Está en la página 1de 8

TIPOS DE MANTENIMEINTO

El mantenimiento de una máquina (coche) se puede hacer de varias


maneras y existen 3 métodos genéricos de realizarlo:

MANTENIMIENTO CORRECTIVO (CAMBIAR CUANDO ROMPE).


El mantenimiento preventivo automotriz consiste en una serie de revisiones
que se realizan en un tiempo determinado para disminuir las probabilidades
de fallas o desgastes que merecen una costosa reparación del vehículo.

Si necesita visitar un taller especializado en la mejora de la mecánica y el


mantenimiento preventivo del automóvil, no dude en concertar una cita
con nosotros.

El mantenimiento preventivo del automóvil debe ser atendido:


 Cambie el aceite del motor: cada tres meses o cada 5.000 kilómetros.
 Cambiar el filtro de aceite: cada 5.000 kilómetros.
 Cambie el filtro de aire cada dos meses como parte del ajuste
principal.
 Presión de los neumáticos: Llene los neumáticos a la presión indicada,
gire los neumáticos la primera vez a 15.000 kilómetros, y luego cada
10.000 kilómetros.
 Comprobar los amortiguadores: es necesario comprobar si están
desgastados o si tienen fugas, en cuyo caso deben ser sustituidos,
siempre de dos en dos.
 Revise el anticongelante: es importante revisarlo semanalmente.
 Compruebe la batería cada vez que cambie el aceite.
 Compruebe los faros: inspeccione los faros, las guías y las direcciones.
 Compruebe el aceite de la dirección hidráulica: al menos una vez al
mes, y llénelo cuando se baña el nivel. La bomba y las mangueras
también deben ser revisadas por si hay fugas.
 Compruebe el líquido de frenos: una vez al mes para comprobar si
hay fugas.
Aunque muchas revisiones y cambios de piezas tienden a tener un tiempo
similar, hay particularidades de cada marca y modelo. Por esta razón,
siempre recomienda revisar el manual de su vehículo y las recomendaciones
hechas por el fabricante antes de realizar el mantenimiento preventivo del
automóvil.

Ventajas: no requiere tiempo de dedicación para mantenimiento.


Desventajas: cada vez que se rompe lago, coche la taller. A veces la rotura
de una pieza implica el daño en otras muchas.

MANTENIMIENTO PREVENTIVO (CAMBIAR A INTERVALOS).


El mantenimiento preventivo automotriz consta de una serie de revisiones
que se efectúan en un tiempo determinado para disminuir las
probabilidades de fallas o desgastes que amerite una reparación costosa
del vehículo.

En el mantenimiento preventivo automotriz se debe atender:


 Cambiar el aceite de motor: cada tres meses o 5.000 kilómetros.
 Cambiar el filtro de aceite: cada 5.000 kilómetros.
 Cambiar el filtro de aire, realizarlo cada dos meses, como parte de la
afinación mayor.
 Presión de las llantas: llenarlas a la presión indicada, rotar los
neumáticos la primera vez a los 15.000 kilómetros, y después cada
10.000 kilómetros.
 Revisar de los amortiguadores: es necesario verificar si están gastados
o presentan fugas, en cuyo caso deben cambiarse, siempre en pares.
 Revisar el anticongelante: es importante checarlo semanalmente.
 Revisar la batería cada vez que se cambie el aceite.
 Revisar los faros: hacer una inspección de los focos de cabina, guías,
y direccionales.
 Revisar el líquido de dirección hidráulica: al menos una vez al mes, y
llenarlo cuanto su nivel esté baño. También debe revisarse la bomba
y mangueras, en caso de que hayan fugas.
 Revisar el líquido de los frenos: una vez al mes para detectar si existen
fugas.
A pesar de que muchas revisiones y cambios de piezas tienden a tener un
tiempo similar, hay particularidades de cada marca, y modelo. Por lo
que siempre recomendamos checar el manual de su vehículo y las
recomendaciones que hace el fabricante antes de hacer el mantenimiento
preventivo automotriz.

¿Cuál es el mantenimiento preventivo automotriz a los seis meses?


 Aceite y filtro del motor
 Bandas y correas
 Batería
 Escape
 Líquido de la dirección hidráulica
 Líquido de la transmisión automática
 Lubricación del chasis
 Luces
 Luces de encendido del motor
 Mangueras
Cuando el vehículo ha recorrido más de 9.000 kilómetros se incluye en
el mantenimiento preventivo automotriz: los frenos, la lubricación del chasis,
el refrigerante, las bujías y el filtro de gasolina a los demás chequeos
mencionados previamente.

