Está en la página 1de 59

El Derecho

EL DERECHO

ÍNDICE

MOTIVACIÓN ........................................................................................
3
PROPÓSITOS .......................................................................................
4
PREPARACIÓN PARA LA UNIDAD ...........................................................
5
1. EL DERECHO ................................................................................... 7
1.1. DERECHO OBJETIVO Y DERECHO SUBJETIVO ................................ 9
1.2. DERECHO NATURAL Y DERECHO POSITIVO ................................... 9
2. LAS NORMAS JURÍDICAS ................................................................. 11
2.1. CONCEPTO ............................................................................. 11
2.2. ESTRUCTURA DE LA NORMA JURÍDICA ....................................... 12
2.3. TIPOS DE NORMAS JURÍDICAS .................................................. 13
2.4. CARACTERES DE LAS NORMAS JURÍDICAS ................................. 14
3. EL PRINCIPIO DE JERARQUÍA NORMATIVA ........................................ 15
3.1. LA LEY: CONCEPTO Y CLASES ................................................... 15
3.1.1. La Constitución Española ...............................................................
16
3.1.2. Las leyes orgánicas ........................................................................
17
3.1.3. Leyes ordinarias .............................................................................
18
3.1.4. Otras leyes ......................................................................................
18
3.1.5. Disposiciones normativas con fuerza de ley .................................. 19
3.1.6. Los tratados internacionales .......................................................... 21
3.1.7. Los reglamentos .............................................................................
23
3.2. LA COSTUMBRE ...................................................................... 24

1
3.3. LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO ............................... 25
4. LA PERSONA .................................................................................. 27
4.1. CLASES DE PERSONAS ............................................................ 27
4.1.1. Persona física .................................................................................
27
4.1.2. La persona jurídica .........................................................................
31
5. CAPACIDAD JURÍDICA Y CAPACIDAD DE OBRAR ............................... 34
5.1. CAPACIDAD JURÍDICA .............................................................. 34
5.2. CAPACIDAD DE OBRAR ............................................................ 35
6. LA NACIONALIDAD .......................................................................... 37
6.1. ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD ........................................... 37
6.2. PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD ................................................. 43
6.2.1. Pérdida voluntaria de la nacionalidad .............................................
43
6.2.2. Privación de la nacionalidad por resolución judicial ....................... 44
6.3. RECUPERACIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA....................... 45
6.3.1. Recuperación ordinaria y sus requisitos ........................................ 45
6.3.2. Previa habilitación para la recuperación .........................................
45
7. EL DOMICILIO ................................................................................ 46
7.1. DOMICILIO REAL O VOLUNTARIO ............................................... 46
7.2. DOMICILIO LEGAL O NECESARIO ............................................... 47
7.3. DOMICILIO ELECTIVO ............................................................... 48
8. LA VECINDAD CIVIL ......................................................................... 49
8.1. ADQUISICIÓN DE LA VECINDAD CIVIL .......................................... 50
CONCLUSIONES ................................................................................. 53
RECAPITULACIÓN .............................................................................. 54
AUTOCOMPROBACIÓN ....................................................................... 55
SOLUCIONARIO .................................................................................. 59
PROPUESTAS DE AMPLIACIÓN ............................................................ 60
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................... 61

2
EL DERECHO

MOTIVACIÓN

Cada vez hay más normas jurídicas, cada vez hay más complejidad y nuevos
tipos de normas. El universo de las normas jurídicas no solo tiene una gran
amplitud, sino que también se caracteriza por su gran complejidad. Ante esta
situación parece un poco difícil hablar del ordenamiento jurídico como algo
perfecto, como un todo unitario y sistemático, por ejemplo: ¿has leído alguna vez
un BOE?, ¿comprendes qué clase de normas son las que allí se encuentran?

Conocer el concepto de las fuentes legales y más exactamente cuáles son, nos
servirá de ayuda a la hora de saber de qué tipo de disposición se está hablando,
si de una ley, de un reglamento o bien de un acto administrativo, algo importante
para conocer los efectos de la norma, y por quién ha sido dictada, imprescindible
para un trabajador del servicio público que quiera conocer con qué tipo de
material está tratando.

Para nosotros, así pues, es necesario saber que el Código Penal, por ejemplo, es
una ley orgánica, así como también lo es la disposición por la que se regulan las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo que nos indica la importancia de
estas normas reguladoras en la sociedad.

PROPÓSITOS

 Conocer el concepto de Derecho y las diferentes teorías que existen.


 Determinar el concepto y la estructura de la norma jurídica, así como los
diferentes tipos.
 Estudiar las fuentes del Derecho, en concreto conocer el concepto de ley, así
como las diferentes clases existentes, y su orden jerárquico en el
ordenamiento.
 Describir los tipos de personas que existen según nuestro Código Civil, así
como los requisitos, clases y extinción de las mismas.
 Señalar qué es la capacidad jurídica y la capacidad de obrar.
 Interpretar la adquisición, pérdida y conservación de la nacionalidad española.
 Enumerar los diferentes tipos de domicilios que pueden darse.

4 3
 Reconocer qué es la vecindad civil.

PREPARACIÓN PARA LA UNIDAD

Los hombres tenemos la facultad de discernir entre lo justo y lo injusto. Ninguna


prohibición puede impedir que cada persona tenga su concepto de lo justo y lo
injusto.

Aunque el conocimiento del Derecho constituye, precisamente, el objeto de la


ciencia jurídica, y solo una vez realizado este estudio se puede llegar a saber algo
sobre Derecho, es indispensable, para iniciarse en el mismo, partir de ciertas
nociones elementales e intuitivas que nos permitan desarrollar el tema.

La importancia de esta unidad recae en que nos servirá de base para el estudio
de las siguientes; por ello, en el caso de surgir cuestiones al opositor durante su
lectura, puede ser recomendable acudir a los libros reflejados en la bibliografía,
así como de forma imprescindible comenzar con una aproximación a la
Constitución Española y al Código Civil.
1. EL DERECHO
La palabra derecho proviene del vocablo latino directum que significa en su primer
origen, "lo que es bien dirigido" o "lo que no se aparta del buen camino". Lo
derecho o correcto.
La idea intuitiva de Derecho se nos muestra como una consecuencia del principio
de orden que preside todas las cosas. El orden es cualidad del Universo entero;
todos los seres están sometidos a una “norma”, la ley natural, que preside su
existencia.

El sentido de la justicia es innato en el hombre y, sin embargo, puede cometer, y


de hecho comete, injusticias. El hombre puede actuar justa o injustamente porque
es libre. Para quien no es libre, no tiene sentido el tema de la justicia y, por tanto,
el del Derecho. Pero tampoco lo tendría para quien viviera absolutamente solo en
una hipotética isla desierta porque la justicia se refiere siempre a las relaciones
con otros hombres, que también son libres.

Todo poder legítimo, goza de autoridad. Por este motivo, la noción de autoridad
está ligada con la de Derecho, ya que, como veremos, el Derecho es un poder
legítimo. Para examinar nuestra actitud hacia el Derecho, tenemos que examinar
si tiene autoridad sobre nosotros, pues, si la tuviese, la deberíamos reconocer.

El Derecho tiene autoridad legítima cuando cuenta con la autoridad moral que le
otorga un derecho justo.

El Derecho es justo si ha sido producido democráticamente como un acuerdo de


todos o de la mayoría de los miembros de un Estado y si respeta y garantiza los
derechos fundamentales de los hombres.

6
EL DERECHO

Como hay obligación de obedecer al Derecho, existe también la obligación moral


de obedecer a la autoridad legítima del Derecho. Así pues, es un rasgo esencial
del Derecho la pretensión de convertirse en autoridad legítima, ya que la
autoridad legítima se transforma en fuente de poder político y jurídico.

El Derecho tiene el poder de regular los comportamientos individuales de las


personas y de los grupos. Muchas veces no es derecho justo ni legítimo el
derecho del más fuerte, si bien esto no quiere decir que el Derecho no precise de
la fuerza para su plena efectividad. Desgraciadamente, la perfección humana no
es tanta como para que los hombres cumplan las leyes sin la amenaza de la
coacción. La convivencia exige la seguridad en el orden establecido; de ahí que,
para la eficacia de esta seguridad, se requiera muchas veces la fuerza.

Podemos decir que coacción es el empleo de la fuerza legítima que acompaña


al Derecho para hacer exigibles sus obligaciones y eficaces sus preceptos.

El Derecho es un conjunto de leyes, no es un consejo ni una recomendación, y,


como ley, puede utilizar la fuerza para que los comportamientos mandados se
realicen o castigar su omisión con penas físicas o morales. Esto es parte del poder
del Derecho.

1.1. DERECHO OBJETIVO Y DERECHO


SUBJETIVO
Derecho objetivo es el conjunto de normas jurídicas que regulan la vida del
hombre en sociedad. Es el conjunto de leyes, códigos, etc.

Derecho subjetivo es la facultad, prerrogativa o poder concedido a una persona


para hacer, no hacer o exigir aquello que el Derecho objetivo le atribuye.

