Está en la página 1de 8

Señor

JUEZ LABORAL DEL CIRCUITO DE CALI (REPARTO)


E. S. D.

REF: PROCESO ORDINARIO LABORAL DE PRIMERA INSTANCIA


DEMANDANTE: LINA MARIA GOMEZ GUTIERREZ.
DEMANDADO: KHAMSA S.A.S.- NIT. 901.094.751-4

PATRICIA RUIZ CANO, con C.C 29.677.759 de Palmira (Valle), con T.P Nº. 226539 del
Consejo Superior de la Judicatura, abogada en ejercicio con tarjeta profesional número
161.758 del Consejo Superior de la Judicatura, actuando como apoderada de la señora
LINA MARIA GOMEZ GUTIERREZ, mayor de edad, vecina de Cali, según poder que
adjunto, comparezco ante usted y presento Demanda Laboral por medio del PROCESO
ORDINARIO LABORAL contra la empresa KHAMSA S.A.S.- NIT. 901.094.751-4, con
domicilio principal en la ciudad de Cali (V), representada legalmente por el señor AKREM
ALBERTO PEREZ ALONSO con c.c. 80.401.255 o quien haga sus veces al momento de la
notificación de la demanda, pido que con su audiencia y que previos los trámites legales
respectivos, se profiera Sentencia definitiva, en la que se hagan las siguientes:

DECLARACIONES Y CONDENAS

DECLARACIONES:

PRIMERA: DECLARAR que el despido que hizo la empresa KHAMSA S.A.S a la señora
LINA MARIA GOMEZ GUTIERREZ, el día 30 de abril de 2019, fue realizado sin justa causa.

SEGUNDA: Que, como consecuencia de la declaración anterior, se condene al demandado a


pagar los emolumentos laborales adeudados, referidos en acápite de liquidaciones como
son: Vacaciones, Prima de Servicios, Cesantías, Intereses a las Cesantías, Indemnizaciones a
lugar (Indemnización art. 65 CST., Indemnización moratoria por no pago oportuno de
Cesantías num.3 art. 99 Ley 50 de 1990, Indemnización por Terminación Unilateral del
Contrato Sin Justa Causa)

TERCERA: Que sobre las condenas que se produzcan, se condene a la demandada, a pagar
al demandante la indexación o corrección monetaria y las costas del proceso.

CUARTA: Teniendo en cuenta las facultades Extra petita, solicito al señor Juez, que en el
caso de que resultare probado en el proceso algún derecho distinto a lo pedido en la
demanda, solicito al señor que se le conceda, de acuerdo con lo establecido en el art. 50 del
CST.

CONDENAS.

Como consecuencia de las anteriores declaraciones se condene a la empresa KHAMSA


S.A.S.- a reconocer, liquidar y pagar a favor de la demandante, los siguientes conceptos
debidamente indexados, así:

1. La suma de TRECE MILLONES CIENTO CINCUENTA MIL PESOS MONEDA


CORRIENTE ($13.150.000,oo) correspondiente a SALARIOS ADEUDADOS
desde Enero a Abril de 2019.
2. La suma de Cuatro Millones de Pesos M/Cte. ($4.000.000,oo), correspondiente
a las CESANTIAS del año2018.

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
3. La suma de Cuatrocientos Ochenta Mil Pesos M/cte ($480.000,oo)
correspondientes a los INTERES CESANTIAS del año 2018.

4. La suma de Un Millón Trescientos Treinta y Tres Mil Pesos M/cte ($1.333.333,oo)


correspondientes a las CESANTIAS del año 2019.

5. La suma de Ciento Sesenta Mil Pesos M/cte ($160.000,oo), correspondientes a los


INTERES CESANTIAS del año 2019.

6. La suma de Un Millón Trescientos Treinta y Tres Mil Pesos M/cte ($1.333.333,oo),


correspondientes a la PRIMA DE SERVICIOS proporcional del año 2019.

7. La suma de Dos Millones Seiscientos Sesenta y Seis Mil Seiscientos Sesenta y Siete
Pesos M/Cte ($2.666.667) correspondientes al periodo de Vacaciones 2018-2019.

