Está en la página 1de 2

 

 
Declaración Pública Senadoras integrantes Comisión Especial Encargada de 
conocer iniciativas y tramitar proyectos de ley relacionados con la mujer y la 
igualdad de género 
 
Con  ocasión  de  las  desafortunadas  declaraciones  emitidas  por  el  Secretario 
General del Senado, señor Raúl Guzmán, respecto de la H. Senadora Adriana 
Muñoz,  en  entrevista  publicada  el  día  de  ayer  en  el  Diario  la  Segunda,  la 
unanimidad de las integrantes de la Comisión Especial, encargada de conocer 
iniciativas relacionadas con la mujer y la igualdad de Género señalamos: 
 
1. Nuestro categórico rechazo a las expresiones vertidas por el Secretario 
General del Senado, respecto de la H. Senadora Adriana Muñoz. Ellas no 
se  condicen  con  el  trato  respetuoso  que  debe  tener  con  cualquier 
funcionario/a así como también  con los Senadoras(es) de la República, 
menos si consideramos que ellas fueron emitidas, con publicidad, por el 
Jefe de Servicio de la Corporación, quien debe marcar la pauta respecto 
a un actuar compatible con el irrestricto respeto a la dignidad de todos 
y cada uno de los integrantes del Senado.  
 
2. De sus palabras se desprende que la H. Senadora Muñoz habría actuado 
desde la “ignorancia” respecto a su intervención cuestionando la forma 
en  que  se  desvinculó  a  la  ex  jefa  de  finanzas  del  Senado,  cuestión 
totalmente  alejada  de  la  realidad,  ya  que  su  intervención  se  realizó 
sobre  la  base  del  cabal  conocimiento  de  la  sucesión  de  hechos  que 
rodearon dicho proceso. 
 
3. A mayor abundamiento y con el fin de conocer los fundamentos de la 
misma, es que ella solicitó formalmente ‐en más de una oportunidad‐ 
que el Secretario General y la Comisión de Régimen le hicieran entrega 
de  los  antecedentes  de  respaldo  para  la  adopción  de  la  decisión  en 
comento, cuestión que hasta la fecha no ocurre. 
 
4. En este contexto, resulta indispensable que a la brevedad se entreguen 
y trasparenten los antecedentes requeridos y se adopten las medidas 
necesarias para garantizar que la convivencia en la Corporación se de en 
un clima de respeto más allá de las legítimas diferencias.   
 
5. Finalmente, nos preguntamos si la reacción del Secretario General del 
Senado hubiera sido la misma si la interpelación hubiera sido realizada 
por un señor Senador.