7
1.2. DERECHO NATURAL Y DERECHO POSITIVO
La presencia limitativa del Derecho en la vida del hombre constituye un hecho
social y personal que mueve a preguntarse sobre el sentido mismo del Derecho
y, por tanto, sobre su legitimidad.

El Derecho necesita “algo” que legitime su poder como condicionante coactivo de


la libertad humana. Esta necesidad no es solo teórica, sino que constituye una
constante de la historia viva de los pueblos. La legitimidad del poder del Derecho
solo puede basarse en el Derecho natural.

El iusnaturaslimo o Derecho natural es una corriente de la filosofía del Derecho


que tiene su justificación e que la mayoría de las normas del Derecho y de la
moral, tienen su origen en principios universales e inmutables; estos principios del
Derecho natural se consideran inherentes a Dios, la naturaleza o la razón.

Los principios universales y los actos arraigados profundamente en la naturaleza


humana constituyen la base de un Derecho absoluto, el Derecho natural, sin el
cual no hay Derecho alguno.

8
EL DERECHO

El Derecho positivo es el conjunto de leyes escritas en ámbito territorial, que


abarca toda la creación jurídica del legislador, tanto del pasado como la vigente,
recogida en forma de ley.

El concepto de Derecho positivo está basado en el iuspositivismo, que es una


corriente filosófica del Derecho, cuya máxima es considerar que el Derecho
emana de hombre, y que para ser justo y legítimo debe respetar al Derecho
natural.

2. LAS NORMAS JURÍDICAS


2.1. CONCEPTO
Cada colectividad humana tiene sus propios medios técnicos para alcanzar una
solución justa en los conflictos de intereses que surjan en la convivencia de sus
miembros. Y esto vale tanto para las familias, las tribus, los pueblos y las
naciones, como para las asociaciones libremente creadas por los hombres.
Siempre hay unas “reglas de juego”, cuya aceptación interesa a la colectividad
que las define y cuya infracción provoca su reacción.

Cuando las colectividades son grandes y las relaciones entre sus miembros se
complican, ese innato sentido de la justicia tiene necesariamente que tecnificarse,
concretándose en un sistema de normas escritas, puestas por encima de todos
sus miembros, aunque en el fondo emanan de ellos. De esta forma nace la ley,
que garantiza a cada miembro de la sociedad unos ámbitos concretos de libertad.

Ley es una norma jurídica escrita de carácter general y obligatorio encaminada


al bien social, dada por quien ejerce la potestad legislativa y suficientemente
promulgada.

Como define el profesor Albadalejo, la norma jurídica positiva es:


“todo precepto general cuyo fin es ordenar la convivencia de la

9
comunidad y cuya observancia puede ser impuesta
coactivamente por el poder directivo de aquella”.

Toda ley es una norma jurídica, pero no todas las normas jurídicas son leyes. Los
reglamentos, órdenes ministeriales, resoluciones administrativas, etc. son normas
jurídicas, pero no son leyes. La pluralidad de normas jurídicas exige que estas
se ordenen, que cada una ocupe el lugar jerárquico correspondiente, para que
puedan cumplir de manera eficaz su función social. Aparece así el concepto de
“orden jurídico” u “ordenamiento jurídico”.

2.2. ESTRUCTURA DE LA NORMA JURÍDICA


Una norma jurídica completa reviste la forma de un juicio hipotético, de una
suposición. De una parte expresa o describe un hecho o situación a cuya
presencia o realidad se condiciona la puesta en actividad de la norma. De otra
parte la norma vincula a ese hecho o situación una consecuencia jurídica. Es
decir, partimos de una situación que se puede dar y a esta situación le damos una
consecuencia legal.

La estructura de la norma jurídica se compone de:

 Supuesto de hecho: es la realidad social, la previsión hipotética de un


futuro acontecimiento, en ella se contiene un mandato o una prohibición.
 Consecuencia jurídica: además de la eficacia sancionadora, la
consecuencia jurídica otorga a la norma una eficacia represiva o
sancionadora para el caso de incumplimiento del mandato o prohibición
que contienen.

Supuesto de hecho:
Consecuencia jurídica:

1
0
EL DERECHO

Además, toda norma jurídica contiene dos mensajes, la norma primaria, dirigida
al ciudadano, y la norma secundaria, dirigida al juez para que aplique la sanción
prevista en la norma.

2.3. TIPOS DE NORMAS JURÍDICAS


Las normas jurídicas se pueden clasificar de la siguiente forma:

 Normas preceptivas: son aquellas que contienen una consecuencia


jurídica obligada imponiendo determinados actos y prestaciones.
 Normas prohibitivas: son aquellas que prohíben algo sin establecer
una norma que haya de regir en lugar de lo prohibido.
 Normas jurídicas rígidas: son aquellas en las que tanto el supuesto de
hecho como los efectos jurídicos tienen un contenido concreto e
invariable.
 Normas jurídicas elásticas: son en las que el supuesto de hecho o los
efectos jurídicos no vienen determinados de una manera concreta, esto
es, son flexibles.
 Normas de Derecho común: son las normas que rigen en todo el
territorio nacional.
 Normas de Derecho particular: son aquellas que rigen solo en parte
del país.
 Normas de Derecho necesario: son normas no derogables por la
voluntad de las partes. Es decir, los sujetos no las pueden cambiar.
 Normas de Derecho voluntario: completan o suplen la voluntad privada
y pueden ser sustituidas o derogadas por la voluntad de las partes.
 Normas de Derecho general: son aquellas que se aplican sin distinción
a cualquier persona, cosa o relaciones jurídicas.
 Normas de Derecho especial: se aplican a una determinada clase de
personas, cosas o relaciones jurídicas.
 Normas de Derecho permanente: son aquellas normas que tienen
vigencia indefinida.
 Normas de Derecho temporal: se aplican en determinados periodos de
tiempo.

1
1
 Normas de Derecho transitorio: regulan los conflictos que origina el
tránsito
de una
Realiza el siguiente ejercicio.
¿Qué tipo de normas son las que pueden ser derogadas por la
voluntad de las partes?
a) Normas de Derecho temporal.
b) Normas de Derecho voluntario.
c) Normas de Derecho particular.
d) Normas elásticas.

Solución:

legislación a otra.

ELIGE

2.4. CARACTERES DE LAS NORMAS JURÍDICAS


Las normas jurídicas han de cumplir las siguientes características:

a) Imperatividad, ya que toda norma jurídica contiene un mandato o una


prohibición, dirigida a motivar a las personas para que se comporte
conforme a la norma. Imperativa, que obliga.
b) Generalidad, ya que la norma se refiere a todos aquellos que estén
comprendidos en el supuesto de hecho descrito por la misma.
c) Coercibilidad, ya que si no se cumple la norma voluntariamente puede
ser impuesta su observancia por la fuerza. Lo que se pretende es el
acatamiento voluntario por parte de los ciudadanos, sin embargo y
garantizado por el principio de legalidad, se dispone de la posibilidad de
recurrir a la fuerza ejercida adecuadamente por el poder público.

1
2
EL DERECHO

d) Legitimidad, ya que ha de ser justa para formar parte del Derecho.




3. EL PRINCIPIO DE JERARQUÍA
NORMATIVA
La Constitución, en su artículo 9.3, establece: “La Constitución garantiza la
jerarquía normativa”.

Este principio significa que las normas del ordenamiento jurídico están ordenadas
por un sistema jerárquico de subordinación de unas a otras, por lo que carecen
de valor las disposiciones que contradigan otras de rango superior.

Son fuentes del Derecho según el artículo 1.1 del Código Civil la ley, la costumbre
y los principios generales del Derecho. Vamos a ver cada una de ellas:

3.1. LA LEY: CONCEPTO Y CLASES


La elaboración de las leyes, en España, es un poder que recae sobre las Cortes
Generales (Congreso y Senado). Sin embargo, como sabemos, hay una estrecha
relación entre los órganos del poder de modo que, frecuentemente, el Ejecutivo
(Gobierno) presenta la iniciativa de la ley e incluso elabora leyes por delegación
en él de las Cortes (delegación legislativa). Esto nos enfoca el estudio de los tipos
de leyes.

1
3
A la hora de realizar el estudio de las diferentes clases de leyes es imprescindible
el conocimiento de la jerarquía normativa enunciada en el artículo 9.3 de la CE, y
que aparece del siguiente modo:




3.1.1. LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA


Constitución es una “superley” escrita, que ha sido definida por un legislador
distinto y superior al legislador ordinario. Su función es la de limitar el poder de un
individuo o una minoría en favor de las libertades de los ciudadanos.

Su rango es superior a la ley ordinaria; si alguna ley contradice a la Constitución,


será anulada por los tribunales o por el órgano establecido al respecto. Su reforma
precisa, igualmente, de un legislador superior al que define la ley ordinaria.