8. La suma de DIECISEIS MILLONES DOSCIENTOS SESENTA Y SEIS MIL SEISCIENTOS


SESENTA Y SEIS PESOS MONEDA CORRIENTE ($16.266.666,o), correspondientes a
Indemnización art. 65 CST.

9. La suma de DIECISEIS MILLONES DOSCIENTOS SESENTA Y SEIS MIL SEISCIENTOS


SESENTA Y SEIS PESOS MONEDA CORRIENTE ($16.266.666,o), correspondientes a
Indemnización moratoria num.3 art. 99 Ley 50 de 1990.

10. La suma de SEIS MILLONES SEISCIENTOS SESENTA Y SEIS MIL SEISCIENTOS


SESENTA Y SIETE PESOS MONEDA CORRIENTE ($6.666.667,oo), correspondientes a
Indemnización por Terminación Unilateral del Contrato Sin Justa Causa.

11. La suma de QUINCE MILLONES DE PESOS MONEDA CORRIENTE ($15.000.000)


correspondiente a Indemnización integral por los daños y perjuicios materiales,
tales como el dejar de recibir sus salarios afectándole su mínimo vital y la seguridad
social en su condición de madre cabeza de hogar, responsable de una hija
adolecente próxima a iniciar estudios universitarios, imposibilitándole darle el
necesario y debido apoyo económico para su establecimiento, sostenimiento,
manutención, alimentación y educación, entre otras obligaciones. (Las pretensiones
contienen la llamada indemnización integral y tiene fundamento en el artículo 16 de la ley
446 de 1998, y en la jurisprudencia Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia).

12. La suma de DIEZ MILLONES DOSCIENTOS SESENTA MIL PESOS MONEDA


CORRIENTE ($10.260.000,oo) correspondiente a Indemnización integral por los
daños y perjuicios inmateriales tales como el dejar de recibir la garantía de la
seguridad social para ella y su grupo familiar compuesta por una hija adolecente.

H EC H O S:

PRIMERO: La señora LINA MARIA GOMEZ GUTIERREZ, ingreso a laborar en la empresa


KHAMSA S.A.S., el día 01 de diciembre de 2017, mediante contrato de trabajo a término
indefinido, desempeñando el cargo de GERENTE SUPLENTE y un salario mensual de
CUATRO MILLONES DE PESOS ($4.000.000,oo) M/CTE.

SEGUNDO: Desde el mes de enero del año 2.019, la empresa KHAMSA S.A.S., donde
laboraba como GERENTE SUPLNTE, presentó demoras para los pagos de nómina y así fue
hasta el día 30 del mes de abril del año en curso.

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
TERCERO: La empresa KHAMSA S.A.S dio por terminado el contrato de trabajo con
la demandante señora LINA MARIA GOMEZ GUTIERREZ el día 30 de abril de 2019, sin
justa causa.

CUARTO: A la demandante no le fueron realizadas las consignaciones de cesantías e


intereses a las cesantías conforme a la ley, dando lugar a la sanción moratoria contemplada
en el numeral 3º artículo 99º de la ley 50 de 1990.

QUINTO: A la demandante se le adeudan salarios desde el mes enero de 2019 hasta la


fecha de la terminación sin justa causa del contrato laboral. (30 de abril de 2019)

SEXTO: A la demandada no le fue cancelada su liquidación de salarios y prestaciones


sociales, conforme lo establece el artículo 64º del Código Sustantivo del Trabajo, dando
lugar a la Indemnización por Falta de Pago estipulada en el numeral 1º del artículo 65º del
Código Sustantivo del Trabajo.

SÉPTIMO: La señora LINA MARÍA GÓMEZ, presentó acción de tutela procurando la


protección a su mínimo vital y su derecho a la seguridad social vulnerados por la empresa,
por los hechos narrados en la presente demanda, que no fue acogido por el Juez en labor
Constitucional asignado (Juzgado Catorce Penal Municipal con Funciones de Control de
Garantías de Cali), profiriendo improcedencia a la acción).

