuerde aumentar el capital únicamente
mediante la creación de acciones sin derecho a voto.
d) A suscribir obligaciones u otros títulos convertibles o con derecho
a ser convertidos en acciones, aplicándose las reglas de los literales
anteriores según corresponda a la respectíva emisión de las obliga-
ciones o títulos convertibles.

13. ACCIONES EN CARTERA

<Las acciones en cartera son acciones creadas o autorizadas, pero aún no


suscritas ni pagadas. Están en cartera y pueden ser colocadas en cualquier
momento, a criterio de los administradores de la sociedad, con los requisitos

127
MnNual ru DsRncHo Con¡:Rcrel

que establece el artículo 98 de la Ley (L.G.S.),' (ELIAS LAROZA, 1998, Primer


Volumen:200).
En efecto, la Ley General de Sociedades regula lo concerniente a las acciones en
cartera en el artículo 98¡ también, en el artículo 99, que establecen lo siguiente:
En el pacto social o por acuerdo de aumento de capital, la sociedad
puede crear acciones, con o sin derecho a voto, las que se mantienen en
cartera, en tanto no sean emitidas, r-to pueden llevarse a la cuenta capital
del balance. Sólo son emitidas por la sociedad cuando sean suscritas y
pagadas en por lo menos un veinticirlco por ciento del valor nominal de
cada una. La escritura pública de constitución o el acuerdo de aumento
de capital establecen también los plazos y condiciones de su emisión (art.
98, primer párrafo, de la L.G.S.).

Los derechos inherentes a las acciones en cartera sólo se generan cuando


se emiten. Cuando se hubiera encargado la colocación de estas acciones
a un tercero, se requerirá, además, que éste comunique su emisión a la
sociedad (art. 98, penúltirno párrafb, de Ia L.G.S.).
Las acciones en cartera creadas confbrme al presente artículo (art. 98 de
la L.G.S.) no podrán representará más del veinte por ciento del número
total de las acciones emitidas (art. 98, in fine, de la L.G.S.).
Salvo en el caso previsto en el artículo 259 de ia Ley General cle Socie-
dades (numeral que dispone que en el aumento de capital por nue\¡os
aportes a la sociedad anónima abierta se podrá establecer que los ac-
cionistas no tienen derecho preferente para suscribir las acciones que se
creen, siempre que: l. el acuerdo haya sido adoptado en la forma y con el
quórum que corresponda, y que, además, cuente con el voto de no menos
del cuarenta por ciento de las acciones suscritas con derecl-ro de voto; y
2. el aumento no esté destinado, directa o indirectamente, a mejorar la
posición accionaria de alguno de los accionistas),los accionistas gozan
del derecho preferente para suscribir las acciones en cartera. Cuando
acuerde su emisión la sociedad entrega a los accionistas que correspon-
da certificados de suscripción preferente (art. 99, primer párrafo, de la
L.G.S.).
El ejercicio del derecho de suscripción preferente, en este caso, se realiza
dentro de un plazo máximo de cinco días útiles contados a partir de la
fecha en que la sociedad anuncie la colocación de acciones en cartera
(art. 99, último párrafo, de la L.G.S.).

ILÓ
Lns acctoNss EN LA soctEDAD aNót¡lt.{¿

14. LIMITACIONES Y PROHIBICIONES APLICABTES A LAS ACCIONES

Broseta Pont, en relación a la transmisibilidad de las acciones, enseña que:


<... La incorporación de la condición de accionista a un título valor (acción)
determina la fungibilidacl de la condición cle socio (ésta se transmite con la
acción) y gerler¿r, adenlás, el ct'ccto cle que la propiedad de la acción conllere
a su titular la condición cle socio. Cousecuententente puede afirrnarse que la
transmisibilidad de la acción es un principio eser-rcial a toda sociedad anónitna,
no sólo porque el capital se divide en acciones para conceder a quien ingresa eu
ella er-r incentivo de su transmisibilidad, sino también porque según la estruc-
tura iegal de la socicdad antitrir¡ra son irrelevantes las condiciones personales
de los accionistas (...).

(...) Es extraordinarialllerttc'f recucnte que determinadas personas quieran cor.rsli-


tuir entre sí una sociedad anónima (generalmente pequeña o de entidad media)
en atenciólt a sus cortocimientos técr-ricos, a su nacior-ralidad, a su ideología, a sus
intereses econót¡icos, fanriliares o profesicinales. Interesándoles, en estos casos,
bier-r impedir el ir.rgreso en la sociedad r1c pcrsonas extrañas (...) bien mantener
el equilibrio dei grupo'en que se integran los accionistas o bien asegurar el cor-r-
trol de la sociedad constituida. Para alcanzar estos fines es necesario restringir
la transmisibilidad de las acciones, con el fin de que los accionistas no puedan
transmitirlas libremente, en perjuicio de aqr.rellos intereses.
Por estas razones aparecen las liamadas restricciones a 1a libre transmisibilidad
de las acciones. Estas restricciones pueden ser de tres clases: Reslri c ciones legales,
que son las intpuestas por la ley (...); rcstricciones convencionales, qtre son las que
pactan todos los accior.listas o un gnlpo de ellos fuera de los estatutos, rnediante
un contrato parasociai; restricciones estattúarias, que son las contenidas en los
estatutos de la sociedad', (BROSE'IA PONT 1983: 236).

Alegría anota por su lado que:


tipo de papeles su negociabilidad. No pueden establecerse
<... Es esencial en este
trabas que hagan materialrnente irnposible ejercer el derecho de trar.rsmisión de
las acciones. Lo único admisible es irnponer condiciones de tiempo, personas o
nlodos, siempre que ellas no impidan la transferencia o la hagan onerosamente
irnposible.
No es indisper.rsable que estas cláusulas limitativas de la transferibilidad figuren
en el propio título, ya que la acción es un título causal que se integra con ei
estatuto, formando con él un solo cuerpo contractual) (ALEGRÍA, 1963: 60).

Mascheroni señala al respecto lo siguiente:


<El principio general sentado en esta materia (...) -'la transmisión de las ac-
ciones es libre'- responde a la naturaleza específica de las sociedades de capital,

r29
MnNu¿1, oe DeR¡cHo ColrERclel

en las cuales la condición de socio va anexa a la tenencia o titularidad de las


acciones, cuya circulación como títulos-valores flexibiliza y multiplica el mer-
cado de capitales.
La libre transmisión de la propiedad de las acciones reconoce -como es na-
tural- limitaciones emergentes de las diversas características de los títulos
instrumentales.
(...) No es posible restringir en el estatuto social la transmisibiiidad de las ac-
ciones al portador, por su misma naturaleza innominada y su procedimiento
de enajenación por simple entrega o tradición manual.

(...) El estatuto puede limitar la transmisibilidad de las acciones nominativas o


escriturales, sin que pueda importar la prohibición de su transferencia (...).

Las limitaciones que el estatuto social puede imponer a la libre transmisión


de acciones no deben significar, de manera alguna,la imposibilidad virtual de la
transferencia.
No solamente la ley impide a los socios prohibi¡ por vía estatutaria, Ia trans-
misión de acciones -lo cual sería incompatible con su naturaleza de título apto
para la circulación-, sino que, adelantándose a cualquier tentativa de coartarla
hasta hacerla imposible, prevé la eventual inclusión de cláusulas restrictivas y',
respecto de ellas, establece que no podrán importar la prohibición implícita de
la transferencia> (MASCHERONI, 1993: 82).

Conforme a nuestro ordenamiento jurídico, no está vedada por la ley la trans-


ferencia de acciones o la imposición de gravámenes o afectaciones a las acciones,
aunque sí es posible establecer ciertas limitaciones para tales actos, pero, como
bien lo señala el artículo 101 -primer párrafo- de la Ley General de Sociedades,
las limitaciones a la transferencia, al gravamen o a la afectación de las acciones no
pueden significar la prohibición absoluta de transferir, gravar o afectar.
Las limitaciones a la libre transmisibilidad de las acciones son de observancia
obligatoria para la sociedad cuando estén contempladas en el pacto social, en el
estatuto o se originen en convenios entre accionistas o entre accionistas y terce-
ros, que hayan sido notificados a la sociedad. Las limitaciones se anotarán en la
matrícula de acciones y en el respectivo certificado (art. 101, segundo párrafo, de
la L.G.S.).
Según se desprende del artículo 101 -tercer párrafo- de la Ley General de
Sociedades, resulta válida establecer la prohibición de transferir, gravar o de otra
manera afectar acciones, siempre que;
- Así lo establezca el pacto social.
- Así lo establezca el estatuto.

130
Las accloxrs EN LA SocIEDAD a¡¡ówIl'{a

- Así lo convenga el titular de las acciones correspondientes.


- La prohibición aludida sea de carácter temporal.
Igualmente es válida la prohibición temporal de transferir, gravar o afectar
acciones, adoptada mediante acuerdo de la junta general, en cuyo caso sólo alcanza
a las acciones de quienes han votado a favor del acuerdo, debiendo en el mismo
acto separarse dichas acciones en una o más clases, sin que rijan en este caso los
requisitos de la ley o del estatuto para 1a n-rodificación del estatuto (art. l0l, cuarto
párrafo, de la L.G.S.).
Se desprende de la parte final del artículo 101 de la Ley General de Sociedades
que la prohibición temporal de transferir, gravar o afectar acciones debe tener un
plazo determinado o determinable, el mismo que no podrá exceder de 10 años
prorrogables antes del vencimiento por períodos no mayores. Los términos y con-
diciones de la prohibición temporal deben ser anotados en la matrícula de acciones
y en los certificados, anotaciones en cuenta o en el documento que evidencie la
titularidad de la respectiva acción.
Por otro lado, a no ser que el pacto social, el estatuto de Ia sociedad o el
convenio con terceros establezcan lo contrario, está permitida la transferencia de
acciones cuya titularidad lleve aparejada el cumplimiento de obligaciones para con
la sociedad, otros accionistas o terceros, siempre que cuente, según el caso, con la
aceptación de la sociedad, de los accionistas o terceros a favor de quienes se haya
convenido la obligación adicional. La aceptación aludida no será exigible en el caso
de que el obligado cumpla con garantizar solidariamente su cumplimiento, pero,
claro está, siempre que Ia naturaleza de la obligación de que se trate lo permita.
Ello se infiere del texto del artículo 102 de la Ley General de Sociedades.

15. OPCIÓN PARA SUSCRIBIR ACCIONES

Se desprende del artículo 103 -primer párrafo- de la Ley General de Socie-


dades, que la sociedad anónima se encuentra facultada para conceder a terceros o
a determinados accionistas de la misma la opción de suscribir nuevas acciones en
determinados plazos (que no debe exceder de dos años), términos y condiciones,
siempre y cuando:
Así Io establezca la escritura pública de constitución de la sociedad.
Exista acuerdo en ese sentido adoptado por la junta general de accionistas
con el voto de accionistas que representen la totalidad de las acciones
suscritas con derecho a voto.

131
Ir'leNuer. ou DrRscHo CouEncrRr-

A no ser que los términos de la opción para suscribir nuevas acciones así Io
estáblezcan, el otorgamiento de la retbrida opción no obsta que, durante la vigencia
del derecho de opción aludido,la sociedad anónima acuerde (conforme al art. 103,
in fine, de la L.G.S.):
- Aumentos de capital.
- L,a creación de acciones en cartera.
- La emisión de obligaciones convertibles en acciones.

16. ADQUISICIÓN POR LA SOCIEDAD DE SUS PROPIAS ACCIONES

La sociedad anónima se encuentra facultada para adquirir sus propias acciones


con cargo al capital tan sólo para amortizarlas, siempre que haya acuerdo previo
de reducción del capital adoptado confonne a ley (art. 104, primer párrafo, de la
L.G.S.).
Si la adquisición de las acciones por la sociedad anónima se lleva a cabo por
un monto mayor al valor nonrinal, entonces, la diferencia únicamente se pagará
con cargo a beneficios y reservas libres de la sociedad (art. 104, segundo párra.fo,
de la L.G.S.).

No obstante lo señalado precedentemente, la sociedad anónima cuenta con


la facultad de adquisición de sus propias acciones para amortizarlas sin reducir el
capital y sin reembolso del valor nominal al accionista, para lo cual deberá entregar
a este último a cambio títulos de participación que otorgan derecho de percibir,
por el plazo que se establezca, un porcentaje de las utilidades distribuibles de Ia
sociedad. Los títulos de participación a que se hace refere ncia tienen la caliclad de
nominativos y transferibles (art. 104, tercer párrafo, de la L.G.S.).
En el artículo 104 de la Ley General de Sociedades se establece también que
la sociedad anónima puede adquirir sus propias acciones con cargo a beneficios y
reservas libres en los casos siguicntes:
1. Para amortizarlas sin reducir el capital, en cuyo caso se requiere acuerdo
previo de junta general para incrementar proporcionalmente el valor no-
minal de las demás acciones a fin de que el capital social quede dividido
entre ellas en alícuotas de igual valor.
2. Para amortizarlas sin reducir el capital conforme se indica en el inciso
anterior, pero entregando a cambio títulos de participación que otorgan
el derecho de recibir por tiempo determinado un porcentaje de las utili-
dades distribuibles de la sociedad.

132
Las ,qccror¡ps EN LA socrEDAD R¡¡óNlNr¡

3. Sin necesidad de amortizarlas, cuando la adquisición se l-raga paraevitar


un dairo grave, en cuyo caso deberán venderse en un plaz<-r no mayor de
dos años.
4. Sin necesidad de amortizarlas, previo acuerdo de la junta general para
mantenerlas en cartera por un período máximo de dos años y en un
monto no mayor al díez por ciento del capital suscrito.
El artículo 104 de la Ley General de Sociedades señala, además, que la so-
ciedad puede adquirir sus propias acciones a título gratuito en cuyo caso podrá o
no amortizarlas"
Por otro lado, las acciones que adquiera la sociedad anónima a título oneroso
deben estar totalmente pagadas. La excepción a la referida regla radica en que la
adquisición por la sociedad de sus propias acciones esté dirigida a lograr el evitar
algún daño grave.
La adquisición por la sociedad de sus propias ;rcciones se har¿i a prorrata (en
partes iguales) entre los accionistas que la integran, a no ser que:

A. Las acciones se adquieran por la sociedad anónima para evitar un daño


grave.

B. Las acciones se adquieran por la sociedad anónima a título gratuito.


C. La adquisición de las acciones por la sociedad anónima se haga en rueda
de bolsa.

D. Se acuerde por uuanimidad en junta generiil de accionistas otra forma


de adquisición.
E. Se trate de los casos previstos en los artículos 238 v 239 de la Ley General
de Sociedades. El artículo 238 de dicha ley señala: a) que el estatuto puede
establecer que toda transferencia de acciones o de acciones de cierta clase
quede sometida al consentimiento previo de la sociedad, que lo expresará
mediante acuerdo de junta general adoptado con no menos de la mayoría
absoluta de las acciones suscritas con derecho a voto; b) que la sociedad
debe comunicar por escrito al accionista su denegatoria a la transferencia;
c) que la denegatoria del consentimiento a la transferencia determina
que la sociedad queda obligada a adquirir las acciones en el precio y
condiciones ofertados; y d) que en cualquier caso de transferencia de
acciones y cuando los accionistas no ejerciten su derecho de adquisición
prefbrente,la sociedad podrá adquirir las acciones por acuerdo acioptado
por una mayoría no inferior a la mitad del capital suscrito. Por su parte,
el artículo 239 de la Ley General de Sociedades norma la adquisición

133
MaNuar, ns DeRscHo CoN4¡Rcl¡L

preferente de acciones en caso de enajenación forzosa, señalando: a) que


cuando proceda la enajenación forzosa de las acciones de una sociedad
anónima cerrada, se debe notificar previamente a la sociedad de la res-
pectiva resolución judicial o solicitud de enajenación; y b) que dentro de
los diez días útiles de efectuada la venta forzosa, la sociedad tiene derecho
a subrogarse al adjudicatario de las acciones, por el mismo precio que se
haya pagado por ellas.
Finalmente, cabe indicar que, por disposición de la parte final del artículo
104 de la Ley General de Sociedades, mientras las acciones se encuentren en poder
de la sociedad, quedan en suspenso los derechos correspondientes a las mismas.
Dichas acciones no tendrán efectos para el cómputo de quórums y mayorías y su
valor debe ser reflejado en una cuenta especial del balance.

17. CONTROL INDIRECTO DE ACCIONES


Las acciones que sean de propiedad de una sociedad anónima que esté contro-
lada por la sociedad emisora de tales acciones no conceden a su titular derecho de
voto alguno ni son válidas a efecto del cómputo para formar quórum. Ello se infiere
del texto del artículo 105 de la Ley General de Sociedades, numeral que precisa,
además, que la sociedad controlada es aquella en la que, directa o indirectamente,
la propiedad de más del cincuenta por ciento de acciones con derecho a voto o
el derecho a elegir a la mayoría de los miembros del directorio corresponda a la
sociedad emisora de las acciones.

18. PRESTAMOS CON GARANTÍA DE ACCIONES


Lo relativo a los préstamos con garantía de acciones se encuentra reguJado
en el artículo 106 de la Ley General de Sociedades, nurneral que prohíbe tajante-
mente el otorgamiento por la sociedad de préstarnos o garantías que estén a su vez
garantizadas con sus propias acciones. La referida prohibición rige incluso en la
hipótesis de que el otorgamiento de tales préstamos o garantías tenga por finalidad
la adquisición de acciones por la sociedad. De hacerse caso omiso a la prohibición
aludida precedentemente, entonces, el directorio de la sociedad anónima incurre
en la responsabilidad de ley

19. DERECHOS Y GRAVÁMENES SOBRE ACCIONES


La Ley General de Sociedades regula sobre el tema en el Título II (<Derechos y
gravámenes sobre accionesr) de la Sección Tercera (<Acciones>>) del Libro Segundo
(nSociedad anónima), en los arts. 107 al 110.

134

,/
Les RccroNe s EN LA socrEDAD Rr.¡óNrr',ra

En lo que respecta al usufructo de acciones (el usufructo, dicho sea de paso,


es el derecho real que confiere las facultades de usar y disfrutar temporalmente
de un bien ajeno: art. 999 del C.C.), los artículos 107 y 108 de la Ley General de
Sociedades preceptúan lo siguiente:
- En el usufructo de acciones, salvo pacto en contrario, corresponden al
propietario los derechos de accionista y al usufructuario el derecho a los
dividendos en dinero o en especie acordados por la sociedad durante el
plazo del usufructo (art. 107, primer párrafo, de la L.G.S.).
- Puede pactarse que también correspondan al usufructuario los dividendos
pagados en acciones de propia emisión que toquen al propietario durante
el plazo del usufructo (art. I07, in fine, de la L.G.S.).
- En el usufructo de acciones no pagadas totalmente el propietario es el
obligado al pago de los dividendos pasivos, salvo pacto en contrario (art.
108, primer párrafo, de la L.G.S.).

- Si el propietario no hubiere cumplido con su obligación (de pagar los


dividendos pasivos) dentro del plazo fijado para realizar el pago, el usu-
fructuario podrá hacerlo dentro de los cinco días siguientes sin perjuicio
de repetir contra el propietario (art. 108, último párrafo, de la L.G.S.).
Acerca del usufructo de acciones, Alegría señala que u... el titular de la acción se
reserva su propiedad y cede sólo su uso y goce, es decir, el derecho a los dividendos
y productos del capital, Respecto a los derechos no patrimoniales, unos autores
sostienen que los retiene el propietario porque atañen esencialmente a la calidad
de tal, mientras que otros distinguen según la naturaleza del asunto: el voto sobre
ampliación del objeto social o disolución de la sociedad, e inclusive el derecho
a nuevas suscripciones, corresponden al propietario, mientras que el voto sobre
dividendo y reservas pertenece al usufructuario> (ALEGRÍA, 1963: 62-63).
Alegría, respecto a la prenda de acciones refiere que u... se constituye me-
diante la entrega del título al portador, o anotación en el libro de la sociedad si es
título nominativo o endosable. El acreedor prendario recibe, en principio, todos
los derechos patrimoniales y en especial el dividendo, pero también sobre el capi-
tal en caso de liquidación o venta forzada (...) aunque sólo hasta la concurrencia
de su crédito y accesorios (intereses, gastos, etc.). En general la doctrina niega
que los derechos no patrimoniales o parapolíticos pasen al acreedor prendario>
(ALEGRÍA, t963:63).
En lo que concierne a la prenda de acciones, Aztiria apunta lo siguiente:
<... significa a la vez técnicamente prenda sobre 'cosa mueble' y prenda sobre
,bien
mueble por su carácter representativol A pesar de lo cual la prenda sobre

135
Meruual ¡p D¡nscHo Cor',tnrrcrAr.

títulos-valores y, en particular, sobre acciones de sociedades anónimas, se aparta


de la prenda sobre créditos para regirse fundamentalmente por los principios de
la prenda sobre cosas en razón de que Ia esencia de los títuios-valores ileva a la
aplicación de normas que se ajustan a su naturaleza, tal como (...) ocurre en la
tradición real que representa su entrega; o se produce, por ejemplo, en su ejecución
por medio de corredor (...). Desde el punto de vista de Ia naturaleza jurídica del
objeto de la prenda, el doble aspecto es indudable, pero c, - cuanto a los efectos del
derecho aplicable, la primacía del título de circulación parece igualmente clara
en virtud de sus principios esenciales y de las normas reguladoras de la materia,
tendientes a la protección de esa finalidad de los valores mobiliarios y de la funcion
notable que desempeñan en la economía moderna. Son las consecuencias cle la
función dispositiva de los títulos valores (...) que se concreta en sus dos aspectos
de legitimación y de traslación en virtud de los cuales se equiparan más allá de su
doble naturaleza jurídica, con las 'cosas' muebles que tradicionalrnente han sido
el objeto más corrietlte de la prenda con desplazamiento a los fines de las reglas
legales que hacen a su circulación> (AZTII{IA, 1958: 16-17).
La Ley General de Sociedades regula lo relacíonado a la prencla de acciones
(hoy llarnada Garantía Real lvlobiliaria, que consiste en l¿r afectacion de r-i¡ bien
mueble mediante Lrn acto jurídico, destinada a asegurar el cumplintiento de una
obligación. La misma que puede darse cor.l o sin disp-rosicirjn del bien mueble: art.
3' de la Ley N" 28677) en el artículo 109 de este modo:
- En la prenda de acciones los derechos de ¿rccionista corresponden al
propietario.
- El acreedor prendario está obligado a facilitar el ejercicio de sus dcrect!rls
al accionista. Son de cargo de éste los g¿lstos correspondientes.
- Si el propietario incun-rple la obligación de pagar los dividendos pasii'os,
el acreedor prendario puede cumplir esta obligación, repitiendo contra
el propietario, o proceder a la realización de la prenda, reconociéndose
la preferencia que para el cobro de los dividendos pasivos tiene la socie-
dad.
- Lo establecido en este artículo admite pacto en contrario.
De lo dispuesto en el artículo 109 de la Ley General de Sociedades, es ne-
cesaria la confrontación con lo establecido en la Ley N-' 2s527 (Ley de Garantía
Mobiliaria).
La Ley General de Sociedades, en cuanto a las medidas cautelares sobre ac-
ciones, regula éstas en su artículo 110, clue dispone lo srg,uicnte:

1.36
Les nccroNss EN LA socrEDAD ¡rNó¡llnre

En caso de acciones sujetas a medida cautelar, incluyendo el embargo, el


propietario conserva el ejercicio de los derechos de accionista.
El depositario está obligaclo a f'acilitar al accionista el ejercicio de sus
derechos. Son de cerrgo de éstc los gastos correspondientes.
La medida cautelar sobre acciolles no apareja la retención de los divicien-
dos correspondientes, salvo orclen jucliciai en contrario.
En la ejecución de acciones sr.rjetas a rr-iedicla cauteiar se estará a lo dis-
puesto en el artículo 239 de la Ley General de sociedades. Este úitimo
precepto legal regula la aclquisiciírn prcferente cle acciones en caso de
enajenación forzosa, prescribiendo: a) que cuanclo proceda la enajenación
forzosa de las acciones de una sociedad anónirna cerrada, se debe notificar
previamente a la sociedad de la respectil'a resolución judicial o solicitud
de enajenación; y b) que dentro de los diez días útilcs de efectuad¡r la
venta forzosa, la sociedad tienc clerccho a subrogarse al adjtrclicatario cle
las acciones, por ei rnismo precio que se haya pagacio por ellas.

r37
CapÍruro IV
óncaruos DE LA SocIEDAD aruórutrvlR:
LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS
L. CONCEPTO DE JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

Según Gay de Montellá, la junta o asamblea general de accionistas es u... la


reunión de socios debidamente convocada para tratar de los asuntos sociales, con-
siderada como órgano supremo, y voluntad soberana de la Compañía Anónima,
que rnanifiesta sus decisiones a través de los acuerdos adoptados por mayoría de
votos...> (GAY DE MON'IELLA, 1947, Tomo II 212).
En palabras de Alegría, u... la asantblea general de accionistas es el órgano
esencial, no permanertte, y con facultades de dccisión indelegables, que funciona
en la forma y condiciones previstas por la ley y los estatutos, mediante la reunión
de los accionistas de la sociedad anónima convocados para tratar los asuntos
societarios de su competencia consignados en el orden del día, (ALEGRÍA,
1963: 97).
Acerca de la junta general de accionistas, Garo señala lo siguiente:
uDe las asal.ubleas generales de la sociedad anónima podernos exponer dos
conceptos: uno abstracto y el otro más restringido.

A) Abstracto: Una reunión de accionistas para tratar sin responder a forma-


lidad algr,rna, asuntos que interesan a la sociedad.
B) Restringido: Ulra reunión de accionistas convocada conforme a la leyy a los
estatutos para resolver las cuestiones previstas por los mismos o asuntos
indicados por quien hace formalmente la convocación) (GARO, 1954,
TonTo II: 13).

Para Farina, la asamblea (léase junta general) de la sociedad anónima es la <...


reunión de accionistas, convocada conforme a la ley y a los estatutos por el órgano
facultado a ese efecto, para resolver sobre asuntos de interés social indicados en el
orden del díau (FARINA, 1979,Parte Especial II-B: 163). El mencionado jurista,
respecto de las características del órgano social en estudio, apunta que:

L41
MRNual n¡ DpRecuo Cot'¿rRcrRL

<La asamblea es un órgano no permanenfe, pues ha de reunirse en los casos en


que es convocada. No puede convocarse a sí misma, sino por el directorio; en
su defecto por la sindicatura y excepcionalmente, por el juez (...).

Es un órgano con autonomía limitada pues salvo el caso de las asambleas uná-
nimes, sus resoluciones no pueden salirse de lo fijado en el orden del día. Y
aun dentro del orden del día debe limitarse a la natural competencia frjada por
la le¡ el acto constitutivo y 1os estatutos.

Es un órgano que actúa con efectos enlo interno de la sociedad; no puede actuar
frente a terceros; no puede asumir la representación de la sociedad, pues la
manifestación de la voluntad se exterioriza solamente por medio del directorio,
que representa a Ia sociedad en lo externo.
La asamblea esun órgano esenciel en la sociedad anónima por cuanto las fun-
ciones que son de su competencia no pueden ser delegadas en otros órganos
(salvo casos especiales previstos expresamente); ni puede sustituirse por otro
modo de deliberación de socioso (FARINA, l979,Parte Especial II-B: 164).
La Ley General de Sociedades regula al órgano de la sociedad anónima en
estudio en el Título Primero (<|unta general de accionistasu) de la Sección Cuarta
(uÓrganos de la sociedad>) del Libro Segundo (<Sociedad anónima>), en los arts.
111 al 151.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 11i de la Ley General de


Sociedades:
- Lajunta general de accionistas es el órgano supremo de la sociedad.

- Los accionistas constituidos en junta general debidamente convocada,


y con el quórum correspondiente, deciden por la mayoría que establece
esta ley los asuntos propios de su competencia.

- Todos los accionistas, incluso los disidentes y los que no hubieren par-
ticipado en la reunión, están sometidos a los acuerdos adoptados por la
junta general.

2. ATRIBUCIONES DE tA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS


Son atribuciones de Ia junta general de accionistas (que, debe tenerse pre-
sente, se reúne obligatoriamente cuando menos una vez al año dentro de los tres
meses siguientes a la terminación del ejercicio económico) las que se indican a
continuación:
A. Pronunciarse sobre la gestión social y los resultados económicos del ejer-
cicio anterior expresados en los estados financieros del ejercicio anterior
(art. 114, inc, l, de la L.G.S.).

t42
OncRNos DE LA socrEDao RNóNlr4a: Le ¡unrR GENERAL DE ACcroNrsrAS

B. Resolver sobre la aplicación de las utilidades, si las hubiere (art. 114, inc.
2, dela L.G.S.).
C. Elegir cuando corresponda a los miembros del directorio y fijar su retri-
bución (art. I14, inc. 3, de la L.G.S.).
D. Designar o delegar en el directorio la designación de los auditores exter-
nos, cuando corresponda (art, 114, inc. 4, de la L.G.S.).
E. Resolver sobre los demás asuntos que le sean propios conforme al estatuto
y sobre cualquier otro consignado en la convocatoria (art. 1 14, inc. 5, de
la L.G.S.).
F. Remover a los miembros del directorio y designar a sus reemplazantes
(art. 115, inc. 1, de la L.G.S.).
G. Modificar el estatuto (art. 115, inc. 2, dela L.G.S.).
H. Aumentar el capital social (art. 115, inc. 3, de la L.G.S.).
I. Reducir el capital social (art. 115, inc. 3, de la L.G.S.).

). Emitir obligaciones (art. 115, inc. 4, de la L.G.S.).


K. Acordar la enajenación, en un solo acto, de activos cuyo valor contable
exceda el cincuenta por ciento del capital de la sociedad (art. I 15, inc. 5,
de la L,G.S.).

L. Disponer investigaciones y auditorías especiales (art. 115, inc.6, de la


L.G.S.).
M. Acordar la transformación de la sociedad (art. 115, inc. 7, dela L.G.S.).
N. Acordar la fusión de la sociedad (art. I i5, inc. 7, dela L.G.S.).
Ñ. Acordar la escisión de la sociedad (art. 115, inc. 7, delaL.G.S.).
O. Acordar la reorganización de la sociedad (art. I15, inc. 7, dela L.G.S.).
P. Acordar la disolución de la sociedad (art. 115, inc. 7, dela L.G.S.).
a. Resolver sobre la liquidación de la sociedad (art. l15, inc. 7, de la
L.c.s.).
R. Resolver en los casos en que la ley o el estatuto dispongan su intervención
y en cualquier otro que requiera el interés social (art. 115, inc. 8, de la
L.c.s.).

143
MaNual or DsRnclro CorurRclel

3. LUGAR DE CELEBRACIÓN DE LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

La junta general de accionistas se celebra en el lugar del domicilio social,


salvo que el estatuto pre\¡ea la posibilidad de realizarla en un lugar distinto. Así lcr
establece el artículo 112 de Ia Ley General de Sociedacles.
EIías Laroza, en relación al indicado precepto legal, extr¿re las sigr"rientes
conclusiones:
((- El lugar de ceiebración de la junta debe constar en la convocatoria 1' en
forn.ra inequívoca, para que no pueda existir duda en ningún accionista
en cuanto a su identificaciór'r o ubicación.

- La Ley se refiere siernpre a el lugar de celebración, con lo que no cabe la


menor duda, si pudiese haberla, que se trata de un solo lugar. Sería un
despropósito peilsar en una junta que se realice, al rnisno tietnpo, err rnás
de un lugar. Tan-rpoco procede un cambio dc lugar en caso de rplaz.amiento
de la junta (...). La única excepción a todo ello pueclen ser las juntas espe-
ciales previstas en el artículo 132 de la Lev (L.G.S.).

- Cualqr-rier variación del lugar cie celebración stilo puede darse si está pre-
vista en el estatuto o en el caso de las juntas universales, (ELIAS LAROZA,
1998, Primer Volumen: 244).

4. coNVocAToRrA A |UNTA GENERAL DE ACCTONTSTAS

4.1 Requisitos de la convocatoria a iunta general de accionistas


Lo relativo a los requisitos de la convocatoria a junta general de accionistas
se encuentra normado en el artículo ll6 de la Ley General de Sociedades, que
preceptúa lo siguiente:
El aviso de convocatoria de la jur-rta general obligatorirl anual y de las
demás juntas previstas en el estatuto debe ser publicado con una anti-
cipación no menor de diez días al de la fecha fijada para su celebración.
En los demás casos, salvo aquellos en que la ley o el estatuto fijen plazos
mayores, la anticipación de la publicación será no rlenor de tres días.
El aviso de convocatoria especifica el lugar, día y hora de celebración de
la junta general, así como los asuntos a tratar. Puede constar asimismo
en el aviso el lugar, día y hora en que, si así procediera, se reunirá la junta
general en segunda convocatoria. Dicha segunda reunión debe celebrarse
no menos de tres ni más de diez días después de la primera.

r44
ORceNos DE LA socrEDa¡ e¡¡órur¡ure: Ln Juxra cENERAL DE ACctoNIsrAs

- La junta general no puede tratar asuntos distintos a los señalados en el


aviso de convocatoria, salvo en los casos permitidos por Ia lev.
En lo que concierne a los requisitos de una segunda convocatoria a junta
general de accionistas, Ia Ley General de Sociedades los contempla en su artícultr
118, que señala claramente que si la junta general debidamente convocada no se
celebra en primera convocatoria y no se hubiese previsto en el aviso la fecha pirra
una.segunda convocatoria, ésta debe ser anunciada con los mismos requisitos de
publicidad que la primera, y con la indicación que se trata de segunda corlvocato-
ria, dentro de los diez días siguientes a la fecha de la junta no celebrada ¡ por lo
menos, con tres días de antelación a la fecha de la segunda reunión.

4.2 Convocatoria a junta general a solicitud de accionistas


La convocatoria a junta general de accionistas a solicitud de éstos se halla
normada en el artículo I 17 de la Ley General de Sociedades, según el cual, cuando
uno o más accionistas que representen no menos del veinte por ciento de las accio-
nes suscritas con derecho a voto soliciten notarialmente la celebración de la junta
general, el directorio debe publicar el ar.iso de convocatoria dentro de los quince
días siguientes a la recepción de ia .t,'r itrrr.l it:spectiva, la que deberá indicar Ios
asuntos que los solicitantes propongan triltar.
Lajunta general de accionistas debe ser convocada para celebrarse dentro de
un plazo de quince días de la fecha de la publicación cle la convocatoria (art. 117,
segundo párrafo, de la L.G.S.).
I)e acuerdo a lo normado en el artículo I 17 -tercer p árrafo- de la Ley General
de Sociedades, cuando la solicitud notarial de los accionistas para que convoquen
a junta general fuese denegada o transcurriesen más de quince días de presenta-
da sin efectuarse la convocatoria, el o los accionistas, acreditando que reúnen el
porcci)taje exigido de acciones, podrán solicitar al juez de la sede de la sociedad
anónima que ordene la convocatoria a junta general de accionistas, siguiéndose
pirra ello el trámite del proceso no contencioso, vale decir, el siguiente:
- Presentada la solicitud no contenciosa, elluez, al calificarla, puede declarar
su inadmisibilidad o improcedencia, con arreglo a lo dispuesto por los
artículos 426y 427 del Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca
de la inadmisibilidad e improcedencia de Ia demanda), respectivamente
(arts.752 y 551, primer párrafo, del C.P.C.).
- Si el Juez declara inadmisible Ia solicitud no contenciosa, concederá al
solicitante tres días para que subsane la omisión o defecto, bajo aperci-
bimiento de archivar el expediente, siendo esta resolución inimpugnable
(arts.752 y 551, segundo párrafo, del C.P.C.).

145
MeNuel or D¡R¡cHo Cor4ERcral

Si el fuez declara improcedente la solicitud no contenciosa, ordenará la


devolución de los anexos presentados (arls.752 y 551, último párrafo,
del C.P.C.).
El emplazado con Ia solicitud puede formular contradicción dentro de
cinco días de notificado con la resolución admisoria, anexando los medios
probatorios, los que se actuarán en 1a audiencia de actuación y declaración
judicial (art.753 del C.P.C.).
Admitida la solicitud no contenciosa, el Juez frja fecha para la audiencia
de actuación y declaración judicial, la que debe realizarse dentro de los
quince días siguientes, bajo responsabihdad, salvo lo dispuesto en el
artículo 758 del Código Procesal Civil, numeral este último en el que se
señala que para los casos previstos en el tercer párrafo del artículo 435
del citado cuerpo de leyes (estos son, primero, que el demandado se halle
en el país, y segundo, que el demandado se halle fuera del país o se trate
de persona indeterminada o incierta), Ios plazos son de quince y treinta
días, respectivamente (art.754, primer párrafo, del C.P.C.).
De haber contradicción, el |uez ordenará la actuación de los medios
probatorios que la sustentan. Luego, si se solicita, concederá al oponente
o a su apoderado cinco minutos para que la sustenten oralmente, proce-
diendo a continuación a resolverla. Excepcionalmente, puede reservar
su decisión por un plazo que no excederá de tres días contados desde la
conclusión de la audiencia (art. 754, segundo párrafo, del C.P.C.).
Si no hubiera contradicción, el |uez ordenará actuar los medios proba-
torios anexados a la solicitud (art. 754, penúltimo párrafo, del C.P.C.).
Concluido el trámite, elluez ordenará la entrega de copia certificada de lo
actuado al interesado, manteniéndose el original en el archivo del ]uzgado,
o expedirá la resolución que corresponda, siendo ésta inimpugnable (art.
754, último párrafo, del C.P.C.).
La resolución que resuelve la contradicción es apelable sólo durante la
audiencia. La que la declara fundada es apelable con efecto suspensivo, y
la que la declara infundada, Io es sin efecto suspensivo y con la calidad de
diferida. Si la contradicción hubiera sido resuelta fuera de la audiencia,
es apelable dentro de tercer día de notificada (art.755, primer párrafo,
del C.P.C.).
La resolución que pone fin al proceso es apelable con efecto suspensivo
(arf.755, in fine, del C.P.C.).

146
Óncaxos DE LA socrEDen RNó¡¡rlrR: Le ¡uNra cENERAL DE ACCroNrsrAS

Si el Juez ampara la solicitud no contenciosa de convocatoria a junta


general de accionistas, dispondrá lo siguiente (conforme a Ia parte final
del art. I17 de la L.G.S.):
- Ordenará la convocatoria de la junta general de accionistas.
- Señalará el lugar en que se desarrollará la junta general de accionistas.
- Señalará el día y hora en que deberá acontecer la junta general de accio-
nistas.
- Señalará el objeto a tratar (en otras palabras, la agenda) en la junta general
de accionistas.
- Señalará la persona que presidirá la junta general de accionistas.
- Señalará el notario que dará fe de los acuerdos que se adopten en lajunta
general de accionistas.

4.3 Convocatoria a iunta general de accionistas ordenada iudicialmente

Tal como lo señala el artículo 119 -prirner párrafo- de la Ley General de


Sociedades, que contempla lo relacionado con la convocatoria a junta general de
accionistas ordenada judicialmente, si la junta obligatoria anual o cualquier otra
ordenada por el estatuto no se convoca dentro del plazo y para sus fines, o en ellas
no se trata los asuntos que corresponde, será convocada, a pedido del titular de
una sola acción suscrita con derecho a voto, por el juez del domicilio social, por
el proceso no contencioso, por lo que habrá que seguir las reglas contenidas en el
Título I (<Disposiciones generalesr) de la Sección Sexta (<Procesos no contencio-
soso) del Código Procesal Civil, arts. 750 a|762.
La convocatoria judicial a junta general de accionistas debe reunir, conforme
lo ordena el artículo i19 en su parte final, los requisitos previstos en el artículo
116 de dicho cuerpo de leyes, numeral este último que establece: A. que el aviso de
convocatoria de la junta general obligatoria anual y de las demás juntas previstas
en el estatuto debe ser publicado con una anticipación no menor de diez días al
de la fecha fijada para su celebración; B. que en los demás casos, salvo aquellos en
que la ley o el estatuto fijen plazos mayores, la anticipación de la publicación será
no menor de tres días; c. que el aviso de convocatoria especifica el lugar, día y hora
de celebración de la junta general, así como los asuntos a tratar, pudiendo constar
asimismo en el aviso el lugar, día y hora en que, si así procediera, se reunirá la junta
general en segunda convocatoria; D. que dicha segunda reunión debe celebrarse no
menos de tres ni más de diez días después de la primera; y E. que la junta general
no puede tratar asuntos distintos a los señalados en el aviso de convocatoria, salvo
en los casos permitidos por la ley.

r47
MRuuel or DrRe cso Col'rrRcrRr,

4.4 La iunta universal de accionistas

A criterio de Narváez García, la reunión o junta universal (llamada también


asamblea unánime) <... se lleva a cabo cuando todos los asociados se encuentran
a veces casual o inopinadamente, y por unanimidad deciden constituirse en junta
o asamblea general...> (I{ARVAEZ GARCÍA, 1990: 304).
Según Richard, Escuti y Romero, la asamblea unánime <... implica la re-
unión de los accionistas que representen la totalidad del capital social y que las
decisiones se adopten por unanimidad de las acciones con derecho a voto en la
referida deliberación...) (RICHARD;ESCUTI; yROMERO, 1980: 274).Loscitados
autores añaden que (esta clase de asambleas, llamadas universales o totalitarias,
implican una suerte de modificación de la teoría orgánica y una reasunción de la
función de los accionistas similar a la que cumplieron al convenir en el contrato
constitutivo, la organización de la sociedad> (RICHARD; ESCUTI; y ROMERO,
1980:274).
LaLey General de Sociedades regula Io concerniente a la junta universal de
accionistas en su artículo 120, el cual dispone que, sin perjuicio de lo prescrito
en los artículos precedentes (artículos vistos en los puntos anteriores y referidos
a los requisitos de la convocatoria a junta general -art. I 16 de la L.G.S.-, a la con-
vocatoria a junta general a solicitud de los accionistas -art. 117 de ia L.G.S.-, a los
requisitos de la segunda convocatoria a junta general -art. 118 de la L.G.S.-, y a
la convocatoria a junta general ordenada judicialmente -art. 119 de la L.G.S.-), Ia
junta general de accionistas se entiende convocada yválidamente constituida para
tratar sobre cualquier asunto y tomar los acuerdos correspondientes, siempre que
se encuentren presentes accionistas que representen la totalidad de las acciones
suscritas con derecho a voto y acepten por unanimidad la celebración de la junta
y los asuntos que en ella se proponga tratar.

4.5 Derecho de información de los accionistas

El derecho de información de los accionistas respecto de todo lo concerniente


a la junta general convocada se halla previsto en el artículo 130 de la Ley General
de Sociedades, que dispone lo siguiente:
- Desde el día de la publicación de la convocatoria, los documentos, mo-
ciones y proyectos relacionados con el objeto de la junta general deben
estar a disposición de los accionistas en las oficinas de la sociedad o en
el lugar de celebración de la junta general, durante el horario de oficina
de la sociedad.

