Está en la página 1de 1

Reseña crítica de El Caballero de Gluck de E.T.A.

Hoffaman

Alumna: Aura Victoria Ramírez Yáñez

No es difícil en esta obra percatarse de los elementos característicos de la literatura


romántica que se han mencionado en clase. Dichos elementos los encontramos en el
principio con la cálida descripción del ambiente en Berlín, lo intrigante de la repentina
aparición del personaje de Gluck, los sueños y las sensaciones esotéricas que éste
describe al hablar del reino de los cielos y el ojo clarísimo, la mención del Sol y las
estrellas como acordes que rodean cono hilos de fuego, destacando la exaltación de la
naturaleza, el reencuentro de ambos personajes descrito en una noche lluviosa en una
atmósfera un tanto enigmático, o la exaltación de las emociones del narrador al escuchar
la música que el personaje de Gluck va creando. Ya conociendo algunos de las
características de la literatura romántica es mucho más fácil reconocerlas como es el
caso.

El compositor Willibald von Gluck falleció en Viena en 1787 y ésta obra, El Caballero
de Gluck, fue escrita en 1809, por lo que me parece preciso mencionar lo divertido que
resulta que a más de veinte años de la muerte del compositor Hoffman lo regrese a la
vida andando por entre los tilos de un jardín berlinés, virtiendo tabaco en unos
cucuruchitos.