Está en la página 1de 5

QUERATOCONJUNTIVITIS

ETIOLOGIA
¿Qué es?

La queratoconjuntivitis o también conocido como el


síndrome del ojo seco es la resequedad de
la conjuntiva (la membrana que recubre los
párpados y cubre el blanco del ojo) y la córnea (la
capa transparente delante del iris y la pupila).

Es posible que se produzcan muy pocas lágrimas o


que se evaporen demasiado rápido. Los ojos se irritan y se vuelven sensibles a la luz y generalmente
se queman y pican. La sequedad ocular que se produce cuando las lágrimas no logran suministrar la
humedad necesaria.

Existen 2 tipos principales:

 La queratoconjuntivits seca acuoso deficiente es producida por una insuficiencia de


lágrimas.

 La queratoconjuntivitis seca evaporativa (más frecuente) es


producida por una evaporación acelerada de las lágrimas
debido a una escasa calidad.

La queratoconjuntivitis seca acuoso deficiente suele ser un trastorno


idiopático aislado en mujeres posmenopáusicas. También es
frecuente que forme parte del síndrome de Sjögren, la artritis
reumatoide. Puede deberse a una lesión o a un mal funcionamiento
de la glándula lagrimal.

La queratoconjuntivitis seca evaporativa se debe a la pérdida de la película lagrimal por evaporación


anormalmente rápida causada por deficiencias de la capa lipídica situada sobre la capa acuosa de la
lágrima. A menudo, los pacientes tienen también acné rosácea.

La desecación también puede ser el resultado de la exposición debida a un cierre insuficiente de los
ojos por la noche o por una frecuencia insuficiente de reaplicación de la lágrimas en la córnea debido
a una tasa de parpadeo insuficiente (p. ej., en la enfermedad de Parkinson).
FISIOPATOLOGIA
CAUSAS DE LA QUERATOCONJUNTIVITIS

Los ojos secos pueden deberse a una producción de lágrimas inadecuada (ojos secos
deficientes en lágrimas acuosas). Con este tipo de ojos secos, la glándula lagrimal no
produce suficientes lágrimas para mantener toda la conjuntiva y la córnea cubiertas por
una capa completa de lágrimas. Este es el tipo más común entre las mujeres
posmenopáusicas. Los ojos secos son comunes en el síndrome de Sjögren (trastorno del
sistema inmunológico caracterizado por la sequedad de los ojos y la boca). En raras
ocasiones, los ojos secos acuosos deficientes en lágrimas pueden ser un síntoma de
enfermedades como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico (lupus).

Los ojos secos también pueden deberse a una anormalidad en la composición de las
lágrimas que provoca una rápida evaporación de las lágrimas (ojos secos evaporativos).
Aunque la glándula lagrimal produce una cantidad suficiente de lágrimas, la tasa de
evaporación es tan rápida que no se puede mantener cubierta toda la superficie del ojo con
una capa completa de lágrimas durante ciertas actividades o en
ciertos ambientes.

El secado también puede ser el resultado de que los ojos estén


parcialmente abiertos por períodos de tiempo durante la noche
(retraso nocturno) o de una tasa insuficiente de parpadeo (como
puede ocurrir en la enfermedad de Parkinson).

SIGNOS Y SÍNTOMAS
Los síntomas y signos incluyen:

 Irritación

 Ardor

 Picazón

 Una sensación de tirón

 Presión detrás del ojo

 Una sensación de ardor o una sensación como si algo estuviera en el ojo (sensación
de un cuerpo extraño).

 Fotosensibilidad

 Punzadas dolorosas
 Cansancio ocular

 Visión borrosa.

.Algunos pacientes notan lagrimeo tras una irritación intensa. Típicamente, los síntomas
fluctúan en su intensidad y son intermitentes. Algunos factores pueden empeorar los
síntomas:

 Esfuerzos visuales prolongados (p. ej., leer, trabajar en el ordenador, conducir, mirar
televisión)

 Ambientes locales que son secos, ventosos, polvorientos o llenos de humo

 El uso de ciertos medicamentos, incluyendo isotretinoína y algunos tranquilizantes,


diuréticos, antihipertensivos, anticonceptivos orales y antihistamínicos, y otros
medicamentos con efectos anticolinérgicos.

 Deshidratación

Los síntomas disminuyen durante el clima fresco, lluvioso o nublado y en lugares húmedos,
como en la ducha.

Incluso con los ojos secos más severos, es raro que se pierda la visión. Sin embargo, las
personas a veces sienten que su visión borrosa o irritación de los ojos es tan severa,
frecuente y prolongada que es difícil funcionar normalmente. En algunas personas con
sequedad severa, la superficie de la córnea puede engrosarse o pueden desarrollarse
úlceras y cicatrices. Ocasionalmente, los vasos sanguíneos pueden crecer a través de la
córnea. La cicatrización y el crecimiento de los vasos sanguíneos pueden afectar la visión.

DIAGNÓSTICO
Los doctores diagnostican el ojo seco por los síntomas y la apariencia de los ojos y haciendo
algunas pruebas.

La prueba de Schirmer, en la que se coloca una tira de papel de filtro en el borde del
párpado, se utiliza para medir la cantidad de lágrimas producidas durante la prueba de 5
minutos.

Los médicos examinan los ojos con una lámpara de


hendidura para determinar si el ojo ha sido dañado.

También pueden medir cuánto tiempo tarda el ojo en secarse


cuando la persona mira fijamente (llamado el tiempo de ruptura
de lágrimas).
TRATAMIENTO DE LA QUERATOCONJUNTIVITIS
Por lo general, no es fácil que las queratoconjuntivitis respondan bien al tratamiento,
especialmente la vernal y la atópica. En todos los casos es necesario acudir al oftalmólogo
para que sea él quien determine el tipo de queratoconjuntivitis, la intensidad de los
síntomas, el grado de afectación y el tipo de solución más recomendable en cada caso. Las
opciones de tratamiento más habituales son:

 Lágrimas artificiales o solución salina.

 Antihistamínicos aplicados en forma de colirio u oral (en las que tienen un


componente alérgico).

 Colirios antiinflamatorios, para aliviar el dolor y el ardor y reducir la congestión.

 Esteroides, en los casos más severos de la vernal y la atópica.

 Medidas como la limpieza frecuente de las secreciones, aplicar compresas frías y


evitar factores que puedan empeorar los síntomas (humo del tabaco, radiación
solar, sequedad ambiental…).
CONCLUSIONES

 A pesar de que la mayoría de las conjuntivitis son contagiosas, normalmente no


causan daño ni al ojo ni a la visión.

 La queratoconjuntivitis un factor se debe a una lesión o a un mal funcionamiento


de la glándula lagrimal.

También podría gustarte