OCTAVO: La demandante ha solicitado en diversas ocasiones a la empresa el pago de sus


acreencias laborales a la demandada, máxime cuando esa situación le ocasionó graves
perjuicios en sus obligaciones de sostenimiento y manutención para ella como cabeza de
hogar madre de una hija adolecente que se encuentra próxima a ingresar a estudios
universitarios que se vieron truncados por la afectación causada por la demandada al
despedirla no solo afectando su derecho laboral, sino que además esto conllevó a que
perdiera un beneficio del 30% de beca que había logrado su hija por buen puntaje en
estudios de ICFES, impidiendo que se pudiera inscribir a la universidad toda vez que el
colegio no le entregó certificados de estudios por no estar a paz y salvo, esto además de las
obligaciones financieras incumplidas, retrasos en servicios públicos, reconexión de los
mismos, arriendo, intereses por no pagos, reportes a centrales de riesgo entre otros.

NOVENO: La demandada solo le ha contestado como lo hizo en la respuesta de la acción de


tutela referida en punto precedente, que la empresa se encuentra ilíquida y que una vez
unos proveedores que les adeudan, les cancelen unos dineros pagarían lo debido.

FUNDAMENTOS Y RAZONES DE HECHO Y DE DERECHO

Invoco el preámbulo de la Constitución y los artículos 1, 2, 4, 6, 13, 25, 53, 83, y 228 y 230;
5, 9, 14, 22, 23, 24, 37, 43, 55, 57, 59, 62, 64, 65, 132, 249, 306 y 340 del Código Sustantivo
del Trabajo; 2, 25, 48, 54A, 54B, 60 y 61 del Código Procesal del Trabajo, Convenios 158 de
la OIT; Ley 16 de 1972 y Ley 319 de 1996 (Convención Americana de Derechos Humanos)

La protección al trabajador es considerado el principio por antonomasia del derecho del


trabajo dado que es la fuente de todos los demás, de ahí que, todo trabajador, esté
amparado por principios mínimos fundamentales de derecho del trabajo de naturaleza
constitucional, que deben ser ineludiblemente aplicados por el juez, pues, son pautas de
interpretación por la simple razón de que son parte de la Constitución misma y están
dotados de toda la fuerza normativa que les otorga su artículo 4º, de ahí que, un principio
constitucional, jamás puede ser desconocido en beneficio de otra norma legal o
constitucional o de otro principio no expresamente señalado en la misma Constitución.

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
El despido sin justa causa, lleva intrínseco una violación a las normas del DEBIDO
PROCESO que tiene establecidos unos procedimientos de obligatorio cumplimiento y que al
decir de la H. Corte constitucional, es la base del ESTADO DE DERECHO, que implica un
“……..sistema de principios y reglas procesales, según los cuales se crea y perfecciona el
ordenamiento jurídico, se limita y controla el poder estatal y se protegen y realizan los
derechos del individuo, por disposición de una norma”. y es que el debido proceso guarda
estrecha relación con el DERECHO AL TRABAJO EN CONDICIONES DIGNAS Y JUSTAS,
porque como igualmente lo ha dicho la Corte Constitucional.
" ... De ello se desprende que toda medida que afecte las condiciones de trabajo, en especial si
tiende a modificarlas, debe ser considerada y sometida a previo análisis sobre la base
insustituible del factor humano y de las circunstancias en medio de las cuales actúa.

Adicionalmente, este Tribunal Constitucional, en sentencia SU-995 de 1999, con ponencia del
Doctor Carlos Gaviria Díaz, estableció:

“No hay duda de la utilidad de los instrumentos económicos en la fijación de estimados y pautas
acerca del funcionamiento o descripción del proceso productivo de un país, pero estos conceptos,
al momento de aplicarse a la realidad social, deben integrarse con una teoría general de
derechos fundamentales, que en el marco de un Estado Social de Derecho tiende a la
maximización de las garantías constitucionales. Así, es razonable pensar que al momento de
esbozar el contenido de la expresión "vida digna" o "mínimo vital", se acuda a los criterios más
amplios y realistas posibles para registrar la forma como está conformada la estructura socio
económica y asegurar los fines esenciales del Estado -v.gr. promover la prosperidad general y
garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución
(Cfr. artículo 2 C.P.)-.”