148
ORcRNos DE LA socrEDnn awóNli'¡e: Le ¡ururR GENERAL DE ACCtoNrsrAS

- Los accionistas pueden solicitar con anterioridad a la junta generai o


durante el curso de la misma los informes o aclaraciones que estimen
necesarios acerca de los asuntos comprendidos en la convocatoria. El
directorio está obligado a proporcionárselos, salvo en los casos en que
se juzgue que la difusión de los datos solicitados perjudique el interés
social. Esta excepción no procede cuando la solicitud sea formulada por
accionistas presentes en la junta que representen al menos el veinticinco
por ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.

Es de destacar que, por disposición del artículo 131 de la Ley General de


Sociedades, a solicitud de accionistas que representen al menos el veinticinco por
ciento de las acciones suscritas con derecho a voto la junta general se aplazará por
una sola vez> por no menos de tres ni más de cinco días y sin necesidad de nueva
convocatoria, para deliberar y votar los asuntos sobre los que no se consideren
suficientemente informados. Cualquiera que sea el número de reuniones en que
eventualmente se divida una junta, se la considera como una sola, y se levantará
un acta única. En los casos contemplados en el citado numeral es de aplicación
lo dispuesto en el primer párrafo del artículo 124, conforme al cual el quórum se
computa y establece al inicio de la junta, y, una vez comprobado el quórum, el
presidente declara instalada la junta general.

5. DERECHO DE CONCURRENCIA A LA JUNTA GENERAT DE ACCIONISTAS

El derecho de concurrencia a la junta general de accionistas se halla previsto


en el artículo l2r de la Ley General de Sociedades, que preceptúa lo siguiente:

Pueden asistir a la junta general y ejercer sus derechos los titulares de


acciones con derecho a voto que figuren inscritas a su nombre en la ma-
trícula de acciones, con una anticipación no menor de dos días al de la
celebración de la junta general.
Los directores y el gerente general que no sean accionistas pueden asistir
a la junta general con voz pero sin voto.
El estatuto, la propia junta general o el directorio pueden disponer la
asistencia, con voz pero sin voto, de funcionarios, profesionales y técnicos
al servicio de la sociedad o de otras personas que tengan interés en Ia
buena marcha de los asuntos sociales.

t49

)
Matuel re DpRscFro Cor'4sRclnl-

6. REPRESENTACION EN LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

Alegría, respecto de la representación en la junta o asamblea general de ac-


cionistas, hace estas observaciones:
- <(... El accionista puede concurrir por sí, por representante legal, o por
mandatario instituido por cualquier medio (...), y se trata de un mandato
comercial...> (ALEGRÍA, 1963: 103).
- <Los estatutos pueden limitar o regular esa representación, exigiendo
formas especiales (escritura pública) o que sea en favor de determina-
das personas (otros accionistas o debenturistas, según el caso), pero no
pueden estipular condiciones imposibles o prohibir la representación...>
(ALEGRÍA, 1963:103).
- (El mandato no puede ser verbal, ni tampoco irrevocable, puesto que esta
forma supone una enajenación prohibida del voto. No puede otorgarse a
directores ( ) El accionista no puede dividir la totalidad de sus acciones
y conferir varios mandatos parciales, ni intervenir mediante diversos re-
presentantes en el acto> (ALEGRÍA, 1963: 103- 10'l).
- uEl representante legal (...) no necesita acto especial de ratificación o
autorización, sino que actúa directamente, pues se trata de un acto de
administración, para el cual basta que acredite debidamente su calidad
mediante el instrumento respectivo..., (ALEGRÍA, 1963: 10,1).

Según nuestro ordenamiento jurídico, todo accionista con derecho a partici-


par en las juntas generales puede hacerse representar por otra persona. El estatuto
puede limitar esta facultad, reservando la representación a favor de otro accior-rista,
o de un director o gerente (art.122, primer párrafo, de la L.G.S.).
La representación en la junta general de accionistas debe constar por escrito
y con carácter especial para cadajunta general, salvo que se trate de poderes otor-
gados por escritura pública (arf. 122, segundo párrafo, de la L.G.S.).
Los poderes de representación en la junta general deben ser registrados ante
la sociedad con una anticipación no menor de veinticuatro horas a la hora fijada
para la celebración de la junta general (art. 122, tercer párrafo, de la L.G.S.).
La representación ante la junta general es revocable. La asistencia personal
del representado a la junta general producirá la revocación del poder conferido
tratándose del poder especial y dejará en suspenso, para esa ocasión, el otorgado
por escritura pública. Lo dispuesto en este párrafo no será de aplicación en los
casos de poderes irrevocables, pactos expresos u otros casos permitidos por la le;.
(art. 122, in fine, de la L.G.S.).

150
ÓncaNos DE LA socrEDao aNówlln{R: La ¡urura cENERAL DE ACcroNrsrAS

7, PRESIDENCIA Y SECRETARIA DE tA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

Conforme lo ordena el artículo 129 de la Ley General de Sociedades, salvo


disposición diversa del estatuto, la junta general de accionistas será presidida por
el presidente del directorio, debiendo actuar como secretario de dicha junta el
gerente general de la sociedad anónima.
En caso de ausencia o impedimento del presidente del directorio para desem-
peñarse como presidente de la junta general, y del gerente general para actuar como
secretario de la referida junta, tales funciones serán desempeñadas por aquellos
concurrentes que la propia junta general de accionistas designe. Ello se infiere de
la parte final del artículo 129 de la Ley General de Sociedades.

B. Et QUORUM EN LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

8.1 Generalidades sobre el quórum en la junta general de accionistas

Mascheroni señala al respecto que:


<Presupuesto de validez de toda asamblea es Ia presencia de una determinada
proporción de accionistas, tal que signifique una expresión auténtica de Ia
voluntad social.
Ello supone, en principio, la concurrencia de la mayoría -forma de manifestación
de la voluntad en Ios cuerpos u órganos colegiados-, mayoría que, tratándose
de sociedades de capital, no se refiere a la cantidad de socios presentes, en tanto
personas individuales, sino a la cantidad de acciones que los asistentes tengan
en su poder.
Por consiguiente, el quórum de la asambiea en la sociedad anónima se ha
establecido, tradicionalmente, sobre pautas de tenencia de capital y no sobre
cantidad de accionistas concurrentes> (MASCHERONI, 1993: 153).
El quórum <... consiste en el mínimun de personas con derecho a voz y voto
que deben concurrir a la reunión para que el órgano pluripersonal pueda de-
liberar; así como el número de votos que en sentido afrrmativo o negativo ha
de expresarse para que el asunto de que se trata quede aprobado o negado. El
quórum es conditio sine c¡ua nom para la validez de la reunión y de los acuer-
dos que se adopten, y como todo asociado puede hacerse representar en las
reuniones de la junta de socios o en la asamblea de accionistas, para integrar el
quórum se cuentan los titulares de partes de interés o ias cuotas o las acciones
que se encuentran presentes y los representados...> (NARVAEZ GARCÍA,
1990: 308-309).

151
MR¡¡ual rE DsRe cHo Corr.r¡Rclal

De acuerdo a lo normado en el artículo 123 de la Ley General de Sociedades,


antes de la instalación de la junta general, se formula la lista de asistentes expre-
sando el carácter o representación de cada uno y el número de acciones propias o
ajenas con que concurre, agrupándolas por clases si las hubiere. Al final de la lista
se determina el número de acciones representadas y su porcentaje respecto del
total de las mismas con indicación del porcentaje de cada una de sus clases, si las
hubiere. En relación a la referida lista de asistentes a la junta general de accionis-
tas, |ustino Duque apunta que dicha lista u... constituye una manifestación de la
autonomía conceptual del derecho de asistencia frente a los restantes poderes que
se ejercitan por el socio con ocasión de la junta general y que tienen, por lo tanto,
como presupuesto el ejercicio de aquel derecho. En este documento se recoge el
ejercicio del derecho de asistencia, desligado del de cualquier otro poder del ac-
cionista, lo cual, si por un lado acentúa la instrumentalidad de aquel derecho, por
otro lado reafirma su independencia conceptual frente a los otros poderes que se
ejercitan en -o con ocasión de- la junta, no sólo en un plano jurídico-material -en
cuanto que sus presuPuestos, su contenido y las consecuencias de su infracción
son distintas-, sino igualmente en el plano documental, donde (...) se ha regulado
(...) un documento especial adecuado a los hechos que ha de reflejar, (DUeUE,
1962:8). El mencionado tratadista agrega que la lista de asistentes a la junta ge-
neral de accionistas (... es un documento cuya redacción no se excusa en ninguna
clase de juntas, ni siquiera en las juntas a las cuales concurra un único accionista,
bien porque los socios minoritarios no acudan a la convocatoria, bien porque lirs
acciones se hayan concentrado en una sola mano...> (DUQUE, 1962: l0).
Ahora bien, según el artículo 124 -primer párrafo- de la Ley General tie
sociedades, el quórum se computa y establece al inicio de la junta general de ¿c-
cionistas, y, una vez comprobado el quórum, el presidente de la junta general ia
declara instalada.
conforme lo señala el artículo 124 -segundo párrafo- de la Ley General de
Sociedades, en las juntas generales convocadas para tratar asuntos que, conforme
a ley o al estatuto, requieren concurrencias distintas, cuando un accionista así lo
señale exPresamente y deje constancia al momento de formularse la lista de asis-
tentes, sus acciones no serán computadas para establecer el quórum requerido
para tratar alguno o algunos de los asuntos a que se refiere el artículo 126 dela
Ley General de Sociedades, vale decir:
A. La modificación del estatuto.
B. El aumento del capital social.
C. La reducción del capital sociai.

r52
ORcaNos DE LA socrEDRo aNóNrMe: LR ¡uNra cENERAL DE ACCroNrs.fAs

D. La emisión de obligaciones.
tr
t,. La enajenación, en un solo acto, de activos cuyo valor contable exceda ei
cincuenta por ciento del capit::l de la sociedad.
F. La transformación de la sociedad.
G. La firsión de la sociedad.
H. La escisión de la sociedad.
L La reorganización de la sociedad.
I. La disolución de la sociedad.
K. La liquidación de la sociedad.
Las acciones de los accionistas que ingresan a ia junta general después de ins-
talada no se comPutan para establecer el c1uórum, pero respecto de elias se puetle
ejercer el derecho de voto (art.I24, in fine, de Ia L.G.S.).

8.2 Quórum simple en la iunta general de accionistas


El artículo I25 de la Ley General de Sociedades contempla lo relacionado
al quórum simple en la junta general de accionistas, preceptuándo en su primer
párrafo que, salvo lo previsto en el artículo 126 de dicha ley (numeral referldo al
quórum calificado en la junta general de accionistas, y que se verá en el punto si-
guiente), la junta general de accionistas quedará válidamente constituida en primera
convocatoria cuando se encuentre representado, cuando menos, el cincuenta por
ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.
En segunda convocatoria, será suficiente Ia concurrencia de cualquier nirnlero
de acciones suscritas con derecho a voto. Así lo determina el artículo I ZS ¿. la Ley
General de Sociedades en su penúltimo párrafo.
La parte final del artículo I25 de la Ley General de Sociedades precisa que
en todo caso podrá llevarse a cabo la junta general de accionistas, aun cuando las
acciones representadas en ella pertenezcan a un solo titular.

8.3 Quórum calificado en la iunta general de accionistas


Lo relativo al quérum calificado en la juntir general de accionistas se encuentra
normado en el arttcitio 126 de la i,ey General de Sociedades, conforme al cual, cs
necesaria, en primera convocatoria, cuando menos, la concurrencia de dos ter-
cios de las acciones suscritas con derecho a voto para que la junta general adopte

153
MRruunl ¡¡ DrREcrio CoN4ERctal

válidamente acuerdos relacionados con los asuntos mencionados en los incisos 2,


3,4,5y7 del artículo 115 de ia referida le1', es decir, de los siguientes asuntos: a)
la modificación del estatuto; b) el aumento del capital social; c) la reducción del
capital social; d) la emisión de obligaciones; e) la enajenación, en un solo acto, de
activos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento del capital de la socie-
dad; f) la transformación de la sociedad; g) la fusión de la sociedad; h) la escisión
de ia sociedad; i) la reorganización de la sociedad; j) la disolución de la sociedad;
y k) la liquidación de Ia sociedad.
Con arreglo a lo previsto en Ia parte final del artículo 126 de la Ley General
de Sociedades, en segunda convocatoria basta la concurrencia de, al rnenos, tres
quintas partes de las acciones suscritas con derecho a voto.

9. tOS ACUERDOS A ADOPTAR POR LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

9.I Generalidades
Los acuerdos de la junta general de accionistas so¡r <... la coincidencia de la
mayoría legal de voluntades de los socios con capacidad para ello, sobre asuntos
de gestién o administración, propios de la Asamblea, debidamente convocada y
consrituidao (RATO Y RODRÍGUEZ SAN PEDRO, 1949:345).

Julio Otaegui dice del acuerdo o decisión asamblearia de accionistas (entién-


dase junta general) que:
<Las decisiones asamblearias son actos jurídicos (...) propios de una persona
jurídica (...) o sujeto de derecho (...).
Este acto jurídico es un acto unilateral puesto que es imputable a una sola
. parte que es la sociedad, lo que no obsta a que en ciertos casos una decisión
asamblearia sea integrante de un acto jurídico plurilateral, como ocurre v.g.
en la fusión (...).

Es asimismo un acto jurídico colectivo porque requiere la manifestación de


voluntad de una o varias personas, o sea los accionistas. Es además un acto
colectivo colegial porque en el mismo se decide según el principio mayoritario
(...) que es propio de los colegios> (O'IAEGUI, 1990: 23).

Al respecto, Gay de Montellá señala lo siguiente:


<... El acuerdo mayoritario de este órgano (junta general de accionistas), es
agrupación unificada de declaraciones de voluntad de los socios, en relación
con los intereses sociales, y es a la vez acfo colectivo completo, en orden a la
cornpetencia señalada a ia ]unta.

154
ÓucnNos DE LA socrEDno eNóNlr.{a: Ln ¡uNrR GENERAL DE ACCIoNIsTAS

(...) Las deliberaciones y acuerdos mayoritarios de la lunta, valen como una sola
declaración de voiuntad con fr¡erza de obligaa co¡no io demuestra que tales actos
y acuerdos fuerzan las voluntades de los socios ausentes y de los presentes que
disienten del parecer de Ia mayoría, (GAY DE MONTELLA, 1962: 249-250),

Acerca de la naturaleza jurídica de los acuerdos sociales, |uan de Leiva refiere


lo siguiente:
(...) de ia expresión de
"La esencia y propiedades del acuerdo social se nutre
voluntad mayoritaria de los socios, nutrición suficiente para que el órgano so-
cial -constituido por todos éstos- pneda crear un acto jurídico con viabilidad
en derecho y con fuerza absoluta de obligar, siempre y cuando aqueila inicial
expresión de voltu.rtad, se materialice clefir'ritivan-rente cumpliendo el ordena-
miento jurídico preestablecido por las nornras de Ley o de F.statutos.
Es por tanto Ia naturaleza del acuerdo social un acto jurídico cuya plenitud o
total clesarrollo deviene en acuerdo social, y' {5¡s, matriz de donde puede nacer
un negocio jurídico, o firente creadora de nuevos actos o derechos. El efecto pues
del acuerdo social es iniciar un ciclo de relaciones jurídicas de orden complejo
e indeñnido con toda Ia fortaleza 1' protección legal de los negocios jurídicos,
siempre que su estructura jurídica provenga del órgano social de acuerdo siem-
pre coll la norma legal o estatutaria y el principio de ortodoxia adrninistrativa
que ha de ser el tamiz necesario que elimine toda impureza provocativa de
nulidad, anulabilidad, inexistencia, rescindibilidad o revocabilidad, tanto del
acuerdo social mismo, como de los actos que legítimamente pueda generar,
(LEI\/A, 1960:84-85).

9.2 Adopción de acuerdos en la iunta general de accionistas

En cuanto a la adopción de acuerdos en las juntas generales de accionistas,


|orge Núñez hace estas precisiones:
<Para que las asambieas generales de accionistas se consideren válidamente
constituidas, se exige el cumplirniento de ciertas reglas de convocatoria y
quórum previstas en los estatutos y la ley. Cuando estas reglas se respetan las
asambleas se considerau r'álidas o legaimente constituidas, y los accionistas
pueden tomar los acuerdos o decisiones que consideren convenientes a la buena
marcha de la sociedad.
Este poder de decisión de los accionistas no es, sin embargo, tan amplio como
aparentemente aparece. La asarlbiea, es verdad, es ei órgano que traduce la volun-
tad colectiva de los accionistas y en quien radica el poder supremo de decisión;
pero para que sus acuerdos sean válidos es necesario que se respeten también las
reglas de las rnayorías y las facultades determinadas en los estatutos y en la ley.
Si las decisiones se tolran dentro de estos límites, ést¿rs se consideran válidas.

155
Mnl'¡ual ¡¡ DsR¡CFIO COt',trRCleL

En presencia de una asamblea legalmente constituida y de acuerdos tomados


en condiciones regulares, es decir, de acuerdos válidos, éstos son obligatorios
para todos los accionistas..., (NUÑEZ, 1969:53-54).

Sobre etr particular, Eduardo Polo señala que (... la mayoría necesaria para
la adopción de acuerdos sociales por la Junta general de accionistas -ordinaria o
extraordinaria, rtorrnal l ,-ie modific'rción de estatutos, convocada con los requisitos
Iegales o reunrda con caricter dc ulri.,,i:rsal, actuando en pleno o de forma reduci-
da-, es únicanlentr: la :;iruple ftiü)'tlríL.t ii i.,,lfo¡-, es decir la llamada mayoría reíatiya,
'
constituida p or Ia nnt'or' ¡tarte dt vorcs igr.r;,les o coincidentes en un mismo sentido
respecto del tema sometidi,¡ a votacién, cc,rl inclependencia de la proporción que
representen en la totalidad...> (POLO, 1973:'234).
La Ley General de Sociedades, en cuanto a la adopción de acuerdos en la junta
general de accionistas, prescribe en su artículo 127 lo siguiente:
Los acuerdos se adoptan con el voto favorable de ia mayoría absoluta de
las acciones suscritas con derecho a voto representadas en la ]unta"
Cuando se trata de los asuntos mencionados en el artículo 126 de la Ley
General de Sociedades (cuales son lo siguientes: A. la modificación del
estatuto; B. el aumento del capital social; C.la reducción del capital social;
D. la ernisión de obligaciones; E. la enajenación, en un solo acto, de ac-
tivos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento del capital de la
sociedad; F. la transformación de la sociedad; G. la fusión de la sociedad;
H. la escisión de la sociedad; I. la reorganización de la sociedacl; J. 1a diso-
lución de la sociedad; y K. la liquidación de la sociedad), se requiere que
el acuerdo se adopte por un número de acciones que represente, cuando
menos, la rnayoría absoluta cle acciones suscritas con derecho a voto.
El estatuto puede establecer quórum y irayorías superiores a los seña-
lados en este artículo (art. I27 de la I-.G.S.) y en los artículos \25 y 126
de la Ley General de Sociedades, pero nunca inferiores. El artículo 125
de la rel'ericia Ley versa sobre el quórum sirnple en la junta general de
accionistas y establece: A. que, salvo 1o previsto en el artículo 126 de la
Ley General de Sociedades (numeral referido al quórum calificado en
la junta general de accionistas), la junta general de accionistas quedará
válidamente constituida en primera convocatoria cuando se encuentre
representado, cuando menos, el cincuenta por ciento de ias acciones sus-
critas con derecho a voto; B, que en segunda convocatoria, será suÍiciente
la concurrencia de cualquier número de acciones suscritas con derecho
a voto; y C. que en todo caso podrá llevarse a cabo Ia junta general de
accionistas, aun cuando las acciones representadas en ella pertenezcirn a

156
Oncer'¡os DE t.A socrEDeo aNónllra: Ln ,[uN'ra GENERAT. Dfl ACCIoNtsti\s

un solo titular. Por su parte, el artículo 126 de la Ley Generai de Socieda-


des trata acerca del quórum calificado en la junta general de ¿rccionistas,
señalando: A. que es necesaria, en primera convocatoria, cuando Inenos,
la concurrencia de dos tercios de las acciones suscritas con derecho a
voto para que la junta general adopte r'álidamente acuerdos relacion¿idos
con los asuntos mencionados en los incisos 2,3,4,5 y 7 del artículo 115
de la referida le¡ vale decir, de los siguientes asuntos: a) Ia modificación
del estatuto; b) el aumento dei capital sociai; c) la reducción del capital
social; d) la emisión de obligaciones; e) la enajenación, en un solo acto,
de ¿rctivos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento del capital
de la sociedad; f) ia transformación de la sociedad; g) la fusión cle la so-
ciedad; h) la escisión de la sociedad; i) la reorganizacíón de la sociedad;
j) Ia disolución de la sociedad; y k) Ia liquidación de la sociedad; B. que,
en segunda convocatoria, basta la concurrencia de, al menos, tres quintas
partes de las acciones suscritas con derecho a voto.

9.3 Acuerdos de la iunta general de accionistas en cumplimiento de


normas imperativas
Lo concerniente a los acuerdos de la junta general de accionistas adoptados
en cumplimiento dc- nor¡l.)as impcrativas se halla normado en el artículo 128 de
ia Ley General de Sociedades, conforme al cual cuando ia ado¡rción de acuerdos
relacionados con los a*slrntoi 126 de dicha ley (asuntos que son los siguientes: A.
la modificación del estatuto; B. eJ aunlcnto clel capital social; C. ia reducción del
capital social; D. la ,:¡-r'ii.sión cle obligaciones; E. la enajenación, en uu soio acto, de
activos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento del capital de la socie-
dad; F. la transformación de la sociedad; G. la fusión de la sociedad; H. la escisión
de la sociedad; I. la reorganización de la sociedad;J. la disolución de la sociedad;
y K. la liquidación de la sociedad), debe hacerse en cumplimiento de disposición
legal imperativa, no se requiere el quórum ni la mayoría calificada mencionados
en los artículos 126 y I27 de la Ley General de Sociedades (numerales vistos con
anterioridad).

9.4 Acuerdos de iuntas especiales de accionistas


En lo que toca a la junta o asamblea especial de accionistas, l{éctor Alegría y
María Teresa Pintos de Castellanos opinan de este modo:
<La asamblea especial es un medio técnico que posibilita una modificación
de las condiciones de emisión de acciones pertenecientes a una categoría o al

L57
MRNuel rr DpRscHo CoNtsRclal

menos una deliberación válida en tal sentido. Si analizamos su origen, surge col-t
claridad que su incorporación al esquema de las solucior.res legales no halla un
fundamento inmediato en Ia protección de los derechos de 1a clase, sustrayéndola
a la consideración de la asamblea general, sino en el interés de la sociedad de
mociificar una situación contractual que pudiera resultarle perjudicial.
Se erige así la asamblea especial, no como órgano de la sociedad, sino como
medio de expresión de la voluntad del grupo frente a la sociedad'

La tutela de los intereses de la clase está confiada al grupo que decide por
mayoría de votos -ordinaria o extraordinaria- según el sistema normativo que
consideramos.

Si es el grupo el que debe velar por el mantenimiento de los derechos corres-


pondientes a la categoría, una decisión que los desconociera o retluuciara a
ellos, en todo o en parte (v.gr., renuncia a la participación en una reserva,
reducción del porcentaje del dividendo fijo prometido, modificación de
cláusulas de ajuste), podría ser impugnada, a lllenos que se hubiese fundado
el interés social.
(...) Esto supone que la asamblea especial es un órgano de la sociedad, y r-ro el
medio de manifestación de la voluntad del grupo o categoría frente a la sociedad
(...). De ahí que si el trasvasamiento de la facultad de decisión del área indivi-
dual al área del grupo se justifica por cuanto es esta rnayoría la que debe velar
por los intereses del grupo, son estos intereses, por encima del interés social,
los que deben ser respetados> (ALEGRÍA; y PINTOS DE CASTELLANOS'
1977:201-202).

Héctor Alegría y María Teresa Pintos de Castellanos concluyen lo siguiente


acerca de la denominada asamblea o junta especial:
<a) Las asambleas especiales expresan una volut-rtad diferenciada de catego-
ría, donde la mayoría de esta última dispone de los intereses vinculados
a ella, asumiendo así la expresión de su tutela. Esos intereses, de no ser
así, hubieran quedado reservados para el ejercicio individual de los ac-
cionistas.

b) El límite positivo de la competer.rcia de las asambleas especiales reside en


el interés social, representado por la expresión de voluntad mayoritaria
ordenada a facilitar la toma de decisiones aptas para el desarrollo de las
sociedades.

c) En principio, salvo abusos o desviación de poder, las asambleas especiales


deciden los asuntos sometidos con competencia exclusiva, no pudiéndose
imponer las decisiones cuando la asamblea especial no las acepta.
d) La asambiea especial no puede disponer de los derechos individuales de
los accionistas ni resolver sobre derechos adquiridos, que har-r pasado a ser

158
OncaNos DE t.A socrEDao eNóNrr'lR: Le ¡uNrR GENERAL DE ACCIoNTsTAS

indisponibles por los cuerpos deliberativos societarios, para pasar a la esfera


exclusiva de cada accionista> (ALEGRÍA; y PiNTOS DE CASTEI,LANOS,
1977:203).

Las juntas especiales se hallan normadas en el artículo 132 de la Ley Gene-


ral de Sociedades, según el cual, cuando existan diversas clases de acciones, los
acuerdos de la junta general que afecten los derechos particulares de cualquiera de
ellas deben ser aprobados en sesión separada por la junta especial de accionistas
de Ia clase afectada.

En la parte final del artículo 132 de la Ley General de Sociedades se precisa


que Ia junta especial se regirá por las disposiciones de la junta general, en tanto
le sean aplicables, inclusive en cuanto al quórum y la mayoría calificada cuando
se trate de los casos previstos c'n el artículo 126 de la referida ley (cuales son,
reiteramos, los que a continuación se indican: A. la modificación del estatuto; B.
el aumento del capital social; C. la reducción del capital social; D. la emisión de
obligaciones; E. la enajenación, en un solo acto, de activos cuyo valor contable
exceda el cincuenta por ciento del capital de la sociedad; F. la transformación de
la sociedad; G. la fusión de la sociedad; H. la escisión de la sociedad; I. la reor-
ganización de la sociedad; J. la disolución de la sociedad; y K. la liquidación de
la sociedad).

9.5 Suspensión del derecho de voto en la iunta general de accionistas

La suspensión del derecho de voto en la junta general de accionistas se halla


contemplada en el artículo 133 de Ia Ley General de Sociedades, numeral que
preceptúa lo siguiente:
- EI derecho de voto no puede ser ejercido por quien tenga, por cuenta propia
o de tercero, interés en conflicto con el de la sociedad.
- En este caso, las acciones respecto de las cuales no puede ejercitarse el
derecho de voto son computables para establecer el quórum de la junta general e
incomputables para establecer las mayorías en las votaciones.
- El acuerdo adoptado sin observar lo dispuesto en el primer párrafo de este
artículo es impugnable a tenor del artículo 139 de la Ley General de Sociedades
(numeral este último que trata acerca de la impugnación de los acuerdos adoptados
por la junta general de accionistas y que veremos más adelante), y los accionistas
que votaron no obstante dicha prohibición responden solidariamente por los daños
y perjuicios cuando no se hubiera logrado la mayoría sin su voto.

159
MnuuRI" oE DpRpcrio Cot4gRctel

9.6 Impugnación de acuerdos de la iunta general de accionistas

9.6.1 Generalidades
A criterio de S:-rnín llernal, 1¡ a;riór:' rJe inrpugrt:rciEln cle acuerclos <.". se orien-
ta a controvertir la validez y legalidad de ciertas ilecisioi-les scciales, en defensa
del orden público económico y del interés general de una parte, y de ia otra de la
protección (con contenido e implicaciones económicas o sin ellas) de los derechos
de los socios y de terceros, (SANIN BERNAL, l98B: 30-3t).

En cuanto a las posturas que tratan de explicar la naturaleza jurídica de la


impugnación de acuerdos, Espinoza Anta refiere que son las que se indican a
continuación
( 1. Al impugnar los acuerdos de la iunta General, el socio actúa como órgano
de defensa social, para remediar la dehciente actuación de aquélla, o como
órgano de defensa del ordenamiento jurídico de la sociedad, de cuya base
corporativa es un elemento.
2. EI socio irnpugnante se limita a ejercitar un derecho subjetivo, ya que la
motivación subyacente de la impugnación es siempre el interés individual
del socio que e.iercita la acción, cor-r ir.rdependencia de que satisfaga refle-
jan-rentc lls i;:ri"r¿qi's \i,ci¡ii¡':' o cl ,¡rdenanriento jurídrco.

3. Ei orde¡ramiento, al conceder ia acción, trata, no sólo de proteger al sin-


grilar accionista, en sus individuales intereses, considerado como tniuoría,
sil1o tarribién, nrecliatamente, de tutelar en interés púL'rlico.'.> (ESPINOZA
ANTA, 1976:45).
La Ley General de Sociedades reguia la in-rpugnación de acuerdos de la jr:nta
geucrai de acclontstas en ios arts. 139 y ss.
El artículo 139 de la l.ey General de Sociedades, en su primer párrafo, señala
como acuerdos de la junta general de accionistas impugnables los siguientes:
A. Los acuerdos de la junta general de accionistas cuyo contenido sea con-
trario a la Ley General de Sociedades.
B. Los acuerdos de lajunta general de accionistas cuyo contenido se oPonga
al estatuto.
C. Los acuerdos de la junta general de accionistas cuyo contenido se oPonga
al pacto social.
D. Los acuerdos de la junta general de accionistas cuyo contenido lesione,
en beneficio directo o indirecto de uno o varios accionistas, los intereses
de la sociedad.

160
Óncnxos DE LA socrEDRo RNóNII'IR: Le ¡urure cENERAL DE AcctoNISTAs

E. Los acuerdos de la junta general de accionistas que incurran en causal


de anulabilidad prevista en la Ley General de Sociedades.
F. Los acuerdos de la junta general de accionistas que incurran en causal
de anulabilidad prevista en el Código Civil. Al respecto, cabe indicar
que, conforme a lo dispuesto en el artículo 221del Código Civil, el acto
jurídico es anulable:

1. Por incapacidad relativa del agente. Son relativamente incapaces, a tenor


del artículo 44 del Código Civil:
- Los mayores de dieciséis y menores de dieciocho años de edad.
- Los retardados mentales.
- Los que adolecen de deterioro mental que les impide expresar su
libre voluntad.
- Los pródigos.
- Los que incurren en mala gestión.
- Los ebrios habituales.
- Los toxicómanos.
- Los que sufren pena que lleva anexa la interdicción civil (ahora in-
habilitación).
2. Por vicio resultante de error, dolo, violencia o intimidación.
3. Por simulación, cuando el acto real que lo contiene perjudica el derecho
de tercero.

4. Cuando la ley lo declara anulable.


El artículo 139 de la Ley General de Sociedades dispone, además, lo si-
guiente:
No procede la impugnación de los acuerdos de junta general de accionistas
cuando el acuerdo haya sido revocado, o sustituido por otro adoptado
conforme a le¡ al pacto social o al estatuto (art. 139, segundo párrafo,
de la L.G.S.).

El juez mandará tener por concluido el proceso y dispondrá el archivo


de los autos, cualquiera que sea su estado, si la sociedad acredita que
el acuerdo ha sido revocado o sustituido conforme a lo prescrito en el
párrafo precedente (art. 139, tercer párrafo, de la L.G.S.).
En los casos previstos en los dos párrafos anteriores, no se perjudica el
derecho adquirido por el tercero de buena fe (art. 139, último párcafo,
de la L.G.S.).

161
MRruuel DE DERECHo CoI.{rRcrRr,

Acerca de la improcedencia de la impugnación de un acuerdo adoptado por


la junta general de accionistas en caso de revocación o sustitución del referido
acuerdo (hipótesis contemplada en el segundo, tercer y cuarto párrafos, del artí-
culo 139 de la Ley General de Sociedades), Diez-Picazo Giménez y Oliva Santos
señalan lo siguiente: <... Desaparecido el acuerdo impugnado antes de Ia demanda,
la pretensión impugnatoria carece de objeto y, por tanto, no hay acción (...). Esto
significa que el |uez debe continuar el procedimiento hasta el final y dictar una
sentencia absolutoria en cuanto al fondo (...) salvo que las partes se muestren
de acuerdo en la comparecencia previa o antes o después de ésta alcancen ese
acuerdo y Provean consecuentemente a un desenlace procesal distinto (renuncia
del actor, desistimiento aceptado por la demandada, etc.)...> (DIEZ-PICAZO
GIMENEZ; y OLIVA SANTOS, 1990:44I-442).Los citados juristas agregan que
<si se ha producido un determinado acuerdo, que se estima radicalmente nulo
o viciado de anulabilidad, revocarlo, sin más, o revocarlo y sustituirlo por otro
antes de iniciarse un proceso para impugnarlo serían,en principio (...), fenómenos
de falta de acción de impugnación. Si la revocación o la sustitución del acuerdo
social se produjesen estando ya pendiente un proceso circunscrito a la declarqción
de nulidad o a la anulación del acuerdo, el fenómeno sería de desaparición del
objeto de la pretensión o de falta de interés y extinción de la acción (si sólo se
ejercita o afirma la de impugnación)> (DIEZ-PICAZO GIMENEZ; y OLIVA
SANTOS, 1990:442).

9.6.2 Legitimidad para impugnar los acuerdos de la junta general de


accionistas
En relación a la legitimidad para impugnar los acuerdos de la junta general
de accionistas, Garrigues opina que el <... titular de la acción debe ser solamente
el socio que se encuentre en alguna de estas situaciones: o haber asistido a la junta
formulando en ella protesta o votando en contra del acuerdo, o no habiendo podi-
do votar por haber sido ilegítimamente privado del voto; o no haber asistido a la
junta por no haber sido convocado o haberlo sido sin las formalidades legales...o
(GARRIGUES, 1946: 425).
Al respecto, Gómez Orbaneja hace notar que (... el actor no necesita ni alegar
ni probar que el acuerdo es lesivo, ni para él ni (...) para la Sociedad misma. El
acuerdo puede incluso ser beneficioso para quien lo impugna; el supuesto legal de
la acción, y la cuestión de que el proceso trata, no es el perjuicio del impugnante,
sino exclusivamente si el acuerdo contraría la ley o el pacto social. Por la misma
ruz6nparaoponerse a la acción de impugnación,la Sociedad no podrá excepcionar
que el acuerdo es provechoso a los intereses sociales (...) yperjudicial su exclusión,

762
Óncaruos DE rA socIEDeo e¡¡óNtt',ra: La ¡uNra GENERAL DE AccroNrsrAs

(GOMEZ ORBANEJA, 1955: 126-127). El citado autor pone de relieve que ula
calidad de accionista, para estar legitimado para la acción, debe tenerse, tanto en
el momento de la ]unta como en el de la demanda, y durar hasta la conclusión del
pleito para sentencia...> (GÓMEZ ORBANEJA, 1955: 127).
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 140 -primer párrafo- de la
Ley General de Sociedades, la irnpugnación judicial de los acuerdos de la junta
general de accionistas a que hace referencia el primer párrafo del artículo 139 de
la mencionada ley (vale decir: A. los acuerdos cuyo contenido sea contrario a la
Ley General de Sociedades; B. los acuerdos cuyo contenido se oponga al estatuto;
C. los acuerdos cuyo contenido se oponga al pacto social; D. los acuerdos cuyo
contenido lesione, en beneficio directo o indirecto de uno o varios accionistas,
los intereses de la sociedad; E. los acuerdos que incurran en causal de anulabili-
dad prevista en la Ley General de Sociedades; y F. los acuerdos que incurran en
causal de anulabilidad prevista en el Código Civil) puede ser interpuesta por las
siguientes personas:
- Los accionistas que en la junta general hubiesen hecho constar en acta
su oposición al acuerdo materia de impugnación judicial.
- Los accionistas ausentes en lajunta general en la que se adoptó el acuerdo
materia de impugnación judicial.
- Los accionistas que, estando presentes en ia junta general en la que se
adoptó el acuerdo objeto de impugnación judicial, hayan sido ilegítima-
mente privados de emitir su voto.
Es de destacar que, en los casos de acciones sin derecho a voto, la impugnación
judicial del acuerdo adoptado en junta general sólo puede ser interpuesta respecto
de aquellos acuerdos que afecten los derechos especiales de los titulares de dichas
acciones sin derecho a voto. Ello se colige de la parte final del artículo i40 de la
Ley General de Sociedades.
Puntualizamos también que el accionista que impugne judicialmente cualquier
acuerdo de la junta general debe mantener su condición de accionista durante el
proceso, a cuyo efecto se hará la anotación respectiva en la matrícula de acciones
(art. I44, primer párrafo, de la L.G.S.)
La transferencia voluntaria, parcial o total, de las acciones de propiedad del
accionista impugnante del acuerdo extinguirá, respecto de é1, el proceso de im-
pugnación judicial de acuerdos adoptados por la junta general de accionistas (art.
144, in fine, de la L.G.S.).

163
MeNunr. os DsR¡cuo ColrpRcral

9.6.3 Intervención coadyuvante de accionístas

En lo que toca a la intervención coadyuvante de accionistas en la acción de


impugnación de acuerdos adoptados por la junta general de accionistas, Gimeno
Sendra hace estas precisiones:
<.,. El socio que comparece a defender la validez del acuerdo, al ser un intervi-
niente y no una parte principal, no podrá modificar el objeto litigioso delimitado
por la pretensión del actor y la resistencia de la sociedad demandada, ni podrá
por sí mismo producir alguna crisis procesal a través de algún medio anormal
de finalización de la instancia, debiendo limitarse la congruencia de la sentencia
a lo pedido y resistido por las partes principales, aunque, como cualquier inter-
viniente, esté facultado para ejercitar todas las posibilidades y cargas, medios de
ataque, defensa e impugnación que coadyuven al triunfo de la resistencia de la
sociedad demandada. Sin embargo, en su calidad de litisconsorte, y como a él le
afectaron los efectos ulteriores de la sentencia, está legitimado para oponerse a
los actos dispositivos de las partes que puedan ocasionar la finalización anormai
del proceso, suplir mediante sus actos procesales los efectos de la rebeidía o
de una conducta meramente pasiva del demandado, a él se le deben notificar
las resoluciones judiciales y contra ellas podrá ejercitar los medios de impug-
nación, con independencia de la parte principal, debiendo (...) satisfacer las
costas procesales que su sola conducta origine dentro del proceso, (GIMENO
SENDRA, 1981:93-94).
De acuerdo a lo normado en el artículo 141 de laLey General de Sociedades,
los accionistas que hubiesen votado a favor del acuerdo de junta general impug-
nado pueden intervenir a su costa en el proceso a fin de coadl'uvar a la defensa de
la validez del referido acuerdo.
Al respecto, conviene tener presente lo dispuesto en el artículo 97 del Código
Procesal Civil, numeral que versa sobre la intervención coadyuvante en el proceso
civil y que señala lo siguiente:
<Quien tenga con una de las partes una relación jurídica sustancial, a la que
no deban extenderse los efectos de la sentencia que resuelva las pretensiones
controvertidas en el proceso, pero que pueda ser afectada desfavorablemente
si dicha parte es vencida, puede intervenir en el proceso como coadyuvante
de ella.

Esta intervención puede admitirse incluso durante el trámite en segunda ins-


tancia.
El coadyuvante puede realizar los actos procesales que no estén en oposición a
la parte que aluda y no impliquen disposición del derecho discutido>.

t64
ORcRlros DE LA socrrDeo Rl¡óulue: La ¡uNra cENERAL DE AccroNrsrAs

9.6.4 Vías procedimentales para impugnar los acuerdos de la junta


general de accionistas
En principio, cabe indicar que será competente para conocer del proceso de
impugnación de acuerdos de junta general de accionistas el órgano jurisdiccional
del lugar del domicilio de la sociedad, según se desprende del último párrafo del
artículo 143 de la Ley General de Sociedades.
Ahora bien,la vía procedimental correspondiente al proceso de impugnación
de acuerdos de junta general de accionistas es la del proceso abreviado, siempre
y cuando la impugnación no se sustente en defectos de convocatoria o falta de
quórum (art. r43, primer párrafo, de la L.G.s.). El proceso abreviado se tramita
de esta manera:

- Presentada la demanda, los demandados tienen: A. Tres días para in-


terponer tachas u oposiciones a los medios probatorios, contados desde
la notificación de las resoluciones que los tienen por ofrecidos; B. cinco
días para interponer excepciones y defensas previas, contados desde la
notificación de la demanda; C. cinco días para absolver el traslado de las
excepciones o defensas previas planteadas contra la reconvención; y D.
diez días para contestar la demanda y reconvenir (art. 49r -incisos l, 3,
4 y 5- del C.P.C.).

- Por su parte, el demandante tiene: A. Tres días para absolver las tachas
u oposiciones; B. cinco días para interponer excepciones o defensas
previas contra la reconvención; C. cinco días para absolver el traslado
de las excepciones o defensas previas; D. cinco días para ofrecer medios
probatorios si en la contestación se invocan hechos no expuestos en Ia
demanda; yE. diezdías para absolver el traslado de la reconvención (art.
491 -incisos 2, 3, 4, 6 y 7 - delC.P.C.).
- La audiencia de saneamiento procesal y conciliación se realizará dentro
de los quince días de vencido el plazo para contestar la demanda o re-
convenir (art.49l, inciso 8, del C.P.C.).
- En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, inicialmente el
|uez actuará los medios probatorios ofrecidos que considere necesarios
para el saneamiento del proceso, si se hubieran formulado excepciones
o defensas previas; luego procederá a pronunciarse sobre la validez de la
relación procesal, declarando: A. la existencia de una relación jurídica
procesal válida; o B. la nulidad y consiguiente conclusión del proceso
por invalidez insubsanable de la relación, precisando sus defectos; o c. la
concesión de un plazo de cinco días, sin alterar el curso de la audiencia, si

165
MR¡¡Uer ts DSRACHO COt,l¡RCler

los defectos de la relación fuesen subsanables. Subsanados los defectos, el


fuez declarará saneado el proceso por existir una relación
jurídica procesal
válida, de no ser así, lo declarará nulo y consiguientemente concluido
(arts. 493, inciso l, y 465 del C.P.C.)'
- En la audiencia de saneamiento procesal y conciliación, una vez declarada
la existencia de una relación jurídica procesal válida, elluez procederá
a propiciar la conciliación entre las partes, salvo que hubiera concedido
apelación con efecto suspensivo (art,493, inciso 2, del C.P.C.).
- Si la conciliación no se produjera, elluez, con lo expuesto por las par-
tes, procederá a enumerar los Puntos controvertidos y, en especial, los
que van a ser materia de prueba. A continuación decidirá la admisión
de los medios probatorios ofrecidos, si los hubieran. Luego ordenará la
actuación de los medios probatorios ofrecidos referentes a las cuestiones
probatorias, de haberlas. Al final de la audiencia de saneamiento procesal
y conciliación, elJuez comunicará a las partes el día, la hora y el lugar
para la realización de la audiencia de pruebas (arts. 493, inciso 3,y 47I
del C.P.C.).
- La audiencia de pruebas se realizará dentro de los veinte días siguientes
a la realización de la audiencia de saneamiento y conciliación (art. 491,
inciso 9, del C.P.C.).
- Las audiencias especial y complementaria, si fuera el caso, se llevarán a
cabo dentro de los cinco días de realizada la audiencia de pruebas (art.
491, inciso 10, del C.P.C.).
- Se emitirá sentencia dentro de los veinticinco días de terminada la au-
diencia de pruebas o las audiencias especial y complementaria, si éstas
se hubieren realizado (art. 49L, inciso 11, del C.P.C').