Al hablar de las novedades que introduce la entrada en vigor de la Constitución


Española de 1978 y la consiguiente constitucionalización del ordenamiento
jurídico, lo primero que hay que señalar es que ahora la Constitución es fuente
del Derecho. Esta es una novedad importante. Las llamadas leyes
fundamentales del régimen anterior no eran fuente del Derecho, no contenían
normas jurídicas. Ahora, la Constitución, en línea del constitucionalismo
democrático de este siglo, es fuente del Derecho y, en consecuencia, obliga tanto
a los ciudadanos como a los poderes públicos (art. 9.1, CE). En este sentido,
todos los poderes incluidos los poderes legislativos, deben someterse, deben
actuar dentro del marco que establecen las normas y los principios
constitucionales.

La CE no solo contiene normas de conducta y, sobre todo, normas de


organización; también contiene principios, ya sea enunciándolos de forma
explícita como valores y principios jurídicos o recogiéndolos implícitamente en la
formulación de imperativos más concretos. Estos principios van a ser

1
4
EL DERECHO

denominados principios constitucionales, para diferenciarlos de los principios


generales del Derecho.
La CE se coloca en la cúspide del ordenamiento y exige la sujeción de los
ciudadanos y de los poderes públicos a ella misma, como al resto del
ordenamiento jurídico: artículo 9.1, CE. Del mismo modo nos lo indica el artículo
5.º, LOPJ (Ley Orgánica del Poder Judicial): “La CE es la norma suprema del
ordenamiento, y vincula a todos los jueces y tribunales…”.

 Aprobación por las Cortes Generales:

 Refrendada:
 Sancionada:
 Publicada en el BOE:

3.1.2. LAS LEYES ORGÁNICAS


Dice la Constitución (artículo 81) que “son leyes orgánicas las relativas al
desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, las que
aprueban los estatutos de autonomía y el régimen electoral general y las demás
previstas en la Constitución. La aprobación, modificación o derogación de las
leyes orgánicas exigirá la mayoría absoluta del Congreso, en una votación final
sobre el conjunto del proyecto”.

Algunos ejemplos de leyes orgánicas, además de los diversos estatutos de


autonomía de cada comunidad autónoma, son la Ley Orgánica del Tribunal
Constitucional, la Ley Orgánica del Poder Judicial, la Ley Orgánica del Defensor
del Pueblo, etc.

1
5





3.1.3. LEYES ORDINARIAS


En el conjunto de leyes ordinarias se agrupan todas las que no están enumeradas
en el artículo 81 de la Constitución, antes expuesto.

Estas leyes ordinarias las aprueba el Congreso por mayoría de los miembros
presentes en la votación, es decir, por mayoría simple.

3.1.4. OTRAS LEYES


Dentro de este grupo hemos de incluir las siguientes leyes:

 Leyes de bases: son un conjunto de criterios, sin concreción, que el


legislador pone a disposición del Gobierno con el mandato de que este
regule, de conformidad con dichos criterios, una materia determinada. La
norma que dicte, en este caso, el Gobierno, tiene fuerza de ley y se
denomina “ley articulada”.
 Leyes marco de delegación: según el art. 150.1 de la Constitución, las
Cortes Generales pueden adoptar leyes marco que atribuyan la facultad
de dictar leyes a todas o a alguna de las comunidades autónomas en
materia de competencia estatal, fijando los límites dentro de los cuales
se ejercitará dicha potestad. Hay que precisar que la delegación ha de
hacerse a las asambleas legislativas de las comunidades autónomas.

1
6
EL DERECHO

 Leyes orgánicas de transferencias: en este supuesto se produce la


transferencia de la competencia de una materia a una comunidad
autónoma de una manera plena, tanto legislativa como ejecutiva, sin que
el Estado se reserve la fijación de los principios o directrices, dentro de
los cuales deberán ejercerlas las comunidades autónomas. Se trata, por
tanto, de un supuesto en el que la habilitación a favor de la comunidad
autónoma es más amplia. De ahí, la exigencia del carácter de leyes
orgánicas de las leyes de transferencias (artículo 150.2 de la
Constitución).
 Leyes de armonización: según el artículo 150.3 de la Constitución: “el
Estado podrá dictar leyes que establezcan los principios necesarios para
armonizar las disposiciones normativas de las comunidades autónomas,
aun en el caso de materias atribuidas a la competencia de estas, cuando
así lo exija el interés general. Corresponde a las Cortes Generales, por
mayoría absoluta de cada Cámara, la apreciación de esta necesidad”.

Solución:
RESPONDE

3.1.5. DISPOSICIONES NORMATIVAS CON FUERZA DE LEY


Son un tipo de normas que sin ser leyes en sentido estricto tienen la misma fuerza
que una ley. Son dos, el decreto legislativo y el decreto ley:

 Decreto legislativo.
El artículo 85 de la CE establece que las disposiciones del Gobierno que
contengan legislación delegada recibirán el título de decretos
legislativos.

1
7
La Constitución limita al Gobierno la posibilidad de dictar decretos
legislativos (o leyes delegadas), exigiendo los siguientes requisitos:
 Que la delegación se haga de forma expresa.
 Que sea para una materia concreta.
 Durante un plazo fijado.
 Con sujeción a determinados principios o criterios.
La delegación se agota por el uso que de ella haga el Gobierno mediante
la publicación de la norma correspondiente. No podrá entenderse
concedida de modo implícito o por tiempo indeterminado. Tampoco
podrá permitir la subdelegación a autoridades distintas del propio
Gobierno, así como la posibilidad de delegación de la competencia para
legislar sobre todas aquellas materias reservadas a ley orgánica.

Exigiendo estos diversos requisitos:


Delegación legislativa para textos articulados:
En el caso de la delegación legislativa que tenga por fin la formación de
textos articulados, la ley de bases que la otorgue delimitará con precisión
el objeto y alcance de la delegación legislativa y los principios y criterios
que han de seguirse en su ejercicio.
Por otra parte, según dice el artículo 83 de la Constitución, las leyes de
bases no podrán en ningún caso:
 Facultar para dictar normas con carácter retroactivo. Es decir, que
sus efectos comprendan situaciones anteriores a su aparición.
 Autorizar la modificación de la propia ley de bases.
Delegación legislativa para textos refundidos:
La autorización para refundir textos legales determinará el ámbito
normativo a que se refiere el contenido de la delegación, especificando
si se circunscribe a la mera formulación de un texto único o si se incluye
la de regularizar, aclarar y armonizar los textos legales que han de ser
refundidos.
 Decreto-ley.

1
8
EL DERECHO

Los decretos-leyes son disposiciones (provisionales hasta su


convalidación por el Congreso) dictadas con fuerza de ley por el
Ejecutivo en el ámbito de materias de reserva legal y cuya justificación
reside en una situación de urgencia.

Ámbito de aplicación:
Los decretos-leyes no podrán regular en ningún caso materias que
versen sobre el ordenamiento de las instituciones básicas del Estado, los
derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el título
I; el régimen de las comunidades autónomas; el Derecho electoral
General; estatutos de autonomía.
Revisión parlamentaria:
Dada la provisionalidad en un principio del decreto-ley, es necesaria una
rápida actuación parlamentaria para convalidar o derogar el mismo. Dice
en este sentido el artículo 86.2 de la Constitución: “Los decretosleyes
deberán ser inmediatamente sometidos a debate y votación de totalidad
al Congreso de los Diputados, convocado al efecto si no estuviese
reunido en el plazo de los 30 días siguientes a su promulgación. El
Congreso habrá de pronunciarse expresamente dentro de dicho plazo
sobre su convalidación o derogación, para lo cual el reglamento
establecerá un procedimiento especial y sumario. Durante el plazo
establecido en el apartado anterior, las Cortes podrán tramitarlos como
proyectos de ley por el procedimiento de urgencia”.

3.1.6. LOS TRATADOS INTERNACIONALES


La Convención de Viena sobre tratados internacionales de 1969, los define como
acuerdos internacionales celebrados por escrito entre Estados y regidos por
Derecho internacional. Dice el artículo 96 de la CE que los “tratados
internacionales válidamente celebrados, una vez publicados oficialmente en
España, formarán parte del ordenamiento interno”.

1
9
El artículo 94 del mismo texto señala que la prestación del consentimiento del
Estado para obligarse por medio de tratados o convenios requerirá la previa
autorización de las Cortes Generales en los siguientes casos:

 Tratados de carácter político.


 Tratados o convenios de carácter militar.
 Tratados o convenios que afecten a la integridad territorial del Estado o
a los derechos y deberes fundamentales establecidos en el Título I.
 Tratados o convenios que impliquen obligaciones financieras para la
Hacienda Pública.
 Tratados o convenios que supongan modificación o derogación de
alguna ley o exijan medidas legislativas para su ejecución.

El Derecho comunitario de la Unión Europea se divide en dos grandes bloques:

 El Derecho primario, es decir, el Derecho creado por las propias


comunidades europeas (tratados constitutivos, tratados de adhesión de
Estados posteriores, el Acta Única Europea, etc.).
 El Derecho derivado emana de la Comisión o del Consejo y está formado
por los reglamentos, las decisiones, las directivas y las recomendaciones
y dictámenes.