La Corte Suprema de Justicia, ha indicado que no se justifica el despido de un


trabajador con estabilidad propia:"... aduciendo razones de comodidad, interés
propio, o dificultades económicas...” y no puede olvidarse el principio legal según el
cual él trabajador puede participar de las utilidades o beneficios de su patrono, pero
nunca asumir sus riesgos o pérdidas ( C. S. T., Art. 28), norma en relación con la cual ha
precisado la jurisprudencia que “No es cierto que la pérdida de un porcentaje del
capital de la empresa se estipule frecuentemente como causal de terminación del
contrato de trabajo, al contrario esa causal es extraña a la relación laboral,
porque el trabajador es también extraño a los riesgos de la empresa" (sentencia
Agosto 25 de 1954). (subrayas y negritas fuera del texto original).

La Corte Constitucional, en sentencia de unificación de jurisprudencia SU 995 del 9 de


diciembre de 1999, Magistrado Ponente Dr. Carlos Gaviria Díaz, precisó acerca de la
importancia del pago oportuno y completo de todas las obligaciones salariales dejadas
de cancelar al trabajador. Al respecto dijo lo siguiente:

"a. El derecho de todos los trabajadores al pago oportuno de su remuneración


salarial, es una garantía que no se agota en la simple enunciación de un deber
surgido de la relación laboral, sino que se trata de un verdadero derecho
fundamental.

"b. La figura de la retribución salarial está directamente relacionada con la


satisfacción del derecho fundamental de las personas a la subsistencia, reconocido
por la Corte Constitucional como emanación de las garantías a la vida (Art. 11
C.P.), a la salud (Art. 49 C.P.), al trabajo (Art. 25 C.P.), y a la seguridad social (Art.
48 C.P.); pero no se agota en la satisfacción de las necesidades de mera
subsistencia biológica del individuo, pues debe permitir el ejercicio y realización
de los valores y propósitos de vida individual, y su falta compromete el logro de las

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
aspiraciones legítimas del grupo familiar que depende económicamente del
trabajador." (...).

"h. Es necesario precisar que la falta de presupuesto de la administración, o la


insolvencia del empleador particular, como motivo para no pagar oportunamente
los salarios, no constituye razón suficiente para justificar el desconocimiento de
derechos fundamentales como la vida en condiciones dignas y el bienestar del
trabajador y sus familiares.”.

En este orden de ideas, a pesar que de la simple lectura del artículo 53 de la Constitución
Nacional, no se desprende la condición móvil de los salarios, ésta Corporación ha llegado a
dicha conclusión a través de una comprensión armónica de los principios constitucionales, un
ejemplo de ello es la sentencia C-1064 de 2001, a través de la cual se confirmó la línea
jurisprudencial sobre el carácter constitucional que asiste a todos los trabajadores de
mantener el poder adquisitivo de sus salarios, a través de la cual se hace una interpretación
integral de los principios que sustentan el Estado Social de Derecho, atendiendo a la realidad
inflacionaria de la economía que afecta directamente el ingreso real de los trabajadores.
Sobre el particular se estableció:

“No obstante, la Corte Constitucional estima que una interpretación sistemática de la


Constitución permite en efecto afirmar que con base, entre otros, en los fines de construir un
orden social justo (Preámbulo y artículo 2), los principios fundamentales de Estado social de
derecho, dignidad humana, solidaridad y trabajo, los deberes sociales del Estado – entre ellos
los que tienen que ver con promover y garantizar la prosperidad y el bienestar general, el
mejoramiento de la calidad de vida de las personas, y la efectividad de los principios, derechos
y deberes consagrados en la Constitución; tomar medidas para que la igualdad sea real y
efectiva; proteger especialmente al trabajo en todas sus modalidades; garantizar los medios
para que las pensiones mantengan su poder adquisitivo constante; asegurar la igualdad de
oportunidades para todas las personas – y el mandato del Estado de intervenir de manera
especial para asegurar que todas las personas, en particular las de menores ingresos, tengan
acceso efectivo a los bienes y servicios básicos, es posible fundamentar un derecho
constitucional en cabeza de los trabajadores a mantener el poder adquisitivo real del salario”

Igualmente se violó el Art. 25 y 53 de la C. P., pues no se respetó el derecho al trabajo en


condiciones dignas y justas, ni el principio de la favorabilidad e irrenunciabilidad a los
derechos mínimos establecidos en la Ley.