- Las partes tienen cinco días para apelar la sentencia, apelación que tendrá
efecto suspensivo (art. 491, inciso 12, del c.P.c.). También tendrá efecto
suspensivo la apelación de las siguientes resoluciones judiciales: la resolu-
ción que declara improcedente la demanda,la que declara la invalidez de
la relación procesal con carácter insubsanable, y la que declara fundada
una excepción o defensa previa (afi' 494 del C.P.C.).
En cambio, la vía procedimental correspondiente al proceso de impugna-
ción de acuerdos de junta general de accionistas será la del proceso sumarísimo,
en los casos en que la impugnación se sustente en defectos de convocatoria o falta
de quórum (art.I43,primer párrafo, de la L.G.S.). El proceso sumarísimo tiene el
trámite que se describe a continuación:

r66
Óncauos DE LA socrEDeo eNóNIrae: L^e ¡urure cENERAL DE AccIoNrsrAS

El ]uez, al calificar la demanda, puede declarar su inadmisibilidad o


improcedencia, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 426 y 427 del
Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca de la inadmisibili-
dad e improcedencia de la demanda), respectivamente (art. 551, primer
párrafo, del C.P.C.).
Si el Juez declara inadmisible la demanda, concederá al demandante tres
días para que subsane la omisión o defecto, bajo apercibimiento de ar-
chivar el expediente. Esta resolución es inimpugnable (art. 551, segundo
párrafo, del C.P.C.).
Si el fuez declara improcedente la demanda, ordenará la devolución de
los anexos presentados (art. 551, último párrafo, del C.P.C.).
Al admitir la demanda, el |uez concederá al demandado cinco días para
que la conteste (art. 554, primer párrafo, del C.P.C.).

Contestada la demanda o transcurrido el plazo para hacerla , elJlezfrjará


fecha para la audiencia de saneamiento, conciliación, pruebas y sentencia,
la que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes de contestada
la demanda o de transcurrido el plazo parahacerla, bajo responsabilidad
(art. 554, segundo párrafo, del C.P.C.).
AI iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones o defensas
previas, el Juez ordenará al demandante que las absuelva, luego de lo
cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art. 555 del
c.P.c.).
Concluida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas previas que se hubieren deducido, si encuentra
infundadas aquéllas, ellu.ez declarará saneado el proceso y propiciará la
conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de apli-
cación lo dispuesto en el artículo 470 del Código Procesal Civil, numeral
este último que trata sobre la audiencia con conciliación (art. 555 del
c.P.c.).
A falta de conciliación, el ]uez, con la intervención de las partes, fijará los
puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de prueba
(art. 555, segundo párrafo, del C.P.C.).
A continuación, rechazará los medios probatorios que considere in-
admisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los referidos a
las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de inmediato
(art. 555, tercer párrafo, del C.P.C.).

167
MaNuRr, nr DEREcHo CoMsRclal

- Actuados los medios probatorios referentes a Ia cuestión de fondo, el


|uez concederá la palabra a los Abogados que así lo soliciten (art. 555,
penúltimo párrafo, del C.P.C.).
- Luego de haber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se señalara en el acápite anterio¡ el Juez expedirá sentencia.
Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no exce-
derá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia (art. 555,
penúltimo y último párrafos, del C.P.C.).
- La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer día de
notificada. También tiene efecto suspensivo la apelación de la resolución
que declara fundada una excepción o defensa previa. Las demás resolu-
ciones sólo son apelables durante la audiencia, sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferidas (art. 556 del C.P.C.).
En cuanto a la impugnación de acuerdos de junta general de accionistas por
defectos de convocatoria o falta de quórum, (que no son sino defectos formales),
Ricardo Nissen refiere que (... sólo el debido cumplimiento de los requisitos for-
males establecidos por el legislador para la regular celebración de asambleas de
accionistas, hace que la resolución adoptada pueda ser adjudicada al órgano de la
sociedad y por ello la total omisión de esos requisitos determina la nulidad absoluta
del acto, pues éste es uno de los casos en que la forma ha sido prevista por razones
de seguridad general..., (NISSEN, 1989: 93-94).
Por su parte, |ulio Otaegui señala sobre el particular lo siguiente:

<La forma del acto colectivo colegial está referida al debido procedimiento co-
legiado, o sea respecto de la asamblea: convocatoria por el órgano competente
(...), publicidad de Ia convocatoria (...), recaudos de iegitin-ración para la asis-
tencia (...), quórum para Ia constitución y funcionamiento de Ia asarnblea (...),
tratamiento del orden del día (...) con información y deliberación (...), votación
y proclamación de los resultados alcanzados según las mayorías necesarias (...),
y confección del acta (...).

El incumplimiento del debido procedimiento colegial, provoca la nulidad del


acto (...) por inobservancia de la forma (...), nulidad que es relativa, ya que el
acto puede ser confirmado por otra asamblea actuante en debida forma (...),
pero que debe ser requerido dentro del plazo de impugr:ación (...), bajo sanción
de caducidad...> (OTAEGUI, 1978: 405).

168
Ónceruos DE LA socrEDao RNóNrlra: La ¡urura cENERAL DE AccroNrsrAs

9.6.5 Acumulación de pretensiones de impugnación de acuerdos de


junta general de accionistas
Lo relativo a la acumulación de pretensiones de impugnación de acuerdos
de la junta general de accionistas se encuentra regulado en el artículo 146 de la
Ley General de Sociedades, conforme al cual todas las acciones que tengan por
objeto la impugnación de un mismo acuerdo de junta general de accionistas se
sustanciarán y decidirán en un mismo proceso.
No puede acumularse a la pretensión de impugnación iniciada por las cau-
sales previstas en el artículo 139 de la Ley General de Sociedades (cuales son las
siguientes: A. acuerdos cuyo contenido sea contrario a la Ley General de Sociedades;
B. acuerdos cuyo contenido se oponga al estatuto; C. acuerdos cuyo contenido se
oponga al pacto social; D. acuerdos cuyo contenido lesione, en beneficio directo
o indirecto de uno o varios accionistas, Ios intereses de la sociedad; E. acuerdos
que incurran en causal de anulabilidad prevista en la Ley General de Sociedades;
y F. acuerdos que incurran en causal de anulabilidad prevista en el Código Civil),
la de indemnización por daños y perjuicios o cualquier otra que deba tramitarse
en vía de proceso de conocimiento, ni se admitirá la reconvención que por este
concepto (indemnización) formule la sociedad, quedando sin embargo a salvo
del derecho de las partes a iniciar procesos separados. Así lo establece el último
párrafo del artículo 146 de la Ley General de Sociedades.
En relación a la acumulación de las pretensiones de impugnación de acuer-
dos de junta general de accionistas debe tenerse en consideración, en lo que sea
pertinente,lo normado en los arts. B3 al gi del Código Procesal Civil, que integran
el Capítulo V (<Acumulación>) del Título II (<Comparecencia al procesor) de la
Sección Segunda (Sujetos del proceso>) del indicado Código adjetivo, numerales
que citamos seguidamente:

<Artículo 83'.- Pluralidad de pretensiones y personas.- En un proceso pue-


den haber más de una pretensión, o más de dos personas. La primera es una
acumulación objetiva y la segunda una acumulación subjetiva.
La acumulación objetiva y la subjetiva pueden ser originarias o sucesivas,
según se propongan en la demanda o después de iniciado el proceso, respec-
tivamente>.

<Artículo 84".- Conexidad.- Hay conexidad cuando se presentan elementos


comunes entre distintas pretensiones o, por lo menos, elementos afines en
ellasu.

<Artículo 85".- Requisitos de la acumulación objetiva.- Se pueden acumular


pretensiones en un proceso siempre que éstas:

t69
MRNuel ¡E DERscHo CoprERcral

1. Sean de competencia del mismo Juez;


2. No sean contrarias entre sí, salvo que sean propuestas en forma subordir-rada
o alternativa; y
3. Sean tramitables en una misma vía procedimental.
Se exceptúan de estos requisitos los casos expresamente establecidos en este
Código>.

<Artículo 86'.- Requisitos de la acumulación subjetiva de pretensiones.-


Esta acumulación es procedente siempre que las pretensiones provengan de
un mismo título, se refieran a un mismo objeto, exista conexidad entre ellas y,
además, se cumplan los requisitos del Artículo 85".
Sepresenta cuando en un proceso se acumulan varias pretensiones de varios
demandantes o contra varios demandadosr.

<Artículo 87'.- Acumulación objetiva originaria.- La acumulación objetiva


originaria puede ser subordinada, alternativa o accesoria. Es subordinada
cuando la pretensión queda sujeta a la eventualidad de que Ia propuesta como
principal sea desestimada; es alternativa cuando el demandado elige cuál de las
pretensiones va a cumplir; y es accesoria cuando habiendo varias pretensiones,
al declararse fundada la principal, se amparan también las demás.
Si el demandado no elige Ia pretensión alternativa a ejecutarse, Io hará el de-
mandante.
Si no sedemandan pretensiones accesorias, sólo pueden acumularse éstas hasta
audiencia de conciliación. Cuando la accesoriedad está expresamente
el día de la
prevista por la ley, se consideran tácitamente integradas a la demanda>.

<Artículo 88'.- Acumulación objetiva sucesiva.- Se presenta en los siguientes


CASOS:

l Cuando el demandante amplía su demanda agregando una o más preten-


siones;
2. Cuando el demandado reconviene; y
3. Cuando de oficio o a petición de parte, se reúnen dos o más procesos en
uno, a fin de que una sola sentencia evite pronunciamientos jurisdiccionales
opuestos>.

<Artículo 89o.- Acumulación subjetiva de pretensiones originaria y sucesi-


va.- La acumulación subjetiva de pretensiones originaria se presenta cuando
Ia demanda es interpuesta por varias personas o es dirigida contra varias
Personas.
La acumulación subjetiva de pretensiones sucesiva se presenta en los siguier-rtes
casos:

170
ÓncaNos DE LA socrEDn¡ eruóNltue: La ¡uNrR GENERAL DE ACCroNrsrAs

l Cuando un tercero legitimado incorpora al proceso otra u otras preten-


siones; o
2. Cuando dos o más pretensiones intentadas en dos o más procesos autó-
nomos, se reúnen en un proceso único.
En este último caso, atendiendo a la conexidad y a la eventual diferencia de
trámite de los procesos acumulados, el Juez puede disponer su desacumulación
en el trámite, reservándose el derecho de expedir una sola sentencia,.

<Artículo 90'.- Requisitos y trámite de la acumulación sucesiva de procesos.-


La acumulación sucesiva de procesos debe pedirse antes que uno de ellos sea
sentenciado. El pedido impide la expedición de sentencia hasta que se resuelva
en definitiva la acumulación.
La acumulación sucesiva de procesos se solicita ante cualquiera de los Jueces,
anexándose copia certificada de la demanda y de su contestación, si la hubiera.
Si el pedido es fundado, se acumularán ante el que realizó el primer emplaza-
miento.
De la solicitud de acumulación se confiere traslado por tres días. Con la contes-
tación o sin ella, el Juez resolverá atendiendo al mérito de los medios probatorios
acompañados al pedido. La decisión es apelable sin efecto suspensivo.
Esta acumulación será declarada de oficio cuando los procesos se tramitan ante
un mismo Juzgador.

<Artículo 91".- Desacumulación.- Cuando el Juez considere que la acumulación


afecte el Principio de Economía Procesai, por razón de tiempo, gasto o esfuerzo
humano, puede separar los procesos, los que deberán seguirse independiente-
mente, ante sus Jueces originales,.

9.6.6 Medidas cautelares en Ia impugnación de acuerdos de la junta


general de accionistas
De la lectura del artículo 145 de la Ley General de Sociedades se puede apreciar
una medida precautoria o cautelar cual es la de no innovar, la misma que no es
sino aquella destinada a conservar, ante la inminencia de un perjuicio irreparable,
la situación de hecho o de derecho presentada al momento de la admisión de la
demanda, en relación a personas y bienes comprendidos en el proceso (art. 687
del C.P,C.). Dicha medida cautelar es susceptible de ser aplicada en el proceso en
que se debate la impugnación de acuerdos emanados de la junta general de accio-
nistas, pues así lo autoriza el artículo 145 de la Ley General de Sociedades, en cuya
parte inicial se señala que el juez, a pedido de accionistas que representen más del
veinte por ciento del capital suscrito, podrá dictar medida cautelar de suspensión
del acuerdo impugnado.

171
M.qi{uaI, rr De R¡cHo CoM¡RcrRr-

El artículo 145 de la Ley General de Sociedades, en su parte final precisa que


el |uez debe disponer que los solicitantes de la medida cautelar -de no innovar- de
suspensión del acuerdo impugnado de junta general de accionistas presten con-
tracautela para resarcir los daños y perjuicios que pueda causar tal suspensión.
Sobre el particular, debe tenerse presente lo dispuesto en el artículo 613 del Código
Procesal Civil, que trata acerca de la contracautela en estos términos:
<La contracautela tiene por objeto asegurar al afectado con una medida cautelar,
el resarcimiento de los daños y perjuicios que pueda causar su ejecución.

La admisión de la contracautela, en cuanto a su naturaleza y monto, será deci-


dida por elJuez, quien podrá aceptar la ofrecida por el solicitante, graduarla,
modificarla o, incluso, cambiarla por la que considere pertinente.
La contracautela puede ser de naturalezareal o personal. Dentro de la segun-
da se incluye la caución juratoria, que será ofrecida en el escrito que contiene
la solicitud de medida cautelar, con legalización de firma ante el Secretario
respectivo.

Cuando se admite la contracautela sometida a plazo, ésta quedará sin efecto


al igual que la medida cautelar, si el peticionante no ia prorroga u ofrece otra
de la misma naturaleza o eficacia, sin necesidad de requerimiento y dentro de
tercer día de vencido el plazor.

En cuanto a la medida cautelar de suspensión del acuerdo emanado de la junta


general de accionistas, Ricardo Nissen opina que (consiste en una medida cautelar
específica prevista por el legislador para impedir la ejecución de las decisiones
asamblearias contrarias a la le¡ al estatuto o reglamento, con lo cual se produciría
la frustración de los derechos de quienes impugnan ese acuerdo, malográndose la
eficacia del fallo a dictar...> (NISSEN, 1989: 164).
Por su parte, Richard, Escuti y Romero apuntan sobre la referida medida
cautelar de suspensión del acuerdo adoptado por la junta general de accionistas
lo siguiente:
<... Como medida cautelar y sin perjuicio de la suspensión del trámite para
la sustanciación de Ia causa (...), el juez puede suspender a petición de parte
la ejecución de la resolución impugnada (...). El carácter de medida cautelar
permite adoptarla sólo contra la prestación de contracautela, cuando no causa
perjuicio Para terceros no vinculados a la litis, y cuando exista verosimilitud
del derecho de conformidad con lo expuesto en la demanda y posibilidad de
daño por la ejecución de Ia resolución impugnada...' (RICHARD; ESCUTI; y
ROMERO, 1980:287).
Además, en Ia impugnación judicial de acuerdos emanados de la junta general
de accionistas resulta también de aplicación la medida cautelar consistente en la

1.72
Oncaruos DE LA socrED¡n aNóNl¡ut¡: La lurure cENERAL DE ACCIoNISTAS

anotación de demanda en los Registros Públicos. Ello se puede inferir del texto del
artículo 147 de la Ley General de Sociedades, que indica en su parte inicial que, a
solicitud de parte, el |uez puede dictar medida cautelar, disponiendo la anotación
de la demanda de impugnación de acuerdo de junta general de accionistas en el
Registro.
El artículo I47 de la Ley General de Sociedades señala en su segundo párrafo
que la suspensión definitiva del acuerdo impugnado se inscribirá cuando quede
firme la resolución que así lo disponga.
Tal como se colige de la parte final del artículo 147 de la Ley General de
Sociedades, a solicitud de la sociedad las anotaciones antes referidas, esto es, las
anotaciones de la demanda de impugnación de acuerdos de junta general y de la
suspensión definitiva del acuerdo de junta general impugnado, se cancelarán de
darse las hipótesis que se consignan a continuación;
A. Cuando la demanda en que se funden las anotaciones aludidas sea des-
estimada por sentencia firme.
B. Cuando el demandante se haya desistido del proceso o de la preten-
sión.
C. Cuando el demandante haya conciliado.
D. Cuando el demandante haya transigido.
E. Cuando se haya producido el abandono del proceso.
En cuanto a la referida medida cautelar de anotación de demanda en los
Registros Públicos, a manera de ilustración procederemos a citar el texto del ar-
tículo 673 del Código Procesal Civil, numeral este último que regula tal medida
precautoria:
uCuando la pretensión discutida en el proceso principal está referida a derechos
inscritos, la medida cautelar puede consistir en la anotación de la demanda en
el registro respectivo. Para su ejecución, el )uez remitirá partes al registrador,
Ios que incluirán copia íntegra de la demanda, de la resolución que la admite
y de Ia cautelar.

El registrador cumplirá la orden por su propio texto, siempre que la medida


resulte compatible con el derecho ya inscrito. La certificación registral de la
inscripción se agrega al expediente.
La anotación de la demanda no impide la transferencia del bien ni las afectacio-
nes posteriores, pero otorga prevalencia a quien ha obtenido esta medida>.

173
Mat.¡uel o¡ D¡R¡cuo CoLrERctel

9.6.7 La sentencia en la impugnación de acuerdos de Ia iunta general


de accionistas

La sentencia que declare fundada la pretensión de impugnación de acuerdo


de junta general de accionistas producirá efectos frente a la sociedad y todos los
accionistas, pero no afectará los derechos adquiridos por terceros de buena fe a
consecuencia del acuerdo impugnado (art. 148, primer párrafo, de la L.G.S.).
La sentencia firme que declare la nulidad de un acuerdo de junta general de
accionistas debe inscribirse en el Registro. Así lo determina el artículo i48 de la
Ley General de Sociedades en su parte final.
Es importante señalar que, conforme se desprende del artículo 149 de Ia
Ley General de Sociedades, cuando la impugnación judicial del acuerdo de junta
general de accionistas se hubiere promovido con mala fe o con notoria falta de
fundamento, el juez impondrá al demandante, en beneficio de la sociedad afectada
por la impugnación, una penalidad de acuerdo con la gravedad del asunto así como
la indemnización por daños y perjuicios que corresponda.
Acerca de los efectos de la sentencia de impugnación de acuerdo de junta
general de accionistas, Garrigues apunta Io siguiente:
<... Si el acuerdo anulado ha recibido ya ejecución creando vínculos jurídicos
frente a tercero, la doctrina que mejor defiende los intereses de la seguridad del
tráfico es aquella que estima que esa nulidad no puede afectar a los derechos
del tercer contratante. La declaración judicial de nulidad producirá efecto
contra tercero en el futuro, dejando pues intactos los derechos adquiridos
por consecuencia de un acuerdo que tenga al menos la apariencia jurídica de
un acuerdo válido, y así pueda ser estimado por toda persona de buena fe (el
principio de la buena fe juega un papel decisivo como en toda la doctrina de la
apariencia jurídica). Varias clases de razones sirven para proteger la posición
del tercero de buena fe.
a) La sentencia constitutiva que declara la nulidad del acuerdo sólo puede
tener efecto entre las partes litigantes y no frente al tercero que no fue parte
en el pleito (limitación subjetiva de la cosa juzgada).

b) El tercero puede invocar a su favor la aparienciajurídica derivada del hecho


de haberse inscrito el acuerdo de la junta general en el Registro mercantil,
cosa que implica una cierta presunción de legalidad formal y material del
acuerdo mismo.

c) EI tercero estará siempre protegido por las normas legales sobre repre-
sentación de la sociedad, que no le obligan a examinar en cada caso las
facultades de los administradores ni Ia legalidad formal o material del
acuerdo de Ia junta que aquéllos llevan a ejecución> (GARRIGUES, 1946:
428-429).

1.74
ORcaNos DE LA socrEDRo a¡¡óNltue: La ¡uNre cENERAL DE ACCToNISTAS

9.6.8 caducidad de la impugnación de acuerdos de la junta general de


accionistas
Con arreglo a lo previsto en el artícul o I42 de la Ley General de Sociedades,
la impugnación judicial de los acuerdos adoptados en la junta general de accionis-
tas a que se refiere el artículo 139 de la indicada ley (es decir, de: A. los acuerdos
cuyo contenido sea contrario a la Ley General de Sociedades; B. los acuerdos cuyo
contenido se oponga al estatuto; C. los acuerdos cuyo contenido se oponga al pacto
social; D. los acuerdos cuyo contenido lesione, en beneficio directo o indirecto de
uno o varios accionistas, los intereses de la sociedad; E. los acuerdos que incurran
en causal de anulabilidad prevista en la Ley General de Sociedades; y F. los acuerdos
que incurran en causal de anulabilidad prevista en el código civil) caduca:
- A los dos meses de la fecha de adopción del acuerdo de junta general, si
el accionista concurrió a dicha junta.
- A los tres meses de la fecha de adopción del acuerdo de junta general, si
el accionista no concurrió a tal junta.
- Tratándose de acuerdos de junta general inscribibles, dentro del mes
siguiente a la inscripción del acuerdo de que se trate.

9.6.9 Nulidod de acuerdos de Ia junta general de accionistas

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 150 -primer párrafo- de la Ley


General de Sociedades, procede acción de nulidad para invalidar los acuerdos de
la junta general de accionistas contrarios a normas imperativas o que incurran en
causales de nulidad previstas en la referida ley o en el código civil.

El artículo 150 de la Ley General de Sociedades, en su segundo párrafo, pre-


cisa que cualquier persona que tenga legítimo interés puede interponer acción de
nulidad contra los acuerdos de la junta general de accionistas contrarios a normas
imperativas o que incurran en causales de nulidad previstas en la referida ley o
en el Código Civil, nulidad cuya vía procedimental en que se tramitará será la del
proceso de conocimiento.
Como se indicara anteriormente, las causales de nulidad de los acuerdos ema-
nados de la junta general de accionistas son las que contempla la Ley General de
Sociedades y el código civil. A manera de ejemplo, diremos que, según se infiere
del artículo 3B de la Ley General de sociedades, adolecen de nulidaá:
A. Los acuerdos societarios adoptados con omisión de las formalidades de
publicidad prescritas.

175
MaNUaL us DERECFIO COt'leRClRL

B. Los acuerdos societarios contrarios a las leyes que interesan al orden


público.
C. Los acuerdos societarios contrarios a las leyes que interesan a las buenas
costumbres.
D. Los acuerdos societarios contrarios a las estipulaciones del pacto so-
cial.
E. Los acuerdos societarios contrarios a las estipulaciones del estatuto.
F. Los acuerdos societarios que lesionen los intereses de la sociedad en
beneficio directo o indirecto de uno o varios socios.
G. Los acuerdos adoptados por la sociedad en conflicto con el pacto social
o el estatuto, así cuenten con la mayoría necesaria, si previamente no se
ha modificado el pacto social o el estatuto con sujeción a las respectivas
normas legales y estatutarias.
En lo que concierne a las causales de nulidad de los acuerdos emanados de
la junta general de accionistas y previstas en el Código Civil, cabe señalar que el
artículo 219 del Código Civil preceptúa que el acto jurídico es nulo:
1. Cuando falta la manifestación de voluntad del agente.
2. Cuando se haya practicado por persona absolutamente incapaz (esto es,
por un menor de dieciséis años; por quien por cualquier causa se encuentre
privado de discernimiento; por un sordomudo, ciegosordo o ciegomudo
que no puede expresar su voluntad de manera indubitable: art. 43 del
C.C.), salvo lo dispuesto en el artículo 1358 del Código Civil (según el
cual los incapaces privados de discernimiento pueden celebrar contratos
relacionados con las necesidades ordinarias de su vida diaria).
3. Cuando su objeto es física o jurídicamente imposible o cuando sea inde-
terminable.
4. Cuando su fin sea ilícito.
5. Cuando adolezca de simulación absoluta.
6. Cuando no revista Ia forma prescrita bajo sanción de nulidad.
7. Cuando la ley lo declara nulo.
8. En el caso del artículo V del Título Preliminar del Código Civil ( según
el cual es nulo el acto jurídico contrario a las leyes que interesan al orden
público o a las buenas costumbres), salvo que la ley establezca sanción
diversa.

176
OnceNos DE LA soclEDeo exó¡¡lt'.te: Le ¡uNre GENERAL DE ACCIONTSTAS

Como se señalara en líneas precedentes,la nulidad de los acuerdos adopta-


dos por la junta general de accionistas y contrarios a normas imperativas o que
incurran en causales de nulidad previstas en la Ley General de Sociedades o en el
código civil, se sustanciará en vía del proceso de conocimiento, cuyo trámite es
como se explica a continuación:
- Presentada la demanda, el demandado tiene cinco días para interpo-
ner tachas u oposiciones a los medios probatorios, contados desde la
notificación de la resolución que los tienen por ofrecidos; en tanto que
el demandante tiene cinco días para absolver tales tachas y oposiciones
(art. 478, incisos I y 2, del C.P.C.).
- Asimismo, el demandado cuenta con diez días para interponer excep-
ciones o defensas previas, contados desde la notificación de la demanda
o de la reconvención; en tanto que el demandante tiene diez días para
absolver el traslado de las excepciones o defensas previas planteadas (art.
478, incisos 3 y 4, del C.P.C.).
- El demandado tiene treinta días para contestar la demanda o reconve-
nir, contados desde la notificación de la demanda (art.47B, inciso 5, del
c.P.c.).
- Las partes cuentan con diez días para ofrecer medios probatorios adi-
cionales en caso de invocarse hechos no expuestos en la demanda o en
la contestación de la demanda (art.478, inciso 6, del C.p.C.).
- Dentro de los diez días siguientes a la contestación de la demanda o en
rebeldía del demandado debe emitirse el auto de saneamiento procesal
(cuando haya una relación jurídica procesal válida). Ello se colige de los
artículos 478, inciso 8,y 465 del Código procesal Civil.
- Una vez saneado el proceso, la audiencia conciliatoria se realiza dentro
de los veinte días posteriores a la emisión del auto de saneamiento (art.
478, inciso 9, del C.P.C.).
- La audiencia de pruebas se desarrolla antes de los 50 días de realizada la
audiencia conciliatoria (art. 478, inciso 10, del C.p.C.).
- Las audiencias especial y complementaria (a la de pruebas) se desarrollan
dentro de los diez días de realizada la audiencia de pruebas (art. 478,
inciso 11, del C.P.C.).
- La sentencia se expide dentro de los 50 días siguientes a la realización de
la audiencia de pruebas (art. 478, inciso 12, del C.p.C.).
- Por último, puede apelarse la sentencia dentro de los 10 días siguientes
a su notificación (art. 478, inciso 13, del C.p.C.).

t77

I
MeNuel or DgnrcHo ColrrRcral

Finalmente, puntualizamos que, conforme lo ordena el último párrafo del


artículo 150 de la Ley General de Sociedades, la acción de nulidad para invalidar
los acuerdos de la junta general de accionistas contrarios a normas imperativas o
que incurren en causales de nulidad previstas en la Ley General de Sociedades o
en el Código Civil, caduca al año de la adopción del acuerdo respectivo.

9.6.70 Otras impugnaciones de acuerdos de junta general de accionistas


El artículo 151 de la Ley General de Sociedades regula el tema tratado en
este punto y establece que el juez no admitirá a trámite, bajo responsabilidad,
acción destinada a impugnar o en cualquier otra forma discutir la validez de los
acuerdos de una junta general o de sus efectos, que no sean las mencionadas en
los artículos 139 y 150 de la Ley General de Sociedades. El artículo I39 de dicha
Ley hace referencia a la impugnación judicial (en vía de proceso sumarísimo o
abreviado, según se trate o no de defectos de convocatoria o falta de quórum: art.
143 de la L.G.S.) de: A.los acuerdos de junta general de accionistas cuyo contenido
sea contrario a la Ley General de Sociedades; B. los acuerdos de junta general de
accionistas cuyo contenido se oponga al estatuto; C. los acuerdos de junta general
de accionistas cuyo contenido se oponga al pacto social; D. los acuerdos de junta
general de accionistas cuyo contenido lesione, en beneficio directo o indirecto
de uno o varios accionistas, los intereses de la sociedad; E. los acuerdos de junta
general de accionistas que incurran en causal de anulabilidad prevista en la Ley
General de Sociedades; y F. los acuerdos de junta general de accionistas que incu-
rran en causal de anulabilidad prevista en el Código Civil. Por su parte, el artículo
i50 de la Ley
General de Sociedades trata -como hemos visto anteriormente- sobre la nu-
lidad de acuerdos de junta general de accionistas contrarios a normas imperativas
o que incurran en causales de nulidad previstas en la Ley General de Sociedades
o en el Código Civil.

10. EL ACTA DE LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS

El acta de la junta general de accionistas es -según Villegas- (... un resumen


de las manifestaciones vertidas durante la deliberación,las propuestas que hubie-
sen existido respecto de los distintos temas, la forma en que fueron votadas esas
propuestas y la transcripción completa de las decisiones aprobadas> (VILLEGAS,
1988:414).
A criterio de Martín-Retortillo, las actas de las juntas generales de accionistas
son (... la expresión de los pareceres de los accionistas expuestos de la deliberación

1.78
ORcRtr¡os DE LA soctEDa¡ eNóNlI,IR: La ¡uxra cENERAL DE ACcIoNISTAS

habida, y de lo que es más trascendental, de la conjunción de voluntades concretadas


en los acuerdos y decisiones que la colectividad adopte, (MARTÍN-RETORTILLO,
1954 Il19). Dicho jurista pone de relieve que el acta de la junta general de accio-
nistas <... viene a ser la materialización de la voluntad de la Sociedad cumplidas
Ias solemnidades y requisitos establecidos en los Estatutos para la validez de tales
acuerdos...>, (MARTÍN-RETORTILL], 1954: 1 I 19).

En cuanto al contenido del acta de la junta general de accionistas, iúascheroni


manifiesta lo siguiente:
<a) Con respecto alas manifestaciones vertidas en el curso del acto, debe figurar
solamente el resumen de las mismas, y no la versión textual.
b) En cuanto alas votaciones, debe constar suforma (procedimiento o meca-
nismo de emisión del voto) y sus resultados en cifras, a cuyo respecto no
hay posibilidad de error.

c) Por último, las decisiones adoptadas por la asamblea sí deben ser transcrip-
tas en su versión completa, esto es, literal" (MASCHERONI, 1993: 184).

En relación a la extensión de las actas de las asambleas o juntas generales,


Soto Álvarez anota que:
<Se asentarán en el libro respectivo, debiendo ser firmadas por el presidente y
por el secretario de Ia asamblea, así como por Ios comisarios que concurran.
Se agregan a las actas los documentos que justifiquen que las convocatorias se
hicieron en Ios términos legales. Si por cualquier circunstancia el acta no puede
asentarse en el libro de actas, se protocolizará ante notario.

(...) Las actas relativas a Ias asambleas extraordinarias, serán protocolizadas ante
notario y se inscribirán en el Registro...> (SOTO ÁLVAREZ, 1994: 16l).

Lo relativo a las formalidades del acta de la junta general de accionistas se halla


normado en el artículo 134 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual:
- La junta general y los acuerdos adoptados en ella constan en acta que
expresa un resumen de lo acontecido en la reunión.
- Las actas pueden asentarse en un libro especialmente abierto a dicho
efecto, en hojas sueltas o en cualquier otra forma que permita la ley.
- Cuando consten en libros o documentos, ellos serán legalizados conforme
a ley.

El artículo 135 de la Ley General de Sociedades versa acerca del contenido,


aprobación y validez de las actas de las juntas generales de accionistas, siendo su
texto como sigue:

1.79
MaNuRr- os DgREcHo ColreRclal

<En el acta de cada junta debe constar el luga¡ fecha y hora en que se realizó;
la indicación de si se celebra en primera, segunda o tercera convocatoria; el
nombre de los accionistas presentes o de quienes los representen; el número y
clase de acciones de las que son titulares; el nombre de quienes actuaron como
presidente y secretario; la indicación de las fechas y los periódicos en que se
publicaron los avisos de la convocatoria; Ia forma y resultado de las votaciones
y los acuerdos adoptados.
Los requisitos anteriormente mencionados que figuren en Ia lista de asistentes
pueden ser obviados si ésta forma parte del acta.
Cualquier accionista concurrente o su representante y las personas con derecho
a asistir a la junta general están facultados para solicitar que quede constancia
en el acta del sentido de sus intervenciones y de los votos que hayan emitido.
El acta, incluido un resumen de las intervenciones referidas en el párrafo an-
terior, será redactada por el secretario dentro de los cinco días siguientes a la
celebración de la junta general.
Cuando el acta es aprobada en la misma junta, ella debe contener constancia de
dicha aprobación y ser firmada, cuando menos, por el presidente, el secretario
y un accionista designado al efecto.
cuando el acta no se aprueba en la misma junta, se designará a no menos de
dos accionistas para que, conjuntamente con el presid.ente y el secretario, la
revisen y aprueben. El acta debe quedar aprobada y firmada dentro de los diez
días siguientes a la celebración de la junta y puesta a disposición de los accio-
nistas concurrentes o sus representantes, quienes podrán dejar constancia de
sus observaciones o desacuerdos mediante carta notarial.

Tratándose de juntas generales universales es obligatoria Ia suscripción del acta


por todos los accionistas concurrentes a ellas, salvo que hayan formado la lista
de asistentes y en ella estuviesen consignados el número de acciones del que son
titulares y los diversos asuntos objeto de la convocatoria. En este caso, basta que
sea firmada por el presidente, el secretario y un accionista designado al efecto y
la lista de asistentes se considera parte integrante e inseparable del acta.
Cualquier accionista concurrente a la junta general tiene derecho a firmar el
acta.

El acta tiene fuerza legal desde su aprobación>.

según lo dispone el artículo 136 de la Ley General de sociedades, que trata


sobre el acta de la junta general de accionistas fuera del libro o de las hojas sueltas,
excepcionalmente, cuando por cualquier circunstancia no se pueda asentar el acta
en la forma establecida en el artículo 134 de la Ley General de Sociedades (precepto
legal este ultimo referido a las formalidades de dicha acta y que fuera visto en líneas
precedentes), ella se extenderá y firmará por todos los accionistas concurrentes en

180
Óncexos DE LA soclEDap euórurun: La ¡urura GENERAL DE ACcToNISTAS

un documento especial, el que se adherirá o transcribirá al libro o a las hojas sueltas


no bien éstos se encuentren disponibles, o en cualquier otra forma que permita
la ley. El documento especial deberá ser entregado al gerente general quien será
responsable de cumplir con lo antes prescrito en el más breve plazo.
En cuanto a la emisión de copias certificadas del acta, el artículo 137 de la
Ley General de Sociedades dispone lo siguiente:
A. Cualquier accionista, aunque no hubiese asistido a la junta general, tiene
derecho de obtener, a su propio costo, copia certificada del acta corres-
pondiente o de la parte específica que señale.
B. El gerente general de la sociedad está obligado a extenderla, bajo su firrna
y responsabilidad, en un plazo no mayor de cinco días contados a partir
de la fecha de recepción de la respectiva solicitud.

C. En caso de incumplimiento, el interesado puede recurrir alltez del do-


micilio por la vía del proceso no contencioso a fin que la sociedad exhiba
el acta respectiva y el secretario del Juzgado expida la copia certificada
correspondiente para su entrega al solicitante. Los costos y costas del
proceso son de cargo de la sociedad. A manera de ilustración diremos
que el trámite del proceso no contencioso en general es el siguiente:
- Presentada la solicitud no contenciosa, elJttez, al calificarla, puede de-
clarar su inadmisibilidad o improcedencia, con arreglo a lo dispuesto
por los artículos 426y 427 del Código Procesal Civil (numerales que
tratan acerca de la inadmisibilidad e improcedencia de la demanda),
respectivamente (arts. 752y 551, primer párrafo, del C.P.C.).
- Si el |uez declara inadmisible la solicitud no contenciosa, concederá
al solicitante tres días para que subsane la omisión o defecto, bajo
apercibimiento de archivar el expediente, siendo esta resolución
inimpugnable (arts. 752y 551, segundo párrafo, del C.P.C.).
- Si elJuez declara improcedente la solicitud no contenciosa, ordena-
rá la devolución de los anexos presentados (arts.752 y 551, último
párrafo, del C.P.C.).
- El emplazado con la solicitud puede formular contradicción dentro
de cinco días de notificado con la resolución admisoria, anexando los
medios probatorios,los que se actuarán en la audiencia de actuación
y declaración judicial (arf.753 del C.P.C.).
- Admitida la solicitud no contenciosa, el lrczfljafecha para la audien-
cia de actuación y declaración judicial, la que debe realizarse dentro

181
MeNIueL or DERrcHo Col'.rsRclel

de los quince días siguientes, bajo responsabilidad, salvo lo dispuesto


en el artículo 758 del Código Procesal Civil, numeral este último en
el que se señala que para los casos previstos en el tercer párrafo del
artículo 435 del citado cuerpo de leyes (estos son, primero, que el
demandado se halle en el país, y segundo, que el demandado se halle
fuera del país o se trate de persona indeterminada o incierta), los
plazos son de quince ytreinta días, respectivamente (art.754,primer
párrafo, del C.P.C.).
De haber contradicción, el |uez ordenará la actuación de los me-
dios probatorios que la sustentan. Luego, si se solicita, concederá
al oponente o a su apoderado cinco minutos para que la sustenten
oralmente, procediendo a continuación a resolverla. Excepcional-
mente, puede reservar su decisión por un plazo que no excederá
de tres días contados desde la conclusión de la audiencia (art.754,
segundo párrafo, del C.P.C.).
Si no hubiera contradicción, el ltez ordenará actuar los medios
probatorios anexados a la solicitud (art. 754, penúltimo párrafo, del
c.P.c.).
concluido el trámite, elluezordenará la entrega de copia certificada
de lo actuado al interesado, manteniéndose el original en el archivo
del |uzgado, o expedirá la resolución que corresponda, siendo ésta
inimpugnable (art. 754, último párrafo, del C.p.C.).
La resolución que resuelve la contradicción es apelable sólo durante
la audiencia. La que la declara fundada es apelable con efecto sus-
pensivo, y la que la declara infundada, lo es sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferida. si la contradicción hubiera sido resuelta
fuera de la audiencia, es apelable dentro de tercer día de notificada
(art.755, primer párrafo, del C.P.C.).
La resolución que pone fin al proceso es apelable con efecto suspen-
sivo (art. 755, in fine, del C.P.C.).

1.82
CaPituro V
óncaruos DE LA socIEDAD RxÓrutua:
EL DIRECTORIO
L. CONCEPTO DE DIRECTORIO

<La administración de Ia sociedad anónima está a cargo del directorio (...),


órgano cuya competencia abarca las (...) funciones de gestión operativa,
gestión empresarial, cogestión societaria y representación, propias de todo
administrador societario, con las obvias particularidades específicas del tipo,
(OTAEGUI, 1979: l8l).
El directorio es el <,.. órgano (...) de la sociedad anónima que en la actividad
regular societaria inviste su representación y administración con sujeción, en prin-
cipio, a las decisiones de la asamblea de la sociedad; toma a su cargo las funciones
de gestión de sus operaciones, y en representación de la sociedad anudan relaciones
jurídico-comerciales que hacen a su objeto societario con terceros, obligándola. Se
caracteriza por ser indispensable, permanente y hallarse su designación, una vez
constituida, en manos de la asamblea..., (ARGERi, 1982: 185).
Según Hundskopf Exebio:
u... El marco de la actuación del Directorio comprende dos áreas:
a) La representación legal colegiada o corporativa;

b) Las facultades de gestión de orden interno que abarcan todas las acciones
de administración para la realización de los fines sociales.

Esta actuación corporativa y colegiada de los Directores, sesionando y tomando


los acuerdos como una unidad orgánica, ciñéndose a las normas imperativas
señaladas por la Ley y recogidas por el Estatuto, es fundamental para la repre-
sentación de la sociedad al extremo que individualmente cada miembro no
llega a ser representante de la sociedad, siendo sus actos aislados, ineficaces
frente a la sociedad y terceros, salvo en los casos que el propio Director haya
recomendado determinados asuntos a uno, o n-rás de sus directores, o que haya
delegando permanentemente en un miembro alguna facultad...> (HUNDSKOPF
EXEBIO, 1991:98-99).

185
Me¡lual DE DERECI{o Co¡'¿eRcrel

Hundskopf Exebio agrega que:


<... El es un órgano de la sociedad, integrado (...) por personas na-
Directorio
turales elegidas en virtud a sus calidades personales, en razón a designaciones
intuitu personae (...).
En conjunto de sus miembros una vez integrado, forman un cuerpo colegia-
do que da vida al Directorio, y cada uno de sus miembros es parte de él en la
medida en que representa a los accionistas que los apoyaron y propusieron en
base a Ia confianza que les merece sus calidades personales, por las cuales los
eligieron. Cada director es, en consecuencia, representante de los accionistas y
en condición de tal integra el cuerpo colegiado que es órgano de la sociedad,
pero el Directorio en pleno, co¡no unidad orgánica es representante de la so-
ciedad anónima> (HUNDSKOPF EXEBIO, I99I 99).

Para Alegría, <... el directorio es el órgano permanente, esencial, y general-


mente colegiado, que tiene a su cargo la administración de la sociedad anónima
con las facultades conferidas por la ley y los estatutos; y que está integrado por
directores elegidos normalmente por 1a asamblea de los accionistas...> (ALEGRÍA,
1963: I i 1). El mencionado jurista agrega que:
<Los caracteres del directorio como órgano societario son los siguientes:

l) es un órgano, es decir, un medio de acción de ia sociedad en un campo


determinado, de modo tal que si bien sus funciones se regulan en gran
parte por las normas del mandato, no existe diferencia de personas entre
el directorio y la sociedad, es decir, que no hay rnandante y rnandatario;

2) es indispensable, ya que la sociedad no puede existir sin directorio, de


modo tal que si en un momento determinado falta, hay que recurrir a los
medios legales y aun a la justicia para lograr cuanto antes el nor¡bramiento
de los directores;

3) es permanente, o sea, dura toda la vida de la sociedad;


4) es integrado por accionistas obligatoriamente;
5) actúa normalmente en colegio, es decir que las decisiones se toman por
deliberación y votación en reunión de sus componentes, salvo en el caso
rarísimo de directorio unipersonal;
6) siempre tiene a su cargo la administración de la sociedad.
Los caracteres de los directores son los siguientes:

l) deben ser accionistas;


2) normalmente los nombra la asamblea y sólo en casos especiales de vacancia
esta facultad es ejercida por otros órganos societarios;

1.86
Ónc¡.Nos DE LA socrEDao ¡NórurvR: El olRncroRlo

3) el nombramiento es revocable ad nutum, o sea que Ia asamblea puede


decidir la cesación del cargo sin expresión de causa;
4) normalmente están remunerados, salvo que los estatutos establezcan la
gratuidad;

5) sus funciones son temporarias (...);

6) son normalmente irrelegibles, salvo que los estatutos prevean lo contra-


rio;
7) susfunciones son indelegables genéricamente, o sea que la delegación sólo
cabe para determinados actos o determinadas funciones;

8) en garantía del buen desempeño del cargo, deben prestar la caución fijada
en los estatutos o por la asamblea;

9) no tienen responsabilidad personal por el ejercicio de su función, siempre


que la realicen dentro de la le¡ los estatutos y reglamentos;

l0) son responsables por el incumplimiento de sus deberes o por un exceso


en el ejercicio de sus funciones> (ALEGRÍA, 1963: ll1-l l2).

