Está en la página 1de 1

Esta violación de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes incumbe tanto al estado,

como a la familia y a la sociedad en general, e impulsa a definir esta estrategia concertada tanto a
nivel nacional como internacional y local que aglutine esfuerzos ante una problemática compleja
en la que intervienen muchos aspectos y factores que facilitan su presencia permanencia. De esta
manera es fundamental analizar, entender y comprender el contexto social en el que se desarrolla
dicho fenómeno, para así orientar acciones precisas en la dirección correcta, que permitan
garantizar sin discriminación alguna de los derechos de los niños y niñas.

Son muchos los factores que contribuyen a que se presente esta problemática, dentro de los
cuales se encuentra la desintegración familiar, las estructuras socioeconómicas injustas, la
pobreza, la falta de oportunidades educativas, el creciente consumismo, la migración rural urbana,
la discriminación de género, la conducta sexual masculina irresponsable, la impunidad, los
sistemas jurídicos débiles. Todas estas causas exacerban la vulnerabilidad de niñas, niños y
adolescentes frente a aquellos que buscan lucrarse de una situación, convirtiéndose estos niños y
niñas en victimas de personas inescrupulosas que se aprovechan de su circunstancia y necesidades
jugando con sus esperanzas y sus sueños.

CAMBIOS EMOCIONALES O COMPORTAMENTALES QUE SE PUEDEN OBSERVAR EN LOS NIÑOS QUE


ESTAN SIENDO VICTIMAS DE SITUACIONES QUE VULNERAN SUS DERECHOS.

Causas y efectos del menor maltratado: Hasta el momento existen diferentes explicaciones sobre
este tipo de actitudes por parte de los adultos y se ha visto la influencia en alguna manera de las
situaciones de gran estrés, que hacen que toda la furia de la persona recaiga en el niño. Pero
además, en muchos de los casos, quien comete el abuso tiene antecedentes por haber sufrido el
mismo tipo de agresión durante su infancia o es una persona que tiene muy poca capacidad de
controlar sus impulsos. Es obvio que por las diferencias de tamaño y fuerza entra adultos y niños,
estos últimos sufran grandes lesiones que pueden incluso causarles la muerte. Condiciones como
la pobreza, nivel educativo bajo, paternidad o maternidad en personas que como tal no han
consolidado un hogar o que son solteras, el abuso de sustancias psicoactivas como las drogas y el
alcohol y otra serie de factores, se han relacionado con estas agresiones, aunque siempre hay que
tener en cuenta el maltrato infantil, se puede dar en todas las clases sociales.