Está en la página 1de 6

La guerra judía contra las Navidades

Tradiciones navideñas prohibidas-Símbolos judíos erectos


Arrecia el combate para salvar una hermosa tradición europea
Cada año, la menorah
más grande del mundo
se alza sobre una pro-
piedad gubernamental
frente a la Casa Blanca.
Durante las Navidades
los menorahs son des-
plegados en las mejores
propiedades públicas a
lo largo de los Estados
Unidos. Miles de
menorahs son coloca-
El hannukah de das frente a alcaldías,
la Casa Blanca edificios federales y
escuelas.
La Corte Suprema de los Estados Unidos ha decretado que las menorahs judías están permi-
tidas, pero las escenas de temática cristiana y las cruces decorativas deben ser prohibidas.
Incluso los hermosos cantos navideños que han sido cantados desde los primeros días de
América están ahora prohibidos en las escuelas.
Aunque pueda sorprender a algunos americanos el esfuerzo por destruir las tradiciones
navideñas ha sido dirigido por la comunidad judía de forma organizada. El American
Jewish Committee (Comité judío americano), el American Jewish Congres (Congreso
judío americano), la ADL (Liga contra la difamación), y un grupo de poderosos grupos
judíos han dirigido el ataque contra las Navidades.
La ACLU (Unión americana por las libertades civiles) también ha participado de forma
activa. Desde su creación la ACLU ha sido dominada por abogados y fondos judíos.
Seamos claros, la guerra contra las Navidades ha sido conducida por organizaciones judí-
as, financiada por financieros judíos, luchada en los tribunales por abogados judíos y
empujada dentro del gobierno por la influencia judía. Subrayando toda esa campaña está
la prensa dominada por los judíos. Extremistas judíos que conforman menos del 3% de la
población han impuesto sus ideas por encima de los deseos del 90% de los americanos.
La guerra contra las Navidades se ha luchado durante décadas. Grupos judíos forzaron ini-
cialmente la prohibición de cualquier tipo de oración en los colegios. Después prohibieron
momentos de reflexión ante el temor de que los chicos pudieran rezar. Finalmente impi-
dieron cualquier tipo de natividad o cruz en áreas públicas durante las Navidades.
Prohibieron cantar canciones de Navidad en las escuelas. Y ahora, incluso limitan la men-
ción de la misma Navidad en las instituciones, transformando las Navidades en "Fiestas de
Invierno" o "Pausa invernal." Algunos judíos incluso hacen campaña incluso contra el des-
pliegue de árboles de Navidad, mientras otros en la prensa intentan difamar las viejas tra-
diciones europeas de Santa Claus, San Nicolás.
1
David Duke Special Report
Esta guerra cultural no está dirigida únicamente contra las escenas navideñas, se extiende
a todas nuestras antiguas tradiciones europeas. Son prohibidas o distorsionadas en deferen-
cia a la "sensibilidad judía."
La prensa dirigida por los judíos ha interpretado un papel crucial apoyando el ataque a
nuestras tradiciones y debilitando nuestra resistencia. Aquellos que tienen dudas sobre el
control judío sobre la prensa deberían leer The Los Angeles Jewish Times (29 de octubre
de 1999) donde presume de que cuatro de los cinco grandes conglomerados de prensa son
propiedad directa de los judíos y que el quinto es controlado de forma tan pro sionista
como los anteriores.
Tal vez nada expone el poder extremista judío que el hecho de que al mismo tiempo que
han apoyado el prohibir adornos de Navidad y villancicos, los hayan remplazado discreta-
mente con menorahs judías y la celebración del obviamente judaico hannukah en nuestras
escuelas y lugares públicos.
Aquí una cita de la entrada "Nativity Scenes" de la Wikipedia.
Las escenas navideñas han provocado controversias y demandas. En las cortes federales de los
Estados Unidos, por ejemplo, el sistema escolar de la ciudad de Nueva York, en el estado de Nueva
York, defendió su prohibición de las escenas navideñas, el juez en el caso mantuvo la prohibición,
indicando que la prohibición de las escenas navideñas no es discriminatoria permitiendo al mismo
tiempo menorahs judías y la estrella y la luna crecientes musulmanas… En otra instancia, en las
afueras de Philadelphia, Pennsylavania, el sistema escolar estadounidense prohibió una escena
navideña mientras permitía una menorah. El director de la escuela declaró, "el judaísmo no es una
religión, es una cultura."
Decir que la menorah no es un símbolo religioso, desde luego, absurdo. He aquí una cita
del importante website judío, Judaism 101 en Jewfaq.org
Uno de los más antiguos símbolos de la fe judía… ha sido uno de los símbolos más reconocibles
del judaísmo desde tiempos antiguos.
Es interesante constatar que al mismo tiempo que los símbolos del nacimiento de Cristo
son derribados, se alcen los signos del anticristianismo judío.
El judaísmo enseña que Cristo era un idolatra y
que los idolatras deben ser asesinados. Muchos
cristianos no conocen el hecho de que el principal
libro religioso judío es el Talmud. Que indica
todos los senderos de la ley que guía la vida de los
judíos, presumiendo de que los judíos y nos los
romanos quienes ejecutaron a Jesús. También
declaran que los sacerdotes judíos han conjurado
a Jesús en el otro mundo para hacerlo arder en
excrementos durante la eternidad.
Se que parece exagerado e imposible para el cris-
tiano promedio de hoy en día, pero ese odio judai-
co hacia Jesús puede ser fácilmente probado.
Recientemente se ha publicado un libro sobre ese
tema concreto por el jefe del departamento de
Estudios Judíos de la Universidad de Princeton,
Peter Schafer, titulado Jesus in the Talmud. El
libro ha sido respaldado por eminentes rabinos
2
David Duke Special Report
judíos. He aquí una cita de una crítica del libro en
Publishers Weekly:
¿Qué es tan escandaloso? ¿Que tal Jesús castigado en
el infierno durante toda la eternidad, forzado a sentar- s e
sobre un caldero de excrementos hirvientes? Esa
imagen aparece en los primeros manuscritos del
Talmud Babilónico, así como una breve reseña del jui cio
y ejecución de Jesús - no por los romanos sino por la corte
suprema judía, el Sanedrín…