El Derecho comunitario prevalece incluso por encima de nuestra Constitución,


este es el único caso en que una norma superar jerárquicamente a nuestra
Constitución, ya que como veremos en temas posteriores se requiere modificar la
Constitución para que este derecho sea aprobado.

2
0
EL DERECHO

3.1.7. LOS REGLAMENTOS


Son normas que emanan del Gobierno, de las comunidades autónomas o de otras
administraciones públicas.

Se rigen conforme al principio de jerarquía normativa ya enunciado anteriormente.


Sin embargo, es de destacar que las leyes de las comunidades autónomas no se
miden con las normas estatales por el principio de jerarquía sino por el principio
de competencia. El artículo 149.3 CE establece que en caso de conflicto, las
normas estatales prevalecen frente a las de las comunidades autónomas, en todo
lo que no está atribuido a la exclusiva competencia de este.

Por su contenido, los reglamentos pueden ser de policía, de beneficencia, de


sanidad, de cultura, etc.; también pueden ser ejecutivos, administrativos y de
necesidad:
 Un reglamento ejecutivo es el que se propone explicar el precepto
general de la ley.
 El administrativo se propone, a falta de ley, proveer a las necesidades
públicas.
 Es de necesidad aquel reglamento que ante las causas graves suspende
la aplicación de una ley o provee en contra de sus mandatos. Es un caso
muy excepcional, ya que rompe de alguna manera el principio de
jerarquía normativa.
Otra clasificación de reglamento añade los delegados si surgen como una
decisión del poder legislativo para que el ejecutivo dicte disposiciones que son
competencia del primero.

Cuando se trata de explicar la razón de ser de los reglamentos, podemos distinguir


entre los que son de naturaleza jurídica y los que son puramente administrativos:
 Los de naturaleza jurídica contienen reglas de Derecho y pueden crear,
modificar o extinguir situaciones jurídicas subjetivas; son verdaderas
leyes, en sentido material pero no es sentido formal.
 Los reglamentos administrativos no contienen normas de Derecho y
repercuten solo en el ámbito interno de la Administración, sin afectar a la
esfera jurídica de los ciudadanos.

2
1
El problema del reglamento está en fijar sus límites frente a la ley. Estos están,
sin duda, marcados por las garantías ciudadanas.

En el artículo 106 de la Constitución se dice que: “los tribunales controlarán la


potestad reglamentaria y la legalidad de la actuación administrativa, así como el
sometimiento de esta a los fines que la justifican. Los particulares, en los términos
establecidos por la ley, tendrán derecho a ser indemnizados por toda lesión que
sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo en los casos de fuerza
mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento de los
servicios públicos”.

Desde el punto de vista formal, la omisión, por parte de la Administración, de


ciertos requisitos invalida o anula el reglamento correspondiente; estos requisitos
están recogidos en la Ley de Procedimiento Administrativo.

Desde el punto de vista material o del contenido, los reglamentos están limitados
por el principio de legalidad, es decir, quedan anulados si contienen disposiciones
contrarias a las leyes. También rige para su nulidad el principio de jerarquía, por
el cual un reglamento de rango superior anula otro de rango inferior.

Las disposiciones administrativas de carácter general de la Administración del


Estado se ajustarán a la siguiente jerarquía normativa:

1. Decretos.
2. Órdenes acordadas por las comisiones delegadas del Gobierno.
3. Órdenes ministeriales.
4. Disposiciones de autoridades y órganos inferiores.

3.2. LA COSTUMBRE
La costumbre es la norma creada e impuesta por el uso social. Según el Código
Civil, la costumbre solo regirá en defecto de la ley aplicable, siempre que no sea
contraria a la moral o al orden público y que resulte probada, esto último, a
diferencia de la ley que basta que sea alegada para que pueda ser aplicada por
los tribunales.

2
2
EL DERECHO

El Tribunal Supremo exige los siguientes elementos para reconocer la costumbre


como norma jurídica:

 Un elemento material, representado por la repetición constante de actos


que se ajustan a un determinado modelo de conducta.
 Un elemento espiritual, representado por la convicción jurídica de los
miembros del grupo que aplica la norma, de que esta es necesaria u
obligatoria.
 Un elemento racional o normativo, es decir, que no sea contraria a la ley,
a la moral o al orden público.

La costumbre puede ser:

 Contraria a la ley (contra legem), que no tiene eficacia.


 Conforme a la ley (secundum legem), limitándose a interpretar de un
modo determinado una disposición legal.

3.3. LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL


DERECHO
Según el Código Civil, los principios generales del Derecho se aplicarán en
defecto de la ley o costumbre.

Aunque no se define de forma explícita lo que se entiende por principios


generales, se considera que se identifican con las verdades universales dictadas
por la razón.

2
3
Sin embargo, la realidad, quizá porque no está muy claro qué son y cuáles son
los principios generales, los tribunales muy pocas veces resuelven un caso
invocando como único fundamento estos mismos.

En la práctica se invocan con la finalidad de reforzar un criterio o aclarar el


significado de las normas legales que se suponen basadas en los mismos.

Los principios generales del derecho cumplen una doble función:



2
4
EL DERECHO

4. LA PERSONA
El hombre y la vida social son la razón del derecho, si no hubiese hombres y estos
no viviesen en comunidad, no tendría sentido ni justificación el ordenamiento
jurídico.

Las relaciones jurídicas son siempre entre personas; estas son titulares de
derechos y deberes, son los sujetos del Derecho. La Declaración Universal de los
Derechos Humanos, en su artículo 6.º, afirma que todo ser humano tiene derecho,
en todas partes al reconocimiento de su personalidad jurídica.

La idea de persona es fundamental para el estudio del Derecho, tal es su


importancia que el Código Civil le dedica su primer libro titulado: “De las
Personas”.

4.1. CLASES DE PERSONAS

4.1.1. PERSONA FÍSICA


La persona física o natural es el centro y la base del Derecho Civil. Así pues,
judicialmente es persona todo ser a quien el Derecho acepta como miembro de la
comunidad.

El Derecho moderno reconoce o concede la personalidad jurídica a todos los


hombres, con lo cual estos pueden cumplir sus fines en la convivencia social, es
decir, toda persona tiene personalidad. La personalidad natural, civil o física
comienza con el nacimiento del hombre y acaba con su muerte.

El nacimiento determina la personalidad; pero el concebido se


tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables,
siempre que nazca con las condiciones que expresa el artículo
siguiente (artículo 29 del Código Civil).

El Código Civil expresa en su artículo 30 que la personalidad se adquiere en el


momento del nacimiento con vida, una vez producido el entero desprendimiento
del seno materno.

2
5
La prioridad del nacimiento, en el caso de partos dobles, da al primer nacido los
derechos que la ley reconozca al primogénito.

La prueba del nacimiento se realiza mediante la inscripción en el Registro Civil,


que da fe del mismo, anotando la fecha, la hora y el lugar donde ocurre, además
del sexo del nacido y su filiación.

La extinción de la personalidad natural está contemplada en el artículo 32 del


Código Civil, que dice, “la personalidad civil se extingue por la muerte de las
personas”. El diagnóstico y certificación de la muerte de una persona se basa en
la confirmación del cese irreversible de las funciones cardiorrespiratorias (muerte
por parada cardiorrespiratoria) o de las funciones encefálicas (muerte encefálica).
No obstante, los cuatro aspectos que hay que comprobar para que se pueda
certificar la muerte cerebral, son:

 Ausencia de respuesta cerebral con pérdida absoluta de consciencia.


 Ausencia de respiración espontánea.
 Ausencia de reflejos cefálicos, con hipotonía muscular y dilatación
anormal de la pupila con inmovilidad del iris.
 Electroencefalograma plano.

De igual modo que el nacimiento, la defunción también se debe inscribir en el


Registro Civil, siendo necesario, para ello, hacerlo acompañando de un certificado
médico, en el que se manifieste la muerte de la persona.
El artículo 33 del Código Civil establece que si se duda, entre dos o más personas
llamadas a sucederse, quién de ellas ha muerto primero, el que sostenga la
muerte anterior de una o de otra, debe probarla; a falta de prueba, se presumen
muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la transmisión de derechos de uno a
otro.

Respecto a la presunción de muerte del ausente y sus efectos, se estará a lo


dispuesto en el título VIII de este libro (artículo 34 del Código Civil).

2
6
EL DERECHO

Respecto a la declaración de fallecimiento hay que acudir a los artículos 193 a


197 del Código Civil:

Procede la declaración de fallecimiento:

 Primero. Transcurridos diez años desde las últimas noticias habidas del
ausente, o, a falta de éstas, desde su desaparición.
 Segundo. Pasados cinco años desde las últimas noticias o, en defecto
de éstas, desde su desaparición, si al expirar dicho plazo hubiere
cumplido el ausente setenta y cinco años.
Los plazos expresados se computarán desde la expiración del año
natural en que se tuvieron las últimas noticias, o, en su defecto, del en
que ocurrió la desaparición.
 Tercero. Cumplido un año, contado de fecha a fecha, de un riesgo
inminente de muerte por causa de violencia contra la vida, en que una
persona se hubiese encontrado sin haberse tenido, con posterioridad a
la violencia, noticias suyas. En caso de siniestro este plazo será de tres
meses.

