Está en la página 1de 2

En primer lugar, agradeceros a todos los familiares y amigos, que hayáis venido hoy a

compartir junto a mi hermano y su esposa este día tan especial. A los novios, daros mi
enhorabuena y las gracias también, por compartirlo con nosotros.

Estoy muy feliz de que hoy en día, haya personas que decidan caminar junto a la persona que
aman para toda la vida, cualquiera en mi lugar les diría; ¡Estáis locos, con estos tiempos que
corren!.

Cuando mi hermano me pidió hace unas semanas que dijese unas palabras en el día de su
boda, me sentí verdaderamente honrado y espero estar a la altura del momento. Pero tengo
que confesaros, que no es fácil resumir en unos minutos todo lo que me gustaría transmitiros,
así que seré breve.

(Anécdota personal, como conociste a la novia, un buen recuerdo de tu hermano, el día que te
anunciaron su boda…)

De esta etapa que hoy comienza, sólo está escrita una pequeña introducción, el resto está por
escribir, serán historias de amor, de pena, de alegría… Pero siempre serán vuestras, serán
únicas.

Quiero que recordéis este día siempre que os invada la rutina, siempre que os preguntéis si el
camino que escogisteis era el acertado o el correcto. Recordar este día, os ayudará a poder
entender que la felicidad es momentánea, que no hay un precio para el tiempo. Que la vida,
es una.

Como hermano, te deseo la felicidad de una vida plena junto a tu mujer. Como cuñado, darte
las gracias por pasar a formar parte de nuestra familia y hacer feliz a mi hermano.

Ahora viene el consejo, aprovechad al máximo este día (se pasa volando) y todos los demás
siempre, vivir la vida al máximo y dejadnos pertenecer a ella como hasta ahora, hacednos tíos,
abuelos… primos segundos, etc etc … Y caminar juntos, dejándoos querer cada día más por
todos los que estamos aquí y los que ya se fueron.

También quiero expresar hoy mi admiración por vosotros, por haber llegado a ser amigos, por
convertiros en el confidente y compañero que el otro necesita. Esa, es la única verdad bella y
mágica de dos personas juntas.
Y para terminar, que no querría robarles el protagonismo a los novios, quiero compartir algo
con todos vosotros, alguien a quien pedí consejo un día, me dijo lo siguiente;

El amor de una pareja pasa por ciertas etapas y no todas serán nunca buenas. Pero si en
realidad quieres conservar ese amor para toda la vida, la clave es muy sencilla: “Paciencia y
buena voluntad”

Amar no es mirarse el uno al otro, sino mirar juntos en la misma dirección. Y es por eso que
deseo con todo mi corazón que vuestros actos, estén regidos por la buena voluntad y
encontréis refugio en el apoyo y la comprensión mutua , porque como dijo Platón: “Donde
reina el amor, sobran las leyes”.

Intereses relacionados