LOS PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES LABORALES

La demandante tiene derecho a lo pedido, en razón a que prestó sus servicios laborales
para la demandada y por tal razón, se encuentra amparada por principios mínimos
fundamentales de derecho del trabajo, que deben garantizarle la necesaria y debida
protección. Esta protección laboral es considerada el principio angular del derecho del
trabajo, dado que es la fuente de todos los demás. Los principios mínimos fundamentales
de derecho del trabajo son de naturaleza constitucional, que deben ser ineludiblemente
aplicados por el juez, pues son pautas de interpretación, en razón de ser parte de la
Constitución misma y están dotados de toda la fuerza normativa que les otorga su artículo
4º. De ahí que, un principio constitucional jamás puede ser desconocido en beneficio de
otra norma legal o constitucional o de otro principio no expresamente señalado en la
misma Constitución.

Esa protección al trabajo, sea cual fuere su modalidad, incluye también, como es apenas
obvio, los principios generales del derecho al trabajo que la doctrina ha establecido y que

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
en Colombia adquieren rango constitucional en los artículos 53 y 93 de la C.P. con
las siguientes expresiones:
IRRENUNCIABILIDAD: “a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales”;
“facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles”,
FAVORABILIDAD, CONDICION MAS BENEFICIOSA Y PRINCIPIO PRO
OPERARIO: “situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e
interpretación de las fuentes formales del derecho”, CONSERVACIÓN DEL CONTRATO:
“estabilidad en el empleo”, JUSTICIA SOCIAL: “garantía a la seguridad social, la
capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la
maternidad y al trabajador menor de edad”, INTANGIBILIDAD DE LA
REMUNERACION: “remuneración mínima vital y móvil proporcional a la cantidad y calidad
de trabajo”, BUENA FE: “La actuación de los particulares y las autoridades públicas
deberán ceñirse a los postulados de la buena fe” (principio art. 83 C.P.).

RESPECTO DE LA REPARACIÓN INTEGRAL

En este asunto procede la condena a la reparación integral de los daños y perjuicios


causados a los demandantes por parte de la demandada, conformidad con la ley y la
jurisprudencia, así: “Ley 446 de 1998. Artículo 16. Valoración de daños. Dentro de cualquier
proceso que se surta ante la Administración de Justicia, la valoración de daños irrogados a las
personas y a las cosas, atenderá los principios de reparación integral y equidad y observará los
criterios técnicos actuariales. Exequible Sentencia Corte Constitucional C-114-99”

La jurisprudencia laboral viene diciendo que la Indemnización laboral comprende mucho


más que daño emergente y lucro cesante: La Sala Laboral de la H. Corte Suprema de Justicia
al ocuparse de los perjuicios de la vida de relación en Sentencia del 22 de enero de 2008
(M. P. Dr. Eduardo López Villegas), dijo:

“Se le escapa a la censura la existencia de una clase de daños, admitida en la jurisprudencia laboral,
civil y administrativa, como es la del menoscabo en la vida de relación social, que no se equipara a la
aflicción íntima, que se padece en el interior del alma, calificada como daño moral, ni tampoco con la
pérdida de la capacidad laboral, que es estimable en dinero a partir del grado de invalidez
establecido por las Juntas Calificadoras; es el daño que afecta la aptitud y disposición a disfrutar de
la dimensión de la vida en cualquiera de sus escenarios sociales; es una afectación fisiológica, que
aunque se exterioriza, es como la moral, inestimable objetivamente, y por tanto inevitablemente
sujeta al arbitrio judicial”.