Siempre es conveniente conseguir en ventas de repuestos lo mejor


en refacciones, desde balatas para autos, bomba de frenos, cilindro
maestro, clutch para autos, frenos de disco, mazas para automóvil, sensores
de velocidad, flechas homocinéticas, etc.

Ventajas: reduce el tiempo de inmovilizado del coche y las visitas al taller.


Desventajas: es el más caro de todos los métodos.

MANTENIMIENTO PREDICTIVO (CAMBIAR CUANDO SE DESGASTA).


Es valorar es estado de desgaste de una pieza y cambiarla antes de que
rompa. Se aplica a elementos en los que se puede ver o determinar el
estado de desgaste, ejemplo: plaquetas y discos de freno.

La mayor parte del mantenimiento puede ser realizado por el mismo


propietario si éste dispone de los medios y herramientas adecuadas. Será
capaz de realizar comprobaciones tales como la revisión de la presión de
los neumáticos (que debe realizarse mensualmente), observar el nivel del
líquido de frenos, o verificar si el sistema de alumbrado del vehículo funciona
correctamente.
Sin embargo, hay apartados del mantenimiento que requieren el uso de
mano de obra especializada, por lo que puede ser necesario acudir a un
taller especializado, y no se debe escatimar a la hora de escogerlo ni optar
por materiales de inferior calidad para abaratar el precio de la reparación.
Hay que recordar que un buen mantenimiento puede salvar no sólo la vida
del coche, sino también la de su propio conductor y su familia – en muchos
casos –, así como la de otros conductores que circulen por la carretera.

No obstante, el mantenimiento del vehículo está a la altura, sin lugar a


dudas, de otras precauciones que hay que adoptar cuando nos ponemos
al volante, como no consumir alcohol ni drogas o prescindir de la
conducción cuando nos sentimos fatigados, pues un coche bien engrasado
y puesto a punto podrá responder de manera muy insatisfactoria sí,
desgraciadamente, el conductor del mismo no está en plenas facultades y
por ello provoca un accidente o siniestro.

Ventajas: Reduce el coste de mantenimiento y las visitas al taller.


Desventajas: hay que conocer cómo medir el estado de uso de las piezas.
Tras esta introducción, vamos a ver que tipo de mantenimiento se aplica a
los siguientes partes del coche según Peugeot y mis cambios propuestos en
azul, como véis se trata de mover operaciones de mantenimiento de
Correctivo y Preventivo a Predictivo, reduciéndo el coste de mantenimiento:

Piezas con M. Correctivo (arreglar cuando se rompe)


- Alternador -> se puede medir y oír el ruido de sus rodamientos y cambiar
antes de que rompa.
- Embrague
- Batería -> es preferible medirla y cambiarla antes de que rompa.
- Inyección
- Bomba de agua
- Lámparas
Piezas con M. Preventivo (cambiar en intervalos)
- Correa distribución -> elemento de duración superior a los 300.000 Km. No
cambiar.
- Corrrea accesorios -> comprobar el estado y observar el indicador del
tensor y cambiar cuando llegue al mínimo.
- Líquido de frenos -> medir su aislamiento, cambiar si la medición da menos
de 20 MOhm.
- Aceite y filtro.
- Líquido refrigerante. -> congelar una muestra para verificar su eficacia,
cambiar sólo en caso de ineficacia.
- Filtro aire y polen.

Piezas con M. Predictivo (cambiar cuando se ve desgaste)


- Plaquetas y discos de freno
- Neumáticos

Filtro de aire

Hace tiempo ya comentamos la importancia de cambiar el filtro del aire, en especial


en los cambios de estación temporal. Es una parte importante del motor, pues está
en juego si la suciedad entra dentro o no. Hay un dato que es crucial. Debemos
tener en cuenta en qué entorno nos movemos con el coche, es decir, no es lo
mismo circular por la ciudad que por el campo, por lo que la contaminación del
aire o el polvo de la tierra, son factores directamente influyentes en la vida útil del
filtro.