Se presume la violencia si en una subversión de orden político o social hubiese


desaparecido una persona sin volverse a tener noticias suyas durante el tiempo
expresado, siempre que hayan pasado seis meses desde la cesación de la
subversión.
El artículo 194 va más allá y da nuevos casos de declaración de fallecimiento:
Procede también la declaración de fallecimiento:
 Primero. De los que perteneciendo a un contingente armado o unidos a
él en calidad de funcionarios auxiliares voluntarios, o en funciones
informativas, hayan tomado parte en operaciones de campaña y
desaparecido en ellas luego que hayan transcurrido dos años, contados
desde la fecha del tratado de paz, y en caso de no haberse concertado,
desde la declaración oficial del fin de la guerra.
 Segundo. De los que resulte acreditado que se encontraban a bordo de
una nave cuyo naufragio o desaparición por inmersión en el mar se haya
comprobado, o a bordo de una aeronave cuyo siniestro se haya
verificado y haya evidencias racionales de ausencia de supervivientes.

2
7
 Tercero. De los que no se tuvieren noticias después de que resulte
acreditado que se encontraban a bordo de una nave cuyo naufragio o
desaparición por inmersión en el mar se haya comprobado o a bordo de
una aeronave cuyo siniestro se haya verificado, o, en caso de haberse
encontrado restos humanos en tales supuestos, y no hubieren podido ser
identificados, luego que hayan transcurrido ocho días.
 Cuarta. De los que se encuentren a bordo de una nave que se presuma
naufragada o desaparecida por inmersión en el mar, por no llegar a su
destino, o si careciendo de punto fijo de arribo, no retornase y haya
evidencias racionales de ausencia de supervivientes, luego que en
cualquiera de los casos haya transcurrido un mes contado desde las
últimas noticias recibidas o, por falta de éstas, desde la fecha de salida
de la nave del puerto inicial del viaje.
 Quinta. De los que se encuentren a bordo de una aeronave que se
presuma siniestrada al realizar el viaje sobre mares, zonas desérticas o
inhabitadas, por no llegar a su destino, o si careciendo de punto fijo de
arribo, no retornase, y haya evidencias racionales de ausencia de
supervivientes, luego que en cualquiera de los casos haya transcurrido
un mes contado desde las últimas noticias de las personas o de la
aeronave y, en su defecto, desde la fecha de inicio del viaje. Si éste se
hiciere por etapas, el plazo indicado se computará desde el punto de
despegue del que se recibieron las últimas noticias.
Por la declaración de fallecimiento cesa la situación de ausencia legal, pero
mientras dicha declaración no se produzca, se presume que el ausente ha vivido
hasta el momento en que deba reputársele fallecido, salvo investigaciones en
contrario.

Ausente:

Toda declaración de fallecimiento expresará la fecha a partir de la cual se entienda


sucedida la muerte, con arreglo a lo preceptuado en los artículos precedentes,
salvo prueba en contrario (artículo 195 del Código Civil).

Respecto a los bienes del fallecido, firme la declaración de fallecimiento del


ausente, se abrirá la sucesión en los bienes del mismo, procediéndose a su
adjudicación conforme a lo dispuesto legalmente.

2
8
EL DERECHO

juicio de testamentaría

Los herederos no podrán disponer a título gratuito hasta cinco años después de
la declaración del fallecimiento.

Hasta que transcurra este mismo plazo no serán entregados los legados, si los
hubiese, ni tendrán derecho a exigirlos los legatarios, salvo las mandas piadosas
en sufragio del alma del testador o los legados en favor de Instituciones de
beneficencia.

Será obligación ineludible de los sucesores, aunque por tratarse de uno solo no
fuese necesaria partición, la de formar notarialmente un inventario detallado de
los bienes muebles y una descripción de los inmuebles.

Si después de la declaración de fallecimiento se presentase el ausente o se


probase su existencia, recobrará sus bienes en el estado en que se encuentren y
tendrá derecho al precio de los que se hubieran vendido, o a los bienes que con
este precio se hayan adquirido; pero no podrá reclamar de sus sucesores rentas,
frutos ni productos obtenidos con los bienes de su sucesión, sino desde el día de
su presencia o de la declaración de no haber muerto (artículo 197 del Código
Civil).

4.1.2. LA PERSONA JURÍDICA


Frente a la persona física individual, encontramos la persona jurídica, que,
normalmente, aparece integrada por un grupo de individuos con nombre y
capacidad propios y que tiene una personalidad distinta de los individuos que la
forman.

De la realidad social, podemos deducir supuestos en los que existen una


pluralidad de personas que se agrupan para la consecución de un fin común a
todas ellas. Encontramos en el tráfico jurídico entidades que son resultado de la
asociación de hombres, que surgen para alcanzar unos objetivos y finalidades
que el hombre solo no alcanzaría, dando lugar al nacimiento de la llamada
persona jurídica; por ejemplo, una organización no gubernamental (ONG).

2
9
La personalidad de la persona física deriva de su mera existencia y no está en
manos del legislador atribuirla o no al hombre, mientras que el reconocimiento de
persona jurídica es una concesión del ordenamiento jurídico que igual podría
habérseles negado sin vulnerar por ello ningún principio de justicia.

 Requisitos de la persona jurídica:


1. Representan una entidad distinta a los individuos que la componen.
2. Les son reconocidos unos derechos y obligaciones distintos de los
miembros que la componen.
3. Poseen una organización interna que les permite una actuación
independiente.
 Clases de personas jurídicas:
Según el Código Civil, en su artículo 35, son personas jurídicas:
1. Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público
reconocidas por la ley. Su personalidad empieza desde el instante
mismo en que, con arreglo a derecho, hubiesen quedado
validamente constituidas.
2. Las asociaciones de interés particular, sean civiles, mercantiles o
industriales, a las que la ley conceda personalidad propia e
independiente de la de cada uno de sus asociados.
Estas se regirán por las disposiciones relativas al contrato de
sociedad, según la naturaleza de éste (artículo 36).

La capacidad civil de las corporaciones se regulará por las leyes que las hayan
creado o reconocido; la de las asociaciones por sus estatutos, y las de las
fundaciones por las reglas de su institución, debidamente aprobadas por
disposición administrativa, cuando este requisito fuere necesario.

3
0
EL DERECHO

De la lectura del Código Civil podemos diferenciar personas jurídicas de interés


público, corporaciones, asociaciones y fundaciones; teniendo todas estas una
finalidad no lucrativa, como puede ser la de esparcimiento o de bienestar de la
gente, y siempre sin proporcionar un beneficio mercantil.

Frente a estas, se sitúan las de interés particular, en cuyos objetivos está la


obtención de ganancias.

Son causas generales de extinción de las personas jurídicas, según el artículo


39 del Código Civil:

 La expiración del plazo establecido para funcionar legalmente.


 Haber concluido el fin para el que se constituyó la persona jurídica.
 Ser imposible aplicar al fin antedicho la actividad y los medios de que se
disponían.

Si las corporaciones, asociaciones y fundaciones dejasen de funcionar por estos


motivos, se dará a sus bienes la aplicación que las leyes, o los estatutos, o las
cláusulas fundacionales, les hubiesen en esta previsión asignado. Si nada se
hubiere establecido previamente, se aplicarán esos bienes a la realización de
fines análogos, en interés de la región, provincia o Municipio que principalmente
debieran recoger los beneficios de las instituciones extinguidas.

La extinción de la persona jurídica no lleva aparejada su inmediata desaparición,


ya que es necesario un periodo de liquidación, en el que la persona jurídica
todavía va a seguir existiendo, para concluir posibles operaciones que le queden
pendientes.

ELIGE

Solución:

5. CAPACIDAD JURÍDICA Y
CAPACIDAD DE OBRAR

3
1
El ordenamiento jurídico reconoce capacidad a las personas, tanto físicas como
jurídicas.

Esta capacidad la podemos clasificar en dos tipos, la capacidad jurídica y la


capacidad de obrar.

5.1. CAPACIDAD JURÍDICA


La definiremos como la aptitud de la persona para ser titular de derechos y
obligaciones.

Así, cada persona, por el simple hecho de existir, tiene ya capacidad jurídica.

Para su adquisición, se exige solamente la cualidad de persona, no que además


esta tenga uso de razón o una inteligencia totalmente desarrollada.

El Código Civil reconoce la capacidad jurídica y de obrar de las personas jurídicas.


A tenor del artículo 38 del mencionado código, pueden:

 Adquirir y poseer toda clase de bienes.


 Contraer obligaciones y ejercitar acciones civiles o criminales, conforme
a las leyes y reglas de su constitución.

Hay que reseñar que la capacidad de la persona jurídica para ser titular de
derechos no alcanza a aquellos que van aparejados a la condición humana, como

3
2
EL DERECHO

pueden ser, por ejemplo, el ejercicio de una profesión, cursar estudios u ostentar
determinados cargos.