De conformidad con lo normado en el artículo 152 de la Ley General de


Sociedades, la administración de la sociedad anónima está a cargo del directorio
y de uno o más gerentes, salvo lo dispuesto en el artículo 247 de dicha le¡ según
el cual, tratándose de la sociedad anónima cerrada: A. en el pacto social o en el
estatuto de la sociedad se podrá establecer que la sociedad no tiene directorio; y
B. cuando se determine la no existencia del directorio todas las funciones estable-
cidas en la Ley General de Sociedades para este órgano societario serán ejercidas
por el gerente general.
La referida Ley General de Sociedades regula lo concerniente al directorio en
el CapítuloII (<Directorio>) del Título Segundo (<Administración de la sociedad>)
de la Sección Cuarta (uÓrganos de la sociedadr) del Libro Segundo (<Sociedad
anónimar), en los arts. 153 al 184.
El artículo 153 de IaLey General de Sociedades contiene la definición legal
del órgano societario en estudio, señalando que el directorio es órgano colegiado
elegido por la junta general. En dicho numeral se precisa que cuando una o más
clases de acciones tengan derecho a elegir un determinado número de directores,
la elección de dichos directores se hará en junta especial.
Puntualizamos que el cargo de director, ya sea titular, suplente o alterno,
debe ejercerse de manera personal, salvo que el estatuto de la sociedad anónima
de que se trate autorice la representación para ejercer dicho cargo. Ello se colige
del artículo 159 de la Ley General de Sociedades.

787

k"r,. ,.,,.'
MaNuer. n¡ DgRncgo Cot'lnnclel

Z. NÚMERO DE DIRECTORES

Alegría señala al respecto que uel número de directores no está iimitado en la


ley. El directorio puede ser unipersonal. Los estatutos deben indicar el número de
directores en forma concreta o bien un mínimo y un máximo dentro de los cuales
la asamblea debe efectuar la designación (...). Cada asamblea puede aumentar o
disminuir el número. Es costumbre integrar el directorio con número impar, a
fin de evitar los empates. También se sueie prever el doble voto del presidente...>
(ALEGRÍA, t963: LlZ).
Lo relativo al número de directores en la sociedad anónima se halla regulado
en el artículo 155 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual:
- El estatuto de la sociedad debe establecer un número fijo o un número
máximo y mínimo de directores.
- Cuando el número de directores sea variable, la junta general de accio-
nistas, antes de la elección del directorio, debe resolver sobre el número
de directores a elegirse para el período correspondiente.
- En ningún caso el número de directores es menor de tres'

3. DIRECTORESSUPLENTESOALTERNOS

Los directores suplentes <... reciben su investidura de la asamblea de accionis-


tas, si el estatuto ha previsto su eventual designación (...). Su vocación al cargo es
latente o potencial, dependiendo tan sólo de la existencia de vacantes. Producidas
éstas su incorporación al directorio es automática, Ilevándose a cabo en el orden
de su elección por la asamblea...) (MASCHERONI, I97B 37).
<... El director suplente llamado a ocupar Ia vacante dejada por ei titular, la
ocupará durante el período que faltare para cumplir el plazo estatutario...>
(MASCHERONI, 1978: 38).
Se denomina director sustituto,y no suplente, a aquel designado (..') cuando
el estatuto no contempla la elección de suplentes por la asamblea de accionistas,
o bien cuando ésta ha omitido elegirlos en su oportunidad..., (MASCHERONI,
1978:37).
<... EI director sustituto cubrirá la vacante hasta Ia asamblea ordinaria más
próxima, la cual deberá elegir al nuevo director titular para el cargo respectivo>
(MASCHERONI, 1978: 38).
En la sociedad anónima el estatuto puede establecer que se elijan directores
suplentes fijando el número de éstos o bien que se elija para cada director titular uno

lBB
Onceruos DE LA socrEDnp exóNtue: EL orRectoRlo

o más alternos. Salvo que el estatuto disponga de manera diferente,los suplentes


o alternos sustituyen al director titular que corresponda, de manera definitiva en
caso de vacancia o en forma transitoria en caso de ausencia o impedimento (art.
156, primer párrafo, de la L.G.S.).

A solicitud de los accionistas que elijan directores titulares por minoría o por
clases de acciones, los suplentes o alternos serán elegidos en igual forma que los
titulares (art. 156, in fine, de la L.G.S.).

4. IMPEDIMENTOS PARA SER DIRECTOR

De acuerdo a lo normado en el artículo 16l de la Ley General de Socieda-


des, numeral que versa sobre los impedimentos para ser director, no pueden ser
directores:
J. Los incapaces.
2. Los quebrados.
3. Los que por razón de su cargo o funciones estén impedidos de ejercer el
comercio.
4, Los funcionarios y servidores públicos que presten servicios en entidades
públicas cuyas funciones estuvieran directamente vinculadas al sector
económico en el que la sociedad desarrolla su actividad empresarial,
salvo que representen la participación del Estado en dichas sociedades.
5. Los que tengan pleito pendiente con la sociedad en calidad de deman-
dantes o estén sujetos a acción social de responsabilidad iniciada por la
sociedad y los que estén impedidos por mandato de una medida cautelar
dictada por la autoridad judicial o arbitral.
6. Los que sean directores, administradores, representantes legales o apo-
derados de sociedades o socios de sociedades de personas que tuvieran
en forma permanente intereses opuestos a los de la sociedad o que per-
sonalmente tengan con ella oposición permanente.
Los directores que estuvieren incursos en cualquiera de los impedimentos se-
ñalados en el artículo l6l de la Ley General de Sociedades (citado precedentemente)
no pueden aceptar el cargo y deben renunciar inmediatamente si sobreviniese el
impedimento. En caso contrario responden por los daños y perjuicios que sufra
la sociedad y serán removidos de inmediato por la junta general de accionistas, a
solicitud de cualquier director o accionista. En tanto se reúna la junta generai, el
directorio puede suspender al director incurso en el impedimento. Así lo establece
el artículo 162 de la Ley General de Sociedades.

189
Mawuel oE Dgnrcr¡o Cot'¿¡RclRL

5. DURACIÓN DEL DIRECTORIO

La duración del directorio se encuentra contemplada en el artículo 163 de la


Ley General de Sociedades, que preceptúa lo siguiente:
- El estatuto señala la duración del directorio por períodos determinados,
no mayores de tres años ni menores de uno.
- Si el estatuto no señala plazo de duración del directorio se entiende que
es por un año.

- El directorio se renueva totalmente al término de su período, incluyendo


a aquellos directores que fueron designados para completar períodos.

- Los directores pueden ser reelegidos, salvo disposición contraria del


estatuto.
- El período del directorio termina al resolver la junta general de accionis-
tas sobre los estados financieros de su último ejercicio y elegir al nuevo
directorio, pero el directorio continúa en funciones, aunque hubiese
concluido su período, mientras no se produzca nueva elección.

6. ETECCIÓN DEt, DIRECTORIO

La elección del directorio de la sociedad anónima es materia de tratamiento


legal en el artículo 164 de la Ley General de Sociedades, numeral que prescribe
lo siguiente:
- Las sociedades están obligadas a constituir su directorio con representa-
ción de la minoría.
- A ese efecto, cada acción da derecho a tantos votos como directores
deban elegirse y cada votante puede acumular sus votos a favor de una
sola persona o distribuirlos entre varias.
- Serán proclamados directores quienes obtengan el mayor número de
votos, siguiendo el orden de éstos.
- Si dos o más personas obtienen igual número de votos y no pueden todas
formar parte del directorio por no permitirlo el número de directores
fijado en el estatuto, se decide por sorteo cuál o cuáles de ellas deben ser
los directores.
- Cuando existan diversas clases de acciones con derecho a elegir un número
determinado de directores se efectúan votaciones separadas en juntas

190
oncRNos DE LA socrEDan e¡¡ó¡¡rMe: Er- olREcronlo

especiales de los accionistas que representen a cada una de esas clases de


acciones pero cada votación se hará con el sistema de participación de la
minoría.
- Salvo que los directores titulares hubiesen sido elegidos conjuntamente
con sus respectivos suplentes o alternos, en los casos señalados en el
párrafo final del artículo 157 delaLey General de Sociedades (según el
cual, si no hubiera directores suplentes y se produjese la vacancia de uno
o más directores, el mismo directorio podrá elegir a los reemplazantes
para completar su número por el período que aún resta al directorio, salvo
disposición diversa del estatuto), se requiere el mismo procedimiento
antes indicado para la elección de éstos.
- El estatuto puede establecer un sistema distinto de elección, siempre que
la representación de la minoría no resulte inferior.
- No es aplicable lo dispuesto en el artículo 164 de Ia Ley General de So-
ciedades cuando los directores son elegidos por unanimidad.

7. PRESIDENCIA DEL DIRECTORIO

<... El directorio es el órgano deliberativo y decisorio en la administración social;


pero, para que cada acto ante terceros no exija la comparecencia de todos sus
componentes, este organismos suele actuar por medio de su presidente, quien,
en consecuencia, ejerce las funciones de representación de representación y
ejecución de las decisiones del directorio> (ALEGRÍA, 1963 122).

A decir de Halperín, las principales funciones del presidente del directorio


son las siguientes:
<l) Representar a Ia sociedad, judicial y extrajudicialmente, sin necesidad de
poder especial, sino sólo con el simple testimonio de los estatutos y del
acta de su nombramiento.

2) Ejecutar las decisiones del directorio, salvo las reservadas a directores u


órganos especiales dentro de la sociedad, como gerente, director general,
consejo de administración, etc.
3) Realizar los actos reservados por eI estatuto o delegados por la asamblea.

4) Convocar al directorio y presidirlo, teniendo él voz y voto, y, en caso de


preverlo el estatuto, voto de decisión en caso de empate.
5) Presidir Ia asamblea, por lo menos hasta que ésta elija su presidente ad hoc,
salvo que los estatutos le reserven exclusivarnente esta función> (HALPE-
RIN; citado por ALEGRf A,1963: 122-123).

t9t
MaNuRr, oe DpRrcuo CoI4sRcmL

Lo relativo a la presidencia del directorio de la sociedad anónima se encuentra


normado en el artículo 165 de la Ley General de Sociedades, numeral que señala
que, salvo disposición contraria del estatuto, el directorio, en su primera sesión,
elige entre sus miembros a un presidente.
Como se observa, son los propios directores los que eligen a la persona que
presidirá el directorio de la sociedad anónima, la misma que debe ser alguno de
los directores, a no ser que tal elección se produzca en la junta general de accio-
nistas, por decisión de éstos y siempre que ello esté expresamente dispuesto en el
estatuto social.

B. CONVOCATORIAALDIRECTORIO

El presidente del directorio, o quien haga sus veces, debe convocar al direc-
torio en los plazos u oportunidades que señale el estatuto y cada vez que lo juzgue
necesario para el interés social, o cuando lo solicite cualquier director o el gerente
general. Si el presidente no efectúa la convocatoria dentro de los diez días siguientes
o en la oportunidad prevista en la solicitud, la convocatoria la hará cualquiera de
los directores (art. 167, primer párcafo, de la L.G.S.).
La convocatoria al directorio se efectúa en la forma que señale el estatuto y,
en su defecto, mediante esquelas con cargo de recepción, y con una anticipación
no menor de tres días a la fecha señalada para Ia reunión. La convocatoria debe
expresar claramente el lugar, día y hora de la reunión y los asuntos a tratar; emPero,
cualquier director puede someter a la consideración del directorio los asuntos que
crea de interés para la sociedad (art. 167, segundo párrafo, de la L.G.S.).
Se puede prescindir de la convocatoria cuando se reúnen todos los directores
y acuerdan por unanimidad sesionar y los asuntos a tratar (art. 167, in fine, de la
L.G.S.).

g. QUÓRUM DE ASISTENCIA At DIRECTORIO

De conformidad con lo dispuesto en el artículo l68 -primer párrafo- de la


Ley General de Sociedades, el quórum del directorio de la sociedad anónima es Ia
mitad más uno de sus miembros. Si el número de directores es impar, el quórum
del directorio es el número entero inmediato superior al de la mitad de aquéI.
Tal como 1o precisa el artículo 168 de la Ley General de Sociedades, en su
parte final, el estatuto puede señalar un quórum mayor en forma general o para
determinados asuntos, pero no es válida la disposición que exija la concurrencia
de todos los directores.

192
Óncnuos DE LA socrEDRr nNóNrrlrR: EL IrREC'Lonro

10. ACUERDOS DEL DIRECTORIO

Maschcroni enseña que:


director único), olrvi¿rnlente, problema alguno en orden
<... No existe (en caso cle
a la formación de la volur-rtad del órgano, identificada con la de su titular.

Tratárrdose de un directorio cornpuesto por dos ntiembros, la adopción dcr


resoluciones reqtrerirá la unanimidad, puesto que el disenso entre ambos di-
rectores provocará ur.ra situación de ernpate forzoso, sin posibilidad de ruptura
del statu quo, salvo que se adjudicara el presidente la facultad de desempatar
con su voto.
Si 1os directores sou tres o más, regirá la nonna común a todo cuerpo colegiado:
las decisiones se adoptarán por mayoría. A1 hablar de mayoría y no agregarse
expresión aclaratoria alguna, debe entenderse mayoría absoluta, o sea consti-
tuida por más de la mitad de los directores presentes en la reunión respectiva,
excepto que el estatuto de Ia sociedad requiera una mayoría superior, posibilidad
que la ley no coarta) (MASCHERONI, i993: 234).

Lo concerniente a los acuerdos del directorio de la sociedad anónima se


encuentra contemplado en el artículo 169 de la Ley General de Sociedades, que
establece lo siguiente:
- Cada director tiene derecho a ut-r voto.
- Los acuerdos del directorio se adoptan por mayoría absoiuta de votos de
los directores participantes.
- El estatuto puede establecer mayorías más altas.
- Si el estatuto no dispone de otra nanera, en caso de empate decide quien
preside la sesión de directorio.
- Las resoluciones tomadas fuera de sesión de directorio, por unanimiclad
de sus miembros, tienen la misma validez que si hubieran sido adoptadas
en sesión siempre que se confirmen por escrito.
- El estatuto puede prever la realización de sesiones no presenciales, a tra-
vés de medios escritos, electrónicos, o de otra naturaleza que permitan
la comunicación y garanticen la autenticidad del acuerdo. Cualqr-rier
director puede oponerse a que se utilice este procedimiento y exigir la
realización de una sesión presencial.

193
Ma¡¡uel ¡e De RgcHo ColrERcrel

11. LAS ACTAS DE LAS SESIONES DEt DIRECTORIO


Mascheroni, acerca de las actas de las sesiones de directorio, refiere lo si-
guiente:
<Deberán labrarse actas de las deliberaciones de los órganos colegiados, como
-salvo en caso de unicato- el directorio de la sociedad anónima.
1o es

(...) Tanto podrá utilizarse un solo libro para las actas de la asamblea y directorio,
como un libro exclusivo para las actas de cada uno de los órganos mencionados,
criterio éste aconsejable y consagrado por la práctica (...).
(...) El acta de directorio deberá ser firmada 'por los asistentes' (...).

(...) El acta de directorio deberá ser confeccionada simultáneamente -es decir,


mientras se desarrolla la reunión- o bien apenas terminada aquélla.
(...J

(...) El acta de directorio debe resumir las manifestaciones hechas en la delibe-


ración, Ias formas de las votaciones y sus resultados) con expresión completa
de las decisiones'.

(...) El acta no debe ser una transcripción literal o textual de las deliberaciones,
sino un resumen de las mismas. Sólo corresponde la versión textual de las
resoluciones adoptadas y ia constancia de las votaciones) (MASCHERONI,
1993 235).
LaLey General de Sociedades, en su artículo 170, norma lo relativo a las
actas de las sesiones del directorio. El citado precepto legal lo reproducimos a
continuación:
<Las deliberaciones y acuerdos del directorio deben ser consignados, por cual-
quier medio, en actas que se recogerán en un libro, en hojas sueitas o en otra
forma que permita la ley y, excepcionalmente, conforme al artículo 136 [de la
¿.G.S., según el cual: A. excepcionalmente, cuando por cualquier circunstancia no
sepueda qsentar el acta en la forma establecida en el artículo 134 de la L.G.S. -es
decir, asentarse en un libro especialmente abierto a dicho efecto, en hojas sueltas o
en cualquier otra forma que permita la ley-, ella se extenderá y frmará por todos los
accionistas concurrentes en un documento especial, el que se adherirá o transcribirá
al libro o a las hojas sueltas no bien éstos se encuentren disponibles, o en cualquier
otra forma que permita la ley; y B. el documento especial deberé ser entregado al
gerente general quien será responsable de cumplir con lo antes prescrito en el més
breve plazol. Las actas deben expresar, si hubiera habido sesión: la fecha, hora y
Iugar de celebración y el nombre de los concurrentes; de no haber habido sesión:
la forma y circunstancias en que se adoptaron el o los acuerdos; y, en todo caso,
los asuntos tratados, las resoluciones adoptadas y el número de votos emitidos,
así como las constancias que quieran dejar los directores.

t94
Oncewos DE LA socrEDeo RNóNrI'{e: El olR¡ctoRIo

Si el estatuto no dispone de manera distinta, las actas serán formadas por


quienes actuaron como presidente y secretario de la sesión o por quienes
fueron expresamente designados para tal efecto. El acta tendrá validez legal y
los acuerdos a que ella se refiere se podrán llevar a efecto desde el momento
en que fue firmada, bajo responsabilidad de quienes la hubiesen suscrito. Las
actas deberán estar firmadas en un plazo máximo de diez días útiles siguientes
a la fecha de la sesión o del acuerdo, según corresponda.

Cualquier director puede firmar el acta si así lo desea y lo manifiesta en la


sesión.
El director que estimare que un acta adolece de inexactitudes u omisiones tiene
el derecho de exigir que se consignen sus observaciones como parte del acta y
de firmar la adición correspondiente.
El director que quiera salvar su responsabilidad por algún acto o acuerdo del
directorio debe pedir que conste en el acta su oposición. Si ella no se consigna
en el acta, solicitará que se adicione al acta, según lo antes indicado.
El plazo para pedir que se consignen Ias observaciones o que se incluya Ia
oposición vence a los veinte días útiles de realizada la sesión>.

12. EIERCTCTO DEL CARGO DE DTRECTOR

Mascheroni indica sobre el particular lo siguiente:


<La complejidad de Ia actual empresa acentúa la importancia del factor per-
sonal de los administradores (...). La figura del tecnócrata como arquetipo del
directivo de empresa explicita y da sustento al carácter eminentemente personal
del cargo de director en la sociedad anónima. Cabe estimar como circunstancia
habitual la elección de los directores en mérito de sus condiciones personales,
con prescindencia de su participación en el capital social.
Tal premisa supone la indelegabilidad del cargo, cuyo ejercicio por interpósita
persona no es compatible con el concepto de inmediación (...).

La aplicación de este principio reconoce los límites naturales impuestos por


la necesidad de preservar el funcionamiento continu o y eficaz del directorio.
De ahí que (...) (se) faculta a los directores para autorizar a cualquiera de sus
colegas para votar en su nombre y representación, en las reuniones del órgano
administrador, siempre c1ue la ausencia del primero no afecte el quórum del
cuerpo> (MASCHERONI, 1993: 225).

En principio, debe tenerse presente que el cargo de director, ya sea titular,


suplente o alterno, es de índole personal, a no ser que el estatuto se pronuncie de
manera expresa acerca de la posibilidad de que dicho cargo sea ejercido mediante
representante (art. 159 de la L.G.S.).

195
Mnruurtt, uit DsR¡cno Corr{tlRCrRl,

Los directores desemperian ei cargo con la diligencia de un ordenaclo comer-


ciante y de un representante leal (art. i71, primer párrafo, de la L.G.S.).
Los directores tienen la obligación de guardar reserva respecto de los negocios
de la sociedad y de la información social a que tengan acceso, aun después de cesar
en sus funciones (art. l7l, in trne, de la L.G.S.).
El directorio tierie las facultades de gestión y representación legal necesarias
para la administración de la sociedad dentro de su objeto, con excepción de los
¿rsuntos clue la ley o el estatuto atribuyan a la junta general (art. 172 de 1a L.G.S.).

De conformidad con lo drspuesto en el artículo 173 -primer párrafo- de la


Ley General de Sociedades, cad¡.r clirector tiene el derecho a ser informaclo por la
gerencia de todo lo relacionado con la marcha de la sociedad. Este derecho ciebe
ser ejercido en el seno del directorio y de manera de no af'ectar la gestión social. L,n
la parte frnal del citado precepto legal se precisa que los directores elegidos por un
grupo o clase de accionistas tienen los mismos deberes para con la sociedad y los
delnás accionistas que los directores restantes y su actuación no puede limitarse a
dcf-ender los intereses de quienes los eligieron.

13. ACTOS CELEBRADOS ENTRE DIRECTORES Y LA SOCIEDAD

Lo relacionado con los actos celebrados entre directores v l¿r socied¿rcl se


encuentra normado, principalmente, en el artículo 179 de la Lc1'Ge.neral de So-
ciedades, cn estos ténlliuos:
<El director sólo puede celebrar con la sociedad contratos que verscn sobre aque-
llas operaciones que rlormalmente realice la sociedad con terceros y sic.rnpre que
se concerten en las condicior-res del mercado. La sociedad sólo puede conceder
créditos o préstamos a los directores u otorgar garantías a su fal,or cuando se
trate de aquellas operaciones que normalmente celebre con terceros.
Los contratos, créditos, préstar.nos o garantías que no reúnan los requisitos del
párrafo anterior podrán ser celebrados u otorgados con el acuerdo previo del
directorio, tomado con el voto de al menos dos tercios de sus mien-rbros.
I-o dispuesto en los párrafos anteriores es aplicable tratándose de directores de
empresas vinculadas y de los cónyuges, descendientes, ascendientes y parientes
dentro del tercer grado de consanguinidad o segundo de afinidad de los direc-
tores de la sociedad y de los directores de empresas vinculadas.
Los directores son solidariamente responsables ante la sociedad y los terceros
acreedores por los contratos, créditos, préstarnos o garantías celebrados u
otorgados con infracción de lo establecido en este artículo>.

196
Onr;nNos DE LA soctEDnu n¡¡rintun: Et, nln¡rctonro

Los directores no pueden (bajo sanción de remocrón c indemnización de


clailos y perjuicios: irrt. lB0, in line, de la l..G.S.) adoptiir acue rcios que no caute len
el intcrés social si;ro sus propios iutercscs o los de terceros leiacionatlos, ni usar
en beneficio propio o de terceros relacion¿rdos ias oportunidades comerci¿rles o de
negocios de que tuvieren conocimiento en rrrzón de su cargo. Asimismo, t.rmpoco
pueden particip¿lr por cuenta propia o de terceros en activicliides que compitan
con la socieciad, sin el consentimiento expreso clc ésta, toclo ello bqo sirnción de
remoción e indemnización de daños,v perjuicros (art. 180, primer v últirno pá-
rrafos, de la L.G.S.).
El director que en cualquier asullto tcnga interés eu corltrario al cle 1¿r socied¿rd
dcbe manifestarlo y abstenerse cie partrcipar (bajo sanción cle remoción e inciem-
nización de claños yperjuicios: art. 180, in fine, cic la L.G.S.) en la deliberación y
resolución concenliente a dicho asunto (art. 180, segundo párriifb, de la L.G.S.).

14. DETEGACIÓN EN EL DIRECTORIO

El directorio se encuentra facultado para designar a uno o ntás directores parlr


resolver o ciccutar determinacios actos. 1b1 dclegación pu.:ric h¿rcerse (a tenor clel
arf.174, prinrcr piirrafo, de la L.G.S.):
- Para que actiren los directores nombrados de ntanera individual.
- Para que actúen los directores nombracios como contité.
La deiegacion Lrcrmanente de ¿lsuna facultad del directorio 1'la ciesignación de
los directores que ha1'an de ejercerla, requiere del voto far.orablc de las dos terceras
partes de los rniembros del directorio 1'de su inscripción en el Ii.egistro (bastando
para tal incripción la copia certificada de la parte pertinente clel acta). Así lo esta-
blece el artícuio i74 -segundo párrafo- de la Ley General de Sociedades.
Es de destacar qlre está terminantemente prohibido (art.774, in fine, de la
L.G.S.) que sea materia de delegación (a no ser que irsí lo autorice la junta generarl
de accionistas):
I-a rendición de cuentas del directorio.

La presentación de estados financieros a la junta general de accionistas.


Las facultades que la junta generai de acciot-ristas concede al directorio.

197
Me¡¡u^er, ps DsREcFro ConpRcral

15. OBTIGACIÓN DE INFORMAR DEt DIRECTORIO

En cuanto a la obligación de informar que recae sobre el directorio, el artículo


175 de la Ley General de Sociedades dispone que el directorio debe proporcionar
a los accionistas y al público las informaciones suficientes, fidedignas y oportunas
que la ley determine respecto de la situación legal, económica y financiera de la
sociedad.
Por otro lado, el artículo 176 de la Ley General de Sociedades, en su primer
párrafo, prescribe que si al formular los estados financieros correspondientes al
ejercicio o a un período menor se aprecia la pérdida de la mitad o más del capital,
o si debiera presumirse la pérdida, el directorio debe convocar de inmediato a la
junta general de accionistas para informarla de la situación.
Si el activo de la sociedad no fuese suficiente para satisfacer los pasivos, o si
tal insuficiencia debiera presumirse, el directorio debe convocar de inmediato a la
junta general de accionistas para informar de la situación, y dentro de los quince
días siguientes a la fecha de la convocatoria de la junta general, debe llamar a los
acreedores y solicitar, si fuera el caso, la declaración de insolvencia de la sociedad
(art. 176, in fine, de la L.G.S.).

16. RETRIBUCIÓN DEL CARGO DE DIRECTOR

Tal como lo ordena el artículo 166 -primer párrafo- de la Ley General de


Sociedades, el cargo de director es retribuido. Si el estatuto no prevé el monto de
la retribución, corresponde determinar dicho monto a la junta general de accio-
nistas.
Es de resaltar que la participación de utilidades para el directorio sólo puede
ser detraída de las utilidades líquidas y, en su caso, después de la detracción de la
reserva legal correspondiente al ejercicio (art. 166, parte final, de la L.G.S.).

17. RESPONSABIIIDAD DEL DIRECTORIO


Acerca de la responsabilidad del directorio, Hundskopf Exebio señala lo
siguiente:
- (... Definiendo la naturaleza jurídica de Ia responsabilidad del Directorio
y de los directores por el incumplimiento de sus obligaciones, podríamos
sostener que ésta es asemejable a la responsabilidad contractual del derecho
civil, toda vez que los directores ejercen un mandato con representación
que sólo puede ser entendido adecuadamente dentro de las relaciones

198
ORcel¡os DE LA socrEDe¡ R¡¡ó¡tItr,tR: El oIR¡ctoRlo

orgánicas en que se encuentra la unidad colegiada o corporativa que es el


directorio. Tal responsabilidad contractual por tener carácter civil, sólo se
configura cuando el incumplimiento de las obligaciones acarrea daños a la
sociedad, a sus accionistas o a sus acreedores> (HUNDSKOPF EXEBIO,
1991:100-101).
- ((... Considerando de un lado que entre los directores y los accionistas existe
una relación de representación que sólo puede ser entendida adecuada-
mente dentro de las relaciones orgánicas en que se eucuentra la unidad
jurídica, o ente colegiado al cual se han integrado y de otro lado a que es
indiscutible la existencia, vigencia, presencia y acción del Directorio cuyo
marco de actuación está regulada por disposiciones expresas fijadas por
la Ley, el Estatuto o por las funtas Generales, la inobservancia, incumpli-
miento, transgresión o infracción de tales obligaciones por los directores
o por el Directorio genera responsabilidad contractual por existir un
vínculo previo entre los directores y los accionistas y entre el Directorio y
la sociedad, (HUNDSKOPF EXEBIO, 1991: 102).

De conformidad con lo dispuesto en el artículo I77 de la Ley General de


Sociedades, los directores responden, ilimitada y solidariamente, ante la sociedad,
los accionistas y los terceros:
- Por los daños y perjuicios que causen por los acuerdos o actos contrarios
a la ley.
- Por los daños y perjuicios que causen por los acuerdos o actos contrarios
al estatuto.
- Por los daños y perjuicios que causen por los acuerdos o actos realizados
con dolo.
- Por los daños yperjuicios que causen por los acuerdos o actos realizados
con abuso de facultades.
- Por los daños y perjuicios que causen por los acuerdos o actos realizados
con negligencia grave.
Además, es de responsabilidad del directorio el cumplimiento de los acuer-
dos de la junta general de accionistas, salvo que ésta disponga algo distinto para
determinados casos particulares (art. I77, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
Asimismo, los directores son solidariamente responsables con los directores
que los hayan precedido por las irregularidades que éstos hubieran cometido si,
conociéndolas, no las denunciaren por escrito a la junta general de accionistas (art.
I77, ultimo párrafo, de la Ley General de Sociedades.
Existen casos de exención de responsabilidad en el directorio, como los que
contempla el artículo l78 de la Ley General de Sociedades, conforme al cual, no

199
MRnuRl os DeR¡cuo Cot4suclaL

es responsable eldirector que habiendo participado en el acuerclo o que habiendo


tonado coltocimiento de é1, haya manifestado su disconformidad en el momento
del acuerdo o cuando lo conoció, siempre que haya cuidado que tal discontorntidacl
se consigne en acta o haya hecho co¡rstar su desacuerdo por carta notarial.

Además, debe tenerse en consideración sobre el tema que, según la parte final
del artículo 179 de la Ley General de Sociedades, los directores son solidariatnente
responsables ante la sociedad y los terceros acreedores por los contratos, créditos
préstarnos o garantías celebrados u otorgados con infracción de Io establecido en
el artículo 179 de la referida le1', el cual prescribe: A. que el director sólo puede
celebrar con la sociedad contratos que versen sobre aquellas operaciones que
normal¡nente realice ia sociedad con terceros y siernpre que se concerten en las
condiciones del rnercado; B. la sociedad sólo pr.rede concecler créditos o préstarmos
a Ios directores u otorgar garantías a su favor cuando se trate de aquellas operacio-
nes que normalmente celebre corl terceros; C. los coutratos, créditos, préstanros o
garantías que no reúnan los aludidos requisitos podrán ser celebrados u otorgados
con el acuerdo previo del directorio, tomado con cl voto de al meuos dos tercios
de sus miembros;y D. que lo dispuesto anteriormente es aplicable tratándose de
directores de empresas vinculadas 1' de los cón1'uges, descendientes, ascendientes
y parientes dentro del tercer grado de consanguinidad o sesundo de afinidad de
los directores de la sociedad y'de los directores de empr.'sas vinculadas.
Por otro laclo, según se desprende del últinro párr;rtb dei articulo 180 de la
Le1'General de Sociedades, el clirector quc contrir,\-engir las clisposiciones de dicho
precepto legal (numeral que prohíbe a los directores: la adopciór-i de acuerdos
que no cautelen el interés social sino sus pro¡rios intereses o los cie terceros re1¿r-
cionados; el uso en beneficio propro o de terceros relacionados de oportunidades
comerciales o de negocios de que tuvieren conocimiento los directores en razón
de su cargo;la participación por cueut¿r propia o de terceros en actividacles qr.re
compitan con la sociedad, sin el consentimiento expreso de ésta) es responsable
de los daños y perjuicios que cause a la sociedad y puede ser removido por el
directorio o por la junta gener¿rl de accionistas a propuesta de cualquier accio-
nista o director.
Ert caso de que algún miembro del directorio incurra en resportsabilidad civil,
cabe formular la correspondiente pretensión de responsabilidad contra el director
involucrado, la misma que puede formularse por la socie.iad o de manera indivi-
dual, como se colige de los artículos lBl y 182 de la Le1'Generai de Sociedades,
que versan, respectivamente, acerca de la pretensión social de responsabilidad del
directorio y de la pretensión individual de responsabilrdrd ilc dichci órgano social,
numer¿rles que citamos a continuación:

200
0RcRNos DE LA socrEDet eruó¡¡lrtta: El ntRrctoRlo

<Artículo 181'.- Pretensión social de responsabilidad


La pretensión social de responsabilidad contra cualquier director se promue-
ve en virtud de acuerdo de la junta ger.reral, aun cuando la sociedad esté en
liquidación. El acuerdo pr-rede ser adoptado ar,lnque no haya sido rnateria de
ia convocatoria,

Los accionistas que representan por io menos un tercio del c:rpital social pue-
der.r ejercer directamente la pretensión social de responsabilidad contra los
directores, siernpre qLle se satisfaga los requisitos siguientes:
l. Que la demanda comprenda las responsabilidades a favor de la sociedad
y no el interés particular de los clemarrdantc-s;
2. Que, en su caso, los actores rro hayan aprobado la resolución tomada por
la junta general sobre no haber lugar a proceder contra los directores.

Cualquier accionista puede entablar dirc'ctamente pretensiór-r sociai de r€spa¡5¿1-


bilidad contra los directores, si transcurrido tres meses desde que la junta general
resolvió Ia iniciación de la prelensión no se hubiese interpuesto la dernanda. Es
aplicable a este caso 1o dispuesto en los apartados I y 2 de este artículo.
Los bienes que se obtengan en virtud de la demanda entablada por los accio-
nistas son percibidos por la socieclad, y'los accionistas tienen derecho a que se
les reembolse los gastos del proceso.

Los acreedores de la socied¡rd sólo pueden dirigirse contra los directores cuando
su pretensión tienda ¿r reconstituir el patrimonio neto, rro hava sido ejercitada
por la sociedad o sus accionistas r', adellás, se trate de acto gue arnenace gra-
Yemente la garantia de los créditos,.

<Artículo 182'.- Pretensión indii'idual de responsabilidad


No obstante lo dispuesto en los artículos precedentes, quedan a salvo las preten-
siones de indenrnización qr-re puedan corresponder a los socios 1' a los terceros
por actos de los directores que lesione¡r directamente los intereses de aquellos.
No se considera lesión directa la que se refiere a daños causaclos a [a sociedad,
aunque ello entrañe corno consecuencia daño al accionista>.

En lo que atañe a la caducidad de la responsabilidad civil en que ¡ruedan in-


currir los directores de la sociedad anól1ima, cabe indicar que, a tenor del artículo
lB.1 de la Ley General de Sociedades, la responsabilidad civil de los directores
caduca a los dos años de la fecha de adopción del acuerdo o de la de realización
del acto que originó el daño, sin perjuicio de la responsabilidad penal. Sobre esta
última clase de responsabilidad puntualizamos que la eventual demanda en la vía
civil contra los directores de la sociedad anónima no enerva la responsabilidad
penal que pueda corresponderles, pues así lo ordena tajantemente el artículo 183
de la Ley General de Sociedades.

201
MaruuRr, nE Drnncno Cot'luncr,ql

18. VACANCIA DEL CARGO DE DIRECTOR

directorio es un órgano de actuación permanente en la sociedad anónima.


<... El
Por la naturaleza de sus funciones, su gestión no puede reconocer solución de
continuidad> (MASCHERONI, 1978: 35).
uTal permanencia requiere ineludiblemente que la integración del cuerpo se
encuentre asegurada contra toda contingencia de hecho o de derecho, debién-
dose entender por integración mínima indispensable aquella que le permita
funcionar en las condiciones establecidas por la ley y el estatuto social, vale
decir, con el quórum prefijado y la posibilidad de adoptar resoluciones válidaso
(MASCHERONI, 1978: 35).
<De ahí que las situaciones de vacancia en el cargo de director constituyan
un problema tangible y reiterado, que la ley y el estatuto social deben encarar
armónicamente, en pos de la completividad normativa en esta materia...)
(MASCHERONI, 1978: 35).
<Dado cualquiera de los supuestos de vacancia, ya fuere total o parcial, Ia
necesidad de preservar el funcionamiento permanente del órgano impone su
reintegración, esto es, la cobertura de la o las plazas vacantes dentro del menor
tiempo posible, con el objetivo de prevenir toda discontinuidad en la gestión
directorial> (MASCHERONI, 1978: 36).
De acuerdo a lo normado en el artículo I57 de la Ley General de Sociedades,
el cargo de director vaca por las siguientes causales:
A. Por fallecimiento.
B. Por renuncia. Sobre el particular, Alegría hace estas precisiones:
<... Los accionistas designados directores no tienen ninguna obligación
de aceptar el cargo ni de mantenerse en él durante todo el término
del nombramiento. No obstante, una vez aceptado el cargo, no pue-
den renunciar en forma dolosa (p.ej., para beneficiarse con negocios
que corresponderían a la sociedad o para perjudicarla dejándola sin
representación), ni intempestiva (cuando la sociedad necesita de su
desempeño)>> (ALEGRIA, 1963: lI7).
<Se discute si los efectos de la renuncia corren desde su presentación o
desde que llega a conocimiento de la asamblea. Cuando existe director
suplente o Ia renuncia no afecta a la regular composición del directo-
rio, no hay inconveniente en adoptar el primer criterio. En los demás
casos deberá continuar hasta su reemplazo, a cuyo efecto el director
renunciante debe procurar Ia inmediata convocación de la asamblea
a fin de exonerarse de riesgos y responsabilidades. EI renunciante
no podrá en este caso abandonar el puesto antes de que la renuncia

202
óncaxos DE LA socrEDRo anó¡¡rue: El n¡Re cronlo

sea tratada por la asamblea. La no aceptación de Ia renuncia por la


asamblea no hace subsistir su responsabilidad, pues en lo sucesivo ese
órgano será el imputado por la falta de administrador, (ALEGRÍA,
1963: Ll7).

C. Por remoción. Al respecto, Alegría refiere que n... esta facultad correspon-
de a la asamblea ad nutum, o sea sin necesidad de expresar el motivo, y
no puede ser limitada ni suprimida por los estatutos, ni que sea exigiendo
mayor número de votos u obligando a indicar la causa, pues se entiende
que ella es de orden público y necesaria para la conducción de la socie-
dad> (ALEGRÍA, 1963: t 16). Conforme al art. 154 de la Ley General de
Sociedades, los directores pueden ser removidos en cualquier momento,
bien sea por la junta general de accionistas o por la junta especial que 1os
eligió, aun cuando su designación hubiese sido una de las condiciones
del pacto social.
D. Por incurrir el director en alguna de las causales de impedimento señala-
das por la ley o el estatuto. (Al respecto, el art. 161 de la L.G.S., que versa
sobre las causales de inipedimento de los directores de las sociedades
anónimas, establece que no pueden ser directores: 1. los incapaces; 2.
los quebrados; 3. los que por razón de su cargo o funciones estén impe-
didos de ejercer el comercio; 4. los funcionarios y servidores públicos
que presten servicios en entidades públicas cuyas funciones estuvieran
directamente vinculadas al sector económico en el que la sociedad de-
sarrolla su actividad empresarial, salvo que representen la participación
del Estado en dichas sociedades; 5. los que tengan pleito pendiente con
la sociedad en calidad de demandantes o estén sujetos a acción social
de responsabilidad iniciada por la sociedad y los que estén impedidos
por mandato de una medida cautelar dictada por la autoridad judicial
o arbitral; y 6. los que sean directores, administradores, representantes
legales o apoderados de sociedades o socios de sociedades de personas
que tuvieran en forma permanente intereses opuestos a los de la sociedad
o que personalmente tengan con ella oposición permanente.
En la parte final del artículo 157 de la Ley General de Sociedades se precisa
que si no hubiera directores suplentes y se produjese la vacancia de uno o más
directores, el mismo directorio podrá elegir a los reemplazantes para completar
su número por el período que aún resta al directorio, salvo disposición diversa
del estatuto.
Finalmente, en relación al tema, debe tenerse presente lo normado en el ar-
tículo 159 de la Ley General de Sociedades, numeral que trata sobre las vacancias

203
M¡\NIIAI- DE DERECHO COI'4tJRCINL

múltiples en el directorio y que prescribe lo siguiente: A. En caso de que se pro-


duzca vacancia de directores en número tal que no pueda reunirse v¿iiiclainente
el directorio, los directores hábiles asulnirán provisionalmente ltr administraciól't
y convocarán de inmediato a las juntas de accionistas que corresponda par¿l qlle
elijan nuevo directorio; B. de no hacerse esta convocatoria o de haber vacado el
cargo de todos Ios directores, corresponderá ai gercnte general realiz¿rr de inn-reciiato
dicha convocatoria; y C. si las referidas convocatorias no se produjesen dcntro de
los diez días siguientes, cualquier acciortista puede solicitar al juez que la ordene,
por el proceso sumarísimo, El aludido proceso sumarísimo, dicho sea de paso, se
tramita de este modo:

El Juez, al calificar la demanda, puede deciarar su inadmisibilidacl o


improcedencia, con arreglo a lo dispuesto cn los artículos 426 y 427 del
Código Procesal Civil (numerales que trat¡rn acerca de la illadmisibili-
dad e improcedencia de la demanda), respectivamente (art. 551, prinrer
párrafo, del C.P.C.).
Si el |uez declara inadmisible la delnanda, conceder'á al den-rancl¿nte trcs
días para que subsane la omisión o def'ecto, bajo apercibimiento de ar-
cl'rivar el expediente. Ilsta resolución es inimpugnablc (art. 5i' 1, scsunclo
párrafo, del C.P.C.).
Si el Juez declara irnprocedente la denanda, ordenará la devolucirin de
los anexos presentados (art. 551, úitimo párrafo, del C.P.C.).
Al adrnitir la demanda, el Juez concederá ai demandado cinco días para
que la conteste (art. 554, primer párrafo, dc'l C.P.C.).
Contestada la demanda o trauscurrido el plazo para hacerla, el juez fijará
fecha para la audiencia de saneamiento, conciliacién, pruebas r- sentencia,
la que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes de contestada
la demanda o de transcurrido el piazo para hacerla, bajo responsabilidad
(art. 554, segundo párrafo, del C.P.C.).
Al iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones o defensas
previas, el Juez ordenará ai clemandante que las absuelva, luego de Io
cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art. 555 del
c.P.c.).
Conciuida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas prerrias que se hubieren deducido, si encuentra
infundadas aquéilas, el Juez declarará saneado el proceso y propiciará la
conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de apli-

204
Órc¡Nos DE r.A socrrD.qo n¡lóNn'¿a: El oln¡cloRto

cación lo dispuesto en el artículo 470 delCódigo Procesal Civil, numerai


este irltimo que trata sobre Ia audiencia con conciliación (art. 555 del
c.P.c.).
A falta de conciliación, el iuez, con ia intervención de las partes, fijará los
puntos controvertidos y determillará los que van a ser materia de prueba
(art. 555, segunclo prirrafo, del C.P.C.).
A continuación, rechazar¿i los medios probatorios que considere in-
admisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los referidos a
las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de inmediato
(art. 555, tercer párrafb, del C.P.C.).
Actuados krs medios probatorios referentes a la cuestión de fondo, el
Juez concederá la palabra a los Abogados que así lo soliciten (art. 555,
penirltimo párrafb, del C.P.C.).
Luego de lraber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se selialara en ei acápite anterior, el Juez expedirá sentencia.
Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no exce-
derá de diez días contados desde l¿r conclusión de la audiencia (art. 555,
penúltimo v último párrafos, del C.P.C.).
La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer día de
notificada. También tiene efecto suspensir.o la apelación de la resolución
que deciara fundada una excepción o defensa previa. Las demás resolu-
cioncs sólo son apelables durante i¿r audiencia, sin efecto suspensivo 1'
con la calidad de dif'eridas (art. 556 del C.P.C.).

