Está en la página 1de 10

Variable Grupo Grupo No P valor Análisis

Insomnio insomnio
ESCALA DE EDIMBURGO PARA LA DEPRESIÓN POSTNATAL

Existen diferencias significativas entre la


proporción del grupo de insomnio vs
aquellas que no tuvieron dicho trastorno,
Por lo tanto se ve la inclinación de los
<0-001
Depresión investigadores a dar a entender a los
375(38.9%) 134(22.4%) (test chi
previa lectores como además de la posibilidad
cuadrado)
de generar ansiedad posparto, el
insomnio puede producir otros tipos de
trastornos en mujeres en etapa de
gestación.
El p valor encontrado en la prueba fue
significativo (p<0.001) lo que indica que
existen diferencias significativas entre los
puntajes dados por esta escala de
depresión en pacientes que tuvieron
insomnio versus aquellas mujeres que no
lo padecieron los resultados anteriores
Depresión Q2 (
5.8±4.4 3.3±3 <0.001 sugieren que en efecto aquellas mujeres
semana 32 del
(1.4-10.2) (0.3-6.8) (prueba t) que estuvieron embarazadas para la
embarazo)
semana 32 y que padecían de insomnio
tienen mayor tendencias a sufrir de
depresión postparto ( la bibliografía
indica que puntajes mayores e iguales a
diez pueden generar mayor de
probabilidad que la madre tenga
depresión postparto)
Igual que la prueba anterior, existen
diferencias significativas entre las medias
encontradas en cada grupo, detallando
los puntajes más altos del test se
Depresión Q3
presentó en mujeres que presentan
( 8 semanas 5.1±4.4 3.5±3.3 <0.001
cuadros de insomnio, por lo tanto,
después de (0.7-9.5) (0.2-6.8) (prueba t)
después de las 8 semanas del parto las
parto)
madres pueden que padecen insomnio
tienen más probabilidad de desarrollar
depresión que aquellas que no tienen
este trastorno.
Lista de comprobación de los síntomas de Hopkins
La prueba estadística aplicada sugiere
una diferencia entre las medias
encontradas en los dos grupos, donde
nuevamente las mujeres con problemas
Ansiedad SCL-
en la calidad de sueño presentan mayor
A(Q2-Semana 13.3±3.3 11.8±2.1 <0.001
puntajes en la prueba de ansiedad,
32 del (10-16.6) (9.7-13.9) (prueba t)
aunque la prueba indica que puntajes por
embarazo)
encima de 18 indican ansiedad en la
personas, las mujeres con insomnio
están propensas a sufrir de este tipo de
trastorno en la conducta
Existen diferencias entre los puntajes del
cuestionario de ansiedad aplicado a
mujeres después de 8 semanas entre los
Ansiedad SCL-
distintos grupos, encontrando unos altos
A (Q3- 8
12.4±2.9 11.3±1.8 <0.001 valores en mujeres que sufrían de
semanas
(9.5-15.3) (9.5-13.1) (prueba t) insomnio durante su etapa de gestación,
después del
por lo tanto, se afirma la idea central de
Parto)
los investigadores de que este trastorno
puede generar en la mujer ansiedad post
parto.
Trastornos de ansiedad con la prueba MINI-INTERNACIONAL
El valor p es significativo en el análisis, lo
que indica que existen diferencias
significativas entre las proporciones de
mujeres que tuvieron insomnio y las que
no, lo que indica que las que en efecto
≥ 𝟏 Más de una sufrían dificultades en la conciliación del
categoría de sueño poseían al menos una categoría
0.002(test chi
ansiedad (Q2- 119(12.3%) 44(7.4%) de ansiedad presentada en la prueba (:
cuadrado)
32 semanas de trastorno de ansiedad generalizada
embarazo) (TAG), trastorno de pánico,
agorafobia, fobia específica, fobia
social, trastorno obsesivo-compulsivo
(OCD), y trastorno de estrés post-
traumático) con respecto a las que no
padecían de insomnio.
≥ 𝟏 Más de una 117(12.1%) 40(6.7%) 0.001(test chi Nuevamente existen diferencias
categoría de cuadrado) significativas entre las proporciones de
ansiedad (Q3- mujeres que sufrían de insomnio contra
8 semanas las que no padecían, esto da a entender
después del que una vez pasada 8 semanas de parto,
parto) las mujeres que padecían de insomnio
sufrían de al menos una categoría de
ansiedad mencionadas anteriormente,
esto reafirma el interés de los
investigadores de asociar dicho trastorno
del sueño con la ansiedad
postparto(PPA)
Medidas reproductivas (cuestionario de esperanza de entrega/experiencia de Wijma)
El p valor indica que en efecto existen
diferencias significativas entre ambos
grupos, donde las mujeres que estaban
en la semana 32 del embarazo y sufrían
de insomnio son más propensas a sufrir
Miedo al parto 59±20.3 53.4±17.9 <0.001
miedo en el momento del parto que
(Q2) (38.7-79.3) (35.5-71.3) (prueba t)
aquellas que no sufren de esta condición,
esto por ende puede generar ansiedad al