El odio de los judíos hacia Cristo y la Cristiandad


puede verse a través de la incesante exhibición de
viciosos ataques judíos contra Jesús y la Cristiandad
en los medios de comunicación de masas. Queda ilus-
trado por Larry David, en la serie televisiva de la
cadena HBO, Curb your enthusiasm en que ese judío
orina sobre un retrato de Jesús. Dos piadosas mujeres Larry
cristianas son a continuación insultadas y ridiculiza- David
das por creer que el líquido en la cara de Jesús es una
lágrima.
Es imposible listar cada esfuerzo judío anticristiano, pero una sorprendente parte del pro-
fundo odio judío hacia los cristianos es expuesto por el profesor judío Nathan Abrams. En
la judía Intellectual Quarterly Abrams presume que los judíos financiaron y siguen domi-
nando los filmes pornográficos. Cita a varios reyes judíos del porno diciendo que están
motivados por un "odio atávico" hacia nuestra herencia:
La implicación judía en el porno, según esta argumentación, es el resultado de un odio atávico
hacia la autoridad cristiana: tratan de debilitar la cultura dominante en América a través de la sub
versión moral.
Llega a citar a uno de los más famosos pornógrafos judíos, Al Goldstein.
¿Hay una razón más profunda, más allá de la financiera, por la que los judíos en particu-
lar se han implicado en el porno?
Al Goldstein el editor de Screw, declaró "La única razón por la que los judíos están en la porno-
grafía es porque pensamos que Cristo es una mierda, el catolicismo es una mierda… No creemos
en el autoritarismo." La pornografía se convierte en una forma de denigrar la cultura cristiana y…
penetrar en el verdadero centro del ser americano…
La organización judía que erige la menorah frente a la Casa Blanca, así como otros miles
a lo largo de América, es Chabad Lubavitch. Chabad es una organización judía que llega
a organizar fiestas en la Casa Blanca.
Como el Talmud judío ordena, Chabad condena y odia a Jesús y a los cristianos como "ido-
latras," y proclama que los judíos tiene un derecho divino a mandar sobre los gentiles. La
tarea de todos los gentiles en la tierra es, así dicen, "servir a los judíos."
Un prominente rabino de Chabad, Yitzhak Ginsburg, escribió en el principal periódico
judío de América, Jewish week, el 26 de abril de 1996, que los judíos tenían incluso el
deber moral de agarrar a un gentil en la calle y "tomar el hígado de un no judío inocente,"
si un judío lo necesitaba.
La menorah simboliza hannukah que representa el separatismo judío.

