Está en la página 1de 2

Se relata la historia de un chico, que está a punto de viajar a Estados Unidos para

estudiar allí y desea desprenderse de toda la carga de su historia y la de su


hermano mayor muerto.
El narrador, que no se conoce el nombre, vivía en una casona muy confortable y
grande en San Isidro, cerca del río. Allí vivía con su madre y padre. Ezequiel,
hermano del narrador, no vivía con él. Su primer recuerdo era de cuando su
hermano se fue de la casa. El tenía 5 años y Ezequiel, 18. Él admiraba a
Ezequiel, él había sido quien le enseñó a caminar y era la única persona con quien
se dormía de bebé.
Su madre dedicaba la mayor parte de su tiempo al cuidado de sus plantas del
jardín. Su padre, en cambio, era un hombre muy serio e inflexible y sus
energías estaban enfocadas en sus negocios.
Ezequiel era el preferido de los padres. Él era deportista, de ojos azules y pelo
negro, él heredó las mejores cualidades de sus padres. El hermano menor, en
cambio, tenía ojos y pelo marrones y no había sido un hijo deseado, por lo tanto
permanecía al margen de muchos asuntos que involucraban a la familia, en
especial cuando comenzaron los problemas por la rebeldía de Ezequiel. El
narrador no tenía ni idea de que pudo haber pasado para que Ezequiel terminase
yéndose de la casa.
El hermano menor se entera de la verdad a través de la hermana de su mejor
amigo: la novia de Ezequiel, Virginia, había quedado embarazada. Ezequiel
desafió a sus padres y a los amigos de sus padres, negándose a casarse con
Virginia, que luego terminó interrumpiendo su embarazo. Esto desencadenó con
Ezequiel fuera de su casa. Pero había algo que no terminaba de cerrar. Por eso
decide comunicarse con él para tratar de descubrir qué fue lo que realmente pasó.
Resulta que Ezequiel estaba enfermo de SIDA. Por tal motivo, sus padres habían
roto toda relación con él y evitaban que los dos hermanos se comunicaran.
También sus padres le contaban a sus amistades que Ezequiel estaba enfermo de
leucemia, ya que les parecía menos vergonzoso para la familia.
Él decide, sin decírselo a sus padres, buscar a su hermano para recomponer los
lazos perdidos aún que sea por el tiempo que le quedara de vida.
Ezequiel lo recibe feliz y le cuenta la historia de su perro siberiano, Sacha. En los
ojos de su perro él siempre ve amor, no así en las miradas de sus familiares y
demás personas. Ellos comparten largas horas de diálogos que les permite
conocerse y hasta van juntos a ver un partido de Racing.
Cuando Ezequiel fallece él está a su lado.
Índice
Los ojos de perro siberiano
Presentación de la obra
Titulo: Los ojos del perro siberiano
Autor: Antonio Santa Ana
Estructura: 43 capítulos
Editorial: Norma
Introducción
Esta obra fue leída porque narra la situación de mucha gente en la vida real y las
formas como reacciona la gente frente a esta situación.
Conclusiones
 Esta obra es importante porque nos presenta la realidad y lo que siente los
jóvenes en una situación como la que vive el muchacho y su hermano
 Ayuda a conocer lo que sienten piensan otros jóvenes
 Tiene un estilo diferente ya que nunca se conoce el nombre del narrador y
se utiliza la perspectiva absoluta
Apreciación Crítica
Esta obra me encanto por la historia que narra y porque puedo conocer que es lo
que sienten los jóvenes ante una situación como la enfermedad del sida.
Creo que es una historia diferente por la forma en como lo cuenta, solo se sabe lo
que el narrador sabe y además el narrador es el personaje principal.
Me dio pena que Ezequiel muriera, pero hace reflexionar en como vemos la vida y
como a veces no nos atrevemos a vivirla.

Intereses relacionados