La Corte Suprema de Justicia en diversos pronunciamientos se ha referido respecto de la


indemnización que prevé el Código Sustantivo del Trabajo ante la terminación unilateral
del contrato sin justa causa, respecto de que la misma comprende, en los términos de su
artículo 64, el lucro cesante y el daño emergente, lo cual significa que es posible que se
resarza el daño moral cuando este se configura como consecuencia de una actuación
reprochable del empleador, como en este caso que el despido injustificado aunado a la
omisión de pago de salarios de los últimos 4 meses de labor y el no pago de la liquidación
de prestaciones sociales a la que tiene derecho, le originaron un grave detrimento no
patrimonial, consecuencia atribuible exclusivamente a la demandada.

La Sentencia CSJ SL1715/2014, consideró: En el plano jurídico, esta Sala es del criterio de
que el daño moral siempre debe ser resarcido; por ejemplo, en la sentencia CSJ SL, 12 de
Mar 2010, Rad. 35795 se discurrió:
Pese a que encontró que la jurisprudencia civil ha reconocido la posibilidad de que se causen perjuicios
morales por el incumplimiento de un contrato, seguidamente el Tribunal aseveró que en materia
laboral la única indemnización reconocida es la que surge de la terminación del contrato de trabajo y
que la acción pertinente, en este caso, no pertenecía al derecho laboral, dado que los perjuicios
invocados no provienen directa ni indirectamente de un contrato de trabajo.

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
Para la Sala, al discurrir de esa manera, incurrió el Tribunal en los quebrantos normativos que
se le imputan porque, en primer lugar, es claro que la obligación de indemnizar perjuicios morales en
materia laboral no se contrae exclusivamente a la terminación del contrato de trabajo, ya que, como
lo ha reconocido de tiempo atrás la jurisprudencia, acudiendo a principios generales del derecho, el
daño moral siempre debe ser resarcido, independientemente de la fuente de su origen. Aparte de ello,
en el Código Sustantivo del Trabajo hay normas de las que se desprende que, al lado de la extinción del
vínculo jurídico, existen otros hechos que pueden dar origen a un daño moral que debe ser
indemnizado. Tal el caso del artículo 216 del Código Sustantivo del Trabajo.

Aunque el daño moral se sujeta al arbitrio judicial, dado que no es posible tarifar el dolor, la
decepción, la tristeza, la impotencia y demás componentes propios del fuero interno del
individuo, resulta obvio indicar que toda pérdida del empleo produce frustración y
sentimientos negativos, pero no es lo único que debe contemplarse al imponer una
condena para resarcir este daño moral, puesto que existe una relación directa entre lo que
genera a una persona laborar y recibir un salario para satisfacer sus necesidades básicas,
proyectarse y participar de una vida social, incluyendo su núcleo familiar y al ser despido
trasciende esa afectación en su intimidad, como en este caso en que su hija se vio afectada
al no poder a matricularse en sus estudios universitarios y perder un beneficio de beca; por
lo cual la actuación injustificada por parte de la empresa, al igual que la pérdida de
identidad laboral y el evidente desconcierto de ingresar al grupo poblacional de
desempleados del país, sin ahorros, al ser arrojada al vacio adeudándosele varios meses de
labor, la coloca en un estado de desventaja económica.

RESPECTO DE LA MORA Y LA OMISIÓN DE PAGOS

En el presente caso la situación de la demandante es bastante apremiante, máxime cuando,


la entidad demandada, no sólo reconoce abiertamente adeudarle los salarios de ENERO a
ABRIL DE 2019, momento donde aún se encontraba vigente la relación laboral, sino que
además, confirma que los recursos por concepto de liquidación de Salarios y Prestaciones
Sociales tampoco le han sido pagados, lo cual resulta más grave aún, pues ha de entenderse
que los dineros que todo empleador debe cancelar a los trabajadores al momento de
finalizar una relación laboral, tienen como finalidad primordial, la de cubrir las
necesidades básicas y elementales que son inaplazables para todo ser humano y que
servirán como sustento económico hasta tanto se vincule nuevamente a otro trabajo.