momento de dar a luz y es lógico con lo
que se quiere contrastar en el presente
artículo.
Factores sociales , psicológicos, reproductivos o biológicos
El valor p en el chi cuadrado indica que
no existen diferencias significativas entre
las proporciones encontradas, lo que
indica que tener un nivel educativo
Nivel educativo 0.282(test chi determinado (en este caso superior a 12
653(67.7%) 421(70.4%)
(>12 años) cuadrado) años) no tiene relación con la
conciliación o no del sueño en las
mujeres embarazadas, siendo este un
factor poco significativo para el presente
artículo.
No existen diferencias significativas entre
las medias arrojadas para la edad de la
Edad de la 31.2±4.6 31.3±4.7 0.651
madre, lo que indica que esta no tienen
madre (26.6-35.8) (26.4-35) (prueba t)
ninguna asociación o relación en poseer
o no insomnio
La prueba anterior nos indica que en
efecto existe una asociación entre sufrir o
no insomnio con los niveles de estrés
obtenidos por la mujer en estado de
Factores de
1.8±2.8 1.2±2.1 <0.001 embarazo, lo que indica que mujeres que
estrés durante
(-1-4.6) (-0.9-3.3) (prueba t) estuvieron expuestas a factores de
el último año
estrés durante los últimos años padecen
de insomnio, y esto obviamente puede
repercutir en los niveles de ansiedad de
estas.
La prueba estadística no encontró
diferencias significativas entre las
0.201 proporciones de mujeres que tuvieron
multíparas 503(52.1%) 291(48.7%) (prueba chi más de un parto, lo que indica que sufrir
cuadrada) o no de insomnio no está relacionado o
asociado con el hecho de haber parido
más de una vez.
La prueba t nos indica que, si existen
diferencias entre las medias de los
grupos evaluados, en donde las mujeres
que presentan insomnio son más
Descontentos 15.4±5.1 13.9±4.4 <0.001 propensas a tener descontento en la
en la relación (10.3-20.5) (9.5-18.3) (prueba t) relación marital, cabe aclarar que, a
(Escala de mayor puntaje descontento en la
Satisfacción relación, esta condición puede incidir en
Marital de los resultados de ansiedad vistos
Mehrabian) anteriormente.
El valor p encontrado sugiere que existe
una diferencia significativa entre la baja
autoestima de ambos grupos, lo que
indica que sufrir o no de insomnio tiene
<0.001
ninguna relación o asociación con tener
Baja 112(11.6%) 35(5.9%) (prueba chi
baja autoestima, este resultado es
autoestima cuadrado)
esperado debido a que si la mujer posee
sintomatología de depresión puede tener
indicios de una baja autoestima o aprecio
a si misma
La prueba p es mayor al valor de
0.063(prueba
Planeación del significancia del estudio (0.05) lo que
806(83.5%) 521(87.7%) chi
embarazo indica que en efecto no existe una
cuadrado)
diferencia significativa en las
proporciones de mujeres que aseguran
que su embarazo sea planeado, lo que
indica que esto no puede ser
considerado como un factor que incide
en la presencia o no de este trastorno del
sueño
El resultado nos indica una diferencia
entre las proporciones encontradas,
donde las personas que fueron forzadas
Actividad de a tener actos sexuales, sufren de
abuso sexual insomnio en comparación con las que no
0.002(prueba
forzada lo desarrollan, lo que indica que este
185(19.2%) 77(12.9%) chi
factor puede estar asociado o
cuadrado)
correlacionado con otros ya vistos tales
como la baja autoestima y la
insatisfacción en la relación marital, y
esto está de acorde a los resultados
anteriormente encontrado en el análisis.
El valor de significancia anterior sugiere
Disforia que existe una diferencia entre la
premenstrual proporción de mujeres que tuvieron o no
(síntomas de insomnio con padecer de disforia
depresión premenstrual encontrando un mayor
graves, número de porcentajes en aquellas que
irritabilidad y <0.001(chi tuvieron cuadros de ausencia de sueño,
251(26%) 92(15.4%)
tensión antes cuadrado) esto va relacionado con los resultados
de la anteriormente que nos indican que
menstruación.) distintos cuadros de depresión, ansiedad
o trastornos psicológicos son en su
mayoría presentes en mujeres en estado
de gestación que alegaron tener
insomnio.
0.975(prueba
Cesárea de 87(9%) 55(9.2%) chi
emergencia No existen diferencias entre las
cuadrado) proporciones en cuanto a las variables
53(5.5%) 26(4.3%) 0.376(prueba en cuestión , lo que nos indica que no
Elección de chi hay una relación en padecer insomnio y
Cesárea cuadrado) realizarse o elegir una cesárea de
emergencia e incluso amamantar al
bebe en momentos posteriores del
Lactancia 844(87.5%) 543(90.8%) estudio

