Está en la página 1de 5

Conclusiones

Los espacios educativos deben responder a las características, ritmos y necesidades de los
estudiantes y de los profesores en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
Este artículo realiza una observación crítica a los espacios y aspectos locativos de la
universidad del área andina, permitiendo que puedan tener conocimiento de la percepción
del estudiante y realicen un análisis de todos los espacios utilizados para el desarrollo de las
actividades educativas garantizando ambientes de aprendizaje significativos, agradables y
cómodos.
El aula es un lugar de encuentro y de relación social, es por esto que los estudiantes deben
sentirse bien y estar a gusto. Sería ideal que las aulas se pudieran adaptar al uso o situación
que se requiera.

Contenido
El espacio, sus características físicas, expresivas y simbólicas, poseen una dimensión que
influye y regula el comportamiento de los estudiantes. Se deben considerar los aspectos
locativos como recursos educativos y aspectos básicos de la calidad y la organización de la
universidad.
Lewin (1951), sostiene la idea de que el comportamiento del individuo depende tanto de
sus propias características como de las del ambiente. De acuerdo con esto, podemos decir
que existen una serie de factores ambientales que influyen de manera directa en el ambiente
psicológico una persona.
La influencia del ambiente es decisiva no sólo por sus características objetivas, sino
también por cómo son representadas en la mente de las personas. El ambiente psicológico
es aquel que cada individuo percibe de manera diferente y que está íntimamente ligado a su
personalidad. De esta manera podemos decir que un ambiente físico puede tener en cada
persona repercusiones muy diferentes, ya que entran en juego las características, las
expectativas, las fantasías y las emociones individuales. Por lo tanto los aspectos locativos
influyen de diferente manera en los estudiantes, que vienen de contextos sociales y
culturales distintos, teniendo en cuenta también su respectivo ambiente psicológico.
Si tomamos esto como ejemplo en los salones de clase de la universidad, todas las
características de estos influyen directamente en el estudiante, ya que de acuerdo a sus
condiciones se puede ver comprometida su comodidad, las posibilidades de movimiento y
la concepción de los espacios e incluso de la misma universidad.
El aula representa unos de los espacios más valiosos para el aprendizaje y es una variable
que se debe tener en cuenta para el desarrollo y gestión de la actividad académica.

Deben ser espacios amplios ya sea para trabajar en grupo o para trabajo individual. Los
estudiantes deben hacer de ese espacio de educación, su espacio, por lo tanto los espacios
deberían ser un reflejo de la institución, de quienes la utilizan cada día y de las actividades
que desarrollan.

En este punto el mobiliario es otro aspecto fundamental pues, si es acertado, ayuda a


organizar y a dar dinamismo al aula. Debe ser elegido adecuadamente para la edad y las
actividades propias de cada curso. No solo por cuestiones de salud (posición de la espalda,
comodidad del asiento), también por comodidad para que se puedan adaptar a cada
actividad.

El profesor debe poder desarrollar su actividad en un entorno y mobiliario adecuado.

La iluminación y los materiales, así como las texturas y los colores juegan un papel
fundamental en el desarrollo de las actividades académicas. La luz artificial siempre debe
estar dispuesta de forma tal que se pueda visualizar bien, evitando la obstrucción de la
actividad educativa.

Lo anterior requiere ciertas inversiones importantes, que no se pueden afrontar de


inmediato, pero que si se pueden realizar progresivamente.

Cuando se habla de calidad en la Universidad se debe tener en cuenta que los espacios
físicos y aspectos locativos también son un factor de análisis, no podemos referirnos
únicamente a los programas de formación, a los profesores o a la organización. También se
debe deben tener en cuenta todos los espacios en los que se desarrollan actividades
cotidianas de cada estudiante. Esto reafirma la importancia de los espacios y la relación de
éstos en las interacciones del estudiante y su influencia en los procesos de aprendizaje.
El análisis demuestra que los estudiantes se muestran descontentos por ciertos aspectos
locativos que deberían estar dispuestos correctamente, ya que contribuyen de manera
significativa a las condiciones que se requieren para mantener la atención y concentración
en los momentos en los que se desarrollan la clases, es decir, contar con espacios
adecuados, ventilación e iluminación en las aulas y en el resto de espacios, así como que la
acústica permita desarrollar las clases de forma adecuada y así lograr que éstos no sean
aspectos que afecten el rendimiento académico .
Palabras claves. Ambiente, aprendizaje, aula, calidad de la educación.
Cols, C. (2010): Organizar y vivir los espacios escolares. In-Fan-Cia 120. Revista de la
Asociación de maestros Rosa Sensat. Marzo-Abril.

Demenech, J. y Viñas, J. (1997): La organización del espacio y del tiempo en el centro


educativo. Barcelona. Editorial Grao.

Lewin, K.(1976): El niño y su ambiente. Buenos Aires. Paidos.

Loughlin, C. E. y Suina, J.H (1987): El ambiente de aprendizaje: Diseño y Organización


.Madrid. Morata

Tonon, Graciela (2005) UN LUGAR EN EL MUNDO: la universidad como espacio de


integración social para los/as estudiantes, Hologramática,Año II Nº3,

Campos Calvo-Sotelo, P. (2009). La educación, un hecho espacial: el “campus didáctico”


como arquitectura para el Espacio Europeo de Educación Superior. La cuestión
Universitaria.

Casariego Ramírez, J. y et al. (1989). Universidad y Ciudad: La Construcción del Espacio


Universitario. Las Palmas de Gran Canaria: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Domenech, J., Viñas, J. (1997). La organización del espacio y del tiempo en el centro
educativo. Barcelona: Grao.

Macías, M., García Navarro, J. (2010). Metodología y herramienta verde para la evaluación
de la sostenibilidad de los edificios. Informes de la Construcción, vol 62, 517, 87-100.
RESUMEN
RESUMEN En este Trabajo Fin de Grado (TFG) que lleva como título "La importancia de
los espacios escolares en la enseñanza-aprendizaje de los alumnos", se persigue mostrar la
adquisición de aprendizajes recibidos durante el Grado de Educación Primaria, y más
concretamente, en los periodos de prácticas, reflexionando impetuosamente sobre ellos. A
lo largo de este trabajo conoceremos la importancia de otorgar a los espacios que utilizamos
en el día a día, carácter educativo. Reconoceremos el espacio como recurso pedagógico,
analizando la concepción de este término desde la perspectiva de varios autores. En
Educación Primaria, todo espacio tiene carácter educativo y es importante que el docente
no coarte las posibilidades de aprendizaje que pueden surgir a partir de ellos, ya que el uso
de espacios menos tradicionales conlleva ciertamente una amplia visión de muchos otros
campos que formarán en el alumno una personalidad más preparada para la sociedad.
Además de lo expuesto, realizaré una revisión crítica tanto de las practicas como de mi
intervención autónoma dentro de ellas, llevándome a realizar análisis y diseño de
intervención educativa, poniendo de manifiesto los logros o dificultades que en ella se
refleja, así como las posibles mejoras para hacer los espacios verdaderas fuentes de
enriquecimiento, promotores de aprendizajes significativo, de trabajo cooperativo, de
cultivo de inteligencia, desarrollo creativo, posibilitando una gama de aprendizajes que
abrirán la conciencia del alumno con una mirada más crítica y abierta a la sociedad