En este sentido, cualquier acto de la persona jurídica, por simple que sea, será
decidido y realizado siempre por una persona -administrador o representante
legal u órgano colegiado -grupo de socios o representantes- integrantes de dicha
persona jurídica.

5.2. CAPACIDAD DE OBRAR


Frente a la capacidad jurídica, se opone la capacidad de obrar, que es la aptitud
para realizar actos jurídicos.

La persona con capacidad de obrar puede ejercitar derechos y asumir


obligaciones, no es simplemente titular de esos derechos y obligaciones.
Para que el Derecho reconozca a un sujeto capacidad de obrar, se le tiene que
presumir cierta aptitud mental y física, es decir, que tenga la madurez psíquica
suficiente para realizar actos jurídicos de una manera eficaz y responsable.
Nuestro ordenamiento jurídico determina que esta capacidad de obrar se
adquiere con la mayoría de edad.

Por ello, mientras todas las personas tienen capacidad jurídica, solo por existir, la
capacidad de obrar está limitada para algunas personas; carecen de ella los
menores de edad y aquellos que no tienen aptitud para gobernarse por sí mismos.
Estos sujetos con restricciones en su capacidad de obrar necesitarán la
intervención de su representante legal para actuar.

La capacidad de obrar tiene tres manifestaciones:

 Capacidad negocial o para actos jurídicos, que consiste en la aptitud de


realizar esta clase de actos y emitir o recibir declaraciones de voluntad.
Dentro de ella se integran la capacidad para actos de mera
administración o conservativos y capacidad de disposición o
enajenación.
 Capacidad procesal o de obrar en juicio.

3
3
 Capacidad penal o de incurrir en responsabilidad por los actos ilícitos
imputables al agente.

En las personas jurídicas recuerda, encontramos la capacidad de obrar en el


artículo 37 del CC, así pues: “La capacidad civil de las corporaciones se regulará
por las leyes que las hayan creado o reconocido; la de las asociaciones por sus
estatutos, y la de las fundaciones por las reglas de su institución, debidamente
aprobadas por disposición administrativa, cuando este requisito fuere necesario”.

6. LA NACIONALIDAD
La nacionalidad es la integración de la persona en cualquier organización política
de carácter estatal, de tal forma que la persona queda sometida al ordenamiento
jurídico de dicho Estado, mientras que este queda obligado a reconocer y respetar
los derechos fundamentales y libertades cívicas de aquella.

Se observan una serie de reglas básicas en relación con la nacionalidad, que son:

 Toda persona debe tener una nacionalidad.


 Todo individuo posee una nacionalidad desde su nacimiento.
 La nacionalidad se puede cambiar, con el consentimiento de Estado
interesado.

El problema es que hay situaciones en las que las personas no tienen


nacionalidad por diferentes motivos (apátridas) o que el Estado bajo
circunstancias que veremos más adelante puede privar de su nacionalidad a
ciertas personas.

3
4
EL DERECHO

6.1. ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD


Partiendo de la base de que la nacionalidad no es perpetua y que no hay
inconvenientes para cambiarla, pueden distinguirse dos formas de adquisición de
esta:

Adquisición originaria, por la cual se fija a la persona una determinada


nacionalidad desde el momento del nacimiento, que puede obedecer a diferentes
causas, recogidas en el artículo 17 del Código Civil, y que fundamentalmente son
por filiación y por lugar de nacimiento:

a) Filiación:
El criterio fundamental de la nacionalidad viene representado por el
nacimiento de una persona cuyo padre o madre sean españoles, con
independencia del lugar donde ocurra el nacimiento (artículo17.1, CC).
Es aplicable incluso en el caso de que la nacionalidad española del
progenitor o progenitores se encuentre en estado latente o en suspenso,
por haberse acogido estos a cualquier tratado o convenio de doble
nacionalidad. Asimismo, es indiferente que la filiación sea matrimonial o
extramatrimonial.
b) Nacimiento en España. Se originan una serie de supuestos, también
reflejados en el artículo 17.1, CC:
 Nacimiento en España del hijo de padres extranjeros si, al menos
uno de ellos, hubiera nacido también en España.
Con esta norma se pretende evitar la continuidad de estirpes
familiares conectadas a España, que tengan atribuida otra
nacionalidad.
No se aplica a los hijos de funcionario diplomático o consular
acreditado en España.
 Se atribuye la nacionalidad española de origen a los nacidos en
España de padres extranjeros, si ambos careciesen de
nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo
una nacionalidad. Con esto se trata de evitar los casos de apátrida.

3
5
 Se atribuye la nacionalidad española a los nacidos en España cuya
filiación no resulte determinada. A estos efectos, se consideran
nacidos en territorio español los menores de edad cuyo primer
lugar conocido de estancia sea territorio español.

El artículo 17.2 del Código Civil establece que la filiación o el nacimiento en


España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años de edad,
no son por sí solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El
interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen
en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.

La posesión y utilización continuada de la nacionalidad española durante diez


años, con buena fe y basada en un título inscrito en el Registro Civil, es causa de
consolidación de la nacionalidad, aunque se anule el título que la originó.

El extranjero menor de dieciocho años adoptado por un español adquiere, desde


la adopción, la nacionalidad española de origen (artículo 19.1 CC).

Adquisición derivativa, que viene originada por cambio o modificación de la


nacionalidad que anteriormente se ostentaba.

a) Por opción (art. 20 CC):


La adquisición de la nacionalidad española mediante opción permite
facilitar dicha finalidad a aquellas personas que, pese a encontrarse
conectadas a España, carecen de los requisitos necesarios para ostentar
la nacionalidad española.

Los supuestos de adquisición de la nacionalidad española


mediante opción son los siguientes (Artículo 20 CC):
 La filiación o el nacimiento en España cuya
determinación se produzca después de los 18 años de edad del
interesado (art. 17.2).
 La adopción de extranjeros mayores de 18 años (art.
19.2).
 Estar o haber estado el interesado sujeto a la patria
potestad de un español.

3
6
EL DERECHO

 Aquellos cuyo padre o madre hubieran sido


originariamente españoles y nacidos en España no están
sujetos a ningún límite de edad.

La declaración para optar a la nacionalidad española deberá ser realizada:


 Por el representante legal del optante, menor de 14 años o
incapacitado. En este caso la opción requiere autorización del
encargado del Registro Civil del domicilio del declarante, previo
dictamen del Ministerio Fiscal. Dicha autorización se concederá en
interés del menor o incapaz.
 Por el propio interesado, asistido por su representante legal,
cuando aquel sea mayor de 14 años o cuando, aun estando
incapacitado, así lo permita la sentencia de incapacitación.
 Por el interesado, por sí solo, si está emancipado o es mayor de
18 años. La opción caducará a los 20 años de edad, pero si el
optante no estuviera emancipado según su ley personal al llegar a
los 18 años, el plazo para optar se prolongará hasta que
transcurran 2 años desde la emancipación.
 Por el interesado, por sí solo, dentro de los 2 años siguientes a la
recuperación de la plena capacidad. Se exceptúa el caso en que
haya caducado el derecho de opción conforme el apartado anterior.
No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, el ejercicio del derecho
de opción previsto en el apartado 1.b) (aquellas cuyo padre o madre
hubiera sido originariamente español y nacido en España) de este
artículo no estará sujeto a límite alguno de edad.
b) Por carta de naturaleza:
La carta de naturaleza se puede identificar como una forma privilegiada
de otorgamiento de la nacionalidad española por el poder ejecutivo.

real decreto,

Podrán solicitarla:
 El interesado emancipado o mayor de 18 años.
 El mayor de catorce años asistido por su representante legal.

3
7
 El representante legal del menor de 14 años.
 El representante legal del incapacitado o el incapacitado por sí solo
o debidamente asistido, según resulte de la sentencia de
incapacitación.
En estos dos últimos casos, el representante legal solo podrá formular la
solicitud si previamente ha obtenido autorización del encargado del
Registro Civil del domicilio del declarante, previo dictamen del Ministerio
Fiscal.
c) Por residencia en España (art. 22, CC):
La nacionalidad española también se adquiere por residencia en España,
mediante la concesión otorgada por el Ministerio de Justicia, que podrá
denegarla por motivos razonados de orden público o interés nacional.
Plazos para adquirir la nacionalidad por residencia:
a) La regla general para los que no entren en los supuestos
enumerados a continuación es de diez años.
b) Serán suficientes cinco años para los que hayan obtenido asilo o
refugio.
c) Dos cuando se trate de nacionales de origen de países
iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal,
o sefardíes.
d) Bastará el tiempo de residencia de un año para:
 El que haya nacido en territorio español.
 El que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar.
 El que haya estado sujeto a la tutela, guarda o acogimiento
de un ciudadano o instituciones españoles, durante dos años
consecutivos, incluso si continuase en esa situación en el
momento de la solicitud.
 El que al tiempo de la solicitud lleve un año casado con un
español o española y no esté separado legalmente o de
hecho. Se entenderá que tiene residencia legal en España el
cónyuge que conviva con funcionario diplomático o consular
español acreditado en el extranjero.
 El viudo o viuda de española o español, si a la muerte del
cónyuge no existiera separación legal o de hecho.
 El nacido fuera de España de padre o madre que
originariamente hubieran sido españoles.