Los resultados que se generaron en la anterior tabla dan una noción de las conclusiones
a los que los investigadores llegaron en el estudio, donde estos encontraron como
mujeres embarazas que presentaban insomnio son más propensas a sufrir trastornos
tales como la depresión, ansiedad, miedo al parto, además de ello se analizó como esta
condición de insomnio en mujeres embarazadas están relacionadas con actos de abuso
sexual forzada y problemas maritales en cuanto a la satisfacción de la convivencia con
el esposo, esto desencadena según el estudio en el efecto principal de la ansiedad
posparto, dado ello , se refleja como los investigadores parten de este hecho para
asociar el insomnio con el PPA y de esta manera demostrarlo con las técnicas de
regresión múltiple y logística.
EL modelo 1 se caracteriza por tomar la medida de insomnio como variable continua
(Escala de insomnio de Bergen) y la inclusión de algunas medidas de depresión y
factores sociodemográficos de la madre, en cambio difiere del modelo 2 únicamente
en la inclusión de la medida de insomnio como variable dicotómica (1 si tiene
insomnio, 0 en caso contrario) conservando las mismas variables.
Realizando una comparación entre los dos modelos se puede observar como el
insomnio dicotomizado es más significativo en el modelo que en la escala continua,
además de ello se puede ver como las variables que tienen que ver con factores
como la depresión y la ansiedad (según los distintos test utilizados) aportan a la
explicación de la variabilidad de la variable respuesta, en este caso el de la ansiedad
posparto.
En cuanto al resto de las variables, aquellas que eran significativas en el grupo de
comparación lo siguen siendo en ambos modelos tales como factor de estrés,
insatisfacción en la relación (relationship dissatisfaction, y actividad sexual previa
forzada (previous forced sexual activity), por esta razón los investigadores asociaron
tener o tener insomnio con la presencia de estos factores, siendo el modelo 2 el que
mejor tiene coherencia con el objetivo central del artículo.
Los autores del presente taller consideran que el insomnio en escala continua tal
vez no aporto significativamente al modelo 1 debido a la alta variabilidad en las
posibles respuestas de las mujeres que tomaron dicho cuestionario y al sesgo
producido por este al momento de ser respondido.
Otras variables que eran significativas en el grupo de comparación no lo son en
ambos modelos tales como miedo al parto (fear of childbirth), disforia premenstrual
(premenstrual dysphoria), baja autoestima o confianza (low social support),
pensamos que estas variables pueden estar asociadas e incluidas en los test
realizados en cada una de las tres etapas del cuestionario, y su presencia seria
redundante para el modelo, de igual manera hay otras variables que no aportan
nada a los dos modelos (p valores muy por encima del nivel de significancia
establecido) y tampoco al ser comparados en los grupos de presencia o ausencia
de insomnio, pero independiente de ello los investigadores deciden dejarlos
incluidos por ser variables confusoras, esto puede ocasionar que los modelos 1 y 2
en verdad no tengan una bondad de ajuste adecuada para explicar la variable
respuesta y no tenga potencial para realizar predicciones dados unas condiciones
en las variables, este hecho no es mencionado en ningún momento en el artículo,
en el cual solo resaltan aquellas variables que son importantes pero en ningún
momento pretenden realizan una exclusión de variables no significativas, esto
ocasiona una duda respecto al hecho de medir la asociación entre el insomnio y la
ansiedad posparto.