205
CapÍruro VI
óncnruos DE LA socrEDAD eruórurua:
tA GERENCIA
L GENERALIDADES

El gerente (en sentido lato) es la <... persona a quien la ley, los estatutos
societarios o la ¿rsamblea de socios, según el tipo cle empresa, le encomienda la
administración de los negocios...> (ARGERI, 1982: 230).
Según Alegría, <... gerente es la persona que, sin integrar por ello el directorio,
tiene a su cargo la parte ejecutiva de las operaciones sociales, con responsabili-
dad como los directores, frente a socios y terceros, aunque se halle subordinado
ai órgano administrador y esté eximido contractualmente de responsabilidad...,
(ALEGRÍA, 1963: 133).
El gerente general (en sentido lato) tiene por características las siguientes:
n... a) su labor de directa colaboración con el empresario en orden al desarrollo
de Ia actividad empresarial; b) calidad intelectual y de buena fe (de confianza) en
la colaboración; c) superioridad jerárquica en relación a los empleados e incluso
poder disciplinario sobre ellos; d) exclusiva subordinación al empresario; e) res-
ponsabilidad directa ante el empresario...>> (ARGERI, l9g2:230).
Soto Álvare z afirma que las facultades de los gerentes de las sociedades anó-
nimas son ulas que expresamente se les confieran. No necesitarán la autorización
especial (...) para los actos que ejecuten y gozarán dentro de la órbita de las atribu-
ciones que se les hayan asignado, de las más amplias facultades de representación
y ejecución. Los cargos de gerente son personales y no podrán desempeñarse por
medio de representantes. De igual manera que los administrador"r, .ro podián
ser gerentes los que conforme a la ley estén inhabilitados para ejercer el comercio;
también podrán dentro de sus facultades conferir poderes en nombre de la so-
ciedad, los cuales son revocables en cualquier tiempo; las delegaciones y poderes
otorgados por ellos no restringen sus facultades y como los administradores pres-
tarán la garantía que determinen los estatutos o en su defecto la asamblea general
de accionistas, Para asegurar las responsabilidades que pudieran contraer en el
desempeño de sus encargos> (SOTO ÁLVAREZ, 1994: 16g).

209
MnNuRr, nE DrRr:cHo CouERcrel

Lo concerniente a la gerencia de la sociedad anónima se encuentra regulado


en el Capítulo III (nGerencia>) del Título II (<Adrninistración de la sociedadu)
de la Sección Cuarta (nÓrganos de la sociedadr) del Libro Segundo (usociedad
anónima>) de la Ley General de Sociedades, en los arts. 185 al 197.

2. DESIGNACIÓ¡I NTT GERENTE

Stewart Balbuena, en relación a la designación o nombramiento del gerente,


apunta lo siguiente:
<Para que el gerente no sea una abstracción más, es ¡recesario que quier-res tienen
el poder de hacerlo, nornbren a la persona natural que ha de desempeñar tal
cargo. (...) el órgano de dirección es al que corresponde, ordinariarnente, tal
nombramiento. Las normas legales aplicables lo disponen así mismo, salvo el
caso del posible nombramiento de una persona jurídica para detentar tal car-
go. Sin embargo, en tal eventualidad, la iey manda que se designe a la persona
natural que ha de representarla en tal ejercicio.
Consecuentemente, en primer térn.rino, el órgano competente ha de seleccionar
al gerente y luego, nombrarlo, haciendo público y firn-re tal nombramiento me-
diante la inscripción registral respectiva (...). El acto es formal pero no requiere
de escritura pública para su inscripciór-r registral: basta la copia (...) legalizada
del acta en que consta la decisión.
En tal instrumento, el órgano que lo otorga ha de especiñcar los poderes que
le otorga, teniendo en cuenta que no puede limitar los que son legales...u
(STEWART BALBUENA, 1991: I 14- I 15).

De conformidad con lo dispuesto en el artículo lB5 -primer párrafo- de la


Ley General de Sociedades, la sociedad anónima cuenta con uno o más gerentes
designados por el directorio, salvo que el estatuto reserve esa facultad a la junta
general de accionistas.
El artículo 185 de la Ley General de Sociedades, en su parte final, precisa
que cuando se designe un solo gerente, éste será el gerente general, y cuando se
designe más de un gerente, debe indicarse en cuál o cuáles de ellos recae el título de
gerente general, considerándose como tal, a falta de indicación sobre el particula¡
al gerente designado en primer lugar.
Cuando se designe gerente de la sociedad anónima a una persona jurídica,
ésta debe nombrar a una persona natural que la represente al efecto, la que estará
sujeta a las responsabilidades señaladas en el Capítulo III (<Gerenciau) del Título
II (<Administración de la sociedad>) de la Sección Cuarta (nÓrganos de la socie-
dadn) del Libro Segundo (uSociedad anónimar) de la Ley General de Sociedades

210
Óncnr'ros DE LA socrEDa¡ aNóNrN.{R: Le cnR¡rucrR

(lo que se verá en el punto 7 del presente capítulo de la obra), sin perjuicio de las
que correspondan a los directores y gerentes de la entidad gerente y a ésta. Ello se
colige del texto del artículo 193 de la Ley General de Sociedades.

3. IMPEDIMENTO PARA SER GERENTE

Con arreglo a lo previsto en el artículo 189 de la Ley General de Sociedades,


son aplicables al gerente de la sociedad anónima, en cuanto hubíere lugar, las dis-
posiciones sobre impedimentos de los directores.
Debe tenerse en cuenta, pues, los artículos 16l y 162 de la Ley General de
Sociedades (que tratan, respectivamente, sobre los impedimentos para ser director
y las consecuencias del impedimento), que establecen lo siguiente:

<Artículo l6l ".- Impedimentos


No pueden ser directores:
1. Los incapaces;
2. Los quebrados;
3. Los que por razón de su cargo o funciones estén impedidos de ejercer el
comercio;
4' Los Funcionarios y Servidores Públicos, que presten servicios en entidades
públicas cuyas funciones estuvieran directamente vinculadas al sector
económico en ei que Ia sociedad desarrolla su actividad empresarial, salvo
que representen la participación del Estado en dichas sociedades;
5' Los que tengan pleito pendiente con la sociedad en calidad de demandantes
o estén sujetos a acción social de responsabilidad iniciada por la sociedad
y los que estén impedidos por mandato de una medida cautelar dictada
por la autoridad judicial o arbitral; ¡
6. Los que sean directores, administradores, representantes legales o apodera-
dos de sociedades o socios de sociedades de personas que tuvieran en forma
permanente intereses opuestos a los de la sociedad o que personalmente
tengan con eila oposición permanenteD.

<Artículo 162'.- Consecuencias del impedimento


Los directores que estuvieren incursos en cualquiera de los impedimentos
señalados en el artículo anterior no pueden aceptar el cargo y deben renunciar
inmediatamente si sobreviniese el impedimento. En caso contrario responden
por los daños y perjuicios que sufra la sociedad y serán removidos de inmediato
por la junta general de accionistas, a solicitud de cualquier director o accionista.
En tanto se reúna la junta general, el directorio puede suspend.er al director
incurso en el impedimento).

211,
Ma¡¡unl nE De r<ricHo CorvrERcrel

4. ATRIBUCIONES DEL GERENTE


Las atribuciones del gerente pueden ser determinadas en tres diferentes
oportunidades previstas en el artículo 188 -primer párrafo- de la Ley General de
Sociedades, a saber:
- En el estatuto.
- Al tiempo de ser nombrado el gerente.
- En acto posterior a los indicados precedentemente.
Salvo disposición distinta del estatuto o acuerdo expreso de la junta general
de accionistas o del directorio, se presume (presunción juris tantum o relativa, es
decir, que admite prueba en contrario) que el gerente general ostenta las siguientes
atribuciones (contempladas en el art. 188 de la L.G.S.):
i. Celebrar y ejecutar los actos y contratos ordinarios correspondientes al
objeto social.
2' Representar a la sociedad, con las facultades generales y especiales pre-
vistas en el Código Procesal Civil y las facultades previstas en la Ley de
Arbitraje. con respecto a lo previsto por el código Adjetivo, el artículo
74 del Código Procesal Civil versa sobre las facultades generales de re-
presentación procesal, estableciendo: A. que la representación judiciai
confiere al representante las atribuciones y potestades generales que
corresponden al representado, salvo aquellas para las que la ley exige
facultades expresas; B. la representación se entiende otorgada para todo
el proceso, incluso para la ejecución de la sentencia y el cobro de costas
y costos, legitimando al representante para su intervención en el proceso
y realización de todos los actos del mismo, salvo aquellos que requieran
la intervención personal y directa del representado. por su parte, el ar-
tículo 75 del Código Procesal Civil regula las facultades especiales de
representación procesal, señalando: A. que se requiere el otorgamiento
de facultades especiales para realízar todos los actos de disposición de
derechos sustantivos y para demandar, reconvenir, contestar demandas
y reconvenciones, desistirse del proceso y de Ia pretensión, allanarse a
la pretensión, conciliar, transigir, someter a arbitraje las pretensiones
controvertidas en el proceso, sustituir o delegar la representación proce-
sal y para los demás actos que exprese la ley; B. que el otorgamiento de
facultades especiales se rige por el principio de literalidad; y C. que no
se presume la existencia de facultades no conferidas explícitamente.
3. Asistir, con voz pero sin voto, a las sesiones del directorio, salvo que éste
acuerde sesionar de manera reservada.
4' Asistir, con voz pero sin voto, a las sesiones de la junta general, salvo que
ésta decida en contrario.

2r2
Onca¡¡os DE LA socrnD,qn eNóNlr.{¿: La c¡Rsr'¡crn

5. Expedir constancias y certificaciones respecto del contenido de los libros


y registros de la sociedad.
6. Actuar como secretario de las juntas de accionistas y del directorio.

5. DURACION DE tA GERENCIA

A decir de Alegría, la duración del cargo de gerente de la sociedad anónima


n... es la que fija el órgano designante (...). De no fijarse, se entiende
ilimitada, o sea
hasta que se produce la destitución o la renuncian (ALEGRÍA, t163: t3+).
De a.cuerdo a lo normado en el artículo 186 de la Ley General de Sociedades,
la duración del cargo de gerente es por tiempo indefinido, salvo las siguientes
excepciones a la citada regla:
- Que exista disposición en contrario del estatuto.
- Que la designación del gerente se haga por un plazo determinado.

6. ACTOS CELEBRADOS ENTRE EL GERENTE Y tA SOCIEDAD

En lo que concierne a los actos celebrados entre el gerente y la sociedad, el


artículo t 92 de la Ley General de Sociedades prescribe que es aplicable a los gerentes
y apoderados de la sociedad, en cuanto corresponda, lo dispuesto en el artículo
179 de la referida le¡ numeral este último que preceptúa lo siguiente:
<El director sólo puede celebrar con la sociedad contratos que versen sobre aque-
ilas operacior-res que normalmente realice la sociedad con terceros y siempre que
se concerten en las condiciones del ¡nercado. La sociedad sólo puede conceder
créditos o préstamos a los directores u otorgar garantías a su favor cuando se
trate de aquellas operaciones que normalr.nente celebre con terceros.

Los contratos, créditos, préstarnos o garantías que no reúnan los requisitos del
párrafo anterior podrán ser celebrados u otorgados con el acuerdo previo del
directorio, tomado con el voto de al menos dos tercios de sus mien'rbros.
Lo dispuesto en los párrafos anteriores es aplicable tratándose de directores de
empresas vinculadas y de los cónyuges, descendientes, ascendientes y parientes
dentro del tercer grado de consanguinidad o segundo de ahniclad de los direc-
tores de la sociedad y de los directores de ernpresas r.inculadas.

Los directores son solidariamente responsables ante la sociedad y los terceros


acreedores por los contratos, créditos, préstan-ros o garantías celebrados u
otorgados con infracción de lo establecido en este artícuior.

213
MRxuRr- oa DeRscHo ColrERcral

7. RESPONSABILIDAD DEL GERENTE

Acerca de Ia responsabiiidad del gerente, Stervart Balbuena anota lo siguiente:


nCuando el gerente actúa, en calidad de tal, io hace en nombre y representa-
ción de la empresa y en función de su objeto. Es pues un típico apoderado. Los
actos que realiza como tal, y sus efectos positivos o negativos, beneficiarán o
perjudicarán al interés social, respondiendo por ellos ante el órgano del cual
proviene su poder.

Cuando el gerente, a su vez, otorgue poderes específicos a personas a las que


asigna una función especializada, (...) asurnirá igualmente la responsabilidad de
esa delegación ante el órgano empresarial que lo nombró: de aquí, la tantas veces
repetida aseveración de que el poder es delegable mas no la respor"rsabiiidad.
Es evidente que aquellos que han recibido del gerente poder específico, a su
vez son responsabies del cumplimiento de las funciones para realización de las
cuales han sido nombrados. Pero Ia responsabilidad del nombramiento le seguirá
siendo propia del gerente, aun cuando el órgano superior haya ir-rtervenido en el
nombramiento, por cuanto, la proposición del r.rombramieuto se presume que
ha provenido del órgano gerencial o ha contado con su anuer-rcia (...).

Sin embargo, es necesario atildar que la responsabilidad de1 gerente no elimi-


na la de los órganos superiores. En su calidad de ejecutor de las decisiones de
éstos, compartirá con ellos, solidariamente, la responsabilidad implícita en
tales decisiones, salvo que hubiera manifestado sus reparos, absteniéndose de
cumplirlas.
Al exterior de la empresa, los actos y contratos que realiza el gerente en nombre
y representación de ella, es decir, en el ejercicio de su poder, son atribuibles a
la persona jurídica representada, tanto en 1o positivo colno en 1o negativo. De
aquí emana que ios actos del gerente en ejercicio de su poder, responsabilizan a
la empresa frente a terceros. En consecuencia, en el entorno económico en que
se desenvuelve la empresa, el gerente deviene el responsable por la empresat
(STEWART BALBUENA, 1991: 120-r2l).

Con arreglo a lo previsto en el artículo 190 -primer párrafo- de la Ley Ge-


neral de Sociedades, el gerente es responsable ante la sociedad, los accionistas y
terceros, por:
- Los daños y perjuicios que cause por el incumplimiento de sus obliga-
ciones.
Los daños y perjuicios que cause por dolo.
Los daños y perjuicios que cause por abuso de facultades.
Los daños y perjuicios que cause por negligencia grave.

214
Óncnruos DE LA socrrDeo n¡¡óNlt rR: LR c¡n¡l¡cla

En el referido artículo 190 de la Ley General de Sociedades se señala, además,


que el gerente es particularmente responsable por:
1. La existencia, regularidad y veracidad de los sistemas de contabilidad, los
libros que la ley ordena llevar a la sociedad y los demás libros y registros
que debe llevar un ordenado comerciante.
2. El establecimiento y mantenimiento de una estructura de control interno
diseñada para proveer una seguridad razonable de que los activos de
la sociedad están protegidos contra uso no etutorizado y que todas las
operaciones son efectuadas de acuerdo con autorizaciones establecidas
y son registradas apropiadamente.
3. La veracidad de las informaciones que proporcione al directorio y la junta
general.
4. El ocultamiento de las irregularidades que observe en las actividades de
la sociedad.
5. La conservación de los fondos sociales a nombre de la sociedad.
6. El empleo de los recursos sociales en negocios distintos del objeto de la
sociedad.
7 ' La veracidad de las constancias y certificaciones que expida respecto del
contenido de los libros y registros de la sociedad.
8. Dar cumplimiento en la forma y oportunidades que señala la ley a lo
dispuesto en los artículos r30 y 224 de la Ley General de sociedades. El
artículo 130 de la referida ley trata acerca del derecho de información
de los accionistas respecto de todo lo concerniente a lajunta general que
se convoque y señala lo siguiente: A. Desde el día de la publicación de la
convocatoria, los documentos, mociones y proyectos relacionados con
el objeto de la junta general deben estar a disposición de los accionistas
en ]as oficinas de la sociedad o en el lugar de celebración de la junta
general, durante el horario de oficina de Ia sociedad; B. los accionistas
pueden solicitar con anterioridad a la junta general o durante el curso
de la misma los informes o aclaraciones que estimen necesarios acerca
de los asuntos comprendidos en la convocatoria; C. el directorio está
obligado a proporcionárselos, salvo en los casos en que se juzgue que
la difusión de los datos solicitados perjudique el interés social; O. eita
excepción no procede cuando la solicitud sea formulada por accionistas
presentes en la junta que representen al menos el veinticinco por ciento
de las acciones suscritas con derecho a voto. Por su parte, eI artículo 224
de la Ley General de Sociedades trata sobre el derecho de información

215
Mauual og Dgnnt;uo Cor',r¡:Rcrnl.

de los accionistas respecto de la rnemoria, los estados financieros y la


propuesta de aplicación de utilidades de la sociedad anónirna, documen-
tos cuya obtención en lbtocopia y en forma gratuita está a disposición
de cualquier accionista a partir del día siguiente de la convocatoria a la
junta general correspondiente.
9. El cumplimiento de la ley, el estatuto y los acuerdos de la junta general y
del directorio.
El gerente es responsable, solidarianrente con los miembros del directo-
rio en las siguientes hipótesis contempladas en elartículo 191 de la Ley
General de Sociedades:
- Cuando participe en actos que den lugar a responsabilidad de los
directores.
- Cuando, conociendo la existencia de actos que den lugar a respon-
sabilidad de los directores, no informe sobre ellos al directorio o a
la junta general de accionistas.

Puntualizamos que, conforme lo ordena el artículo 194 de ia Le1- General de


Sociedades, es nula toda norma estatutaria o acuerdo de junta general o del direc-
torio tendientes a absolver en forma antelada de responsabilidad al gerente.
También es de destacar que el acuerdo para iniciar pretensión de responsabi-
lidad contra el gerente, adoptado por la junta general de accionistas o el directorio,
importa la automática remoción de éste, quien no podrá volver a ser nombrado para
el cargo ni para cualquier otra función en la sociedad sino en el caso de declararse
infundada la demanda o de desistirse la sociedad de la pretensión entablada (art.
195 de la L.G.S.).

Acerca del tema de la responsabilidad civii del gerente, según se colige ilel
artículo 189 de la Ley General de Sociedades, son aplicables al gerente, cn cuanto
hubiere lugar,las disposiciones sobre acciones de responsabilidad de los directores,
vale decir,los artículos 181 y 182 de la mencionada ley, numerales que preceptúan
lo siguiente:

<Artículo 181'.- Pretensión social de responsabilidad


La pretensión social de responsabilidad contra cualquier director se promue-
ve en virtud de acuerdo de la junta general, aun cuairdo la sociedad esté en
liquidación. El acuerdo puede ser adoptado aunque no haya sido rnateria de
la convocatoria.

Los accionistas que representan por lo menos un tercio del capital social pue-
den ejercer directamente la pretensión social de responsabilidad contra ios
directores, siempre que se satisfaga los requisitos siguier-rtes:

216
ORc.qNos DE LA socrEDRo RNóNrN4a: LR GpnsruclR

l. Que la demanda cornprenda las respor.rsabilidades a favor de la sociedad


y no el interés particular de los demar.rdantes;

2. Que, en su caso, los actores no hayan aprobado la resolución tomada por


la junta generai sobre no haber lugar a proceder contra 1os directores.

Cualquier accionista puecle entablar directamente pretensión social de res-


ponsabilidad contra ios directores, si transcurrido tres tneses desde que la junta
general resolvió la iniciaci<in de la pretensión no se hubiese interpuesto la demancia.
Es aplicable a este caso lo dispuesto en ios apartados f y 2 de este artículo.

Los bienes que se obtengan en virtud de la demanda entablada por los accio-
nist;'ts son percibidos por la sociedad, y los accionistas tienen derecho a que se les
reembolse los gastos del proceso.
Los acreedores de la sociedad sólo pueden dirigirse contra los directores
cuando su pretensión tienda a reconstituii el patrimonio neto, no haya sido ejer-
citada por la sociedad o sus accionistas ¡ además, se trate de acto que amenace
gravemente la garantía de los créditos>.

<,Artículo 182'.- Pretensión individual de responsabilidad


No obstante lo dispuesto en los ar'tículos precedentes, quedan a salvo las preten-
siones de ir-rdernnización que puecian corresponcler a los socios y a los terceros
por actos de los directores que lesionen directarnente los intereses de aquellos.
No se considera lesión directa la que se rehere a darlos causados a la sociedad,
aunque ello entrañc colno cousecue nci¡ dalio al accionista>.

Por último, en lo que atañe a 1a caducidad de ia responsabilidad civil del


gerente de la sociedad anónima, el artículo 197 de la Ley General de Sociedades
dispone que la responsabilidad civil del gerente caduca a los dos años del acto
realizado u omitido por éste, sin perjuicio de la respor-rsabilidad penal. En cuanto
a esta últirna clase de responsabilidad, cabe indicar que las pretensiones civiles
contra el gerente no enervan la responsabilidad penal que pueda corresponderle
(art. 196 de la L.G.S.).

B. REMOCION DEt GERENTE

Alegría, en cuanto a la remoción del gerente, apunta que:


<... Depende de quien lo haya designado, así:

a) Sifue nomltrado en los estatutos,con tén.nino o sin é1, pero como condición
del contrato, la renoción es sólo posibie reformando el estatuto, según la
doctrina dorrrinante (...).

217
MaNu¡1, nn DERrcHo Co14r:nclar,

b) fue nombrado por la esamblea, con o sin plazo, puede ella removerlo ad
Si
nutum, es decir, sin causa alguna, pues se trata de un dependiente (...).
c) Sifue designado por el directorio, éste puede destituirlo ad nutum, tenga o
no término fijado. También la asarnblea, al considerar ia gestión adminis-
trativa, puede acordar su remoción aunque no figure en el orden del día; ya
que si ella, como órgano superior, designa y remueve ad nutum al propio
directorio, puede remover a los dependientes inferiores no designados por
ella> (AI,EGRÍA, 1963: 137).

Según se desprende del primer párrafo del artículo 187 de la Ley General de
Sociedades, el gerente de la sociedad anónima puede ser removido en cualquier
momento por el directorio o por la junta general de accionistas, cualquiera que
sea el órgano del que haya emanado su nombramiento, vale decir, si aquél fue
nombrado por el directorio, entonces, la junta general bien puede acordar su re-
lnoción, o viceversa: si, habiendo sido designado el gerente por la junta general de
accionistas, es el directorio el que decide la remoción del gerente.
Adolece de nulidad toda disposición estatutaria o el acuerdo de la junta general
de accionistas o el acuerdo del directorio, según el caso, dirigido a determinar la
irrevocabilidad del cargo de gerente o que inrponga para Ia remoción del mismo
una mayoría superior a la mayoría absoluta (art. 187, in fine, de ia L.G.S.).

21.8
CapÍruro VII
MODIFTCACIÓN DEt ESTATUTO, AUMENTO Y
REDUCCIÓru NNT CAPITAL DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA
L, MODIFICACIÓN DEt ESTATUTO DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

1.L Generalidades
<...El Estatuto origir-ral, que (...) es parte de la escritura pública de constitución
social, es un texto ordenado de artículos o cláusulas, algunas de las cuales o
todas, podríar.r modificarse si a lo largo de la existencia de la sociedad r-ro se
ajustan o no se adecuan a las actividades económicas que pretende realizar \a
sociedad y al propio desarrolio y evolución del patrimonio social, lo que con-
lleva la necesaria modificación parcial o total del Estatuto, según sea el casou
(HUNDSKOPF, 1994, Torro II:98).
Toda alteración de ios estatutos, ya afecte su fondo, ya afecte solamente su
"...
redacción, tiene el concepto legal de modificación estatutaria y queda sometida
a la observancia de ios requisitos que impone la ley, (GARRIGUES; y URIA;
citados por ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 383).

Lo concerniente a la modificación del estatuto de la sociedad anónima se en-


cuentra regulado en el Título I (<Modificación del estatuto)) de la Sección Quinta
(<Modificación del estatuto, aumento y reducción del capitalu) del Libro Segundo
("Sociedad anónima>) de la Ley General de Sociedades, en los arts. 198 al 200.

1.2 Requisitos para la modificación del estatuto


Es requisito primigenio de la modificación del estatuto de la sociedad
anónima el hecho de que sea acordada tal modificación por la junta general de
accionistas, máximo órgano de dicha clase de sociedad (art. 198, primer párrafo,
de la L.G.S.).

El artículo 198 de la Ley General de Sociedades señala, además, que para


cualquier modificación del estatuto se requiere:

22L
MRNuar, rs DrRscHo CorusRclal

l. Expresar en la convocatoria de la junta general, con claridad y precisión,


los asuntos cuya modificación se someterá a la junta.
2. Que ei acuerdo se adopte de conformidad con los artículos 126 y L27 de
la Ley General de Sociedades, dejando a salvo 1o establecido en el artículo
120 de la citada ley. El artículo 126 de la Ley General de Sociedades trata
sobre el quórum calificado en la junta general de accionistas, y señala: A.
que es necesaria, en primera convocatoria, cuando menos, la concurren-
cia de dos tercios de las acciones suscritas con derecho a voto para que ia
junta general adopte válidamente acuerdos relacionados con los asuntos
mencionados en los incisos 2,3, 4, 5 y 7 de| artículo I l5 de la referida ley,
vale decir, de los siguientes asuntos; a) la modificación del estatuto; b) el
aumento del capital social; c) la reducción del capital social; d) Ia emisión
de obligaciones; e) la enajenación, en un solo acto, de activos cuyo valor
contable exceda el cincuenta por ciento dei capital de Ia sociedad; f) la
transformación de Ia sociedad; g) Ia fusión de la sociedad; h) Ia escisión
de la sociedad; i) la reorganización de la sociedad; j) la disolución de
la sociedad; y k) la liquidación de la sociedad; B. que, en segunda con-
vocatoria, basta la concurrencia de, al menos, tres quintas partes de las
acciones suscritas con derecho a voto. Por su parte, el artículo 127 de la
Ley General de Sociedades versa sobre la adopción de acuerdos en la junta
general de accionistas, y prescribe lo siguiente: A. Ios acuerdos se adop-
tan con el voto favorable de la mayoría absoluta de las acciones suscritas
con derecho a voto representadas en Ia Junta; B. cuando se trata de los
asuntos mencionados en el artículo 126 de la Ley General de Sociedades
(asuntos citados precedentemente) se requiere que el acuerdo se adopte
por un número de acciones que represente, cuando menos, la mayoría
absoluta de acciones suscritas con derecho a voto; C. el estatuto puede
establecer quórum y mayorías superiores a los señalado en este artículo
(art.I27 de la L.G.S.) y en los artículos 125 y 126 de Ia Ley General de
Sociedades, pero nunca inferiores. El artículo 125 de la referida Ley versa
sobre el quórum simple en la junta general de accionistas y establece: A.
que, salvo lo previsto en el artículo 126 de la Ley General de Sociedades
(numeral referido al quórum calificado en la junta general de accionistas
y visto líneas arriba), la junta general de accionistas quedará válidamente
constituida en primera convocatoria cuando se encuentre representado,
cuando menos, el cincuenta por ciento de las acciones suscritas con dere-
cho a voto; B. que en segunda convocatoria, será suficiente la concurrencia
de cualquier número de acciones suscritas con derecho a voto; y C. que en
todo caso podrá llevarse a cabo la junta general de accionistas, aun cuando
las acciones representadas en ella pertenezcan a un solo titular. Finalmente,

222
Monl¡lc^qclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y nroucclóN DEL cAPITAL DE soctEDAD ¿NÓ¡¡lr'44

el artículo 120 de la Ley General de Sociedades, enunciado en el inciso 2


del artícuio 198 de dicha le¡ trata sobre la junta universal de accionistas
y dispone que, sin perjuicio de lo prescrito en los artículos precedentes
(es decir,los siguientes arts. de la L.G.S.: art. I l6 -referido a los requisitos
de la convocatoria a junta general-, art. ll7, referido a Ia convocatoria a
junta general a solicitud de los accionistas-, art. 1 I B -ref'erido a los requi-
sitos de ia segunda convocatoria a junta general-, y art. I l9 -referido a la
convocatoria a junta general ordenada judicialmente-), la junta general cle
accionistas se entiende convocada y válidamente constituida para tratar
sobre cualquier asunto y tomar los acuerdos corresporldientes, siempre
que se encueutren presentes accionistas que representen Ia totalidad de
las acciones suscritas con derecho a voto y acepten por unanimidad la
celebración de la junta y los asuntos que en ella se proponga tratar.
Con los mismos requisitos (enunciados en Ios incisos I y 2 del art. 198 de
Ia L.G.S.) la junta general de accionistas se encuentra facultada legalmente para
acordar Ia delegación, en el directorio o la gerencia, de la facultad de modificar
determinados artículos en términos y circunstancias expresamente señaladas (art.
l98, último párrafb, de la L.G.S.).

1.3 Alcances de la modificación del estatuto

Lo relativo a los alcances de la rnodificación del estatuto de la sociedad


anónima es materia de tratamiento legal en el artículo 199 de la Ley General de
Sociedades, que dispone lo siguiente:
- Ninguna modificación del estatuto puede imponer a los accionist¿rs nue-
vas obligaciones de carácter económico, salvo para aquellos que hayan
dejado constancia expresa de su aceptación en la junta general o que lo
hagan posteriormente de manera indubitable.
- La junta general puede acordar, aunque el estatuto no lo haya previsto, la
creación de diversas clases de acciones o la conversión de acciones ordinarias en
preferenciales.

1.4 Derecho de separación del accionista concedido por modificación


del estatuto
Mediante el ejercicio del derecho de separación, llamado también derecho
de receso, <... el accionista individual que esté en contra de un acuerdo de la
asamblea que, modificando las escrituras sociales o causa fundamental del pacto
social, agrave o modifique sustancialmente su situación dentro de la sociedad o el

))2
Maxuel oE Dnn¡cno Co¡utsncrRr,

giro de la empresa de la que es titular, tiene el derecho de solicitar su separación


o receso de la sociedad mediante la entrega de sus acciones, a cambio de la parte
que le corresponda en el patrimonio de la compañía> (GUTIERREZ FALLA, 1988,
Tomo 2:359).
Según Zunino, n... se define el derecho de receso, con ligeras variantes propias
de cada interpretación, como la facultad de renunciar, con reembolso del vaior de
sus acciones, que asiste a los accionistas disidentes o ausentes ante determinadas
resoluciones de las mayorías. La referencia a los accionistas y a las acciones revela
por lo pronto la antedicha particularidad de este derecho de receso, vinculado
específica e históricamente con las sociedades de capital; pero su aplicabiiidad en
mayor o menor medida, tanto a las SRL como a las propias sociedades de personas
(...), nos hace concordar con quienes prefieren reemplazar, en el concepto antes
mencionado, dichos términos por los rnás amplios de 'socios'y'participación
social> (ZUNINO, 1984, Tomo f :216).
Mascheroni dice del derecho de separación del socio o derecho de recescr
que (... debe ser entendido como la facultad o el derecho de los socios disidentes
y ausentes para separarse de la sociedad cuando ésta, por medio de sus órganos
competentes, adopta una resolución de tal naturaleza que al alterar profundamente
sus situaciones les confiere derecho a exigir el reembolso de sus participaciones
sociales, (MASCHERONI, 1993: 173). Dicho autor pone de relieve que u... el de-
recho de receso se conforma mediante una declaración unilateral de voluntad que
debe considerarse vinculante y potenciahnente rescisoria c1e la relación contractual
societaria, pues debe perfeccionarse mediante el conocimiento de dicha deciaración
por la sociedad destinataria, concluyéndose así el acto jurídico de receso, que deberá
tenerse por completo pero sujeto a la condición suspensiva (...) consistente en la
facultad de la asamblea de dejar sin efecto la decisión que provocara el ejercicio
del receso y producir consecuentemente la inoperatividad de aquella declaración
de voluntad de socio> (MASCHERONI, 1993: 174).

El derecho de separación del accionista a causa de la modificación del estatuto


de la sociedad anónima se encuentra normado en el artículo 200 de la Ley General
de Sociedades, en estos términos:
<La adopción de los acuerdos que se indican a continuación, concede el derecho
a separarse de la sociedad:

l. El cambio delobjeto social;


2. EI traslado del domicilio al extranjero;

3. La creación de limitaciones a la transmisibilidad de las acciones o la mo-


dificación de ias existentes; ¡

11^
LLA
Mo¡rprcacróN DEL ESTATUTo, AUMENTo y REoucclóN DEL cAprrAL DE socrEDAD RNóNrua

4. En los demás casos que lo establezca la ley o el estatuto.


Sólo pueden ejercer el derecho de separación los accionistas que en la junta
hubiesen hecho constar en acta su oposición al acuerdo, los ausentes, los que
hayan sido ilegítimamente privados de emitir su voto y los titulares de acciones
sin derecho a votr¡.
Aquellos acuerdos que den lugar al derecho de separación deben ser publicados
por la sociedad, por una sola vez, dentro de los diez días siguientes a su adopción,
salvo aquellos casos en que ia ley señale otro requisito de publicación.

El derecho de separación se ejerce mediante carta notarial entregada a la so-


ciedad hasta el décirno día siguiente a la fecha de publicación del aviso a que
alude el acápite anterior.
Las acciones de quienes hagan uso del derecho de separación se reembolsan al
valor que acuerden el accionista y la sociedad. De no haber acuerdo, las accio-
nes que tengan cotización en Bolsa se reembolsarán al valor de su cotización
media ponderada del último semestre. Si no tuvieran cotización, al valor en
Iibros al último día del mes anterior al de la fecha del ejercicio del derecho de
separación. El valor en libros es el que resulte de dividir el patrimonio neto
entre ei núnero total de acciones.
El valor fijado acordado no podrá ser superior al que resulte de aplicar la va-
luación que corresponde según 1o indicado en el párrafo anterior.
La sociedad debe efectuar el reembolso del valor de las acciones en un plazo
que no excederá de dos meses contados a partir de ia fecha del ejercicio del
derecho de separación. La sociedad pagará los intereses compensatorios deven-
gados entre la fecha del ejercicio del derecho de separación y el día del pago, los
mismos que serán calculados utilizando la tasa más alta permitida por ley para
los créditos entre personas ajenas al sistema financiero. Vencido dicho plazo, el
importe del reernbolso devengará adicionalmente intereses moratorios.
Si el reembolso indicado en el párrafo anterior pusiese en peligro la estabilidad
de la empresa o la sociedad no estuviese en posibilidad de realizarlo, se efectuará
en los plazos y forma de pago que determine el juez a solicitud de ésta, por el
proceso sumarísimo.
Es nulo todo pacto que excluya el derecho de separación o haga más gravoso
su ejercicio>.

Finalmente, como se ha podido observar del texto del artículo 200 -penúltimo
párrafo- de la Ley General de Sociedades, la pretensión de reembolso del valor de
las acciones (en caso de ejercer el accionista su derecho de separación de la so-
ciedad y ponerse en peligro la estabilidad de la empresa o en caso de que ésta no
estuviese en posibilidad de realizar tal reembolso) se sustancia en vía de proceso
sumarísimo, cuyo trámite es como se explica a continuación:

225
MRNuar- ns DERecHo ColreRcral

El )uez, al calificar Ia demanda, puede declarar su inadmisibilidad o


improcedencia, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 426 y 427 del
Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca de la inadmisibili-
dad e improcedencia de la demanda), respectivamente (art. 551, primer
párrafo, del C.P.C.).
Si el |uez declara inadmisible la demanda, concederá al demandante tres
días para que subsane la omisión o defecto, bajo apercibimiento de ar-
chivar el expediente. Esta resolución es inimpugnable (art. 551, segundo
párrafo, del C.P.C.).
Si el Juez declara improcedente la demanda, ordenará la devolución de
los anexos presentados (art. 551, último párrafo, del C.P.C.).
Al admitir la demanda, elluez concederá al demandado cinco días para
que la conteste (art. 554, primer párrafo, del C.P.C.).
Contestada la demanda o transcurrido el plazo para hacerla , elluezfijará
fecha para la audiencia de saneamiento, conciliación, pruebas y sentencia,
Ia que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes de contestada
la demanda o de transcurrido el plazo para hacerla, bajo responsabilidad
(art. 554, segundo párrafo, del C.P,C.).
Al iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones o defensas
previas, el luez ordenará al demandante que las absuelva, luego de lo
cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art. 555 del
c,P.c.).
Concluida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas previas que se hubieren deducido, si encuentra
infundadas aquéllas, ellrez declarará saneado el proceso ypropiciará la
conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de apli-
cación lo dispuesto en el artículo 470 delCódigo Procesal Civil, numeral
este último que trata sobre la audiencia con conciliación (art. 555 del
c.P.c.).
A falta de conciliación, el Juez, con la intervención de las partes, fijará los
puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de prueba
(art. 555, segundo párrafo, del C.PC.).
A continuación, rechazará los medios probatorios que considere in-
admisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los referidos a
las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de inmediato
(art. 555, tercer párrafo, del C.P.C.).

226
Mo¡rplcacróN DEL EsrATUTo, AUMENTo v Rs¡uccróN DEL cAptrAL DE socIEDAD eNóNlN4e

- Actuados los medios probatorios referentes a la cuestión de fondo, el


fuez concederá la palabra a los Abogados que así lo soliciten (art. 555,
penúltimo párrafo, del C.P.C.).
- Luego de haber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se señalara en el acápite anterior, elJuez expedirá sentencia,
Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no exce-
derá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia (art. 555,
penúltimo y último párrafos, del C.P.C.).
- La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer día de
notificada. También tiene efecto suspensivo la apelación de la resolución
que declara fundada una excepción o defensa previa. Las demás resolu-
ciones sólo son apelables durante la audiencia, sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferidas (art. 556 del C.P.C.).

2. AUMENTO DEL CAPITAT DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

2.t Generalidades
EI aumento de capital es el u... acto mediante el cual, con ajuste a la ley y a los
estatutos societarios, una empresa social comercial aumenta su capital societario.
Esto puede lograrse por distintos procedimientos; a) mediante nuevos aportes de
Ios socios o de terceros que integrarán, según el tipo societario, la misma u otra
sociedad; b) por capitalización de reservas; c) por conversión de obligaciones en
acciones; d) por emisión de acciones; etcétera. De conformidad con la naturaleza
de la sociedad y los estatutos, la procedencia del aumento condiciona a la voluntad
de los socios o accionistas, sin perjuicio, en su caso, del <derecho de recesor...,
(ARGERI, 1982 44).
Lo concerniente al aumento de capital de la sociedad anónima se encuentra
regulado en el Título II (<Aumento del capitalr) de la Sección Quinta (nModifica-
ción del estatuto, aumento y reducción del capitalr) del Libro Segundo (<Sociedad
anónima>) de la Ley General de Sociedades, en los arts. 201 al2l4,

2.2 Requisitos para el aumento del capital


LaLey General de Sociedades, en su artículo 201, prescribe que el aumento
de capital se acuerda por la junta general de accionistas cumpliendo los requisitos
establecidos para la modificación del estatuto, consta en escritura pública y se ins-

227
MaNu,ql oe DrRrcuo Cor,,rsRclRr,

cribe en el Registro respectivo. En consecuencia, debe tenerse presente lo dispuesto


en el artículo 198 de la mencionada le¡ numeral que trata sobre los requisitos de
la modificación del estatuto de este modo:
<La modificación del estatuto se acuerda por junta general.

Para cualquier modificación del estatuto se requiere:

1 Expresar en la convocatoria de la junta generai, con claridad y precisión,


los asuntos cuya modificación se someterá a la junta.
2. Que el acuerdo se adopte de conformidad con los artículos 126 y 127,
dejando a salvo lo establecido en el artículo r20. [Er art. 126 c]e la L.G.s.
tratq acerca del quórum califcado para Ia adopción de acuerdos en la junta
general de accionistas. El art. 127 de Ia L,G.s. versa sobre la adopción de
acuerdos en la junta general de accionistas. Finalnente, el art. i20 cle ta
L.G.5. nornta lo atinente a la junta universal de accionistasl .
Con los mismos requisitos la junta general puede acordar delegar en el direc-
torio o la gerencia la facultad de modificar determinados artículos en términos
y circunstancias expresamente señaladas>.

Por último, en relación a los requisitos exigibles para el aumento de capital,


debe tenerse en consideración que, conforme lo dispone el artícul o 204 de la fey
General de Sociedades, para el aumento de capital por nuevos aportes o por la
capitalización de créditos contra la sociedad es requisito previo que la tot;lidad
de las acciones suscritas, cualquiera sea la clase a la que pértenezcan, estén total-
mente pagadas. No será exigible este requisito cuando existan dividendos a cargo
de accionistas morosos contra quienes esté en proceso la sociedad y en los otios
casos que prevé esta ley.

2.3 Modalidades del aumento del capitat


En relación al tema, Hundskopf apunta que las formas (o modalidades) de
aumento del capital son las siguientes: <... Nuevos aportes, ya sea de los propios
accionistas o de terceros, en oferta cerrada o en oferta pública, capitalización de
utilidades propiamente dichas, capitalización de reservas, qlue si bien se constitu-
yen a base de utilidades implican una afectación de ellas hacia un fin específico,
futuro y cierto, capitalización de los excedentes de revaluación de activos fijos si
no hubieren pérdidas contra las cuales se deba aplicar tales excedentes, conversión
de obligaciones en acciones comprendiéndose dentro del concepto de obligaciones
(...) todo tipo de deudas de la sociedad frente a terceros acreedores, y por último el
aumento de capital como resultado de una fusión por absorción...> (HUNDSKOpF,
1994, Tomo ii: 100).