3
8
EL DERECHO

La residencia habrá de ser legal, continuada e inméritamente


anterior a la petición. El interesado deberá justificar, en el expediente
regulado por la legislación del Registro Civil, buena conducta cívica y
suficiente grado de integración en la socie dad española.

La nacionalidad por residencia podrá solicitarla:


 El interesado emancipado o mayor de 18 años.
 El mayor de 14 años asistido por su representante legal.
 El representante legal del menor de 14 años.
 El representante legal del incapacitado o el incapacitado, por sí
solo o debidamente asistido, según resulte de la sentencia de
incapacitación.

Las concesiones por carta de naturaleza o por residencia caducan a los 180 días
siguientes a su notificación, si en este plazo no comparece el interesado ante el
funcionario competente para cumplir los siguientes requisitos, del artículo 23, CC:

1. Que el mayor de 14 años y capaz de prestar declaración por sí, jure o


prometa fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las leyes.
2. Que la misma persona declare que renuncia a su anterior nacionalidad.
Quedan a salvo de este requisito los naturales de los países
iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal, y los
sefardíes originarios de España.
3. Que la adquisición se inscriba en el Registro Civil español.

Estos requisitos también deberán cumplirlos los que pidan la nacionalidad


española por opción, es decir, son requisitos comunes para ejercitar el derecho
de opción, por carta de naturaleza y por residencia.

En cuanto a Las corporaciones, fundaciones y asociaciones, reconocidas por la


ley y domiciliadas en España, gozarán de la nacionalidad española, siempre que
tengan el concepto de personas jurídicas con arreglo a las disposiciones del
presente Código.

Las asociaciones domiciliadas en el extranjero tendrán en España la


consideración y los derechos que determinen los tratados o leyes especiales.

3
9
6.2. PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD
El artículo 11.2 de la Constitución Española afirma que ningún español de origen
podrá ser privado de la nacionalidad. Sin embargo, no hay norma alguna que
obligue a un español de origen a poseer indefinidamente la nacionalidad
española. Por ello, es evidente que cualquier español podrá perder la
nacionalidad española (por adquisición de otra) y que solo los españoles que lo
sean de forma derivativa pueden verse privados de la nacionalidad española.

Hablamos de ese modo de dos formas de perder la nacionalidad española:

 Voluntariamente.
 A través de resolución judicial.

6.2.1. PÉRDIDA VOLUNTARIA DE LA NACIONALIDAD


La primera causa de pérdida de la nacionalidad es la renuncia expresa a ella.
Según el Código Civil, en su artículo 24, pierden la nacionalidad española los
emancipados que, residiendo habitualmente en el extranjero, adquieran
voluntariamente otra nacionalidad o utilicen exclusivamente la nacionalidad
extranjera que tuvieran atribuida antes de la emancipación. La pérdida se
producirá una vez que transcurran tres años, a contar, respectivamente, desde la
adquisición de la nacionalidad extranjera o desde la emancipación. No obstante,
los interesados podrán evitar la pérdida si dentro del plazo indicado declaran su
voluntad de conservar la nacionalidad española al encargado del Registro Civil.



La adquisición de la nacionalidad de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas,


Guinea Ecuatorial o Portugal no es bastante para producir, conforme a este
apartado, la pérdida de la nacionalidad española de origen.

4
0
EL DERECHO

En todo caso, pierden la nacionalidad española los españoles emancipados que


renuncien expresamente a ella, si tienen otra nacionalidad y residen
habitualmente en el extranjero.



Asimismo, los que habiendo nacido y residiendo en el extranjero ostenten la


nacionalidad española por ser hijos de padre o madre españoles, también nacidos
en el extranjero, cuando las leyes del país donde residan les atribuyan la
nacionalidad del mismo, perderán, en todo caso, la nacionalidad española si no
declaran su voluntad de conservarla ante el encargado del Registro Civil en el
plazo de tres años, a contar desde su mayoría de edad o emancipación.

No se perderá tampoco la nacionalidad española si España se halla en guerra.

6.2.2. PRIVACIÓN DE LA NACIONALIDAD POR


RESOLUCIÓN JUDICIAL

El artículo 25 del Código Civil, establece que los españoles que no lo sean de
origen perderán la nacionalidad.

 Cuando durante un período de tres años utilicen exclusivamente la


nacionalidad a la que hubieran declarado renunciar al adquirir la
nacionalidad española.
 Cuando entren voluntariamente al servicio de las armas o ejerzan cargo
político en un Estado extranjero contra la prohibición expresa del
Gobierno.

4
1
La sentencia firme que declare que el interesado ha incurrido en falsedad,
ocultación o fraude en la adquisición de la nacionalidad española produce la
nulidad de tal adquisición, si bien no se derivarán de ella efectos perjudiciales
para terceros de buena fe. La acción de nulidad deberá ejercitarse por el
Ministerio Fiscal de oficio o en virtud de denuncia, dentro del plazo de 15 años.

6.3. RECUPERACIÓN DE LA NACIONALIDAD


ESPAÑOLA

6.3.1. RECUPERACIÓN ORDINARIA Y SUS REQUISITOS


Con carácter general, la recuperación de la nacionalidad española requiere
únicamente que el peticionario sea residente legal en España. Este requisito
puede ser objeto de dispensa por el Gobierno cuando se trate de emigrantes, hijos
de emigrantes o cuando concurran en el solicitante circunstancias especiales.

Los requisitos para hacerla efectiva son:

 Declarar ante el encargado del Registro Civil la voluntad de recuperarla.


 Inscribir la recuperación en el Registro Civil.

6.3.2. PREVIA HABILITACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN


La situación anterior se complica cuando el solicitante de la recuperación no ha
perdido voluntariamente la nacionalidad española, sino que se ha visto privado de
la misma por resolución judicial o sanción gubernativa.

En tal caso, el solicitante necesitará contar con una habilitación especial


gubernamental, que será concedida discrecionalmente por el Gobierno.

4
2
EL DERECHO

7. EL DOMICILIO
El domicilio de las personas es el lugar de residencia habitual donde la persona
está localizable para el ejercicio de sus derechos o el cumplimiento de sus
obligaciones.

Se pueden clasificar de la siguiente forma:

 Real o voluntario.
 Legal o necesario.
 Electivo.

7.1. DOMICILIO REAL O VOLUNTARIO


Para el ejercicio de los derechos y cumplimientos de las obligaciones civiles, el
domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual y, en
su caso, el que determine la Ley de Enjuiciamiento Civil.
El problema se presenta a la hora de fijar lo que se entiende por residencia
habitual, siendo la doctrina mayoritaria al opinar que solo se requiere un elemento
material de la residencia, que ha de ser habitual en el sentido de normal y
presumible continuación.

7.2. DOMICILIO LEGAL O NECESARIO


El domicilio legal vendrá determinado por la fijación de un lugar como domicilio de
una persona por cualquier disposición legislativa, con independencia del lugar de
residencia efectiva de la persona en cuestión.

4
3
Se considera como tal, el que se deriva de la subordinación a la persona con la
que se vive o de la que se depende. Por ejemplo serán domicilios legales:

 El domicilio de los hijos sujetos a patria potestad, que será el de sus


padres. El hijo sometido a patria potestad que resida habitualmente con
la tolerancia de sus padres fuera del domicilio de estos tendrá como
domicilio el lugar de su residencia habitual.
 El domicilio de los menores o incapaces sometidos a tutela, que será el
de su tutor.
 El domicilio matrimonial, fijado de común acuerdo por los cónyuges. En
el caso de discrepancia, lo fijará el juez, teniendo en cuenta los intereses
de la familia. Art. 70 del CC: “Los cónyuges fijarán de común acuerdo el
domicilio conyugal y, en caso de discrepancia, resolverá el juez, teniendo
en cuenta el interés de la familia…”.
 El domicilio de los diplomáticos, residentes en el extranjero por razón de
su cargo, será el último que hubieren tenido en territorio español.

Solución:
RESPONDE

7.3. DOMICILIO ELECTIVO


Se habla de domicilio electivo para identificar el lugar de ejercicio de un derecho
o del cumplimiento de una obligación designada por las personas interesadas en
cualquier relación jurídica, con independencia del domicilio real de las mismas.

De acuerdo con la concepción realista que sostiene nuestro


Código Civil, no hay inconveniente en que una persona pueda
tener más de un domicilio siempre que se den en cada caso las
notas de habitualidad de la residencia.

4
4
EL DERECHO

8. LA VECINDAD CIVIL
Por vecindad civil entendemos un criterio de determinación de la legislación civil
(común o foral) aplicable a los ciudadanos españoles. Así, la consideración de la
vecindad civil aparece como una consecuencia necesaria de la cohabitación de
los diversos regímenes jurídico-civiles existentes en España: el Derecho común
civil, de una parte, y, de otra, los Derechos forales.