Considera que la discusión de los resultados y las conclusiones son apropiadas de


acuerdo con la metodología planteada. Justifique su respuesta (Puntaje máximo 0.5)

El objetivo central del presente artículo era determinar que el insomnio es un


factor significativo para el desarrollo de la ansiedad posparto, en donde en efecto
resulto que la prevalencia de dicho estudio fue del 10%, pero lo que tal vez pueda
confundir a los lectores es que durante el análisis se utilizaron instrumentos para
la medición de muchas variables, y a pesar que el estudio demostró como en
efecto el insomnio está asociado con factores de ansiedad antes y después del
embarazo, reflejo también como factores de depresión, abuso sexual forzado y
otras pueden ocasionar también ansiedad en las mujeres que dan luz después
de 8 semanas, aparte de esto nunca mencionan como miden la ansiedad
posparto, utilizan diversos instrumentos para poder deducirlas y esto
acompañado de una muestra no controlada por los investigadores hacen pensar
que los resultados dados no sean de todo confiable, esto los autores lo
compensan en compararlos con otros estudios de otros países para un mayor
peso y confianza en los resultados. A pesar de ello se vio claramente como el
grupo de las mujeres con insomnio tiene diferencias significativas en cuanto a
algunas variables con aquellas que no padecen dicho trastorno, entre ellos
factores de ansiedad que es al fin y al cabo lo fundamental del estudio.

Otro elemento que es de mencionar, son los instrumentos utilizados en las


distintas semanas del embarazo, algunos de ellos carecían de validación y otros
fueron modificados por cuestión de estudio, esto puede hacer que haya sesgo
en la información obtenida y por ende conclusiones erróneas, por eso hablan de
heterogeneidad en los instrumentos de medición, pero al ser comparados con
otros estudios presentaron similitudes en algunos resultados lo que para los
investigadores fue suficiente para confiar en las conclusiones obtenidas .

Los resultados finales respecto al efecto estudiado demostraron que en efecto


los niveles de ansiedad subieron más después del parto que durante el
embarazo (2.5 % a 4.2%), a ellos los investigadores plantean una hipótesis
totalmente lógica que es el aumento de hormonas durante esta etapa de la
gestación, por ello sería lógico que lo hubiesen incluido esta variable en el
estudio para dar una mayor solidez en las conclusiones.

En términos generales, los autores del presente artículo detallaron con distintas
técnicas estadísticas que en efecto el insomnio puede ser una causa de la
ansiedad posparto , y realizar un estudio de cohorte fue fundamental para el
seguimiento de aquellas mujeres en etapa de gestación que presentaban dicha
condición, debido a que de esta manera realizaron comparaciones entre los 2
grupos en que decidieron conformar la muestra resultante, además medir la
asociación entre las variables de medición con presentar o no insomnio fue
significativa para esclarecer el rumbo de la investigación y de las conclusiones
presentadas, aunque nos parece que debieron profundizar en el modelo de
regresión múltiple que realizaron debido a la presencia de variables que no
deberían ser tenidas en cuenta en el estudio pero sin embargo los incluyeron lo
que tal vez no le dé un peso como merece a esa técnica estadística.

TAMAÑO DE LA MUESTRA

¿Dispusieron los autores de un número suficiente de personas para investigar la


principal pregunta de estudio? Realicen el cálculo del tamaño de muestra requerido y
compare con el presentan los investigadores en el artículo. Señale implicaciones
estadísticas que tiene la diferencia observada (Puntaje máximo 0.9)

Los autores al inicio de la investigación con una población inicial de 6244 mujeres en
etapas de gestación, que a medida del inicio del estudio fueron excluidas hasta llegar a
una población estándar de n=4662, estos contaban con todas ellas para aplicar el
cuestionario de estudio durante las semanas de embarazo 17 y 32, y después de 8
semanas después del parto. Pero Por distintos motivos (no regresaron en la siguiente
etapa del cuestionario, fueron retiradas del programa o decidieron no asistir más al
estudio) quedaron con una muestra de n=1563.