228
Mo¡l¡-lceclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo v nnnucc¡óN DEL cAprrAL DE socrEDAD e¡¡ól¡rN.{e

Por su parte, Alegría refiere que:


<... El capital, como cifra ideal e invariable, puede ser aumentado como tal
cuando las necesidades de la sociedad así Io aconsejan.
Normalmente se tratará de alguna de estas situaciones:
a) Aporte de nuevos bienes a la empresa, ya sea por los accionistas anteriores,
ya por nuevos que así quedarán incorporados a ella. Debe advertirse que
existen otras formas de incorporar bienes al patrimonio societario: la
emisión de obligaciones o debentures (...), la compra directa por la socie-
dad.

b) Necesidad de adecuar el patrimonio real, generalmente elevado, a las cifras


nominales de capital. Cuando las distancias son grandes resulta conve-
niente acortarlas aproximando la cifra de capital al patrimonio real para
evitar elevados impuestos y poder, a su vez, dar mayor envergadura a la
empresa. Puede ocurrir por revaluación del activo o por capitalización de
las reservas.

c) Solución de problemas pasajeros de iliquidez,mediante la entrega de nuevas


acciones de la sociedad a los acreedores sociales en pago de sus créditos, o
a los accionistas por sus dividendos. La sociedad se beneficia, pues todo su
potencial económico sigue invertido en lo que le reditúa económicamente
y le sirve para cumplir su objeto> (ALEGRÍA, 1963: 44).

El aumento de capital de la sociedad anónima reviste ciertas modalidades que


se encuentran contempladas en el artículo 202 de la Ley General de Sociedades,
según el cual dicho aumento de capital puede originarse en:
A. Nuevos aportes.
B. La capitalización de créditos contra Ia sociedad, incluyendo la conversión
de obligaciones en acciones.

C. La capitalización de utilidades.
D. La capítalización de reservas. Al respecto, Alegría hace estas precisio-
nes:
<... Como toda reserva se expresa en el pasivo y tiene su contrapartida en
el activo en la mayor cantidad de bienes de los cuales la sociedad es titular,
esa función puede cumplirse igualmente convirtiéndola en capital. Esto
no produce perjuicio, en principio, a la sociedad ni a terceros, sino que
beneficia a los accionistas, pues permite que en el título se incluya el valor
de la reserva, cosa imposible mientras ésta permanece como tal, a pesar
de tratarse de un valor efectivamente incorporado por el partícipe a la
sociedad> (ALEGRÍA, 1963: 47).

229
Meruuer r¡ DrnncHo CoMgRctal

- (... Sin embargo, esa capitalización puede tener efectos en el régimen de


mayorías, que puede ser alterado y hasta variado...u (ALEGRÍA, 1963:
47).

- <La capitalización, por el contrario, no produce efectos directos sobre el


patrimonio, que se mantiene invariado, pues no existe incorporación ni
salida de bienes, (ALEGRÍA, 1963:47).

E. La capitalización de beneficios.
F. La capitalización de primas de capital.
G. La capitalización de excedentes de revaluación.
H. Los demás casos previstos en la ley.

2.4 Efectos del aumento del capital

El aumento de capital de la sociedad anónima acarrea alguno de los siguientes


efectos (indicados en el art. 203 de la L.G.S.):
- La creación de nuevas acciones.
- El incremento del valor nominal de las acciones existentes.

2.5 Modificación automática del capital y del valor nominal de las


acciones

Por excepción, cuando por mandato de la ley deba modificarse la cifra del
capital, ésta y el valor nominal de las acciones quedarán modificados de pleno de-
recho con la aprobación por la junta general de los estados financieros que reflejen
tal modificación de la cifra del capital sin alterar la participación de cada accionista.
La junta general puede resolver qlue, en lugar de modificar el valor nominal de las
acciones, se emitan o cancelen acciones a prorrata por el monto que represente la
modificación de la cifra del capital. Para la inscripción de la modificación basta
la copia certificada del acta correspondiente. Así lo establece el artículo 205 de la
Ley General de Sociedades.

2.6 Delegación para aumentar el capital

De acuerdo a lo normado en el artículo 206 de la Ley General de Sociedades,


la junta general puede delegar en el directorio la facultad de:
1. Señalar la oportunidad en que se debe realizar un aumento de capital
acordado por la junta general. El acuerdo debe establecer Ios términos

230
MoolrrcaclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y RnruccróN DEL cAprrAL DE socrEDAD aNórurlr¡

y condiciones del aumento que pueden ser determinados por el direc-


torio"
2. Acordar uno o varios aumentos de capital hasta una determinada suma
mediante nuevos aportes o capitalización de créditos contra la sociedad,
en un plazo máximo de cinco años, en las oportunidades, los montos,
condiciones, según el procedimiento que el directorio decida, sin previa
consulta a la junta general. La autorización no podrá exceder del monto
del capital social pagado vigente en Ia oportunidad en que se haya acor-
dado la delegación.
La delegación en el directorio para aumentar el capital de la sociedad anónima
no puede figurar en forma alguna en el balance mientras el directorio no acuerde
el aumento de capital y éste se realice. Ello se colige de la parte final del artículo
206 de la Ley General de Sociedades.

2.7 Derecho de suscripción preferente por el aumento del capital


<EI fundamento del derecho de suscripción preferente es que permite al accio-
nista conservar su porcentaje de tenencia de acciones de la sociedad, con lo cual
conserva también su posición o peso dentro de la misma. Además, el ejercicio
de determinados derechos está sujeto por la Ley a la tenencia de un determi-
nado porcentaje de acciones, con lo cual, si éste disminuye, el accionista pierde
la posibilidad de ejercicio de derechos que muchas veces son fundamentales,
(ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 4l l).

<Por otra parte, el accionista detenta también un derecho al mayor valor del pa-
trimonio neto que puede tener la sociedad al momento del aumento del capital.
Si no suscribiera un porcentaje igual de las nuevas acciones, perdería parte de
ese valor económico. Por otro lado, este derecho económico determina que, si
el accionista no tiene recursos para Ia suscripción de las nuevas acciones que le
corresponden, puede transferir a terceros su derecho de suscripción preferente,
recuperando de esta manera, en todo o en parte, el valor que de otra manera
habría perdido, (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 4l l).

El derecho de suscripción preferente por el aumento de capital de la sociedad


anónima se halla regulado en el artículo 207 de la Ley General de Sociedades,
según el cual:
- En el aumento de capital por nuevos aportes, los accionistas tienen
derecho preferencial para suscribir, a prorrata de su participación accio-
naria, las acciones que se creen. Este derecho es transferible en la forma
establecida en la presente ley.

231
MRNUeL oE DrRscHo CoMpRcrRr,

- No pueden ejercer este derecho los accionistas que se encuentren en mora


en el pago de los dividendos pasivos, y sus acciones no se computarán para
establecer la prorrata de participación en el derecho de preferencia.
- No existe derecho de suscripción preferente en el aumento de capital
por conversión de obligaciones en acciones, en los casos de Ios artículos
103 y 259 de la Ley General de Sociedades ni en los casos de reorga-
nización de sociedades establecidos en dicha ley. El artículo 103 de la
Ley General de Sociedades norma la opción para suscribir acciones y
señala: A. que cuando lo establezca la escritura pública de constitución
o Io acuerde la junta general con el voto favorable de accionistas que
representen la totalidad de las acciones suscritas con derecho a voto,
la sociedad puede otorgar a terceros o a ciertos accionistas la opción
de suscribir nuevas acciones en determinados plazos, términos y con-
diciones; B. que el plazo de la opción no excede de dos años; y C. que,
salvo que los términos de la opción así lo establ ezcan, su otorgamiento
no impide que durante su vigencia la sociedad acuerde aumentos de
capital, la creación de acciones en cartera o la emisión de obligaciones
convertibles en acciones. Por su parte, el artículo 259 de la Ley General
de sociedades regula el aumento de capital en la sociedad anónima
abierta, estableciendo lo siguiente:
<En el aumento de capital por nuevos aportes a la sociedad anónima abierta
se podrá establecer que los accionistas no tienen derecho preferente para suscribir
las acciones que se creen siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
l. Que el acuerdo haya sido adoptado en la forma y con el quórum que
corresponda, conforme a lo establecido en el artículo 257 [art. 257 de la
¿'G.s., c\ue trata precisamente sobre el c\uórum y mayoría para adoptar
acuerdos en la junta general de accionistasl y que además cuente con el
voto de no menos del cuarenta por ciento de las acciones suscritas con
derecho de voto; ¡
2. Que el aumento no esté destinado, directa o indirectamente, a mejorar
la posición accionaria de alguno de los accionistas.
Excepcionalmente, se podrá adoptar el acuerdo con un número de votos
menor al indicado en el inciso 1. anterior, siempre que Ias acciones a crearse vayan
a ser objeto de oferta pública>.

En lo que atañe al ejercicio del derecho de preferencia para suscribir nuevas


acciones con motivo del aumento de capital por nuevos apcrtes, el artículo 208 de
la Ley General de Sociedades dispone lo siguiente:

232
MootplcRclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y RerucclóN DEL cAprrAL DE socrEDAD e¡.¡óNllra

- El derecho de preferencia se ejerce en por lo menos dos ruedas. En la


primera, el accionista tiene derecho a suscribir las nuevas acciones, a
prorrata de sus tenencias a ia fecha que se establezca en el acuerdo. Si
quedan acciones sin suscribir, quienes han intervenido en la primera
rueda pueden suscribir, en segunda rueda, Ias acciones restantes a pro-
rrata de su participación accionaria, considerando en ella las acciones
que hubieran suscrito en la primera rueda.
- La junta general o, en su caso, el directorio, establecen el procedimiento
que debe seguirse para el caso que queden acciones sin suscribir luego
de terminada la segunda rueda.

- Salvo acuerdo unánime adoptado por la totalidad de los accionistas de la


sociedad, el plazo para el ejercicio del derecho de preferencia, en primera
rueda, no será inferior a diez días, contado a partir de la fecha del aviso
que deberá publicarse al efecto o de una fecha posterior que al efecto se
consigne en dicho aviso. El plazo para la segunda rueda, y las siguientes
si las hubiere, se establece por Ia junta general no pudiendo, en ningún
caso, cada rueda ser menor a tres días.

- La sociedad está obligada a proporcionar a los suscriptores en forma


oportuna la información correspondiente a cada rueda.
En lo que respecta al certificado de suscripción preferente de nuevas acciones
con motivo del aumento de capital por nuevos aportes, cabe señalar que
ello está regulado en el artículo 209 de la Ley General de sociedades de
esta manera:

- El derecho de suscripción preferente se incorpora en un título denomina-


do certificado de suscripción preferente o mediante anotación en cuenta,
ambos libremente transferibles, total o parcialmente, que confiere a su
titular el derecho preferente a la suscripción de las nuevas acciones en
las oportunidades, el monto, condiciones y procedimiento establecidos
por la junta general o, en su caso, por el directorio.
- Lo dispuesto en el párrafo anterior no será aplicable cuando por acuerdo
adoptado por la totalidad de los accionistas de la sociedad, por disposición
estatutaria o por convenio entre accionistas debidamente registrado en
la sociedad, se restrinja la libre transferencia del derecho de suscripción
preferente.
- El certificado de suscripción preferente, o en su caso las anotaciones en
cuenta, deben estar disponibles para sus titulares dentro de los quince
días útiles siguientes a la fecha en que se adoptó el acuerdo de aumento

¿55

I
MaNuRr- ¡¡ D¡RecHo Cot.tnRctal

de capital. En el aviso (para ejercer el derecho de preferencia) que se men-


ciona en el artículo 208 de la L.G.S. (numeral citado precedentemente)
se indicará la fecha en que están a disposición de los accionistas.

- Las anotaciones en cuenta tienen la información que se señala, en la


forma que disponga la legislación especial sobre la materia.
- Los mecanismos y formalidades para la transferencia de los certificados
de suscripción preferente se establecerán en el acuerdo que dispone su
emisión.
- Los tenedores de certificados de suscripción preferente que participaron
en la primera rueda tendrán derecho a hacerlo en la segunda y en las
posteriores si las hubiere, considerándose en cada una de ellas el monto
de las acciones que han suscrito en ejercicio del derecho de suscripción
preferente que han adquirido, así como las que corresponderían a la
tenencia del accionista que les transfirió el derecho.
Finalmente, en relación al tema tratado en este punto, el artículo 210 de la
Ley General de Sociedades precisa que la suscripción de acciones consta en un
recibo extendido por duplicado y en la forma que señala el artículo 59 de la Ley
General de Sociedades, numeral referido a la suscripción y desembolso del capital
en la sociedad anónima constituida por oferta a terceros, y conforme al cual la
suscripción de acciones no puede modificar las condiciones del programa y se rea-
liza en el plazo establecido en éste y debe constar en un certificado extendido por
duplicado (debiendo serle entregado al suscriptor un ejemplar de dicho certificado)
con la firma del representante de la empresa bancaria o financiera receptora de la
suscripción, en el que se exprese cuando menos;
l. La denominación de la sociedad.
2. La identificación y el domicilio del suscriptor.
3. El número de acciones que suscribe y la clase de ellas, en su caso.
4. El monto pagado por el suscriptor conforme establezca el programa de
constitución.
5. La fecha y la firma del suscriptor o su representante.

2.8 Publicidad del aumento del capital


Lo relativo a la publicidad del aumento de capital de la sociedad anónima es
materia de tratamiento legal en el artículo 211 de la Ley General de Sociedades,
el cual dispone lo siguiente:

234
Monl¡lcnclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y R¡ruccróN DEL cAprrAL DE soctEDAD Rl¡óNrrraa

La junta general o, en su caso, el directorio, establece las oportunidades,


monto, condiciones y procedimiento para el aumento del capital, todo
lo que debe publicarse mediante un aviso.
El aviso no cuando el aumento del capital ha sido acordado
es necesario
en junta general universal y la sociedad no tenga emitidas acciones sus-
critas sin derecho a voto.

2.9 Oferta a terceros de las nuevas acciones en el aumento del capital

En lo que concierne a la oferta a terceros de las nuevas acciones en el aumento


de capital de la sociedad anónima, el artículo 212 de la Ley General de Socieda-
des preceptúa que cuando las nuevas acciones son materia de oferta a terceros, la
sociedad redacta y pone a disposición de los interesados el programa de aumento
de capital, programa que debe contener lo siguiente:

1. La denominación, objeto, domicilio y capital de la sociedad, así como los


datos relativos a su inscripción en el Registro.
2. El valor nominal de las acciones, las clases de éstas, si las hubiere, con
mención de las preferencias que les correspondan.
3. La forma de ejercitar el derecho de suscripción preferente que correspon-
de a los accionistas, salvo cuando resulte de aplicación lo dispuesto en el
artículo 259 de la Ley General de Sociedades (numeral que versa sobre
el aumento de capital sin derecho preferente en la sociedad anónima
abierta), en cuyo caso se hará expresa referencia a esta circunstancia.
4. Los estados financieros de los dos últimos ejercicios anuales con el informe
de auditores externos independientes, salvo que la sociedad se hubiera
constituido dentro de dicho período.
5. Importe total de las obligaciones emitidas por la sociedad, individuali-
zando las que pueden ser convertidas en acciones, y las modalidades de
cada emisión.
6. El monto del aumento de capital; la clase de acciones a emitirse; y en caso
de acciones preferenciales, las diferencias atribuidas a éstas.
7. Otros asuntos o información que la sociedad considere importantes.
Cuando la oferta a terceros tenga la condición legal de oferta pública le es
aplicable la legislación especial que regula la materia y, en consecuencia, no se
aplicará lo señalado en las líneas precedentes. Ello se colige de la parte final del
artículo 2I2 de la Ley General de Sociedades.

235
Ma¡¡uel oe D¡RrcHo Cor',rsRcral

2.10 Aumento de capital con aportes no dinerarios


De conformidad con lo dispuesto en el artículo 2I3 -primer párrafo- de la
Ley General de Sociedades, al aumento de capital con aportes no dinerarios le
son aplicables las disposiciones generales correspondientes a este tipo de aportes
y, en cuanto sean pertinentes, las de aumentos de capital por aportes dinerarios.
En consecuencia, respecto de los aportes no dinerarios, debe tenerse presente,
principalmente, lo dispuesto en los artículos 22, 25,26 y 27 de la Ley General de
Sociedades, que establecen lo siguiente:
- El aporte de bienes no dinerarios se reputa efectuado al momento de
otorgarse la escritura pública (arf.22, parte final, de la L.G.S.).
- La entrega de bienes inmuebles aportados a la sociedad se reputa efectuada
al otorgarse la escritura pública en Ia que conste el aporte. La entrega de
bienes muebles aportados a la sociedad debe quedar completada a más
tardar al otorgarse la escritura pública de constitución o de aumento de
capital, según sea el caso (art.25 de la L.G.S.).
- Si el pacto social admite que el socio aportante entregue como aporte títu-
los valores o documentos de crédito a su cargo, el aporte no se considera
efectuado hasta que el respectivo títuio o documento sea íntegramente
pagado (art.26, primer párrafo, de la L.G.S.).
- Si el pacto social contempla que el aporte esté representado por títulos
valores o documentos de crédito en los que el obligado principal no es
el socio aportante, el aporte se entenderá cumplido con la transferencia
de los respectivos títulos o documentos, coll el endoso de los respectivos
títulos valores o documentos y sin perjuicio de Ia responsabilidad solidaria
prevista en la ley (art.26, in fine, de la L.G.S.).
- En Ia escritura pública donde conste el aporte de bienes o de derechos de
crédito, debe insertarse un informe de valorización en el que se describen
los bienes o derechos objeto del aporte, los criterios empleados para su
valuación y su respectivo valor (art.27 de la L.G.S.).
Con arreglo a lo previsto en el segundo párrafo del artículo 2I3 de la Ley
General de Sociedades, el acuerdo de aumento de capital con aportes no dinera-
rios debe reconocer el derecho de realizar aportes dinerarios por un monto que
permita a todos los accionistas ejercer su derecho de suscripción preferente para
mantener la proporción que tienen en el capital.
Cuando el acuerdo de aumento de capital contemple recibir aportes no dinera-
rios indicar el nombre del aportante y el informe de valorización referido
se deberá

236
MoolplcRclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y nnoucclót¡ DEL cAprrAL DE soctEDAD ar¡óNlMe

en el artículo 27 de la Ley General de Sociedades (informe en el que, reiteramos,


debe describirse: l.los bienes o derechos objeto del aporte;2.los criterios empleados
para su valuación; y 3. el valor de los bienes u objetos materia del aporte). Así lo
establece la parte frnal del artículo 213 de la Ley General de Sociedades.

2.11 Aumento de capital por capitalización de créditos


En principio> como se señalara con anterioridad, el aumento de capital de la
sociedad anónima puede originarse, entre otras modalidades, en la capitalización de
créditos contra la sociedad, incluyendo la conversión de obligaciones en acciones,
conforme se colige del inciso 2 del artículo 202 de la Ley General de Sociedade s.
Ahora bien, el artículo 214 de la Ley General de Sociedades precisa en su pri-
mer párrafo que cuando el aumento de capital se realice mediante la capitalización
de créditos contra la sociedad se deberá col-ltar con un informe del directorio que
sustente la conveniencia de recibir tales aportes. Es de aplicación en este caso lcr
dispuesto en el segundo párrafo del artículo 2L3 de la Ley General de Sociedades,
según el cual el acuerdo de aumento de capital con aportes no dinerarios debe
reconocer el derecho de realizar aportes dinerarios por un monto que permita a
todos los accionistas ejercer su derecho de suscripción preferente para mantener
la proporción que tienen en el capital.
En la parte final del artículo 2I4 de la Ley General de Sociedades se indica
que cuando el aumento de capital se realice por conversión de obligaciones en
acciones (una de las formas de capitalización de créditos contra la sociedad) y
ella haya sido prevista, se aplican los términos de la emisión. Si la conversión de
obligaciones en acciones no ha sido prevista, el aumento de capital se ef'ectúa en
los términos y condiciones convenidos con los obligacionistas.

3. LA REDUCCION DEL CAPITAL EN LA SOCIEDAD ANONIMA

3.1 Generalidades
La reducción del capital social <... significa disminuir la cifra del capital
nominal que figura en los estatutos en virtud de una resolución de asamblea
extraordinaria. Los motivos pueden ser varios; pero generalmente se procura
mediante dicha operación adecuar la cifra de capital con la realidad patrimonial
de la sociedad, a fin, principalmente, de evitar el engaño de terceros> (FARINA,
1979, Parte Especial II-B: 275).

L5/
MeNuar- or De Rscuo Cot'{gncl.Al

Hundskopf afirma que son causales de la reducción del capital las siguientes:
<... En primer lugar la reducción de capital que se deriva de una valorización ex-
cesiva de los aportes no dinerarios (...); en segundo lugar la reducción de capital,
que se tiene que hacer para anular las acciones de los socios morosos en el pago de
sus dividendos pasivos, cuando no es posible enajenarlas a favor de los accionistas
o de terceros (...); en tercer lugar la reducción de capital que (...) se debe llevar a
cabo cuando la sociedad adquiere sus propias acciones con cargo a capital social,
únicamente para amortizarlas; dicha reducción implica la anulación posterior de
las acciones. En cuarto lugar, la causal de reducción obligatoria por efecto de las
pérdidas si hubiere transcurrido un ejercicio sin haberse superado, (...) y por últi-
mo, la reducción de capital voluntaria, mal denominada devolución de aportes y
que implica compensar a los accionistas con el contravalor de las acciones ya sea
en dinero o con la adjudicación de activos de la sociedad> (HUNDSKOPF, 1994,
Tomo II: 100).
Sobre el particular, León Batardón expresa que varias circunstancias diferentes
pueden hacer necesaria una reducción del capital:
(1. El capital es demasiado elevado con relación a la importancia de los ne-
gocios.
2. La sociedad ha sufrido una importante pérdida, que quiere amortizar.
3. La sociedad comprueba que su activo ha sufrido una notable deprecia-
ción.
4. La sociedad quiere reducir a su valor real aportaciones cuya estimación
inicial fue exagerada.
5. La reducción tiene por objeto preparar una ampliación de capital" (LEON
BATARDON, 1970:348).
Para Alegría, la reducción del capital puede obedecer a varias causas, a sa-
ber:
ua) Exceso de patrimonio. Cuando el patrimonio societario es mayor al reque-
rido por la explotación, puede ser conveniente o necesario limitarlo devol-
viéndolo a sus aportantes, para lo cual se reduce el capital y se amortizan las
acciones que lo representan. No indica esta causa deficiencia de conducción
societaria. La reducción beneficia a los accionistas, que así pueden destinar
estos fondos a otras inversiones en que pueden ser útiles.
b) Pérdidas.lndica deficiencia económica. Generalmente se impone 1a reduc-
ción del capital para evitar que el agotamiento del patrimonio produzca ia
disolución de la sociedad (...).
c) Depuración del activo. Ocurre cuando diversos bienes de la sociedad pier-
den el valor que tienen asignado. Para asignarles el verdadero se impone
la reducción del capital para hacerlo acercar al patrimonio (...).

238
Mo¡lp¡ceclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo v Rp¡uccló¡¡ DEL cAprrAL DE socrEDAD e¡lóNlue

d) Liquidación parcial de la sociedad. Cuando un grupo de accionistas, por


cualquier causa, decide retirarse de la sociedad, es posible que Ios restantes
prefieran liquidarla parcialmente para reintegrarles el valor de su partici-
pación mediante la venta de algunos bienes u otros procedimientos. En
este caso sus acciones son anuladas y se reduce el monto del capital.

e) Conversión de acciones preferidas en debentures. No produce disminución


patrimonial.
f) Caducidad de certifcados de acciones. Cuando acciones suscritas no son
integradas, puede decidirse su cancelación, para 1o cual se reduce el ca-
pital hasta su valor. Pero si después de la cancelación se efectúan nuevas
emisiones, no se produce reducción alguna.
g) Defecto de suscripción. La sociedad que no logra suscribir todo su capital,
decide reducirlo hasta lo suscrito.
h) Recepción de acciones dela sociedad en pago de créditos. Ciertos incobrables
sólo pueden ser superados recibiendo la sociedad sus propias acciones. (...)
Debe reducirse el capital proporcionalmente. En esta reducción la sociedad
no devuelve aportes sino que sólo cancela créditos en su favor, lo que tiene
el mismo sentido económico.

í) Conversión de capital oro a papel. Puede suceder que ocurran diferencias


de cotización del valor oro que obliguen a reducir el capital, cuando se io
vuelca a papel.

i) Pago de ventas de propiedades de la sociedad con acciones. Sería una variante


de h, estipuiada directamente al pactarse la enajenación. La reducción del
capital es ímperiosa, porque de lo contrario la operación sería prohibida
(...).

k) Ejercicio del derecLto de receso ( ..). Si las acciones no son inmediatamente


suscritas otra vez, debe reducirse el capital, (ALEGRÍA, 1963: 49-50).

Lo concerniente a la reducción del capital de la sociedad anónima se encuentra


regulado en el Título III (<Reducción del capital>) de la Sección Quinta (<Modifica-
ción del estatuto, aumento y reducción del capital") del Libro Segundo (<Sociedad
anónima>) de la Ley General de Sociedades, en los arts.2l5 alr220.

3.2 Requisitos de la reducción del capital

Tal como lo indica el artículo 2I5 de la Ley General de Sociedades, la reduc-


ción del capital de la sociedad anónima se acuerda por junta general de accionistas,
cumpliendo los requisitos establecidos para la modificación del estatuto, consta
en escritura pública y se inscribe en el Registro. En consecuencia, debe tenerse

239
ManuRr, nB D¡RgcHo CoN{rRclRr

presente lo dispuesto en el artículo 198 de la mencionada le¡ numeral que versa


acerca de los requisitos de la modificación del estatuto de este modo:
<La modificación del estatuto se acuerda por junta general.

Para cualquier modificación del estatuto se requiere:

1. Expresar en la convocatoria de la junta general, con claridad y precisión,


los asuntos cuya modificación se someterá a la junta.
2. Que el acuerdo se adopte de conformidad con los artículos 126 y 127, dejando
a salvo lo establecido en el artículo 120. [El art. ]26 de la L.G.S. trata acerca del
quórum califcado para Ia adopción de acuerdos en la junta general de accionistas.
El art. 127 de la L.G.S. versa sobre Ia adopción de acuerdos en la junta genercrl
de accionistas. Finalmente, el art. 120 de la L.G,S, norma lo atinente a la junta
universal de accionistasl.

Con los mismos requisitos la junta general puede acordar delegar en el direc-
torio o la gerencia la facultad de modificar determinados artículos en términos
y circunstancias expresamente señaladasr.

Por último, en relación a los requisitos de la reducción del capital debe tenerse
presente lo normado en el artículo 217 de la Ley General de Sociedades, precepto
legal que regula las formalidades exigibles para Ia realización de la reducción del
capital de la sociedad anónima, en estos términos:
- El acuerdo de reducción del capital debe expresar la cifra en que se reduce
el capital, la forma cómo se realiza,los recursos con cargo a los cuales se
efectúa y el procedimiento mediante el cual se lleva a cabo.
- La reducción debe afectar a todos los accionistas a prorrata de su parti-
cipación en el capital sin modificar su porcentaje accionario o por sorteo
que se debe aplicar por igual a todos los accionistas. Cuando se acuerde
una afectación distinta, ella debe ser decidida por unanimidad de las
acciones suscritas con derecho a voto.
- El acuerdo de reducción debe publicarse por tres veces con intervalos de
cinco días.

3.3 Modalidades de la reducción del capital

Según Alegría, la reducción del capital puede llevarse a la práctica mediante


los medios que describe a continuación:
<a) Restitución del activo. Cuando se devuelven por su valor sumas del activo
social (...).

240
Mo¡lplcnclóN DEL ESTATUTo, AUMENTo v ReouccróN DEL cAprrAL DE soctEDAD aruóNtue

b) Liberación de aportes no integrados. (...) lleva implícita la reducción del


valor nominal de la acción, lo que trae dificultades cuando no reúne las
condiciones exigidas (...).
c) Pérdida de parte del valor integrado y del valor nominal de cada acción.
(...) Es forzoso en casos en que no pueda recurrirse a otra solución por
pérdidas.

d) Reducción del número de acciones. (...) Debe respetar el derecho de igualdad


de los accionistas. En tales casos se aconseja el sorteo, o, estatutariamente
considerada, la amortización por números o series de las acciones.

En estos casos (que se presentan cuando Ia reducción del capital se da por


agotamiento patrimonial natural) se suelen entregar a las acciones amor-
tizadas títulos o bonos de disfrute o de goce que permiten el ejercicio de
derechos sociales y cobro de dividendos sin tener derecho a capital.
e) Canje de acciones por número inferior. Es una variante de la anterior. Se
entrega una cantidad de acciones nuevas, en proporción a la cantidad de ac-
ciones anteriores. Presenta problemas de fracciones que pueden resolverse
mediante previsión estatutaria o en ei acto de decidir la disminución, por
analogía con la emisión de nuevas acciones> (ALEGRÍA, 1963:51-52).

La reducción del capital de la sociedad anónima, la misma que determina


la amortización de las acciones emitidas o la disminución del valor nominal de
ellas, se realiza mediante las siguientes modalidades (previstas en el art.216 dela
L.G.S.):
l. La entrega a sus titulares del valor nominal amortizado.
2' La entrega a sus titulares del importe correspondiente a su participación
en el patrimonio neto de la sociedad.
3. La condonación de dividendos pasivos.
4, El restablecimiento del equilibrio entre el capital social y el patrimonio
neto disminuidos por consecuencia de pérdidas.
5. Otros medios específicamente establecidos al acordar la reducción del
capital.
Beaumont Callirgos, acerca de las modalidades de reducción del capital pre-
vistas en el artículo 216 de la ley societaria, enseña que:
<... La reducción del capital determina la amortización de acciones emitidas, es
decir, su cancelación o anulación; o la disminución del valor nominal de ellas.
No cabe otra opción: (...) o se inhabilitan y suprimen un conjunto de acciones,
a prorrata, quitándole a cada accionista un número de ellas, o sin inutilizarlas,
se reduce su valor nominal.

241.
Mewuel os DrRe cHo ColreRcrel

(...) Las modalidades son las siguientes: Uno, la sociedad devuelve a sus titula-
res el valor nominal amortizado o según fuere el caso, la sociedad le devuelve
el importe correspondiente a su participación en el patrimonio neto. Si la
sociedad no hubiese tenido actividad, no ha tenido movimiento económico,
se debe optar por la primera hipótesis, pues a todos se devuelve por igual,
una parte del valor nominal. Si en cambio, como consecuencia de la actividad
económica, hubo ganancias o pérdidas, Io que la sociedad debe restituir ya no
es valor nominal sino patrimonio neto (activos menos pasivos) entre número
de acciones, es decir, la participación que corresponda. Dos, la sociedad no
devuelve importe o cantidad alguna, simplemente condona dividendos pasivos,
total o parcialmente. Por ejemplo, si todos los accionistas hubiesen pagado el
50 %o de las acciones que suscribieron, se toma el acuerdo de condonar el 50
o/o
de los dividendos pasivos, los que naturalmente ya no les serán exigidos ni
exigibles. La otra hipótesis es que se acuerde que con el pago del 25 % queda
cancelada toda obligación, condonándose, por tanto, el último 25 o/o.Tres, la
sociedad acuerda restablecer el equilibrio entre capital social y patrimonio
neto, al haber disminuido éste como consecuencia de pérdidas, (BEAUMONT
CALLIRGOS, 1998: 435-436).

3.4 Plazo para la eiecución del acuerdo de reducción del capital

Lo relativo al plazo para la ejecución del acuerdo de reducción del capital


de la sociedad anónima se halla normado en el artículo 218 de la Lev General de
Sociedades, que preceptúa lo siguiente:
- La reducción podrá ejecutarse de inmediato cuando tenga por finalidad
restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto o cualquier
otro que no importe devolución de aportes ni exención de deudas a los
accionistas.
- Cuando la reducción del capital importe devolución de aportes o Ia
exención de dividendos pasivos o de cualquier otra cantidad adeudada
por razón de los aportes, ella sólo puede llevarse a cabo luego de treinta
días de la última publicación del aviso a que se refiere el artículo 2I7 de
la Ley General de Sociedades (según el cual el acuerdo de reducción del
capital debe publicarse por tres veces con intervalos de cinco días).
- Si se efectúa la devolución o condonación señaladas en el párrafo anterior
antes del vencimiento del referid o plazo, dicha entrega no será oponible
al acreedor y los directores serán solidariamente responsables con la
sociedad frente al acreedor que ejerce el derecho de oposición a que se
refiere el artículo 219 de la Ley General de Sociedades.

2+2
MoorplcacróN DEL ESTATUTo, AUMENTo y Re¡uccróN DEL cAprrAL DE soctEDAD aNóNlue

3.5 Derecho de oposición a la reducción del capital

Lo que atañe al derecho de oposición a la reducción del capital de la sociedad


anónima se halla regulado en el artícul o 219 de la Ley General de Sociedades, clue
reproducimos a continuación:
<El acreedor de la sociedad, aun cuando su crédito esté sujeto a condición o a
plazo, tiene derecho de oponerse a la ejecución del acuerdo de reducción del
capital si su crédito no se encuentra adecuadamente garantizado.
El ejercicio del derecho de oposición caduca en el plazo de treinta días de la fecha
de Ia última publicación de los avisos a que se refiere el artículo 217 [dela L.G.S.,
numeral que señala en su último párrafo que el acuerdo de reducción del capital
debe publicarse por tres veces con intervalos de cinco díasl.Esválida la oposición
hecha conjuntamente por dos o más acreedores; si se plantean separadamente
se deben acumular ante el juez que conoció la primera oposición.

La oposición se tramita por el proceso sumarísimo, suspendiéndose la ejecución


del acuerdo hasta que Ia sociedad pague los créditos o los garantice a satisfacción
del juez, quien procede a dictar la medida cautelar correspondiente. Igualmente,
la reducción del capital podrá ejecutarse tan pronto se notifique al acreedor que
una entidad sujeta al control de la Superintendencia de Banca y Seguros, ha
constituido fianza solidaria a favor de la sociedad por el importe de su crédito,
intereses, comisiones y demás componentes de Ia deuda y por el plazo que sea
necesario para que caduque la pretensión de exigir su cumplimiento>.

Como se indicara anteriormente, la oposición al acuerdo de reducción del


capital de la sociedad anónima se tramita en vía de proceso sumarísimo (art.2I9,
in fine, de la L.G.S.). Pues bien, a manera de ilustración señalamos que el proceso
sumarísimo se tramita de esta manera:
- El ltez, al calificar la demanda, puede declarar su inadmisibilidad o
improcedencia, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 426 y 427 del
Código Procesal Civil (numerales que tratan acerca de la inadmisibili-
dad e improcedencia de la demanda), respectivamente (art. 551, primer
párrafo, del C.P.C.).
- Si elluez declara inadmisible la demanda, concederá al demandante tres
días para que subsane la omisión o defecto, bajo apercibimiento de ar-
chivar el expediente. Esta resolución es inimpugnable (art. 551, segundo
párrafo, del C.P.C.).
- Si el Juez declara improcedente la demanda, ordenará la devolución de
los anexos presentados (art. 551, último párrafo, del C.P.C.).
- Al admitir la demanda, elluez concederá al demandado cinco días para
que la conteste (art. 554, primer párrafo, del C.P.C.).

243
Ma¡¡uel nE DnREcHo CoprrRclll,

Contestada la demanda o transcurrido el plazo para hacerla , elluezfrjará


fecha para la audiencia de saneamiento, conciliación, pruebas y sentencia,
la que deberá realizarse dentro de los diez días siguientes de contestada
la demanda o de transcurrido el plazo parahacerla, bajo responsabilidad
(art. 554, segundo párrafo, del C.P.C.).
Al iniciar la audiencia, y de haberse deducido excepciones o defensas
previas, el luez ordenará al demandante que las absuelva, luego de lo
cual se actuarán los medios probatorios pertinentes a ellas. (art. 555 del
c.P.c.).
concluida la actuación de los medios probatorios pertinentes a las
excepciones o defensas previas que se hubieren deducido, si encuentra
infundadas aquéllas, elluez declarará saneado el proceso y propiciará la
conciliación proponiendo su fórmula. De producirse ésta, será de apli-
cación lo dispuesto en el artícul o 470 delcódigo procesal civil, numeral
este último que trata sobre la audiencia con conciliación (art. 555 del
c.P.c.).
A falta de conciliación, el fuez, con la intervención de las partes, fijará los
puntos controvertidos y determinará los que van a ser materia de prueba
(art. 555, segundo párrafo, del C.P.C.).
A continuación, rechazará los medios probatorios que considere in-
admisibles o improcedentes y dispondrá la actuación de los referidos a
las cuestiones probatorias que se susciten, resolviéndolas de inmediato
(art. 555, tercer párrafo, del C.P.C.).
Actuados los medios probatorios referentes a la cuestión de fondo, el
|uez concederá la palabra a los Abogados que así lo soliciten (art. 555,
penúltimo pánafo, del C.P.C.).
Luego de haber hecho uso de la palabra los Abogados de las partes,
conforme se señalara en el acápite anterior, elJuez expedirá sentencia.
Excepcionalmente, puede reservar su decisión por un plazo que no exce-
derá de diez días contados desde la conclusión de la audiencia (art. 555,
penúltimo y último párrafos, del C.P.C.).
La sentencia es apelable con efecto suspensivo, dentro de tercer día de
notificada. Támbién tiene efecto suspensivo la apelación de la resolución
que declara fundada una excepción o defensa previa. Las demás resolu-
ciones sólo son apelables durante la audiencia, sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferidas (art. 556 del C.p.C.).

244
Moplplc¡clóN DEL ESTATUTo, AUMENTo y Re ¡uccró¡¡ DEL cAptrAL DE soctEDAD ¿t¡óNIpre

3.6 Reducción obligatoria del capital por pérdidas

Con arreglo a lo previsto en el artículo 220 de la Ley General de Sociedades,


numeral que trata sobre la reducción obligatoria del capital de la sociedad anó-
nima por pérdidas, la referida reducción del capital tendrá carácter obligatorio
cuando las pérdidas hayan disminuido el capital en más del cincuenta por ciento
y hubiese transcurrido un ejercicio sin haber sido superado. La aludida regla sobre
la obligatoriedad de la reducción del capital tiene ciertas excepciones, cuales son
las siguientes:

- Que se cuente con reservas legales.


- Que se cuente con reservas de libre disposición.
- Que se realicen nuevos aportes.
- Que los accionistas asuman la pérdida, en cuantía que compense el des-
medro.

245
CapÍruro VIII
ESTADOS FINANCIEROS Y APLICACIÓN
DE UTILIDADES EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA
a
L. MEMORIA E INFORMACIÓN FINANCIERA DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

Mascheroni indica sobre el particular que n... al presentar ante la asamblea


de accionistas el balance y estado de resultados del ejercicio, acompañados de la
memoria sobre el estado y desarrollo de los negocios sociales, el directorio está
procediendo a una verdadera rendición de cuentas de su actuación como órgano
de administración de la sociedad, de la misma forma como rinde cuenta todo
administrador de fondos, bienes o negocios ajenos> (MASCHERONI, 1993: lg7).
El citado autor argentino precisa que (una de las formas que adopta esta rendición
de cuentas es la memoria que debe presentar el directorio a la asamblea ordinaria.
Se trata de un informe sobre su actuación como órgano administrador durante el
ejercicio en consideración> (MASCHERONI, 1993: IBB).
Al respecto, Alegría apunta lo siguiente:
<El movimiento contable diario debe recapitularse al fin de cada período para
saber cuál es la evolución económica generai de la empresa, lo cual se consigue
con e\ balance, que es el estado de contabilidad que resume los saldos de las
diferentescuentas (deldebeydelhaber),yselasubicaen elactivoyenelpasivo.
Activo, pues, es el resumen de saldos deI debe, y nos dice por ello, qué bienes
tiene la empresa en un momento determin ado. Pasivo es el resumen del haber,
y nos dice cómo se formaron las inversiones comprometidas en la empresa, y
comprende el capital, las utilidades que no se distribuyeron, los ahorros reali-
zados y lo que se debe a terceros.

(...) Como se advierte inmediatamente, para formar el activo, es decir, el conjunto


de bienes de que es titular la empresa, debe reducirse a números cada uno de
ellos, dándole su valuación precisa. Esta operación, que es, entonces, previa a
la redacción del balance mismo, se llama inventqrio...> (ALEGRÍA, 1963:64).

Alegría señala, además, que:


u... El balance y las cuentas comprenden los siguientes rubros:

249
M¡Nr¡al- re DsREcHo Colr¡:Rclnl

I. BALANCE

ACTIVO
Disponibilidades (dinero en caja, cheques, depósitos, giros).
Créditos: todas las deudas en favor de la sociedad.

Bienes de cambio: todo lo que se adquiere para enajenar en igual o distinto


estado (manufacturado).

Inversiones: valores adquiridos al margen de la actividad económica propia


(acciones, partes sociales, etc.).

Bienes de uso: los que componen el activo físico permanente, es decir, objetos
destinados a que se utilicen permanentemente en el giro del cornercio socie-
tario.
Cargas diferidas: lo que se ha adelantado en pagar por la sociedad, pero no
corresponde a ese ejercicio.

PASIVO
Deudas: todo lo que la sociedad debe aún.
Provisiones: deudas ciertas pero no exigibles (impuesto a pagar).

Previsiones: deudas probables, calculadas estimativamente (...).

Utilidades diferidas y a realizar: lo percibido en este período pero que corres-


ponde por operaciones futuras (adelantos, garantías, etc.).

Capital, reservas y resultados: es decir, el capital nominal, ias reservas nominales


efectuadas, y lo que resulta de utilidad o de pérdida para la empresa.

CUENTAS DE ORDEN
Se trata de valores que no deben computarse ni en activo ni en pasivo, ya que
sólo se hallan ingresados a la empresa o fuera de ella transitoriamente, debién-
dose reingresar o devolver ocurridas ciertas circunstancias. Por ejemplo, la
garantía que prestan los directores, que está en poder de la sociedad, pero debe
devolverse al finalizar el período de quien ia prestó (...).
Las cuentas de orden forman un cuadro aparte (...).

II. Cuenta de ganancias y pérdidas


El inventario es el presupuesto del balance y permite la valoración y conocimien-
to del activo. EI balance, a su vez, establece el estado total de saldos del activo
y pasivo y los compara. Ahora la cuenta de ganancias y pérdidas complementa
el balance, expresa concretamentelos ingresos sociales en ei período y le deduce
los egresos sociales (...).

250
Esranos FINANCTERos y eplrcecró¡¡ DE UTTLTDADES EN LA socrEDAD e¡¡ól¡IMa

Las utilidades en un ejercicio pueden clasificarse en réditos del cnpital, o sea,


los provenientes de la enajenación de bienes de capital, o sea, del activo fijo; y
rédito ganado, el que se obtiene no por el mayor valor del activo fijo, sino del
giro del comercio social, es decir, de la producción de ese activo, y es el que
surge de las cuentas y ganancias y pérdidas. Igual distinción puede hacerse en
las pérdidas.

Asimismo puede distinguirse entre: el rédito total, que analiza el resultado o


gestión de una empresa desde su fundación hasta su disolución o liquidación, y
compara el capital originario y el que se distribuye al iiquidarse (.);y el réd¡to
del ejercicio, que sólo expresa cuánto gana o pierde la empresa en determinado
año contable (...). Algunos denominan rédito total a todo lo que distribuyó de
utilidades Ia empresa durante su funcionamiento, y rédito fnal al que se calcula
como hemos expuesto) (ALEGRÍA, 1963:66-67).