3
David Duke Special Report
Permítaseme citar un típico recuento judío del mismo. Tomo esta cita de Zipple: the Jewish
Supersite
…la fiesta de los ocho días celebra la victoria militar judía contra los sirios… Comprender de que
va Chanuckah es tan importante hoy como hace dos mil años, la lucha contra la asimilación. Hoy,
como entonces, los judíos son aceptados; los Macabros se revolvieron no tan sólo contra los sirios
en el poder sino contra la práctica prevaleciente entre los judíos de la Helenización.
"Helenización" puede hoy ser fácilmente cambiada por americanización o asimilación.
Irónicamente, de acuerdo a los medios de comunicación de masas, la asimilación se supo-
ne que es buena. Buena para los americanos y buena para el resto de la humanidad, excep-
to, desde luego, para los judíos.
En realidad el sentimiento de auto conservación es saludable y natural, ya que mucha gente
naturalmente quiere preservar su herencia de la misma manera que todos queremos preser-
var las expresiones únicas de la vida natural. Pero si eres un euro americano y dices que
deseas preservar tu gente, eres condenado como "racista" y "odiador."
Si los judíos dicen lo mismo, pueden levantar símbolos contrarios a la asimilación. ¡Al
lado de la Casa Blanca!
¿No es irónico? La escena de un niño nacido en medio del amor y la alegría, con Paz en
la Tierra a todos los hombres de buena voluntad, es prohibido. ¿Con qué lo remplazan? El
símbolo de hannukah, que celebra la aniquilación de los enemigos de los judíos y la resis-
tencia contra la asimilación.
No pensemos que sólo grupos judíos como Chabad tienen esas creencias. Toda gran orga-
nización judía hace campaña contra
Perdida
el matrimonio mixto y la asimila-
ción.
El American Jewish Committee
lanzó campañas nacionales llama-
das "Los judíos no se mezclan y
juntan." Importantes grupos judíos
han puesto carteles en todo el
mundo que muestran a una chica
judía que se ha casado con un gen-
til. Dice que esta "PERDIDA" para
su gente.
Toda la prensa nacional dominada por los judíos denuncia a un oscuro juez de paz de
Louissiana que se opone a los matrimonios interraciales entre blancos y negros, Sin embar-
go los medios de comunicación de masas no dicen nada sobre el hecho de que en todo
Israel es ilegal para un judío casarse con un no judío. Esta ley judía no se refiere sobre todo
al matrimonio interreligioso. Se refiere sobre todo a la herencia genética de los judíos. Un
ateo, un judío no religioso, de los que hay millones en Israel, puede casarse con una judía
religiosa o incluso con otro judío ateo, mientras pueda probar ascendencia genealógica
judía.
Cualquier resistencia de los europeos a la perdida de nuestra herencia genética y cultural
a través de la asimilación y el multiculturalismo es llamada chauvinismo, intolerancia y
finalmente "racismo" por los medios de comunicación de masas. Como contrapartida, el
etnocentrismo judío es honrado con la instalación de grandes símbolos del mismo en fren-
4
David Duke Special Report
te de la Casa Blanca, todos los años.
Algunos podrán preguntarse porque los medios de comunicación de masas no exponen esa
hipocresía. Es fácil comprenderlo cuando sabes que la prensa es dirigida por el mismo
grupo que celebra hannukah.
Barak Obama solemnizará hannukah en la celebración de la Casa Blanca este año.
Imaginémonos por un momento si hubiera una ceremonia en la Casa Blanca que conme-
morase la oposición blanca a las bodas con los judíos ¿Permanecería la prensa callada?
¿Cómo pueden los extremistas judíos conseguir todo eso sin ninguna protesta de la pren-
sa?
El descarado doble estándar revela claramente el creciente poder e influencia judíos sobre
nuestra prensa, gobierno y cultura.
Y, no son tan sólo las tradiciones cristianas de la Navidad lo que la ADL quiere erradicar.
En su guía para educadores y padres llamada "El dilema de diciembre" dice a los judíos
que no toleren ningún símbolo tradicional de Navidad que dañe "la diversidad." La ADL
dice:
En el contexto de su despliegue en propiedades públicas, la Corte Suprema ha declarado que un
pesebre de Navidad no es permisible… también ha fallado que una Chanukah es permisible…
En el siguiente párrafo, la ADL muestra que intenta limitar no tan sólo símbolos cristia-
nos, sino todos los símbolos de la herencia europea:
Ante todo es importante ver que aunque los árboles de Navidad, los Santas, las coronas, los rega-
los envueltos y los renos son usados comúnmente… A pesar de ello su uso desordenado es inapro-
piado… Sugerir decoraciones alternativas de invierno… que puedas ser más inclusivas.
Numerosas organizaciones judías han comenzado a perseguir otra tradición claramente
europea: el árbol de Navidad.
En la Universidad Estatal de Missouri, un árbol de Navidad de veinte pies de altura fue
derribado después de que Lorene Stone, decana del College de Humanities, fuera informa-
da por la comisión de Diversidad que un miembro judío del claustro dijera que el árbol
mostraba "falta de sensibilidad" hacia aquellos de otras religiones.
Stone, que colocó el árbol el día antes de Thanksgiving, dijo que no había usado ningún
símbolo religioso. Y a continuación invitó a los judíos a
alzar una menorah (aunque una menorah es un símbolo Elazar
religioso). Bogomilsky
En Seattle, mediante la amenaza de una costosa deman-
da, un rabino judío, Elazar Bogomilsky, forzó al aero-
puerto de Seattle derribar una serie de grandes y hermo-
sos árboles de Navidad que había alzado para las fiestas.
La intimidación judía como en la Universidad de
Missouri y en Seattle señala la creciente erradicación de
árboles de Navidad de las propiedades públicas a todo
lo ancho de los Estados Unidos.
El Hollywood judío continúa produciendo películas y
programas de televisión que humillan las tradiciones
europeas navideñas. Ni siquiera la venerable figura de
Santa Claus o San Nicolás ha escapado del odio judío.
En Seattle el ataque del rabino Bogomilsky provocó una
David Duke Special Report
tremenda reacción. Una amplia mayoría de los americanos están hartos y casados de la
forma en que esos extremistas judíos intentan destruir nuestra herencia. Hay una guerra
judía contra la Navidad y contra cada interés legítimo de nuestro pueblo. Pero, finalmen-
te, nuestro pueblo está despertando.

Únete a nuestro combate por salvar las Navidades

David Duke