A continuación, se realizarán técnicas de muestreo para estimar el número de mujeres


que el estudio debería haber incluido:

Para estimar dicho tamaño muestral se realizará con la fórmula de una


proporción que posee la siguiente estructura:
Con valores
N=4662 (tamaño de la población inicial del estudio)
p=probabilidad de que ocurra el evento estudiado
En este caso sería ideal que el estudio tuviese igual proporción en cuanto al
grupo de mujeres que poseen insomnio con las que no por ende p=0.5
q=0,5
Z=1,96 (para un 95% de nivel de confianza)
d=0.02

4662. (1,962 )(0,5)2


𝑛= = 1585,0271
(0,02)2 . (4662 − 1) + (1,96)2 . (0,5)2

Detallamos que existe una diferencia entre la muestra calculada con la utilizada
con el estudio, solamente 22 mujeres debieron incluirse en el estudio
adicionalmente , pero el problema del presente artículo resulta que no se
realizaron ninguna técnica probabilística de muestreo ( más bien fue por
conveniencia ) y esto puede ocasionar sesgos al momento de interpretar los
resultados del estudio debido a la ausencia de la aleatoriedad al momento de
seleccionar a los participantes, además al conocer que faltan más personas en
el estudio podemos hablar de una perdida de información que puede haber
repercutido en la toma de decisiones de los autores. Además de ello está la
representatividad de la muestra , ya que en la muestra hallada en la anterior
formula podemos aplicar alguna técnica estadística (muestreo aleatorio simple,
sistemático, etc ) que pudiese representar a la población en general, pero en el
estudio al no seleccionar la muestra por métodos probabilísticos incurren en un
error en cuanto a incluir a los distintos elementos de la cohorte observada, por
ejemplo los investigadores mencionar que en la muestra se descartó a las
mujeres en gestación solteras y extranjeras, lo que deriva en pequeñas
imprecisiones al momento de tratar de generalizar los resultados que los autores
encontraron.
Para el cálculo del tamaño de la muestra, se realizará tomando en cuenta que
el presente estudio es de cohorte, por lo tanto, por tal motivo se implementará la
estructura:

Donde P1 y P2 representan la proporción previa de estudios anteriores de


expuestos y No expuestos respectivamente, Z el nivel de confianza utilizado (en
este caso será del 95%) y epsilón la precisión en el tamaño de muestra. Dicha
fórmula se utiliza cuando se quiere estimar el riesgo relativo de cierta
enfermedad, en este caso deseamos determinar la asociación entre el insomnio
y la ansiedad posparto.

Para efecto del estudio los investigadores mencionan prevalencia de estudios


anteriores con respecto a los expuestos, donde dichos valores van desde 3%
hasta un 60%. Como P1 representa la probabilidad de que las mujeres
embarazadas tengan ansiedad posparto padeciendo insomnio le daremos un
valor de prevalencia de 40% (Este valor no es aportado en la investigación,
debido a que solo utilizan intervalos para denotar la prevalencia de estudio
realizados anteriormente) debido a que estudios anteriores a este consideran
que esta es un factor de alto riesgo para padecer dicha enfermedad o trastorno.
Para el caso de los no expuestos con ansiedad colocaremos un P2= 20% debido
a que existen ciertos factores no controlables que pueden incidir en tener
ansiedad posparto. En cuanto a la precisión de la muestra se trabajará con un
10% de error en la precisión del tamaño de la muestra (la explicación del por qué
dicha elección se explicará una vez conocido los resultados)

1 − 0.4 1 − 0.2
(1,96)2 . [(
𝑛= 0.4 ) + ( 0.2 )] = 1903.31
𝑙𝑚2 (1 − 0,1)

Por ende, el tamaño muestral escogido para dicho estudio de cohortes es de


1904. El resultado obtenido anteriormente, difiere en la muestra total obtenida
por los investigadores, cabe aclarar que dicha muestra no fue escogida por estos
sino fue producto de retiros voluntarios durante el transcurso de los
cuestionarios. Por lo tanto al no ser una muestra controlada podemos hablar de
un sesgo en la misma muestra , debido a que no asegura la representación total
de los distintos individuos que caracterizaban a la población estudiada ( los
mismos autores dan evidencia de su error), además se puede ver que existe una
diferencia de casi 350 personas que debían ser adicionadas al estudio, y esto
repercute en perdida de información que muy posiblemente podrían o reforzar
las conclusiones obtenidas o refutar, esto puede ser uno de los errores que
pudieron haber cometido los autores del presente artículo, no realizar
estimaciones del tamaño de muestra ideal