Según nuestro ordenamiento jurídico, finalizado el ejercicio el directorio de


la sociedad anónima debe formular la memoria, los estados financieros (debiendo
entenderse por estados financieros el balance general y el estado de ganancias y
pérdidas: Cuarta D.F. de la L.G.S.) y la propuesta de aplicación de las utilidades en
caso de haberlas. De estos documentos debe resultar, con claridad y precisión, la
situación económica y financiera de la sociedad, el estado de sus negocios y los re-
sultados obtenidos en el ejercicio vencido (art.22r,primer párrafo, de la L.G,S.).
Los estados financieros deben ser puestos a disposición de los accionistas con
la antelación necesaria para ser sometidos, conforme a le¡ a consideración de la
junta obligatoria anual (art.22l, in fine, de la L,G.S.).
De acuerdo a lo normado en el artículo 222,primer párrafo, de la Ley General
de Sociedades, en la memoria, el directorio de la sociedad anónima da cuenta a la
junta general de accionistas acerca:
- De la marcha y estado de los negocios.
- De los proyectos desarrollados.
- De los principales acontecimientos ocurridos durante el ejercicio.
- De la situación de la sociedad anónima.
- De los resultados obtenidos.
El contenido de la referida memoria financiera se halla previsto en la parte
final del artículo 222 de la Ley General de Sociedades, numeral que señala que la
memoria debe contener cuando menos:
L La indicación de las inversiones de importancia realizadas durante el
ejercicio.

251
Mel¡uRr, or DrRecHo Cor',r¡Rclel

2. La existencia de contingencias significativas.


3. Los hechos de importancia ocurridos luego del cierre del ejercicio.
4. cualquier otra información relevante que la junta general deba cono-
cer.

5. Los demás informes y requisitos que señala la ley.


Es de destacar que, en aplicación del artículo 223 de la Ley General de so-
ciedades, los estados financieros (debiendo entenderse por estados financieros el
balance general y el estado de ganancias y pérdidas: cuarta D.F. de la L.G.S.) de la
sociedad anónima se preparan y presentan de conformidad con las disposiciones
legales sobre la materia y con principios de contabilidad generalmente aceptados
en el país.
Por otro lado, debe tenerse presente que la aprobación por la junta general de
accionistas de los documentos mencionados en los artículo s 22r y 222 de la Ley
General de Sociedades (vale decir, la memoria, los estados financieros y la propuesta
de aplicación de utilidades) no significa el descargo de las responsabilidader étr qr"
pudiesen haber incurrido los directores o gerentes de la sociedad anónima. Ello se
colige del texto del artículo 225 de la Ley General de Sociedades.

2. DERECHO DE INFORMACIÓN DE LOS ACCIONISTAS RESPECTO DE LA


MEMORIA E INFORMACIÓN FINANCIERA

Según se desprende del artícul o 224 de la Ley General de Sociedades, a partir


del día siguiente de la publicación de la convocatoria a la junta general, cualquier
accionista puede obtener en las oficinas de la sociedad anónima de que se trate, sin
costo alguno, es decir, de manera gratuita, copias de los siguientes documentos:
- La memoria.
- Los estados financieros (debiendo entenderse por éstos el balance general
y el estado de ganancias y pérdidas: Cuarta D.F. de la L.G.S.).
- La propuesta de las utilidades, en caso de haberlas.

3. AUDITORÍA EXTERNA DE tA SOCIEDAD ANÓNIMA

La Ley General de Sociedades, en el primer párrafo de su artículo 226, autoriza


que la sociedad anónima tenga una auditoría externa anual (para lo cual deberán
nombrar anualmente a los correspondientes auditores externos), siempre que así
lo dispongan:

252

-/
Esra¡os FrNANCrERos y apllcRcróN DE uTILIDADES EN LA socrEDAD a¡¡ó¡¡nua

- El pacto social.
- El estatuto.
- El acuerdo de junta general de accionistas, adoptado por el diez por ciento
de las acciones suscritas con derecho de voto.

El informe anual de los auditores externos, en los casos en que así se haya
decidido, deberá ser presentado a consideración de la junta general de accionistas
al mismo tiempo en que es presentado a dicha junta los estados financieros de la
sociedad anónima de que se trate (art.226, in fine, de la L.G.S.).

4. AUDITORÍAS ESPECIALES DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA

En las sociedades anónimas que no cuentan con auditoría externa perma-


nente, los estados financieros son revisados por auditores externos, por cuenta de
la sociedad, si así lo solicitan accionistas que representen no menos del diez por
ciento del total de las acciones suscritas con derecho a voto. La solicitud se pre-
senta antes o durante la junta o a más tardar dentro de los treinta días siguientes
a la misma. Este derecho lo pueden ejercer también los accionistas titulares de
acciones sin derecho a voto, cumpliendo con el plazo y los requisitos señalados
precedentemente, mediante comunicación escrita a la sociedad (art. 227, primer
párrafo, de la L.G.S.).
En las mismas condiciones se realizarán revisiones e investigaciones espe-
ciales, sobre aspectos concretos de la gestión o de las cuentas de la sociedad que
señalen los solicitantes y con relación a materias relativas a los últimos estados
financieros. Este derecho puede ser ejercido, inclusive, en aquellas sociedades
que cuenten con auditoría externa permanente y también por los titulares de las
acciones sin derecho a voto. Los gastos que originen estas revisiones son de cargo
de los solicitantes, salvo que éstos representen más de un tercio del capital pagado
de la sociedad, caso en el cual los gastos serán de cargo de esta última (art. 227,
in fine, de la L.G.S.).

5. AMORTIZACIÓN Y REVALORIZACIÓN DEL ACTIVO DE LA SOCIEDAD


ANÓNIMA

Lo relativo a la amortización y revalorización del activo de la sociedad anó-


nima se encuentra regulado en el artículo 228 de la Ley General de Sociedades,
que señala en su primer párrafo que los inmuebles, muebles y demás bienes del
activo de la sociedad se contabilizan por su valor de adquisición o de costo ajus-

253

-/
M,qwunl or DERSCHO COt,TSRCIaL

tado por inflación cuando sea aplicable de acuerdo a principios de contabilidad


generalmente aceptados en el país. Son amortizados o depreciados anualmente en
proporción al tiempo de su vida útil y a la disminución de valor que sufran por
su uso o disfrute.

Es de resaltar que tales bienes (inmuebles, muebles, instalaciones y demás


bienes del activo de la sociedad) son susceptibles de ser revaluados, siempre que
se practique antes la respectiva comprobación pericial, conforme se colige de la
parte final del artículo 228 de la Ley General de Sociedades.

6. LA RESERVA LEGAL EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA

En principio, cabe indicar que (... la reserva es una suma de valores que naci-
dos como beneficios se excluyen de la repartición a objeto de procurar una mayor
solidez patrimonial a la sociedad, (ALEGRÍA, 1963: 79).
Las reservas se pueden clasificar según los siguientes criterios:
<l)Según el origen del beneficio aceptado:
a) patrimoniales o de capital: proceden de venta o revaluación de un
bien del activo fijo;
b) de ejercicio o de utilidad: son ganancias de explotación, o sea que se
producen con el uso comercial del activo.
2) Según el fin a que realmente se las destina:

a) para soportar las pérdidas;

b) para solventar gastos;

3) Según la indicación precisa del destino al formarlas:

a) afectadas: las destinadas a un objeto determinado, tales como repo-


sición de maquinarias, amortización de edificios, autoseguro, etc.;
b) no afectadas: carecen de esa determinación; son genéricas dentro de
su tipo.

4) Según su notoriedad:

a) expresas: se ponen de manifiesto en los balances, como rubros con-


tables propios.

b) ocultas: no se manifiestan como tales y se computan en otros rubros,


variando directamente las valuaciones de éstos: p.ej' aumentando
amortizaciones o disminuyendo valores de bienes del activo ('..).

254
Esra¡os FTNANCIERos y epucacló¡¡ DE uTTLTDADES EN LA socrEDAD a¡lót.¡lMa

5) Según su calidad jurídica:


a) legales: obligatorias por la ley.

b) estatutarias: no imperativas legalmente) pero admitidas y dispuestas


por el estatuto. Deben respetarse. Pueden ser fijas o facultativas,
según se las imponga o sólo se permita a la asamblea realizarlas a su
criterio;
c) reservas extraordinarias: no son impuestas por la ley ni por el estatuto,
sino que se las decide directamente por asamblea...>> (ALEGRIA, 1963:
7e-80).

Halperín señala las siguientes características de las reservas:


<a) la reserva no integra el capital social;
b) la reserva obra, sin embargo, como capital en giro, aumentando er patri-
monio. Se regula, entonces, como si fuera capital social;
c) el titular de derechos de goce limitados a utilidad no puede pretender
derechos sobre ellas (si hubieren sido legítimamente efectuadas);
d) la distribución de reservas no es de utilidades (...);
e) la distribución debe realizarse como el capital (puede ser distinta la pro-
porción en la recuperación de capital que en el reparto de utilidades);
f) los accionistas no son acreedores de las reservas; son titulares de ellas como
si se tratara de partes de capital;

g) los terceros pueden ejecutar el activo proveniente de reservas...), (HALPE-


RIN; citado por ALEGRÍA, 1963: 80).
Ahora bien, lo concerniente a la reserva legal en la sociedad anónima se halla
previsto en el artículo 229 de la Ley General de Sociedades, en estos términos:
<[Jn mínimo del diez por ciento de la utiiidad distribuible de cada ejercicio,
deducido el impuesto a la renta, debe ser destinado a una reserva legal, hasta
que ella alcance un monto igual a la quinta parte del capital. El exceso sobre
este límite no tiene la condición de reserva legal.

Las pérdidas correspondientes a un ejercicio se compensan con las utilidades


o reservas de libre disposición.
En ausencia de éstas se compensan con la reserva legal. En este último caso, la
reserva legal debe ser repuesta.

La sociedad puede capitalizarla reserya legal, quedando obligada a reponerla.

La reposición de Ia reserva legal se hace destinando utilidades de ejercicios


posteriores en la forma establecida en este artículo>.

255

-/
MRNuar, r¡ DsRpcHo CoN,reRcrel

7. DISTRIBUCIÓN DE LOS DIVIDENDOS EN LA SOCIEDAD ANONIMA

Sobre el particular, Mascheroni enseña lo siguiente:


fin de lucro (...).
<Es de la esencia de toda sociedad comercial el
En las sociedades por acciones, la ganancia neta obtenida por la empresa en
el ejercicio económico, computada en términos porcentuales con respecto al
monto del capital social, se traduce (...) en el dividendo de las acciones suscriptas
y cuya integración no se encontrara en mora (...).
La percepción de dividendos es, por consiguiente, el principal de los derechos
patrimoniales de los accionistas. Decimos 'el principal' porque constituye el
interés final que impulsa, en la mayor parte de los casos, a Ia suscripción de las
acciones> (MASCHERONI, 1993: 99).
El mencionado jurista argentino señala, además, 1o siguiente:
<Efectuadas las deducciones (reserva legal y pérdidas de ejercicios anteriores)
y adiciones (ajustes por ganancias de ejercicios anteriores) precitadas, resulta
un saldo, que en caso de ser positivo constituirá lo que se denomina 'ganancia
neta distribuiblel (...) (siendo) requisitos para la aprobación y distribución de
dividendos: a) que resulten de ganancias líquidas y realizadas, según balance
confeccionado de acuerdo con la ley y el estatuto; b) que dicho balance sea
aprobado por el órgano social con-rpetente (...).
(...)
(...) El dividendo de las acciones se calcula o determina sobre el monto de la
ganancia neta distribuible y, en principio, en forma directamente proporcional
a su participación en el capital.
De no existir acciones con preferencias patrimoniales (...), cada acción percibirá
un dividendo igual, en términos porcentuales, a la proporción que la ganancia
neta distribuible representa con respecto al capital, (MASCHERONI, 1993:
101).

En relación al tema, Alegría expone lo siguiente:


Dividendo es la parte que corresponde a cada acción al dividir por la cantidad
<...
de acciones suscritas la utilidad líquida y realizada del ejercicio.
La asignación anual del dividendo, o sea la adjudicación de su propiedad al
accionista, es esencial en la sociedad anónirna y obligatoria por ley (...) según la
unanimidad de la doctrina; de modo que ni los estatutos pueden dispensar de
ella, y si omiten normas la respecto procede distribuir, o por lo menos asignar,
el dividendo en cada ejercicio anual. Lo que sí puede renunciarse o diferirse es el
reparto o pago del dividendo, pero no el derecho de propiedad sobre él (...).
(...)
Sintetizamos, a continuación, las orincipales normas sobre distribución de
utilidades (...).

256
Esre¡os FTNANCIERoS y Rpt-rcRclól¡ DE UTTLIDADES EN LA socrEDAD e¡¡órulne

r) EI dividendo debe corresponder a utilidqdes irrevocablemente realizadas


(...). No puede corresponder a derechos o beneficios en expectativa, por
seguros que aparezcan; pero, en cambio, sí a mayores valores actuales de
bienes adquiridos antes, puesto que son reales y no en expectativa (...).
2) El dividendo debe corresponder también a utilidades líc1uidas (...), es decir, a
utilidades convertidas ya en dinero o en bienes apreciables en dinero, pro-
cedentes de operaciones serias y ya realizadas, y no de contratos simulados
o fraudulentos o de simples propuestas o previsiones sin sustentación real
actuai.
3) El dividendo debe calcularse sobre la totalidad de lqs utilidades, con la sola
deducción de las reservas legales y estatularias. La creación de otras reservas
extraordinarias o cualquier otra medida que implique no distribución total
de las utilidades exige la previa reforma estatutaria, ante la cual el accionista
disidente puede (...) separarse de la sociedad.
4) La asignación del dividendo es anual e irreversible,salvo que por error o dolo
no corresponda a utiiidad líquida y realizada. La irreversibilidad de este
derecho personal del accionista frente a la sociedad implica la posibilidad
de variar o condicionar o postergar la distribución de un dividendo firme.
Las asambleas posteriores no tienen facultad de volver sobre é1, pues cons-
tituye ya el derecho de un tercero, corno para el caso lo es el accionista.
(...)

s) La distribución sólo puede ser defnitivn (...), pero en la práctica se admite


la provisional (...).
(...)

6) El dividendo lo fia y aprueba la asamblea, generalmente a propuesta del


directorio. Desde luego, la asamblea debe estar válidamente convocada, y
la deliberación y votación deben realizarse dentro de las normas legales y
estatutarias, bajo pena de nulidad que puede ser pedida por el accionista,
junto con Ia inmediata suspensión judicial del reparto (...). El derecho del
accionista al dividendo nace, con fterza irrevocable, de la votación de la
asamblea, y no se halla subordinado a nir-rgún acto posterior del directorio,
ni a asiento contable, comunicación o publicación alguna (...).
7) El dividendo, dentro de cada serie, debe ser proporcional al capital suscrito por
cada accionisla, sin atender a la parte integrada, a menos que los estatutos
dispongan el reparto en proporción a lo integrado. La proporcionalidad
no se opone a las preferencias entre series (...).
8) El dividendo puede estar garantizado. La sociedad no puede distribuir
dividendo sino sobre ganancias, pero puede éste garantirse de diversas
maneras; ya sea por la sociedad, para el caso de existir ganancias en futuros
ejercicios (...) o por terceros...) (ALEGRÍA, 1963: 83-85).

257
MnNuar- oe DrR¡:cr-ro CoN4ERclal.

El artículo 230 de la Ley General de Sociedades establece una serie de reglas


aplicables para la distribución de dividendos en la sociedad anónirna, cuales son
las que se señalan a continuacién:
1. Sólo pueden ser pagados dividendos en razón de utilidades obtenidas o
de reservas de libre disposición y siempre que el patrimonio neto no sea
inferior al capital pagado.
2. Todas las acciones de la sociedad, aun cuando no se encuentren totalmente
pagadas, tienen el mismo derecho al dividendo, independientemente de
la oportunidad en que hayan sido emitidas o pagadas, salvo disposición
contraria del estatuto o acuerdo de la junta general.
3. Es válida la distribución de dividendos a cuenta, salvo para aquellas
sociedades para las que existe prohibición legal expresa.
4. junta general acuerda un dividendo a cuenta sin contar con la opinión
Si la
favorable del directorio, la responsabilidad solidaria por el pago recae
exclusivamente sobre los accionistas que votaron a favor del acuerdo.
5. Es válida la delegación en el directorio de la facultad de acordar el reparto
de dividendos a cuenta.
Además, es de resaltar que en la sociedad anónima resulta obligatoria la distri-
bución de dividendos en dinero hasta por un monto igual a la mitad de la utiiidad
distribuible de cada ejercicio, luego de detraído el monto que debe aplicarse a la
reserva legal, si así Io solicitan accionistas que representen cuando menos el t.ein-
te por ciento del total de las acciones suscritas con derecho a voto. Esta solicitud
sólo puede referirse a las utilidades del ejercicio económico inmediato anterior.
El derecho de solicitar el referido reparto de dividendos no puede ser ejercido,
dicho sea de paso, por aquellos titulares de acciones que estén sujetas a régimen
especial sobre dividendos. Así lo prescribe el artículo 23I de la Ley General de
Sociedades.
En lo que respecta a la caducidad del cobro de dividendos en la sociedad
anónima, el artículo 232 de la Ley General de Sociedades ordena:
- Que el derecho a cobrar el dividendo caduca a los tres años, a partir de
la fecha en que su pago era exigible conforme al acuerdo de declaración
del dividendo.
- Que sólo en el caso de las sociedades anónimas abiertas, el plazo de ca-
ducidad del derecho a cobrar el dividendo será de diez años.
Que los dividendos cuya cobranzahaya caducado incrementan la reserva
legal.

258
Esr¿¡os FINANcIERos y ApLICACIoN DE rJTrr-rIJADEs EN LA socrEDAD ANoNTMA

B. LAS PRIMAS DEL CAPITAT

En relación al tema tocado en este punto, Mascheroni apunta que:


<La prima, prenio o sobreprecio es el excedente sobre el valor nominal de las
acciones emitidas, incluido en el precio de éstas a Ios efectos de la suscripción.
No se altera el valor nominal de las acciones, sino que se las suscribe a un precio
superior al mismo.
Cuando las acciones son pagadas exactamente a su vaior nominal, se dice que
han sido integradas a la par o, mcnos propiamente, que han sido emitidas a la
par. Toda diferencia en más que deban abonar los adquirentes constituye una
prina de emisló¡r, acostumbrándose a caracterizar esta modalidad de integración
como 'emisiones sobre ia par, (MASCHERONI, 1993: I l7).
Al respecto, Hundskopf señala que las acciones con prima (... son las acciones
que se colocan a una sunta superior a su valor nominal. La diferencia que se paga
demás es un ingreso suplementario para la sociedad y se llama prima de capital.
El valor nominal integra el capital social, y la prima una cuenta denominada ca-
pital adicional. Esta figura de la acción con prima se da cuando Ia sociedad emite
y coloca las acciones, considerando la )unta de Accionistas que quienes desean
ingresar como accionistas deben asumir un costo adicional> (HU|trDSKOPF,
1994, Tomo II: 95).

En la sociedad anónima, las primas de capital únicamente pueden ser objeto


de distribución si la reserva legal ha alcanzado su límite máximo, aunque, debe
destacarse que bien pueden ser capitalizadas tales primas en cualquier momento,
según se desprende del artícul o 233 -primer párrafo- de la Ley General de Socie-
dades.

Si se completa el límite máximo de la reserva legal con parte de las primas


de capital, nada obsta que se distribuya el saldo de las referidas primas de capital,
conforme lo autoriza el último párrafo del artículo 233 de Ia Ley General ae So-
ciedades.

259
CapÍruro IX
FORMAS ESPECIALES DE LA SOCIEDAD AruÓruITUR:
tA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA
1. GENERAI,IDADES
(La pequeña sociedad anónima privada se caracteriza por su carácter cerrado,
es creada por un pequeño número de socios que sr' conocL'n i, predomina el
'affectio societatisl Aquí, el factor personal supera al factor capital. El 'intuitus
personae' presupone la confianza mutua, por 1o que prevalecen las relacior-res
personales y las convenciones de los socios entre sí, que quieren ante todo 'cerrar
las puertas' a forasteros. Se trata er-r realidad de una sociedad personalista que
ha recurrido a la forma anónima..., (BA THANH; citada por ELIAS LAROZA,
1998, Primer Volurnen: 492).

<... La doctrina coincide en que esta modalidad de sociedad anónima está


reservada para un pequeño número de personas que recurre a un modelo en
el que con gran reler.ancia del elelnento personai, propio de las sociedades
de personas, se desea limitar la responsabilidad de los accionistas al aporte
efectuado. Con este propósito, la SAC está estructurada para preservar dicho
elemento dentro de un esquema de sociedad de capitaies> (ELIAS LAROZA,
1998, Priller Volurnen: 492).

La sociedad anónima cerrada se encuentra regulada en el Título I (<Sociedad


anónima cerradar) de la Sección Sétima (<Formas especiales de Ia sociedad anóni-
mau) del Libro Segundo (nSociedad anónimar) de Ia Ley General de Sociedades,
en los arts.234aL248. La sociedad anónima cerrada se rige, pues, por las reglas
de la indicada Sección y, supletoriamente, por las normas de la sociedad anónima,
en cuanto le sean aplicables (art.236 de la L.G.S.).
Precisamente, la Ley General de Sociedades, en su artículo 234, señala que
la sociedad anónima puede sujetarse al régimen de la sociedad anónima cerrada
cuando tiene no más de veinte accionistas y no tiene acciones inscritas en el Registro
Público de Valores (debiéndose destacar que está prohibido solicitar la inscripción
en tal registro de las acciones de una sociedad anónima cerrada).

263
MnNuet os DsRscno Coru,rnRclRl-

Puntualizamos que, con arreglo a lo previsto en el artículo 263 -primer pá-


rrafo- de la Ley General de Sociedades, cuando una sociedad anónima reúna los
requisitos para ser considerada una sociedad anónima cerrada se le podrá adaptar
a esta forma societaria mediante la modificación, en 1o que fuere necesario, del
pacto social y del estatuto.
La sociedad anónima cerrada que deje de reunir los requisitos que establece
la ley para ser considerada como tal está obligada a adaptarse a la forma de socie-
dad anónima que le corresponda, debiendo la administración realizar las acciones
necesarias y convocar a las juntas generales pertinentes en las que se adoptarán los
acuerdos respectivos sin los requisitos de quórum o mayorías. Ello se colige de los
artículos 263 -in fine- y 264 de la Ley General de Sociedades.

2. DENOMINACIÓN DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA

Lo relativo a la denominación de la sociedad anónima en estudio se halla


contemplado en el artículo 235 de la Ley General de Sociedades que prescribe que
la denominación de dicha clase de sociedad debe incluir la indicación <Sociedad
Anónima Cerrada>, o las siglas S.A.C.

3. DERECHO DEADQUISICIÓN PREFERENTE EN CASO DE TRANSFERENCIA


DE ACCIONES EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA

Lo que atañe al derecho de adquisición preferente en caso de transferencia de


acciones en la sociedad anónima cerrada, se encuentra previsto en los siguientes
artículos de la ley societaria: 237 (sobre el derecho de adquisición preferente en
caso de transferencia de acciones), 238 (sobre el consentimiento de la sociedad
para la transferencia de accion es),239 (sobre la adquisición preferente en caso de
enajenación forzosa de acciones),240 (sobre la transmisión de las acciones por
sucesión hereditaria) y 241 (sobre la ineficacia de la transferencia de acciones),
según los cuales:
- El accionista que se proponga transferir total o parcialmente sus acciones
a otro accionista o a terceros debe comunicarlo a la sociedad mediante
carta dirigida al gerente general, quien lo pond.á en conocimiento de los
demás accionistas dentro de los diez días siguientes, para que dentro del
plazo de treinta días puedan ejercer el derecho de adquisición preferente
a prorrata de su participación en el capital (art.237, primer párrafo, de
la L.G.S.).

26+

-/
FonlrRs ESpECTALES DE LA socrEDRo aNóru1¡..ra: La socle oRt RNó¡rlI'aR cERRADA

En la comunicación del accionista deberá constar el nombre del posible


comprador ¡ si es persona jurídica, el de sus principales socios o accionis-
tas, el número y clase de las acciones que desea transferir, el precio y demás
condiciones de la transferencia (art.237, segundo párrafo, de la L.G.S.).
El precio de las acciones, la forma de pago y las dernás condiciones de
Ia operación, serán los que le fueron comunicados a la sociedad por el
accionista interesado en transferir. En caso de que la transferencia de
las acciones fuera a título oneroso distinto a la compraventa, o a título
gratuito, el precio de adquisición será fijado por acuerdo entre las partes
o por el mecanismo de valorización que establezca el estatuto, En su
defecto, el importe apagar lo fija el juezpor el proceso sumarísimo (de-
biéndose, entonces, seguir las reglas contenidas en el Título III ->Proceso
sumarísimoo- de la Sección Quinta ->Procesos contenciososr- del Códigcr
Procesal Civil, en los arts. 547 al559). Así lo prescribe elarticulo 237
-tercer párrafo- de la Ley General de Sociedades.
El accionista podrá transferir a terceros no accionistas las acciones en
las condiciones conunicadas a la sociedad cuando hayan transcurrido
sesenta días de haber puesto en conocimiento de ésta su propósito de
transferir, sin que la sociedad y/o los demás accionistas hubieran comuni-
cado su voluntad de compra (art.237, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
El estatuto podrá establecer otros pactos, plazos y condiciones para la
transmisión de las acciones y su valuación, inclusive suprimiendo el
derecho de preferencia para la adquisición de acciones (art. 237, in fine,
de la L.G.S.).
El estatuto puede establecer que toda transferencia de acciones o de
acciones de cie'rta clase quede sometida al consentimiento previo de la
sociedad, que lo expresará mediante acuerdo de junta general adoptado
con no menos de la mayoría absoluta de las acciones suscritas con derecho
a voto (art. 238, primer párrafo, de la L.G.S.).
La sociedad debe comunicar por escrito al accionista su denegzrtoria a la
transferencia (art. 238, segundo párrafo, de la L.G.S.).
La denegatoria del consentimiento a Ia transferencia determina que la
sociedad queda obligada a adquirir las acciones en el precio y condiciones
ofertados (art. 238, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
En cualquier caso de transferencia de acciones y cuando los accionistas
no ejerciten su derecho de adquisición preferente,la sociedad podrá ad-
quirir las acciones por acuerdo adoptado por una mayoría, no inferior a
la mitad del capital suscrito (art. 238, in fine, de la L.G.S.).

265
M¿¡¡unl ue l)rRpcrto CoivrERcial

Cuando proceda la enajenación forzosa de ias acciones de una sociedad


anónima cerrada, se debe notificar previamente a Ia sociedad de I¿r res-
pectiva resolución judicial o solicitud de enajenación (art. 239, prirner
párrafo, de la L.G.S.).
Dentro de los diez días útiles de efectuada la venta forzosa, la sociedad
tiene derecho a subrogarse al adjudicatario de las acciones, por el mis-
mo precio que se haya pagado por ellas (arl. 239, último párrato, de la
r..G.s.).
La adquisición de las acciones por sucesión hereriitaria confiere al he-
redero o legatario la condiciórr de socio. Sin ernbargo, el pacto social o
el estatuto podrá establecer clue los demás accionistas lendrán derechtr
a adquirir, dentro del plazo que uno u otro determiire, las acciones del
accionista f'allecido, por: su valor a la fecl-ra del fallecimiento. Si fueriur
varios los accionistas que quisieran adquirir estas acciones, se distribuirán
entre todos a prorrata de su participación en el capitai social (art. 240,
primer párrafo, de la L.G.S.). Al respecto, García Rubio señala 1o sigtiiente:
<... En virtud de las cláusulas restrictivas de ia transmisión cle lcciones
por causa de muerte, en el momento dc producirse ésta el clerecho a la
titularidad de las acciones se extingue con la vicla dc su propietario, y el
contenido económico de tales acciones se transmite convertido en un
derecho expectante clue alternativameltte podrá convertirse en un .lu-
téntico derecho adquirido a la percepción del contrar.alor de las dichas
acciones o a ser considerado como efectivo titular rle las nrismas, por
haberse pronunciado el órgano competente cie la sociedad, dc acuerdo
con los estatutos, sobre la procedencia o no de ser admitidc, el hereclero
como socio de la misma. Es lícita y legal, pues, ia cláusula restrictir';r en
la transmisión de acciones por causa de mLrcrtc qlre reserve a un órgano
de la sociedad la facultad de admitir o no corno accionista al heredero,
siempre que para el caso negativo se le ofrezcan medios l-iábiles de pro-
curarle el contravalor de las acciones objeto de la trausmisión habida...u
(GARCÍA RUBIO, 1950: 87-88).
En caso de existir discrepancia en el valor de la acción se recurrirá a tres
peritos nombrados uno por cada parte y un tercero por los otros dos.
Si no se logra fijar el precio por los peritos, el valor de la acción io fija el
juez por el proceso sumarísimo (para lo cual debe seguirse las normas
contenidas en el Título III ->Proceso sumarísimo>- de la Sección Quinta
->Procesos contenciosos>- del Código Procesal Civil, en los arts. 547 al
559). Ello de conformidad con lo dispuesto en el artículo 240 -último
párrafo- de la Ley General de Sociedades.

266
Fonltas ESpECIALES DE LA socIEDao aruórur¡.rn: La soclEo¡n nNórur¡¡,q cFTRRADA

- Es ineficaz frente a la sociedad la transferencia de acciones que no se sujete


a lo establecido en este título (Título I -rsociedad anónima cerradau- de
la Sección Sétima ->Formas especiales de la sociedad anónimau- del Libro
Segundo ->Sociedad anónimar- de la L.G.S.). Así io establece el artícuicr
241 de la Ley General de Sociedades.

4. AUDITORÍA EXTERNA EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA

Según se desprende del texto dei artículo 242 dela LeyGeneral de Sociedades,
la sociedad anónima cerrada puede tener auditoría externa anuai siempre que ello
así lo disponga:
- El pacto social.
- El estatuto.
- El acuerdo de junta general de accionistas adoptado por el cincuenta por
ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.

5. CARÁCTER FACULTATIV0 DEL DIRECTORIo EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA


CERRADA

En la sociedad anónima cerrada no resulta obligatorio el contar como órga-


no social con ull directorio, el mismo que tiene, pues, el carácter de facultativo,
siempre y cuando el pacto social o en el estatuto de la referida sociedad anónima
cerrada se establezca expresamente la carencia de directorio (art. 247, prímer
párrafo, de la L.G.S. ).
Cuando en el pacto social o en el estatuto de ia sociedad anónima cerrada
se determine la no existencia del directorio, todas las funciones establecidas en la
Ley General de Sociedades para el indicado órgano societario serán ejercidas por
el gerente general. Así lo prescribe la parte final del artículo 247 de la Ley General
de Sociedades.

6. CONVOCATORIA A JUNTA GENERAT DE ACCIONISTAS EN LA SOCIEDAD


ANÓNIMA CERRADA

I)e conformidad con Io dispuesto en el artícul o 245 de la Ley General de So-


ciedades, numeral que versa sobre la convocatoria a junta general de accionistas
en la sociedad anónima cerrada, dicha junta de accionistas es convocada por el
directorio (en el supuesto de haberlo) o por el gerente general, según sea el caso,

267
MeNuer, o¡ DeR¡cuo Cot'.lgRcrel

con la anticipación que prescribe el artículo 116 de la mencionada ley societaria,


mediante esquelas con cargo de recepción, facsímil, correo electrónico u otro
medio de comunicación que permita obtener constancia de recepción, dirigidas
al domicilio o a la dirección designada por el accionista a este efecto.
Al respecto, cabe indicar que el artículo 116 de IaLey General de Sociedades,
numeral citado en el artículo 245 de dicha le¡ prescribe: A. que el aviso de con-
vocatoria de la junta general obligatoria anual y de las demás juntas previstas en
el estatuto debe ser publicado con una anticipación no menor de diezdías al de la
fecha fijada para su celebración; B. que en los demás casos, salvo aquellos en que
la ley o el estatuto fijen plazos mayores, la anticipación de la publicación será no
menor de tres días; C. que el aviso de convocatoria especifica el lugar, día y hora
de celebración de la junta general, así como los asuntos a tratar, pudiendo constar
asimismo en el aviso el lugar, día y hora en que, si así procediera, se reunirá la junta
general en segunda convocatoria; D. que dicha segunda reunión debe celebrarse no
menos de tres ni más de diez días después de la primera; y E. que la junta general
no puede tratar asuntos distintos a los señalados en el aviso de convocatoria, salvo
en los casos permitidos por la ley.

7. REPRESENTACIÓN EN tA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS DE tA SO-


CIEDAD ANÓNIMA CERRADA

En lo que atañe a la representación en la junta general de accionistas de la


sociedad anónima cerrada, el artículo 243 de la Ley General de Sociedades dis-
Pone que el accionista sólo podrá hacerse representar en las reuniones de junta
general:
- Por medio de otro accionista.
- Por medio del cóny'uge del accionista de que se trate.
- Por medio del ascendiente en primer grado del accionista de que se
trate.
- Por medio del descendiente en primer grado del accionista de que se
trate.
Es de destacar que, conforme a lo establecido en la parte final del mencio-
nado precepto legal, el estatuto de la sociedad anónima cerrada puede extender
la representación en la junta general a personas diversas de las indicadas prece-
dentemente.
Sobre el particulaa Elías Laroza enseña lo siguiente:

268
FonM¡s ESpECTALES DE LA socrEDe¡ a¡¡óNIn¡: Le soctgoRo n¡¡óNl¡¡e cERRADA

<... La SAC es una modalidad de la sociedad anónima en la que destaca el


elemento personal de los socios. Además de conservar generalmente la parti-
cipación en el capital en manos de las personas que inicialmente se agruparon
para desarrollar el objeto social, ios accionistas tienen ilrterés en mantener los
temas relativos a la marcha del negocio y al manejo de la sociedad dentro de la
esfera dei pequeño grupo de accionistas. Se pretende debatir los asuntos de la
sociedad en un ámbito privado.
Por este motivo, no obstante que el estatuto puede extender la representación a
otras personas, en principio el accionista sólo podrá hacerse representar en Ias
reuniones de la junta general por otro accionista, su cónyuge, o ascendientes
o descendientes en primer grado. El estatuto tarnbién puede limitar la repre-
sentación exigiendo, por ejemplo, que se ejerza únicamente a trar'és de otro
accionista> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volurnen: 504).

B. JUNTAS GENERATES NO PRESENCIALES EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA


CERRADA
Lo relativo a las juntas generales no presenciales en la sociedad anónima
cerrada se encuentra normado en el artícul o 246 de la Ley General de Sociedades,
según el cual:
- La voluntad social se puede establecer por cualquier medio sea escrito,
electrónico o de otra naturaleza que permita la comunicación y garantice
su autenticidad.
- Será obligatoria la junta de accionistas cuando soliciten su realización
accionistas que representen el veinte por ciento de las acciones suscritas
con derecho a voto.

9. DERECHO DE SEPARACIÓN EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA


De acuerdo a lo normado en el artículo 2,44 de la Ley General de Sociedades,
sin perjuicio de los demás casos de separación que concede la le¡ tiene derecho a
separarse de la sociedad anónima cerrada el socio que no haya votado a favor de
la modificación del régimen relativo a las limitaciones a la transmisibilidad de las
acciones o al derecho de adquisición preferente.
Es bueno advertir que, en relación con los demás casos de separación de
la sociedad anónima que concede la le¡ se desprende del artículo 200 de la Ley
General de Sociedades que tales casos son los siguientes;
1. La adopción de acuerdos que, modificando el estatuto, están dirigidos al
cambio del objeto social.

269
MRNuRr, re DeR¡cHo Col'rERciel

2. La adopción de acuerdos que, rnodificando el estatuto, están dirigidos al


traslado del domicilio al extranjero.
3. La adopción de acuerdos que, modificando el estatuto, están dirigidos
a la creación de limitaciones a la transmisibilidad de las acciones o a la
modificación de las existentes.
4. Todos aquellos casos que establezca la ley o el estatuto.

10. EXCTUSIÓN DE ACCIONISTAS EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA

En principio, cabe señalar que la exclusión de un socio es u... el instituto jurí-


dico que, en claro intento de conservar el organismo social y de tutelar su objeto,
disciplina el cese de la compleja relación de la sociedad limitadamente a un socio,
a más de la conexa y simultánea constitución de otra nueva y también compleja
relación, aunque sea temporal, entre aquél y los otros socios y las vicisitudes de la
misma, dando oportuno relieve en esta doble dirección, y siempre que concurren
causas lícitas, a la voluntad de la mayoría de estos últimos, o bien cuando la es-
tructura social no lo consienta, a la resolución del tribunal, salvo las inderogables
hipótesis de eficacia inmediata de la lep (INNOCENTI, 1958: B3-84).
Para Garrigues, (... la exclusión del socio es ciertamente una sanción; es
una sanción por incumplimiento de obligaciones, por incumplimiento de ese
deber de colaboración, por incumplimiento de los deberes de lealtad con los
demás socios y con la sociedad. Ahora bien, esta sanción no implica la pérdida
de los derechos económicos del socio. Esto significa, por consiguiente, que el
socio excluido tiene derecho a que se le restituya su cuota o a que se le restituya
lo que reste de su cuota...> (GARRIGUES; citado por RODRÍCUEZ SASTRE,
1975:474-475).
Acerca de los efectos de la exclusión de un socio, Mascheroni apunta lo si-
guiente:

"...
El socio excluido tier-re derecho a una suma de dinero por el valor de su
parte, de sus cuotas, a la fecha de la causal de exclusión (...).

En cuanto a las operaciones pendientes, es decir, aquellas en que hubiera inter-


venido el socio o habían comenzado antes de ejercerse Ia acción de exclusión,
se aplica el principio general (...), esto es, el socio participa de los beneficios y
soporta proporcionalmente las pérdidas.
La sociedad, a su vez' puede retener la parte del socio excluido hasta concluir
las operaciones en curso. Esa parte cor.rstituye la garantía de esas mismas ope-
raciones en lo atinente a la participación del socio excluido.

270
FoRpras ESpECTAT.ES lJ¡ LA socIEDno at.túNltntR: LA socle oRo aruól¡Itua cERRADA

Si el aporte del socio excluido fue dado en calidad de sinrple uso o goce, o sea,
no fue aportado er.r pleno dominio (...), no podrá exigir su entrega si es indis-
pensable para el funcionamiento de Ia sociedad, en cuyo caso, siendo imposible
la devoiución del bien aportado, se le pagará el equivalente en dinero.

(.,.) El socio excluiclo responde frente a los terceros por las obligaciones sociales
hasia la inscripcirin de Ia exclusiórr...> (iltASCHERONI, 1986: I l0).
'l'al como lo serlaia el artículo 248 -primer párrafo- de la I-ey General de
Sociedacles, el pacto social o el estatuto cle lir sociedad anónima cerrada puede
establecer causales de exclusión de accionistas. Para la exclusión es necesario el
acuerdo de la junta general adoptado con el quórurn v la rnayoría que establezca
el estatuto. A falta de norma estatutaria rige lo dispuesto en los artículos 126y 127
de la Ley General de Sociedades. El artículo 126 de la mencionada ley societaria
trata sobre el quórum calificaclo en la junta general de accionistas, y señala: A.
que es necesaria, en primera convocatoria, cuando menos, la concurrencia de
dos tercios de l¿rs acciones suscritas con derecho a voto para que Ia junta general
adopte válidamente acuerdos reiacionados con los asuntos mencionados en los
incisos 2,3, 4,5 y 7 del artículo I 15 de ia referida le¡ vale decir, de los siguientes
asuntos: a) la modificación del estatuto; b) el aumento del capital social; c) la re-
ducción del capital social;d) la emisión de obligaciones;e) la enajerración, en un
solo acto, de activos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento del capital
de la sociedad; f) la transibrmación de la sociedad; g) la fusión de la sociedad; h)
la escisión de la sociedad; i) la reorganización de la sociedad;j) la disolución de
Ia sociedad; y k) la liquidación de la sociedad; B. que, en segunda convocatoria,
basta la concurrencia de, al firenos, tres quintas partes de las acciones suscritas
con derecho a voto. Por su parte, el artículo I27 de la Ley General de Sociedades
versa sobre ia adopción de acuerdos en la junta general de accionistas, y prescri-
be lo siguiente: A. los acuerdos se adoptan con el voto favorable de la mayoría
absoluta de las acciones suscritas con derecho a voto representadas en la Junta; B.
cuando se trata de los asuntos mencionados en el artículo 126 de la Ley General
de Sociedades (asuntos citados precedentemente) se requiere que el acuerdo se
adopte por un número de acciones que represente, cuando menos, la mayoría
absoluta de acciones suscritas con derecho a voto; C. el estatuto puede establecer
quórum y mayorías superiores a los señalados en este artículo (art. 127 de la
L.G.S.) y en los artículos I25 y 126 de la Ley General de Sociedades, pero nunca
inferiores. El artículo 125 de la referida Ley versa sobre el quórum simple en la
junta general de accionistas y establece: A. que, salvo lo previsto en el artículo
126 de la Ley General de Sociedades (numeral referido al quórum calificado en la
junta general de accionistas y visto líneas arriba), la junta general de accionistas
quedará válidamente constituida en primera convocatoria cuando se encuentre

271
Me¡¡uel rE DEREcso Cor4nRctel

representado, cuando menos, el cincuenta por ciento de las acciones suscritas con
derecho a voto; B. que en segunda convocatoria, será suficiente la concurrencia
de cualquier número de acciones suscritas con derecho a voto; y C. que en todo
caso podrá llevarse a cabo la junta general de accionistas, aun cuando las acciones
representadas en ella pertenezcan a un solo titular.
En la parte final del artículo 248 de la Ley General de Sociedades se precisa
que el acuerdo de exclusión de accionistas en la sociedad anónima cerrada es
susceptible de impugnación conforme a las normas que rigen para la impugna-
ción de acuerdos de juntas generales de accionistas, vale decir, conforme a los
siguientes artículos de la Ley General de Sociedades: art. 139 (sobre los acuer-
dos impugnables de la junta general de accionistas), 140 (sobre la legitimación
activa de la impugnación de acuerdos de la junta general de accionistas), 14l
(sobre la intervención coady,rvante de accionistas en el proceso de impugna-
ción de acuerdos de la junta general de accionistas), 142 (sobre Ia caducidad de
la impugnación de acuerdos de la junta general de accionistas), 143 (sobre la
vía procedimental y elJuez competente para conocer del proceso de impugna-
ción de acuerdos de la junta general de accionistas), 144 (sobre la condición de
accionista que debe ostentar el impugnante del acuerdo de la junta general de
accionistas), 145 (sobre la medida cautelar de suspensión del acuerdo de junta
general materia de impugnación), 146 (sobre la acumulación de pretensiones
de impugnación de acuerdos de la junta general de accionistas), 147 (sobre la
medida cautelar de anotación de demanda de impugnación de acuerdos de Ia
junta general de accionistas), 148 (sobre la ejecución de la sentencia emitida en
el proceso de impugnación de acuerdos de la junta general de accionistas), 149
(sobre la sanción para el impugnante de mala fe del acuerdo de junta general de
accionistas), 150 (sobre la acción de nulidad de los acuerdos de junta general de
accionistas) y 151 (sobre la inadmisibilidad de otras acciones de impugnación
de acuerdos de la junta general de accionistas).