La vecindad civil tiene su importancia debido a que según la vecindad que se


posea, será de aplicación el Derecho Civil común o el Derecho Civil especial o
foral existente en diversas comunidades autónomas de nuestro país o localidades
más concretas.

8.1. ADQUISICIÓN DE LA VECINDAD CIVIL


Como establece el artículo14 del CC, “la sujeción al Derecho Civil común o al
especial o al foral se determina por la vecindad civil”.

La vecindad civil se adquiere:

 Por filiación:
Tendrán vecindad civil en territorio de Derecho común, o en uno de los
Derechos especial o foral, los nacidos de padres que tengan tal
vecindad. Por la adopción, el adoptado no emancipado adquiere la
vecindad civil de los adoptantes.

4
5
En el caso de que los padres tengan diferente vecindad civil, el
hijo tendrá la que le corresponda a aquel de los dos respecto del cual
la filiación haya sido determinada antes; en su defecto, tendrá la del
lugar del nacimiento y, en último término, la vecindad de Derecho
común.

Sin embargo, los padres o el que de ellos ejerza o le haya sido atribuida
la patria potestad podrán atribuir al hijo la vecindad civil de cualquiera de
ellos en tanto no transcurran seis meses siguientes al nacimiento o a la
adopción. La privación o suspensión en el ejercicio de la patria potestad,
o el cambio de la vecindad civil de los padres, no afectarán a la vecindad
civil de los hijos.
 Por nacimiento en un lugar determinado:
Si no consta jurídicamente la filiación, corresponderá la vecindad civil al
lugar del nacimiento.
Si existe duda respecto del lugar de nacimiento, se considerará como tal
aquel que proporcione la primera noticia sobre la residencia o estancia
del hijo.
Dejará de surtir efecto esta condición en el momento en que quede
jurídicamente determinada la filiación.
 Por opción:
La opción comporta una modificación de la vecindad civil anterior, que
se produce en virtud de una declaración de voluntad, manifestada de
acuerdo con los requisitos que exige la ley, por parte de la persona
legitimada para realizar la opción.
En todo caso, el hijo desde que cumpla 14 años y hasta que transcurra
un año después de su emancipación podrá optar bien por la vecindad
civil del lugar de nacimiento, bien por la última vecindad de cualquiera de
sus padres. Si no estuviera emancipado, habrá de ser asistido en la
opción por el representante legal.
 Por residencia:
La vecindad civil también puede adquirirse por:
 Residencia continuada durante 2 años, siempre que el interesado
manifieste ser esa su voluntad.
 Residencia continuada de 10 años, sin declaración en contrario
durante ese plazo.
Ambas manifestaciones se harán constar en el Registro Civil.

4
6
EL DERECHO

 Por nacionalidad:
El problema de la vecindad civil se conecta estrechamente con la
adquisición de la nacionalidad española por extranjeros, a quienes
resulta necesario atribuirles una vecindad civil.
Así, el que reciba la nacionalidad española podrá optar por cualquiera de
las vecindades siguientes:
 La correspondiente al lugar de residencia.
 La del lugar de nacimiento.
 La última vecindad de cualquiera de sus progenitores o adoptantes.
 La del cónyuge.
Esta declaración de opción se realizará, atendiendo a la capacidad del
interesado para adquirir la nacionalidad, por el propio optante, por sí o
asistido de su representante legal, o por este último. Cuando la
adquisición de la nacionalidad se haga por declaración o a petición del
representante legal, la autorización necesaria deberá determinar la
vecindad civil por la que se ha de optar.

El extranjero que adquiera la nacionalidad por carta de naturaleza


tendrá la vecindad civil que el real decreto de concesión
determine, teniendo en cuenta la opción de aquel, de acuerdo
con lo que se dispone en el párrafo anterior u otras circuns-
tancias que concurran en el peticionario.

 Por recuperación de la nacionalidad española:


La recuperación de la nacionalidad española lleva consigo la de aquella
vecindad civil que ostentara el interesado al tiempo de su pérdida.





4
7
CONCLUSIONES

En general podemos afirmar que el conocimiento de esta materia por parte del
nuevo opositor tiene suma importancia, pues ha de servir, para que el mismo lo
tome de referencia a la hora de estudiar los temas que vendrán a continuación y,
por otro, lado le ayudará a conocer la base del ordenamiento jurídico.

De este modo, el conocimiento del concepto de Derecho y en general del trato


que el Derecho le da a la persona nos ayudará a tener un esquema en nuestra
mente de cómo hemos de realizar el posterior estudio y de dónde debe este
encajar en la realidad en la que vivimos.

¿Tienes más claro qué es el concepto de Derecho?

¿Conoces ya cuál es la jerarquía de nuestras leyes?

RECAPITULACIÓN

A la hora de realizar el estudio del tema es necesario ya, tener a mano la


Constitución Española, puesto que será necesario tener un conocimiento
profundo de la Constitución.

Asimismo, será necesario tener muy claros los siguientes conceptos:

 Caracteres de la norma jurídica: imperatividad, generalidad, coactividad


y legitimidad.
 Estructura de la norma: supuesto de hecho y consecuencia jurídica.
 Los diferentes tipos de normas, en particular la distinción entre normas
necesarias y normas dispositivas.
 El concepto de persona, tanto física como jurídica.
 Nacionalidad y vecindad civil.

Por último el conocimiento de los mencionados artículos de la Constitución y del


Código Civil será importante para el alumno que quiera comenzar con buen pie
en la materia y que desee tener una base sólida para los posteriores temas.

AUTOCOMPROBACIÓN

4
8
EL DERECHO

1. ¿Dónde tiene su origen el Derecho natural?

a) En la Constitución.
b) En las leyes.
c) En la naturaleza o en la razón.
d) Todas son ciertas.

2. El principio de jerarquía normativa está regulado en la Constitución en


su artículo:

a) Artículo 9.1.
b) Artículo 9.3.
c) Artículo 9.2.
d) Artículo 10.

3. Según la Constitución Española, ¿cuándo empieza la mayoría de edad?

a) A los 16 años.
b) A los 18 años.
c) A los 21 años.
d) A los 19 años.
4. ¿Qué condiciones debe cumplir un feto para que sea considerado
nacido?
a) Que nazca vivo.
b) Que tenga figura humana y se haya producido el entero desprendimiento
del seno materno.
c) Que viva, al menos, 24 horas.
d) Que nazca vivo y se haya producido el entero desprendimiento del seno
materno.

5. El Derecho comunitario primario está formado por:


a) Los reglamentos.
b) Las directivas.
c) Los tratados constitutivos.
d) Órdenes.

4
9
6. ¿Cómo se llama el lugar de residencia habitual?
a) Domicilio real.
b) Domicilio habitual.
c) Domicilio general.
d) Domicilio familiar.

7. A los decretos legislativos se les denomina también:


a) Leyes marco.
b) Leyes delegadas.
c) Leyes de transferencia.
d) Leyes de armonización.

8. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones es verdadera?


a) El Derecho derivado comunitario emana de la Comisión o el Parlamento
Europeo.
b) El Derecho primario comunitario se crea con los propios tratados de las
comunidades europeas.
c) Los reglamentos comunitarios son fuente no directa de nuestro derecho.
d) Las directivas comunitarias forman parte del Derecho primario
comunitario.
9. Las disposiciones dictadas con fuerza de ley por el Ejecutivo en el
ámbito de materias de reserva legal y cuya justificación reside en una
situación de urgencia se denomina:

a) Reglamento.
b) Decreto ley.
c) Real decreto.
d) Ley orgánica.

10. Las leyes relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las


libertades públicas, las que aprueban los estatutos de autonomía y el
régimen electoral general y las demás previstas en la Constitución se
desarrollan por:

a) Ley general.
b) Ley especial.
c) Ley orgánica.

5
0
EL DERECHO

d) Ley ordinaria.

5
1
EL DERECHO

SOLUCIONARIO

b 4. d 5. c

b 9. b 10. c

5
3
PROPUESTAS DE AMPLIACIÓN

Te proponemos una serie de preguntas para que compruebes el nivel alcanzado en tu


estudio.

1. ¿Nos puedes enumerar las diversas formas de adquisición de la vecindad


civil?

2. ¿Nos puedes definir la capacidad jurídica y la capacidad de obrar de las


personas?

3. ¿Cuáles son los requisitos que indica el artículo 30 del Código Civil como
necesarios para la existencia de una persona?

60
EL DERECHO

BIBLIOGRAFÍA

 Código Civil.
 Constitución Española.
 LACRUZ BERDEJO, J. L. y otros. Elementos de Derecho civil I. Parte general.
Barcelona: Dykinson, 1998.
 LASARTE ÁLVAREZ, C. Principios de Derecho civil. Tomo I (parte general y
derecho de la persona). Madrid: Marcial Pons, 2004.

5
5