Es capaz de canalizar hasta 540.000 litros de aire por hora, por lo que su
mantenimiento tiene que ser ejemplar. Generalmente, se recomienda
cambiarlo cada dos revisiones, pero deberemos tener en cuenta estos aspectos
si queremos que funcione correctamente. Lo más aconsejable, es que cada vez que
se haga una revisión, comprobar el estado del filtro y ver que todas las fibras están
en perfecto estado, y no están cubiertas por ningún tipo de suciedad que las dejen
como si fuesen lijas.

Filtro de aceite

El filtro de aceite es el que recoge las impurezas que circulan por las entrañas
del motor. Es el encargado de mantenerlo limpio, así como evitar que cualquier
viruta metálica que pueda dañar los materiales internos del motor. Si dicho filtro está
en mal estado, estos elementos están circulando por el motor, la mecánica reducirá
sus prestaciones y podrá sufrir otros síntomas como un mayor gasto de combustible
o la reducción de su vida útil.

Normalmente, hay muchos propietarios que deciden alargar el cambio de aceite,


esperando un par de miles de kilómetros más. Ya sabemos que los lectores del
portal de noticias de coches.com no cometen ese tipo de errores, aun así, es
necesario incidir en la importancia del cambio del filtro de aceite en su debido
momento. Lo mejor es cambiarlo cada vez que se sustituye el aceite del motor,
ya que es un componente muy barato y nos puede ahorrar más de un disgusto.

Filtro de combustible
El filtro de combustible es el que se interpone entre el depósito de combustible y
las rampas de inyección alojadas en el motor. Su trabajo es retener las impurezas
derivadas de los combustibles, para que no interfieran en el flujo del combustible.

En muchas ocasiones, el vehículo puede funcionar mal debido a las influencias del
mal estado del filtro. Puede incurrir en pérdidas de gasolina, así como un mayor
consumo de combustible. Sin embargo, en el caso de los vehículos diésel, el
filtro tiene una importancia mayor, ya que alberga la humedad que genera este tipo
de combustible, por lo que su vida útil es menor.

Se suele recomendar un cambio del filtro de gasolina cada 60.000 kilómetros,


aunque nosotros recomendamos hacerlo antes, sobre los 40.000 kilómetros. Por
el contrario, en el caso de los diésel, sería aconsejable sustituirlo cada 30.000
kilómetros por los daños prematuros que pueda generar la humedad.

Los otros fluidos del automóvil

Decirles que el aceite es el fluido más importante a estas alturas seria descubrir
que el agua moja, y tal vez decirles que nunca deben descuidar el cambio junto con
el filtro seria desgastante. Pero no está de más recordarles la importancia de
los fluidos en el automóvil.
Hoy le daremos un mayor protagonismo a los otros fluidos que debemos tener
muy en cuenta cuando tenemos un automóvil. Al igual que el aceite del motor
necesitan revisiones periódicas y sustitución.
Aceite para transmisiones

Al igual que el aceite para motor lubrica, refrigera y protege de la corrosión, también
tiene aditivos que mejoran las condiciones de trabajo.
Existen algunos modelos de cajas de cambios o diferenciales en los que no es
necesario cambiar el aceite durante toda la vida del vehículo, pero sin embargo en
otras existen unos intervalos de sustitución (tanto del aceite como del filtro) que
suelen oscilar entre los 90.000 y 180.000 kilómetros.
En caso de que el auto sea automático o de tracción total, es importante verificar
los intervalos de mantenimiento del aceite de la caja de cambios o de los
diferenciales de la transmisión en el manual de servicio. No olvide siempre utilizar
el aceite con las especificaciones recomendadas por el fabricante.

Refrigerante o anticongelante

El refrigerante o anticongelante es el fluido encargado de mantener la temperatura


del motor en las condiciones ideales de funcionamiento. Se encarga de evitar que
la temperatura suba hasta recalentarse o que el líquido llegue a congelarse a
temperaturas muy bajas.
Además de esta función principal, también tiene otras muchas, como transferir el
calor al exterior evitando que el líquido entre en ebullición, reducir la evaporación y
proteger el circuito de la cavitación (una corrosión que se produce al formarse
burbujas de gas que impiden el contacto directo del metal con
el líquido refrigerante).
Es vital mantener siempre el líquido de refrigeración en su nivel. Ya explicamos en
post anteriores por qué no es recomendable utilizar agua del grifo o mezclar
el refrigerante, sino que deben utilizarse los líquidos especiales creados por los
fabricantes para estafunción.