272
CepÍruro X
FORMAS ESPECIATES DE tA SOCIEDAD EruÓruTTT'IR:
tA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA
L. CONSIDER.ACIONESGENERALES

<La sociedad anónima abierta al público -que... no es más que un mecanismo


jurídico emisor de títulos negociables- es una institución jurídico-pública,
instituida por ley, para recoger el ahorro, con vistas a la explotación de las em-
presas, y una forma social de la organización económica, (BA THANH; citada
por ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 509).
<... La sociedad anónima abierta es el resultado de un largo proceso de evolución
del capitalismo y de la necesidad de encontrar formas nuevas y dinámicas de
invertir los recursos de numerosos ahorristas. El objetivo de sus accionistas es
asegurarse una inversión rentable, para lo cual resulta indispensable la movi-
lidad del capital, la profesionalidad de la administración y el control de una
forma de inversión que se considera pública> (ELIAS LAROZA, 1998, Primer
Volumen: 509).
La sociedad anónima abierta se caracterizapori <... (i) separar la gestión de
la sociedad de la participación en el capital social de sus accionistas; (ii) tener un
gran patrimonio; (iii) recurrir al ahorro público como fuente de financiamiento;
(iv) cotizar sus acciones en los mercados públicos de valores; (v) estar sujetas a
control de funcionamiento por parte de la Administración Pública...o (PICKMANN
DIANDERAS, 2004: 928).
Ferrero Diez Canseco distingue entre sociedad anónima abierta (SAA) y
sociedad anónima cerrada (SAC) de este modo:
<(l) Por su constitución: La SAC se constituye en acto único; a la SAA se la
vincula a la suscripción pública;
(2) Derecho de suscripción preferente: En la SAC es de vital importancia; en la
SAA se reconoce la negociabilidad de este derecho que se incorpora incluso
en un título negociable, y puede también haber aumentos de capital con
ingresos de terceros, si tal cosa Io acuerda un porcentaje determinado, y
sin necesidad de renuncia al precitado derecho de suscripción preferente
(...);

275
Menual ot D¡REcHo CoN{e Rcrel

(3) Publicidad: Generalmente la SAA está sometida a ciertas exigencias de


publicidad adicionales a las establecidas para la SAC;
(4) Restricciones a la libre transmisibilidad de las acciones: En la SAC, intuito
Personaey afectio societatis; limitaciones estatutarias a la libre transmisi-
bilidad. En la SAA funciona el intuito pecuniae; no hay restricciones para
la transmisibilidad de las acciones;
(5) Directorio: En la SAC el Directorio puede ser unipersonal o no existir; en
la SAA es órgano colegiado de existencia necesaria y obligatoria;
(6) |untas generales: En la SAC la convocatoria se publica simultáneamente
para la primera y segunda sesión; en la SAA, entre la primera y la segunda,
mayor distancia, mayor publicidad y en el caso de la legislación peruana,
hasta tres convocatorias (...);
(7) Control: En la SAA es de mayor importancia que en la SAC. En la SAA la
relación accionista-administrador es mucho más difusa, a diferencia de una
SAC donde la relación tiende a ser directa y pueden aun confundirse;
(8) Elección de representantes: Algunas legislaciones admiten sistemas de
elección de representantes, por el excesivo número de accionistas de la
SAA; otras plantean sistemas alternativos (...);
(9) Flexibilidad en quórums y mayorías: En la SAA se tiende a disminuir Ios
porcentajes de capital requeridos para uno y otro caso; y
(10) Control externo: Se requiere una CONASEV una Superintendencia (...),
etc., pero es imprescindible un mecanismo de control> (FERRERO DIEZ
CANSECO; citado por BEAUMONT CALLIRGOS, 1998: 465-466).
La sociedad anónima abierta se encuentra regulada en el Título II (<Sociedad
anónima abierta>) de la Sección Sétima (<Formas especiales de la sociedad anóni-
mar) del Libro Segundo (<Sociedad anónimar) de la Ley General de Sociedades,
en los arts.249 a|262-1. AI respecto, el artículo 25I de la referida ley societaria
prescribe que la sociedad anónima abierta se rige por las reglas de la mencionada
Sección Sétima del Libro Segundo de la Ley General de Sociedades y, en forma
supletoria, por las normas de la sociedad anónima en cuanto Ie sean aplicables.
En el artículo 249 de la Ley General de Sociedades se precisa que la sociedad
anónima es abierta cuando se cumpla una o más de las siguientes condiciones:
l. Ha hecho oferta pública de acciones u obligaciones convertibles en ac-
ciones.
2. Tiene más de setecientos cincuenta accionistas.
3. Más del treinticinco por ciento de su capital pertenece a ciento setenti-
cinco o más accionistas, sin considerar dentro de este número aquellos

276
Fonuns ESpEcTALES DE LA socrEDeo eI¡óNrrtra: La socre neo R¡.¡óNlInte ABTERTA

accionistas cuya tenencia accionaria individual no alcance al dos por mil


del capital o exceda del cinco por ciento del capital.
4. Se constituya como tal.

5. Todos los accionistas con derecho a voto aprueban por unanimidad la


adaptación a dicho régimen.
Es de destacar que la adaptación a sociedad anónima abierta tendrá
carácter obligatorio cuando al término de un ejercicio anual la sociedad
alcance alguna de las condiciones previstas en los numerales 1,2 ó 3 del
artículo 249 de la Ley General de Sociedades (numeral citado preceden-
temente). En este caso cualquier socio o tercero interesado puede solici-
tarla. La administración debe realtzar las acciones necesarias y las juntas
pertinentes se celebrarán y adoptarán los acuerdos sin los requisitos de
quórum o mayorías (art.263, in fine, de la L.G.S.).
La sociedad anónima abierta que deje de reunir los requisitos que establece
la ley para ser considerada como tal debe adaptarse a la forma de sociedad que
corresponda. A tal efecto se procederá según se indica en el artícul o 263 de la Ley
General de Sociedades (citado anteriormente). Así lo determina el artículo 264
de la indicada ley.

2. DENOMINACIÓN DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

En cuanto a la denominación de esta clase de sociedad anónima, el artículo


250 de la Ley General de Sociedades dispone claramente que la denominación debe
incluir la indicación <Sociedad Anónima Abierta> o las siglas (S.A.A.).

3. INSCRIPCIÓN DE ACCIONES DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

La sociedad anónima abierta tiene la obligación de proceder a la inscripción


de todas sus acciones en el Registro Público del Mercado de valores (art.252,
primer párrafo, de la L.G.S.).
Pero, tal como lo señala el artículo 252 -segundo párrafo- de la Ley General
de Sociedades, no será obligatoria la inscripción de la clase o clases de acciones
que estén sujetas a estipulaciones que limiten la libre transmisibilidad, restrinjan
la negociación u otorguen derecho de preferencia para la adquisición de las mis-
mas derivadas de acuerdos adoptados con anterioridad a la verificación de los
supuestos previstos en los incisos r, 2 y 3 del artículo 249 de la Ley General de
sociedades (supuestos que son, respectivamente, los siguientes: haber hecho la

277
MeNuRr- os DpRe cFro Co¡,lrRcrel

sociedad anónima oferta pública primaria de acciones u obligaciones convertibles


en acciones; tener la sociedad anónirna más de setecientos cincuenta accionistas;
la pertenencia a ciento setenticinco o más accionistas de más del 35 % del capital
de la sociedad anónima, sin considerar dentro de este número aquellos accionistas
cuya tenencia accionaria individual no alcance al dos por mil del capital o exceda
del cinco por ciento del capital) o suscritas íntegramente, directa o indirectamente,
por el Estado.
La aludida excepción de inscripción de las acciones será de aplicación en tanto
seencuentren vigentes las referidas estipulaciones y siempre que ella no determine
que la sociedad anónima abierta no pueda inscribir las demás clases de acciones
en el Registro Público del Mercado de Valores (art.252, in fine, de la L.G.S.).

4. CONTROL DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA POR LA COMISIÓN


NACIONAL SUPERVISORA DE EMPRESAS Y VALORES
De acuerdo a lo normado en el artículo 253 de la Ley General de Sociedades,
la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores (CONASEV) está encar-
gada de supervisar y controlar a la sociedad anónima abierta, estando facultada
para reglamentar las disposiciones relativas a estas sociedades contenidas en la
Sección Sétima (<Formas especiales de la sociedad anónima,) del Libro Segundo
(nSociedad anónima>) de la Ley General de Sociedades, cuya supervisión y control
se encuentra a su cargo. En ese sentido y en adición a las atribuciones específica-
mente señaladas en dicha Sección, goza de las siguientes:
1. Exigir la adaptación a sociedad anónima abierta, cuando corresponda.
2. Exigir la adaptación de la sociedad anónima abierta a otra forma de
sociedad anónima cuando sea el caso.
3. Exigir la presentación de información financiera ¡ a requerimiento de
accionistas que representen cuando menos el cinco por ciento del capital
suscrito, otra información vinculada a la marcha societaria de que trata el
artículo 26I de la Ley General de Sociedades (conforme al cual: A. la so-
ciedad anónima abierta debe proporcionar la información que le soliciten,
fuera de junta, accionistas que representen no menos del cinco por ciento
del capital pagado, siempre que no se trate de hechos reservados o de asun-
tos cuya dimlgación pueda ocasionar daño a ia s.,ciedad; y B. en caso de
discrepancia sobre el carácter reservado o confidencial de la información
resuelve la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores).

4. Convocar a junta general o a junta especial cuando la sociedad no cumpla


con hacerlo en las oportunidades establecidas por Ia ley o el estatuto.

278
Fonrr,t¡,s ESpEcTALES DE LA socrEDep eNó¡¡rMe: Le soclEpeo eNóNtN{e ABIERTA

5. Determinar las infracciones a las disposiciones contenidas en la Sección


Sétima (<Formas especiales de la sociedad anónima>) del Libro Segundo
(nSociedad anónima>) de la Ley General de Sociedades, así como a las
normas que dicte CONASEV (Comisión Nacional Supervisora de Em-
presas y Valores), de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 253 de dicha ley
que constituyan conductas sancionables, así como imponer las sanciones
correspondientes.

5. AUDITORÍA EXTERNA EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

La sociedad anónima abierta tiene auditoría anual a cargo de auditores


externos escogidos que se encuentren hábiles e inscritos en el Registro Unico
de Sociedades de Auditoría. Así lo establece el artículo 260 de la Ley General de
Sociedades.
Sobre el tema, Elías Laroza refiere que:
uConforme al primer párrafo del artículo 226 de la LGS, la auditoría externa
anual no es obligatoria para la sociedad anónima. No obstante, en atención al
segundo párrafo de dicha norma sí 1o es para algunas, como es el caso de la
sociedad anónima abierta. EI artículo 260, entonces, es una regla especial res-
pecto del artículo 226yhace obligatorio para las sociedades anónimas abiertas
contar con auditoría externa anual.
Dicha obligatoriedad tiene fundamento en que la sociedad abiertas es un vehí-
culo de inversión pública. Por ello, es preciso que los inversionistas cuenten con
información y control externos acerca de la marcha de los negocios sociales>
(ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volumen: 523).

6. ESTIPUTACIONES SOCIALES NO VATIDAS EN LA SOCIEDAD ANÓNIMA


ABIERTA

Según el artículo 254 de la Ley General de Sociedades, carecen de validez


todas aquellas estipulaciones del pacto social o del estatuto de la sociedad anónima
abierta que contengan;

1. Limitaciones a la libre transmisibilidad de las acciones.


2. Cualquier forma de restricción a la negociación de las acciones.
3. Un derecho de preferencia a los accionistas o a la sociedad para adquirir
acciones en caso de transferencia de éstas.

279
Me¡¡ual oE DrREcso CoNrsRclal-

La sociedad attónirna abierta no reconoce los pactos de los accionistas que con-
tengan las limitaciones, restricciones o preferencias antes referidas, aun cuando se
notifiquen e ins¡riban eir la sociedad (art. 254, penúltimo párrafo, de la L.G.S.).
En la parte finai.icl ertículo 254de la Ley General de Sociedades se señala
que lo previsto en dicho precepto legal no es de aplicación a las clases de acciones
no inscritas de conformidad con lo previsto en el artículo 252 de la mencionada
Ie¡ numeral este último que dispone: A. que la sociedad anónima abierta tiene la
obligación de proceder a la inscripción de todas sus acciones en el Registro Público
del Mercado de Valores; B. que no será obligatoria la inscripción de la clase o clases
de acciones que estén sujetas a estipulaciones que limiten la libre transmisibilidad,
restrinjan la negociación u otorguen derecho de preferencia para la adquisición
de las mismas derivadas de acuerdos adoptados con anterioridad a la verificación
de los supuestos previstos en los incisos l,2y 3 del artículo 249 de la Ley General
de Sociedades (cuales son los siguientes: haber hecho la sociedad anónima oferta
pública primaria de acciones u obligaciones convertibles en acciones; tener la so-
ciedad anónima más de setecientos cincuenta accionistas; la pertenencia a ciento
setenticinco o más accionistas de más del 35 %o del capital de la sociedad anónima,
sin considerar dentro de este número aquellos accionistas cuya tenencia accionaria
individual no alcance al dos por mil del capital o exceda del cinco por ciento del
capital) o suscritas íntegramente, directa o indirectamente, por el Estado; y C. la
excepción de inscripción será de aplicación en tanto se encuentren vigentes las
referidas estipulaciones y siempre que ella no determine que la sociedad anónima
abierta no pueda inscribir las demás clases de acciones en el Registro Público del
Mercado de Valores.

7. CONVOCATORIA A JUNTA GENERAT DE ACCIONISTAS EN tA SOCIEDAD


ANÓNIMAABIERTA

En lo que concierne a la convocatoria a junta general de accionistas en la


sociedad anónima abierta,la Ley General de Sociedades establece lo siguiente:
En la sociedad anónima abierta el número de acciones que se requiere
de acuerdo al artículo lI7 dela Ley General de Sociedades (numeral que
versa sobre la convocatoria a junta general a solicitud de los accionistas)
para solicitar la celebración de junta general es de cinco por ciento de
las acciones suscritas con derecho a voto (art.255, primer párrafo, de la
L.c.s.).
Cuando la solicitud fuese denegada o transcurriese el plazo indicado
en el artículo Il7 de la Ley General de Sociedades (cual es de quince
días siguientes a la fecha de recepción de la solicitud de convocatoria a

280
Fonr4es ESpECTALES DE LA socrEDao eNórurua: La socrnn¡,o el¡óNtN,rR ABTERTA

junta general) sin efectuarse la convocatoria o cuando la celebración de


la junta es dispuesta por el directorio de la sociedad dentro de un plazo
excesivo que no guarde proporción con la anticipación de la publicación
del aviso de la convocatoria, la hará la Comisión Nacional Supervisora
de Empresas y Valores (aft.255, segundo párrafo, de la L.G.S.).
Lo establecido en el artículo 255 de la Ley General de Sociedades se aplica
a los pedidos de convocatoria de las juntas especiales. La base de cálculo
para determinar el cinco por ciento está constituida por las acciones que
conforman la clase que pretende reunirse en junta especial. (art. 255, in
fine, de la L.G.S.). En relación a las juntas especiales, el artículo 132 de
la Ley General de Sociedades dispone:
A. Que cuando existan diversas clases de acciones, los acuerdos de la
junta general que afecten los derechos particulares de cualquiera de
ellas deben ser aprobados en sesión separada por la junta especial
de accionistas de la clase afectada.
B. Que la junta especial se regirá por las disposiciones de la junta ge-
neral, en tanto le sean aplicables, inclusive en cuanto al quórum y la
mayoría calificada cuando se trate de los casos previstos en el artículo
126 de la referida ley (cuales son los siguientes: 1. la modificación del
estatuto; 2. el aumento del capital social; 3. la reducción del capital
social; 4. la emisión de obligaciones; 5. la enajenación, en un solo
acto, de activos cuyo valor contable exceda el cincuenta por ciento
del capital de la sociedad; 6. la transformación de la sociedad; 7. Ia
fusión de la sociedad; 8. la escisión de la sociedad; 9.la reorganización
de la sociedad; 10. la disoiución de la sociedad; y 11. la liquidación
de la sociedad).
La anticipación de la publicación del aviso de convocatoria a las juntas
generales de la sociedad anónima abierta es de veinticinco días (art. 258,
primer párrafo, de la L.G.S.).
En un solo aviso se puede hacer constar más de una convocatoria. En
este caso, entre una y otra convocatoria no debe mediar menos de tres
ni más de diez días (art. 258, último párrafo, de la L.G.S.).

B. DERECHO DE CONCURRENCIA A LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS


EN LA SOCIEDAD ANÓNIMAABIERTA

En lo que respecta al derecho de concurrencia a la junta general de accionistas


en la sociedad anónima abierta, el artículo 256 de la Ley General de Sociedades
precisa que en dicha clase de sociedad anónima la anticipación con que deben estar

281.

h****-,' .. . -....- I
MRruuaL nr DrREcHo L-or'lnncr¡¡,

inscritas las acciones para efectos del artículo 12 I de la referida ley es de diez días.
Este último numeral regula lo concerniente al derecho de concurrencia a la junta
general de accionistas en la sociedad anónima en general, en estos términos:
- Pueden asistir a la junta general y ejercer sus derechos los titulares de
acciones con derecho a voto que figuren inscritas a su nombre en la ma-
trícula de acciones, con una anticipación no menor de dos días al de la
celebración de la junta general.
- Los directores y el gerente general que no sean accionistas pueden asistir
a la junta general con voz pero sin voto.
- El estatuto, la propia junta general o el directorio pueden disponer la
asistencia, con voz pero sin voto, de funcionarios, profesionales y técnicos
al servicio de la sociedad o de otras personas que tengan interés en la
buena marcha de los asuntos sociales,

9. QUÓRUM Y MAYORÍAS EN LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS DE LA


SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

La Ley General de Sociedades contempla en su artículo 257 lo relativo al


quórum y mayorías en la junta general de accionistas de la sociedad anónima
abierta, por lo que procedemos a citarlo a continuación:
<En ia sociedad anónima abierta para que la junta general adopte r'álidame¡rte
acuerdos relacionados con los asuntos mencionados en el artículo 126 [cuales
son los siguientes: A.la modifcación del estatuto; B. el aumento del capital social;
C. Ia reducción del capital social; D. la emisión de obligaciones; E. la enajenación,
en un solo acto, de activos cuyo valor contable exceda eI cincuenta por ciento
del capital de la sociedad; F. la transformación de la sociedad; G. la fusión de la
sociedad; H. la escisión de la sociedad; L la reorganización de la sociedad; I. la
disolución de Ia sociedad; y K. la liquidación de la sociedadl es necesario cuando
menos la concurrencia, en primera convocatoria, del cincuenta por ciento de
las acciones suscritas con derecho a voto.
En segunda convocatoria basta la concurrencia de al menos el veinticinco por
ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.
En caso no se logre este quórum en segunda convocatoria Ia junta general se
realiza en tercera convocatoria, bastando la concurrencia de cualquier número
de acciones suscritas con derecho a voto.
Salvo cuando conforme a lo dispuesto en el artículo siguiente [vale decir, el art.
258 de la L.G.S., según el cual: A. la anticipación de Ia publicación del aviso de
convocatoria a las juntas generales de la sociedad anónima abierta es de veinticinco
días; y B. en un solo aviso se puede hacer constar más de una convocatoria, y en
este caso, entre una y otra convocatoria no debe mediar menos de tres ni más de

282
Fonves ESpECTALES DE LA socrEDRo Rruó¡¡rlrR: LR soclsnao RNóNlprR ABrER'tA

diez díaslse publique en un solo aviso dos o más convocatorias, la junta general
en segunda convocatoria debe celebrarse dentro de los treinta días de la primera
y la tercera convocatoria dentro de igual plazo de la segunda.
Los acuerdos se adoptan, en cualquier caso, por la mayoría absoluta de las
acciones suscritas con derecho a voto representadas en la junta.
El estatuto no puede exigir quórum ni mayoría más altas.
Lo establecido en este artículo también es de aplicación, en su caso, a las juntas
especiales de la sociedad anónima abierta>.

10. DERECHO DE TNFORMACIÓN FUERA DE tA IUNTA GENERAT EN rA SO-


CIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

La sociedad anónima abierta debe proporcionar la información que le solici-


ten, fuera de junta, accionistas que representen no menos del cinco por ciento del
capital pagado, siempre que no se trate de hechos reservados o de asuntos cuya
divulgación pueda ocasionar daño a la sociedad (art.26l, primer párrafo, de la
L.c.s.).
En caso de discrepancia sobre el carácter reservado o confidencial de la in-
formación resuelve la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores (art.
26I, in fine, de la L.G.S.).
En relación al derecho de información fuera de la junta general en la sociedad
anónima abierta, Elías Laroza predica lo siguiente:
<Al reconocerse la condición de inr.ersionistas a los accionistas de la sociedad
anónima abierta, resulta evidente que ellos deben tener acceso a la información
necesaria para analizar la eficiencia y rentabilidad de su inversión. De otro lado,
el ausentismo propio de las sociedades de accionariado difundido determina
que el derecho de información, que debe ser ejercido en el seno de la junta
general de accionistas, tenga que ser variado hacia otros mecanismos prácticos
que permitan su ejercicio.

La circunstancia de requerirse una representación mínima del cinco por ciento


del capital social se explica en que la sociedad tampoco debe estar expuesta a
una constante investigación de parte de sus numerosos accionistas. En efecto,
la elaboración y entrega de información que cada uno de ellos podría generar
ocasionaría problemas administrativos y un alto costo para la sociedad.
No toda solicitud de información debe ser proporcionada por la sociedad.
Aquellos documentos reservados o privilegiados, cuya divulgación puede causar
daño, no deben ser entregados. En caso de discrepancia sobre la obligación de
liberar dicha información, la CONASEV es Ia llamada a resolver la controversia>
(ELIAS LAROZA, 1998, Primer Volurnen: 524).

283
Mexuel, os DgREcuo Cor.reRClRr,

11. AUMENTO DE CAPITAL SIN DERECHO PREFERENTE EN tA SOCIEDAD


ANÓNIMAABIERTA

Según se colige del artículo 259 delaLey General de Sociedades, en el aumento


de capital por nuevos aportes a la sociedad anónima abierta se podrá establecer
que los accionistas no tienen derecho preferente para suscribir las acciones que se
creen siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
l. Que el acuerdo haya sido adoptado en la forma y con el quórum que co-
rresponda, conforme a lo establecido en el artículo 257 de la Ley General
de Sociedades (numeral que trata sobre el quórum y mayorías en la junta
general en la sociedad anónima abierta, que fuera visto en el punto 9.
del presente Capítulo de la obra) y que además cuente con el voto de no
menos del cuarenta por ciento de las acciones suscritas con derecho de
voto.
2. Que el aumento no esté destinado, directa o indirectamente, a mejorar
la posición accionaria de alguno de los accionistas.
Excepcionalmente, se podrá adoptar el acuerdo con un número de votos
menor al indicado en el inciso I. anterior (citado precedentemente), siempre que
las acciones a crearse vayan a ser objeto de oferta pública (art.259, último párrafo,
de la L.G.S.).

12. DERECHO DE SEPARACIÓN EN tA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA

Tal como lo señala el artículo 262 de la Ley General de Sociedades, cuando


una sociedad anónima abierta acuerda excluir del Registro Público del Mercado
de Valores las acciones u obligaciones que tiene inscritas en dicho registro y ello
determina que pierda su calidad de tal y que deba adaptarse a otra forma de socie-
dad anónima, los accionistas que no votaron a favor del acuerdo, tienen el derecho
de separación de acuerdo con lo establecido en el artículo 200 de la Ley General
de Sociedades. El derecho de separación debe ejercerse dentro de los diez días
siguientes a la fecha de inscripción de la adaptación en el Registro.
El artículo 200 de la Ley General de Sociedades (numeral al que alude el
art. 262 de la L.G.S.), dicho sea de paso, versa sobre el derecho de separación del
accionista de la sociedad anónima en general y preceptúa lo siguiente:
<La adopción de los acuerdos que se indican a continuación, concede el derecho
a separarse de la sociedad:

1. El cambio del objeto social;

284
Fonuas ESpECIALES DE LA soclEDao nI¡óIrrNla: Le socreo¡o elvói.¡rrr.re ABTERTA

2. El traslado del domicilio al extranjero;


3. La creación de limitaciones a la transmisibilidad de las acciones o la mo-
dificación de las existentes; ¡
4. En los demás casos que lo establezca la ley o el estatuto.

Sólo pueden ejercer el derecho de separación los accionistas que en la junta


hubiesen hecho constar en acta su oposición al acuerdo, los ausentes, los que
hayan sido ilegítimamente privados de emitir su voto y los titulares de acciones
sin derecho a voto.
Aquellos acuerdos que den lugar al derecho de separación deben ser publicados
por la sociedad, por una solavez, dentro de los diez días siguientes a su adopción,
salvo aquellos casos en que la ley señale otro requisito de publicación.
EI derecho de separación se ejerce mediante carta notarial entregada a la so-
ciedad hasta el décimo día siguiente a la fecha de publicación del aviso a que
alude el acápite anterior.

Las acciones de quienes hagan uso del derecho de separación se reembolsan al


valor que acuerden el accionista y la sociedad. De no haber acuerdo, las accio-
nes que tengan cotización en Bolsa se reembolsarán al valor de su cotización
media ponderada del último semestre. Si no tuvieran cotización, al valor en
libros al último día del mes anterior al de la fecha del ejercicio del derecho de
separación. El vaior en libros es el que resulte de dividir el patrimonio neto
entre ei número total de acciones.
El valor fijado acordado no podrá ser superior al que resulte de aplicar la va-
luación que corresponde según lo indicado en el párrafo anterior.
La sociedad debe efectuar el reembolso del valor de las acciones en un plazo
que no excederá de dos meses contados a partir de la fecha del ejercicio del
derecho de separación. La sociedad pagarálos intereses compensatorios deven-
gados entre la fecha del ejercicio del derecho de separación y el día del pago, los
mismos que serán calculados utilizando Ia tasa más alta permitida por ley para
los créditos entre personas ajenas al sistema financiero. vencido dicho plazo, el
importe del reembolso devengará adicionalmente intereses moratorios.
si el reembolso indicado en el párrafo anterior pusiese en peligro la estabilidad
de la empresa o la sociedad no estuviese en posibilidad de realizarlo, se efectuará
en los plazos y forma de pago que determine el juez a solicitud de ésta, por el
proceso sumarísimo.

Es nulo todo pacto que excluya el derecho de separación o haga más gravoso
su ejercicio>.

285
MeNuar, rE DeRecHo CotttpRclel

13. PROCEDIMIENTO DE PROTECCIÓN DEACCIONISTAS MINORITARIOS EN


LA SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA
Lo concerniente al procedimiento de protección de accionistas minoritarios
en la sociedad anónima abierta podemos encontrarlo en los artículos 262-A al
262-l de la Ley General de Sociedades, numerales que veremos en los subpuntos
que siguen.

13.1 Difusión de información sobre accionistas minoritarios de la


sociedad anónima abierta
Lo que atañe a la difusión de información sobre accionistas minoritarios de
la sociedad anónima abierta, se halla normado en los artículos 262-A y 262-l de
la Ley General de Sociedades, según los cuales:

<Artículo 262" -A.- (...)


A fin de proteger efectivamente los derechos de los accionistas minoritarios, la
Sociedad deberá publicar en un plazo que no excederá de los sesenta (60) días
de realizada la Junta Obligatoria Anual a que se refiere el artículo 1L4" [de la
¿. G.S., que dispone que la junta general se reúne obligatoriamente cuando menos
una vez aI año dentro de los tres meses siguientes ct lo terminación del ejercicio
económico y tiene por objeto: 1. pronunciarse sobre Ia gestión social y los resul-
tados económicos del ejercicio anterior expresados en los estados fnancieros del
ejercicio anterior; 2. resolver sobre la aplicación de las utilidades, si las hubiere; 3.
elegir cuando corresponda a los miembros del directorio y Jtjar su retribución; 4.
designar o delegar en eI directorio la designación de los auditores externos, cuondo
corresponda; y 5. resolver sobre los demás asuntos c1ue le sean propios conforme
al estatuto y sobre cualquíer otro consignado en la convocatoriql, lo c¡ue ocurra
primero, con Io siguiente:
L EI número total de acciones no reclamadas y el valor total de las mismas,
según la cotización vigente en el mercado de valores. En caso de no existir
cotización vigente, deberá consignarse el valor nominal de las acciones;
2. El monto total de los dividendos no cobrados y exigibles conforme al
acuerdo de declaración de dividendos;

3. El lugar donde se encuentran los listados con información detallada, así


como el lugar y el horario de atención para que los accionistas minoritarios
puedan reclamar sus acciones y/o cobrar sus dividendos;
4. El listado de accionistas que no han reclamado sus acciones y/o dividendos; y

Dicha publicación se efectuará en la página web de la Sociedad. si la tuviera


y en el Portal de Mercado de Valores de CONASEV. Adicionalmente, podrán
utilizarse otros medios de difusión masiva.
FoRN4Rs ESpECTALES DE LA socrEDao eNó¡rrN,ra: Le socrstet RruóNlvn ABTERTA

Para aquelias sociedades que se encuentran en liquidación, situación de insol-


vencia o con patrimonio negativo, ia obligación a que hace referencia el primer
párrafo del presente artículo, se entenderá cumplida con la sola publicación de
un aviso que indique ei lugar donde se encuentre la información antes requerida
y el horario de atención>.

13.2 solicitud de entrega de los títulos representativos de acciones y


dividendos en la sociedad anónima abierta
De acuerdo a lo normado en el artículo 262-8 de la Ley General de Sociedades,
los interesados deberán acudir al local de la sociedad anónima abierta designado
para estos efectos, para solicitar la entrega de sus acciones y/o los dividendos. Para
tal fin, deberán presentar los siguientes documentos según se trate de personas
naturales o jurídicas:
a) Documento de identidad, adjuntando copia del mismo.
b) Los poderes que acrediten la representación del titular, de ser el caso.
c) Documentos que acrediten la condición de heredero o legatario, de ser
el caso.
d) Documentos que acrediten la titularidad de las acciones, cuando corres-
ponda.
Con la presentación de los documentos a que hubiere lugar, la sociedad anó-
nima abierta entregará las acciones y/o los dividendos en un plazo de treinta días.
Vencido dicho plazo sin que exista un pronunciamiento de la sociedad, se enten-
derá denegada la solicitud, quedando expedito el procedimiento administrativo
de solución de controversias a que se refiere el artículo 262-F de la Ley General
de sociedades (numeral que se verá más adelante en el punto 13.5 del presente
Capítulo de la obra). Así lo prescribe el último párrafo del artículo 262-8 de la
indicada ley societaria.

13.3 Supervisión de la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y


Valores

Según el artículo 262-C de la Ley General de Sociedades, la sociedad anóni-


ma abierta, dentro de los sesenta días siguientes de efectuada la difusión a que se
refiere el artículo 262-A de la mencionada ley (numeral visto en el punto 13.1 del
presente Capítulo de la obra, referido a la difusión de información sobre accio-
nistas minoritarios de la sociedad anónima abierta), acreditará ante COI.JASEV
(Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores) lo siguiente:

287
Ma¡¡uRr, nn DrRe cHo CoN4e Rcrnr-

a) Haber difundido en su página web y en el Portal de Mercado de Valores


de CONASEV lo señalado en el artículo precedente..

b) El listado de aquellos accionistas que hubieran procedido a reclamar sus


acciones y/o cobrar sus dividendos; ¡
c) El listado de accionistas que no hubiesen reclamado acciones y/o divi-
dendos.
La CONASEV (Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores) anali-
zarála documentación recibida a que se refiere el artículo 262'-C (numeral citado
líneas arriba) y si es conforme expedirá el correspondiente certificado que acredite
que la sociedad anónima abierta cumplió con el procedimiento de protección de
los accionistas minoritarios (art. 262-D de la L.G.S.).

13.4 Gastos de difusión del procedimiento de protección de accionistas


minoritarios de la sociedad anónima abierta
Los gastos de difusión derivados del procedimiento de protección a los
accionistas minoritarios serán de cargo de la Sociedad, la que podrá deducirlos
proporcionalmente de los dividendos no cobrados que hubieran dado origen al
inicio de dicho procedimiento (art.262-8, primer párrafo, de la L.G.S,).
La deducción de los gastos deberá efectuarse a más tardar dentro de los quince
( 15) días siguientes de realizada la difusión, caso contrario se presumirá, sin prueba

en contrario, que los gastos de difusión han sido asumidos por la sociedad (art.
262-8, in fine, de la L.G.S.).

13.5 Solución de controversias y procedimiento de reclamación

Lo atinente a la solución de controversias y procedimiento de reclamación de


los accionistas minoritarios de la sociedad anónima abierta podemos encontrarlo
en los artículos 262-F y 262-G de la Ley General de Sociedades, numerales que
disponen lo siguiente:
- El solicitante al que se le hubiere denegado la entrega de sus acciones y/o
dividendos, de modo expreso o ficto, podrá reclamar este hecho ante la
CONASEV -Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores- (art.
262-F, primer párrafo, de la L.G.S.).
- El reclamo se presentará ante la sociedad, en un plazo de quince días
hábiles contados a partir de la notificación de la denegatoria de la socie-
dad o de la denegatoria ficta. El expediente será elevado a la CONASEV
(Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores), con los do-

288
Fonl,ras LSpECTALEs DE LA socrEDeo ¡¡¡órulun: L¡ soci¡nRn ¿¡¡ó¡.¡rtuia ABTERTA

cumentos necesarios para resolver que obren en poder de la sociedad,


en el término de tres días hábiles. La CONASEV (Comisión |{a.cional
Supervisora de Empresas y Valores) deberá resolver el reclamo dentro
de los noventa ciías contacios desde ilue fue rc-n recibielos ios documentos
remitidos por la socieda,J, sin nrás irilnrite quc el análisis de los mismos.
Dentr,.r de este plazo, la (lObiASEV lConlisión Nacional Supervisora de
Entpresas 1. Vhlores) podrá -sojicitar cualquier documento adicional ai
interesado y a ia sociedad (art. 262-F, último párrafo, de la L.G.S.).
- Notificada la resolución de la CONASEV (Comisión Nacional Supervi-
sora de Empresas y Valores), ésta podrá ser objeto de acción contencioso
administrativa, en un plazo de quince días hábiles. En el caso de ser
declarado fundado el reclamo, 1a resolución tendrá carácter suspensivo
(art.262-G, primer párrafo, de la I..G.S.).
- Transcurrido el piazo a que se refiere el párrafo precedente, sin ser
irnpugnada la resolución adrniiristrativa de la CONASEV (Comisión
Nacional Supervisora de Empresas v Valores), ésta <luedará firme (art.
262-G, segundo párrafo, de ia L.G.ii.).
- De ser ei caso, el accionista se apersonará a la sociedad con la copia de
dicha resolución, a fin de clue ésta prr,,ceda a ia entrega de las acciones
y/o los diviclendos, en un piazo que no excederá de los quince días de
presentada (art. 262-G, in hne, de la I-.G.S.).

13.6 Sanciones impuestas por la Comisión Supervisora de Empresas


y Valores en caso de infracciones

Etl caso de que la sociedad anónima abierta incumpla cualquiera de las obli-
gaciones de protección de ¿rccic¡nistas minoritarios considerados en la Ley Nro.
2$7A (Ley que incorpora artículos de protección a los accionistas minoritarios
de las sociedades anónimas abiertas en la Ley General de Sociedades) o en las
disposiciones que emita la CONASIIV (Comisión Nacional Supervisora de Em-
presas y \¡alores), ésta aplicará, con criterios de razonabilidad y proporcionalidad,
Ias sanciones administrativas de administración y multas no menores de una ni
mayores de veinticinco Unidades Impositivas fiibutarias (art.262-H, parte inicial,
de la L.G.S.)

I.a CONASEV (Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores)


aprobará, mediante resolución de directorio, las normas complementarias sobre
aplicación de sanciones a infracciones de la Ley Nro. 28370 o disposiciones rela-
tivas a la protección de los derechos de los accionistas minoritarios (art. 262-H,
in fine, de la L.G.S.).

289
MaNual oE Drnrcno Co:rrnRclal

13.7 Obligación de los fiduciarios a efectuar publicaciones para


proteger a los accionistas minoritarios en la sociedad anóninra
abierta
Los fiduciarios de los patrimonios fideicometidos constituidos con arreglo
a lo dispuesto en el Subcapítulo II (<Fidcicomiso>) del Título III ("Oper:aciones
y servicios>), Sección Segunda (<Sistema financiero>), de la Ley Nro. 267A2 (Ley
General del Sistema Financiero, del Sistema de Seguros y Orgánica de Ia Superin-
tendencia de Banca y Seguros), que tengan por finalidad realizar todas ias acciones
necesarias para proteger los derechos de los accionistas y promover iar entrega de
las acciones y/o dividendos a sus propietarios, están obligados a dit'unciir, cor] cilrso
a dicho patrimonio, Ia relación de los accionistas que nc) hubieren reclaiuado sus
acciones y/o de aquellos que no hubieren cobrado sus dividendos o de aqueilos
cuyas acciones se hubieran encontrado en situación de canje (art.262-1, prirncr
párrafo, de la L.G.S.).
Dicha difusión deberá ser efectuada anualmente y durante ei segundo tri-
mestre de cada año en la página web de la sociedad y del fiduciario, así como en
el Portal del Mercado de Valores de CONASEV (art. 262-1, segundo párrafb, de
la L.G.S.).
En caso que la sociedad no cuente con página h'eb nccesariamente deberá
ejecutar la difusión en el Portal de Mercado de Valores de CONASEV (art. 262. I
último párrafo, de la L.G.S.).

290
CapÍruro XI
tA SOCIEDAD COTECTIVA
1" GENERALIDADES

En palabras de Codera Martín,la sociedad colectiva es Ia u... clase de Sociedad


X,Ic'rcantil en la que 'todos los socios, en nornbre colectivo y bajo una razón social,
se romprL)fiieten a participar, en la proporción que establezcan, de los mismos
riereclios y obligaciones' (...), respondiendo solidaria e ilimitadamente con todos
sus bienes de las deudas sociales. Es la sociedad personalista por excelencia> (CO-
DERA MARTÍ}'I, 1982: 256).
Argeri dice de la sociedad colectiva lo siguiente:
u.., (Es) aquella en que los socios, actuando bajo una razón social, responden
ante los terceros por las operaciones sociales en forma subsidiaria, personal y
solidaria, aun cuando en las relaciones vinculatorias entre ellos sus derechos y
deberes (obligaciones) se rijan por el estatuto societario.

(...) La ley y la doctrina (...) admiten que se trata de una individualidad diferente
de la de los socios que la integran, con nombre, domicilio y patrimonio propios,
constituyendo un verdadero sujeto de derecho. Se caracteriza por constituir
persona distinta de la de los socios, los cuales, por sus condiciones personales
(intuitu personae) tntegran la sociedad, respondiendo solidaria e ilimitadamente,
y en forma subsidiria, excutidos que fueren los bienes de la persona social, por
todas las obligaciones sociales...> (ARGERI, 1982:364).
Alegría, respecto de Ia sociedad colectiva, sostiene que (... en ella Ia razón social
se conlpone necesariamente con el nombre de uno o más socios y nunca con el
cle otras personas. Todos los socios pueden ser administradores y, aunque no
lo sean, responden solidaria e ilimitadamente por los negocios de la sociedad.
Es el tipo societario más simple, (ALEGRÍA, 1963: 6). nLa sociedad colectiva
es la adecuada entre parientes y personas de gran confianza para negocios de
pequeña envergadura...,> (ALEGRÍA, 1963: 6).

León Batardón afirma que las características de la sociedad colectiva son las
siguientes:

293
MaNtl,u, os D¡.necHo C0unnr:l¡1.

.,i. 'lk dos los s¡rcios sin excepciórr, v ianlo si son administradores corno si
r-."1;in etciuiclos iic lir gesiion scci:r1, cst.in obtligados a lcsponder corl to-
¡ii-,s sus bieire:,t, pcrsonal, ilinrit¿d¿ I'soiitlariarrente, a l¿rs resultas de las
t,Lr¿:raeiún';s que se hagan a nrlinbrc v por cudrlta de 1a cornpañía, bajo la
llrni:r de ésta 1'por person¿ autorizadrr para usariu (...i. I-os acrecdores c1e
esta clase ile compaf-ríri trenen corno- garantí¿ ir¡:' solamente el actit'o cle la
mistt.ttt, sinc tanibiél-r los biene-s propios cle carü socir¡. Irri ur.ra palabra: lir
responsabiliclacl cle los ¿rsociados es Lrcrson¿il e rliniiiada.

). Iista rcspcinsabilidacl es, adenrás, soliclaria; alcalrzir a todr¡s los conrl'romis.,'


y obligaciones sociaies aun contrataclcs por un soio soci<¡, ccn ial qne lcr
hayan sido con l¿ lirn.ra social. (...) la sociedad pue cie i¡¡ualmente enco¡t-
trarse obligada aunque el gcstor no haya hecl-ro uso más que cle sri nonrbre
L'tersonal, si st'prueba que ottró eil interés o L-'er cuenta cle la socieclacl.

"t. La sociedad colectiva ejerce el comercio bajo una rnztin social. E,s éste el
nombre de lii conrpañía, que comprencie los nomlrres c'le todos sus contp()-
nentes, el nornbre de algunos de ellos, o el nor.¡rbre cle uno solo...> (l,EON
BAT ARDON , 1970: 2I-22).

La sociedad colectiva se L'ncLlerltra regulada er-r la Sección Primer¿] (usocieclird


coiectiva") del Libro 'lc'rccro ("Otras formas so('ietarias)) de la i.r:r General de
Sociedades, en los arts. 26-5 al277.
Precisamente, el artícuIo 265 de la Ley Generai de Socieclades prescribe clut:
en la sociedad colectiva los socios responden en forma solidaria e ilinritirclr por
las obligaciones sociales, no produciendo efectos contra tcrceros ningírn pacto cli
sentido contrario. Al respecto, Rodríguez Rodrígr-rez- apunta lo siguiente:
<... Primero: los socios son responsables solicleriamcnte con lii s<¡cie dacl pc,r iat;
deudas sociales, pero con solidaridad imperfecta, pues si c¿iben la dernari.ia'¡
el juicio simultá¡.reos no cabe la ejecución de l¿r sentencia couclenatoria sinr.,,.:n
orden sucesivo, procediendo primero contra el patrimonio social ;. Jespués
contra ei de cualquiera de los socios. En este sentido podría decirse que toclos
ios socios gozan del ber.reficio de orden y excusión. Segundo: Los socios son
solidariar.nente responsables entre sí; puesto qr.re cualquiera de ellc,,s puede ser
ciemandado por el importe total de ias deudas sociales. La responsabilidad a
que nos reierimos es por la