Es por esto que la demandada dejó a la demandante en una condición innegable de


absoluta imposibilidad de cumplir a cabalidad sus obligaciones más elementales como
vivienda, alimentación y salud, lo que hace presumir la afectación al mínimo vital, y a las
condiciones mínimas de vida digna.”

La empresa demandada no obro en forma diligente de la más mínima manera posible con
su proceder en el pago de la liquidación y valores que le correspondían a la demandada
máxime cuando la terminación del contrato laboral se da sin justa causa, ocasionando un
perjuicio y colocando en riesgo el mínimo vital de si misma y sus personas a cargo,
teniendo en cuenta su nueva situación de desempleada le llega ADEMÁS EN UN MOMENTO
DONDE LE ADEUDA ADICIONALMENTE CUATRO MESES DE SALARIO.

Por lo cual NO EXISTE NINGUNA JUSTIFICACIÓN VALEDERA para que la demandada pueda
arrogarse una retención de los emolumentos laborales por los cuales laboró y de la
liquidación de prestaciones sociales que le corresponde al terminarle su contrato sin justa
causa, situación arbitraria y además inconstitucional en contravía de los principios y
derechos laborales.

Por tal razón, el Juzgado en nombre del Estado, está llamado a garantizarle al trabajador
despedido una protección especial que debe traducirse por lo menos en que se acceda a las

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com
pretensiones de la demanda, aunque en estricto derecho y conforme a la justicia que
debe reinar en un Estado social de derecho.

PRUEBAS

Pedimos se decreten, practiquen y tengan como tales, los siguientes:

Documentales:

- Carta de terminación de contrato de trabajo de fecha 30 de abril de 2019.


- Certificado laboral de fecha 09 de mayo de 2019.
- Borrador de Liquidación realizado por la empresa KHAMSA S.A.S. a la demandante
NO Cancelada.
- Acción de Tutela presentada por la demandante.
- Sentencia de Acción de Tutela No. 104 de fecha 18/07/2019 proferida por el
Juzgado Catorce Penal Municipal con función de control de garantías de Cali.
- Certificado de Existencia y Representación Legal de KHAMSA S.A.S.

Interrogatorio de Parte: Sírvase señor Juez, decretar el interrogatorio de parte al señor


representante legal de KHAMSA S.A.S.

PROCEDIMIENTO Y CUANTÍA.

La cuantía estimo en OCHENTA Y SIETE MILLONES QUINIENTOS OCHENTA Y TRES MIL TRESCIENTOS
TREINTA Y TRES PESOS MONEDA CORRIENTE ($87.583.333) los cuales corresponden a: (i) salarios
dejados de percibir durante la relación laboral, (ii) prestaciones sociales: cesantías,
intereses a las cesantías, vacaciones y primas legales, e (iii) indemnizaciones de ley1.

COMPETENCIA.

Por la naturaleza del asunto, la cuantía señalada, el domicilio del demandado y por el sitio
en que acontecieron los hechos, es usted competente para conocer de este proceso.

ANEXOS

Copia de esta demanda para el traslado a la empresa demandada (medio magnético), Poder
a mí conferido y los documentos señalados en el acápite de pruebas.

NOTIFICACIONES

El representante legal de la entidad demandada puede notificarse en la Carrera 66 A No. 11


– 64 de Cali (Valle del Cauca).
La demandante y la suscrita apoderada en la Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (Valle
del Cauca).
Correo Electrónico: notificaciones.ricoruiz@gmail.com

Atentamente,

PATRICIA RUIZ CANO


C.C. 29.677.759 de Palmira (V)
TP. 226.539 C.S de la J.
1
Indemnización art. 65 CST; Indemnización moratoria; Indemnización art. 64CST; Indemnización integral art.16
ley 446 de 1998 e Indemnización por Seguridad Social *tasada sobre la base de aportes al SGSS según salario
devengado desde enero 2019 a la fecha de presentación de la demanda*.

Calle 10 No. 4 – 40 Oficina 505 de Cali (V)


Teléfono 316 4048714
notificaciones.ricoruiz@gmail.com